Download La_Epifanía

Document related concepts

Estrella de Belén wikipedia, lookup

Reyes Magos wikipedia, lookup

Rey Baltasar wikipedia, lookup

Rey Melchor wikipedia, lookup

Rey Gaspar wikipedia, lookup

Transcript
Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe
www.virgendeguadalupe.org.mx
Versión estenográfica de la
Homilía de Mons. Dr. Enrique Glennie Graue, Rector de la Basílica de Santa
María de Guadalupe, Vicario General y Episcopal de Guadalupe, Presidente del
Cabildo en La Epifanía del Señor, en la Basílica de Guadalupe.
8 de enero de 2017
En la fiesta de hoy, llamada Epifanía o manifestación celebramos que el
nacimiento de Jesús en Belén es buena noticia para todo el universo.
Lo que escuchamos en el Evangelio, la venida de los magos, es el
cumplimiento de lo anunciado por el Profeta Isaías en la primera
lectura. Y la carta a los Efesios insiste: todos los hombres y mujeres de la
tierra somos herederos de la misma salvación.
Constatamos -según nos narra el Evangelio- que el nacimiento de Jesús
no queda indiferente para nadie. Unos Magos, desde oriente, lo buscan
siguiendo una estrella para adorarlo; otros se estremecen, incluso con
temor, con la noticia de su nacimiento. Todo esto es anticipo de lo que
serán la vida y el ministerio de Jesús. San Mateo sitúa el lugar del
nacimiento de Jesús en Belén de Judá. Belén era la patria del Rey David
y se insiste en que Jesús nace, como descendiente de David, en Belén,
donde -además- estaba escrito que debía nacer el Mesías.
Más allá de los elementos anecdóticos, que sin duda han dado mucha
tela de dónde cortar a la imaginación piadosa, el Evangelista San Mateo
recalca un aspecto que anticipa algo importante en la vida de Jesús: la
aceptación y el rechazo de su persona. Jesús es el Mesías enviado a
Israel y la actitud de quienes se acercan a Él en Belén es de acogida y
adoración; desde el reverente silencio de José y María, hasta los magos
de oriente -unos paganos- que se acercan a adorar al niño, que es el rey
de los judíos. Éstos, guiados por una estrella, se hacen presentes
trayendo sus regalos: oro, incienso y mirra, presentes que recordaban
las profecías de Isaías sobre los extranjeros que acudirían con obsequios
para Dios.
El rechazo hacia la persona y el mensaje de Jesús está representado por
el temor y el estremecimiento del rey Herodes que -desde Jerusalén, la
Ciudad Santa- rechaza a Jesús con la misma ceguera y soberbia con la
que después los representantes del Judaísmo oficial habrían de
rechazarlo, sacarlo de la Ciudad Santa y llevarlo a la muerte.
Nuestra actitud personal se debe ver reflejada en la de los sabios de
oriente. Ellos habían sabido leer los signos y habían seguido la estrella
que los conducía a Jesús. Nosotros, como ellos, hemos de postrarnos y
adorar al Señor que viene a salvarnos. ¿Qué signos actuales nos llevan
hacia el Señor? ¿Qué ofrendas podemos presentarle cada uno de
nosotros? En Jesús se cumplen todas las esperanzas de todos los
hombres. Él es el Rey que todos esperamos, pero un Rey humilde y
oculto. Quien lo encuentra se alegra, lo hace rey de su vida y le rinde el
más precioso homenaje: el don de sí mismo.
En medio de las oscuridades y problemas de nuestra vida, levantemos
los ojos al cielo: ahí hay siempre una estrella que brilla para nosotros y
nos conduce al que da sentido pleno a nuestra existencia y aquí
tenemos nuestra más bella y brillante estrella: Santa María de
Guadalupe.