Download 1/41888_178833_Documento 2

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Geografía económica wikipedia, lookup

Industrialización por sustitución de importaciones wikipedia, lookup

Economía política internacional wikipedia, lookup

Globalización wikipedia, lookup

Gran Depresión en Chile wikipedia, lookup

Transcript
Documento 2
Periodo 1861-1891
A partir de 1860, la sociedad chilena inició un proceso de transformaciones que se enmarcó
en la maduración de los procesos políticos que buscaban imponer los contenidos de la
ideología liberal en todos los aspectos del quehacer nacional.
En forma simultánea, ocurrieron los cambios que a nivel mundial generó la Revolución
Industrial y con ellos el rol preponderante que adquirió la economía inglesa. Esto repercutió
en Chile en la medida que nuestra economía se transformó en exportadora de insumos para
el crecimiento agrícola e industrial de Europa.
La nueva relación con ese continente se tradujo en nexos económicos, influencias y estilos
de vida que fueron adoptados por los sectores dirigentes. Estos hicieron que las costumbres
y modos de ser de los grupos más adinerados se convirtieran al estilo europeo.
La ampliación de la base social de los grupos de terratenientes se vio engrosada con una
pujante burguesía minera, comercial y bancaria, que generó cambios en la composición
política de los grupos dominantes. En ella, estos nuevos sectores impulsaron
modernizaciones en el plano educacional, en el monetario y en las relaciones de equilibrio
que existían constitucionalmente entre el Ejecutivo y el Legislativo.
EL LIBERALISMO
Muy lentamente, se empezó a desmontar el marco constitucional y legal que limitaba el
avance de los liberales. Una nueva ley electoral en 1869, la prohibición de la reelección del
Presidente de la República, las reformas constitucionales de los años 1873-74, y la ley de la
comuna autónoma en 1890, fueron distintos pasos que se orientaban en un mismo sentido:
liberalizar las instituciones, sus costumbres políticas, y localizar en los sectores oligárquicos
el control del sistema político, desplazándolo de la esfera del Ejecutivo.
Pero fue en el estilo de hacer política, más que en las normas legales, donde se encontraron
los elementos más representativos para explicar el ascenso de los liberales en el Gobierno.
La política era ahora el escenario para un debate público sobre al menos dos cuestiones
importantes: el tema principal era restar —por la vía legal o de la práctica— la mayor
cantidad de atribuciones al Presidente. La otra discusión se centraba en avanzar hacia una
sociedad más laica o bien, sólo mantener la tutela clerical en los asuntos de la educación, la
moral y las relaciones con el Estado.
Además, había una permanente disputa entre el Legislativo y el Ejecutivo, que se
manifestaba en las acusaciones ministeriales que iniciaban los diputados de la oposición y
que derivaban en una rotativa ministerial.
Desprovisto el Ejecutivo —a causa de las reformas— de las herramientas que le otorgaba la
Constitución, sólo quedó como principal medio para someter a la oposición una
desembozada intervención electoral.
La formación del llamado Club de la Reforma en 1868, fue el inicio del lento proceso
ideológico que propiciaría el desplazamiento desde las formas autoritarias de gobierno hacia
el establecimiento de un parlamentarismo, que se impuso finalmente en 1891.
EL AUGE DE LAS IDEAS LAICAS
En el otro debate —aunque influenciado también por las tendencias liberales— estaba el
intento por hacer más laica a la sociedad. Los objetivos de los reformadores eran emancipar
la educación y las costumbres de la tutela religiosa, así como también establecer un sistema
en donde el Estado fomentara el libre pensamiento.
La dictación de una ley interpretativa que permitiría el ejercicio de otros cultos religiosos, la
ampliación y fomento de un sistema educacional laico representado por el Instituto Nacional
y la Universidad de Chile, las leyes sobre el registro civil y la de matrimonio civil, y el traspaso
de la administración de los cementerios al poder civil, más la fundación de una universidad
pontificia, constituyeron las formas en que la separación de la Iglesia y el Estado se fue
abriendo.
Durante esta etapa, los partidos políticos comenzaron a adquirir forma de instituciones con
organizaciones internas, con programas electorales que nacían de convenciones partidarias,
y con una política de alianzas que buscaba concertaciones para alcanzar la presidencia de la
República o mantenerse como mayoría en el Congreso.
