Download Positivismo de Comte.

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Auguste Comte wikipedia, lookup

Curso de filosofía positiva wikipedia, lookup

Ley de los tres estados wikipedia, lookup

Positivismo wikipedia, lookup

Historia de la sociología wikipedia, lookup

Transcript
EL POSITIVISMO DE COMTE
I.T.D. JULIO FLOREZ
JORNADA MAÑANA
AREA DE FILOSOFIA Y CIENCIAS SOCIALES
BOGOTA D.C.
2008
CONTENIDO
Pág.
INTRODUCCION………………………………………………………………………………………………………… 2
1. CIRCUNSTANCIAS HISTORICAS EN EL PENSAMIENTO DE COMTE…………………………....4
1.1. Factores políticos, económicos y sociales…………………………………………………………... 4
1.2. Vida y Obras de Augusto Comte…………………………………………………………………………. 4
1.3. ¿Cómo llego Comte al Positivismo?...................................................................... 5
2. EL POSITIVISMO…………………………………………………………………………………………………...
2.1. Principios básicos del positivismo……………………………………………………………………....6
2.2. Características del saber positivo………………………………………………………………………..6
2.3. Filosofía de la historia: de los tres estados………………………………………………………….7
2.3.1. Estado teológico………………………………………………………………………………………………7
2.3.2. Estado Metafísico…………………………………………………………………………….………………8
2.3.3. Estado Positivo…………………………………………………………………………………………….....8
2.4. El saber positivo es un saber científico………………………………………………………………..9
3. CLASIFICACION DE LAS CIENCIAS…………………………………………………………………...………10
4. LA SOCIOLOGIA O FISICA SOCIAL…………………………………………………………………………...12
4.1. Introducción……………………………………………………………………………………...……………….12
4.2. Definición de sociología………………………………………………………………………...……………13
4.3. División de la sociología………………………………………………………………………………………13
4.3.1. Estática social…………………………………………………………………………………………………..13
4.3.2. Dinámica social………………………………………………………………………………...……………..14
5. DE LA SOCIOLOGIA A LA MORAL Y A LA RELIGION DE LA HUMANIDAD…………………..15
5.1. De la sociología a la moral………………………………………………………………………………….. 15
5.2. De la moral a la religión……………………………………………………………………………………… 15
6. ACTIVIDADES………………………………………………………………………………………………………….16
INTRODUCCION
La Filosofía de Hegel ejerció una gran influencia durante la primera mitad del siglo XIX, pero ello no
impidió que se fueran gestando nuevas corrientes filosóficas contrarias a ella y que acabaran por
imponerse en la segunda mitad de este siglo.
Estudiamos en el cuaderno anterior el desarrollo del marxismo. Paralelamente a él surge el
positivismo, que tiene como fundador al francés Augusto Comte.
Augusto Comte influenciado por el socialismo de Saint-Simón, por la filosofía kantiana, por los
ilustrados franceses y por el empirismo ingles, entre otros, constituye una filosofía que la califica
de “positiva”. Con ella pretende superar la crisis de una sociedad sacudida y traumatizada por los
efectos de la revolución Francesa y la revolución industrial mediante la instauración de un nuevo
orden social.
El positivismo considera que la clave para lograr la reforma social de la humanidad es la “ciencia”
que en su dimensión teórica constituye la única fuente segura de conocimiento, y en su dimensión
práctica demuestra su utilidad por medio de la técnica.
El saber científico “positivo” se atiende a los hechos observados, supera todo tipo de especulación
y aporta riqueza y prosperidad a la humanidad. El hombre conoce para actuar sobre las cosas y
modificar su curso conforme a las necesidades de la vida: “saber es prever para proveer”, dice
Comte.
Esta concepción del saber culmina en la “sociología” como nueva ciencia que al establecer la
naturaleza del espíritu humano y las leyes que rigen su desenvolvimiento histórico, supedita todos
los demás conocimientos y se convierte en “ciencia suprema”, a la vez que promueve el nuevo
orden social progresivo y libre. Este saber positivo no es absoluto, sino relativo, es decir, se va
perfeccionando a trabes de los estadios que ha pasado la humanidad.
