Download Nutrición para la persona durante su tratamiento contra el cáncer

Document related concepts

Nutrimento wikipedia, lookup

Dieta Montignac wikipedia, lookup

Salvia hispanica wikipedia, lookup

Orlistat wikipedia, lookup

Transcript
NUTRICIÓN PARA LA PERSONA DURANTE SU TRATAMIENTO CONTRA
EL CÁNCER:
La nutrición es una parte importante del tratamiento contra el cáncer. Comer los
tipos indicados de alimentos antes, durante y después de su tratamiento puede
ayudarle a sentirse mejor y mantenerse más fuerte.
La nutrición es un proceso de tres partes que le da al cuerpo los nutrientes que
necesita (compuestos químicos como agua, proteína, grasa, carbohidratos,
vitaminas y minerales que componen los alimentos):
· Usted come o bebe alimentos.
· El cuerpo descompone los alimentos y los reduce a nutrientes.
· Los nutrientes viajan por el torrente sanguíneo a diferentes partes del cuerpo
donde se utilizan como combustible, elementos para el crecimiento y para
muchos otros propósitos. Para darle a su cuerpo una nutrición apropiada, usted
tiene que comer y beber suficientes alimentos que contengan los nutrientes
clave.
Las calorías conforman una forma de medir la energía que obtiene de los
alimentos. Su cuerpo necesita calorías como el combustible para llevar a cabo
todas sus funciones, como respirar, la circulación de la sangre y la actividad
física. Cuando enferma, su cuerpo puede que requiera calorías adicionales
para ciertas acciones como el combatir las infecciones, elevar la temperatura
del cuerpo y reparar tejidos dañados.
BENEFICIOS DE UNA BUENA ALIMENTACIÓN
La buena alimentación o nutrición es especialmente importante en caso de que
padezca de cáncer debido a que tanto la enfermedad como su tratamiento
pueden afectar su apetito. El cáncer y los tratamientos contra el cáncer también
pueden afectar la capacidad de su cuerpo para tolerar ciertos alimentos y usar
los nutrientes.
Las necesidades de nutrientes de la gente con cáncer varían para cada
persona. Su doctor, enfermera y dietista certificado pueden ayudarle a
identificar sus metas de nutrición y planear algunas formas para ayudarle a
conseguirlas. Comer bien mientras se encuentra en tratamiento contra el
cáncer puede ayudarle a:
· Sentirse mejor.
· Mantener altos su fuerza y nivel de energía.
· Mantener su peso y permitir que su cuerpo almacene nutrientes.
· Aumentar su capacidad para tolerar los efectos secundarios relacionados con
el tratamiento.
· Reducir su riesgo de infecciones.
· Sanar y recuperarse más rápidamente.
Alimentarse bien significa comer una variedad de alimentos que le dará los
nutrientes que usted necesita para mantener su salud mientras lucha contra el
cáncer. Estos nutrientes incluyen proteínas, carbohidratos, grasa, agua,
vitaminas y minerales.
PROTEÍNAS
Las proteínas son uno de los tres principales nutrientes que suple calorías al
cuerpo (los otros dos son grasas y carbohidratos). La proteína que obtenemos
al comer puede dividirse en unidades más pequeñas que pueden ser utilizadas
para el desarrollo o reparación de músculos, huesos, piel y sangre. La energía
producida por proteína consiste de 4 calorías por gramo. (un gramo es una
cantidad muy pequeña al requerirse alrededorde 28 de ellos para conformar
una onza).
Las proteínas son necesarias para el crecimiento y la reparación del tejido
corporal, así como para mantener sano nuestro sistema inmunitario. Cuando el
cuerpo no recibe suficientes proteínas, toma más tiempo poder recuperarse de
las enfermedades, al igual que se tiene menos resistencia contra las
infecciones. Las personas con cáncer a menudo necesitan más proteína de lo
común. Después de la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, normalmente
se necesita proteína adicional para sanar los tejidos y ayudar a combatir las
infecciones.
Entres las fuentes buenas de proteína se incluyen la carne magra, pescado,
aves, productos derivados de la leche, nueces, frijoles, guisantes y lentejas
secas, y alimentos de soya.
