Download La_aparición_de_las_fórmulas - Matemáticas en el IES Valle del Oja

Document related concepts

Rectángulo wikipedia, lookup

Rombo wikipedia, lookup

Deltoide wikipedia, lookup

Triángulo rectángulo wikipedia, lookup

Teorema de Pitágoras wikipedia, lookup

Transcript
Cómo aparecen las fórmulas en matemáticas
Puzzles de área
Pasemos o repasemos primero los puzles de área de las figuras elementales del
plano. En ellos la intención es doble, llegar a su fórmula de área y buscar un menor
número de piezas simples.
Partamos sin más de la fórmula de área del rectángulo
Área del rectángulo: b x a
Puzzle del paralelogramo (apoyado en su lado más largo):
Área del paralelogramo: b x h
(Observemos que si no está apoyado sobre el
lado más largo, el puzle puede tener más piezas)
----------------------------------------------------------------------------------------------------Puzzle del triángulo (apoyado en su lado más largo):
h
2
(observemos que los movimientos de las piezas
son simetrías centrales)
(Para los casos particulares de triángulo rectángulo
– apoyado sobre un cateto – y triángulo isósceles –
b
apoyado sobre su “base” – obtenemos puzles de dos piezas y áreas respectivas a x
2
b
y
xh )
2
Área del triángulo: b x
Hagamos un inciso para comentar que el área del triángulo puede ser perfectamente
razonada como mitad de un paralelogramo, pero ello no puede ser considerado como un
puzle de descomposición del triángulo, aunque sí puzle de adición (una forma
equivalente de obtener resultados de área y volumen en el plano y el espacio con
polígonos y poliedros, añadiendo figuras congruentes a dos de igual área hasta obtener
la misma forma geométrica)
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Página
1
1
Puzzle del trapecio:
Área del trapecio:
B b
2
x h
(El puzzle sólo tiene tres piezas. Se señala la
paralela media y su papel de media)
La resolución continua con CABRI del movimiento de las piezas es análoga a la del
triángulo, si bien, para hacer rectangular la figura, los triángulos giran desde abajo hacia
arriba, lo que hace cambiar los signos de los ángulos de giro.
(Se precisan puzzles de menos piezas para trapecios rectángulos e isósceles.
Relación entre triángulos y trapecios: puzzles de dos piezas que los transforman en
paralelogramos)
Puzzle del rombo y puzzle del cuadrilátero convexo de diagonales
perpendiculares:
Área:
D
x d
2
(3 y 5 piezas respectivamente. El rombo es un paralelogramo y por tanto con dos piezas
se convierte en rectángulo, pero ése no es su puzzle de área)
-----------------------------------------------------------------------------------------------------Puzzle del polígono regular:
Área del polígono regular: ap x
Página
2
2
p
2
Sn  r x
L
(relación entre longitud y área de la circunferencia)
2
El puzle del polígono regular pude tener menos piezas en cada caso concreto
(equilátero, cuadrado, pentágono, hexágono, ...) pero el expuesto es común a todos, y
además permite relacionar el área y el perímetro de una circunferencia, considerada ésta
como un polígono regular de infinitos lados. La resolución con CABRI exige giros con
ángulos y centros varios, que además dependen de la figura elegida. Sin embargo ya
adelantamos que sería posible en cada caso encontrar un puzle que sólo exigiera
traslaciones y giros de 180º.
Puzzle del cuadrilátero convexo
Usando los puntos medios de los lados de un polígono convexo obtenemos un
paralelogramo interior con cuatro triángulos en sus lados. Estos cuatro triángulos son un
puzle del paralelogramo. Pueden ser transportados a su interior mediante traslaciones de
dos triángulos opuestos y giros de 180º de los otros dos, obteniendo, según el
movimiento de cada pareja dos puzles “distintos”.
Este puzzle interpretado como puzzle de área (el área del polígono convexo es el doble
de la del paralelogramo) nos permite dar una fórmula con determinantes del área de un
cuadrilátero convexo ABCD. Teniendo en cuenta que los vértices del paralelogramo son
puntos medios, tendríamos usando conocimientos que se imparten en 2º de bachillerato
que el área del cuadrilátero es:
a1  b1
2
b1  c1
2 1
2
c1  d1
1
2
1
a 2  b2
2
b2  c2
2
c2  d 2
2
1 a1  b1
1