E l positivismo de Comte dejo una profunda huella en el pensamiento y en la sociedad
contemporánea. En el terreno del pensamiento promovió en “cientifismo”, es decir el estudio de
la filosofía natural; en lo social tuvo una gran influencia en la reforma de la enseñanza pública en la
Francia de la tercera República; se extiende rápidamente por las naciones latinoamericanas.
1. CIRCUNSTANCIAS HISTORICAS EN EL PENSAMIENTO DE COMTE
Comte vive una serie de acontecimientos que condicionan el pensamiento filosófico.
1.1. Factores políticos, económicos y sociales.
a) Políticos
Vive en consecuencias de la revolución francesa con la ciada del Antiguo Régimen. En 1804
Napoleón es Emperador, pero en 1814 la Santa Alianza consigue restaurar la monarquía
borbónica. La revolución liberal (1848) proclama la república con Luis Napoleón, como presidente,
que tras un golpe de estado, se proclama emperador en 1852.
Dentro de este contexto, el positivismo comtiano con su pretensión de reconstituir el orden social
se sitúa en la línea contrarrevolucionaria.
b) Económico-industrial
La ideología del liberalismo económico favorece el proceso de industrialización, la creación
de mercados mundiales y el surgimiento de empresas gigantescas. Este proceso de la industria
resulta propicio para un desarrollo de las ciencias positivas.
Por lo tanto, no se puede extrañar que la filosofía positiva de Comte sea producto de estos
fenómenos.
c) Social
Pero el desarrollo económico-industrial se despreocupa de los problemas sociales, es
decir, de las lamentables condiciones de la vida del obrero. Esto da origen a una serie de
pensadores sociales que denuncian estás condiciones y buscan un nuevo orden (socialismo
utópico). Entre estos pensadores sobresalen: Fourier, Saint-Simón quienes influyen en el joven
Comte, en el que lo social aparecerá en toda su obra, hasta elevarlo a la ciencia suprema: la
sociología.
1.2. Vida y obras de Augusto Comte (1798-1857)
Nace en Montpellier (Francia) y es educado en la tradición monárquica católica familiar. En el liceo
se destaca por su rebeldía y brillantez como alumno, sobre todo en matemáticas.
Ya a los 14 años se declara como libre pensador y republicano. Dos años más tarde ingresa a la
universidad politécnica de Paris, que dirigida por eminentes científicos educaba a la elite francesa.
Es expulsado de ella (1816) por participar en movimientos antimonárquicos.
En 1817 conoce a Saint-Simón, teórico al socialismo, y entra a su servicio como discípulo y
secretario. Bajo su dirección escribe: Opúsculos de filosofía social, entre los que destaca Ensayo
de un sistema de política positiva.
En 1824 rompe con su maestro y, marcado por el socialismo, la crisis del idealismo y el auge de las
ciencias de la naturaleza, inicia su propia reflexión intelectual.
Problemas con su esposa y el exceso de trabajo, le provocan una crisis mental que le lleva al
intento de suicidio arrojándose al rio Sena. En 1831 intenta sin éxito conseguir la cátedra de
matemáticas en la Escuela Politécnica.
En 1844 publica su obra Discurso sobre el método positivo en la que propone la alianza entre
filósofos y políticos con el fin de implantar una enseñanza popular superior como solución a los
problemas sociales.
En 1842 abandona a su esposa Carolina y se enamora de Cleotilde de Vaux (1844) quien es para él
una especie de musa, pues le despierta su religiosidad y como consecuencia se presentara mas
tarde como profeta y pontífice de la nueva religión de la humanidad.
En 1848 funda la Sociedad Positivista y en 1856 publica: Sistema de política positiva o tratado de
sociología, que es como un “catecismo positivista” donde instituye la religión de la humanidad. A
partir de entonces Comte se inclina hacia posiciones conservadoras y publica: Llamada a los
conservadores, donde propone una lianza con los jesuitas para acabar con la irrupción anárquica
del delirio occidental”. Muere en Paris en 1857.
1.3. ¿Cómo llega Comte al positivismo?
Hemos dicho que el proceso de industrialización que se venía dando en el siglo XIX propicio el
desarrollo de las ciencias de la naturaleza y en general en todas las ciencias.
Comte cree que el hombre puede y debe transformar la naturaleza por medio de la ciencia.
Siguiendo la dirección marcado por Saint-Simón presenta al positivismo como el camino que lleva
a constituir la ciencia como el fundamento de un nuevo orden social unitario.
