Download María Antonieta Rebeil Corella

Document related concepts

Rossana Reguillo wikipedia, lookup

Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires wikipedia, lookup

Ismael Aguilar Barajas wikipedia, lookup

Zidane Zeraoui El Awad wikipedia, lookup

Transcript
Anuario de Investigación de la Comunicación
CONEICC
XV
Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación
de las Ciencias de la Comunicación
Anuario de Investigación
de la Comunicación CONEICC
XV
María Antonieta Rebeil Corella
COORDINADORA
1a. edición, 2008
D.R. ©
José Gerardo Menéndez Salazar
Av. José María Castorena 375
Cuajimalpa de Morelos
5000, México, df
isbn 978-607-00-0402-5
Impreso y hecho en México
Printed and made in Mexico
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida,
registrada, almacenada o transmitida de manera alguna sin el permiso previo
por escrito del editor.
Directorio Institucional
Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación
de las Ciencias de la Comunicación
Comité Coordinador 2006-2009
Presidencia
Cecilia Ivonne Quintanilla Salazar
Vicepresidencia
Cecilia Thomsen Zenteno
Secretaria de Actas
Blanca Chong López
Tesorería
Mónica Diana Gutiérrez González
Coordinación de Asuntos Académicos
Lorena Zaldívar Bribiesca
Coordinación de Documentación
Magdalena Sofía Paláu Cardona
Coordinación de Investigación
María Antonieta Rebeil Corella
Coordinación de Difusión
Eva María Pérez Castrejón
Vocalía Valle de México
Karla Rojas Hernández
Vocalía Golfo-Sureste
Marisol Tello Rodríguez
Vocalía Noreste
Zoila Hernández Blanco
Vocalía Centro Occidente
Jorge De la Rocha Ledezma
Vocalía Noroeste
Yazmín Vargas Gutiérrez
Dirección Regional de México ante felafacs
María Concepción Lara Mireles
Anuario de Investigación de la Comunicación
CONEICC
XV
Coordinadora
María Antonieta Rebeil Corella
Universidad Anáhuac México Norte
Coordinación Editorial
Clemente Sánchez Uribe
Universidad Anáhuac México Norte
Asistentes de la Coordinación Editorial
Gualberto Canul Rodríguez
Silvia Contreras Gómez
Universidad Anáhuac México Norte
Corrección de estilo
Cándido Pérez Hernández
XV Anuario
Consejo Editorial
de Investigación de la Comunicación CONEICC
Francisco de Jesús Aceves González
Universidad de Guadalajara
Alejandro Acuña Limón
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Ciudad de México
Andrea Aguilar Edwards
Universidad Autónoma de Coahuila,
Unidad Saltillo
Alma Rosa Alva de la Selva
Universidad Nacional Autónoma de México
Amaia Arribas Urrutia
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
Claudia Benassini Félix
Universidad Simón Bolívar
Julieta Carabaza González
Universidad Autónoma de Coahuila,
Unidad Saltillo
Diana Cardona Stoffregen
Universidad Intercontinental
María de la Luz Casas Pérez
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Cuernavaca
José Cisneros Espinoza
Universidad de las Américas,
Puebla
Inés Cornejo Portugal
Universidad Iberoamericana,
Ciudad de México
Salvador de León Vázquez
Universidad Autónoma de Aguascalientes
Raúl Fuentes Navarro
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente
Delia Guadalupe Gómez Morales
Universidad Anáhuac México Norte
Héctor Gómez Vargas
Universidad Iberoamericana,
León
Fernando Gutiérrez Cortés
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
Jorge Alberto Hidalgo Toledo
Universidad Anáhuac México Norte
Octavio Islas Carmona
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
Gustavo Adolfo León Duarte
Universidad de Sonora
Ruth Ildebranda López Landeros
Universidad Loyola del Pacífico
Laura López Rivera
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Ciudad de México
Lenin Martell Gámez
Universidad Autónoma del Estado de México
Francisco Javier Martínez Garza
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Monterrey
Dora Elia Martínez Ramos
Universidad de Monterrey
Jesús Meza Lueza
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Ciudad de México
Marco Antonio Millán Campuzano
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Cuajimalpa
Luz María Ortega Villa
Universidad Autónoma de Baja California,
Campus Mexicali
María Rebeca Padilla de la Torre
Universidad Autónoma de Aguascalientes
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Universidad Anáhuac México Norte
Martha Ramírez López
Universidad del Valle de México,
Campus Querétaro
Cristina Romo Gil
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente
Beatriz Solís Lerée
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Xochimilco
Gabriel Sosa Plata
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Cuajimalpa
Jannet Valero Vichis
Universidad Autónoma del Estado de México
Enrique Vargas García
Universidad Latina de América
Índice de contenido
19 /
Introducción María Antonieta Rebeil Corella
Coordinación de Investigación
Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación
de las Ciencias de la Comunicación
Primera parte
Legislación, ética y medios de comunicación en méxico
37 / 1. El proceso de discusión de la ley federal de radio,
televisión y telecomunicaciones en el contexto
de la teoría de la acción social
María de la Luz Casas Pérez
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Cuernavaca
59 / 2. La suprema corte de justicia y el rescate comunicativo
del estado nación: el caso de la ley televisa
Javier Esteinou Madrid
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Xochimilco
85 / 3. La comunicación como mediación ética del mundo ante
la descentralización de la persona en la acción comunicativa
Jorge Alberto Hidalgo Toledo
José Antonio Forzán Gómez
Universidad Anáhuac México Norte
Segunda parte
Nuevas reflexiones sobre teoría de la comunicación
105 / 4. Estructura y prácticas científicas en el pensamiento
latinoamericano de la comunicación. Un acercamiento
a los aportes espistemológicos de la elacom
Gustavo Adolfo León Duarte
Universidad de Sonora
123 / 5. La dimensión comunicativa del arte.
Apuntes para un estado de la cuestión
Vivian Romeu Aldaya
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
141 / 6.
Carlos monsiváis y el campo académico de la comunicación:
interacción y sentidos
Tanius Karam Cárdenas
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
167 / 7.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación
en el interaccionismo simbólico y la escuela de palo alto
Marta Rizo García
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
185 / 8. Estratos espaciales y de comunicación en los estudios
sobre la juventud. Una revisión de los estudios
de los consumos culturales juveniles de méxico
Héctor Gómez Vargas
Universidad Iberoamericana, León
Tercera parte
Investigación empírica de la comunicación
215 / 9. Comunicación y migración juvenil:
un imaginario de futuro en tijuana
Gerardo León Barrios
Universidad Autónoma de Baja California,
Campus Tijuana
16
239 / 10. Comunicación intercultural y cultura laboral
en una maquiladora trasnacional en yucatán:
un enfoque interdisciplinario
Verónica Soledad Garza Navejas
Gretty Guadalupe Escalante Góngora
Universidad del Mayab
259 / 11. Representación social y formas de aproximación
didácticas y éticas al cine por maestros: una exploración
con palabras, creencias, estrategias e imágenes
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Universidad Anáhuac México Norte
Cuarta parte
Análisis simbólicos de fenómenos sociales
285 / 12. El culto a la santa muerte en el entramado simbólico
de la sociedad del riesgo
María Concepción Lara Mireles
Universidad Autónoma de San Luis Potosí
Quinta parte
Ecosistemas y nuevos actores de la comunicación
301 / 13. El ecosistema virtual de los niños
Amaia Arribas Urrutia
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
323 / 14. El prosumidor. El actor comunicativo
de la sociedad de la ubicuidad
Octavio Islas Carmona
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
17
Resúmenes de tesis ganadoras del
Premio nacional coneicc 2007
Categoría licenciatura
Primer Lugar
345 / Mediaciones afectivas en el aula de clases: el afecto como
herramienta de significación de los guiones del niño preescolar
Alma Griscel Santiago Cuevas
Asesor: Mtro. Juan Carlos Ayala Perdomo
Universidad Autónoma del Estado de México
Segundo Lugar
349 / Educación artística y comunicación:
escenarios en perspectiva desde la escuela primaria
Karina Berenice Bárcenas Barajas
Asesora: Mtra. Ma. de Lourdes Hernández Castañeda
Universidad Iberoamericana, León
Tercer Lugar
355 / Las representaciones sociales del alcoholismo:
una perspectiva de género
Eugenia Galicia González
Marco Polo García Durán
Juan José Monroy Ramírez
Julio César Navarro Becerril
Asesoras: Mtra. Silvia Gutiérrez Vidrio y Mtra. Ma. del Carmen
de Lara Rangel
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Xochimilco
Categoría maestría
Primer Lugar
361 / Contenidos y significados ideológicos en las once películas
más taquilleras mundialmente
María Virginia Bon Pereira
Asesor: Dr. José Carlos Lozano Rendón
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Monterrey
18
Introducción
Diversidad en el campo
de la Comunicación
La introducción sirve de lectura de inicio al xv Anuario de Investigación de la
Comunicación coneicc (xv aic coneicc). El xv aic coneicc es un esfuerzo
ininterrumpido a lo largo de los últimos 15 de los 32 años de la vida que tiene
el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de las Ciencias de
la Comunicación. Esta publicación periódica constituye el foro impreso más
importante del Consejo y en el momento actual se encuentra en vías de transformación. A petición de las instituciones integrantes del Consejo, se han iniciado
los trabajos para que el Anuario se convierta en revista científica, arbitrada y, en
su momento, logre la indización, proceso que ha asumido la actual gestión.
Diversificación y maduración en el campo
Los trabajos que integran el presente número del Anuario, refieren a los pensadores de la Comunicación a la variedad de tendencias, corrientes y perspectivas
que aportan sus autores como contribución al debate de la misma como campo
temático.
Hacia el fin de la primera década del siglo xxi, el campo de la Comunicación
continúa su diversificación. Se han detectado ocho grandes áreas temáticas o
tendencias que configuran hoy por hoy el espectro de la generación del conocimiento en comunicación, la enseñanza al interior de las escuelas y sus aplicaciones prácticas en América Latina: 1) tendencia que se concentra en el estudio de
los medios de comunicación masiva y de las nuevas tecnologías (hipermedios),
su influencia en las audiencias/usuarios y la generación de nuevas ecologías mediáticas y culturales; 2) pensamiento que sostiene que la comunicación carece
de los componentes que hacen de ésta una ciencia en sí, razón por la cual vale
la pena recurrir a otras ciencias tales como la Sociología o los enfoques culturales, ente otros, para desde ahí estudiar a la comunicación; 3) corriente que
estudia los procesos culturales y dentro de éstos a la comunicación como un
proceso de creación de sentido; 4) tendencia que apuesta a la construcción de
la ciencia de la comunicación como un proceso en construcción: Comunicología
Posible; 5) directriz que aglutina a estudiosos bajo el nombre de Laboratorio de
Investigación y Desarrollo en Comunicación Compleja (LabCOMplex) que busca
generar conocimiento sobre las formas en que los distintos grupos socioculturales usan y producen información y entretenimiento con las herramientas de
la comunicación y las nuevas tecnologías y que considera las posibilidades de
su uso para que sus usuarios tengan mayor calidad de vida y de cultura; 6) línea
que centra la generación del conocimiento acerca de la comunicación desde las
ciencias del lenguaje y de la semiótica; 7) corriente que busca sistematizar el
conocimiento de la comunicación en América Latina, con frecuencia llamada
la Escuela Latinoamericana de la Comunicación (elacom) y que se caracteriza
por su mestizaje teórico, su hibridismo metodológico, su compromiso ético
político y su dimensión extranacional; 8) tendencia reciente que sostiene que
el área de la comunicación integral en las organizaciones es una disciplina en
sí y que analiza los procesos de comunicación, más que en su dimensión social
amplia, en tres vertientes dentro y relacionadas con las organizaciones: la comunicación interna, la corporativa y la mercadológica o publicidad.
Dada esta riqueza de tendencias y vertientes que han ampliado la gama de
formas de ver y penetrar en el fenómeno comunicativo, así como de producir
conocimiento para su aplicación en la práctica, hoy se puede decir que se llega
a un estadio de mayor madurez en el campo.
Hacia la construcción de la comunidad científica
de la Comunicación
El día de hoy, es posible señalar que a escasos 50 años de los albores de la investigación de la comunicación en América Latina, se está llegando a estadios
de mayor madurez. ¿Cómo se manifiesta esta madurez? 1) Son ya un total de
347 Programas de Comunicación en sus diversas modalidades que forman a
El 9 de Octubre de 1959, se funda el Centro Internacional de Estudios Superiores de
Comunicación para América Latina, (ciespal).
anuies, 2007, Catálogo de carreras de Licenciatura en Universidades e Institutos Tecno
20 • María Antonieta Rebeil Corella
más de 72,663 estudiantes en el territorio nacional. 2) Por una parte, en el
marco nacional existe una mayor proliferación de Centros de Investigación
de la Comunicación mismos que buscan la consolidación de la teoría de la
comunicación así como sistematizar las prácticas comunicacionales. 3) Por otra
parte, no solamente existen más investigadores en comunicación en el territorio
nacional, sino que éstos se empiezan a agrupar en redes de investigación. 4)
Adicionalmente, los presupuestos destinados a la investigación por parte de las
Instituciones de Educación Superior, observan un ascenso que se ve reflejado
en el surgimiento de la figura del profesor-investigador que gana presencia en
el ámbito de los recursos humanos de las universidades. 5) Además, existe, en el
marco nacional, un número de investigadores reconocidos y remunerados por
el Sistema Nacional de Investigadores (sni) que asciende a 13,485, dentro de
los cuales, los investigadores sni en ciencias sociales, son: 1,854. 6) Por otro
lado, es preciso hacer una mención especial a la proliferación de los programas
de posgrado que han surgido a lo largo y ancho de México. En el año 2005, se
registraron 957 Maestrías en Comunicación con diversas especialidades; cinco de
ellas acreditadas por el conacyt. 7) Hoy se registran 5 programas de Doctorado
acreditados por conacyt y con oferta de formación en comunicación.
lógicos, recuperado el 19 de agosto de 2008, de http://www.anuies,mx/servicios/c_licenciatura/index2.php
Fuentes, R, Datos de la anuies, 2005, en J. Calles (Ed.) (2005) xii Anuario de Investigación
de la Comunicación CONEICC, México: CONEICC.
Entre los que se encuentran los siguientes: Coordinación de Investigación del Centro
de Estudios en Ciencias de la Comunicación, Universidad Nacional Autónoma de
México (unam); Centro de Investigación en Comunicación e Información, Centro de
Investigación en Comunicación Anáhuac-Mayab (cicam); Centro de Investigación para
la Comunicación Aplicada (cica) Universidad Anáhuac México Norte; Coordinación de
Investigación y Diseño Curricular, Universidad Latina de América; Programa Formal de
Investigación en Estudios Socioculturales Instituto Tecnológico de Estudios Superiores
de Occidente (iteso); Programa Interinstitucional de Investigación en Comunicación
(piic), Universidad del Valle de México; Proyecto Internet; Instituto Tecnológico y de
Estudios Superiores de Monterrey, campus Estado de México.
Ver página web del CONEICC y las redes de investigación presentadas
conacyt, Base de datos del sni, 2006.
conacyt, Base de datos del sni, 2006
Fuentes, R, Datos de la anuies, 2005, en J. Calles (Ed.) (2005) xii Anuario de Investigación
de la Comunicación coneicc, México: CONEICC.
Fuentes, R, Datos de la anuies, 2005, en J. Calles (Ed.) (2005) XII Anuario de Investigación
de la Comunicación CONEICC, México: CONEICC.
Introducción • 21
De la misma manera se puede hacer mención a 8) la cantidad de revistas,
tanto de divulgación como científicas, que han surgido sobre el tema de la comunicación en los últimos años. Muchas de éstas, aparecen de manera impresa
y han adquirido un gran renombre en el panorama nacional10. Otras más, 98711,
para hablar en cifras, surgen de manera digital en respuesta al fenómeno de
la globalización del conocimiento12. Es importante señalar que cada vez éstos
medios de difusión del conocimiento científico están siendo dirigidos por
comunicólogos para el uso de los mismos comunicólogos.
Por otra parte, 9) se han multiplicado los foros, congresos y seminarios en
los que se da a conocer y se difunde el conocimiento en investigación. En el
momento actual, prácticamente todas y cada una de las universidades que tienen
Escuelas de Comunicación realizan cuando menos un foro anual de comunicación; algunos de éstos con convocatoria regional, nacional e internacional.
Así mismo, se puede decir que 10) ha aumentado el valor que se le da a los
nuevos y más jóvenes talentos en la investigación. Muchos de estos congresos y
foros se generan por estudiantes y para los mismos estudiantes. 11) La cantidad
de investigaciones en las que participan los alumnos y que encabezan jóvenes
investigadores va en ascenso y actúan en calidad de semilleros de talentos.
Para dar cabida a todos estos estudiosos del campo, tanto decanos como
de reciente ingreso, 12) se han fundado las asociaciones de comunicación que
han ampliado los espacios para la discusión y que intentan incidir en la toma
de decisiones políticas que favorecen la democratización de la comunicación en
México. Estas asociaciones no solamente han tocado los ámbitos de los medios
de comunicación tradicionales sino que penetran con gran insistencia en el
campo de las nuevas tecnologías, sus interacciones y sus nuevas modalidades
(hipermedios). Entre otras, se puede mencionar, para dar algunos ejemplos ilustrativos, a la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (amic)
que se fundó en 1979 y que continúa sus actividades a través de 14 Grupos
de Investigación y de sus Encuentros y Publicaciones Anuales; la Asociación
Mexicana de Derecho a la Información (amedi), que ha buscado fortalecer
la discusión teórica de los derechos de los comunicadores y su incidencia en
Entre las que se encuentran: Revista Mexicana de Comunicación, Revista Comunicación y
Sociedad, Revista Iberoamericana de Comunicación, Revista Radio y Televisión Americana.
11
Dato de Latindex, recuperado de http//www.latindex.unam.mx/latindex/busquedas1/estadistica_bus.html?f=16, el 2 de junio de 2008.
12
Ejemplos de esto son: Razón y Palabra, Global Media Journal en Español, SintAxis, Equis
Medio Digital, En Comunicación, La Galera Net, entre muchas otras.
10
22 • María Antonieta Rebeil Corella
las políticas públicas de la comunicación a fin de garantizar la equidad y la
pluralidad en las comunicaciones del país; Asociación Mexicana de Internet
(amipci), ha dedicado sus esfuerzos a garantizar el desarrollo de Internet así
como la seguridad en línea, la institucionalización de Internet y el comercio
electrónico, la certificación de estándares y protocolos digitales, así como del
monitoreo de la actividad en línea.
De la misma manera, 13) se pueden mencionar las asociaciones de profesionales de la comunicación y vinculadas a las organizaciones, tales como la
Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (amap), Asociación Nacional
de la Publicidad (anp), Asociación Mexicana de Agencias Profesionales de Relaciones Públicas (prorp), Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de
Mercados y Opinión Pública (amai) Asociación Mexicana de Comunicadores
(amco), Confederación de la Industria de la Comunicación Mercadotécnica
cicom. Todas éstas, en conjunto, han brindado a la profesión la viabilidad
hacia su institucionalización y la apertura al diálogo productivo con los pares
nacionales y en algunos casos, internacionales.
Uno de los pasos más significativos en el proceso de maduración de la comunicación en el país se refiere precisamente 14) al surgimiento del Consejo
Nacional de Acreditación en Comunicación (conac). Este organismo, surgido en el seno del CONEICC en 2006, ha tomado un vuelo propio que le está
permitiendo ser el aval de calidad de las mejores escuelas de comunicación en
el país.13 Una de las cuestiones que puntualiza el conac para acreditar a una
Escuela como una institución de calidad es precisamente la existencia de áreas
o centros de investigación que aseguran la generación del conocimiento. El
trayecto entre ser una institución en la cual solamente se imparten clases a una
en la cual también se produce y difunde el conocimiento, es una señal clave
para pasar de college a ser una verdadera Universidad.
El mismo CONEICC se encuentra realizando transformaciones importantes
que dejan ver el paso de esta maduración que vive la comunidad de comunicadores. Algunos de estos procesos innovadores son: 15) la revitalización de
las sesiones académicas y de discusión en el seno de las asambleas del Consejo;
16) el esfuerzo por conformar más redes de investigadores; 17) la decisión e
inicio del proceso de conversión del Anuario en revista científica y arbitrada,
Entre otras, las universidades acreditadas por el conac en el momento actual son: Universidad Anáhuac México Norte, Universidad Iberoamericana, Universidad de Monterrey,
entre otras.
13
Introducción • 23
18) la transformación del mismo Anuario en un texto coeditado por varias
instituciones miembros y que 19) sus contenidos incluyan a investigadores
representativos de la mayor parte del territorio nacional; 20) los Encuentros
Docentes llevados a cabo tanto en la Vocalía del Valle de México como en
la del Noreste que buscan potenciar regionalmente el componente de los
maestros y las mejores prácticas de los procesos de enseñanza aprendizaje de la
comunicación; 21) la página web que ha ampliado la posibilidad e intercambio
entre las instituciones miembros del CONEICC a través del apoyo del Instituto
Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (itesm), Campus Estado
de México; 22) el Centro de Documentación que, con el apoyo del Instituto
Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (iteso), se ha ampliado
y modernizado; 23) el Proyecto Académico del CONEICC que lleva a cabo el
Premio Nacional de Titulación estimulando a la investigación desde las áreas
terminales de Licenciatura y Maestría.
Al unísono de los pasos que ha venido dando el CONEICC para fortalecer
la disciplina de la comunicación en el país, evidentemente queda mucho por
caminar. Una de las cuestiones que ocupan y preocupan a la comunidad es
precisamente la construcción de plataformas para generar, difundir y posicionar
el conocimiento de las ciencias de la comunicación con estándares internacionales. 24) Para ello el CONEICC ha lanzado la iniciativa del Primer Seminario
Nacional de Comunicación Científica para la Elaboración, Postulación y Evaluación
de Artículos Científicos, que se lleva acabo en seis sedes del territorio nacional
convocando a los profesores-investigadores de las universidades miembro del
Consejo a sumarse a este esfuerzo encaminado a la proyección internacional de
la riqueza de conocimientos que se genera en el territorio nacional. Como apoyo
a esta iniciativa se invitó a la Red de Revistas Científicas de América Latina, el
Caribe, España y Portugal (redalyc) que alberga la Universidad Autónoma del
Estado de México (uaem), para impartir el Seminario dado el reconocimiento
que ha acumulado en el ámbito internacional.
Las contribuciones del xv Anuario de Investigación
de la Comunicación coneicc
La Primera Parte del xv aic CONEICC, titulada Legislación, Ética y Medios de Comunicación en México, contiene tres artículos que tocan el tema álgido de la legislación
y en consonancia con la preocupación tradicional de los pensadores mexicanos
en torno a este tema que, pese a los esfuerzos, permanece sin resolver.
24 • María Antonieta Rebeil Corella
María de la Luz Casas Pérez del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Cuernavaca, abre la discusión con su trabajo: El
proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones en
el contexto de la Teoría de la Acción Social. Casas señala que por muchos años,
incluso décadas, los estudios de los medios se han concentrado en las cuestiones
básicas tales como la presentación de los contenidos las audiencias. La autora
sugiere que para investigar con mayor precisión a los medios de comunicación
y su quehacer en la sociedad, tal vez sería más adecuado hacerlo a la luz de la
Teoría de Acción Social, ya que la información que éstos transmiten se genera
a partir de la creación de círculos sociales en los que los actores se desenvuelven
para fortalecer la inclinación de la balanza en una dirección o en otra. Los procesos de gestión de las políticas públicas aun están lejos de ser verdaderamente
comprendidos por parte de los investigadores. Sugiere la investigadora que se
analice la participación de los actores sociales y cómo intervienen éstos en las
discusiones para la aprobación/rechazo de las leyes que rigen el comportamiento
de los medios en la sociedad.
El trabajo que presenta Javier Esteinou Madrid de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, se titula La Suprema Corte de
Justicia y el rescate comunicativo del Estado nación: El caso de la Ley Televisa. El
artículo señala las bondades de la resolución que tomó la Suprema Corte de
Justicia de la Nación al no dejar pasar la decisión del Senado y de la Cámara de
Diputados de dar por buena la así denominada Ley Televisa. Esteinou sustenta
que ese acto coloca al Estado mexicano nuevamente en su estatus de rector
de la sociedad al hacer frente a los poderes de facto que sustentan los medios
de comunicación privados en la sociedad mexicana. Con este trabajo, Javier
Esteinou aporta una crónica puntual de los hechos que llevaron a las Cámaras
Alta y Baja a aprobar de manera expedita y sin precedentes las reformas a unas
Leyes que podían haber ensanchado el desequilibrio de poder entre los medios
y la sociedad. El investigador propone que la creación de una nueva Ley Federal
de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones más equitativa, puede ser motor
de la democracia y la pluralidad en la Nación.
El artículo siguiente es el titulado: La comunicación como mediación ética
del mundo ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa, es un
trabajo realizado por Jorge Hidalgo Toledo y José Antonio Forzán Gómez, ambos
de la Universidad Anáhuac México Norte. Nos recuerdan los autores que uno
de los problemas más profundos de la sociedad actual no es, como se ha querido
proponer, la brecha informativa. Señalan Hidalgo y Forzán que es más grave aún
Introducción • 25
la ausencia de una metafísica significativa que promueva la difusión de una comunidad universal de personas vinculadas por la comunicación. La comunicación
centrada en la persona humana tiene una fuerza trascendental para la búsqueda
del bien común, la unión y la justicia en la sociedad. Para ello una prioridad es
lograr que se produzcan informaciones y contenidos mediáticos de calidad.
La segunda parte del xv Anuario de Investigación de la Comunicación coneicc, titulada Nuevas reflexiones sobre teoría de la comunicación, contiene los
artículos que elaboran y hacen avanzar la teoría (para algunos, la ciencia) de la
comunicación. Inicia esta parte la aportación de Gustavo Adolfo León Duarte
de la Universidad de Sonora, con el artículo: Estructura y prácticas científicas en
el pensamiento latinoamericano de la comunicación. Un acercamiento a los aportes
epistemológicos de la elacom. En este trabajo se pretende abrir las vías de acercamiento de lo que se ha venido denominando la Escuela Latinoamericana de
Comunicación. Sustenta León Duarte que más que hablar de una Escuela, es más
factible hablar de un colectivo que conforma el Pensamiento Latinoamericano
de la Comunicación (plc), mismo que surge con el nacimiento del ciespal en
Quito, Ecuador en 1959. El autor dice que elacom es más bien una iniciativa
institucional en la búsqueda de la identidad latinoamericana en los estudios de
la comunicación y que sus aportaciones han constituido los fundamentos de la
fuerza del pensamiento de la región para conformar la teoría de la comunicación
que responde a sus realidades socioeconómicas, políticas y culturales.
En el trabajo: La dimensión comunicativa del arte. Apuntes para un estado de
la cuestión, Vivian Romeu Aldaya de la Universidad Autónoma de la Ciudad de
México, demuestra que históricamente ha existido una relación entre el arte y
la comunicación. Dicha conexión se crea al momento que un artista realiza una
obra de arte, explicándolo mediante nodos conceptuales. Los cuatro nodos conceptuales que explica la autora, son: a) el estético-histórico, donde especialistas
afirman que el arte es aquella actividad que muestra lo que sucede en la vida
diaria de las personas proyectada por el artista; b) el nodo estético-cognoscitivo
en el cual se explica que los receptores de la obra aparte de admirar la obra,
acceden a una relación con ésta; c) el nodo estético-intuitivo que explica que las
obras se desarrollan de acuerdo a la personalidad del artista; d) el cuarto nodo,
estético-semiótico, donde se afirma que la admiración y comprensión del arte
no sólo es cuestión de comprender sino de entender el lenguaje, ver más allá
de lo que a primera vista se ve.
Mediante su trabajo, Romeu establece el entramado de relaciones que se
da entre las obras de arte y el espectador, quien se va reconociendo a sí mismo,
26 • María Antonieta Rebeil Corella
en éstas. De ahí que se establece un paralelismo entre comunicación y arte ya
que ésta constituye, en esencia, mensajes que se comunican al receptor.
Tanius Karam Cárdenas, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de
México, en su ensayo: Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación:
Interacción y sentidos, propone al mismo Monsiváis como un personaje que
comunica sin cerrarse a una sola idea, pudiendo crear diversidad de opinión,
comentando desde un punto totalmente periodístico, reflexionando sobre los
medios y la cultura. En este trabajo se realiza un homenaje a esta personalidad
intelectual del México contemporáneo quien, en la opinión de Karam, ha
estudiado la comunicación desde varios puntos de vista. Se habla sobre su
trayectoria y las obras que ha creado, así como todo el significado que se ha
generado mediante éstas. El autor afirma que la obra de Monsiváis es generadora
de un nuevo campo de reflexión que consiste en la vinculación entre lo social
y la semiótica o semiosis, en la cual se conjugan tres procesos: la producción la
creación y recepción del sentido.
Marta Rizo García, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México,
es la autora de: Comunicología e interacción. El concepto de comunicación en el
Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto. Uno de los puntos centrales
que sostiene la autora es el concepto de la comunicación como interacción
social. Retoma las aportaciones de la Escuela de Palo Alto y al Interaccionismo
Simbólico para dar luz sobre el fenómeno de la comunicación. Señala que el
punto de partida fundamental es la comprensión de las relaciones sociales mismas que se establecen por los participantes. Propone, Rizo, que la comunicación
es el proceso básico de toda relación e indica que no es posible continuar en
el supuesto de que el estudio de la comunicación se remita a una interacción
simplista entre difusión y recepción.
Para cerrar esta segunda parte del xv aic CONEICC, Héctor Gómez Vargas
de la Universidad Iberoamericana, León, escribe: Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud. Una revisión de los estudios de los
consumos culturales juveniles en México. En este trabajo se realiza una revisión
bibliográfica y hemerográfica, sobre el consumo de los contenidos culturales
que realizan los jóvenes en el país. Señala para ello que son tres las dimensiones
que alimentan dicho consumo cultural: urbana, mediática y corporal. Gómez
realiza un análisis exhaustivo de las corrientes teóricas y de las investigaciones
empíricas realizadas en el contexto nacional sobre los jóvenes. Señala que hay
dos cuestiones pendientes en la tarea de la comprensión del joven en la sociedad:
1) hacer más estudios del fenómeno de los grupos de jóvenes que logran una
Introducción • 27
integración para entender mejor sus lógicas de congregación, de consumo de
medios y de otros componentes culturales y 2) que estos estudios de recepción
cultural se deben hacer mediante un enfoque socio-antropológico comprehensivo, que incorpore los desarrollos de apropiación de los espacios urbanos y los
procesos de toma de identidad de los mismos jóvenes.
La tercera parte del xv aic CONEICC: Investigación empírica de la comunicación, reúne tres trabajos que incluyen la búsqueda de evidencias empíricas para
responder a sus preguntas de investigación y a sus hipótesis.
En su trabajo, Comunicación y migración juvenil: un imaginario de futuro en
Tijuana, Gerardo León Barrios de la Universidad Autónoma de Baja California, Campus Tijuana, analiza cómo es que los jóvenes que han inmigrado a la
ciudad fronteriza se ven obligados a reordenar sus anteriores formas de toma de
identidad que llevaban a cabo en contextos rurales, semirurales o en otro tipo
de centros urbanos. En esta ciudad, y ante sus instituciones sociales y públicas,
los jóvenes, desde su individualidad y su capacidad de interacción, se ven en la
necesidad de transformar sus estilos de vida y su cultura. El trabajo se sustenta
en una investigación cualitativa cuyos sujetos de estudio son jóvenes inmigrantes en Tijuana. El autor argumenta elementos relacionados con la migración
vinculados con: a) la decisión de migrar, b) la acción misma de emigrar y c) la
reubicación en el nuevo espacio-territorio, tejen, con la nueva estructura social
de este espacio-territorio, produciendo una nueva versión de vida sociocultural.
León Barrios busca con su trabajo, vincular a las acciones individuales o micro
a los sistemas sociales que se ubican en un nivel de análisis macro.
En el artículo, Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario, que realizan
Verónica Soledad Garza Navejas y Gretty Guadalupe Escalante Góngora de la
Universidad del Mayab, es posible degustar del análisis etnográfico, debidamente
sustentado en un marco conceptual y referencial, de una fábrica de pantalón,
ubicada en las cercanías de la ciudad de Mérida. El estudio se concentra en la
cultura corporativa de la fábrica y en la comunicación intercultural que se da
entre los integrantes de la misma. Las autoras concluyen que la cultura laboral
que subsiste entre los empleados de esta organización es una que manifiesta una
mezcla de dos componentes aparentemente contradictorios: a) la imposición
de elementos culturales provenientes del corporativo que, en este caso, es una
compañía norteamericana trasnacional y que tienen que ver propiamente con
la actividad laboral de la planta, y b) el respeto de los componentes culturales
de las operarias y operarios de la fábrica, mismos que se refieren a cuestiones
28 • María Antonieta Rebeil Corella
de la cotidianeidad vital y social de los mismos, como son el tipo de alimento,
la música, ente otros. Sugieren Garza y Escalante, que el logro de un auténtico
diálogo intercultural solamente es posible en términos de igualdad. Para ello
ven como necesaria la intervención del Estado en el establecimiento de políticas públicas pensadas para tal fin en el contexto de la penetración de capitales
extranjeros en la región.
Por su parte, Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán de la Universidad Anáhuac
México Norte, en su artículo, Representación social y formas de aproximación
didácticas y éticas al cine por maestros: una exploración con palabras, creencias,
estrategias e imágenes, realiza un trabajo de corte empírico cualitativo para apoyar
los procesos de enseñanza aprendizaje de los valores, con el cine del siglo xxi.
A través de un estudio con el apoyo de entrevistas a profundidad, el autor
descubre que un conjunto de maestros universitarios, señala que para facilitar
algunos fundamentos de la ética, como son los valores y con el fin de propiciar
el aprendizaje de algunas competencias, tales como la enseñanza para tomar
decisiones, difícilmente se logra a través de métodos tradicionales. Estos maestros han encontrado que algunas películas facilitan que los educandos aprendan
valores tales como la tolerancia, la libertad, la participación, la lealtad, entre
otros, de situaciones y personajes en el film. Por otra parte, algunas competencias tales como aprender a tomar decisiones y a enfrentar conflictos, se pueden
ejemplificar a través de la experiencia cinematográfica de los educandos. Ramírez
concluye que su investigación le motiva a sistematizar las estrategias didácticas
que permitan al profesor de las distintas materias a hacer un mejor uso del cine
con fines educativos al interior de las aulas.
La cuarta parte del presente Anuario se titula Análisis simbólicos de fenómenos
sociales y tiene como único artículo El culto a la Santa Muerte en el entramado
simbólico de la sociedad del riesgo cuya autoría es de María Concepción Lara
Mireles, de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. En este trabajo, la
autora analiza la configuración de la narrativa social que se da a través de los
rituales compartidos por los seguidores de la Santa Muerte y sus intercambios,
mismos que contribuyen a la generación de sentido construido colectivamente.
Además se analiza cómo ello se relaciona con las vivencias de la sociedad mexicana actual, que Lara describe como de incertidumbre y temor. Se relaciona
esta crisis social a las situaciones de ilegalidad e inseguridad prevalecientes en
México y cómo ello va transformando la cultura popular. La autora hace ver
cómo el culto a la Señora de las Sombras, la Niña Blanca o la Santa Muerte,
permite ver a sus seguidores a la misma muerte de frente y tener algún poder
Introducción • 29
sobre ella a través de las prácticas rituales. De ahí que la Santa Muerte sea un
fenómeno creado culturalmente como una forma liberadora del miedo.
La quinta parte del Anuario: Ecosistemas y nuevos actores de la comunicación,
inicia con el artículo de Amaia Arribas Urrutia del Instituto Tecnológico y de
Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México que tiene como
título: El ecosistema virtual de los niños.
En este texto Arribas analiza la proliferación de evidencias empíricas existentes con respecto a las nuevas tecnologías de información y la gran aceptación
que tienen en los hogares de todo el mundo. En particular, señala a las nuevas
generaciones y específicamente a los niños y sus hábitos de consumo como una
oleada que ha hecho que las empresas dediquen gran parte de su presupuesto
publicitario a Internet. Por otra parte, la autora pone a la consideración la
expansión de los mundos virtuales como espacios en los cuales los niños pueden tener experiencias más reales a través de plataformas 3D. Así mismo, en
el trabajo se discute el recurso de las redes sociales, que vía Internet, permite
a los adolescentes y jóvenes a tener una vida social más intensa mediante el
intercambio de fotos, información personal, el chat y el uso de blogs. A la luz
de estas reflexiones, Arribas advierte que el fenómeno de Internet se encuentra
en sus albores, que los padres de familia pueden orientar a sus hijos en el uso
adecuado de las posibilidades de interacción que esta tecnología ofrece, que el
uso de la web ofrece un gran potencial para el entretenimiento, el desarrollo y la
formación de los usuarios y para la interacción y la ampliación de la vida social
de los individuos. Finaliza el trabajo con la reflexión de que niños y jóvenes son
verdaderamente nativos digitales.
El segundo artículo de la quinta parte y último del xv Anuario de Investigación de la Comunicación coneicc es: El prosumidor. El actor comunicativo de la
Sociedad de la Ubicuidad y la autoría del mismo es de Octavio Islas Carmona
del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus
Estado de México. El título que ofrece Islas es sugerente de la posibilidad del
hombre de estar en más de un lugar a la vez (ubicuidad), así como la de asimilar
dos a más roles (prosumidor) a un mismo tiempo. A través de un análisis del
pensamiento de los estudiosos de la información y de la comunicación en la
era actual, quienes prefieren pensar el fenómeno de las nuevas tecnologías y su
quehacer en la sociedad como la ecología cultural o la ecología mediática en
la que habita el hombre en la actualidad, Islas pone bases firmes para repensar
los conceptos fundamentales de la comunicación tales como los de emisor y
receptor. Dichas propuestas implican, para los comunicadores, la posibilidad
30 • María Antonieta Rebeil Corella
de repensar y replantear el mismo objeto de estudio de la comunicación. Con
esta aportación de Islas, es posible vislumbrar los retos intelectuales y prácticos
no en vías de manifestarse en la sociedad, sino presentes y desafiantes para la
comunidad científica de la comunicación.
El Anuario cierra, como es tradición, con los Resúmenes de tesis ganadoras
del Premio Nacional coneicc 2007. Con ello se brinda la oportunidad a la
comunidad de jóvenes investigadores, cuyos proyectos terminales de Licenciatura y de Maestría han sido calificados por el Comité de Evaluación de Tesis
del CONEICC, como trabajos de excelencia.
En la Categoría de Licenciatura, la tesis ganadora de primer lugar, la realizó
Alma Griscel Santiago Cuevas bajo la dirección del Mtro. Juan Carlos Ayala
Perdomo ambos de la Universidad Autónoma del Estado de México. El título
del trabajo es Mediaciones afectivas en el aula de clases: el afecto como herramienta de significación de los guiones del niño preescolar. El trabajo de investigación
consiste en la búsqueda de las llamadas claves de razón práctica que ayudan a
cumplir los procesos de enseñanza-aprendizaje en el aula, desde una perspectiva
democrática, basada en el diálogo y la participación de cada miembro del grupo
escolar. Rescata, la autora, el papel de la acción de los así llamados receptores con
relación a su medio y a los guiones que construyen a partir del diálogo y de las
interacciones que se dan entre los sujetos en las aulas del nivel preescolar.
El segundo lugar de la Categoría de Licenciatura le fue otorgado a Karina
Berenice Bárcenas Barajas, de la Universidad Iberoamericana, León, con la
tesis Educación artística y comunicación: escenarios en perspectiva desde la escuela
primaria, que dirigió la Mtra. María de Lourdes Hernández Castañeda de la
misma uia, León. La autora argumenta que la escuela primaria posee características que la convierten en un escenario vasto y complejo para el estudio
tanto de la comunicación como de los procesos de enseñanza-aprendizaje que
ahí se desarrollan. Mediante su investigación, Bárcenas busca identificar los
procesos de comunicación entre docentes y alumnos para entender cómo se
desenvuelven, así como identificar, cómo es que se imparte la asignatura de
educación artística en las mismas escuelas primarias. La realización de una
investigación empírica, provee de evidencias a la autora para concluir que la
comunicación en el aula, se da, efectivamente, a través del diálogo en todos los
cursos analizados y ello es un factor que favorece a la educación artística en las
escuelas primarias estudiadas.
Por su parte, el equipo integrado por Eugenia Galicia González, Marco
Polo García Durán, Juan José Monroy Ramírez y Julio César Navarro Becerril,
Introducción • 31
asesorados por las Mtras. Silvia Gutiérrez Vidrio y María del Carmen de Lara
Rangel de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco,
presentan el trabajo: Las representaciones sociales del alcoholismo: una perspectiva
de género, que obtuvo el tercer lugar en la Categoría de Licenciaturas. Los
autores hacen ver que el consumo de alcohol ha permeado en la mayoría de
los ámbitos sociales, debido a que los seres humanos siempre tienen motivaciones de todo tipo para ingerir alguna bebida etílica. La ingesta de alcohol,
de acuerdo a los autores, se ha convertido en un medio de interacción con
otros ámbitos que rodean a la persona: en lo social, en lo económico y cultural. En la opinión de los autores, con frecuencia se produce la enfermedad
del alcoholismo entre quienes abusan de este tipo de bebidas. A través de un
estudio cualitativo detectan que, en la percepción de sus sujetos de investigación, las mujeres alcohólicas son un blanco especialmente vulnerable de
rechazo social debido a que se les califica cómo personas de poco carácter
y que han perdido sus valores. Señalan que lejos de juzgar de manera preponderante a la mujer que sufre la enfermedad, se debe reconocer que el
alcoholismo es un fenómeno transversal que afecta a ambos sexos, y que se
da en grupos poblacionales de todas las edades, los niveles socio-económicos
y afiliaciones religiosas.
Para concluir esta parte, se presenta el trabajo que realizó María Virginia
Bon Pereira, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Monterrey, cuyo director de tesis es el Dr. José Carlos Lozano Rendón
del mismo itesm, Campus Monterrey, que obtuvo el primer lugar de la Categoría de Maestría, con el título de: Contenidos y significados ideológicos en las
once películas más taquilleras mundialmente. Mediante un estudio que incluyó
el empleo de técnicas cuantitativas y cualitativas sobre las cintas más taquilleras
del período 2001 y 2005, la autora señala que se trata de cintas de acción y
aventuras producidas por las fábricas fílmicas que tienen su sede en Hollywood.
Sus análisis, llevan la autora a concluir que las tramas casi invariablemente: a)
llevan a la lucha ente los buenos y los malos; b) entre quienes se destaca casi
invariablemente, a un personaje por su liderazgo, no siempre institucional, y c)
que cuenta con seguidores cuyas acciones se manifiestan con escasos momentos
de reflexión interna; d) que las tramas más referenciadas son el amor, la vida,
la felicidad y el poder; e) que las historias generalmente se desenvuelven en
espacios imaginarios y atemporales permitiendo la identificación con éstos
por parte de los distintos públicos internacionales. Propone la autora que el
cine, además de ser una fuente de entretenimiento evasivo, se convierta en un
32 • María Antonieta Rebeil Corella
producto trascendente y que invite a los espectadores hacia mayores niveles de
compromiso con ellos mismos y con la sociedad.
Reflexiones finales
A continuación se hacen algunas reflexiones acerca de las perspectivas de desarrollo que tiene el quehacer de la academia y la profesión de la comunicación
en los próximos años.
Algunos de los estudiosos de la comunicación tienen la mirada puesta en la
misma comunicación desde ciencias tales como la Sociología, la Antropología,
la Política, la Economía, el Derecho, la Psicología, la Filosofía, entre otras,
facilitando con ello, la comprensión de los fenómenos sociales que influyen en
los procesos de la comunicación. Detrás de todo fenómeno hay personas que se
ven afectadas por las decisiones y acciones comunicativas de otras personas. Los
comunicadores estudian a las personas que se ven involucradas por los procesos
e interacciones de la comunicación. La cuestión central de la comunicación
nunca deja de ser las personas, independientemente del nivel de detalle con que
se puedan analizar la complejidad de las mediaciones de la comunicación.
Algunas preguntas que permanecen sobre la mesa de discusiones que se derivan de las reflexiones realizadas por los autores del xv Anuario de Investigación
de la Comunicación son:
• ¿Cuáles son los nuevos conceptos que se tienen que crear y definir para
entender la comunicación dado los nuevos ambientes, actores y formas
de interacción que aparecen en el actual ecosistema de la info-comunicación?
• ¿Cuáles son las vetas de investigación para analizar a la comunicación
como portadora de sentido ético en la vida de las personas?
• En el marco del establecimiento de políticas públicas ¿cuál es el sentido
que la ética de la comunicación debe tomar para orientar la toma de
decisiones? ¿cuál es el papel de los investigadores de la comunicación en
la conformación de estas políticas?
• ¿En qué medida se puede reorientar la producción de contenidos mediáticos de tal manera de que sean portadores de procesos de enseñanza-aprendizaje, de aquellas competencias para la vida que tienen que
ver con el aprender a tomar decisiones, resolver conflictos sin violencia,
promover la sana convivencia y la solidaridad entre los grupos humanos,
la protección del medio ambiente, entre otras?
Introducción • 33
• ¿Cuál es el sentido de que la información se haya convertido en un espectáculo y en una forma de entretenimiento que exacerba el morbo, la invasión
de la privacidad y que atenta contra la dignidad de las personas?
• Hoy por hoy, la comunidad de investigadores de la comunicación se ha
abocado al estudio de los grupos más vulnerables a las grandes transformaciones que ocurren en la sociedad: niños, jóvenes, mujeres, indígenas,
obreros, migrantes, entre otros. ¿Cómo se puede establecer la corresponsabilidad entre los distintos actores que interactúan con estos grupos sociales
y establecer las estrategias de comunicación de 360 grados involucrando
a cada uno de estos actores según su nivel de participación?
• Si los procesos de comunicación intercultural suponen el intercambio
en condiciones de igualdad entonces toca a los investigadores de la
comunicación diseñar puentes de diálogo e interacción que asuman el
reconocimiento de la dignidad del otro, del valor de su marco cultural,
contextual, socioeconómico y simbólico. ¿Cuáles son las vertientes de la
investigación de la comunicación en las organizaciones y fuera de éstas?
Un Anuario de Investigación de la Comunicación tiene la vocación de conducir
a los pensadores hacia nuevos retos e innovadoras preguntas que posibiliten ir
cubriendo la agenda pendiente en nuestro campo. Éste es el motor de la generación del conocimiento. Sobre la base de cuestionamientos acertados es que
avanza el pensamiento y la búsqueda de la verdad. Sirvan estas palabras para
agradecer a quienes contribuyen al avance de la construcción de la comunidad
científica de la comunicación.
María Antonieta Rebeil Corella
Coordinación de Investigación del CONEICC
34 • María Antonieta Rebeil Corella
Primera parte
Legislación, ética y medios
de comunicación en México
•
1
El proceso de discusión de la Ley Federal
de Radio, Televisión y Telecomunicaciones
en el contexto de la Teoría de la Acción Social
María de la Luz Casas Pérez*
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Cuernavaca
El papel de los medios de comunicación es vital para comprender la
forma en la que se desarrollan las agendas de la discusión en cualquier
sistema social. Sin embargo, poco se ha estudiado la forma en que los
actores sociales se presentan ante la opinión pública a fin de promover
su causa e incidir en un tema específico. La manera en la que éstos
se articulan y presentan en el escenario social, resulta sustantiva tanto
para los objetivos de su acción así como para el establecimiento de su
importancia relativa dentro de un escenario político.
Las transformaciones recientes de los procesos de gestión de las
políticas públicas del audiovisual, sugieren la necesidad de estudiar la
participación de los diversos actores que intervinieron en el proceso
de discusión de las reformas a la Ley de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones, así como su incidencia en los medios periodísticos
impresos.
Palabras clave: Teoría de la Acción Social, Ley Federal de Radio, Televisión
y Telecomunicaciones.
* Licenciada en Ciencias de la Comunicación, Maestra en Comunicación y Doctora en Ciencia
Política. Investigador Nacional Nivel 2. Profesora-investigadora del Tecnológico de Monterrey,
Campus Cuernavaca en la División Académica de Profesional y Posgrado, e investigadora asociada en el Centro de Investigación en Información y Comunicación (cinco) en el Tecnológico
de Monterrey, Campus Monterrey. La autora desea agradecer la colaboración de los alumnos
Rosita Padilla, José Guadalupe Mondragón y Claudia Galeana en la elaboración de este trabajo.
Correo electrónico: [email protected]
The role of communication media is vital to understand the development
of discussion topics in any social system. Nevertheless, not enough has been
studied in the way social actors present themselves to public opinion in
order to promote their cause and influence a specific subject. The way in
which these are articulated and presented in the social scenery, is important
both to the objectives of their action, as well as for the establishment of its
relative importance within a politics scenario.
Recent transformations in the achievement of audiovisual public policy
decisions, suggest the need to study the participation of different actors that
intervened in the discussion process of the reforms on the Mexican Radio, Television and Telecommunications Law, as well as its impact on the
printed media
Key words: Social Action Theory, Mexican Radio, Television and Telecommunications Law.
Introducción
Frecuentemente olvidamos que los grupos sociales somos consecuencia de las
relaciones que establecemos entre individuos y que la sociedad es el producto
de la construcción de sujetos en permanente interacción.
Durante mucho tiempo una buena parte de las teorías de la comunicación
social se enfocaron al análisis de los productos o las manifestaciones de la comunicación, conocidas también como efectos de los mensajes. El énfasis de los
estudios basados en estas teorías se centraba, en gran medida, en la operación
del amplio espectro de medios que en su momento fueron llamados medios de
comunicación masiva; no obstante, el avance teórico del campo de la comunicación dejó atrás algunas consideraciones sustantivas de las teorías sociológicas
que les dieron origen, es decir de la base sustantiva que pretende explicar el
fundamento esencial de la acción individual y colectiva que es la que finalmente
nos orienta hacia la comunicación. En otras palabras, sin tomar en consideración las respuestas que como sujetos efectuamos a partir de los mensajes que
recibimos son, en gran medida, resultantes de la valoración que hacemos de
quienes los envían. La estructura de relaciones que los individuos y los grupos
establecemos a partir de los mensajes que enviamos y recibimos se encuentra
altamente condicionada por las relaciones que demarcan esa estructura y que
es la que finalmente define las condiciones de nuestra interacción y la forma
en que esa interacción nos articula como miembros del todo social.
38 • María de la Luz Casas Pérez
El presente trabajo responde a la necesidad de ver a la comunicación no
solamente como el complejo entramado de información, mensajes y reacciones
a dichos mensajes, sino como la manifestación de condiciones de relación previamente establecidas y que orientan las manifestaciones simbólicas indirectas
de dicha vinculación entre los sujetos.
La premisa fundamental que anima la reflexión teórica para este estudio
radica en recordar que la forma en la que se articulan las condiciones políticas y económicas de los fenómenos no es sino una resultante indirecta de la
existencia de ciertas formas de articulación social. Esto es, la comunicación y
las manifestaciones directas o indirectas de la comunicación que pueden o no
manifestarse a través de medios masivos, son consecuencia de vinculaciones
establecidas previamente entre individuos y grupos así como de las formas de
rearticulación que se establecen a partir de la lucha por definir continuamente
las condiciones de dichas relaciones.
En el caso que aquí nos ocupa, nos interesa analizar un proceso concreto de
discusión hacia la definición de una política pública específica que es el proceso
de discusión de la Ley Federal de Radio y Televisión y Telecomunicaciones,
tal y como se ha dado en los últimos meses, a partir no del análisis histórico
documental y de definición de sus términos, sino a partir de los procesos de
interacción de aquellos actores que se encuentran involucrados en su definición.
Nos interesa, además, reconocer cómo es que los propios medios de comunicación, particularmente aquellos que han dejado huella del proceso, han registrado
los diferentes momentos en que se ha llevado a cabo dicha interacción. Nuestro
propósito es generar un esquema básico de referencia que pueda utilizarse en
el análisis de una parte del todo social y que nos permita dilucidar con mayor
precisión la forma en que la que se producen varios procesos yuxtapuestos; por
un lado la discusión, y gestión política –entendida claramente como una lucha
por el poder-, la articulación de argumentaciones que definen y presentan las
distintas posturas de actores sociales y políticos y la manera en que los medios
las recogen y, por último, la forma en que dichas posturas y tomas de posición
de los actores se ponen de manifiesto ante la opinión pública con la finalidad de
influir en la gestión de políticas públicas, desde la teoría de la acción social.
Para tal efecto, por tanto, en este trabajo se analizará a los actores sociales,
políticos y económicos que se han puesto de manifiesto en el proceso reciente
de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones, así
como la forma en que dichas manifestaciones se han presentado ante la opinión
pública en un período muy específico que va de la fecha en la que se aprueba la
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 39
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
llamada Ley Televisa en abril del 2006, hasta la fecha en que la Suprema Corte
de Justicia de la Nación declara inconstitucionales algunos de sus preceptos
en 2007.
Nuestra intención es generar la discusión y el análisis de este tema que
resulta central para la estructura y operación de los medios audiovisuales en
México, desde el análisis de escenarios y a partir de un panorama de la forma
en que los diferentes actores se han presentado ante la opinión pública para la
discusión de este fenómeno, mostrando que el proceso de gestión de política
pública se da en realidad en dos niveles aparentemente inconexos pero claramente vinculados, a saber, el de la lucha por el poder y la discusión política, y
el de la apropiación de los espacios en los medios. Uno subsume al otro, pero
al igual que en un escenario no existe la posibilidad de continuar la acción si el
reflector no se encuentra bien colocado e iluminando claramente al actor que
será el siguiente en turno para darle continuidad a la trama.
En el caso de la discusión sobre la ley de medios electrónicos y telecomunicaciones que aquí nos ocupa, veremos cómo es que cada uno de los actores
ha colocado en un momento dado su argumento en un espacio del escenario
que no necesariamente puede ser visto por todos los espectadores de la opinión
pública, de tal suerte que la discusión se ha perdido para volverse a retomar
posteriormente con otras condiciones que han perdido o debilitado el argumento esencial.
A partir de este trabajo no podemos sino sugerir que la perspectiva macro,
por tanto, el resultado de las acciones de los diferentes actores se convierte en
un subproducto de sus relaciones en el nivel micro y que, por tanto, la argumentación y la definición de una gestión pública no puede sino entenderse
a partir de entender las reglas y los mecanismos que rigen la discusión y la
argumentación que, en mucho, se encuentran previamente definidos por la
posición relativa de los actores en el escenario. Esta perspectiva constituye una
propuesta para entender la discusión y la gestión social de políticas públicas a
través de la teoría de la acción social.
Acuerdo del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al
día 23 de agosto de 2007 y publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de octubre de
2007. Para fines de este trabajo, los datos recogen las declaraciones periodísticas hechas exclusivamente a medios impresos durante este período.
40 • María de la Luz Casas Pérez
La teoría de la acción social
La interacción social ha sido considerada como uno de los pilares de la sociología
contemporánea. Su propósito fundamental ha sido la descripción del orden, a
fin de entender a la sociedad como el producto de la interacción, de los intereses
o de las motivaciones de los individuos y de los grupos.
Si bien la tradición sociológica establece como la base de la acción social a
aquellas conductas significativas con repercusiones de índole colectivo cuyas
manifestaciones se definen a partir de éstas (Weber, 1977), (Durkheim, 1964),
la teoría de la acción social no es solamente un subproducto de la interpretación
del orden social sino también de su reproducción y mantenimiento. Así pues,
la teoría de la acción social se ha vinculado también con el estructural-funcionalismo de Parsons (1951) o de Merton (1968), e incluso con el interaccionismo simbólico en el que puede ubicarse a Goffman (1959) o Alexander
(1983). Giddens (1984) incluso considera el concepto de la acción social como
elemento esencial de cohesión y al actor social como fundamento de la estructuración social. Ya en una perspectiva más reciente, tanto Touraine (1977) como
Luhmann (1988 y 1990) considerarán a la producción social o a aquello que
se establece como condición autorreferenciada productora de sentido, como
índices consustanciales relativos a la articulación y reproducción social.
En el sentido weberiano, la acción social se entiende como una conducta
humana con sentido y dirigida a la acción de otro. De manera que la acción
social se reviste de un sentido esencialmente humano pues busca no solamente expresar sino también un actuar sobre otro, lo cual le imprime un sentido
eminentemente comunicativo y social. Ahora bien, el propio Weber entiende
que si bien toda acción de un individuo se encuentra revestida de pensamiento
y valores adquiridos, también se encuentra en relación directa a los medios
utilizados y a los fines perseguidos. En este sentido y para el propósito de este
trabajo, nosotros entenderemos que los actores que han venido entrando en
interacción en las distintas fases de discusión de la política pública (léase la
promulgación de la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones y de
su replanteamiento), han tenido como finalidad específica argumentar a favor
o en contra de la ley, o bien a favor o en contra de una nueva ley de medios,
de manera que la expresión de esta argumentación a partir de su presentación
en los medios (en este caso medios impresos), tiene como fin específico o bien
proponer una postura, o bien influir al otro.
Según Weber las acciones básicas que un actor puede ejecutar emanan de
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 41
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
precondiciones básicas en las cuales puede prevalecer: a) la acción racional de
acuerdo a fines, b) la acción racional de acuerdo a valores, c) la acción afectiva, d) la acción relacional. En la primera el sujeto argumenta racionalmente
pretendiendo expresar condiciones y fundamentaciones lógicas de su acción;
en la segunda, el móvil principal es la defensa a ultranza de los valores independientemente de las consecuencias; en la tercera se responde a sentimientos
afectivos, positivos o negativos según sea el caso, mientras que en la cuarta se
aducen valores tradicionales de tipo social.
Ahora bien, tanto actuantes como receptores de la acción condicionan su
relación a partir de la actividad del otro, de manera que a mayor sea el número
de actores o receptores mayor complejidad habrá en el entramado social y tanto
más difícil será predecir los escenarios posibles producto de esa interacción.
Por otra parte, tanto los actores como los receptores pueden ser individuos o
grupos, de manera que en ocasiones la interacción puede darse de individuo a
individuo, de individuo a grupo, de grupo a individuo, o de grupo a grupo.
Ahora bien, desde el interaccionismo simbólico Goffman define la acción
social como aquella actividad en la que se desempeña un rol. El apego a un rol
normalmente se define como una situación estable o consistente ya sea, con
la imagen que uno tiene de sí mismo, o con un determinado papel asignado
por la sociedad. En este sentido, la prestación concreta de un rol se considera
mera consecuencia de: a) el modelo normativo de rol, b) el rol típico, y c) la
prestación o ejecución de un rol (Linton, 1936, pp. 83-92 en Herrera y Soriano,
2004, p. 65).
Lo anterior nos lleva a suponer que las declaraciones que un determinado
actor proporciona a la prensa, por ejemplo, no corresponden de manera íntegra
a la voluntad o deseo de expresión individual de ese actor, sino que de alguna
medida éste se siente obligado a expresarlas en estricto apego a la ejecución
de un rol. En este mismo sentido Goffman expresa por ejemplo que los roles
estructurales que los sujetos tienen que desempeñar en instituciones, se encuentran definidos en términos de expectativas y sanciones, y que cualquier rol
se define como comportamiento dentro de un conjunto de otras actividades
(Goffman, 1961, p. 96). De tal manera que el comportamiento del individuo
transformado en actor social o político, siempre será algo más que un hecho
incidental; antes bien, se debe interpretar en términos de su pertenencia a una
institución en cuanto tal, de la ubicación de su jerarquía y de lo esperado de
éste en términos de la normatividad o formalización de su rol. “Asumir un rol
significa ser subsumido por éste” (Goffman, 1961, p. 106).
42 • María de la Luz Casas Pérez
Ahora bien, como individuos ejecutamos una variedad de roles dependiendo
de la necesidad funcional del rol en su vinculación con otros, por ejemplo: para
que exista el rol de víctima, tiene que existir el rol de victimario. De esta manera
Goffman enlaza la acción individual a la acción colectiva, ya que la expresión y
representación de ciertos roles aparece en función de las formas de organización
social. Estas formas preferentes de organización social han sido definidas por
algunos autores como marcos referenciales o frames. El framing permite que
dentro del escenario y ante la ejecución de los diversos autores el espectador
pueda definir la orientación de un comportamiento de manera consecuente con
la expresión de un rol. En este aspecto es que la teoría de la acción social y el
interaccionismo de Goffman se relaciona con el estructural funcionalismo de
Parsons, en tanto que éste último desarrolla una serie de variables estructurales
que le permiten conocer y comprender los diferentes tipos de acciones y roles
sociales (Parsons, 1951), y éste último desde la teoría de sistemas se vincula
directamente con la expresión de una determinada acción social desde las formas
del lenguaje Goffman, (1981), la acción discursiva de Van Dijk, (1985, 1999)
o la autopoiesis de Luhmann (2005). En este sentido la definición de los actos
sociales tiene un correlato comunicativo en el sentido de la dimensión ritual
de la comunicación y las características específicas que asume dependiendo del
estatus de quienes interactúan, de sus relaciones, de su ideología manifiesta o
encubierta, y de los contextos culturales o sociales en los que lo hacen.
Ahora bien, en el caso que aquí nos ocupa, una cosa es la declaración que
un determinado actor político hace, y otra la que el medio recoge. El actor
político puede buscar ponerse en el reflector a fin de lograr visibilidad ante los
medios, pero el medio también puede destacar aspectos esenciales de su declaración de acuerdo con su línea editorial u orientación ideológica. El proceso
de construcción de la noticia ha sido desde luego estudiado por McCombs y
Shaw (1972), Gitlin (1980), Rodrigo Alsina (1989), Tuchman (1983) y Verón
(1995), quienes han enfatizado el papel que juega el medio y el reportero en la
selección de los acontecimientos que lograrán la visibilidad periodística.
No obstante lo anterior y en concordancia con los conceptos de asunción
de rol y distancia de rol enunciados por Goffman, en los que un determinado
actor exhibe una distancia respecto de la asunción social de un rol, se presenta
funcionalmente con respecto a su rol pretendiendo mostrarse como consciente y
eficaz o administra las tensiones propias de su rol de tal manera que administre
su papel tal y como un actor lo hace en un performance ante el público (Goffman,
1961, pp. 96-133), nosotros consideramos que, independientemente de lo que
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 43
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
desde el punto de vista del medio pueda constituir el criterio periodístico desde
el cual se elige o se privilegia la difusión de un acontecimiento, la visibilidad
de un actor político puede estar también determinada por:
a) la preferencia de un determinado actor a presentarse ante un medio
b) la preferencia de un medio a cubrir a un determinado actor político debido
a su importancia, notoriedad o “explosividad” de sus declaraciones
c) la institucionalidad de un actor que busca que el medio lo cubra para
reforzar su posición política
d) la necesidad de un actor político de hacer una declaración acorde con lo
que se espera de él de acuerdo con su rol.
De esta forma, reconocemos que la representación de un rol por parte de un actor
político implica e integra también los conceptos de “fachada”, representación
en escena, expresión entre bastidores, rol, distancia de rol y otros, que el propio
Goffman tomó de Bateson (1972) al desarrollar el concepto de frame. (Goffman,
1974, pp. 11-12). En este sentido la expresión del actor se convierte en un marco
viable para la interpretación, ya que “lo importante no es cómo se presenta la
realidad exterior, sino cómo es interpretada” (Goffman en Sebastián, 1994, p.
3). Esta categorización refleja una relación entre la acción y la situación que
se asemeja a la teoría general de la acción parsioniana cuyo propósito es comprender los diferentes tipos de acciones y roles sociales dependiendo del análisis
sistemático de las “definiciones de la situación” que enmarcan tales acciones y
situaciones, confiriéndoles determinado significado social. (Manning, 1992, p.
118). Lo anterior no implica que un determinado actor ejecute una desviación
permanente de un rol, con el propósito de confundir a su interlocutor respecto
de la originalidad o veracidad de su interpretación; antes bien, tanto Goffman
como Parsons señalan que esta representación constituye una interpretación
genuina de los modelos y esquemas fundamentales que los individuos asumen
como base relativamente estable de su representación de la realidad. (Goffman,
1981, p. 108), de tal suerte que la interiorización de los valores de los sujetos a
través de su representación por medio de la comunicación y como consecuencia
de la acción, constituyen la fuerza esencial necesaria para la interpretación de
las normas que rigen al todo social. La acción social, por tanto, se constituye
en representación de los valores que la sociedad determina como importantes
y el actor en la figura de enlace entre él, como representación de dichos valores,
y su receptor o público.
44 • María de la Luz Casas Pérez
Nuestra premisa fundamental es que, si el actor se manifiesta y los medios
de comunicación recogen esa expresión, podemos estar ante una auténtica
representación de un acontecimiento social ante el cual se ponen de manifiesto
diversas posturas por constituir éste un hecho de relevancia o preocupación
social. El asunto pues se presenta como la puesta en escena de una multiplicidad
de actores, cada uno buscando la luz lo de los reflectores a fin de exponer su parte
ante una opinión pública que ocuparía el papel de público receptor. En el caso
que aquí nos ocupa, no estaríamos atendiendo a las interpretaciones diversas
que ésta opinión pública derivaría como consecuencia de dicha presentación,
sino exclusivamente a las condiciones originales de la puesta en escena.
El título de la obra y los actores
El título de la obra en este caso es la discusión de la viabilidad de la Ley Federal
de Radio, Televisión y Telecomunicaciones, aprobada en abril de 2006, conocida
como Ley Televisa. El marco temporal de la obra va, desde finales de 2005 en
que se preveía la posibilidad de la modificación de la ley anterior, el conjunto
de las declaraciones y la apelación por parte de los actores inconformes, hasta
la resolución de inconstitucionalidad de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación en agosto del 2007.
Los actores de esta obra, son todos los sujetos que a título personal, institucional o como profesionales de algún medio de comunicación reportaron
sobre este acontecimiento.
Si se nos permite una crítica al desempeño actoral de los participantes, diremos que durante el lapso aquí reportado cada uno de ellos pretendió encender su
reflector lo más posible, enfatizando la calidad y trascendencia de su actuación,
no necesariamente favoreciendo con ello la claridad de su argumento.
La crítica, si es que podemos tomar esta analogía, para referirnos a lo que
los medios de comunicación reportaron sobre el particular, se centró en el
protagonismo de los actores y en la contundencia de sus expresiones más que
en la profundidad de la temática. Nosotros, como observadores externos a toda
la representación, por el momento solamente nos enfocaremos a lo que sucedió
en el escenario y a lo que los críticos expresaron momentos después de la puesta
en escena, no así a las opiniones de quienes asistieron a ella.
Ley Federal de Radio y Televisión de 1960.
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 45
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
La obra continúa; sin embargo ya que por el momento sólo conocemos lo
que sucedió en el transcurso de ese período de tiempo, pero todavía no conocemos el desenlace. Los espectadores de la obra es decir la opinión pública, por
tanto, está en suspenso.
Consideraciones metodológicas
Para fines de este estudio, la metodología empleada fue la siguiente:
El núcleo de la investigación fue el actor social, cuyas manifestaciones buscaron expresión y fueron recogidas a través de medios impresos de circulación
nacional disponibles a través de recursos electrónicos (internet). De manera
colegiada entre las personas que participaron en la investigación se definieron las
características visibles de un actor social, así como sus expresiones y manifestaciones. A fin de recoger una clasificación pertinente para este estudio, el concepto
de actor social, se subclasificó y operacionalizó de la siguiente manera:
Actor social:
Desde el punto de vista de la acción social, el concepto de actor puede ser visto
como elemento esencial para la estructuración social (Giddens, 1984), como
posibilidad de acción autoreferenciada (Luhmann, 1982, 1990), como elemento
fundamental de la acción social (Parsons, 1937, 1988), o como articuladores
de la producción social (Touraine, 1977).
Entendemos por actor a aquel sujeto, individuo o institución que participa
con diferentes enfoques o niveles de participación. La característica de un actor
social es lograr la transformación del entorno en el cual participa, ya sea a través
de declaraciones, organización de eventos, liderazgo de grupos o cualquier otra
manifestación de tipo social. Su incidencia puede traducirse en la transformación
concreta de la realidad sobre la cual participa.
Las notas fueron clasificadas dependiendo del tipo de actor que las enunciaba,
siendo la clasificación que se empleó la siguiente:
Educativo: Referido en general a personas que trabajan en una institución
educativa o de investigación, especialmente en calidad de investigador, docente o académico. Su propósito es el análisis de la realidad social, aunque
desde luego no se descarta cualquier filiación política o partidista.
Empresarial: Pertenece al ámbito empresarial o productivo. Se interesa por
transformar el estado de cosas que guarda la economía o la relación de los
46 • María de la Luz Casas Pérez
actores económicos entre sí. Puede tratarse de sujetos que hablan a título
personal pero que cuentan con un liderazgo importante en el ámbito empresarial o productivo, o bien de personas que hablan a título de las empresas
que representan.
Institucional: Se trata de un funcionario o representante de una institución
que habla a nombre de ella o en su calidad de experto o máxima autoridad. La institución en cuestión puede ser de naturaleza privada o pública,
pero no necesariamente representando los intereses de una organización
productiva.
Mediático:Se trata de un representante de un medio de comunicación que
habla, reportando sobre el acontecimiento o bien comentando acerca de él.
Ejemplo: reportero, articulista, editorialista.
Político: Se trata de funcionarios públicos, legisladores, militantes o dirigentes
de partidos políticos, o bien de grupos que buscan promover una postura
ideológica o política concreta. También pueden aparecer categorizados en
este rubro personalidades que tienen o han tenido trascendencia en el ámbito
político.
Social/cultural: Por definición todos los actores son actores sociales en tanto
que influyen en el destino de la organización social, sin embargo dentro de
la categoría de actor social/cultural nos referimos a personalidades que por
su calidad humana, científica, académica o artística son reconocidos por la
comunidad como sujetos de calidad íntegra. Aquí nos referimos a personajes
que se constituyen como líderes natos por su participación en el ámbito
social o cultural, cuya opinión es generalmente muy valorada y tomada en
cuenta a nivel social.
La unidad de estudio fue el artículo periodístico. El periodo de observación
se hizo entre diciembre del 2005 y diciembre del 2007 por considerar que
en este período se llevaron a cabo acontecimientos importantes relativos a la
discusión de la ley, la aprobación en la cámara, su promulgación en el Diario
Oficial de la Federación y la discusión posterior que culminó en el dictamen de
la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La búsqueda se hizo en los registros
electrónicos ubicados en las bases de datos Infolatina y Notimex que recaban
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 47
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
el compendio de las principales publicaciones periódicas nacionales. El corpus
de investigación lo constituyeron todos los artículos publicados en ese período.
Para la ubicación de notas se utilizaron buscadores de Internet en los que se
ingresaron a la vez títulos claves que permitieron ubicar información de notas
periodísticas relativas a la La Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones o Ley Televisa, siendo la muestra de 110 artículos.
El tipo de muestra no probabilística intencional o por juicio, entendida ésta
como aquella en el que se busca la representatividad por apego a los criterios
previamente definidos por el investigador para el objetivo de la investigación.
Cada artículo fue leído cuidadosamente, identificado y seleccionado dependiendo del tipo de argumento expresado (a favor, en contra o neutral) con
relación a la Ley de Radio, Televisión y Telecomunicaciones o Ley Televisa. Para
la selección de esta muestra se buscó replicar la metodología de Tankard (1991,
p. 5), buscando estandarizar los mecanismos de selección y de juicio entre los
distintos evaluadores del material a fin de catalogar los distintos argumentos.
Una vez identificados los diferentes actores, se registraron sus declaraciones,
se clasificó su postura dependiendo de si se ubicaba a favor o en contra de la
Ley Federal de Radio, Televisión o Telecomunicaciones, o si presentaba una
posición neutral, y se procedió al conteo.
La selección de etiquetas de catalogación se hizo con base a variables específicas tales como tipo de actor, rango o título del declarante, tipo de declaración,
si ésta fue hecha a título personal o no, la posición, el medio en el que apareció
publicada y la fecha.
Los registros obtenidos fueron seleccionados de acuerdo con su relevancia y
tomando en consideración que en el cuerpo de texto quedara clara la declaración
atribuida a algún actor específico descartándose aquellas noticias en la que la
mención a la ley fuese indirecta o tangencial.
Los artículos periodísticos que finalmente conformaron el corpus de la investigación y quedaron definidos como parte de la muestra, fueron aquellos en los
que apareció un actor claramente identificado con una posición específica.
Para el caso que nos ocupa, por tanto, se eliminaron todas aquellas notas periodísticas cuyo
tratamiento fue exclusivamente informativo y se dejaron solamente aquellas en las que una
declaración es atribuida de manera directa y explícita a un actor particular, ya sea a través de
parafraseo, entrecomillado o cita textual.
48 • María de la Luz Casas Pérez
Resultados
Los resultados preliminares de esta investigación muestran claramente la forma
en que los medios de comunicación recogen los planteamientos de los distintos
actores políticos, siendo la mayoría de las participaciones pertenecientes a actores
de naturaleza política, en segundo lugar a actores de tipo institucional, y en tercer
lugar a actores de tipo empresarial (Cuadro 1). La participación de comentaristas/editorialistas aparece en cuarto lugar, seguida por actores de las instituciones
educativas y en último lugar por miembros destacados de la sociedad.
Cuadro 1
Distribución de notas por actor social
La presencia de actores mayoritariamente políticos y empresariales, refleja
por un lado la práctica periodística tradicional de recoger predominantemente
la opinión de quien ostenta un cargo de responsabilidad pública o de autoridad
buscando de otra suerte contrastar sus posiciones, así como el reflector que
los medios ponen sobre cierto tipo de actores. El Cuadro 2 permite señalar la
posición relativa de cada uno de ellos con relación a este tema, lo cual lo ubica
primordialmente como un tema de trascendencia política, con escasa participación por parte de actores de naturaleza educativa y social o cultural. Por su
parte, los actores mediáticos se ubican en la parte intermedia con relación a su
participación frecuentemente a través de columnas periodísticas o comentarios
y ubicándose como auténticos mediadores entre los demás actores. Una buena
parte de las declaraciones, especialmente aquellos de los actores políticos obtenidas por petición o presión de los reporteros; muchas de ellas son neutrales
en concordancia con el carácter institucional del actor y con su decisión de no
comprometerse con una postura específica, mientras que la mayor parte de las
posiciones en contra son hechas a título personal, de manera que los lectores,
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 49
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
y en este caso la opinión pública, reciben una interpretación diferenciada de
la información que seguramente recibirá diferente atención dependiendo del
conocimiento o relevancia que se le otorgue al actor en cuestión.
El Cuadro 2 muestra la posición de las declaraciones y de una polarización
manifiesta en donde, sin embargo, se privilegiaron aquellas expresiones de
ataque a la ley:
Cuadro 2
Posición de los diferentes actores
Por otra parte, en atención a la práctica periodística tradicional, el Cuadro
3 muestra la ubicación temporal de las declaraciones, mostrando que el mayor
número de expresiones relativos a la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones se concentró o bien hacia finales del año 2005 previamente
a su votación, o bien posteriormente a su aparición en el Diario Oficial de la
Federación, o bien posteriormente a la determinación del fallo de la corte, siendo
en este último momento en el que se ponen de manifiesto la mayor cantidad
de las expresiones en contra.
Cuadro 3
Ubicación temporal de las declaraciones
50 • María de la Luz Casas Pérez
En las fechas pico que marca la gráfica, la mayor parte de las expresiones
de los actores son en contra de la ley o en todo caso a favor, generando así una
predisposición, un frame o un marco de referencia para la opinión pública que
privilegia la interpretación de este acontecimiento en este sentido.
El Cuadro 4 permite ver, por su parte, la frecuencia artículos periodísticos a
favor, en contra y neutrales que publicaron los periódicos seleccionados dentro
de la muestra.
Cuadro 4
Frecuencia de declaraciones en los medios
Lo anterior pudiera indicar que esta postura es favorecida en medios, ya
sea porque la posición en contra es más fuerte que la posición a favor, porque
los actores que defienden esta postura buscaron ser más visibles o bien porque
la práctica periodística contemporánea privilegia las declaraciones de corte
sensacionalista que aseguran la venta del periódico.
Desde luego la mayor parte de las notas a favor o en contra fueron publicadas en periódicos cuya tendencia ideológica privilegiaba la postura del actor
en cuestión. Los cuadros 5, 6 y 7 muestran el número de artículos correspondientes a cada posición, dependiendo del medio periodístico en el que aparecieron publicados. Así por ejemplo, el Reforma y el Financiero publicaron la
mayor parte de las declaraciones a favor de la Ley Federal de Radio, Televisión
y Telecomunicaciones, mientras que La Jornada publicó la mayor parte de las
declaraciones en contra.
Es necesario indicar también que una práctica periodística común es enfatizar cierto tipo de
declaraciones por parte de un actor, lo cual no necesariamente puede reflejar adecuadamente la
complejidad de su postura; no obstante el periódico la simplifica ubicándolo con ello dentro del
escenario en una determinada posición.
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 51
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
Cuadro 5
Artículos a favor por medio de publicación
Reforma
El Economista
El Universal
La Jornada - Política
Multimedios Estrellas de Oro
Mural - Negocios
Terra Networks México S.A. de C.V.
El Financiero, Negocios
Revista: Proceso
total
4
2
2
1
1
1
1
2
1
15
Cuadro 6
Artículos en contra por medio de publicación
Agencia de servicios integrales de comunicación, S.A. de C.V.
Análisis Ediciones y Cultura - Etcétera
Aregional - State News
efinfo (Eficiencia Informativa) antes México Analytica
El Financiero - Cultura
El Norte
El Sol de México
El Universal
Grupo Empresarial Periodistico, SA de CV
Infosel News
La Jornada - Política
Multimedios Estrellas de Oro
Mural - Nacional
Notimex - General
Organización Editorial Mexicana
Reforma
Revista Mexicana de Comunicación
Revista: Proceso
Siempre
Terra Networks México S.A. de C.V.
total 52 • María de la Luz Casas Pérez
2
1
1
2
2
1
1
6
1
1
10
2
2
3
2
8
1
3
2
6
57
Cuadro 7
Artículos neutrales por medio de public
Agencia de servicios integrales de comunicación, S.A. de C.V.
Análisis Ediciones y Cultura - Etcétera
Columna Rotafolio
El Economista - Empresas y Negocios
El financiero
El Universal
Infosel News
La Jornada - Política
Multimedios Estrellas de Oro
Notimex - General
Reforma
Siempre
Terra Networks México S.A. de C.V.
total 2
2
1
1
9
2
2
2
2
5
6
2
2
38
Un desglose adicional, por tipo de actor demuestra que en sus declaraciones
el actor es consistente con el tipo de declaración que se espera de él dependiendo
de su posición institucional o ideología manifiesta. Así por ejemplo un actor
que tradicionalmente opina en contra, o es considerado como tradicionalmente
contestatario, va a ser publicado en periódicos con esa postura y viceversa;
de tal forma las posiciones de actores institucionales y empresariales fueron
tradicionalmente privilegiadas en periódicos de derecha, mientras que las posiciones de actores educativos y políticos fueron tradicionalmente privilegiadas
en periódicos de izquierda.
Como se asentó previamente el número de expresiones en contra de la
ley sobrepasó en número al número de expresiones a favor. Ahora bien, los
actores que se hicieron más visibles en el escenario político, o pudiéramos decir recibieron mayormente la luz de los reflectores mediáticos y que tenían una
posición institucional o política relevante para el caso en su momento, fueron:
Javier Corral Jurado (Senador por Chihuahua), Carlos Sotelo García (Senador
y Presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía), Manuel
Bartlett Díaz (Senador por Puebla), Guillermo Ortíz Mayagoita (Magistrado y
Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación) y Gerardo González
Abarca (Comisionado de la Cofetel), la mayor parte de ellos con expresiones
en contra de la ley o en todo caso, neutrales. La manifestaciones de las distintas
expresiones del orden social por parte de los actores involucrados, da cuenta
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 53
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
precisamente del interés y la necesidad de proporcionar, a través de una declaración, un punto de vista particular, defender una postura o presentar con base
en argumentos un panorama de interpretación de un acontecimiento a todas
luces de trascendencia social.
Análisis e interpretación del sentido de la acción social
Numerosos análisis y ensayos relativos a la discusión de la Ley Federal de Radio,
Televisión y Telecomunicaciones se enmarcan dentro del ámbito de posturas
de pertinencia y precisión, de los alcances y repercusiones de la ley, y de otros
aspectos relacionados. Algunos de estos trabajos han sido precisamente recuperados por la prensa nacional y se encuentran contenidos en el período al que
hacemos referencia; algunos más (Esteinou, Trejo, Alva de la Selva, Sosa Plata y
otros), son parte de una comunidad académica que incluso ha buscado intervenir
directamente en el proceso de gestación de políticas públicas en el sector (Alva
de la Selva, 2008). No obstante, no ha habido un análisis de la discusión sobre
la base de la acción social. Este trabajo pretende, precisamente determinar que
todas aquellas expresiones, manifestaciones o interpretaciones sobre el particular
son en sí mismas resultantes de la acción social. Si recordamos, la base de la
acción social son aquellas conductas significativas con repercusiones de índole
colectiva y trascendencia social. En este sentido las declaraciones de actores clave
en la discusión acerca de la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones, conocida como Ley Televisa, así como la interpretación y privilegio que
de ellas hicieron los medios, resultan consustanciales para la discusión pública
y para la resolución de un tema de trascendencia política y social. No obstante,
estudiar la trascendencia de las informaciones y los argumentos publicados desde
la teoría de la acción social implica un ir más allá del análisis de contenido que
se focaliza sobre el simple conteo de los mensajes y su valoración, implica considerar al actor social como aquel individuo cuya acción transmite y comunica
al mismo tiempo que contribuye a interpretar la realidad social como condición
autorreferenciada productora de sentido, pero al que no hay que descartar como
sujeto que ejerce una determinada acción con intereses particulares. Es decir,
el actor social tiene como fin último político y comunicativo influir al otro o a
los otros para con ese propósito afianzar su posición o su actuación dentro del
escenario social. Así pues, siguiendo a Weber, sería necesario reflexionar en qué
medida la acción social se define de acuerdo a fines, de acuerdo a valores, o de
acuerdo a propósitos relacionales, al mismo tiempo que se cuestiona respecto
54 • María de la Luz Casas Pérez
de los sujetos objeto de la alocución, es decir, si el producto de la acción va
dirigido a individuos (ciudadanía/receptores), o bien a otros actores o grupos
a los que se desea neutralizar con determinada declaración.
También es necesario recordar con Goffman, que el actor social define su
actuación con referencia a un rol, de manera que se espera que ciertas acciones
o expresiones se conviertan en el producto natural de un determinado actor.
Cuando la expresión o declaración de un actor es consistente con el desempeño de su rol, resulta entonces natural que sus manifestaciones se difundan en
medios que coincidan con su postura, mientras que lo verdaderamente noticioso sería que una expresión, declaración o manifestación fuese contraria a lo
que esperado en función de un rol. Así por ejemplo, en el caso de expresiones
de actores políticos, se espera que éstas se den en función de la ideología que
representan o con la cual comulgan, mientras que también se espera que la
expresión de actores institucionales sea mucho más moderada o neutral en
concordancia con la idea de la neutralidad de las instituciones como estabilizadoras del todo social.
Los resultados arrojados por esta investigación demuestran cómo la mayor
parte de las declaraciones están ubicadas en actores de tipo político o educativo, mientras que las declaraciones a favor pertenecen a actores del ámbito
empresarial, lo cual desde luego sería consistente con lo esperado por la teoría
en concordancia con el rol. No obstante, es importante mencionar que la
concordancia en expresiones de tipo político no necesariamente aparece en
concordancia con la filiación partidista de los actores políticos registrados, lo
cual pone de manifiesto una pluralidad política al interior del grupo que se
manifestó específicamente en contra de la ley en cuestión.
Por otra parte también es importante mencionar que la presencia de las
declaraciones puede haber sido consecuencia de las acciones estratégicas emprendidas por ciertos actores o grupos, para buscar y asegurar su presencia en
medios o su visibilidad en el escenario, acciones de las cuales desde luego no
tenemos evidencia, pero que de manera natural existen como precondición para
la acción en términos de la teoría goffmaniana (Goffman, 1974), según la cual
el actor prepara y asegura una actuación en el escenario, define las condiciones
de su representación, se asegura del apoyo entre bastidores, planea y ensaya la
ejecución de un rol, y define la distancia de rol en la que el actor se sitúa por
referencia con otros en el escenario. En muchos sentidos entonces, los espectadores esperan cierta ejecución por parte de los actores que salen a escena,
asumiendo que la ejecución de su rol y la maestría de su representación, les va
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 55
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
a permitir comprender las diferentes posiciones protagónicas y antagónicas ante
una problemática determinada, presentando así la fuerza esencial necesaria para
la interpretación de las normas que rigen al todo social. Así pues, cuando el
espectador no logra ver en el actor una posición clara, desestima su actuación
o la considera contraria a su rol, valorándola así como poco convincente o útil
para llevar adelante una interpretación fiable. Una audiencia que no recibe una
interpretación confiable de un rol, ya sea porque los actores no son convincentes
en su papel, o porque la trama está mal planteada, podrá entonces confundir los
distintos planteamientos, quedar desinformada respecto de la precisión de las
posiciones, o perder en general el interés por la puesta en escena, desestimando
finalmente el valor general de la obra como asunto de trascendencia social.
En el caso de un asunto como éste, en que la discusión sobre la Ley Federal
de Radio, Televisión y Telecomunicaciones está inconclusa, la interpretación
que los espectadores pueden hacer es que se trata de una expresión más de
otra discusión inacabada en donde la oposición juega el papel de la oposición
mientras que las instituciones empresariales y mediáticas juegan el suyo, pero
que en términos generales estamos ante una autorrepresentación y autorreproducción de un sistema de sentido pre-existente, que no va a cambiar y en
donde no está claro cuál será el detonador que desenmarañará el nudo para
que se propicie un desenlace. En otras palabras, así como en cualquier obra
de teatro, hay momentos climáticos en los que cada actor define su posición
y otros en los que se presenta un enfrentamiento, de la misma manera en la
discusión hubo momentos, definidos por los plazos de votación, publicación
y amparo en contra de la resolución de la ley, que fueron los que privilegiaron
los medios a fin de presentar las diversas posiciones; sin embargo, a menos
que se presente otro momento crucial en el que los actores sean obligados
a definir y enfrentar nuevamente sus posturas, los medios dejarán de darles
presencia. Ahora bien, en este juego de visibilidades cabe la posibilidad, como
acción entre bastidores, de que algunos actores hagan lo posible por mantener
a la obra y a su desenlace en suspenso, mientras que otros luchen por llevarla
a término. La probabilidad de que un actor domine dependerá desde luego,
de su posición social y del estatus del cual goce dentro de la obra. Ya Gitlin
criticaba en su momento las prácticas retóricas tanto de la izquierda como la
derecha que finalmente cuando son plasmadas en los medios de comunicación,
acaban dibujando una caricatura de los acontecimientos (Gitlin, 1980). Y es
que en general, diría Luhmann, cualquier sistema social tiende a clausurar
operativamente y de forma autopoiética, cualquier elemento que le impide su
56 • María de la Luz Casas Pérez
reestablecimiento; de manera que ningún elemento exógeno es introducido, a
menos que se garantice que la nueva relación entre elementos pueda garantizar
el equilibrio (Luhmann, 2005).
Conclusiones
Los resultados de este trabajo indican que las expresiones relativas a la ley se
centraron en argumentos negativos siendo éste el escenario preferente que los
medios enmarcaron la discusión sobre el tema.
Las argumentaciones y la frecuencia de las notas periodísticas recabadas,
muestran la evidencia preferente de la participación política directa de actores
y medios específicos en concordancia con su orientación política y con la definición predefinida de su rol.
Los datos y la forma en la que fueron recabados no nos permiten conocer
las acciones ejercidas tras bastidores, ni los criterios asumidos por los medios
para la difusión preferente o no de ciertas informaciones pero sí conocer los
períodos de tiempo en los que la nota fue difundida, lo cual es consistente con
hallazgos anteriores que corroboran la existencia ciertas prácticas periodísticas
responsables de la conformación social a partir del establecimiento de la agenda. Sin embargo, queda pendiente para futuras investigaciones, un análisis de
la percepción de la opinión pública en la construcción de una determinada
opinión sobre el particular a partir de la presentación de escenarios y la forma
en que se favorece en los receptores de los medios una cierta interpretación de
los asuntos que son vitales para la gestión de políticas públicas y en particular
en este caso para el resultado de la discusión sobre políticas de comunicación
y telecomunicaciones.
Referencias
Alva de la Selva, A. (2008). “Del recorrido hacia una reforma democrática de los medios: Las aportaciones de la Iniciativa Ciudadana” En: A. Vega, M. Portillo y J.
Repoll (coords.). Las claves necesarias de una comunicación para la democracia.
México: AMIC/Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.
Bateson, G. (1972). Steps to Ecology of Mind: Collected Essays in Anthropology, Psychiatry,
Evolution and Epistemology. Chicago: University of Chicago Press.
Durkheim, E. (1964). Las reglas del método sociológico. Buenos Aires: Dédalo.
Flores, R. (1997). Alcances para una conceptualización constructivista del concepto de
acción social. Cintia de Moebio, diciembre, número 2, Santiago: Universidad
de Chile.
El proceso de discusión de la Ley Federal de Radio, Televisión • 57
y Telecomunicaciones en el contexto de la Teoría de la Acción Social
Giddens, A. (1984). The Constitution of Society: Outline of Theory of Structuration.
California: University of California Press.
Gitlin, T. (1980). The Whole World is Watching: Mass Media in the Making and Unmaking
of The New Left. California: University of California Press.
Goffman, E. (1959). The Presentation of Self in Everyday Life. New York: Doubleday
Anchor Books.
Goffman, E. (1961). Encounters: Two Studies in the Sociolgy of Interaction. Indianapolis:
Bobbs Merril.
Goffman, E. (1981). Forms of Talk. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.
Luhmann, N. (2005). Organización y decisión: autopoiesis, acción y entendimiento comunicativo. Barcelona: Anthropos; México, D.F.: Universidad Iberoamericana;
Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica.
Luhmann, N. (1990). Essays on Self-Reference. New York: Columbia University Press.
Luhmann, N. (1982). Autopoiesis, Acción y Entendimiento Comunicativo. En:
Zeitschrift für Sociologie. Año 11, Nº 4, octubre. pp. 366-379. Traducción de
Darío Rodríguez.
Manning, P. (1989). Erving Goffman and Modern Sociology. Cambridge: Polity Press.
McCombs, M. & Shaw, D. (1972). The Agenda-Setting Function of Mass Media. The
Public Opinion Quarterly, 36 (2), 176-187.
Merton, R. (1968). Social Theory and Social Action. New York: The Free Press.
Parsons, T. (1988). The Structure of Social Action. New York: McGraw Hill.
Parsons, T. (1951). The Social System. Glencoe: Free Press.
Rodrigo Alsina, M. (1989). La construcción de la noticia. Barcelona: Paidós.
Sebastián de Erice, J. (1994). Erving Goffman. De la interacción focalizada al orden
interaccional. Madrid: CIS.
SCJN (2007). Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones y de la Ley Federal de Radio y
Televisión. Aclaración de sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Diario Oficial de la Federación. Viernes 19 de octubre de 2007.
Tankard, J. (1991). Media Frames: Approaches to Conceptualization and Measurement.
Paper presented at the Education in Journalism and Mass Communication
Convention, Boston.
Touraine, A. (1977). The Self-Production of Society. Chicago: University of Chicago
Press.
Tuchman, G. (1983), La producción de la noticia: Estudio sobre la construcción de la
realidad. Barcelona: Gustavo Gili.
Van Dijk, T. (1985). Handbook of Discourse. London: Academic Press.
Van Dijk, T. (1999). Ideología: Un enfoque multidisciplinario. Barcelona: Gedisa.
Verón, E. (1995). Construir el acontecimiento: los medios de comunicación masiva y el
accidente nuclear de Three Mile Island. Barcelona: Gedisa.
Weber, M. (1977). Economía y sociedad. México: Fondo de Cultura Económica.
58 • María de la Luz Casas Pérez
2
La Suprema Corte de Justicia y el rescate
comunicativo del Estado Nación:
el caso de la Ley Televisa
Javier Esteinou Madrid*
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Xochimilco
Con la valiente resolución jurídica que tomó la Suprema Corte de Justicia de la Nación al declarar inconstitucional la Ley Televisa presenciamos un evento de enorme trascendencia histórica que contribuyó significativamente a recolocar nuevamente a principios del nuevo milenio al
Estado nación como instancia rectora de proceso de comunicación del
país frente a las fuerzas monopólicas de la posmodernidad tecnológica
y política. De esta forma, a partir de los fundamentos constitucionales
la Corte se enfrentó con firmeza y soberanía a los poderes fácticos informativos que habían erosionado drásticamente la esencia, la soberanía,
la centralidad, y la misión del Estado mexicano como cerebro dirigente
de la comunidad al finalizar el siglo xx y comienzos del siglo xxi y
reivindicó el sentido fundamental de la existencia y acción del Estado
en el proceso de construcción del proyecto de comunicación colectivo
desde los postulados nacionalistas de la Constitución Mexicana.
* Doctor en Sociología, (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México), Maestro en Sociología, (Departamento de Sociología y Ciencias Políticas y
Sociales, Universidad Iberoamericana), Licenciado en Ciencias y Técnicas de la Información,
(Departamento de Comunicación, Universidad Iberoamericana), Estudios de Filosofía, (Instituto Superior de Estudios Filosóficos). Investigador Titular del Departamento de Educación y
Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco, México, D.F.