GRASAS
Las grasas es otro de los tres nutrientes que suple calorías al cuerpo (los otros
dos son proteínas y carbohidratos). La energía producida por grasa consiste de
9 calorías por gramo.
Las grasas tienen un papel importante en la nutrición. Las grasas y aceites se
componen de ácidos liposos que sirven como una fuente rica de energía para
el cuerpo. El cuerpo separa las grasas y las usa para almacenar energía, aislar
los tejidos del cuerpo y trasportar algunos tipos de vitaminas a través de la
sangre. Las grasas también tienen una participación importante en la
preparación de alimentos al mejorar el sabor de la comida, hacer que los
productos horneados queden más blandos y al conducir el calor durante la
cocción.
Puede que haya escuchado que algunas grasas son mejores que otras. Escoja
las grasas no saturadas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) por consideración
de los efectos de las grasas sobre su corazón y su nivel de colesterol:
· Las grasas monoinsaturadas se encuentran principalmente en aceites
vegetales como los aceites de canola, de oliva y de maní (cacahuate). Estas
grasas son líquidas a temperatura ambiente.
· Las grasas poliinsaturadas se encuentran principalmente en aceites vegetales
como los aceites de cártamo, semilla de lino y de canola. Las grasas
poliinsaturadas también son las principales grasas que se encuentran en los
mariscos. Estas grasas son líquidas o suaves a temperatura ambiente.
· Ciertos ácidos grasos poliinsaturados, como el ácido linoleico y el ácido
alfalinoleico, también son llamados ácidos grasos esenciales debido a que el
cuerpo no puede producirlos. Los ácidos grasos esenciales deben provenir de
los alimentos que escogemos y son necesarios para el desarrollo de las células
y la producción de hormonas.
· Las grasas saturadas (o ácidos grasos saturados) se encuentran
principalmente en productos de origen animal como carnes rojas, aves, leche
entera o baja en grasa y mantequilla. Algunos aceites vegetales como los
aceites de coco, de corazón de palma y de palma son saturados. Las grasas
saturadas normalmente son sólidas a temperatura ambiente.
CARBOHIDRATOS
Los carbohidratos son el último de los tres nutrientes que suministra calorías al
cuerpo (los otros dos son grasas y proteínas). Éstos son la principal fuente de
energía para cuerpo y un gramo de carbohidratos produce 4 calorías.
Los carbohidratos ofrecen al cuerpo el combustible que requiere para la
actividad física y para el funcionamiento adecuado de los órganos. Las mejores
fuentes de carbohidratos (frutas, verduras y granos enteros) proporcionan
vitaminas y minerales esenciales, al igual que fibra y fitonutrientes a las células
del cuerpo.
· Los alimentos integrales o hechos con granos enteros contienen todas las
partes esenciales y nutrientes que se dan de forma natural de la semilla de
grano entero. Si el grano ha sido procesado (es decir, si se ha resquebrajado,
molido, enrollado, extrusionado, levemente barnizado y/o cocinado), el
producto alimenticio podría ofrecer aproximadamente el mismo equilibrio rico
de nutrientes que se encuentra en la semilla del grano original. Los tipos de
granos enteros incluyen trigo, avena, maíz y centeno entre otros tipos menos
conocidas como cebada, espelta, avena molida, trigo de mora, mijo y semilla
de lino. Los granos enteros se pueden encontrar en los cereales, panes,
harinas y galletas saladas, y algunos granos enteros pueden usarse como
guarniciones que complementen a un platillo principal. Identifique los granos
enteros al revisar la etiqueta nutricional buscando la palabra "entero" o
"integral".
Frases como “trigo lapidado”, “trigo resquebrajado” y “harina de trigo” no
garantiza la presencia de granos enteros.
· La fibra es la parte de los alimentos vegetales que el cuerpo no puede digerir.
La fibra ayuda a mover los deshechos de alimentos fuera del cuerpo con mayor
rapidez.
· Los fitonutrientes son compuestos vegetales como carotenoides, limonoides y
fitosteroles que se piensa que tienen propiedades que protegen la salud.