Un caso representativo de lo anterior fue la formación de la fusión liberal-conservadora, que
fue una combinación entre sectores que se separaron en asuntos religiosos, pero se unieron
en el intento por debilitar al Ejecutivo. Tal vez la más compleja actuación política de este
grupo fue el veleidoso comportamiento de los liberales. Con una tendencia natural al
fraccionamiento, estos se movían desde cargos en el gobierno a la más férrea oposición.
En forma paralela a esta actividad partidista, durante esta etapa se avanzó en la
consolidación de un sistema legal y reglamentario, que terminó por reemplazar totalmente las
normas y costumbres jurídicas de la época hispana. Una amplia codificación de las
actividades comerciales, judiciales, mineras y agrícolas consolidó el ordenamiento de las
relaciones entre los civiles y el Estado, y entre las propias instituciones.
LAS RELACIONES INTERNACIONALES
Este período se caracterizó por las difíciles relaciones internacionales con los países vecinos
y con España. A ello se sumaron los intentos de otros países europeos por intervenir directa
o indirectamente en los territorios americanos.
En la misma perspectiva de control territorial se ubicó la incorporación de la Isla de Pascua
en 1888, territorio insular que se encontraba en la mira de Francia en su expansión imperial
en el Océano Pacífico.
El crecimiento económico y el reconocimiento de espacios geográficos no ocupados fueron
los detonantes de conflictos bélicos con las repúblicas vecinas de Perú y Bolivia. Estos
condujeron a los ejércitos chilenos hasta Lima y la rendición incondicional con entrega de
territorios a Chile.
Con Argentina —aunque no se llegó a una guerra— una difícil negociación diplomática
culminó con el Tratado de Límites de 1881 y la entrega por parte de nuestro país de los
territorios patagónicos, la cesión de la mitad de la Tierra del Fuego y el control definitivo a
Chile del Estrecho de Magallanes. Este era el principal nexo de comunicación entre el
Atlántico y el Pacífico.
EL DESARROLLO DE LAS FRONTERAS
Este proceso significó el reajuste de las fronteras exteriores e interiores del país, con una
expansión territorial y reordenamiento espacial, que derivó en que al término de esta etapa
aparecerán configuradas en sus líneas generales las actuales fronteras de Chile.
Iniciando el período, se consolidó la colonización con inmigrantes europeos en las provincias
de Valdivia, Osorno y Llanquihue.
Con la modalidad de la ocupación militar se avanzó sobre los territorios de La Araucanía y se
desestructuró el dominio mapuche con la apropiación de las tierras de este pueblo por parte
del Estado y la instalación de las comunidades en reducciones. Dichas tierras se
redistribuían mediante remates y concesiones a particulares, en un proceso donde no
estuvieron ausentes las irregularidades de toda índole.
En el Norte, la frontera se expandió. Se ocuparon las antiguas provincias peruanas de
Tarapacá y las bolivianas de Antofagasta y la Puna, como resultado de la Guerra del
Pacífico.
En el extremo austral se inició la conformación de una economía ganadera en torno a Punta
Arenas y Tierra del Fuego.
EL DESARROLLO ECONÓMICO
La expansión de la economía inglesa como resultado de la Revolución Industrial, trajo como
consecuencia la incorporación de Chile al flujo comercial de insumos demandados por dicha
potencia y su imperio de ultramar.
Entre 1860 y 1870 las importaciones chilenas de productos ingleses alcanzaban un 42% del
total y un 66% de nuestras exportaciones eran destinadas a Gran Bretaña.
Estos años estuvieron marcados por la ampliación de las actividades extractivas de recursos
naturales, destinados a servir de insumos a las nuevas tecnologías.
En lo relativo a la minería, las nuevas formas de fundición y diferentes tipos de usos,
aumentaron la demanda por el cobre, que empezó a ser explotado en gran escala en
Guayacán. Sin embargo, el cobre chileno en permanente competencia con los yacimientos
de España y Estados Unidos, vivió siempre en constantes fluctuaciones de precios y
mercados.
El carbón demandado por las fundiciones mineras, el ferrocarril y la navegación, vivió su
época de oro en las zonas de Lota y Coronel, surgiendo en la Península de Arauco una
microsociedad vinculada a su extracción.
Pero el recurso que consolidó la vocación minera de nuestra economía fue el salitre.
Solicitado como fertilizante por la expansiva agricultura europea, el descubrimiento de este
mineral en nuestro territorio en 1860 inició la expansión territorial y de la población de Chile