Autor de diversos textos. Ex Vicepresidente (Fundador), Asociación Mexicana de Investigadores
de la Comunicación (amic), México D.F, (1981-1983). Ex Vicepresidente, Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (alaic), Florianópolis, Brasil, (octubre de 1989
a octubre de 1992). Ex Vicepresidente Regional, Federación de Facultades de Comunicación en
América Latina (felafacs), Colombia, (1958- 1998). Premio Nacional de Periodismo 2004,
Club de Periodistas de la Ciudad de México A.C., México, D.F, diciembre del 2004. Correo
electrónico: [email protected]
Es por ello, que si los magistrados de la Corte con su comportamiento institucional ya comprobaron que “estaban hechos” de moralidad, civilidad, imparcialidad y constitucionalismo para realizar su deliberación autónoma frente a las presiones que ejercieron los promotores
de la Ley Televisa; ahora el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo deben
demostrar públicamente al país si están hechos de equidad, justicia y
republicanismo elemental para crear una nueva Ley Federal de Radio y
Televisión y de Telecomunicaciones que permita el impulso a la democracia, la pluralidad y el crecimiento comunicativo colectivo equilibrado
en nuestra nación.
Palabras clave: Democracia comunicativa, Suprema Corte de Justicia de la
Nación, Estado nación comunicativo, Ley Televisa, Transición comunicativa, violaciones constitucionales, Nuevo modelo de comunicación.
With the brave legal resolution taken by the Justice Supreme Court of the
Nation, which declared inconstitutional the Televisa Law, we are witnessing a fact of huge historical importance which contributed to replace again,
at the beginning of the new milenium, the nation State as a governing
agent of the communication process in the country which faces the monopolic forces of the technological and political posmodernity. Therefore,
from the constitutional bases, the Court faced firmly and with sovereignty
the factical informative powers which have eroded drastically the esence,
the sovereignty, the centrality, and the mission of the Mexican State as community ruler brain at the end of the xx century and the beginning of the
xxi century, and vindicated the fundamental sense of State existence and
of action in the process of construction of the colective communicational
project from the nationalist postulates of the Mexican Constitution.
For that reason, the Court magistrates have proved, with their institutional behavior, that they “are made” of morality, civility, impartiality and
constitutionalism to develop their autonomous deliberation in relation to
the pressures put by promoters of the Televisa Law. But now the Executive
and the Legislative Powers must publicly show to the country if they are
made of justice and elemental republicanism to create a new Telecommunications, Television and Radio Federal Law which alows the impulse of
democracy, plurality and a balanced colective communicative growth in
our nation.
Key words: Communicative democracy, Nation Supreme Court of
Justice, Communicative Nation State, Televisa Law, Communicative
transition, constitutional violations, New model of communication.
60 • Javier Esteinou Madrid
La aprobación de la Ley Televisa
El 1 de diciembre del 2005 se aprobó obscuramente en la Cámara de Diputados, vía fast track, un proyecto de Reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión
(lfrytv) y a la Ley Federal de Telecomunicaciones (lft) denominada Ley Televisa
que fue presentada y dictaminada en 8 días, apoyada por la unanimidad de
327 diputados, aprobada en 7 minutos, sin mociones a favor o en contra, ni
abstenciones y sin destacar la trascendencia de la misma (Calleja, 2005; Islas,
2005; Carriedo, 2005; Trejo, 2005). Posteriormente, el 30 de marzo del 2006
un sector mayoritario de legisladores a favor de la Ley Televisa aprobaron descaradamente el mismo proyecto de reforma en el Senado de la República por
81 votos a favor, 40 en contra y 4 abstenciones, (El Universal, 31 marzo 2006)
sin ninguna modificación sustancial o cirugía mayor (El Universal, 24 febrero
2006), ni discusión alguna a las severas intervenciones en contra que presentaron
los legisladores de oposición que la cuestionaron profundamente.
El momento y la forma silenciosa en el que se presentó dicha propuesta
de modificación a la lfrytv, fue estratégicamente pensada y calculada por
los grandes monopolios mediáticos que crearon e impulsaron anónima y
subrepticiamente dicha reforma, pues eligieron la fase más vulnerable del
sistema político nacional para presionar que las fuerzas políticas la aprobaran:
La etapa electoral. Así, se eligió el frágil periodo de elecciones del 2006 donde
ninguno de los candidatos políticos en contienda y los partidos políticos, se
encontraban en condiciones de fuerza para oponerse a la misma, pues el costo
institucional de enfrentarse a los enormes poderes mediáticos fácticos implicaría
poner en riesgo la realización exitosa de sus campañas para la Presidencia de
la República y al Congreso de la Unión, ya que el éxito de dichos procesos
dependían totalmente del acceso a los medios de información colectivos,
especialmente privados.
En este sentido, todos los partidos políticos, los candidatos, el Presidente,
los Poderes Públicos, los secretarios de Estado, los órganos de gobierno, etc.
sabían claramente que dicha propuesta era una ley desigual, marginadora,
injusta, abusiva, excesiva, etc, que la preparó la empresa Televisa y la negoció
con las cúpulas partidistas para favorecer desproporcionadamente sus intereses
de largo plazo en el país; pero asombrosamente todos los sectores la aceptaron,
directa o indirectamente, argumentando que en la fase del proceso electoral no
podían enfrentar a los enormes poderes mediáticos, pues el costo sería desastroso
para su éxito político.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 61
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
Para legitimar y acelerar la aceptación de este abrupto y sospechoso proceso
legislativo las fracciones parlamentarias que aprobaron la iniciativa, argumentaron que el Congreso debía adelantarse rápidamente a futuras presiones con la
elaboración de una nueva propuesta jurídica que evitara que los compromisos
políticos contraídos por el Poder Ejecutivo otorgara discrecionalmente nuevas
concesiones de radio y televisión a grupos económicos muy poderosos antes
que terminara el gobierno del Presidente Vicente Fox en diciembre del 2006
(Islas, 2005).
De esta forma, siendo que en el intento legislativo inicial realizado en el
Senado de la República, durante 2003 al 2005, a través de la Iniciativa de Reforma Integral de la Ley Federal de Radio y Televisión, Televisa no logró que sus
propuestas para la transformación de la radiodifusión nacional fueran aceptadas automática y literalmente, se llevó su proyecto de reforma a la Cámara de
Diputados, y obtuvo todo lo que pidió, sin nada a cambio para la sociedad,
sólo paz y armonía para los candidatos a la Presidencia de la República (El
Universal, 26 enero 2006).
Asombrosamente, después de haber sido aprobada y enviada la Ley Televisa al
Senado de la República para su revisión, Pablo Gómez, coordinador de la bancada
del Partido de la Revolución Democrática (prd) en la Cámara de Diputados;
Leonel Cota, Presidente del Partido; e Inti Muñoz, vocero del prd en San Lázaro;
confesaron públicamente que estaban muy arrepentidos y avergonzados por haber
admitido la Minuta. Así, “sin haber leído el texto del proyecto, Pablo Gómez
pidió al resto de su partido que la aprobaran por considerarla benéfica para el
país. Lo hicieron y junto con las otras bancadas aprobaron, sin leer ni entender,
una propuesta de ley que hoy es sinónimo de traición a los electores que les
dieron su voto y su confianza, y que en cualquier otro país tendrían gravísimas
consecuencias para ellos y sus intereses” (Infosel Financiero, 28 marzo 2006).
La aprobación incondicional bajo presiones electoreras de la Ley Televisa por la
mayoría de miembros en la Cámara Alta y la Cámara Baja en el Congreso de la
Unión que estuvieron sometidos a fuertes presiones por parte de los monopolios
televisivos, significó la rendición y el sometimiento del Estado mexicano para
defender los intereses nacionales ante el avasallante poder privado comercial
de las televisoras monopólicas organizadas. De esta forma, el Estado perdió su
capacidad rectora y su soberanía para dictar las directrices de las políticas públicas
que debe seguir el proyecto de desarrollo comunicativo de nuestra nación y se
subordinó a los restringidos intereses particulares del programa de telecomunicaciones del gran capital monopólico (Infosel Financiero, 1 marzo 2006).
62 • Javier Esteinou Madrid
La publicación de la Ley Televisa por el poder ejecutivo
Haciendo caso omiso de las numerosas peticiones de los múltiples grupos sociales que demandaron que el Poder Ejecutivo vetara la Ley Televisa por conllevar
múltiples irregularidades, en base a su facultad de veto, y sin considerar los
grandes errores y violaciones constitucionales que conllevó dicha propuesta;
asombrosamente el Presidente Vicente Fox, publicó el 11 de abril del 2006
en el Diario Oficial de la Federación la nueva lfrytv y la lft para darle su
reconocimiento oficial y colocarla en plena vigencia jurídica. De esta forma,
siguiendo la misma estrategia que adoptaron los gobiernos prístas durante
muchas décadas anteriores al aprovechar la “Semana Santa” como momento
protegido para anunciar las fuertes devaluaciones del peso, se utilizó este mismos período vacacional donde la población se encontraba muy distraída por el
descanso y la celebración de las ceremonias religiosas, para publicar dicha Ley
(El Universal, 9 abril 2006).
Así, el Poder Ejecutivo desconoció el mandato de la Constitución Política
Mexicana que señala que la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República debía formular observaciones a las propuestas de normatividades que le
son enviadas por el Congreso de la Unión para su autorización, y sin realizar
dicho procedimiento institucional propagó oficialmente dicha ley para que
entrara en vigencia lo antes posible, incluso antes de que concluyera el periodo reglamentario que le correspondía cumplir para efectuarla (La Jornada, 10
mayo 2006).
Con ello, el Presidente Fox demostró nítidamente, una vez más, que la
tendencia que siguió en materia de comunicación social a lo largo de todo
su sexenio fue modificar desde “el inicio de su mandato la otrora relación de
superioridad en la que la televisión estaba al servicio del presidente; para ahora
“modernizarla” y ponerse él y su gabinete como instrumentos al servicio de
las televisoras” (Corral, 2006-C). Con la autorización de este supuesto avance
jurídico lo que el Presidente Vicente Fox Quezada hizo, fue exactamente “lo
mismo que realizó el Presidente Adolfo López Mateos hace 46 años: publicar
la reforma legal de la radio y la televisión que a su modo y conveniencia elaboró la entonces naciente Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la
Televisión (cirt), pero ahora con una diferencia sustancial: la Ley de hace más
de 4 décadas, se elaboró bajo un acuerdo donde participaron radiodifusores y
la emergente televisión mexicana; y ahora fue una sola empresa dominante la
que la elaboró: Televisa (Corral, 2006-C).
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 63
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
La presentación de la acción de inconstitucionalidad
Después de haber sido aprobadas por la Cámara Alta y la Cámara Baja del
Congreso de la Unión y posteriormente a ser publicadas por el Ejecutivo
Federal en el Diario Oficial de la Federación las Reformas las Leyes Federales
de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones el 11 de abril del 2006, un grupo
plural de 47 senadores disidentes de todos los partidos, encabezados por los
senadores Javier Corral Jurado del PAN, Manuel Barlett Díaz del PRI y César
Raúl Ojeda Zubieta del PRD, iniciaron el 4 de mayo del 2006 una Acción de
Inconstitucionalidad sobre dichas normas ante la Suprema Corte de Justicia, con
el fin de solicitar su anulación por ser violatorias de la Constitución Mexicana
y contener un conjunto de aberraciones y disposiciones jurídicas contrarias al
interés público (El Universal, 17 abril 2006).
Esta impugnación ante el Poder Judicial fue un hecho histórico en la vida
del Congreso de la Unión, pues desde que se reformó el artículo 105 de la
Constitución Política Mexicana para crear la Controversia y la Acción de Inconstitucionalidad, esta fue la primera ocasión en que se ejerció tal impugnación,
con apoyo del 36.7 % de los representantes de cuatro partidos del Senado de la
República, esto es, estuvo representada por 29 entidades de las 32 que componen
el pacto federal (El Universal, 9 mayo 2006). Así, esta fue la primera vez que
una parte del Congreso demandó jurídicamente a otra parte del Congreso por
violar flagrantemente la Constitución al aprobar ilegalmente reformas a la Ley
Federal de Radio y Televisión y la Ley Federal de Telecomunicaciones para beneficiar
expresamente a los dos principales monopolios de televisión privada en el país,
en perjurio del resto de la sociedad (La Jornada, 4 mayo 2006).
Dicha Acción de Inconstitucionalidad estuvo apoyada simultáneamente,
entre otros, por más de la tercera parte de los miembros del Senado de la República (15 senadores del pri, 16 del pan, 15 del prd y 1 de Convergencia)
(La Jornada, 4 mayo 2006), por 110 diputados del pri y del prd (Reforma, 30
abril 2006), el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas
(Milenio, 30 abril 2006), la Asociación de Autoridades Locales de México
(aalmac) (El Universal, 7 mayo 2006), Fuerza Ciudadana A.C. (El Universal,
7 mayo 2006), el Frente Nacional Ciudadano de Rechazo a la “Ley Televisa”, y
por diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) y movimientos
sociales (El Universal, 5 de mayo 2006).
64 • Javier Esteinou Madrid
Las violaciones a la carta magna
La solicitud de suspensión legal de la Ley Televisa, a través de la Acción de Inconstitucionalidad no fue dirigida contra las empresas de televisión que la respaldaron, sino contra el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo de la Federación
que con su complicidad las aprobaron como el mayor plan de negocios de las
televisoras privadas y les dieron valor oficial para entrar en vigor rápidamente
antes de vencer los plazos oficiales establecidos (Corral, 2006-A). Los fundamentos de dicha Acción de Inconstitucionalidad no se basaron en tesis políticas,
sociales, o ideológicas, sino en argumentaciones rigurosamente jurídicas que
denunciaron, por una parte, lo viciado, mañoso, arbitrario, ilegal y desaseado
del procedimiento legal que se adoptó para aprobar la ley; y por otra, en las 21
violaciones flagrantes de 27 artículos de la Constitución Política Mexicana que
produjo tal normatividad (El Universal, 4 mayo 2006).
Con esta impugnación jurídica histórica por legisladores disidentes se inició en el 2006 un análisis riguroso por parte de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación que le devolvería a la sociedad, un año después, su proyecto de
comunicación expropiado, la restauración de la división de poderes públicos
republicanos, la rectoría del Estado en materia de comunicación, el rescate de las
bases del Estado Nación a partir de los principios vertebrales de la Constitución
de 1917 y la creación de cimientos sólidos para la transición a la democracia
comunicativa en el país que estaba paralizada.
La reivindicación jurídico política del estado mexicano
Después de haberse aprobado la Ley Televisa por el Poder Ejecutivo y el Poder
Legislativo durante más de un año, fue sólo el Poder Judicial de la Federación el
que cobró conciencia del gravísimo error cometido por los dos poderes públicos
anteriores y detuvo el avance de dicha normatividad anticonstitucional a través
de la rigurosa aplicación de la filosofía de la Constitución Mexicana. Así, fue el 7
de junio del 2007, fecha de la conmemoración del Día de la Libertad de Prensa,
y por lo tanto, del impulso de la libertad del espíritu humano por encima de las
fuerzas de la asfixia del poder, cuando el Poder Judicial de la Federación a través
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló los aspectos centrales de la
Ley Televisa y colocó el mandato de la Constitución Mexicana por encima de
los intereses de los poderes fácticos informativos que ya la habían rebasado con
exceso, cinismo, impunidad y prepotencia desde hace varias décadas.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 65
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
Con a la demanda de Acción de Inconstitucionalidad exigida por el grupo
de legisladores de oposición y su respaldo social correspondiente que la inscribieron ante el Poder Judicial de la Federación para solicitar la anulación de
la Ley Televisa; la Suprema Corte de Justicia evitó someterse a las presiones
políticas que ejercieron los poderes fácticos comunicativos, particularmente
electrónicos, sobre dicha institución, para evitar que esta normatividad fuera
anulada por los magistrados (El Universal, 8 mayo 2006). Así, contrariamente
a la actitud claudicante que tuvieron el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo
al someterse a los chantajes e inhibiciones del gran poder mediático, especialmente de las televisoras comerciales privadas, para renunciara a su autonomía
de poderes republicanos y ceder apoyando contundentemente la aceptación
oficial de la Ley Televisa; la Suprema Corte actuó con coraje y vocación de poder
republicano independiente y decidió imponer los principios constitucionales
básicos sobre los apetitos monopólicos de los poderes mediáticos en el terreno
comunicativo.
A diferencia de la dinámica política del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo que estuvieron íntimamente ligados con los “intereses” del proceso electoral
o las gestiones cotidianas del gobierno que los convirtió en instituciones muy
endebles para enfrentar las imposiciones de los monopolios informativos, obligándolos a pagar altos costos para lograr su gobernabilidad; la vida del Poder
Judicial no estuvo vinculada directamente con dichos “intereses”, lo cual le
permitió mayor independencia para actuar con ética y valor republicano para
rechazar la Ley Televisa (El Financiero, 5 mayo 2006). Es decir, debido a que
afortunadamente los ministros de la Corte decidieron no vivir en campañas
personales, ni sujetos a la dictadura del spot para obtener legitimidad, ni luchar
por intereses políticos particulares, ni enredarse en disputas electorales para
ratificar sus cargos, ni ser entrevistados todos los días por las televisoras para
posicionarse profesionalmente, ni se preocuparon por aparecer en espacios
mediáticos de “éxito” coyuntural, etc, mientras examinaban y dictaminaban
la Acción de Inconstitucionalidad; ellos construyeron condiciones de limpieza y
fortaleza institucional para encarar con solidez los chantajes, la intimidación y
los intentos de corrupción que se vertieron sobre sus personas. De esta manera,
al solamente preocuparles a los magistrados la aplicación de los principios de la
Constitución Política Mexicana, éstos pudieron ejercer ética, honrosa, moral
y profesionalmente su responsabilidad de poder republicano soberano para
aplicar con integridad la justicia constitucional, sin que ningún poder fáctico
amoral supra estatal se los obstruyera.
66 • Javier Esteinou Madrid
Sin embargo, no obstante esta situación de relativo blindaje institucional
con que contaron los miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
durante el proceso de análisis que realizó para normar su juicio sobre la inconstitucionalidad o no de la Ley Televisa en mayo del 2007; este poder republicano
sufrió diversas presiones a través de los medios televisivos, radiofónicos y escritos
para evitar que el Poder Judicial ejerciera justicia en el terreno comunicativo
(Vértigo No. 322, 2007).
Ante esta circunstancia de intimidación monopólica el ministro de la Corte,
Sergio Salvador Aguirre Anguiano, declaró al inicio del proceso de reflexión
jurídica que la Suprema Corte no se dejaría presionar por persona o institución alguna. Ni por los sectores a favor de que pretendían que se aprobara la
ley en cuestión, que influenciaron argumentando “que de resolver la Corte el
tema de entidades desconcentradas, conforme al último precedente, habría
una regresión innegable hacia el autoritarismo, o que de dictaminar como lo
solicitaron los accionantes se frenaría el desarrollo tecnológico y comercial de
la radio, la televisión y otras telecomunicaciones, etc. Ni tampoco concedería
afectarse por los grupos en contra de que se legalizara la ley, que fundamentaron sus presiones sosteniendo que si no se resolvía la inconstitucionalidad de
las leyes impugnadas provocaría que el partido político dominante que afirmó
lo primero no colaborase en los quehaceres propios de la reforma del Estado.
Que la Corte puede legislar, pero que de persistir en esa posición, se reformaría
la Constitución, para que en lo sucesivo no pudiera hacerlo igual. Que de no
resolver como lo solicitaron los accionantes se establecería a perpetuidad un
duopolio televisivo, etc” (Acción de inconstitucionalidad ..., 2007).
En este marco de presiones el magistrado Aguirre Anguiano recalcó que
“no saben de lo que estamos hechos los ministros para cumplir con nuestras
encomiendas. No pagamos costo político alguno. Estamos prestos a realizarlas, a desahogarlas sin ideologización, ni politización partidista, simplemente
conforme a nuestra convicción, imparcialmente, sin estridencias, tal y como
está previsto en la Constitución, sin preocupaciones de otras políticas. Esa
será nuestra única ocupación, no nos preocupan otras consecuencias en corto
plazo y a la larga. Como Tribunal Constitucional que somos, sabemos que la
primacía de la Constitución es lo más rentable para nuestro país” (Acción de
inconstitucionalidad..., 2007).
Como complemento a dicha posición ético profesional de los Jueces, el
ministro Aguirre Anguiano, para evitar confusiones sobre el campo de reflexión,
deliberación y responsabilidades de los magistrados del máximo tribunal de
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 67
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
justicia sobre la Acción de Inconstitucionalidad, delimitó desde el inicio de los
trabajos la naturaleza del problema señalando los límites de lo que si les correspondía abordar como jueces y los aspectos que no les toca revisar, ni decidir
como magistrados. Al respecto señaló “que la Acción de Inconstitucionalidad
no se trata de los aspectos técnicos de la convergencia tecnológica; tampoco
se trata de los avances o beneficios de la tecnología digital respecto a la analógica; no tiene que ver con el ancho de banda de frecuencia; no tiene que ver
con el desarrollo tecnológico de los proveedores o prestadores de los servicios,
sean estos de radiodifusión o de telecomunicaciones; no resolveremos sobre la
competitividad a nivel nacional o internacional de los servicios de telecomunicaciones; menos aún nos pronunciaremos respecto a las características técnicas
de los servicios que prestan los concesionarios en materia de radio, televisión y
telecomunicaciones” (Acción de inconstitucionalidad ..., 2007).
De lo que si se trató y en eso residió la responsabilidad exclusiva de la Suprema Corte de Justicia fue de “precisar qué constituye la propiedad originaria
del Estado mexicano, es decir, de qué es dueño el Estado. De establecer si el
espectro radioeléctrico es un bien del dominio público. De precisar el régimen
constitucional de las concesiones públicas. De delimitar la manera en que constitucionalmente los bienes o servicios públicos son concesionados. De decidir
si una concesión puede ser desvinculada de un uso determinado y específico
del bien de dominio público sobre el cual fue otorgada. Se trata en suma, de
determinar si la ley impugnada específicamente, en relación a algunos de los
artículos del decreto que la modificó, respetan o no los principios constitucionales de equidad, no discriminación, concurrencia económica y rectoría del
Estado (Acción de inconstitucionalidad..., 2007).
Con la aplicación de dichos criterios ético profesionales como marco del
comportamiento de los magistrados y con el dictamen crítico de inicio, la Corte
colocó las bases mínimas para poder actuar como un poder republicano independiente, transparente, honesto, equilibrado y moral que buscó aplicar la justicia
en esta materia y no defender intereses privilegiados de grupos, especialmente
monopólicos. Después de trabajar en 11 sesiones colectivas los 9 ministros
concluyeron el 7 de junio del 2007 la siguiente sentencia definitiva:
Primero.- Fue procedente y parcialmente fundada la Acción de Inconstitucionalidad.
Segundo.- Se declaró la validez de los artículos Segundo, Cuarto y Quinto
Transitorios; 9-A, primer párrafo y fracciones XI, XII, XIV, y XVI; 9-D de la Ley
Federal de Telecomunicaciones, y de los artículos Segundo Transitorio; 16 por lo
68 • Javier Esteinou Madrid
que hace al mecanismo de refrendo; 17-E, 17-F, 17-G,20,21-A y 79-A, fracción
Iª, de la Ley Federal de Radio y Televisión en términos de lo expuesto en los considerándoos Quinto a Décimo Segundo de la presente ejecutoria.
Tercero.- Se declaró la invalidez de los artículos 9-C de la Ley Federal de Telecomunicaciones y artículos 16 en la parte relativa al plazo de duración de las concesiones, 17 G, 28 y 28-A de la Ley Federal de Radio y Televisión en los términos
precisados en los considerandos Décimo Tercero y Décimo Quinto, para los efectos
señalados en el último considerando de este fallo.
Cuarto.- Fue fundada la omisión legislativa denunciada en términos del considerando Décimo Séptimo y para los efectos precisados en el último considerando
de resolución” (Proyecto de resolución..., 2007).
Con dicha resolución de la Corte, se evitó que los poderes fácticos mediáticos
suplantaran, subordinaran o rindieran al Poder Judicial y a su Suprema Corte de
Justicia de la Nación, y permitieron que el Estado mexicano gobierne autónoma
y soberanamente en el terreno de la aplicación de la justicia comunicativa para
defender el interés público de la nación (La Jornada, 5 mayo 2006).
El significado histórico de la decisión
de la suprema corte de justicia de la nación
Con la valiente resolución jurídica de la Suprema Corte no asistimos a un simple
hecho coyuntural más de la burocracia legal del Poder Judicial de la Federación
mediante la cual cotidianamente despacha innumerables asuntos legítimos de
los ciudadanos en el país; sino presenciamos un evento de enorme trascendencia
histórica que contribuyó significativamente a recolocar nuevamente a principios
del tercer milenio al Estado nación como instancia rectora de proceso de comunicación del país frente a las fuerzas monopólicas de la posmodernidad tecnológica
y política. De esta forma, a partir de los fundamentos constitucionales la Corte
se enfrentó con firmeza y soberanía a los poderes fácticos informativos que habían
erosionado drásticamente la esencia, la soberanía, la centralidad, y la misión del
Estado mexicano como cerebro dirigente de la comunidad al finalizar el siglo xx
y comienzos del siglo xxi y reivindicó el sentido fundamental de la existencia y
acción del Estado en el proceso de construcción del proyecto de comunicación
colectivo desde los postulados nacionalistas de la Constitución Mexicana.
Guardando toda proporción histórica, podríamos decir que la acción jurídico
moral que ejecutó la Suprema Corte de Justicia en el terreno comunicativo fue
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 69
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
un acto equivalente al que en el siglo XVIII ejerció el libertador Benito Juárez,
cuando el 12 de julio de 1859 decretó las Leyes de Reforma para limitar el enorme
poder ideológico político que alcanzó la iglesia como poder fáctico al obstaculizar
el proceso democratizador de la comunidad nacional en esa época; y permitió
el avance del proyecto de la República Federal como instancia suprema para
dirigir y defender a la sociedad mexicana ante las presiones de dominio que
intentaban imponer las fuerzas coloniales (Zoraida Vásquez, 2006).
En este sentido, ante el deplorable ejemplo histórico que dejó el comportamiento del Poder Ejecutivo y de la mayoría de los representantes del Poder
Legislativo al aprobar de manera irresponsable, mañosa, condicionada y viciada
la Ley Televisa en el año 2005 en la Cámara de Diputados y en marzo del 2006
en la Cámara de Senadores, y posteriormente aceptarse en abril del mismo
año por el Poder Ejecutivo; el Poder Judicial de la Federación, dio un ejemplo
clásico de responsabilidad, de profesionalismo, de nacionalismo y de ética
institucional al demostrar cómo un poder republicano del Estado mexicano se
debe comportar con soberanía, autonomía, dignidad e independencia frente a
las fuertes presiones de los grandes monopolios mediáticos que buscaban proteger sus intereses de expansión oligopólica, para salvaguardar las necesidades
comunicativas de la mayoría de la población.
Con el fallo jurídico de la Corte vivimos un verdadero proceso histórico de
separación de poderes republicanos, pues mientras dos de los poderes públicos,
el Legislativo y Ejecutivo, ya se habían rendido ante los apetitos voraces de los
grandes poderes fácticos informativos entregando la autonomía del Estado a la
dinámica de los caprichos del mercado salvaje desregulado; el Poder Judicial,
actuó como un poder republicano independiente frente a los otros dos poderes
subordinados y frenó la propuesta de los monopolios de la difusión comercial
y reencausó el proyecto comunicativo de la sociedad mexicana dentro la lógica
de la figura histórica de la República para ubicar los principios constitucionales
por encima de la dinámica de la Mano Invisible del Mercado en el terreno de las
comunicaciones nacionales.
Evitando la actitud vergonzosa que mantuvieron el Poder Legislativo y el
Poder Ejecutivo en el 2005 y en el 2006 para fortalecer el modelo del antiguo
Estado Padrastro Comunicativo en el campo de la comunicación al no discutir
y modificar la propuesta de la Ley Televisa en el Congreso y aprobarla intacta,
subordinándose incondicionalmente a los intereses de la expansión monopólica
de los sectores informativos; la Suprema Corte de Justicia actuó como un poder
republicano autónomo. De esta forma, no se rindió ante las fuertes presiones de
70 • Javier Esteinou Madrid
los poderes fácticos mediáticos y optó por rescatar el modelo del Estado Nación
para defender a partir del espíritu de la Constitución Mexicana las garantías
comunicacionales básicas de la mayoría de los ciudadanos olvidados desde hace
varias décadas por la dinámica desaforada del mercado salvaje.
Así, mientras los poderes Legislativo y Ejecutivo crearon las condiciones
jurídico políticas para el crecimiento superlativo de los macro poderes salvajes
comunicativos que fortalecerían la dinámica del Estado Padrastro que no defendió el interés colectivo y la esencia de la República; la Suprema Corte de la
Justicia, como poder independiente, colocó las bases constitucionales para el
rescate filosófico, conceptual, jurídico, político e histórico del Estado Nación
en materia de comunicación social y ofreció un panorama de futuro cultural
más equilibrado para el porvenir armónico del país.
En este sentido, podemos decir que la acción de la Suprema Corte de Justicia
recobró la médula comunicativa del Estado Nación mexicano de las garras del
Estado Padrastro que lo tuvo secuestrado y olvidado durante varias décadas a
través de la imposición de los intereses comunicativos particulares de los grandes
monopolios de la radiodifusión sobre los requerimientos informativos mínimos
de la sociedad mexicana. Con ello, la Corte evitó que continuara siendo el
Estado Padrastro la cabeza que se apoderara de la administración del espectro
radioeléctrico para subordinar a la sociedad a las necesidades irrefrenables del
mercado comunicativo desbocado de los monopolios de la información y no
para impulsar su desarrollo comunicativo elemental.
De esta manera, la Suprema Corte de Justicia actuó como un poder público
soberano que defendió el interés social de la nación y la esencia republicana
del Estado mexicano por sobre las exigencias de protección y legitimación
de los requerimientos económicos y políticos de los oligopolios informativos
que ya habían avanzado mucho en el campo comunicativo al crear en las
últimas décadas la fórmula del Estado Cero en México, que planteó que para
ser modernos, cada vez, había que tener menos Estado rector de las comunicaciones y entregar progresivamente el modelo y el proceso de la comunicación
nacional a la dinámica del mercado salvaje desregulado. Así, con su acción
pulcra de poder soberano la Corte rescató la filosofía básica de la Constitución Política Mexicana en el ámbito comunicacional y con esta óptica colocó
en su lugar histórico las piezas fundamentales de la estructura comunicativa
del Estado nación y de la República que paradójicamente se habían desarticulado, extraviado y hasta abortado en el régimen de la “transición pacífica
a la democracia” del 2000 al 2006 dirigido por el ex presidente Vicente Fox
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 71
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
Q. y que se heredaron directamente al nuevo régimen político del Felipe
Calderón del 2006 al 2012.
De aquí, la importancia trascendental de la acción sabia y equilibrada que
tomó la Suprema Corte de Justicia de la Nación ante esta deliberación histórica
en el terreno comunicativo, cultural, político, económico y democrático del país,
pues con su decisión se canceló el proyecto injusto de la mega privatización, la
concentración monopólica y el despojo al Estado del espectro radioeléctrico que
es patrimonio de la nación para poder interactuar colectivamente y sobrevivir.
Con ello, la Corte rescató las bases jurídico-morales constitucionales para recimentar al Estado nación mexicano en el ámbito comunicativo y cultural que a
principios del siglo XXI se encontraba en una fuerte fase de crisis de soberanía,
legitimidad y rectoría nacional en la etapa de la posmodernidad planetaria.
De esta manera, la intervención de la Suprema Corte corrigió la enorme tendencia errática que autorizaron dos poderes públicos de la República rendidos a
los monopolios mediáticos que pretendieron introducir un futuro comunicativo
autoritario, asfixiante, sometido, excluyente e inhumano; y colocó los límites
constitucionales mínimos para que la comunidad nacional pudiera generar
otro futuro participativo, democrático, plural, incluyente y humano para el
crecimiento comunicativo integral de la sociedad mexicana en el siglo XXI.
En síntesis, con su acción imparcial y justa la Suprema Corte de Justicia
colaboró, por un lado, a recobrar la fuerza moral y ejecutiva de los Poderes
Públicos Republicanos que paulatinamente se erosionaron en México, y con
ello, estableció los cimientos del “Estado de Derecho Comunicativo”; y por otra,
aportó bases civilizatorias fundamentales para que la sociedad mexicana conviva en condiciones de justicia, armonía e igualdad para propiciar la transición
pacífica a la democracia comunicativa al inicio del nuevo milenio en México.
Características de la actuación de la corte
La acción que realizó la Suprema Corte de Justicia de la Nación en junio del
2007 como poder republicano responsable para definir la Acción de Inconstitucionalidad sobre la Ley Televisa, fue un proceso histórico ejemplar para
la sociedad mexicana, pues tuvo, entre otras, las siguientes 8 características
institucionales:
1. Desde el inicio del proceso jurídico la Suprema Corte definió públicamente su posición como Poder republicano autónomo e independiente señalando
que no actuaría bajo inhibiciones de ningún sector, ni de los impugnadores,
72 • Javier Esteinou Madrid
ni los defensores de la Ley Televisa; y demostró a lo largo de toda su actuación
jurídica su ubicación valiente que no se amedrentó frente a las fuertes presiones
de calumnia, desprestigio, manipulación y desinformación que ejerció el poder
fáctico mediático, especialmente, a través de Televisa y Televisión Azteca. Durante
este periodo fue clara la fuerte presión mediática ejercida por las televisoras y
otros medios escritos sobre los ministros de la Corte, particularmente, sobre el
ministro ponente Sergio Salvador Aguirre Anguiano, y algunos de los cerebros
responsables de la Acción de Inconstitucionalidad contra la Ley Televisa, como
fueron los ex senadores Javier Corral Jurado y Manuel Bartlett Díaz.
2. Contrastando con los marcos de actuación confusa y manipuladora de
la mayoría de los representantes del Poder Legislativo cuando aprobaron la Ley
Televisa en el Congreso de la Unión, la Corte formuló desde el principio de
sus trabajos que sus fundamentos de actuación serían “determinar qué constituye la propiedad originaria del Estado mexicano, es decir, de qué es dueño
el Estado. De establecer si el espectro radioeléctrico es un bien del dominio
público. De precisar el régimen constitucional de las concesiones públicas. De
delimitar la manera en que constitucionalmente los bienes o servicios públicos
son concesionados. De decidir si una concesión puede ser desvinculada de un
uso determinado y específico del bien de dominio público sobre el cual fue
otorgada. Se trató en suma, de determinar si la ley impugnada específicamente,
en relación a algunos de los artículos del decreto que la modificó, respetaban o
no los principios constitucionales de equidad, no discriminación, concurrencia
económica y rectoría del Estado mexicano (Acción de inconstitucionalidad...,
2007).
3. Fue un poder republicano que desde el inicio se comportó con transparencia institucional pues, por una parte, dio a conocer a la sociedad con anticipación a que se iniciaran las discusiones y deliberaciones de los 9 ministros el
dictamen que presentó el ministro ponente Sergio Salvador Aguirre Anguiano
sobre la Acción de Inconstitucionalidad de la Ley Televisa, vía la página Web de la
Suprema Corte, para que la opinión pública estuviera informada sobre el hecho
que se iba a dictaminar. Por otra parte, a diferencia del Poder Legislativo y del
Poder Ejecutivo que no difundieron ampliamente las reuniones para discutir
la Iniciativa de Ley sobre la Reforma a la Ley Federal de Radio Televisión y la Ley
Federal de Telecomunicaciones durante el años 2005 y 2006; la Suprema Corte
diseminó ampliamente a la sociedad todas sus sesiones a través del Canal de
Televisión de la Suprema Corte de Justicia, el Canal de Televisión del Congreso
de la Unión y 700 sistemas de televisión por cable.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 73
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
4. A diferencia de los sondeos públicos que se efectuaron en el Senado de la
República en el 2006 sobre la reforma a la radiodifusión nacional que no fueron
tomadas en cuenta por la mayoría de los legisladores para analizar y votar la
Ley Televisa en la Cámara Alta, pues “tenían la consigna de sus partidos para
aprobarla sin modificar ni una sola coma”; en la Suprema Corte de Justicia, se
abrió un proceso de consulta plural y objetiva, con las partes a favor, en contra
y la opinión de técnicos especializados en la materia, para agregar elementos
clarificadores para la toma de decisiones racional y desprejuiciada de los diversos
magistrados.
5. Contrariamente a los procedimientos legislativos viciados y corruptos que
se practicaron en el Congreso, donde tanto en la Cámara de Diputados como
en la Cámara de Senadores, varios legisladores miembros de las Comisiones
especializadas de analizar y votar las reforma a las leyes federales de radio y
televisión y de telecomunicaciones, fueron simultáneamente juez y parte, pues
al mismo tiempo actuaron como legisladores del Congreso y en ese mismo
momento también se comportaron como concesionarios de medios electrónicos
defendiendo sus intereses empresariales; en la Suprema Corte se actuó con mucha imparcialidad y pulcritud institucional. Así, la Corte aceptó la renuncia del
ministro José Ramón Cossío cuando él éticamente expuso públicamente que no
debía participar como magistrado en dicho proceso sobre el análisis de la Acción
de Inconstitucionalidad por el riesgo que se corría al ser juez y parte, pues en años
anteriores él había participado como coautor de algunas fracciones del proyecto
de comunicación de una de las fracciones políticas que anteriormente se había
discutido en el Senado para intentar reformar la radiodifusión nacional.
6. A diferencia de las posiciones de los legisladores de la Cámara Alta y de la
Cámara Baja, del Congreso y del Presidente de la República que en el gobierno
anterior de la “transición a la democracia” se sometieron a las presiones que
ejerció el poder mediático en tiempos de elecciones federales; la Corte no se
dobló ante las fuertes inhibiciones que ejerció el poder mediático para evitar
que le cancelaran su propuesta de ley. Esto es, actuó como poder republicano
soberano que corrigió los errores cometidos por los otros dos poderes de la República que se subordinaron incondicionalmente al poder mediático salvaje.
7. Paradójicamente el proceso que se practicó en el pleno del Senado de la
República en marzo del 2006 al discutir la propuesta de la Ley Televisa, no tomó
en cuenta los puntos de vista de los parlamentarios críticos y los postulados de
la sociedad civil organizada para modificarla y enriquecerla cumpliendo con
su labor de legisladores en la Cámara de origen y se despreció toda esa riqueza,
74 • Javier Esteinou Madrid
aprobándose sin cambiarle una sola coma. En cambio durante la discusión por
parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación siempre se tomó en cuenta
los argumentos contrarios de los magistrados para llegar a una decisión de consenso entre los 9 ministros. Así, el procedimiento de la Suprema Corte siempre
partió de una tesis abierta a la discusión pública que expuso el ministro ponente
elegido, Aguirre Anguiano, y después cada uno de los magistrados restantes
expresaron, con toda libertad, firmeza y pluralidad sus argumentos de fondo,
para discutir entre si los razonamientos a favor y en contra.
8. Finalmente, a diferencia del proceso de comunicación institucional que
se realiza cotidianamente en la Cámara Baja y Alta del Congreso, donde los
legisladores cuando se dirigen desde la máxima tribuna política a sus compañeros de partidos y al resto de la nación para fijar sus posiciones y propuestas
partidistas, los demás miembros del Congreso no los escuchan, no asisten a
las sesiones, se paran a “cabildear”, abandonan los recintos parlamentarios,
realizan “grilla política” de curul en curul, se duermen en sus butacas, hablan
por teléfono celular, no abordan todos los aspectos planteados en las minutas,
no se respetan entre sí, no alcanzan a formar quórum para efectuar diversas
reuniones, se insultan hasta llegar a los golpes, etc; la Suprema Corte de Justicia
dio al país un ejemplo de comunicación plural de alta civilidad institucional al
demostrar como se pueden abordar los grandes problemas de la agenda pública
nacional con seriedad, pluralidad y profunda discusión argumentada, pero en
un ambiente de exteriorización respetuosa, de análisis severo, de discusión de
principios y de responsabilidad profesional.
Por todos estas razones, el comportamiento de la Suprema Corte de Justicia
ante la Acción de Inconstitucionalidad sobre la Ley Televisa fue tan relevante que
además de cumplir su trabajo profesional especializado como institución republicana soberana, aportó a la cultura nacional un ejemplo de alta civilidad elemental
en el ejercicio de su responsabilidad como poder público, que es necesario que
los otros dos poderes de la República lo sigan para rescatar urgentemente al
Estado nación de la crisis de aguda rectoría y de representatividad orgánica en
la que se encuentra sumergido y atorado al iniciar el siglo xxi en México.
Ganancias históricas de la resolución
de la suprema corte de justicia de la nación
El comportamiento responsable que sostuvo la Suprema Corte de Justicia de la
Nación como poder republicano ante la demanda de inconstitucionalidad de la
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 75
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
Ley Televisa en el terreno comunicativo, produjeron, entre otras, las siguientes
12 ganancias históricas para la sociedad mexicana:
1. Se puso fin a los tiempos de la Ley Televisa que desde su aprobación
por el Congreso de la Unión y su publicación por la Presidencia de la
República, en el 2006, se aplicaron sus postulados durante más de un
año en nuestro país creando un ambiente de grave inconstitucionalidad,
desigualdad, concentración, impunidad, corrupción y desconocimiento
de los derechos comunicativos básicos de la población demandados
durante varias décadas por la sociedad civil; y se rescataron las bases
jurídicas mínimas para crear los tiempos del Estado de Derecho Comunicativo al ubicarse los principios del pacto nacional concretizados en
la Carta Magna por encima de los intereses particulares de los poderes
fácticos informativos.
2. En comparación con la actuación desleal y antitética del Poder Legislativo
y del Poder Judicial ante la reforma a la radiodifusión en años anteriores;
en el año 2007 se tuvo una Suprema Corte valiente, independiente, e
imparcial que actuó sabiamente como árbitro fiel en base al marco de los
mandatos elementales de la Constitución del 1917. Aunque dicha masa de
postulados constitucionales fueron muy limitados, frágiles, incompletos
y viejos para las necesidades de la sociedad de principios del siglo xxi en
México, en última instancia, fue el único marco civilizatorio aprobado
con mayor consenso por las comunidades nacionales para convivir pacíficamente y con equilibrio en los tiempos de la modernidad mexicana.
3. Mientras que la actuación del Congreso y del poder presidencial en el
sexenio anterior fomentaron en el ámbito informativo la existencia del
Estado Padrastro Comunicativo que se distinguió por la no defensa del
El concepto padrastro comunicativo lo tomamos de aquel fenómeno psíquico afectivo de
exclusión que se presenta en las familias que después de experimentar una fractura o divorcio
en su integración, donde la figura masculina fundacional es desplazada y para entrar en un
nuevo proceso sistémico de reconstrucción emocional del conjunto, aceptan la introducción
de una nueva presencia masculina externa a la estructura emocional originaria de la familia
para ocupar la dirección de la célula grupal. En esta dinámica la nueva autoridad paternal se
vuelve disfuncional para el conjunto de sus miembros, pues el nuevo elemento incorporado no
quiere, no trata bien, no cuida, no protege a los hijos preexistentes de la familia anterior, etc;
sino al contrario entra en conflicto con ellos, los margina, los abandona, les niega sus derechos
elementales, los explota y hasta abusa de ellos, ya que no se siente comprometido con éstos por
76 • Javier Esteinou Madrid
patrimonio comunicativo de la sociedad y de las garantías culturales mínimas de los habitantes; la Suprema Corte de la Justicia rescató las bases
constitucionales para recobrar al Estado Nación en el terreno informativo
para defender a los individuos y otorgarles sus derechos comunicativos
fundamentales como ciudadanos. Así podemos decir que la acción de la
Corte recobró la médula comunicativa del Estado Nación mexicano de
las garras del Estado Padrastro que lo tuvo secuestrado y olvidado durante
varias décadas a través de la imposición de los intereses comunicativos
particulares de los grandes monopolios de la radiodifusión sobre los
requerimientos informativos mínimos de la sociedad mexicana.
4. Para el futuro comunicativo en México el ejemplo de comportamiento
soberano de la Suprema Corte de Justicia, dejó activada una rigurosa
dinámica de división plural entre los 3 poderes republicanos de nuestro
Estado nación que permitirá que, mediante recursos de inconstitucionalidad que plantee la sociedad ante los tribunales correspondientes,
las responsabilidades o acciones que no realicen correctamente el Poder
Legislativo o el Poder Ejecutivo en el terreno informativo o cultural,
éstas podrán ser impugnadas y corregidas por el Poder Judicial de la
Federación.
5. La Corte revindicó en base a los principios constitucionales la propiedad
soberana del Estado sobre el espectro radioeléctrico, como patrimonio
estratégico e inalienable de la nación, que es la infraestructura radioeléctrica moderna, a través de la cual, la sociedad conoce, interactúa, y
se organiza simbólicamente cotidianamente para comunicarse y realizar
su vida diaria, vía las tecnologías de información colectivas.
6. Las reflexiones y discusiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
a partir de los fundamentos constitucionales le dejaron a la sociedad
mexicana una mina filosófica y conceptual muy valiosa para reflexionar
sobre los cimientos elementales que deben tomarse en cuenta para definir
el papel que debe adoptar el Estado ante el proceso de la comunicación y
la cultura nacionales. Dicho manantial conceptual debe ser la guía para
responder solamente a sus intereses individuales y no del nuevo núcleo familiar constituido. En
este sentido, la connotación de padrastro no contiene un significado positivo, sino negativo para
la reconfiguración de una comunidad humana, pues el padrastro se convierte en un elemento
desintegrador, negativo y destructivo y no positivo e integrador de los individuos que constituyen
ese nuevo grupo social.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 77
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
reconstruir, a través de una nueva Ley Federal de Comunicación Social,
el modelo igualitario y participativo de información que la sociedad
mexicana ha demandado durante varias décadas, y no concentrador,
desigual, marginador, discresional y voraz que han impuesto las industrias
culturales comerciales.
7. Además del dictamen final muy valioso que produjeron los ministros
para detener el avance de la Ley Televisa y poner orden conceptual y
político en la esfera de la comunicación nacional, éstos aportaron una
herencia de jurisprudencia estratégica para el futuro legislativo de las
radiocomunicaciones en México que dejó una serie de fundamentos
constitucionales básicos infranqueables para trabajar legislativamente en
las próximas reformas jurídicas de los medios. A partir de los fundamentos
sólidos argumentados por la Suprema Corte, dichos postulados tendrán
que respetarse por todos los sectores como diques constitucionales definitivos que ya no podrán volver a rebasarse por los poderes públicos o
empresariales en los nuevos intentos de reformas que se efectúen sobre
la radiodifusión y las telecomunicaciones nacionales, pues la Corte
puso límites claros a las tendencias monopólicas de la comunicación y
delimitó claramente el lugar rector que le corresponde al Estado nación
en el proceso de construcción moderna de la República comunicativa.
8. La acción de la Corte ubicó el proceso de la reforma del Estado en
su camino correcto al evidenciar la necesidad urgente de fortalecer la
posición del Estado, la figura histórica de la República y el marco de la
Constitución Mexicana por encima de las predilecciones de los apetitos
fácticos desregulados de los monopolios masivos de la difusión masiva
en México. En este sentido, la reforma del Estado debe colocar el cambio
radical de la relación existente entre medios, Estado y sociedad como el
centro de la reforma estructural, pues de lo contrario no existirá cambio
político profundo para lograr la transición pacífica a la democracia en
nuestro país.
9. Se rescató el proyecto de comunicación nacional no desde las posiciones
ideológicas de los partidos, las “grillas”, los cabildeos, las presiones, las
“negociaciones”, las plataformas electorales, etc; sino desde el elemental
manantial de principios constitucionales que formularon, entre otros, los
siguientes aspectos: ¿cuál es el lugar que debe ocupar el interés publico
ante el proceso de difusión colectiva?; ¿qué posición le corresponde al
Estado nación en el ámbito comunicativo?; ¿cómo ubicar los apetitos
78 • Javier Esteinou Madrid
monopólicos irrefrenables ante los derechos ciudadanos?; ¿cuál es la
función de los medios públicos y comunitarios en la construcción de
la democracia?; ¿qué condiciones se requieren para que exista equidad
comunicativa a principios del milenio?, etcétera.
10.Se destacaron las bases jurídico filosóficas básicas para la construcción,
sin extravíos, de un proyecto republicano de comunicación de largo
plazo en el país que considere la rectoría del Estado y los principios
constitucionales como esencia vertebral del modelo de cultura y de información colectiva nacionales, por encima de la dinámica libertina de
los intereses voraces e insaciables de los oligopolios de la difusión, que
alcanzaron enormes privilegios y grados de concentración y aún así no
quedaron satisfechos. Con ello, quedó asentado para el futuro el marco
institucional mínimo para edificar un nuevo modelo de comunicación
nacional desde el horizonte del servicio público que permita el avance
de la sociedad en su conjunto y no sólo de los monopolios de la cultura
electrónica.
11.El veredicto de la Suprema Corte dio un enorme impulso al proceso
de transición a la democracia en México, pues respaldó, entre otros, los
mecanismos de rectoría comunicacional del Estado; la división efectiva
de poderes republicanos; el mandato de la Constitución Mexicana por
encima de los intereses de la Mano Invisible del mercado monopólico
de la difusión; la apertura de la estructura de comunicación a las condiciones de competencia comunicativa; la introducción de criterios de
pluralidad, igualdad y ciudadanización de los procesos comunicativos;
fijó los límites constitucionales definitivos a los poderes fácticos, etc, que
son condiciones básicas para que se pueda gestar el cambio comunicativo
y político pacífico en nuestro país al inicio del nuevo milenio.
12.Finalmente, en el proceso de oposición a la Ley Televisa la academia crítica
de la comunicación desempeñó una función muy estratégica, pues con
sus análisis sistemáticos sobre el origen, la evolución y las consecuencias
de todo el proceso de aprobación de la Ley y de la Acción de Inconstitucionalidad, aportaron muchos elementos analíticos de clarificación e
impugnación de dicho proyecto. Después de elaborarse dichas semillas
intelectuales críticas en las universidades, centros de reflexión, congresos,
seminarios, coloquios, reuniones especiales, etc, éstas se difundieron a
través de conferencias, artículos, textos, colaboraciones periodísticas, etc,
y paulatinamente, penetraron en el ámbito de la opinión pública, de la
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 79
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
cultura y de la estructura política, creando inicialmente fuertes inquietudes de cambio en los sectores políticos dirigentes, que posteriormente
se convirtieron en propuestas jurídicas comunicativas de gobernabilidad
opuestas a las iniciativas radiotelevisivas de los monopolios comerciales
de la información.
Con la realización de todas estas acciones la Suprema Corte de Justicia rescató
constitucionalmente el proyecto comunicativo del Estado nación, y con ello,
le regresó a la comunidad una cabeza rectora que la gobierne para atender las
principales necesidades comunicativas de la sociedad mexicana y no sólo para
resolver las exigencias unilaterales para la expansión de los monopolios mediáticos. Mediante esto, gestó nuevas bases civilizatorias y condiciones políticas
fundamentales para construir, a largo plazo, en México una nueva sociedad
comunicativa democrática y plural en el siglo XXI.
Referencias
Libros, revistas y documentos
“Acción de inconstitucionalidad promovida por Senadores de la lix Legislatura del
Congreso de la Unión en contra del Congreso a través de las Cámaras de Diputados y de Senadores y del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos”,
(2007), Sesión pública ordinaria del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de
la Nación, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, D.F, 22 de mayo,
versión estenográfica, www.scjn.gob.mx
“Proyecto de resolución 26/2006 sobre la acción de inconstitucionalidad promovida por
los senadores integrantes de la quincuagésima novena legislatura del Congreso
de la Unión”, (2007), Ministro Ponente Sergio Salvador Aguirre Anguiano,
H. Suprema Corte de Justicia de la Nación, 59 Legislatura del Congreso de la
Unión, México, D.F, 23 de mayo, versión estenográfica, www.scjn.gob.mx
Calleja, A. (2005), “Los cangrejos en el Congreso”, Suplemento Especial, en: Revista
Etcétera, México, D.F, diciembre, www.etcetera.com.mx
Carriedo, L. M. (2006), “Albazo”, en: Revista Etcétera, México, D.F, diciembre, www.
etcetera.com.mx
Corral Jurado, J. (2006-A), “El Recurso de Inconstitucionalidad y la Organización de
la Sociedad Civil”, Discurso en el Zócalo, México, D.F, 23 de abril.
Corral Jurado, J. (2006-B), Javier, Resumen de Acción de Inconstitucionalidad que
Promovieron Senadores Contra las Leyes de Federales de Radio y Televisión y
de Telecomunicaciones, Dictamen de la Nueva Ley Federal de Radio y Televisión, H. Senado de la República, lix Legislatura, México, D.F, 4 de mayo,
www.senadorcorral.org
80 • Javier Esteinou Madrid
Fernández Christlieb, F. (2005), ¿“Fast track” también en el Senado?, en: Revista Proceso
No. 1519, Revista de información y análisis, México, D.F, 11 de diciembre.
Islas Reyes, Laura, (2005), “El momento propicio”, Suplemento Especial, en: Revista
Etcétera, México, D.F, diciembre, www.etcetera.com.mx
“La irresponsabilidad de la Presidencia”, 2005, Editorial, Suplemento Especial, en:
Revista Etcétera, México, D.F, diciembre, www.etcetera.com.mx
Mejía Barquera, Fernando, (2005), “Los diputados deben una explicación”, Suplemento
Especial, en: Revista Etcétera, México, D.F, diciembre, www.etcetera.com.mx
“Mesa de discusión sobre la radio y televisión y las telecomunicaciones”, (2007), Participantes Carlos Bello Hernández, Federico García Luna, Ernesto Piedra y José
Benavides, Noticiario Oscar Mario Beteta, Conductor: Oscar Mario Beteta,
Radio Fórmula, México, D.F, 23 de mayo.
“Noticiario Hechos, Fuerza Informativa Azteca”, (2007), Conductor: Javier Alatorre,
Televisión Azteca, México, D.F, 23 de mayo.
“Noticiero con Joaquín López Dóriga”, (2007), Conductor Joaquín López Dóriga,
Televisa, México, D.F, 23 de mayo.
“Organismos Autónomos fundamentales para la democracia”, en: Revista Vértigo No.
322, Año VII, México 20 de mayo del 2007, www.revistavertigo.com.
Trejo Delarbre, R. (2005), “En siete minutos”, Suplemento Especial, en: Revista Etcétera,
México, D.F, diciembre, www.etcetera.com.mx
Yuste, J. Sigilo legislativo, Suplemento Especial, Revista Etcétera, México, D.F, diciembre del 2005, paginas IV y V, www.etcetera.com.mx.
Zoraida Vázquez, J. (2006), “De la Independencia a la consolidación de la República”,
en: Nueva Historia Mínima de México, Editorial El Colegio de México, Autores
Varios (Pablo Escalante Monzalbo, Bernardo García Martínez, Luis Jáuregui,
Josefina Zoraida Vázquez, Elisa Speckman Guerra, Javier Garciadiego y Luis
Aboites Aguilar), Tercera reimpresión, México, D.F.
Hemerografía
“Acuerdan senadores del pan hacer observaciones a la ley de medios”, (2006), Periódico
El Universal, México, D.F, 26 de enero.
“Acepta Corte controversia acerca de Ley de Radio y Televisión”, (2006), Periódico El
Economista, México, D.F, 10 de mayo.
“Acuerdan senadores del PAN hacer observaciones a ley de medios”, (2006), Periódico
El Universal, México, D.F, 26 de enero.
“Admite la Corte impugnación a las reformas de ley de radio y televisión), (2006),
Periódico Milenio Diario, México, D.F, 10 de mayo.
“Analizan ir a la Corte para corregir omisiones”, (2006), Periódico El Universal, México,
D.F, 30 de marzo.
“Analizarán el jueves avance de controversia contra ley de medios”, (2006), Periódico
El Universal, México, D.F, 26 de abril.
“Apoyan 110 diputados para ley en la Corte”, (2006), Periódico Reforma, México,
D.F, 30 de abril.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 81
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
“Apoyan 40 % de los senadores que se declare inconstitucional la Ley Televisa”, (2006),
Periódico La Jornada, México, D.F, 5 de mayo.
“Aprueba Senado sin cambios, reforma a ley de medios”, (2006), El Universal, México,
D.F, 31 de marzo.
“Buscan anular Ley Televisa”, (2006), Periódico Reforma, México, D.F, 4 de mayo.
“Buscan apoyo de gobiernos locales para el juicio en la Corte”, (2006), Periódico El
Universal, México, D.F, 7 de mayo del.
“Cirugía mayor a ley de medios, empujan senadores”, (2006), Periódico El Universal,
México, D.F, 24 de febrero.
Corral Jurado, Javier, “Estaba Cantada”, (2006-C), Periódico El Universal, México,
D.F, 18 de abril.
Corral Jurado, Javier, “La opción moral”, (2006-D), Periódico El Universal, México,
D.F, 9 de mayo.
Corral, Jurado, Javier, “Nueva simulación”, (2006-E), Periódico El Universal, México,
D.F, 28 de febrero.
Cremoux, Raúl, “Complicidad silenciosa”, (2006), Periódico El Universal, México,
D.F, 31 de marzo.
“Defenderán controversia ante ministros”, (2006), Periódico El Universal, México,
D.F, 9 de mayo.
“El Estado se rindió ante las televisoras”, (2006), Invertia, Infosel Financiero, México,
D.F, 1 de marzo.
“El freno de la Corte a la Ley Televisa podría tardar hasta seis meses: Vicencio”, (2006),
Periódico La Jornada, México, D.F, 7 mayo.
“En manos de la Corte, futuro de la Ley de Radio y TV”, (2006), Periódico El universal,
México, D.F, 4 de mayo.
“Encalla Ley Televisa en antesala de Corte”, (2006), Periódico Excelsior, México, D.F,
16 de mayo.
“Enfilan a la Corte la ley de medios”, (2006), Periódico Reforma, México, D.F, 29
de marzo.
“Explicarán alegatos en la Corte contra Ley de medios, Periódico”, (2006), El Universal,
México, D.F, 8 de mayo.
“Exponen en ley de medios 21 fallas a la Constitución”, (2006), Periódico El universal,
México, D.F, 6 de mayo.
“Expresan en Bienal de Radio rechazo a la Ley de Medios”, (2006), Periódico El Universal, México, D.F, 16 de mayo.
“Foros de información, Periódico”, (2006), La Jornada, México, D.F, 10 de mayo.
“La Corte da entrada a la controversia de los senadores contra la Ley Televisa”, (2006),
Periódico La Jornada, México, D.F, 10 de mayo.
“La Corte recibe recurso contra la ley de radio y televisión”, (2006), Periódico El Universal, México, D.F, 5 de mayo.
“Legisladores confían en una victoria jurídica”, (2006), Periódico La Jornada, México,
D.F, 10 de mayo.
82 • Javier Esteinou Madrid
“Ley Televisa. Acepta Gómez error al apoyar minuta; irá a Corte”, (2006), Invertia,
Infosel Financiero, México, D.F, 28 de marzo, http://www. invertia.com.
“Los senadores opositores a la Ley Televisa presentarán hoy inconformidad en la Corte”,
(2006), Periódico La Jornada, México, D.F, 4 de mayo.
“Ni una coma, fue la consigna”, (2006), El Universal, México, D.F, 31 de marzo.
“Pide Corral a Senado no dejarse amedrentar por TV”, (2006), Invertia, Infosel Financiero, México, D.F, 28 de marzo.
“PRD Llama al Senado a no aprobar reforma a medios”, (2006), Periódico El Universal,
23 de enero.
“Presentan 47 senadores acción de inconstitucionalidad contra Ley de Radio y TV”,
(2006), Periódico Milenio Diario, México, D.F, 4 de mayo.
“Presentarán demanda de inconstitucionalidad a la Ley de Radio y T.V”, (2006),
Periódico El Financiero, México, D.F, 4 de mayo.
“Presentarán recurso contra la ley de radio y televisión”, (2006), Periódico Milenio,
México, D.F, 30 de abril.
“Presidencia tiene tiempo de analizar veto, asegura Sauri”, (2006), Periódico El Universal, 9 de abril.
“Prevén que Corte declare nulas las reformas”, (2006), Periódico El Universal, 27 de
abril.
“Queda en manos de la Suprema Corte la ley de medios”, (2006), Periódico El Financiero, México, 5 de mayo.
“Radio y televisión ante la Corte”, (2006), Periódico El Universal, México, D.F, 17
de abril.
“Revisan ministros Ley Televisa”, (2006), Periódico Reforma, México, D.F. 10 de
mayo.
“Senadores afinan recursos contra ley de medios”, (2006), Periódico El Universal,
México, D.F, 17 de abril.
“Senadores del PAN discuten cambios a la ley de radio y televisión, Periódico El Universal, México, D.F, 26 de enero.
“Senadores hablaron con Azuela, Periódico El Universal, México, D.F, 10 de mayo.
“Senadores logran votos necesarios para controversia, Periódico El Universal, México,
D.F, 11 de abril.
“Senadores presentan hoy controversia constitucional contra ley de radio y tv”, (2006),
Periódico El Universal, México, D.F, 4 de mayo.
“Sociedad civil exige a Corte invalidar las reformas”, (2006), Periódico El Universal,
México, D.F, 7 de mayo.
“Urgen fallo para la Ley Televisa”, (2006), Periódico Excélsior, México, D.F, 8 de
mayo.
“Van senadores a la SCJ”, (2006), Periódico La Jornada, México, D.F, 1 de mayo,
www.senadorcorral.org.
“Ven 21 violaciones a la Carta Magna por ley de medios”, (2006), Periódico El Universal, México, D.F, 6 de mayo.
La Suprema Corte de Justicia y el rescate comunicativo • 83
del Estado Nación: el caso de la Ley Televisa
3
La Comunicación como Mediación Ética
del mundo ante la descentralización
de la persona en la acción comunicativa
Jorge Alberto Hidalgo Toledo*
José Antonio Forzán Gómez**
Universidad Anáhuac México Norte
La comunicación, no es un mero accidente que ocurre entre los hombres; por ello, hoy día, se distingue de informar y difundir. Comunicar,
por el contrario, es dotar de significado las cosas del mundo; lo que
significa, dotar de sentido a la existencia misma. El objeto del presente,
una aproximación ética de la acción comunicativa considerando aquellos aspectos que dejan de manifiesto la descentralización de la persona
en la acción comunicativa para registrar la propia existencia y sus condiciones éticas para hablar nuevamente de significación y sentido en
la acción humana; para entender nuevamente la comunicación como
la mediación ética del mundo. Así se hace una revisión de los medios
como servicio a la persona, la naturaleza ética de los medios; ofreciendo
dos propuestas de ética aplicada: la semioética y la infoética.
Palabras clave: ética de la comunicación, corresponsabilidad, infoética,
semioética, personalismo.
* Titular de la Cátedra fisac-Anáhuac en Comunicación para promover la Responsabilidad y
la Sana Convivencia, Investigador Titular del Centro de Investigación para la Comunicación
Aplicada (cica), Maestro en Humanidades. Correo electrónico: [email protected]; http://
inmersioneducativa.blogspot.com.
** Coordinador de Ciencias del Lenguaje, Escuela de Comunicación, Universidad Anáhuac.
Investigador adscrito al Centro de Investigación para la Comunicación Aplicada. Vicepresidente de la Asociación Mexicana de Estudios de Semiótica Visual y del Espacio. Miembro de
la red de investigadores de la unam-fes Acatlán. Doctor en Literatura, Maestro en Semiótica y
Licenciado en Comunicación. Correo electrónico: [email protected]; [email protected]
http://espiralediciones.blogspot.com.
The communication, is not a mere accident that happens between the men;
for that reason, nowadays, it is distinguished to inform and to spread. To
communicate, on the contrary, is to equip with meaning the things of the
world; what means, to equip with sense the same existence. The object of
the present text is an ethical approach of the communicative action considering those aspects that let of manifest the decentralization of the person
in the communicative action to register the own existence and its ethical
conditions to again speak of meaning and sense in the human action; in
order to again understand the communication like the ethical mediation
of the world. We present a revision of the media as a service to the person,
the ethical nature of media; offering two proposals of applied ethics: the
semioética and the infoética
Key words: Communication, corresponsability, infoethics, semioethics,
media ethics.
Introducción
La ontología de la comunicación
Es la comunicación un acto referencial dotado de sentido y significación. Y
decimos referencial porque es a través del lenguaje y su carácter comunitario
que invocamos, evocamos y se nos “autorrevela el mundo” (Cassirer, 1985, p.
18). Esta interacción sintáctica y dinámica entre la materia, el individuo, la
percepción, la memoria, los sentidos y la inteligencia es la que permite unirnos
semánticamente a los demás seres morales y compartir con ellos valores, tradiciones, costumbres e ideas enriqueciendo la experiencia vital. De esta forma,
la comunicación constituye, no una intención vacía como creía Husserl sino
como bien apunta Sastre, “una experiencia trascendental” (Sartre, 2000, p.
307); una relación de compromiso que sobrepasa la gramática, la realidad y el
lenguaje. Comunicar es “extender la mano” (López Quintás, 1968, p. 125),
es encuentro, es intimidad, es vincularse con el otro, es diálogo, es entrega, es
construcción comunitaria, es donación y servicio al otro y por los otros.
La comunicación, no es un mero accidente que ocurre entre los hombres; por
ello, hoy día, se distingue de informar y difundir. Comunicar, por el contrario,
Entiéndase como un simple intercambio ausente de diálogo y unidireccional de datos sin más
sentido que la respuesta.
Léase como sacar de la oscuridad un hecho, mostrarlo a la luz pública a través de todos los
canales posibles.
86 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
es dotar de significado las cosas del mundo (no un suspender al hombre fuera
del acontecer como pretende el simple entretener); lo que significa, dotar de
sentido a la existencia misma. Con ello se quiere apuntalar que es la persona
el centro y el destino de la acción comunicativa. Lo que debería llevarnos a
creer que en cada palabra vertida en un Chat; en cada imagen transmitida por
televisión; o en cada video emitido bajo demanda por Youtube; en cada sonido
descargado de Limewire y iPodder o sintonizado en la radio debería haber, como
afirmaba Gabriel Marcel, una “certeza existencial” (Sanabria, 2000, p.155),
pero parecieran no darse del todo. Esta invocación recíproca de encuentros
interpersonales es la ontología misma de la comunicación. Quienes buscan
el “Ser” de la comunicación, en el fondo buscan al hombre mismo. Siendo
la humanidad entera la que se oculta detrás del fenómeno comunicativo es
vital analizar la función de los medios y ver si estos, en verdad, están al servicio del hombre y como facilitadores de que éste descubra el sentido último
de su existencia. La interacción simbólica que se ha tendido en Internet y la
convergencia tecnológica, han puesto al descubierto la ausencia de un rostro y
la desnudez del cuerpo. Así mismo, han dejado ver la necesidad de replantear
las funciones tradicionales (informar, comunicar y difundir) y considerar la
formación y configuración del hombre a través de los contenidos a los que se
expone. Por ello, se plantea a lo largo del texto, la indigencia comunicativa, de
egoísmo simbólico, de extranjeros gramaticales, de ausencias cognoscitivas, de
despojo mediático, de soledad significativa, de pobreza informativa, de miseria
existencial que se está viviendo en algunos ámbitos de la comunicación masiva
por una falta de inclusión ética y antropológica en la pragmática misma de la
comunicación.
Quizá el problema más grave y evidente de la comunicación en nuestros
días no sea la brecha informativa, como se ha querido insistir, sino la ausencia
de una metafísica significativa que permita nuevamente la posesión del mundo
y la instauración de una comunidad universal de personas por el don de la comunicación. Devolver el sentido trascendente a la acción comunicativa implica
volver los ojos a la centralidad de la persona, al reconocimiento y valoración
del otro, a la ética y a los fundamentos de los medios: servir (buscar el bien
común), unir (solidaridad) y equilibrar (justicia) a la sociedad. He aquí el objeto
del presente, una aproximación ética de la acción comunicativa considerando aquellos aspectos que dejan de manifiesto la descentralización de la persona en la acción
comunicativa para regresar al “ser a su morada” (Heidegger, 1987, p. 26); para
registrar la propia existencia y sus condiciones éticas para hablar nuevamente
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 87
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
de significación y sentido en la acción humana; para entender nuevamente la
comunicación como la mediación ética del mundo.
Los medios al servicio de la persona
a. ¿Qué es persona?
En nuestros días, definir al hombre continúa siendo una de las más grandes
dificultades en los planteamientos, tanto científicos como filosóficos. Ello
porque hoy, tan cercanos al proyecto de la genética y la transformación de la
creación natural, la misma interrogante presocrática sigue siendo vigente. Para
poder definir un marco de acción o de postulación científica, es fundamental
comprender lo que cada autor o corriente de pensamiento entiende por hombre.
Es decir, que el concepto que se tenga de ser humano en su totalidad, impactará
en las acciones cotidianas, como lo son los planteamientos epistemológicos, los
productos comunicativos o el simple comportamiento cotidiano. Sin pretender
hacer una revisión exhaustiva, se pueden señalar las siguientes cualidades que
han sido debatidas a lo largo de la historia en relación al hombre: Es una entidad
corpórea; es un ser relacional.; es un ser racional; es un ser espiritual; es un ser
de trascendencia; es un ser del lenguaje; es un ser que consigue la interioridad;
es un ser histórico; es un ser que se construye; es un ser que deviene entre las
condiciones existenciales y la libertad; es un ser mediático.
Todos estos rasgos definitivos, podrían resumirse en un postulado: el ser
humano es una persona humana. Es decir, es un ser que, manifestando lo
más radical de sí, mostrando lo más profundo de su realidad ontológica, lo
que expresa a través de sus actos es su unicidad. Además, la condición de la
persona fundamental es su radical manifestación en el tiempo y en el espacio.
El hombre como señala Sanabria (1987, pp. 85-86) “no es pura subjetividad,
sino que, constitutivamente, está orientado hacia el mundo, más aún, hacia
Si las personas se construyen en función de los discursos interpersonales e históricos, habría
que entender que existen puentes que permiten, como afirma Jesús Martín Barbero (1987),
“reconstruir la cultura”. De este modo, los medios deben mediar las acciones bajo un marco
ético; así las acciones personales, simbólicas, interpersonales y organizacionales responderían: a
una ley natural, a mantener la centralidad del hombre, a elevar su dignidad y mantener el bien
común conformando una red de sentido que devuelva al hombre su humanidad.
El hombre es la única especie que requiere de medios para conquistar su propia naturaleza. Ser
virtuoso implica una dominación de dichos medios y disponer correctamente de ellos para dar
un sentido pleno a su existencia.
88 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
su mundo. Esta orientación es un modo de ser fundamental de la existencia
humana. De manera que no es primero el mundo y después yo, o viceversa,
sino que simultáneamente se dan yo-mundo; yo soy mi mundo. Porque el
hombre es relación.”
Por ello, es fundamental atender a los principios de comportamiento de la
persona ante el otro donde cada hombre se debe reconocer como persona, con
naturaleza dotada de inteligencia y de libre albedrío, poseedora de derechos y
deberes exudados de su propia naturaleza; derechos y deberes que se manifiestan
como universales, inviolables e irrenunciables. En esta manifestación del hombre; esta radicalidad de la persona humana conlleva la idea de la comunicación.
Es decir, si la persona humana es en el mundo; su condición comunitaria se da
porque es con-los-otros.
Ese ser-con-los otros es posible gracias al lenguaje, a la expresión del espíritu
que dota de contenido a los objetos y a la persona misma. El hombre es en sí
mismo el medio por el cual se realiza en el mundo; el medio que puentea la existencia del otro en el mundo; porque en el hombre mismo se construye el medio
y la mirada… la mediación misma de la realidad. Para conservar su unicidad y
llegar a ser, la persona requiere contar con los medios para desarrollar la virtud
(Fromm, 1986, p. 39), para colocarse ante su propia naturaleza y dominarla.
En función del objeto de estudio de este trabajo, los medios masivos de
comunicación, si han sido mediados por la ética, determinarán la acción del
hombre sin perder de vista que el fin es el hombre mismo. Lo que permite afirmar que los medios están al servicio de la persona y no la persona al servicio
de ellos.
b. Los medios de comunicación al servicio de la persona
Hoy día, los comunicólogos, antropólogos, sociólogos y politólogos hablan de
la necesidad de contar con medios de comunicación libres y responsables para
la creación de sistemas democráticos donde primen la libertad de expresión y
de prensa. Para ello, han creado múltiples modelos y teorías de responsabilidad
social, códigos de ética, vías de autorregulación y legislación para justificar el
buen actuar de los medios ante la sociedad civil. Muchos han sido los estudios
dedicados a los efectos de los medios y los intentos para establecer un uso ético
de los mismos. Pero, ¿se puede hablar realmente de ética mediática sin limitar
los esfuerzos a generar legalismos, normativas y códigos de conducta más que
intentos por visualizar a los medios como herramientas colaborativas para
devolver el lugar del hombre en el mundo?
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 89
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
Esta reubicación del hombre, debe partir necesariamente del entender
que los medios están al servicio del hombre. Pero, ¿qué implica este servicio?
Cuando se habla del “servicio” que prestan los medios de comunicación, se
hace referencia a su aportación para lograr un factor de crecimiento y progreso humano, progreso de la verdad del hombre, progreso cultural, social y
económico. De ahí que en términos concretos se busque que los medios de
comunicación estén a la defensa de la promoción de la verdad integral. Los
medios deben servir para encontrar respuestas verdaderas; para desarrollar las
habilidades; para conocer, compartir y comunicar las intenciones, deseos, sentimientos, conocimientos y experiencias; para comprender, actuar con libertad
y progresar; para establecer relaciones, solidarizar; para enriquecer intelectual,
moral, social y espiritualmente; para promocionar los valores humanos y la
vida humana; para realizar un encuentro entre hombres, culturas, ideologías,
historias y signos trascendentes. Cuando los medios y las nuevas tecnologías
de información, pierden este sentido de utilidad, se pierde con ello el sentido
de la condición humana y se terminan agrediendo: la dignidad humana, los
valores universales, la cultura, los sistemas económicos, políticos y sociales. Tal
ha sido el caso de los Reality shows o aquellos Game shows en el que los hombres
humillan su propia condición humana a cambio de dinero fácil, fama efímera
y respeto comunitario a cambio de una ilegitimidad moral.
La comunicación que se sostiene de la experiencia común, solidaria y generosa –porque ofrece lo mejor del otro- termina construyendo el cuerpo del
mundo. El rostro y la identidad que tomará se define como lengua viva; pues
serán los hombres los que moldeen el mundo para mejorar su condición humana
y no los medios los que moldeen sus opiniones y los aspectos fundamentales
de su existencia. Cuando los medios “sirven”, construyen, “unen y solidarizan”;
justifican la existencia, rompen con la soledad y llevan a la plenitud de cada hombre, como lo han venido haciendo algunas radios comunitarias o redes sociales
solidarias en Internet. La acción fecunda de los medios es aliviar la indiferencia,
eliminar el aislamiento, desbancar el rechazo, derrotar el egoísmo, reconstruir
la incomprensión, diluir “la tonalidad grisácea de la existencia” (Serrano, 1970,
p. 45). La soledad del hombre mediático, es la de aquél que ha visto pisoteada
su intimidad por los abusos de la imagen, los vacíos de la palabra, los silencios
informativos, la mezquindad de la manipulación, la persuasión de la indecencia,
la falta de responsabilidad social y una ética en los medios.
Todo esquema formal e informal de control de los medios debe trascender
las leyes y reglamentos para contemplar algo más que códigos de conducta.
90 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
Una ética integral debe contemplar todos los aspectos de la persona humana y
su interrelación con el medio. Los medios como bien señalaba Xavier Zubiri
deben servir para “realizar la vocación humana, ser de verdad hombres” (Zubiri,
1987, p. 259).
c. La naturaleza ética de los medios
Ahora bien, si partimos de que el problema de la comunicación es el encontrar
el yo gracias al tú, la dimensión de la comunicación tendría que anclarse en el
problema del lenguaje, del ethos de la acción humana y el fin de los medios. La
filosofía contemporánea, a partir del giro lingüístico de Wittgestein, el giro hermenéutico de Gadamer y el giro semiológico de Roland Barthes, dejó de manifiesto
que el problema filosófico de la comunicación partía del lenguaje y no del medio
porque es en el ethos del signo, donde se da la significación. (Barthes, 2001)
Tal visión pone en relieve a la persona humana como algo más complejo
aún que una simple visión centrada en los medios y en la masa despersonalizada
como la vio en su momento Abraham Moles (Moles, 1975, p. 449)
Se subraya con esto la idea de Barthes, “no es lo mismo hablarle a alguien
que decirle algo”. No es lo mismo informar o difundir que aportarle sentido a la
vida del otro. Por tanto, pensar en los medios debe superar la concepción técnica
para atender a su noción ideológica y existencial. De ahí que los productores
de contenido guarden como principal responsabilidad moral la verdad de las
informaciones que habrán de difundir ya que en la esencia de ese mensaje está
el sentido de la respuesta que habrán de dar los receptores en su mundo.
De esta manera, los medios dejan de ser una fuerza ciega de la naturaleza
fuera del control del hombre. Es por los fines, la participación del hombre, su
uso como herramientas, el grado de bondad o de maldad con que se produce
la acción comunicativa que los medios deben estar mediados por la ética. Dependiendo del grado de mediación ética, se puede hablar del aumento de la
empatía, la compasión, la solidaridad o el odio, narcisismo o soledad entre los
hombres. Con esta consideración en mente, los medios deben hacer consciente
al hombre de su dignidad; lo deben llevar a comprender los sentimientos de los
“Mass media son a la vez esos canales de difusión y medios de expresión que se dirigen no a
un individuo o persona, sino a un ‘público destinatario’ definido por unas características socioeconómicas y culturales en el que cada receptor es anónimo. (…) Son también los vectores
unidireccionales de un mensaje emitido por un individuo o por un grupo destinado a un público
mucho más amplio.”
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 91
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
demás, a cultivar un sentido de responsabilidad mutua, y a crecer en libertad
personal, en el respeto a la libertad de los demás y en la capacidad de diálogo.
Si los medios no propician el diálogo será imposible impulsar la comunicación
solidaria que requieren los pueblos hoy día para fomentar valores como el
respeto y la tolerancia.
La descentralización de la persona en la acción comunicativa
Para hablar de una mediación ética integral se requieren personas libres y
autónomas y medios de comunicación masiva, libres, responsables y éticos.
Desgraciadamente algunos medios, como algunas personas, han perdido su
centro y su sentido y ante el fenómeno de la globalización tenderán a agravarse.
Algunos de los problemas de esta descentralización de la persona en la acción
comunicativa nacen de la errónea concepción que se tiene de la libertad, la
expresión, la equidad y la justicia; así como de la falta de códigos y principios
que trasciendan los límites legales o que se quedan sólo en la regulación de
conductas empresariales para limpiar su imagen. Hoy se pueden encontrar
tendencias en que los medios se han convertido en medios de presión o defensa
de intereses por parte de la sociedad. Esta tendencia empieza a generalizarse
tanto en los medios privados como en los públicos. En contraparte resuena
cada vez más la existencia de medios que hacen conciencia de que tienen una
responsabilidad y deben guardar una misión de servicio. Al estar mediando los
intereses de la sociedad civil, los grandes poderes y, de las personas, los medios
están obligados a vigilar el cumplimiento ético de las dinámicas sociales y el
desarrollo comunitario.
a. La libertad como base de la acción comunicativa
Eje central de la acción comunicativa es la libertad como fundamento de la
subjetividad plena que da sentido al mundo. El hombre, al inventarse a sí mismo
en cada instante, realiza su esencia suspendida en la libertad, condición que
permite justificar su actuar en el mundo pues lo hace “responsable de su persona” (Bennett, 2001). La persona humana que aspira al bien tiene en cuenta su
lugar en el mundo, en la historia, en el tiempo. Su condición radical de ser-enel-mundo: “la libertad necesariamente es una libertad situada. La razón de esto
es muy sencilla: el hombre concreto vive su aquí y su ahora.” (Sanabria, 2000).
Al hacer conciencia del mundo, el hombre se da cuenta de que sus decisiones,
los actos que dan sentido a su vida, están, condicionados por factores que dan
92 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
razón de ser a su persona, pero que, incluso, llegan a atentar en contra de su
dignidad. De ahí la tarea de cada persona: lograr progresivamente una libertad
cada vez más auténtica; mientras más libre, más persona.
Sanabria subraya así, la radical misión de la ética: “En nuestros días hay
muchos obstáculos para la auténtica libertad; son los factores despersonalizantes.
De ahí la obligación, o la tarea, de luchar por la realización de la libertad –el
hombre vale por lo que decide-. Hay la realización personal: cada hombre es
tanto más hombre –persona- cuanto más ha realizado su libertad, cuanto más
vive desde la profundidad de sus decisiones axiológicas, cuanto menos es susceptible al influjo de los medios masivos de comunicación.” (2000, p. 136)
b. La libertad de expresión, el derecho y el acceso a la información
Partiendo del presupuesto de Sanabria en el que afirma que la realización de
la libertad es la realización de la persona y que la libertad se ejerce desde las
decisiones axiológicas que pueden o no estar mediadas por los medios masivos,
hay que hacer notar que para muchos gobiernos legislar en torno a la libertad
se ha convertido en un medio de presión más que una forma de velar por el
uso correcto de los medios. Si los hombres necesitan satisfacer su necesidad de
información para tomar decisiones, autoconfirmarse en el mundo y reproducir
con ello un régimen democrático, justo y solidario, la inhibición y el bloqueo
de la posibilidad de expresión y acceso a la información, se vuelve un atentado
contra la posibilidad de realización de la persona.
Esto implica ampliar el derecho de las personas a saber y beneficiarse con
información de mejor calidad para que pueda la sociedad participar en asuntos públicos con mayor conocimiento de causa. Para bien de las personas, la
sociedad y la democracia, los medios no deben ser amenazados por los poderes
coercitivos en una sociedad; y por otro, que para luchar a favor de la libertad
de expresión, los responsables de la comunicación deben esforzarse más por
averiguar la veracidad de los hechos. Si los medios han de cumplir su función
de ser la conciencia crítica de la sociedad frente a los demás poderes, hay que
seguir insistiendo en la evaluación acuciosa de los hechos, la profundización
en la actuación como servidores de la sociedad y no de los poderes políticos y
el que se garantice el acceso a información fiable, plural y veraz al servicio del
bien común. Ante el uso y abuso de las libertades (expresión, prensa, acceso
a la información) será importante revisar algunos temas concretos que atañen
la responsabilidad y la libertad de los medios como lo son la indecencia, la
desregulación, los derechos de autor e Internet.
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 93
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
c. Equidad y Justicia Social
Los medios no pueden ser ajenos al desarrollo de los pueblos y mucho menos
del de aquellos que buscan en los contenidos de los medios, una participación
más amplia de los frutos de la civilización, una valoración más activa de sus
cualidades humanas. Si los medios “promueven” la realización humana no
se puede dejar de mencionar que hoy día se han desencadenado una serie de
atentados contra los valores morales, abusando de los medios para colocarlos
al servicio del mercado y no de la persona humana. Está por demás señalar que
los medios desempeñan un papel importante en la economía del mercado y es
un hecho que la comunicación social sostiene negocios y comercios; pero por
encima de ello está el que contribuyan a estimular el progreso y la prosperidad, que promuevan mejoras en la calidad de los bienes y servicios existentes,
permitiendo que las personas hagan opciones informadas y que les ayuden a
tomar decisiones que les potencien el espíritu cívico y solidario.
d. Indecencia, obscenidad y pornografía
¿Cuáles son los límites de la transmisión televisiva?, ¿hasta dónde es ético explorar la intimidad, el lenguaje y la corporeidad en Internet para ganar usuarios,
“expresarse” y satisfacer “los gustos” de los distintos auditorios? Cada vez son
más las quejas que reciben los medios de comunicación por parte de los distintos públicos que se han sentido molestos por la transmisión de programas
con contenidos y lenguajes sexuales, indecentes, groseros, vulgares, perversos,
vacuos y ofensivos. La obscenidad y la pornografía se han vuelto la fórmula
de muchos productores de contenido. Si se suma, la renuncia de los padres a
establecer normativas éticas, la falta de responsabilidad de los realizadores, la
facilidad de acceso que posibilitan los motores de búsqueda, el anonimato y
la gran industria que respalda a la pornografía y la vulgaridad, el problema se
agrava a tal grado que se dice que vivimos una cultura de la obscenidad. Basta
ver la nota publicada en 1997 por el Washington Post Magazine en el que afirma
que el 30% de los términos de búsqueda están relacionados de forma directa
con pornografía y otro 20% en modo indirecto (Rice, 2000).
e. Desregulación
¿Existe un punto medio y de equilibrio entre los intereses públicos, privados y
comerciales? Cuando se pierde el rumbo de la noción de equidad y justicia social
de los medios de comunicación es importante que exista algún mecanismo o
institución que vele por el “buen juicio” y “el buen uso” de las difusoras como
94 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
servidoras del interés, conveniencia y necesidades del público garantizando que
ante el fenómeno de la desregulación de los medios no se viole, por un lado
la libertad de expresión; por otro no se ofenda la dignidad del auditorio. La
desregulación de los medios en principio promueve la concentración, conglomeración, el hipercomercialismo, abandono de las normas de la decencia ya que
libera al medio de su obligación con el público permitiendo la concentración
de los mismos en manos de unos cuantos.
f. Veracidad y honestidad
¿Hasta dónde se han comprometido los medios para decir la verdad?, ¿cuánto
de sus contenidos es una mera parcialización de la realidad? El subjetivismo y
el relativismo actual, son los dos grandes pretextos en los que se amparan los
malos comunicadores para justificar la imposición de “su verdad”. La veracidad
y la honestidad informativa deberían ser los principales ejes de acción de los
profesionales de los medios; sin embargo, hay medios que insisten en que la
verdad no “vende” por ello se han dado a la tarea de manipularla a sus intereses, amplificando la noticia, o reduciendo su impacto para provocar efectos
y reacciones según sus intereses. Así, han creado una realidad ajena a la que
deberían mostrar. Lo mismo ocurre cuando ignoran temas, distraen la atención
o combinan información para imponer su definición de verdad.
g. Privacidad, confidencialidad y problemas personales de intereses
Uno de los grandes temas a debate con relación a la descentralización de la
persona es el derecho a la privacidad. Los reality shows han llevado a la mesa de
discusión interrogantes vinculadas con la invasión de la intimidad. Las persecuciones a personajes públicos a través de paparazzis, la exhibición pública de
problemas familiares, la publicación de las orientaciones sexuales de las personas,
el asalto mediático para explorar gráficamente lo que antes era un secreto matrimonial, son algunos de los tantos puntos que se deben considerar para equilibrar
el derecho del público a saber y los intereses de privacidad de las personas. El
derecho a la privacidad y la confidencialidad van muy ligadas; ya que por un
lado se explota la intimidad de las personas y se busca protegerlos legalmente;
y por otro, se exige a los comunicadores que hagan públicas todas sus fuentes
y materiales que deben ser de conocimiento público. ¿Existe una media?, ¿qué
tipo de información debe mantenerse en secreto mediático?, ¿cuáles son los
límites de la libertad de expresión?, ¿quién debe regular este aspecto: el gobierno,
las instituciones, los medios o la propia persona?, ¿qué implicaciones tiene el
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 95
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
que sea sólo el gobierno (con sus respectivos intereses políticos) el que legisle
el actuar de los medios, o que quede en manos del sistema de autorregulación
del medio (que se gobierna por sus intereses económicos), o que se limite a la
práctica ética personal (que también puede estar sesgada ideológicamente)? La
mediación ética implica un equilibrio de intereses y un saber jerarquizar valores
en función de las consecuencias de los actos. La gran interrogante es ¿cuántos
de los comunicadores están preparados moralmente para sopesar esta realidad
y en manos de quién debe recaer esta formación?
La mediación ética como alternativa
Para resolver gran parte de estos conflictos de contenido e interés y garantizar
un manejo equilibrado de los medios, se desarrolló en 1947 un informe titulado “Teoría de la responsabilidad social de la prensa” a cargo de La Comisión
Hutchins sobre la Libertad de Prensa. Esta teoría normativa proponía una guía
práctica para operar idealmente los medios en un sistema dado de valores. Además, afirma que los medios deben estar exentos de controles gubernamentales
pero a cambio deben servir al pueblo. Algunas de sus premisas básicas han son:
1) Los medios deben aceptar y cumplir ciertas obligaciones con la sociedad;
2) Para cumplir estas obligaciones, los medios pueden fijar normas elevadas
de profesionalismo, veracidad, fidelidad y objetividad; 3) Los medios deben
regularse ellos mismos en el marco de la ley; 4) Los medios no deben difundir
material que incite a la delincuencia, violencia o trastornos civiles o que ofenda
a grupos minoritarios; 5) Los medios en conjunto deben ser plurales, deben
reflejar la diversidad de la cultura en la que operan y deben dar cabida a diversos
puntos de vista y al derecho de réplica; 6) El público tiene derecho a esperar un
desempeño elevado y la intervención oficial se justifica en aras del bien público;
7) Los profesionales de los medios deben ser responsables ante la sociedad así
como ante sus patrones y el mercado. Con estos principios en mente se busca
involucrar a todos los sectores (gobierno, medios, comunicadores y auditorios)
para hacerlos conscientes de su responsabilidad.
La teoría de la Responsabilidad Social de los Medios ofrece esquemas interesantes, tanto formales como informales para controlar a la industria mediática y
verificar que los profesionales cumplan responsablemente con su deber. Pero, ¿se
puede ir más allá de las leyes y los reglamentos? La ética, en su propia ontología
nos ofrece la gran solución; puesto que consiste en reglas y principios que guían
la conducta y ayudan a decidir responsablemente ante ciertas situaciones. Es la
96 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
misma ética la que ayuda a discernir racionalmente equilibrando los controles
externos formales (leyes, reglamentos, códigos de ética) y los internos (tanto
los de la industria como los personales). La aplicación de la ética en los medios
permitiría devolver la centralidad de la persona en los medios de comunicación.
Si cada comunicador partiera de la ética para definir su posición ante cada problema que cubre, terminaría por un lado, profundizando en el conocimiento
de sí mismo y, en segundo lugar, definiendo hasta dónde puede garantizar que
lo comunicado ayude a la construcción de la identidad del otro.
a. La ética en los medios
Como se ha puntualizado a lo largo de este texto, los medios cumplen una
misión trascendental que es unir a los hombres. Si este objetivo se realiza partiendo de la ética, servirá para difundir la verdad, hacer más conscientes a los
individuos de la dignidad de la persona, más responsables, más tolerantes y
abiertos a las necesidades de los demás, para con ello participar en actividades
que favorezcan el bien común. La mediación ética se hace presente cuando
la intención (de quien envía el mensaje), promueve o no valores (el mensaje
mismo), para que alguien realice o no actos morales (interpretación, respuesta
y retroalimentación).
b. Beneficios de la práctica ética
La apuesta por la mediación ética puede traer beneficios en múltiples planos.
Su práctica e impacto puede llevar a la realización de la persona y a que ésta
alcance la plenitud.
•En lo económico. Los medios impulsan los mercados y sostienen muchos
negocios gracias a la publicidad. También estimulan el empleo y promueven
mejoras en la calidad de los bienes y servicios. En la medida que fomenten una
competencia sana y responsable podrían contribuir en la justicia social.
•En lo político. La transmisión de mensajes apegados a la verdad y sin pretensiones ideológicas manipuladoras, podrían beneficiar a la sociedad para
que las personas participen más en los procesos políticos. Los medios podrían llamar la atención en casos de incompetencia, corrupción, abuso de
confianza o promover la competencia, el espíritu cívico y el cumplimiento
del deber.
•En lo cultural y educativo. Los medios podrían llevar a las personas a entender
las prácticas culturales y las tradiciones de los demás pueblos; así como a
valorar el patrimonio cultural y preservarlo.
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 97
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
•En lo educativo. Los medios ofrecen herramientas e instrumentos complementarios a la formación de niños, adolescentes, padres de familia y
ancianos. Con su penetración, la educación puede llegar a los sectores más
marginados y ofrecerles una visión esperanzadora del mundo.
•En lo personal. Los medios pueden enriquecer la experiencia vital al transmitir
mensajes, noticias, ideas y acontecimientos positivos que inspiren, alienten y
lleven a las personas a participar en hechos trascendentales. Los contenidos
deben hacer a las personas conscientes de la dimensión ética y moral de la
información de lo contrario, no aportará sentido alguno a su existencia.
c. Faltas a la práctica ética
Los medios, así como pueden ser empleados para beneficio de la sociedad,
también pueden entorpecer su desarrollo dañando la integridad de las personas,
marginándolas, manipulando o pervirtiendo sus valores. Siguiendo el esquema
de interrelación que existe entre la sociedad, la cultura y la comunicación, se
mencionan a continuación dónde se pueden remarcar la descentralidad de la
persona:
•En lo económico. Hay empresarios que emplean los medios apoyar sistemas económicos que promueven la avaricia y la ambición. Al no existir
órganos internacionales de control que guíen y orienten la participación
de los medios en el proceso de globalización, se están desaprovechando las
oportunidades de llevar mayor bienestar a las comunidades más explotadas
y marginadas.
•En lo político. Es común ver que se emplean los medios para hacer proselitismo o para manipular la opinión pública. Hay incluso quienes aplican
técnicas publicitarias o de relaciones públicas para explotar a ciertos grupos
o violar los derechos humanos. Otro de los errores comunes es el uso de los
medios para difundir una visión utilitaria o de gran relativismo ético.
•En lo cultural. Basta analizar la superficialidad con que son tratados ciertos
temas trascendentales y el mal gusto que impera en la construcción de
contenidos. Esto es producto de la estrechez de miras, la uniformidad, la
vulgaridad y la degradación que se hace de la persona y sus tradiciones.
•En lo educativo. La auténtica educación está para ampliar el conocimiento
y potenciar las capacidades de las personas, no para oprimirlas o ponerlas
al servicio de alguna ideología.