Otras fuentes de carbohidratos incluyen pan, patatas (papas), arroz, pastas,
cereales, habichuelas deshidratadas, maíz, guisantes (arvejas o chícharos) y
frijoles entre otros. Los dulces (postres, caramelos y bebidas con azúcar)
pueden suministrar carbohidratos, pero ofrecen muy pocas vitaminas,
minerales o fitonutrientes. Suman mucho contenido calórico sin proporcionar
muchos de los otros nutrientes.
Agua
El agua y los líquidos o fluidos son vitales para nuestra salud. Todas las células
del cuerpo necesitan agua para funcionar. Si no consume suficiente líquido o si
usted está perdiendo líquido por vómito o diarrea, se puede deshidratar. Los
líquidos y minerales que ayudan a mantener el buen funcionamiento del cuerpo
pueden llegar a niveles peligrosos por descompensación (desequilibrio por
escasez). Usted obtiene cierta cantidad de líquidos de los alimentos que
consume, pero una persona debe beber alrededor de ocho vasos de 235 ml (8
oz) en líquidos cada día para asegurar que las células del cuerpo reciban la
cantidad necesaria de fluidos.
Vitaminas y minerales
Las vitaminas son nutrientes clave, tales como la vitamina A, C y E, que el
cuerpo necesita en cantidades pequeñas para crecer y mantenerse fuerte. La
mayoría puede encontrarse de forma natural en los alimentos. También hay
complementos (suplementos) que se venden en forma de bebidas nutricionales
o pastillas. Los minerales son nutrientes que el cuerpo necesita en pequeñas
cantidades para ayudarlo a funcionar adecuadamente y a mantenerse fuerte.
Ejemplos de ellos son el hierro, calcio, potasio y sodio.
Las vitaminas y los minerales son necesarias para el crecimiento y desarrollo
adecuado.
Además permiten que su cuerpo utilice la energía (calorías) proporcionada por
los alimentos.
Una persona cuya alimentación está equilibrada con suficientes calorías y
proteínas generalmente obtiene suficientes vitaminas y minerales. Pero puede
ser difícil comer una dieta balanceada al estar recibiendo un tratamiento contra
el cáncer, especialmente si los efectos secundarios que surgen perduran por
periodos prolongados. En este caso, su médico o dietista le podría sugerir un
multivitamínico o un suplemento (o complemento) mineral diariamente.
Si está considerando tomar alguna vitamina o suplemento, asegúrese de
hablarlo con su doctor primero. Algunas personas con cáncer toman grandes
cantidades de vitaminas, minerales y otros complementos nutritivos en busca
de estimular su sistema inmunitario, o incluso para destruir las células
cancerosas. Pero algunas de estas sustancias pueden ser perjudiciales,
especialmente cuando se toman en grandes dosis. De hecho, algunas
vitaminas y minerales en grandes dosis puede que hagan que la quimioterapia
y radioterapia sean menos efectivas.
Durante el tratamiento, puede que sea mejor escoger uno que no contenga
más del suministro diario de todos los nutrientes, y que no tenga hierro, salvo
que su doctor considere que necesite hierro. Una vez más, hable de esto con
su doctor primero.
Antioxidantes
Los antioxidantes incluyen sustancias como la vitamina A, C y E, selenio y
algunas enzimas que absorben y se adhieren a los radicales libres para evitar
que ataquen a las células normales (los radicales libres son compuestos libres
de oxígeno altamente reactivos creados por las sustancias derivados
producidas por las funciones corporales.
Pueden dañar células de proteínas y enzimas importantes y hasta pueden
causar daños al ADN, lo cual puede generar cáncer).
Si usted quiere tomar más antioxidantes, los expertos en salud recomiendan
comer una variedad de frutas y verduras que contengan una buena fuente de
antioxidantes. Por lo general, no se recomienda tomar grandes dosis de
complementos antioxidantes mientras se está recibiendo quimioterapia o
radioterapia.
Hierbas
Las hierbas se han usado para tratar enfermedades desde cientos de años,
con resultados diversos. Actualmente, las hierbas se pueden encontrar en una
gran variedad de productos como pastillas, extractos líquidos, tés y ungüentos.