En este sentido el positivismo acompaña y fomenta la consolidación de la naciente organización
técnico-industrial de la sociedad, recoge y alienta las esperanzas o ideales del hombre moderno,
que cree hallar en la ciencia la garantía infalible de su propio destino. Esto explica el rechazo del
positivismo a todo lo sobrenatural y metafísico, considerados como inútiles y supersticiosos, y la
defensa de la ciencia como el único medio para adquirir un conocimiento valido y útil acerca de los
hechos y, por lo tanto, capaz de imponer las consecuentes medidas de orden práctico necesarias
para reorganizar la sociedad.
Por esto, una vez que todas las ciencias particulares se han hecho positivas, e su obra Ensayo de
un sistema de política positiva afirma que la política debe hacerse positiva para contribuir a
organizar la sociedad y preservarla de la anarquía que la amenaza. Para lograrlo convoca, en
nombre de la sociedad, a todos los sabios de Europa para que emitan su opinión acerca de la
“elaboración de un sistema de observaciones históricas sobre la marcha general del espíritu
humano; fundar un sistema completo de educación positiva para la sociedad, que conlleve un
conocimiento y transformación de la naturaleza para proveerla a beneficio de ella”
Se trata, pues, de imponer acorde con los tiempos el “espíritu positivo” a todos los hombres y en
todos los campos.
2. EL POSITIVISMO
Comte elabora el positivismo no sólo como una teoría (filosofía) sino especialmente como una
práctica (ciencia política).
Desde su juventud se orienta hacia la ciencia porque ve en ella la posibilidad de conseguir la
regeneración del hombre, un hombre más culto y perfecto; y a la filosofía le atribuye la
responsabilidad de concebir y ejecutar el nuevo orden social en correspondencia con el estado
actual del saber, porque la teoría antecede a la práctica y le sirve de guía.
Comte define la filosofía como: “doctrina general de los conocimientos humanos’, pero al añadirle
el calificativo de “positiva”, identifica el conocimiento humano con los conocimientos aportados
por las ciencias, es decir, a partir de hechos observados.
La “filosofía positiva” (positivismo), consiste, pues, en la sistematización enciclopédica del saber
positivo o el saber de las ciencias. Como filosofía es un saber universal que sintetiza todas las
ciencias, y como positiva se aplica a cualquier conocimiento que procede de la observación
empírica, para organizar esos datos por la razón.
2.1. Principios básicos del positivismo
El positivismo se fundamenta en tres principios básicos:
— El “fenomenalismo”: el positivismo quiere superar la diferencia kantiana entre “fenómeno y
noúmeno” o entre “apariencia y esencia” Para el positivismo el “fenómeno o apariencia” es lo
real: “lo real es todo y sólo lo dado en la experiencia”.
— El “nominalismo”: los objetos singulares son los referentes últimos de cualquier conocimiento.
Si niega la “esencia o el numero”, niega también los “conceptos universales”, pues éstos no
corresponden a nada real, son sólo hombres. De esta forma el positivismo es “antimetafísico”,
pues niega aquellas realidades más allá de la realidad empírica.
— La “ciencia única”: la aspiración máxima de la filosofía positiva es la unidad fundamental de la
ciencia.
2.2. Características del saber positivo
Comte para describir los atributos correlativos al espíritu positivo comienza a exponer las diversas
acepciones o significaciones de la palabra “positivo”.
— El significado mas común de la palabra positivo es “lo real’ en oposición a lo quimérico.
— También la palabra positivo, lo relaciona con “lo útil”, en oposición a lo ocioso, lo estéril.
— Una tercera significación que le asigna es “certidumbre”, en oposición a dudoso.
— Una cuarta significación es “preciso”, en oposición a vago e impreciso.
— Una quinta significación es “organizado”, en oposición a desordenado.
— Por último una significación no relacionada directamente con la palabra positivo es “relativo”,
en oposición a absoluto.
2.3 Filosofía de la historia: ley de los tres estados
Para Comte el significado estricto de positivismo resulta del análisis del desarrollo histórico de la
humanidad, de la sociedad y del hombre en particular, que se resume en lo que él denomina “ley
de los tres estados”, clave fundamental de todo el sistema comtiano.