•En lo personal. Algunos medios han excluido los temas espirituales y los
valores religiosos para promover por un lado el racionalismo y el escepti98 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
cismo; otros se van al extremo y presentan los mensajes religiosos con un
estilo emotivo y manipulador (para competir en el mercado) que fomenta
el fanatismo, los sincretismos, la exclusividad, el desprecio y hostilidad hacia
los demás minimizando el verdadero sentido religioso.
d. Códigos de ética y autorregulación
Para apoyar a los profesionales de los medios en sus razonamientos éticos, se han
creado infinidad de códigos formales y normas de conducta. Muchos de ellos
se quedan en el plano prescriptivo y se limitan a decir a los comunicadores lo
que deben o no hacer. Para muchos, los códigos sólo ofrecen una lista de lugares
comunes sin valor legal que restringen su libertad de expresión, mientras que
para otros se han vuelto el sentido de su misión comunicativa. En principio los
códigos deberían ofrecer una fuente de información para emitir juicios morales
más que protecciones egoístas para la industria que en ocasiones atenta contra
la sociedad.
Existen también los códigos profesionales de la industria. Estos son políticas institucionales de comportamiento que incluyen tanto las operativas, las
editoriales, las administrativas y las de evaluación –que son modos de examinar
la opinión pública. Estos mecanismos de “ética normativa” son una forma de
autorregulación que tiene por objeto el evitar el exceso de intervención y volver operativas las normas éticas o deontológicas que se imponen a sí mismos
los comunicadores. Las limitaciones de estos códigos son que: muchas de sus
normas son abstractas y ambiguas; los profesionales son reacios a señalar o
censurar a sus colegas; al formar parte de una organización los comunicadores
tienen poco control sobre su trabajo.
La participación de los distintos auditorios se vuelve fundamental para la
fiscalización de los medios y el ejercicio de la autorregulación. De ahí que a la
par del desarrollo de códigos éticos, algunos medios formaran consejos de ética
y grupos observadores de su acción. Desgraciadamente, en la parte operativa
encontramos que muchos son los medios que han recurrido a la práctica de
la autorregulación para evitar la imposición legal del gobierno y evitar causar
la menor conmoción. Las funciones elementales de la autorregulación según
Albarrán de Alba son: “1) Establecer las normas éticas a que se deben sujetar
voluntariamente tanto los empresarios de la información como los periodistas.
2) Contribuir a crear las condiciones de normalidad –tanto en lo laboral como
en lo profesional y lo social- para el cumplimiento de éstas. 3) Brindar elementos de juicio crítico al público sobre el desempeño de los propios medios. 4)
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 99
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
Socializar los procesos de toma de decisión en los medios y el conocimiento
que deriva del diálogo ético de los periodistas” (2004, p. 43).
Idealmente la autorregulación debería ser un instrumento de defensa de las
libertades de expresión e información siempre que se encuentren amenazadas.
En el caso de la ética de los medios, no está restringida al ámbito de la conciencia individual de cada comunicador o de los editores o productores. Esta
debe responder a una construcción colectiva que no pierda de vista en ningún
momento a la sociedad. La ética debe servir al comunicador como herramienta para hacer bien su trabajo y como punto de partida y finalidad misma de
la profesión. Aquí subyace la discusión actual sobre la ética en los medios de
comunicación: ¿cómo hacerla operativa si los códigos y las bases éticas que
se están implementando no consideran todos los aspectos de la dignidad de
la persona, la misión y responsabilidad del medio, así como el bien común?
Quizá, algunas de las tantas soluciones a esta interrogante están en: el cambio
de mentalidad de los comunicadores; en la formación ética de cada uno de los
actores morales (tanto empresarios de los medios, comunicadores y receptores);
el que exista un marco legal estructurado que regule las responsabilidades de
todos y de cada uno; en una mayor participación y diálogo de la sociedad civil
en la industria de los medios para garantizar que los contenidos respondan a
sus legítimos intereses; que se contemple que los medios son vehículos que
garanticen la solidaridad, la justicia, el diálogo, la paz y el bien común.
Dos propuestas de mediación ética aplicada
La mediación ética no se puede quedar sólo en quienes emiten los mensajes,
también es importante fomentar una educación mediática para que todos
aprendan a valorar y usar los instrumentos de comunicación. Cada persona es
responsable de la formación de su conciencia; si todos los mensajes son recibidos
pasivamente sin espíritu crítico las personas fácilmente pueden ser víctimas de
intereses amorales. Al aplicar la ética, cada persona pasa a ser un agente moral,
un mediador ético de la realidad. De ahí la importancia de una alfabetización
ética crítica y activa. No basta exigirle a los medios responsabilidad, sensibilidad, verdad y respeto a la vida humana; también los espectadores deben ser
coherente con esa exigencia. Así, como los medios hoy día empiezan a crear
sus códigos de ética para regular sus acciones e implementan la autorregulación
para normarse, cada persona debe tener claro cuál es su código de ética para
acceder a los contenidos y de qué manera se autorregulará. En la medida que
100 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
cada persona practique una recepción crítica, su convivencia con los medios
será más plena, rica y llena de sentido.
a. La Semioética o alfabetización ética del lenguaje
La dimensión ética del lenguaje empieza cuando entra en escena el otro. Si el
contacto entre el yo y el tú se establece a través del lenguaje, y la mirada al otro
regula mi accionar social, es fundamental concebir una ética de la significación, es decir, dar espacio a la semioética en la alfabetización de toda persona.
Al entrar en contacto con el otro, nos damos cuenta de que debe haber una
regulación de la relación con el otro. Una normatividad que se establezca desde
la instrucción en el lenguaje que enseñe a las personas a codificar y decodificar
los aspectos fundamentales de todo mensaje. Esta instrucción de formar a las
personas a la construcción de relaciones expresivas, libres y encausadas por un
sistema moral. La alfabetización semioética se distinguiría de la construcción
de códigos para centrar su preocupación activa en el lenguaje, en la ética del
discurso escrito, visual o sonoro.
Una alfabetización semioética permitiría a la persona identificar ilusiones
ideológicas, lo impuro de la lengua, los eticismos, las falsas conciencias, las
idolatrías históricas, la pobreza léxica, la corrupción del mensaje, los temores
infundidos, las insinuaciones, la manipulación, las agresiones y las sintaxis
elementales.
Así, quien se forme en el ethos de la significación podría leer y diseñar productos comunicativos que tomen en cuenta al otro en su dignidad de persona
humana.
b. Infoética o la alfabetización de la auto y corregulación
Dado que la comunicación se inscribe en la cuestión antropológica, la infoética debe constituirse como una alfabetización que permita a la persona y a
los comunicadores preservar la defensa de la dignidad humana. Alcanzar una
mediación ética integral a la medida de la dignidad de la persona y del bien
común es responsabilidad de todos. Por ello, una alfabetización infoética daría
las herramientas a los profesionales para la elaboración y aplicación de códigos
normativos, de auto y corregulación. A los usuarios les formaría la conciencia
para discernir, seleccionar, leer, ver, escuchar, escribir y cantar prudentemente
en los medios. Les permitiría pasar de ser receptores pasivos a activos y portadores de sentido. Una instrucción infoética debe conjuntar la estética con la
excelencia moral, con el ejercicio de la libertad, con la formación de criterios
La Comunicación como Mediación Ética del mundo • 101
ante la descentralización de la persona en la acción comunicativa
de buen gusto apoyados en el análisis y la crítica que permiten una interacción
positiva con los demás.
Contar con esta alfabetización permitiría que cada persona asuma su condición de prosumer (productor-consumidor) participando crítica y activamente
como productor cultural, como productor de sentido para la propia vida y la
de los otros.
Referencias
Albarrán de Alba, G. (2004). “Autorregulación periodística. Una aproximación a sus
elementos medulares”. En Revista Mexicana de Comunicación, (N. 84), Año Dieciséis, noviembre 2003-enero 2004. México: Fundación Manuel Buendía, A. C.
Barbero, J. M (1987). De los medios a las mediaciones. México: Gustavo Gili.
Barthes, R. (2004). Lo neutro. México: Siglo xxi.
Barthes, R. (2001). La Torre Eiffel. Barcelona: Paidós.
Barthes, R. (2000). El placer del texto; Lección inaugural. México: Siglo xxi.
Baudrillard, J. (1996). El crimen perfecto. Barcelona: Anagrama.
Bennett, W. J. (2001). El libro de las virtudes para jóvenes. Bilbao: Javier Vergara Ed.
Cassirer, E. (1985). Filosofía de las formas simbólicas. México: fce
Eco, U. (2000). Cinco escritos morales. España: Lumen.
Fromm, E. (1986). Ética y psicoanálisis. México: Fondo de Cultura Económica.
Gubern, R. (2000). El eros electrónico. México: Taurus.
Gubern, R. (1999). Del bisonte a la realidad virtual. Barcelona: Anagrama.
Heidegger, M. (1987). De camino al habla. Barcelona: Serval-Guitard.
Baran, S. y Hidalgo Toledo, J. A. (2005). Comunicación masiva en Hispanoamérica.
Cultura y literatura mediática. México: McGraw Hill.
Hidalgo Toledo, J. A. (2005). “El coraje ético más allá de la moda de la responsabilidad
social”. En Comunicación estratégica en las organizaciones. Rebeil Corrella, M.
A. (Coord.). México: Trillas.
Lipovetsky, G. (1998). El crepúsculo del deber. Barcelona: Anagrama.
López Quintás, A. (1968). Pensadores cristianos contemporáneos. Madrid: bac.
Márquez López, F. (2003). El Nuevo Orden Mundial de la Comunicación en la era de
la sociedad de la información. fcpys-unam, México.
Moles, A. (Ed.) (1975). La comunicación y los mass media. Bilbao: Ediciones mensajero.
Rice Huges, D. (2000). Niños en Internet México: Oxford University Press.
Sanabria, J. R (2000). Filosofía del hombre. México: Porrúa.
Sartre, J. P. (2000). El ser y la nada. Buenos Aires: Losada.
Serrano, J. (1970). La soledad humana. Salamanca: Sígueme.
Zubiri, X. (1987). Naturaleza, Historia, Dios. Madrid: Alianza Editorial.
102 • Jorge Alberto Hidalgo Toledo, José Antonio Forzán Gómez
Segunda Parte
Nuevas reflexiones sobre
Teoría de la Comunicación
•
4
Estructura y prácticas científicas
en el pensamiento latinoamericano
de la comunicación.
Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la ELACOM
Gustavo Adolfo León Duarte*
Universidad de Sonora
En el contexto de desarrollo de los procesos de institucionalización
del campo de estudios de la comunicación en Latinoamérica, el texto
expone algunas de las principales características estructurales que definen a uno de los colectivos científicos más representativos que hoy en
día conforman al Pensamiento Latinoamericano de la Comunicación
(plc): La Escuela Latinoamericana de la Comunicación (elacom). El
sincretismo ético-epistemológico se fragua como la característica central en la identificación de la elacom. Por sus términos originales y en
estricto rigor, el sincretismo ético-epistemológico tiende a ser compartido con las dimensiones epistemológica y ética por varias razones que
giran en torno a la comprensión de que es ésta la característica más apta
para traducir la tendencia a homogenizar toda una diversidad teóricametodológica de corte histórico, trasnacional y multidisciplinario, bajo
el denominador común de la peculiar realidad latinoamericana.
Palabras clave: Investigación, ética de la comunicación, elacom, sincretismo, transdisciplina, Pensamiento Latinoamericano de la Comunicación.
* Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora y Master y Doctor en
Periodismo y Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es profesorinvestigador en el Departamento de Psicología y Ciencias de la Comunicación de la Universidad
de Sonora. Ha publicado más de 50 artículos en libros y revistas especializadas y es autor de varias
obras como La nueva hegemonía en el pensamiento latinoamericano de la comunicación. Un
acercamiento a la producción científica de la Escuela Latinoamericana de la Comunicación (2007),
Sobre la investigación de la comunicación en América Latina. Estrategias y prácticas científicas de la
comunicación hoy (2007) y Escola Latino-Americana de Comunicacão. A nova hegemonia (2007).
Correo electrónico: [email protected]
In the context of development of the processes of institutionalization of the
field of studies of the communication in Latin America, the text expose
some of the main structural characteristics that define to one of the scientific
groups more representative that nowadays in the Latin-American Thought
of the Communication (plc): The Latin-American School of Communication (elacom). The collection of scientific resources inherited by the Latin
American thought on communication that exist today in an objetive state,
under the form of instruments, works, and institutions, as well as in an
incorporated state, under the form of scientific habitus, deserve without a
doubt greater effort to materialize and expand the institutional initiative of
elacom. Nevertheless, the broadest consensus of participation from the Latin American academic community in communication must be considered.
Key Words: Research, communication ethics, elacom, ethical syncretism, cross-discipline, Latin-American thought of the Communication.
Presentación
Este texto procura proporcionar una cierta continuidad a las contribuciones
que el autor publicó en los últimos dos Anuarios de Investigación editados
por el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de la Comunicación de México (León, 2006, 2007). Pretende abrir algunas líneas y guías de
proximidad al conocimiento que define las características estructurales de la
producción científica que divulga la llamada elacom respecto de cuáles podrían
ser, y en todo caso, en qué consisten, los aportes teórico-metodológicos de este
colectivo al Plc. En este sentido, puede entenderse que dichas aportaciones
son sólo líneas y guías de análisis que deben considerarse abiertas para una
exploración más profunda y rica de los procesos de habituación y tipificación
institucional en el ámbito de la enseñanza y la investigación latinoamericana
de la comunicación.
Dentro de los procesos y cuestiones de carácter histórico que considero
pueden ser tratados con un carácter significativo para los estudios de la comunicación en América Latina, en tanto han impactado en la formación de prácticas
propias del campo, sobresalen aquellos aspectos que denotan el tránsito y el
choque o encontronazo, más o menos violento, entre civilizaciones y proyectos
culturales antagónicos; entre modelos de modernización y desarrollismo; entre
exigencias e imposiciones del mercado internacional y desigualdades humanas
autóctonas; entre proyectos y patrones culturales occidentales de modernidad
106 • Gustavo Adolfo León Duarte
y representaciones tardías pero fielmente avivadas por la moderna cultura de
masas estadounidense de principios de siglo pasado, como fielmente lo proyectó en El espíritu del tiempo Edgar Morin (1966). Existen muchos ejemplos
prácticos de ello. Pero la conformación de la identidad propia de las culturas
latinoamericanas y del pensamiento comunicacional que le soporta desde hace al
menos 70 años, se fragua principalmente por la desigual distribución del capital
económico y social; la permanencia de sistemas antidemocráticos y gobiernos
populistas y/o extremadamente corruptos; la miseria rural y la irrupción de las
masas en la ciudad; la deficiente urbanización y la incompleta industrialización;
además, por el irregular capital simbólico y cultural que caracterizó (y sigue caracterizando, en algunos casos) de manera homogénea a las distintas sociedades
latinoamericanas. No es ocasional, por tanto, que en América Latina el factor
más significativo para instituir las bases del desarrollo en el campo académico
de la comunicación sea el subcampo de la reproducción de la comunicación,
es decir, las experiencias previas relativas al proceso de enseñanza. La opción
histórica que plantea el devenir inicial de este punto de partida son los procesos
de incorporación de las naciones latinoamericanas al proyecto occidental de
la modernidad. La primera característica apareció evidenciada, fundamentalmente, en las prácticas de enseñanza del periodismo, como práctica de primer
tipo y momento en su constitución. A su vez, es esta práctica periodística, la
que presentó también horizontes abiertos de otras experiencias similares y de
carácter anticipado para el subcampo de la investigación.
Contrariamente a las tesis existentes, se puede afirmar que es a partir de
la fundación del Centro Internacional de Estudios Superiores de la Comunicación para América Latina (Ciespal), en 1959, cuando la investigación en
comunicación en América Latina desarrolla una nueva fisonomía. Ya en otros
estudios se ha expuesto (León, 2006a), que fue Ciespal el que desarrolló las
primeras experiencias previas indiscutidas en el ámbito de la investigación
de la comunicación en la región. Con la fundación de Ciespal se instaura el
germen y cimiento de mayor peso para el desarrollo del campo académico de
la comunicación en América Latina, que origina, además, la vía para abrir, por
un lado, el desarrollo de la institucionalización en su investigación y, por otro,
el de la consolidación de la enseñanza. El Ciespal se convierte en el primer
centro pionero que genera y concentra la inspiración de la mayoría de los
trabajos embrionarios sobre estructuras, contenidos y efectos socioculturales
de la comunicación en el subcontinente (entre otra gran variedad de temas y
objetos de estudio). Sin embargo, también queda claro que, en este periodo, el
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 107
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
paradigma hegemónico que dominó el quehacer investigativo o, mejor dicho, la
conformación del habitus investigativo, irradiaría, al igual que la gran mayoría
de las cuestiones de la realidad latinoamericana, a partir de un polo de dominio
sistémico: Estados Unidos de América.
Es a partir de mediados de la década de los 60, cuando se constituye una
presencia precoz pero trascendental para la investigación de la comunicación en
la región. Se determinarían, desde entonces y hasta mediados de los 70, las primeras expresiones de influencia en la producción latinoamericana de los estudios
de la comunicación. Desde entonces también se conservaría el impulso crítico
y el posicionamiento ético-político como características estructurales medulares
en su investigación. Sin embargo, las luchas históricas del capital científico que
durante 70 años ha objetivado el campo académico de la comunicación en
América Latina nunca llegaron a manifestar un potencial de reconocimiento
tan importante como hacia la inversión hecha por Jesús Martín Barbero. Este
investigador, desde principios de los 80 y hasta hoy en día, se convertiría en el
principal fundamento para entender las trasformaciones del campo. También,
para reflexionar el rompimiento de estrategias de conservación disciplinar (o
de disciplinarización), formulando proyectos y lugares contra-estratégicos para
pensar la sociedad desde la cultura y la comunicación. Las prácticas científicas
que identifican a las producciones científicas de algunos de los colectivos científicos más representativos del Plc hoy en día confirman por separado que Jesús
Martín Barbero es el principal agente de reconocimiento para el conjunto de
pares académicos que ahí publican. (León, 2006b; 2007a).
Marcadamente desde los 80, en América Latina es palpable que las condiciones y las determinaciones históricas y estructurales (sobre todo las de carácter
tecnológico y político) se han situado muy por delante de lo generado en la
producción y reproducción del conocimiento sobre la comunicación. El atraso
epistémico y estructural para dar cuenta de una realidad multidimensional,
compleja y desigual, hacen emerger el desfase y la desarticulación del campo
académico de la comunicación en esta región. No obstante, esta característica
estructural de desarticulación del campo empieza a manifestarse con cierta
frecuencia en la investigación latinoamericana hasta mediados de la década de
los noventa, como producto, principalmente, de las relaciones disciplinares
convergentes con la comunicación, la especificidad de las contribuciones analíticas y las particularidades de la evolución histórica entre ambos. Por su parte
el camino que recorren los procesos de institucionalización en la enseñanza
de la comunicación en América Latina no parece estar muy distanciado de lo
108 • Gustavo Adolfo León Duarte
que identifica a sus prácticas científicas de investigación. Según hemos comprobado, el camino inicial que denota las pautas de tipificación institucional
en la enseñanza, están marcadas desde su origen (1929) por la necesidad de
profesionalizar la labor periodística. Décadas después, reclamando la legitimidad
de los estudios de la comunicación ante el conjunto de las Ciencias Sociales.
Recientemente, impulsado por el crecimiento cuantitativo de la oferta de la
enseñanza a nivel universitario, aquellos caminos de antaño quedaron atrás,
suplantados por múltiples vías que reclaman y distribuyen por separado varias
rutas alternas: en una de ellas, se alcanza a percibir con claridad la necesidad
de mayores equilibrios entre una cantidad creciente en la oferta educativa y
un nivel de excelencia académica en los estudios de la comunicación en todos
sus niveles, especialmente en postgrados. En otra vía de esencia teórica, se
deja entrever, cada vez con mayor claridad y consenso, la reivindicación de
una nueva integración de los estudios de la comunicación al conjunto de las
Ciencias Sociales y las Humanidades. Aquí también queda dilucidada la visión
de la comunicación como un campo de estudios abierto a los intercambios y
a las articulaciones con otros enfoques de estudio de carácter sociocultural. La
especificidad histórica que ha marcado el sentido de orientación en los procesos
de institucionalización en la producción y reproducción de la comunicación en
América Latina es la plataforma ética-política. Hasta hoy en día, se concluye
que, en términos generales, las prácticas científicas específicas coinciden en
sostener que la afirmación disciplinar y post-disciplinar de la comunicación
en Latinoamérica sólo puede ser sostenida por el consenso ético-político, pues
es justamente aquí donde residen las condiciones de construcción de una especificidad en su objeto.
Textos, contextos y protocolos metodológicos de la Elacom
A continuación formulo algunas de las características estructurales que podrían
aproximarse a definir los aportes teórico-metodológicos de uno de los colectivos
científicos más emblemáticos que actualmente conforman el Plc: la producción
científica que divulga la llamada elacom. Se parte del planteamiento de que
el conocimiento de las características estructurales que identifican a la obra de
la Elacom, requiere de una investigación de corte descriptivo-analítico sobre
la base de análisis de la obra documental publicada sobre la Elacom. Concretamente, el universo de estudio comprende la obra completa generada en los
nueve Coloquios Internacionales de Estudio sobre la Escuela Latinoamericana
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 109
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
de la Comunicación (Celacom), obra que publica entre 1998 y 2006 la Cátedra
Unesco Comunicación de la Universidad Metodista de São Paulo, en Brasil:
165 textos o contribuciones que se presentan en cada uno de los primeros ocho
volúmenes que contiene la “Serie Análisis de la Escuela Latinoamericana de la
Comunicación” como producto, a su vez, de los Celacom respectivos (véase,
Cuadro No. 1).
Cuadro 1
Obra elacom 1998-2006. Volúmenes, Producciones y Origen
Volúmenes elacom
Serie Elacom 1998
No. de Producciones
15 Contribuciones
Serie Elacom 1999
14 Contribuciones
Serie Elacom 2000
Serie Elacom 2001
Serie Elacom 2002
Serie Elacom 2003
Serie Elacom 2004
21 Contribuciones
13 Contribuciones
15 Contribuciones
23 Contribuciones
28 Contribuciones
Serie Elacom 2005
19 Contribuciones
Serie Elacom 2006
17 Contribuciones
Total: 1998-2005
165 Contribuciones
Origen de la producción
Brasil, Bolivia, EE.UU.
Brasil, Colombia, Uruguay, Bolivia,
Paraguay, Ecuador.
Brasil, Argentina.
Brasil.
Brasil, Argentina, Venezuela, Colombia.
México, Perú, Brasil.
Brasil, Bolivia, Argentina, España.
Chile, Brasil, Bolivia, Argentina, Paraguay,
Uruguay, Guatemala.
Chile, Brasil, Costa Rica, Colombia,
Uruguay, Venezuela.
Origen: 16 países
Fuente: Elaboración propia en base a datos de la obra Elacom 1998-2006
El amplio abanico geográfico que implica el pensamiento latinoamericano
de la comunicación y la producción investigativa que lo conforma, supone
no sólo enfrentar desafíos propios de la dimensión teórica o aquellos de corte
cualitativo y cuantitativos referidos a la recopilación, análisis y tratamiento de
El celacom es una iniciativa institucional promovida y auspiciada por la Cátedra Unesco Comunicación para el Desarrolla Regional en Brasil y, desde luego, la institución universitaria que
le cobija: la Universidad Metodista de São Paulo, Brasil (Umesp). El Celacom se realiza bajo la
orientación de su Director Titular, el Profesor Dr. José Marques de Melo. Con una periodicidad
anual, el Primer Coloquio Internacional de Estudios sobre la Escuela Latinoamericana de Comunicación se llevó a cabo en São Paulo, Brasil, entre el 24 y 26 de marzo de 1997; este primer
Coloquio fue dedicado a las ideas comunicacionales del investigador y profesor boliviano Dr.
Luís Ramiro Beltrán. En este evento, como en cada uno de los coloquios posteriores analizados,
se publicaron las contribuciones o trabajos de investigación recibidos bajo el título A Trajetória
Comunicacional de Luiz Ramiro Beltrán; con este volumen se inicia la publicación UnescoUmesp titulada “Serie Análisis de la Escuela Latinoamericana de la Comunicación”.
110 • Gustavo Adolfo León Duarte
la información de cientos de documentos que anualmente son producidos en
nuestra mega región. El reto metodológico en un estudio de este tipo es quizá
el más considerable. Si bien por motivos de espacio editorial aquí se obvia la
descripción y explicación profunda de la estrategia metodológica utilizada, si
queremos apuntar, así sea de una manera rápida y general, algunas ideas generales que quizá ayuden ha clarificar los resultados obtenidos.
La estrategia metodológica por la que se optó, buscó ante todo aproximarse
a definir las propiedades y los principios de raíz más profunda que se han fijado
en las prácticas científicas que operan al interior de la estructura del campo de la
comunicación. Así, se construyó una metodología que por nombre se distingue
como Metodología para Identificar las Características Estructurales en el Campo de la Comunicación (micecc). Tiene como objetivo observar, identificar
y sistematizar las características estructurales que identifican a la producción
científica de los colectivos que conforman el Plc (León, 2007; 2007a). Parte
de entender que el estudio de los colectivos científicos de la comunicación y,
específicamente, su práctica científica, tratada aquí como un proceso histórico
de conocimiento y re-conocimiento de sus agentes e instituciones, supone
centrar la voluntad de saber sobre el establecimiento de relaciones teóricas y
prácticas específicas que pueden permitir una aproximación a la comprensión de
las características estructurales que definen la producción de su conocimiento.
También, de que su origen racional debe plantear de entrada la necesidad de
crear una historia que examine el campo de estudios de la comunicación a partir
de lo que se puede establecer dentro de aquellos textos y contextos del discurso
científico y, concretamente, en lo que hace evidente tanto a la estructura como
a su práctica científica. Plantea en principio algunas perspectivas teóricas que
buscan fundamentar y aproximarse a definir tres tipos de análisis que interesa
realizar: a) En primer término, un análisis interpretativo con perspectiva sociohistórica de los actores, agentes y fuentes de producción que interactúan
en el campo; b) Segundo, un análisis genealógico discursivo de la producción
específica; y, finalmente, c) Un análisis crítico que enfoca directamente el
trastocamiento que enfatiza la obra científica analizada. El conjunto de los tres
tipos de análisis requiere necesariamente de un colofón cruzado: un examen
re-interpretativo del conjunto cuya consistencia no es otra que la suma de una
visión sociohistórica, discursiva e interpretativa de cada caso particular analizado.
El amarre de la mirada analítica de la micecc se enfoca sobre cinco categorías de
análisis o constructos teóricos-conceptuales que interesa observar, sistematizar
y analizar (véase, Cuadro No. 2). El proceso de vincular conceptos abstractos
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 111
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
con indicadores empíricos en la aplicación de la micecc se realiza mediante
un plan organizado para analizar y sistematizar la información específica que
interesa conocer en el conjunto de obras bajo estudio. Para dar cuenta de una
manera clara y puntual de las cinco categorías anteriores, la micecc incluye
un instrumento de registro, identificación y clasificación de las categorías de
análisis. Dicho instrumento opera sobre la base de veinte indicadores específicos
(León, 2007, pp. 223-243).
micecc.
•
•
•
•
Cuadro 2
Categorías de Análisis
Quién es el autor, a quién(es) se dirige, quiénes son los protagonistas del texto,
qué se dice de ellos, a qué realidad y contexto se dirige.
Cómo se entiende y desde dónde se estudia la comunicación.
Cuál(es) es la propuesta teórica y metodológica que aporta al estudio de la comunicación
y cuál la característica del conocimiento empírico que de ella emerge.
Cuál(es) es la afirmación ética-política de la propuesta.
• Cuáles son los procedimientos de exclusión, de crítica y opacidad del texto.
Por último, conviene también sintetizar, que un apoyo metodológico
esencial que requirió la perspectiva cualitativa del enunciamiento del campo
intelectual fue el tratamiento cuantitativo de las producciones científicas analizadas mediante un registro bibliométrico, particularmente el registro y uso
de citas. El estudio bibliométrico permitió no sólo confirmar y profundizar el
conocimiento sobre el volumen de las publicaciones, la productividad de los
y las autores(as), colectivos y fuentes de publicación, sino también, del conocimiento y reconocimiento académico y científico que le es otorgado a un(a)
investigador(a) por el conjunto de pares-competidores. Ello fue imprescindible
para entender la relación y el peso que objetiva la estructura de las prácticas
científicas en los colectivos estudiados y, por tanto, del conjunto de prácticas y
estrategias discursivas que permiten lograr una aproximación a las características
estructurales de la investigación en comunicación.
Aportes epistemológicos de la Elacom al Plc
La constitución de las primeras experiencias de la Elacom muestra su ubicación
en la estructura científica del campo de la comunicación en Latinoamérica
durante la década de los años sesenta. Iniciaría aquí un guión marcado y articulado por la continuidad utópica y la estructuración científica del campo,
112 • Gustavo Adolfo León Duarte
por un guión de luchas y conciliaciones en torno a la legitimación del campo
académico y el reconocimiento institucional. En suma, por la necesidad de
una búsqueda de identificación de la comunidad latinoamericana de investigadores e investigadoras de la comunicación. Pero, ¿qué le suministra unidad
a los planteamientos y trabajos que desarrolla la Elacom? O, mejor aún, ¿qué
es lo que hace posible que denominemos “Escuela” a un determinado grupo de
pensadores latinoamericanos de la comunicación? Tal y como se ha visto en el
Cuadro No. 1, la Elacom se sostiene por una obra total de 165 producciones o
capítulos de libros correspondientes a los nueve primeros volúmenes y años de
edición (1998-2006). Han publicado 143 investigadores (57.1%) e investigadoras (42.9%) que residen en un total de 16 países (14 de ellos latinoamericanos,
más ee.uu. y España). No obstante, casi 8 de cada 10 producciones proceden
del mismo país: Brasil (Cuadro No. 3). En estos términos, queda claro que el
consenso lógico y esperado que requiere una iniciativa del calado de la Elacom
luce por demás imperfecta. Luego, queda también claro, que aún dentro del
campo de estudios de la comunicación de Brasil, existen algunas y significativas
figuras ausentes dentro de la producción de la Elacom. El caso más ejemplar
de ello quizás sea la profesora Immacolata Vassallo de Lopes.
Cuadro 3
Origen y Porcentajes de Artículos. Obra elacom
País de Origen
Brasil
Bolivia
Argentina
Uruguay
Venezuela
Paraguay
Colombia
EE.UU.
México
Guatemala
Chile
Costa Rica
Perú
Ecuador
España.
16 Países
No. de producciones
116
8
6
3
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
165 producciones
Porcentaje Total
78.3%
5.4%
4%
2%
1.3%
1.3%
1.3%
1.3%
0.6%
0.6%
0.6%
0.6%
0.6%
0.6%
0.6%
100%
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Obra Elacom (1998-2006)
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 113
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
Por otro lado, la obra Elacom sostiene su identidad planteando como principales objetos y temas de investigación exclusivamente tres líneas específicas
de estudio (Cuadro No. 4). Sin duda son líneas necesarias y complementarias.
No obstante, quizás aún no lleguen a ser del todo prioritarias o, al menos, lo
suficientemente especializadas para buscar de raíz, y de manera concensuada,
cuáles son las características que identifican a una escuela de pensamiento
dentro del ámbito específico del campo de estudios de la comunicación en la
mega región.
Cuadro 4
Temas y Objetos de Investigación. Obra elacom
Temas y Objetos
No. Producciones
Años
1). Investigadores e instituciones pioneras
de la comunicación en América Latina y Brasil
63 (42.6%).
1998, 1999,
2000, 2001
2). El pensamiento crítico en la conformación
del pensamiento latinoamericano del comunicación
43 (29.1%).
2002, 2004
3). Trayectos y aportes interdisciplinares del
pensamiento latinoamericano de la comunicación
42 (28.3%).
2003, 2005,2006
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Obra Elacom. (1998-2006).
Como es de esperarse, los objetos y temas de investigación que desarrolla
la obra Elacom son propios y distintivos de la realidad Latinoamérica. No
obstante, puede adelantarse desde ya la conclusión general de que el conocimiento que generan es un conocimiento específico que comporta diferentes
elementos y características que sin duda dependen de varios factores, entre
los cuales sobresalen tres aspectos: 1) De la especificidad temática que trata
el Celacom respectivo y, por tanto, de la obra anual Elacom editada; 2) Del
periodo y contexto sociohistórico concreto en el cual se enmarca la temática;
y, 3) De la participación de los y las agentes que intervienen y, consecuentemente, de las prácticas científicas específicas que definen y caracterizan a una
temática y a un objeto de estudio concreto. En este contexto se puede afirmar
que son estas tres líneas temáticas las que en definitiva marcan y definen cuál
es, en qué consisten y qué tipo de efectos genera la relación y el peso de la
distribución del capital científico que objetiva la estructura de la producción
científica de la llamada Elacom. Asimismo, en cómo se ven reflejadas las prácticas científicas del colectivo, los reconocimientos hacia los pares-competidores
y, particularmente, las características estructurales de la comunicación dentro
114 • Gustavo Adolfo León Duarte
de la producción analizada. En los primeros cuatro años y volúmenes de la
serie Elacom, donde se concentra más del 42% de su producción, los periodos
y contextos sociohistóricos de estudio trascurren entre las décadas de los 70
y 80. La participación de los agentes que ahí intervienen centra su voluntad
de saber en un grupo reducido de investigadores(as) e instituciones pioneras
y protagónicas del campo de estudios de la comunicación en América Latina.
Consecuentemente, las prácticas científicas del colectivo se definen y caracterizan a partir de una determinada obra generada por un grupo específico de
investigadores(as) latinoamericanos y brasileños: Luís Ramiro Beltrán, Jesús
Martín Barbero, Luiz Beltrão, Antonio Pasquali, Décio Pignatari, Muniz Sodré y
Sérgio Capparelli. Los cuatro primeros volúmenes son, por tanto, producciones
esencialmente monotemáticas, enfocadas a la obra de un personaje particular
(Luís Ramiro Beltrán, Jesús Martín Barbero, Décio Pignatari, Muniz Sodré y
Sérgio Capparelli) o institucional específico (Ciespal, ininco e icinform). Por
tanto, el reconocimiento que le es otorgado a un investigador por el conjunto
de pares que ahí publican se vuelve monótono, sesgado y, por lo mismo, poco
representativo de la obra total analizada. Para el caso de la segunda y tercera
temáticas (el pensamiento crítico en la conformación del Plc y los trayectos y
aportes interdisciplinares del Plc), subsiste una situación por demás similar.
Su diferencia aparentemente vendría definida porque sus producciones buscan
significar la pertinencia ya no de algunos de los protagonistas, sino de las condiciones específicas que marcaron y marcan una cierta especificidad histórica
en la investigación latinoamericana de la comunicación.
Sin embargo, tal y como se muestra en el Cuadro No. 5, la relación y el peso
de la distribución del capital científico que objetiva la estructura de las prácticas
científicas que participan en aquellas 85 contribuciones nos indica lo contrario:
la obra Elacom se sostiene por la orientación, producción y el reconocimiento
de la distribución del capital científico que se focaliza en prácticamente los
mismos agentes que resalta la primera temática y sus 63 contribuciones que
la soportan (Jesús Martín Barbero, José Marques de Melo, Paulo Freire, Luís
Ramiro Beltrán, Antonio Pasquali y Luiz Beltrão). De las temáticas abordadas
y de las prácticas científicas específicas desarrolladas en los ocho volúmenes de
la serie Elacom se puede adelantar también la conclusión de que las características estructurales de la producción en comunicación que la identifican no
se limitan sólo a dos particularidades con las que parte cualquier otro estudio
que mínimamente justifique la tesis de existencia de la Elacom: el hibridismo
teórico y el mestizaje metodológico.
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 115
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
Cuadro 5
Número y porcentaje de citas en texto por autor recibidas.
Obra de la Serie elacom. 2001-2005
Autor(a)
• José Marques de Melo
• Jesús Martín Barbero
• Paulo Freire
• Luís Ramiro Beltrán
• Antonio Pasquali
• Luiz Beltrão
• Otros. (5 más)
Total: 10 Autores(as)
Citas
32
29
26
16
15
13
24
155
Porcentaje
20.6%
18.7%
16.8%
10.3%
9.7%
8.4%
15.5%
100%
Fuente: Elaboración propia en base a datos de la obra Elacom, años 2001, 2002, 2003,
2004, 2005.
Nota: para determinar el número y orden final de citas, se tomaron en cuenta los diez primeros autores(as) con mayor número de citas; además se incluyó sólo a autores que fueron
citados en al menos cuatro ocasiones dentro del universo de las ponencias analizadas en el
periodo. El número máximo de citas por autor/ponencia fue de dos.
Las características que empiezan a perfilar el conocimiento de la comunicación en la obra Elacom surgen entre los 60 y 70. En este periodo surge de
forma incipiente la definición ética-política actual que comporta genéricamente
el Plc. En la obra Elacom las principales características del Plc se desarrollan
y consolidan durante los 80 y 90, respectivamente. Algunas de las principales
características estructurales que definen específicamente aportes teórico-metodológicos de este colectivo al Plc son:
• La identificación de las características estructurales de la Elacom, como un
pensamiento propio, se evidencia por las propias prácticas de investigación
en comunicación que se desplazan de un ejercicio funcional e informativista
hacia el reto de valorar e implementar el sentido mismo de la comunicación
como un proceso humano, de carácter dinámico, igualitario y de diálogo
que busca canales democráticos de participación e interacción real.
• Es en los 70 cuando el Plc empieza a lograr una identificación precisa de
objetos, sujetos y enfoques de análisis de la comunicación. Con ello se cuestionarían los métodos, instrumentos y fines aplicados hasta entonces en el
campo de la investigación de la comunicación en Latinoamérica. Es mediante
la iniciativa institucional, liderada por Ciespal, y algunas fuentes pioneras y
trascendentales del campo, como iniciaría la conquista por la hegemonía en
116 • Gustavo Adolfo León Duarte
•
•
•
•
el pensamiento comunicacional latinoamericano. El cambio de perspectiva
ética-epistemológica en este periodo gira de la orientación de descubrir qué
es lo que los medios hacen con la gente a la de observar qué es lo que la
sociedad, sus dinámicas y los individuos hacen con su comunicación.
La característica estructural que define a la comunicación en la obra Elacom
se autodefine como el principal instrumento para comprender la sociedad
latinoamericana, concebida desde entonces como un proceso dinámico y
complejo con múltiples intersecciones. La existencia y legitimación de la
Elacom hace suya la iniciativa de patentizar a la comunicación como un proceso social que hace énfasis en condiciones dinámicas y de cambio social. Se
concluye que es la plataforma ética-política de la comunicación, amalgamada
con una visión crítica y sociohistórica, donde reside la condición principal
para construir la unidad de sus temas, objetos y métodos de estudio.
Dentro de las características estructurales que identifican a la producción
Elacom, las características teóricas representan un valor referencial importante. Sus puntos de partida inicialmente surgen de los presupuestos de la teoría
de la dependencia, mismos que procederían de la matriz de conocimiento
que la cepal impulsaría vigorosamente en la región desde principios de los
sesenta.
Desde mediados de los setenta, se concluye que la perspectiva de la teoría
crítica es el principal modelo teórico-metodológico con el cual se auto-identifica el Plc, según la obra de la Elacom, y en tanto representa el principal
paradigma utilizado para construir y trascender las diferentes alternativas
de estudio mediáticas en la región. Su sello de identificación en la producción de conocimiento inicialmente se dirige como oposición y denuncia,
así como a cuestionar permanente el dominio cultural y económico de los
Estados Unidos de América sobre los países de América Latina y el Caribe.
En la producción científica de la Elacom queda aclarado que fue durante
los ochenta, cuando el Plc logra desmarcarse y renunciar definitivamente a las características originales que la hermanaron con las perspectivas
informacionales y desarrollistas. Pero, además, con aquellas posiciones y
perspectivas de corte ideológico y de denuncia de los años setenta. En este
periodo surgiría el hoy principal modelo de análisis de la comunicación en
la región, sin renunciar a la plataforma ética-política de los 70.
Las características estructurales que identifican a la Elacom durante el periodo de los noventa se perfilan para encumbrar al Plc como una verdadera
escuela de pensamiento. Sus características se adaptan en primer término a
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 117
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
las distintas realidades locales, regionales y globales. En este periodo se puede
concluir que el mestizaje teórico que nutrió inicialmente al Plc durante la
década de los sesenta y setenta muta a un sincretismo ético-epistemológico.
Es el sincretismo ético-epistemológico implícito en sus prácticas de investigación, lo que logra transformar las mismas preocupaciones de antaño en
estudios autóctonas con reconocimientos cosmopolitas. Se concluye que es
en los noventa cuando el sincretismo ético-epistemológico se fragua como
la característica central en la identificación de la Elacom.
• A diferencia de lo que normalmente se cree, el sincretismo ético-epistemológico, no sólo se define como producto de que los y las investigadores
e investigadoras de la comunicación en América Latina están inmersos en
una cultura marcada por el mestizaje metodológico, o de que, mediante el
hibridismo teórico, han tenido la capacidad de combinar procedimientos
heredados del cosmopolitismo de los principales centros intelectuales del
mundo. Los fundamentos antropológicos del conocimiento comunicativo
sobre los que se apoya el sincretismo ético-epistemológico son más amplios.
Es así porque el sincretismo que se desarrolla en la obra Elacom no es ni debe
ser una apropiación exclusiva de la dimensión metodológica ni teórica. Por
sus términos originales y en estricto rigor, el sincretismo ético-epistemológico
tiende a ser compartido con las dimensiones epistemológica y ética por varias
razones que giran en torno a la comprensión de que es ésta la característica
más apta para traducir la tendencia a homogenizar toda una diversidad
teórica-metodológica de corte histórico, trasnacional y multidisciplinario,
bajo el denominador común de la peculiar realidad latinoamericana. Además, porque esta característica se traduce en un sincretismo ético-político
que tiende a unificar otra característica estructural que define de manera
particular a la Elacom: la posición de una diversidad de prácticas de investigación que unifican su talante de intervención por un cambio social con
justicia, igualdad y auto-sustentabilidad para América Latina.
• El modelo de análisis del sincretismo ético-epistemológico con el que se
identifica la obra Elacom principalmente se preocupa por la reflexión de
la comunicación como un fenómeno sociocultural y multidimensional,
con la cultura popular y con la vida cotidiana. El factor diferencial no es
tanto el método, sino el compromiso social y ético de su investigación por
el cambio social en América Latina. Su perfil de acción se distingue por
una gravitación ascendente hacia movimientos de des-territorialización e
hibridación que la propia modernidad latinoamericana produce y lo que
118 • Gustavo Adolfo León Duarte
lleva a una parte significativa de los y las investigadores(as) de la Elacom a
utilizar una metodología cualitativa de corte comprensivo que busca, sobre
todo, la confiabilidad y el mayor grado de profundidad en el conocimiento
del objeto estudiado.
Conclusiones
Una primera mirada inicial que es válida para aprender a comprender las características del conocimiento estructural de la Elacom es partir por reconocer que
la Escuela Latinoamericana de la Comunicación no es más que el resultado de
un proceso histórico interno creado al interior de un campo de conocimiento
que recién ha concretado la capacidad de autoorganizarse. Este proceso de autorganización del campo, en tanto proceso histórico, no tiene nada cerrado ni
nada acabado. La Elacom, en tanto iniciativa y programa de trabajo específico,
se encuentra aún en vías de su consolidación y es ciertamente un elemento tan
universal que escapa a cualquier práctica (e iniciativa) de institucionalización
del conocimiento. Puede afirmarse que la producción científica que identifica a las prácticas y estrategias discursivas del grupo de investigadores(as)
que participan en la obra científica que divulga la Elacom, así como a las
sistemáticas y persistentes referencias a los protagonistas generacionales que la
identifican, es tan diversa y amplia que ciertamente termina convirtiéndose en
una elaboración desigual y llena de matices múltiples que escapan a cualquier
práctica e iniciativa de institucionalización del conocimiento. En este sentido,
y en el contexto propio de la obra que divulga la serie Elacom, este estudio
confirma que tal vez es más pertinente referirse a un colectivo representativo o
emblemático que actualmente conforma el Pensamiento Latinoamericano de
la Comunicación (Plc) que hablar específicamente de una Escuela Latinoamericana de la Comunicación. Ello no significa, que la producción científica
de la Elacom y la destacada iniciativa institucional que la impulsa, no alcance
aún rasgo mínimo de especificidad como colectivo de intelectuales de la comunicación. Menos aún, que sus importantes aportes no sean significativos
para sumarlos a la conformación actual del abanico de actitudes y políticas
realistas que requiere el itinerario de debate que debe centrar el “nuevo” mapa
de la investigación latinoamericana en comunicación. Lo que significa es que
la obra Elacom ha demostrado ser, en primer término, una iniciativa institucional con un paso ascendente tras la búsqueda permanente y sistemática de la
identidad latinoamericana de la comunicación. Que las prácticas científicas del
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 119
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
colectivo que ahí publica definitivamente sí inciden en volcar el Pensamiento
Latinoamericano de la Comunicación como un paradigma dominante en los
estudios de la comunicación en la región, aunque definitivamente no sea el
único. Significa que sus prácticas científicas principalmente se identifican con
la producción de un conocimiento que comporta diferentes características y
que dependen de varios factores, donde sobresalen aquellos de carácter cultural,
económico y del periodo sociohistórico específico en el que se desarrollan o
ubican dichas prácticas. Significa que, esencialmente, sus prácticas científicas
recaen en discursos textuales que priorizan los y las protagonistas, los procesos y las condiciones históricas que marcan los distintos periodos y rasgos
de identidad en el Plc. Pero, además, la producción científica que divulga la
Elacom significa (e implica) discernir entre las no siempre diáfanas diferencias
que suponen la iniciativa de rescatar y revalorizar el Plc y las consecuentes
participaciones de inversión de capital científico que las representan; entre
la iniciativa del rescate y la revalorización del Plc y el aplazado consenso que
debiere admitir una iniciativa de tales dimensiones con una parte significativa
de la comunidad latinoamericana de la comunicación. También significa distinguir entre la iniciativa de rescatar y revalorizar el Plc y su nula vinculación
con otras prácticas e iniciativas institucionales que son, a nuestro modo de ver,
generalmente más especializadas, pertinentes y profundas que la propia iniciativa
Elacom. Tal es el caso, por ejemplo, de las prácticas e iniciativas institucionales
que se desarrollan al interior de la alaic. Además, la producción científica con
la que se identifica la Elacom significa el reconocimiento autocrítico de que
una escuela de pensamiento no puede sostenerse sin la permanente búsqueda
actualizada y concensuada de temas, objetos y métodos de conocimiento que
le proporcionan, o intenten proporcionarle, una cierta unidad. Se concluye
que en lo fundamental, las principales características estructurales con las que
se identifica la obra Elacom, más adelante señaladas, proceden de un conjunto
específico de estrategias y de las propias relaciones de fuerza entre los protagonistas, es decir, por la manera en cómo se distribuye el capital científico y
desde dónde es generado un tipo de conocimiento específico. En lo esencial,
la llamada Escuela Latinoamericana de la Comunicación es el producto de un
conjunto de iniciativas y estrategias gobernadas por una determinada estructura
de relaciones objetivas que patentizan un grupo específico de investigadores, que
son, por atributos propios, sus verdaderas fuentes de producción. Las posiciones adquiridas y las relaciones objetivas que establecen los 131 investigadores
e investigadoras que participan en la obra Elacom se ubican o “hablan desde”
120 • Gustavo Adolfo León Duarte
esta estructura que expresan los protagonistas de la Elacom, principalmente.
Se concluye que la llamada Escuela Latinoamericana de la Comunicación es
producto de una forma específica de trabajo y de intereses que desarrolla en
gran medida su principal impulsor, el profesor Dr. José Marques de Melo. En
tanto un agente dominante dentro de la iniciativa y el proyecto institucional
de la Elacom, Marques de Melo ha adoptado, con el apoyo de un destacado
grupo de protagonistas, un conjunto de estrategias de conservación del Plc
tendientes a perpetuar una historia y un cierto orden científico establecido del
cual él mismo es una parte importante e interesada. Por ello, su participación en
la obra Elacom nunca aparece desinteresada. Su presencia en la obra, tal y como
lo constata el reconocimiento de citación, es por demás relevante y decidida.
La aspiración tan alta que define a Marques de Melo tras situar y establecer de
manera hegemónica el pensamiento comunicacional latinoamericano a través
de la obra Elacom depende (y seguirá dependiendo) de un mayor consenso e
inversión en el capital científico, sobre todo del propio reconocimiento de los
pares competidores que participan y que sigan participando en la iniciativa. El
conjunto de recursos científicos heredados del Plc que existen hoy en estado
objetivado, bajo la forma de instrumentos, de obras y de instituciones, así como
en estado incorporado, bajo la forma de habitus científico, merecen sin duda un
mayor esfuerzo para materializar y ampliar la iniciativa de Marques de Melo.
No obstante debe considerarse el más amplio consenso de participación de la
comunidad académica latinoamericana de la comunicación y garantizar la promoción dentro del conjunto de instituciones de educación superior de América
Latina, para asegurar desde ahí su producción, reproducción y circulación en
el sistema de enseñanza.
Referencias
Marques de Melo, J. & Gorski, J. (1998). A trajetória comunicacional de Luiz Ramiro
Beltrán. Sao Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J. & Rocha, P. (1999). Comunicação, cultura, mediações. O percurso
intelectual de Jesús Martín-Barbero. São Bernardo do Campo, São Paulo, Brasil:
Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J. & Gobbi, C. (2000). Gênese do pensamento comunicacional latinoamericano: o protagonismo das instituições pioneiras-ciespal, icinform, ininco.
São Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J., Gobbi, C. & Dos Santos, M. (2001). Contribuições brasileiras
ao pensamento comunicacional latino-americano: Décio Pignatari Muniz Sodré e
Sérgio Capparelli. São Paulo: Unesco – Umesp.
Estructura y prácticas científicas en el pensamiento latinoamericano • 121
de la comunicación. Un acercamiento a los aportes epistemológicos
de la elacom
Marques de Melo, J., Gobbi, C. & Kunsch, L. (2002). Matrizes comunicacionais latinoamericanas - marxismo e cristianismo. São Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J., Gobbi, C. & Barbosa, S. (2003). Comunicação latino-americana.
O protagonismo femenino. São Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J., Gobbi, C. (2004). Pensamento Comunicacional Latino-Americano.
São Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, J., Tarsitano, P., Sathler, L. & Gobbi, C. (2005). Sociedade do Conhecimento. Aportes latino-americanos. São Paulo: Unesco – Umesp.
Marques de Melo, M. Ferrari, E. Dos Santos & Gobbi, C. (2006). Educomídia
- Alavanca da Cidadania. São Paulo: Unesco – Umesp. Morin, E. (1966). El espíritu del tiempo: ensayo sobre cultura de masas. Madrid: Taurus.
León, G. (2006). “Elacom. Referente histórico y conquista de la hegemonía en el Pensamiento Latinoamericano de la Comunicación”. En, M. A. Rebeil (Editora).
XIII Anuario de Investigación de la Comunicación del Consejo Nacional para la
Enseñanza y la Investigación de la Comunicación en México (coneicc). México:
CONEICC, pp. 51-83.
León, G. (2006a). “Sobre la institucionalización del campo académico de la Comunicación en América Latina”. En, fuentes, r; león, g; godoy, á; bustamante,
o. (2006). Instituciones y redes académicas para el estudio de la comunicación en
América Latina. Guadalajara: iteso.
León, G. (2006b). “Paradigmas dominantes en el campo académico de la comunicación
en América Latina. Una aproximación a las características estructurales de la
producción alaic”. Revista Latinoamericana de Ciencias de la Comunicación.
Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (alaic).
São Paulo: alaic, pp. 47-59.
León, G. (2007). “Articulaciones teóricas y protocólogos metodológicos en la investigación de la comunicación. Metodología para identificar las características
estructurales en el campo de la comunicación.”, en, Rebeil Corella, María.
(Editora). XIV Anuario de Investigación de la Comunicación coneicc. México:
CONEICC, pp. 223-243.
León, G. (2007a). Sobre la investigación de la comunicación en América Latina. Estrategias y prácticas científicas de la comunicación hoy. Hermosillo: Universidad de
Sonora.
León, G. (2007b). La nueva hegemonía en el pensamiento latinoamericano de la comunicación. Un acercamiento a la producción científica de la Escuela Latinoamericana
de la Comunicación. Hermosillo: Departamento de Psicología y Ciencias de la
Comunicación de la Universidad de Sonora.
León, G. (2008). Escola Latino-Americana de Comunicação. A nova hegemonia. São Paulo:
catedra Unesco Comunicación – Universidade Metodista de São Paulo.
122 • Gustavo Adolfo León Duarte
5
La dimensión comunicativa del arte.
Apuntes para un estado de la cuestión
Vivian Romeu Aldaya*
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
Este trabajo hace un intento por mostrar algunos de los trayectos convergentes entre el arte y la comunicación. El rastreo centra su atención en los nodos conceptuales que marcan un cambio sustancial en
la manera de entender los vínculos entre ambos campos, y con ello
pretende una caracterización de la red conceptual en la que desemboca
el panorama de las relaciones entre el campo del arte y el campo de la
comunicación, a partir de lo que hemos determinado como dimensión
comunicativa del arte. El objetivo, por tanto, es ofrecer una aproximación al estado de la cuestión sobre este tema y contribuir así a la
consolidación de los estudios sobre este tópico.
Palabras clave: arte, comunicación, estado de la cuestión, estética.
This work makes an attempt show some of the convergent passages between
the art and the communication. The tracking focuses its attention on the
conceptual nodes that mark a substantial change in the way to understand
the bonds between both fields, and with it it’s tries a characterization of
the conceptual network at which the panorama of the relations between
* Doctora en Comunicación Social por la Universidad de La Habana, Cuba. Profesora-investigadora de la Academia de Comunicación y Cultura de la Universidad Autónoma de la Ciudad
de México. Miembro de la Asociación Mexicana de Investigadores en Comunicación (amic),
miembro de la Red Internacional de Investigadores sobre la Frontera, miembro de la Asociación
Latinoamericana de Estudios sobre el Discurso (aled) y miembro del Consejo Editorial de Global
Media Journal en Español. Ha publicado en numerosas revistas indixadas tanto nacionales como
internacionales. Áreas de investigación: Arte y comunicación, Estética de la recepción, Semiótica
y Comunicación Intercultural. Correo electrónico: [email protected]
the field of the art and the one of the communication. All this supported
by what we have defined as communicative dimension of the arts. The
objective, therefore, is to offer an approach to the state of the question on
this subject and to contribute thus to the consolidation of the studies on
this topic.
Key words: arts, communication, state of the questions, aesthetics.
1. Arte y comunicación: hacia una aproximación
de sus trayectorias conceptuales
Para entender las relaciones campales entre arte y comunicación debemos referirnos a lo comunicativo como una instancia simbólica que organiza y configura
las relaciones sociales entre sujetos y grupos, y a lo artístico como los fenómenos
y prácticas propios del campo del arte. En ese sentido, y haciendo resumen de
lo anterior, el arte –en tanto producto y práctica sociocomunicativa- resulta
ser la manifestación también de un orden sociosimbólico histórico concreto
(Bourdieu, 1995) que se construye y despliega en lo social desde lo comunicativo, es decir, desde la interrelación, interacción e intercambio entre sujetos y
grupos de significados sobre la vida, el mundo y ellos mismos.
En tanto práctica comunicativa, entonces, el arte es instancia y fenómeno,
obra y lugar desde donde los sujetos intercambian también sus sentidos de vida
en un proceso a todas luces comunicativo. Sin embargo, a pesar de la evidencia
de lo anterior, el arte y la comunicación han sido ámbitos de estudio perfectamente diferenciados a lo largo del tiempo, aunque algunas reflexiones desde
los campos de la filosofía, la estética y la sociología han hecho tambalear esta
separación; de la misma manera, numerosos análisis semióticos de corte empírico y teórico han contribuido a abonar el terreno a favor del estrechamiento
de los vínculos entre el arte y la comunicación. La descripción, explicación y
caracterización del panorama conceptual en el que estos trabajos se insertan
resulta necesario para entender que el punto de convergencia entre estos campos
se sostiene bajo lo que hemos denominado dimensión comunicológica del arte
que no es más que el eje conceptual que en los textos estéticos permite hablar
de diálogo, en tanto atributo comunicativo.
Para mayor información sobre este tópico, recomendamos indagar en el concepto de ‘razón
comunicativa’ propuesto por Gerard Vilar en Las razones del arte, La Balsa de la Medusa, Barcelona, 2005, y el concepto de ‘diálogo’ desarrollado por la autora en “Arte y comunicación.
124 • Vivian Romeu Aldaya
En función de lo anterior, hemos dividido el cuerpo de este trabajo en cinco
partes desde donde es posible abordar dicha dimensión. Las cuatro primeras
corresponden a los nodos conceptuales que figuran netamente como antecedentes directos, y la última parte agrupa una descripción sobre los trabajos que
desde el interior del enfoque teórico-conceptual sobre la dimensión comunicativa de arte se han venido desarrollando a partir de las últimas décadas del
siglo xx. No obstante, la caracterización que a continuación se pretende peca
de esquemática toda vez que, en la realidad, los nodos forman parte unos de
otros y no constituyen por sí mismos entidades estrictamente delimitadas.
1.1. Los antecedentes
Los antecedentes para comprender las relaciones entre arte y comunicación hay
que rastrearlos, a nuestro entender, en torno a cuatro nodos conceptuales: el
nodo estético-histórico que aborda la relación entre el arte y la vida desde una
perspectiva contingente e histórica; el nodo estético-cognitivo que se enfoca en
la concepción del arte como vehículo del conocimiento universal, es decir, del
conocimiento de lo inmutable, de lo verdadero, y se ancla en una dimensión
mayormente trascendentalista y metafísica; el nodo estético-intuitivo que reflexiona en torno a los procesos de creación del arte como procesos intuitivos,
posicionándose con ello a las puertas de la comunicación en tanto concibe la
expresión clara de lo intuido como el fin del arte; y el nodo estético-semiótico,
que aborda semióticamente los procesos de interpretación en el arte como parte
insoslayable de cualquier proceso comunicativo. Son exponentes de la primera
postura Aristóteles, Hauser, Dewey, Collingwood y Adorno; de la segunda: Kant,
Hegel, Heidegger, Gadamer y algunos teóricos de la Estética Pragmática; de la
tercera Bayer, Croce y Pareyson; y de la cuarta Eco, Calabrese y Lotman.
1.1.1. Nodo estético-histórico
Aristóteles (1985) pensaba que el arte debía representar aquello que sin haber
sucedido pareciera a los ojos de los espectadores real, pues sólo así se realizaría la
catarsis como vía para la purificación del alma humana. Partiendo de la premisa
de que lo que es posible es creíble, este filósofo definía a lo poético en función
de lo catártico, en tanto permitía la identificación y la generación del impacto.
Así, Aristóteles centraba su visión del arte en el efecto que éste producía en los
individuos y enfatizando el uso comunicativo que a los efectos de la credibilidad
Apuntes para una reflexión sobre la comunicación artística”. En xiv Anuario coneicc, 2007,
pp. 203-220.
La dimensión comunicativa del arte. • 125
Apuntes para un estado de la cuestión
se le daba a lo históricamente sucedido. Hauser (1994), en cambio, asigna a lo
histórico un papel diferente; este sociólogo parte de que hay un vínculo entre
los procesos artísticos y los procesos históricos-sociales, aunque reconoce que
dichos vínculos se dan en el entrecruzamiento de múltiples factores históricos,
sociales y económicos, por una parte, y las individualidades de los artistas, por
la otra. Ello, además de apuntar a la libre relación entre el arte y el artista, y
entre éstos y el público, resalta el hecho de que la obra es también fruto de un
momento histórico concreto. Fue Dewey (citado en Vilar, 2005), no obstante,
quien desde las primeras décadas del siglo XX, consolidó teóricamente la relación entre el arte y la historia, con su concepto de experiencia como relación
e interconexión entre sujeto y sociedad.
En resumen, todo lo anterior implica que la creación artística es una actividad
contingente gestada por el artista en connivencia con lo social, lo que coincide
con la línea de pensamiento de Collingwood (1960) quien al tiempo que hace
postular la naturaleza individual del acto creativo -definiendo al arte como la
expresión de una emoción, una preocupación o un juicio de su autor- plantea
que el autor se apropia de los lenguajes que tiene a su alcance (léase, lenguajes
pre-existentes) para construir de manera original una obra; la creación de una
obra, en palabras de este autor, es la creación también de un nuevo lenguaje. Por
ello podemos afirmar que en Collingwood aparece claramente la idea de que el
lenguaje estético es una “invención” del artista, aunque se trata de la invención de
un lenguaje nuevo a partir de otros lenguajes, de ahí su propiedad dialógica.
Por último, cerramos este apartado refiriéndonos a las posturas de Adorno
(1983), para quien el arte es contenido de la verdad, pero su verdad no es reflejo
del objeto sino del pensar del artista, es decir, de la verdad de la Historia contenida en las experiencias del artista en tanto ser histórico que es; eso es el arte
para Adorno: lo permanentemente verdadero. En ese sentido, la tesis adorniana
propone al sentido de la legibilidad del arte como condición para el diálogo.
Esta línea de pensamiento vincula a Aristóteles con los humanistas medievales, los Ilustrados
e incluso con el pensamiento bretchiano para quienes la concepción de verosimilitud (racionalidad-intelectualidad) se define como criterio del arte.
Dicha concepción desdogmatiza la relación entre cultura y sociedad, y se distancia de la sociología tradicional al reconocer que si bien el artista no puede sustraerse del contexto social en que
vive y produce, su voluntad y creatividad individuales no pueden ser reducidas a meras causales
históricas. De esta manera, Hauser admite que el valor artístico no tiene ningún equivalente
sociológico, es decir, para este autor si bien el arte está condicionado por lo social, no puede ser
explicado por lo social.
126 • Vivian Romeu Aldaya
1.1.2. Nodo estético-cognitivo
Kant (1984) consideraba al arte como lo bello, y a lo bello como lo verdadero,
pero para el filósofo idealista, lo bello refiere al objeto estético per se, y la belleza
a la percepción del sujeto en torno a lo bello. He aquí justamente donde se
funda, a nuestro juicio, el ideal comunicativo del arte para Kant: lo bello sólo
puede ser perceptible por medio del juicio estético, es decir, del lenguaje, donde
el papel del sujeto es insoslayable. Sólo que para Kant, el juicio estético no es
lenguaje convencional, sino que se trata de lenguaje universal, o sea, lenguaje
‘revelado’ en la medida en que la imaginación, ligada al tiempo y al espacio
concreto en el que se da en tanto percepción del objeto bello, constituye un
apriori del sujeto.
Hegel (1982, citado en Sánchez Vázquez) en su idealismo radical, concibe al
arte como conocimiento absoluto en tanto garantiza la aproximación al Espíritu
Absoluto. Para el autor, el arte por su inmediatez natural a la Idea, constituye la
apariencia sensible del Espíritu, es decir, lo que conecta al mundo sensible con
el mundo superior. Dicha conexión hace pensar a Hegel que el arte es signo de
lo superior y funge como vehículo de conocimiento entre un estadio y otro, idea
que encuentra eco en el pensamiento de Gadamer (1991), para quien el arte
no sólo es un revelador de “universales”, es decir, de la esencia de las cosas, sino
también un configurador de “nuevos universales nunca antes ejemplificados”.
Como se puede notar, para ambos autores la experiencia del arte es una forma
especial de conocimiento; Hegel la concibe como aproximación al Espíritu
Absoluto, y Gadamer, como la vía para enunciar la Verdad.
Según Gadamer, al captar el mundo libre de toda contingencia, es decir,
de todo lo efímero y fortuito, el arte se llena de Verdad, orientándose con ello
hacia lo universal de manera que lo que representa no vale por lo representado
en sí mismo, sino por el proceso creativo individual (verdadero por más señas)
a partir del cual ha llegado a representarse. Así, el conocimiento de las verdades eternas, que es el conocimiento universal y necesario, se revela a través de
la actividad artística porque ésta es “intuición de lo verdadero” o como diría
Platón reconocimiento del “deber ser de las cosas”. En este reconocimiento hay
siempre conocimiento del sí mismo implícito no en el conocimiento ordinario
(la doxa) sino en el conocimiento de las verdades universales. Como afirma el
propio Gadamer: “Lo que realmente se experimenta en una obra de arte, aquello
Como puede notarse, Heiddeger resulta deudor del pensamiento kantiano, al afirmar que el
arte “revela” lo no dicho.
La dimensión comunicativa del arte. • 127
Apuntes para un estado de la cuestión
hacia lo que uno se polariza en ella, es más bien qué medida es verdadera, esto
es, hasta qué punto uno conoce y reconoce en ella algo, y en este algo a sí mismo”
(Gadamer, 1991, p. 158).
Desde la filosofía existencialista, pero en una dirección un tanto diferente
a lo antes abordado, se halla Heidegger, para quien el camino a la Verdad, es
decir, al Ser, es la actividad poética. Para este autor, el arte es lenguaje, y el
lenguaje una aproximación a los orígenes del Ser por medio de la revelación.
Heidegger (1983) rechaza la vía analítica para alcanzar este camino a la Verdad,
y en consecuencia inhibe el aprendizaje de lo nuevo para fundar lo nuevo en el
re-conocimiento del origen que es justamente lo que a su juicio, hace el arte. Su
concepción del arte como obra puesta “por obra de la Verdad”, resulta entonces
sumamente sugerente para la comunicación en tanto enfatiza la circularidad
del acto creativo, al tiempo que resalta el carácter aproximativo de este conocimiento. En ese sentido, resulta evidente el carácter mediador del arte en tanto
lenguaje, es decir, en tanto vehículo y soporte de la comunicación.
Por último, desde la Estética Pragmática, y al abrigo de su fundador
Baumgarten a fines del siglo xviii, comienza a desarrollarse una línea de pensamiento que coloca en el centro de la teoría estética a la experiencia cognitiva
del sujeto. En esta recolocación varios autores juegan un papel importante, por
ejemplo Wittgenstein (citado en Vilar, 2005) afirma que el arte, como parte
de una práctica integrada social y lingüísticamente, es una forma de vida al
igual que los juegos del lenguaje, por lo que es dicha y recibida según las reglas
expresas (históricas en tanto sociales y lingüísticas) de dichos juegos. Esta aseveración también soporta otra definición importante, la de Mandelbaum (citado
en Vilar, 2005), quien por su parte propone hablar de atributo relacional en
el arte en tanto propiedad de los objetos artísticos, relación que involucra un
objeto que ha sido creado por alguien para alguien. Como se puede observar
hay en esta definición claros visos de comunicabilidad, y de ella son deudores
dos estetas cuyas orientaciones son opuestas: Nelson Goodman, por una parte
y Arthur Danto por la otra. Para Danto (2002), desde su perspectiva trascendental, el arte es un emboding meaning, es decir, un significado encarnado en
la obra que el receptor tiene que comprender. Para Goodman (1976; 1990),
mucho más pragmático, la experiencia del arte es una experiencia cognitiva
que se distingue por el dominio de ciertas características simbólicas y se juzga
por las normas de la eficacia cognoscitiva del sujeto a la hora de relacionarse
Goodman no se pregunta por el arte, sino por cuándo hay arte.
128 • Vivian Romeu Aldaya
interpretativamente con la obra. Todo lo anterior permite apuntar que la Estética Pragmática, reflexiona en torno a la posibilidad de que el receptor de arte
no sólo ‘contemple’ la obra, sino que ‘dialogue’ con ella, y que mediante ese
diálogo ‘produzca’ conocimiento.
1.1.3. Nodo estético-intuitivo
Este nodo revela los vínculos entre el arte y los procesos de interpretación, que
son ya procesos que tienen que ver con lo comunicativo propiamente dicho.
Los antecedentes de estas reflexiones se hallan en los trabajos de la estética
francesa e italiana del siglo XX, específicamente en las figuras de Raymond
Bayer, Benedetto Croce, y Luigi Pareyson, fundamentalmente.
Bayer (citado en Eco, 1992), por ejemplo, consideraba a lo Bello como una
experiencia abierta, es decir, como una serie de aproximaciones a la regla o canon
estético, entendiendo así a la creación como un proceso interpretativo en el que
confluyen infinidad de factores, incluidos los gustos y predilecciones personales.
Sin embargo, para el esteta francés, el lenguaje tendrá una incidencia relevante
en la interpretación en tanto le reconoce su intento de introducirse en el objeto
estético que, no está demás aclarar, contiene, según Bayer, toda la predicación
que se hace sobre él. Esto resulta contradictorio en el pensamiento del autor
porque concibe simultáneamente al objeto estético como experiencia abierta
y como algo completamente realizado, pero el sentido apertural que otorga a
la experiencia estética en términos de indagación, replanteamiento y relación
entre el objeto y el sujeto (postulados que también aparecen en Aristóteles
–aunque de manera protointerpretativa-, en Gadamer y en Heidegger), revela
la incidencia de la comunicación por vía del lenguaje, en ella.
Para mayor información consultar: Romeu, V. (2007). “De la estética trascendental a la pragmática estética. Esbozos de una teoría comunicativa sobre el arte”. En Revista de Filosofía Contemporánea Observaciones Filosóficas No. 5, Sección Estética y Teoría del Arte, 2do. semestre, julio.
Artículo disponible en línea en: http://www.observacionesfilosoficas.net/delaestetica.html
Bayer convierte al lenguaje en el único modo científico posible de interpretar el objeto, es
decir, la cosa, y al preguntarse sobre quién o qué garantiza la exactitud de los garantizadores (los
críticos que utilizan el lenguaje para intentar comprender el objeto estético), Bayer sostiene que
es el objeto mismo el que es capaz de contener toda la predicación que se hace sobre él, a través
de la comparación entre las estructuras de la obra y la predicación misma para reconocer o no
en esta última las condiciones de validez del fenómeno vocabulario. Sin embargo, como observa
Eco, este proceso de verificación exige “una concepción más dinámica, interactiva y procesual del
objeto”. (Eco, 1990, pp. 98-99).
La dimensión comunicativa del arte. • 129
Apuntes para un estado de la cuestión
En otra dirección, la tesis de Croce (citado en Eco, 1992) sobre el arte
como lenguaje refiere de forma clara, aunque errónea, que los sentimientos
son comunicables y que los signos que aparecen estructurando a la obra “dicen
algo”. Para este autor, el arte del artista es intuición del Espíritu, pero como el
Espíritu del arte no es naturaleza ni historia, sólo puede expresarse mediante
los sentimientos y las pasiones del propio artista que es el único capaz de intuir
al Espíritu y expresarlo. Por ello, para Croce el arte es la expresión del Espíritu
captado por la intuición individual, y el acto creador es actividad espiritual en
la que el Espíritu está implicado mas no agotado o revelado del todo.
Como se puede observar la concepción del arte de Croce no entiende al
arte como representación de la realidad en tanto imitación de la naturaleza o
verosimilitud histórica, sino más bien como representación de lo no representado, es decir, del Espíritu, mismo que al estar contenido en cada artista se
manifiesta a través del arte por medio de la expresión. Una intuición no es tal
si no se expresa (Croce, citado en Ruspoli 2000), por ello para el filósofo la
creación artística y la expresión de los sentimientos del artista no pueden ser
menos que el fin constitutivo de la actividad del arte.
Pareyson, por su parte, hace una crítica sagaz a Croce al plantear que la
personalidad del artista no puede quedar absorbida en el universo de la obra,
pues el carácter libremente activo del hombre (ya sea ejecutor o consumidor)
incide en la obra en la medida en que la analiza, la discute y la comprende,
manifestando en ello su propia personalidad. En su teoría de la Estética de la
Formatividad, Pareyson (citado en Eco, 1990) señala que el acto creativo no
es más que un ‘modo de formar’ del artista, instituyendo con ello la noción de
creación como actividad formante esencialmente interpretativa. Así, este autor
concibe a la actividad formativa como el acto de comunicación de una persona
a otra, donde lo ‘formado’ pasa a ser no sólo memoria real del proceso formativo, sino forma formada a la manera personal e irrepetible del artista. Como
Según el autor, las diferentes creaciones artísticas son cada vez más ricas porque implican todos
los estadios del Espíritu a la manera de un devenir histórico, por ello la interpretación del arte
siempre crea nuevas obras distintas a la original. Aunque este concepto fue solamente aplicado
por Croce a la poesía o al drama, discriminando a la música, el concepto en sí mismo resulta
válido a la hora de hablar de la concepción de la comunicabilidad del arte en este autor.
Pareyson cree que las formas son entidades indefinidas dotadas de legalidad autónoma, y en
ese sentido se impone la fundamentación metafísica de un Configurador de Formas Supremo
Este configurador de formas impide al artista interpretar las formas para adjudicarle un modo
de formar propio; en cambio, lo que hace este Configurador Supremo es revelarle al artista
130 • Vivian Romeu Aldaya
se puede notar, la teoría de Pareyson se opone a la de Croce; mientras que para
el primero, el artista sólo se muestra como modo (he ahí lo que constituye el
valor estético de una obra: su valor de organicidad), para el segundo, el artista
se narra a sí mismo mediante la obra.
Pareyson define a la obra como un organismo estructurado, donde el artista se expresa en la medida en que le da forma a la forma, produciéndola de
un modo suyo10. En ese sentido, la actividad artística se constituye como un
intento o un esbozo de múltiples propuestas para intervenir la materia, pero la
solución de tal o cual intervención corresponde al artista, es decir, al igual que
en Croce, a la intuición de la forma a través de su genio y personalidad.11
A partir de lo anterior, se puede afirmar que en tanto en Bayer, como en
Croce y Pareyson se hace presente la idea de la comunicabilidad intrínseca del
arte, lo cual resulta relevante para los fines de este trabajo.
1.1.4. Nodo estético-semiótico
Otra cara del mismo asunto nos la revela Omar Calabrese en su libro ¿Cómo se
lee una obra de arte? (Calabrese, 2001), en el que demuestra que los elementos
presentes en algunas obras de arte que analiza puedan ser considerados lenguaje. Ello, si bien no puede vincularse quizá con un estatuto comunicativo
fundante por parte del arte, sí nos parece pertinente resaltar la relación que
este semiólogo concibe entre los elementos-signos constitutivos de una obra y
la interpretación que los receptores puedan obtener y/o desencadenar a partir
de la lectura de la misma. En ese sentido, según el autor, la obra despliega un
estatuto comunicativo, al menos en acción, que se da precisamente en la relación
interpretativa que se genera entre ella y el receptor.
Sin embargo, es en El lenguaje del arte (Calabrese, 1997) donde el autor
desarrolla cuatro premisas básicas para articular las relaciones entre el arte y el
lenguaje y sistematizar conceptualmente el estatuto comunicativo del arte12.
dichas formas, en el estilo.
10
“El artista, formando, inventa efectivamente leyes y ritmos nuevos, pero esta originalidad no nace de
la nada, sino como libre resolución de un conjunto de sugestiones que la tradición cultural y el mundo
físico han propuesto al artista bajo la forma inicial de resistencia y pasividad codificada” (Pareyson,
citado en Eco 1990, p. 19).
11
La intuición es también el mecanismo por excelencia que Croce maneja como formas de
acceder a los sentimientos y a la verdad del artista. Consultar texto de Enrique Ruspoli (ver
Bibliografía).
12
En primer lugar señala al arte como una condición que poseen algunas obras que son produci-
La dimensión comunicativa del arte. • 131
Apuntes para un estado de la cuestión
Al afirmar que el arte es lenguaje, el autor señala que el arte depende de las
propiedades comunicativas y de significación presentes en los objetos artísticos
y que dichas propiedades deben tener el propósito de crear un sentido que
manifieste sus valores estéticos, y que al mismo tiempo sean portadores de
valores del gusto; en resumen el autor afirma que una teoría del arte con base
comunicacional debe de ser capaz de dar cuenta de “cómo la obra dice aquello
que dice”, lo que nos resulta altamente significativo como un intento de definir
las bases metodológicas para conceptualizar el sentido comunicativo del arte.
Umberto Eco, al igual que Calabresse, ha trabajado desde la semiótica las
relaciones entre arte y lenguaje, y en particular los procesos de interpretación.
En la introducción de Los límites de la Interpretación, obra que según el propio
autor corrige algunos de los planteamientos de Obra Abierta, el autor marca de
entrada su postura sobre el texto: “un texto flota (digámoslo así) en el vacío de un
espacio potencialmente infinito de interpretaciones posibles. Por consiguiente, ningún
texto puede ser interpretado según la utopía de un sentido autorizado definido,
original y final. El lenguaje dice siempre algo más que su inaccesible sentido literal,
que se pierde ya en cuanto se inicia la omisión textual” (Eco, 1992, p. 10); sin
embargo, adelantándose a la supuesta democratización de la recepción textual
arguye inmediatamente después que no puede decirse tampoco, y a pesar de
lo anterior, que el mensaje pueda significar cualquier cosa: “existe en el texto al
menos algo que el mensaje no puede efectivamente decir” (Eco, 1992, p. 14), para
concluir de una manera categórica, que “los límites de la interpretación coinciden
con los derechos del texto” (Eco, 1992, p. 19).
Esto conduce al semiólogo a la conceptualización de tres aspectos de la intención: la intención del autor, la intención del texto y la intención de receptor, que
constituyen en sí mismas categorías comunicativas en tanto categorías de interpretación. A partir de ello, Eco plantea que la intención del autor se manifiesta
cuando crea un texto siguiendo una idea predeterminada sobre los significados
y los efectos que deben generar éstos en el momento de la lectura; sin embargo,
dicha intención puede que no estén manifiestas de forma fiel en el texto consdas con fines estéticos y de la producción general de objetos producidos con un efecto estético;
en segundo lugar, considera al arte como un lenguaje que tiene que estar regido por reglas que
lo hagan ser un sistema coherente, organizado y funcional; la tercera se enfoca en la distinción
entre lo artístico y lo estético, considerando a esta última cualidad de la primera, misma que
tiene que ser explicada como organización dependiente de la forma de comunicar de los objetos
artísticos mismos; y por último, que sea dependiente de la forma en que son construidos los
objetos artísticos también el efecto estético que éstos produzcan.
132 • Vivian Romeu Aldaya
truido ya que el autor en el momento de la enunciación de su mensaje precisa
de “habilidad” y “competencia” para llevar por buen camino sus intenciones
iniciales, siendo que éstas pueden modificarse en el transcurso de la enunciación.
Es decir, la intención del texto, producida a través de su estrategia textual puede
o no estar vinculada con la intención previa del emisor al crearlo.
La propuesta de Eco exige así centrar la intención del texto (intentio operis),
como categoría con la que opera en primera y última instancia el proceso de
interpretación, y ello supone que el acceso a ella se construya por medio de la
aproximación conjetural del receptor. La intentio operis así entendida, no es más
que la estrategia textual por la que el texto, en relación estrecha con el lector,
“produce” un determinado sentido, mismo que al decir del propio Eco “sólo
puede ser aceptado si es confirmado –o al menos si no es puesto en tela de juiciopor otro punto del texto”. Así, la intención textual queda sujeta por una parte, a
la gama de opciones conjeturales que el lector puede proponerse para abordar
el texto (intención de lector), y por la otra, a la malla de sentidos que el texto
mismo “aprueba” para sí o permite. Es el acto de partir precisamente del hecho
consumado de la interpretación de textos literarios, lo que da al semiólogo
italiano la posibilidad de afirmar que los textos tienen algo que ‘decir’, o sea,
que pueden y son percibidos y recibidos (interpretados) como contenedores
y/o portadores de sentido justamente porque la apuesta inicial del receptor
respecto del proceso de interpretación otorga –aunque hipotéticamente- una
intención de sentido al autor, que al margen de su verificación, afirma que el
texto quiere decirnos algo, o sea, pretende comunicar.
Ello resulta muy valioso para los fines de este trabajo, toda vez que encontramos en Eco la explicación de una relación convergente entre el arte y el
lenguaje, y el arte y la comunicación, misma que se sostiene en la pertinencia
semiótica del proceso interpretativo que imbrica al lenguaje como un modo
de hacer que “dice”, “expresa” y comunica, y no como mera estructura sin
sentido.13 Para Eco resulta evidente que la interpretación es la clave de todo,
pues la interpretación la hace el sujeto y en consecuencia pertenece y se inserta
en el campo de sus competencias.
En una posición contraria al enfoque sincrético de Eco, se hallan los estudios sobre el signo
visual del Grupo Mu, para quien el sistema sintáctico de un texto constituye, estructuralmente
hablando, el punto de partida y de llegada de lo semiótico, por lo que la distinción entre lenguaje
(entendido como retórica, código, sintaxis) y comunicación (vinculado con los significados y la
transmisión de esos significados) se hace mucho más enfática y desmembrada.
13
La dimensión comunicativa del arte. • 133
Apuntes para un estado de la cuestión
Desde la semiótica de la cultura, Iuri Lotman, entiende al arte como un
lenguaje en tanto posee contenido, es decir, información. Para el autor, dicho
contenido se manifiesta tanto en su posibilidad de ser transmitido (comunicado) como en su capacidad para ser interpretado. Pero advierte que para poder
comprender una obra de arte es preciso entender su lenguaje, que no es más
que un sistema modelizador que al tiempo que comunica, ordena y jerarquiza
la información transmitida.14 Para sostenerlo, Lotman parte de que el arte es
un sistema de modelización secundario que se sirve de la lengua natural como
material, cuyo contenido conceptual está expresado en su estructura, proponiendo sustituir con ello la diferencia entre forma y contenido por la idea única de
estructura artística, a cuyo cobijo se gesta. Para Lotman el texto artístico posee
una alta densidad semántica y por ello produce pluralidad de lecturas, de ahí
que conciba al arte como el procedimiento más económico y más compacto
de transmitir información, pero al mismo tiempo como la puesta en escena de
un lenguaje propio que se codifica solamente de una manera específica en el
texto artístico y no en otro (Lotman, 1988, p. 17).
2. La dimensión comunicativa del arte:
aproximaciones teórico-metodológicas
En este apartado describiremos tres enfoques teóricos y metodológicos que
abordan en la actualidad las relaciones entre arte y comunicación, a partir tanto
de la reflexión teórica como de la investigación empírica. El primer enfoque
parte de una postura básicamente estructural que concibe a la comunicación
artística como un proceso regido por las reglas de ciframiento/desciframiento
codicial. Los otros dos se agrupan bajo el manto conceptual de la Escuela de
Constanza o enfoques teóricos sobre Estética de la Recepción.
2.0.1. La comunicación artística, un modelo cerrado
La comunicación artística es un ámbito de la comunicación poco estudiado.
La semióloga belga Nicole Everaert, a través de su Teoría de la Comunicación
“Todo lenguaje del texto artístico es en esencia un determinado modelo artístico del mundo, y en
ese sentido, pertenece, por toda su estructura, al “contenido” que es portador de información” (…)”(
Lotman, 1988, p. 11); “ La complicada estructura artística, creada con los materiales de la lengua,
permite transmitir un volumen de información completamente inaccesible para su transmisión mediante una estructura elemental propiamente lingüístico” (Lotman, 1988, p. 4).
14
134 • Vivian Romeu Aldaya
Artística, parte de la diferencia kantiana entre la percepción de lo real y la percepción de lo posible para argumentar que el ser humano posee una facultad
intermedia entre los ámbitos del razonamiento y la imaginación fantasiosa
que le permite estar en contacto con “lo posible” y plasmarlo. Por lo posible,
entiende, a partir de la noción de primeridad propuesta por Peirce (1987), lo
que está sólo en la Idea, es decir, lo que es susceptible sólo de “ser dicho”, pero
no es “dicible” en absoluto. Según Everaert (2005), el artista, en el proceso de
creación entra en contacto con lo posible, y mediante la producción de la obra
–que es un existente singular15- “infiltra” lo posible en lo simbólico.
Este proceso de infiltración, al decir de la autora, es lo que permite la
construcción de una “puesta en común” de los mapas de la obra, pero dichos
mapas no se despliegan a partir de una red simbólica conocida del todo, sino
que en la medida en que la Idea se traduce a lenguaje mediante el proceso de
creación, “lo posible” adquiere estatus simbólico o significante, operación que
posibilita la potencial aprehensión de dicho simbolismo por parte del receptor
a través del proceso de lectura.
El papel del artista en este proceso de infiltración es dejar plasmadas las
“pistas” que deberá descubrir el receptor para llevar a cabo su proceso de descodificación. Pero para Everaert (2005), resulta determinante el hecho de que
la comunicación artística tiene lugar siempre y cuando el receptor descodifique
los mapas simbólicos cifrados por el autor en la obra, restituyendo así el sentido
de la misma. Por ello la autora entiende al proceso de recepción de una obra
como proceso de descodificación que completa el de la comunicación artística,
hurgando en su estructura, en su código para hallar, más allá del estilo o el género, la red simbólica que la articula, o sea, los sentidos que la obra posee per se,
y que han sido puestos ahí gracias a su autor, sea éste consciente o no de ello.
2.0.2. La estética de la recepción, enfoques diversos
Al decir de Mercedes Ortega (2004) la validez de la diversidad de lecturas, la
caída del sentido único y universal de la obra y la plurisignificación generada a
partir de sus potencialidades de sentido son las conciliaciones más generales a las
que llegan los diferentes enfoques teóricos en los estudios sobre la Estética de la
Recepción16, mismos que pueden ser agrupados bajo dos tendencias principales:
Esto sería segundidad para Peirce.
Las diferencias a veces irreconciliables entre los diversos enfoques teóricos y metodológicos de
la Estética de la Recepción plantean un serio problema para erigir a estos estudios en teoría.
15
16
La dimensión comunicativa del arte. • 135
Apuntes para un estado de la cuestión
la de Hans Robert Jauss y la de Wolfgang Iser. A pesar sus diferencias, ambos
parten de la lógica hermenéutica de Gadamer 17 para quien de un texto sólo puede
ser percibido aquello que tiene alguna relación con el sujeto que interpreta.
En su revisión de la obra de Gadamer, Jauss sustituye el término de fusión
de horizontes18, por el de “horizonte de expectativas”, en tanto este ultimo
constituye la suma de comportamientos e ideas preconcebidas que hay en una
obra, tanto al ser realizada por su autor como al ser valorada por los receptores.
Dicha valoración tiene lugar por medio de lo que Jauss (2002) denomina proceso
de identificación, donde ocurre tanto el reconocimiento del sujeto en la obra
como el reconocimiento del conjunto de ideas preconcebidas de antemano por
el receptor respecto a lo que la obra le muestra. De esa manera en la identificación el receptor ‘acorta’ su distancia respecto de la obra en tanto la reconoce,
la juzga y la interpreta de acuerdo con su propio horizonte de expectativas.19
El segundo enfoque es el que propone Wolfgang Iser, a partir de las concepciones de Ingarden (citado en Iser, 1997), quien concibe a la obra como esqueleto o esquema que debe ser completado por la interpretación del destinatario.
Iser parte de una distinción entre los conceptos de texto y de obra, entendiendo
al texto como pura potencialidad, y a la obra como lo que el lector reconstruye
a partir de la configuración concreta de dicha potencialidad. Sin embargo, al
igual que Ingarden, Iser afirma que las reglas del juego interpretativo las pone
el texto. Sin embargo, para el autor, la verdadera manifestación del texto es la
concretización, es decir, la lectura o recepción del texto en un sentido estético
que para él se traduce en la confluencia dialógica entre los elementos pertinentes
del texto20 y la interpretación de dichos elementos por parte del lector. Como
Gadamer afirmaba que la respuesta que ofrece un texto al indagar sobre él nunca es suficiente,
es decir, no lo agota, pues el propio texto plantea preguntas al receptor que éste tendría que
responder, con lo que en esta dialéctica obviamente se gestaba un texto nuevo que era el resultante de las preguntas y las respuestas contenidas en ella. Sin embargo, a la interrogante sobre el
tipo de preguntas que el receptor podía construir para intervenir el texto, Gadamer respondía
que éstas sólo podían provenir del horizonte de preguntas históricas que el sujeto era capaz de
hacerse. Y a esto le llamó fusión de horizontes, de manera que dicha fusión “objetivaba” tanto a
la obra como al proceso interpretativo que realizaba el receptor.
18
Ver nota anterior.
19
En ese sentido, parece evidente que el vínculo de Jauss con las tesis hermenéuticas de Gadamer
lo llevan a privilegiar una postura sobre la recepción estética que da crédito solamente a la interpretación del receptor mediante la identificación como único camino posible hacia ella.
20
Para el autor, los elementos pertinentes son los elementos significantes de la obra. Es decir, se
trata de elementos significativos en su potencialidad.
17
136 • Vivian Romeu Aldaya
puede notarse el texto así entendido, puede revelar una multiplicidad de conexiones potenciales que derivarían teóricamente al menos, en una infinidad
de interpretaciones y en una concepción ilimitada de la interpretación. Quizá
no sobra acotar que para el autor esta tarea es posible en tanto depende más
del texto que del receptor en el sentido de que las conexiones varían de un
individuo a otro, pero sólo pueden realizarse dentro de los límites impuestos
por lo que está fijo y dicho en el texto en oposición a lo que no está dicho.
Para Iser (1987) el proceso de configuración de los significados constituye una
instancia de libertad que le permite al lector configurarlo de algún y cualquier
modo, por lo que cualquier configuración resulta válida a sus ojos.
3. A manera de resumen, el cierre
Como hemos visto, la definición del arte como lenguaje, y las consecuencias
que esto implica para el entendimiento y la caracterización del panorama
conceptual de las relaciones entre arte y comunicación, hunde sus raíces en el
seno de la filosofía, la estética, la sociología y la semiótica fundamentalmente.
Pensadores de diferentes campos han abonado el terreno en ese sentido, y el
mapeo inicial de estas reflexiones, han sido separadas en este trabajo en dos áreas
diferenciadas: la primera que trata la diversidad de reflexiones que abordan el
eje temático que nos ocupa y que hemos construido a manera de antecedentes a
través de lo que denominamos ‘nodos conceptuales’; y la segunda, que se enfoca
a la descripción crítica de los principales enfoques teórico-metodológicos que
desde la comunicación intentan teórica y empíricamente sostener y consolidar la idea de que el campo del arte y el campo de la comunicación se hallan
estrechamente vinculados. En ese sentido, y a manera de cierre, nos interesa
resumir aquí lo que consideramos resulta más significativo de la revisión que
hemos realizado.
Tomamos de Aristóteles la idea de que la mimesis como proceso genera
verosimilitud, en la medida en que ésta se establece como reconocimiento
en función de la creación de un efecto en el receptor, que entendemos como
efecto de comunicabilidad. Este postulado que Aristóteles concibió como
Verdad está presente también en Kant, Hegel Adorno, Gadamer, Heidegger
y Pareyson, aunque de diferentes maneras; sin embargo, ello no impide que
de una forma u otra estos pensadores conciban al objeto estético como objeto
que enuncia autosuficientemente la Verdad, lo que en términos comunicativos
no busca asociarse con las verdades universales ni las esencias de las cosas, sino
La dimensión comunicativa del arte. • 137
Apuntes para un estado de la cuestión
como verdades textuales y contextuales configuradas en la obra y por ella, y en
consecuencia merecedoras de respeto en tanto constitutivas de otredad. Así, el
artista en tanto hombre de su tiempo, a través de los procesos de creación en
los que está inmerso, interpreta su realidad y la plasma.
Pero el acto interpretativo, de acuerdo al postulado hermenéutico de Gadamer resulta del recorrido que hace el sujeto para reconocer y reconocerse
en la obra, reconociendo con ello el entramado de la Historia y sobre todo
de su historia individual, de la dialéctica entre lo uno y lo múltiple, lo mismo
y lo diferente, lo que conduce a entender la interpretación como instancia
de búsqueda, de diálogo, de interacción. Ello presupondría una arquitectura
comunicológica que al mismo tiempo fuera constitutiva y constituyente de
los procesos comunicativos en tanto interpretación. En consecuencia, la interpretación, ya sea vista en forma de conocimiento (Aristóteles, Adorno, Hegel)
o autoconocimiento (Adorno, Gadamer, Heidegger), resulta una actividad
creativa que puede ser entendida también como lenguaje; lo que indica que
el arte en tanto forma y contenido es interpretado tanto por quien lo produce
durante el proceso de creación, como por quien lo recibe durante el proceso
de recepción. Por ello, es justamente en la interpretación donde la concreción
semiótica entre texto y receptor afirma las relaciones entre arte y lenguaje, y
entre arte y comunicación. Mientras en el proceso creativo (que no olvidemos
que se trata de interpretación también) el autor convoca necesariamente al
lenguaje21 para “formar” a la obra, esa misma obra adquiere dimensiones de
realidad cuando el receptor la aborda interpretativamente, y precisamente ahí
cobra estatuto comunicativo.
Justamente de esas conclusiones se nutren la teoría de la comunicación
artística y los enfoques teóricos de la Estética de la Recepción para desarrollar
sus propuestas sobre la comunicabilidad del arte, o sobre las formas en las que
interviene la comunicación en los procesos de recepción del arte. De ahí que sean
fácilmente identificables las tres corrientes principales alrededor de las cuales se
construye el panorama de las relaciones entre arte y comunicación, ella son: la
que plantea que el arte comunica porque posee comunicabilidad intrínseca al
interior del objeto estético; la que señala que no es relevante plantear si el arte
posee comunicabilidad o no, sino que cifra las relaciones entre arte y comunicación en la dimensión de la recepción y los procesos de lectura: y aquella que
Por lenguaje estamos entendiendo todo sistema que ponga en relación a unos elementos con
otros.
21
138 • Vivian Romeu Aldaya
enfatiza la comunicabilidad estética a partir de la relación entre objeto estético
y sujeto receptor, a partir de la interpretación respetuosa y mutua.
