Download I. Crecimiento Verde

Document related concepts

Efecto invernadero wikipedia, lookup

CO2 equivalente wikipedia, lookup

Economía del calentamiento global wikipedia, lookup

Calentamiento global wikipedia, lookup

Mitigación del cambio climático wikipedia, lookup

Transcript
Crecimiento Verde y Huella Ecológica1
El crecimiento verde está ganando apoyo en todos los países como un paradigma
para lograr crecimiento económico y desarrollo, al mismo tiempo que responde a
los desafíos ambientales, tales como el cambio climático, la pérdida de
biodiversidad y el uso insostenible de los recursos naturales. La huella ecológica, es
decir, la superficie de tierra y el volumen de agua necesarios para producir los
recursos renovables que utiliza la población mundial durante un año, se viene
duplicando año a año a partir de 1966. Si nada cambia en los modos de consumo,
la humanidad necesitará "dos planetas para el 2030”. El Crecimiento Verde tiene un
enorme desafío por delante.
I.
Crecimiento Verde
En ocasión de la Reunión 2010 del Consejo Ministerial de la OCDE (OECD 2010
Ministerial Council Meeting –MCM-), los Ministros reunidos aprobaron un documento
de conclusiones ministeriales de 2010 donde abordan, entre otros importantes
tópicos, el tema del Crecimiento Verde. Dice el documento: “El crecimiento verde
está ganando apoyo en todos los países como un paradigma para lograr crecimiento
económico y desarrollo, al mismo tiempo que responde a los desafíos ambientales,
tales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el uso insostenible de
los recursos naturales.”2
Para apreciar en su verdadera dimensión la magnitud del desafío que debe enfrentar
este paradigma, éste debe ser analizado en relación con la envergadura de los
desafíos que busca resolver o mitigar.
En el libro: “Viaje al Antropoceno” de Claude Lorius, co-autor con el periodista
Laurent Carpentier, publicado a principios de enero de 2011 por la editorial Actes
Sud, el glaciólogo francés, miembro de la Academia de Ciencias y Blue Planet Award
1
Julio Vega Pais – Departamento de Estudios, Extensión y Publicaciones BCN. Anexo 1779,
[email protected], 25-01-2011. Serie Minutas Nº 09-11.
2
http://www.oecd.org/dataoecd/27/6/45417083.pdf
2
2008, describe las consecuencias de las emisiones de gases de efecto invernadero
intensiva: es toda la Tierra la que el hombre está modificando.
Un forma de mirar la magnitud del impacto de la humanidad sobre el planeta desde
1784, cuando James Watt patentó la máquina de vapor, puede resumirse, según
Claude Lorius, en que, sin saberlo, hemos cambiado nuestra era geológica. Salimos
de los diez mil años de la era del Holoceno, que, por su clima cálido y estable,
posibilitó el nacimiento de la agricultura y la industria, luego de la última glaciación
importante del Pleistoceno.
Hemos entrado en el Antropoceno - el griego anthropos, ser humano - una época en
que el hombre se ha convertido en la principal fuerza geofísica del planeta, capaz de
cambiar su entorno.
¿Qué le ha cambiado el hombre a la geología del planeta?
Claude Lorius: En primer lugar, se ha alterado la atmósfera de la Tierra debido a las
emisiones de gases de efecto invernadero que incluyen el dióxido de carbono (CO2)
y metano (CH4). Luego modifica la hidrósfera: el agua del planeta es cada vez más
ácida debido el dióxido de carbono y aumenta el nivel de los océanos debido a la
fusión de los glaciares. También ataca la litósfera, la cáscara rígida del planeta, por
medio de la erosión de los suelos, la excavación de minas y el agotamiento de los
recursos naturales. Por último, se perturba la biosfera, los organismos vivos que
habitan la Tierra, pues ya muchas especies están en peligro de extinción.
II.
La huella ecológica
Otra manera de mirar, o de dimensionar, este impacto consiste en estudiar la huella
ecológica de la producción humana.
La huella ecológica de la humanidad, es decir, la superficie de tierra y el volumen de
agua necesarios para producir los recursos renovables que utiliza la población
mundial durante un año, se viene duplicando año a año a partir de 1966. Si nada
cambia en los modos de consumo, la humanidad necesitará "dos planetas para el
2030”.
A partir de la década de los sesenta en el siglo pasado, conscientes de que la
humanidad ha venido ejerciendo intervenciones en el planeta cada vez con mayor
extensión, agresividad y profundidad, empieza a tomar fuerza en los medios
académicos, en la opinión pública y en las autoridades, a todos los niveles, la
preocupación por el medio ambiente, comprendida como el necesario cuidado de la
