Download La casa de los seres artificiales De flores y plantas

Document related concepts

Materia prima wikipedia, lookup

Celulosa wikipedia, lookup

Palaquium wikipedia, lookup

Fibra natural wikipedia, lookup

Flora wikipedia, lookup

Transcript
Unidad
(2)
2º Ciclo
La casa de los
seres artificiales
Unidades didácticas para Primaria
del Museo Nacional de Artes Decorativas
De flores y plantas
Materias primas de origen vegetal
Catálogo de publicaciones del Ministerio: www.mecd.gob.es
Catálogo general de publicaciones oficiales: publicacionesoficiales.boe.es
Edición 2015
Coordinación de la edición: Departamento de Difusión y Comunicación
del Museo Nacional de Artes Decorativas (Sela del Pozo, Raquel Cacho, y Alicia Vázquez).
Fotografía: Masú del Amo
Textos: Javier Alonso y Lucía Aragón (Candil de Garabato S. L.)
Diseño y maquetación: Lucía Aragón (Candil de Garabato S. L.)
02_Primer pliego
orte
m
m
m
m
m
m
14 mm
MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA
Y DEPORTE
Edita:
Edita:
© SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA
© SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA
Subdirección General
Subdirección General
de Documentación y Publicaciones
de Documentación y Publicaciones
© Juan Carlos Eguillor, VEGAP, Madrid, 2013.
© Chumy Chúmez, VEGAP, Madrid, 2013.
© Carmen
VEGAP,
Madrid, MNAD
2013. y sus autores
© De losLaffón,
textos
e imágenes:
© José Caballero, VEGAP, Madrid, 2013.
NIPO:030-13-131-5
030-15-008-9
NIPO:
ISBN: 978-84-8181-543-6
Depósito legal: M-21814-2013
Gill Sans Light
9
Gill Sans Light
8/8
Gill Sans Light
7/7
Imprime: BOE
Papel reciclado
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares,
Gill Sans Light
Unidad
(2)
2º Ciclo
La casa de los
seres artificiales
Unidades didácticas para Primaria
del Museo Nacional de Artes Decorativas
Bajo este título genérico se agrupan una serie de unidades
didácticas con las que trataremos de acercar los contenidos
del Museo Nacional de Artes Decorativas al público escolar.
Los objetos que habitan este y muchos museos del mundo,
son el resultado de una habilidad característica del ser humano:
la capacidad de crear objetos para hacer su vida más fácil,
cómoda y rodearse de cosas útiles, originales y hermosas,
que irán cambiando dependiendo de la moda.
Todos ellos son objetos inertes y artificiales.
Unidad
(2)
De flores y plantas
Materias primas de origen vegetal
Los habitantes de nuestro museo, aunque hoy son objetos inertes, han sido
fabricados, en su mayoría, a partir de materias primas que se encuentran
en de la naturaleza. En esta unidad hablaremos de las materias
primas procedentes de seres vivos: animales y plantas.
Os invitamos a una visita por este universo.
Orientaciones metodológicas
Esta unidad didáctica, así como la anterior y la posterior (1 y 3), se vinculan
directamente con las asignaturas centradas en Ciencias Naturales
en lo referente al descubrimiento de los seres vivos y su clasificación.
Entre otras cosas, esta asignatura permite a los niños distinguir entre seres
vivos e inertes y dentro de los primeros, entre animales y plantas; los rasgos
que tienen en común y los que los diferencian.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Se centra en el uso práctico que el ser humano ha dado a las diferentes especies vegetales a lo largo de la historia, utilizando la naturaleza como fuente de
materias primas para construir objetos que mejoren y adornen su vida.
Esta unidad didáctica introduce también vocabulario específico que enriquecerá
el ya adquirido, permitiendo a los participantes conocer nuevas especies y ver
aspectos menos familiares de otras ya conocidas.
Objetivos
- Afianzar los conocimientos previos sobre de los seres vivos y su clasificación.
- Comprender el uso que ha hecho el ser humano de la naturaleza como fuente
de materias primas.
- Conocer nuevas especies del reino vegetal y ver aspectos menos familiares
de otras ya conocidas.
- Distinguir determinados materiales de orígen vegetal.
- Reconocer y diferenciar físicamente estos materiales.
- Ampliar el vocabulario específico relativo a estos materiales, así como a las
artes decorativas.