Como se puede observar, el panorama anterior muestra al menos tres posturas que teórica, conceptual y metodológicamente plantean serias diferencias
entre sí. El desarrollo paralelo de cada una de estas líneas contribuiría sin dudas a complejizar la mirada en torno los vínculos entre arte y comunicación,
pero al mismo tiempo posibilitaría el enriquecimiento de las reflexiones sobre
cada uno de los campos como tal. Como abordamos al inicio de este trabajo,
nuestra revisión tomó como premisa de partida al concepto de diálogo en
tanto propiedad de la interlocución, y a la interlocución como dimensión de
lo comunicativo. En ese sentido, la breve y apurada revisión que aquí se ha
presentado constituye si bien una exploración necesaria, sin duda también un
acercamiento incompleto.
Referencias
Adorno, T. (1983). Teoría Estética. Buenos Aires: Orbis Hypamerica Ediciones Argentinas.
Aristóteles. (1985). La poética. Versión de Juan David García Bacca. México: Editores
Mexicanos Unidos.
Bourdieu, P. (1990). Sociología y cultura. México: fce.
Bourdieu, P. (1995). Las reglas del arte: génesis y estructura del campo literario. Barcelona:
Anagrama.
Calabrese, O. (1997). El lenguaje del arte. Barcelona: Paidós.
Collingwood, R.G. (1960). Los principios del Arte. México: FCE.
Danto, A. (2002). La transfiguración del lugar común. Barcelona: Paidós.
Della Volpe, G. (1987). Historia del gusto. Madrid: Visor, Madrid.
Eco, U. (1990). La definición del arte. México: Martínez y Roca.
Eco, U. (1992). Los límites de la interpretación. Barcelona: Lumen.
Everaert-desmendt, N. (2005). “La comunicación artística: una interpretación peirciana”. Signos en rotación Año III No. 18, 2005. Recuperado en diciembre de
2007 de http://www.unav.es/gep/Articulos/SRotacion2.html
Gadamer, H. G. (1991). “La transformación del juego en construcción y la mediación
total”, en Verdad y Método I. Salamanca: Editorial Sígueme.
Goodman, N. (1976). Los lenguajes del arte. Barcelona: Seix Barral.
Goodman, N. (1990). Maneras de hacer mundos. Madrid: Visor.
Hauser, A. (1994) Historia social de la literatura y el arte I, II y III. Colombia: Editorial
Labor.
Heidegger, M. (1983). Interpretaciones a la poesía de Holderlin. Barcelona: Ariel.
Iser, W. (1987). El acto de leer. Madrid: Taurus.
La dimensión comunicativa del arte. • 139
Apuntes para un estado de la cuestión
Iser, W. (1997). “El proceso de lectura: enfoque fenomenológico”, en Mayoral, José
Antonio, Estética de la Recepción. Madrid: Arco.
Jauss, H.R. (2002). Pequeña apología de la experiencia estética. Barcelona: Paidós.
Kant, I. (1984). Crítica del juicio. Madrid: Espasa.
Lotman, I. (1994, julio-diciembre). “Para la construcción de una teoría de la interacción de las culturas (el aspecto semiótico)”, en Revista Criterios No. 32, Cuarta
Época, pp. 117-130.
Lotman. I. (1988). “El arte como lenguaje”, en Estructura del texto artístico. Madrid:
Istmo.
Lotman, I. (1999). Cultura y explosión. Lo previsible e imprevisible en los procesos de
cambio social. Barcelona: Gedisa.
Mayoral, J.A. (1997). Estética de la Recepción. Madrid: Arcos.
Ortega, M. (2004). “Fundamentos de la Estética de la Recepción”, en Revista La
Casa de Asterion. Revista Trimestral de Estudios Literarios, Vol. V, número
17, abril-junio, 2004. Recuperado en marzo de 2008 de http://casadeasterion.
homestead.com/v5n17estet.html
Peirce, C. (1987). Obra Lógico-semiótica. Sellected Writtings. Madrid: Taurus.
Ruspoli, E. (2000). “La filosofía del espíritu de Benedetto Croce: arte, filosofía e
historia”, en Cuadernos de Filología italiana, 2000, número extraordinario,
pp. 609-627. Artículo disponible en línea en: www.ucm.es/bucm/revistas/
fll/11339527/articulos/CFIT0000330609A.pdf
Sánchez, A. (1982). Textos de Estética y Teoría del Arte. México: Ediciones unam.
Vilar, G. (2005). Las razones del arte. Barcelona: La Balsa de la Medusa, Colección
Filosofía.
140 • Vivian Romeu Aldaya
6
Carlos Monsiváis y el campo académico
de la comunicación:
Interacción y sentidos
Tanius Karam Cárdenas*
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
El objetivo de estas líneas es mostrar, a la manera de dos miradas cruzadas, cómo puede ser percibido Monsiváis por el campo de la comunicación, y qué dice el autor de Días de Guardar del propio campo. Para
tal efecto se realiza una primera caracterización del campo académico
de la comunicación (cac), se propone una nueva interpretación desde
lo que llamamos socio-semiótica. Posteriormente presentamos rápidamente los rasgos de la vida-obra monsivaita, para indagar sobre los dispositivos que el cac usa para producir-reproducir una relación sígnica
de Monsiváis en tanto referencia dominante. Finalmente hacemos un
comentario sobre lo que Monsiváis ha dicho del cac y de los comunicadores.
Palabras Claves: Semiótica, Práctica Cultural, Discurso, Campo académico de la Comunicación.
The objective of this abstract is to show, in a way of two crossed looks, how
Monsiváis can be perceived by the communication’s field, and what does
the author of Días de Guardar says about the same field. For this purpose,
a first characterization of the academic field of the communication (cac)
is done, with the intent of making a new interpretation from what we call
socio-semiótica. Later on, we present the features of the life-work monsiv* Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Es profesor
e investigador en la Academia de Comunicación de la Universidad Autónoma de la Ciudad de
México desde 2002. En 2007 fue nombrado Coordinador del Colegio de Humanidades y Ciencias
Sociales de la misma Universidad. Correo electrónico: [email protected]
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 141
Interacción y sentidos
aita, to investigate on devices that the cac uses to produce-reproduce a
signs relationship of Monsiváis as a dominant reference. Finally we make
a comment on what Monsiváis has said of the cac and the proffesionals
in communication.
Key words: Semiótica, Cultural Practice, Speech, Academic Field of the
Communication.
Introducción
La figura de Carlos Monsiváis es una de las más emblemáticas. Salazar (2002)
ha sugerido un movimiento que va de la heterodoxia a una suerte de fortalecimiento en un Monsiváis central, en el que hoy ha devenido como icono y
símbolo. En este ensayo —que van a manejar de homenaje, por los 70 años
del autor— queremos, aparte de recordar algunas características y atributos
del autor, presentar algunas posibilidades metodológicas que nos permitan un
conocimiento más complejo, como ciertas figuras son percibidas en comunidades
específicas de interpretantes.
Monsiváis (como de hecho cualquier autor o referencia estudiada semiótica
como “signo”) es un pretexto para reflexionar sobre ciertas dinámicas al interior
del campo académico, sobre la manera en que se producen significados o se
relacionan representaciones. Proponemos algunos aspectos, de cómo ciertas
comunidades científicas, seleccionan algunos signos los cuales se resaltan a
través de ciertos dispositivos semióticos; al hacerlo, establecen algo más que una
simple relación, conforman un esquema de percepción. Para ello, después de
una propuesta para reflexionar sobre el campo académico, y conocer aspectos
del autor, proponemos desde el análisis de algunos dispositivos socio-semióticos
indagar por la circulación de Monsiváis en tanto una cadena sígnica que produce
efectos de sentido en una comunidad, la cual al interactuar con él, se define a
sí misma, en juegos cruzados.
1. El campo académico de la comunicación.
Una interpretación socio-semiótica
1.1 Recuento de lo sabido
Se acepta cada vez más en las comunidades de docentes, investigadores y editores
la existencia de la figura llamada campo académico de la comunicación (cac).
142 • Tanius Karam Cárdenas
La literatura sobre el tema es creciente, entre otras razones por el crecimiento
exponencial escuelas y estudiantes de las diversas modalidades que agrupan el
título de comunicación, al mismo tiempo se ha dado una evolución en las distintas perspectivas teóricas para estudiarlo que van desde un nivel historiográfico
muy básico, la visión fenomenológica que ha aplicado Benassini a partir de
Berger y Luckmann, o las interpretaciones desde perspectivas simbólicas como
la de Sánchez Ruiz (2003).
Es a principios de los noventa que Fuentes Navarro comienza a hablar del
campo, como un elemento que permitía objetivar las operaciones que realizan
los agentes de conocimiento de la comunicación, y tener marcos generales para
la búsqueda de la autonomía y legitimación. Fuentes Navarro (1994, pp. 70-71)
aplica la idea de campo como herramienta para reconocer las tensiones y desfases
entre los actores que se constituyen con sus prácticas, más que los ingredientes
y articulaciones relativamente estables y homogéneas o las autorregulaciones
con que un sistema preserva su identidad, esto es, su estructura. Por campo,
Fuentes Navarro (siempre siguiendo a Bourdieu) entiende algo más que el
conjunto de instituciones en que se estudia la comunicación académica a nivel
superior a: la teoría, la investigación, la formación universitaria y la profesión,
y centramos el concepto en las prácticas que realizan actores o agentes sociales
concretos —sujetos individuales y colectivos— con el fin de impulsar proyectos sociales específicos: en este caso estructuras de conocimiento y pautas de
intervención sobre la comunicación social en nuestro país. Cuando se especifica
“campo académico”, no es a las prácticas sociales de comunicación (masivas o
no) a las que se hace referencia, ni a las instituciones que se han especializado
en su ejercicio y en su control social, sino a aquellas que toman a éstas como
su referente, es decir, las que son realizadas principalmente por académicos
(universitarios), con el propósito general de conocer, explicar e intervenir en
la transformación intencionada de las prácticas sociales de comunicación.
Fuentes Navarro ha devenido en una especie de cronista del cac que lo ha
estudiado desde los sesenta cuando emerge y tiene como rasgos que van en sus
primeras dos décadas (sesenta y setenta), de la desarticulación, inconsistencia
disciplinar, dependencia estructural, crisis universitaria (inicios de la investigación académica, fuerte oposición entre empírico y críticos; hasta la legitimación
académica en los noventa, donde observamos una autonomía relativa.
La secuencia de obras del autor, ya conocida es La distinción (1979), El sentido práctico (1980),
Cuestiones de sociología (1980).
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 143
Interacción y sentidos
Sobre las características de ese campo ha habido también distintos señalamientos. Por ejemplo, a finales del año Castillo y Tapia (1996) sintetizan algunos
logros e inercias entre las que destacan la institucionalización y legitimación por
el crecimiento que ofertan la licenciatura y la masiva demanda estudiantil; en
contrasentido, no se ha legitimado por el avance epistemológico de la ciencia de
la comunicación, ni la investigación que se realiza. A finales de la década pasada,
dentro del Sistema Nacional de Investigadores (sni) solamente 14 investigadores
centraban sus estudios en comunicación; las plantas académicas se han caracterizado por tener predominante nivel de licenciatura y condiciones laborales
no favorables, ya que la forma de contratación que predomina es el profesor de
asignatura, cuya función básica es la docencia. Los perfiles profesionales de los
académicos, son heterogéneos y no se han aprovechado la interdisciplinariedad;
se conoce el número de alumnos inscritos y de egresados, pero no las funciones
profesionales y sociales para las que fueron formados durante cuatro años de
licenciatura.
En estos últimos años se ha dado una serie de fenómenos, que nos hablan de
cambios y transformaciones como son la consolidación de espacios de postgrado
(que se verifica en el aumento de las tesis de maestría y doctorado así como el
peso que van teniendo quienes obtienen postgrados en el extranjero); la creación
de nuevas revistas (sobre todo electrónicas) donde es posible encontrar los más
diversos espacios, líneas y referencias. Asistimos a una etapa de fortalecimiento
de algunos grupos de trabajo, cuerpos académicos e instancias diversas de apoyo
al trabajo que proliferan —desarticuladamente todavía— sobretodo en regiones
(más que en las grandes ciudades del país: D.F. Guadalajara y Monterrey). Un
indicador del crecimiento en la producción, se ve en el aumento creciente de
solicitudes para publicar en el Anuario coneicc o en los coloquios anuales que
realiza amic donde el número aumenta, lo que lleva a discusiones, por ejemplo,
de pensar en anuarios especializados y no generales. Menos perceptible, aparece
una reflexión incipiente sobre nuevos modelos de enseñanza (sobre lo cual se ha
hablado mucho, pero se ha analizado empíricamente poco), que si bien es un fenómeno marginal vale la pena mencionarlo como un signo de modificación.
Podemos incluir varios ejemplos, la red famecon que estudia el tema de familia y medios coordinado por el Mtro. Guadarrama, la red de Estudios en Teorías de Comunicación (redecom)
coordinada por Jesús Galindo, el Centro de Investigación de Comunicación (cinco) coordinador
por José Carlos Lozano, entre algunos otros.
Por ejemplo para lo que hemos considerado el “quinto modelo de enseñanza de la comunicación”, ver el trabajo interesante de Macías, N. y Cardona, D. (2007). Comunicometodología.
144 • Tanius Karam Cárdenas
Sin embargo, en el balance se tiene que reconocer que aún persisten las
carencias en aspectos vinculadas a la sistematización, poca organización institucional a nivel regional y nacional; falta de articulación más efectiva con actores
sociales y un mayor rigor en el ejercicio profesional en los espacios laborales
donde impera la dispersión, la confusión y el sistema del capital social sobre
la formación o las competencias formales. La cantidad de escuelas con muy
distintas concepciones en su currículo de estudios, fortalece la desarticulación
(o desorganización) entre centro de estudios, egresados y campos profesionales,
lo que tal vez puede verse como variable independiente en la dificultad para
articular mejor al campo académico y generar más trabajo en redes.
2. ¿Una interpretación más?
A las interpretaciones que han aparecido para describir y comprender los
fenómenos sociales dentro del cac queremos proponer un nuevo umbral de
percepción que llamamos socio-semiótico. El cac lo podríamos entender como
una especie particular de semiosis donde se verifican procesos de producción-distribución-recepción del sentido, activado mediante dispositivos que
generación de conocimiento. Uno de ellos, al cual nos referiremos de manera
particular, es la generación de referencias y fuentes dominantes para nombrar
los objetos, métodos, enfoques que llevan a legitimar y validar a la idea que el
CAC entiende por conocimiento.
Partimos del supuesto que las categorías fenomenológicas primeridad-secundaridad-terceridad que son célebremente conocidas desde la semiótica en
Peirce, ayudarían a identificar y resaltar procesos de producción de sentido al
interior del cac. A propósito nos hemos valido de la mediación que hace Jensen
(1997) a partir de la comunicación social, para aplicar algunas de sus categorías
a lo que hemos llamado como cac. Nos preguntamos con este autor danés,
si podemos hablar del cac como una variedad de semiosis social, es decir un
tipo de práctica discursiva en un contexto social determinado. Una determinada forma de reflexividad institucionalizada, la cual produce y hace circular
significados sobre la comunicación (mediante objetos, enfoques, orientaciones
y métodos), los cuales se relacionan con la práctica educativa, la difusión y
divulgación académica, así como otras prácticas (congresos, coloquios, redes,
seminarios, revistas, etc.). El cac deviene en una modalidad de flujo semiótiIntervención social estratégica. México: Universidad Intercontinental.
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 145
Interacción y sentidos
co, concretado en acciones, las cuales se pueden ver como vinculaciones entre
formas de representación y cognición.
Si es posible pensar esta posibilidad, podemos establecer, siguiendo las célebres categorías fenoménicas de la semiótica en Peirce, los tres constituyentes
básicos de su esquema: el elemento de primeridad (asociado a la Posibilidad de
Percepción, ‘algo’, ¿qué?) supondría el estudio de las relaciones sígnicas dadas
a través del lenguaje; primeridad del cac, como condición de posibilidad,
vinculado a intereses y deseos de los actores (estudiantes, profesores e investigadores) así como los discursos que generan; estas motivaciones llevan a generar.
La secundaridad (asociado a la “actualidad”, a los hechos, ‘esto’, al ¿cómo?) se
puede vincular al estudio de la dimensión institucional del cac, y la manera
como los agentes atribuyen significados a las prácticas, fenómenos y discursos;
las instituciones poseen ciertas características; es decir, una realidad externa e
intersubjetiva, poder coactivo, autoridad moral historia. Esta dimensión estudiaría semióticamente los hechos y objetos que particularizan al cac. Finalmente,
la terceridad (asociada a ley, al pensamiento, y al significado, al ¿por qué?) como
elemento para el estudio de los Interpretantes, constituyentes de los efectos de
sentido en los actores y agentes; el análisis de las prácticas sociales como actividades de significado o formas de acción social que se recontextualizan como
significativas en contextos determinados; la acción de los agentes como formas
del significado.
Para Peirce fue importante el estudio de las comunidades institucionalizadas
de la ciencia. Las comunidades científicas están sujetas a procedimientos de interpretación pública que determinan lo que se considerará conocimiento científico.
Estos mismos procedimientos interpretativos están sujetos a una reformulación
a través de la reflexividad de la ciencia. Incluso si las comunidades no poseen
atributos esenciales en la forma de una visión superior, autoridad o poder, ellos
realizan la función central de desarrollar socialmente y legitimar los principios
interpretativos, con objeto de examinar aspectos concretos de la realidad.
Proponemos la idea de ver a Monsiváis como proceso sígnico activado dentro
del cac mediante dispositivos de producción-difusión-interpretación por parte
de los agentes del campo. Ello supondría un estudio más completo de lo que
perseguimos en estas líneas, donde queremos solamente mostrar una primera
idea de un esquema aplicable al estudio de la difusión del conocimiento científico dentro del cac. Antes de la presentación de dichos dispositivos proponemos
una reflexión sobre esta figura singular de la cultura contemporánea mexicana,
para ello, en el siguiente apartado hacemos una presentación lo más rápida po146 • Tanius Karam Cárdenas
sible que caracteriza a este “actante” y objeto de valor dentro del conocimiento
científico comunicacional en nuestro país.
3. Enumeración por Monsiváis
Partimos de aceptar en reconocer a Monsiváis (cm) como un autor significativo
en el cac. Con una consistencia identificable que justifica su estudio y referencia
en el plano académico, aun cuando él mismo guarda una relación crítica con el
mundo universitario. Al margen que él se reconozca parte de esa comunidad,
o pueda conocer los valores a los que esa red de interpretantes lo somete, hay
un principio sígnico que a la manera de una función puede ser reconocido y
vinculado a otra cosa.
Otro elemento de caracterización que nos parece interesante para un enfoque
semiótico es la relación que hay en el eje visibilidad-ocultamiento; el caso de
nuestro autor, es esa tensión entre quien se confiere como ubicuo y “oculto”.
Al respecto, Adolfo Castañón lo muestra como alguien “oculto” lo que no
resulta casual en contrasentido a su constante presencia pública. La relativa
ausencia de trabajos críticos, que apenas recientemente comienzan a aparecen,
es un signo de esa contradicción que no deja de llamar la atención para quien
es sumamente reconocido. Hay que mencionar que el espacio de esa producción, no es necesariamente el campo de la comunicación. Es en este sentido
que decimos como un signo-señal, que se le identifica, no necesariamente se le
lee o conoce a profundidad.
Los textos de Monsiváis son reconocidos por una serie de atributos, casi
únicos en el periodismo y la literatura mexicana: formas de ironía y humor,
registros a varias voces, construcciones de narratarios heterogéneos, listados
y enumeraciones, son algunos de estos recursos. En otro trabajo, hemos introducido, en lo general, la enumeración como un recurso que cumple varias
funciones: una categoría que agrupa y de manera meta-discursiva señala “estos
componentes pertenecen a una misma agrupación cognitiva; que permite el
desarrollo del discurso mediante el procedimiento que consiste en acumular
expresiones que significan una serie de conjuntos, o bien un conjunto de segmentos (Berinstain, 2000, p. 173). El efecto discursivo que Monsiváis ha logrado
con este recurso, es el de una rápida sucesión de imágenes en periodos (que
pueden ser más cortos o largos) los cuales invariablemente acumulan verbos.
Atributos simples y complejos, se encaden (por ejemplo el conjunto de títulos
escritos por un autor) en textos muy densos por sintetizar una gran cantidad de
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 147
Interacción y sentidos
información. Detrás del listado aparentemente didáctico asistimos a un poder
ilustrativo, imposible de abarcar en su totalidad en un primer golpe de vista.
La enumeración ofrece una serie de propiedades que al colocarse juntas dan
un efecto de complejidad. El enunciador aglutina sus observaciones, su infinita
capacidad por el detalle de las acciones y los significados. Los listados en los casos
que hemos citado, no proceden por enumeraciones lógicas; es un inventario
(semi) completo de aspectos de muy diverso orden que son convocados por el
listado mismo y enmarcan las propiedades semánticas de un tópico.
De la misma manera que el propio Monsiváis lo ha hecho, ¿podríamos agrupar
los ejes analíticos para la vida-obra monsivaita en un listado paródico?, ¿cómo
devendría todo lo “decible”, no sólo de la obra, sino de la representación social del
autor? Con esta estrategia queremos resumir, lo que hemos tenido oportunidad
de detallar en otros lugares (Karam, 2003, 2004, 2005a, 2005b, 2006):
• Niñez y juventud en el marco de una serie de cambios sociales y culturales que trajo la industrialización, el imperio de la radio (1930-1950)
rápidamente sustituido por un sucesor aún más poderoso, la tv.
• Fuerte formación religiosa dentro de la heterodoxia protestante, lo que
genera desde sus primeros años una clara conciencia de lo que supone
la marginalidad en una sociedad unificada política y religiosamente.
• Estudios diversos y con extraña coherencia en medio de la dispersión:
de la economía a la filosofía.
• Relación particular Novo y Benítez a quienes puede reconocer como
“maestros oficiales”, y los no reconocidos —como el propio Monsiváis
lo señala “que ni ellos mismos lo saben”, Paz y Fuentes. Si por “maestros”
podemos entender su influencia, hay que señalar a Dickens y Twain y
Wilde, pero también a Miller y Wolf.
• Relación cercana con los medios universitarios. Llega a Radio unam
por primera vez en 1953 y comienza a trabajar en ella desde 1960. Es
redactor de La hora de los niños y El cine y la crítica.
• Se le considera fundador de la llamada literatura “post-sesenta y ocho”.
Eclosión en la conciencia del cronista a partir de la masacre de Tlatelolco.
• Autor muy cercano al trabajo de medios impresos y radiales. Escribe
crónicas desde 1954; empieza a trabajar para medios universitarios en
1960. Supervisa el programa radiofónico que tuvo el Consejo Nacional
de Huelga. Hace paros para El cine y la crítica y es director de Voz Viva
de México.
148 • Tanius Karam Cárdenas
• Colaborador en prácticamente todos los suplementos culturales de
importante en la segunda mitad del siglo xx: Medio Siglo y Estaciones
(como secretario de redacción); en el semanario Proceso, la revista Nexos
y los diarios Unomásuno, La Jornada, La Cultura en México, México en
la Cultura, El Gallo Ilustrado y Personas, dentro de un largo etcétera.
• Autor de imposible obras completas, sólo él ha leído todo lo que ha
escrito. El lector de sus crónicas debe conformarse con cinco volúmenes Días de Guardar (1971), Amor Perdido (1977), Escenas de Pudor y
Liviandad (1982), Entrada Libre (1987), Los rituales del caos (1995).
• Prologuista total, en el diccionario hemero-bibliográfico de Aurora
Ocampo se consignan más de 100 textos donde se resume la historia
cultura y social de México.
• Autor inconfundible de refranes y frases, entre otros: “ya que no tuve
niñez, déjenme tener currículum”, “o ya no entiendo lo que está pasando o ya no pasa lo que estaba entendiendo”, “recuerdo ahora, con esa
portentosa memoria que lo inventa todo”, “los mexicanos aprendemos
a ser mexicanos a través del cine”, “la ciudad de México es sobre todo,
demasiada gente”.
• Único en poder hablar y escribir sobre cualquier tema: Novo, Villaurrutia,
Fuentes, Vallejo, Rulfo, Lezama Lima, Siqueiros, Buñuel pero también
Luis Miguel, Juan Gabriel, las Flans, Pedro Infante, María Felix, El
Niño Fidencio. Hay que sumar las formas de la religiosidad popular,
descripción de modos y conductas en la masa, crítica a formaciones
políticas dogmáticas (izquierdas y derechas), el uso de malas palabras en
el teatro de los setenta, la historia del muralismo mexicano, las formas
del liberalismo del siglo xix, historia cultural mexicana resumida (para
perezoso), entre otros temas.
• Cinéfilo, audio-filo y televidente empedernido. Se dice que en sí mismo es una
agencia de prensa y sus amigos cercanos (como Sergio Pitol) no dudan en darle
la corona a la mejor memoria poética, literaria y audiovisual del país.
• Coleccionista de muñequitos, pancartas, litografías y una extensa cantidad de diplomas que tiene ubicado en el mejor lugar de su casa: apilados
en la bañera; coleccionista también de portadas de disco, videocasetes
vhs, fotos en color sepia, mapas de la ciudad de México de los siglos xvi
y xvii, así como caricaturas sobre sí mismo.
• Poseedor del único certificado probado de ubicuidad: se dice que un
día estaba simultáneamente en las exequias del poeta Jaime Sabines, y
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 149
Interacción y sentidos
departiendo una conferencia en el teatro Blanquita sobre las formas de
la farándula mexicana.
• Posee entre otros títulos y grados: acompañante oficial de María Felix al
funeral de Cantinflas; testigo de honor en los contratos discográficos de
Juan Gabriel; “pica-ombligos oficial” del grupo las Flans, doble exclusivo
en videos sobre boleros de Luis Miguel, y Doctor “honoris causas perdidas
(probables e improbables)” conferido por la comunidad universitaria de
la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (mayo 2008).
Este largo etcétera, tan interminable como su propia obra, puede dar elementos
para la reflexión como la de que él mismo, ha conformado una “sub-clase” para
estudiar la relación entre la actividad intelectual y los medios masivos, aunque
resulta difícil pensar que ésta sea la causa principal por la que aparece como
una referencia legítima al campo de la comunicación.
4. Y de dispositivos, modos de presencia y otras cosas…
Hemos intentado una caracterización del campo académico y del mismo
Monsiváis. Lo anterior tiene pertinencia para uno de los objetivos particulares
de este ensayo: proponer a autores que se conocen o estudian como figuras de
referencia (dominante o marginal) en la dinámica del flujo en tanto procesos
de significado en una práctica institucional. Lo que ahora podemos mencionar
sobre Monsiváis, puede ser un ejercicio, que de hecho ha intentado la Red de
Estudios en Teorías de Comunicación (redecom) (Galindo et al., 2005), sobre
cualquier autor, al ser descrito como un actante dentro del sistema semiótico.
Ese juego de referencias aparece como una constelación a estudiarse en distintos
dispositivos que activan el sentido a través de su en currículos, bases de datos,
libros de textos, portales electrónicos, referencias bibliográficas, que son justamente esos dispositivos que condensar o difunden el significado y el sentido
en la acción de producción de conocimiento.
A la tipología del crítico voraz a la manera que lo fuera Wright Mills, el pragmatismo funcional
(como Octavio Paz), o las legiones de nuevos intelectuales light (donde el anglicismo se traduce
más como pret-a-porter, superficialidad, aunque lo implique), supone una forma de organicidad,
Monsiváis erige un nuevo sistema de relación, forma de hibrides y yuxtaposición en una doble
línea que forma una ética literaria como ese doble movimiento: tensión irresoluble entre el pesimismo estructural versus un optimismo cívico y contracultural incapaz de negarse a sí mismo,
o renunciar totalmente a las causas que ha narrado.
150 • Tanius Karam Cárdenas
Queremos responder a una pregunta básica sobre el modo de presencia y
cómo el cac se apropia Monsiváis al interior de las prácticas de producción
social del significado de la comunicación (mediática y cultural). ‘Monsiváis’ es
visto así como una corriente sígnica, una cadena semiótica o sistema de relaciones establecidas por ciertos dispositivos legitimados como tal por el CAC. A
Monsiváis se le asocia a objetos y referencias, lo cual no necesariamente funciona
como algo estable, porque el Monsiváis de los currículos es diferente, como
veremos al aparecido en bases de datos o bien citado por los investigadores.
Para indagar sobre los modos de presencia de Monsiváis en tanto relaciones signicas, acudimos a bases de datos (4.1), planes de estudio, tesis y portales
como recursos para preguntar aspectos y especificidades de su presencia.
4.1. Monsiváis en el ccdoc y nota del autor sobre el cac
El Catálogo de Documentación en Ciencias de la Comunicación (ccdoc) es un
esfuerzo electrónico como pocos por agrupar el todo de la producción académica
de la comunicación en México. Su objetivo principal es consolidar una base de
datos bibliográficos, lo más completa, actualizada y orientada a los usuarios que
sea posible, sobre la producción científica mexicana en el campo académico
de la comunicación y ponerla a disposición de la consulta pública mediante la
tecnología informática más avanzada. Es por mucho el esfuerzo más integrado y
completo que su autor ha publicado en forma impresa (Fuentes Navarro, 1988,
1995, 2003) y eso en sí mismo merece el más señalado reconocimiento.
Desde el punto de vista semiótico (Chandler, 2001), podemos aplicar tres
funciones signicas a esta base (y de hecho a cualquier dispositivo semiótico de
producción-difusión de sentido: valor indicial, porque nos señala los aspectos
de la producción académica (no porque esté todo lo que debe estar, sino porque
pretende abarcarlo todo), valor señalético, de tendencias, modos, métodos, objetos; finalmente, valor simbólico, por su densidad semántica y representacional.
Al indagar por el signo-descriptor Monsiváis, en el campo autor, aparecen
Este es un concepto que para la teoría crítica literaria no es tan transparente; y las tendencias
apuntan a caracterizarlo como una figura: más que un referente empírico de una persona, una
red de relaciones, una posición en un campo, etc. Foucault hace una caracterización sugerente
en su célebre discurso inaugural para el Colegio de Francia (1999, p. 32), también Barthes (1987,
pp. 65-71) ha cuestionado la existencia de una idea monolítica para designar lo idea convencional del autor. Para nuestro propósito vale considerar a un autor del cac, como algo más que
juicios pronunciador por un sujeto empírico. Nos importan, los efectos de realidad que por el
argumento de autoridad se despliegan y el vínculo entre cognición, representación y acción que
pueda reconocerse. Los dispositivos que analizamos son bases de datos, planes y programas de
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 151
Interacción y sentidos
22 entradas (véase, Cuadro 1), índices en la dinámica del flujo generado por
el conocimiento campo de la comunicación. La primera observación es que
dentro de las obras del propio Monsiváis, solamente se considera Aires de familia, dedicado íntegramente a aspectos culturales más amplios; este sesgo es
interesante. Los textos de Monsiváis aparecen reconocidos como propios del
campo en las distintas revistas de difusión y divulgación, así como capítulos en
libro (por editoriales académicas) o bien textos directamente sobre los medios
en su relación con aspectos políticos y culturales.
Cuadro 1
Entrada Monsiváis en ccdoc
Año
1975
1977
1980
1982
Título / Ficha
(se incluye lugar solo cuando
es fuera de México)
“Y todo el mundo dijo
‘gulp’. Notas en torno a
los comics”. Cuadernos de
Comunicación Núms. 1 y
2. Comunicología Aplicada de México
“Impresiones sobre la
cultura popular urbana en
México”. Cuadernos de
Comunicación Núms. 21
y 22 Comunicología Aplicada de México
A ustedes les consta.
Antología de la crónica
en México. México. ERA,
1980
El comic es algo serio.
México. EUFESA
Tipo de
doc.
Observaciones
Artículo en Ensayo sobre la historia de los comics, de
revista
los cuales se rescatan el desarrollo del sentido del humor, la oportunidad de atender
al arte popular y la imaginación no determinada pero sí evidente.
Artículo en Artículo que ubica entre 1930 y 1950 la
revista de etapa más fecunda de la cultura popular
difusión
urbana en México a través de imágenes sobre el teatro y las carpas, el chiste político,
los salones de baile, el cine y la radio
Libro
Excelente crónica
Libro
Se reúnen textos de diverso tipo sobre las
historietas, previamente publicados en la
revista Cuadernos de Comunicación. Hay
apreciaciones “teóricas” y apreciaciones
“prácticas”, muchas de ellas realizadas por
mexicanos, país donde se producen entre
90 y 100 millones de ejemplares mensuales de historietas y fotonovelas.
estudio y los definimos como núcleos de condensación par lo que hemos mencionado como
condicionantes del discurso
152 • Tanius Karam Cárdenas
1984
“La agonía interminable
de la canción romántica”.
Comunicación y Cultura
No. 12. UAM Xochimilco.
“El difícil matrimonio
entre cultura y medios
masivos”. Chasqui, revista
latinoamericana de comunicación No. 22. CIESPAL.
Ecuador
Artículo en Este ensayo revisa todo el siglo XX mexicarevista
no para ilustrar cómo la canción romántica es el grave festejo de las contradicciones
en la canción romántica.
Artículo en De acuerdo con las imágenes en uso, un
revista
paisaje apocalíptico donde el segundo de
los términos acosa interminablemente al
primero, degrada sus escasas posibilidades
y concluye en millones de espectadores
como millones de conciencias muertas.
1987
“La cultura popular
en el ámbito urbano”
CLACSO: Comunicación
y Culturas Populares en
Latinoamérica: FELAFACS/
Gustavo Gili
Capitulo
1989
“El genio popular de Gabriel Vargas”. Libros de
México 16
“Emilio Fernández, el
Indio. Los sueños de la nación engendran símbolos”.
En Intermedio 1. RTC.
Capitulo
en libro
1987
1992
Se parte que la vida cotidiana en la ciudad
capitalista es la lucha incesante contra
las versiones disponibles del Estado y
del capital: crisis de los servicios urbanos
(vivienda, transporte, ofertas culturales,
sociales, educativas y de salud), espacios
verdes destruidos por la especulación y la
ignorancia, contaminación, despersonalización, formas de relación humana envilecidas y envilecedoras.
Reflexión sobre Vargas y su lugar dentro
de la historia del comic en México.
Artículo en Ensayo biográfico acerca del proyecto del
revista
Indio Fernández, sus influencias y categorías morales y, por supuesto, su visión de
México.
SEGOB
1992
1992
1992
“Las mitologías del cine
Intermedios No. 2: R.T.C.
SEGOB. México.
“Tin Tán. Es el pachuco
un sujeto singular”. Intermedio No. 2: R.T.C.
Secretaría de Gobernación.
México.
“Comunicación, cultura
política y democracia”. En
ESTEINOU (ed.): Comunicación y Democracia.
Artículo en Explica aspectos del melodrama en el cine.
revista de
difusión
Artículo en Se explican aspectos de la vida del cómico.
revista de
difusión
Capítulo
en libro
Se concentra en una versión muy sucinta
de la relación entre los medios de difusión
masiva y la cultura política de orientación
y sentido democráticos.
CONEICC
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 153
Interacción y sentidos
1992
1993
1994
1994
2000
2000
2002
“Expediente sobre la censura”. Revista Mexicana de
Comunicación. FMB
“María Félix, pabellón de
la imagen”. Intermedios
No. 6: R.T.C. Secretaría
de Gobernación. México.
“Noticiero del Apocalipsis
y control remoto desde
el sorteo del paraíso”.
NÚÑEZ y SOLÍS (comps.):
Comunicación, Identidad
e Integración Latinoamericana. UIA
“La cultura popular en el
ámbito urbano: el caso de
México” En HERLINGHAUS
y WALTER (Eds.): Posmodernidad en la periferia.
Langer Verlag. Alemania
Aires de familia. Cultura y
sociedad en América Latina. Anagrama. Espala
“El debate y el uso de la
crítica” SOLÍS (Coord.):
Medios de comunicación
y procesos electorales. Un
compromiso para el futuro.
RTC
“’Si no compra no predique’ Una crónica de los
comunicadores sociales en
América Latina” Diálogos
de la Comunicación No.
65. FELAFACS, Perú
154 • Tanius Karam Cárdenas
Artículo en Reflexión sobre la televisión. Se analiza la
revista
manera como se presenta la censura en los
medios.
Artículo en Proporciona algunos elementos para comrevista de prender la magia y el misterio de los que
difusión
María Félix ha sabido rodearse.
Capítulo
en libro
Una de las dos conferencias magistrales
con que se abrió el VII de FELAFACS (octubre de 1992). Reflexión sobre las escuelas
de comunicación, mercado de trabajo, etc.
Capítulo
en libro
Se define lo popular en el espacio urbano,
para después trabajar la especificidad de
la cultura urbana. El autor establece las
diferencias y similitudes entre lo popular,
lo urbano y lo rural.
Libro
Este ensayo es una aproximación a cambios y permanencias de la cultura latinoamericana en el siglo XX, en un panorama
que va del culto a los héroes a la sociedad
del espectáculo, de las migraciones culturales a la influencias de Hollywood en
las sociedades en penumbras, del canon
literario al idioma televisivo, de la fe devocional a los proyectos democráticos.
El autor da cuenta del debate del 25 de
abril del 2000, cuyos participantes fueron
los candidatos postulados a la presidencia
de la República, en el que se evidenció, el
poderío de los medios electrónicos.
Capitulo
en libro
Artículo en La carrera descubre una nueva zona de
revista
ilusiones y realidades laborales y, de paso,
instala el vocablo que es piedra de toque
de la credulidad y la credibilidad, fuera y
dentro de los ámbitos universitarios.
2002
2002
2003
“El melodrama: ‘No te
Capitulo
vayas, mi amor, que es
en libro
inmoral llorar a solas’”
HERLINGHAUS (ed.). Narraciones anacrónicas de la
modernidad. Melodrama e
intermedialidad en América Latina. Chile. Cuarto
Propio
Los medios en peligro”
Articulo
Signo y Pensamiento No.
40 Bogotá. Pontificia Universidad Javeriana
“Función corrida (el cine Capitulo
mexicano y la cultura
en libro
popular urbana)” VALENZUELA ARCE (coord.): Los
estudios culturales en México. CONACULTA
Este ensayo parte de que tan importante
como la historia del melodrama, aunque
mucho menos estudiada, es la historia de
su público en América Latina. A lo largo
de dos siglos, las generaciones sucesivas
obtienen del melodrama lo básico de su
educación sentimental y del idioma adecuado para las pasiones.
Este es el texto de una ponencia presentada por Monsiváis en la Conferencia
Internacional Los medios informativos
en peligro, en Bogotá, el 22 de marzo de
2002.
El público de vanguardia en rigor no
existe, y en su conjunto el cine mexicano
de un periodo, la Época de Oro del cine
mexicano, es cultura popular, porque
unifica en sus espectadores la idea básica
que tienen de sí mismos y de sus comunidades, y consolida actitudes, géneros de la
canción, estilos del habla, lugares comunes
del lirismo o la cursilería, las tradiciones a
las que la tecnología alza en vilo, a todo lo
que permite la pantalla.
El solo hecho de una mirada detenida a este listado arroja alguna información. Su primer rasgo es su variedad. En cuanto al objeto “medios de comunicación” la reflexión más frecuente es aplicada al cine y los medios impresos
(de manera particular prensa, comics). Monsiváis ha escrito textos sobre el
melodrama y la modernidad, las tensiones entre cultura popular y medios,
descripción de las mutaciones culturales, entre otros, que constituyen un eje
central en su presencia dentro de este listado. Dentro de las fuentes hemerográficas, nos llama la atención la presencia que tiene en Revista de Comunicación que impulsara del grupo Ferrer, pero también en ejemplares de Diálogo,
Signo y Pensamiento y Revista Mexicana de Comunicación que son centrales
en el campo latinoamericano de la comunicación. Estos textos nos permiten
corroborar la presencia estable asociada a dos ejes semánticos fundamentales:
el periodismo y los estudios sobre la cultura, los cuales se alternan o cargan
de acuerdo al contexto y al dispositivo ya que el primero por ejemplo, puede
asociarse la libertad de expresión, lucha contra el poder; y el segundo, lo mismo
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 155
Interacción y sentidos
de reflexiones amplias sobre la cultura popular, que crónica sobre algún efecto
específico dentro de una práctica cultural.
Por problemas de espacios, solamente hacemos un breve comentario, sobre
un texto, que para los objetivos de este ensayo, nos ha llamado la atención. Se
trata del que aparece en la revista Diálogos (2002) y donde Monsiváis refiere
sus intuiciones sobre la comunicación académica y confirma en su particular
estilo algunos de los rasgos que hemos mencionado arriba como su masividad
(en la que parece sustentarse su legitimación) y desarticulación; sin embargo, no
aborda únicamente el problema vocacional del profesional en la comunicación,
sino que abunda en otros fenómenos sugerentes en su reflexión. Lo interesante
de este artículo, es que es uno de los pocos trabajos donde el autor realiza esa
mirada crítica y ácida.
En el texto, el autor de Días de guardar, entrevé la dimensión instrumental,
identifica el tránsito del periodista al “comunicador-comunicólogo”; reconoce
a la profesión como heredera de esas otras actividades que en realidad servían
para agrupar toda vocación posible, sin mucha definición. Una línea interesante
para estudiar se desprende del “licenciado”, al “sociólogo” y ahora, todo parece
detenerse o rematar en el “comunicólogo”. Sobre el sufijo, no le interesa hacer
matices científicos; simplemente acepta el pobre estatuto de reflexión y análisis
sin que profundice en las causas de ellos. En su agrupación de este doble sustantivo viscoso, reconoce algunos escenarios laborales, sobre los cuales parodia.
De mayor interés cultural es la relación que hace entre modernidad e imagen,
en el valor total de nueva retórica y el exceso en su confianza que colinda con la
forma de una nueva religión. Es cierto que en este artículo no profundiza sobre
cómo la globalización o las nuevas tecnologías puedan transformar el perfil de
esa figura sustantivizada amante de lo público y de la imagen funcionalizada.
El artículo concluye primero con una rápida visita al fenómeno del Big brother
(como gran fenómeno inmediato al momento de escribir el texto), al que se sigue
un listado de nuevos temas donde se prevén las tensiones entre lo local-global,
la idea del profesional de la comunicación como alguien, que o bien analiza los
rituales cotidianos en la sociedad de la información, o sencillamente cree que
dice algo diferente, cuando en realidad repite lo dicho por otros.
En su reflexión, no deja de darse esta polaridad entre la “Cultura” letrada y
la “cultura” como pauperización. Hay en la comunicación académica un enigma
entre estos dos tipos que se coquetean y al hacerlo, se acercan y alejan, en lo
que parece ser una visión doble de un profesional masificado y la posibilidad
de un crítico cultural con cierta autonomía en su pensamiento.
156 • Tanius Karam Cárdenas
4.2 Planes, programas de estudio
Los planes y programas de estudio son constituyentes de la recepción que
elaboran los diseñadores quienes bajo una perspectiva, establecen contenidos,
propósitos, temas y bibliografías. El “programa de estudio” funciona como
un dispositivo que configura un ideal de profesional de la comunicación. Los
planes y programas son constituyentes y mecanismos semióticos generadores
de conocimiento y prácticas, al menos en cuanto ayudará (o no) a un tipo de
interacción en el aula y la generación de una actitud. Los planes de estudio
ayudar a definir el perfil en el cual la referencia “Monsiváis” enmarca un elemento del tipo ideal: inscribirlo en cursos de periodismo o sociología, supone
una elección que enmarca al autor como referencia legible y legítima en un
marco de agrupaciones como puede ser un programa de estudio. Al carecer de
una base de datos en plantes y programas, no hemos tenido otro recurso que
Internet para buscar esta información.
En la unam, dentro de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación
(versión 1997), aparece en la materia Taller de Periodismo Especializado (7º
semestre) Los Rituales del Caos, como bibliografía complementaria. En la materia optativa, “Sociología del Cine” (7° y 9° semestre) se citan dos artículos
que aparecen referidos también en la base de ccdoc Emilio Fernández El Indio
(en Intermedios no. 1, mar-abr 1992) y Las mitologías del cine mexicano (en
Intermedios no. 2, jun-ago 1992).
En la enep Aragón, dentro de su Licenciatura en Comunicación y Periodismo (plan 1993), en el 2º semestre, en la asignatura Nota informativa y crónica
noticiosa se refiere a la antología A ustedes les consta; en el 4º semestre, en Reportaje
aparece la misma referencia. En 5º semestre, en Teoría y medios de comunicación
iii se cita Amor perdido, así como Notas sobre la cultura mexicana en el siglo xx
en Historia General de México (Colmex, 1977), lo cual nos parece una rareza,
que en un curso aparezca como referencia un libro de crónicas-ensayos y un
ensayo sobre la historia cultural mexicana. En el 6º semestre, Seminario-Taller
Prensa I (materia optativa) se cita un artículo en periódico, Autoinquisición
de Monsiváis (en unomásuno, 19 de febrero de 1989, pp 1-23). En el séptimo
en la asignatura Estilos periodísticos y literarios, cm aparece como tema iii, denominado Estilos en el periodismo de opinión: 3.2. La heterodoxia en el estilo:
3.2.3. Carlos Monsiváis, se citan dos libros de crónicas-ensayos (Amor perdido y
Entrada Libre). En el 7º semestre, dentro del Seminario-Taller Prensa ii (Materia
optativa) se cita la antología A ustedes les consta y Días de guardar.
En el caso de la uam-xochimilco dentro de su licenciatura en Comunicación
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 157
Interacción y sentidos
Social (2002), en el Módulo tciii, Escritura y Comunicación – Periodismo
(Teoría), en su taller de periodismo encontramos A ustedes les consta. En el
Módulo TC/8, Cinematografía y Procesos Culturales – Producción Audiovisual I
(Fase teórica) se cita A través del espejo, libro poco referido sobre el cine mexicano
en su relación con el público.
Finalmente, en otro caso de universidad pública, dentro de la licenciatura en
comunicación y cultura, en una de las primeras versiones del plan de estudios
aparece citados Días de Guardar y Entrada libre; en otra versión más reciente
se refiere su antología de crónica.
En suma podemos decir que para el cac, en cuanto sus planes y programas,
Monsiváis es autor de textos que ayudan a periodistas en la identificación de
usos del lenguaje vinculados a herramientas para este ejercicio. En el mejor
de los casos, su presencia es central por algunos textos de crónicas-ensayos.
Por ejemplo no hemos visto referido Escenas de pudor y liviandad, sus crónicas
biográficas u otros tipos de ensayos que lo mismo podría ser ilustrativos dentro
de los objetivos que se persiguen.
En cierto que esta primera mención no tiene valor para pensar en una afirmación general. Hemos tenido al alcance del ensayo, planes de universidades
públicas, las tres que lo imparten dentro del Valle de México. Hay que recordar que hay más de 350 escuelas de comunicación en el país, donde también
podemos ver usos muy diversos.
4.3 Tesis
La tesis es un tipo de trabajo académico que remite a un sentido lógico: la
argumentación a favor de una afirmación, la cual se pretende probar o al menos ofrecer elementos para su aceptación. La tesis es un dispositivo vinculado
a la formación de profesionales del área y también un generador de saberes y
acciones, de estructuras que a un nivel actualizan representaciones. Un signo
importante es el tesista, quien ha escogido dentro de un extenso umbral posible, un tema, el cual revela más que interés por lo que una elección entre otras
opciones supone. No es aquí el lugar para emitir un juicio sobre los trabajos,
sino señalar cómo la tesis, semióticamente, está en lugar de un interés o un
tema que la institución y el sustentante consideran pertinente y que de hecho
han sancionado favorablemente, toda vez que siempre la referencia a tesis, es
de trabajos aprobados.
Al margen del debate sobre las tesis como índice efectivo para verificar si
el sustentante posee dichas competencias, notamos en primer lugar, la escasa
158 • Tanius Karam Cárdenas
presencia de trabajos de tesis de licenciatura en escuelas de comunicación: hemos encontrado tres trabajos en el marco de escuelas de comunicación (1 en
la Escuela de Periodismo Carlos Septién y dos en la red de escuelas superiores
de la unam). Por lo que a esta información se refiere, podríamos concluir que
Monsiváis es un autor más pertinente para el campo literario o de estudios
latinoamericanos que propiamente para la comunicativa, y dentro de ésta,
principalmente la dimensión más periodística del autor; su vínculo es más
estrecho a la representación del periodista.
En cuanto al grado, podemos hacer una mención: para las tres tesis producidas desde el cac, son de licenciatura. No hemos encontrado tesis de postgrado
en escuelas de comunicación. Por el contrario, en ee.uu. —donde no se tiene
que realizar tesis en el pregrado (o bachelor degree)—, todas las tesis son de
doctorado y se vinculan al estudio de la cultura, o de la literatura en su relación
a este espacio semántico.
En el Cuadro 2, resumimos el resultado de esta indagación y precisamos otro
índice de su presencia en el cac, el cual se vincula a su producción periodística
principalmente. Este enunciado general tendría que confrontarse con un análisis
más detallado y riguroso que compare estos trabajos. Si bien suponemos en el
trabajo de Arellano y Piliado un nivel de generalización por el título, llama la
atención que los trabajos encontrados sean de pregrado en comunicación, y
parezcan establecer a un nivel amplio, como figura reconocida. También llama
la atención que la mayor parte de los trabajos no se encuentren ubicados dentro
de los estudios de periodismo o comunicación. Monsiváis, nos parece sigue con
una presencia más sostenida y una preocupación más analítica en el campo de
los estudios literarios, como un referente aún más identificable del que tal vez
pueda tener en la comunicación.
Cuadro 2.
Tesis sobre Monsiváis
Autor
Año
Arellano Becerril,
José Vidal
1983 Carlos Monsiváis:
testimonio de periodismo
de vanguardia.
1991 Carlos Monsiváis y su
multifacético talento.
Gudiño
Domínguez,
María de
Titulo
Facultad, área e
Grado
Institución
Escuela de
Licenciatura
Periodismo Carlos
Septién
Lengua y Literatura Licenciatura
Hispánica. UNAM
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 159
Interacción y sentidos
Munguía Salazar,
Abel.
1998 El ensayo y la crónica,
géneros por excelencia en
el manejo de la cultura
popular en los escritos
periodistas mexicanos :
José Agustín, Carlos
Monsiváis, Cristina Pacheco
y Elena Poniatowska
Pérez Ortiz
1999 Between lettered, popular,
Melanie Ann
and mass cultures:
Intellectuals and the
public sphere in Mexico
and Puerto Rico. A
reading of the works
of Carlos Monsivais,
Cristina Pacheco, Edgardo
Rodríguez Julia and Ana
Lydia Vega.
Egan Linda
2001 Carlos Monsiváis:
culture and chronicle in
contemporary Mexico
Díaz de Gallegos 2001 From the lettered
Gabriela
city to the televised
city: modernity and
globalization in the essays
of Carlos Monsiváis
Maracara
2001 Intertextualidad,
Martínez, Carmen
subalternidad e ironía: la
Isabel
obra de Carlos Monsiváis
Licenciado en
Comunicación y
Periodismo
ENEP.- Aragón
Licenciatura
Stanford University, Doctorado
Universidad de
California Estudios
Mexicanos
The University of
New Mexico, USA
Doctorado
Departamento de
Filología Española.
Universidad
Autónoma de
Barcelona.
Flores Ramírez
2002 El espectáculo reflejo del a Facultad de
Navidad
realidad mexicana. Escenas Filosofía, UNAM
de Pudor y Liviandad.
(Licenciada en
Carlos Monsiváis.
literatura y letras
hispánicas)
Karsten Glup
2002 Crónica de una
Literatura
Adriana Marianne
convergencia. Días de
Latinoamericana.
guardar y la rebelión de los Universidad
maniquíes
Iberoamericana
Guízar Álvarez,
2002 Literatura posnacional
The University of
Eduardo
en México: parodia,
Iowa
reescritura, reinvención
Doctorado
160 • Tanius Karam Cárdenas
Doctorado
Licenciatura
Licenciatura
Doctorado
Piliado Navia,
Leonardo David.
2002 Carlos Monsiváis: 30 años
de vida intelectual
Salazar Escalante,
Gilberto Jezreel
2003 La ciudad como texto: La
crónica urbana de Carlos
Monsiváis
Licenciado en
Periodismo y
Comunicación
Colectiva
ENEP- Acatlán
Facultad de
Filosofía y Letras.
UNAM. México
(Licenciatura
en Estudios
Latinoamericanos)
Licenciatura
Licenciatura
4.4 Portales de comunicación
Los portales se han convertido en recursos importantísimos para la divulgación
del saber. Son mecanismos de significación y van adquiriendo una presencia
importante en las comunidades académicas y su papel en las formas de organización. En México, donde carecemos de bibliotecas, bases de datos y centros
de información (con las contadas excepciones del ccdoc), Internet, es algo más
que un recurso menor o secundario. Se convierte no sólo en fuente, sino en dispositivo para la creación de conocimiento. En cuanto revistas, son muchas más
las que se pueden encontrar vía electrónica en Internet, que aquellas impresas
ubicadas en los anaqueles de las bibliotecas. Si consideramos que la inmensa
mayoría de los estudiantes de comunicación se encuentran en universidades
privadas, y no tienen servicios bibliotecarios de alta calidad (salvo excepciones,
como el sistema de bibliotecas de la uia o itesm) o acceso a bases electrónicas
internacionales, el Portal se convierte en otro condensador importante en
esas redes, grupos y creación de conocimiento, está deviniendo en un recurso
didáctico importante para diversos cursos.
Consideramos al Portal como otro dispositivo semiótico para indagar por
los índices de la presencia monsivaíta en el CAC; para ello hemos indagado en
dos portales en castellano que consideramos más importantes: Portal de Comunicación, hospedado en la Universidad de Málaga y el Portal del INCOM,
de la Universidad Autónoma de Barcelona. En los buscadores propios de los
portales hemos preguntado el descriptor “Monsiváis”.
En el primero de ellos, “Portal de Comunicación” encontramos cinco entradas: “Del terrorismo y sus víctimas” (en Sala de Prensa, 627) y “La caricatura
Las referencias son, infoamerica, ubicado en http://www.infoamerica.org/; el Portal del incom
de la Autónoma de Barcelona se ubica en: http://www.portalcomunicacion.com/esp/home.asp
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 161
Interacción y sentidos
periodística y de paz”, dossier donde varios autores (entre ellos Monsiváis)
disertan sobre la visualización de la caricatura en el tema (también ubicado
originalmente en Sala de Prensa); “Lucha contra los poderes invisibles” (aparecido originalmente en el N° 86 de la Revista Mexicana de Comunicación) donde
presenta un perfil del periodista Manuel Buendía y la manera como supo tomar
distancia de los poderes reales e invisibles. De la también conocida revista Etcétera, aparece en el portal “Que se lleven sus matanzas a otra parte que no me
dejan ver la telenovela”, artículo que como casi todos los aparecidos en este portal
tiene como eje al periodismo en situación de amenaza, de manera particular por
el terrorismo y la violencia. Resulta interesante que este buscador interno del
Portal haya arrojado textos de una relativa consistencia temática periodística,
con una sola excepción, la cita que realiza Mattelart en una entrevista sobre la
relación intelectuales y medios masivos, donde alude a Monsiváis (a quien llama
“periodista” y “teórico mexicano”) a través de una de sus recurrentes frases, “la
globalización significa que usted nunca más tendrá que pedir disculpas”. El
que Mattelart, teórico canonizado, use en su línea argumental, para mostrar
las formas de engaño que hay en la globalización. Interesante que uno de los
principales “teóricos” de la comunicación, confiera ese estatuto a Monsiváis,
quien es ciertamente reconocido como una figura para pensar los medios y la
cultura, pero nada más distante a la propia percepción de Monsiváis.
En el caso del portal del incom, hemos encontrado 4 entradas que
tiene, como se presenta, otra consistencia: en primer lugar, una comunicación
en congreso de la Dra. Cecilia Cervantes, sobre políticas de comunicación y
políticas culturales. Monsiváis aparece referido a su crítica de la visión cultural
que tenía el régimen de Fox; la cita del autor es de una entrevista informativa en
el diario Reforma, también referida contra la propuesta de la “Mega-Biblioteca
José Vasconcelos”. En segundo lugar, una ponencia sobre el cine mexicano y la
picaresca urbana que presenta Luis Javier Arango en el marco de un congreso
académico. En esta ponencia cita de Monsiváis la idea que la representación
del mexicano y de lo mexicano es inherente al cine nacional.
Este esquema se completa con dos entradas de una autora muy cercana a
Monsiváis, como es Rossana Reguillo, en una ponencia y en una lección del
Portal. En la ponencia recuerda la actitud “pesimista” sobre el papel de los medios
y como han sustituido a otras instituciones sociales para hacer ciertas funciones.
En la lección de estudio, que forma parte de una importante colección de textos
didácticos ubicados en el portal, la autora jalicinense, presenta las bases de los
“Estudios Culturales”, refiere como Monsiváis no se sentiría muy cómodo con
162 • Tanius Karam Cárdenas
el epíteto de “culturalista” y señala sobre todo, la importancia de los trabajos
que muestran a la cultura en su relación con el poder.
De estos dos portales aparece un rasgo diferenciador: el elemento semántico más vinculado a la acción periodística en infoamerica, la cual sobre
todo quiere mostrar sus vínculos con el poder y sus abusos; por su parte para
incom es una perspectiva más cultural en incom. El usuario de estos portales
encontrará estas orientaciones que o bien reforzará la imagen ya existente,
por medio de sus cursos, profesores o visibilidad social (de manera particular
en México). Quedan por precisar estos dispositivos y analizar otros, como las
referencias que realizan los propios investigadores y lo que de Monsiváis, citan,
refieren o confrontan.
5. Cierre
Podemos concluir el eje en el que Monsiváis como autor se mueve en un eje
que va de lo estrictamente periodístico como lenguaje a lo cultural en tanto
reflexión sobre los medios y la cultura en general. No siempre asistimos a reflexiones sobre el estilo o discurso, ni tampoco un análisis detallado sobre sus
recursos discursivos, esta parte parece preocupar menos a los investigadores de
la comunicación. En una ocasión Zaid llegó a mencionar que el destino de este
nuevo profesional serían los suplementos culturales. Antes que éstos inundaran,
o que las escuelas proliferaran, como el big-bang, Monsiváis ya estaba ahí, en
citas y parodias, en la doble mirada hacia los medios, en una relación menos
lineal con esas industrias que no siempre critica.
En este ensayo hemos querido demostrar, el que sea reconocido Monsiváis, no significa que sea conocido. Esta afirmación la sustentamos, a nivel
preliminar, en el poco trabajo de especialización que hay sobre Monsiváis en el
cac, en las menciones relativamente aisladas de su obra en portales españoles
de comunicación, y en el cuerpo relativamente definido y estable de citación
en planes y programas. Nos parece que se prueba esa doble dinámica que va de
la visibilidad al desconocimiento, lo cual remite a características de ese saber en
la comunicación académica mexicana, ya no en la desarticulación institucional
o dispersión, sino en la conformación débil de referentes e iconos y saberes.
Suponemos que Monsiváis ha sido objeto de una especie de re-introducción en los estudios de comunicación, claramente con el protagonismo que
los estudios culturales tendrían en las escuelas latinoamericanas a partir de los
ochenta. Serán autores como Martín-Barbero, Rosana Reguillo o José Manuel
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 163
Interacción y sentidos
Valenzuela, quienes a propósito de mirar a Monsiváis, lo re-insertan por la
puerta principalmente de los estudios culturales, lo que supone re-apropiación
del autor, que deja de ser principalmente el periodista comprometido o un
renovador del lenguaje (como se asoma de la posición que tienen en los planes
y programas de estudio), para convertirse en un orfebre del análisis cultural,
así aparece como ejemplo en la antología elaborada por el propio Valenzuela
(2003) en el que Monsiváis participa en un trabajo sobre la relación entre el
público y el cine.
¿Representa Monsiváis ese humanismo “neo-renacentista” disperso, interesado aparentemente en todo y con el principal recurso de una memoria
inigualable, además de potencial para leer, ver, escuchar y degustar todo proceso
o actividad cultural? En ese sentido, ¿su destino, más que en el pensamiento
mismo (porque no aparece referencia alguna en manuales de teorías de comunicación que hayamos revisado) es a la iconocidad o simbolismo de una
figura, que guarda vínculos con el “intelectual”, el “ciudadano”, el habitante
de la república de las letras, pero que al mismo tiempo se aleja vía el recurso de
un discurso abigarrado de una omnipresencia sui generis, hacia territorios de
un debate donde en ocasiones, él parece ser el único convidado.
Referencias
Barthes, R. (1987). El susurro del lenguaje. Más allá de la palabra y la escritura. Barcelona: Paidós.
Beristáin, H. (2000). Diccionario de retórica y poética. México: Porrúa.
Castillo, E. & Tapia, M. (1996). La formación de comunicadores ante los nuevos retos.
Ponencia presentada en coloquio “Tradición y Modernidad en la Sociedad
Mexicana...”. Universidad de Sonora (México). Disponible en www.cesu.unam.
mx/Ireste/revistas/perfiles/perfiles/75-html/75-07.htm [fecha de consulta,
mayo 2003]
Chandler, D. (2001). Semiotics for Beginners. [Libro en línea, noviembre 2004]. Disponible en http://www.aber.ac.uk/media/Documents/S4B/semiotic.html Fuentes Navarro, R. (2003). La investigación académica sobre comunicación en México.
Sistematización documental 1995- 2001. México: iteso.
Fuentes Navarro, R. (1997). “Consolidación y fragmentación de la investigación de
la comunicación en México, 1987-1997”. En Comunicación y Sociedad. Universidad de Guadalajara. No. 30.
Estos manuales son los mismos que cita Rizo Marta (2006) “Monográfico. Manuales de teorías
de la comunicación: análisis desde la Comunicología”. Barcelona. Portal del INCOM. Artículo
en línea. Disponible en http://www.portalcomunicacion.com/
164 • Tanius Karam Cárdenas
Fuentes Navarro, R. (1995). La investigación de la comunicación en México. Sistematización documental 1986-1994, México, U de G / iteso
Fuentes Navarro, R. (1994). “La institucionalización académica de las ciencias de la
comunicación: campos, disciplinas, profesiones”. En J. Galindo y C. Luna (coords.). Campo académico de la comunicación: hacia una reconstrucción reflexiva.
México: iteso - cnca.
Fuentes Navarro, R. (1988). La investigación de Comunicación en México. Sistematización
documental 1956-1986. México: EdiCom.
Domínguez, C. (1998). “Carlos Monsiváis, el patricio laico”. En Servidumbre y grandeza
de la vida literaria, Joaquín Mortiz, México.
Egan, L. (1992). “Entrevista con Carlos Monsiváis” La Jornada semanal, 26 de enero.
Egan, L. (2001). Carlos Monsiváis: culture and chronicle in contemporary México, Tucson,
University of Arizona Press. [Traducción Carlos Monsiváis. Cultura y Crónica
en el México contemporáneo, 2004, fce. México].
Foucault, M. (1999). El orden del discurso. Barcelona: Fábula Tusquetts Editores.
Galindo, J. et al. (2005). Cien libros. Hacia una comunicología posible. México:
uacm.
Gómez, H. (2003). “Giros en el pensamiento comunicacional. Para observar las observaciones en la configuración del campo académico de la comunicación en
México”. En B. Russi (ed.). X Anuario de la Investigación de la Comunicación
coneicc. México: coneicc. pp. 235-282.
Karam, T. (2003). “Formas de la entrevista periodística en la reconstrucción de Carlos
Monsiváis como figura pública”. En B. Russi (ed.). X Anuario de la Investigación
de la Comunicación coneicc. pp. 73-104.
Karam, T. (2004). “Nota sobre la ironía en la obra de Carlos Monsiváis”. En Global
Media Journal en Español Nº 1. Primavera cinco-itesm-Monterrey, México.
Disponible en http://gmje.mty.itesm.mx/tanius.html
Karam, T. (2005a). “Algunos funcionamientos discursivos en la obra de Carlos Monsiváis”. En Especulo. Universidad Complutense de Madrid (España). En línea,
disponible en http://www.ucm.es/info/especulo/numero30/monsivai.html
Karam, T. (2005b). “Un ejercicio de lectura comparada en la obra periodística de
Jorge Ibarguengoitia y Carlos Monsiváis”. En N. A. Cuevas, I. Rodríguez y E.
Sánchez (comp.) Homenaje y Diálogo. Primer Coloquio Nacional de Literatura
Jorge Ibarguengoitia. México. Universidad de gto. Facultad de filosofía y Letras.
pp. 123-146.
Karam, T. (2006). “A tres caídas sin límite de tiempo. Una introducción a la obra
de Carlos Monsiváis”. En A. Hernández (coord.). Caleidoscopio crítico de la
literatura mexicana contemporánea. México. itesm-cem-Miguel Ángel Porrúa.
pp. 347-368.
Ruiz, M. (2003). El título y la experiencia: el valor social del licenciado en comunicación.
México: uam-xochimilco (Cuadernos ticom, 48).
Carlos Monsiváis y el campo académico de la comunicación: • 165
Interacción y sentidos
Salazar, G. J. (2002). “Carlos Monsiváis: de crítico heterodoxo a institución cultural”.
En Metapolítica 24-25, Julio-Octubre, 74-84.
Valenzuela, J. M. (2003). Los estudios culturales en México. México: fce.
Uriarte, E. (1996) “Los intelectuales y los medios de comunicación de masas”. En zer
Revista de Estudios en Comunicación Nº 16. Mayo. País Vasco. España. Artículo
en línea. Disponible en http://www.ehu.es/zer/zer1/9notinvuria.htm (fecha de
consulta, noviembre 2004).
166 • Tanius Karam Cárdenas
7
Comunicología e interacción.
El concepto de comunicación en el Interaccionismo
Simbólico y la Escuela de Palo Alto
Marta Rizo García*
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
El debate académico en torno a la comunicación ha sido dominado por
una perspectiva que reduce el fenómeno comunicativo a la transmisión
de mensajes a través de los llamados medios de difusión. Sin embargo,
la comunicación va más allá de esta relación mediada. Es, antes que
nada, una relación interpersonal. El Interaccionismo Simbólico y la
Escuela de Palo Alto son dos claras manifestaciones de este intento
por considerar a la comunicación como interacción social. Ambos enfoques se desarrollan durante la primera mitad del siglo xx y hasta
entrados los años 80. Las dos corrientes construyen conocimiento desde un punto de partida básico: las definiciones de las relaciones sociales
son establecidas interactivamente por sus participantes, de modo que la
comunicación puede ser entendida como base de toda relación. Las reflexiones presentadas en este artículo se insertan en la línea de trabajo
que la autora realiza en el Grupo hacia una Comunicología Posible sobre
la dimensión comunicológica de la interacción desde varias corrientes
de pensamiento.
Palabras clave: Comunicología, comunicación interpersonal, Interaccionismo Simbólico, Escuela de Palo Alto.
* Doctora en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona. Coordinadora del
Plantel Centro Histórico de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Profesora-investigadora de la Academia de Comunicación y Cultura de la misma institución. Miembro del
Sistema Nacional de Investigadores de conacyt, del Grupo hacia una Comunicología Posible
y de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (amic). Co-autora de Cien
libros hacia una comunicología posible (uacm, México, 2005) y de Comunicación, ciencia e historia
(McGraw Hill, Madrid, 2008). Correo electrónico: [email protected]
Academic debate around the communication has been dominated by a
perspective that reduces the communicative phenomenon to the transmission of messages through mass media. Nevertheless, the communication goes
beyond this half-full relation. He is, before nothing, an interpersonal relation. Symbolic Interactionism and Palo Alto School are two clear manifestations on this attempt to consider communication like social interaction.
Both approaches are developed during first half of xx century and until
entered 80th years. Two currents construct knowledge from a basic point:
the definitions of the social relations are established interactively by their
participants, so the communication can be understood as base of all social
relation. The reflections presented in this article are inserted in the line
of work that the author makes in the Group towards a Possible Communicology on the communicologycal dimension of interaction from several
currents of thought.
Key words: Communicology, Interpersonal Communication, Symbolic
Interactionism, Palo Alto School.
1. Interacción y teorías de la comunicación
En el campo académico de la comunicación se reconoce que, ddesde el primer
tercio del siglo XX hasta la actualidad, la teoría de la comunicación se ha ido
construyendo a partir de perspectivas muy diferentes. Se han dicho muchas
cosas sobre la comunicación, desde distintos lugares epistemológicos, desde
distintas disciplinas, con distintos fines y alcances. La teoría físico-matemática
de Shannon y Weaver, conocida como “Teoría matemática de la información”;
la teoría psicológica basada en la percepción propuesta por Abraham Moles; la
teoría social que relaciona lenguaje y comunicación –Saussure-; el enfoque de la
antropología cognitiva de Levi Strauss; los abordajes sistémicos y psicosociales
sobre la interacción –Bateson, Watzlawick, Goffman-; las aportaciones sobre los
efectos de la comunicación de masas –Lasswell, Lazarsfeld, Berelson y Hovland-;
las teorías críticas de la comunicación –Adorno, Horkheimer y Marcuse-. El
listado anterior poner de manifiesto que la reflexión académica sobre la comunicación, desde su nacimiento, se ha caracterizado por una notable diversidad
de perspectivas desde las que se ha pensado el fenómeno comunicativo.
Este panorama pone en evidencia la complejidad del tema, las múltiples
aportaciones con que se ha tratado de dotar de coherencia a la Teoría de la Comunicación y, más aún, a la propia ciencia de la comunicación. Ello es resultado,
168 • Marta Rizo García
entre otros factores, de la polisemia misma del concepto de comunicación.
Y esta polisemia es producto de las diversas fuentes de pensamiento que han
contribuido históricamente a la conformación del campo académico de la comunicación. Siguiendo la propuesta del Grupo hacia una Comunicología Posible
(gucom), son nueve las fuentes científicas históricas de la comunicología, esto
es, los campos de conocimiento que han sido reconocidos oficialmente como
importantes en la historia del pensamiento comunicacional. Estas fuentes son
las siguientes: Sociología Funcionalista, Sociología Fenomenológica, Sociología
Cultural, Sociología Crítica, Psicología Social, Economía Política, Lingüística,
Semiótica y Cibernética. En este artículo se hace énfasis en los aportes de dos
corrientes concretas: el Interaccionismo Simbólico -que puede ubicarse tanto
en la Sociología Fenomenológica como en la Psicología Social- y la Escuela de
Palo Alto -que representa una línea de pensamiento cibernético-.
Aunque el origen etimológico del concepto de comunicación se refiere sobre
todo al vínculo, la comunión, la puesta en común, etc., el debate académico en
torno a la comunicación ha sido dominado por una perspectiva que reduce el
fenómeno comunicativo a la transmisión de mensajes a través de los llamados
medios de difusión. Sin ánimos de considerar vacío e innecesario dicho debate,
es importante tomar en cuenta que la comunicación va más allá de esta relación
mediada, siendo, antes que cualquier otra cosa, una relación interpersonal.
El Interaccionismo Simbólico –nombre acuñado por Herbert Blumer
en 1938- y la Escuela de Palo Alto, también conocida como Colegio Invisible,
El Grupo hacia una Comunicología Posible se creó en el año 2003 bajo la coordinación del Dr.
Jesús Galindo. Hasta el momento se ha trabajado en torno a dos grandes proyectos: uno bibliográfico (Galindo, Karam y Rizo, 2005) y otro historiográfico (Galindo et. al., 2008; Galindo
y Rizo, 2008). En la actualidad el gucom trabaja aspectos de epistemología de la ciencia de la
comunicación. Para mayor información, ver el Portal de Comunicología de gucom, disponible
en http://www.geocities.com/comunicologia_posible
Una extensa explicación de la historia de cada una de estas fuentes y de su relación con el campo
académico de la comunicación se encuentra en la siguiente obra: Galindo, Jesús (coordinador)
Comunicación, ciencia e historia. Fuentes científicas históricas hacia una comunicología posible.
Madrid: McGraw Hill Interamericana.
Para información extensa sobre estas dos fuentes de pensamiento, la Psicología Social y la
Sociología Fenomenológica, ver Rizo García, Marta (2008a; 2008b).
El nombre de “Colegio Invisible” responde a la particularidad del grupo de investigadores
que conformaron la Escuela de Palo Alto: todos procedían de disciplinas distintas y de lugares
e instituciones distintas, por lo que nunca se constituyeron como un grupo con un espacio de
trabajo físico determinado.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 169
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
son dos claras manifestaciones de este intento por considerar a la comunicación
como interacción social. Ambos enfoques se desarrollan desde la primera mitad
del siglo xx, y hasta entrados los años 80. Las dos corrientes parten de que las
relaciones sociales se establecen interactivamente –por medio de la comunicación- por sus participantes, de modo que la comunicación puede ser entendida
como base de toda relación social.
2. La lectura de la comunicación y la interacción
desde el interaccionismo simbólico
Los principales autores del Interaccionismo Simbólico son Herbert Blumer,
George Herbert Mead, Charles Horton Cooley y Erving Goffman. Todos
ellos compartieron el interés por analizar a la sociedad en términos de interacciones sociales. El punto de partida se encuentra en las ideas ya expuestas
por Robert Ezra Park, uno de los autores básicos de la Escuela de Chicago. Sin
embargo, los conceptos de “sí mismo” (George H. Mead), “yo espejo” (Charles
H. Cooley) y “ritual” (Erving Goffman), son los que han pasado a la historia
como fundamentales para la comprensión del Interaccionismo Simbólico. Y
son éstos los conceptos que pueden tener mayor incidencia en la construcción
de conocimiento comunicológico no centrado en la comunicación mediada
tecnológicamente.
Desde el Interaccionismo Simbólico se destaca la naturaleza simbólica de la
vida social. La finalidad principal de las investigaciones que se realizaron desde
esta perspectiva fue el estudio de la interpretación por parte de los actores de
los símbolos nacidos de sus actividades interactivas. En Symbolic Interaccionism,
Herbert Blumer (1968) establece las tres premisas básicas de este enfoque, a
saber: la primera es que los humanos actúan respecto de las cosas sobre la base
de las significaciones que estas cosas tienen para ellos, o lo que es lo mismo, la
gente actúa sobre la base del significado que atribuye a los objetos y situaciones
que le rodean; en segundo lugar, se concibe que la significación de estas cosas
deriva, o surge, de la interacción social que un individuo tiene con los demás
actores; por último, estas significaciones se utilizan como un proceso de interpretación efectuado por la persona en su relación con las cosas que encuentra,
y se modifican a través de dicho proceso.
De estas premisas se extrae que el análisis de la interacción entre el actor y
el mundo parte de una concepción de ambos elementos como procesos dinámicos y no como estructuras estáticas. Así entonces, se asigna una importancia
170 • Marta Rizo García
enorme a la capacidad del actor para interpretar el mundo social, para dotarlo
de significado. Y esta interpretación del mundo es resultado, antes que nada,
de la interacción y comunicación entre actores.
Uno de los conceptos de mayor importancia dentro de la corriente del
Interaccionismo Simbólico fue el de self, propuesto por George Herbert Mead.
En términos generales, el self (‘sí mismo’) se refiere a la capacidad de considerarse a uno mismo como objeto, de modo que tiene la peculiar capacidad de
ser tanto sujeto como objeto, y presupone un proceso social: la comunicación
entre los seres humanos. El mecanismo general para el desarrollo del self es la
reflexión, es decir, la capacidad del sujeto de ponerse en el lugar de otros y de
actuar como hablarían ellos. Es mediante la reflexión que el proceso social es
interiorizado en la experiencia de los individuos implicados en él. El self permite al individuo adoptar la actitud del otro hacia él, y por tanto, el individuo
está conscientemente capacitado para adaptarse a ese proceso y para modificar
la resultante de dicho proceso en cualquier acto social dado.
Por otra parte, en los años 60 y 70 destaca la obra de Erving Goffman (19221982), conocida por su extraordinaria minucia descriptiva y vertebrada por la
idea de que la interacción social agota su significado social más importante en la
producción de apariencias e impresiones de verosimilitud de la acción en curso.
En Goffman, la sociedad se muestra como una escenificación teatral en que la
vieja acepción griega de persona recobra plenamente su significado. Aunque en
un primer momento el autor se propuso comprender la vida cotidiana de las
instituciones, progresivamente completó una conceptualización de los actos de
la vida cotidiana como escenificaciones: el modelo analógico se convirtió, así,
en el cimiento de las observaciones posteriores que permitieron enriquecer y
ajustar el modelo propuesto.
El modelo planteado por Erving Goffman, que recibió el nombre de enfoque
dramático o análisis dramatúrgico de la vida cotidiana, puede sintetizarse en
los tres siguientes puntos:
1) Permite comprender tanto el nivel macro (institucional) como el micro
(el de las percepciones, impresiones y actuaciones de los individuos) y,
por lo tanto, el de las interacciones generadas y generadoras de la vida
Mead identifica dos aspectos o fases del self: el yo y el mí. El yo es la respuesta inmediata de
un individuo a otro; es el aspecto incalculable, imprevisible y creativo del self. Las personas no
saben con antelación cómo será la acción del ‘yo’. El yo reacciona contra el mí, que es el conjunto
organizado de actitudes de los demás que uno asume.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 171
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
social. En este sentido, destaca el importante papel asignado a la interacción –a la comunicación- en la formación de la vida social;
2) El poder interpretativo de este modelo tiene como límites el de los
mundos culturales análogos al de las sociedades anglosajonas. Para
conservar su poder heurístico en otro tipo de sociedades, el modelo
deberá ser alimentado con estudios de casos que permitan el ajuste de
las categorías de análisis que conforman su estructura. En este punto se
advierte una limitación en el modelo de Goffman; limitación que, por
otro lado, se repite en cualquier modelo teórico-metodológico, realizado
en un contexto –espacio-temporal- determinado;
3) Goffman lleva su reflexión sobre la interpretación dramática hasta sus
últimas consecuencias, retomando los elementos esenciales de su análisis
para acercarse al problema del individuo. Es decir, el autor lleva a la
práctica el principio dialéctico que establece la relación y el enriquecimiento entre cada una de las fases de la investigación y, aplicando el
conocimiento sobre los dos primeros niveles, logra explicar elementos
de las actuaciones individuales inicialmente no definidos.
Uno de los elementos más decisivos de la obra de Erving Goffman, y que permite
ver el importante papel que el autor dio a la comunicación, fue la conceptualización del “ritual”. Desde su perspectiva, más que de un suceso extraordinario,
el ritual es parte constitutiva de la vida diaria del ser humano, por lo que se
puede decir que la urdimbre de la vida cotidiana está conformada por ritualizaciones que ordenan nuestros actos, nuestra comunicación con los demás.
En este sentido, los rituales aparecen como cultura encarnada, interiorizada,
cuya expresión es el dominio del gesto, de la manifestación de las emociones y
la capacidad para presentar actuaciones convincentes ante otros.
Las personas muestran sus posiciones en la escala del prestigio y el poder a
través de una máscara expresiva, una cara social (Goffman, 1959) que le ha sido
prestada y atribuida por la sociedad, y que le será retirada si no se conduce del
modo que resulte digno de ella; las personas interesadas en mantener la cara
deben de cuidar que se conserve un cierto orden expresivo. Goffman relacionó
la conducta ritual interpersonal con las fases de los encuentros o interacciones
No obstante a lo ambicioso del proyecto de Goffman, su apuesta por los análisis microsociales
es la que mayor peso ha tenido en el pensamiento sociológico en general, y es también la que más
puede aportar a la reflexión sobre la interacción y la comunicación que ocupa a este artículo.
172 • Marta Rizo García
cara a cara: el desafío, el ofrecimiento, la aceptación y el agradecimiento, entre
otras. En dichas interacciones quedan expresados las reglas de etiqueta social y
los atributos de las personas, tales como el orgullo, el honor, la dignidad y, en
general, la posición social.
Del concepto de ritual propuesto por Goffman se derivan, al menos, dos
ideas importantes. La primera, la de relacionar a los rituales con el proceso de
comunicación, pues los rituales se ubican en la categoría de actos humanos
expresivos –que pretenden comunicar-, en oposición a los instrumentales.
Además de ser un código de conducta, el ritual es un complejo de símbolos,
pues transmite información significativa para otros. La segunda idea consiste en
relacionar a los rituales con los movimientos del cuerpo, en el sentido de que la
ritualización actúa sobre el cuerpo produciendo la obligatoriedad y asimilación
de posturas corporales específicas en cada cultura.
2.1. La etnometodología y el interaccionismo simbólico
La Etnometodología no es un enfoque teórico, es más bien una orientación
metodológica, que incluye varias técnicas de investigación. No hay que confundirla, por tanto, ni con un método ni con una teoría o paradigma. Sin
embargo, se considera pertinente introducir algunas ideas generales en torno
a esta orientación metodológica, en tanto presenta algunas relaciones con las
propuestas analíticas del Interaccionismo Simbólico.
El punto de partida básico de la orientación etnometodológica es que el
contexto y el lenguaje, es decir, los escenarios sociales y las acciones que en ellos
se producen, están determinados recíprocamente, conectados entre sí. En este
sentido, igual que para el Interaccionismo Simbólico, para la Etnometodología
el concepto de interacción es uno de sus pilares básicos, y se concibe como el
fundamento de toda relación social. Harold Garfinkel, exponente principal
de la Etnometodología, manifestó el carácter eminentemente práctico de esta
orientación metodológica, al sustituir en ocasiones el término etnometodología
por el de neopraxeología (Garfinkel, 1967).
El concepto de Etnometodología constituye una palabra afín a un conjunto de términos estándar en antropología, como etnobotánica, etnofísica, etnología, etc. El término “metodología”
se refiere a un conglomerado de datos, más que a un aparato científico completo; mientras que
el prefijo “etno” hace referencia a los conocimientos de sentido común que los sujetos tienen
sobre su sociedad.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 173
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
En términos generales, la Etnometodología se puede definir como el estudio
de los modos en que se organiza el conocimiento que los individuos tienen
de los cursos de acción normales, de sus asuntos habituales, de los escenarios
acostumbrados. La vida cotidiana, por tanto, se erige en la principal “materia
prima” de este enfoque metodológico, asunto que acerca la Etnometodología a
las reflexiones sociológicas sobre la vida cotidiana, ejemplificadas en los trabajos
de Schütz (1932, 1962, 1974), Berger y Luckmann (1967), entre otros autores.
La Etnometodología se centra en estudiar los métodos o estrategias empleadas
por las personas para construir y dar significado a sus prácticas sociales cotidianas. De alguna manera, intenta estudiar los fenómenos sociales incorporados
a nuestros discursos y nuestras acciones a través del análisis de las actividades
humanas. Como afirma Garfinkel (1967), la Etnometodología “reserva para
las actividades más comunes de la vida cotidiana la atención normalmente
concedida a los sucesos extraordinarios”. En aquello que normalmente vemos
cosas, datos o hechos, el etnometodólogo ve los procesos mediante los cuales
se crean y sostienen de manera constante las características de escenarios socialmente organizados (Pollner, 1974). Dicho de otro modo, el etnometodólogo
estudia las prácticas, los métodos con los que los sujetos viven la normalidad,
la continuidad y la estabilidad de su vida cotidiana.
Para recapitular, se apuntan las características esenciales de los estudios con
orientación etnometodológica, a saber:
1) Proponen analizar cualquier coyuntura social (un ritual religioso, una
conversación familiar, etc.) según el punto de vista del sentido que le
dan los sujetos sociales implicados en dicha coyuntura;
2) Observan la racionalidad del comportamiento en la vida cotidiana;
3) No se preguntan si existe el mundo, sino “¿cómo puedo saber que
existe un mundo social compartido con y por los demás?” (Skidmore,
1975);
4) Rechazan el punto de vista acostumbrado según el cual la eficiencia, la
concreción, la inteligibilidad, la coherencia, etc., son fijadas, reconocidas
y categorizadas a partir de reglas y modelos independientes de la situación
social;
5) Proponen la hipótesis de que cada situación social ha de ser considerada
como auto-organizada;
6) El centro de análisis es la vida cotidiana, pero esta vez observada a partir
de los métodos con los cuales se construye un escenario de sentido común. Así, “el tema crucial de la etnometodología (…) es el análisis de
174 • Marta Rizo García
los modos comunes en que los individuos hacen racionales y explicables
sus experiencias de todos los días. En otras palabras, la etnometodología
es una sociología de la vida cotidiana” (Filmer et al., 1972, p. 217);
7) El centro de su indagación es el proceso con que los miembros sociales
producen y sostienen un sentido de la estructura social en la que interaccionan.
Pese al interés que despierta la orientación o enfoque etnometodológico, éste
no ha estado exento de críticas. Por ejemplo, se ha criticado que la Etnometodología llega a un relativismo sin salida que le impide producir ninguna
afirmación teórica sólida y sistemática; o que es una orientación banal y trivial,
un desierto intelectual, un conjunto de puntos de vista (Mc Sweeney, 1973,
pp. 141-142); también se ha considerado algo negativo la falta de profundidad en el tratamiento de la relación entre la vida cotidiana y las instituciones
sociales, o el hecho que el poder esté ausente en los estudios realizados desde
esta perspectiva. El sociólogo Anthony Giddens (1976, p. 52) es claro al criticar
que la consideración de que los fenómenos sociales existen sólo en la medida
en que el hombre de la calle los clasifica o los identifica como existentes es del
todo insostenible.
Aunque no está suficientemente clara la historia de la relación entre la Etnometodología y el Interaccionismo Simbólico, es posible establecer algunas
ideas que apuntan hacia elementos comunes entre ambas propuestas. En primer
lugar, el foco de interés se sitúa, en ambos casos, en las interacciones cotidianas,
en el lado “micro” de la realidad social. Sin embargo, mientras que el Interaccionismo Simbólico se centró en análisis desde el punto de vista del científico
–los sociólogos-, la Etnometodología parte de la necesidad de considerar que
el conocimiento es producido por los propios actores sociales, de modo que
la tarea del científico es únicamente dar cuenta de las formas como los actores
construyen su conocimiento –producto de la interacción- cotidiano. En segundo lugar, ambas perspectivas ponen gran énfasis en la capacidad del actor por
interpretar el mundo. Aquí la diferencia es nuevamente metodológica: mientras
que el Interaccionismo Simbólico únicamente presupone esta capacidad del
actor por significar su entorno a partir de la interacción cotidiana con otros,
para la Etnometodología esta capacidad es la única forma de conocer cómo los
sujetos conocen, y el objeto de estudio es la propia construcción cotidiana de
conocimiento por parte de los actores sociales.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 175
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
3. La comunicación y la interacción en las propuestas
de la Escuela de Palo Alto
Las propuestas de los tres autores más representativos de la Escuela de Palo Alto
-Gregory Bateson, Paul Watzlawick y Don Jackson- confluyeron en una visión
interdisciplinaria de la comunicación, lo cual queda demostrado en su voluntad
de elaborar una teoría general de la comunicación humana que pudiera ser
aplicada en contextos tan distintos como la psicoterapia y el sistema familiar,
entre otros temas. Incluso sería válido afirmar que la propuesta científica de los
miembros de la Escuela de Palo Alto es el ejemplo más claro de construcción de
una teoría de la comunicación que, desde una óptica únicamente comunicativa,
permita dar cuenta y analizar fenómenos comunicativos.
Desde los años 40, un grupo de investigadores de los Estados Unidos
procedentes de la antropología, la lingüística, las matemáticas, la sociología,
la psiquiatría, etc., se muestran contrarios a la Teoría matemática de la Comunicación (1948) de Claude E. Shannon y Warren Weaver, que se estaba
imponiendo como referencia maestra en la reflexión sobre la información y la
comunicación. Por oposición al modelo lineal de Shannon y Weaver, conocido
también como el “Modelo telegráfico”, la propuesta de la Escuela de Palo Alto
propone lo que se denominará “Modelo orquestal de la comunicación”. En
palabras de Yves Winkin (1982, p. 25), “el modelo orquestal, de hecho, vuelve
a ver en la comunicación el fenómeno social que tan bien expresaba el primer
sentido de la palabra, tanto en francés como en inglés: la puesta en común,
la participación, la comunión”. El paso del “Modelo telegráfico” al “Modelo
orquestal” de la comunicación implica, por tanto, el dejar de considerar a la
comunicación como un proceso lineal y unidireccional –modelo de Shannon y
Weaver- y pasar a comprenderla como un proceso multidimensional en el que
entran en juego otros elementos contextuales, además del emisor, el mensaje
y el receptor.
La historia de la Escuela de Palo Alto comienza en 1942 con Gregory Bateson, que se asocia con Ray Birdwhistell, Edward T. Hall, Erving Goffman y
Conocido sobre todo por sus aportes a lo que conocemos por Kinésica en el terreno de la
comunicación no verbal.
Conocido sobre todo por sus trabajos sobre la Proxémica o el uso del espacio en las interacciones
cotidianas y, por tanto, importante también para los trabajos y reflexiones sobre la comunicación
no verbal.
176 • Marta Rizo García
Paul Watzlawick, entre otros. Todos ellos proponen una alternativa al modelo
lineal de la comunicación, y trabajan a partir del modelo circular retroactivo
propuesto por Norbert Wiener en su ya clásica obra Cibernética, o el control y
comunicación en animales y máquinas (1948), la obra central de la Cibernética
como fuente científica histórica de la Comunicología.
La principal aportación de esta corriente de pensamiento es que “el concepto
de comunicación incluye todos los procesos a través de los cuales la gente se
influye mutuamente” (Bateson y Ruesch, 1984). La comunicación debe estudiarse, por tanto, como un proceso permanente y multidimensional, como
un todo integrado, incomprensible sin el contexto en el que tiene lugar.10 En
uno de los pasajes iniciales del libro, Bateson y Ruesch (1984, p. 13) afirman
que “la comunicación es la matriz en la que se encajan todas las actividades
humanas”.
Lo anterior deja claro que este enfoque inaugura una forma de comprender
la comunicación mucho más amplia, superando el enfoque anterior y ubicando
la reflexión sobre la comunicación en un marco holístico, como fundamento
de toda actividad humana.
Desde su comprensión de la comunicación en términos contextuales,
las premisas fundamentales de la Escuela de Palo Alto se pueden resumir en
las siguientes afirmaciones:
1) La esencia de la comunicación reside en procesos de relación e interacción;
2) Todo comportamiento humano tiene un valor comunicativo;
3) Los trastornos psíquicos reflejan perturbaciones de la comunicación
entre el individuo portador del síntoma y sus allegados.
De estas premisas se infiere el concepto de comunicación del que parten los
autores de la Escuela de Palo Alto: la comunicación es un proceso social permanente que integra múltiples modos de comportamiento, tales como la palabra,
el gesto, la mirada y el espacio interindividual.11
Nótese aquí que mientras que el Interaccionismo Simbólico estudia la interacción y la comunicación sobre todo en contextos microsociales, la Escuela de Palo Alto trabajaba en pro de la
construcción de conocimiento sobre la comunicación en términos más holísticos y completos.
11
Nótese aquí la gran diferencia entre esta concepción de la comunicación, estrechamente ligada
al vínculo y la interacción, y la concepción de mayor peso en el campo académico que asocia la
comunicación casi exclusivamente con los medios de difusión de información.
10
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 177
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
Los fundamentos teórico-conceptuales de la Escuela de Palo Alto se establecen de forma muy clara en los denominados Axiomas de la Comunicación,
presentados de forma clara y concisa en Teoría de la Comunicación Humana
(Watzlawick, Jacskon y Beavin, 1971):
1) Es imposible no comunicar, por lo que en un sistema dado, todo comportamiento de un miembro tiene un valor de mensaje para los demás;
2) En toda comunicación cabe distinguir entre aspectos de contenido o
semánticos y aspectos relacionales entre emisores y receptores;
3) La naturaleza de una interacción está siempre condicionada por la puntuación de las secuencias de comunicación entre los participantes;
4) La comunicación humana implica dos modalidades: la digital (lo que se
dice, el lenguaje verbal) y la analógica (el cómo se dice, el lenguaje no
verbal).
5) Toda relación de comunicación es simétrica o complementaria, según
se base en la igualdad o en la diferencia de los agentes que participan en
ella, respectivamente.
El planteamiento de estos axiomas rompe con la visión unidireccional o
lineal de la comunicación. De alguna manera, los axiomas marcan el inicio para
comprender que la comunicación no es sólo cuestión de acciones y reacciones;
es algo más complejo, y debe pensarse desde un enfoque sistémico, a partir del
concepto de intercambio. Así entonces, “la comunicación en tanto que sistema
no debe pues concebirse según el modelo elemental de la acción y la reacción,
por muy complejo que sea su enunciado. En tanto que sistema, hay que comprenderla al nivel de un intercambio” (Birdwhistell, 1959, p. 104).12
Los axiomas de la comunicación confirman el modelo relacional, sistémico,
que enmarca toda la reflexión sobre los fenómenos comunicativos realizada
desde la Escuela de Palo Alto. En una situación comunicativa, por tanto, el
objeto de estudio fundamental es la relación misma, más que las personas que
están implicadas en ella. De ahí que la interacción se erija como el centro del
debate y como el objeto a atender antes que cualquier otro elemento.
3.1. Encuadrar las observaciones. Propuestas metodológicas de palo alto
Ver la comunicación de forma multidimensional y sistémica, ubicarla en el
marco de un contexto determinado, obliga a pensar las metodologías o formas
12
Citado en Winkin (1982, p. 77).
178 • Marta Rizo García
de acercarse a ella. Alex Mucchielli (1998) recupera los aportes de la Escuela de
Palo Alto y afirma que “una acción, una comunicación, es decir, una interacción, si se analiza por sí misma carece de sentido” (Mucchielli, 1998, p. 42).13
Por ello, se hace hincapié en una de las ideas fundamentales aportadas por
Paul Watzlawick, quien afirma que “un segmento aislado de comportamiento
es algo que formalmente no se puede definir, es decir, que carece de sentido”
(Watzlawick et al., 1971, p. 37). Estas consideraciones ponen en evidencia
que el contexto es una de las categorías analíticas fundamentales para el estudio de la comunicación. Así pues, las acciones, las interacciones, no pueden
entenderse si no se ubican en un contexto, sin atender al sistema o escenario
en el que tienen lugar.