hacia el desierto, que hasta ese momento era conocido como el despoblado de Atacama.
La industria del salitre se convertiría en el soporte de las entradas del fisco chileno por casi
40 años.
La agricultura se desarrolló a un ritmo más lento. La gran propiedad con cultivos extensivos y
baja incorporación tecnológica mantuvo el perfil del mundo rural.
La incorporación de las tierras de La Araucanía, la demanda por productos agrícolas de los
centros mineros del Norte y la ampliación de las ciudades de Valparaíso y Santiago,
impulsaron una roturación de nuevos espacios en el llano longitudinal.
La producción continuó orientada preferentemente al mercado interno y se componía de
productos de chacarería, animales de engorda, cereales y legumbres; todos ellos producidos
con rudimentarias técnicas heredadas del período colonial. La modernización en el sector
agrícola estuvo representada por la construcción de canales de regadío y la introducción de
cepas viñateras que modificaron la producción de vinos en la Zona Central.
En otro ámbito, la industria se convirtió en un sector relevante de la economía. Hasta la mitad
del siglo, la manufactura tuvo un carácter meramente artesanal. Pero, ahora empujada por el
crecimiento demográfico, la incorporación de capitales privados —bajo la protección de
barreras aduaneras— y la llegada de técnicos extranjeros, se empezó a desarrollar una
industria nacional de azúcar, muebles, zapatos, ropa de corte popular, jabones y vidrios. Los
casos que mejor ejemplifican este cambio corresponden a la industria de la cerveza y la
molinera, que se expandieron con capacidad para abastecer a todas las ciudades
importantes de la época.
Por último, en el desarrollo económico cabe destacar las transformaciones que se produjeron
en el ámbito financiero. Surgieron los primeros bancos, las leyes que autorizaron la emisión
de billetes de instituciones privadas y se consolidó el crédito como instrumento para el
fomento de actividades productivas. Todo ello modernizó las formas de inversión y permitió la
llegada de capitales extranjeros que se incorporaron a la expansión de los ferrocarriles,
alumbrado urbano y actividades mineras.
EL FIN DEL PERIODO
La sociedad chilena de mediados de siglo se movió lentamente en una transición, que la
llevó desde una modalidad colonial hispana hasta una sociedad en la que coexistían formas
agrarias y burguesas.
El cambio podía observarse en las ciudades, donde los nuevos ricos demostraron fortuna en
la edificación de palacios y mansiones, que desencadenaron una corriente de
transformaciones urbanas.
Los sectores adinerados hicieron de lo mundano y el buen tono su modo de ser, y
abandonaron el estilo anticuado y austero de sus antepasados.
Las transformaciones urbanas en gran escala, realizadas en Valparaíso con posterioridad al
bombardeo español (1866), y la renovación llevada en Santiago entre 1872-74, tuvieron
como propósito adicional al estético segregar la ciudad como un espacio civilizador.
El mundo popular agrario y minero se mantuvo como si el tiempo se hubiera detenido en la
Colonia. Quienes lo conformaban continuaron siendo los marginados de la cultura y la
educación, encerrados en las haciendas o en los sitios de laboreo minero.
En esta etapa los sectores medios se prepararon para su irrupción histórica, lo que se
expresó a través de su matrícula en el sistema educacional primario hasta el universitario.
La prensa y la literatura realista fueron los espacios que este sector utilizó para denunciar las
inequidades y discriminaciones.
Al terminar el período, la sociedad chilena se encontró en una situación económica
excepcional, por la riqueza generada por el salitre. Pero, también estaba incubando los
gérmenes de grandes cambios políticos y sociales con que se abrió el nuevo siglo.
Actividades

Define el período a través de dos títulos o nombres para el mismo (uno que referencie a
las características políticas y otro que se refiera a las características económicas)
Título uno:_____________________________________________
Título dos:_____________________________________________

Señala cuáles son los principales elementos que definen a las ideas liberales.

Define el concepto de “laico” y señala a través de qué situaciones concretas se manifestó
este concepto en el período.

Señala qué cambios se produjeron en las fronteras del país en el período.

Menciona cuáles fueron los elementos que determinaron el desarrollo económico
(referirse especialmente a los cambios en la minería, en la agricultura y en el orden
financiero).
Señala qué elementos marcaron el fin del período.