Esta ley, que rige tanto el dominio de la teoría como de los hechos, lleva en su entraña la
historicidad de la vida humana, y muestra la relatividad de las concepciones del mundo y del
desarrollo del conocimiento.
Comte afirma que cada época está en relación con los conocimientos de los individuos que la
constituyen y con su circunstancia social. Pruebas racionales y verificaciones históricas le llevan a
afirmar, que el desarrollo de la inteligencia humana pasa por tres estados o métodos de filosofar
que constituyen tres clases de filosofías.
Estos estados son: teológico, metafísico y positivo.
2.3. 1 Estado teológico (o ficticio)
“En el estado teológico, el espíritu humano dirigiendo esencialmente sus investigaciones
hacia la naturaleza íntima de los seres, a las causas primeras y finales de todos los
efectos que le chocan, en una palabra, hacia los conocimientos absolutos, se representa
los fenómenos como producidos por la acción directa y continua de agentes
sobrenaturales, más o menos numerosos, en que la intervención arbitraria explica todas
las anomalías del universo “.
(Curso de filosofía positiva).
Es el primer estado del espíritu humano, en el que la humanidad busca respuestas a sus
interrogantes sobre la naturaleza de las cosas y atribuye la explicación de sus problemas a “causas
o principios sobrenaturales”: dioses. Este estado, según Comte, representa en filosofía la infancia
de la humanidad. Se caracteriza por un predominio de la “imaginación” en el conocimiento, y en lo
social se caracteriza por el predominio de lo militar y de lo religioso.
El estado teológico, que según Comte se da hasta finales de la Edad Media, ha pasado por tres
etapas sucesivas:
— Fetichismo: (adora a objetos a los que da un poder sobrenatural).
— Politeísmo: (el objeto de veneración son los dioses).
— Monoteísmo: (el objeto de veneración es un Dios: omnipotente e omnisciente.
2.3.2 Estado metafísico (o abstracto)
“En el estado metafísico, que en el fondo no es más que una modificación del primero,
los agentes sobrenaturales son reemplazados por fuerzas abstractas, verdaderas
entidades (abstracciones personificadas) inherentes a los diversos seres del mundo y
concebidas como capaces de engendrar por sí mismas todos los fenómenos observados,
por lo que la explicación consiste en asignar a cada uno la entidad correspondiente “.
(Curso de filosofía positiva)
Este estado representa un progreso sobre el anterior. Las preguntas que hace el hombre sobre la
naturaleza de las cosas, no las explica por medio de agentes sobrenaturales, sino que las explica
por medio de “abstracciones o principios racionales”, como esencia, substancia, etc. En este
estado la humanidad se aparta de la imaginación y se apoya en la “razón” o deduccionesracionalizaciones. Según Comte, este estado se inicia en la Edad Moderna con el racionalismo y
pretende imponerse en la humanidad.
2.3.3 El estado positivo (o real)
“En el estado positivo, el espíritu humano, al conocer la imposibilidad de obtener
nociones absolutas, renuncia a buscar el origen y el destino del universo y a reconocer las
causas intimas de los fenómenos, para aplicarse únicamente u descubrir, mediante el
empleo bien combinado del razonamiento y la observación, sus leyes efectivas, es decir,
sus relaciones invariables de sucesión y semejanza. Reducida así la explicación de los
hechos a sus términos reales, entonces ya no es más que el enlace establecido entre los
diversos fenómenos particulares y ciertos hechos generales cuyo número tiende a
disminuir paulatinamente con los progresos de la ciencia”.
“El sistema teológico llegó a la más elevada perfección de que es susceptible cuando
sustituyó el juego vario de las numerosas divinidades independientes que habrían sido
ideadas primitivamente por la acción providencial de un ser único. Asimismo, el último
termino del sistema metafísico consiste en concebir, en vez de entidades particulares
diversas, una entidad general grande y única, la Naturaleza, considerada como fuente
única de todos las fenómenos...”
(Curso de filosofía positiva)
Es el estado definitivo en el que debe perdurar la humanidad. En este estado el hombre no se
pregunta por las causas, las esencias de las cosas, sino el “cómo” se dan los fenómenos, es decir,
en la descripción de los fenómenos de la “relación” invariable de sucesión y similitud de ellos.
Según esto, el estado positivo no consiste en saberes abstractos o metafísicos, sino en saberes que
dan las ciencias positivas, fundados en hechos observados y en sus relaciones sucesivas. Comte
sitúa este estado en la época actual, es decir, en la época industrial.
