Download Discurso de Felix Dodds ante la Asamble General de Naciones Unidas

Document related concepts

Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible wikipedia, lookup

Desarrollo sostenible wikipedia, lookup

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático wikipedia, lookup

Programa 21 wikipedia, lookup

Foro de las Naciones Unidas sobre los bosques wikipedia, lookup

Transcript
Discurso de Felix Dodds ante la Asamble General de Naciones Unidas, 28
octubre 2010.
Felix Dodds es Directopr Ejecutivo de Stakeholder Forum for a
Sustainable Future. Versión en español: Alejo Etchart, colaborador de
Stakeholder Forum.
El reto y el Espíritu de Río
Gracias por haberme invitado a hablar hoy para compartir mis ideas sobre la
Cumbre de la Tierra 2012 (Río+20). Aunque se me ha pedido que hable sobre
la contribución potencial de las partes interesadas (stakeholders), comenzaré
con algunos comentarios sobre la agenda de Río+20, basados en el artículo
que Maurice Strong y yo mismo preparamos para la BBC en mayo de este
año1.
Para empezar, me gustaría felicitar a Brasil por el liderazgo que ha mostrado
en persuadir al mundo de la necesidad de otra Cumbre de la Tierra.
Desgraciadamente, algunos países desarrollados han se han incorporado a la
mesa a regañadientes.
Hay una pregunta muy simple que todos deberíamos hacernos: ¿Está el
mundo siguiendo el camino de progreso correcto?
Si la respuesta a esta pregunta es no, entonces debemos preguntarnos cuáles
son los retos actuales que el mundo debe afrontar, cómo podemos
enfrentarnos juntos a ellos y de cuánto tiempo disponemos.
Promesas rotas
La respuesta a la última pregunta es "no mucho". La mayoría de los problemas
a los que el mundo se enfrenta hoy han estado en la agenda internacional
durante décadas. Algunos que se remontan hasta la Conferencia de Estocolmo
del Medio Ambiente de 1972, en la que un influyente informe del Club de Roma
(‘Limits to Growth’2) nos advirtió de los límites al crecimiento.
Sabemos por el Informe GEO-4 del PNUMA, el IPCC y la Evaluación de los
Ecosistemas del Milenio que los problemas a los que nos enfrentamos no sólo
no se han reducido, sino que se han agudizado desde 1972, como resultado no
de la falta de proclamas gubernamentales sobre su compromiso, sino de su
pésimo desempeño en la ejecución de los acuerdos. De hecho, si los gobiernos
hubiesen aplicado los acuerdos de las numerosas convenciones, tratados y
declaraciones que han negociado desde Estocolmo a Río, a Kyoto y a
Johannesburgo, hoy en día estaríamos sobradadamente en el camino
adecuado hacia la sostenibilidad. Los gobiernos han hecho poco para cumplir
1
2
http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/8645486.stm
http://www.clubofrome.at/about/limitstogrowth.pdf
con sus compromisos; muy especialmente, para ayudar a financiar la transición
de los países en desarrollo hacia la sostenibilidad. Este fracaso en el
cumplimiento de las promesas ha aumentado la ira de la mayoría de los países
en desarrollo, socavando su capacidad para asumir más compromisos.
Como resultado, nos enfrentamos a desafíos en muchos frentes, de entre los
que quiero destacar cinco:
1.
2.
3.
4.
Las sociedades humanas viven por encima de la capacidad del planeta
El cambio climático se ha convertido en un problema fuera de control
El vínculo entre medio ambiente y seguridad es cada vez más fuerte
Los gobiernos aún no han dado a la ONU el mandato, los recursos y las
capacidades institucionales necesarias para hacer cumplir los acuerdos
internacionales
5. El modelo económico basado en el consumo todavía vigente no sólo no es
capaz de proporcionar progreso a gran parte de la población mundial, sino
que es además una grave amenaza para la estabilidad económica de todas
las naciones, y pone en peligro las perspectivas de vida en este planeta
A pesar de todo, creo que estos problemas pueden corregirse en la Cumbre de
la Tierra de 2012. Aún estamos a tiempo de cambiar de dirección, pero ya no
se puede incumplir más promesas. Enfrentarnos con éxito a los retos a los que
nos enfrentamos requiere una agenda ambiciosa y creativa, y el trabajo
conjunto de todos: gobiernos, organizaciones intergubernamentales y partes
interesadas.
1. La economía verde en el contexto de la mitigación de la pobreza y el
desarrollo sostenible
El actual modelo económico ha traído una prosperidad sin precedentes a los
países más desarrollados, pero ha agudizado la disparidad entre éstos y la
mayoría de los países en desarrollo.
Hay evidentes paralelismos entre de los problemas ecológicos y la crisis
financiera. Por ejemplo, los bancos y las instituciones financieras han