0 c1  a1
2
0 d1  b1
Página
3
3
a 2  b2
c2  a2 
d 2  b2
1 c1  a1
2 d1  b1
c2  a2
d 2  b2
Podemos ahora interpretar esta última expresión como módulo del producto vectorial de


los vectores AC y BD (considerados en el espacio) y por tanto como la mitad del
paralelogramo que definen. Así obtenemos una nueva relación de áreas:
A
Podemos en el último dibujo
visualizar el cuadrilátero ABCD
como mitad (en área) del
paralelogramo de lados las
diagonales AC y BD.
B
D
C
Este último paralelogramo es por
tanto equivalente a dos cuadriláteros como el dado.
Convirtamos este resultado en puzzle:
Un hexágono convexo de lados paralelos dos a dos
puede ser convertido en paralelogramo cortándolo en tres
piezas.
¿Qué pasa en cuadriláteros no convexos simples? Pues que los resultados de área se
mantienen, pero los puzzles se complican.
El área del paralelogramo formado con los puntos medios del cuadrilátero tiene la mitad
del área de éste, pero las piezas que se deben recortar del cuadrilátero para formar el
paralelogramo no son tan puras.
Resulta más difícil convertir en paralelogramo
algunos hexágonos no convexos de lados paralelos
dos a dos.
Página
4
4
El área del rombo o del cuadrilátero convexo de diagonales perpendiculares, aparece
como un caso particular de la fórmula anterior. En efecto el módulo del producto
vectorial de las dos diagonales perpendiculares es el producto de sus módulos.
El puzzle del cuadrilátero convexo es nuestro último puzzle de área. Tiene mucha
relación con el hecho de que cualquier cuadrilátero simple tesele el plano y también con
el hecho de que el producto de dos simetrías centrales equivale a una traslación.
Puzzle de rectángulos equivalentes
La misma construcción del rectángulo de lado OC equivalente al de lados OA y OB
nos proporciona las piezas del puzzle
El número
tamaño
rectángulo.
mayor es
del otro;
y menor
tres piezas
de
de piezas del puzle depende del
relativo de los lados de uno y otro
Nos bastarán tres piezas si la base
menor que el doble de la base menor
cuatro piezas si es mayor que el doble
que el triple; .... Habrá que añadir a las
básicas del puzle una,dos, ... piezas
rectangulares iguales a la intersección
rectángulos de partida.
los
-----------------------------------------------------------------------------------------------------Observemos que hasta ahora todos los puzles, salvo el genérico del polígono regular
pueden ser resueltos con traslaciones y simetrías centrales (giros de 180º). Podemos
enunciar dos importantes resultados.
A. En el plano dos polígonos equivalentes en área pueden ser troceados de forma
común (con piezas congruentes)
B Se puede conseguir una partición común que sólo exija movimientos de traslación y
simetrías centrales para pasar las piezas de una a otra figura.
A es resultado de que todo polígono (convexo o no) puede dividirse en triángulos, cada
triángulo en un rectángulo de direcciones dadas, y cada rectángulo en un rectángulo
paralelo con un lado de medida dada. Luego las dos figuras poligonales pueden acabar
convertidas en una yuxtaposición de rectángulos de lado definido. Ambas
Página
5
5
yuxtaposiciones forman dos rectángulos congruentes, que superpuestos con sus piezas
correspondientes nos producen mediante sus intersecciones las piezas finales comunes.
B es resultado de A y de que el puzle de rectángulos equivalentes se resuelve con
traslaciones y simetrías centrales, así como de que es posible hacer un puzle que
transforme un triángulo en un paralelogramo de base
paralela a una dirección dada usando sólo estos
movimientos.
Vemos en esta figura como el triángulo grande, a través de
puntos medios, se transforma en un paralelogramo cuya
base tiene la dirección prefijada por el segmento de abajo,
y del paralelogramo pasaríamos a un rectángulo con un