Sugerencia de actividad previa
Como trabajo previo a la visita proponemos la lectura en el aula del cuento “El
sueño de Inés” (que se incorpora al final de la unidad didáctica), la historia de
una nuez cuyo mayor deseo es convertirse en un instrumento musical, para hacer la vida de los hombres más agradable.
Tras la lectura, se podría generar un debate que haga a los niños reflexionar
sobre el cuento:
- ¿Qué es Inés? - una nuez
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
- ¿En qué se convierte cuando es adulta? - En un árbol llamado nogal
- ¿Y después? - En un clave, un instrumento musical parecido a un piano.
Pensando en los objetos que utilizamos todos los días, podemos recordar qué
fueron algunos de ellos antes de ser nuestros:
Unos zapatos de cuero - vaca.
Unos pantalones vaqueros - algodón.
Un jersey de lana - pelo de oveja.
La silla en que nos sentamos - un árbol.
Para finalizar, invitamos a reflexionar sobre la utilidad de los objetos de uso común que nos rodean (nuestros zapatos, nuestra cama, la ropa que llevamos), de
qué están hechos y cómo viviríamos sin ellos.
La visita al museo
- Para visitar el museo en grupo es necesario concertar una cita previamente a
través de la página web del museo.
- Por cuestiones de aforo los grupos deberán ser de un máximo de 15 personas.
Es imprescindible que cada grupo venga acompañado por un profesor o persona
responsable que guíe la actividad.
- Piensa qué unidad didáctica le interesa trabajar y indícalo en tu reserva. Así
evitaremos acumulaciones en las zonas en que esta se desarrolla.
- Los objetos destacados en esta unidad didáctica se distribuyen entre las planta 3ª y 2ª del museo. Recomendamos comenzar el recorrido desde arriba. En
el plano encontrarás destacadas las salas en las que se localizan las piezas
seleccionadas, así como determinados espacios recomendados para pararse a
la hora de realizar explicaciones de transición que requieran un poco más de
tiempo.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Planta 3ª
3
2b
1a
2a
1b
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Planta 2ª
4
3
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Como introducción
El hombre: Un ser vivo muy especial
Antes de adentrarnos en este repertorio de materias primas, conviene
recordar al alumno que en la naturaleza existe un ser vivo dentro del reino
animal que tiene unas habilidades únicas: el ser humano.
Es bípedo, nace, crece y se reproduce como todos los animales; pero, entre sus capacidades está la de transformar el medio en el que vive
y utilizar sus recursos para la construccion de objetos (seres inertes
artificiales) que hacen su vida más fácil, cómoda o incluso más agradable
a través del arte.
Tiene además una gran curiosidad por conocer y entender su entorno
en el que encuentra muchas cosas que le llaman la atención, que tiende a
aprovechar, coleccionar o transformar.
El origen de los museos tiene mucho que ver con esta curiosidad por la
naturaleza, dado que todo comenzó con cuartos llenos de pequeños tesoros, naturales y artificiales, reunidos para ser observados, estudiados y
mostrados; eran los Gabinetes de Curiosidades.
De flores y plantas.
Fauna y Materias
flora. Losprimas
animales
de origen
y las plantas
vegetal
Unidad
(2)
La naturaleza:
El supermercado más grande del mundo
El ser humano utiliza la naturaleza para obtener todo lo que
necesita: de ella se alimenta, obtiene energía y también toma
los materiales para construir sus creaciones. En el Museo
encontramos materiales muy variados y abundantes ejemplos
de estas transformaciones.
En esta unidad hablaremos de las plantas, pero en otras
nos centraremos también en los animales y los seres inertes.
Para empezar recordaremos brevemente sus características
principales como seres vivos:
Nacen, crecen, se relacionan, se reproducen
y mueren, pero:
- Son los únicos seres capaces de fabricar
su propio alimento.
- No pueden desplazarse de un lugar a otro.
- No tienen órganos de los sentidos,
aunque responden a ciertos estímulos:
las raíces crecen hacia el suelo y buscan
el agua; los tallos crecen hacia la luz.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Papel
El papel es uno de los productos de origen vegetal que vamos a conocer en esta visita.
No debemos confundirlo con el papiro o con el pergamino: el primero es un producto
mucho más antiguo y sencillo que se realizaba con fibras enteras del tallo de esta planta, aplastadas; el segundo se extrae de la piel de ciertos animales curtida y raspada.