Muchos de estos productos son inofensivos y seguros de consumir, pero otros
pueden causar efectos secundarios graves y dañinos. Puede que unos hasta
interfieran con las tratamientos demostradas contra el cáncer, incluyendo la
quimioterapia y radioterapia, así como con la recuperación tras una cirugía.
El cáncer y su tratamiento afectan la nutrición
Cuando usted está saludable, consumir suficientes alimentos para obtener los
nutrientes y calorías que necesita no es por lo general un problema. De hecho,
la mayoría de las guías nutricionales resaltan la importancia de un alto
consumo de verduras, frutas y productos de granos enteros (integrales); de
igual forma, se indica limitar la cantidad de carnes rojas que come,
especialmente las procesadas o que son altas en grasa, reducir el consumo de
grasa, azúcar, alcohol y sal, así como mantener un peso saludable. Pero al
estar recibiendo tratamiento contra el cáncer, puede que esto sea difícil de
logar, especialmente si hay efectos secundarios o simplemente no se siente
bien. Por esta razón, puede que sea necesario cambiar su dieta para que
ayude a fortalecerse y soportar los efectos del cáncer y su tratamiento.
Cuando usted fue diagnosticado inicialmente con cáncer, su médico habló con
usted sobre su plan de tratamiento que podría incluir cirugía, radioterapia,
quimioterapia, terapia hormonal, terapia biológica (inmunoterapia) o alguna
combinación de tratamientos. Todos estos tratamientos matan las células del
cáncer, pero en el proceso se dañan también algunas células saludables. Esto
es lo que causa los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Los
efectos secundarios que pueden afectar su capacidad para alimentarse
incluyen:
1. Pérdida del apetito (anorexia).
2. Cambios en el peso (ya sea disminuir o aumentar de peso).
3. Dolor en la boca o garganta.
4. Sequedad bucal.
5. Problemas dentales y de las encías.
6. Cambios en los sentidos del gusto o el olfato.
7. Náusea
8. Vómitos
9. Diarrea
10. Estreñimiento
11. Sentirse cansado todo el tiempo.
12. Depresión
Puede que usted tenga alguno de estos efectos secundarios o que no tenga
ninguno.
Muchos factores determinan si usted tendrá algunos efectos secundarios y qué
tan fuerte puedan ser. Estos factores incluyen el tipo de cáncer que tenga, la
parte del cuerpo afectada, así como el tipo, duración y dosis de su tratamiento.
Muchos de los efectos secundarios se pueden controlar y también desaparecen
una vez finalizado el tratamiento. Hable más detalladamente con su médico o
enfermera acerca de sus probabilidades de tener efectos secundarios y qué
puede hacerse para ayudar a controlarlos. Después de que inicia el
tratamiento, informe a su equipo de atención contra el cáncer sobre cualquier
efecto secundario que no tenga bajo control. Dígales si los medicamentos que
le han dado para controlarlos no están funcionando, para que se intente con
otros medicamentos.
MÉTODOS PARA OBTENER LOS NUTRIENTES QUE USTED NECESITA
Si padece de cáncer, usted necesita obtener suficientes nutrientes para cumplir
con los siguientes objetivos de nutrición:
· Prevenir o revertir las deficiencias de nutrición.
· Disminuir los efectos secundarios del cáncer y sus tratamientos.
· Maximizar su calidad de vida.
Su equipo de atención médica cuenta con distintas formas de ayudarle obtener
los nutrientes que necesita. Las formas más comunes son:
ALIMENTARSE BIEN
Su cuerpo necesita consumir una dieta saludable para su función óptima. Esto
es incluso más crucial si usted padece de cáncer. Con una sana alimentación,
entrará al tratamiento con reservas que le ayudarán a preservar fuerzas, evitar
que el tejido del cuerpo se rompa, reconstruir tejido y mantener sus defensas
contra las infecciones. Las personas que se alimentan bien pueden tolerar
mejor los efectos secundarios del tratamiento. Además, usted hasta podría
soportar altas dosis de ciertos tratamientos. De hecho, sabemos que algunos
tratamientos contra el cáncer realmente funcionan mejor si el paciente está
bien nutrido y consume suficientes calorías y proteínas.
