Download ESTRATEGIAS DE MARKETING Las estrategias de Marketing

Document related concepts

Mercadotecnia wikipedia, lookup

Distribución (negocios) wikipedia, lookup

Gestión de ingresos wikipedia, lookup

Mezcla de mercadotecnia wikipedia, lookup

Promoción (mercadotecnia) wikipedia, lookup

Transcript
ESTRATEGIAS DE MARKETING
Las estrategias de Marketing, también conocidas como Estrategias de
Mercadotecnia, Estrategias de Mercadeo o Estrategias Comerciales, consisten
en acciones que se llevan a cabo para lograr un determinado objetivo
relacionado con el marketing.
Ejemplos de objetivos de marketing pueden ser: captar un mayor número de
clientes, incentivar las ventas, dar a conocer nuevos productos, lograr una
mayor cobertura o exposición de los productos, etc.
El diseño de las estrategias de marketing es una de las funciones del
marketing. Para poder diseñar las estrategias, en primer lugar, debemos
analizar nuestro público objetivo para que, en base a dicho análisis, podamos
diseñar estrategias que se encarguen de satisfacer sus necesidades o deseos,
o aprovechar sus características o costumbres.
Pero al diseñar estrategias de marketing, también debemos tener en cuenta la
competencia (por ejemplo, diseñando estrategias que aprovechen sus
debilidades, o que se basen en las estrategias que les estén dando buenos
resultados), y otros factores tales como nuestra capacidad y nuestra inversión.
Para una mejor gestión de las estrategias de marketing, éstas se suelen dividir
o clasificar en estrategias destinadas a 4 aspectos o elementos de un negocio:
estrategias para el producto, para el precio, para la plaza (o distribución), y
estrategias para la promoción (o comunicación). Conjunto de elementos
conocidos como las 4 Ps o la Mezcla (o el Mix) de Marketing (o de
Mercadotecnia).
Veamos a continuación algunos ejemplos de estrategias de marketing que
podemos aplicar para cada elemento que conforma la Mezcla de Marketing:
Estrategias para el producto
El producto es el bien o servicio que ofrecemos o vendemos a los
consumidores. Algunas estrategias que podemos diseñar, relacionadas al
producto son:




incluir nuevas características al producto, por ejemplo, darle nuevas
mejoras, nuevas utilidades, nuevas funciones, nuevos usos.
incluir nuevos atributos al producto, por ejemplo, darle un nuevo empaque,
un nuevo diseño, nuevos colores, nuevo logo.
lanzar una nueva línea de producto, por ejemplo, si nuestro producto son
los jeans para damas, podemos optar por lanzar una línea de zapatos para
damas.
ampliar nuestra línea de producto, por ejemplo, aumentar el menú de
nuestro restaurante, o sacar un nuevo tipo de champú para otro tipo de
cabello.


lanzar una nueva marca (sin necesidad de sacar del mercado la que ya
tenemos), por ejemplo, una nueva marca dedicada a otro tipo de mercado,
por ejemplo, uno de mayor poder adquisitivo.
incluir nuevos servicios al cliente, que les brinden al cliente un mayor
disfrute del producto, por ejemplo, incluir la entrega a domicilio, el servicio
de instalación, nuevas garantías, nuevas facilidades de pago, una mayor
asesoría en la compra.
Estrategias para el precio
El precio es el valor monetario que le asignamos a nuestros productos al
momento de ofrecerlos a los consumidores. Algunas estrategias que podemos
diseñar, relacionadas al precio son:





lanzar al mercado un nuevo producto con un precio bajo, para que, de ese
modo, podamos lograr una rápida penetración, una rápida acogida, o
podamos hacerlo rápidamente conocido.
lanzar al mercado un nuevo producto con un precio alto, para que, de ese
modo, podamos aprovechar las compras hechas como producto de la
novedad.
lanzar al mercado un nuevo producto con un precio alto, para que, de ese
modo, podamos crear una sensación de calidad.
reducir el precio de un producto, para que, de ese modo, podamos atraer
una mayor clientela.
reducir los precios por debajo de los de la competencia, para que, de ese
modo, podamos bloquearla y ganarle mercado.
Estrategias para la plaza o distribución
La plaza o distribución consiste en la selección de los lugares o puntos de
venta en donde se venderán u ofrecerán nuestros productos a los
consumidores, así como en determinar la forma en que los productos serán
trasladados hacia estos lugares o puntos de venta. Algunas estrategias que
podemos aplicar, relacionadas a la plaza o distribución son:





ofrecer nuestros productos vía Internet, llamadas telefónicas, envío de
correos, vistas a domicilio.
hacer uso de intermediarios y, de ese modo, lograr una mayor cobertura de
nuestro producto, o aumentar nuestros puntos de ventas.
ubicar nuestros productos en todos los puntos de ventas habidos y por
haber (estrategia de distribución intensiva).
ubicar nuestros productos solamente en los puntos de ventas que sean
convenientes para el tipo de producto que vendemos (estrategia de
distribución selectiva).
ubicar nuestros productos solamente en un solo punto de venta que sea
exclusivo (estrategia de distribución exclusiva).
Estrategias para la promoción o comunicación
La promoción consiste en comunicar, informar, dar a conocer o recordar la
existencia de un producto a los consumidores, así como persuadir, motivar o
inducir su compra o adquisición. Algunas estrategias que podemos aplicar,
relacionadas a la promoción son:













crear nuevas ofertas tales como el 2 x1, o la de poder adquirir un segundo
producto a mitad de precio, por la compra del primero.
ofrecer cupones o vales de descuentos.
obsequiar regalos por la compra de determinados productos.
ofrecer descuentos por cantidad, o descuentos por temporadas.
crear sorteos o concursos entre nuestros clientes.
poner anuncios en diarios, revistas o Internet.
crear boletines tradicionales o electrónicos.
participar en ferias.
crear puestos de degustación.
crear actividades o eventos.
auspiciar a alguien, a alguna institución o a alguna otra empresa.
colocar anuncios publicitarios en vehículos de la empresa, o en vehículos
de transporte público.
crea afiches, carteles, volantes, paneles, folletos o calendarios publicitarios.
El análisis de la competencia consiste en el estudio y análisis de nuestros
competidores, para que posteriormente, en base a dicho análisis, tomar
decisiones o diseñar estrategias que nos permitan competir adecuadamente
con ellos.
La importancia del análisis de la competencia radica en que al contar con
determinada información de nuestros competidores, podemos sacar provecho
de ella y utilizarla a favor nuestro, por ejemplo, podemos aprovechar sus
falencias o puntos débiles, tomar como referencias sus estrategias que mejores
resultados les estén dando, o podemos tomar nuestras precauciones al
conocer de una futura estrategia que están por aplicar.
En primer lugar debemos recopilar toda información relevante sobre nuestros
competidores, ya sean negocios que vendan productos similares al nuestro
(competidores directos) o negocios que vendan productos sustitutos al nuestro
(competidores indirectos).
Podemos, por ejemplo, recopilar información sobre:










cuántos son nuestros competidores.
cuáles son los líderes o los principales.
donde están ubicados.
cuáles son sus mercados.
cuáles son sus principales estrategias.
que materiales o insumos usan para sus productos.
cuáles son sus precios.
cuál es su experiencia en el mercado.
cuál es su capacidad.
cuáles son sus medios publicitarios.


cuáles son sus canales de venta.
cuáles son sus fortalezas y debilidades.
ANALISIS DE LA COMPETENCIA
Y, una vez recopilada la información, pasamos a analizarla y, posteriormente, a
tomar decisiones o diseñar estrategias, por ejemplo, podemos optar por:






reducir nuestros precios, si, por ejemplo, hemos descubierto que no son
productores y que no pueden mantener sus precios bajos.
apuntar hacia un determinado mercado, si, por ejemplo, descubrimos que
dicho mercado no está siendo tomado en cuenta por ellos a pesar de ser
atractivo.
evitar apuntar a un determinado mercado, si, por ejemplo, notamos que en
él no les está yendo bien, y no sabemos exactamente la causa de ello.
darle más atención al diseño de nuestros productos, si, por ejemplo,
descubrimos que esa es una de sus debilidades.
evitar alguna estrategia que estén usando, si notamos que ellos aún la usan
a pesar de que no les está dando buenos resultados.
tomar como referencia sus estrategias de publicidad, si notamos que les
están dando buenos resultados.
Como apunte final, podemos señalar que el análisis de la competencia no debe
ser una tarea que se realice una sola vez, y que luego nos olvidemos de ello
(algo que suele suceder al iniciar un nuevo negocio), sino que debe ser una
tarea que realicemos permanentemente, en todo momento; siempre debemos
estar atentos a los movimientos, decisiones o estrategias que realice nuestra
competencia, a sus nuevos productos, a sus nuevos puntos de ventas, a sus
nuevos mercados, etc., y, a la vez, siempre tratando de prever estos
movimientos, decisiones o estrategias; siempre tratando de adelantarnos a
ellos.
MARKETING
Para poder aplicar el marketing eficientemente en un negocio, es necesario que
en primer lugar tengamos bien el claro cuál es su concepto y cuáles son sus
principales funciones o etapas.
Muchos dueños de negocio piensan que el marketing solamente está
relacionado con la publicidad o la promoción, cuando la verdad es que
marketing abarca muchos otros aspectos.
En este resumen veremos cuál es la definición del marketing y cuáles son sus
principales funciones o etapas para que, de ese modo, teniendo en claro ello,
se nos haga más fácil saber cómo y cuándo aplicar el marketing en nuestro
negocio.
El marketing (o mercadotecnia) es el conjunto de acciones que se pueden
realizar para todo lo referente a la relación que existe entre el mercado (o los
consumidores) y un negocio o empresa. Acciones tales como la recopilación de
información procedente del mercado (por ejemplo, conocer necesidades o
gustos de los consumidores), el diseño de productos (que se encarguen de
satisfacer dichas necesidades o gustos), la información de la existencia de
nuestros productos a los consumidores, la distribución de nuestros productos a
los consumidores, etc.
En otras palabras, cuando estamos recopilando información de mercado,
cuando estamos diseñando un producto, cuando lo estamos publicitando y
cuando lo estamos distribuyendo (todas ellas acciones referentes a la relación
que hay entre el mercado y un negocio), es que estamos aplicando el
marketing.
Funciones o etapas del marketing
Veamos ahora cuáles son las principales funciones o etapas del marketing:
1. Análisis de las oportunidades de negocio
Esta función o etapa consiste en identificar y analizar las oportunidades de
negocio que puedan existir en el mercado. Una oportunidad de negocio se
suele relacionar con la oportunidad de crear un primer negocio, sin embargo,
esta función o etapa se puede dar cuando ya contamos con un negocio en
marcha, en cuyo caso, oportunidades de negocio podrían ser la oportunidad de
crear nuevos productos complementarios al que ya tenemos, oportunidad de
incursionar en nuevos mercados, de apostar por un nuevo rubro de negocio, de
crear nuevas sociedades o alianzas, etc.
2. Segmentación y selección de mercados
Esta función o etapa consiste en dividir o segmentar el mercado total que existe
para nuestro producto, en diferentes mercados homogéneos (grupos de
consumidores con características similares), y luego, seleccionar de entre
dichos mercados resultantes, el mercado o los mercados que sean más
atractivos para incursionar.
La razón de segmentar el mercado es que no es rentable incursionar en todo el
mercado existente para un producto, lo más razonable es enfocarnos
solamente en un determinado tipo de consumidor, especializarnos en él y, de
ese modo, poder ser más eficientes.
3. Análisis y pronóstico de la demanda
Esta función o etapa consiste en estudiar a nuestro público o mercado objetivo
(el cual hemos determinado en la etapa de segmentación de mercado),
analizamos sus gustos, sus deseos, sus necesidades, sus preferencias de
consumo, sus hábitos de consumo, sus comportamientos de compra (cuándo
compran, por qué compran, cada cuánto tiempo compran), etc. Y, a la vez,
tratamos de pronosticar cuántos de ellos estarían dispuestos a invertir en