lado paralelo al segmento (puede ocurrir que por las
dimensiones del paralelogramo resultante necesitemos más
o menos piezas para lograrlo)
Surge la pregunta de si es posible la transformación de dos
figuras equivalentes sólo usando simetrías centrales o sólo usando traslaciones. La
respuesta a la primera pregunta es afirmativa, ya que podemos descomponer una
traslación en producto de dos simetrías centrales cuyos centros definan un vector
paralelo a la traslación, de igual sentido y módulo la mitad. Sin embargo la segunda
respuesta es negativa (ver [1]), no es posible siquiera transformar un triángulo en un
paralelogramo equivalente sólo usando traslaciones.
Con este resultado pudiera parecer que nuestro trabajo de dar movimiento a los puzles
con CABRI está ya resuelto. Hemos mostrado como coordinar traslaciones diferentes,
traslación y giro de 180º, y giros de 180º. Sin embargo quedan puzles muy interesantes
por trabajar y también puzles de mínimo número de piezas, que deben resolverse usando
más movimientos, que podemos “reducir” a giros y traslaciones siempre que no
aparezcan simetrías axiales, es decir que no haya piezas congruentes con diferente
orientación.
Puzle de dos triángulos equivalentes que comparten base
( y por tanto tienen igual altura)
Si bien el puzle de la izquierda no
necesita muchas piezas (las cinco
del
rectángulo),
hay
que
modificarlo si alguno de los
ángulos de la base es obtusángulo,
o si los dos triángulos se cortan
más abajo de media altura. Lo
mejora el puzle de la derecha,
consistente en simetrizar uno de los triángulos respecto al
punto medio de la base y usar el puzle del cuadrilátero
convexo (es posible que el resultado no sea un cuadrilátero
convexo, pero entonces podemos simetrizar uno de los
triángulos respecto a la base)
Fijémonos que en la posición de la derecha los movimientos de
intercambio de piezas son traslaciones simétricas y giros de 180º.
Página
6
6
Puzle de dos triángulos equivalentes que comparten un ángulo:
La construcción de un triángulo equivalente de ángulo compartido es otro ejercicio de
teorema de Tales.
La equivalencia de los triángulos ABC y A´BC´ conlleva la de los triángulos A´AC y
C´CA, que comparten lado AC, lo que permite transformarlos con el puzle anterior.
Puzles pitagóricos
Muchas demostraciones del teorema de Pitágoras son puzles de tipo aditivo. Se
demuestra que la suma de las áreas de los cuadrados catetos es igual al cuadrado
hipotenusa añadiendo figuras iguales a ambos dibujos hasta conseguir un marco común.
Son equivalente en polígonos ambos métodos: la equicomposición y la equiadición. En
este trabajo nos hemos centrado en el primero.
Puzle de la demostración china del teorema de Pitágoras:
Puzle mínimo
Página
7
7
Puzle de la demostración del teorema
en los libros de Euclides:
Puzle del teorema del cateto
(El puzle del teorema del cateto puede ser resuelto a veces con seis piezas – tres para
transformar cada cuadrado cateto en rectángulo -, pero nos gusta esta forma de resolver
el puzle pues se resuelve con traslaciones, respetando la dirección inicial de las piezas)
Puzles con cuadrado central:
Sumas de rectángulos y triángulos equivalentes a partir de puzles pitagóricos:
El puzle de la izquierda usa técnicas del puzle de la demostración de Euclides.
El central está resuelto a través del puzle del teorema del cateto.
El de la derecha usa el puzle de triángulos equivalentes que comparten ángulo.
Página
8
8
Otros puzles
Puzle de Dudeney para un triángulo cualquiera:
Creo que Dudeney lo pensó para la transformación de un
triángulo equilátero en un cuadrado, pero más adelante se
vio que la construcción servía para transformar un triángulo
cualquiera. Tiene además la peculiaridad de que la
transformación puede hacerse moviendo las piezas