Hoy en día la pasta de papel se hace con la fibra (celulosa) extraída de la madera de
árbol, pero desde su invención en China hace más de 1800 años, hasta hace algo
más de un siglo, la materia prima más habitual eran el lino y el algodón, igual que
muchos tejidos.
El papel de peor calidad se realizaba aprovechando telas viejas; era el papel de trapos.
Hace más de mil años los musulmanes introdujeron este material en Europa, siendo España uno de los primeros países a donde llegó.
Las artes decorativas han hecho uso del papel de múltiples formas. Más allá de ser
soporte de textos, dibujos y ciertas técnicas pictóricas, el papel ha sido utilizado para
decorar las paredes de las viviendas con motivos pintados o estampados y adaptado
a las necesidades de ciertos objetos como los abanicos.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
1a
recortes y los integra en la pieza como si estuvieran pintados.
Panel pájaros
1b
China, siglo XVIII.
Papel pintado con aguada
Hace más de trescientos años llegaron a Europa los primeros papeles pintados para pared.
Con un especial desarrollo durante los siglos
XIX y XX, esta moda de decorar interiores se ha
mantenido hasta nuestros días.
Aguada
China, siglo XVIII
Papel pintado con aguada
Salterio
España, siglo XVIII
Madera pintada y barnizada, metal, pergamino
y papel estampado y policromado
Las figuras de bailarines que decoran este
salterio son estampas, que se han recortado y
pegado sobre la madera. El barniz protege los
Abanico
China, siglo XIX
Marfil, papel con aguada
Un objeto tan aparentemente español como el
abanico, ya tenía una gran tradición en Oriente.
Aunque el papel que se utilizaba en muchos de
ellos no fuera especialmente lujoso, la decoración pintada y el empleo de otros materiales
convertían a estos objetos cotidianos en verdaderas obras de arte.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Madera y raíces
Del tallo leñoso de los árboles se consigue la madera con la que se puede obtener
energía o crear un sinfín de construcciones y útiles para la vida cotidiana, desde
muebles hasta instrumentos musicales.
Dependiendo del tipo de árbol del que proceda, la madera tendrá unas cualidades
distintas: color, dureza, dibujo de veta, textura, flexibilidad, resistencia e incluso aroma o sonoridad.
También sus raíces pueden utilizarse de una manera parecida, aunque suelen
ser más pequeñas y retorcidas, así que los objetos resultantes serán también de
menor tamaño.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
2a
Mesa
España, siglo XVII
Madera de roble y nogal
Las maderas de roble y nogal fueron muy
utilizadas en el mobiliario europeo junto con
el castaño, el pino, el haya y la encina. Estas
dos se caracterizan por colores oscuros y con
una superficie en la que se nota claramente
la diferencia entre la veta de verano y la de
invierno; la primera más clara y amplia y la
segunda mucho más compacta y oscura.
Escaparate
Eugenio Jimenez Torices, Madrid, 1650-1700
Madera de ébano, bronce, cera, marfil y seda
La caja que protege este escaparate con escenas de la vida de la Virgen está realizada con
ébano, una madera exótica casi negra y muy
densa, que se empleaba en pequeñas dosis
por su escasez y alto precio. Otras maderas
más convencionales se teñían de negro para
simularlo.
2b
Consola
Real Taller de Ebanistería, Madrid, 1770
Pino, boj, palo de rosa y limoncillo, nogal y raíz de
nogal, marmol y bronce
Esta consola rococó combina sobre una base de
pino, varias maderas de exóticas, muy apreciadas en Europa por sus llamativos colores: amarillos, rosas o incluso violetas, y su característico brillo tornasolado.
En este caso y en el siguiente se utiliza también la
madera de raíz para conseguir diferentes dibujos
con su veta.
Secreter de batiente
Madrid, ca. 1800
Caoba, palo de rosa, raíz, bronce y alabastro
Otra de las maderas de Indias más existosas fue la
caoba, con un llamativo color rojo. Es además una
madera fácil de trabajar, a pesar de ser dura y resistente a parásitos, como la termita. Se puso muy
de moda en el siglo XVIII, cuando dejaron de cobrarse impuestos por su exportación.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Fibras vegetales
Las fibras de algunas plantas pueden tejerse para crear telas. Quizá una de las
más conocidas sea la obtenida de la flor del algodón, pero existen otras muchas
como los tallos del lino, el cáñamo, el yute y la pita o las hojas de la piña.
