Download Concepto de Edad Contemporánea Desde el punto de vista de la

Document related concepts

Revolución wikipedia, lookup

Estado nación wikipedia, lookup

Revoluciones burguesas wikipedia, lookup

Imperialismo wikipedia, lookup

Nuevo Imperialismo wikipedia, lookup

Transcript
Concepto de Edad Contemporánea Desde el punto de vista de la ciencia histórica y desde la
perspectiva occidental, el término Edad Contemporánea se ha venido empleando comúnmente en los
países latinos y anglosajones como unidad de estructura metodológica, para designar el periodo que
va de 1789 a nuestros días. La denominación nace en la historiografía francesa, para quien la
Revolución de 1789 constituye el momento fundamental en la Historia reciente de la humanidad.
En el mundo germánico, el periodo de la Historia que va desde finales del siglo XVIII a nuestros días,
tiende a ser considerado como una continuación de la Edad Moderna, ya que la Revolución Francesa o
la Independencia de las colonias británicas de Norteamérica, son considerados como hechos históricos
importantes, pero simple reflejo de las características de la Modernidad. La historiografía alemana
considera que la Edad Moderna abarca desde el siglo XVI a nuestros días, y denomina este periodo
corno la Modernidad.
Esta última concepción comienza tropezando con la sugerencia de lo contemporáneo, como referida a
algo que es actual y nuestro. En este sentido, el término ha hecho fortuna, y aun reconociéndose sus
inconvenientes, resulta difícilmente desterrable.
Sin embargo, el concepto de la historiografía alemana tiene a su favor lo inadecuado que resultará
dentro de cien años el término Edad Contemporánea, para referirse al período de la Historia que va
desde finales del siglo XVIII hasta finales del siglo XXI: los hechos históricos del siglo XIX, por
ejemplo, no serán entonces contemporáneos.
En cualquier caso, de momento y mientras no se encuentre un concepto más adecuado para definir
esta parte de la Historia, podríamos definir la Edad Contemporánea como el período que arranca a
finales del siglo XVIII, con la época de las Grandes Revoluciones en el mundo occidental, y llega hasta
nuestros días.
Características de la Edad Contemporánea La Edad Contemporánea es ante todo época de
revoluciones, entendiendo por revolución un cambio acelerado en el tiempo, que suele trastocar el
orden establecido, y emplear generalmente medios violentos para conseguirlo.
La independencia de las colonias americanas de Gran Bretaña, España y Portugal, la Revolución
Francesa, la Revolución comunista en Rusia y China, la revolución industrial y técnica, la revolución
demográfica, las guerras mundiales…, nos permiten contemplar cómo, en algo más de dos siglos, la
humanidad se ha transformado profundamente.
Desde finales del siglo XVIII se modificarán sensiblemente los modos de pensar y actuar de las
personas, los sistemas y los regímenes políticos, la sociedad y la economía, la educación, el arte, las
comunicaciones...
Estas revoluciones -culturales, políticas, sociales y económicas- comenzarán a gestarse en el mundo
de las ideas a partir del siglo XIV; tomarán cuerpo durante los siglos XV, XVI, XVII y XVIII, con el
humanismo renacentista, la Reforma protestante, el racionalismo y el empirismo; y alcanzarán su
realización durante los siglos XIX y XX.
Desde el punto de vista ideológico, podríamos afirmar que la Edad Contemporánea se caracterizará
por las doctrinas liberales, socialistas y cientificistas, que darán pie a una visión individualista,
colectivista y materialista de la realidad.
Desde el punto de vista político el mundo occidental durante la Edad Contemporánea se va a
caracterizar por la existencia de tres tipos de regímenes políticos: el liberalismo, las democracias y los
autoritarismos.
Desde el punto de vista de la organización de la sociedad, las revoluciones acabarán con la estructura
jurídica de la sociedad del Antiguo Régimen, fundamentada en los Estamentos -Nobleza, Clero y
Estado Llano-, para instaurar las clases sociales: una organización de la sociedad, no ya en virtud del
linaje o de una misión específica en la sociedad, sino en la capacidad de las personas: capacidad
económica, intelectual, política…
Desde el punto de vista económico, al mercantilismo dominante en los siglos anteriores al XIX, le
sustituirán la economía capitalista y la economía estatalista, que no son sino la aplicación de la
ideología liberal y socialista a la economía.
Etapas de la Edad Contemporánea
Alta Edad Contemporánea - Baja Edad Contemporánea
Desde un punto de vista metodológico, y desde la perspectiva occidental, podríamos dividir la Edad
Contemporánea en Alta y Baja Edad Contemporánea. La primera podríamos situarla cronológicamente
de 1776 a 1870, la segunda de 1870 a nuestros días.
Se escogen estas fechas por tener un valor simbólico: en 1776 se inicia la guerra por la independencia
de las colonias británicas de Norteamérica, y en 1870 se fraguó la unidad de la actual Alemania e
Italia.
Alta Edad Contemporánea (1776-1870) Desde el punto de vista de las relaciones internacionales,
la Alta Edad Contemporánea podríamos subdividirla en dos períodos. El primero se caracterizaría por
cobijar algunas de las más importantes revoluciones de la Edad Contemporánea; podríamos