Todas estas afirmaciones se sintetizan con lo que los investigadores de la
Escuela de Palo Alto nombraron como encuadrar las observaciones (Watzlawick
et al., 1971), que se refiere a la necesidad de “aprender a mirar todo el entorno
de un fenómeno comunicativo para poder percibir el conjunto de actores implicados” (Mucchielli, 1998, p. 46). Para ello, los investigadores se situaron en
lo que se denomina investigación hic en nunc -aquí y ahora-. La lectura de un
pasaje de la obra de Paul Watlawick puede hacer comprensible la naturaleza
básica de este tipo de investigación:
Sin ninguna duda, el comportamiento se encuentra determinado, al menos
parcialmente, por la experiencia anterior, pero se es consciente de lo aventurado
que resulta buscar las causas en el pasado... La memoria se basa esencialmente en
pruebas subjetivas... Pero todo lo que A le dice a B sobre su pasado está ligado
estrechamente a la relación actual en curso entre A y B y se encuentra determinado
por dicha relación. Si, por el contrario, se estudia directamente la comunicación
de un individuo con los miembros de su entorno... se pueden llegar a identificar
diferentes modelos comunicativos de valor diagnóstico, que permitan determinar
una estrategia de intervención terapéutica tan apropiada como sea posible. Este
tipo de enfoque constituye más bien una investigación hic et nunc que una investigación del sentido simbólico, de las motivaciones o de las causas deducidas del
pasado... El síntoma... deja percibir bruscamente su significación si se lo reemplaza
en el contexto de interacción actualmente en curso entre un individuo y su medio
humano. El síntoma aparecerá como una redundancia, como una regla de ese
El análisis de interacciones fuera de contexto, o excesivamente micro, fue precisamente una
de las críticas que recibió el Interaccionismo Simbólico.
13
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 179
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
“juego” específico que caracteriza su interacción, y no como el resultado de un
conflicto sin resolver entre dos fuerzas intrapsíquicas superpuestas (Watzlawick et
al., 1971, pp. 40-41).
El pasado, así entonces, es sustituido por la situación de interacción presente,
la que se está dando “aquí y ahora”. Esta forma de abordar la comunicación
constituyó una novedad, aunque en cierta forma la necesidad de analizar la
cotidianidad, el aquí y el ahora, era también el punto de partida de algunas
investigaciones realizadas desde el Interaccionismo Simbólico. En la Escuela
de Palo Alto, el punto de vista determinista según el cual lo pasado influye necesaria y directamente sobre lo presente se deja a un lado para dotar de mayor
importancia al momento actual, a la situación comunicativa que, enmarcada en
un contexto determinado pero presente, es portadora del significado sustantivo
que caracteriza a esa misma situación de interacción.
Aunado a este enfoque presente, otro cambio importante en la perspectiva
propuesta por la Escuela de Palo Alto para el abordaje de los fenómenos comunicativos es la importancia otorgada al qué y al cómo de la situación, abandonando la reflexión sobre las causas de las situaciones y los sujetos mismos que
en ellas participan. Atendiendo a esta idea, se puede decir que la perspectiva
interaccional propuesta por la Escuela de Palo Alto:
…es algo nuevo... examina los acontecimientos y los problemas en términos de
comportamientos entre individuos de un sistema de relaciones sociales... se dirige
hacia el “qué” y el “cómo” de la situación (en vez de hacia el por qué o el quién)...
le interesa menos el origen o los fines últimos que la situación actual, así como el
modo en el que se perpetúa y se podría modificar (Weakland, 1977, p. 456).
4. Cierre: la recuperación del sentido original
del concepto de comunicación
Las aportaciones del Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
permiten comprender la comunicación como base de la interacción social y,
de este modo, como fundamento para la construcción del mundo social. Sin
comunicación, dirían los autores de ambos enfoques, no se puede hablar de
sociedad. Compartida por ambos enfoques, esta concepción se relaciona con
la propuesta de considerar a la interacción como el “corazón de la Comunicología” (Galindo, 2004). Es la dimensión de la interacción la que recupera el
180 • Marta Rizo García
sentido original del término “comunicación”; desafortunadamente, el campo
académico de la comunicación ha reducido en muchas ocasiones la comunicación al fenómeno de la transmisión de información a través de los medios
de difusión masiva.
La cultura y el aprendizaje humanos se realizan mediante la interacción
simbólica por la que cada ser humano adquiere el propio sentido del ser, su
carácter e identidad. El self (Mead, 1934), o el ‘yo espejo’ (Cooley, 1909), es
la constitución de un yo a partir de la interacción con los demás. Para George
H. Mead, los actores sociales adquieren el del “yo” de un modo simétrico al
sentido de la existencia del “otro”. Así, los actores llegan a ser conscientes del
otro generalizado (Cooley, 1909): la sociedad en general.
Cada situación de interacción se define de acuerdo con el bagaje simbólico
–lo que en palabras de Schütz (1974), principal exponente de la Sociología
Fenomenológica, se denomina “repertorio de conocimiento disponible”– que
poseemos y que proyectamos in situ, definiendo la situación de interacción
en la que nos encontramos. La interacción simbólica –la comunicación– es el
medio por el cual se realiza la socialización humana que acompaña toda la vida
del ser social. De ahí la importancia de retomar las reflexiones en torno a la
comunicación como sinónimo de vínculo, relación, diálogo, interacción.
Si bien es cierto que en ocasiones interacción y comunicación no son sinónimas, en tanto todo proceso de comunicación requiere de interacción pero
no toda situación de interacción logra la comunicación –y la comprensiónentre los interactuantes, lo interesante de las aportaciones del Interaccionismo
Simbólico y la Escuela de Palo Alto es que ponen en evidencia la importancia
de retomar y de hacer observable la comunicación atendiendo a su significado
originario: la puesta en común, el diálogo, la comunión.
Referencias
Bateson, G. & Ruesch, J. (1984). Comunicación. La matriz social de la Psiquiatría.
Barcelona: Paidós.
Berger, P. & Luckmann, T. (1993). La construcción social de la realidad. Buenos Aires:
Amorrortu.
Birdwhistell, R. L. (1959). “Contribution of Linguistic-Kinesic Studies to the Understanding of Schizophrenia”. En Auerback, A. (ed.) Schizophrenia: An Integrated
Approach. Nueva York: Ronald Press, pp. 99-123.
Blumer, H. (1968). Symbolic Interactionism. Perspective and Method. Los Angeles:
University of California Press.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 181
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
Cooley, Charles Horton Social [1909] (1962). Social organization. A Study of the Larger
Mind. Nueva York: Shoken Books.
Filmer, P. et al. (1972) New Directions in Sociological Theory. Londres: McMillan.
Galindo, J. (2004). Apuntes de historia de una comunicología posible. Hipótesis de
configuración y trayectoria. En Comunicología: indicios y conjeturas, Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana de México, Núm.
1, Primavera 2004. Recuperado el 20 de abril de 2008, de http://revistacomunicologia.org/index.php?option=com_content&task=view&id=36&Itemid=97
Galindo, J. (2004). “Hacia una comunicología posible en México. Notas preliminares
para un programa de investigación”. En B. Russi, (ed.) (2004). Anuario de
Investigación de la Comunicación, coneicc xi. México: coneicc y Universidad
Intercontinental, pp. 51-72.
Galindo, J., Karam, T, & Rizo, M. (2005). Cien libros hacia una comunicología posible.
Ensayos, reseñas y sistemas de información. México: Universidad Autónoma de
la Ciudad de México.
Galindo, J. (coord.). (2008). Comunicación, ciencia e historia. Fuentes científicas históricas
hacia una comunicología posible. Madrid: McGraw-Hill Interamericana.
Galindo, J. & Rizo, M. (coords.). (2008). Historia de la comunicología posible. Las
fuentes de un pensamiento científico en construcción. León: Universidad Iberoamericana.
Garfinkel, Harold (1967). Studies in Ethnomethodology. NJ: Prentice- Hall.
Giddens, A. (1976). New rules of sociological method: a positive critique of interpretative
sociologies. Nueva York: Basic Books.
Gidlow, B. (1972). Ethnomethodology. A new name for old practices. The British
Journal of Sociology. Núm. 4, pp. 295-406.
Goffman, E. (1972) .La presentación de la persona en la vida cotidiana. Buenos Aires:
Amorrortu.
Goffman, E. (1963). Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu.
Goffman, E. (1971). Relaciones en público. Microestudios del orden público. Madrid:
Alianza.
Mc Sweeney, B. (1973). Meaning, context and situation. Archives Européennes de
Sociologie, Año XIV, Núm. 1, pp. 137-153.
Marc, E. & Picard, D. (1992). La interacción social. Cultura, instituciones y comunicación. Barcelona: Paidós.
Mead, G. H. (1968). Espíritu, persona y sociedad. Desde el punto de vista del conductismo
social. Barcelona: Paidós.
Mucchielli, A. (1998). Psicología de la comunicación. Barcelona: Paidós.
Park, R. E. et al. (1967). The City: Suggestions for Investigation of Human Behavior in
the Urban Environment. Chicago: University of Chicago Press.
Pollner, M. (1974). Mundane Reasoning. Philosophy of Social Sciences, 4 (1) 35-54.
Rizo García, M. (2005). “Comunicología, Psicología Social y Sociología Fenomeno182 • Marta Rizo García
lógica. Exploraciones teóricas para la conceptualización de la interacción y la
comunicación”. En J. A. Calles (ed.). Anuario de la Investigación de la Comunicación coneicc, Número xii. México: coneicc, pp. 105-127.
Rizo García, M. (2006). “La Teoría en el campo académico de la comunicación.
Análisis de manuales de teoría de la comunicación desde la propuesta de la
Comunicología Posible”. En L. Martell, M. Rizo y A. Vega (coords.). Políticas
de comunicación social y desarrollo regional en América Latina. México: amic,
pp. 185-223.
Rizo García, M. (2008a). “La Sociología Fenomenológica como fuente científica histórica de una Comunicología posible”. En J. Galindo (coord.). Comunicación,
ciencia e historia. Fuentes científicas históricas hacia una comunicología posible.
Madrid: McGraw-Hill Interamericana, pp. 43-107.
Rizo García, M. (2008b). “Psicología Social como fuente científica histórica de una
Comunicología posible”. En J. Galindo (coord.). Comunicación, ciencia e
historia. Fuentes científicas históricas hacia una comunicología posible. Madrid:
McGraw-Hill Interamericana, pp. 289-342.
Schütz, A. (1993). La construcción significativa del mundo social. Introducción a la sociología comprensiva. Ediciones Paidós, Barcelona, 1ª reimpresión.
Schütz, A. (1974). El problema de la realidad social. Buenos Aires: Amorrortu.
Schütz, A. (1974). Estudios sobre teoría social. Buenos Aires: Amorrortu.
Schütz, A. & Luckmann, T. (1973). Las estructuras del mundo de la vida. Buenos Aires:
Amorrortu.
Shannon, C. E. & Weaver, W. (1981). Teoría matemática de la comunicación. Madrid:
Forja.
Skidmore, W. (1975). Theoretical Thinking in Sociology. Cambridge: Cambridge University Press.
Watzlawick, P., Beavin, J. & Jackson, D. (1971). Teoría de la comunicación humana.
Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo.
Watzlawick, P. & Weakland, J. (comp.). (1981). Sur l’interaction. Paris: Seuil.
Watzlawick, P. & Nardone, G. (comp.). (2000). Terapia breve estratégica. Pasos hacia
un cambio de percepción de la realidad. Barcelona: Paidós.
Weakland, J. (1977). “Somatique familiale: une marge negligé”. En P. Watzlawick y J.
Weakland (comps.). (1981). Sur l’interaction. Paris: Seuil.
Wiener, N. (1985). Cibernética, o el control y comunicación en animales y máquinas.
Barcelona: Tusquets.
Winkin, Y. (coord.). (1982). La nueva comunicación. Barcelona: Kairós.
Wittezaele, J. & García, T. (1994). La Escuela de Palo Alto. Historia y evolución de las
ideas esenciales. Barcelona: Herder.
Comunicología e interacción. El concepto de comunicación • 183
en el Interaccionismo Simbólico y la Escuela de Palo Alto
8
Estratos espaciales y de comunicación en
los estudios sobre la juventud.
Una revisión de los estudios de los consumos
culturales juveniles en México
Héctor Gómez Vargas*
Universidad Iberoamericana,
Campus León
Como parte de una investigación mayor se realizó un primer acercamiento de lo publicado sobre los consumos culturales juveniles en
México que se publicó en un número anterior del Anuario de Investigación de la Comunicación del coneicc. Lo que se presenta a continuación es un nuevo acercamiento donde se organiza la información a
partir de los tres estratos espaciales alrededor de los cuales se han realizado los estudios tanto de los jóvenes como de los consumos culturales
(el urbano, el mediático y el corporal). Uno de los puntos de arranque
de esta exploración de corte bibliográfico y hemerográfico es que, ante
los cambios que se han ido suscitando en la cultura y los medios de comunicación, no sólo es importante revisar lo que se ha estudiado sobre
los jóvenes, sino la manera cómo se hecho.
Palabras clave: consumo cultural, consumo de medios, culturas juveniles.
Esta es una versión abreviada de un documento más amplio que se trabajó para el Grupo de
Trabajo del Consumo Cultural del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (clacso) en
el 2007, y cuyo título es “Urbano, mediático, corporal. Y algo más. Los consumos culturales
juveniles en México”, y presentado en el Seminario “Las ciudades de los jóvenes”, organizado por
la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y el Consejo Iberoamericano de Investigación
de la Juventud, en la Ciudad de México, el 4 de octubre del 2007.
* Maestro en Comunicación por el iteso. Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de
Colima. Profesor e investigador de la Universidad Iberoamericana León. Áreas de interés: estudios culturales, pensamiento complejo, culturas locales y globalización, gente joven y universos
mediáticos. Última publicación: Paisajes y pasajes. Sendas de mediología, comunicación y jóvenes
en la vida contemporánea. México, Universidad Iberoamericana León, iteso, Instituto Cultural
de León. Correo electrónico: [email protected]
As part of a larger research, a first approach was made on what has been
published about cultural consumptions of young people in Mexico in a
previous number of the Anuario de Investigación de la Comunicación coneicc. What is presented next is a new approach where information is
organized starting from the three space strata (the urban one, the mediatic
and the corporal one) around which studies of young people and cultural
consumptions have been developed. One of the starting points of this bibliographic and hemerographic exploration is that facing changes in the culture
and mass media, it is not only important to review what has been studied
about young people, but the way in which it has been done.
Key words: cultural consumption, media consumption, young cultures.
Las culturas juveniles y el consumo cultural
A finales de la década de los noventa, la Makle Foundation presentó un estudio
donde se revisó lo publicado sobre la manera como los niños usan los medios
digitales e interactivos que están emergiendo. En una visión del conjunto del
reporte, Ellen Wartela (2002, p. 24) señala que hoy vivimos en medio de una
nueva revolución tanto tecnológica como cultural, y en la cual los niños están
a la vanguardia, pues son la primera generación que “crecen digitalmente”.
Ante estas afirmaciones, Gitte Stald (2000, p. 49) reacciona de dos maneras: en primer lugar, que la revolución tiende a ser más experimentada por los
investigadores que buscan captar la realidad que emerge a partir de los nuevos
medios digitales, un “objetivo móvil” y cambiante; en segundo lugar, que no
encuentra que el concepto de revolución sea el adecuado debido a que los usos
básicos de los medios corresponden con necesidades sociales y culturales de los
niños que no se han modificado por décadas, pues siguen siendo las de entretenimiento e intercambio de información, aunque los cambios en los patrones
de uso en las prácticas culturales sí puede ser discutido.
Los señalamientos tanto de Wartela como de Stald son interesantes por
varios motivos: primero, porque dentro de las concepciones y estudios no sólo
de los niños sino igualmente los jóvenes, se les ha concebido de manera cercana
y estrecha como los principales usuarios y consumidores de los medios y de
la tecnología de información. Pero las maneras de ver esas relaciones han sido
diversas y es por ello que las implicaciones de las miradas a esa relación son la
base de la profundidad de su conocimiento, pues se convierten en sistemas de
186 • Héctor Gómez Vargas
conocimiento que informan a la sociedad sobre una realidad en transformación
continua, que en muchas ocasiones ocultan posturas, doxas, imágenes culturales,
supuestos que se asumen como algo dado y que en muchas ocasiones pueden
ocultar lo que conocemos de los jóvenes al creer que sabemos de los jóvenes.
Segundo, porque indican que estos cambios implican que los investigadores,
y no sólo ellos, se encuentran “extrañados” dentro de un entorno continuamente
“extrañado”, y que se nutre de ese mismo extrañamiento, es decir, que no sólo
el objeto y su contexto ha ganado alta complejidad al expandirse y moverse
con nuevas dinámicas, sino que el sujeto de conocimiento, el investigador, está
en la marcha de hacerlo igualmente, y esto implica que no sólo sus estructuras
de conocimiento sino todas sus operaciones de conocimiento, requieren ser
revisadas.
Lo anterior es importante porque creemos que detrás de las miradas de
quienes indagan a las culturas juveniles está la concepción de un tipo de sujetos
sociales dentro de distintos entornos sociales y culturales y la manera como
conciben sus agrupamientos colectivos señalan no sólo una realidad cultural y
social, sino su base comunicativa y constructiva.
Sin embargo, no todo es como parece, ya que hay más cosas por indagar
para conocer la dimensión comunicativa y creativa de los jóvenes, es decir, los
entornos desde los cuales se gesta en nuestros tiempos la conformación de lo
cultural, de lo social y ello nos lleva a revisar la manera como muchos jóvenes
habitan esos entornos, tanto a partir del tipo de acceso, uso, como de actancia
social y comunicacional, donde la interacción y la interactividad despliegan
un mundo diverso y complementario (Jensen, 1998) al mundo social que lo
impacta conforme se desarrolla y estructura (Rasmussen, 2004), y ello propicia
otro tipo de base comunicativa, expresiva.
Y ante ello es fundamental retornar a las dos observaciones de Stald sobre
la revolución cultural y social de los nuevos medios: el extrañamiento en los
investigadores y lo relativo de la revolución en la gente joven, porque para
estudiar lo que acontece en los últimos tiempos habría que ver las miradas de
los investigadores y la manera como han estudiado a los jóvenes no sólo en sus
prácticas culturales, sino en sus dimensiones comunicativas y constructivas, y
ver la manera como los jóvenes han desplegado su vida social y han habitado los
distintos estratos espaciales donde se han movido para observar su experiencia y
han entrado y se mueven por los mundos mediáticos, digitales e interactivos.
Es por ello que es clave revisar la manera cómo se ha investigado a los
jóvenes a partir de la noción de culturas juveniles y en particular cómo se
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 187
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
ha concebido e investigado los consumos culturales juveniles, pues creemos
que en nuestro país son una de las bases de conocimiento, a partir del cual se
está generando la mirada de los jóvenes dentro de los mundos tecnológicos, y
permite ser sensibles a la manera como los jóvenes están construyendo nuevos
mundos dentro de los mundos ya existentes. Se puede partir de otro modo,
pero nos parece necesario detenernos y ver el terreno cognitivo y conceptual
previo que posibilitó pensar la complejidad social a partir de los jóvenes, para
a partir de entonces, poder tener más elementos para avanzar a nuevos órdenes
de complejidad social.
1. Tránsitos en los estudios de los jóvenes en México
En México y América Latina, los estudios de la juventud cobran una visibilidad
y pertinencia para el estudio de la cultura a partir del cambio de las nociones
de los jóvenes a la de culturas juveniles porque tanto manifiesta un cambio
de perspectiva como de entender los mundos sociales y culturales que se han
modificado a partir de la presencia de estos actores, de sus agrupaciones.
La investigación de los jóvenes en México comenzó en la década de los
sesenta y a partir de entonces se puede observar que se han dado tres etapas en
las orientaciones de sus estudios. Todo indica que los estudios de la juventud en
México aparecieron para responder a la irrupción de un fenómeno que parecía
poner en riesgo la continuidad del orden social, moral y político del país, donde
las manifestaciones más visibles eran la rebeldía y el rechazo al orden establecido
y los focos de atención fueron dos: los riesgos de la salud, por la adicción de
las drogas, y los riesgos sociales por sus prácticas y manifestaciones vistas bajo
la imagen de la agresión, violencia y el desorden.
La segunda etapa se inició a principios de la década de los ochenta debido
a la irrupción en el espacio urbano de un nuevo actor, los chavos banda, que
fueron estudiados como parte de un fenómeno social que era necesario dar
cuenta (Medina, 2000, p. 80). Rossana Reguillo (2000, pp. 26-27) menciona
que “la producción de este periodo se caracteriza por una autocomplacencia
que no asume de manera intencionada la construcción de un andamiaje teórico-metodológico que soporte los estudios realizados y, que, en cambio, tiende
a fijar una posición en torno al sujeto de estudio”.
El tercer periodo, a partir de la segunda mitad de los ochenta se caracterizó por un cambio en la visión de los jóvenes donde se concibe la relación
de las bandas con su territorio como una forma de conformación de identidades grupales, que derivaría en el estudio de la ciudad y algunas prácticas
188 • Héctor Gómez Vargas
culturales, como la música del rock, como formas de construcción de las
identidades juveniles.
Rossana Reguillo (2000, p. 27) señala que las características de los trabajos
de esta época fue su “carácter comprensivo” hacia los jóvenes, de carácter constructivista y relacional, el empleo de perspectivas hermenéuticas, que llevarían
a concebir a los jóvenes como sujetos activos, negociando continuamente con
diversas instituciones sociales, donde sus discursos no sólo son medios para
relacionarse, sino para construir realidades. También menciona otros elementos
de este periodo: el reconocimiento de su diversidad contextual histórica y social,
y por lo tanto de la importancia del espesor de su historia cultural, así como la
creciente visión interdisciplinar (2000, p. 29). Libros como el de José Manuel
Valenzuela (1988), ¡A la brava ese!, y de Rossana Reguillo (1991), En la calle
otra vez, no sólo son dos de las manifestaciones primeras de este giro, sino obras
emblemáticas para los estudios de las culturas juveniles en México.
También se puede observar que en la tercera etapa se hace el deslinde de
las concepciones psicologistas y biologicistas del ser joven, a una visión antropológica y sociológica de la juventud, donde la perspectiva sociosimbólica de
la cultura fue fundamental debido a la tendencia a crear una serie de recursos
conceptuales y categorías analíticas para su estudio, con la pretensión de buscar mapas de sentido, como sería el caso del libro de Carles Feixa (1998), El
reloj de arena, así como el libro de Rossana Reguillo (2000a), Emergencia de
culturas juveniles.
Asimismo, es la etapa donde se busca crear estados del conocimiento sobre
los jóvenes (Pérez Islas, 2000), y de la aparición de una serie de libros colectivos
que permiten ampliar la visión de la variada gama de estudios de las culturas
juveniles (Medina 2000a; Nateras 2002), e incluso estudios comparativos
con otras ciudades del mundo como sería el caso del Québec y de Cataluña,
publicados respectivamente en el 2003 y 2004 por el Instituto Mexicano de
la Juventud.
Los libros colectivos que han aparecido en las últimas décadas hablan de
una comunidad de investigadores que se han agrupado alrededor de las culturas juveniles, así como redes de trabajo en ámbitos internacionales. Esto,
quizá pueda ayudar a entender dos elementos importantes de las tendencias
del último periodo, desde los inicios de la década de los noventa: las culturas
juveniles como “metáforas del cambio” para entender la “morfogénesis de lo
social”; la tendencia creciente de pensar los entornos globalizados donde los
jóvenes, sus agrupamientos, sus prácticas y usos del espacio urbano, pueden dar
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 189
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
cuenta de las transformaciones culturales ante lo global. Es aquí cuando se da
una atención al consumo cultural, al vincularlo principalmente con la industria
de la cultura, del entretenimiento y de los medios de comunicación.
2. Culturas juveniles y consumo cultural
En la sistematización que realizó Maritza Urteaga (2000) sobre lo que se ha
investigado de las agregaciones juveniles en México señala cuatro apartados de
estudio: las bandas, el rock, los medios de comunicación y escenarios “otros”.
Manifiesta Urteaga dos grandes tendencias de ver a los tipos de agrupamientos
juveniles: los que lo hacen para diferenciarse de otros sectores o grupos sociales,
cuya actitud es más de orden contracultural, y los que lo hacen para integrarse,
y esto se realiza mediante las prácticas del consumo cultural, particularmente
por el consumo de medios de comunicación.
Estos dos tipos de estudios sobre las agrupaciones juveniles tienen un paralelo importante con algunos rasgos de los estudios del consumo cultural en
México. En primer lugar, los estudios del consumo cultural se han movido en
dos ejes básicos: el estudio de las transformaciones culturales, y el estudio de
los cambios propiciados por la globalización, donde en el primer caso hay un
estrecho vínculo con el estudio de las políticas culturales, mientras que en el
segundo hay un vínculo con el estudio de las identidades culturales. En este
segundo eje, que se dio con mayor intensidad a partir de la década de los noventa,
se presta una atención particular por las culturas juveniles, no sólo porque en
ellas se manifiestan una serie de contradicciones del desarrollo modernizador
en Latinoamérica, sino porque es un “objeto” donde las transformaciones de
lo global, son más visibles, y por lo mismo, permiten entender mejor lo que
se está formando en las dimensiones de la cultura y de la sociedad (Martín
Barbero, 1998).
En segundo lugar, desde sus inicios a mediados de los ochenta, los estudios
del consumo cultural se desplegaron a través de dos dimensiones: el espacial y el
mediático, lo público y lo privado. Con ello, aparecieron las principales áreas de
estudio del consumo cultural: los espacios urbanos, los espacios especializados
en la producción y difusión de prácticas culturales, los medios de comunicación
(Canclini, 1993; Sunkel, 1999).
Es por eso que para los estudios de las culturas juveniles, el consumo cultural
tiende a ser relacionado con los medios de comunicación, las identidades que por
esta vía se generan, principalmente a través de la acción de la televisión (Navarro
Kuri, 2000). Pero también, el consumo cultural es visto como la apropiación
190 • Héctor Gómez Vargas
de espacios, prácticas y expresiones juveniles dentro de la vida urbana. Punto
importante es que, al igual que sucede con los estudios del consumo cultural,
hay dos grandes vertientes: la que aborda desde los espacios sociales, urbanos o
especializados para el consumo, y los que trabajan el consumo de medios.
Dentro de la vertiente de estudios de las agrupaciones juveniles tendientes
a la integración, hay otro elemento más, el cuarto apartado señalado por Urteaga como escenarios “otros”: aquellos estudios que ubican a los jóvenes dentro
de dimensiones más amplias, como el escolar, el religioso, el laboral, etcétera.
Reguillo (2000, p. 31) hace dos observaciones sobre los estudios sobre las agrupaciones integradas: tienden a ser dispersos y escasos, y a estar más interesados
en las instituciones de estudio que en las mismas culturas juveniles, donde los
jóvenes y su especificidad, “tiende a diluirse”.
Que pocos trabajos se hayan realizado sobre las agrupaciones juveniles de
los integrados, incluyendo los estudios de los medios de comunicación y los
jóvenes, habla de la tendencia por el interés y atención mayoritaria a la parte de
la negociación, la diferenciación, los “no integrados” y ello hace ver la concepción
y lugar que le han asignado al consumo cultural. Esto se puede observar en
algunos libros colectivos recientes sobre las culturas juveniles donde las estructuras de los libros, y sus contenidos, no abordan al consumo cultural directa y
ampliamente, como objetivo y temática central, sino que se inclinan por otros
apartados donde en algunos casos hay menciones, argumentos generalizados,
hipótesis o referencias, con lo que se intenta explicar algunas prácticas y tendencias de los jóvenes: identidades y lenguajes juveniles; espacios y tiempos
juveniles; cuerpos, estéticas, estilos de vida; instituciones y agrupamientos;
sujetos y prácticas culturales.
A finales de la década de los noventa se puede percibir que hay una tendencia de los estudios de las culturas juveniles que se dirigen hacia las relaciones
de las subjetividades y su relación con lo político, así como las modificaciones
estructurales producidas por las dinámicas de la globalización, de la economía
neoliberal en distintos ámbitos de acción de los jóvenes (educación, migración,
trabajo, etcétera), que tiende a verse como tiempos de rupturas, diversificación,
expansión, “tiempos híbridos” (Reguillo y Feixa, 2004), de fragmentación de
las identidades que parecen girar alrededor de elementos como las afectividades,
la desintegración, el caos, lo digital (Cisneros, 2000), que manifestan una serie
de estilos de vida “confusos” en lo que se refiere a “sus fuentes, simbología,
límites y prácticas de adscripción, planteando mayores retos analíticos a los
investigadores” (Urteaga y Feixa, 2005, p. 287).
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 191
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
También es aquí cuando Rossana Reguillo (2002, p. 157; 2000a, p. 80)
habla de la necesidad de poner atención a la biopolítica del consumo, como un
ámbito en el que se juegan muchas cosas más allá de la liviandad y lo superficial, como es la mediación que se da entre las estructuras y lógicas del capital
que emana de las industrias de la cultura, con la interpretación cultural del
valor, “la clasificación disciplinaria de los cuerpos juveniles a través del acceso y
frecuentación a ciertos bienes materiales y simbólicos”. Reguillo ve al mercado
como el “nuevo espacio discursivo disciplinado de los cuerpos de los jóvenes”,
y las prácticas de consumo como las nuevas tecnologías de las subjetividades,
del cuerpo, de las afectividades, y llevadas a pensar las biopolíticas que se están
dando en la nueva reorganización política y económica del mundo.
Estratos espaciales y comunicativos.
Consumos culturales juveniles en méxico
Los acercamientos a los consumos culturales juveniles en México, en gran parte,
tienen dos fuentes de estudio, que se han desarrollado en paralelo y en algunos
puntos han corrido de manera estrecha. Por un lado, los mismos estudios del
consumo cultural y por el otro lado de las culturas juveniles. Es por ello que es
importante, antes de un acercamiento más detallado sobre lo publicado sobre
los consumos culturales juveniles en México, tener en cuenta algunos libros que
han venido actuando como visiones generales tanto para el consumo cultural
como para las culturas juveniles.
De los primeros, encontramos algunos libros que con el tiempo se han
convertido en los libros de referencia para la mayoría de quienes trabajan en el
consumo cultural en México.
En primer lugar está el libro de Jesús Martín Barbero, De los medios a las
mediaciones, publicado en 1987, un libro importante para América Latina
porque fue una propuesta importante para pensar la comunicación desde la
perspectiva de análisis de la cultura, girando la atención hacia los procesos
hacia la experiencia social, la recepción y los usos sociales de los medios de
comunicación, y la generación de un “mapa nocturno” para el estudio de la
comunicación teniendo como ejes lo cotidiano, el consumo las lecturas de los
textos mediáticos.
En segundo lugar el libro colectivo y coordinado por Néstor García Canclini,
El Consumo Cultural en México, publicado en 1993, donde García Canclini
formaliza una forma de pensar al consumo cultural, como resultado de una
192 • Héctor Gómez Vargas
serie de investigaciones y reflexiones que venía realizando sobre el estudio de las
culturas populares en México, donde va proponiendo el estudio de las formas
de producción insertando la dimensión simbólica, y por ello, la importancia
de entenderlas dentro de la esfera del consumo. Además de la formalización
teórica y conceptual, el libro presenta diversos acercamientos empíricos a las
distintas áreas de estudio del consumo cultural.
También podemos encontrar tres libros, coordinados por García Canclini,
que son evidencias de la manera como García Canclini y su grupo de investigadores se acercaron al consumo cultural. El primero es un antecedente, Públicos
de arte y política cultural, publicado en 1991, y los otros dos como una continuación, Los nuevos espectadores. Cine, televisión y video en México, publicado en
1994, y, Cultura y comunicación en la ciudad de México, publicado en 1998.
Otro libro importante para los estudios del consumo cultural en México
es el libro de Néstor García Canclini, Consumidores y ciudadanos, publicado
en 1995, que además de que continúa sus estudios sobre el consumo cultural,
principalmente en el capítulo, “El consumo sirve para pensar”, sus reflexiones
se dirigen a pensar los cambios ante el entorno global, las identidades populares internacionales, y en donde se encuentran continuas referencias sobre los
jóvenes.
Sobre los estudios de las culturas juveniles, podemos encontrar libros de dos
autores: José Manuel Valenzuela y Rossana Reguillo. De Valenzuela dos libros
son claves: ¡A la brava ese!, publicado en 1988, y Vida de barro duro. Cultura
popular juvenil y graffiti, publicado en 1997. Como lo señalamos en su momento, el primer libro es importante porque marcó una diferencia significativa
a como se había estudiado a las agrupaciones juveniles, abordándolos a partir
de la manera como se apropian de un territorio y configuran sus identidades
culturales, algo que realizará igualmente con el segundo libro, como resultado
de una investigación realizada en Río de Janeiro, Brasil, donde estudia las prácticas y expresiones juveniles como parte de la construcción de sus identidades
culturales, una manera de distanciarse y diferenciarse del orden social.
De Reguillo, igualmente dos libros son claves: En la calle otra vez, publicado
en 1991, y, Emergencia de culturas juveniles, publicado en el 2000. También
como lo dijimos anteriormente, el primer libro de Reguillo, fue uno de los
primeros en cambiar el enfoque de estudio de las bandas en México, al introducir el concepto de culturas juveniles para el estudio de las agrupaciones de
los jóvenes desde sus territorios, la manera como se configuran sus identidades,
y el empleo de los medios comunicativos para refrendarlas. El segundo libro
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 193
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
es una revisión general que permite tener un panorama sobre las culturas
juveniles, y la propuesta de un “instrumento cartográfico” para el estudio de
sus identidades.
En los noventa apareció otra generación de estudio que colocó el acento sobre
las subjetividades, las adscripciones identitarias, los procesos que se estructuran
a partir de los contextos de lo global y las dinámicas neoliberales. Aquí podemos
señalar algunos libros colectivos recientes. En primer lugar el coordinado por
Gabriel Medina Carrasco, Aproximaciones a la diversidad juvenil, publicado
en el 2000, y el coordinado por Alfredo Nateras, Jóvenes, culturas e identidades
urbanas, publicado en el 2002.
Por otro lado están los libros editados por el Instituto Mexicano de la Juventud
como resultado del diálogo entre investigadores de lo juvenil de otros países. Es
el caso del libro, Nuevas miradas sobre los jóvenes. México-Québec, publicado en
el 2003 y que coordinó José Antonio Pérez Islas y Mónica Valdez para el caso de
México, y Madeleine Gauthier y Pierre-Luc Gravel para el de Canadá, y cuyos
textos son parte de las nuevas miradas sobre los jóvenes, y en parte incluyen
reflexiones a partir de los resultados de la Encuesta Nacional de la Juventud 2000.
De los textos publicados resaltamos los siguientes: de José Antonio Pérez Islas y
Mónica Valdez, “Imágenes sobre los jóvenes en México”; de Adrián de Garay,
“Una mirada a los jóvenes universitarios mexicanos”, de Rossana Reguillo, “Cascadas: agotamiento estructural y crisis del relato. Pensando en la participación
juvenil”: de Antonio Guerrero, “Estilos juveniles en México. Agrupamientos,
marcas, ritmos y territorios”; Julia Flores, “De apuestas, ganancia y pérdidas.
Valores y creencias juveniles”. Otro de los libros es, Tiempo de híbridos. Entre
siglos. Jóvenes. México-Cataluña, publicado en el 2004 y coordinado por Rossana
Reguillo, Mónica Valdez y José Antonio Pérez Islas para el caso de México, y
Carles Feixa y Carme Gomez-Granell, para el caso de Cataluña.
Otro tipo de documentos importantes son aquellos que han intentado revisar
lo publicado tanto sobre el consumo cultural como sobre las culturas juveniles,
y que en tiempos recientes han permitido ponderar lo realizado en cada uno
de los casos, al organizar los estados de la cuestión y poner en evidencia lo que
se sabe y lo que se ha dejado de lado, así como la apuesta de la dirección que
tendrán en el futuro. Igualmente permite tener en consideración tanto a algunos
autores como las obras que se han convertido en representativas en cada caso.
Respecto al consumo cultural tenemos el texto de Ana Rosas Mantecón, “Los
estudios sobre consumo cultural en México”, publicado en el libro compilado
por Daniel Mato en el 2002, Estudios y otras prácticas intelectuales latinoameri194 • Héctor Gómez Vargas
canas en cultura y poder, y también un capítulo del libro La antropología urbana
en México, coordinado por García Canclini y publicado en el 2005, “Políticas
culturales y consumo cultural urbano”, escrito por Néstor García Canclini y
Ana Rosas Mantecón.
En relación a las culturas juveniles, está el libro coordinado por José Antonio
Pérez Islas, Jóvenes: una evaluación del conocimiento. La investigación sobre la
juventud en México 1986-1999, publicado en el 2000 en dos tomos, y donde
destacamos los textos de Maritza Urteaga, “Formas de agregación juvenil”, el
de Ramiro Navarro Kuri, “Cultura juvenil y medios”, y el de Enrique Luengo,
“Valores y religión en los jóvenes”.
También podemos señalar textos que forman parte de libros colectivos.
Por un lado, textos de Rossana Reguillo, “Las culturas juveniles: un campo de
estudio. Breve agenda para la discusión”, del libro coordinado por Gabriel Medina, Aproximaciones a la diversidad juvenil, publicado en el 2000, y, también,
“Jóvenes y estudios culturales. Notas para un balance reflexivo”, publicado en
el libro que coordinó José Manuel Valenzuela, Los estudios culturales en México,
publicado en el 2003. Por otro lado, el texto de Maritza Urteaga y Carles Feixa,
“De jóvenes, músicas y las dificultadas para integrarse”, del libro, La antropología
urbana en México, mencionado anteriormente.
Finalmente tocaría hablar de otros documentos más. Uno es generado a
partir de la Encuesta Nacional de la Juventud 2000, realizada por el Instituto
Mexicano de la Juventud y cuyos resultados se publicaron, por un lado en el
libro, Jóvenes mexicanos del siglo xxi. Encuesta Nacional de la Juventud (2002),
donde se analizan diversos aspectos sobre la juventud que emanaron de la
encuesta, y de los cuales podemos señalar el texto de José Manuel Valenzuela,
“El tropel de las pasiones. Jóvenes y juventudes en México”, el de Rossana Reguillo, “Jóvenes y esfera pública”, y el de Enrique Luengo, “La visión juvenil
del mundo: sus representaciones, actitudes y valores. Por otro lado, se publicó
el análisis de la encuesta que diferentes investigadores realizaron sobre cada uno
de los estados que conforman el territorio nacional. El segundo es el libro que
igualmente publicó el Instituto Mexicano de la Juventud en el 2004, y coordinado por José Antonio Pérez Islas y Maritza Urteaga, Historia de los jóvenes
en México. Su presencia en el siglo xx.
Retomando la propuesta de observar lo investigado sobre los consumos
culturales juveniles desde las principales áreas de estudio que lo han realizado,
la antropología, la sociología, la comunicación y la psicología social, los tres
entornos culturales que se han desplegado a lo largo de la historia (Bauman,
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 195
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
2000), podemos encontrar tres estratos espaciales que se han privilegiado: el
urbano, el mediático y el corporal.
Desde estos estratos espaciales podemos hacer una breve reseña de lo publicado, y desde ahí, reflexionar sobre las concepciones de los jóvenes como
actores comunicativos y creativos.
1. Espacio urbano
Los trabajos que se han centrado en el espacio urbano, donde la mirada antropológica y sociológica ha sido la predominante, y que en mucho sus objetivos
giran alrededor de dos ejes: las apropiaciones y usos de espacios o prácticas
culturales urbanas, la conformación como públicos culturales de una práctica
cultural específica, ya sea a través de sus hábitos, representaciones, opiniones,
gustos, actitudes y comportamientos.
En primer lugar podemos mencionar el texto de Eduardo Nivón y Ana Rosas
Mantecón, “Los públicos populares: rock, salones de baile y Alameda Central”,
publicado en 1991 en el libro coordinado por García Canclini, Públicos de
arte y política cultural, como parte de una investigación que se realizó en 1990
durante el II Festival de la Ciudad de México para conocer lo que aconteció
con los asistentes, su perfil, sus gustos, sus demandas y tener una imagen de
sus comportamientos culturales, y donde se hacen breves relatos etnográficos
en tres escenarios donde se realizaron algunos conciertos, siendo los de rock
donde el perfil juvenil era no sólo más evidente sino característico.
Un segundo libro es el que compilaron Miguel Ángel Aguilar, Adrián de
Garay y José Hernández Prado, en 1993, Simpatía por el rock. Industria, cultura
y sociedad, como resultado de un ciclo de mesas redondas bajo el mismo título
del libro celebrado en noviembre de 1992, y cuyo objetivo era reflexionar “los
fenómenos socio-culturales implicados en la música de rock”. De este libro,
podemos destacar las siguientes colaboraciones que tienen una incidencia sobre
el consumo cultural juvenil, ya sea como parte del proceso de producción de
la industria del rock, las sensibilidades colectivas que convoca el rock, o como
parte de los procesos subjetivos, identitarios, o prácticas ritualísticas, que se
pueden ver en textos como el de Adrián de Garay y José Hernández, “La lógica
de producción y los códigos de significado en la industria y el mercado del rock”;
de José Arturo Saavedra, “El elemento contestatario en el rock y la diversidad
de las audiencias”; de César Cisneros y Juan Soto, “El rock de los sonámbulos”;
de Maritza Urteaga, “Banda de subjetividades”, de Eduardo Nivón y Ana Rosas
Mantecón, “Los rituales del rock: el público como protagonista”.
196 • Héctor Gómez Vargas
Dos libros importantes son los que publicó el Instituto Mexicano de la
Juventud en su colección jovenes. En 1998 publicó el trabajo de Maritza
Urteaga, Por los territorios del rock. Identidades juveniles y rock mexicano, donde
hace una investigación sobre la historia del rock mexicano revisando distintas etapas tanto de la producción como del consumo del rock a lo largo de
diferentes generaciones de roqueros y públicos del rock. En el 2000 publicó
el libro coordinado por Aída Analco y Horacio Zetina, Del negro al blanco.
Breve historia del ska en México, donde además de recuperar la historia de este
movimiento musical, da cuenta de sus públicos, sus agrupaciones, tendencias
y sus ritos alrededor de los conciertos.
En libros colectivos hay algunas colaboraciones importantes bajo este corte
de estudios. Del libro coordinado por Gabriel Medina, Aproximaciones a la
diversidad juvenil, encontramos la colaboración de Maritza Urteaga, “Identidad cultural y afectividades en los jóvenes punks mexicanos”, donde prosigue
en parte las reflexiones realizadas en su libro al ver a este movimiento juvenil
alrededor de sus formas de integración colectiva, sus estilos y formas de vida,
sus identidades, alrededor del consumo de música del rock y la creación de
espacios para el consumo de productos culturales.
Del libro coordinado por Alfredo Nateras, Jóvenes, culturas e identidades
urbanas, podemos encontrar dos colaboraciones importantes: el de Maritza
Urteaga, “Concierto e identidades roqueras mexicanas en los noventa”, donde
igualmente realiza un acercamiento a la música rock y la manera como desde
su consumo interpela a diversas colectividades de jóvenes, tanto en sus procesos de integración y comunicación, sus mitos, sus territorios, sus ritos; por
otro lado el de Edgar Morin M., “Los lugares del rock: una aproximación a
los espacios juveniles”, donde revisa la manera como se generan identidades
culturales a través de la música, propiciando las “culturas del gusto”, donde la
clase social, el género y la generación son fundamentales para el consumo y la
apropiación de espacios.
Del libro coordinado por Carles Feixa, Movimientos juveniles en América Latina. Pachuchos, malandros y punketas (2002), encontramos otra colaboración de
Maritza Urteaga, “De los jipitecas a los punketas. Rock y juventud mexicana desde
1968”. En el libro coordinado por Eli Evangelista y Alejandra León, La juventud
de la ciudad de México, publicado en el 2000, se encuentra una colaboración
de Inés Cornejo, “Los centros comerciales como territorios juveniles urbanos”.
Por otra parte están algunos artículos publicados en distintas revistas. La
primera que podríamos mencionar es la de JOVENes del Instituto Mexicano de la
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 197
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
Juventud, que si bien se ha especializado sobre diversas temáticas de los jóvenes,
no todo se relaciona con el consumo cultural, pero hay algunos artículos que lo
trabajan. En el número 3 de la revista, editado en 1997, está un artículo de José
Manuel Valenzuela, “Culturas juveniles. Identidades transitorias”. En el número
11, en el 2000, están tres artículos: de Edgar Morin M., “Vaqueros y gruperos
en el rodeo Santa Fe. La reorganización de lo real por el imaginario”, de Antulio
Sánchez, “La música y la política. Dos territorios virtuales”, y de Ben Malbon,
“Los antros. Consumo, identidad y prácticas en los espacios de la vida nocturna”.
En el número 15, en el 2001, hay dos artículos: de Antulio Sánchez, “Diversidad
e identidad juvenil. Una visión desde el rock mexicano”, y de Andy Furlong y
Fred Cartmel, “Estilos de vida en los jóvenes. De los pasatiempos al consumo”.
También hay algunas aportaciones en la revista, Ciudades, de la Red Nacional de Investigación Urbana (rniu), donde se encuentran algunos textos
publicados en algunos de sus números. En el número 14, en 1992, Maritza
Urteaga publicó, “Jóvenes urbanos e identidad colectiva”; en el número 27,
en 1995, Urteaga e Inés Cornejo publicaron, “La privatización afectiva de los
espacios comerciales por las y los jóvenes”, y Alfredo Nateras, “El tianguis del
Chopo como espacio público”; en el número 58, en el 2003, Zeyda Rodríguez
publico, “La noche: el territorio fragmentado de la fiesta juvenil”, Alberto
Hernández, “Hijos de la madrugada: antros y vida nocturna en Tijuana”; y en
el número 63, en el 2004, Ricardo García Cantú publicó “La música como
construcción de la identidad, Rogelio Marcial lo hizo con, “Toma clandestina
de la ciudad: taggers, skatos y okupas”; Roxana Hernández publicó, “Bandas
cholas: una forma de vivir en la ciudad” y Juan Machin junto con Magdalena
Solano, “Caos y vacío: metáforas de las culturas”.
En la revista, Espacios de comunicación, de la Universidad Iberoamericana,
en el primer número, publicado en 1996, está el artículo, “Cultura e identidad
femenina: el caso de las chavas activas punk”, de Maritza Urteaga e Inés Cornejo
En el ejemplar número vi del Anuario de Investigación de la Comunicación, del
coneicc, Inés Cornejo publicó el texto, “La construcción social y simbólica de
las chavas activa punk”. En el número vii, Mabel Piccini publicó, “Vida cotidiana y prácticas culturales en la ciudad de México”. Finalmente, encontramos
algunos artículos publicados en la revista Estudios Sobre las Culturas Contemporáneas, del Programa Cultura de la Universidad de Colima. En el número 6 de
su primera época, en 1989, Adrián de Garay publicó, “Prolegómenos al estudio
de la cultura rock”; en el número 15, en 1993, Rossana Reguillo publicó, “Las
tribus juveniles en tiempos de la modernidad”.
198 • Héctor Gómez Vargas
Gran parte de estos trabajos podrían estar en sintonía con lo expresado
por Rossana Reguillo (2000a, p. 52) en el sentido de que es “en el ámbito de
las expresiones culturales donde los jóvenes se vuelven visibles como actores
sociales”, así como las distintas clasificaciones y principios de diferenciación
para estudiarlos permiten verlos como sujetos sociales en colectivo que “constituyen un universo social cambiante y discontinuo, cuyas características son
resultado de una negociación-tensión entre la categoría sociocultural asignada
por la sociedad particular y la actualización subjetiva que sujetos concretos
llevan a cabo a partir de la interiorización diferenciada de los esquemas de la
cultura vigente” (2000a, p. 50).
Desde los primeros trabajos sobre los jóvenes que fueron abordados desde la
perspectiva sociosimbólica o sociocultural tuvieron como objetivo ver su parte
constructiva que se hacía visible a través de las interacciones de las distintas
agrupaciones juveniles y las prácticas culturales que tanto los distinguían como
los diferenciaban, así como en las maneras de expresarse, manifestarse y buscar
prácticas comunicativas varias que no sólo eran producto de la necesidad de
tornarse visibles, sino de manifestar los distintos rasgos de su identidad colectiva,
vista ésta como un proceso constructivo, permanente y siempre inconcluso.
2. Espacio mediático
Dentro de los estudios del consumo de medios podemos ver dos grandes tendencias. Por un lado, los estudios de la recepción de medios, y por otro lado,
los mismos estudios del consumo de medios. En ambos casos, la tendencia
más notoria es que se pasó de estudiar a las audiencias desde la perspectiva del
imperialismo cultural o la teoría de los efectos, hacia el estudio de la audiencia
activa, a partir de la segunda mitad de la década de los ochenta.
En los estudios de la recepción se han dado dos momentos en lo que va de
la segunda mitad de la década de los ochenta a la primera mitad de la de los
noventa: primero, cuando se dan dos tendencias que corren en paralelo, lo que
se conoció como recepción crítica y los esfuerzos para crear un proyecto para la
educación de los medios; segundo, cuando se intenta crear una perspectiva de
estudio de lo que Guillermo Orozco ha llamado “televidencia”, e igualmente
la propuesta de las multimediaciones de la recepción (Orozco, 2001).
En el primer caso, es decir, los estudios de la recepción crítica, se caracterizan
por su tendencia a ser propuestas para intervenir socialmente ante lo que se veía
como la crisis de las identidades culturales nacionales por la enorme presencia
de la industria audiovisual, con perfiles de contenidos de Norteamérica y con
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 199
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
fines y tendencias eminentemente consumistas. Varios libros encontramos en
esta línea, algunos de forma colectiva y otros a título individual.
De los libros colectivos, tenemos el coordinado por María Antonieta Rebeil en 1986, y publicado por la Asociación Mexicana de Investigadores de la
Comunicación y la Universidad Iberoamericana, Propuestas para asociaciones
de televidentes. Al año siguiente, la misma María Antonieta Rebeil y Alberto
Montoya compilaron el libro, Televisión y desnacionalización, publicado por la
Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación y la Universidad de
Colima y donde destacan dos colaboraciones: el primero de los mismos compiladores, “Los adolescentes en las representaciones de la televisión”, y el segundo
de Inés Silva y Carlos Maya, “Los medios de comunicación y los estudiantes
de educación básica del Distrito Federal”. En 1989, Enrique Sánchez Ruiz
compiló un libro sobre los impactos de la televisión en la juventud, titulado,
Teleadicción juvenil: ¿mito o realidad?, y para 1990 se publicó el libro, Medios,
democracia y fines, publicado por la unam y Notimex, donde se encuentra el
texto de Silvia Medina y Vedia, “Recepción crítica: opción democratizadora
en la comunicación de masas”.
De los libros más de corte personal tenemos dos libros: el de Raymundo
Mier y Mabel Piccini, El desierto de los espejos. Juventud y televisión en México,
publicado en 1987, y el de Raúl Trejo Delarbe, Ver pero también leer. Televisión
y prensa: del consumo a la democracia, publicado en 1991.
Respecto a la educación para la recepción, igualmente hay libros colectivos
y a título individual. De los primeros, destacan los compilados por Mercedes
Charles y Guillermo Orozco: Educación para la recepción, en 1990, y Educación
para los medios. Una propuesta integral para maestros, padres y niños. De los
libros a título personal, tenemos el de Sarah Corona, Televisión y juego infantil, publicado en 1989; el de Guillermo Michel, Para leer los medios. Prensa,
radio, cine y televisión, publicado en 1990; y el libro de Guillermo Orozco,
Al rescate de los medios. Desafío democrático para los comunicadores, publicado en 1994.
Por su parte, los libros que tienden hacia la televidencia han sido de corte
colectivo e individuales. En primer lugar están los libros compilados por Guillermo Orozco: Hablan los televidentes. Estudios de recepción en varios países, en
1992; Televidencia. Perspectivas para el análisis de los procesos de recepción televisiva, en 1994. De los individuales, están algunos libros de Guillermo Orozco,
entre otros, Televisión y audiencias. Un enfoque cualitativo, en 1996, Televisión,
audiencias y educación, en el 2001.
200 • Héctor Gómez Vargas
Por otra parte, también se estudió la presencia de ciertos programas televisivos en lo cotidiano de la familia, los procesos de negociación que intervienen
para su disfrute, aceptación, asumiendo que las telenovelas es un producto
mediático que implica procesos de producción y de consumo que teje y desteje la experiencia de los sujetos, sus memorias, sus mecanismos de lectura y
apropiación.
Aquí apareció una gama de estudios provenientes del Programa Cultura de
la Universidad de Colima y que se difundió a través de diversos textos y libros,
y destacamos entre ellos los de Jorge González publicados en la revista Estudios
Sobre las Culturas Contemporáneas: en el primer número, de la primera época
en 1986, publicó junto con Fabio Mugnaini, “Telenovelas al día: protocolo
de observación etnográfica”; en el número doble 4-5, en 1988, publicó, “La
cofradía de las emociones (in)terminables”; en el número 11, en 1991, “La
telenovela en familia: una mirada en busca de horizonte”; en 1993 publicó,
“La cofradía de las emociones in/terminables. Telenovela, memoria, familia”,
en el libro coordinado por García Canclini, El consumo cultural en México. De
los libros, está el de Karla Covarrubias, un cuadernillo publicado en 1992 por
el Archivo Histórico Municipal de Colima, ¡Córrele que ya empezó…! y el libro
escrito junto con Angélica Bautista y Ana Uribe, Cuéntame en que se quedó,
publicado en 1994.
Los procesos de negociación del sentido de la televisión fue una veta
importante de los estudios de recepción de medios, así como los procesos de
lectura que se realizan, y que un ejemplo de esto último se puede encontrar en
el número 3 de la revista, Versión, de la Universidad Autónoma Metropolitana, en 1993, donde se publican textos de Mabel Piccini, “La sociedad de los
espectadores. Notas sobre algunas teorías de la recepción”; de Carmen de la
Peza, “La lectura interminable. Una aproximación al estudio de la recepción”;
de David Shepherd, “Bajtin y el lector”; de Aníbal Ford, “Rodar la tierra. Rodar
sentido. Entradas en una etnografía del sentido”, entre otros.
Es importante señalar que en un primer momento dentro de los estudios
de la recepción de medios los jóvenes casi no aparecen, pues la mirada tiende a
recaer en los niños, y cuando lo hacen, tienden a ser vistos como adolescentes,
o como parte de un grupo más amplio, como la familia, los indígenas, etcétera.
Las miradas hacia los jóvenes se dieron, aproximadamente, a partir de 1994,
coincidiendo con las preocupaciones del impacto del contexto global que se va
generalizando, y las miradas a la recepción fueron girando hacia la preocupación
por el consumo de medios, a través de vertientes que van de la teoría de los Usos
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 201
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
y Gratificaciones, a la de la audiencia activa, la búsqueda de una convergencia
entre la economía política, los estudios culturales y los efectos cognitivos.
Esto se ve más claramente en algunas investigaciones realizadas en el Instituto
Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (itesm), Campus Monterrey, donde algunos textos se publicaron en el primer número del Anuario de
Investigación de la Comunicación, del coneicc, en 1994: José Carlos Lozano publicó, “Recepción y uso de medios de comunicación en los jóvenes fronterizos”,
Francisco Martínez publicó, “La televisión y el aprovechamiento escolar de los
niños de primaria en Monterrey, Nuevo León”, y Dora Martínez, “Exposición
a la televisión, uso de medios impresos y razonamiento verbal entre jóvenes
universitarios”. Algunas alumnas de la maestría en comunicación del itesm,
Campus Monterrey, publicaron artículos en sendas revistas de comunicación: en
1997, Yamil de la Garza publicó, “Patrones de exposición televisiva de jóvenes
de preparatoria de la ciudad de Monterrey”, en el número IV del Anuario de
Investigación de la Comunicación, del coneicc; en 1998, Gabriela de la Peña
publicó, “Del imaginario internacional de los jóvenes regiomontanos”, en la
revista Comunicación y Sociedad, en el número 33.
La inquietud de observar a los jóvenes se da a partir del crecimiento de las
industrias de lo audiovisual, la aparición de nuevas presencias de tecnologías de
información, dentro de un nuevo contexto económico, político y social, donde
los espacios empleados para observar la recepción, apropiación o influencia
de los medios, es decir, la escuela y la familia, permanecen, pero igualmente
se amplían, y hay una preocupación por la subjetividad de los jóvenes, y sus
vínculos con la política y otras esferas sociales más amplias.
De los primeros, tenemos algunos artículos publicados en la revista Comunicación y Sociedad: en el número 29, en 1997, Martha Renero publicó el artículo,
“La influencia de la televisión en la juventud es algo más que una ideología.
Aproximación cualitativa a las comunidades de significación familiar”; en el
número 35, en 1999, Ramiro Caballero y Rosa María Pineda publicaron, “Consumo y exposición de adolescentes a los medios masivos de comunicación”.
En 1997, Delia Crovi publicó el libro Ser joven a fin de siglo. Influencia de
la televisión en las opiniones políticas de los jóvenes, y en el 2000, en la revista,
Comunicación y Sociedad, en el número 38, el artículo, “Los jóvenes ante la
convergencia tecnológica: ¿integración o exclusión?”. En 1996, en el número iii
del Anuario de Investigación de la Comunicación, del coneicc, Guillermo Orozco
y Frank Viveros publicaron el artículo, “La oferta televisiva y su percepción por
jóvenes de la ciudad de México”. En 1997, Eréndira Cruz Villegas publicó en
202 • Héctor Gómez Vargas
Razón y Palabra, “Los jóvenes y la televisión, ¿en qué creen los jóvenes?”. En
el número 3, de la revista Espacios de Comunicación, en 1998, Luis Alfonso
Guadarrama publicó, “Hacia una cultura audiovisual en los jóvenes”. En el
2004, en el número 14 de la revista jovenes, Néstor García Canclini publicó
“Culturas juveniles en una época sin respuestas”.
El apunte final para esta sección implica reconocer que los estudios de la
recepción se han distinguido porque han sido producto de distintos enfoques y
desarrollos teóricos y metodológicos, más que una visión unitaria y generalizada.
Igualmente habría que indicar que dentro de los estudios de la comunicación
en México ha sido una de las principales áreas de estudio en las últimas dos
décadas y que a lo largo de ese tiempo han venido confluyendo en la propuesta
de que el estudio de las audiencias no sólo es un fenómeno importante de estudio, sino de la misma manifestación de las sociedades contemporáneas. Las
corrientes principales de la recepción se caracterizan por su enfoque sociocultural
y ven a la recepción como un proceso donde se articulan distintas prácticas
de significación insertos dentro de diversos contextos y mediaciones desde los
cuales los sentidos son negociados y apropiados por distintas comunidades (de
recepción, apropiación e interpretación) (Orozco, 1991).
De hecho, gran parte de los estudios de la recepción han trabajado alrededor
de hacer ver la dimensión activa del sujeto de la recepción, y la manera como
distintas agrupaciones y comunidades, a partir de diversas mediaciones (Vega
Montiel, 2006), hacen procesos de negociación y apropiación de los mensajes
de manera creativa ante sus relaciones con los medios de comunicación y alrededor del consumo de los medios.
Si bien se puede apreciar que los estudios de la recepción en México se han
ido desarrollando para dar cuenta de distintos procesos de recepción por parte
de diversos sujetos sociales, una vertiente importante lo ha hecho enfocando sus
estudios en los niños y los jóvenes y su relación con la televisión, en entornos
familiares y educativos, dejando de lado dimensiones sociales, culturales y tecnológicas más amplias e incluso, con una conceptualización insuficiente tanto
de los sujetos sociales, como de las comunidades en las cuales se insertan.
3. Espacios corporales
Un tercer tipo de espacio que se ha venido estudiando dentro de las culturas
juveniles, más por antropólogos y psicólogos sociales, es el corporal. Si bien se
reconoce que desde hace tiempo hay algunas reflexiones, desde la filosofía, la
psicología clínica, la medicina, la sociología y la antropología sobre el cuerpo,
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 203
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
hay una enorme carencia de reflexiones que hayan atendido las interacciones
corporales y la relación del cuerpo con la cultura (Soto, 2004).
Es importante reconocer que sobre el cuerpo se han dado una serie de discursos de distinta índole y que han tenido una tendencia a lo largo del tiempo:
el control de los sujetos a través del cuerpo, sistemas distintos y cambiantes de
dominación, pero igualmente un espacio de negociación, de impugnación, de
liberación y rebelión.
Es de llamar la atención que cuando se expresa que los jóvenes se han hecho
visibles, gran parte de ello se ha debido a su manifestación corporal, su estética,
sus agrupaciones, sus rituales, conductas, sus discursos. Rossana Reguillo (2000a,
p. 51), por ejemplo, ha señalado que una de las maneras como los jóvenes han
adquirido visibilidad social es a través de la “frecuentación, consumo y acceso
a un cierto tipo de bienes simbólicos y productos culturales específicos”.
Uno de los principios básicos desde los estudios socioculturales es que el
cuerpo es el espacio más íntimo desde el cual se conecta y relaciona con diferentes
dimensiones y niveles espaciales, desde los más cercanos, como el territorio, la
ciudad, hasta más amplios como el país, el mundo (Giménez, 1999). Rossana
Reguillo (2000a, p. 55) ha expresado que los patrones estéticos entre los diferentes tipos de agrupaciones juveniles han sido básicos para la conformación
de sus identidades juveniles, elementos de identificación y diferenciación
respecto al orden social, el mundo de los adultos, entre distintas agrupaciones
juveniles, al ser un elemento importante para sus adscripciones identitarias, “los
procesos socioculturales mediante los cuales los jóvenes se adscriben presencial
o simbólicamente a ciertas identidades sociales y asumen unos discursos, unas
estéticas y unas prácticas”.
Así, los estudios de las culturas juveniles toman al cuerpo como dimensión
espacial, tienden a ubicarlo dentro de las prácticas de las estéticas corporales, y
aquí destacamos los estudios de los tatuajes, las perforaciones de los jóvenes. Los
estudios de los tatuajes, de las perforaciones corporales, parten de la consideración comunicativa de los mismos, y que es un material significante de algo más
amplio: las subjetividades de quienes lo portan, de un elemento constitutivo y
diferenciador de identidades culturales, un espacio propio y autónomo donde
los jóvenes pueden manifestar su condición y adscripción.
Como sucede con otros estudios sobre el cuerpo desde una perspectiva sociocultural, como la sexualidad, la violencia, las adicciones a la drogas, el consumo
cultural es relevante en este tipo de espacios cuando se observa la industria del
tatuaje, el campo de la estética, que se incluye dentro de la misma industria de
204 • Héctor Gómez Vargas
la cultura, del entretenimiento, de los medios de comunicación, que posibilitan
la difusión de la estética corporal junto con otros elementos más, como la ropa,
los zapatos, los peinados, etcétera, como signos distintivos de determinadas
maneras, estilos, de ser joven, diferencias y diferenciaciones, ya sea de manera
impugnadora o integrada. Para algunos autores el consumo cultural es clave
para entender las prácticas culturales de los jóvenes y su expresión corporal,
para otros es un aspecto subordinado a las dinámicas grupales juveniles.
Dentro de esta línea de trabajo, tenemos algunos libros que han abordado
el tema del tatuaje, e igualmente de las estéticas de distintos grupos de adscripción identitaria, como los libros de José Manuel Valenzuela, ¡A la brava ese!,
y Vida de barro duro. Cultura popular juvenil y graffiti, así como los libros de
Rossana Reguillo, En la calle otra vez, y Emergencia de culturas juveniles. Más
recientemente está el libro de Cupatitzio Piña Mendoza (2004), Cuerpos posibles…cuerpos modificados, publicado por el Instituto Mexicano de la Juventud.
De hecho, entre los múltiples artículos de José Manuel Valenzuela y Rossana
Reguillo encontramos continuas referencias y reflexiones sobre este tema, y
otros más relacionados con las estéticas juveniles.
En México, las aportaciones más importantes sobre el tema del cuerpo y las
prácticas de los tatuajes y perforaciones corporales son algunas publicaciones de
Alfredo Nateras. En el libro, Simpatía por el rock. Industria, cultura y sociedad,
en 1993, publicó una colaboración cuyo título era, “Identidades colectivas:
rock, jóvenes y drogas”. En el libro que coordinó, Jóvenes, culturas e identidades urbanas, 2002, publicó una colaboración cuyo título es “Metal y tinta en
piel, la alteración y decoración corporal: perforaciones y tatuajes en jóvenes
urbanos”; también en el 2002, publicó una colaboración en el libro colectivo,
Sociología de la identidad, coordinado por Aquiles Chihu, “Las identificaciones en los agrupamientos juveniles urbanos: graffiteros y góticos”; y en 1995
publicó en la revista, Contexturas, de la Universidad Iberoamericana León, un
breve artículo, “Estéticas corporales: tatuajes y perforaciones en jóvenes”, y en
la revista venezolana, Polis, en la edición número 11, “Los usos públicos del
cuerpo alterado en jóvenes urbanos mexicanos”.
Por otro lado, también podemos encontrar algunas referencias al tema en
Maritza Urteaga quien publicó en el número 2 de la revista Comunicologí@:
indicios y conjeturas, en el 2004, “El cuerpo juvenil como territorio cultural”, al
Para una revisión de las obras producidas por José Manuel Valenzuela y Rossana Reguillo,
recomendamos la consulta del libro de Raúl Fuentes Navarro (2003).
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 205
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
revisar la importancia de unas prácticas culturales juveniles, teniendo al cuerpo
como territorio, como un proceso de inscripción de los jóvenes a la vida adulta
a través de rituales colectivos, y la manera como han encontrado unas formas
y estilos de vida, y remiten a las esferas del consumo cultural como un recuso
de visibilidad y de expresión.
Así, los estudios que trabajan la corporalidad juvenil parten de aquello que
Alfredo Nateras (2005, p. 4) ha manifestado del cuerpo como “un espacio o
territorio semántico, una construcción sociocultural cargada de sentidos y
significados, es decir, un significante”, un proceso de diferenciación social y de
manifestación de sentidos más amplios que los conforman y configuran como
sujetos sociales, y es por ello que Reguillo (1998, p. 66) menciona:
Entre los jóvenes la tendencia a distinguirse de otros grupos de pares mediante ciertos usos estéticos y a través de marcas simbólicas específicas, se desplaza
ahora hacia una diferenciación que tiene como plataforma central lo que, a
falta de un concepto más pertinente, se denomina “consumos culturales”, es
decir, a partir de su relación con productos culturales como la literatura, el cine
y especialmente la música.
Del conocer al saber de los consumos culturales juveniles.
Conclusiones
Quizá la manera más apropiada para concluir sería a partir de lo que parece
ser algunas de las ausencias y carencias que se ha tenido. Hace algunos años,
Rossana Reguillo (2000, p. 40) mencionaba tres elementos dentro de las agendas
de investigación que probablemente serían los puntos para investigar y debatir
en el futuro inmediato dentro de los estudios de las culturas juveniles, pues ello
implicaba dos cosas: su importancia para entender las “metáforas del cambio”,
y porque hay poca atención e información sobre ellas. Por un lado, el factor
género, principalmente a lo que se refiere a las mujeres jóvenes; por otro lado, la
especificidad de lo regional y sus jóvenes; los mapas cognitivos, las experiencias
y representaciones colectivas de los jóvenes. También está la observación de que
dentro de los jóvenes “integrados” hay poca información en lo que se refiere a
jóvenes clase medieros (De Garay, 2004, p. 9).
Esas ausencias tienen que ver con lo que se ha privilegiado como parte de
las tradiciones académicas, las visiones epistemológicas, ontológicas y teóricas
dentro de los estudios de las culturas juveniles y del consumo cultural, que en
mucho se reflejan en lo que se refiere a los consumos culturales juveniles.
206 • Héctor Gómez Vargas
Punto importante de lo anterior es tener en cuenta que la forma de ver al
consumo cultural de los jóvenes no ha sido de forma unitaria y homogénea,
sino con diferentes posturas sobre su pertinencia y de tratamiento. El tema del
consumo cultural convoca a varias disciplinas, pero la forma de acceder a él
ha sido variada.
Una primera imagen es la manera como los antropólogos, sociólogos y
comunicólogos lo han abordado y que corresponde con la propuesta de Néstor
García Canclini: el espacio urbano, el espacio mediático. En el primer caso,
el consumo de cultura es a través de la apropiación y uso de espacios urbanos
por parte de los jóvenes, principalmente de grupos juveniles no “integrados”
y masculinos, mientras que a los integrados los ven a partir de procesos de
recepción de los medios de comunicación y tecnologías de información. Para
los “no integrados”, la apropiación y uso de espacios por parte de los jóvenes
es una manera como se conforman las identidades culturales juveniles, y la
industria cultural, la industria de los medios entra como un entorno que tanto
lo posibilita, como al que se le rechaza e impugna. Para los “integrados” es una
referencia y se deja al olvido, o se le deja el trabajo a los comunicólogos.
Los comunicólogos, por su parte, se centran en los procesos de recepción con
los medios de comunicación a través de ver la influencia, impacto, representaciones, opiniones, competencias, procesos cognitivos, de los sujetos, y ubicando
a los niños o adolescentes como parte de una audiencia, un público. La noción
de joven tiende a diluirse porque lo que importa más es el proceso. Además, los
estudios de la recepciones de medios tienden a privilegiar hacia los procesos de
“integración” de los jóvenes, porque interesa más el impacto y la apropiación
del contenido ideológico y cultural de los medios, y no tanto la conformación
de subjetividades juveniles y su relación con estilos y modos de vida.
La segunda imagen es parte de lo expresado anteriormente: mucho de lo
que se ha trabajado sobre el conocimiento del consumo cultural de los jóvenes
en México pasa predominantemente por los sentidos discursivos, hermenéuticas tanto de interpretación, de construcción analítica, teórica y conceptual,
muchas veces elaborando mapas, cartografías, metáforas, el empleo de algunas
metodologías cualitativas o cuantitativas, el acercamiento etnográfico. La parte
empírica de los consumos culturales juveniles es la que parece estar atrás de las
reflexiones discursivas.
Considerando lo anterior, hay dos observaciones importantes. Una, retomando las agendas pendientes señaladas por Reguillo, permanecen los retos
importantes para hacer investigaciones, como es el caso de los grupos juveniles
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 207
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
integrados, considerando el factor género, regional, incluso las diferencias
generacionales entre los jóvenes, y los mapas cognitivos, las experiencias y
representaciones colectivas de los jóvenes. Por ejemplo, el entretenimiento y el
tiempo de ocio, tanto en dimensiones y áreas más amplias, ya sea de lo urbano,
como de lo mediático. Dos, que podría enriquecerse el diálogo de los estudios
de la recepción con las culturas juveniles al trabajar con una dimensión más
socioantropológica del joven, y de los estudios de las culturas juveniles con los
estudios de la recepción para incorporar los procesos de apropiación de los espacios urbanos, la conformación de las subjetividades e identidades juveniles.
Referencias
Aguilar, M.A, De Garay, A. & Hernández, J. (coordinadores) (1993). Simpatía por el
rock. Industria, cultura y sociedad. México: Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco.
Analco, A. & Zetina, H. (2000). Del negro al blanco. Breve historia del ska en México.
México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Bauman, Z. (2002). La cultura como praxis. Barcelona: Paidós.
Brunner, J. (2003). Educación e internet. ¿La próxima revolución? Chile: Fondo de
Cultura Económica.
Brunner, J. (1999). Globalización cultural y posmodernidad. Chile: Fondo de Cultura
Económica. Primera reimpresión.
Cisneros, C. (2000). “Jóvenes ciudadanos: ¿realidad o ficción?”, en Medina, Gabriel
(compilador), Aproximaciones a la diversidad juvenil. México: El Colegio de
México.
Charles, M. & Orozco, G. (1992). Educación para los medios. Una propuesta integral
para maestros, padres y niños. México: unesco, iklce.
Charles, M. & Orozco, G. (coordinadores) (1990). Educación para la recepción. México:
Trillas.
Corona, S. (1989). Televisión y juego infantil. México: Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco.
Covarrubias, K. (1992). ¡Córrele que ya empezó…! Lo que hace la familia Velázquez
cuando se involucra con las telenovelas. Colima: Archivo Histórico del Municipio
de Colima.
Covarrubias, K., Bautista, A. & Uribe, A. (1994. Cuéntame en qué se quedó. México:
Trillas y felafacs.
Crovi, D. (1997). Ser joven a fin de siglo. Influencia de la televisión en las opiniones
políticas de los jóvenes. México: unam.
De Garay, A. (2004). Integración de los jóvenes en el sistema universitario. Prácticas culturales, académicas y de consumo cultural. México: Ediciones Pomares.
208 • Héctor Gómez Vargas
Evangelista, E. & León, A. (2000). La juventud en la ciudad de México: políticas, programas, retos y perspectivas. México: Dirección de programas para la juventudSecretaría de Desarrollo Social.
Feixa, C. (1998). El reloj de arena. Culturas juveniles en México. México: Instituto
Mexicano de la Juventud.
Feixa, C. Molina, F. & Alsinet, C. (editores) (2002). Movimientos juveniles en América
latina. Pachucos, malandros y punketas. Barcelona: Editorial Ariel.
Fuentes Navarro, R. (2003). La investigación académica sobre comunicación en México.
Sistematización documental 1995-2001. México: iteso.
García Canclini, N. (2004). Diferentes, desiguales y desconectados. Mapas de la interculturalidad. Barcelona: Editorial Gedisa.
García Canclini, N. (1999). La globalización imaginada. México: Paidós.
García Canclini, N. (1995). Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la
globalización. México: Grijalbo.
García Canclini, N. et al. (2005). La antropología urbana en México. México: Fondo
de Cultura Económica.
García Canclini, N. et al. (1998). Cultura y comunicación en la ciudad de México. Primera parte. Modernidad y multiculturalidad: la ciudad de México a fin de siglo.
México: Grijalbo.
García Canclini, N. et al. (1998ª). Cultura y comunicación en la ciudad de México.
Segunda parte. La ciudad y los ciudadanos imaginados por los medios. México:
Grijalbo.
García Canclini, N. et al. (1994). Los nuevos espectadores. Cine, televisión y video en
México. México: imcine y cnca.
García Canclini, N. et al. (1993). El consumo cultural en México. México: cnca.
García Canclini, N. et al. (1991). Públicos de arte y política cultural. México: inah y
Universidad Autónoma Metropolitana.
Giménez, G. (1999). “Territorio, cultura e identidades. La región socio-cultural”. En
Estudios sobre las Culturas Contemporáneas. México: Universidad de Colima,
Época II, Volumen V, No. 9.
González, J. (1998). La cofradía de las emociones (in)terminables. Miradas sobre telenovelas
en México. México: Universidad de Guadalajara y Universidad de Colima.
Instituto Mexicano de la Juventud (2002). Jóvenes mexicanos del siglo xxi. Encuesta
Nacional de la Juventud. México, Instituto mexicano de la Juventud, Centro de
Investigación y Estudios sobre la Juventud, Secretaría de Educación Pública.
Jensen, J. (1998). “Interactivity`. Tracking a new concept in media and communication
studies”, en Nordicom Review, 01.
Martin Barbero, J. (1998). “Jóvenes: des-orden cultural y palimpsestos de identidad”,
en Cubiles, H., Lavarde, M., Valderrama, C. (editores), “Viviendo a toda”. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades. Colombia: Siglo del Hombre
Editores y Fundación Universidad Central.
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 209
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
Martin Barbero, J. (1987). De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y
hegemonía. México: Editorial Gustavo Gili.
Medina, G. (2000). “La vida se vive en todos lados. La apropiación juvenil de los
espacios institucionales” en Medina, Gabriel (compilador), Aproximaciones a
la diversidad juvenil. México: El Colegio de México.
Medina, G. (2000a). Aproximaciones a la diversidad juvenil. México: El Colegio de
México.
Mier, R. y Piccini, M. (1987). El desierto de los espejos. Juventud y televisión en
México. México: Universidad Autónoma metropolitana Xochimilco y Plaza
Valdez Folios.
Michel, G. (1990). Para leer los medios. Prensa, radio, cine y televisión. México: Trillas.
Nateras, A. (2005). “Estéticas corporales: tatuajes y perforaciones en jóvenes”, en
Contexturas. Universidad Iberoamericana León, No. 17.
Nateras, A. (Coordinador) (2002). Jóvenes, culturas e identidades urbanas. México:
Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa y Miguel Ángel Porrúa
Editores.
Nateras, A. (2002). “Las identificaciones en los agrupamientos juveniles urbanos:
graffiteros y góticos”, en Chihu, Aquiles (coordinador), Sociología de la Identidad. Miguel Ángel Porrúa Editores, Universidad Autónoma Metropolitana
Iztapalapa.
Navarro, R. (2000). “Cultura juvenil y medios”, en Pérez Islas, Antonio (coordinador),
Jóvenes: una evaluación del conocimiento. La investigación sobre la juventud en
México 1986-1999. México: Instituto Mexicano de la Juventud, Centro de
Investigación y Estudios sobre la Juventud.
Orozco, G. (2001). Televisión, audiencias y educación. Colombia: Editorial Norma.
Orozco, G. (1996). Televisión y audiencias. Un enfoque cualitativo. España: Ediciones
La Torre, Universidad Iberoamericana.
Orozco, G. (1994). Al rescate de los medios. Desafío democrático para los comunicadores.
México: Universidad Iberoamericana, Fundación Manuel Buendía.
Orozco, G. (1991). Recepción televisiva. Tres aproximaciones y una razón para su estudio.
México: Universidad Iberoamericana. Cuadernos de Comunicación y Prácticas
sociales, No. 2.
Orozco, G. (coordinador) (1992). Hablan los televidentes. Estudios de recepción en
varios países. México: proiicom, Universidad Iberoamericana. Cuadernos de
Comunicación y Prácticas Sociales No. 6.
Orozco, G. (coordinador). Televidencia. Perspectivas para el análisis de los procesos de
recepción televisiva. México: proiicom, Universidad Iberoamericana. Cuadernos
de Comunicación y prácticas Sociales, No. 4
Pérez, J. A. (2001), Jóvenes: una evaluación del conocimiento. La investigación sobre la
juventud en México 1986-1999. México: Instituto Mejicano de la Juventud,
Centro de Investigación y Estudios sobre la Juventud.
210 • Héctor Gómez Vargas
Pérez, J. A. & Arteaga, M. (coordinadores) (2004). Historias de los jóvenes en México.
Su presencia en el siglo XX. México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Pérez, J. A., Valdéz, M., Gauthier, M. & Gravel, P. (coordinadores (2003). Nuevas miradas a los jóvenes. México-Québec. México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Piña, C. (2004). Cuerpos posibles… cuerpos modificados. México: Instituto Mexicano
de la Juventud.
Rasmussen, T. (2004). “On distributed society. The Internet as a guide to a sociologycal
understanding of communication”, en Liestol, G., Morrison, A. y Rasmussen,
T. (editors), Digital media revisited. Theoretical and conceptual innovations in
digital domains. u.s.a.: mit.
Rebeil, M.A. y Montoya, A. (1987). Televisión y desnacionalización. México: amic y
Universidad de Colima.
Reguillo, R. (2002). “”Cuerpos juveniles, políticas e identidad”, en Feixa, C., Molina,
F. y Alsinet, C., Movimientos juveniles en América Latina. Pachuchos, malandros,
punketas. Barcelona: Editorial Ariel.
Reguillo, R. (2000). “Las culturas juveniles: un campo de estudio. Breve agenda para
la discusión”, en Medina, Gabriel (compilador), Aproximaciones a la diversidad
juvenil. México: El Colegio de México.
Reguillo, R. (2000a). La emergencia de las culturas juveniles. Buenos Aires: Editorial
Norma.
Reguillo, R. (1998). “El año dos mil, ética, política y estéticas: imaginarios, adscripciones y prácticas juveniles. Caso mexicano”, en Cubiles, H., Laverde, M. y
Valderrama, C. (editores), “Viviendo a toda”. Jóvenes, territorios culturales y nuevas
sensibilidades. Bogotá: Universidad Central, Siglo del Hombre Editores.
Reguillo, R. (1991). En la calle otra vez. Las bandas: identidad urbana y usos de la comunicación. México: iteso.
Reguillo, R., Pérez, J.A, Valdéz, M., Feixa, C. & Gomez-Granell, C. (coordinadores)
(2004). Tiempo de híbridos. Entre siglos. Jóvenes. México-Cataluña. México:
Instituto Mexicano de la Juventud.
Reguillo, R. y Feixa, C. (2004). “Overtura. Entre siglos”, en Reguillo, R., Feixa, C., Valdez,
M., Gómez-Granell, C. y Pérez-Islas, J. A. (coordinadores), Tiempo de híbridoz.
Entresiglos. Jóvenes. México-Cataluña. México: Instituto Mexicano de la Juventud,
Secretaría de Educación Pública, Secretaría General de la Juventud de Cataluña.
Sánchez, E. (coordinador) (1989). Teleadicción juvenil: ¿mito o realidad? México: Universidad de Guadalajara.
Soto, J. (2004). “De la cabeza a los pies. Las formas sociales del tacto y el contacto
personal, en Texto Abierto. Universidad Iberoamericana León, No. 5.
Stald, G. (2002). “`More research needs to be done`. Problems and perspectives in
research on children’s use of interactive media”, en Nordicom Review, 1-2.
Sunkel, G. (coordinador) (1999). El consumo cultural en América Latina. Construcción
teórica y líneas de investigación. Bogotá: Convenio Andrés Bello.
Estratos espaciales y de comunicación en los estudios sobre la juventud • 211
Una revisión de los estudios de los consumos culturales juveniles en México
Trejo, R. (1991). Ver pero también leer. Televisión y prensa: del consumo a la democracia.
México: Instituto Nacional del Consumidor y Editorial Gernika.
Urteaga, M. (2000). “Formas de agregación juvenil”, Pérez Islas, Antonio (coordinador), Jóvenes: una evaluación del conocimiento. La investigación sobre la juventud
en México 1986-1999. México: Instituto Mexicano de la Juventud, Centro de
Investigación y Estudios sobre la Juventud.
Urteaga, M. (1998). Por los territorios del rock. Identidades juveniles y rock mexicano.
México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Urteaga, M. & Feixa, C. (2005). “De jóvenes, músicas y las dificultades de integrarse”,
en García Canclini, N. (coordinador), La antropología urbana en México. México:
Fondo de Cultura Económica.
Valenzuela, J. M. (coordinador) (2003). Los estudios culturales en México. México:
Fondo de Cultura Económica.
Valenzuela, J. M. (1998). Vida de barro duro. Cultura popular juvenil y graffiti. México:
Universidad de Guadalajara y Colegio de la Frontera Norte.
Valenzuela, J. M.. ¡A la brava ese! México, Colegio de la Frontera Norte.
Vega, A. (2006). “De cerca: una mirada al análisis de la recepción y los estudios de
audiencia en México”, en Martell, L., Rizo, M. y Vega, M., Políticas de comunicación social y desarrollo regional en América Latina. Tomo II. México: Universidad
Autónoma de la Ciudad de México y Asociación Mexicana de Investigadores
de la Comunicación.
Wartella, E. (2002). “New generations-new media”, en Nordicom Review, 1-2.
212 • Héctor Gómez Vargas
Tercera Parte
Investigación empírica
de la comunicación
•
9
Comunicación y migración juvenil:
un imaginario de futuro en Tijuana
Gerardo León Barrios
Universidad Autónoma de Baja California,
Campus Tijuana
La vida social contemporánea requiere, cada vez más, nuevos acercamientos para estudiar y comprender la comunicación desde las formas
en que los actores sociales participan en su sociedad. Los escenarios de
la migración, particularmente la migración de jóvenes, viene replanteando retos teóricos-metodológicos para poder interpretar las nuevas
formas de participar en su sociedad como ciudadanos. Este artículo
parte de un estudio cualitativo (bajo la perspectiva metodológica de
complementación con etnografía y entrevistas a profundidad) sobre la
migración juvenil en Tijuana, con el objeto de redimensionar las distintas formas en que este sujeto se coloca frente a dinámicas estructurales para participar e incorporarse como ciudadano. Lo que se presenta
es una parte de los resultados que, a partir de un mapa de las representaciones subjetivas de los actores jóvenes sobre la ciudad fronteriza
y, desde la comunicación como procesos intersubjetivos, se ve que la
construcción de imaginarios de futuro en la migración es una huella
que está marcando en buena medida en los procesos fronterizos.
Palabras clave: Comunicación, ciudadanía cultural, migración juvenil,
Tijuana.
* Maestro en comunicación por el iteso. Profesor de tiempo completo uabc Tijuana. Catedrático desde 1998 en la misma institución en las áreas de metodología de la investigación y teoría
sociocultural de la comunicación. Ha participado en investigaciones nacionales y locales sobre
comunicación y cultura, estudios de recepción de medios y consumo cultural. Ha publicado
artículos de investigación en el libro La revolución también es una calle (uia Tijuana) en la revista
Texto Abierto (uia León), xiii Anuario coneicc, Revista electrónica Razón y palabra, la Revista colombiana Periferia, Revista electrónica entre otros. Correo electrónico: [email protected]
Contemporary social life requires more and more the use of new approaches
to study and understanding communication from the point of view of the
actors participating in their society. The scenarios of migration, particularly
youth migration, pose theoretical and methodological challenges to the interpretation of new forms of participation in society. This article is based
on a qualitative study (from the methodological perspective of complementation with ethnography and in-depth interviews) of youth migration to
Tijuana with the goal of re-dimensionalizing the different forms in which
the subject faces various structural dynamics to participate and incorporate
himself as a citizen. We present part of the results that, parting from a map
of the subjective representations of the young actors about the border city,
and from the point of view of communication as an intersubjective process,
we see how the construction of imaginaries of the future in migration is a
factor that is affecting in an important measure the border processes.
Key words: Communication, cultural citizenship, youth migration, Tijuana.
Comunicación y sociedad contemporánea:
un acercamiento sociocultural para re-pensar al actor social
El tránsito de un estado de sociedad medieval a un estado de sociedad moderna
ha generado no únicamente una sociedad distinta, sino también nuevos actores sociales y nuevas formas de ser parte de este mundo. Pero no sólo eso, hay
espacio heurístico que nos acerca a la comprensión de la vida social desde un
ángulo distinto, la comunicación, una novedosa manera para una taquigrafía
de lo social (Ortiz, 2004) ya que tenemos herramientas de interpretación de
la realidad muy distintas a las de otros tiempos. Antes del siglo XX, en pocos
o casi nulos espacios sociales se hablaba de comunicación. Hoy es un término
común en distintos órdenes de la vida social, desde el espacio cotidiano donde
una familia se preocupa por sus “formas” de comunicación, hasta las maneras
en que distintos grupos culturales tratan de comprenderse en complejos escenarios de interacción, intersubjetivos y mediáticos (Thompson, 1998), esto es,
pensar en comunicación, y específicamente en el estudio de la comunicación,
nos instala en un debate que hoy en día, obligadamente, tiene dos frentes: el
estudio de la comunicación desde la esfera mediática; y la compresión de la
comunicación desde los procesos intersubjetivos de interacción social. Podemos
decir que ambos están implicados, pues si la comunicación es pensada desde
procesos donde los medios colectivos de comunicación son centrales, ésta no
216 • Gerardo León Barrios
puede dejar de lado a la comunicación interpersonal o intersubjetiva donde se
tejen múltiples sentidos y significados, y, a su vez, la comunicación intesubjetiva
no puede estudiarse independientemente del contexto sociocultural y mediático
en el orden global.
En los espacios académicos ha predominado el estudio del fenómeno comunicativo massmediático, por lo que proponemos un primer recorte epistémico
con el abordaje de lo comunicacional más allá de los medios, y entendemos
a los procesos intersubjetivo como los cuales son eje de producción y reproducción la vida social. La comunicación es la plataforma de toda interacción
social que toma sentido al ponerse en común entre dos o más actores sociales.
El estudio de la comunicación desde este ángulo “desplaza epistemológica
y metodológicamente el foco de análisis” sobre los procesos de construir y
compartir socialmente significados, reubicando el foco de interpretación en
los “sujetos sociales y los procesos de producción de sentido” (Fuentes, 1999).
Por lo tanto, la perspectiva sociocultural, como propone Fuentes Navarro, nos
parece un recurso analítico que entiende a la comunicación como un proceso
que se teje de manera compleja como en el Esquema 1:
Esquema 1
La comunicación como proceso sociocultural
Fuente: Fuentes Navarro, R., 1999
Comunicación y migración juvenil: • 217
un imaginario de futuro en Tijuana
El esquema nos permite ver que el asunto de la comunicación está soportado
en la esencia misma de las prácticas de los actores, esto es, que este proceso
de interacción y prácticas intersubjetivas ocupa –y debe ocupar— un lugar
importante en los enfoques y acercamientos científicos sociales sobre el sujeto
y su capacidad de agencia.
De este modo, la diversidad de actores sociales de nuestro tiempo como
mujeres, hombres, jóvenes, adultos, consumidores, ciudadanos, empleados,
migrantes, manifestantes, indígenas, niños, por solo mencionar algunos, tienen
la posibilidad de ser pensados y estudiados desde la comunicación. Esto interpela
teórica y metodológicamente la manera en cómo se estudia la comunicación, por
lo que el reto se encuentra en saber “penetrar hermenéuticamente” (Reguillo,
1996; 1998) en las formas a través de las cuales los sujetos sociales –específicos
y situados social e históricamente—, llevan a cabo infinitas formas de generar
procesos intersubjetivos en lo interpersonal, grupal y colectivo.
Alejandro Grimson (2001) plantea que la comunicación está compuesta de
experiencias y prácticas que los actores sociales llevan a cabo como “organización
de la experiencia y de la acción humana por medios simbólicos”. Esto apela
a una interpretación de la sociedad y la cultura desde sus modos de hacer, de
convivir, de percibir, de soñar en relación con las condiciones que nos rodean
y con lo cual establecemos una relación en la vida como personas, grupos,
colectividades. Grimson propone que “si comunicar es poner en común”, se
admite que ese acto es una interacción de dos o más personas en una situación
ubicada histórica y socialmente, misma que sólo es posible a través de sentidos
y significaciones compartidos y/o diferenciados.
La comunicación intersubjetiva involucra entonces la existencia y la producción de un código compartido y de una diferencia. La construcción de
las fibras del entramado simbólico –o estructuras de significación— de ciertas
prácticas sociales son resultado, pero a su vez recurso de formación de sentidos
posibles que se dan en procesos de larga duración, dentro de un tiempo-espacio
concreto, compartido e imaginado, y que es el componente, la base, el suelo
de esos sentidos comunes y de las prácticas cotidianas.
Comunicación y migración juvenil
Proponemos pensar la cuestión objetiva de la migración juvenil a la frontera
como una acción sociocultural en su dimensión comunicacional, en tanto en ella
se llevan a cabo prácticas de comunicación con un espesor cultural importante
por su carácter subjetivo, hecho de percepciones, representaciones e imaginarios
218 • Gerardo León Barrios
que los actores hacen sobre el proceso migratorio. Esto plantea que estamos
quizá más cerca de tener elementos de interpretación más sistematizados para
comprender algo que a principios del siglo XX nos asombraba: que somos
distintos tipos de sujetos, capaces de conocer y reconocer, de interpretar y
reinterpretar, pero sobre todo, capaces de actuar en un mundo que por mucho
no es tan predecible, o al menos eso parece en este contexto de globalización.
Un concepto como sistema de exploración abierto:
la ciudadanía cultural
El actor social lo entendemos como lo suficientemente capaz de expresar y poner
en acción una serie de destrezas y habilidades durante su vida en este mundo,
que van más allá de la noción de “definición y protección” como elementos
medulares del concepto clásico de ciudadanía. Para ello colocamos de manera
central a la ciudadanía cultural como nuestra categoría analítica para el análisis
de la migración, lo que nos permite reubicar las dimensiones clásicas de ciudadanía como la social, política y civil, en tanto éstas se conformaron desde una
relación circunscrita a las entidades Estado-sujeto fundamentalmente.
La cultura es la matriz que nos permite ver cómo los universos simbólicos
de los actores sociales que migran activan los recursos que sus condiciones
socioculturales específicas permiten; por lo tanto, la ciudadanía es una práctica sociocultural que no se arraiga a un espacio definido o a un solo tipo de
institución, si no que se practica desde la gestión de recursos y acciones de los
sujetos al poner en práctica sus propias soluciones a través de diferentes estrategias posibles por un habitus específico (Bourdieu, 1990).
Renato Rosaldo ha incorporado esta dimensión analítica al estudio del referente espacial, pero no únicamente a lo nacional, sino que también incluye a
lo local en prácticas de “afiliación, derecho e influencia estrechamente ligados
a minorías o grupos socioculturales específicos” (Rosaldo, 2000). La noción
cultural de ciudadanía, a manera de concepto articulador, interpreta en su
dimensión empírica cómo ciertos grupos, conservando o negociando particularidades y diferencias culturales, traban relaciones de poder para incorporarse
a una sociedad.
La ciudadanía cultural permite el entendimiento de las formas de resolución
de formas de vida en desiguales condiciones sociales, culturales, políticas y económicas; se lleva a cabo mediante una serie de estrategias o prácticas específicas
para ser parte de normas y dinámicas de una sociedad dominante. Decimos
Comunicación y migración juvenil: • 219
un imaginario de futuro en Tijuana
entonces que en la búsqueda del reconocimiento a la pertenencia se pone en
acción, y es ahí, en la acción misma, donde el actor social liga profundamente su
“experiencia personal y lo que se percibe en el todo social” (Aceves, 1997) con el
objeto de dar sentido a esa forma de llevar a cabo los deseos de pertenencia, no
sólo legal. En este marco, la ciudadanía cultural nos permite conocer bajo qué
imaginarios se construye la pertenencia y cómo se relaciona con el uso de territorios y espacios, como práctica que los sujetos llevan a cabo desde sus “matrices
culturales” (Martín-Barbero, 1987) y como dispositivos de resistencia social y
diferenciación social. El lugar se convierte en el espacio público en el que se ejerce
la apropiación simbólica del territorio, misma que confecciona el entramado
sociocultural definiendo y dibujando las condiciones de vida social.