nuestros productos o servicios, es decir, a cuánto podría ascender nuestras
ventas para un periodo de tiempo determinado.
El análisis de la demanda nos permitirá conocer bien a nuestro público objetivo
y, de ese modo, poder diseñar nuestras estrategias de marketing que mejor se
adapten a él.
Mientras que el pronóstico de la demanda nos permitirá tener una idea de
cuánto podrían ascender nuestras ventas y, de ese modo, poder realizar
nuestros demás presupuestos de compras, producción, gastos, etc.
4. Análisis de la competencia
Esta función o etapa consiste en estudiar y analizar a nuestros competidores,
determinar cuántos son, cuáles son los principales, dónde están ubicados,
cuáles son sus mercados, cuáles son sus principales estrategias, cuál es su
experiencia, su capacidad, sus fortalezas, sus debilidades, etc.
El análisis de la competencia nos permite tomar ventaja de la información que
podamos recolectar de nuestros competidores, por ejemplo, podemos tomar
como referencia las estrategias que estén utilizando y que les estén dando
buenos resultados, podemos abocarnos a mercados que ellos no estén
tomando en cuenta y que podrían ser atractivos, podemos optar por reducir
nuestros precios si descubrimos que sus costos de producción son altos o no
son productores, etc.
5. Diseño de las estrategias de marketing
Esta función o etapa consiste en diseñar las estrategias referentes a cuatro
aspectos del negocio (producto, precio, plaza y promoción) de acuerdo a las
características de nuestro público objetivo (el cual hemos determinado en la
etapa de segmentación de mercado, y estudiado y analizado en la etapa del
análisis de la demanda) y a nuestra competencia (la cual hemos estudiado y
analizado en la etapa del análisis de la competencia).
En otras palabras, esta función o etapa consiste en formular, evaluar y
seleccionar las estrategias de marketing que nos permitan satisfacer las
necesidades o deseos de nuestro público o mercado objetivo, y que nos
permitan competir adecuadamente con nuestros competidores.
Ejemplos de estrategias de marketing puede ser: lanzamiento de nuevos
productos o servicios, reducción de precios, diseño de nuevos canales de veta
o distribución, nuevas técnicas publicitarias, nuevas promociones, etc.
6. Organización e implementación
Esta función o etapa consiste en que, una vez que ya hemos diseñado
nuestras estrategias de marketing, nos organizamos y determinamos nuestros
objetivos, los procedimientos, los medios y las personas indicadas que se
encargarán de realizar dichas
implementamos o ejecutamos.
estrategias.
Y,
a
continuación,
las
7. Control
Esta función o etapa consiste en que una vez que ya hemos implementado
nuestras estrategias de marketing, nos aseguramos de que se estén aplicando
correctamente, de que se estén alcanzando los objetivos propuestos,
evaluamos que los resultados obtenidos correspondan con los objetivos
propuestos y, en caso de no ser así, tomamos las medidas correctivas.
DISEÑO DEL PRODUCTO
Un producto puede ser un bien o un servicio.
Un bien es un conjunto de tangibles tales como el núcleo material, el envase, el
etiquetado, etc., pero que también incluye elementos intangibles tales como el
servicio al cliente, las garantías, la marca, etc.
Un bien se basa en los atributos que pueda tener.
Mientras que un servicio es un conjunto de intangibles tales como
desempeños, esfuerzos, atenciones, etc., pero que también incluye elementos
tangibles tales como, por ejemplo, en un restaurante: los alimentos, las
bebidas, muebles, etc.
Un servicio se basa en la confiabilidad, calidad o calidez en la atención al
cliente.
Aunque un servicio es un producto, usualmente se utiliza el término “productos
y servicios” para hacer referencia a los “bienes y servicios”.
Para diseñar un nuevo producto, en primer lugar debemos investigar y analizar
las necesidades, gustos, preferencias, deseos y características de los
consumidores que conforman nuestro mercado objetivo.
Y, una vez que hemos recogido y analizado dicha información, pasamos a
diseñar un producto que se encargue de satisfacer dichas necesidades, gustos,
preferencias y deseos, y que aproveche dichas características.
Pero también, teniendo en cuenta nuestra tecnología, nuestra experiencia,
nuestra capacidad de producción y nuestra capacidad financiera.
Al momento de diseñar el producto, no sólo debemos tener en cuenta sus
características físicas, sino también, los beneficios que les pueda bridar a los
consumidores.
Debemos tener en cuenta que cuando un consumidor decide por adquirir un
producto, no sólo busca lo material, sino también, los beneficios que éste le
puede otorgar, los cuales pueden ser:


Beneficios sensuales: sabor, atención, tipo de público, aspecto, ambiente.
Beneficios psicológicos: comodidad, status (debido a la marca), sensación
de bienestar, satisfacción.
Una vez que ya hemos diseñado y lanzado al mercado nuestro nuevo producto,
no debemos quedarnos sólo ahí, debemos saber que el ciclo de vida del
producto es cada vez más corto, por lo que siempre debemos innovar y sacar
constantemente nuevos productos al mercado.
Estos nuevos productos no necesariamente tienen que ser un producto
totalmente nuevo, sino que al que ya tenemos, podemos agregarles nuevas
mejoras, nuevas características, nuevas funciones, nuevas utilidades, nuevos
atributos; por ejemplo, podemos lanzar nuestro antiguo producto, pero con un
nuevo envase, una nueva etiqueta, un nuevo diseño, etc.
Podemos también sacar al mercado una nueva línea de producto, por ejemplo,
si nuestros productos son los jeans para damas, podemos sacar al mercado
una línea de zapatos para damas.
Podemos también introducir nuevas marcas, pudiendo por ejemplo, tener dos
marcas para un mismo tipo de producto, cada una dedicada a un mercado
diferente, por ejemplo, podemos tener nuestra marca de jeans para damas, y
optar por sacar una nueva marca de jeans, por ejemplo, con un mayor acabado
y con un mayor precio, dedicada a otro mercado; uno con mayor poder
adquisitivo.
Y podemos también, incluir nuevos servicios al cliente, que les brinden a los
clientes un mayor disfrute del producto, por ejemplo, podemos incluir la entrega
a domicilio, nuevas garantías, nuevas facilidades de pago, mayor asesoría en
la compra, etc.
Para esto debemos estar siempre atentos al mercado, siempre debemos estar
atentos a las nuevas necesidades, a los nuevos gustos, las nuevas
preferencias, nuevos deseos, nuevas modas, nuevas tendencias.
Siempre atentos, siempre adaptándonos, y siempre innovando.
QUE PRECIO PONERLE A UN PRODUCTO
El precio es el valor monetario que se le asigna a un producto al momento de
ofrecerlo a los consumidores.
Para poder determinar el precio de un producto, se suelen tomar en cuenta 2
métodos, el método de costos y el método de promedio de mercado:
1. Método de costos
Este método consiste en sumar todos los costos del producto, y al resultado
añadirle el margen de ganancia que se quiere obtener, por ejemplo, si los
costos de producir y comercializar nuestro producto suman $100, y se quiere
obtener un margen de ganancia del 25%, entonces el precio que le pondríamos
al producto, sería de $125.
La desventaja de este método es que al determinar los costos de un producto,
se puede obviar sin querer algunos, es decir, puede haber costos ocultos; estos
costos ocultos suelen presentarse sobre todo en los servicios.
2. Método de promedio de mercado
Este método consiste en determinar el precio de un producto, basándonos en
el precio promedio de los productos similares al nuestro que existan en el
mercado.
Sin embargo, estos métodos deben usarse sólo como referencia, ya que el
determinar qué precio ponerle a un producto, no debe ser una tarea tan simple,
sino una decisión que meditemos y analicemos bien.
Al determinar el precio siempre debemos tener en cuenta estos métodos,
siempre debemos saber cuál es el costo de nuestro producto (para que nunca
le asignemos un precio menor a su costo), y siempre debemos saber cuál es el
precio promedio de nuestro producto en el mercado (de modo que, por
ejemplo, no nos alejemos mucho de él).