denominarlo período de las Grandes Revoluciones, y situarlo cronológicamente de 1776 a 1815. El
segundo periodo se caracterizaría por ser una época de relativa paz en las relaciones internacionales;
podríamos llamarlo, por tanto, periodo de la Paz Relativa, y situarlo cronológicamente de 1815 a
1870..
Las Grandes Revoluciones (1776-1815)
El año de inicio de la época de las Grandes Revoluciones podemos situarlo en 1776 con la
independencia de las colonias británicas de Norteamérica, y el año de terminación podríamos colocarlo
en 1815 con el Congreso de Viena.
Desde el punto de vista geográfico, estas revoluciones afectarán principalmente al continente
americano y europeo, de ahí que se llame también este período como el de las Revoluciones
Atlánticas.
Esta etapa se va a caracterizar por una serie de conflictos internacionales de tal envergadura, que
establecerán un nuevo orden mundial en la sociedad, en la política, en la cultura y en la economía de
la mayoría de las naciones occidentales.
Los sucesos de mayor trascendencia serán: la Independencia de las colonias británicas de
Norteamérica (1776-1783), la Revolución Francesa (1789-1799), la etapa napoleónica (1799-1815), y
el inicio de la Independencia de las colonias iberoamericanas (1810-1825).
La Paz relativa ( 1815-1870)
Este período se puede enmarcar entre 1815, etapa de la Restauración, y 1870, año de la unificación
de Alemania e Italia
Desde el punto de vista geográfico, esta etapa de la Alta Edad Contemporánea influirá prácticamente
en todo el mundo.
La etapa de la Paz Relativa se caracterizará porque durante más de medio siglo los conflictos
internacionales serán pocos, aislados, y de corta duración, predominando las relaciones pacíficas entre
las naciones. En buena medida porque las naciones occidentales estarán centradas principalmente en
el intento de implantar los principios del liberalismo y asegurar la consolidación de esos principios en
la política interior.
Los sucesos de mayor trascendencia de esta época serán: la Restauración en Europa (1815¬1830), la
independencia de las colonias iberoamericanas (1810-1825), los ciclos revolucionarios liberales en
Europa (1830-1848), los Nacionalismos de consolidación en Iberoamérica (1825-1848) y Estados
Unidos (Guerra de Secesión: 1861-1865), los Nacionalismos unificadores en Italia y Alemania (1870).
Baja Edad Contemporánea (1870-...)
Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, la Baja Edad Contemporánea podríamos
subdividirla también en dos períodos. El primero se suele denominar la Paz Armada, y
cronológicamente podríamos enmarcarlo de 1870 a 1914. El segundo periodo podríamos titularlo
etapa de las Grandes Guerras, y situarlo cronológicamente de 1914 a nuestros días.
La Paz Armada (1870-1914)
Suele denominarse periodo de la Paz Armada los años que transcurren entre la unificación de
Alemania e Italia (1870), y el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914).
Geográficamente este fenómeno histórico afectará los cinco continentes.
Se caracterizará por ser una etapa en la que se lleva a cabo una gran apología de la paz, se
multiplican las relaciones entre los Estados por medio de Congresos y Exposiciones Universales, se
restablecen las Olimpíadas como un símbolo de la unidad de los pueblos...
Simultáneamente, se incrementan las desavenencias entre las grandes potencias por la hegemonía
mundial o colonial, que se resolverán diplomáticamente en casi todos los casos. Estas desavenencias
aumentarán la desconfianza entre las naciones, fomentarán una carrera armamentista sin precedentes
-no tanto con el propósito de agredir, sino para mantener en alto el prestigio y los intereses de la
propia nación-, y motivarán la creación o fortalecimiento de alianzas entre las grandes potencias:
alianzas que tienen buen cuidado de aparecer como defensivas, y destinadas precisamente a
salvaguardar la paz.
Los sucesos internacionales más importantes de esta época serán: el enfrentamiento entre Gran
Bretaña y Rusia por la hegemonía mundial; la aparición de una Alemania que primero quiere
consolidar su reciente unión, para convertirse después en la primera potencia europea, y disputar a
continuación la hegemonía mundial a Gran Bretaña y Rusia; el choque de intereses coloniales en
África y Asia entre las grandes potencias; los conflictos nacionalistas en los Balcanes..
Las Grandes Guerras (1914-...)
De 1914 a nuestros días, el mundo se verá inmerso en tres grandes conflictos bélicos, que han
marcado dramáticamente el siglo XX y la historia de la humanidad: la Primera y Segunda Guerra
Mundial, y la Guerra Fría; permitiéndonos hablar de un periodo de Grandes Guerras, por su
intensidad, por su extensión, y por su repercusión sobre la humanidad.
Junto a las Grandes Guerras, encontraremos también en este periodo otros fenómenos importantes
para las relaciones internacionales como los Totalitarismos de entreguerras (1919-1939), y la
Descolonización (1946-...).
Esta etapa de la Historia más reciente será también la época de creación y consolidación de las
grandes instituciones supranacionales -Sociedad de Naciones y Naciones Unidas, entre otras-;
contemplará el hundimiento del bloque comunista europeo y la propia Unión Soviética, abriendo un
nuevo panorama en la Historia de las relaciones internacionales y de la misma humanidad en los
umbrales del tercer milenio.
Related documents