Rossana Reguillo (2000a) afirma que la ciudadanía es una dinámica de
lo social que se concreta, se desarrolla y se posibilita en la práctica, esto es,
hablamos de una concepción no sólo de ciudadanos que asumen obligaciones
y tienen acceso a derechos con el simple acto de ser parte de una nación, sino
más bien que la acción tiene un peso cultural importante.
La migración como práctica social es un lugar metodológico clave para el
análisis cultural que intenta dar luces para conocer cómo y desde dónde se
conforman los tipos de reapropiación territorial en procesos diaspóricos, y que
a manera de “prácticas de espacio” son un elemento constitutivo de las culturas
de la migración, pues es la “invención del territorio” y su concepción de la vida
donde es posible generar la reorganización geopolítica del mundo, que también
se expresa en la apropiación –con sus estrategias— de nuevos espacios. (De
Certeau, 1997; Reguillo, 2000b).
Esto nos remite esencialmente a re-pensar y dimensionar la capacidad de
agencia como la capacidad de movilizar recursos materiales y simbólicos a
fin de trasformar la realidad, sobre todo cuando se emprende la búsqueda de
pertenencia y reconocimiento desde los derechos de género, de clase, de edad,
sexuales, raciales y migratorios, como una forma genuina de intentar ser parte
de una sociedad que ofrece pocas posibilidades de desarrollo en contextos de
incertidumbre.
Entendemos por “matrices culturales” los espacios, tiempos, escenarios y actores que conforman
una estructura de significación que el sujeto social lleva consigo a manera de impronta social, y
que remite al “lugar” de pertenencia sociocultural en el cual se ha desarrollado, ha interactuado
y ha formado una visión y valoración del mundo. Estos “anclajes” tienen dos dimensiones, las
profundas y las situacionales; las profundas se refieren a las marcas socio-históricas; las situacionales a los ámbitos y escenarios en los que el sujeto participa e interacciona.
220 • Gerardo León Barrios
La cuestión de la ciudadanía cultural se construye en una arena de conflicto,
contención, negociación y reacomodos a modo de proceso dialéctico, donde el
eje organizador de esa relación son condiciones de hegemonía y subalternidad
desde el sentido sociológico gramsciano (González, 1990). El análisis desde
la ciudadanía cultural se entiende como un proceso de producción de nuevas
formas culturales que da la posibilidad de pertenecer a los que han estado en
diferentes niveles de exclusión, pero es también un recurso analítico “policéntrico” (Reguillo, 2003a) que nos aproxima al significado que nutre a diferentes
grupos sobre la resolución de los derechos de reconocimiento y diversas formas
incorporación; al tiempo que nos permite ver las maneras en que los sujetos
activan sus anclajes profundos en función de imaginarios de futuro en la relación
con la estructura social (véase, Esquema 2).
Para efectos de esta propuesta, entendemos la pertinencia de la ciudadanía
cultural por que nos acerca a mirar a la migración como una forma de poner
en acción percepciones del mundo vivido, rescatando el tránsito existente entre
el desarraigo territorial y cultural, y el proceso de adaptación sociocultural que
experimenta un migrante, por ejemplo. Este aspecto, que ocurre en el terreno
de lo simbólico, se debe entender como una forma genuina de escenificar el
derecho cultural a buscar cumplir con un imaginario de futuro y también a
reconocerse frente a los otros con quienes se encuentra.
La migración, en cualquiera de sus patrones (intrarregional o extrarregional)
es una cuestión que está marcando nuestra contemporaneidad, y es un proceso
complejo y multidimensional, pero que es importante describir en términos
del sentido que se le construye a las maneras de hace valer el derecho a buscar
otras formas de vida.
Esquema 2
Lugar de definición y acción de la ciudadanía cultural
Fuente: elaboración propia
Comunicación y migración juvenil: • 221
un imaginario de futuro en Tijuana
Ethnoscape juvenil.
Los sujetos empíricos y el abordaje metodológico
El antropólogo Arjun Appadurai (1990) discute los elementos centrales del
fenómeno contemporáneo proponiendo un marco analítico desde el cual problematiza cinco cuestiones que están reflejando la complejidad del engranaje
global. Utilizando la metáfora de “paisaje” (o landscape) en tanto es una noción
que le permite entender el carácter irregular, diferenciado, desigual y dinámico
que cada individuo experimenta según el tipo de flujo en el que se ubica: “paisaje de personas”, el “paisaje de medios”, el “paisaje de tecnología”, el “paisaje
de dinero” y el “paisaje de ideas”. Los cinco paisajes nos parecen un referente
fundamental en el análisis de los flujos humanos, pero es el punto de la desterritorialización al que refiere el ethnoscape el que nos lleva a poner el acento en
la condensación y en las proporciones, no menores, de personas que viven fuera
de su lugar de origen. Los ethnoscapes (o paisaje de personas), para Appadurai,
representan la categoría que describe el movimiento –o flujo— de personas
como un fenómeno que describe algunos aspectos de la globalización.
Los inmigrantes, turistas, refugiados, exiliados, trabajadores temporales,
representan la experiencia de un movimiento que hoy en día no es exclusivo
de grupos relativamente privilegiados, sino de sujetos que por varias razones
tienen que resolver situaciones de condiciones de vida.
Lo juvenil y la migración
La migración de jóvenes en el patrón migratorio intrarregional creció fuertemente entre las décadas de 1970 y 1980, teniendo como telón de fondo
las profundas alteraciones sociopolíticas de países latinoamericanos en esas
décadas. Para 1980, había 335 mil jóvenes que vivían en países distintos a los
de origen, y para 1990, había 350 mil. No hay un repunte fuerte, pero sí es
significativo, lo que nos lleva pensar que la migración intrarregional si bien es
cuantitativamente considerable y pausada, es mucho menor a la que presenta
la migración extrarregional (Martínez Pizarro, 2000).
El patrón migratorio latinoamericano extrarregional tiene como característica esencial el tener como destino Estados Unidos. Este patrón masivo se
ha intensificado cuantitativamente, representando uno de los más dinámicos
en las últimas décadas. Entre 1980 y 1990 la población joven migrante en los
Estados Unidos se elevó hasta casi 1.6 millones (originarios, principalmente
de México y Centroamérica), alrededor del 22% del total de migrantes en este
222 • Gerardo León Barrios
país. Como telón de fondo se presentan las enormes diferencias en los niveles
de desarrollo de Estados Unidos frente a los países latinoamericanos. En este
sentido, se nos hace pertinente indicar que, para los jóvenes que se inscriben
en este flujo migratorio, el tener como opción migrar a este país, pesa mucho
en la toma de decisiones para el proyecto futuro por la posibilidad de acceder
a mejores oportunidades laborales, de formación personal y la “consecución de
logros como metas culturales” (Martínez Pizarro, 2000). Lo local, lo nacional
y lo global toman hoy otras dimensiones, y los jóvenes emergen como actores
sociales protagonistas y que dinamizan estos cambios.
Una posible hipótesis a este incremento la podríamos comprender en el cruce
de dos vectores. Por un lado, el vector del imaginario de las expectativas de vida, si
consideramos que los jóvenes, en cuanto categoría de análisis amplia e imprecisa,
se ubican en una fase de vida en la que se encuentran o estarán dentro del campo
laboral, lo que los hace sujetos en circunstancias socioculturales concretas, que
deben de tomar decisiones para conseguir objetivos y metas que se construyen a
través de su imaginario de futuro. Y esto nos remite al otro vector que, en el caso
particular de México, se cruza con la percepción valoral sobre su entorno, esto
es, para los jóvenes mexicanos lo que se encuentra con un imaginario sobre lo
que les gusta de su país por las oportunidades de vida que ofrece, representa una
desventaja frente a otras valoraciones. Por ejemplo, sólo un 10.4% en mujeres
y un 10.2% de hombres mexicanos les gusta su país por las oportunidades de
vida que se presentan, lo cual contrasta con un 58.1% de mujeres y 57.6% de
hombres que les gusta su país por su cultura y tradiciones (Reguillo, 2001).
La gran diferencia entre uno y otro indicador nos deja apreciar las profundas marcas que dejan las actuales condiciones de vida del país, y que aparecen
como poco óptimas para la construcción de un proyecto futuro, lo que nos
permite fortalecer la hipótesis sobre un quiebre entre las expectativas de vida y
su relación con las motivaciones por lo cuales la migración aparece como una
opción de vida.
El marco de lo juvenil, otra mirada
Entrar en la discusión de la temática de juventud es un reto que implica ubicar
un marco de comprensión preciso, y a su vez, crear una plataforma analítica
desde la cual se toma posición para pensar a este sector social. Es importante
comprender la situación de los jóvenes en distintos momentos y contextos, por
lo que se hace necesario trazar un mapa desde el cual pensamos y entendemos
la condición de joven.
Comunicación y migración juvenil: • 223
un imaginario de futuro en Tijuana
Un primer acercamiento lo hacemos tomando distancia de la definición
más estereotipada de este sector social, y es de desde esta ruptura desde la que
decimos que definir al sujeto joven a partir de su condición biológica no es suficiente. Esto nos hace saber que, más allá de pensar que un sujeto, el ser joven,
representa una forma temporal y de cambio biológico por el cual se le puede
identificar. El asunto de la edad física marca un espacio de comprensión para
esta etapa de vida, pero no nos permite profundizar en aspectos en los cuales se
configuran al actor joven a partir del lugar que distintas sociedades le asignan
socio-históricamente. La categoría de joven, por tanto, desde la perspectiva
cronológica, es limitada y nos ubica sólo en la dimensión biologicista dejando
fuera la dimensión biográfica o de trayectoria de vida social.
Nos adscribimos a la noción de lo juvenil o de juventud representada como
un segmento de vida social y como constructo que “refieren a relaciones sociales
históricamente situadas y representadas” (Valenzuela, 1997). Esto nos marca dos
cuestiones, que el concepto de juventud nos puede llevar a nociones contradictorias y limitadas si no se plantea con precisión y rigor, y dos si no se toman en
cuenta la heterogeneidad social y la diversidad de modalidades con las que hace
presencia el sector joven en una sociedad determinada. Así, afirmamos que cada
tiempo-espacio socio-histórico elabora su propia noción del “ser joven”.
Lo anterior nos lleva a retomar tres dimensiones que José Antonio Pérez Islas
(2004) propone para pensar en una noción moderna de juventud:
a) La segmentariedad lineal: que refiere a los “episodios de las trayectorias”
de vida. Aquí es importante hacer visibles cómo las formas y los sistemas
de producción-reproducción social de una sociedad prefiguran un tipo
de sujeto joven.
b) La segmentariedad circular: círculos, ámbitos o entornos personales,
regionales y globales, y que regularmente se extienden con respecto al
sujeto joven desarrollando identidades e imaginarios sociales.
c) La segmentariedad binaria: dimensión que alude a la relaciones de oposición de la esfera estructural y simbólica dependencia.
La juventud es una construcción social y un concepto relacional que depende
del reconocimiento de las relaciones establecidas en lo social, y del significado
que le asignan los marcos culturales y las representaciones colectivas que operan
como mediaciones. Lo que nos hace ver que la noción debe abordarse tomando
en cuenta las matrices culturales como formatos que demarcan la relación con la
224 • Gerardo León Barrios
estructura, es decir, la interrelación entre instituciones sociales, sujetos –en nuestro caso jóvenes— y las prácticas en la vida social. Estos elementos nos colocan
en una perspectiva centrada en las formas de los procesos sociales más amplios,
y que nos permite esgrimir la limitante conceptual biologicista y esencialista.
Frente a todo lo anterior, podemos decir que para estos tiempos, la conceptualización del sujeto joven no puede circunscribirse a lo estrictamente
biológico o quedar en una noción que homogeniza la experiencia juvenil, pues
desde la perspectiva sociocultural estas definiciones son más acotaciones que
herramientas heurísticas. Ser joven tiene implicaciones socioculturales diferentes
en distintos contextos porque sus esquemas de representación y sus prácticas
culturales están ubicados en espacios sociales y simbólicos diferenciados y desiguales. Rossana Reguillo (2003), en un estado de la cuestión sobre jóvenes y
estudios culturales afirma que no se ha logrado tener un mapa lo suficientemente
profundo sobre dos asuntos clave:
a) Pensar lo juvenil como problemática que toque “la multiplicidad diacrónica y sincrónica” de las experiencias de este grupo social.
b) Las tendencias de estudio se han desarrollado centralmente en las “formas de agregación, adscripción y organización juvenil” que se generan
desde dos frentes “al margen” o “en contradicción” con las entidades
institucionales con las que se relacionan.
Lo anterior nos remite indiscutiblemente a cuestionarnos sobre las construcciones analíticas de los actores jóvenes regularmente visibles, esto es, pensados
desde las identidades o culturas juveniles. Pero la pregunta por el actor joven
“no institucional” sigue teniendo un marco de análisis que se ha desarrollado
de modo limitado. Los estudios de los jóvenes “no incorporados” al sistema
social hegemónico son más reducidos en cuanto a la pregunta central por la
relación que guarda este sujeto con la estructura social. Es relativamente escaso
lo que se sabe sobre este tipo de acercamientos, sobre todo de las formas de
participación y construcción de futuro en procesos de migración.
El abordaje metodológico
La configuración metodológica es una relación interactiva entre artilugios
tecnológicos y decisiones de investigación que van dando forma a un proceso
que tiene diferentes fases, estrategias, niveles y plataformas de la exploración
para aprehender algún aspecto de la realidad.
Comunicación y migración juvenil: • 225
un imaginario de futuro en Tijuana
Nos parece importante recuperar la idea de que la migración contiene una
dimensión simbólica que requiere ser estudiada y revalorada en los estudios
de comunicación por la generación de sentidos y significados en sus formas
de representación social que los sujetos hacen cuando dejan su ciudad para
incorporarse a otra. Para ello, nuestro marco epistémico o interrogativo partió
de la premisa de buscar responder sobre el significado sociocultural que los
actores jóvenes migrantes le asignan a la puesta en escena de sus estrategias de
construcción de “imaginarios de futuro” en el espacio fronterizo tijuanense.
El estudio tiene como sujetos-objeto de estudio a los jóvenes migrantes, los
cuales aparecen como protagonistas en procesos de migración en estos tiempos. El espacio de tiempo tiene dos niveles, desde donde se trazó el mapa de
acercamiento para el trabajo de campo. El primero es que los actores jóvenes
migrantes hayan tenido como mínimo 5 años de residencia en la ciudad, en
tanto el referente de la llegada a la ciudad tiene un proceso de reconocimiento
y hay un proceso de adaptabilidad a lo que es Tijuana como ciudad. El segundo
nivel tiene que ver con el momento mismo del trabajo de campo, que se realizó
en el segundo trimestre del 2006, lo que nos ubicó en ciertos escenarios que
eran referentes sociales de fondo que los informantes tenían en su percepción
de muchas cuestiones relacionadas con el haber llegado a esta ciudad.
El proceso de migración que describimos desde la experiencia juvenil es
fundamentalmente la migración interna o interregional, lo que nos colocó en el
planteamiento metodológico de trabajar con informantes mexicanos que hayan
tenido como lugar de partida alguno de los estados de la República Mexicana,
por lo que tenemos que el espacio central de nuestras interrogantes es Tijuana
como el lugar privilegiado de acogida.
Metodológicamente nos orientamos por las categorías teórico-analíticas
desarrolladas en el capítulo I y II, mismas que fueron el principio de nuestro
programa metodológico que se desarrolló bajo tres ejes que se articularon de
manera transversal en la construcción de los datos:
1) Construcción de imaginarios de futuro en la migración
2) Apropiación y prácticas de espacio en la ciudad de Tijuana
3) Construcción y conformación de ciudadanía
Para ello decidimos implementar una estrategia metodológica combinada
con dos métodos y técnicas de investigación pertinentes para nuestro objeto de
estudio, y generar información de carácter empírico de esta forma: la entrevista
226 • Gerardo León Barrios
a profundidad, que tiene carácter de herramienta central, nos ayudó a conocer
las significaciones sobre lo que implica para un joven migrar a una ciudad como
Tijuana, entendiendo que desde lo discursivo el sujeto joven toma posición
desde las matrices culturales que lo ubican en su experiencia y en su relación
con el resto de la sociedad en la que interacciona; la observación participante
fue la herramienta complementaria pues fue la estrategia de acompañamiento,
reflexividad y registro de todo lo que aconteció dentro del proceso de acercamiento con los informantes así como de la realización de las entrevistas. Esto
nos dio cuenta de algunos rasgos de las prácticas que están alrededor de los
migrantes en su condición juvenil en el territorio fronterizo.
Se realizaron 12 entrevistas en dos dimensiones. En la primera dimensión se
abordó una estructura temática de cuatro ejes (véase, Cuadro 1), que fue diseñada
bajo los criterios analíticos que articulan nuestra pregunta de investigación:
Cuadro 1
Ejes temáticos de entrevistas
a)
b)
c)
d)
Anclajes situacionales y profundos
Apropiación y experiencia en el territorio fronterizo
Construcción de imaginarios de futuro en la migración
Construcción y práctica de su ciudadanía
La segunda dimensión permitió profundizar en los elementos temáticos que,
durante la primera parte, emergieron y se consideraron como importantes para
regresar a ellos. De esta manera, pudimos realizar las entrevistas combinando
dos tipos, la entrevista semi-estructurada y la entrevista a profundidad, con la
siguiente muestra de informantes.
Imaginario de futuro y tijuana como espacio liminal
La comunicación es una dimensión de lo social, y como tal, es una práctica
organizadora, generadora, estructuradora de otras prácticas, en las que el sujeto social interacciona con otros sujetos en un tiempo-espacio socialmente
construido y constituido.
Asumimos, para el caso de haber analizado la migración juvenil a Tijuana, que las estructuras y las acciones sociales son elementos socioculturales
que están en continua transformación, pues se reconfiguran, sobre todo si no
perdemos de vista la escala macrosocial donde la globalización está generando
Comunicación y migración juvenil: • 227
un imaginario de futuro en Tijuana
un sin números de pautas y transformaciones a nivel micro, como estilos de
vida y las maneras en cómo se posiciona el actor joven en su mundo social.
Aspiraciones en el espacio: metas e imaginarios de futuro
Tijuana representa, desde el discurso de los jóvenes entrevistados, la ciudad
donde se redefinen elementos centrales de su configuración como sujetos sociales, donde el eje central de esta redefinición son las formas en que el proceso
migratorio transforma las coordenadas socioculturales. Esto es, la toma de decisión de venir a esta ciudad no es fortuita, y responde a una serie de cuestiones
socioculturales donde los diferentes grupos juveniles que llegan a la ciudad de
Tijuana la construyen como un escenario que es a la vez punto de llegada y
punto de partida, en el sentido de que se llega y se parte para emprender las
estrategias para cumplir el horizonte de futuro, influyendo en la reproducción
social dentro de marcos de incertidumbre para el logro de aspiraciones e imaginarios de futuro. Tijuana como frontera es un espacio social fundamental en la
forma en que estos jóvenes construyen, modelan y perfilan sus formas de vida
y la conformación de una identidad. Aunque en todas las entrevistas el tema
de lo fronterizo no se refiere a la situación de llegar para cruzar, sino llegar para
establecer aquí las rutas de vida que constituirán ese horizonte de futuro. La
apropiación del espacio de la ciudad de Tijuana, rompe con las interpretaciones
en donde la vida fronteriza de Tijuana se reduce a lugar de paso o cruzar el bordo.
Podemos decir que para nuestro caso, los informantes se adscriben inicialmente a pensar a Tijuana como el punto de llegada, es el referente del espacio
simbólico y el espacio objetivo para la constitución de sus objetivos de vida,
veamos:
Pues Tijuana me parece una ciudad, a los años que yo llegué era diferente, pero
pues para mí Tijuana es un lugar, pues una buena ciudad, una buena ciudad por
todo lo que es su trabajo, por todo lo que te ofrece como persona. Tú tienes la
alternativa, tomas la buena, para ser mejor persona, o tomas la mala, por el mal
camino… Tijuana es una ciudad que te deja ser.
A Víctor le parece de esta manera:
A Tijuana muchos vienen nada más a hacer dinero y se regresan. Es un círculo que
me da risa, porque vienen y están 5 a 6 meses, hacen dinero y se van y se regresan
Entrevista con Reyna.
228 • Gerardo León Barrios
los 6 meses. Se gastan tanto dinero, vuelven a juntar un poquito de dinero, en lo
que está en el campo allá para el pasaje y se regresan los 6 meses. Ese es un aspecto
que no me llama mucho. No tengo visa ni pasaporte, y mis hermanos tienen, y pues
para mí el mundo, mi realidad es Tijuana y no tanto el otro lado. Como ciudad
fronteriza se me hace interesante, lo que tiene que ver con el flujo de otras ciudades
del país y otros estados, el que Tijuana tenga esa, esa riqueza de otras culturas, luego
aprendes más de otras partes…
Para Antonio significa de esta manera:
Tomé la decisión de llegar aquí a Tijuana porque yo oía que aquí en Tijuana sí había
manera de hacerla, de salir adelante, más que en otras partes, porque está pegado
en la frontera, pero nunca, nunca me pasó por la mente pasarme para el otro lado,
salir de México y me voy de Tijuana. Nos decían, desde niños, que Tijuana estaba
muy bonito, muchas cosas a diferencia de otros lugares… aunque ahora se escucha bastante que la droga, que desmadre, muertos. Tijuana es una ciudad bonita,
tranquila, como la viva uno.
Para los jóvenes migrantes, la ciudad, a manera de mapa mental, representa
una profunda transformación a sus esquemas de percepción y a la construcción
de su identidad, pues como definimos anteriormente, uno de los elementos
centrales de la constitución de la migración es el espacio-territorio, en este caso
los actores jóvenes han tenido que resignificar este elemento por una ciudad
distinta a la de origen. El joven migrante se divide entre lo que para él tiene
sentido como espacio del lugar de origen, y el nuevo espacio.
Cuando llego a Tijuana veo una ciudad bastante rural, comparado con la ciudad
donde yo nací. Hoy, en muchas zonas de la ciudad, hay pobreza, se nota poca
educación. Pero se ven posibilidades. Posibilidades muchas, a pesar de todo, el
mayor atractivo para mí es que era que es una ciudad donde puedes realizar tus
sueños o tratar de perseguirlos, porque tienes mayores posibilidades de hacerlos en
una ciudad donde no está tan explotado, que en otro lugar donde lo que hagas,
vas a tener 20 ó 30 competencias, gente que va hacer lo mismo que tú, como en
el D.F. Por ejemplo, en el empleo, cuando yo llego a esta ciudad mi intención era
obtener experiencia en mi profesión, posteriormente se me dio la chamba. Pero
Entrevista con Víctor
Entrevista con Antonio
Comunicación y migración juvenil: • 229
un imaginario de futuro en Tijuana
veo que tengo beneficios, como joven preparado, sobre otros lugares o estados, por
las condiciones económicas de nuestra ciudad. Ahora estoy tratando de desarrollar
algunos proyectos, emprender proyectos. Creo que la idea de muchos jóvenes en
esta ciudad que es alcanzar una estabilidad económica, tus sueños, no veo que se
puedan ya hacer en otros lados.
Juan lo ve desde esta perspectiva:
Pues en Tijuana me siento bien, bien a gusto, mi meta es… yo pienso que unos
tres años, poder echar el techo de mi casa. En Tijuana busco mi meta, que es llegar
a tener para echarle madera y colar, pero pues lo que necesita uno es trabajo, y
así yo pienso que sí, pos del tiempo que yo tengo para acá, puedo decir, ya pude
comprarme un carro, tener mis herramientas, tener mi casa. Yo pienso que voy
bien, en cuatro años que he estado acá. Yo pienso que sí puedo… Por eso Tijuana,
en algún sentido, se puede hacer logros. Aunque allá en Veracruz está muy bonito,
cuando voy pues ver a mi mamá, mis hermanos, les da gusto. Entonces, veo que
mi trabajo en Tijuana, para mí, digamos, es todo, así como me decían que era
este lugar, que había mucho trabajo, que se ganaba más o menos, y pues esa era la
idea cuando me iba a venir, y pues aprovechamos, me parece bien pa’trabajar, para
vivir pos, no muy bien todo está caro, hasta la tierra…, pero me gusta que puedes
conseguir dónde emplearte.
El punto aparentemente es simple, pero implica una serie de transformaciones en la estructura de las acciones, de la agencia. La espacialización se construye
en los espacios y territorio inmediatos, y al haber una cambio del signo de identificación, el mapa mental tiene que reconstruirse generando estrategias, prácticas
y maneras de ver lo que les rodea en el espacio social “nuevo” o diferente. Esto
nos lleva a entender cómo se han “estructurado” formas de interacción social
en la ciudad a partir de la construcción y reconstrucción de significados que
contrastan y que los actores sociales generan para tomar decisiones en la vida
cotidiana, como lo esquematizamos de la siguiente manera:
De las ciudades de origen:
1. Para el caso de D.F., se recuperan las experiencias de la gran ciudad, las posibilidades de tener acceso a un sin número de ofertas: trabajo, educativas,
Entrevista con Ricardo
Entrevista con Juan
230 • Gerardo León Barrios
esparcimiento; sin embargo, frente a ello Tijuana sigue teniendo acceso a
otras opciones como el consumo.
2. Para el caso de otras ciudades, se asumen con lugares de profundo arraigo
e identidad por sus características de ciudades pequeñas, las cuales quedan
libres de delincuencia, violencia y drogas.
3. Marcadamente, la ciudad de origen se sigue reconociendo como el “lugar” de
origen, con todo lo que ello implica: la familia, los amigos, las experiencias
tempranas, los aprendizajes.
4. Pese a un fuerte contraste en lo estético con la “fealdad” de Tijuana, las
ciudades de origen no compensan el problema del desempleo, en donde no
se puede tener la accesibilidad a un mercado de trabajo para poder pensar
en el “desarrollo” como joven.
5. Las ciudades de origen son un referente para comparar.
De Tijuana:
1. Tijuana se reconoce como la ciudad por excelencia de “oportunidades”
laborales.
2. Tijuana es una ciudad que, siendo fea, se compensa por la facilidad de
poder acceder a una “calidad de vida” que de otra forma, en las ciudades de
origen no se podría conseguir o se tardaría años en lograrlo, a esto se agrega
el buscar vivir en la ciudad cuando los índices delictivos se perciben como
altos.
3. Tijuana, si bien tiene cercanía con Estados Unidos, no se ve como la ciudad
de paso para “pasar” al otro lado. Se reconoce que la economía del vecino
país, tiene efecto en la economía de Tijuana.
4. Tijuana tiene una diversidad cultural muy marcada. Esto se ve como un
elemento que a la vez trae conflictos, pero también bondades.
Si bien las prácticas sociales son una forma de experimentar de modos
diversos la ciudad, porque es ahí donde se construyen los significados en relación a su identidad. Por ello, el sujeto construye relaciones con personas de la
sociedad con la finalidad de integrarse a la dinámica de la ciudad.
Tijuana, desde que llegué y desde antes, es un lugar en el país de los más importantes
económicamente, es un país con una cultura distinta y muy rica de la que te puedes
encontrar en cualquier otra parte del país. Por lo mismo, por la diversidad, por las
personas que chocamos aquí, todos traemos un poquito de nuestro lugar de origen
Comunicación y migración juvenil: • 231
un imaginario de futuro en Tijuana
y Tijuana es una ciudad en crecimiento pero, pero a cantidades industriales… ahora
me he topado con mucha gente de Chiapas, de otros lugares que antes no se sabía.
Como que se pasa la voz, como que se pasa el rumor por el país de que Tijuana es
un lugar donde puedes crecer… Así que pues yo veo a la ciudad como parte de mí,
por ejemplo la 5 y 10, se me hace que hay de todo un poco… cuando yo voy para
allá, que me gusta mucho andar ahí caminando, atravesando el puente, y ves al
Licenciado que es muy reconocido, luego ves artículos originales y artículos piratas,
entonces, hay de todo en la 5 y 10, hay asaltantes, hay gente invidente, hay de todos
los lugares de la república, y para mí eso es Tijuana, una ciudad muy transitada,
muy ágil y, creo, que soy una persona también muy ágil, en ese aspecto.
En la medida que el sujeto joven realiza actividades en la ciudad, las
apropia haciéndolas parte de su nuevo contexto social. El joven migrante crea
estrategias cotidianas de integración al momento de establecer relaciones de
convivencia con otros grupos a través de la interacción, los actores sociales
“negocian” y se “apropian” del espacio urbano, y a su vez lo transforman convirtiéndolo en un espacio de significación (Hannerz, 1986), como también
podemos ver desde la historia personal de Elena:
(…) por ejemplo, yo recuerdo mucho los lugares donde estuve y eran verdes ¿no?,
entonces voy a parques o a lugares que tiene muchos árboles, donde hay un café,
un lugar donde yo puedo estar platicando y pasándomela bien divertida, teniendo
cosas donde pueda ejercitarme, ¡simón!, ese es mi forma de verme en este lugar,
aunque en Tijuana no hay ese lugar ideal, lo tratas de hacer tuyo… voy con mis
amigos o con mi novio a ¡El porkys!, en Plaza Fiesta. Me gusta porque siento que
es relajado, no se necesita andar bien arreglada. Me gusta mucho el Cecut, porque
como paso por ahí, mi trabajo está cerca, entonces, de repente me echo un vistazo
para ver las exposiciones… por ahí es donde paso más cuando tengo tiempo libre,
me alimento de lo tijuanense...
El joven migrante apropia los significados de las actividades del espacio. Los
usos sociales que el joven migrante hace de la ciudad van a definir el fenómeno social mediante un sistema de comunicación que remite a las “maneras de
hacer”. Se establece en la ciudad en condiciones de precarias y de desventaja
Entrevista con Alberto.
Entrevista con Elena.
232 • Gerardo León Barrios
social. Por ello, las relaciones que establezca con otras gentes de la ciudad le
otorgan apoyo.
Un aproximación interpretativa sería que se teje una relación con la ciudad
y se constituye rasgos identitarios a partir de esa interacción, que son las formas de apropiación e incorporación al espacio tijuanense. El significado que
esto tiene afirma que los trazos de las prácticas de usar la ciudad, los discursos
desde los que se vislumbra y se divide el espacio urbano en esta frontera, son
fundamentales para las formas de re-configurar la identidad como joven en este
terreno (véase, Esquema 3).
Esquema 3
Imaginario de futuro en el espacio social de Tijuana
Amigos
Diversión
Lugar de
origen
Esparcimiento
Libertad
Familia
Migrar
a Tijuana
Vivir Tijuana
Cd. Insegura
Violencia
Adaptación
Búsqueda de
pertenencia
Delincuencia
Drogas
Empleo
Vida cotidiana
Trabajo
TV
Hogar
Barrio/colonia
Vecinos
Compañeros
Economía de
Tijuana
Oportunidades
Comunicación y migración juvenil: • 233
un imaginario de futuro en Tijuana
El imaginario social que corresponde a la noción de espacio-territorio resulta
importante puesto que éste nos permite ver las formas de cristalizar elementos de los imaginarios sociales anteriores (la condición juvenil y la migración
juvenil).
La migración a Tijuana parte de dos cuestiones. Primeramente, que el
proceso de decisión implica un reordenamiento tanto con el lugar de origen
como con las relaciones de familia. Por otro lado, el migrar a Tijuana asume
que la ciudad es conflictiva por sus problemas de inseguridad.
Sin embargo el elemento central es la “adaptabilidad” como formas de
apropiación de la ciudad.
Pues yo me relaciono con la ciudad por lo que hago, por donde ando con amigos,
con personas que conozco y que son del mismo lugar, por el Fundadores, ahí vive
mucha gente que son del mismo pueblo que yo. Entonces, voy allá y siento como
que estoy más cerca de Sinaloa, entonces me siento identificado, hay mucha gente
y el mismo modo de hablar. Me siento como que estoy, más tranquilo en la ciudad,
mi adaptación es más tranquila, más en confianza con la gente. Y en otras partes
no, como que si pasa un extraño no le hablas…
Con Hortensia el ángulo de adaptación a Tijuana, es de esta manera:
Cuando estoy sola, tengo que hacer tareas, veo televisión o escucho música, leo
mmm... limpio mi casa, y voy con mis amigos, nos gusta ir mucho al cine. Vamos
a eventos del Cecut, de vez en cuando, pero la mayor parte de mi tiempo estoy
sola, pero me cuido. Allá en Tepic tienen una idea de Tijuana como la ciudad de la
muerte, narcos, prostitutas, horrible la ciudad. Pero cuando llegué aquí mi círculo
en el que empecé a moverme fue muy distinto. La mayoría de las personas que
vienen a Tijuana no vienen a estudiar. Y uno tiene que ver como se van acomodando tu vida, tus actividades, tus rutinas en una ciudad como ésta, es una ciudad
muy grande con muchísima inversión, gente, cosas que se hacen..., de repente te
puede asustar eso, tanta gente, tanto ruido. Esa, esa es la sensación que me da, es
una ciudad grande, una ciudad industrializada, pero hay muchísimo más... cómo
decirlo, más posibilidades, porque es más grande.10
Entrevista con Jorge, Op. cit
Entrevista con Hortensia, Op. cit.
10
234 • Gerardo León Barrios
Desde este ángulo, existe un sentimiento de caos en cuanto infraestructura,
tráfico, las afluencias de gente de un lado a otro, clima de inseguridad, es para
los tijuanenses migrantes un lugar que se le puede encontrar el gusto por vivir,
entre el desorden y orden. Entendida, entonces, como una ciudad significativa
por su ductibilidad para adaptarse por el trabajo, ofertas educativas, convivir
con otras personas, dan la confianza de que se puede vivir aprovechando las
oportunidades de todo tipo. La vecindad con Estados Unidos, se asume como
el elemento que le da ese toque de lugar estratégico para construir las rutas de
los horizontes de futuro y sostenerlos.
Notas finales
Lo que tenemos en este panorama es que los jóvenes que han migrado a la ciudad
de Tijuana han crecido y desarrollando sus expectativas de vida bajo un contexto
de reordenamientos sociales, políticos, económicos y culturales (de tradiciones,
instituciones, códigos morales y prácticas legítimas y formas específicas de
llevar a cabo acciones), lo que los ha ubicado en la necesidad de reconfigurar
sus formas de identificación con Instituciones Sociales y con el Estado, esto es,
desde su individualidad y su capacidad de agencia han transformado sus formas
y estilos de vida, con cambios importantes en la estructura social. Siguiendo a
Giddens, Turner y otros (1991), entendemos que la migración no únicamente
es la acción de salir del lugar de origen, comprende acciones y condiciones
históricas y sociales específicas en las que los actores jóvenes:
a. Deciden migrar
b. Emigran
c. Se reubican en el nuevo espacio-territorio
Esto es un proceso social que está conformado, además de actos individuales,
por la compleja relación que hay entre el contexto social, político, económico
y cultural y las acciones que este sector de la sociedad, en su condición de migrantes, tejen desde su agencia y con la estructura social, y es, en esta relación,
desde donde se reproduce la vida sociocultural. De esta manera, vemos que
la acción social de la migración, percibida en un nivel sociocultural micro,
se relaciona con la estructura o los sistemas sociales ubicados en un nivel de
análisis macro. El análisis, en el sentido giddeniano, no se coloca en los polos
micro o macro, si no que recupera prácticas sociales a fin de tener el foco de
interpretación en la relación entre la acción y la estructura, donde ambos
Comunicación y migración juvenil: • 235
un imaginario de futuro en Tijuana
elementos los pensamos implicadamente, esto es, la acción de migrar refiere a
una estructura social específica, y la estructura social específica tiene la huella
de la acción social de migrar.
La ciudadanía cultural parece que puede ser una respuesta para el análisis
para explorar formas de generar prácticas socioculturales como las que los
jóvenes llevan a cabo para poder incorporarse a un sistema social y conseguir
sus derechos básicos como trabajo, educación, ingresos, salud, esparcimiento,
calidad de vida, lo implica que se tienen que poner en acción otros recursos
como ciudadanos, aunque quizá no resulten en movilizaciones o agregaciones
que busquen contrarrestar el estado de las cosas en las que se vive, para el caso
de este estudio.
El cambio de territorio transforma imaginarios sociales tradicionales que
se construyen en el lugar de origen, como lo es el horizonte de futuro, que quizá
puede estar o no consciente, pero la migración a Tijuana trae otros elementos
para las conformaciones identitarias.
Las huellas de la incertidumbre son parte de ese horizonte de futuro, y
cada joven, como lo hemos explorado en este estudio, busca aproximarse a
sus diversas formas de vivir la experiencia de la migración. El asunto es clave
para poder entender la compleja relación que se teje entre el sistema social, el
sujeto joven y la acción o prácticas, donde la dimensión intersubjetiva de la
comunicación se coloca como aspecto fundamental y como reto académico
para profundizar en diversas formas ejecutar y modelar formas de vida, si bien,
estos sujetos jóvenes pasarán a las cifras de los sujetos adultos que estarán en
otro tipo de relación con la estructura social.
Referencias
Aceves Lozano, J. (1997). “Ciudadanía ampliada. La emergencia de la ciudadanía
cultural y ecológica”, en Razón y palabra, Número 5, Año 1, diciembre-enero
1996-97, en http://www.razonypalabra.org.mx/
Appadurai, A. (1996). La modernidad desbordada. Dimensiones culturales de la globalización. fce, Buenos Aires, 2001.
Bourdieu, P. (1990). Sociología y cultura. México: Grijalbo-cnca.
De Certeau, M. (1997). La invención de lo cotidiano. 1 Artes de hacer. México: Universidad Iberoamericana, iteso y Centro Francés de Estudios Mexicanos y
Centroamericanos.
Fuentes Navarro, R. (1999). “Perspectivas socioculturales postdisciplinarias en la investigación de la comunicación”. En G. Orozco. Lo viejo y lo nuevo. Investigar
la comunicación en el siglo xxi. España: Ediciones de la Torre.
236 • Gerardo León Barrios
Giddens, A. et al. (1991). La teoría social, hoy. México: conaculta-Alianza.
González Sánchez, J. (1990). Sociología de las culturas subalternas. México: Universidad
Autónoma de Baja California.
Grimson, A. (2001). Interculturalidad y comunicación. Buenos Aires: Norma.
Martín Barbero, J. (1987). De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura,
hegemonía. México: Gustavo Gili.
Martínez Pizarro, Jorge (2000). Migración internacional de jóvenes latinoamericanos y
caribeños: protagonismo y vulnerabilidad. Santiago de Chile: cepal/celade.
Ortiz, R. (1997). Mundialización y cultura. Buenos Aires: Alianza Editorial.
Pérez Islas, J. A. (2004). “Historizar a los jóvenes. Propuestas para buscar los inicios”.
En I. Pérez y M. Urteaga. Historias de los jóvenes en México. Su presencia en el
siglo XX. México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Reguillo, R. (1996). La construcción simbólica de la ciudad. Sociedad, desastre y comunicación. Guadalajara: iteso.
Reguillo, R. (1998). “De la pasión metodológica o de la (paradójica) posibilidad de
la investigación”. En R. Mejía y Sandoval, S. Tras las vetas de la investigación
cualitativa. México: iteso.
Reguillo, R. (2000). Cuatro ensayos de comunicación y cultura para pensar lo contemporáneo, Conferencia inaugural, Maestría en Comunicación con Especialidad en
Difusión de la Ciencia y la Cultura. uia-León/iteso. México.
Reguillo, R. (2000). Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del desencanto, Argentina: Editorial Norma.
Reguillo, R. (2001). “La gestión del futuro. Contextos y políticas de representación”,
en jóvenes, año 5, No. 15. México: Instituto Mexicano de la Juventud.
Reguillo, R. (2001). “Jóvenes y esfera pública. Cartografía de la cultura política de
los jóvenes mexicanos”, 1ª. Encuesta Nacional de Juventud. México: Instituto
Mexicano de la Juventud.
Reguillo, R. (2003). “Jóvenes y estudios culturales. Notas para un balance reflexivo”.
En J. M. Valenzuela. Los estudios culturales en México. México: fec.
Reguillo, R. (2003). “Políticas de representación y desafíos culturales. La visibilidad
de América Latina”, en Renglones, No. 53. México: iteso.
Reguillo, R. (2003). “Ciudadanía cultural. Una categoría para pensar en los jóvenes”,
en Renglones, No. 55. México: iteso.
Rosaldo, R. (1999). “Ciudadanía cultural, desigualdad, multiculturalidad”, en El bordo:
retos de frontera. No. 3. México: uia Tijuana.
Rosaldo, R. (2000). “La pertenencia no es un lujo: procesos de ciudadanía cultural
dentro de una sociedad multicultural”. En Desacatos #3. México: ciesas.
Thompson, J. (1993). Ideología y cultura moderna. Teoría crítica social en la era de la
comunicación de masas. México: uam-Iztapalapa.
Valenzuela Arce, J. M. (1997). “Culturas juveniles, identidades transitorias. Un mosaico
para armar”. En jóvenes, nueva época, año 1, núm. 3. México: Causa Joven.
Comunicación y migración juvenil: • 237
un imaginario de futuro en Tijuana
10
Comunicación intercultural y cultura
laboral en una maquiladora trasnacional
en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
Verónica Soledad Garza Navejas*
Gretty Guadalupe Escalante Góngora**
Universidad del Mayab
El presente trabajo se inserta en las investigaciones sociales contemporáneas que analizan los cambios en materia laboral producidos por
el proceso de globalización que vivimos hoy en día. Particularmente
nos interesa explicar cómo la industria maquiladora trasnacional contribuye a la construcción de una nueva cultura e identidad laboral,
en trabajadores y trabajadoras de origen maya y el papel que juega la
comunicación intercultural en esas transformaciones. Presentamos los
primeros resultados de un estudio interdisciplinario llevado a cabo en
una maquiladora de capital estadounidense ubicada en una población
rural de Yucatán, que tiene entre sus características emplear trabajadores de diferentes orígenes lingüístico-culturales (maya-yucatecos, mexicanos de otras regiones del país y estadounidenses). La metodología
empleada fue la etnografía, es decir, la observación a los sujetos de
estudio (obreros, obreras, mandos medios y gerenciales) en su espacio
laboral, así como el uso de técnicas de investigación tales como entrevistas e historias de vida.
Palabras clave: Comunicación intercultural, industria trasnacional, identidad laboral.
* Licenciada en Antropología Social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, con
maestría en Ciencias Antropológicas por la Universidad Autónoma de Yucatán y ProfesoraInvestigadora del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Comunicación Anahuac-Mayab.
Correo electrónico: [email protected]
** Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Maestra en Educación por la Universidad del
Mayab. Profesora- Investigadora del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Comunicación
Anahuac-Mayab. Correo electrónico: [email protected]
This paper belongs to contemporary social research focused on the changes
which result from present globalization processes, it specially attempts to
offer an answer to the question how transnational industries contributes to
the constitution of work culture and identity in individuals with Mayan
cultural backgrounds, and what is the role that intercultural communication plays in. This is a work in progress, so we present the first results of an
interdisciplinary study carried out an assembly plant, of American capital,
located in a rural village of Yucatan which one of its main features is
the presence of workers with different cultural and linguistic backgrounds
(Mayan-yucateco, Mexican from other places than Yucatan, and American
people). The used methodology was ethnographic in character, it means, observation of individuals at its working place, so well opened and addressed
interviews and histories of life.
Key words: Intercultural communication, transnational industries,
work identity.
Introducción
El proceso socioeconómico que conocemos como globalización, tiene entre
sus características la producción industrial distribuida a lo largo y ancho del
planeta. Las grandes corporaciones internacionales instalan sus fábricas por
diversas regiones geográficas. Por ejemplo, la elaboración de una mercancía en
México (pantalones de mezclilla o jeans) se realiza con capital, materias primas y
tecnología de procedencia extranjera. Dicho proceso, nos dice Reygadas (2002),
requiere del flujo internacional de: productos, empleados, información, planes
de trabajo, etcétera., así como de símbolos de distinta naturaleza, marcas y
logotipos, tanto de las empresas como de sus mercancías.
Así, las corporaciones emplean personal de distintas nacionalidades y los
productos se comercializan en diferentes lugares del mundo. A esto debe sumarse que los métodos de organización del trabajo con frecuencia incorporan
experiencias y técnicas procedentes de diversas latitudes; lo que ha dado origen a
una industria de carácter mundial apoyada por una nueva clase de experticia en
Este artículo se basa en la ponencia presentada en el xiv Encuentro del Consejo Nacional
de Educación e Investigación en Ciencias de la Comunicación. Nuevas Perspectivas de la
Comunicación, Actores, Escenarios, celebrado en Boca del Río, Veracruz, el 17 y 18 de
octubre de 2007.
240 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
relaciones laborales, consultores que desarrollan y ejecutan los mismos sistemas
gerenciales en distintas zonas alrededor del mundo.
El desarrollo tecnológico en materia de comunicación ha favorecido a la
industria global en cuanto al rápido traslado de materias primas, maquinaria,
consultores y publicidad. Ejemplo de ello es que una maquiladora en Estados
Unidos puede adquirir en una semana, maquinaria procedente de Japón, telas de
México y botones de India. Asimismo, la televisión satelital e internet ayudan a
que la publicidad llegue a todos los rincones del planeta traducida en diferentes
lenguas. Igualmente, el fax y el teléfono celular facilitan la comunicación al
interior de las empresas.
Otra de las características de la industria contemporánea es promover la
cultura corporativa entre sus empleados. Ésta se puede explicar como una
“nueva cultura laboral” creada por la empresa para que los trabajadores se
identifiquen con los objetivos de la corporación, y colaboren en la búsqueda de
mayor calidad productiva. Incluso, “en algunos casos se han puesto en marcha
verdaderos programas de ingeniería cultural, orientados a adecuar los valores y
las actitudes de los trabajadores a los nuevos requerimientos de la producción
industrial” (Reygadas, 2002, p. 19). Sin embargo, a pesar de este fomento
cultural por parte de las corporaciones, los trabajadores añaden a la “cultura
corporativa” sus experiencias, habilidades y concepciones del trabajo; de ahí
que en muchos casos, las culturas laborales de los empleados, como se explicará
posteriormente, se construyen como resultado de la fusión de la cultura laboral
de los trabajadores previa a la fábrica, con la promovida por las empresas.
Entendemos a la cultura laboral como “el proceso de creación, transmisión y
apropiación de significados que tienen lugar en el mundo del trabajo” (Reygadas,
2002, p. 19). En otras palabras, pensamos que es en la vida laboral donde se
crean y recrean una serie de símbolos y significados entre quienes comparten
un oficio y un espacio de trabajo. Los trabajadores crean su cultura de trabajo
al compartir conocimientos, lenguajes, problemas, padecimientos; así como
las maneras de enfrentar estos últimos. Igualmente, en el espacio laboral se
producen identidades, en la medida en que se promueve que los empleados que
comparten un oficio se reconozcan como “nosotros” en relación y oposición a
“los otros”, aquellos que consideran diferentes.
Cabe mencionar que uno de los principales rasgos de la industria globalizada es la diversidad cultural al interior de sus fábricas, que son espacios en los
que se presenta interacción entre empleados de diferentes orígenes lingüísticos
y culturales. Con frecuencia, esta diversidad conduce a problemas en la comu
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 241
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
nicación que se establece como parte de las relaciones laborales entre empresa
y empleados, debido a que muchas veces no comparten idioma y costumbres.
Incluso, en ocasiones, la falta de entendimiento impide el buen desempeño de
los objetivos de la empresa y la satisfacción de las necesidades y derechos de los
trabajadores.
El objetivo de este escrito es explicar cómo se va construyendo una cultura
e identidad laboral en una empresa maquiladora trasnacional inserta en una
comunidad rural, y el rol que juega la comunicación en ese proceso; se pretende
también comprender si se trata de un proceso impositivo de la empresa hacia
los trabajadores, como parte de la “nueva cultura laboral o cultura corporativa”
o más bien de un modo en que los trabajadores, junto con la empresa, van
configurando su cultura e identidad laboral en la cotidianidad.
Para ello elegimos una planta maquiladora trasnacional estadounidense de
gran importancia en la entidad, por la generación de empleos en los tres municipios en donde se localizan sus naves productivas y por la derrama económica
que representa para dichos municipios y para el Estado. Esta empresa trasnacional
produce pantalones y cuenta con tres plantas maquiladoras en dos zonas geográficas de Yucatán: dos de ellas en la zona henequenera al centro y norte del Estado,
y una en la zona citrícola, al sur del mismo. Es preciso subrayar que omitimos el
nombre de la empresa por solicitud de dicha organización, ya que por reglamento
interno, no puede proporcionar información al exterior de la planta.
Para entender la identidad laboral abordaremos las relaciones interculturales, es decir, la manera como interactúan cotidianamente los trabajadores que
integran la empresa pues poseen diferentes idiomas y orígenes culturales. Consideramos importante analizar los procesos de comunicación que se presentan
entre dichos actores sociales, ya que nos permite entender cómo la empresa
transmite la identidad laboral a sus empleados, así como la concepción que
tienen del trabajo, y la idea compartida de “nosotros” ante los “otros”. Es decir,
de aquellos con quienes se relacionan y a los que consideran diferentes.
Las principales preguntas de las que partimos fueron: ¿cómo se expresan las
relaciones interculturales en una empresa étnicamente diferenciada en donde
los empleados gerenciales son estadounidenses, los mandos medios mexicanos
y los obreros de origen maya-yucateco? ¿cuáles son los procesos de cambio
cultural en materia laboral que se presentan en los trabajadores al integrarse en
Por población de origen maya entiéndase personas que nacieron en una familia mayahablante
y que son partícipes de elementos culturales que caracterizan a esa etnia.
242 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
una empresa trasnacional? ¿cuáles son las formas de comunicación presentes al
interior de la empresa? ¿se está construyendo una identidad laboral en donde
los empleados de la maquiladora se identifiquen con la empresa? ¿cuáles son las
estrategias comunicacionales de la maquiladora para transmitir esa identidad
laboral?, entre otras.
Esta investigación surge como una iniciativa del cicam (Centro de Investigación en Comunicación Anáhuac Mayab), el cual tiene entre sus líneas de
investigación la Comunicación Corporativa, especialmente entender la cultura
organizacional de la región geográfica en el que está inmerso. De hecho, este
trabajo se realizó a través de un enfoque interdisciplinario entre la antropología
y la comunicación, por la interesante combinación de los métodos de investigación propios de cada área de estudio.
En este sentido, se trabajó desde la perspectiva cualitativa, a través del método etnográfico; se realizó observación de los procesos productivos, procesos de
comunicación y relaciones laborales que se establecen al interior de la empresa.
El estudio se inició en noviembre de 2006 y culminó en septiembre de 2007,
con dos períodos de trabajo de campo. El primero, en marzo y abril de 2007
y el segundo, en julio –agosto y septiembre del mismo año; éste consistió en
realizar observación directa a los sujetos de estudio (obreros, mandos medios y
gerenciales) tanto en la localidad donde habitan como al interior de la maquiladora. Además se realizaron entrevistas abiertas y dirigidas e historias de vida.
El trabajo está dividido en cuatro partes: en la primera presentamos algunos antecedentes de los estudios laborales realizados en México, con la idea
de proporcionar información sobre las investigaciones en cuanto a cultura e
identidad laboral se refiere; en la segunda ofrecemos un resumen de la situación histórica de las maquiladoras en Yucatán y de esa manera situar al lector
en el contexto socioeconómico que viven los nuestros sujetos de estudio; en la
tercera describiremos las características generales de la maquiladora en relación
a la diversidad cultural y los sujetos de estudio. Finalmente, en la cuarta parte,
analizaremos la comunicación intercultural al interior de la empresa, sobretodo
durante el proceso productivo y de qué manera se va construyendo una cultura
e identidad laboral entre los operarios y operarias.
Estudios sobre cultura laboral en méxico
Los estudios sobre el trabajo en México, básicamente los de antropología, se
remontan a la década de los setentas y ochentas del siglo xx. Éstos se preocu
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 243
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
paron por explicar los procesos sociales que se presentaban en las fábricas y
otros espacios laborales. A pesar de sus importantes aportaciones, sobre todo
en lo correspondiente a la vida cotidiana, organización gremial y luchas obreras, presentaron limitaciones en los procesos relacionados con la cultura de los
trabajadores. Se podría decir que las investigaciones pioneras fueron las de los
mineros de Coahuila realizadas por Victoria Novelo, Augusto Urteaga y Juan
Luis Sariego, quienes presentan por primera vez el concepto de cultura obrera
(Reygadas, 1998). Dicho término fue cuestionado por Guillermo Bonfil Batalla
y otros académicos, en un congreso nacional de antropólogos mexicanos (Nieto,
2005). Sin embargo, este concepto cambió al de cultura del trabajo, dada la
imposibilidad de concebir homogéneamente a la clase obrera.
Durante la década de los noventas, se plantea una nueva propuesta para el
estudio antropológico de los trabajadores en México, en donde se propone el
concepto de cultura de trabajo e identidad laboral. A esto se suma la importancia de analizar los significados del trabajo existentes en distintos grupos de
trabajadores y las diferencias internas en cuanto a edad, género y etnicidad.
Nos referimos a las investigaciones realizadas por Nieto (1997), De la Garza
(1997) y Reygadas (1998) por citar a algunos autores.
En el caso de Yucatán, los estudios sobre las maquiladoras han sido importantes desde la década de los 80’s, siendo Beatriz Castilla y Beatriz Torres
investigadoras pioneras. Por ejemplo, en el trabajo Mujeres mayas en la robótica
y líderes de comunidad tejiendo la modernidad del 2004, Beatriz Castilla analiza
la construcción de la identidad laboral de las obreras mayas trabajadoras de
Ormex, primera maquiladora que se instala en el Estado y se dedica a ensamblar
piezas dentales.
Por otro lado Luís Alfonso Ramírez (2004) ha reconstruido la historia
de las maquiladoras trasnacionales en Yucatán y las relaciones que éstas han
tenido tanto con el Gobierno del Estado como con empresarios locales. Ha
analizado las políticas de empleo y atracción del capital extranjero. A pesar de la
relevancia de estos trabajos, existen pocos análisis etnográficos que han abordado
la observación en las fábricas en Yucatán, por lo que consideramos importante
investigar sobre los cambios de vida de los trabajadores, la cultura del trabajo,
la identidad laboral, la comunicación intercultural y cómo las maquiladoras
han modificado la dinámica socioeconómica y cultural de las localidades en
las que se instalan.
244 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
Las maquiladoras en Yucatán
La crisis económica que ha vivido México durante las últimas décadas, ha
orillado a que el Estado promueva la inversión extranjera, tanto en el terreno
financiero, productivo y comercial. Al respecto, la industria maquiladora
trasnacional ha jugado un papel importante en la generación de empleos y en
la exportación de productos manufacturados. Esta industria se introdujo al
país en el año de 1965 a través del Programa Industrial Fronterizo, cuyo propósito fue combatir el desempleo y reubicar a los trabajadores mexicanos que
regresaban de Estados Unidos, una vez que concluyó el Programa de Braceros
(1940-1965). Así, las primeras maquiladoras trasnacionales se ubicaron en los
estados fronterizos, principalmente en las ciudades de Tijuana, B.C. y Ciudad
Juárez, Chihuahua. Después de la industrialización fronteriza, la expansión de
las maquiladoras trasnacionales se realizó hacia el centro y sureste mexicano,
presentando un incremento a partir de la década de los noventa.
Con relación al caso de Yucatán, durante los setentas, el sector agrario sufre
una crisis estructural, cuya causa principal fue la debacle henequenera, ya que
la fibra de henequén fue el eje de la economía del Estado por más de un siglo.
Pese a los intentos aislados de incentivar la producción agrícola nunca se logró
recuperar el sector agropecuario y en los años ochentas se observa la caída
drástica de la población económicamente activa del sector primario para ceder
el paso al sector terciario. La reconfiguración del espacio regional (Tabasco
con el petróleo y la emergencia de Cancún como polo turístico en los setentas)
convirtieron a la ciudad de Mérida como la capital regional: sede del comercio
y de los servicios. El sector terciario y el de la construcción demandaron una
abundante mano de obra barata y móvil para atender el desarrollo de la infraestructura turística de las zonas del Caribe y de Tabasco. Tales eventos detonaron
los flujos migratorios de trabajadores rurales a la ciudad de Mérida, a Cancún
y a los Estados Unidos.
Con objeto de ofrecer fuentes de empleo el Estado emprende la transformación de la economía y sustituye el antiguo modelo de desarrollo agroexportador,
basado en el monocultivo del henequén, y crea el Programa de Reordenación
Henequenera y Desarrollo Integral de Yucatán en 1984. Con este programa el
Estado prioriza la introducción de capital extranjero a la entidad, a través de la
industria maquiladora trasnacional (Castilla y Torres, 1999, p.1).
Ver Castilla Ramos, 1991. La ocupación en Yucatán.
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 245
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
Para atraer al capital extranjero, el Estado proporciona a los inversionistas
libertad de aranceles, financiamientos e infraestructura: una amplia red de comunicaciones aérea, portuaria y carretera. Asimismo, se amplía el Aeropuerto
Internacional y el muelle fiscal en Progreso, se fortalecen los servicios públicos
en la Ciudad Industrial y se edifica el Parque de Industrias no Contaminantes en la carretera Mérida-Progreso. Cabe señalar que en la construcción de
estos parques industriales, participó el empresariado yucateco, a través de la
edificación de naves industriales para la instalación de plantas maquiladoras
(Ramírez, 2004).
A partir de la década de los noventa, la industria maquiladora trasnacional
en Yucatán, ha jugado un papel relevante en la economía del estado. Esto se ha
reflejado principalmente en la derrama económica y en la generación de empleos; teniendo entre una de sus características la diversidad, en cuanto a ramas
productivas. Entre las predominantes se encuentra la industria de la confección,
seguida por la textil, joyería, equipo eléctrico y electrónico, aparatos dentales y
procesadoras de alimentos (Castilla y Torres, 1999; Castilla y García, 2006). El
predominio de la industria de la confección se explica porque Yucatán cuenta
con mano de obra previamente capacitada en el ramo, acostumbrada a trabajar
en la elaboración de telas y en confeccionar prendas. Esta habilidad se remonta
a épocas muy antiguas, ya que desde la colonia, las mujeres mayas producían
mantas de algodón en telar de cintura (patíes), como tributo para la corona
española (Castilla y García 2006). Sin embargo, el interés gubernamental por
promover la industria maquiladora de autopartes y la electrónica no ha obtenido
buenos resultados, ya que la entidad no cuenta con mano de obra capacitada en
estas áreas, a pesar de los esfuerzos que se han hecho en materia de educación
técnica (Castilla y Torres, 1999; Ramírez, 2004, p. 92).
Una de las características de las maquiladoras en Yucatán es su capital norteamericano, europeo y asiático. En consecuencia, existe una diversidad étnica
en el personal que contratan para ocupar ciertos puestos. Los empleados de
origen extranjero son los que ocupan los puestos directivos; mientras que los
nacionales, proceden de la ciudad de Mérida, del norte, centro y otros estados
del sureste del país, los cuales se ubican en los mandos medios y gerenciales.
Finalmente, la población maya-yucateca constituye el grueso de los trabajadores
Desde el siglo xix, las mujeres mayas han bordado su indumentaria tradicional (huipiles y ternos)
para autoconsumo; intensificando la actividad en las últimas décadas, con objeto de abastecer al
mercado turístico (Villanueva, 1993; Ramírez, 2004; Garza, 2005).
246 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
(obreros, supervisores y otros servicios), cuyos orígenes se encuentran en las
áreas rurales del Estado.
Diversidad cultural en la maquiladora
La empresa trasnacional que se investigó en este trabajo, como antes indicamos,
está dedicada a la fabricación de pantalones. Sin embargo, en la planta observada,
se realizan solamente el corte, acabados y terminados, principalmente pantalones
de mezclilla (jeans) “corte vaquero”, cuyas marcas son conocidas a nivel mundial
y su consumo predomina en Texas, y los Estados del norte del país.
Esta planta se encuentra a 33 kilómetros de Mérida en dirección sureste,
justo 400 metros de la carretera Mérida-Chetumal, en lo que se conoce como
la ex-zona henequenera, en la cabecera municipal de uno de los 106 municipios
de Yucatán; además, es la sede divisional ya que las oficinas y la gerencia general
se encuentran en la misma planta. Se estableció en el año de 1997, en el marco
de la política de diversificación productiva de la zona henequenera.
Aunque no contamos con un dato exacto sobre el número de empleados,
por los datos obtenidos en las entrevistas, se calcula que la planta contrata
aproximadamente a mil operarios o trabajadores directos; y cien trabajadores
indirectos (empleados de limpieza, mecánicos, técnicos, ingenieros y administrativos). A continuación describiremos las características de la empresa, lo
que observamos al interior de la maquiladora y el análisis que realizamos al
interpretar el material empírico.
a) Proceso productivo
El proceso productivo de los pantalones a grandes rasgos es el siguiente: se
recibe la materia prima (mezclilla y otras telas de algodón) que procede de
Estados Unidos y del norte de México. Se corta la tela de acuerdo con moldes
ya estandarizados y se pegan algunas partes chicas (bolsas) en la planta observada; después, se distribuyen estas piezas para ser armadas en las otras dos
plantas ubicadas en diferentes municipios de Yucatán. Una vez armados, los
pantalones regresan a la maquiladora en cuestión para el proceso de terminado
(lavado, planchado, etiquetado, y empaque). Finalmente, el control de calidad
se realiza también en esta planta y es la última parte del proceso antes de que
el producto sea enviado a su destino comercial. De esta forma, las tres plantas
maquiladoras juegan un papel importante en todo el proceso productivo de la
fabricación de pantalones.
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 247
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
b) Jornadas de trabajo
Como muchas otras maquiladoras del país, en esta planta las máquinas no
dejan de trabajar ninguno de los siete días de la semana; eso significa que hay
operarios trabajando las 24 horas del día, prácticamente los 365 días del año.
Para estos trabajadores el horario se divide en dos turnos de doce horas cada
uno: de 6:00 a.m. a 6:00 p.m. y de 6:00 p.m. a 6:00 a.m. Hay cuatro turnos (a,
b, c y d), de tal manera que trabajan cuatro días a la semana y cuatro descansan.
En el caso de los administrativos y gerentes de planta, cubren un horario de
corrido entre las 7:00 y 18:00 horas.
c) Políticas de la empresa
De la misma forma como la maquiladora observada trabaja con horarios y
procesos de producción ya estandarizados y establecidos a nivel corporativo,
así también opera con ciertas políticas básicas que forman parte de su esencia
como empresa trasnacional. A continuación se describirá brevemente algunas de
las más importantes con el fin de sentar los parámetros necesarios que ayuden
en la comprensión de los resultados y análisis que se realizaron.
El corporativo tiene plantas maquiladoras en diferentes partes del mundo;
su permanencia y crecimiento en este sentido se relaciona ampliamente con sus
políticas de respeto e integración de la empresa con la comunidad en la que se
inserta, como parte de la cultura corporativa o empresarial.
La empresa se relaciona directamente con la comunidad primero, a través
de las contrataciones a personas de la misma localidad, principalmente como
operarios con la intención de respetar la cultura de origen de los empleados, en
este caso, las costumbres y tradiciones de los mismos. En segundo, a través de un
día especialmente programado, la empresa brinda beneficio a población que la
rodea (a la cual pertenecen muchos de sus empleados) a través de, por ejemplo,
la construcción de parques, bibliotecas, pintar escuelas, etc. Esta actividad es
interesante porque aunque es financiada económicamente por el corporativo,
son los mismos trabajadores quienes la concretan con su mano de obra.
Otra de las acciones de la empresa que interpretamos como cultura corporativa y es de las más conocidas entre los empleados es la política de puertas
abiertas. Ésta consiste en proporcionar a todos los trabajadores la posibilidad de
acercarse a cualquier autoridad en caso de tener algún problema o querer hacer
algún comentario, sin necesidad de limitarse a sus jefes inmediatos.
Con la política de no discriminación el corporativo promueve que todos
los empleados, hombres y mujeres, tengan las mismas posibilidades y derechos
248 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
en la empresa; si en algún momento alguien hace referencia a diferencias relacionas con su género o características físicas incluso, eso puede considerarse
discriminación y ser reprendidos en caso de comprobarse.
Las política de seguridad consiste en cumplir altos estándares de calidad
para alcanzar las certificaciones que como corporativo gozan; eso implica por
supuesto el cuidado de la salud y seguridad de la planta para todos los trabajadores, especialmente de los que operan las máquinas. Las normas en este
caso, van desde las más básicas como protectores para los ojos y oídos desde
el momento de entrar a la planta, hasta las normas para encender y apagar
las máquinas, rutas de evacuación más adecuadas para cada zona de trabajo e
incluso normas de ergonomía para evitar la deformación de la columna o de
los pies por las largas jornadas de trabajo.
d) Sujetos de estudio
Los operarios proceden de la localidad donde se ubica la maquiladora, y de
otras poblaciones del mismo municipio. Nos referimos a mujeres y hombres
entre dieciocho y cuarenta años. Son mujeres y hombres que tienen como
antecedentes ser de origen maya-campesino. Eso significa que provienen de
familias en donde la mayoría de padres y abuelos cultivaban la tierra (siembra
de milpa y hortalizas en pequeñas parcelas). Los menos se dedicaban a otras
ocupaciones: albañilería y jardinería, tanto en la ciudad de Mérida como en
la Rivera Maya. Por su parte, el trabajo de madres y abuelas de las empleadas
era en el hogar o como trabajadoras domésticas en la ciudad capital. Muchos
de los operarios y operarias antes de entrar a trabajar a la maquiladora habían
laborado en otras plantas de Mérida, yendo y viniendo de su localidad a esa
ciudad todos los días. Los operarios más jóvenes, eran recién egresados de
educación básica o media superior.
En cuanto a los otros integrantes de la planta, además de los operarios
(que son la mayoría) están los gerentes y demás responsables de producción
y los administrativos. El gerente divisional y los gerentes de las plantas son
de origen estadounidense, excepto uno de ellos que es de Costa Rica; la gerencia de recursos humanos y mandos medios (administrativos, ingenieros de
producción) son mexicanos de diferentes lugares: Yucatán, Distrito Federal,
Monterrey, Torreón y Veracruz. Por su parte, los supervisores, empleados de
limpieza, mecánicos y trabajadores directos, al igual que los operarios y operarias, son de origen maya-yucateco y habitan el municipio donde se ubica
la empresa.
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 249
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
Las relaciones interculturales se manifiestan de manera cotidiana en las
pláticas formales e informales entre los empleados al utilizar los idiomas predominantes: inglés y español. Esto se observa también en el proceso productivo,
específicamente en la forma como los trabajadores van aprendiendo las técnicas
del trabajo, en la adquisición de experiencia en cada una de las operaciones
que ejecutan, en los códigos de producción, en las instrucciones que reciben,
en la música en español que escuchan durante la jornada laboral (cumbia,
banda, baladas).
En relación a las manifestaciones culturales, éstas se observan desde la alimentación diaria al interior de la fábrica, en donde a solicitud de los empleados
se cocina comida yucateca: cochinita pibil, fríjol con puerco, pavo en escabeche,
panuchos, etcétera; el respeto por las tradiciones como la celebración del Hanal
Pixan (día de muertos), el 12 de diciembre Día de la Virgen de Guadalupe y
la Navidad considerados días inhábiles por la empresa por ser las festividades
religiosas más importantes para los operarios. También se festejan otras tradiciones arraigadas en la localidad como el Día del Padre, Día de la Madre y el
Día del Niño. Además la maquiladora ofrece un festejo especial de acuerdo a
las costumbres del municipio.
Análisis de formas de comunicación, cultura e identidad laboral
De acuerdo con Miquel Rodrigo (1999, p.12), la comunicación intercultural
se entiende como aquella que se da “entre aquellas personas que poseen unos
referentes culturales tan distintos que se autoperciben como pertenecientes a
culturas diferentes”. Este autor explica que es durante la comunicación intercultural como se manifiestan las identidades sociales de los grupos en interacción
produciéndose un fenómeno de atribución identitaria. De modo que, indagar
sobre la comunicación intercultural es relevante, no sólo para entender el
funcionamiento de la empresa, sino las relaciones que se establecen entre las
personas que trabajan en su interior.
Este estudio se enfocó en detectar la comunicación intercultural que se
establece al interior de la maquiladora; nos interesaba saber si se presentaba un
choque cultural o problemas entre los empleados por no entender las normas o
los conceptos del trabajo manejados en la empresa, sobre todo entre la población
de origen maya. De hecho, pensamos que íbamos a encontrar mayahablantes
al interior de la maquiladora, pero no fue así, ya que la empresa contrata trabajadores que hablen español y sepan leer y escribir en este idioma. Además de
250 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
que en la localidad donde se ubica esta planta maquiladora el uso de la lengua
maya se ha reducido notablemente entre sus habitantes.
Se encontraron presentes dos grandes formas de comunicación: verbal y no
verbal. En la no verbal consideramos la comunicación impresa (avisos, carteles,
uniformes y cheques de pago, entre otros), la comida, y la música de fondo que
se escucha durante las jordanas de trabajo. Como se puede suponer, de esta
forma es como prácticamente la empresa establece una comunicación permanente con los operarios. Un ejemplo claro de ésta, son los carteles de “no a la
discriminación”, (no puede haber rechazo por raza, género o discapacidad) y
“no al acoso sexual”, (cualquier molestia de uno de los empleados a una mujer
puede ser denunciado y se recurre a la sanción y al despido definitivo) los cuales
además de que decoran las paredes de la planta maquiladora, les recuerdan a
los operarios que la empresa está abierta a atender sus necesidades.
Respecto a la comunicación verbal, se presenta de diferentes formas, de
acuerdo con los procesos de trabajo involucrados. Aunque el idioma oficial es
español, en la comunicación a nivel gerencial se utiliza en gran medida el idioma
inglés, entre empleados mexicanos que tienen relación directa con los gerentes
estadounidenses y con otros empleados de la corporación a nivel internacional.
Además de que la mayor parte de los manuales vienen escritos en ese idioma.
La comunicación verbal llevada a cabo entre los empleados mexicanos, en
general es en español; aquí están incluidos los mandos medios y trabajadores
directos (operarios). Este tipo de comunicación también se puede dividir en
formal e informal. En la comunicación verbal formal están: el curso de capacitación e inducción que reciben los empleados de nuevo ingreso (explicación
de formas de pago, políticas, metas de la organización, etcétera) el mismo
proceso productivo y las juntas trimestrales que la gerencia organiza para informar a los empleados los objetivos alcanzados por la organización, las metas
de productividad que se deberán cumplir y los avisos de interés general en
relación a prestaciones, festividades, entre otros. Estas reuniones son dirigidas
por los gerentes estadounidenses (en idioma inglés) hacia los operarios con la
ayuda de un traductor. Según la gerente de recursos humanos, utilizar a un
traductor en esas juntas para desarrollar la comunicación inglés-español, es un
esfuerzo de la empresa por lograr una comunicación formal de tipo horizontal
Se debe a dos factores fundamentales: 1) la relación cotidiana de los habitantes del municipio
con la ciudad de Mérida por razones laborales, de estudio y servicio; 2) el incremento de la
enseñanza del español en las escuelas públicas del municipio desde la década de los 70’s.
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 251
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
entre gerencia y operarios, buscando con ello la opinión y participación de
todos los empleados. Al respecto los operarios respondieron positivamente
sobre esta acción de la empresa, ya que eran de los espacios donde podían
expresar lo que opinaban y sugerir algunas mejoras, tanto en la producción
como laborales.
Lo anterior nos hace recordar lo que afirma Esteban Krotz (2004), en su
trabajo sobre los diálogos interculturales en la Península de Yucatán, en el que
define al diálogo intercultural como aquel que se da sobre bases estructurales
y actitudinales de igualdad. Si bien por un lado las reuniones trimestrales y la
política de puertas abiertas demuestran el interés de la empresa por comunicarse y responder las necesidades de sus “asociados”, habría que preguntarnos
entonces por qué en los cursos de inducción las imágenes y el idioma de los
videos son muy viejos y todavía traducidos burdamente del inglés al español.
Es decir, no ha habido un video y una capacitación que responda directamente
a las características de los empleados de origen maya.
Por su parte, la comunicación verbal utilizada en el proceso productivo
tiene características particulares. Los operarios de origen maya que hablan
español, aprenden el proceso de trabajo utilizando muchos vocablos en inglés con cierta familiaridad. Ejemplos concretos: el nombre de la mayoría
de las máquinas y operaciones del proceso productivo como “hand sam” que
es el raspado de los pantalones para deslavarlos y “San Blas”, para referirse a
otras de las operaciones, no tanto por la dificultad para pronunciar en otro
idioma, sino porque lo adaptan a sus referentes culturales. En otros casos, los
vocablos en inglés se han ido hispanizando. Según los ingenieros de producción, el no traducir todos los nombres se debe a que hay vocablos difíciles
de convertir al español y en ocasiones son más cortos en inglés, facilitando
la productividad.
En cambio, hay una serie de palabras que se han traducido al español; por
ejemplo, las tarjetas en donde se anotan los imperfectos de las prendas, originalmente eran en inglés y posteriormente la empresa las escribió en español
para ser entendidas por los empleados. De esta forma, dicho reiteradamente, el
lenguaje del proceso productivo se conforma por vocablos en inglés e incluso
su uso latinizado; de ahí que sea una combinación de ambas lenguas y por lo
tanto de ambas culturas.
Un ejemplo de esta combinación de palabras la podemos observar en el
fragmento extraído de una plática con un operario del área de lavado quien
afirmó lo siguiente:
252 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
“Todas las cosas que vienen [se refiere a las materias primas], vienen en inglés, no
viene nada en español. Manejamos mayormente las promociones: sizes, pe-ces, pero
cuando hay un cambio te lo explican en español y toda la cosa. A veces llegan mails
directamente de Estados Unidos o mails directamente de la gerencia, sobre lavado,
y lo traen, y te dicen: verifica que los códigos estén bien; si hay diferencias, te hacen
referencia a otro código de lavado. Un código de lavado tiene una fórmula, para un
tipo de pantalón, un estilo de pantalón, como por ejemplo éste [señala el pantalón
que traía puesto], no lleva mucho químico. Para un pantalón con desgaste le llaman
un San Blas, vienen unos códigos de unos pantaloncitos que llevan tinte….”
En cuanto a la comunicación verbal informal, están las conversaciones que se
dan entre los operarios, entre estos y los mandos medios durante sus descansos
y tiempos de comida o aún más, en actividades fuera del trabajo. Aunque como
antes se mencionó, ningún empleado reconoció que hablaba la lengua maya,
es en los momentos de esparcimiento (festividades y encuentros deportivos organizados por la empresa) donde más se observan las relaciones interculturales,
pues cada uno expresa libremente su forma de hablar, sus hábitos alimenticios
y sus aficiones.
En general, la comunicación intercultural que observamos al interior de la
maquiladora, la podemos analizar como una forma de intercambio de mensajes
producidos entre personas de diferentes idiomas y culturas. Esta comunicación
se basa en un objetivo común: la productividad. El hecho de que los operarios
tengan el interés de conocer las palabras utilizadas aún en un idioma que no
sea el propio, lleva a que fluya la comunicación.
Respecto a la identidad laboral, entre las preguntas de las cuales partimos
para el desarrollo de la investigación se encuentran las siguientes: ¿qué pasa
con la identidad de los empleados, sobre todo de los operarios de origen maya,
al integrarse a la planta maquiladora?, ¿se está construyendo una identidad
laboral en donde realmente los empleados sientan orgullo de pertenencia a la
fábrica?, ¿qué papel juega la empresa en esa identidad y cuáles son los canales
de comunicación que utiliza para transmitirla?
De acuerdo a nuestro trabajo de campo en la maquiladora y las entrevistas
e historias de vida, pudimos observar que la identidad corporativa está muy
presente entre los empleados, no sólo en los operarios, sino en los trabajadores
en general. En parte esto se debe a que las iniciales del corporativo (se representa
con dos siglas de la empresa que son: FV que corresponden al nombre de la
corporación a nivel mundial y el emblema de la empresa.) aparecen impresas en
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 253
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
la papelería, en los carteles de las políticas hacia los empleados, en uniformes,
camisetas, gorras, etcétera.
Entendemos como identidad corporativa al:
…sistema de signos visuales que tienen por objeto distinguir –facilitar el reconocimiento y la recordación- a una empresa u organización de las demás. Su misión
es, pues, diferenciar (base de la noción de identidad), asociar ciertos signos con
determinada organización y significar, es decir, transmitir elementos de sentido,
connotaciones positivas; en otras palabras, aumentar la notoriedad de la empresa
(Costa, J., 2003, p.15).
En el caso de la maquiladora estudiada, las formas de transmisión de la identidad
corporativa son implícitas, con excepción de los cursos de capacitación y los
videos de inducción en donde todos los empleados conocen la identidad de la
empresa y su misión. La identidad corporativa se transmite a través del lenguaje
silencioso que representa tanto la simbología del emblema omnipresente en la
maquiladora, como el orgullo que transmiten los gerentes por laborar en una
empresa exitosa a nivel mundial.
Así, agregaremos que los empleados de la maquiladora, si bien se sienten
orgullosos de pertenecer a una empresa como la estudiada, porque consideran
que es la que mejor paga y en su comunidad goza de prestigio social; tienen
una serie de preocupaciones como el estar conscientes de que la maquiladora en
cualquier momento se puede ir de Yucatán, que el trabajo de doce horas diarias
durante cuatro días junto con el trabajo nocturno los lleva a un desgaste físico
que no les permitirá laborar a ese ritmo por muchos años, entre otras cosas.
Sin embargo, pensamos que la identidad laboral va mucho más allá de que
los empleados identifiquen el emblema de la empresa y se sientan orgullosos de
ella. Consideramos que la identidad laboral en realidad se construye al interior
de la maquiladora en el momento que los operarios comparten un espacio,
conocimientos, destrezas laborales y un mismo origen lingüístico-cultural;
así como por reconocerse como “nosotros” en relación y contraposición a los
“otros” (mandos medios y gerenciales) que consideran diferentes.
La observación realizada nos permite sugerir que existe una forma de imposición de elementos culturales ajenos a la cultura de los operarios (cultura
impuesta) como el idioma inglés, la vestimenta, los estándares de calidad, la
identidad corporativa; ello como parte de las prácticas al interior de una empresa
trasnacional de capital estadounidense. Sin embargo, percibimos también, que
254 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
los operarios y operarias van adoptando esos elementos culturales e integrándolos
en su vida cotidiana laboral de manera particular (lenguaje, conocimientos sobre
el proceso de producción, formas de convivencia, normas de seguridad).
Esos procesos (de imposición en el primer caso, de apropiación en el segundo), pueden verse a la luz de la teoría de control cultural desarrollada por Bonfil
Batalla (1987), para quien la cultura de un grupo social que ha pasado por
procesos de dominación colonial -como es la población maya- está conformada
por cuatro ámbitos culturales: a) la cultura autónoma característica del grupo
en cuestión, originaria y que el grupo ha mantenido a lo largo del tiempo; b) la
cultura apropiada, es decir, la que el grupo adquiere de otros grupos sociales en
contacto; c) la cultura impuesta, entendida como aquellos elementos culturales
que el grupo hegemónico obliga al grupo dominado a adquirir; y d) la cultura
enajenada, que se presenta cuando el grupo dominante adquiere elementos de
la cultura dominada y los utiliza para sus intereses. Según este autor, todo grupo social posee la capacidad de tener el control de su propia cultura, o sea, de
mantener aquellos elementos de su cultura que son considerados importantes
para conservar al grupo unificado, al mismo tiempo que adopta aspectos de
otras culturas. Sin embargo, el control de la cultura de un grupo también puede
verse amenazado por los sectores dominantes quienes imponen sus formas de
ver y vivir el mundo.
Efectivamente, en el caso observado, se advirtió que la cultura laboral
estadounidense se impone en la vida laboral de los trabajadores de origen
maya, lo que nos permite plantearnos varias preguntas. Si en la maquiladora
predomina la cultura del grupo hegemónico: ¿qué significan las diferentes
acciones que la empresa realiza para el bienestar de sus asociados?, ¿para qué
sirve el acercamiento con la localidad?, ¿es posible hablar de grandes problemas
de comunicación entre personas de diferentes lenguas y culturas observadas
en la fábrica cuando hay estándares tan bien definidos? Es decir, dónde queda
el “choque cultural”, al menos en la construcción del lenguaje laboral cuando
los empleados entrevistados manifestaron no haber tenido dificultades en
cuanto aprender los vocablos en inglés para desarrollar el proceso productivo,
pues dichos vocablos los fueron incorporando conforme conocían el proceso
de trabajo. De hecho, en muchas ocasiones, la manera de pronunciar los vocablos difiere de sus pronunciamientos en inglés, pero eso no representaba un
problema para los trabajadores entrevistados, ni para la empresa, mientras se
alcanzaran los objetivos de productividad y fluyera la comunicación. ¿Es esto un
ejemplo de apropiación o de adaptación a la cultura laboral?, ¿se puede hablar
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 255
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
de resistencia cultural al hispanizar los vocablos en inglés que se incorporan al
lenguaje en el proceso productivo?
Para nosotros, la adaptación de los trabajadores a las necesidades de la
empresa y el que ésta integre a su vida laboral elementos culturales propios de
operarios y operarias responde al cumplimiento de un objetivo fundamental:
alcanzar las metas en productividad impuestas por la corporación, pues como
nos dijo una gerente de recursos humanos: “el objetivo de la empresa es que se
cumplan las metas de producción, y por eso vamos a estar bien con nuestros
asociados [operarios y operarias], gracias a ellos comemos, y entre mejor estén,
es mejor para todos nosotros”.
Conclusiones
Como parte de los resultados preliminares de este estudio hemos concluido que
el proceso de globalización a través de la industria maquiladora estadounidense
localizada en una población rural maya de Yucatán está contribuyendo a los
cambios en la cultura e identidad laboral de la población maya yucateca.
La cultura laboral que se está configurando entre los operarios y operarias
de la empresa se debe a dos factores: por un lado, a la imposición de elementos culturales de la corporación trasnacional que promueve una nueva
cultura laboral, al mismo tiempo que respeta elementos culturales de origen
de las operarias y operarios. Por otro lado, son estos trabajadores quienes van
adaptándose a este tipo de vida laboral, al mismo tiempo que contribuyen con
elementos culturales propios: comida regional, música en español escuchada
durante el proceso productivo, participación en los festejos organizados por la
empresa de acuerdo a sus tradiciones locales (Día de Muertos, Día de la Madre,
Día del Padre, Navidad) e imprimiéndole a su lenguaje laboral utilizado en
el proceso productivo la latinización de vocablos en inglés que mencionamos
anteriormente.
En cuanto a la comunicación intercultural observada en la empresa, se
presenta de manera verbal y no verbal, a través del intercambio de mensajes
entre grupos socioculturales distintos lográndose efectivamente un diálogo; pero
este diálogo es desigual y si, como señala Krotz (2004) el diálogo intercultural
requiere de condiciones de igualdad entre los grupos sociales que interactúan ¿realmente puede establecerse un diálogo igualitario entre una empresa
globalizada que se localiza en una población rural que impone una serie de
lineamientos a seguir para la productividad, y los trabajadores de origen maya
256 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
que históricamente han vivido la discriminación por los no mayas?, ¿cuáles son
las características efectivas de la comunicación que se da en una planta como
la observada?
Pensamos que para lograr un verdadero diálogo intercultural en términos
de igualdad, es importante que el Estado antes de echar a andar políticas de
desarrollo dirigida a la población rural de origen maya, como es el caso del
Programa de Reordenación Henequenera y Desarrollo Integral de Yucatán, en donde
se introduce la industria maquiladora trasnacional, tome en consideración la
opinión, sugerencias y características culturales de los conglomerados sociales a
quienes van dirigidas. Asimismo, consideramos que debe comprometerse con el
fomento al respeto hacia la cultura de origen de los trabajadores mayas e incidir
en las empresas para capacitar a sus empleados en su lengua materna.
No queda más que seguir investigando sobre los procesos observados: ¿qué
tanto el aprendizaje de un nuevo proceso de trabajo en donde se incorporan
una serie de vocablos en inglés puede llegar a presenta problemas de comunicación?, ¿cómo se puede mejorar la comunicación en la organización sobretodo
integrando elementos lingüísticos y culturales locales, principalmente en los
carteles impresos y en los videos de capacitación?, ¿la cultura laboral que se está
formando en la maquiladora se transmite al resto de la familia en los hogares
de los trabajadores? Estas y otras preguntas surgen de la necesidad de continuar
estudiando sobre los procesos de producción, apropiación y reconfiguración
cultural que lleva una maquiladora transnacional en una población rural del
Estado de Yucatán.
Referencias
Bonfil, G. (1987). La teoría del control cultural en el estudio de procesos étnicos. México:
Papeles de la Casa Chata, año 2, núm. 3, ciesas-sep 23-43.
Castilla, B. (1991). La ocupación en Yucatán. Mérida: uady.
Castilla, B. (2004). Mujeres mayas en la robótica y líderes de comunidad tejiendo la
modernidad. Mérida: uady.
Castilla & García, (2006). “La industria maquiladora de exportación en Yucatán,
1984-2005”. En: F. X. Paunero (ed.) América Latina: Documentos territoriales.
Girona: Documenta Universitaria (U. d G. Publicacions).
Castilla, B. & Torres, B. (1999). Yucatán: la otra frontera o la desaparición del sistema
agroexportador. En Certeza Económica, No. 13, Año iii, ago-sep. 1999.
Costa, J. (2003). Identidad Corporativa. México: Trillas-Sigma.
De la Garza, E. (1997). Los estudios sobre la cultura en México: enfoques, balances y
perspectivas. México: conaculta
Comunicación intercultural y cultura laboral en una maquiladora • 257
trasnacional en Yucatán: un enfoque interdisciplinario
Garza, V. (2005). Identidad laboral y artesanías: el caso de las bordadoras de Kimbilá
Yucatán. Tesis de maestría no publicada, fca-uady, Mérida, Yucatán.
Gaultier, S. (2006). “Mundialización, espacios de maquila y movilidad maya en Yucatán”. En: L. A. Ramírez (coord.). Un secreto bien guardado. Mundialización y
reestructuración productiva en Yucatán. México: uam-Plaza y Valdés.
Krotz, E. (2004). Diálogos interculturales en la Península de Yucatán: perspectivas
para las relaciones entre la sociedad maya y la no maya. Temas Antropológicos,
26, (1-2), 33-54.
Nieto, R. (2005). “La ciudad industrial y la cultura urbana”. En N. García Canclini
(coord.). La antropología urbana en México. México: conaculta-uam- fce.
Nieto, R. (1997). Ciudad, Cultura y Clase Obrera: una aproximación antropológica.
México: Culturas Populares de México-conaculta-Casa Abierta al Tiempo.
Ramírez, L. (2004). Las redes del poder: corrupción, maquiladoras y desarrollo regional de
México. El caso de Yucatán. México: Cámara de Diputados-uady-Porrúa.
Reygadas, L. (2000). Ensamblando Culturas: Diversidad y conflicto en la globalización
de la industria. España: Gedisa.
Reygadas, L. (1998). Mercado y sociedad civil en la fábrica: culturas del trabajo en maquiladoras de México y Guatemala, Tesis doctoral publicada, uam-Iztapalapa,
México.
Rodrigo, M. (1999). Comunicación intercultural. España: Anthropos.
Villanueva, N. (1993). Artesanías y economía campesina en Halachó Yucatán. Folleto de
investigación núm. 4, Mérida: uady
258 • Verónica Soledad Garza Navejas, Gretty Guadalupe Escalante Góngora
11
Representación social y formas de aproximación
didácticas y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias,
estrategias e imágenes
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán*
Universidad Anáhuac México Norte
El presente reporte de investigación es un estudio exploratorio con metodología cualitativa, en el que los sujetos de estudio fueron maestros
de educación superior. Tiene como objetivo encontrar datos significativos para la elaboración de una estrategia que posibilite trabajar principios y valores en el salón de clase desde una propuesta innovadora de
ver el cine.
La investigación se realizó en abril del 2008, en el marco de la elaboración de un Manual de cine y educación. Trabaja sobre las opiniones
y creencias de los informantes en partes conceptuales, de conocimientos y saberes de los profesores sobre la ética, la educación, el cine y las
estrategias didácticas.
Palabras clave: Representación social, cine y ética, cine y educación.
The present research report is an exploratory study with qualitative methodology, in which the subjects of study were teachers of university level. Its
objective is to find significant data for the elaboration of a strategy that
makes it possible to work principles and values in the classroom from an
innovative proposal of watching movies.
* Es Sociólogo, Maestro en Ciencias y Candidato a Doctor en Administración. Profesor en la
Escuela de Comunicación de la Universidad Anáhuac México Norte. Investigador adscrito al
Centro de Investigación para la Comunicación Aplicada (cica), Escuela de Comunicación, Universidad Anáhuac. Pertenece a Nerea (Asociación Internacional de Investigadores en Educación
Ambiental.). Tiene como líneas de investigación los imaginarios y representación en torno al cine y
la educación, la comunicación y educación ambiental. Correo electrónico: [email protected]
The research was done out in April of 2008, within the development
of an Education Movies Manual. It works on the opinions and beliefs of
the informants in conceptual parts, of the professors’ knowledge of ethics,
education, movies and the didactic strategies.
Key words: Social representation, cinema and ethics, cinema and education.
Introducción
Teniendo como referente la línea de investigación cine y educación, en el eje
de los usos didácticos del cine, se realizó la presente investigación cualitativa
con maestros universitarios sobre su conocimiento, función que le atribuyen,
las relación que establecen, los usos pedagógicos que le asignan y la articulación
del cine con la ética.
La indagación en este caso particular se concreta en la aproximación ética
desde películas recientes, realizadas en el siglo xxi. Nuestro interés es realizar
una propuesta estratégica para que los maestros y alumnos utilicen el cine en
el salón de clase en forma pensada, crítica, activa, con toma de decisiones fundada y participativa. Romper con la pasividad e impunidad que propician los
medios, proponiendo una nueva forma de verlos y aprovecharlos. Por eso era
indispensable partir de las representaciones y usos que tiene los maestros.
En el documento de propuesta Manual de cine y ética se incluirá un apartado teórico amplio sobre el cine, la ética y la educación, del cual sólo está un
resumen en esta versión, por cuestión de espacio.
Explicitamos el problema central de la investigación: ¿Se pueden proponer
algunas estrategias, actividades y recursos didácticos y éticos para una recepción
más profunda, activa y crítica de los contenidos cinematográficos del siglo xxi?
Lo que continuación se presenta es una muestra de lo que el trabajo de
campo con maestros puede generar. Profesores que son los protagonistas del
hecho educativo y que con demasiada frecuencia no son tomados en cuenta
en las decisiones escolares. Sus palabras hablarán por ellos.
El instrumento
La indagación se realizó por medio de un instrumento elaborado ex profeso para
dar sustento y horizonte a un documento mayor sobre estrategias educativas
260 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
de uso del cine. Consta de 10 preguntas centrales y otras subordinadas. Los
cuestionamientos están enfocados en el cine (películas, usos, impacto, valor
educativo) y la ética (concepto personal, formas de aproximación didácticas),
así como la relación entre la educación que promueve valores y el cine. Tiene
una primera parte de información general sobre el entrevistado y dos preguntas
que insisten en la vinculación de películas, valores y secuencias; en la primera
se les pide que hagan una lista de películas y los valores que promueven. En
la segunda parte se les propuso las películas recientes con las que se pensaba
trabajar.
El objetivo explícito de la investigación
El propósito de esta indagación es recolectar y analizar información entre
maestros de educación superior sobre la aplicabilidad didáctica del cine en el
salón de clase, en particular nos interesa destacar la representación, percepción
y opiniones de maestros en relación a cómo con los filmes de la primera década
siglo xxi, de diferentes partes del mundo, pueden trabajarse con valores humanos y hacerlos significativos entre los alumnos, de diferentes niveles del sistema
educativo nacional en particular los de la educación superior.
Ubicación
El tipo de exploración es una investigación de aproximación cualitativa, por
tanto busca la subjetividad de las personas, lucha por encontrar su interioridad
pensante y el valor de lo dicho por ellas en una resignificación interpretativa.
Lo que pretendemos es encontrar sentido en opiniones y juicios de maestros
con gusto por el cine y una vinculación con elementos de la ética, más que
el dicho de expertos. Por lo anterior, la técnica cualitativa es híbrida, está a
medio camino entre la entrevista con cierto nivel de profundidad, el método
Delphi (en el caso, expertos en educación) y el cuestionario no cuantificable.
Nos interesaba confrontar nuestras dudas con las creencias y certidumbres de
gente próxima al tema, sobre todo con la parte interna, creativa, conceptual,
pedagógica y, del mismo modo de experiencia real en el aula.
Nos incentivó en esta exploración, sobre todo, destacar información y verbalizaciones de profesionales cercanos a la trinchera escolar para que enriquecieran
el proyecto en que estamos, encontrando luces que iluminarán el uso ético del
cine en el salón de clase.
Representación social y formas de aproximación didácticas • 261
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
Los informantes
Buscamos que los informantes tuvieran tres elementos en común:
• Que ejercieran o hubieran ejercido el magisterio en alguna parte del sistema
educativo nacional, principalmente en nivel universitario, por lo menos
un tiempo.
• Cultura general sobre todo en aspectos científicos, humanísticos y éticos.
• Gusto y cierto manejo didáctico del arte cinematográfico.
Como referencia; la escolaridad de los participantes es: 60% de licenciatura,
30% de maestría y 10% de doctorado. En cuanto al género, 80% son hombres
y 20% mujeres.