· No tenga miedo de probar alimentos nuevos. Puede ser que, durante su
tratamiento, algunas comidas que antes no le gustaban le sepan bien.
· Escoja a alimentos vegetales de distintos tipos. Procure comer habas
deshidratadas y guisantes (chícharos, arvejas) en lugar de carne durante
algunas comidas de la semana.
· Trate de consumir por lo menos cinco porciones al día del grupo colorido:
frutas y verduras, incluyendo frutas cítricas y vegetales verde oscuro y amarillo
intenso. Este grupo del tipo vegetal contiene sustancias llamadas fitoquímicos
que fomentan la salud.
· Limite los alimentos altos en grasas, especialmente los de origen animal. Elija
la leche y productos lácteos que contengan menos grasa. Reduzca la cantidad
de grasa en sus alimentos al escoger métodos de cocción en los que se use
menos grasa, como hornear o asar a la parrilla.
· Limite el número de alimentos que sean muy salados, ahumados y en
escabeche.
· Si toma bebidas con alcohol, limite su consumo a una cantidad moderada.
· Procure mantenerse un peso saludable, así como acostumbrarse a hacer
alguna actividad física.
· Si no puede hacer nada de lo anterior por el momento, no se preocupe. Hay
ayuda disponible si lo requiere o cuando lo requiera. Consulte a su médico o
enfermera sobre cualquier problema que llegue a tener.
· Ejercítese ligeramente o haga una caminata antes de comer para aumentar
su apetito.
· Tome bebidas nutritivas altas en calorías, como leche-malteadas y bebidas
enlatadas de complementos nutricionales. A muchas personas se les facilita
tomar las bebidas frías.
· Beba la mayor parte de su consumo de líquidos entre comidas en vez de con
las comidas. Beber líquidos junto con las comidas le llenará demasiado.
· Procure las barras nutritivas y budines hechos en casa o disponibles en el
supermercado.
cereal – frío o caliente licuados o batidos de leche y bebidas hechos en casa
Las personas con cáncer a menudo reciben radioterapia cinco días a la
semana durante dos a nueve semanas. El tipo de los efectos secundarios
causados por la radioterapia dependerá del área del cuerpo en la que se reciba
la radiación, el tamaño del área que se esté tratando, la dosis total de radiación
y la cantidad de tratamientos. La siguiente tabla muestra los posibles efectos
secundarios relacionados con la nutrición de acuerdo con el área del cuerpo a
ser tratada. Algunos de estos efectos secundarios pueden ocurrir durante el
tratamiento, mientras puede que otros no ocurran hasta un tiempo después del
tratamiento.
Área del cuerpo a tratarse Efectos secundarios relacionados con la
alimentación que pueden que ocurran durante el tratamiento
· Trate de comer por lo menos una hora antes de la hora de su tratamiento en
vez de ir con el estómago vacío.
· Lleve consigo bocadillos o complementos nutritivos que pueda comer o beber
en el trayecto hacia y desde el tratamiento, si está viajando una gran distancia.
· Coma porciones pequeñas y con mayor frecuencia
· Asegúrese de beber suficiente agua y otros líquidos.
· Reclute a sus amigos y familiares para que le ayuden a comprar los alimentos
y le ayuden a preparar las comidas.
· No espere tener los mismos efectos secundarios que un paciente que recibe
tratamiento contra el cáncer en otra área del cuerpo. Aun los pacientes
exactamente bajo el mismo tratamiento pueden tener distintos grados de
efectos secundarios.
· Pruebe con comidas pequeñas y refrigerios con mayor frecuencia en lugar de
tres comidas grandes. Si tiene más apetito durante ciertas horas del día, planee
hacer su comida más grande a esa hora. Tal vez también le recomendaron
añadir calorías adicionales y proteína a las comidas. Si es así, refiérase a la
sección en este documento "Consejos prácticos para incrementar la cantidad
de calorías y proteínas".
· Puede que los complementos nutricionales, como los suplementos líquidos de
la comida sean útiles en este momento
CONSEJOS PARA EL MANEJO DE ALIMENTOS
1. Lávese las manos con agua tibia y jabón durante 20 segundos antes y
después de preparar los alimentos y antes de comer.