Aunque, a simple vista, pueden parecerse, sus características son distintas; la textura, la fexibilidad o la calidad de cada especie resultan más adecuadas para los
distintos tipos de piezas textiles que se pueden hacer con ellas.
Las fibras vegetales más utilizadas en Europa fueron las de algodón, aunque era
un tejido menos rico que la seda. Durante siglos se utilizó para hacer la ropa blanca (para vestir la casa), así como ropa interior o de dormir: manteles, toallas, camisones, camisas, etc.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Tintes
Los tallos, hojas y raíces de muchas plantas pueden utilizarse como tintes. Muchas
plantas comunes como la cebolla o la remolacha al cocerse dan color al agua y son
capaces de cambiar el color de un tejido o una madera, sólo hay que encontrar el
fijador, temperatura y tiempos adecuados.
Algunos de los tintes más famosos de la historia tienen origen vegetal.
- La raíz rojiza de la granza o rubia se utilizó desde hace más de 2000 años
para conseguir tinte rojo.
- La gualda es una planta usada desde la prehistoria en Europa para conseguir colores amarillos intensos.
- De las hojas de la planta añil o índigo se consigue un tinte del mismo nombre. Es uno de los pocos tintes que se utilizan en frío. - La madera del palo de campeche, una planta descubierta en Brasil en el
sigo XVII, daba el mejor color negro conocido hasta aquel momento, aunque también
permitían conseguir rojos teja, mezclándolo con otros tintes de origen mineral.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
3
Fragmento de tejido con flores azules
Génova, s. XVIII
Tafetán de lino estampado
Fragmento de tejido “Cray”
William Morris, Inglaterra, 1884
Tafetán de algodón estampado
Fragmento de tejido con escenas de género
Francia, 1700-1750
Tafetán de lino estampado
Fragmento textil de algodón estampado en colores crema, salmón, gris, verde y negro sobre
fondo de algodón en su color. Morris hace, a
través de su título y la selección de motivos representados, una evocación del rio Cray del que
tomaba el agua para realizar sus tintes, en los
que experimentaba especialmente con el índigo
tradicional. Los tejidos de este artista se utilizaron también básicamente para decorar paredes
y mobiliario.
Este fragmento de tela, junto con el contiguo de
flores azules, son dos de los ejemplos que se
conservan en el museo de tejidos de lino, utilizados probablemente para tapizar paredes y
muebles.
Fragmento de tejido
India, hacia 1700
Tafetán de algodón estampado
Este fragmento procedente de la India o Indochina,
combina un tinte cobrizo con manchas de azul conseguido con índigo. La técnica de estampado es el
batik, realizado por medio de diversas reservas de
cera que al endurecerse no permitían que pasase el
tinte en las zonas no deseadas.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Otros materiales
Ya en la Antigüedad, las resinas y aceites esenciales de algunas plantas,
mezcladas con un disolvente, se empleaban como barníz para proteger y embellecer objetos de madera y otros materiales. Se denominaban lacas.
Además se podían mezclar con tintes y cambiar así el color del material de
base.
En Asia se desarrollaron técnicas de lacado en las que este material se convertía en una gruesa capa que podía tallarse y permitía incrustar otros materiales. Fueron muy apreciadas e imitadas en Europa.
Cofre nambán
Japón, s. 1580-1600
Madera, laca nambán, oro y nácar
Una de las más famosas fue la laca negra japartir de 1543, que comenzaron a comprarlas en
ponesa, hecha con la resina de una especie local grandes cantidades.
conocida como “el árbol de la laca”.
Como resultado, a estos productos se los llamó
Su color negro y las ricas decoraciones en oro y Nambán, que en japonés significa “Bárbaros del
nácar que contenía llamaron la atención de los sur”, en referencia a los occidentales que se habían
españoles, portugueses y holandeses llegados a convertido en sus principales compradores.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
El sueño
de Inés
Materiales recomendados:
-Imágen del clave expuesto en la planta 3 del Museo.
-Un par de nueces.
-Animales de cartón, plástico o peluches.
-Música: Recomendamos La primavera, de Vivaldi, y un archivo sonoro con música de clave (Domenico Scarlatti, Bach, etc.).
-Un árbol de cartón o una figura visible de cualquier otro material.
-Pañuelos y un bigote postizo para caracterizar a los personajes.
(Ruiditos de nuez)
– Hola chicos, soy Inés ¿no me reconocéis? –Les dice Inés a sus amigos los animales–. Soy un clave; ahora ese es mi nuevo nombre: CLAVE. Os voy a contar mi
historia.