Algunos antecedentes y elementos teóricos
Como se explicitó, esta investigación se soporta en unos antecedentes, referentes
y un trabajo teórico previo, por lo que con el fin de fijar una postura señalamos
algunos elementos:
En relación a los antecedentes podemos compartir que junto con un grupo
de investigadores desde hace más de dos lustros nos hemos dado a la tarea de
documentar los referentes educativos en el arte cinematográfico. Esta experiencia
ha generado varios artículos, revistas monográficas, ensayos, investigaciones,
ponencias, conferencias y tres libros (La vida es mejor que la Escuela, 1999;
Maestra vida, 2000 y Globalización, Cine y Educación, 2003). Entre nuestros
hallazgos, hemos encontrado que existe por lo menos una triple relación entre
el cine y la educación, a saber:
1. Una relación cinematográfica: experiencias educativas que el docente y
los alumnos viven y se recrean en la práctica educativa manifiesta en el
arte cinematográfico.
2. Una relación comunicativa: el docente y el alumno como espectador del cine.
3. Una relación pedagógica: el uso didáctico del cine en el salón de clases.
De estas tres problemáticas relaciones hemos desprendido las implicaciones
de nuestro campo de análisis que observan al cine, en primer lugar, como una
manifestación y proyección de lo educativo, a lo que nombramos lo imaginario
del cine en la educación. El segundo objeto de este campo es el que tiene que
ver con cómo el cine retrata/documenta/exhibe/crea/recrea el hecho educativo;
el cine está condicionado en algunos rasgos por lo educativo, pero también
262 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
condiciona lo educativo. Esto lo conocemos como el imaginario de la educación
en el cine. El tercero -y para los fines del presente estudio fundamental, es el
uso con fines de aprendizaje que tiene el cine en la práctica educativa, lo que
nombramos en tanto concreción pedagógica, el imaginario didáctico del cine.
Del imaginario didáctico del cine hemos encontrado otras investigaciones
próximas en Iberoamérica como la impulsada por el Ministerio de Educación
de Argentina con el proyecto Cine y Educación en el que realizan cine-fichas.
También encontramos sitios en internet en España como el de cine y educación
de Enrique Martínez Salanova (www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion) en
el que propone que en el salón de clases se trabajen temas como cine y migración;
cine y discapacidad; cine y medio ambiente, etc., además de muchas estrategias
didácticas. En nuestro país, la Secretaría de Educación Pública está proponiendo
cursos que usan al cine como la herramienta básica para la formación docente
como el del “Adolescente y su contexto actual”. Otro ejemplo próximo a nuestro
objeto de estudio es el de José Uroz y su interesante compilación de historia y
cine. También esta el trabajo del Instituto Pedagógico “Padres y Maestros” de
Bilbao, España, del libro Cine y transversales, que propone trabajar los temas
emergentes o transversales con películas.
En la presente investigación decidimos trabajar desde la representación social
como recurso metodológico, por lo tanto, la exploración va hacia elementos
como: percepción, simbólica, cognitiva, de interpretación de significantes e
ideológica de los maestros en relación al cine y los valores. Ir hacia la representación es ir hacia la médula ideológica de los sujetos. Según Camareno (2002)
la relación entre representación social e ideología es estrecha:
La ideología está ligada básicamente a la representación como sistema de
representaciones (imágenes, mitos, ideas o conceptos). Crea hábitos, normas
de comportamiento, mentalidades, formas de vida, en definitiva imágenes. La
ideología es un inconsciente vital que se segrega desde unas relaciones sociales,
y que sirve para legitimarlas, convertirlas en lo “natural” y hacer funcionar así a
esas relaciones sociales, configurando la individuación de cada vida subjetiva.
En relación a la ética, Attali (2007) prospecta que será, en este siglo xxi, el
principal aglutinante social. La ética es una apuesta a la vida, a la centralidad
y dignidad de la persona y a la toma de decisiones (Lepe, 2007; Agejas, 2007
y Dusel, 2000). La ética es un campo de conocimiento: científico, racional,
práctico, normativo y centrado en los actos humanos (Gutiérrez, 1981; Savater 1991 y 1997). La ética tiene como esencia el significado de la existencia
humana (Fromm, 1947).
Representación social y formas de aproximación didácticas • 263
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
La ejecución
La corrida del instrumento se realizó del 24 de marzo al 4 de abril de 2008,
por medio del correo electrónico. Sólo se realizó una vuelta dado que su fin era
exploratorio. Nos reservamos el derecho de profundizar en una investigación de
más largo aliento (ampliación de informantes y segunda vuelta para profundizar
en coincidencias o discrepancias, cruce de resultados con otras metodologías,
etc.). Ahora sólo compartimos los datos de este primer tramo del recorrido.
Los resultados: el trabajo con lo expresado y lo pensado
Concepto de ética en la muestra
Nuestro primer interés fue saber qué pensaban nuestros consultados sobre el
concepto de ética. La pregunta explícita fue: Defina de manera personal que es
la ética. Les solicitábamos en forma clara y directa que no recurrieran a otra
fuente que no fueran ellos mismos; al fondo mental o la creencia con que
asumen esa palabra. Nos interesaba sobre todo la visión particular con la que
asocian el término.
En las verbalizaciones encontramos tres grandes categorías que integraban
las ideas básicas subyacentes en el grupo, a saber: la ética y la vida; la ética y la
toma de decisiones; y la ética como conjunto de normas. Señalamos la categoría
y algún fraseo que ejemplifica lo que queremos mostrar.
a) Relacionar la ética con la vida: la actuación, las acciones y la conducta (inf:
2, 3, 4, 8, y 9):
La ética es el conjunto de normas que rigen la existencia de una comunidad gracias a la
cual podemos saber si actuamos correctamente (conforme a la ética) o incorrectamente
(contra lo que la ética dicta). (inf. 4)
Es el bien obrar con base en valores humanos. (inf. 9)
b) La ética y la relación con la toma de decisiones: impacto de las misma,
repercusión y fondo (inf.1, 6 ,10.):
La decisión para el bien hacer. (inf. 1)
Para mí, la ética es la forma en que convivo con el entorno en que me encuentro y en
el que mis actos y decisiones tienen impactos diversos. (inf. 6)
La ética es un valor que impulsa al ser humano a tomar las decisiones adecuadas respecto
a sus valores y al bienestar de los demás. (inf. 1)
264 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
c) La ética relacionada con valores: principios, normas, el bien y el mal. (inf.
3, 4, 7):
Una actitud y conducta dirigida a defender y promover los valores morales. (inf. 3)
Son los principios y normas morales que nos establecemos y que califican nuestras acciones
como personas sin determinarlas malas o buenas. (inf. 7)
Nos parece que estas tres categorías resumen en mucho la trayectoria teórica de la ética que manifiestan autores contemporáneos como Savater (1991;
1997), Fromm (1947), Foucault (1984), Lipovetsky (1992) y otros. Es decir,
hay una preocupación ética centrada en la persona, la vida, la toma de decisiones y los códigos del deber ser. La representación está con un paradigma
presente en la literatura específica sobre la ética aunque muy amplio en su
espectro ideológico.
Educación en valores
La segunda pregunta de aproximación fue la de tratar de relacionar la educación
con los valores. Como en otras preguntas lo que nos interesaba era la opinión
concreta de los participantes. Llama la atención que varios informantes asociaron
la educación y los valores como un pleonasmo o redundancia:
En lo primero que pienso es en una frase hueca acuñada por los burócratas que no
significa nada y que justifica cualquier actitud. Dejando de atrás a las hordas de la
empleocracia política se me viene a mentes una redundancia, una perogrullada, “educar
en valores” es lo mismo que decir “subir arriba”. Si no hay valores no hay educación,
hay ignorancia (inf. 4).
Incluso, además, relacionándola con la educación y la comunicación:
Redundancia. La educación es, en esencia, la comunicación de valores. Sin embargo,
educación en valores me remite a que el docente, en su labor diaria, hace explícitos esos
valores en los contenidos de sus clases (inf. 2).
Otros informantes, reconociendo esta reiteración, tratan de dar una explicación del por qué aparecen estos términos ligados pedagógicamente:
Un discurso emergente que busca redireccionar y redimensionar el significado de los
valores y la forma e intención de remitirse a ellos (inf. 8).
Representación social y formas de aproximación didácticas • 265
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
Más todavía, ven en esta irrupción una ventana de oportunidad:
Honestamente lo considero como una especie de pleonasmo. Es decir, todo acto educativo
lleva valores implícitos, inherentes a la cultura e identidad de quien educa y es educado.
Asimismo, considero que la expresión “educación en valores” proviene de otra: “es necesario
rescatar los valores, porque se han ido perdiendo”, y esta última me remite a la nostalgia
de un pasado ideal (hipotético) de cierta cultura que no puedo dilucidar muy bien cuál
es. Sin embargo y a pesar de todo lo anterior, considero que puede ser una oportunidad
de reflexionar acerca de aquello que conforma la identidad personal y comunitaria en
la que se vive y problematizar nuestra actuación en ella. (inf. 6).
Hay un segundo grupo de respuestas que resultan interesantes por que
aluden al otro, en el deber ser. Se preocupan y distancian simultáneamente,
como señalando un destino casi siempre educativo, sin encontrarse implicados.
Ejemplo de ello son las siguientes frases:
La idea o noción de que, sobre todo a los jóvenes por su condición, es posible enseñar
una serie de normas o formas de actuar (inf. 5).
A la formación de personas con cierto nivel moral, es decir a formar personas con cierta
sensibilidad hacía la persona (inf. 3).
La educación del ser humano mediante la sensibilización con cada uno de los valores
que hacen sensible e inteligente para su crecimiento (inf.10).
Las funciones del cine
Otro indicador subjetivo para analizar en los consultados fueron las funciones
del cine. Lo primero que encontramos es que la lista de lo que se le asigna al
cine como función social es grande y diversa, mucho más de lo esperado en
términos hipotéticos, sobre todo si no descartamos o unificamos las palabras
que pueden resultar sinónimos, porque para el informante pudieran no resultar
lo mismo (por ejemplo: entretener, recrear y distraer).
Sin embargo, cuando el término se emplea de manera idéntica, sí quedó
agrupado. Presentamos la lista de las 33 palabras para las que sirve el cine según
los informantes.
266 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Evasión
Consuelo
Goce estético
Cambiar las narrativas
Cultura (3)
Entretener (5)
Educar (7)
Crear arte
Comunicar ideología
Informar (3)
Aprender
Analizar
Motivar
Divertir
Provocar
Distraer (2)
Anunciar
Difusión
Propaganda
Esparcimiento
Recreación
Expresión artística
Documentación histórica
Convivencia
Expansión ideológica
Soñar
Pensar
Disfrutar
Reflexionar
Proyección de realidades y ficciones
Refleja vidas que no conocemos
Denuncia injusticias (2)
Sensibiliza (2)
De las palabras usadas por los informantes interpretamos varias cosas:
a) El listado de funciones (sociales, prácticas o absolutamente individuales)
con que las que se vincula el cine resulta amplio, diverso y multirreferencial; según se observa en el listado, el cine es muchas cosas más que
entretener y divertir con lo que comúnmente se le asocia;
b) Sin embargo, y tomando en cuenta la importancia que se le confiere
actualmente al primer concepto (por ejemplo en estudios de posicionamiento) y porque metodológicamente así fue solicitado (Enumere en
orden de importancia) tenemos que reconocer que dominan palabras
como recreación, entretenimiento, diversión. La representación social
del cine como evasión es todavía muy sólida;
c) Paradójicamente, la palabra más repetida es educación, con siete menciones (sin considerar palabras asociadas como: aprendizaje, cultura o
información). Aunque, reconocemos un sesgo profesional en la muestra,
e incluso del instrumento mismo, no deja de ser significativo que después
de lo recreativo, lo educativo tenga relevancia;
d) Para un futuro dejamos la oportunidad de profundizar en algunos términos útiles, comunes o raros, con que se sirven los informantes del cine,
como pueden ser soñar, provocar, documentación histórica, expansión
ideológica, etcétera.
¿Educa el cine?
A pesar de que la representación social sobre la educación todavía está muy
enmarcada en la lógica de la escuela, la acreditación y la certificación (Jaim Et
Representación social y formas de aproximación didácticas • 267
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
cheverry 1999), sobre todo por las corrientes pedagógicas que dominaron hasta
la primera mitad del siglo XX, las respuestas sobre si el cine educa resultaron
casi unánimes, en el sentido afirmativo. Sólo hay una discrepancia señalando,
con cierto enfado que la pregunta es manipuladora, comparándola con otras
que consideraba semejantes:
Puede educar y puede llenarnos de ignorancia, la pregunta es manipuladora, es como
decir: “¿el agua limpia?”, y sí, claro, puede limpiar, pero el agua estancada se llena
de hongos y eso no es muy higiénico. El agua es agua como el cine es cine, su función
dependerá de quién y cómo los utilice (inf. 4).
Tal vez por consecuencia de la arquitectura del instrumento, dada la pregunta anterior, al profundizar en el por qué el cine es factor educativo, lo que
contestan casi siempre ampliando sobre las cuestiones: ¿En qué educa? ¿Sobre
qué educa? lo que sin duda es una ganancia. De tal suerte que encontramos un
universo mayor de aspectos, razones y argumentos del cine como educador.
Señalaremos sólo algunos rasgos detectados por los informantes de sobre
que educa el cine: sobre mundos posibles, diversos referentes, comunica valores,
formas de vida, de actuar, de pensar, presenta casos, aspiración, sentimientos,
aprendizajes, decisiones, provee una lectura de la realidad, moldea la identidad,
forma actitudes, es un medio de transferencia del conocimiento y comunica
situaciones y acontecimientos.
Los valores: ¿se aprenden o se enseñan?
Esta es una cuestión central en la exploración para el desarrollo de la propuesta
didáctica que pretendemos elaborar. Hay diferentes voces en la literatura educativa (Guevara, 2007) que expresan que no es fácil enseñar a otro ser humano
los valores. Es decir, la caridad, la compasión, el amor, la pasión, el deber, la
tolerancia, la responsabilidad, el compromiso, etc., son actitudes de la persona
con cierto nivel de profundidad, vividos, internalizados y asumidos conscientemente. Lo que sostienen algunos pedagogos es que tiene que aprenderse con
experiencias cercanas y, por lo que para que surta efecto, la enseñanza tiene que ser
viva cognitiva y afectivamente, como proceso de apropiación (mayo, 2008).
Lo anterior no se puede aprender bajo un esquema tradicional de enseñanza,
en el que alguien dicta y el otro memoriza y repite. Se interioriza por lo que vive
y hace suyo la persona, por ejemplo, mediante experiencias, recomendaciones
prácticas o emociones, por lo que el proceso educativo en valores debe tomar
268 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
en cuenta todo lo anterior, y no enfrentarlo como un contenido más que se
adereza al currículo.
En nuestra indagación apostábamos hipotéticamente a que las opiniones en
este punto se polarizarían: una parte de los maestros consultados optaría por
que los valores se pueden (deben) enseñar y otros opinarían que los valores se
aprenden por la experiencia de la vida. Los datos fueron hacia otra parte. En la
totalidad de los casos coincidieron en vincular la enseñanza con el aprendizaje.
Leamos algunas verbalizaciones:
Los valores se aprenden a través de la experiencia de vida, pero se clarifican gracias a
los discursos edificantes que diversas instituciones postulan (inf. 1).
Es un proceso dialéctico en que interactúan (inf.2).
Ambas. Naturalmente, nuestra formación tiene que ver desde el seno de la familia,
por lo tanto muchas veces somos el reflejo de lo que vemos y vivimos en casa, los principios
que nos conforman y los valores que nos integran como persona la mayor parte de los
casos son enseñados por nuestros padres o familiares cercanos. (inf. 3).
Se aprenden y se enseñan, es un círculo, alguien los “enseña”, es decir, los muestra, es decir,
los ejerce (…) los “enseña” para que otro alguien los “aprenda” y así sucesivamente. (inf.4).
(…) si los valores se enseñan, es necesario que se aprendan. (inf. 5).
La educación lleva implícitos los valores de los sujetos involucrados. A través del
proceso educativo uno aprende/comprende lo que tiene valor en su cultura y decide lo
que tiene valor para sí mismo (inf.6).
Se aprenden ya que se parte de un aprendizaje por imitación y por derivación de
enseñanzas directas o indirectas. (inf. 7).
-Ambos casos. Primero se aprenden, al seno familiar y escolar (…) De ahí, va adquiriendo otros conceptos valorales y/o redimensionando otros a partir de otros medios
como la experiencia, la lectura, el cine, (inf.8).
Se enseñan y se aprenden. Se enseñan de generación en generación tanto en la
familia, en la escuela y dentro de grupos sociales. El aprendizaje de los valores se da en
aquel individuo que tiene consciencia de la importancia de éstos y que, además, tiene la
disposición y la actitud de que con el aprendizaje de los valores gana como ser humano
(el subrayado también es del informante 9).
Los valores pueden aprenderse y enseñarse, ya que muchas veces hasta que una persona
no se topa con una situación específica no entiende el dilema que puede presentarse por
la omisión o la decisión de potenciar un valor (inf. 10).
Como se observa, es notable, y en algunos casos con un buen fundamento
teórico de diversos cuerpos conceptuales, la manera en que los informantes
Representación social y formas de aproximación didácticas • 269
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
integran y asocian la enseñanza con el aprendizaje como forma de respuesta
que evade la disyuntiva; sin embargo, la experiencia pedagógica nos hace inferir
que no siempre en la realidad educativa la relación enseñanza-aprendizaje es tan
natural o mecánica. Lo que se enseña no necesariamente es lo que se aprende
y viceversa. Lo que vemos como significativo en la muestra es que a pesar de la
solvencia teórica plasmada en categorías y conceptos predomina una representación social causal, mecánica y tradicional del hecho educativo.
Películas de cualquier tiempo y lugar y los valores que se decantan de ellas
Ya más próximos al cine y la ética, en la siguiente pregunta nos interesaban
principalmente dos aspectos:
1) Saber el fondo cultural y ético con que contaban los entrevistados y como
relacionaban las películas con los valores.
2) También si había recordación de la escena con el valor. Esto sobre todo
porque es algo que ya teníamos pensado como estrategia y queríamos
saber qué pensaban y cuál era su reacción en el momento de aportar.
Los informantes compartieron, en total, 47 películas. La mayoría de las últimas tres décadas (1970-2000), notando que menos de cinco son del último lustro.
Creemos que se espera la prueba del tiempo para que una película pueda ser
recomendada en el sentido que se los solicitábamos, aunque hay evidentes contra
ejemplos: Juno y El laberinto del fauno, que al parecer ya no lo necesitaron.
Los filmes que arroja la muestra son dominantemente estadounidenses, lo
que era predecible, como lo manifestábamos a nivel hipotético, por la hegemonía
de esta nación (baste analizar la cartelera cinematográfica de cualquier país en
los últimos 50 años), sin embargo, y a pesar de ello, hay también productos de
otras cinematografías y bastante bien representadas, como la mexicana, española,
italiana, inglesa, australiana y japonesas. Hay películas clásicas, consideradas así
por los expertos (Mamet, 1991; Gubern, 2000), de la mayoría de los géneros
(intimistas, bélicas, costumbristas, musicales, históricas, infantiles, melodramas,
fantásticas, thrillers, westerns), ubicadas en corrientes como el neo-realismo,
Dogma o la nueva ola francesa, o cine de autor como Kurosawa, Kubrick o
Kieslowski. La lista en sí misma es de un inmenso valor.
Con relación a los principios y valores encontramos variedad y, en general,
el valor que señalan está bien integrado en la película. Los valores más referidos,
con más de tres menciones, son la libertad, el amor, el respeto, la constancia
y la amistad.
270 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Aunque no nos detendremos en las posibles interpretaciones de las razones
por las que esos valores se mencionaron, incluimos, por la importancia que
puede tener para los procesos educativos, la lista y cuadro completo que resume
esta pregunta.
Películas
1. Amelie
Escena
Amelie decide concretar historias trágicas,
incompletas, tristes, etc. de una forma alegre,
buscando siempre el final feliz adecuado para
cada una de ellas, lo más importante sin lograr el
reconocimiento público.
2. Perfume de
Vida
Cuando Charlie se niega a salir del cuarto donde el
mujer
coronel Frank está a punto de quitarse la vida.
Cuando Ofelia supera pacientemente una a una
3. El laberinto del Constancia, el
fauno (inf.3, inf.1) valor de la libertad todas las pruebas para lograr regresar a gobernar
y la dignidad de la junto a sus padres el reino prometido por el fauno.
persona humana.
4. Across the
Amor
Toda la película.
universe
Amistad y
Toda la película.
5. Big Fish
perseverancia
La responsabilidad Tanto en el juicio sobre la humanidad de los
6. La misión
histórica y la
indígenas como en la escena final.
dignidad de la
persona
7. Hasta morir
La amistad,
Cuando se enfrentan los cholos tras el alejamiento.
(inf.1, inf.2)
Identidad
El personaje del chavo banda, Urbano, se manda
a hacer un tatuaje. Cuando se lo ponen, le duele
tanto que llega hasta las lágrimas. El personaje del
Cholo le explica que un tatuaje no es una moda ni
una tontería, que “un tatuaje se gana”.
Humildad
Cuando Galadriel renuncia al uso del Anillo de
8. El señor de los
anillos
Poder.
Libertad
Las clases del profesor Keating.
9. La sociedad de
los poetas muertos
10. Cinema
Amor/fidelidad
La fábula contada por Alfredo a Toto.
Paradiso
Constancia/
Toda la película.
11. Billy Elliot
Esfuerzo
12. Amistad
Igualdad
El momento en que los esclavos observan
ilustraciones (de Doré) un una Biblia y las
interpretan haciendo una analogía del sufrimiento
de Cristo con el de ellos mismos.
Valores
Ayuda
Representación social y formas de aproximación didácticas • 271
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
13. Ben Hur
(inf.4, inf.7)
14. Lo que el
viento se llevó
15. La lengua de
las mariposas
16. Beau Geste
17. El puente sobre
el río Kwai
18. Gallipoli
19. El pianista
Orgulloso,
amistad y
congruencia.
Coraje
Ben Hur en las galeras
Entrega
El maestro enseñándole al niño.
Hermandad
Dignidad
Luchando juntos hasta la muerte.
Soldados ingleses silbando.
Pacifismo
Los soldados saben que van a morir, que es
absurdo y sin sentido, pero cumplen órdenes. El
sargento mayor deja su anillo de boda clavado en la
trinchera y el protagonista se despoja de sus armas
para una última carrera a la muerte.
Uno no sólo es víctima de la vida, sino que
es responsable por la toma de sus decisiones.
Szpillman no acepta entrar a la policía aunque eso
pueda traerle la muerte.
¿De qué sirve todo el conocimiento si no amas?
John Nash dispuesto a sufrir el coma diabético
inducido por los psiquiatras en un intento por
curarlo con tal de poder vivir con su familia.
“Coco” Villegas entiende que, a veces, las cosas
llegan casi por si solas, que es más cuestión de
no forzarlas, cuando encuentra a Bombón feliz
de la vida, con una perrita criolla, luego de haber
despreciado varias perras finas.
La esposa regala su casa a la amante de su esposo
muerto.
Responsabilidad
20. Mente brillante Sacrificio
21. El perro
Paciencia
22. Tres colores:
Azul (inf.6)
Comprensión y
generosidad.
23. Ojos bien
cerrados
La relatividad
de los actos
y “valores”
humanos.
24. Juana de Arco Fe, verdad,
humildad.
25. Blade Runner Amor como
entrega de la vida
26. Buscando a
Comunicación,
Nemo
convivencia
27. Días sin huella Compromiso
28. Rocco y sus
Amistad y
hermanos
congruencia.
Juro por la tierra roja de Tara…
El diálogo final.
El diálogo entre Dios y la protagonista.
Final
Toda la película
Toda le película
Toda la película
272 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
29. La fuerza de
uno
30. Canoa
31. Los siete
samuráis
32. El padrino
33. Tres Colores
34. El violín
35. Mar profundo
36. Trainspotting
37. Juno
Disciplina
Toda la película
Tolerancia
Cooperación
Toda la película
La escena de la batalla
Lealtad,
honorabilidad,
amor
Igualdad,
fraternidad,
libertad
Libertad,
participación,
respeto.
Amor
Fraternidad, amor
y compromiso.
Al Pacino diciendo: La familia es la familia.
41. Alí
Respeto,
solidaridad
Libertad,
tolerancia
Amor filial y
respeto
Tolerancia y
respeto
Libertad
42. Gandhi
Paz
43. Películas del
Holocausto
Respeto por sí
mismos
38. El odio
39. Yo soy Sam
40. Billy Elliot
Igualdad: Blanco
Libertad: Azul
Fraternidad: Rojo
Participación y liderazgo de guerrilleras.
En la ayuda que pide el enfermo.
Renton (personaje principal) le deja dinero a su
amigo en caja de seguridad. -Los padres, por culpa,
ayudan a la desintoxicación.
Madrastra y papá ayudando a Juno.
Toda la película
Toda la película
Toda la película
Alí levanta su voz en contra del gobierno
estadounidense en tiempos de la guerra en
Vietnam. Decide no ir a la guerra pues “esa gente
no lo ha maltratado, no tiene nada en contra de
ellos y, al contrario, el blanco estadounidense no
ha hecho más que maltratarlo a él y a su raza”.
Increíble la valentía de un solo hombre contra todo
un sistema de gobierno del país más poderoso del
mundo.
Durante prácticamente toda la película. Como en
la anterior película, vemos cómo una sola persona
frente al mundo da prueba del valor de la paz sin
violencia. “Ojo por ojo y todos estaríamos ciegos”
En las innumerables películas que denuncian los
horrores del holocausto podemos tomar como
ejemplo grandes muestras de valor personal por
defender las injusticias vividas, que dan como
resultado, pruebas de respeto por sí mismo.
Representación social y formas de aproximación didácticas • 273
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
44. Los hombres de Responsabilidad
mi vida
45. Rabbit-Proof
Fence
46. Eight Below
47. Magnolia
48. Sueño de fuga
Durante toda la película podemos darnos cuenta
que, a pesar de que una mujer puede ser madre a
muy temprana edad, la responsabilidad por cuidar
y sacar a su hijo adelante no es cuestión de edad
sino de actitud y valentía.
Amor
El amor demostrado hacia las familias étnicas
cuando el gobierno realiza operaciones de “limpieza
étnica”. Dos niñas hacen todo por regresar al lado
de su madre y su abuela.
Amor hacia los
En la película vemos reflejado el profundo amor
animales, Lealtad. que las personas pueden llegar a sentir por los
animales. También vemos la impresionante lealtad
que un perro puede llegar a tener hacia su amo,
digno de que los humanos lo imitemos.
(perdón pero me acordé ahorita de ésta y se me
hizo importante hablar de valores distintos en
donde están presentes los perros)
El perdón
El papel que representa Tom Cruise, haciendo las
paces con su padre al borde de la muerte
Perseverancia
El papel que representa Tim Robbins tardó durante
20 años en toda la película en hacer un túnel hacia
su libertad.
Cine actual
En la pregunta a los informantes se les propuso un primer recorte de películas recientes
que habíamos detectado se podrían trabajar en términos de valores.
De las quince películas, la más referida fue el Laberinto del fauno. Supusimos
que se debía al éxito que tuvo primero en Europa (Cannes/Francia y en los
Goyas/ España) y luego en nuestro país después de la llamada “noche mexicana”
en la premiación del Óscar de febrero de 2007.
Además de este palmarés, es innegable el nivel de calidad cinematográfica
que tiene la película.
Algunas frases que mencionan sobre El laberinto del fauno con relación a
los valores son las siguientes:
La película está repleta de enseñanzas. Particularmente, la parte de la libertad creativa
de la niña, cuando tiene que construir su historia paralela frente a la tiranía (inf. 1).
Me parece que toda la cinta resalta la inocencia infantil como forma de sobrevivencia
en un mundo desgastado y dividido por la guerra (inf. 2).
La solidaridad se ve en la escena en que la actriz Maribel Verdú y el doctor ayudan
al hermano (inf. 8).
274 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
La valentía y el amor hará luchar por su familia para luchar en contra del tirano
(inf. 9).
Como se puede observar, son varios los valores que se pueden rescatar de la
película mayormente nombrada entre los informantes, pero cabe destacar en
esta pregunta que notamos que la mayoría de las películas propuestas a ellos
en el primer listado no habían sido vistas. Suponemos que esto se debe a que
se proyectaron en los circuitos culturales de la ciudad de México (casas de arte,
festivales, Cineteca Nacional, cartelera universitaria, muestras) y por muy poco
tiempo; a veces una sola función o semana, hecho que bien visto resulta absurdo
en una de las ciudades más grandes del planeta. Esto se puede corregir, como
está sucediendo, al aparecer esas películas en otros formatos (DVD) y puedan
ser vistas y usadas por los colectivos escolares.
7.8 Otras recomendaciones de películas contemporáneas
En esta pregunta, lo que tratábamos de entender, en correlato a la pregunta
anterior, era que los informantes nos sugirieran películas actuales susceptibles
de ser trabajadas con valores y que no estuvieran en la lista que proponemos.
La delimitación, como se sabe, era el último lustro: 2003-2008. En efecto, aquí
también buscábamos contrastar nuestras creencias.
La lista arrojó productos cinematográficos interesantes, por lo que decidimos
incorporar algunas a la parte final del texto de las estrategias didácticas y recomendar todas. Esta es una nueva lista del cine del último lustro que se puede
manejar éticamente en el salón de clases y que se desprende de los informantes.
También la compartimos a continuación porque da también pistas de trabajo.
Se anotan como fueron expresadas y no técnicamente.
• Dogville
•Los niños del fin del mundo
• Across the Universe
• Big Fish
•Los falsificadores
• Qué hacer en caso de incendio
• Asesino al asecho
•Escritores por la libertad
•Erin Brokowich
• Antes de partir
Representación social y formas de aproximación didácticas • 275
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
•Farenhtheit 911
• Sin lugar para los débiles
• Petróleo sangriento
Del mismo modo, tomamos la decisión de incluir algunas de estas películas
como recomendaciones complementarias específicas de algunas películas con
temas cercanos.
Estrategias didácticas y cine
Dado el perfil del informante que buscamos (profesionales de la educación), las
respuestas aquí también tienen un incalculable valor, por lo que al igual que en
otras preguntas, titulamos y sintetizamos algunas de las estrategias didácticas
que recomendaron los informantes:
1. De la sorpresa a la actividad:
Enfrentar al alumno a la sorpresa de la proyección y generar una discusión guiada tras
la película, o bien, generar una guía de tópicos a observar en la película (se recomienda
como actividad didáctica). Puede ser un cartel para la misma o un spot publicitario
que articule lo estudiado (inf.1).
2. El valor universal:
Plantear un valor humano, universal o cultural, explicándolo, para después llevar a
cabo la proyección (inf.2).
3. Relacionar con otro medio:
Enriquecerlos con series como los Simpson o Malcom el de en medio que en el fondo
transmiten ciertas cuestiones éticas (inf. 3).
4. Proximidad, giro y explicación:
Lo esencial es que sean películas que “peguen” en la juventud. Esa creo que es una
estrategia básica y se remonta al mismo momento de elegir la película, los alumnos se
maravillan cuando de películas (o canciones o revistas o productos) que ellos consumen
a diario el maestro puede extraer análisis que le dan otra vuelta a la tuerca (…) la
tarea del profesor es desmenuzar las películas y mostrar (o mejor, hacer que los alumnos
encuentren) los valores que muestran (inf. 4).
5. El camino de la toma de decisiones:
1. Comentar antes de la clase situaciones referentes a la claudicación de los ideales con
el paso del tiempo.
276 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
2. Debate que deberá quedar abierto acerca del tema.
3. Después de la película, los alumnos tratarán de explicar qué llevó a cada uno de los personajes a tomar sus decisiones, qué consecuencias tuvieron (en lo individual y en lo social).
4. Los alumnos valorarán esa toma de decisiones.
5. Se puntualiza a lo largo de toda la clase que de lo que se trata es, precisamente, de la
importancia de tomar decisiones y asumir sus consecuencias (inf. 5).
6. Los pasos de entender al cine como dilema ético:
1. Establecimiento de un dilema ético relacionado con el contenido de la clase y en
relación con los destinatarios.
2. Propuestas de lo que se haría en ese caso.
3. Presentación de escenas de películas donde aparezca ese dilema o uno parecido
(contextualizado).
4. Discusión acerca de cómo se resuelve en cada caso.
5. No perder de vista que no se trata de defender un valor o valores a ultranza, sino de
comprender la situación (inf. 6).
7. Actitudes y valores de los protagonistas:
1. Que los alumnos identifiquen en los protagonistas valores específicos y cómo son
desarrollados por estos.
2. Que los alumnos puedan analizar y generalizar las actitudes y conductas de los protagonistas hacia nuevas situaciones y problemas cotidianos (inf. 7).
8. Dinámicas grupales:
• Diálogo simultáneo (cuchicheo)
• Técnica expositiva
• Método de caso
• Dramatización
• Debate dirigido
• Lluvia de ideas
Discusión
Para poder establecer el valor de lo que encontramos en las respuestas de nuestros
informantes, partimos de lo que señala y concentra Garzón Bates (1997) con
respecto a la ética y su sentido:
La ética se ocupa de nuestro comportamiento dentro de la sociedad, pero a diferencia de
la moral, no prescribe el curso de nuestra conducta o nuestras acciones incluso establecen
Representación social y formas de aproximación didácticas • 277
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
bases para criticarla. De allí que abra la posibilidad de comportamientos distintos de los
de la moral establecida por una comunidad o por la sociedad. La ética puede ayudarnos
a elegir, pero no nos impone rígidamente una elección.
Justamente lo que nos parece más revelador de la investigación exploratoria
es la facultad personal que ejercen los maestros, como actores principales del
hecho educativo, de asumir sus saberes y creencias y ponerlos en juego para que
respondan creativamente ante el desafío formativo de los alumnos.
Lo que resulta evidente es que el formar éticamente aún con un medio como
el cine que proponemos, en sí mismo es complejo, se reestructura didácticamente de muy diversas maneras por los maestros. En los datos notamos más
que prescripción didáctica propuestas innovadoras para el salón de clase, de
un conocimiento del que se fueron apropiando los profesores a lo largo de su
vida, en experiencia y muy seguramente lecturas y pláticas informales en las
que especulamos por la calidad y contundencia de las respuestas en cuanto a un
saber escolarizado, más allá de donde fueron formados académicamente. Pero
que además en forma solvente utilizan (o por lo menos sabrían como utilizar,
por lo que reportan) en su quehacer cotidiano educativo.
Conclusiones
1. Para el colectivo de informantes consultados las tres categorías que se desprenden del término ética y que son centrales a esta investigación son: En
primer lugar, la ética y su estrecha relación con la vida de las personas; con los
comportamientos, con la conducta, con las acciones de todos los días.
La segunda categoría es la de toma de decisiones y es la que sin duda nos
abrió una inmensa ventana sobre lo que creemos debe trabajarse en la relación
cine y ética. Nos explicamos; en las películas, los protagonistas de las historias
lo que hacen inevitablemente es tomar decisiones que dan continuidad o giros
a los acontecimientos. De ahí la luz que tomó este dato. Lo que propondremos
en el trabajo de las películas gracias a este hallazgo es marcar muy claramente
las secuencias y proponerles preguntas que insistentemente hagan a los alumnos observar y seguir las decisiones que van tomando los involucrados en las
tramas, lo que permitirá que la observación de las películas se haga de forma
alterna y minuciosa.
La tercera categoría es tal vez a la que más se recurre cuando se alude al
concepto de ética (valores, principios, normas etcétera). Lo que inferimos
278 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
finalmente es que no estamos ante un concepto el cual se puede explicar de
una vez y para siempre. La ética es una disciplina que se puede manejar de
distintas aristas.
2. Una segunda gran enseñanza que se desprende de esta investigación es la clara
asociación que hay entre educar y educar en valores, prácticamente la información que obtuvimos no ve forma de desprender la educación de la ética. Pero
sería muy interesante contrastar este punto de vista que arroja la información
con la realidad escolar sobre todo en dos cosas:
a. Que este proceso no siempre se da en los espacios escolares. Lamentablemente, todavía los maestros imparten la clase que les toca cumpliendo con
el programa en el cual no hay espacio temporal para un trabajo formativo
integral del educando.
b. La incorporación que se ha hecho de la ética, la educación en valores o el
civismo, así como los espacios de formación y humanismo, son casi siempre
propuestas duras, rígidas y que aparecen casi siempre de manera curricular
como materias; los maestros y los alumnos las asumen como las otras asignaturas que hay que tomar o impartir y acreditar o evaluar. Tampoco aquí
hay mayor trabajo formativo y sólo exponer y muchas veces memorizar los
contenidos.
3. Los lugares comunes en que el cine sólo divierte y entretiene volvieron a
aparecer en las representaciones que tenían los informantes sobre el cine. Sin
embargo, hay dos datos muy reveladores en la información: el cine sirve para
muchas cosas más que para evadirse y el cine se ha incrustado de forma irreversible en los procesos educativos de aprendizaje y culturales. Es muy claro
que esto, se puede constatar cada vez más en casi cualquier centro escolar; los
maestros utilizan el cine para promover aprendizaje.
4. Existe consenso según la información obtenida de que el cine educa y se
muestra evidencia de que el cine educa de muy diversas maneras y sobre lo
más distintos objetos de conocimiento y contenidos. Recomendamos para
una investigación etnográfica lo que queda por saber, por ejemplo, los logros
completos alcanzados en la utilización del medio con fines educativos.
5. Los valores se enseñan y se aprenden concluyen los informantes casi sin encontrar ruptura entre ambos. Sin embargo nosotros insistimos en que muchas
Representación social y formas de aproximación didácticas • 279
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
veces sobretodo en la realidad actual lo que dice/enseña el maestro no es necesariamente lo que aprende el alumno. Y también de manera obsesiva pensamos
que una mediación necesaria entre el mundo del aprendizaje y el mundo de la
enseñanza pueden ser los medios trabajados de otra manera.
6. El valor supremo que tiene como hallazgo la presente investigación es, a
nuestro juicio, poder mostrar el capital intelectual y de representación (conceptos, películas, estrategias, usos) del que disponen los maestros, más allá de lo
que específicamente dan como clase, la materia que imparten o su formación.
Ninguno de ellos es maestro de ética o cine; sin embargo, en sus opiniones la
solvencia y entereza sobre el tema de consulta es muy evidente. La recomendación aquí es muy puntual: profundizar y ampliar esta investigación a otros
colectivos docentes, incorporando siempre, como más adelante lo intentaremos,
su conocimiento, sabiduría, desprendimiento y generosidad.
7. En la literatura de las Ciencias Sociales en general y en la de la Ciencia de la
Comunicación y Educación, en particular, es muy socorrido el argumento (por
ejemplo en los textos didácticos) de la importancia y el carácter insustituible del
profesor. Pero como en todos los lugares comunes lo relevante es demostrar que
en efecto los maestros son distintos y tienen estrategias distintas. Este trabajo
muestra como comprenden y usan el medio cinematográfico una muestra de
profesores en forma creativa e innovadora.
El uso del cine en el aula escolar, que venía gestándose desde la tecnología
educativa -implementada en América Latina desde los setenta del siglo pasadoalcanzó su derecho pedagógico y generalización tecnológica (por lo menos en
los centros escolares urbanos promedio) en la primera década del siglo XXI.
Sin embargo, es indispensable no saltarse el rito de iniciación que significa repensar el medio en ámbitos educativos.
Por lo anterior, lo que nos proponemos como trabajo inmediato es retomar
los datos aquí expuestos para el diseño de una estrategia general didáctica para el
trabajo de los films que incluyan elementos como: la novedad, la ficha técnica,
el trabajo con fotogramas, escenas, secuencias, preguntas detonantes de ideas,
trabajo previo, durante la proyección, reflexiones finales, dilemas éticos, etc.
Por último, como resulta lógico nunca quisiéramos jamás sustituir al profesor,
más bien estar juntos con él en la butaca o en el mesa-banco, aprendiendo a
reutilizar al cine.
280 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Referencias
Acosta, V.W. (2000). Las ciencias sociales a través del cine. Aula Abierta. Magisterio,
Santa Fe de Bogotá, Sociedad Cooperativa Taller Abierto.
Agejas, J.A. (2007). La tarea de ser mejor. Curso de ética. Madrid: Universidad Francisco de Vitoria.
Aparici, R. & García Matilla, A. (1987). Imagen, video y educación. Prólogo de Javier
Arévalo Zamudio y Gerardo Ojeda Castañeda. México: Fondo de Cultura
Económica.
Aristóteles (323 a.c.). Ética Nicomaquea. México: Ediciones Nuevo Talento.
Armendáriz, M. (2002). El juego de la fascinación. En La memoria de los sentidos. Basilio
Martín y su obra audiovisual. 47º Semana Internacional de Cine. Valladolid
España. Sociedad General de Autores y Editores. pp. 9-12.
Attali, J. (2007). Diccionario del siglo xxi. Barcelona: Paidós.
Augé, M. (1999). Antropologías de la sobremodernidad. En Estudios sobre las Culturas
Contemporáneas, junio, año/vol. ii. Barcelona, España.
Benedicto xvi (2008). Los medios en la encrucijada entre protagonismo y servicio. Mensaje
de su santidad Benedicto xv para la xlii Jornada mundial de las comunicaciones
sociales. Roma, Italia: Libreria Editrice Vaticano.
Bollant, F. (2004). Michel Foucault y las prisiones. Buenos Aires: Ediciones Nueva
Visión. Claves Perfiles, p. 11.
Blanco, J. (2007). Al Gore y el calentamiento global. En La Jornada 31 de julio de 2007.
México.
Camareno, G. (2002). (ed.) La mirada que habla (cine e ideología). Madrid: Akal/
Comunicación.
Chama, L. (2005). Complejizar el aula. En Complejidad y transdisciplina: acercamientos
y desafíos. México: Editorial Torres Asociados. pp. 109 - 122.
Contreras, S. (2002). La ética en la vida profesional. México: Editorial Trillas/ Universidad Anáhuac.
Debray, R. (1992). Vida y muerte de la imagen. Barcelona: Paidós.
Dietrich, H. et al. (2000). El fin del capitalismo global. El nuevo proyecto histórico.
México: Océano.
Foucault, M. (1984). Historia de la sexualidad 2- El uso de los placeres. México: Siglo
xxi. pp. 26-29.
Fromm, E. (1947). Ética y psicoanálisis. México–Buenos Aires: Fondo de Cultura
Económico. Breviarios No. 74.
Fullat, O. (1997). La peregrinación del mal. España: Planeta.
García, A. L. (1991). El testamento de Emma Godoy. México: Jus.
Garzón Bates, M. (1997). La Ética. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
Colección Tercer milenio. pp. 4 – 5.
Guevara Niebla, G. (2007). Entrevista para el suplemento Campus, periódico Milenio
13 de septiembre de 2007. México.
Representación social y formas de aproximación didácticas • 281
y éticas al cine por maestros:
una exploración con palabras, creencias, estrategias e imágenes
Gubert, R. (2000). Historia del cine. España: Lumen.
Gutiérrez, S. R. (1981). Introducción a la Ética. México: Esfinge.
Jaim Etcheverry, G. (1999). La Tragedia Educativa, México: Fondo de Cultura Económica.
Jarvie, I. C. (1978). El cine como crítica social. México: Ediciones Prisma.
Kraus, A. (2008). Memorial de deudas. En la Jornada 16 de Abril del 2006 Sección
Editorial. México. p. 18.
Lipovetsky, G. (1992). El crepúsculo del deber. España: Anagrama.
Mamet, D. (1991). Dirigir cine. México: Ediciones el Milagro/ imcine. Primera edición 1997. p. 28.
Mayo, I. (2008). Emoción, experiencia y educación, una mirada diferente. Ministerio
de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba. Ponencia presentada al V
Encuentro Nacional de Investigación Educativa. Conie. Tepic. Nayarit.
Meixueiro, A. & Ramírez, T, coord. (1998). La vida es mejor que la escuela. México:
Sociedad Cooperativa Taller Abierto.
Meixueiro, A. & Ramírez, T. (2000). Maestra vida. Sociedad Cooperativa Taller
Abierto. México: Centro de Estudios superiores en Educación. Universidad
Pedagógica Nacional.
Meixueiro, A. & Ramírez, T. (2003). Globalización, cine y educación. Sociedad Cooperativa Taller Abierto. México.
Narro, J. (2008) “La tecnología rebasa el humanismo” en periódico Milenio Jueves 19
de junio de 2008, p. 45.
Sánchez de Armas, M.A. (2008). ¡Qué tiempos aquellos, señor Don Simón! En la sección
Juego de Ojos, de Revista Virtual upaep. Puebla, México.
Savater, F. (1991) Ética para Amador. México: Planeta.
Savater, F. (1997). El valor de educar. México: Instituto de Estudios educativos y sindicales de América.
Subirats, E. (2008). Realidades artificiales y mentiras globales. Entrevista realizada por
Juan Manuel García, en La Jornada Semanal Domingo 25 de mayo de 2008.
No. 690. pp. 4-5.
Scheler, M. (1916). El formalismo en la ética y la ética material de los valores. Citado
por Manuel García Morente. Obras Completas II Madrid: Edición Juan Miguel
Palacios. pp.. 315-320.
Tejeda, A. (2008). El dominio enloquece al mundo: entrevista con Eduardo Galeano.
En La Jornada. México. 30 de mayo de 2008. p. 52.
Uroz, J. (1999). Historia y cine. España: Publicaciones de la Universidad de Alicante.
p. 225. Recuperado de: www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/
282 • Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Cuarta Parte
Análisis simbólicos
de fenómenos sociales
•
12
El culto a la Santa Muerte
en el entramado simbólico de la sociedad
del riesgo
María Concepción Lara Mireles*
Universidad Autónoma de San Luis Potosí
Actualmente hay un interés científico por el estudio de la diversidad religiosa, desde la perspectiva socio-comunicativa-cultural. Se considera
que el discurso de la religiosidad se construye socialmente en la intersubjetividad, es decir, en las prácticas comunicativas y culturales a través
de las cuales los usuarios configuran las representaciones sociales que les
dan cohesión e identidad en el mundo que construyen. En esta línea se
encuentra el presente proyecto de investigación, aún en construcción.
El propósito general de este trabajo es tratar de hacer visible cómo
se está configurando una narrativa social emergente o compleja trama
de relaciones entre actores –seguidores de la Santa Muerte– que crean
redes de interacción comunicativa incorporando prácticas rituales sincréticas, redes de construcción identitaria con formas ya tradicionales de acuerpamiento social, como también apropiándose de la Web y
transformándola en espacio de expresión, en templo “desespacializado”, en lugar de sociabilidad digital y de acuerdo intersubjetivo.
Palabras clave: Sociedad del riesgo. Santa Muerte. Iconografía escatológica. Experiencia intersubjetiva. Reencantamiento de lo secular.
* Dra. Ciencias de la Comunicación Social, U. de la Habana. Esp. Historia del Arte Mexicano,
uaslp. Lic. Ciencias de la Comunicación, uam-x. Lic. Filosofía, Collegio Internazionale S. Paolo,
Roma. Miembro de amic y del sni nivel i. Directora de la Región México ante felafacs (20072009). Actualmente, Profesora Investigadora y Jefa del Centro de Investigación de la ecc de la
uaslp. Coautora de: Comunicación Publicitaria, Ed. Trillas, 2002.. “El entorno tecnocultural y
la interacción comunicativa”, en Anuario ix de Investigación de la Comunicación, coneicc, 2002.
Coautora de “Espacio, tiempo y discursividad”, en Anuario xiii de la Comunicación, coneicc,
2006. Correo electrónico: [email protected]
Currently there is a scientific interest about religious diversity studies, from
a social-communicative-cultural perspective. It is consider that the religious
speech is socially constructed in inter subjectivity, in other words, in the
communicative and cultural practices, trough which users, shape the social
representations that give cohesion and identity in the world they are building. In this line we encounter the present investigation project, still under
construction.
The overall purpose is to try to shade light on how it is shaping a social
emerging narrative or a complex web of relationship among actors, followers of Santa Muerte, that created networks of communicative interaction,
incorporating syncretic ritual practices, networks of identity construction
with traditional forms of social bodybuilding, as well as appropriating the
Web and transforming it into an expression space, in a temple “without
space”, instead of digital sociability and inter subjective agreement.
Keywords: Society of risk. Santa Muerte. Scatological Iconography. Inter subjective experience. Re enchantment of Secular.
Perspectiva de estudio: la práctica cultural de la santa muerte
como construcción e intercambio de significados
Las prácticas culturales deben ser vistas, analizadas e interpretadas en el entramado simbólico de un universo cultural específico. De acuerdo a Inés Cornejo
Portugal, los objetos culturales son significados compartidos representados de
alguna forma, son expresiones socialmente significativas, visibles, tangibles,
públicas e integradas en el circuito del discurso de un grupo. (2003, p. 295).
En este sentido, Cornejo sigue el pensamiento semiótico de John Fiske (1984)
sobre la comunicación como proceso de producción social de sentido. De hecho,
los procesos comunicativos son constitutivos de la vida social, en el sentido que
Giddens otorga a la capacidad de “agencia” del individuo y del grupo.
En consonancia con esta premisa, el camino metodológico será el análisis
de la práctica cultural de la Santa Muerte como construcción e intercambio
de significados por parte de una comunidad dinámica integrada por un lado,
por los creadores culturales, que son los promotores del culto; y por el otro,
por los receptores culturales, aquellos que integran a su propia experiencia
cotidiana la propuesta, se apropian de ella y a su vez se convierten en productores culturales.
286 • María Concepción Lara Mireles
Trataremos de entender cómo se está configurando una narrativa social
emergente, a través del análisis de los siguientes procesos de producción
simbólica:
a) Las prácticas rituales que comparten los seguidores de la Santa Muerte;
b) Las interrelaciones comunicativas que se crean entre ellos al compartir
el mismo objeto de culto y veneración;
c) Las innovaciones de sentido –que colectivamente van construyendo– de
los símbolos ancestrales, resultado de la simbiosis histórica entre las
herencias del mundo prehispánico y el universo europeo cristiano;
d) Y como escenario de este movimiento constructor de una estructura
identitaria cultural y religiosa, el entramado de una época de crisis, de
incertidumbre y de miedo.
En este intento transdisciplinario, que trata de articular diferentes textualidades por la multidimensionalidad de los procesos comunicativos, nos acercaremos
conceptual y metodológicamente a Clifford Geertz y su antropología simbólica,
así como a Berger y Luckmann en su análisis fenomenológico de la realidad de
la vida cotidiana. Mardones y su búsqueda del hacia dónde de la religión en la
postmodernidad, será también un punto de referencia fundamental.
El diseño metodológico de nuestro proyecto incluye:
• El trabajo etnográfico de mercados y templos.
• El manejo de historias de vida, que permite la reivindicación de lo cotidiano y la subjetividad.
• El análisis del discurso de libros y revistas devocionales, es decir, promotoras del culto a la Santa Muerte.
• Desde la semiótica de la cultura se abordará la interpretación de la iconografía escatológica.
• Una aproximación a cierta corriente de la novelística contemporánea que
da cuenta del fenómeno cultural ubicado en escenarios urbanos violentos.
Como se dijo inicialmente, se trata de un trabajo que no ha sido concluido.
La brevedad del espacio asignado en el Anuario, nos ha llevado a optar por
configurar los principales avances en un artículo con apartados recortados,
es cierto, inconclusos, pero que permiten al lector una primera e interesante
aproximación al culto a la Santa Muerte, como objeto de estudio.
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 287
de la sociedad de riesgo
De la ilegalidad y el delito al culto popular
La devoción a la Santa Muerte es una práctica religiosa que hace unos 10 o 12
años empezó a difundirse a gran escala en México. Inicialmente estuvo ligada
al narcotráfico y al secuestro: Sus seguidores, que vivían de la violencia y día con
día enfrentaban el riesgo de la muerte, paradójicamente a ella se encomendaban
para obtener su protección. Los noticieros televisivos nacionales se encargaron
de mostrarnos pequeños íconos de la Santa Muerte encontrados en las “casas
de seguridad” de los plagiarios.
Este anclaje no se ha perdido. Sigue presente particularmente en algunas
regiones conflictivas del país. En la ciudad de Culiacán, Sinaloa, en la capilla
dedicada a Malverde, el “santo” de los narcos, se venera también a la Santa
Muerte; en los muros se exponen a manera de ex votos, testimonios personales y familiares grabados en placas de metal o de mármol, fotografías de los
devotos acompañadas de tarjetas o simples hojas de cuaderno, con peticiones
y expresiones de agradecimiento dirigidas a ambos entes sagrados. La Mara
Salvatrucha, también se ha refugiado en la Santa Muerte, “porque es una deidad
funcional, acorde con sus actividades, ya que violencia, vida y muerte están
estrechamente unidas” (Carranco, 2005).
Pero más allá de esa dimensión que la asocia con la ilegalidad y el delito, la
devoción a la Santa Muerte se está convirtiendo en un culto popular, en una
creencia que sostienen personas de diferentes edades, dedicadas a los oficios más
diversos y pertenecientes a varias clases sociales, particularmente de los barrios
populosos en las ciudades y hasta en comunidades más pequeñas, como algunas
poblaciones de la Huasteca Potosina, que tienen una rica tradición cultural autóctona. “La identidad de la Santa Muerte, afirma Bernardo Carranco (2005),
es heterogénea y ambigua porque esta deidad refleja y es expresión de sectores
excluidos por la sociedad como es el mundo de la economía informal.”
Ya en la obra de Oscar Lewis., Los hijos de Sánchez, se encuentra una alusión a la Santa Muerte:
“Cuando mi hermana Antonia me contó en un principio lo de Crispín, me dijo que cuando
los maridos andan de enamorados, se le reza a la Santa Muerte. Es una novena que se reza a las
12 de la noche, con una vela de sebo y el retrato de él. Y me dijo que antes de la novena noche,
viene la persona que uno ha llamado” (1961, p. 29).
El estudio etnográfico de la capilla de Malverde forma parte de nuestro trabajo.
Parte de la investigación de campo la estamos llevando a cabo en las poblaciones de Tanquián
y Tampamolón. Estamos en una etapa exploratoria.
288 • María Concepción Lara Mireles
Ha surgido ya una organización con ministros y un templo donde se le
venera, el llamado Santuario de la Santa Muerte o parroquia de la Misericordia, ubicada en la Colonia Morelos de la Ciudad de México, pero este rasgo
de institucionalización de su culto no impide que sus imágenes de bulto estén
más bien expuestas a la veneración pública en los mercados tradicionales entre
puestos y mercancías, o en los corredores compartiendo a veces el espacio con
la Virgen de Guadalupe o San Judas Tadeo, en una especie de “coexistencia
pacífica” que se antoja un retablo surrealista.
A “La Santísima” la hemos encontramos también en algunas transitadas y
comerciales avenidas de la ciudad de México, como por ejemplo el eje Lázaro
Cárdenas, donde está colocada en una vitrina en una esquina al lado de Malverde, entre flores y objetos rituales, presidiendo el tráfago de la megalópolis.
En las goteras de Nuevo Laredo, Tamaulipas, pasando el cruce de las carreteras de Monterrey y Reynosa, constatamos que se ha construido en una explanada
una especie de “multisantuario” a la Santa Muerte. Se trata de 15 pequeñas
capillas, una al lado de la otra, que albergan imágenes de “la Santísima” como
objeto de culto. Al frente de las capillas hay dos grandes esculturas de la “Gran
Señora” hechas de concreto: Una sedente empuñando una guadaña pintada
parcialmente de rojo simulando sangre y otra de pie. Ambas sostienen entre los
dientes varios cigarros a medio consumir. Sus fieles seguidores han ataviado a
la escultura erguida con una túnica de colores y dos mantos sobrepuestos, uno
blanco y el otro dorado; su cuello está adornado con varios collares.
La estatua sedente está revestida con el sayal franciscano, pintado de dorado,
pero también ha sido ataviada con un mantel que hace las veces de manto. A
los pies de ambas esculturas se han colocado manzanas, botellas de aguardiente
y de refresco, latas de cerveza, veladoras y flores. Observamos como varios automóviles y camionetas que estaban por pasar la frontera hacia USA – lo cual
siempre es una pesadilla – se detenían y sus ocupantes bajaban, recorrían las
capillas, depositaban ofrendas ante las imágenes, oraban silenciosamente.
Los espacios más numerosos donde “La Señora Blanca” sienta sus reales es en
abigarrados altares domésticos, “centros de adoración a la Muerte”. Santuarios
improvisados donde los mismos creyentes ofician sus singulares liturgias creadas
por ellos mismos, recreando elementos simbólicos que extraen del almacén
de las representaciones sociales de religiosidad cristiana que han heredado; o
David Romo Guillén es el arzobispo de la Iglesia Católica Apostólica Tradicional México-Estados
Unidos que propaga el culto a la Santa Muerte.
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 289
de la sociedad de riesgo
bien, siguiendo las indicaciones de los que llevan ya varios años de filiación,
chamanes que en las revistas especializadas dedicadas a difundir el culto a “La
Flaquita” comparten sus experiencias “místicas”.
Parte de la religiosidad popular es llevar un escapulario o una medalla al
cuello, como signos de la fe cristiana que se profesa. Los seguidores de la Santa
Muerte reproducen a su manera esta práctica: portan medallas o pequeñas
estatuillas de oro de “La Señora”; también la llevan consigo como compañera del ir y venir cotidiano en anillos, o en pequeñas estampas con oraciones
dentro del bolso o la cartera, y hasta en pulseras con advocaciones, pidiendo
su protección.
La comercialización de objetos rituales y las promesas
de sanación y felicidad
Otro fenómeno que ha crecido a la par de esta creencia es el comercio que se
ha desplegado de artículos devocionales sobre ella. Es ya común encontrar en
el comercio popular imágenes de la Santa Muerte al lado de imágenes de santos
reconocidos y venerados por los católicos. La variedad de productos para el
culto se diversifica con la creatividad de los vendedores al servicio de las peticiones y necesidades de los clientes-devotos: estatuillas de diferentes colores y
vestimenta, según el tipo de favores que se solicitan, veladoras, escapularios,
estampas, oraciones, triduos y novenarios, amuletos, lociones, jabones, yerbas,
listones, flores de plástico.
El mercado Sonora de la Ciudad de México es quizá el más importante
espacio donde se comercializa todo lo concerniente a la Santa Muerte, pero esto
se repite en varias ciudades del país, por ejemplo en el mercado República de
San Luis Potosí que conocemos desde hace mucho tiempo: En los puestos de
los Yerberos antes se expendían yerbas curativas tradicionales, pero desde hace
unos cuatro años se han convertido en lo que se les llama lugares de sanación:
mezcla de herbolaria, medicina alternativa y esoterismo. Las mayores ventas
se refieren a artículos relacionados con la Santa Muerte; es muy común por
las tardes ver a grupitos de colegialas adolescentes, con uniforme y mochila,
a desempleados, a decepcionados amorosos, que primero hacen un recorrido
por los puestos, las colegialas con risitas nerviosas, los desempleados un poco
retraídos y los que sufren males de amor con cierta desconfianza; pero luego
son atraídos por los hábiles comerciantes que pregonan sus productos y sus
bondades: la estatuilla, la loción, el listón, la pócima, y entonces se acercan en
290 • María Concepción Lara Mireles
busca de la promesa de sanación y felicidad que la Santa Muerte les ofrece, a
través de los objetos más disímbolos.
Con asombro hemos visto cómo se venden los objetos rituales de la Santa
Muerte inclusive en los mercados que rodean los dos santuarios católicos de
peregrinación más importantes del centro del país: el Santuario de Plateros en
el estado de Zacatecas dedicado al Santo Niño de Atocha y la basílica de la
Virgen de San Juan de los Lagos, en el estado de Jalisco.
La iconografía escatológica y su resemantización
en el culto a la santa muerte
Después de desplegar una panorámica sobre el surgimiento y la difusión de esta
devoción, nuestro estudio se orienta a analizar la relación entre la simbología
escatológica cristiana y la iconografía de la Santa Muerte.
En la variada imaginería de la Santa Muerte, hay a veces alusiones a figuras
y deidades prehispánicas, pero los rasgos predominantes tienen que ver con
elementos iconográficos de las representaciones y atributos de los santos y de
la Virgen: De hecho se le representa como un ser desencarnado, con un sayal
frailesco y la capucha cubriéndole el cráneo, pero también con la clásica vestimenta de las advocaciones marianas: túnica, manto, velo, corona, un rosario
entre las manos, o bien engalanada como novia, toda de blanco. Aparece a
veces de pie, otras sentada en una especie de trono o sobre el globo terráqueo.
Alegorías del término de la vida tales como la rueca y la guadaña, que han sido
utilizadas en el discurso occidental visual y escrito de diferentes épocas, están
también presentes en sus manifestaciones.
Todo esto crea confusión y ambigüedad. El planteamiento es: Si nos encontramos ante sistemas de signos semejantes ¿estaremos también frente a los
mismos significados? La similitud iconográfica, ¿refleja un continuum de producción de sentido entre el universo de la simbología cristiana gestada a través
de una larga tradición cultural y la representación social recién construida o en
vías de configuración de “La Gran Señora”?
Elsa Malvido (2005), Investigadora de la Dirección de Estudios Históricos
del inah, nos presenta un erudito estudio sobre la iconografía de la muerte en el
arte escatológico sacro y su simbolismo. La autora trata de los diferentes signos
Resultados de la investigación realizada en el 2005 sobre “El mercado República, espacio de
sanación”,con un grupo de alumnos de 6º. Semestre de la ECC de la UASLP
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 291
de la sociedad de riesgo
relacionados con la muerte, que a lo largo de varios siglos se fueron integrando
para adoctrinar o ilustrar didácticamente pasajes de la Escritura y verdades de
fe, o bien para incitar a vivir de acuerdo con la moral cristiana.
Con base en los datos que nos proporciona Elsa Malvido podemos decir que
a lo largo del tiempo se fue conformando un código de significación o sistema
de signos en torno a la muerte desde una determinada visión epistemológica: la
de la iglesia católica. Su mensaje fue siempre “la representación de la mortalidad
de la humanidad creyente, sin importar el modelo utilizado: pintado, esculpido,
escrito, teatralizado o musicalizado” (Malvido, 2005, p. 22).
Así por ejemplo, la calavera cruzada por dos fémures representa a Adán
y con él la mortalidad de todos los seres humanos. Este icono, colocado en la
base de la cruz, adquiere una significación más compleja, pues en la teología
cristiana Cristo es el segundo Adán que con su muerte y resurrección nos libera
de la herencia de muerte del primer Adán, por lo tanto estamos ante un signo
de “el triunfo de la Santa Cruz sobre la muerte”.
Otra significación que adquiere la figura de la muerte es cuando se le representa como una calavera que acompaña a los santos ermitaños. Se trata de
un símbolo de la reflexión, de la meditación continua que ellos hacían sobre
la vanidad y fugacidad de la vida.
Un esqueleto completo con la guadaña en la mano (instrumento de
cosecha o destrucción) significa que al final de nuestra vida, cada quien cosecharemos lo sembrado, es decir recogeremos el resultado de nuestras obras. Las representaciones pictóricas en el siglo xvi de los “triunfos de la Muerte” fueron el resultado de las pestes que acabaron con el 80% de la población
europea. “Las danzas macabras” plasmadas en frescos, en las que la Muerte
descarnada bailaba con personajes de todas las clases sociales, para terminar
llevándoselos a todos a la tumba, se relacionaban también con períodos de
enfermedades. (Malvido, 2005. pp. 22-25).
En el siglo xviii –dice Malvido– la peste-muerte terminó sintetizando a la
muerte misma y mantuvo algunos de sus atributos más característicos: el reloj
de arena, la guadaña, el mundo, la capa y el hábito franciscano, la vela –que
hoy exhibe la Santa Muerte– y otros como arco, flecha, mosquetón, azadón e
incluso instrumentos musicales, etc. , todos con profundo contenido semiótico.
(2005, p. 24).
La cosecha es una metáfora del discurso cristiano sobre la unicidad de la vida y la responsabilidad moral personal.
292 • María Concepción Lara Mireles
En el testamento de Felipe II se lee: “No hay cosa más cierta que la muerte.
Ni más incierta que la hora de ella”. Esta frase compendia el ánimo de los creyentes, que esperaban tener una “buena muerte” y para ello vivían preparados.
Inclusive formaron cofradías de la Buena Muerte, asociaciones que asistían a
sus miembros para que pudieran recibir los sacramentos en peligro de muerte
y que además les garantizaban post mortem las oraciones de todos los cofrades
para la salvación de su alma. (Malvido (2005, pp. 21-22).
Lo que permitió en siglos pasados que floreciera el arte escatológico fue un
mundo sacralizado, en el cual la religión dominaba las diferentes manifestaciones
de la vida social. Esos signos se fueron transformando a lo largo de los siglos
y nuevamente hoy son retomados, pero resemantizados y con fines culturales:
La adoración de la Santa Muerte. Estamos entonces frente a dos discursos
diferentes: En la tradición católica el signo de la muerte con sus diferentes
representaciones iconográficas era símbolo de la mortalidad, de la finitud de
la vida humana, la figura de la muerte no era objeto de veneración, el pedir y
esperar una “buena muerte” no era ni invocar a la muerte, ni encomendarse a
ella. El fenómeno contemporáneo del culto a la Santa Muerte en vez, nos habla
de creencias y prácticas de religiosidad en torno a la imagen de la muerte, a
quien se le invoca, en quien se confía, a quien se acude en busca de ayuda y a
quien se le coloca en un altar.
El pastiche de la santa muerte y el horizonte de la postmodernidad
El culto a “La Santísima” representa un eclecticismo piadoso, un pastiche entre
reminiscencias prehispánicas, rituales tomados del catolicismo popular como
oraciones y advocaciones donde algunas veces son solamente los nombres de
San Judas o de Santa Rita o de la Virgen María los que se sustituyen; prácticas de chamanismo y de santería, pero también reproducción de prácticas
devocionales tradicionales como el colocar flores y velas en los altares de los
santos y manifestar en los ex votos la gratitud por los milagros obtenidos. Sus
seguidores integran y resemantizan esas diferentes ofertas religiosas, las recrean
El pastiche, según Jameson (1991, p. 41s), es una característica dominante del arte y la cultura
en la postmodernidad y consiste en una mezcla de técnicas y estilos, preferentemente del pasado, haciendo énfasis en la propia recreación de ciertas retóricas y técnicas artísticas. Mardones
aplica el término a varias tendencias religiosas populares que resurgen en la postmodernidad.
(1996, p. 41).
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 293
de la sociedad de riesgo
y se apropian de ellas dándoles un nuevo sentido y construyendo un objeto de
su devoción: “La Niña Blanca”.
Las creencias se encuentran asociadas indudablemente a la forma en que un
grupo social percibe y construye la realidad., Por eso consideramos que el camino
pertinente para continuar el análisis de la fe en la Santa Muerte es ubicándola
en la textura cultural, como parte de un entramado social que pone al descubierto
la época de crisis, de violencia, de desesperanza y de incertidumbre, que atravesamos. “Es la santa – dice Katia Perdigón (2004) – de los ladrones y los asesinos,
cierto, pero también de muchísima gente común que le pide el milagro de hallar
un empleo. La santa de aquellos que se cansaron de rogarle San Judas Tadeo”.
La modificación del tejido social lleva a buscar reconfigurar la propia identidad religiosa, a buscar una espiritualidad más propia, más doméstica, más
funcional. Aquellos que dicen que se cansaron de rezarle a San Judas Tadeo,
evidencian un rasgo de la postmodernidad, que es la crisis de las religiones institucionales, que no encuentran eco en las expectativas y necesidades de muchos
actores sociales, por lo que éstos empiezan a transitar hacia la búsqueda de nuevas
expresiones y discursos religiosos heterodoxos y sincréticos, que se han ido configurando desde la base, desde la práctica cultual libre e imaginativa, apoyados
en el carácter emotivo propio de la religiosidad popular como la mexicana.
Son nuevas narrativas sociales centradas en la práctica cultual, sin un corpus
doctrinal sólido que las sustente, ni un código de comportamiento para sus
seguidores, ni una jerarquía central que codifique y marque las pautas rituales,
sino que éstas son resultado de la creación colectiva, del fervor de los adeptos.
Son movimientos desestructurados, libres, eclécticos y fragmentados.
Esta visión de un contexto social violento y vulnerable es compartida por
Regnar Kristensen y Claudia Adeath (2007) que han analizado el fenómeno
en el barrio de Tepito. A su vez, Fernando Camacho Servín, en La Jornada del
1 de noviembre de 2007, da cuenta de ello y escribe:
Esta fe popular sin liturgia establecida cuenta entre sus adeptos lo mismo a amas de
casa, que a niños, delincuentes, prostitutas, policías y darks, así como a danzantes
mexicanistas, santeros cubanos y comerciantes, quienes sobreviven en riesgo continuo con economías informales y clandestinas.
Del análisis hecho nos resulta que se trata de un fenómeno que nos manifiesta de alguna manera la búsqueda de certidumbre y la indefensión de ciertos
grupos, cuyas necesidades y expectativas rebasan las propuestas de las grandes
294 • María Concepción Lara Mireles
instituciones, políticas y religiosas y por lo tanto se orientan hacia nuevas
ofertas de esperanza.
De la Torre dice –apoyada en Berger y Luckmann – que las instituciones
tienen su fuerza, no sólo en su capacidad de coerción como lo proclamaba
Althusser, sino que dependen más que nada de la legitimidad y el consenso. O
sea, su razón de ser está ligada a las expectativas, motivaciones y valores de los
actores sociales y por lo tanto, si no logran ajustarse a ellos, pueden desaparecer.
(1995, p. 26). Desde esta premisa, entendemos por qué la des-institucionalización de la religión cristiana va aparejada en nuestros días con los nuevos
misticismos, esoterismos, pietismos y la sacralización o reencantamiento de lo
secular. (Mardones, 1996).
Estamos frente a la reivindicación de la experiencia intersubjetiva en los
procesos de apropiación social de sentido. Todo esto, exacerbado por una
estructura de desigualdad y de exclusión de nuestros escenarios urbanos y por
una atmósfera donde el miedo, dice Rossana Reguillo a propósito de las grandes ciudades, es “individualmente experimentado, socialmente construido y
culturalmente compartido. (2000, p. 43).
La santa muerte en la narrativa del narcotráfico,
la violencia y la marginalidad
La novelística mexicana actual ha recogido este horizonte posmoderno del riesgo
al dar cuenta del fenómeno de la Santa Muerte. La “Santísima” aparece en los
relatos de narcotráfico, violencia y traición como objeto de culto y sus seguidores
o devotos la consideran la madrina, la protectora en la vorágine del delito, de
la desesperanza, de la incertidumbre, del riesgo. A veces son hombres de poder
económico, político o criminal, practicantes de un culto secreto sellado con
sangre. “La Santa Muerte – dice Homero Aridjis – era un personaje envuelto
en ropajes blancos, rojos y negros, representando sus tres atributos: el poder
violento, la agresión artera y el asesinato cruel”. (2005, p. 127).
Victor Ronquillo (2006) nos presenta lo que se ha llamado un caso emblemático de la violencia urbana: La oscura biografía de Juana Barraza Samperio,
la “Mataviejitas”. Personaje clandestino, asesina serial, pero también mujer
vulnerable al igual que sus víctimas, que padece la injusticia y la marginación.
Juana es la “Dama del silencio” en la arena de la lucha libre. Juana es la devota
de la Santa Muerte a la que se encomienda frente a su altar doméstico antes de
husmear, asechar, poner las trampas, atacar a sus presas y, una vez terminado su
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 295
de la sociedad de riesgo
“trabajo”, depositar incorpóreamente los despojos de las ancianas en los brazos
descarnados de “la Señora de las sombras”.
En el cuento “Plegarias silenciosas”, parte de la antología Parábolas del
silencio (2006), Eduardo Antonio Parra nos hace entrar una noche en el cuarto-vivienda de dos seres marginales: Tadeo, ratero y recién metido a traficante
de mariguana y Milagros, su madre ciega. Entre los dos, habían convertido
en capilla la pequeña vivienda, dedicada a la Santa Muerte, a Malverde, a San
Judas y al Niño Fidencio.
Al amanecer, Tadeo pregunta a su madre por qué le puso velas nuevas sólo
a dos de los santos, la Santa Muerte y Malverde.
La muerte, oronda de su poder, apoltronada sobre el mundo como si lo
empollara, mostraba a Tadeo su doble hilera de dientes. Malverde parecía sonreír bajo el fino bigote y en sus pupilas relampagueaba de cuando en cuando
el reflejo de las llamas. (p. 163).
Milagros, con sus ojos que parecían los fragmentos de un espejo roto, contesta: “Porque a los otros no tengo nada que agradecerles”. (p.163).
Al poco rato, Tadeo se entera de que los dos judiciales que lo habían torturado varias veces y lo perseguían, y a quienes él había robado la droga que
habían decomisado para luego traficarla, han sido encontrados ejecutados, a
la orilla del río. Sus “santos” le han concedido a él y a su madre, todo lo que
les habían pedido.
De la socialización del miedo a la sacralización del miedo
Rossana Reguillo acuñó una formulación sobre los miedos, que son, dice,
“individualmente experimentados, socialmente construidos y culturalmente
compartidos”. Ella manejó por primera vez esta perspectiva en el año 2000 y
nuevamente la retoma en su artículo sobre “Los miedos contemporáneos: sus
laberintos, sus monstruos y sus conjuros.” (2006).
En su planteamiento ella incorpora tres elementos: “el individuo, la sociedad
en su dimensión activa y modelante y el tejido simbólico que anuda la relación
entre ellos.” (2006, p. 32).
En el culto a la Santa Muerte estos tres elementos se entrelazan y condicionan
mutuamente para construir la sociabilidad del miedo: La dimensión simbólica
de la muerte es manejada hábilmente por los seguidores para adquirir también
ellos o participar más bien con ella, del poderío que representa hasta llegar a
la sacralización del miedo.
296 • María Concepción Lara Mireles
La sociedad del riesgo nos modela a todos, pero particularmente a los
grupos vulnerables, a los que pertenecen mayoritariamente los devotos de la
Santa Muerte:
La base social del culto está integrada por personas de escasos recursos,
excluidas de los mercados formales de la economía, de la seguridad social, del
sistema jurídico y del acceso a la educación, además de un amplio sector social
urbano y semirrural empobrecido. (Carranco, 2005).
La abundante literatura devocional sobre la Santa Muerte que hemos
muestreado y analizado, nos lleva precisamente a sacar las siguientes inferencias sobre la tensión entre el sujeto cultural y el objeto cultural, a través de la
ritualización del miedo:
Ante el temor, la desesperanza, la inseguridad, la angustia se acude a un
icono, se vuelve la mirada a una representación que inicialmente da escalofríos,
que provoca repulsión porque representa a la muerte, pues el miedo universal
y de todos los tiempos es ante todo el miedo a la muerte. Pero poco a poco
empieza a sentirse la fascinación por el misterio, por lo oscuro, por lo milagroso.
Entonces, en la ritualización del miedo hay un acercamiento a la “Señora de las
sombras”, se le empieza a ver de frente, se le comienza a “domesticar”, es decir,
se le empieza a controlar, a tener “poder” sobre ella a través de las prácticas
rituales, ya hasta se le llama “Flaquita” o “Niña Blanca”.
Si hay catálogos de oraciones y rituales infalibles, ya no es de temer, ya es
una aliada, en el trato cotidiano (el altar en la casa, su efigie al cuello, un amuleto propiciatorio en la bolsa) se le descubre como amiga, como protectora,
pero – nunca se sabe – hay quien dice que es vengativa y por eso no hay que
perderle el respeto, hay que cumplirle, siempre hay que estarla propiciando,
aplacando, como a los dioses antiguos, para que “la Santísima” no desate su ira
contra uno, sino más bien a través del conjuro canalizar su poder destructor
contra el otro, contra el enemigo.
Al final, los fieles servidores no sólo tienen una aliada, dadora de favores,
sino que a través de la fuerza de la ritualidad, de la variedad de celebraciones
y de ofrendas comparten su poder, se convierten en sacerdotes, en chamanes,
en mediadores de la “Gran Señora”, participando ellos mismos del proceso
mitificador y sacralizador de la muerte, liberador del miedo.
En el 2004 surge la revista Devoción a la Santa Muerte editada en México por Mina Editores.
Inicialmente se publicaba mensualmente, pero luego se convirtió en quincenal. Mensualmente
la misma revista presenta la Colección de oro llamada: Altares a la Santa Muerte.
El culto a la Santa Muerte en el entramado simbólico • 297
de la sociedad de riesgo
Referencias
Aridjis, H. (2005). La Santa Muerte. México: Alfaguara y conaculta.
Berger, P. & Luckmann, T. (2001). La construcción social de la realidad. Buenos Aires,
Argentina: Amorrortu editores.
Carranco, B. (2005). ”La Santa Muerte”, en La Jornada. 1 de junio, México, Consultado
en www.jornada.unam.mx/2005/06/01/024a1eco
Cornejo Portugal, I. (2003). Texturas urbanas: Comunicación y Cultura. México: Fundación Manuel Buendía y conacyt.
De la Torre, R. (1995). Los hijos de la luz: Discurso, identidad y poder en la luz del mundo.
Guadalajara, México: iteso.
De la Torre, R. (2005) Devoción a la Santa Muerte. N. 17, mayo. México: Mina Editores.
Fiske, J. (1984). Introducción al estudio de la comunicación. Bogotá: Norma.
Giddens, A. & Turner J. (2000). La teoría social, hoy. Madrid: Alianza Editorial.
Geertz, C. (2000). La interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa.
Jameson, F. (1991). El postmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado.
Barcelona: Paidós.
Kristensen, R. & Adeath, C. (2007). La Muerte de tu lado. México: Espacio Cultural
Casa Vecina.
Lewis, O. (1961). Los hijos de Sánchez. México: Grijalbo.
Malvido, E. (2005). “Crónicas de la Buena Muerte a la Santa Muerte en México”, en
Arqueología Mexicana, vol. XIII, n. 76, noviembre-diciembre. México: Editorial
Raíces.
Mardones, J. M. (1996). ¿Hacia dónde va la religión? Postmodernidad y Postsecularización.
México: Universidad Iberoamericana, iteso.
Parra, E .A. (2006). “Plegarias silenciosas”. En Parábolas del silencio. México: Ediciones
Era, 149-166.
Perdigón, K. citada por Castellanos, L. (2004). “La Santa de los Desesperados”. Suplemento Masiosare, n. 333 de La Jornada, 9 de mayo., México. Consultado
en www.jornada.unam.mx/2004/05/09/mas-cara
Reguillo, R. (2000). “Ciudad y comunicación. La investigación posible”, en G. Orozco.
Lo viejo y lo nuevo. Investigar la comunicación en el siglo xxi. Madrid: Ediciones
de la Torre, 33-49.
________(2006). “Los miedos contemporáneos: sus laberintos, sus monstruos y sus
conjuros”, en Pereira, J. M. y Villadiego, M. (Editores académicos), Entre miedos
y goces. Comunicación, vida pública y ciudadanías. Bogotá, Colombia: Editorial
Pontificia Universidad Javeriana, 25-54.
Ronquillo, V. (2006). Ruda de corazón. El blues de la mataviejitas. México: Ediciones
B.
298 • María Concepción Lara Mireles
Quinta Parte
Ecosistemas y nuevos actores
de la comunicación
•
13
El ecosistema virtual de los niños
Amaia Arribas Urrutia*
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
La revolución que ha supuesto la aparición de las diferentes pantallas
ha convertido tanto a niños como jóvenes en protagonistas del cambio
que estamos viviendo. Ambos públicos son capaces de comunicarse,
estudiar y entretenerse a través de una pantalla, bien sea la televisión,
la computadora, el celular, los videojuegos o Internet. Sus formas de
comunicación y entretenimiento han cambiado al igual que su concepto de aprendizaje. Ante ello, hay que reconocer la importante oportunidad que representa para los niños, desde la enseñanza, pasando por
las relaciones sociales y el entretenimiento. Los mundos virtuales y las
redes sociales para niños se han convertido en el modus operandi de
sus comunicaciones: los niños no sólo conocen a nuevos niños y profundizan en sus relaciones con estos niños que acaban de conocer en
Internet, sino que también prolongan sus relaciones con niños que ya
conocen en la vida “normal”.
El objetivo de este trabajo es aportar una visión panorámica sobre el
uso que están haciendo los niños de Internet para su entretenimiento y
relación social (no se tratará en este artículo las webs de juegos ni de educación por Internet), desde una perspectiva positivista que trata de ver
en Internet una fuente de desarrollo de habilidades sociales y de conocimiento, frente a los apocalípticos que ven en Internet una amenaza para
* Doctora en Comunicación por la upv (España), Maestra en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial por la uab (España)), y Licenciada en Periodismo por la upv (España).
Desarrolla su actividad investigadora en comunicación organizacional en publicaciones nacionales
e internacionales, y participa con ponencias en diversos foros de comunicación social. Profesora-Investigadora en la Cátedra de Comunicación Estratégica y Cibercultura del Tecnológico de
Monterrey, Campus Estado de México. Correo electrónico: [email protected]
los niños. Este texto refleja una descripción de webs para niños y una
reflexión sobre estos nuevos medios de comunicación entre los niños.
Palabras clave: Mundos virtuales, redes sociales, niños, Internet
The revolution that has supposed the appearance of the different screens has
turned children as well as young people into protagonists of the change we are
living. Both audiences are able to communicate, to study and to entertain
themselves through a screen; either it is a television, a computer, a mobile
phone, videogames, or the Internet. Their ways of communication and entertainment have change as well as their learning concept. Before this, we must
acknowledge the big opportunity that this represents for children, beginning
from the learning, passing through the social relationships and the entertainment. The virtual worlds and the social networks for kids have become the
modus operandi in their communications: not only they know new kids and
deep relations with this kids that have just known in the Internet, but also
they extend their relationships with kids they know in the “normal” life.
The objective of this article is to contribute a panoramic vision on the use
that Kids are doing of Internet for their entertainment and social relations
(I will not cover the webs for playing, neither for education), and all since a
perspective positivist that tries to see on Internet a social abilities development
source and a knowledge one, against the apocalyptic point of views that see
on Internet a threat for the Kids. This article shows a description of websites
for kids and a reflection about these new mass media among the kids.
Keywords: Virtual worlds, social networks, kids, Internet
Introducción
Actualmente, puede hablarse de una Generación Net o de Nativos digitales para
referirnos a niños de más de 6 años que no experimentan con la Red, como
nosotros, sino que la usan de manera natural y espontánea. Para estos niños,
el uso de los dispositivos digitales o gadgets es habitual puesto que han nacido
rodeados de computadoras.
La relación de los niños con Internet es diferentes considerando las diferentes
edades: de 2 a 4 años es el comienzo, su uso es muy limitado, y la computadora
Como señala Sandra Dávila, “Esta Generación-Net está conformada por las personas que para
el año 1999 tenían de 0 a 20 años. Esta Generación tiene características de actuación, mente,
pensamiento y procesamiento muy distintas a las de las anteriores generaciones (sus padres y
demás ascendentes), en consecuencia demanda formas distintas de vida, consistentes en quehaceres
-desde los más cotidianos hasta los más complejos – con características igualmente distintas a
las de esa anterior generación”.
302 • Amaia Arribas Urrutia
no juega un papel significativo, aunque, ofrece, a través de CD´s o programas
de actividades (como sugerencia a los papás está el enseñar el uso de teclado,
ratón, CD, disquetera y disponer de tiempo para compartir actividades en la
computadora); a partir de los 5 años es cuando empiezan a navegar ellos solos;
de 7 a 8 años crece su interés por Internet, y de 9 a 12 años ya son verdaderos
expertos en línea. En esta edad, la preadolescencia, todo lo quieren saber, y han
oído que todo está en la Red.
Entre los 4 y 6 años el uso de la computadora no es una prioridad, pero se
adquieren habilidades motoras que permiten hacer un mayor uso de los juegos,
productos educativos y otros programas. Se puede empezar a explorar secciones
para niños dentro de Internet, acompañados de sus padres, ya que aunque los
niños aprenden de manera intuitiva y rápidamente, a esta edad dependen de
sus papás para leer e interpretar. A esta edad puede iniciarse el uso compartido
del correo electrónico con el niño, de manera que pueda conocer sus contenidos. A partir de los 6 años, el niño comienza a experimentar y apreciar mucho
más sus actividades en Internet (uso de enciclopedias en línea, tareas escolares,
tener amigos en línea).
Para estos niños, considerando en este texto la niñez desde los 6 hasta los
12 años, las palabras descarga, navegar, webcam, correo electrónico y chatear ya
forman parte de su vocabulario habitual: en el salón de clase a través de webcam han podido conversar con niños de otros países y compartir ideas sobre
un tema. Incluso alguno ha subido su video a Youtube (http://www.youtube.
com) para que los otros niños lo puedan ver. Al llegar a casa, hacen sus tareas
en modo multitarea ya que las realizan escuchando música en su iPod, y entre
una cosa y otra envían algún que otro mensaje de texto a sus amigos.
Hábitos y consumo
En la actualidad, diferentes estudios sobre los hábitos infantiles revelan que
los niños dedican tanto tiempo a navegar por Internet que muchas empresas
les están dedicando gran parte de su presupuesto publicitario. Mientras los
medios tradicionales se preguntan dónde están los niños y adolescentes que
antes formaban parte de su audiencia, varias compañías están dedicadas a la
creación de series para Internet, donde los usuarios pueden interactuar con los
protagonistas e influir en la historia o crear una nueva.
Un estudio interesante sobre el uso que hacen los niños y adolescentes de
la tecnología es el elaborado por la Fundación Telefónica y la Universidad de
El ecosistema virtual de los niños • 303
Navarra, titulado Generaciones Interactivas en Iberoamérica. Niños y adolescentes frente a las pantallas. Retos educativos y sociales (véase, Figura 1). Este
estudio, que tiene el objetivo de conocer el comportamiento de los niños en
el mercado de la comunicación iberoamericana para ofrecer soluciones a padres y educadores, fue realizado entre julio y octubre de 2007 a veintidos mil
niños y adolescentes de 7 países latinoamericanos, entre los que se encuentran
México, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela, y revela que el
42% de los niños encuestados de 11 años prefieren Internet a la televisión y el
porcentaje sube hasta el 60% en el rango de adolescentes entre 14 y 15 años,
incluso aunque no dispongan de acceso Internet, navegan de forma autónoma
y utilizan los celulares para su ocio y entretenimiento, más allá que como pura
herramienta de comunicación.
Para los niños y adolescentes estar “desconectado” o no tener acceso a Internet significa estar prácticamente “muertos”, socialmente hablando. Según
una encuesta realizada por la Asociación Mexicana de Internet (amipci), publicada el pasado mes de mayo, el 92% de los niños y adolescentes mexicanos
consideraron que Internet es el medio de comunicación indispensable para
ellos. Por ello, según este estudio, en promedio al día pasan tres horas frente a
alguna computadora o cualquier otro dispositivo electrónico que les permite
conectarse a Internet. En definitiva, todo aquello que implique interactividad
y diálogo es oportunidad clara de conexión con esta generación net.
Otros datos destacables sobre el estudio sobre las generaciones interactivas
en Iberoamérica es que navegar solo por Internet es la opción mayoritaria entre
los niños de 10 a 14 años. De éstos, el 20% reconoce fingir ser otra persona en
los chats; el 30% ha quedado en la vida real con alguien que ha conocido en
Internet. Además, de este grupo sólo el 8% considera la red un capricho; y la
navegación solitaria se hace también sin filtro (sólo un 10%). Esta información
nos advierte el peligro que hay para muchos niños que acceden a información
no apta para su edad, o en el peor de los casos, son contactados por personas
adultas para fines peligrosos.
El estudio advierte que aquellos niños que no poseen acceso a la Red, ésta
se configura como una aspiración, y acceden a Internet de forma autónoma sin
contar con supervisión. Respecto a la telefonía celular, la encuesta indica que
aunque la utilizan para llamar y recibir llamadas (81%) y para enviar y recibir
mensajes de texto (74%), la investigación señala que más de la mitad utiliza
los dispositivos móviles para jugar, el 45% también escucha música y el 48%
ve fotos o videos con ellos.
304 • Amaia Arribas Urrutia
La encuesta señala que los niños que cuentan con apoyo en la navegación por
Internet desde sus escuelas encuentran Internet más útil para su vida, más conscientes de los beneficios de una conexión segura a la Red, son más críticos con
el medio, e incluso son más activos como para crear una página web propia.
La Generación Net es autodidacta. No obstante, los datos recogidos hasta el
momento ponen de manifiesto que existen diferencias en el uso y percepción
de la Red entre aquellos que navegan y aprenden a navegar desde la escuela y
los que no lo hacen.
Figura 1
Uso de Internet según se navegue desde la escuela o no (%)
Fuente: Fundación Telefónica y Universidad de Navarra (2007). Generaciones Interactivas en
Iberoamérica. Niños y adolescentes frente a las pantallas. Retos educativos y sociales
La fractura digital sigue siendo real en Iberoamérica lo que supone un verdadero
problema educativo. Un ejemplo: diferencias entre escolares de 10 a 12 años
que navegan con su mamá frente a aquellos que lo hacen de forma habitual
solos. Si bien los datos parecen sugerir una idea: la ventaja tecnológica de la
Generación Interactiva, por grande que sea, no supera el potencial de padres y
madres volcados en la educación de sus hijos.
Los niños que navegan con su mamá navegan en Internet con filtro, visitan
páginas con contenidos educativos, y piensan que Internet puede aislarles y
generar adicción. En cambio, los niños que navegan solos consideran que Internet les quita tiempo de estar con su familia. Es de resaltar que el porcentaje
más alto es el que considera que Internet le quita tiempo de estudio (35%).
Ello nos hace pensar que todavía los niños y jóvenes no están aprovechando
Internet para el aprendizaje y sólo lo utilizan para el entretenimiento.
A pesar de que la Generación Net prefiere las nuevas tecnologías a los medios
tradicionales para entretenerse, la vinculación con sus papás en la educación sigue
El ecosistema virtual de los niños • 305
siendo predominante. Aún más. Se puede hablar de familias digitales. Según un
estudio integrado en el informe global de Mediascope Europe de la Asociación
Europea de Publicidad Interactiva publicado recientemente, las personas que viven
con niños se conectan más que las que no conviven con niños, y en consecuencia,
realizan muchas más actividades en Internet que las que no viven con niños.
Si bien los datos reflejan los hábitos de las familias digitales europeas, son
un reflejo también de lo que sucede en muchas familias latinoamericanas: los
papás digitales ven películas en Internet (aquellos cuyo ancho de banda se
lo permite), escuchan radio online, consultas comparativas de productos, y
crean contenidos. El tiempo que pasan en Internet es cada vez mayor, incluso
podríamos decir que es directamente proporcional al tiempo que dedican sus
hijos, siendo las familias con hijos las que suelen estar más tiempo conectadas
los fines de semana que las que no tienen hijos.
Otra situación que debemos considerar es que el consumo de Internet está
disminuyendo el consumo de otros medios tradicionales: se ve menos televisión,
se leen menos periódicos y menos revistas, se escucha menos la radio. Eso sí,
hay que considerar que estos medios los leen en Internet por lo que no significa
que se esté menos informado. La razón de hacerlo por Internet es porque les
provee de lo que quieren más rápidamente.
Las páginas más visitadas por los papás digitales, así como las actividades
que realizan, varían mucho en relación con la edad de sus hijos. Por ejemplo,
los papás que tienen hijos de 0 a 4 años, visitan webs sobre salud y cine. En
cambio, aquellos cuyos hijos tienen entre 5 y 9 años visitan páginas sobre juegos.
Los papás que tienen hijos de entre 10 y 15 visitan webs sobre comparativas
de productos, mientras que los papás con jóvenes entre 16 y 18 años navegan
más las webs de contenidos audiovisuales.
Esta investigación también señala que las personas que viven con niños están
más preparadas en cuanto a los gadgets tecnológicos gracias a que conviven
con niños y adolescentes que las manejan con gran destreza, ya que disponen
de una amplia experiencia con artilugios y dispositivos (teléfono celular, la pda
o la blackberry).
En México, según el último “Estudio de consumo e Internet del iab” (Interactive Advertising Bureau –http://www.iabmexico.com-), llevado a cabo por Millward Brown y tgi™, publicado en julio de 2008 en México, revela que Internet
es actualmente el tercer medio más utilizado en México, después de la televisión
y la radio, donde el usuario pasa alrededor de de 4.49 horas cada vez que se “conecta a Internet”, de los cuales lo hace de manera activa durante 3.56 horas por
306 • Amaia Arribas Urrutia
ocasión. De acuerdo a los datos de penetración de Internet proporcionados por
tgi, 3 de cada 10 mexicanos acceden a este medio. Otro dato relevante según esta
fuente es que cada vez más mexicanos tienen acceso a Internet, siendo utilizado
ya por más del 20% de la población y más del 26% en zonas urbanas.
Para entender las características demográficas de Internet, a través de tgi se
hizo un análisis que señaló que Internet tiene una penetración del 32% de la
población nacional. Estos internautas se conectan un promedio de 17 veces al mes
y hacen de sus dispositivos digitales (computadoras, cámaras, reproductores de
mp3 y teléfonos celulares) parte de su vida cotidiana. La segunda parte del estudio,
mediante una encuesta en línea), permitió captar una muestra de 2,027 personas
mayores de 14 años de todos los niveles socioeconómicos, de todo México.
El estudio señaló que el hogar y el lugar de trabajo son los sitios donde se
conecta la gente generalmente, pero no contar con conexión en Internet en
casa no es obstáculo para ser un internauta sobre todo en los niveles socioeconómicos bajos. El papel de los cibercafés es fundamental para entender por
tanto el acceso a Internet en México en estos sectores.
La multitarea está presente: los internautas realizan otras actividades simultáneamente al uso de Internet: teléfono, música y televisión son los medios que
utilizan a la vez cuando están navegando. Actualmente, la penetración de equipos electrónicos digitales es considerablemente alta entre los internautas. En la
figura siguiente se aprecia los artículos que poseen los internautas mexicanos.
