Download Informe Planeta Vivo 2016: Riesgo y resiliencia en una nueva era

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Los límites del crecimiento wikipedia, lookup

Índice Global del Hambre wikipedia, lookup

Transcript
Boletín Ambiental N° 46 Noviembre 01 2016
Informe Planeta Vivo 2016: Riesgo y resiliencia
en una nueva era
Debido a las actividades humanas, la vida silvestre
global podría sufrir una disminución de hasta un 67%
en tan solo 50 años, en el periodo comprendido entre
1970 a 2020, tal y como lo evidencia el Informe
Planeta Vivo 2016. El estudio demuestra que los seres
humanos estamos doblegando al planeta por primera
vez en su historia, y resalta los cambios que deben
hacerse en el modo en que la sociedad se alimenta y
obtiene energía.
El Índice Planeta Vivo, que mide la abundancia de la biodiversidad con base en el seguimiento
a 14.152 poblaciones de 3.706 especies de vertebrados, revela una tendencia decreciente
constante. En promedio, la abundancia de las especies monitoreadas decayó en 58% entre
1970 y 2012. Las presiones provenientes de la agricultura insostenible, las pesquerías, la
minería y otras actividades humanas que contribuyen a la pérdida y degradación de los
hábitats, la sobreexplotación, el cambio climático y la contaminación afectan cada vez más
a las especies monitoreadas. En un escenario sin cambios, esta tendencia descendente
persiste. Según lo previsto, las metas de las Naciones Unidas para detener la desaparición de
la biodiversidad deberán cumplirse en 2020. Pero, para entonces, las poblaciones de las
especies podrían haber disminuido 67% en promedio durante los últimos cincuenta años.
Los únicos afectados no son los animales silvestres y las plantas: cada vez más, las personas
también son víctimas del deterioro de la naturaleza. Lo sistemas vivos mantienen respirable
el aire y el agua potable, y nos proporcionan alimentos nutritivos. Para seguir prestando
estos servicios vitales, necesitan conservar su complejidad, diversidad y resiliencia.
El tránsito hacia un planeta resiliente implica una transformación que disocie el desarrollo
humano de la degradación medioambiental y la exclusión social. Para promover la
perspectiva de la finitud de recursos de nuestro planeta, deben producirse ciertos cambios
significativos en el sistema económico global. La manera como medimos el éxito está
cambiando gracias a algunos ejemplos de manejo de la sostenibilidad de los recursos
naturales y de toma de decisiones que tienen en cuenta a las futuras generaciones y al valor
de la naturaleza.
Esta transformación requiere cambios fundamentales en dos sistemas globales: el
energético y el alimentario. En el primero, es clave un desarrollo acelerado de fuentes
sostenibles de energía renovable y una transición de la demanda hacia energías renovables.
En lo que atañe al segundo sistema, estas dos condiciones podrían contribuir
significativamente a la producción de suficientes alimentos dentro de los límites del planeta:
un cambio en la dieta de los países con altos ingresos, gracias al menor consumo de proteínas
de origen animal y la reducción del desperdicio a lo largo de la cadena alimentaria. Además,
para fortalecer la resiliencia de los paisajes, los sistemas naturales y la biodiversidad, así
como el sustento de quienes dependen de ellos, es fundamental optimizar la productividad
agrícola sin exceder los límites de los ecosistemas, reemplazar las fuentes químicas y fósiles
mediante la imitación de los procesos naturales, y estimular interacciones benéficas entre
diferentes sistemas agrícolas.
Estamos entrando a una nueva época de la historia de la Tierra, el Antropoceno. Una época
en la que los seres humanos, más que las fuerzas naturales, son la causa principal del cambio
planetario. Pero nosotros también podemos redefinir nuestra relación con el planeta, pasar
de una relación derrochadora, insostenible y depredadora a una en que las personas y la
naturaleza puedan coexistir en armonía.1
María del Pilar Briceño Abella
Profesional Sénior Riesgo Operativo
1
“Planeta Vivo Informe 2016: Riesgo y resiliencia en una nueva era”. Recuperado de
http://www.wwf.org.co/?282650/Informe-Planeta-Vivo-2016-Riesgo-y-resilencia-en-una-nueva-era