En este caso positivo surge el positivismo como “filosofía positiva”, que se enfrenta al idealismo
absoluto de Hegel, es decir, contra las concepciones abstractas y metafísicas que nada tienen que
ver con la realidad.
2.4 El saber positivo es un saber científico
Comte pretende que el positivismo sea ciencia que parta de los “hechos concretos”, de los
fenómenos sociales, de la existencia del hombre concreto y de la “estructura material de la
naturaleza”, como hacen las ciencias positivas y que se constituya como un saber supremo, donde
el saber de las ciencias aparezca organizado y clasificado.
Para conseguir esto, en su obra Curso de filosofía positiva presenta su concepción de la ciencia o
su “teoría de la ciencia”.
El saber positivo responde a la tesis: “Los enunciados científicos son enunciados sobre hechos
constatables”. ¿Qué entiende Comte por “hechos constatables”? La ciencia se interesa por las
cosas en cuanto que reúnen las siguientes condiciones:
— Son “fenómenos”, es decir, algo que se nos manifiesta.
— Constituyen “lo dado”, es decir, algo con lo que nos encontramos.
— Son “observables”, es decir, accesibles mediante los sentidos.
— Son “verificables”, es decir, cualquiera los puede comprobar.
La unidad de estas cuatro características: fenómenos, dado, observable, verificable, es lo que para
Comte constituye el “hecho constatable”, que para ser “positivo o científico” es necesario
estudiarlo con el máximo rigor y precisión, al modo como lo hace el método científico. Sólo así el
conocimiento adquiere la calidad de “objetividad”.
Así, el saber positivo coincide con el saber científico. Pero los hechos positivos (científicos) no se
presentan en forma caótica, sino según un orden bastante invariable, que nos pone de manifiesto
como acontecen. Esto nos indica que los hechos científicos están sometidos a “leyes” que no
explican el “por qué” sino que solamente describen “cómo” ocurren los hechos el modo como se
relacionan unos con otros.
Consecuentemente, el saber positivo o científico es un saber “relativo”, es decir, no se trata de un
saber acerca de la naturaleza interna de las cosas, sino de un saber que pone de manifiesto el
sistema de “relaciones” que estructuran os hechos: más que con cosas, nos enfrentamos con
hechos que se presentan, unos, cuando aparecen otros.
En conclusión, para que haya ciencia se requiere:
— Hechos observados.
— Leyes que expresan relaciones existentes entre esos hechos.
Si solamente tuviéramos hechos aislados no habría ciencia. La ciencia consiste fundamentalmente
en coordinar hechos, en descubrir leyes, regularidades observadas en la constitución y desarrollo
de los fenómenos, relaciones relativamente constantes entre hechos establecidos mediante La
observación y el experimento.
Comte en su obra “Curso de filosofía positiva” sintetiza lo anterior: diciendo:
“La función de la filosofía positiva consiste en captar los fenómenos como sujetos a leyes
invariables. El objeto del saber no es buscar causas, sino establecer relaciones normales de
sucesión y similitud de fenómenos”.
El concepto de ley es fundamental para constituir la ciencia. Las leyes se descubren por la reflexión
racional dentro del mundo de la experiencia y constituyen, en definitiva, la afirmación del
determinismo que se extiende desde la naturaleza al hombre y a la sociedad. Pero hay que
advertir que los conocimientos de la ciencia, que están condicionados por la propia constitución
orgánica del hombre y por las circunstancias históricas que cambian constantemente, progresan
sin cesar.
No obstante, podemos decir que solo hay “una sola ciencia”, la ciencia del hombre, ya que en ella
vienen a converger todos los demás conocimientos.
3. CLASIFICACION DE LAS CIENCIAS
Como hemos visto, según Comte, la evolución del saber determina la transformación social a lo
largo de la historia. En el presente, el saber positivo debe fundamentar el nuevo orden social.
Como todas las ciencias han sido elaboradas en estados anteriores, consecuentemente han
perdido vigencia y se impone la necesidad de planificar una nueva educación científica
enteramente positiva. Se hace necesaria una clasificación más conveniente entre las distintas
ciencias.