conectadas entre sí en algunos de los vértices.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------Puzles de la cruz griega
La posibilidad de hacer un mosaico
tomando
como baldosa una cruz
griega, y el poderlo hacer también con
cuadrados equivalentes, nos permite
intentar, moviendo el uno sobre el otro,
buscar un submosaico común. Lo
sorprendente en este caso es que
podemos encontrar infinitas soluciones,
que sólo exigen traslaciones. Basta con
que la cuadrícula equivalente tenga un
lado cuyos extremos descansen sobre
los dos lados largos de un brazo de la
cruz, o que sea paralelo a estos segmentos. (En el dibujo de la izquierda la cruz y el
cuadrado quedan divididos en seis piezas congruentes dos a dos).
Buscar un menor número de piezas, simetrías o formas de moverlas guía nuestra
selección de los puzles.
Si un vértice del cuadrado queda situado en el cuadrado central de la cruz el puzle tiene
cuatro piezas. (Puzle de la izquierda)
Página
9
9
Si el vértice del cuadrado coincide con el centro de la cruz, las cuatro piezas son iguales
y se pueden mover las piezas girando unidas en algún vértice como hicimos con el puzle
de Dudeney. (Puzle central)
El puzle de la derecha no responde al esquema anterior. Tiene simetría de giro.
Puzles de cruz griega basados en relaciones numéricas asociadas a las áreas
Otro puzle obtenido por superposición de mosaicos
Superponemos el mosaico semirregular de
octógonos y cuadrados (488) con el de
cuadrados de área la suma de las áreas de un
octógono y un cuadrado de aquéllos.
Movemos hasta conseguir el submosaico
común de la izquierda.
Página
10 10
Puzles de volumen
En el espacio al principio todo parece ir bien. Si un paralelepípedo lo apoyamos sobre
una de las bases que tenga la arista más larga, con un corte en cuatro piezas se
transforma en un ortoedro:
h
Volumen = área de la base x h
No hay ningún problema en extender la fórmula a
prismas triangulares. Por un lado éstos son mitades de
paralelepípedos, pero tampoco nos cuesta encontrar el
puzle que lo transforma en uno.
Volumen = área de la base x h
De aquí, que la división de un prisma en prisma triangulares de igual altura y aristas
paralelas nos permita concluir que el volumen de cualquier prisma es el área de la base
por la altura. También es posible resolver el puzle, convertir un prisma en un
paralelepípedo troceándolo, ya que al poder convertir un paralelogramo en un
rectángulo de lado dado (en dirección y tamaño) podemos transformar un
paralelepípedo en otro que comparte una arista (paralela y de igual longitud) y con
“base” rectangular con un lado dado.
La cosa se complica a la hora de actuar sobre pirámides. Podemos dividirlas en
pirámides triangulares y razonar que éstas se encuentran dentro de un prisma triangular.
No es difícil ver que un prisma triangular contiene tres pirámides triangulares, que dos a
dos tienen igual base e igual altura. Lo que no resulta tan obvio es que tengan igual
volumen. Vayamos por partes:
Página
11 11
Como queremos ver que hay tres pirámides triangulares en la figura, vamos a partir los
cuadriláteros laterales. Dividimos dos de ellos por diagonales coincidentes en un
vértice. Vemos entonces una pirámide triangular. La borramos (y llevamos una) y en la
figura resultante dividimos el único cuadrilátero con una nueva diagonal. Vemos dos
pirámides triangulares y borramos una.
Así hemos visto
que en nuestra
figura había tres
pirámides
triangulares. Si
las recuperamos
antes de borrarlas,
podemos observar
que dos a dos
coinciden en
“base” y tienen igual altura sobre esa base. Si esta condición bastara para deducir que
tienen igual volumen, tendríamos la fórmula de volumen de las pirámides como un
tercio del área de la base por la altura. Efectivamente esto es así, pero no existe una