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
(Disponer animalitos troquelados, muñecos o peluches de animales para que
escuchen la historia).
– Como ya sabéis los que me conocéis, lo mío no es un cuento cualquiera. Es la
historia de una semilla de nogal, una nuez que se llamaba Inés.
Primer sueño:
Cada noche, Inés soñaba mirando la luna y las estrellas desde su trocito de tierra, mientras suspiraba; es que Inés suspiraba mucho. Los suspiros son aire con
ruidito ¿verdad? Pero ¿de dónde salen los suspiros?, estos salían del corazón de
Inés. Y ¿qué llevaban los suspiros? Cada uno de aquellos trocitos de aire contenía una pequeña parte de las ganas que Inés tenía de ser mayor. Porque ella, de
mayor, quería ser muchas cosas. No eran cosas como ser bombero, o astronauta, o director de pelis. Aunque era pequeñita y tenía poca voz, Inés sabía que lo
que más quería ser era un…
– Árbol (con voz bajita y aguda, pero decidida)
Sí, Inés quería ser árbol. Ella sabía –alguien se lo había dicho– que algunas semillas podían llegar a crecer y tener fuertes raíces hundidas en la tierra y ramas
extendidas en todas direcciones hacia el cielo. De hecho, Inés tenía amigas que
eran semillas de diferentes árboles: pino, boj, castaño, roble, caoba, etc. También estaba al corriente de que algunas semillas se quedaban arrugaditas y pequeñas para siempre; quizá a ella o a alguna de sus amigas le podría ocurrir eso.
Un buen día la lluvia cayó sobre Inés; primero sólo un poquito (sonido de dedos
en palma), luego un poco más y después más y más fuerte. Tanto llovía, que la
fuerza del agua arrastró a Inés hasta un agujerito que se había abierto en la tierra y por allí se coló. Desde aquel momento no vio más el sol, ni la luna ni las
estrellas y sintió muchas ganas de dormir (nos tapamos los ojos con las manos).
Pasaron soles, lunas y estrellas mientras Inés dormía profundamente. Durante
el largo sueño, Inés fue cambando y creciendo hasta que la cáscara que la recubría se rompió y de su interior salió un tallito. Ese tallo era una nueva parte de
Inés, que se abría paso a través de la tierra para buscar la superficie. Por fin Inés
pudo respirar de nuevo aire puro y reencontrase con la luz del sol.
Momento de música para bailar estirándome hacia un lado y hacia el otro
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
– ¡Qué brillante! ¿El sol? Sí. Otra vez veo el sol.
– Estoy más alta.
– Estoy más verde.
– Estoy más hojuda…o sea tengo muchas hojas.
El tallito que era Inés, se estiró y estiró hacia el cielo; no llegó a alcanzarlo pero
parecía que casi podía tocarlo. Muchísimos soles y muchísimas lunas y estrellas
pasaron. Inés llegó a ser un gran árbol (Poner el árbol troquelado sobre la mesa
blanca)
Segundo sueño:
Una noche, mirando las estrellas, un nuevo suspiro sorprendió a Inés.
– Ya soy árbol –dijo–. Mis raíces se hacen cada día más fuertes y van cada vez
más adentro de la tierra; mis ramas están cada día más llenas de hojas y hojitas.
La vida de árbol no está tan mal; el viento, el sol, la lluvia y esas cosas, pero… ¡a
veces me aburro!
– ¿Por qué suspiro? Ayyyyy…; no lo sé (acompañar las frases con movimiento de
brazos)
Un gato que andaba buscando un rincón donde echarse a dormir, escuchó el
super-suspiro de Inés y se acercó a preguntar.
– ¿Inés, mujer, qué te pasa? ¿Por qué suspiras?
– Pues no lo sé –dijo Inés–. Ayyyyy…
Pasaron más soles y más lunas, y los suspiros iban en aumento.
– Ayyyyy… Sin pies para andar y sin alas para volar, me aburro –decía Inés–,
Ayyyyy…
Un gallo que estaba descansando más abajo en el prado escuchó el super-suspiro de Inés y se acercó a preguntar.
– ¿Qué pasa Inés? ¿Por qué suspiras tan fuerte y tan alto?