Comte para clasificar las ciencias primero establece dos criterios:
a) Generalidad-complejidad: están en proporción inversa. Esto quiere decir que “las ciencias más
generales son las menos complejas”.
b) Simplicidad-general: “cuanto más simple sea el objeto observado más general es su aplicación”,
es decir, que los objetos más simples son, a la vez, los más generales.
Una vez establecidos los criterios. Comte hace la clasificación de las ciencias.
a) Siguiendo el criterio de “generalidad-complejidad”, divide las ciencias en dos grupos:
1) Generales: son aquellas que tienen por objeto el descubrimiento de leyes. Ejemplo:
química.
2) Particulares: son aquellas que consisten en la aplicación de esas leyes descubiertas en
las generales. Ejemplo: mineralogía.
Según Comte las ciencias “generales” son las fundamentales y distingue entre ellas seis:
matemática, astronomía, física, química, fisiología y sociología.
b) Siguiendo el criterio de la “simplicidad-general’, es decir, que lo más simple es lo más general,
dice que había que comenzar por las ciencias que tratan de fenómenos más simples y generales
hasta llegar a los más particulares y complejos.
Según esto divide en dos grupos, el conjunto de fenómenos naturales:
1) El grupo de los cuerpos brutos, que son objeto de La “física inorgánica”.
2) El grupo de los cuerpos organizados, que son objeto de la “física orgánica”.
Comte dice que no puede procederse al estudio de la física orgánica sino después de haber
establecido las leyes de la física inorgánica.
-La física inorgánica la divide en dos secciones distintas:
1) La física celeste o astronomía, que estudia los fenómenos generales del universo.
2) La física terrestre, que estudia los fenómenos que se presentan en los cuerpos
terrestres.
Consecuentemente, la filosofía natural debe comenzar con el estudio de los fenómenos
astronómicos, que son los más generales, los más simples, los más abstractos, y sus leyes influyen
sobre los otros fenómenos, como ocurre, por ejemplo, con la ley de la gravitación universal.
Seguiría con el estudio de la física terrestre que añade a los fenómenos anteriores los que le son
propios.
La física terrestre la subdivide en:
a) Física, propiamente dicha, que estudia los cuerpos desde el punto de vista mecánico.
b) Química, que estudia los cuerpos desde el punto de vista químico.
-La física orgánica presenta dos series de fenómenos: los relativos al individuo y los que
conciernen a la especie, sobre todo cuando ésta es sociable. Según esto la divide en dos grandes
ciencias:
a) La física individual o fisiología, que estudia la estructura y componentes de los seres
vivos.
b) La física social o sociología, que estudia los fenómenos sociales.
Para estudiar los fenómenos sociales hay que partir de un profundo conocimiento de las leyes
relativas a la vida individual.
A estas cinco ciencias hay que añadir las matemáticas, la ciencia más amplia y fundamental, la
base de toda la filosofía natural. En el estado presente del espíritu humano cada vez serán más
empleadas como método que como mera doctrina, por lo que su estudio es preliminar e
indispensable para todos los demás órdenes de fenómenos.
4. LA SOCIOLOGIA O FISICA SOCIAL
4.1 Introducción
En la clasificación que ha hecho Comte de las ciencias, la sociología o física social aparece en el
último lugar. Esto no es casual; si es así es porque Comte considera que en ella convergen todas
las demás ciencias. La sociología es la última ciencia que ha llegado a ser “positiva”, porque los
fenómenos sociales son los más complejos y elevados de todos los fenómenos naturales, ya que
afectan diferentemente al hombre. Requiere, por tanto, de los métodos y contenidos del resto de
las ciencias.
Comte dedica a la sociología los tres últimos libros de los seis que consta el Curso de filosofía
positiva, y le asigna como objeto natural el estudio de las grandes concepciones científicas
producidas por el espíritu humano, las leyes que rigen su desarrollo histórico —el progreso
social— y la estructura —el orden social— en que se ha constituido.
La finalidad de la sociología es promover una organización más progresiva y libre de la sociedad.
Cuando en su obra Sistema de política positiva Comte desarrolla la proyección religiosa de la
filosofía positiva. asigna además a la sociología, a través de la moral. la tarea de instituir la religión
de la humanidad.
4.2 Definición de sociología
La sociología constituye la aportación científica más genuina de Comte. quien dedica un gran
esfuerzo a elaborarla, a la manera de las ciencias positivas ya establecidas, y a señalar su
verdadero carácter filosófico.