Figura 2
Artículos que poseen los internautas mexicanos
Fuente: iab México, 2008
El ecosistema virtual de los niños • 307
Es importante considerar que existe una generación de jóvenes de 18 a 24 años,
que vive en línea, bien en la Red, con su iPod o celular. Lo que les importa es
estar conectados. Por eso, Internet un estilo de vida para muchos, no sólo para
los jóvenes sino para otros segmentos de edades también. En este estudio, para
los internautas mexicanos, Internet se vuelve el medio con el mayor vínculo
emocional. Frases como “disfruto utilizarlo”, “forma parte de mi vida cotidiana”,
“es indispensable en mi vida” o “lo amo” son atributos asociados a Internet.
También Internet es considerado un medio funcional ya que los internautas
señalan que Internet les mantiene actualizado, marca tendencias, lo usan más
que cualquier otro medio de comunicación, y les permite decidir lo que ven, leen
y escuchan (sienten que les otorga el poder de decisión, son más proactivos).
En definitiva, en el estudio de iab sobre México se dibuja como un documento de alcance, ya que reúne a diversos grupos poblacionales, incluso aquellos
que tradicionalmente estaban alejados del mundo interactivo. Internet no sólo
forma parte de la vida cotidiana de los usuarios, sino que ha conseguido generar
un vínculo afectivo que aporta un sentido de pertenencia y de comunidad (véase
las redes sociales) y a la vez, de independencia.
Por último, otra investigación realizada por Yahoo México, formando parte
de un estudio ambicioso que se ha realizado a nivel mundial en el que han participado 16 países de Asia, Europa, Australia y América, con un total de 4,783
encuestados mayores de 18 años, revela datos muy interesantes en relación a medios de comunicación y propiedad de la tecnología, uso y actitudes y valores.
El hogar promedio con Internet tiene 2.4 televisores, dos computadoras
y 6.3 dispositivos tecnológicos de otro tipo. Ya en México podemos ver que
otros dispositivos como cámara digital, hdtv, seguido de la televisión, supera
a las computadoras.
Figura 3
Número promedio de dispositivos tecnológicos que tiene cada familia
Fuente: iab México
308 • Amaia Arribas Urrutia
El teléfono celular está omnipresente, mientras que otros tipos de tecnología
varían por país. México y Reino Unido tienen la adopción más alta de celular,
y Asia encabeza la lista en la adopción de reproductores MP3.
Normalmente, las personas pasan un cuarto del total de horas del día utilizando medios de comunicación. México está en el promedio con casi el 20%
del tiempo útil del día en medios de comunicación (los encuestados que más
tiempo consumen en medios es la India). De ese tiempo, los mexicanos pasan
más horas con tecnologías que con otros medios convencionales.
Cada vez se utiliza más el término familia 2.0, primero porque las encuestas
arrojan que la mayoría de los encuestados desea y disfruta pasar tiempo con
su familia; y segundo, porque muchas de las actividades que realizan juntos
tienen que ver con los dispositivos y pantallas digitales (las llamadas en celular,
los mensajes cortos, el correo electrónico, twitter, Messenger, escuchar música
en Internet, juegos en línea, compartir fotografías). Finalmente, Internet y la
televisión educan, informan y entretienen a los miembros de la familia.
Si para los papás es todo un reto educar teniendo como instrumento Internet,
para los maestros se ha vuelto toda una revolución educativa. Las tecnologías
cambian muy rápido, y en la mayoría de las ocasiones, los niños tienen un mejor
conocimiento de ellas que sus papás o maestros. Gigantes de la informática e
Internet como Microsoft, Google y Yahoo, así como portales de redes sociales
como FaceBook y Myspace han participado en la iniciativa (disponible en seis
idiomas: inglés, español, francés, italiano, checo y alemán) con operadores
como el francés Orange, el británico Vodafone y el alemán Deutsche Telekom,
un portal de Internet para ayudar a los maestros a enfrentar mejor el uso de las
nuevas tecnologías por parte de sus alumnos.
Además, Internet se convierte en un fenómeno social entre niños y adolescentes en el momento en que se crean comunidades virtuales. Internet supone
un verdadero reto educativo al integrar la Red en la metodología docente,
descubriéndose la escuela como un factor esencial para formar en el uso del
medio, eso sí, conciliando sus posibles riesgos.
Tapscott (1998) señala que al explorar los medios digitales e Internet, tanto
educadores como estudiantes pueden desarrollar un paradigma de aprendizaje
nuevo y poderoso. Indica que la Generación Net necesita un aprendizaje interactivo y propone ocho cambios hacia la materialización del mismo:
1. De un aprendizaje lineal al aprendizaje con hipermedia.
2. De la instrucción al descubrimiento.
El ecosistema virtual de los niños • 309
3. De la educación centrada en el maestro, a la educación centrada en el
estudiante.
4. De absorber material a aprender cómo navegar y cómo aprender.
5. Del aprendizaje en la escuela al aprendizaje durante la vida.
6. Del aprendizaje ajustado a todos, al aprendizaje personalizado.
7. Del aprendizaje como tortura al aprendizaje como diversión.
8. Del maestro como transmisor al maestro como facilitador.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que el acceso a Internet tampoco
garantiza el aprendizaje en automático. El capital cultural así como los procesos de socialización tecnológica de niños de diferentes niveles socio-culturales
crean distintos contextos de apropiación de la cultura Internet. Algunos niños
que ya tienen un recorrido previo por la tecnología se mueven con fluidez y
llegan preparados para transitar en la Red. En cambio, otros están extraviados
“navegando” e intentando lidiar con sus dificultades técnicas, y un bajo bagaje
en su capital cultural por lo que “naufragan” con facilidad.
Con esto, queremos decir que las ventajas que tiene Internet para los niños
no vienen dadas por sí solas, sino que tiene que haber un contexto propicio y
una actitud proactiva de los padres para que realmente los niños lleguen a sacar
todas las posibilidades de Internet.
El uso intensivo que hacen de Internet plantea muchas incógnitas sobre cómo
influirá en sus relaciones sociales, familiares, en su capacidad de percepción y
de expresión, En definitiva, en qué medida las tecnologías están contribuyendo
a la formación de su personalidad.
Mundos virtuales
Los mundos virtuales representan otro escenario en Internet donde los niños
se están adentrando. Las compañías mediáticas tradicionales están buscando
insertar sus marcas a los mundos virtuales de tres dimensiones, buscando tres
objetivos: construir comunidades en internet, incrementar el conocimiento de
su marca y lograr así acceder a los consumidores.
La empresa de investigación Forrester Research dio a conocer en enero de
este año un informe sobre mundos virtuales titulado Getting Real Work Done
In Virtual Worlds, en el que llegó a la conclusión de que en cinco años, Internet
3D será tan importante para el mundo profesional como lo es hoy la Web. En
el informe señalan algunas investigaciones realizadas por ibm e Intel en las que
310 • Amaia Arribas Urrutia
afirman que se debe experimentar con los mundos virtuales. Por ejemplo, las
posibilidades de comunicación no verbal y la mayor experiencia física de los
mundos virtuales, ante las conferencias o reuniones a través de otras herramientas de Internet. Gracias a las plataformas 3D se conseguiría una experiencia de
comunicación más real y completa.
En el caso de los niños, sus mundos virtuales son versiones en línea de juegos
imaginarios. A diferencia de las redes sociales, los mundos virtuales permiten
a los niños interactuar con avatares (representaciones gráficas en el mundo
virtual de los propios niños) en tres dimensiones, que son controlados por los
niños cuando interaccionan y se relacionan con otros niños que han creado
personajes parecidos.
Hay toda una nueva moda de páginas web que ofrecen mundos virtuales
para niños donde pueden vestir muñecas, cuidar animales o disfrazar a personajes en juegos en línea. En estos mundos, las muñecas, los animales y los
personajes son avatares.
También los medios de comunicación se suman a la creación de mundos
virtuales. Así, la cadena CBBC, filial de la BBC dispone de un nuevo mundo
internauta poblado exclusivamente por niños, CBBC World. Es una vida similar
a Second Life para niños de entre 7 y 12 años, y cuya principal característica
es la seguridad y el control de contenidos (sin chat). Los niños tienen múltiples opciones para crear un personaje a su gusto que después les permitirá
interactuar. Además de acceder a contenidos audiovisuales, los niños también
pueden crearlos y compartirlos, teniendo la oportunidad de construir un lugar
de acuerdo con su propia imaginación.
El mundo virtual de Adventure Rock (http://www.bbc.co.uk/cbbc/adventurerock) es un juego interactivo de la bbc en Internet y destinado a niños de
entre 6 y 12 años, donde fantasean en una isla, explorando el mundo, utilizando
tableros de mensajes para compartir lo que han descubierto y lo que han hecho
en cada uno de los espacios esparcidos en el escenario virtual. Se realizó una
investigación en la Universidad de Westminster donde se analizó las formas
La economía de Second Life sigue creciendo a pesar de que algunos dan por terminado Second Life. Las horas de conexión de los usuarios aumenta, así como el número de conectados
simultáneos, eso sí, de forma lenta. Second Life se erige como el lugar donde socializar virtualmente, fantasear y desarrollar la propia creatividad. Además, se utiliza como plataforma de ocio
y negocios para pequeños emprendedores. Fuente de consulta: http://blogs.periodistadigital.
com/mundovirtual.php?blog=768&page=1&disp=posts&paged=2. Fecha de consulta 25 de
abril de 2008.
El ecosistema virtual de los niños • 311
en que los niños utilizaban este mundo virtual y expresaron sus reacciones
sobre los aspectos positivos y negativos. El estudio reveló que los niños podían
asumir uno de ocho roles cuando exploraban el mundo virtual. Los papeles
incluían el de explorador, combatientes, consumidores, cultivadores o creadores
de sistemas de vida. Se descubrió que los niños podían ser en algún momento
exploradores y en otros consumidores deseosos de conectarse con otros jugadores
o bien usuarios sofisticados del juego analizando la información para conocer
el funcionamiento de este espacio virtual.
La investigación también señaló que los niños que jugaron en Adventure
Rock aprendieron muchas estrategias sociales y pudieron jugar con su identidad
como no hubiera sido posible hacerlo en la vida real. Lo que más les gusta es
la posibilidad de crear contenidos como video, cómics y música, así como las
herramientas que les permite medir su prestigio y compararse con los demás.
A pesar de que no existen cifras exactas, el número de niños y adolescentes que
“vive” en estos mundos virtuales está creciendo vertiginosamente. Es el caso del
mundo virtual Whyville (http://www.whyville.net), que se autodenomina como
educativo con 2,3 millones de usuarios, que además de celebrar conciertos de
música virtuales, introduce a los usuarios en una catástrofe ecológica para ayudar
a promover la versión para niños del libro de Al Gore, An Inconvenient Truth.
Si bien Second Life (www.secondlife.com), con 12 millones de usuarios,
está destinado a un público adulto y deja hacer en su mundo virtual, las páginas
anteriormente nombradas han creado mundos virtuales con controles para
proteger a los niños y adultos, atrayendo así a los papás. Aún así, en Second
Life hay actividades para niños como la obra teatral y virtual del Mago de Oz
que se montó en enero con decorados y avatares, con asistencia gratuita, aunque
limitada a las cien personas que soporta un servidor de SL. En YouTube se podía
ver el trailer de la obra así como una entrevista a algunos avatares de la obra.
Un mundo virtual muy conocido es Club Penguin (www.clubpenguin.
com) que se patrocina por suscripciones y con venta de ropa, no tiene nada de
publicidad, pero está en inglés. Club Penguin, que ha tenido un crecimiento
espectacular, y pone especial énfasis en el juego interactivo y la socialización,
fue comprado por Disney y va destinado a niños de entre 6 y 14 años.
Así, Club Penguin es un mundo virtual que funciona como un modelo
freemium, es decir, se puede participar en el mundo virtual de manera gratuita
pero sólo las suscripciones de pago podrán vestir a los pingüinos, decorar sus
iglús o conocer, primero antes que nadie, los nuevos sitios que se van creando
en este mundo virtual.
312 • Amaia Arribas Urrutia
Los niños reciben un avatar en forma de pingüino, entrando en un mundo
virtual infantil en el que pueden jugar, hacer amigos y charlar en sus iglúes o
en las zonas comunes. Es un entorno virtual basado en la ciudad de Kelowna
(Canadá) en el que los papás cuentan con la seguridad por las reglas de comportamiento que la propia compañía garantiza. En Club Penguin se aplican
medidas disciplinarias que apartan temporal o definitivamente a los pingüinos
que no respetan a otros pingüinos. Además, impide la revelación de información
personal de cualquier tipo y las conversaciones inadecuadas en el chat.
En Club Penguin se requiere que los papás den su dirección de e-mail para
activar la cuenta y la contraseña respectiva. Es curiosa la característica que ofrece
su sala de chat ya que los niños sólo pueden utilizar palabras previamente habilitadas por el sistema. Los juegos les permiten acumular fichas y coleccionar
pufless (unas mascotas pequeñas y redondas). Sus juegos tienen muchas posibilidades de interacción, y cuando el niño cumple tareas y acumula puntos le
dan medallas y cartas de felicitación.
Club Penguin incentiva la creatividad y la cooperación, y además todos son
pingüinos, por lo que no hay diferencias que discriminen. Ello resulta bastante
atractivo tanto para los niños como para las niñas, en contra de lo que habitualmente ocurre en los videojuegos.
Otro mundo virtual conocido es Disney´s Toons Town (http://play.toontown.
com/webHome.php). Mención especial merece el caso de un mundo virtual
para niños de Disney, Virtual Magic Kingdom (vmk) que es el primer mundo
virtual para niños que acaba de cerrar el 12 de mayo. vmk era un mundo virtual
online, donde se creaba un avatar, el niño exploraba un gigantesco parque de
atracciones, chateaba y podía hacer amigos. Miles de personas clamaron en
Internet para que Disney reconsiderara esta decisión. Este mundo virtual se
abrió en mayo de 2005 como un espacio temporal de marketing, pero con el
gran número de registros que obtuvo se decidió seguir captando nuevos usuarios y extender la campaña publicitaria. Como Disney contaba con diferentes
mundos virtuales con más tecnología decidió cerrar vmk pero ha recibido miles
de comentarios tanto de niños como de papás señalado que sus hijos están muy
afectados porque hacían de ese espacio un espacio de vida social. Se armó una
campaña contra su decisión (10,000 firmas).
Este mundo virtual creó un componente de unión emocional a sus miembros
y que ahora “destruye” por querer rentabilizar nuevos desarrollos. Además esa
comunidad no podrá contactarse de nuevo ya que la política de protección de
menores les asegura el anonimato.
El ecosistema virtual de los niños • 313
Disney invirtió en enero de este año 100 millones de dólares en mundos
virtuales infantiles, buscando crear por lo menos diez distintos. Disney se ha
dado cuenta de que el ocio infantil en mundos virtuales es una mina de oro
gracias a la enorme cantidad de público que pueden alcanzar y lo fácil que es
fidelizar e influir en los niños.
Otro mundo virtual es Panfu (http://www.panfu.es), en el que los niños
de entre 8 y 12 años juegan en línea, aprenden inglés jugando, encuentran la
posibilidad de entrar en contacto en el chat con niños de su misma edad y de
hacer amigos en un chat seguro, y cuidan de su mascota virtual (un oso panda).
Cada niño puede estilizar su panda y decorar su casa en el árbol. En los juegos
educativos se fomentan la habilidad y la capacidad de reacción. Una figura
virtual les quita el miedo al Inglés y entrena con ellos la pronunciación y las
palabras. Además, es un sitio libre de publicidad y gratuito. Pero si se tiene el
paquete oro ($160 pesos al mes) se puede estilizar al panda, y decorar su casa
entre otras cosas. Está su versión en alemán, que registra en cuatro meses un
millón de usuarios que desea aprender castellano. Gracias a su mundo virtual
los niños aprenden el español mientras decoran sus casas, visten los avatares
y chatean.
Para los niños, en ocasiones, el mundo virtual puede ser más atractivo que el
mundo real. Es cierto que participar en juegos imaginarios en un mundo virtual
puede ser una experiencia de aprendizaje social positiva, pero no reemplaza al
mundo real. Los niños y los papás siempre deben recordar la importancia de
interaccionar con niños y adultos, y aprender de otras personas cosas reales de
la vida real.
Redes sociales
Los sitios Web de redes sociales (social networking sites) son el lugar de encuentro
que está de moda entre los niños de entre 9 y 12 años, los adolescentes y los
veinteañeros. Estos sitios permiten que las personas intercambien información
personal, usar blogs, chat o correo electrónico para su comunicación.
Las redes sociales son un fenómeno social y que afecta prácticamente a casi
todos los países. El sitio japonés Mixi (http://mixi.jp) asegura que tiene ocho
millones de usuarios, mientras que el chino Xiaonei (http://www.xiaonei.com),
cuenta con seis millones, y el sitio coreano Cyworld (http://us.cyworld.com),
con 18 millones de miembros, prácticamente el 85% de los internautas de
Estados Unidos.
314 • Amaia Arribas Urrutia
Las redes sociales vivieron su explosión el año pasado, aunque también han
tenido que afrontar cuestiones delicadas como la intrusión en la vida privada
de sus usuarios. Durante el 2007, de entre diez palabras buscadas en Google,
siete son de sitios de redes sociales. Esto indica que no ha parado de crecer.
Por ejemplo, MySpace (http://mx.myspace.com) cuenta con más de ciento
diez millones de usuarios y creció el año pasado un 30%. Según la empresa
ComScore (http://www.comscore.com), las webs de redes sociales recibieron
cerca de quinientos millones de usuarios el año pasado.
El problema de la privacidad es un aspecto muy cuestionado cuando se habla
de redes sociales (y más tratándose de niños). El problema estriba cuando el
usuario ve cómo sus datos personales circulan por Internet sin control prácticamente. Por ejemplo, la red social Facebook (http://www.facebook.com), dio
marcha atrás a su nueva herramienta de publicidad debido a las protestas de
los usuarios que veían como la empresa proporcionaba demasiada información
sobre las compras que hacían a sus contactos.
El furor por las redes sociales ha tenido su reflejo en las ingentes inversiones
financieras. Por ejemplo, Microsoft compró al año pasado Facebook por 240
millones de dólares, lo que coloca el valor de mercado de la red social a una
escala similar al de General Motors.
Existen muchos aspectos positivos del uso que hacen los niños de las redes
sociales. Por ejemplo, las buenas conexiones que han establecido por Internet a
través de redes sociales y salas de chat se traducen en buenas conexiones en el
mundo real. La gran parte de la comunicación que se produce en estos espacios
virtuales es entre niños que ya se conocen personalmente y es una manera de
reunirse en vez de acudir a la tienda de la esquina o a un centro comercial, con
el peligro que también conlleva.
Además, hay estudios, como los de Lenhart y Madden (Adolescentes, privacidad y redes sociales en Internet: cómo controlan sus identidades e información
personal en Internet los adolescentes en la era de MySpace, Pew Internet and
American Life Project, en su conferencia del 18 de abril de 2007) que señalan
que los usuarios frecuentes de las redes sociales, suelen ser lo más dinámicos
en las actividades of line, las tradicionales. Para estos niños, las redes sociales
en Internet pueden ayudarles a desarrollar confianza y apoyo social, según un
grupo de investigaciones, encabezados por Ellison en el año 2006.
Las redes sociales son un medio muy útil para que los niños expresen sus
emociones o incluso averigüen más datos sobre los niños o jóvenes que acaban
de conocer de manera presencial. Por ejemplo, después de conocer en persona
El ecosistema virtual de los niños • 315
a un niño, se puede visitar el sitio web de ese niño para ver sus gustos y decidir
si se trata de una persona con la que el niño pudiera estar interesado en entablar
una amistad.
La comunicación entre niños de diferentes culturas del mundo es ahora en
tiempo real y se puede saber sobre sus vidas con video, audio, mapas vía satélite
y mensajes de texto. Es decir, es más fácil el contacto con una mayor diversidad
cultural. Tampoco debemos de perder de vista su futuro, ya que vivimos en un
mundo conectado y la fluidez que existe entre las comunicaciones en Internet
y las tradicionales les acostumbra a mantener un tipo de relaciones que les
va a ser de gran provecho cuando tengan que trabajar de manera remota, en
teletrabajo, por ejemplo.
Más allá de las redes sociales convencionales en Internet, ha llegado la
última versión de redes sociales móviles, que informan a los usuarios en su
celular (por mensaje de texto, correo electrónico o mensaje telefónico) cada
vez que un usuario en cualquiera de las redes sociales en Internet envíe una
nueva infor­mación. Una de estas redes sociales es Queep.net (http://www.qeep.
net). Se trata de una aplicación para celular que permite a sus usuarios chatear,
enviar y compartir fotos, jugar online y crecer la red de contactos a través de una
red social.
Otras redes sociales permiten a los usuarios reportar su ubicación y envían
un mensaje de texto (y foto) a los teléfonos de todos los miembros de su red
social, revelándoles su ubicación exacta (no está nada mal para los papás ya
que conocen en tiempo real dónde están sus hijos). También permite que los
usuarios anuncien su ubicación a un “amigo de su amigo” o reuniones en un
radio de 10 cuadras con un mensaje de texto automático.
Todo esto es posible gracias a que la nueva generación de celulares ofrece
conexiones rápidas con Internet, celulares 3G (tercera generación) que permiten a los usuarios hacer con ellos casi todo lo que hacen en las computadoras,
como mensajes, compras electrónicas, contactos sociales, búsquedas en Internet
y juegos de video.
Además de la práctica habitual entre niños de crear blogs, también pueden
crear páginas web personales en sitios web de redes sociales que alojan servicios
como MSN Spaces (http://home.services.spaces.live.com/), y Friendster (http://
www.friendster.com), Hi5 (http://www.hi5.com), entre otros.
Estos servicios son muy populares entre los niños y jóvenes, e incluyen
información como fotografías, videos, información personal (nombre, apellidos, lugares y teléfonos celulares). Se puede diseñar al antojo del usuario y
316 • Amaia Arribas Urrutia
compartirlo con quien se desee. En una red social hay desde un blog donde el
niño refleja lo que piensa hasta listas musicales.
Otra red social muy conocida es Totspot (http://totspot.com), que una vez
registrados por sus papás, los niños los chicos disfrutarán con su espacio virtual
para publicar sus videos, imágenes, su diario. En Totspot los perfiles solo podrán
ser vistos por la comunidad, y los niños podrán ser contactados únicamente por
otros miembros. La autorización para ello podrá ser dada por el mayor que ha
registrado al usuario en la red social, o se puede predeterminar el perfil para que
pueda ser únicamente visto por los contactos ya autorizados de los niños.
Otra red social que tiene que ver con mascotas es Mojikan (http://www.
mojikan.com) en la que los niños pueden crear su mascota y mantener con ella
una relación interactiva en un mundo virtual. Es una red social en la que el
protagonismo es la mascota del niño, que conoce a otras mascotas y va creando
su propia red de amigos, gracias al perfil y personalidad que definan ellos.
Para los que están preocupados con lo que hacen los niños en las redes sociales
hay una página Imbee (http://www.imbee.com) con dos servicios diferenciados:
uno para los papás y otro para los hijos. Los padres pueden crear perfiles para
sus hijos, pudiendo validar y observar todo lo que hace dentro (amigos, mensajes, actividades, fotos). Los niños, por su parte, además de estar controlados,
pueden compartir fotos, escribir un blog y comunicarse con otros amigos de
Imbee. Ahora bien, la opción de escribir blogs no es gratuita.
Correo electrónico, mensajería instantánea, foros, blogs y chat
Es común que los servicios que hospedan redes sociales proporcionen diferentes medios para la comunicación interpersonal, como la creación de blogs
y servicios de mensajería instantánea. Hoy en día somos conscientes de que
el correo electrónico, los foros, los blogs y el chat se han vuelto una forma de
comunicación muy habitual entre los niños. Normalmente, el uso que le dan
los niños es para comunicarse con otros niños que se localizan al otro lado del
planeta, o también con los compañeros con los que se cruzan a diario por el
pasillo de la escuela.
El uso del correo electrónico aporta enormes posibilidades al aprendizaje,
a la motivación y al desarrollo de habilidades comunicativas en los primeros
años de vida. La posibilidad de utilizar esta nueva herramienta es novedosa y
relevante, cobrando relevancia en los primeros años de primaria, desde el momento en que se presenta como una forma más de comunicación y expresión.
El ecosistema virtual de los niños • 317
El correo electrónico se consolida como un eje de las competencias de lectura y
escritura que empieza a desarrollar, y que se ha convertido en una herramienta
de comunicación constante entre los niños.
Para introducir al niño en el uso del correo electrónico se les puede ayudar a
los niños a escribir sobre sus eventos cotidianos. No quiere decir que el correo
electrónico reemplace las tarjetas o las cartas personales pero puede suplementarlos, permitiendo respuestas más inmediatas. Al principio se les puede dictar
un mensaje, y con el tiempo podrá adquirir habilidad en el uso del teclado.
Existe una web, Zilladog (http://www.zilladog.com) que puede ser el lugar
ideal para crear las cuentas de correo electrónico para los niños. Además de
tener una apariencia muy agradable, con un diseño colorido y fácil de entender
y manejar ofrece varias herramientas que ayudan a los papás a controlar las
actividades de sus hijos, como por ejemplo, recibir todos los correos enviados
o controlar la lista de contactos, evitando así que reciba spam de otras cuentas.
También dispone de videos y contenidos creados para ellos, para que no tengan
que salir de la página.
Existen diferentes empresas que ofrecen el servicio de mensajería instantánea.
Si bien empezaron como un servicio para jóvenes y adultos, también los niños
son usuarios de estos servicios: ICQ (http://www.icq.com), MSN Messenger
(http://messenger.latino.msn.com), Yahoo Messenger (http://www.yahoo.com),
Skype (http://www.skype.com), entre otros.
La mensajería instantánea permite la comunicación sobre todo a través de
mensajes de texto en tiempo real con otras personas del mundo. Normalmente,
funcionan con listas de contacto, donde cada persona usa un sobrenombre o
nick. La lista de contactos se llena con personas conocidas o en base a buscadores de personas, pudiendo agregar a cualquier usuario del mundo, aunque
se le debe solicitar permiso a través de un mensaje automático y aceptarlo, por
supuesto.
Los contactos que tenga el niño podrán enviarle mensajes, enviar archivos y
efectuar comunicación por voz y videoconferencia (si se dispone de micrófono,
altavoces y cámara en la computadora). Muchos niños se comunican con sus
amigos y compañeros de colegio de esta manera, pero también pueden contactar
a desconocidos. Por ello, es importante ser cuidadoso con las personas con las que
el niño tiene en su lista de contactos. Hay que ser precavidos y revisar esta lista
y cuidar los archivos que se intercambian que son posibles foros de virus.
Las salas de chat son espacios virtuales donde establecen comunicación
varios usuarios a la vez y están moderados por un usuario o por un sistema
318 • Amaia Arribas Urrutia
de moderación automático, o también puede darse el caso de que sea una sala
sin moderador. Su funcionamiento consiste en preguntar al nuevo usuario
cuándo acceder su nombre y se abre una ventana en donde todos los usuarios
conectados a la sala del chat pueden escribir mensajes, que son transmitidos a
los demás usuarios.
Hay que ser conscientes de que los niños pueden entrar en las salas no moderadas, es decir, no existe alguien que controle el contenido de la discusión.
Por eso, es recomendable que esté presente cuando el niño ingrese en este tipo
de servicios o permitirle el acceso sólo en aquellas salas que el adulto conoce
y que son muy valiosas ya que estimula en el niño su capacidad de reflexión y
argumentación. En las mismas escuelas, hay materias en las que los maestros
habilitan este tipo de salas de chat para que se continúe con la discusión abierta
en clase, y las intervenciones del niño se evalúan como otra actividad más.
Es importante y fundamental reiterar la vigilancia de los papás sobre sus hijos
cuando entren en salas de chat ya que a pesar de que muchas están alojadas en
páginas para niños, es probable que accedan adultos, y algunos no con buenas
intenciones. Más adelante, en los portales educativos y de entretenimiento, así
como en las páginas específicas de juegos encontrará salas de chat, además de
los juegos, materiales y recursos multimedia educativos.
Los foros de mensajes por lo general agrupan a personas con intereses comunes. Estos foros son páginas web en donde se puede escribir mensajes que
se ven en la página del foro, y obtener respuestas y comentarios de un tópico
en especial.
Puede encontrar comunidades interesadas en salud, educación, música, y
mucho más. Los foros normalmente atraen a personas de diferentes edades y
entornos, por lo que los niños también son un público atento a este servicio.
Los foros de los niños están relacionados con los juegos, las series de televisión,
sus cantantes favoritos. Al igual que en las salas de chat, también hay que cuidar
a qué foros entran los niños y las personas que acceden a él.
Los diarios on line o blogs son uno de los servicios más exitosos que ofrece
Internet. A través de páginas web, los niños pueden compartir con otros lo que
les sucede en su vida diaria. Hablar de blogs es hacerlo también de escribir y leer
en la red, lo que le da una doble dimensión de creación, identidad y autoría, que
los hace más que una página web. Con el blog se publica información con una
facilidad e inmediatez incomparable, y se accede a información o comentarios
de los demás. Los blogs son el fenómeno más literario y creativo de la red.
Cualquiera puede registrar un blog y empezar a publicar en él, lo que lo
El ecosistema virtual de los niños • 319
llevará a compartir imágenes o vídeos, expresar ideas y así como recibir comentarios y mantener discusiones públicas.
Hay que tener cuidado con este servicio, ya que cualquier persona que
navega por Internet puede leer la información que se entrega a través de estos
blogs, por lo tanto, es recomendable aconsejar a los niños tener cuidado con
los contenidos que publican.
Existen plataformas específicas para crear blogs, y en algunas páginas de
entretenimiento para niños ofrecen la posibilidad de crear uno. También en
algunas redes sociales es posible crear blogs.
Un blog que está orientado a los niños es One Happy Reality (http://onehappyreality.blogspot.com). Este es un espacio para padres de familia en el que
podrán consultar artículos sobre los cuidados que sus niños necesitan, películas
recomendadas y música para estimularlos. Aquí encontrarán encuestas sobre
datos de los niños, videos y fotos. Resulta toda una variedad para pasar un rato
entretenido y enriquecedor.
Es muy habitual entre los niños emplear herramientas especialmente diseñadas donde se puede publicar en Internet fotografías exclusivamente. Es
el caso de Foto Pages (http://www.fotopages.com), un blog de fotografías, el
photo blogging, y la famosa página de Flickr (http://www.filckr.com), donde se
puede almacenar álbumes enteros de fotografías y ponerlas a disposición de
todo el mundo si se desea. Afortunadamente, está la opción de que sean vistas
exclusivamente por la lista de contacto que se tenga (privado). Para poder subir
las fotografías, en ambos casos, es necesario registrarse.
Conclusiones
Los cambios tecnológicos de las últimas décadas han sido objeto de estudio por
investigadores de diferentes áreas que han analizado el impacto de las tecnologías
en las formas de comunicación y relación de todas las personas y edades. Concretamente, Internet ha supuesto un gran potencial para el entretenimiento, el
desarrollo y formación de los niños, así como su nueva manera de comunicarse
y de relacionarse con sus amigos y hasta desconocidos.
Las redes sociales, los blogs, los mundos virtuales son capaces de desarrollar
nuevas habilidades y equilibrar su campo de acción social desde el momento
en que logran que los niños se conozcan mejor y profundicen amistades fuera
de Internet, incluso con personas que jamás conocerán en persona (sobre todo
por estar geográficamente distantes y difícilmente).
320 • Amaia Arribas Urrutia
Lo que debemos tener claro es que las relaciones sociales creadas en Internet
no sustituyen a las relaciones personales. De hecho, las comunidades creadas
en la Red se fortalecen y desarrollan una fuerte identidad cuando se da la ocasión de encontrarse cara a cara. En sitios como Meetup.com se fomentan los
encuentros personales. Eso sí, en el caso de los niños hay que tener especial
cuidado con las amenazas que circulan por Internet. Por ello, la obligación de
los papás será estar al pendiente de los movimientos de sus niños en la Red e
involucrarse con ellos en sus actividades.
Los papás no pueden prohibir a sus hijos que estén en redes sociales cuando
todos sus amigos se comunican a través de ellas. Para ellos, no estar en una
red social supone una presión social por estar “out”. Lo que pueden hacer los
papás es advertirles y aconsejarles para no caer en determinadas prácticas y en
no dar información personal ni familiar a desconocidos. Además, los adultos
deben entender qué es lo que ocurre en una red social y mundo virtual y ver
quiénes son sus amigos.
La preocupación por este tema es tal que se recomiendan a estas redes sociales
y mundos virtuales que desarrollen sus políticas propias recogiendo tanto lo
que los usuarios pueden esperar de sus servicios como el comportamiento que
se espera de ellos. También se recomienda que estos sitios se asocien con fundaciones que se dediquen a vigilar que se está haciendo buen uso de Internet.
Lo cierto es que la influencia de Internet en los niños y adolescentes no ha
hecho más que empezar. No es una moda pasajera ya que nacieron en la era
digital. Son los nativos digitales.
Referencias
amipci (2008). Estudio de nuevas tecnologías de Internet en México 2008. Disponible
http://www.amipci.org.mx/temp/EstudioAMIPCInuevastecnologiasdeInterneteMexico2008RESUMENEJECUTIVO-0170012001210946955OB.pdf. Fecha de
consulta 23 de mayo de 2008.
amipci (2008). “Hábitos de los usuarios de Internet en México 2007”. Disponible en
http://amipci.org.mx/temp/pdf-0315967001193426740OB.pdf. Fecha de
consulta: 10 de julio de 2008.
Ellison, N., Steinfie, C. & Lampe, C. (2006). Spatially Bounded Online Social Networks
and Social Capital: The Role of Facebook (“Redes sociales espacialmente unidas
y el capital social: el papel de la red social Facebook”). Trabajo presentado en la
Conferencia Anual de la Asociación Internacional de Comunicación (ica, por
sus siglas en inglés), 19 al 23 de junio de 2006, Dresden, Alemania.
El ecosistema virtual de los niños • 321
Fundación Telefónica y Universidad de Navarra. Generaciones Interactivas en Iberoamérica. Niños y adolescentes frente a las pantallas. Retos educativos y sociales. Disponible
en http://www.educared.org.ar/tecnologia/generacion-i/index.php?q=node/220.
Fecha de consulta: 24 de mayo de 2008.
Gabelas Barroso, J.A. & Lazo, C. (2008). Consumos y mediaciones de familias y pantallas. Nuevos modelos y propuestas de convivencia. Programa Pantallas sanas del
Gobierno de Aragón. España. Libro electrónico disponible en http://www.
quadernsdigitals.net/index.php?accionMenu=hemeroteca.VisualizaArticuloIU.
visualiza&articulo_id=10459. Fecha de consulta: 24 de mayo de 2008.
iab México (2007) “Asuntos de familia. La evolución de los medios de comunicación
de la Familia Global en la Era Digital”. Disponible en http://www.iabmexico.
com/downLoads/FamilyAffair.pdf. Fecha de consulta: 8 de mayo de 2008.
iab México (2008). “Estudio de consumo de medios digitales en México”. Disponible
http://www.iabmexico.com/downLoads/IABmxConsumoMediosDigitales_2008.pdf. Fecha de consulta: 20 de julio de 2008.
iab México (2008). “Rivaliza Internet a la televisión en preferencia de consumo de
medios: iab México”. Disponible en http://www.iabmexico.com/downLoads/
PR_ConsumoDeMediosDigitales_2008.pdf. Fecha de consulta: 17 de julio de
2008.
Forrester research (2008). “Getting Real Work Done In Virtual Worlds”. Disponible
en http://www.forrester.com/Research/Document/Excerpt/0,7211,43450,00.
html Fecha de consulta: 10 de abril de 2008.
Lenhart, A., & Madden, M. (2007). Teens, Privacy & Online Social Networks: How
teens manage their online identities and personal information in the age of MySpace
(“Adolescentes, privacidad y redes sociales en Internet: cómo controlan sus
identidades e información personal en Internet los adolescentes en la era de
MySpace”). Pew Internet and American Life Project. 18 de abril de 2007.
Mediascope Europe (2008). “Familias digitales 2008”. Disponible en: http://www.
marketingdirecto.com/estudios/EIAA%20Familias%20Digitales%202008%
20-%20Espa%C3%B1a%2010.04.08.pdf. Fecha de consulta 18 de mayo de
2008.
Padrón Arredondo, L. (2008). “Nuevas Tecnologías de la Información y su repercusión
en los diferentes niveles de la educación”, en Revista Digital Universitaria, Volumen 9, Número 2. Disponible en http://www.revista.unam.mx/vol.9/num2/
art09/int09.htm. Fecha de consulta: 11 de junio de 2008.
Rojas, G. (2004). “Generación net. ¿estamos preparados?”, en PC World. Disponible en:
http://www.pcworld.com.ve/n25/articulos/generacion.html Fecha de consulta:
10 de abril de 2008.
Sartori, G. (1998). Homo Videns. La sociedad teledirigida. España: Taurus.
Tapscott, D. (1998). Creciendo en un entrono digital. Colombia: McGraw-Hill.
322 • Amaia Arribas Urrutia
14
El prosumidor. El actor comunicativo de
la Sociedad de la Ubicuidad
Octavio Islas Carmona
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,
Campus Estado de México
Para Amaia. Indispensable compañera de viaje
En el imaginario de la sociedad de la ubicuidad, en el cual las comunicaciones digitales inciden de forma categórica en el desarrollo y evolución de los nuevos ambientes comunicativos, las figuras de “emisor” y
“receptor”, así como la mayoría de modelos que ayer permitían explicar
el proceso comunicativo, hoy exhiben evidentes limitaciones en sus
posibilidades explicativas.
El desarrollo de las comunicaciones digitales móviles nos desplaza
hacia una nueva ecología cultural: la sociedad de la ubicuidad. Con el
desarrollo de la web 2.0 y versiones superiores, los usuarios de Internet han accedido a la condición de prosumidores. Los prosumidores
articularán nuevos ambientes comunicativos, propiciando inevitables
remediaciones sobre el conjunto de dispositivos que acompañan el desarrollo de las comunicaciones digitales móviles. Transitaremos, inevitablemente, a nuevas y más complejas ecologías culturales.
* Licenciado en sociología, maestro en comunicación y desarrollo, maestro en administración y
tecnologías de información, doctor en ciencias sociales. Director de Proyecto Internet-Cátedra
de Comunicaciones Estratégicas y Cibercultura del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado
de México [http://www.proyectointernet.org] Investigadores del Centro de Comunicaciones
Digitales del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México. Director de la Asociación
Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (alaic). Coordinador de los consejos
editoriales de la revista web Razón y Palabra [http://www.razonypalabra.org.mx], y Revista
Mexicana de Comunicación. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (sni). Correo
electrónico: [email protected] Su principal blog puede consultarse en http://www.octavioislas.wordpress.com
Palabras clave: prosumidores, Internet, sociedad de la ubicuidad, ecología de medios, comunicaciones digitales móviles, modelo de comunicación,
McLuhan.
In the imaginary of the ubiquity society, in which the digital communications influence in a categorical manner in the development and evolution of new
communicative environments, the “sender” and the “receiver”, and the majority of the models that yesterday allowed to explain the communication process,
today exhibit evident limitations in its explanatory capabilities. The development of digital communications has moved us into a new cultural ecology:
the society of the ubiquity. With the development of the web 2.0 and latest
versions, the Internet users have access to the condition of the prosumers.
The prosumers articulate new communication environments through
the inevitable remediation of the group of devices that go along with the
development of the mobile digital communications. With the new and
complex devices, the new communications environment will take us to the
ubiquity society.
Key Words: prosumers, Internet, ubiquity society, media ecology, mobile
digital communications, communication model, Marshall McLuhan.
Del telégrafo a internet
“The medium, or process, of our time –electric technology- is
reshaping and restructuring patterns of social interdependence and every aspect of our personal life. It is forcing us to
reconsider and re-evaluate practically every thought, every
action, and every institution formerly taken for granted. Everything is changing –you, your family, your neighborhood,
your education, your job, your government, your relation to
“the others.” And they´re changing dramatically”.
McLuhan y Quentin Fiore (1967, p. 9).
“El medio, o proceso de nuestro tiempo -la tecnología eléctrica- está redefiniendo y reestructurando los patrones de interdependencia social y todos los aspectos de nuestra vida personal.
Nos obliga a reconsiderar y volver a evaluar cada pensamiento, cada acción, y cada institución
que anteriormente dábamos por supuesta. Todo está cambiando -usted, su familia, su barrio, su
educación, su trabajo, su gobierno, su relación con “los otros”. Y están cambiando de manera
dramática” (traducción propia).
324 • Octavio Islas Carmona
En estricta oposición al concepto “modo de producción”, el cual de acuerdo con
Karl Marx, permite explicar el cambio histórico a partir de la división y lucha
de clases, McLuhan ofreció la posibilidad de comprender el cambio histórico
a partir de los “modos de comunicación”. Resulta imposible comprender los
cambios sociales y culturales sin considerar la intervención de los medios, los
cuales, en última instancia pueden ser considerados como tecnologías, y éstas,
de acuerdo con Marshall McLuhan y Quentin Fiore (1976, p. 26), como
prolongaciones del hombre: “all media are extensions of some human faculty
psychic or physical”.
En el desarrollo de la humanidad podemos advertir, según McLuhan, tres
grandes eras, y en cada una de ellas reconocer la eventual supremacía de algún
medio de comunicación. En la primera era -Preliteraria ó Tribal-, predomina
la palabra; en la segunda etapa -la era de la Galaxia Gutenberg ó edad mecánica-, la supremacía corresponde a la palabra impresa; en la tercera era domina
la electricidad, la cual nos conduce al desarrollo de la “aldea global”. Marshall
McLuhan además identificó tres innovaciones tecnológicas fundamentales en
la historia del hombre: la invención del alfabeto fonético que sacó al hombre
tribal de su equilibrio sensitivo y le dio dominio al ojo; la introducción del tipo
móvil en el siglo XVI, que aceleró este proceso; y la invención del telégrafo,
en 1844, que anticipó una profunda revolución tecnológica, la cual posibilitó
el desarrollo de la electrónica, la cual retribalizaría al hombre, devolviéndole
su equilibrio sensitivo. McLuhan centró su atención en las edades mecánica
y eléctrica.
La velocidad con la cual circula la información representa una de las principales variables a considerar en el análisis de las etapas históricas que advierte
McLuhan. Cada “modo de comunicación” supone un “ritmo informacional”.
Al incrementarse la velocidad aumenta también la complejidad. En la primera
edad, por ejemplo, la circulación de la información evidentemente era muy
lenta. En consecuencia las reacciones resultaban tardías. En cambio en la edad
eléctrica la información circula demasiado rápido. Por ello la edad eléctrica es
designada por McLuhan como la “Edad de la Ansiedad” (1997, p. 26):
“En la edad mecánica, ahora en recesión, podían llevarse a cabo muchas acciones
sin demasiada preocupación. El movimiento lento aseguraba que las reacciones iban
“Todos los medios son extensiones de algunas facultades humanas físicas o psíquicas” (traducción propia).
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 325
a demorarse durante largos periodos de tiempo. Hoy en día, la acción y la reacción
ocurren casi al mismo tiempo. De hecho, vivimos mítica e íntegramente, por decirlo
así, pero seguimos pensando con los antiguos y fragmentados esquemas de espacio
y tiempo propios de la edad preeléctrica. La tecnología de la escritura proporcionó
al occidental la capacidad de acción sin reacción (…) En la edad eléctrica, en la que
nuestro sistema nervioso se ha extendido tecnológicamente hasta implicarnos con
toda la humanidad e incorporarla toda en nuestro interior, participamos necesaria
y profundamente de las consecuencias de todos nuestros actos”.
El telégrafo representa el parteaguas histórico que marcó la transición de la
edad mecánica a la edad eléctrica. La velocidad instantánea del movimiento de
información, precisamente procede del telégrafo (McLuhan, 1994, p. 257):
“Es la misma provisión de lugares de interacción en los medios eléctricos la que nos
fuerza a reaccionar al mundo como un todo. No obstante, es sobre todo la velocidad
de la implicación eléctrica la que crea el conjunto integral de la conciencia individual
y pública. Hoy en día vivimos en la Edad de la Información y de la Comunicación,
porque los medios eléctricos crean, instantánea y constantemente, un campo total
de acontecimientos en interacción, en los que participan todos los hombres”.
Internet admite ser considerado como avanzada remediación del telégrafo, el
cual fue designado como “la hormona social”, por Marshall McLuhan, en el
libro Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano.
Con el telégrafo el hombre por primera vez logró extender su sistema nervioso
central fuera de sí. El telégrafo (McLuhan, 1994, p. 260):
“revolucionó por completo los métodos de obtención y presentación de las noticias
(…) Así, en 1844, año en el que se jugaba al ajedrez y a la lotería con el primer
En el desarrollo de todo medio de comunicación, es posible percibir cómo progresivamente el
medio es transformado con el propósito –no siempre consciente o deliberado-, de hacerlo más
parecido al hombre. En la ecología de medios ese proceso es conocido como “remediación”. El
proceso de remediación de los medios de comunicación es resultado de una adecuación eminentemente dialéctica que permite transformar a los medios de comunicación, hasta convertirlos en
lógicas extensiones de nuestras facultades, órganos o sentidos.
El desarrollo del telégrafo, en principio estuvo subordinado al periódico y al ferrocarril. En
1844 Samuel Morse abrió una línea telegráfica entre Washington y Baltimore. En 1858 ya se
había tendido el primer cable que cruzaba el Atlántico, y tres años después, en 1861, los hilos
telegráficos se extendían por toda la Unión Americana.
326 • Octavio Islas Carmona
telégrafo estadounidense, Soren Kierkergaard publicó El concepto de la angustia.
Había empezado la edad de la ansiedad. Con el telégrafo, el hombre había iniciado
aquella extensión o exteriorización del sistema nervioso central que ahora se acerca
a la extensión de la conciencia mediante la retransmisión por satélite”.
Según Christopher Harrocks (2000, p. 17), McLuhan no advirtió la importancia
de las computadoras. Sin embargo, es posible afirmar que en las primeras líneas
del libro Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano,
Marshall McLuhan (1997, pp. 24-25) efectivamente anticipó Internet, así como
el inexorable tránsito a la sociedad de la información y el conocimiento:
“Tras tres mil años de explosión, mediante tecnologías mecánicas y fragmentarias,
el mundo occidental ha entrado en implosión. En las edades mecánicas extendimos
nuestro cuerpo en el espacio. Hoy, tras más de un siglo de tecnología eléctrica,
hemos extendido nuestro sistema nervioso central hasta abarcar todo el globo, aboliendo tiempo y espacio, al menos en cuanto a este planeta se refiere. Nos estamos
acercando rápidamente a la fase final de las extensiones del hombre: la simulación
tecnológica de la conciencia, por la cual los procesos creativos del conocimiento se
extenderán, colectiva y corporativamente, al conjunto de la sociedad humana, de
un modo muy parecido a como ya hemos extendido nuestros sentidos y nervios
con los diversos medios de comunicación”.
En la edad “posteléctrica”, la aceleración de la información aún es mayor que
en la edad eléctrica. A partir de tal consideración, Bill Gates, fundador de
Microsoft, en su reciente libro Business @ the speed of thought. Using a Digital
Nervous System (1999), incorporó dos importantes tesis de McLuhan: el impacto
social de la velocidad con la cual circula la información, y el desarrollo de los
sistemas nerviosos que han trascendido fuera del hombre. En la introducción
del referido libro, Gates (1999: XIII) destacó la importancia de la velocidad
como nuevo paradigma de la efectividad institucional:
“If the 1980s were about quality and the 1990s were about reengineering, then the
2000s will be about velocity. About how quickly the nature of business will change.
About how quickly business itself will be transacted. About how information access
will alter the lifestyle of consumers and their expectations of business”. “Si la década de 1980 fue la calidad, y en la década de 1990 la reingeniería, el 2000 será de la
velocidad. Acerca de la rapidez con la cual la naturaleza del negocio va a cambiar. Las transacciones
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 327
Internet, avanzada remediación del telégrafo, nos ubica en el imaginario de
las sociedades posteléctricas. En el libro Internet. La imprenta del siglo XXI,
Alejandro Piscitelli (2005: 126), destacado investigador argentino, afirma que
“el medio favorito de McLuhan hubiese sido Internet”. De acuerdo con el
gerente del portal Educ.ar:
“Para que las tesis de McLuhan pudieran ponerse a prueba en serio, necesitaban de
la emergencia de un nuevo medio. El mejor test para adorar (o desterrar) a McLuhan
habría de ser, sin dudas, la frontera digital (…) Revisar la obra entera de McLuhan
a partir de la existencia y las vivencias propias de Internet resulta más saludable, ya
que muchas de sus metáforas fueron descalificadas demasiado rápidamente. La más
célebre de todas, la que sostiene que el mundo habría de devenir en una aldea global,
adquiere hoy un tono menos autista y geopolíticamente más correcto, cuando la
revisamos desde la perspectiva de los 750 millones de Internautas que hay hoy en
el mundo, expresándose y conectándose, al menos potencialmente entre sí”.
El pensamiento de McLuhan no solo fue recuperado por nuevas generaciones
de investigadores de las ciencias de la comunicación, quienes advirtieron la
trascendencia que con el paso de los años alcanzarían las tesis de McLuhan en
el desarrollo de las comunicaciones digitales. No pocos de los primeros desarrolladores de Internet, así como exitosos empresarios de la llamada economía
del conocimiento –Bill Gates, por ejemplo-, comprendieron que las tesis de
McLuhan resultarían indispensables para intervenir decididamente en el desarrollo de la sociedad de la información y el conocimiento. Efectivamente, como
suele afirmar Gastón Melo, no hay nada más práctico que una buena teoría.
El prosumidor. El actor comunicativo
de la sociedad de la ubicuidad
“Hombre, él entendió Internet. Él fue Internet en la década
de 1960. Finalmente, el mundo se puso a su altura”.
Robert Logan (Harrocks, 2000, p. 11)
En la breve y fecunda historia de Internet, las remediaciones han sido frecuentes.
Entre las remediaciones más significativas destacan la introducción de la web -en
de las empresas dependerán de la rapidez. Acerca de cómo el acceso a la información alterará el
estilo de vida de los consumidores y sus expectativas de negocio” (traducción propia).
328 • Octavio Islas Carmona
los primeros años de la década de 1990-; el desarrollo de los blogs -a finales de
la misma década-; la validez y extensión de la “filosofía wiki” (prosumismo), de
la cual han resultado proyectos como Wikipedia y YouTube. Cada remediación
de Internet ha introducido nuevos ambientes comunicativos. De cada cambio
que introducen las tecnologías en los ambientes comunicativos, se desprenden
nuevos ganadores como perdedores, tal como afirmó Neil Postman en su estudio sobre la fenomenología del cambio tecnológico, en el discurso que dictó
el 27 de marzo de 1998 en el Congreso Internacional sobre Nuevas Tecnologías
y Persona Humana: Comunicando la fe en el Nuevo Milenio, también conocido
como NewTech´98, el cual tuvo lugar en Denver, Colorado. La segunda tesis
propuesta por Postman es: “siempre hay ganadores y perdedores en el cambio
tecnológico”.
Con los nuevos ambientes comunicativos que ha propiciado el desarrollo
de la web 2.0, por ejemplo, Google –distinguida en los primeros días del mes
de junio del 2008 con el premio “Príncipe de Asturias en Comunicación y
Humanidades”-, se ha afirmado como ganador, y en años recientes, Microsoft
ha resultado el inevitable perdedor. Google es una empresa relativamente nueva
y su valor de marca hoy es superior a Microsoft, de acuerdo con los resultados
que arrojaron dos recientes estudios realizados por BrandZ. Google –marca
emblemática de la economía del conocimiento-, en buena medida es resultado
de las acciones comunicativas emprendidas por prosumidores. El valor de la
marca Google fue estimado en 86,057 millones de dólares por la firma BrandZ
en su reciente estudio sobre las marcas más valiosas del mundo: “BrandZ: Top
100 Most Powerfull Brands 08”. Esa cifra ubica a Google, por segundo año
consecutivo, de acuerdo con BrandZ, como la marca más valiosa del mundo.
La filosofía empresarial de Microsoft descansa sobre la lógica de los sistemas
cerrados. En cambio la filosofía de Google corresponde a la cultura wiki, colaboración y sistemas abiertos.
El título del discurso que dictó Postman fue “Cinco cosas que necesitamos conocer acerca del
cambio tecnológico”. Véase: http://itrs.scu.edu/tshanks/pages/Comm12/12Postman.htm Fecha
de consulta 16 de mayo de 2008.
Véase: BrandZ: Top 100 Most Powerfull Brands 08. BrandZ. Disponible en http://www.millwardbrown.com/Sites/Optimor/Media/Pdfs/en/BrandZ/BrandZ-2008-Report.pdf Fecha de
consulta: 24 de mayo de 2008.
Vale la pena destacar que la tercera tesis expresada por Neil Postman en el referido discurso es
“detrás de toda tecnología hay una filosofía”. Véase: http://itrs.scu.edu/tshanks/pages/Comm12/
12Postman.htm Fecha de consulta 16 de mayo de 2008.
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 329
La web, generosa aportación de Tim Berners-Lee -quien hoy se desempeña
como director del World Wide Web Consortium y negándose a reconocer
rotundamente la existencia de la web 2.0-, sin duda alguna aceleró la socialización de Internet. Los blogs o bitácoras permitieron que usuarios no expertos
en informática fueran capaces de publicar contenidos en Internet. El desarrollo
de la Web 2.0 admite ser considerado como auténtico parteaguas histórico
en la evolución de Internet. El desarrollo de la web 2.0 impuso importantes
cambios en el comportamiento como en los hábitos de consumo cultural de los
cibernautas. El cibernauta nativo de la web desarrollada por Berners Lee paulatinamente descubrió prácticas comunicativas que el propio Berners Lee no fue
capaz de poder considerar. De tal proceso exploratorio derivó la gestación de los
nuevos ambientes comunicativos que hoy designamos como “Web 2.0”. En ese
proceso exploratorio el cibernauta ordinario paulatinamente se fue convirtiendo
en prosumidor, gracias a la autoaplicación del conocimiento y el conocimiento
aplicado a la revolución misma del conocimiento: autología pura.
La palabra prosumidor –en inglés, prosumer-, es un acrónimo que procede
de la fusión de dos palabras: producer (productor) y consumer (consumidor). El
concepto fue anticipado por Marshall McLuhan y Barrington Nevitt, quienes
en el libro Take Today (1972), afirmaron que la tecnología electrónica permitiría
al consumidor asumir simultáneamente los roles de productor y consumidor
de contenidos. McLuhan infería que en la edad posteléctrica los actores comunicativos resentirían profundas transformaciones resultantes de la complejidad
inherente a los nuevos ambientes comunicativos. El concepto “prosumidor”
por ende admite particular relevancia en la “ecología de medios”.
El destacado futurólogo Alvin Toffler introdujo formalmente el término
prosumidor, en 1980, en el libro La tercera ola. El capítulo XX del referido
libro precisamente consigna el siguiente título: El resurgimiento del prosumidor.
Las actividades de los prosumidores –anticipó Toffler- , definirían el rumbo de
la “economía invisible”:
“Durante la primera ola, la mayoría de las personas consumían lo que ellas mismas
producían. No eran ni productores ni consumidores en el sentido habitual. Eran,
en su lugar, lo que podría denominarse prosumidores. Fue la revolución industrial
lo que, al introducir una cuña en la sociedad, separó estas dos funciones y dio nacimiento a lo que ahora llamamos productores y consumidores (…) si examinamos
atentamente la cuestión, descubrimos los comienzos de un cambio fundamental en
la relación mutua existente entre estos dos sectores o formas de producción. Vemos
330 • Octavio Islas Carmona
un progresivo difuminarse de la línea que separa al productor del consumidor. Vemos
la creciente importancia del prosumidor. Y, más allá de eso, vemos aproximarse un
impresionante cambio que transformará incluso la función del mercado mismo en
nuestras vidas y en el sistema mundial (Toffler, 1981, pp. 262-263).
En el libro Revolutionary wealth (2006, p. 153), Alvin y Heidi Toffler explicaron
cómo concibieron el término prosumidor, y que alcance explicativo concedieron
a tal concepto:
“In The Third Wave (1980), we therefore invented the word prosumer for those of
us who create goods, services or experiences for our own use or satisfaction, rather
than for sale or exchange. When, as individual or groups, we both produce and
consume our own output, we are “prosuming”. If we bake a pie and also eat it, we
are prosumers. But prosuming is not just an individual act. Part of the purpose of
baking that pie might be to share it with your family, friends or community without
expecting money or its equivalent in return. Today, given the shrinkage of the world
because of advances in transportation, communications and I.T., the motion of
prosuming can include unpaid work to create value to share with strangers half a
world away. We are all prosumers at one time or another, and all economies have
a prosumer sector because many of our highly personal needs and wants aren´t or
can´t be supplied in the marketplace, or are too expensive, or because we actually
enjoy prosuming or desperately need to. Once we take our eyes off the money
economy and mute all the econobabble, we discover surprising things. First, that
this prosumer economy is huge; second, that it encompasses some of the most
important things we do; and third, that even though it is given Little attention by
most economist, the $50 trillon money economy they monitor couldn´t survive
for ten minutes without it”.
“En la tercera ola (1980), inventamos la palabra prosumidor para designar aquellos que, como
nosotros, creamos bienes, servicios o experiencias para nuestro propio uso o satisfacción, en lugar
de destinarlos a la venta o intercambio. Cuando, como individuos o grupos, producimos y consumir nuestros propios productos, hacemos prosumismo. Si horneamos un pastel y lo comemos,
nos comportarnos como prosumidores. Pero el prosumismo, sin embargo, no exclusivamente
debe ser entendido como un acto individual. Parte de la finalidad de hornear el pastel podría ser
compartirlo con la familia, amigos o la comunidad, sin esperar dinero o su equivalente a cambio.
Hoy en día, dada la contracción del mundo debido a los avances en materia de transportación,
comunicaciones y tecnologías de la información, la noción de prosumismo puede incluir el
trabajo no remunerado para crear valor para compartirlo con extraños ubicados en apartadas
regiones del mundo. Todos somos prosumidores en un momento u otro, y todas las economías
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 331
En La Tercera Ola, Toffler afirmó que el medio de comunicación más poderoso y masificador de las sociedades de la “segunda ola” ha sido la televisión.
El advenimiento de los prosumidores, sin embargo, anticiparía el fin de la era
de los medios masificadores: “están desapareciendo los días de la omnipotente
red centralizada que controla la producción de imágenes (…) los medios de
comunicación de la tercera ola están destruyendo en un amplio frente el dominio ejercido por los dueños de los medios de comunicación de la segunda ola”
(Toffler, 1981, p. 167). Toffler enseguida procedió a describir los ambientes
comunicativos que establecen los medios masivos de la “segunda ola”, y se
aventuró a especular sobre los ambientes comunicativos que introduciría la
“tercera ola”.
Para comprender el impacto de YouTube en la ecología cultural de la industria televisiva, por ejemplo, resulta indispensable reparar en el comportamiento
que observan los prosumidores, tal como refieren Alvin y Heidi Toffler en el
libro La revolución de la riqueza (2006):
“En palabras de Betsy Frank, vicepresidenta ejecutiva de investigación y planificación
de mtv Networks, “se trata de un público que desea hacer su propia programación”.
Los nuevos instrumentos del consumidor ya otorgan a los teleespectadores el poder
de cortar y pegar partes de programas para adecuarlos a sus preferencias personales.
Este desplazamiento continuo de los tiempos estándar de los huecos en la programación se acelerará a medida que las audiencias de los medios de comunicación,
provistas de nuevas tecnologías, produzcan sus propios contenidos. Al mismo
tiempo que los espectadores están creando sus propios contenidos, también exigen
acceder a programas “a petición” antes que al horario establecido por los medios de
comunicación. En palabras de William Randolph Hearst III, “la televisión basada
en el proveedor está muerta” (Toffler, 2006, p. 99).
tienen un sector de prosumidores, debido a que muchas de nuestras muy personales necesidades
y deseos no son o no pueden ser satisfechos en el mercado, o son demasiado caros, o porque
realmente disfrutamos del prosumismo. Una vez que tenemos frente a nuestros ojos la economía
monetaria y silenciamos toda inclinación consumista, descubrimos cosas sorprendentes. En
primer lugar, que la economía del prosumismo es enorme; en segundo lugar, que abarca algunas
de las cosas más importantes que hacemos; y en tercer lugar, que a pesar de que la mayoría de
los economistas prestan poca atención, los 50 trillones de dólares que controlan la economía no
podrían sobrevivir diez minutos sin él” (Traducción propia).
332 • Octavio Islas Carmona
En el año 2000, Rick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger, autores del libro The cluetrain manifesto. The end of business as usual, destacaron cómo la web 2.0 ha propiciado la transformación de los consumidores
pasivos en activos prosumidores que han propiciado importantes transformaciones en el mercado al apostar por el recurso de la conversación, comprendiendo
a Internet como efectivo multiplicador del capital intelectual.
Las 95 tesis propuestas por los autores del referido libro, describen algunas
de las principales características del nuevo ambiente comunicativo que despliega
consigo el desarrollo de la web 2.0, el cual impone la necesidad de emprender
profundos cambios en el comportamiento comunicativo de muchas organizaciones. Veamos algunos ejemplos:
“Los mercados son conversaciones” (tesis 1).
“Internet permite conversaciones entre los seres humanos que simplemente no eran
posibles en la era de los medios de comunicación” (tesis 6).
“Las conversaciones en red son potentes permitiendo nuevas formas de organización
social e intercambio de conocimientos a surgir” (tesis 9).
“No hay secretos. El mercado en red sabe más que hacer las empresas sobre sus
propios productos” (tesis 12).
“Las empresas pueden ahora comunicarse con sus mercados directamente. Si desperdician la oportunidad, podría perder su última oportunidad” (tesis 19).
“Las empresas necesitan bajar de sus torres de marfil y hablar con las personas con
las que esperan crear relaciones” (tesis 25).
“Las relaciones públicas no se refieren al público. Las empresas están profundamente
temerosas de sus mercados” (tesis 26).
“Para hablar con una voz humana, las empresas deben compartir las preocupaciones
de su comunidad” (tesis 34).
“Las empresas suelen instalar intranets desde arriba hacia abajo para distribuir
políticas de recursos humanos e información corporativa que los trabajadores están
haciendo todo lo posible para pasar por alto” (tesis 44).
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 333
Hoy el organigrama de las organizaciones depende más de los vínculos que de
las jerarquías. Se respeta más el conocimiento práctico que la autoridad abstracta
(tesis 50).
“Paranoia mata la conversación. Ese es su punto. Pero la falta de conversación
abierta mata a las empresas “(tesis 52).
“Queremos acceso a su información corporativa, a sus planes y estrategias, a sus
mejores pensamientos, su verdadero conocimiento. No vamos a conformarnos con
el 4-folleto a colores” (tesis 64).
“Somos inmunes a la publicidad. Olvídenlo (tesis 74).
“Estamos despertando y vincular el uno al otro. Estamos observando. Pero no
estamos esperando” (tesis 95).
En el libro Capital Digital. El poder de las redes de negocios (2001), Don Tapscott,
David Ticoll y Alex Lowy, emplearon la palabra prosumption (prosumo), para
definir el comportamiento de personas cuyos conocimientos y trabajo aportan
valor a las redes de negocios (b-web) en Internet. Vale la pena destacar las recomendaciones de los referidos autores a quienes desean invertir en publicidad
(Tapscott et al. 2001, pp. 257-259):
“Pase sus recursos de la publicidad en prensa, radio y televisión a las comunicaciones
interactivas (…) Forme un grupo responsable del establecimiento de relaciones. Al
trasladar el hincapié de la prensa y la radiodifusión a las comunicaciones interactivas, este grupo debe convertirse en el departamento de márketing y ser la punta
de lanza de toda la comercialización de la empresa. Este departamento debe estar
compuesto por personas que entiendan la naturaleza de los medios interactivos.
Muchas veces son gente joven, la generación que de forma espontánea piensa
en unas comunicaciones bidireccionales en vez de en la radiodifusión (…) Los
profesionales de la comunicación tienen que ser ciberresidentes, especialistas en
las tertulias de la Web y autoridades en la cultura online. El mundo interactivo
presenta muchos nuevos retos”.
En un libro posterior –Wikinomics. How mass collaboration changes everything
(2006), Don Tapscott y Anthony Williams profundizaron en el impacto de la
334 • Octavio Islas Carmona
filosofía wiki –el término wiki significa rápido en un vocablo hawaiano-, como
en las ventajas que reportan los sistemas de código abierto en el desarrollo de
la economía del conocimiento.
A comienzos del siglo xx, en el libro Psicología de las masas, Gustave Le
Bon, quien por algún tiempo afirmó ser el verdadero autor de la teoría de la
relatividad, sostenía que las masas no son influenciables bajo razonamientos.
Las masas, afirmó Le Bon (2005, p. 22), piensan en imágenes que se suceden
sin nexo alguno:
“Hasta ahora, el papel más claro desempeñado por las masas ha consistido en las
grandes destrucciones de civilizaciones envejecidas. La historia enseña que en el
momento en el que las fuerzas morales, armazón de una sociedad, han dejado de
actuar, la disolución final es efectuada por estas multitudes inconscientes y brutales,
calificadas justamente de bárbaras. Las civilizaciones han sido creadas y han estado
guiadas, hasta ahora, por una reducida aristocracia intelectual, jamás por las masas
que no tienen poder más que para destruir. Su dominio representa una fase de
desórden. Una civilización implica reglas fijas, una disciplina, el tránsito dese lo
instintivo hasta lo racional, la prevención del porvenir, un grado elevado de cultura,
condiciones totalmente inaccesibles a las masas, abandonas a sí mismas”.
Discrepando de los argumentos expresados por Le Bon, Howard Rheinghold,
experto en el estudio de las implicaciones sociales de las tecnologías, afirma
todo lo contrario. Las multitudes pueden ser inteligentes. Si las condiciones de
diálogo son propicias, la multitud incluso puede llegar a ser más inteligente que
el más inteligente de los individuos que la integran. Para ello resulta indispensable la presencia de prosumidores en la multitud y, por supuesto, avanzados
dispositivos de comunicaciones digitales móviles. Rheinghold (2002: xii) define
así a las multitudes inteligentes:
“Smart mobs consist of people who are able to act in concert even if they don´t
know each other. The people who make smart mobs cooperate in ways never
before posible becuase they carry devices that possess both communication and
computing capabilities. Their mobile devices in the environment as well as with
other people´s telephones. Dirt-cheap microprocessors are begining to permeate
furniture, buildings, and neighborhoods; products, including everything from box
tops to shoes, are embedded with invisible intercommuncating smartifacts. When
they connect the tangible objects and places of our daily lives with the Internet,
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 335
handheld communication media mutate into wereable remote-control devices for
the physical world”.10
Los prosumidores –arquitectos de las multitudes inteligentes- parecen dispuestos a apartarse de la “pasividad dirigida” que, de acuerdo con Noam Chomsky,
promueven los medios masivos convencionales sobre sus audiencias:
“Como mencioné antes, no desean gente que tome decisiones o participe; quieren
una población de consumidores y espectadores políticos pasivos y obedientes; una
comunidad tan atomizada y aislada que le resulte imposible reunir sus limitados
recursos para convertirse en una fuerza independiente, poderosa que denuncie la
concentración de poder” (Chomsky, 1997, p. 60).
Los nuevos ambientes comunicativos que introducen las comunicaciones digitales móviles, estimulan la creatividad y la autonomía. Atento a tal fenómeno,
Thomas Friedman, autor del libro La tierra es plana. Breve historia del mundo
globalizado del siglo xxi (2005), destaca el in-forming y la colaboración como
prácticas comunicativas distintivas de los prosumidores en los nuevos ambientes
comunicativos que desplaza consigo el desarrollo de la Web 2.0 (2005, p. 164):
“jamás en la historia del planeta tanta gente ha tenido la posibilidad de buscar
por sí misma tanta información acerca de tantos temas o acerca de tanta gente”.
De acuerdo con Friedman (2005, p. 198), el in-forming:
“es la capacidad de crear y desplegar tu propia cadena de suministro, una cadena de
suministro de información, de conocimientos y de entretenimiento. El in-forming
tendría que ver con una colaboración individual: tú mismo eres el que investiga,
edita o elige el entretenimiento, siguiendo tus propias pautas y valiéndote de tu
propia capacidad y medios, sin necesidad de acudir a la biblioteca o al cine o a una
cadena de televisión. El in-forming es búsqueda de conocimiento”.
“Las multitudes inteligentes reúnen personas que son capaces de actuar de forma concertada,
aún cuando las personas no se conozcan entre sí. Las personas que forman parte de multitudes
inteligentes cooperan de una manera nunca antes vista, pues cuentan con dispositivos que permiten sus comunicaciones y además disponen de capacidades computacionales. Despliegan sus
dispositivos móviles en el ambiente además de relacionarse con los teléfonos de otras personas. La
proliferación de microprocesadores baratos está empezando a permear el mobiliario, los edificios
y los barrios; productos, incluyendo todo, desde cajas hasta zapatos, son incorporados invisibles
dispositivos de intercomunicación. Cuando se conecten los objetos tangibles y los lugares de
nuestra vida cotidiana con Internet, los dispositivos de comunicaciones de mano serán transformados en controles remotos de dispositivos para el mundo físico” (traducción propia).
10
336 • Octavio Islas Carmona
A diferencia del usuario de los medios convencionales –cuyo acceso a la información relevante en realidad depende de la voluntad política de determinadas
instituciones históricas-, los prosumidores decididamente emprenden, por sí
mismos, la búsqueda de respuestas. La capacidad de búsqueda del prosumidor
representa una evidente afirmación de su independencia, tal como afirma Erich
Schimidt, director general de Google, citado por Friedman (2005, p. 169):
“La búsqueda es una tarea tan personal que revierte en una emancipación sin igual
del ser humano (…) es lo contrario de que te digan o te enseñen. Se trata de dotarse
de medios que te emancipen, es la atribución de poder al individuo para que haga
lo que considere mejor con la información que desee”.
La colaboración representa una acción comunicativa recurrente entre prosumidores. Entre las principales cadenas de socialización del conocimiento que ha
propiciado el desarrollo de Internet, destaca Google -la marca emblemática de
la economía del conocimiento-. Sus fundadores –Larry Page y Sergen Brin–,
crearon la empresa en septiembre de 1998, comprendiendo la importancia
del in-forming, el cual representa una de las expresiones más evidentes del
“prosumismo”:
“Los fundadores de Google vieron que a finales de los 90 aparecían en internet
cientos de miles de páginas web nuevas cada día, y que los motores de búsqueda
existentes, que tendrían que buscar palabras clave, no podían seguir ese ritmo de
crecimiento. Brin y Page, que se conocieron en 1995 cuando estudiaban informática
en la Universidad de Stanford, desarrollaron una fórmula matemática que clasificaba
una página web según la cantidad de páginas web vinculadas a ella, partiendo de la
hipótesis de que cuantas más personas creasen un vínculo con determinada página,
más importante debería ser ésta” (Friedman, 2005, p. 167).
De acuerdo con lo asentado en la página corporativa de Google: “el objetivo
de Google consiste en organizar información proveniente de todo el mundo y
hacerla accesible y útil de forma universal”.11 Google es resultado de la colaboración. La gente asume que la información que está buscando se encuentra
en Google o en Internet: “y que todo se reduce a que los expertos en tecnología
vayan simplificando la manera de acceder a ella, cada vez con menos pasos (…)
Véase: http://www.google.com/intl/es/corporate/index.html Fecha de consulta: 25 de mayo
de 2008.
11
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 337
La democratización de la información está teniendo un impacto profundo en
la sociedad” (Friedman, 2005, p. 166). La democratización de la información
sin duda alguna es resultado de las acciones comunicativas emprendidas por
comprometidos prosumidores, quienes colaboran compartiendo información
relevante con los demás, anticipando el advenimiento de la “web semántica”
que ha pronosticado Tim Berners-Lee.
Los nuevos ambientes comunicativos que despliega el desarrollo de la web
2.0 –la blogósfera, por ejemplo-, se proyectan como escenarios propicios para
el activismo de las redes de prosumidores, las cuales han denunciado, por
ejemplo, las prácticas inescrupulosas de algunas marcas, cuyo comportamiento
no precisamente corresponde con lo dispuesto en sus códigos de ética. En el
prólogo de El libro negro de las marcas. El lado oscuro de las empresas globales
(2006), por ejemplo, Klaus Werner y Hans Weiss refieren que una gran cantidad de la información consignada en el referido libro, precisamente les fue
proporcionada por redes organizadas de prosumidores a través de Internet
(Werner y Weiss, 2004, p. 16):
¿Cómo habéis investigado todo esto? Sobre todo con ayuda de Internet. Grupos
pro derechos humanos, sindicatos, organizaciones religiosas y periodistas críticos
de todo el mundo controlan los manejos de empresas sin escrúpulos u ponen al
descubierto situaciones inaceptables (Werner y Weiss, 2004, p. 16).
Naomi Klein, autora del best seller No Logo El poder de las marcas, también
destaca la contribución de Internet en el desarrollo de consumidores más críticos
que cuestionan el comportamiento social de las principales organizaciones y
marcas (Klein, 2001, p. 453):
“Si los tribunales se han convertido en un instrumento favorito para observar por
dentro a las empresas, antes opacas, Internet ha llegado a ser rápidamente el mejor
para difundir en todo el mundo información sobre ellas” (Klein, 2001, p. 453).
Rick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger, autores del
libro The cluetrain manifesto. The end of business as usual, destacan el liderazgo
que han asumido algunos blogueros, cuyas opiniones influyen en el comportamiento cultural de determinadas redes de consumidores.
Los prosumidores son efectivos actores en la gestión del conocimiento y
el consumo cultural. Para manifestar su satisfacción o insatisfacción sobre los
338 • Octavio Islas Carmona
productos y servicios que adquieren, acostumbran publicar sus opiniones en
blogs o en grupos de noticias, producen podcasts, videocasts ó videos que incorporan a YouTube. Inclusive organizan reuniones relámpago –flash mobs- para
manifestar su aprobación o rechazo a determinadas iniciativas.
Un buen ejemplo de lo anterior fue la llamada “tarde de los mensajes cortos”,
el 13 de marzo de 2004. Tras los atentados registrados en las proximidades de
Madrid, España, el 11 de marzo, a través de mensajes SMS fue organizado un
acto de protesta fuera de las oficinas centrales del Partido Popular, en Madrid
España, para denunciar cómo el gobierno de José María Aznar pretendió manipular a la opinión pública al haber señalado a ETA como responsable de las
bombas que estallaron en los trenes de cercanías a Madrid.
Al día siguiente –domingo 14- fueron celebrados los comicios presidenciales en España, e inesperadamente José Luis Rodríguez Zapatero se impuso
ampliamente sobre Mariano Rajoy. Semanas antes de la celebración de los
referidos comicios, Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular, disponía de
una amplia ventaja sobre Rodríguez Zapatero, de acuerdo con los resultados
que arrojaban las encuestas relativas a la intención de voto de los ciudadanos
españoles. Algunos investigadores han afirmado que los efectos de la llamada
“tarde de los mensajes cortos”, efectivamente incidieron en el ánimo del electorado español, el cual se inclinó por Rodríguez Zapatero.
Los prosumidores participan en el desarrollo de redes wikis –centradas en
el empleo colaborativo de las tecnologías de información-, realizando un intenso trabajo asociativo cuyo propósito es ofrecer a sus posibles destinatarios,
información relevante en la blogósfera u otros ambientes comunicativos, sobre
marcas, productos, servicios, “corporate responsability y corporate citizenship”.
A través de sistemas RSS es posible mantenerse informado de los comentarios
de prosumidores en blogs, como de sus iniciativas en las redes sociales en las
cuales participan. La información disponible en la blogósfera incide sobre la
reputación y prestigio de las marcas, productos y corporativos.
Entre las interesantísimas tesis contenidas en el libro Futuro presente. El
futuro es atreverse hoy. 101 Ideas-Fuerza para entender las próximas décadas,
Alfons Cornella y Sergi Rucabado destacan el x casting. El x-casting designa
un fenómeno recurrente en el imaginario de la sociedad de la ubicuidad: toda
persona –en cualquier momento y en cualquier lugar-, puede introducir información a Internet. Toda persona que pueda acceder a Internet representa un
potencial prosumidor. Tan simple hecho representa una profunda revolución
en la economía política de los sistemas de comunicaciones.
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 339
Debemos reconocer a los prosumidores como los actores comunicativos de
la sociedad de la ubicuidad. El papel de los prosumidores resultará definitivo en
las siguientes remediaciones que experimentarán Internet, como el conjunto de
dispositivos que formen parte de los ambientes comunicativos que deriven del
desarrollo de las comunicaciones digitales móviles. A continuación propongo
un modelo de comunicación que en el complejo imaginario de la sociedad
de la ubicuidad, incorpora la figura de los prosumidores como nuevo actor
comunicativo:
Figura 1
Modelo de comunicaciones digitales (Octavio Islas) para ambientes comunicativos glocales, en el imaginario de la sociedad de la ubicuidad
En ambientes comunicativos “glocales”, propios del imaginario de la “sociedad
de la ubicuidad”, el prosumidor o prosumidores -persona o personas reales,
avatares y/o robots programados (bots)-, disponiendo de un extenso repertorio
de recursos multimedia, emprenden determinadas acciones comunicativas,
como expresar sentimientos, gestionar y difundir información, compartir
conocimientos, a través de avanzados dispositivos e interfases digitales móviles
340 • Octavio Islas Carmona
o estacionarias, para, en un proceso autológico, propiciar las condiciones necesarias de vinculación comunitaria con otros prosumidores –que bien pueden
formar parte de una red social-, avatares y/o robots programados.
Al explorar las capacidades de los dispositivos e interfases digitales, los
prosumidores gestarán las condiciones necesarias para acceder a ambientes
comunicativos más complejos, transitando así a nuevas ecologías culturales.
Referencias
BrandZ: Top 100 Most Powerfull Brands 08. BrandZ. Disponible en http://www.
millwardbrown.com/Sites/Optimor/Media/Pdfs/en/BrandZ/BrandZ-2008Report.pdf Fecha de consulta: 13 de mayo de 2008.
Chomsky, N. (1997). Secretos, mentiras y democracia. México: Siglo Veintiuno editors.
Cornella, A., y Rucabado, S. (2006). El futuro es atreverse hoy. 101 Ideas-Fuerza para
entender las próximas décadas. España: Ediciones Deusto.
Friedman, T. (2005). La Tierra es plana. Breve historia del mundo globalizado del siglo
xxi. España: mr Ediciones.
Gates, B. (1999). Business @ the speed of thought. Using a Digital Nervous System. New
York: Warner Books.
Google. Véase http://www.google.com/intl/es/corporate/index.html Fecha de consulta:
25 de mayo de 2008.
Harrocks, C. (2000). McLuhan y la realidad vitual. Barcelona: Gedisa.
Klein, N. (2001). No logo. El poder de las marcas. Argentina: Paidós.
Le Bon, G. (2005). Psicología de las masas. Madrid: Ediciones Moderata.
McLuhan, M. (1996). Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser
humano. Barcelona: Paidós Comunicación.
McLuhan M., y Fiore, Q. (1967). The medium is the massage. An inventory of effects.
New York: Bantham Books.
Media Ecology Association. http://www.media-ecology.org/media_ecology/ Fecha de
consulta: 21 de mayo de 2008.
Postman, N. “Cinco cosas que necesitamos conocer acerca del cambio tecnológico”.
Ponencia presentada en el Congreso Internacional sobre Nuevas Tecnologías y
Persona Humana: Comunicando la fe en el Nuevo Milenio”, Denver, Colorado.
Disponible en http://itrs.scu.edu/tshanks/pages/Comm12/12Postman.htm.
Fecha de consulta: 16 de mayo de 2008.
Rheingold, H. (2002). Smart Mobs. The next social revolution. Transforming cultures and
communities in the age of instant Access. usa: Basic Books
Tapscott, D., Ticoll, D., y Lowy, A. (2001). Capital digital. El poder de las redes de
negocios. España: Taurus Digital.
El prosumidor. El actor comunicativo de la Sociedad de la Ubicuidad • 341
Tapscott, D., Williams, A. (2006) Wikinomics. How mass collaboration changes everything.
USA: Portfolio
Toffler, A. (1981). La tercera ola. México: Edivisión.
Toffler, A. y Toffler, H. (2006). La revolución de la riqueza. España: Deusto.
Toffler, A., y Toffler H. (2006). Revolutionary wealth. New York: Currency Doubleday.
Werner, K., y Weiss, H. (2006). El libro negro de las marcas. El lado oscuro de las empresas
globales. España: DeBOLS!LLO.
342 • Octavio Islas Carmona
Resúmenes de tesis ganadoras del
Premio Nacional CONEICC
2007
•
Mediaciones afectivas en el aula de clases:
el afecto como herramienta de significación
de los guiones del niño preescolar
Alma Griscel Santiago Cuevas*
Asesor: Mtro. Juan Carlos Ayala Perdomo
Universidad Autónoma del Estado de México
Todo niño en esta escuela, y quiero decir cada uno,
tiene el derecho a ser amado. No importa que tan difícil sea,
no importa si te vuelve loco desde el mismísimo primer día.
Dales todo el amor y el afecto que puedas.
Peter McLaren
La educación es una de las instituciones básicas de la sociedad humana, tan
esencial como lo pueda ser el sistema político o las instituciones económicas.
Es tarea de sujetos y su meta es formar también sujetos, no objetos ni mecanismos de precisión: de ahí que venga sellada por un fuerte componente
histórico-subjetivo, tanto en quien la imparte como en quien la percibe. Sin
embargo, la educación transmite porque quiere conservar ciertos conocimientos, ciertos comportamientos, ciertas habilidades y ciertos ideales que valora
positivamente. Nunca es neutral: elige, verifica, presupone, convence, elogia
y descarta. Intenta favorecer un tipo de hombre frente a otros, un modelo de
ciudadanía, de disposición laboral, etc., que no es el único posible pero que se
considera preferible a los demás.
Es así como la sociedad prepara a sus nuevos miembros del modo que le
parece más conveniente para su conservación, no para su destrucción. Sin
embargo, su búsqueda de conservación no agota el sentido ni el alcance de
la educación, porque los aprendizajes humanos nunca están limitados por lo
* Licenciada en Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública
de la Universidad Autónoma del Estado de México. Trabaja en el Museo Universitario “Leopoldo
Flores” de la uaem desde el año 2007. Actualmente, realiza una Maestría en Administración con
especialidad en Gestión Organizacional en la misma institución.
Resúmenes de tesis • 345
meramente fáctico sino que siempre se ven desbordados, ya que el aprendizaje
no se limita a la enseñanza.
El rubro “comunicación y educación” se refiere a un territorio conformado
por dos disciplinas afines, entre las cuales hay varias formas de vinculación
posible. Tradicionalmente, los estudios cualitativos en el campo de la comunicación, con respecto a la educación, han consistido en estudiar la función de
los medios masivos en cuanto a agentes de educación no formal e informal, la
problemática que representa la inclusión de las nuevas tecnologías en el aula
de clases y fuera de ella, así como la educación para una lectura crítica de los
medios de comunicación.
Sin embargo, se ha dejado de lado, en los estudios cualitativos desde el campo de la comunicación, la educación vista como un proceso de comunicación,
un proceso de relación fundamentalmente con los otros; esa comunicación
interpersonal, frente a frente, que se da en el aula de clases y que no puede ser
sustituida por los más sofisticados avances tecnológicos es de interés para esta
investigación.
Desde la comunicación, el objeto de estudio es el sujeto mismo que se
encuentra en el aula de clases y que interactúa constantemente con los otros:
el docente y sus compañeros; es un sujeto lleno de emociones, sentimientos,
valores e ideologías, que no han sido aprendidas en el espacio escolar, sino que
son resultado de su interacción con la sociedad que lo rodea, y que hace que
llegue al Jardín de Niños cargado de elementos que lo hacen ser él o ella, desde una realidad diferente a la de los demás, y por ende percibir una realidad,
aparentemente la misma, diferente a la que otros perciben.
El significado de los mensajes escolares es negociado por los sujetos receptores (educadores y educandos), dado que ningún significado es unívoco, sino
más bien polisémico (esto sin embargo, no exonera al significado preferente)
y también porque los significados no siempre son apropiados según han sido
propuestos, puesto que el proceso de la comunicación no concluye con la
transmisión del mensaje, sino que más bien inicia.
La postura de esta investigación se basa en la idea de que el emisor y el
receptor son sujetos situados socioculturalmente, y es su propia adscripción
sociocultural la que determina tanto el tipo de mensajes como su apropiación,
misma que no es resultado automático a la exposición a los mensajes, sino
el producto resultante de diversas mediaciones, en cuyo proceso interactúan
distintas instituciones sociales en las que el receptor participa simultáneamente
y por tanto es sujeto de su influencia. Reconocer la red de mediaciones en la
346 • Resúmenes de tesis
apropiación de mensajes que se da en la relación niño-iguales-educadora implica
buscar una explicación basada en una “causalidad múltiple”.
En este contexto podría afirmarse que los sentidos y significados últimos de
los mensajes escolares son producto de las mediaciones y que una articulación
distinta de ellas llevaría a una producción alternativa de significados. De aquí
el indagar las mediaciones en este trabajo.
Conceptualmente es importante asumir que la recepción es un proceso complejo y mediado que antecede y prosigue al mero momento de estar en el aula
de clases, es decir, se entreteje con la vida cotidiana debido a que se desarrolla
en distintos escenarios en los que intervienen distintos agentes e instituciones
sociales. El proceso de la recepción de ninguna manera es unívoco, directo ni
transparente, sino por el contrario complejo y hasta contradictorio, mediatizado
por distintos elementos situacionales, institucionales, culturales, económicos,
políticos, etc. Entender así la comunicación, hace importante ver los contextos
en los que se están dando las relaciones y no sólo las relaciones mismas. En
buena medida abordar este proceso es entender la interacción de las distintas
instituciones sociales en las que participan los receptores (educandos preescolares) y que construyen conjuntamente el aprendizaje social (guiones) del niño.
Al investigar las mediaciones afectivas, más que contar con un análisis exhaustivo de todos los elementos que intervienen en el proceso de recepción al
interior del aula de clases, se busca explorar una opción para crear condiciones
que permitan encontrar o imaginar, en el trabajo cotidiano, esas “claves” de
razón práctica que ayuden a cumplir la práctica educativa desde una perspectiva democrática, basada en el diálogo y participación de cada miembro del
grupo escolar.
Se seleccionaron y analizaron, con metodología etnográfica, una serie de
incidentes concretos y representativos, no de lo que debería suceder, sino de lo
que sucede en un aula de clases preescolar. La metodología descrita es exploratoria, en el sentido de que no tiene hipótesis específicas para ser verificadas,
sino que busca generarlas. El objetivo, era situarse en el contexto real de la
cotidianidad del aula de clases utilizando la postura teórico-metodológica de las
multimediaciones de Guillermo Orozco. Los agentes teóricos, están orientados
a la búsqueda de cómo los educandos, en edad preescolar, mediatizan afectivamente la significación de sus guiones. La finalidad no es contar con un cúmulo
de datos, sino que exista relevancia explicativa en el área de comunicación y
educación, que atraiga la atención de agentes relacionados con la educación y
la comunicación hacia las condiciones de recepción de los estudiantes en desResúmenes de tesis • 347
ventaja, los faltos de afecto, aquellos que encuentran en la escuela un espacio
de bienestar emocional cuando carecen de él en el interior de su familia.
Con base en los trabajos sobre recepción televisiva de Orozco, que rechazan
que el niño sea un receptor pasivo, se realizó un marco conceptual acerca de
cómo aprende el niño preescolar, integrando perspectivas de la teoría del desarrollo cognoscitivo y la teoría del aprendizaje social; llegando a la conclusión
de que el niño preescolar es un aprendiz social cognoscitivamente activo.
Es necesario aclarar en este punto que Guillermo Orozco, no utiliza propiamente el término “Mediaciones Afectivas” –en su Postura Teórica Metodológica,
éstas se incluyen dentro de las Mediaciones Cognoscitivas bajo el nombre de
valoración afectiva-, sin embargo, el cuerpo teórico de sus investigaciones sobre
recepción fue empleado para desarrollar este concepto.
Bajo la denominación de “Mediaciones Afectivas”, se agrupan una serie
de prácticas afectivas concretas –entendiendo el afecto como una forma de
ayuda- que fungen como herramientas de significación de los guiones del niño
preescolar. Dichas prácticas nos llevan a una transformación de la interacción
significativa entre individuos y grupos en la construcción de sentido a través
de los procesos comunicativos, al influir en la forma de autoidentificarse y de
identificar la propia posición en el aula de clases.
Para poder comprender el sentido de las transformaciones actuales y potenciales que se dan en las escuelas de educación básica del país, es imprescindible profundizar en el análisis de la cotidianidad escolar. Es necesario seguir
investigando lo que significa para los niños mexicanos su paso por las escuelas
públicas, así como lo que importa en la vida y la conciencia de los profesores
el contexto institucional de su trabajo.
Esto es, rescatar el papel de acción del receptor con respecto a su medio,
transformándolo, comprendiéndolo y asimilándolo, sin por ello “magnificar” la
individualidad dentro de lo social, sino comprendiendo que sus formas de aprendizaje e interpretación del medio dependen de los guiones que han construido,
que construyen y significan a partir de la interacción con otros sujetos.
348 • Resúmenes de tesis
Educación artística y comunicación:
escenarios en perspectiva desde la escuela
primaria*
Karina Berenice Bárcenas Barajas**
Asesora: Mtra. Ma. de Lourdes Hernández Castañeda
Universidad Iberoamericana, León
Como una vieja cicatriz con la que se convive a diario y
que muy de vez en cuando se duele al tacto, el lugar esta
ahí sin requerir mayor explicación, nos precede nos contienepensamos-. Y en su sospechosa transparencia reclama apenas
el tributo cotidiano de la mirada que lo mira, del cuerpo
que lo habita, de la palabra que lo nombra, del sueño que
lo sueña; en ello estriba su poder, en la engañosa gratuidad
de su existencia.
Rossana Reguillo
La comunicación, como proceso social, está presente en un sin número de
lugares en los que interactuamos cotidianamente, uno de ellos la escuela primaria, donde diariamente se entrelazan relaciones entre docentes y alumnos en
las que se construyen sujetos, identidades, tanto por la enseñanza-aprendizaje
como por la socialización.
La primaria, segundo nivel de la educación básica en México, posee características que la convierten un escenario complejo para el estudio tanto de la
comunicación como de los procesos educativos que ahí se desarrollan. Tales
características refieren a planes, programas de estudio y evaluaciones que priorizan enfoques basados en contenidos más que en competencias, el número
* Resumen de la tesis La educación artística en la escuela primaria. Los procesos de comunicación
y creación de sentido.
** Egresada de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Iberoamericana León. Estudiante de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura en el Instituto Tecnológico y
de Estudios Superiores de Occidente (iteso).
Resúmenes de tesis • 349
de asignaturas impartidas por un mismo docente, sus condiciones de trabajo
(en algunos casos sobrecargados con 2 turnos diarios), la implementación de
programas federales o regionales que aumentan las obligaciones para un solo
docente en relación con el tiempo del que disponen diariamente, además, en
el caso de primarias públicas urbanas, como las elegidas para el trabajo de
investigación que aquí se extracta, se presentan grupos numerosos con 40 o
más alumnos.
El interés por la educación que se imparte en las primarias públicas urbanas
y por la escuela como espacio para la socialización, permitió en la construcción
del objeto de estudio, establecer dos objetivos principales a partir del binomio
comunicación-educación: el primero, identificar cómo son en el aula los procesos de comunicación entre docentes y alumnos; el segundo, identificar cómo
se imparte la asignatura de educación artística.
La comunicación en el aula
La comunicación en las aulas de las primarias públicas urbanas, que acontece
en el marco de la socialización y de las relaciones interpersonales, está mediada
tanto por las habilidades como por el estilo comunicativo del profesor, quien
debe exponer a un grupo numeroso de alumnos cantidades excesivas de información que después evaluará en las asignaturas correspondientes.
El estudio de los procesos de comunicación entre docentes y alumnos en las
aulas de primarias públicas, inicialmente requirió de un periodo de dos meses de
observación en dos escuelas (se observó un grupo de sexto grado por escuela).
Las observaciones permitieron reconocer que las interacciones comunicativas,
en el aula, se realizan principalmente mediante encuentros dialógicos en los que
docentes y alumnos participan desde sus roles. Para confirmar el señalamiento
anterior, se elaboró un registro de observación en el que se identificó cómo
son las interacciones de docentes y alumnos de acuerdo con una determinada
asignatura y con una dinámica de clase específica, es decir, una serie de acciones
que estructuran la manera como el docente imparte las clases.
Las primarias públicas rurales, las primarias públicas indígenas, los cursos comunitarios y las
primarias multigrado, también tienen características propias relativas a los contextos en los que
están ancladas así como a los métodos de trabajo en el aula.
El registro de observación se aplicó en 25 clases por grupo y está dividido en tres grandes categorías: la primera enfocada a explorar la dinámica de clase utilizada por el profesor, la segunda
a indagar en el diálogo docente-alumno y la tercera a identificar los mensajes del docente hacia
la disciplina en el aula.
350 • Resúmenes de tesis
Por las observaciones iniciales y los resultados del registro de observación se
planteó que la comunicación en las aulas de primaria ya no sigue completamente
un modelo unidireccional, en el que el docente domina en el papel de emisor
y los alumnos en el de receptores pasivos, sino que más bien, la comunicación
en el aula concurre en un proceso dialógico, principalmente, cuando se refiere
a los contenidos de las asignaturas o a temas relacionados con la vida personal
tanto de los docentes como de los alumnos.
Se estableció que el diálogo docente-alumno puede producirse de dos maneras. La primera en la que los mensajes del docente estén dirigidos a algún alumno
de forma individual y sólo éste los escuche o viceversa. La segunda, en la que
no obstante que el mensaje sea para un alumno en específico o un estudiante
emita algún mensaje para el docente, todo el grupo tenga la oportunidad de
escucharlo, dando lugar para