naturaleza de modo de conservar los complejos equilibrios naturales y preservarlos
para las generaciones futuras.
3
Cada día se hace más evidente que estos equilibrios son mucho más frágiles que lo
pensado. El planeta Tierra, que parecía infinito y capaz de soportar todo tipo de
cargas y agresiones comienza a demostrar un agotamiento creciente.
El desarrollo basado en el paradigma de crecimiento económico y de consumo
creciente comienza a mostrar sus flaquezas. A escala planetaria, el crecimiento
económico mundial ha empujado las fronteras de expansión hasta sus últimos
rincones. Con la total ocupación del planeta por parte de un sistema económico
integrado han aparecido, o se han hecho evidentes, nuevos problemas a los que se
ha llamado problemas globales.
Según el informe "Planeta Vivo 2010"3 de la organización World Wide Fund for
Nature (WWF), publicado el 13 octubre pasado, la humanidad utiliza hoy día "el
equivalente de un planeta y medio" para cubrir sus necesidades.
Esto es en base a un promedio mundial. Si cada habitante del planeta viviera como
un habitante promedio de EEUU o de los Emiratos Árabes Unidos, se necesitaría de
una biocapacidad equivalente a 4,5 planetas Tierra para responder al consumo de la
humanidad.
III.
Calentamiento Global o Cambio Climático
Entre los fenómenos más conocidos ligados con los equilibrios naturales está el
calentamiento global. Este ha sido calificado como “una seria amenaza mundial, que
exige urgentemente una respuesta asimismo mundial. Un reto único para la
economía, pudiendo afirmarse que es el mayor y más generalizado fracaso del
mercado jamás visto en el mundo.”4
Hoy día sabemos que las concentraciones en la atmósfera de Gases de Efecto
Invernadero (GEI) han alcanzado valores equivalentes a unas 430 partes por millón
(ppm) de CO2e 5, en comparación con el valor de 280 ppm, el mayor registrado en
la historia del planeta con anterioridad a la Revolución Industrial. Este fenómeno
está produciendo un aumento gradual y continuo de la temperatura promedio de la
superficie del planeta que podría representar, de acuerdo con los modelos climáticos
utilizados por el Panel Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por
su sigla en inglés), un aumento total de 4,7°C, o más, para fines del siglo XXI.6
Aún manteniendo el nivel actual de emisiones, la concentración de GEI continuaría
creciendo, pues el nivel de las emisiones actuales sobrepasa largamente la
3
http://chile.panda.org/que_hacemos/planeta_vivo_2010/
4
NICHOLAS STERN, “Stern Report”, octubre de 200 6.
5
Dióxido de Carbono equivalente. Medida que permite comparar el efecto invernadero de diferentes
gases (CH4, CO2, N2O, etc.).
6
Para apreciar la magnitud del fenómeno basta saber que la temperatura promedio de la superficie de la
Tierra varió en aproximadamente 2°C entre la última glaciación y los tiempos actuales.
4
capacidad de la Tierra de absorberlas, reciclarlas y mantener los equilibrios
naturales globales. La única manera de reducir los actuales niveles de concentración
de GEI en la atmósfera es con una reducción drástica de los actuales niveles de
emisiones, y aún así, la absorción del exceso de GEI presentes en la atmósfera
tardará miles de años.
El secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hizo una de las más severas
advertencias jamás hechas sobre el tema del calentamiento global por una figura de
su talla: “si no se toman medidas urgentes para combatirlo, los cambios en los
patrones climáticos pueden llevar a la violencia y a disturbios en masa en todo el
planeta.”7
Finalmente, un aspecto que no debe confundirnos cuando analizamos el fenómeno
del calentamiento global, es que se trata de temperaturas promedio de la superficie
del planeta, pero que incluyen variaciones de diferente signo dependiendo de las
latitudes y geografías regionales o locales. Es decir, el cambio climático se
manifiesta, entre otras cosas, por la existencia de fenómenos climáticos
extremos más frecuentes, prolongados e intensivos: más y peores sequías,
más lluvias torrenciales destructivas e inundaciones, fríos y/o calores extremos más
intensos, huracanes y tifones más frecuentes, derretimiento más rápido de los
hielos, etc.
IV.
Conclusiones
El nuevo paradigma del Crecimiento Verde deberá demostrar su capacidad de
asegurar el crecimiento deseado para la humanidad con un menor consumo de
recursos renovables y no-renovables de la Tierra. Es posible que este paradigma
deba combinarse con otras visiones que apuntan al “crecimiento cero”.
7
http://cecopros.org/principal//content/view/1986/328/