Download Guardar - Creces.cl

Document related concepts

Sulfito oxidasa wikipedia, lookup

Aromaticidad metálica wikipedia, lookup

Xantina oxidasa wikipedia, lookup

Molibdato de sodio wikipedia, lookup

Germano (gas) wikipedia, lookup

Transcript
Molibdeno chileno en naves espaciales
( Publicado en Revista Creces, Noviembre 1986 )
Se le obtiene como subproducto de la minería del cobre y resulta ser un recurso
irreemplazable que le confiere extraordinaria dureza al acero y es el lubricante ideal en los
vehículos del espacio.
A pesar de la deprimida situación de los precios de los metales en los grandes mercados,
el desarrollo de la minería chilena no está detenida. La crisis que se advierte en el rubro
ha sido enfrentada con un aumento sustancial de la producción a costos más bajos y con
el empleo, para tales fines, de nuevas tecnologías tanto extractivas como de
procesamiento. En tal sentido, Chile se ha sumado al resto de los países productores de
cobre en la búsqueda de usos alternativos de su materia prima básica en atención a su
menor uso y reemplazo dentro de las tecnologías actuales. Lamentablemente esto no sólo
atañe al metal rojo, sino que tiene consecuencias en el resto de las materias primas tanto
de Chile como de otros países de similar desarrollo.
La suerte corrida por el molibdeno en cambio, parece ser distinta que la del cobre en
cuyos minerales está contenido. Sólo en los últimos 20 años ha llegado a ocupar un sitial
como recurso insustituible debido a sus múltiples usos. Su principal alternativa está unida
al destino del acero, al que le confiere extraordinaria dureza cuando lo acompaña en
aleación. Sin embargo, frente a la baja actual del precio del acero, que pareciera revertir
las posibilidades del molibdeno en la metalurgia, aparecen otras opciones que difícilmente
quedarán de lado.
Reservas nacionales
Chile tiene valiosas reservas de molibdeno y exporta al año más 16500 toneladas, lo que
representa el 25% de lo registrado a nivel mundial. Lo superan Estados Unidos, Perú y
Canadá. Según un informe del Centro de Estudios del Cobre y la Minería, CESCO, el envío
de molibdeno al exterior reportó a Chile más de 150 millones de dólares en el último
ejercicio.
La explotación del molibdeno ha ido en rápido crecimiento en el país, aumentando en los
últimos seis años en un 40 por ciento. Asimismo, todo el metal obtenido y extraído como
subproducto del cobre (como concentrado de molibdenita o sulfuro de molibdeno)
proviene de los cuatro yacimientos de CODELCO-CHILE: Andina, Chuquicamata, Salvador
y El Teniente.
El metal se comercializa como óxido de molibdeno y ferromolibdeno, para ser usado
esencialmente en la fabricación de aceros especiales. CESCO estima que las reservas
chilenas de molibdeno son altas y que existe suficiente capacidad de procesamiento de la
molibdenita a óxido y ferromolibdeno. Tal es el caso de Chuquicamata, que puede
transformar 5 500 toneladas anuales del óxido y la empresa privada Molibdeno y Metales
S.A. Molymet (Avenida Peñuelas 0258, Nos), que cuenta con una capacidad de
procesamiento de 9 mil toneladas de óxido y ferromolibdeno.
En el país la elaboración del óxido de molibdeno se efectúa únicamente en los hornos de
tostación (calentamiento de la molibdenita) de Molymet y Chuquicamata y recientemente
se ha interesado también la Compañía Minera Disputada de Las Condes. El resto de los
compuestos metálicos obtenidos de la molibdenita, es decir el ferromolibdeno y el renio,
son exclusivamente productos del procesamiento realizado por Molymet. El primero se
obtiene a partir del óxido del metal en un gran crisol de reacción que, a elevada
temperatura, funde el fierro con el molibdeno. El segundo se recupera durante la tostación
del sulfuro de molibdeno.
Antes de dar curso a la elaboración de la molibdenita, este mineral tiene que pasar - entre
otras- por una importante etapa de purificación, dado que contiene un 10 por ciento de
otros compuestos. Entre éstos están, principalmente, aquellos que poseen cobre y los que,
a su vez, son dirigidos a distintos procesos de transformación. La purificación del sulfuro
es llevado a cabo por Codelco y, entre algunos de los métodos aplicados utiliza los que le
ha cedido, por una patente, el Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM).
Codelco-Chile es el principal proveedor de concentrados de molibdenita y la actividad
comercial con Molymet se realiza mediante un contrato anual "a maquila" , es decir, la
empresa privada cobra una tarifa por el servicio de transformar la materia prima en
productos terminados, según lo requerido por el cliente. Pero también se efectúa maquila
externa, de acuerdo a lo solicitado por cada uno de los proveedores en el exterior. Durante