privatizado las ganancias y socializado las pérdidas; y lo mismo estamos
haciendo con el capital natural del planeta. Según el WWF, nuestra generación
vive excediendo en un 25% la capacidad biológica del planeta para
mantenernos, y eso es antes de añadir los mil millones de habitantes más que
puede haber en 2020. En los próximos años vamos a ver una crisis ecológica
mucho mayor que la crisis financiera.
Nuestros estilos de vida actuales están reduciendo el capital ecológico de otras
partes del mundo y de las generaciones futuras. Nos convertimos a pasos
agigantados en la generación más irresponsable que ha conocido el planeta.
Los treinta últimos años se han caracterizado por un capitalismo irresponsable
que persigue el crecimiento económico sin límites a expensas de la sociedad y
del medio ambiente, con poca o nula consideración hacia la base de recursos
naturales sobre los que se construye esa riqueza.
El objetivo principal de nuestra economía debería ser la mejora de las vidas
humanas en todo el mundo y la superación de la miseria y la ignorancia. Una
economía que integre los principios de desarrollo sostenible con un capitalismo
responsable podría producir riqueza suficiente como para satisfacer las
necesidades de las personas en todas las naciones, de forma equitativa y
sostenible.
La Cumbre de la Tierra 2012 puede trazar una hoja de ruta para que el mundo
enfile el camino hacia una nueva economía verde que sea sostenible,
equitativa y accesible a todos.
2. Nuevas cuestiones
Los temas ambientales y de seguridad están cada vez más entrelazados. El
vínculo entre medio ambiente y seguridad/ inseguridad abarca temas
interconectados como las seguridades del clima, de la energía, de la sanidad y
de la provisión de alimentos y agua, además de la destrucción de ecosistemas
y la pérdida de biodiversidad. Así quedó reflejado en el texto de la presidencia
de la Primera Cumbre Preparatoria para la Río+203. Todo ello está
aumentando sin cesar el número de refugiados medioambientales. Río+20
debe fijar una hoja de ruta para solucionar estos problemas.
3. Gobernabilidad del desarrollo sostenible
Las instituciones mundiales actuales son completamente inadecuadas para
hacer frente a grandes retos de la Tierra.
Siendo la mayoría de los cambios necesarios de naturaleza económica, los
ministerios de medio ambiente no pueden soportar la responsabilidad principal
en la toma de decisiones. Los ministerios de medio ambiente seguirían
encorsetados por los de finanzas, desarrollo y comercio. Puede haber llegado
el momento para que sean estos ministerios, y no los de medio ambiente, los
que lideren la preparación de la Río+20 para abordar la agenda del desarrollo
sostenible, y así garantizar que las decisiones económicas sean acordes con la
necesaria transición hacia la sostenibilidad.
Para avanzar hacia una economía ecológica, la Cumbre de la Tierra 2012
necesita el input no sólo del proceso preparatorio formal, sino también los de la
Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), la Unión Africana, la
OCDE, los bancos de desarrollo regional, el Banco Mundial y el G-20, así como
de las partes interesadas en cada tema.
La Cumbre de la Tierra 2012 debe acordar el fortalecimiento y actualización del
Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que debería
liderar la protección del medio ambiente mundial.
3
http://www.uncsd2012.org/files/other_pdfs/prepcom1/CoChairsSummary.pdf
Necesitamos una revisión de las convenciones sobre medio ambiente para
reducir la fragmentación y aumentar la cooperación y la coordinación. Tal vez
todas las convenciones deban ser puestas bajo la coordinación del PNUMA.
Dados los problemas habidos en la gestión del medio ambiente, se necesita
fortalecer e integrar el desarrollo sostenible en el sistema de Naciones Unidas.
Puede ser el momento de transformar el Consejo de Administración Fiduciaria
(Trusteeship Council, un órgano principal de Naciones Unidas), en un Consejo
de Desarrollo Sostenible, como Maurice Strong propuso en 19924. Tal Consejo
podría abordar mejor que el Consejo de Seguridad los referidos temas críticos
del desarrollo sostenible.
Además, Río +20 debería retomar la idea de una junta de desarrollo sostenible,
como sugería el Grupo de Alto Nivel sobre Coherencia en todo el Sistema
(High Level Panel on System Wide Coherence) para garantizar la coordinación
de las actividades de Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible a nivel de
cada nación.
Se nos pidió identificar las lagunas en la arquitectura institucional. No voy a
entrar en ello en profundidad, pero les dejo tres lagunas propuestas por partes
interesadas:



