Download Virtud Orden – ¿Qué es el Orden?

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
“Lo mejor de mí para amar y servir”
COLEGIO ESPIRITU SANTO
VIRTUD ORDEN.
¿QUÉ ES EL ORDEN?
Comportarse de acuerdo con unas normas lógicas, necesarias para el logro de un objetivo deseado y
previsto, en la organización de las cosas, en la distribución del tiempo y en la realización de actividades,
con iniciativa propia, sin que sea necesario recordárselo. (David Isaac)
El orden es una virtud que suele relacionarse solamente con las cosas y que hace perder la serenidad a muchas
mamás, ya que el desorden quita la paz y altera los nervios. Pero su significado es mucho más profundo, pues
abarca el orden en las ideas y el orden en los afectos, es decir, el orden en la cabeza y en el corazón.
Los otros órdenes

El orden en las ideas Una cabeza ordenada tiene un orden en las prioridades, en las importancias,
que se traduce en el uso del tiempo. ¿Cuánto del tiempo se le da a Dios, al trabajo, a la vida de familia, a la
vida social, a los entretenimientos (deportes, lectura, TV, hobbies…). . Los hijos, sin que nadie se los diga,
lo saben porque observan la conducta habitual de sus padres en la familia, ya que reflejan cómo ellos usan
su tiempo.

El orden en los afectos El orden en el corazón está íntimamente relacionado con el orden en las
ideas. Por algo, Tomás de Aquino dice que el amor se parece al calor del fuego, que debe abrigar en primer
lugar a los que están más cerca, o a un foco de luz, que irradia su fuerza a los que tiene más próximos y en
la medida que están más lejos alumbra menos. Dicho en palabras simples, un hombre no puede atender
más a su secretaria que a su esposa. O dar más tiempo a los amigos que a sus hijos. Hay un orden en los
amores o se termina amando lo que no se debe.
Cada cosa en su sitio
Las cosas visibles deben tener un lugar prefijado en la casa, ya que es el único modo de devolverlas a su sitio.
Si el orden en las cosas cuesta es porque es fácil sacarlas del lugar asignado y requiere un esfuerzo regresarlas
a ese lugar.
Todo tiene su tiempo
Esta es la segunda regla de oro del orden. Hay un tiempo para trabajar y un tiempo para descansar; hay un
tiempo para jugar y un tiempo para estudiar; en una palabra, lo que se hace a destiempo siempre pasa la
factura. Lo que no se hace a tiempo, muy pronto se vuelve urgente y no se realiza bien. Por lo mismo,
conviene ordenar la cabeza para que decida qué tiempo y cuánto tiempo se debe dar a una actividad, sin
descuidar lo principal.
Ser ordenados y prolijos con nuestras cosas y con los demás, es una forma de demostrar cuánto queremos
a quienes tenemos cerca y que sabemos valorar lo que nos dan.
Related documents
la devoción al sagrado corazón de jesús
la devoción al sagrado corazón de jesús