2. Mantenga los alimentos a temperaturas por debajo de 5°C (40°F).
3. Descongele la carne, pescado o aves en el refrigerador o microondas en
un plato para recoger el líquido. Evite la descongelación dejando los
productos a temperatura ambiente.
4. Use los alimentos descongelados inmediatamente; no los vuelva a
congelar.
5. Guarde los alimentos perecederos en el refrigerador dentro de dos horas
tras su compra o preparación. Los platos hechos con huevo y crema - y
las comidas que contengan mayonesa - no deben dejarse sin refrigerar
por más de una hora.
6. Lave las frutas y verduras bajo agua potable antes de pelar o cortar. No
use jabones, detergentes, soluciones con cloro ni productos comerciales
para enjuagar productos agrícolas. Con un tallador limpio para verduras,
talle los productos agrícolas de cáscara gruesa (como melones, papas,
etc.) o cualquier producto agrícola en el que se pueda apreciar tierra.
7. Enjuague las hojas o verduras verdes una a una bajo agua saliendo del
grifo.
8. Las ensaladas empaquetadas, ensaladas de col picada y otros productos
agrícolas preparados, incluso los marcados como "pre-lavados", deben
enjuagarse de nuevo en agua saliendo del grifo; se puede usar un
colador para facilitar esto.
9. No ingiera germinados crudos de semillas vegetales.
10. Deseche cualquier fruta o verdura que presente alguna viscosidad u
hongo.
11. No compre productos agrícolas que han sido previamente cortados en el
supermercado (como melones o repollos cortados a la mitad).
12. Lave las latas de alimentos con agua y jabón antes de abrirlas.
13. Use diferentes utensilios para desalojar y probar los alimentos mientras
los cocina.
14. Rechace las latas dañadas, infladas, mohosas o profundamente
abolladas. Verifique que los alimentos empacados y en caja estén
sellados adecuadamente.
15. Seleccione frutas y verduras que no presenten manchas.
16. Evite comer muestras de alimentos que se ofrezcan.
17. Rechace los huevos agrietados o que no estén refrigerados.
18. Cuando vaya al supermercado, incluya en su carrito de compras los
alimentos
19. congelados y refrigerados hasta el final, justo antes de dirigirse a pagar,
especialmente durante los meses de verano.
20. Refrigere los comestibles tan pronto sea posible, y nunca deje comida
dentro de un automóvil caliente.
21. Comer en restaurantes
22. Evite las verduras y frutas crudas al salir a comer.
RECOMENDADOS ALIMENTOS QUE PUEDEN CAUSAR PROBLEMAS
1. Altos en proteína Tocino bien cocido, carne de res, pescado, jamón,
salchichas, cordero, cerdo, ternera; pescado enlatado; huevos o natilla
de huevos pasteurizados; crema; requesón o quesos procesados; yogur
pasteurizado; sopas hechas en casa, enlatadas, deshidratadas,
congeladas
2. Ensaladas de carne o pescado con vegetales crudos; pescado y
mariscos crudos, tales como el sushi y las ostras; carnes crudas o poco
asadas, tales como la carne tártara; huevos crudos o no del todo
cocidos, (incluyendo huevos pasados por agua, escalfados, fritos y
estrellados, así como ensalada césar, ponche de huevo hecho en casa
con huevos crudos, y masa cruda para galletas); sopas frías sin cocer.
3. Panes, cereales, arroces y pasta Todos los panes, rosquillas (donas),
panecillos y dulces, cereales sin frutas secas, nueces ni semillas;
galletas, torrijas (tostadas francesas), fideos, crepas, pasta, papas y
arroz.
4. Ensalada de macarrones o pasta o ensalada de papa hecha con
vegetales crudos; panes o cereales con frutas secas, nueces o semillas
5. Frutas y verduras Frutas de cáscara gruesa peladas, sin manchas
(bananos, frutas cítricas, melones), manzanas peladas, frutas enlatadas,
frutas secas cocidas; vegetales bien cocidos, congelados o enlatados.