Un convenio marco para la responsabilidad de las empresas construido a
partir de la nueva norma ISO 26000
Una convención global sobre el Principio 10 de la Declaración de Río 5: el
acceso a información, participación pública y justicia ambiental, tal vez
construido sobre las directrices del PNUMA
Un convenio marco global sobre el Principio 15 de la Declaración de Río5: el
Principio de Precaución. Se podría así abordar cuestiones como la nanotecnología, la geo-ingeniería y la clonación.
Papel de las partes interesadas
Como comentario final quiero compartir mis ideas sobre las notables
contribuciones que las partes interesadas pueden aportar a la mesa para
Río+20.
Uno de los indicadores de que el desarrollo sostenible no es ya una parte
central para los gobiernos ha sido la desaparición consejos y comisiones de
desarrollo sostenible en los últimos diez años. Como ejemplo, Reino Unido
acaba de cerrar su consejo el mes pasado. Un error.
La lógica de los Consejos Nacionales sobre el Desarrollo Sostenible era que el
contar con las partes interesadas en el proceso de toma de decisiones a nivel
nacional aumenta la probabilidad de que sean las medidas adecuadas y facilita
su implementación, con frecuencia a través de alianzas entre el gobierno y las
partes interesadas.
4
5
http://www.sovereignty.net/p/gov/ggunreform.htm
http://www.un.org/esa/dsd/agenda21_spanish/res_riodecl.shtml
Un requisito mínimo de cara a Río+20 debería ser el restablecimiento de los
consejos nacionales para el desarrollo sostenible, que deberían desempeñar
un papel importante en la movilización para la Cumbre. Entre sus funciones
estarían las evaluaciones nacionales y, por supuesto, el trabajo posterior con
los gobiernos para aplicar los resultados de Río.
Río +20 debería considerarse a nivel nacional como una oportunidad de
asociación entre gobiernos y partes interesadas.
Para Río+20 se necesita compartir buenas prácticas sobre economía verde
existentes en todo el mundo. Por ejemplo, me impresionó sobremanera cómo
Cuba ha se ha convertido en una economía baja en carbono. El trabajo de
agricultura urbana que allí han realizado es algo que podría ser compartido por
todos. La recopilación de buenas prácticas de gobiernos, organizaciones
intergubernamentales y partes interesadas crearía un banco de conocimientos
que puede ayudar a la transición hacia una economía sostenible. Tras Río+20
quizás deberíamos centrarnos en la implementación de los cinco mejores
proyectos replicables en cada sector económico, región o sub-región, lo cual
marcaría un verdadero hito en el camino hacia el desarrollo sostenible.
Algunas partes interesadas ya están trabajando en Río+20, a través de socios
colaboradores para la Cumbre, aportando sus inputs al proceso y planificando
eventos sustanciales: por ejemplo, el Consejo Científico Mundial (ICSU)
planifica una conferencia mundial en Londres antes de Río6, ICLEI promueve
una conferencia en Río durante la Cumbre de Río y se prepara una Asamblea
de Juventud Mundial (‘Global Youth’) la semana previa. Hay gran interés y
movilización de los actores involucrados en comparación con los preparativos
para la Cumbre de Río de 1992, en la que sólo había 10 organizaciones no
gubernamentales.
Río+20 debe reforzar los vínculos entre ciencia y política, y los científicos
deben ser invitados a orientarse más hacia trabajos relevantes para la política y
orientados a soluciones.
Los gobiernos podrían pedir a las partes interesadas que aporten sus propios
objetivos para una economía verde y sostenible.
Algunos gobiernos locales y regionales ya han asumido compromisos de
reducción de emisiones de CO2. Deberían ser alentados a hacerlo también en
Río+20, proponiéndoles relanzar sus programas locales de Agenda 21 en torno
al concepto de economía verde. Todas las autoridades locales deberían crear
una economía verde local para llevar adelante los resultados de Río e
involucrar a sus habitantes en la transición hacia la mayor sostenibilidad local.
Ya se está planeando un Registro de Ciudades por el Clima (Cities Climate
Registry) previo a Cancún7, con la intención de firmar un pacto
comprometiéndose a la supervisión de informes y verificación de los objetivos.
6
http://www.igbp.net/page.php?pid=531
http://www.iclei.org/index.php?id=1487&tx_ttnews%5Btt_news%5D=4557&tx_ttnews%5BbackPid%5
D=983&cHash=91d5745533
7
Se debe preguntar a los sectores económicos qué van a hacer para abordar los
elementos clave para la economía verde y sostenible -hay algunos