– Pues no lo sé. Ayyyyy…
Hasta que un día de mucha lluvia, llegó a refugiarse debajo del nogal un señor
músico (narrador/a con un bigote postizo y con una guitarrita). Se recostó en su
tronco y acarició una caja de madera con cuerdas. Algo apareció en el aire, algo
dulce. Era música. Hacía que todo su tronco y sus ramas llenaran de color y ale-
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
gría; hacía que su corazón, o lo que fuera que tuviera, latiese suave; y hacía que
salieran alas a su imaginación.
Dejó de llover y el músico dejó de hacer sonar aquella cosa con cuerdas que
llevaba entre sus brazos. Se incorporó y se fue alegre dando graciosos pasitos.
Dos para adelante y uno hacia atrás; dos para adelante y uno hacia atrás (imitar
el movimiento).
– Esa cosa que suena es de madera, como yo –pensó Inés– Esa cosa debe ser
feliz. ¿Por qué? Porque puede pasear de un lado a otro libremente, no necesita
beber luz del sol ni agua de la lluvia y tampoco necesita alimentarse de la tierra.
Además, puede sentir que vuela cuando el señor músico acaricia las cuerdas y
todo allí dentro suena y sale hacia afuera.
Al día siguiente un ruido sorprendió a Inés (ton-ton-crack). ¡Un señor (pañuelo al
cuello) estaba cortando el árbol! Al poco tiempo cayó una parte de Inés al suelo
(¡Pum!). El hombre dejó las raíces y se llevó el tronco a su casa.
Un lutier es un señor o señora que hace violines, guitarras y otros instrumentos
musicales de madera. Con sus herramientas corta, talla y pega la madera convirtiendo sus trozos en un instrumento musical. Luego le añade unas cuantas
cuerdas y ¡Zas! Terminado. Inés estaba en la casa de un lutier, donde había un
montón de tablas y cajas de madera de todos los tamaños, y todas con cuerdas.
Entonces empezó a comprender lo que estaba a punto de pasar.
– ¡Yo también seré una caja con cuerdas! ¡Qué bien!
Pero algo la desilusionó. Cuando el lutier la tomó entre sus manos y comenzó a
darle forma se dio cuenta de que su cuerpo no se iba pareciendo a una guitarra…
no.
– ¿Me están poniendo patitas? ¿Una, dos, tres? La caja que vino a tocar el músico
bajo mis ramas no tenía patitas. Me están convirtiendo en… ¿una mesa? ¿Sólo
una mesa? Una mesa no tiene cuerdas, no hace música bonita. ¡Ay!, ahora me
están poniendo cuerdas de metal, maderas negras, hueso, tela…
De flores y plantas. Materias primas de origen vegetal
Unidad
(2)
Pasaron muchos días durante los cuales Inés, el árbol que antes había sido una
nuez, se fue convirtiendo en una mesa, sí, pero una de esas con teclas y una tapa
con forma de ala de pájaro.
– ¡Un ala de pájaro! ¿Podré volar?
Cinco soles pasaron y cinco lunas también. Entonces, llegó una niña de nombre
María Bárbara (pañuelo de seda), se sentó en una banqueta frente a Inés y comenzó a acariciar las teclas de hueso que le había puesto el lutier (suena una
música de clave).
¡Oh! ¡Sorpresa!, un dulce sonido volaba por el aire como un pájaro. ¡Qué digo
como un pájaro, no! ¡Como muchos pájaros! Dulce como el que había sentido
aquella vez en el campo cuando aún era un árbol. Alguien con voz de papá entró
en la habitación.
– María Bárbara de Braganza ¿Te gusta? ¿Lo quieres? ¡Este será mi regalo para
que, junto a él, inundes de ruiditos y música feliz los corazones de todos los seres del mundo!
La niña dejó de tocar y abrazó a Inés diciendo: – ¡Oh, Papá! ¡Me encanta este
instrumento!
Muchos soles y muchas lunas y estrellas pasaron. Dio la casualidad que María
Bárbara llegó con su caja de tres patas a aquel prado donde había crecido Inés
y comenzó a acariciar las teclas. Una música dulce llenó el aire y poco a poco
los animales comenzaron a acercarse. Primero el gato, que era muy valiente; el
gallo después, y a continuación los pájaros, dos conejos, un ciervo y un mono.
– Hola chicos –dijo Inés– ¿No me reconocéis? Soy un clave, ahora este es mi
nuevo nombre: CLAVE. Os voy a contar mi historia.
Parecían encantados con un poder mágico, así se quedaron un largo rato, con
los ojitos cerrados; quietitos; prestando atención; disfrutando.
FIN