En el libro cuarto de “Curso de filosofía positiva”, Comte define la sociología como: “El estudio
positivo del conjunto de las leyes fundamentales propias de los fenómenos sociales”.
La sociología se dedica, pues, al estudio de las estructuras de la sociedad con el objeto de
reformarla y buscando su desarrollo: “orden y progreso”. En otras palabras, el objeto de la
sociología es establecer las leyes que rigen el orden y el progreso de la sociedad.
4.3 División de la sociología
La nueva ciencia, según Comte, tendrá dos partes lógicamente unidas. Estas partes son: “estática
social” (el orden) y la “dinámica social” (el progreso).
4.3.1 Estática social
Estudia el orden social, la estructura de la sociedad tratando de encontrar las leyes del orden
social.
Lo estático se refiere a las condiciones de “equilibrio” de la sociedad. Esta parte es la base de la
sociología, pues estudia las condiciones generales de la existencia del individuo, de la familia y de
la sociedad. Todos se encuentran sometidos a las leyes de la vida orgánica, al orden.
La idea de orden se refiere a la unidad sistemática de la sociedad en una época determinada; este
orden le da a la estructura social estabilidad y firmeza.
— Individuo
Es sociable por naturaleza, no por utilidad. Por naturaleza todos los individuos son iguales, la
diferencia es sólo de grados. En el individuo predomina lo instintivo y afectivo sobre lo intelectual.
— Familia
Es la base de la vida social. Ha evolucionado desde la poligamia. No igualdad de sexos: la mujer
está dotada de una capacidad secundaria (por la afectividad).
— Sociedad
El gobierno debe corresponderse con las tendencias espontáneas de la comunidad popular. Debe
regirse en ella el principio de cooperación entre las filosofías y la división del trabajo.
Espontáneamente se impondrá el gobierno de los mejores (la estructura social lleva a esto: es
inútil la lucha por la democracia).
4.3.2 Dinámica social
Estudia el progreso social, el desarrollo constante de la comunidad humana. Lo dinámico se refiere
a la movilidad social, a su desarrollo, a su impulso histórico renovador.
La dinámica social es la aplicación a la sociedad de la “ley de los tres estados”:
— Teológico: históricamente al estado teológico corresponde el momento social en el que el
poder del tirano organiza la sociedad: es la época de la esclavitud.
— Metafísico: es el momento político de la igualdad de los hombres y de la soberanía popular. Es
un período de revolución.
— Positivo: a este estado corresponde una sociedad organizada pacíficamente a partir de la
ciencia positiva. Es el estado definitivo de la humanidad.
Estos tres estados se desarrollan “dialécticamente” al modo hegeliano: es una ley necesaria de la
sociedad, aunque el trabajo del hombre ha contribuido a ella.
La humanidad se “perfecciona” progresivamente, por lo tanto se va aumentando la felicidad en el
hombre. Este progreso no se puede detener.
Cada estado social es coherente con el momento que vive la civilización; sociedad y civilización
avanzan al mismo ritmo: sin esta coherencia no se podría explicar la historia.
Según Comte, la historia no es un retorno circular ni oscilatorio, sino una línea que, en avance
progresivo, se va acercando indefinidamente a una meta sin jamás tocarla.
5. DE LA SOCIOLOGIA A LA MORAL Y A LA RELIGION DE LA HUMANIDAD
5.1 De la sociología a la moral
La sociología en general, y la dinámica social en particular, llevan consigo una instancia valorativa
al tener corno finalidad promover una organización más progresiva y libre del hombre y de la
sociedad, una mayor integración del hombre en el grupo. Esto le permite a Comte introducir ya en
el Curso de filosofía positiva, la moral como una parte de la sociología encargada de estudiar y
promover la política de la solidaridad.
En el “Discurso sobre el espíritu positivo”, Comte habla ya de la “moral” como una disciplina
independiente, como la séptima ciencia fundamental dentro del saber positivo enciclopédico.
Según él, la moral tiene por objeto la revalorización del sentimiento como fuerza activa de la
existencia humana; y como finalidad, armonizar la vida individual con el resto de los individuos.
La moral debe coordinar los actos, sistematizar los sentimientos, dar unidad a la vida total del
individuo en beneficio de los demás con el fin de promover la unidad verdadera y fecunda del
género humano.