Pero, sobre todo, al determinar el precio debemos tener en cuenta al
consumidor, siempre debemos ponernos en su lugar, cuánto creemos que
estaría dispuesto a pagar por nuestro producto, teniendo en cuenta los precios
de nuestra competencia (sean productos similares o complementarios), las
características, atributos o calidad de nuestro producto, sus beneficios, su
exclusividad y su marca.
LA DISTRIBUCION DEL PRODUCTO
La distribución del producto hace referencia a la forma en que los productos
son distribuidos hacia el lugar o punto de venta en donde estarán a disposición,
serán ofrecidos o serán vendidos a los consumidores; así como en la selección
de estos lugares o puntos de venta.
Para distribuir nuestros productos, en primer lugar debemos determinar el tipo
de canal que vamos utilizar para distribuirlos y, en segundo lugar, seleccionar
los canales, plazas, lugares o puntos de venta en donde los vamos ofrecer o
vender.
Canal directo o indirecto
En primer lugar debemos determinar si haremos uso de canales directos o
canales indirectos:
Canal directo
Consiste en vender nuestros productos directamente al consumidor final, sin
hacer uso de intermediarios.
Ejemplo de canales directos son locales propios, Internet, llamadas telefónicas,
visitas a domicilio.
La ventaja de hacer uso de este tipo de canal es que nos permite tener un
mayor control sobre nuestros productos o sobre la venta, por ejemplo, nos
permite asegurarnos de que los productos serán entregados en buenas
condiciones, o asegurarnos de poder ofrecer un buen servicio o atención al
cliente.
Entre las desventajas están la falta de cobertura, los mayores costos que
implica y el hecho de no poder delegar responsabilidad.
Canal indirecto
Consiste en vender nuestros productos a intermediarios, quienes
posteriormente los venderán al consumidor final o en todo caso a otros
intermediarios.
Un intermediario puede ser un agente (por ejemplo, una agencia de viajes, un
broker, un agente de seguro), un mayorista (por ejemplo, una distribuidora), un
minorista (por ejemplo, tiendas, bazares), o un detallista (por ejemplo,
supermercados, grandes almacenes).
Un intermediario que vende a otros intermediarios, normalmente se da en el
caso de mayoristas (por ejemplo, una distribuidora), que compran nuestros
productos para luego venderlo a minoristas o detallistas (por ejemplo, tiendas o
supermercados), los cuales finalmente venden los productos al consumidor
final.
Selección del canal de distribución o de venta
Una vez que hemos determinado si haremos uso de canales directos o canales
indirectos (o una combinación de ambos) para distribuir nuestros productos, es
la hora de determinar cuáles serán los canales, plazas, lugares o puntos de
venta en donde serán distribuidos nuestros productos, para ser vendidos u
ofrecidos a los consumidores.
Si vamos a hacer uso de canales directos, debemos determinar si vamos a
vender u ofrecer nuestros productos en un local propio (o varios locales), si los
vamos a vender u ofrecer a través de Internet, a través de llamadas telefónicas,
envío de correos, visitas a domicilio, etc.
Y, si vamos a hacer uso de canales indirectos, debemos determinar quiénes
serán nuestros intermediarios, a qué tiendas o bazares vamos a ofrecerles
nuestros productos, que supermercados o grandes almacenes apuntaremos,
etc.
Para determinar qué canales, plazas, lugares o puntos de ventas utilizaremos,
debemos tener en cuenta lo siguiente:





el análisis de nuestro público objetivo, dónde y cuándo suele comprar
productos similares o complementarios al nuestro.
el análisis de nuestra competencia, cuáles son los canales de distribución
que utilizan, cuáles son los que mejores resultados les brindan.
los canales de distribución utilizados por consumidores que pertenezcan al
mismo segmento de mercado al cual vamos a apuntar.
si contamos con el personal suficiente, la capacidad de abastecimiento, y
los medios de transporte adecuados para hacer llegar nuestros productos
de forma eficiente (en buenas condiciones) y oportuna (en el momento
adecuado).
es posible probar con varios canales de distribución, ir midiendo la
respuesta de cada uno y, de acuerdo a ello, ir descartando los que no
resulten.
LA PROMOCION DEL PRODUCTO
La promoción de un producto consiste en comunicar, informar, dar a conocer o
recordar la existencia de un producto o servicio (incluyendo sus características,
atributos y beneficios), así como persuadir, motivar o inducir al público a
decidirse por su adquisición o uso.
Así como las estrategias de marketing, para una mejor gestión se suelen dividir
en estrategias para 4 elementos de un negocio: Producto, Precio, Promoción y
Plaza (conjunto de elementos conocidos como la Mezcla o el Mix de
Mercadotecnia o Marketing), la promoción de un producto, para una mejor
administración o gestión también se suele dividir o clasificar en 6 elementos: la
Venta Personal, la Promoción de Ventas, la Publicidad, las Relaciones
Públicas, el Marketing Directo y el Merchandising.
Conjunto de elementos conocidos como la Mezcla Promocional, o la Mezcla (o
Mix) de Promoción o de Comunicación.
La Mezcla de Promoción
Veamos a continuación cada uno de los elementos que conforman la Mezcla o
el Mix de Promoción:
La Venta Personal
La Venta Personal consiste en promocionar un producto o servicio a través de
una interacción directa o personal entre un vendedor y un consumidor. Es la
promoción que brinda un determinado vendedor a un determinado consumidor
individual, con el fin de hacer efectiva la venta.
Se basa en una comunicación personal ya que va de una persona (el
vendedor) a otra persona (el cliente potencial o comprador), a diferencia de, por
ejemplo, la publicidad, que utiliza medios impersonales ya que va dirigida a
varios consumidores a la vez.
La Promoción de Ventas
La Promoción de Ventas consiste en promocionar un producto o servicio a
través del uso de incentivos o actividades destinadas a inducir al consumidor a
decidirse por la compra.
Estos incentivos o actividades pueden estar conformados por ofertas, cupones,
regalos, descuentos, sorteos, concursos, premios, muestras gratis,
bonificaciones, etc.
La Publicidad
La Publicidad es el principal medio a través del cual podemos promocionar un
producto o servicio, pero, por otro lado, es el medio el más costoso.
A través de ella daremos a conocer, informaremos y haremos recordar
nuestros productos o servicios a los consumidores, trataremos de persuadirlos
a que los adquieran o usen, y, a través de ella, buscaremos crear una buena
imagen de nuestro negocio.
Se basa en una en una comunicación y medios impersonales ya que va dirigida
a varios consumidores a la vez.
Las Relaciones Públicas
Las Relaciones Públicas consisten en el conjunto de acciones destinadas a
crear y mantener una buena relación entre el negocio y el público en general,
así como a crear y mantener una imagen positiva del negocio o empresa ante
la opinión pública.
Por ejemplo, podemos hacer uso de las Relaciones Públicas al organizar o
participar en eventos tales como seminarios, conferencias, congresos, obras de
caridad, etc.
El Marketing Directo
El Marketing Directo consiste en promocionar un producto o servicio a través
de un trato o relación directa o personal con el consumidor. Es la promoción
que va a dirigida a un determinado consumidor individual.
Una de sus características es que no sólo busca promocionar un producto o
captar un cliente, sino también, el generar y mantener una relación duradera
con este último.
Se da generalmente a través de medios que permitan una comunicación
directa con el cliente tales como el teléfono, el correo, el fax, el correo
electrónico y el Internet.
El Merchandising
El Merchandising consiste en técnicas, características o actividades que se dan
en los puntos de venta, que tienen como finalidad estimular la afluencia de
público o aumentar las ventas en dicho punto de venta.
Podemos hacer uso del merchandising, por ejemplo:




al exhibir los productos de tal manera que sean lo más atractivos y
llamativos posible para el consumidor.
al obsequiar a los clientes artículos publicitarios tales como lapiceros,
llaveros, cartucheras, etc., que lleven el logo o la marca de la empresa.
al instalar pequeños puestos de degustaciones, demostraciones,
exhibiciones, etc.
al darle al local una buena decoración, al darle una buena disposición de los
espacios, una buena iluminación, una buena distribución del mobiliario, un
buen uso de los colores, etc.