6. Todas las demás frutas frescas o secas; vegetales crudos
7. Bebidas, postres y otros alimentos Jugo de fruta procesada, leche
pasteurizada, polvo de malteada como desayuno instantáneo, malteadas
de leche caseras, leche en polvo no lácteo, soda, café, té, bebidas de
complementos nutricionales
8. Jugo de fruta recién exprimida, jugo de fruta sin pasteurizar, cerveza y
vino sin pasteurizar.
9. Tortas de fruta; pasteles y galletas sin nueces; gelatina con sabor;
helado comercial, helado de agua, paletas de helado de agua, pretzels;
papitas
10. Helado hecho en casa (no comprado) y paletas de helado hechos en
casa, palomitas de maíz.
11. Mantequilla, margarina, salsas preparadas, mayonesa, aderezo de
ensalada, aceites vegetales.
12. Mantequilla de maní (crema de cacahuate) simple
13. Nueces crudas o sin tostar
14. Sal, pimienta, condimentos de hierbas, especias o miel
PROBLEMAS
COMUNES
SOBRELLEVARLOS
DE
LA
ALIMENTACIÓN
Y
CÓMO
El cáncer y sus tratamientos pueden provocar muchos problemas distintos que
afectan la capacidad de comer y beber. A continuación se mencionan algunos
de los problemas más comunes y compartimos consejos sobre cómo
sobrellevarlos. Informe siempre a su médico, enfermera o dietista sobre
cualquier problema que surja. A menudo se pueden tomar medidas para tratar
los problemas y evitar que empeoren.
Cambios en el gusto y olfato
El cáncer y sus tratamientos pueden causar cambios en su gusto y olfato.
Estos cambios pueden alterar su apetito. Si está teniendo estos problemas,
pruebe con alimentos, adobes, especias, bebidas y maneras de preparar las
comidas que sean distintas a las acostumbradas. Además, mantenga su boca
limpia por medio de enjuague y cepillado de los dientes, ya que esto podría
ayudar a que las cosas le sepan mejor.
Aumento de peso no deseado
Algunas personas no experimentan pérdida de peso durante el tratamiento.
Incluso, puede ser que hasta lleguen a subir de peso. Esto es particularmente
cierto para las personas con cáncer del seno, la próstata y de los ovarios que
están tomando medicamento o quienes están bajo terapia hormonal o
quimioterapia.
Si nota algún incremento en el peso, informe a su doctor para saber qué es lo
que puede estar causando este cambio. A veces, el aumento de peso se da
debido a ciertos medicamentos contra el cáncer que hacen que su cuerpo
retenga más líquidos de lo normal. Si este es el caso, puede que su doctor le
pida que hable con su dietista certificado para que le ayude a limitar su
consumo de sal. Esto es importante ya que la sal causa que su cuerpo retenga
el agua adicional. Su doctor puede que también le recete un diurético, el cual
es un medicamento que hace que su cuerpo se deshaga del exceso de
líquidos.
Más de la mitad de las mujeres con un diagnóstico de cáncer del seno puede
que suban de peso en lugar de perderlo durante el tratamiento. Debido a esto,
muchas de las recomendaciones para los pacientes con cáncer del seno
incluyen una dieta baja en grasas y calorías similar a las que se sugiere a los
pacientes tras haber finalizado su tratamiento contra el cáncer.
El aumento de peso también puede ser resultado de un aumento en el apetito y
del consumo de alimento, así como también de la reducción de la actividad
física.
Cansancio
La fatiga por el tratamiento contra el cáncer se puede describir como una
constante intensa que no desaparece. El descanso no lo alivia y puede ser un
problema para algunas personas durante su tratamiento. Si siente cansancio,
hable con su médico o enfermera.
El cansancio puede tener muchas causas, incluyendo el tratamiento contra el
cáncer, no comer lo suficiente, falta de sueño, depresión, recuentos bajos de
sangre y algunos medicamentos. Cuando la causa del cansancio sea médica,
su doctor puede que tenga la manera de tratar la causa del cansancio para que
así pueda sentirse mejor. Junto con el tratamiento, hay muchos pasos
nutricionales que puede tomar para ayudar a sobrellevar su cansancio.