1985. de los 18.7 millones de libras de molibdeno que obtuvo Moiymet por concentrado de
molibdenita, aproximadamente un 29 % provino del exterior.
Redescubrimiento
La palabra molibdeno proviene de molybdos, voz griega que significa "como el plomo", y
que se aplica a todos los metales blandos. Probablemente se le denominó con este nombre
en referencia a la molibdenita, el mineral de color azul plateado de sensación grasosa al
tacto que corresponde a una combinación de molibdeno y azufre, además de ser la forma
más común en que se encuentra este elemento.
El molibdeno fue descubierto como elemento traza (menos de una parte por millón), se
encuentra distribuido en todas las regiones de la Tierra, pero raramente aparece en
concentraciones que sean explotables, ya que sólo es tres veces más abundante que el
oro.
Desde el punto de vista de su estructura química, el molibdeno (número atómico 42),
representa a un átomo metálico con gran capacidad para unirse con una amplia cantidad
de elementos y producir aleaciones o bien reacciones químicas. En tal sentido no tiene
comparación si se lo contrasta con el resto de los metales. Habría que decir que los
átomos de molibdeno son tan "sociables" que jamás se los ha encontrado en la naturaleza
en forma pura.
Junto a otros metales como el tungsteno, niobio y tantalio, el molibdeno es considerado un
metal refractario, ya que tiene un alto punto de fusión (2 610ºC, casi mil grados más que
el hierro), y es muy fuerte, es decir soporta elevadas temperaturas sin alterar su estado
físico. Esta es su principal atracción para usarlo en metalurgia, en máquinas de alta
velocidad y - como elemento puro- en la tecnología espacial.
Cuando se agrega molibdeno en pequeñas cantidades a una aleación de hierro con acero
fundido y luego se enfría, aquél se introduce dentro de la microestructura cristalina del
acero transfiriéndole sus características. Asimismo, una manera de producir acero muy
duro es enfriarlo rápidamente y templarlo, pero se presenta un inconveniente cuando es
de algunos centímetros de espesor ya que no enfría uniformemente. Frente a esta
circunstancia, la solución es agregarle al acero fundido 0,5% de molibdeno, el cual
distribuye su propiedad de dureza en forma homogénea.
El acero templado es además quebradizo y basta un poco de molibdeno para eliminar este
nueve problema También este metal ofrece sus ventajas aumentando la resistencia a la
fuerza de tensión y haciendo del acero un metal menos corrosible. Por estas razones, el
molibdeno se usa en los aceros que se requieren para la fabricación de los trenes de
aterrizajes de los aviones los cuales soportan tremendos impactos en los talleres de alta
velocidad, que deben operar a temperaturas muy elevadas, en los aceros de gasoductos o
tuberías para el petróleo, porque disminuye la corrosión. Prácticamente todos los aceros
inoxidables tienen algo de molibdeno.
El primer uso del molibdeno fue con fines bélicos. Fueron los ingenieros franceses quienes
descubrieron las propiedades de sus aleaciones (1880), y lo utilizaron para evitar la
corrosión de sus armaduras. Lo siguieron los metalúrgicos alemanes que usaron
molibdeno en la Primera Guerra Mundial. El gran Batha, el enorme cañón que amenazaba
París desde la frontera alemana, era de acero enriquecido con molibdeno. Su producción y
uso continuó durante la Segunda Guerra Mundial, prolongándose con altos y bajos hasta
hoy, dado que la mayor parte del molibdeno está dirigido a la industria del acero.
Al margen de la importancia del molibdeno en la metalurgia, este metal también tiene un
uso significativo como lubricante en naves espaciales. A nivel molecular se forma una
sustancia aceitosa con disulfuro de molibdeno (capas de este elemento separadas por
átomos de azufre), compuesto que le cede propiedades al aceite de no congelarse y no
quemarse, transformádolo en el lubricante ideal -a la forma de molibdenita- en
condiciones extremas. Varios compuestos de molibdeno se usan también en los pigmentos
de pinturas, resultando menos tóxicos que el cromo o el plomo.
En la última década, la mayor exportación chilena de molibdeno se realizó durante el
período 1979-1980, alcanzan la libra de óxido de molibdeno los 22 dólares (30 veces más
que la libra de cobre). Este hecho se debió, principalmente al uso del acero resistente a la
marina para la búsqueda norteamericana de petróleo en Alaska. Actualmente es del orden
de 4,13 pero, a la sombra de esta circunstancia, hay que considerar que aunque en menor
grado siempre se estará requiriendo la aleación del acero con el molibdeno. Sumado a
esto, también hay que pensar que el uso no metalúrgico de este metal tiene varias
apliaciones y, más aún se trata de un recurso relativamente nuevo en su explotación.
Artículo extraído de CRECES EDUCACIÓN - www.creces.cl