Download Trabajo 3er. año - S.Peralta (02082016)

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Historia del arte occidental wikipedia, lookup

Renacimiento flamenco wikipedia, lookup

Renacimiento italiano wikipedia, lookup

Arquitectura del Renacimiento wikipedia, lookup

Escuela florentina wikipedia, lookup

Transcript
Trabajo Práctico de Historia.
Apellido y Nombre: ……………………………………………………… Curso: …………………………………
Fecha: …………………………………
Lectura comprensiva
1) Realiza la lectura exploratoria del texto que se halla a continuación:
1.1. ) Busca el significado de los vocablos desconocidos y elabora un glosario ( al dorso)
1.2.) Separa con llaves los distintos párrafos que integran el texto; numéralos.
1.3) Averigua los datos biográficos del autor (que no exceda los cinco renglones). Consigna la fuente consultada.
2) Realiza una lectura analítica de cada párrafo:
2.1) Subraya las ideas principales
Las innovaciones en el arte del Renacimiento italiano
En Italia, los siglos XV y XVI fueron sin duda un periodo de innovación en las artes, un tiempo de nuevos géneros, estilos y
técnicas, una época llena de “originales”. Fue el tiempo de las primeras pinturas al óleo, de las primeras xilografías, de los
primeros grabados en cobre, de los primeros libros impresos (aunque todas estas innovaciones llegaron a Italia procedentes de
Alemania o de los Países Bajos). Se descubrieron las reglas de la perspectiva lineal, las cuales fueron puestas rápidamente a
disposición de los pintores.
En el caso de los géneros, la línea que divide lo nuevo de lo antiguo es más difícil de trazar, pero los cambios son
suficientemente obvios. En escultura nos encontramos con el auge del monumento ecuestre. También en pintura el retrato
surgió como un género independiente, seguido más lentamente por el paisaje y la naturaleza muerta. En el siglo XV se produjo
en la arquitectura el desarrollo, o quizá la “invención”, de las ciudades conscientemente planificadas. En la literatura asistimos
al ascenso de la comedia, la tragedia y el género pastoril; en música a la aparición del madrigal, un tipo de canción para varias
voces.
La innovación era algo consciente, aunque a veces parecía y era presentada como un resurgimiento. Giorgio Vasari habla
frecuentemente con desdén del “estilo griego” y del “estilo germánico”, en otras palabras, del arte bizantino y el gótico. Los
músicos también creían que las grandes innovaciones se habían producido en el siglo XV.
Sin embargo, los italianos del Renacimiento no perdieron la reverencia hacia todas las tradiciones. Lo que hicieron fue repudiar
una tradición reciente en nombre de otra más antigua. El entusiasmo por la Antigüedad clásica es una de las principales
características del movimiento renacentista.
La tendencia a imitar a los griegos los romanos es particularmente evidente en la arquitectura. Comenzaron a estudiar el
tratado del escritor romano Vitruvio y a medir los edificios antiguos, no solo para “aprender el lenguaje” clásico de la
arquitectura (frontones, molduras, columnas dóricas, jónicas y corintias, etcétera), sino también la “gramática”, las reglas para
combinar los diferentes elementos. En la literatura, de nuevo es más fácil ver cómo los escritores de comedias imitaron a los
romanos Terencio y Plauto, los de tragedia a Séneca y los de épica a Virgilio.
La pintura y la música son casos más intrigantes, porque los modelos clásicos no estuvieron a su disposición (las pinturas
romanas que ahora estudian los especialistas fueron descubiertos en el siglo XVIII o con posterioridad). Esta carencia de
ejemplos concretos no evitó la imitación, ahora sobre la base de fuentes literarias. El nacimiento de Venus de Boticelli, por
ejemplo, es un intento de reconstrucción de obras perdidas del pintor clásico Apeles.
Los contemporáneos afirmaban que estaban imitando a los antiguos y rompiendo con el pasado más inmediato, pero en la
práctica se inspiraban en ambas tradiciones y no seguían de forma completa a ninguna de ellas. Como sucede tan a menudo, lo
nuevo se superponía a lo viejo en vez de sustituirlo. Los dioses y diosas clásicos no expulsaron a los santos medievales del arte
italiano, y de hecho coexistieron y se influyeron mutuamente. Las Venus de Boticelli son difíciles de distinguir de sus madonas,
mientras que Miguel Ángel se inspiró en el Apolo clásico para modelar el Cristo del Juicio Final.
Peter Burke, El Renacimiento italiano. Cultura y sociedad en Italia,
Madrid, Alianza, 1993.