demostración elemental, por troceamiento, de que sea así. No podemos evitar un
razonamiento de tipo exhaustivo:
Dos pirámides que comparten base y tienen
la misma altura sobre esa base, producen
triángulos iguales cuando se las corta por un
plano paralelo a la base. El volumen puede
ser aproximado tanto como queramos por
suma de prismas rectos de bases esos cortes
y altura pequeña, por lo que si esos prismas
rectos son iguales, los volúmenes serán
iguales.
Ya tuvimos que recurrir a este tipo de
razonamiento por exhausción para el área
del círculo, lo raro es que lo necesitemos
para una figura tan sencilla.
De igual forma que no bastan las traslaciones para transformar un triángulo en un
paralelogramo, porque hay un invariante por troceamiento que se conserva por
traslaciones y que es distinto para un triángulo y un paralelogramo, tampoco podemos
trocear un tetraedro regular y transformarlo en un cubo, ya que hay también un
invariante por troceamiento que toma valores distintos para ambas figuras. Así resulta
que no todos los tetraedros se pueden convertir en paralelepípedos y menos algo que es
Página
12 12
más difícil, transformar en general un tetraedro en otro equivalente, aunque tengan la
misma base.
Para acabar el recorrido por las fórmulas elementales de áreas y volúmenes, estudiemos
los volúmenes de cilindros, conos y esferas, si bien con métodos exhaustivos que no
dejan de ser razonamientos con puzles infinitos.
Podemos considerar los cilindros como prismas de base poligonal de infinitos lados y
obtener su volumen como: (área de la base) x (altura), o los conos como pirámides de
(área de la base) x altura
base poligonal de infinitos lados y volumen:
3
Con un razonamiento análogo al de las pirámides se obtiene el volumen de la esfera a
partir de los del cilindro y el cono. Se consideran las siguientes tres figuras:
Un cilindro de radio r y
altura r
Un cono de radio r y
altura r/2
Una semiesfera de radio r
Si las cortamos por un plano paralelo a las bases se obtienen círculos que miden:
r
r 2
relaciones tomadas de la figura:
z 2
r 2 - z 2 )
r
Y por tanto la rodaja en el cilindro es suma de la rodaja del cono y la de la semiesfera.
Extendiendo eso a toda la figura, se llega a que el volumen del cilindro es igual al del
r 3 
r 3
 Vs
3
2 r 3
Y por tanto el volumen de la semiesfera es Vs 
, luego el de la esfera es el
3
4 r 3
doble:
. Todo un triunfo del razonamiento analítico.
V 
3
cono más el de la semiesfera, es decir:
Página
13 13
Una regla nemotécnica:
En el plano. Área =
(Longitud de la base) x altura
En el espacio. Volumen =
(Área de la base) x (altura)
Figura puntiaguda: una base (Longitud de la base) x altura
y un vértice fuera.
2
(Área de la base) x (altura)
3
Figura de dos bases
paralelas iguales
La regla anterior es válida no sólo para cilindros y conos, sino para figuras en que las
palabras base y altura sean interpretadas correctamente. Así una circunferencia puede
ser interpretada como figura ¡puntiaguda! de vértice exterior el centro, ya que éste
2 r  r
mantiene su distancia (altura) a toda la base. Así: Área del círculo =
2
2
4 r . r
Lo mismo es válido para la esfera: Volumen de la esfera =
3
De igual forma, rápidamente, podemos recordar el área de un sector circular de arco de
sr
S r
longitud s es
es , o el área de un sector esférico de área de la base S es
2
3
Para acabar este recorrido
de semejanzas y
diferencias entre
fórmulas de figuras
planas y figuras redondas
podemos acabar con los
desarrollos del cilindro y
el cono:
Área total cilindro =
2r 2 + 2r h
Área total del cono =
r 2 + r g
Podemos ver de nuevo
las relaciones de mitad
entre una y otra fórmula,
si bien con alguna
variante. Ello puede
servir también para
recordar ambas fórmulas.
Página
14 14