La “moral positiva” exige al hombre vivir para la “humanidad”, para el “Gran Ser”, como conjunto
de seres pasados, presentes y futuros que concurren a perfeccionar el orden universal.
Como nuestro desarrollo se debe a la sociedad, para el espíritu positivo no existe el hombre sino la
humanidad. Es incorporándose a la humanidad como cada uno obtiene su intensidad de vida,
satisface su tendencia a eternizarse.
5.2 De la moral a la religión
Comte, que había considerado superadas en el estado positivo del saber, las ciencias religiosas
propias del estado teológico y metafísico, se va, sin embargo, acercando progresivamente a ellas al
desarrollar su sistema filosófico.
Consciente de su importancia desde el punto de vista individual y social, va admitiendo la
necesidad de constituir una nueva religión que religue de nuevo a los hombres en el futuro.
Tras la sociología y la moral, la religión viene a completar el cuadro de las ciencias fundamentales.
La religión, propia del estado positivo, no es la religión de Dios, superada en todas sus formas
históricas, sino la “Religión de la Humanidad”, en la que el individuo se salva y sobrevive en otros.
Por eso en su obra Sistema de política positiva, Comte constituye la religión en el ángulo de
reflexión de todo un sistema enciclopédico del saber porque, dice: “en cuanto que potencia y
enlaza las voluntades, es el comienzo y fin de la humanidad”.
El hombre es por naturaleza un ser religioso, que vive para los demás; si se ha hecho egoísta se
debe a su debilidad personal y social, a las circunstancias negativas que ha vivido, pero que, por
fortuna, son superables mediante la educación que asegura el progreso teórico y práctico de la
sociedad.
Todos los actos de la vida individual y social deben servir y venerar a la humanidad; la felicidad
consiste en unirse cada vez más a ella.
El elemento básico de la nueva religión es el “culto a la humanidad” entendida como el conjunto
de hombres que viven y contribuirán al “orden y al progreso de ella”.
El ideal de la religión positiva es el “altruismo” y su credo religioso se puede resumir en tres
máximas:
— el amor como principio;
— el orden como base;
— el progreso como finalidad.
La religión positiva está formada por una Trinidad:
— Gran Ser: la humanidad.
— Gran Fetiche: la tierra.
— Gran Medio: el espacio.
De este modo la humanidad debe organizarse como una gran sociocracia. La religión positiva
tiene:
— una “clase sacerdotal” son los filósofos positivistas, donde él ocupa el lugar supremo;
— una verdadera liturgia sacramental;
— una jerarquía;
Lo que debe dominar en esta religión es el “amor y el sentimiento” representado sobre todo por la
“mujer” nadie mejor que ella sintetiza las cualidades de los dirigentes positivistas. Comte hizo de
Cleotilde de Vaux el modelo de la gran sacerdotisa de la humanidad.
6. ACTIVIDADES
A. De comprensión
1. Define en el contexto del tema: fenómeno, hecho, ley, verificable, estado, progreso.
2. Identifica las obras más importantes de Comte y la temática de ellas.
3. Identifica el objeto de la filosofía positivista o positivismo.
4. Explica los principios básicos del positivismo.
5. Explica el significado del término “positivo” como contrario a quimérico, dudoso, abstracto.
6. Haz una síntesis del estado positivo.
7 .Qué entiende Comte por “hechos constatables”?
8. ¿Cuál es la finalidad de las leyes según Comte?
9. Según el “criterio de simplicidad” de Comte, clasifica las ciencias.
10. ¿Qué sentido tiene la religión para Comte?
B. De aplicación
1. ¿Cuál es, según el positivismo, la función de lo teórico y de lo práctico? ¿Qué relación
mantienen?
2. ¿Qué relación se establece entre el nivel intelectual y las estructuras sociales y políticas? ¿Por
qué?
3. ¿Cuándo una ciencia alcanza la positividad? ¿Cuáles son los caracteres del saber positivo?
4 ¿Qué relación establece el positivismo entre filosofía y ciencia?
5 ¿Qué relación y diferencia se establece entre las matemáticas y el resto de las ciencias?
6. Explica la relación que establece el positivismo entre sociología, moral y religión.
7. Establece las semejanzas y diferencias en la religión teológica, la metafísica y la positiva.