movimientos interesantes como los de Coca-Cola y Pepsi hacia la neutralidad
en el uso de agua y los de Pepsi en ser la primera empresa que acepta el agua
como un derecho humano básico.
Además de los grupos de la industria tradicional, Río+20 debe llegar a las
redes y empresarios del mercado social. Las empresas deben trabajar con los
sindicatos para hacer más ecológicos los lugares de trabajo y las actividades
de las empresas. La transición hacia estrategias de neutralidad en carbono,
agua, y residuos requerirá la cooperación entre gobiernos y partes interesadas.
Como apuntó la oficina para la cumbre de EE.UU, Río+20 debería ser un 'Río
para 20- algunas cosas’8: debe haber movimientos hacia el reconocimiento de
nuestra responsabilidad intergeneracional con los jóvenes, empezando por
garantizar que tengan un sistema educativo orientado hacia el Desarrollo
Sostenible como se prometió en el Programa 21. Los jóvenes tienen que ser
educados, capacitados y movilizados a la altura del gran desafío al que se
enfrenta su generación para la creación de una economía verde post-carbono.
El Grupo de la Juventud WCSD en Johannesburgo (2002) pidió a los gobiernos
que viesen a los jóvenes "como un recurso, no como un problema". Al
enterarse, Kofi Annan, dijo: "Por supuesto que lo son: los jóvenes son el
recurso más valioso de cualquier nación pose". Tenemos que aprender a
involucrarnos con ellos mejor, y ojalá lo consigamos en Río +20; porque los
jóvenes de hoy serán los principales beneficiarios del éxito de la Cumbre de
Río 2012, de igual modo que serán las principales víctimas de su fracaso.
Río +20 debe asegurar la participación significativa de las partes interesadas
pertinentes en todos los niveles en el proceso hasta la cumbre, por el papel
fundamental que puede desempeñar en la aplicación de los acuerdos.
Río+20 debe convertirse en una feria de las mejores ideas y mejores prácticas
sobre cómo avanzar hacia una economía más verde y sostenible.
Tal vez el documento final de Río+20 deba tener un anexo con los
compromisos de todas las partes interesadas
¿Hay un futuro común?
Desde 1992, la conciencia sobre los retos ambientales de la Tierra se ha
convertido en universal. Lo que ha faltado es la voluntad de los gobiernos para
actuar. Tal vez todos pensamos que había más tiempo, ¡pero no lo hay!
Río+20: debe utilizar los medios de comunicación asertiva y creativamente
para involucrar al público de todo el mundo en una conversación global sobre la
forma en que son capaces de vivir en este planeta juntos. “Un planeta que vive”
8
http://www.iisd.ca/vol27/enb2701e.html
(“One planet living”, WWF 20089) se hace eco de la idea de la equidad, la
justicia y los límites planetarios.
Necesitamos un enfoque 'Yes We Can’ (‘¡Si podemos!’) para Río+20.
Podemos reiniciar el desarrollo sostenible.
Podemos reorientar nuestras economías locales, nacionales y mundial hacia
la sostenibilidad.
Podemos reformar nuestras instituciones de desarrollo sostenible para que
puedan hacer frente a los desafíos del siglo 21.
Podemos restablecer los Consejos Nacionales para el Desarrollo Sostenible.
Podemos relanzar las asociaciones múltiples entre partes interesadas.
Podemos aprender a vivir juntos en este planeta de manera equitativa,
teniendo en cuenta no sólo esta generación, sino las generaciones futuras, que
tienen derecho a una buena calidad de vida.
La Cumbre de la Tierra 2012 es una plataforma única para negociar la
cooperación necesaria para un nuevo acuerdo entre Norte y Sur, entre ricos y
pobres, entre gobiernos y partes interesadas y entre generaciones presentes y
futuras. Esta cooperación es crítica para el futuro de todas las personas en el
planeta. Tenemos la obligación de lograr esta cooperación.
Tal vez ha llegado el momento de que los gobiernos adopten la Carta de la
Tierra10 como principio y guía.
El futuro no es un don: es un logro.
En 1992 los gobiernos mostraron un considerable liderazgo en la adopción de
la Agenda 21 y las convenciones sobre la diversidad biológica y el cambio
climático. La gente está dispuesta a tomar la decisión correcta. Pero necesitan
liderazgo. Están hambrientos de liderazgo. La pregunta que les dejo es:
¿pueden ustedes proveer ese liderazgo?
Website de Stakeholder Forum para Rio+20: www.earthsummit2012.org
Website de Naciones Unidas para Río +20: www.uncsd.org
9
http://www.oneplanetliving.org/index.html
http://www.earthcharterinaction.org/invent/images/uploads/echarter_spanish.pdf
10