Download manual nefrologia_ingles.indd

Document related concepts

Infección urinaria wikipedia, lookup

Acinetobacter baumannii wikipedia, lookup

Cefaclor wikipedia, lookup

Resistencia a antibióticos wikipedia, lookup

Nitrofurantoína wikipedia, lookup

Transcript
T H E V E T E R I N A RY P U B L I S H I N G C O M PA N Y
SMALL ANIMALS
Handbook of Canine
and Feline Nephrology
and Urology
Aimed at veterinary surgeons, students, professors and professionals in this field.
TECHNICAL SPECIFICATIONS
Authors: Óscar Cortadellas
and AVEPA’s Internal
Medicine group.
Format: 22 x 28 cm.
Number of pages: 264.
Number of images: 150.
Binding: Hardcover.
ISBN: 978-84-92569-24-3.
Year: 2010.
This book is a complete clinical reference and high level scientific
book with mainly evidence-based up-to-date information, presented in an accessible and practical format, with illustrations
and diagrams that aid its comprehension. Written by our 16 top
specialists in internal medicine, clinical pathology, histopathology
and diagnostic imaging, it includes all the symptomatic, pathological, diagnostic and therapeutic aspects related to kidneys and
the urinary system.
More information
Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I - Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1 • 50002 Zaragoza - España
Tel.: 976 461 480 • Fax: 976 423 000 • [email protected] • Grupo Asís Biomedia, S.L.
T H E V E T E R I N A RY P U B L I S H I N G C O M PA N Y
Handbook of Canine and Feline Nephrology and Urology
TABLE OF CONTENTS
1. Hematuria and dysuria. Jordi Giné
Introduction
Types of hematuria
Causes of hematuria and dysuria
Diagnostic approach to the hematuric
and dysuric patient
Immunological symptoms
Bibliography
5. Proteinuria. Óscar Cortadellas
Introduction
Physiology of proteinuria
Conclusion
Detection of proteinuria: diagnostic tests
Bibliography
Location of the origin of proteinuria
Reading of results
2. Polyuria/Polydipsia.
Bibliography
Germán Santamarina y María L. Suárez
Introduction
6. Assessment of the renal function.
Differential diagnosis for PU/PD
Óscar Cortadellas
Diagnostic approach to patient
showing PU/PD
Introduction
Bibliography
Assessment of the tubular function
Assessment of the glomerular function
Bibliography
3. Disorders of micturition. Jesús Talavera
Introduction
7. Urianalysis.
Anatomy of the lower urinary tract
Fernando Tecles y José Joaquín Cerón
Disorders of urine storage
(urinary incontinence)
Introduction
Disorders of urine emptying (urinary retention)
Methods of urine collection and storage:
influence on urianalysis
Diagnostic approach
Organoleptic properties
Bibliography
Physicochemical properties
Analysis of the urine sediment
4. Uremic syndrome. Jesús Talavera
Introduction
Urine culture
Bibliography
Uremic toxins
Metabolic disorders
Gastrointestinal disorders
Neurological symptoms
Muscular signs: uremic myopathy
Cardiovascular and pulmonary disorders
Hematopoietic symptoms
Start
8. Radiology and echography of the
urinary tract. Amalia Agut y Marta Soler
Introduction
Radiographic examination
Echographic examination
Bibliography
Previous
Next
Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I - Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1 • 50002 Zaragoza - España
Tel.: 976 461 480 • Fax: 976 423 000 • [email protected] • Grupo Asís Biomedia, S.L.
T H E V E T E R I N A RY P U B L I S H I N G C O M PA N Y
9. Renal biopsy. Jaume Altimira,
13. Glomerular disorders. Óscar Cortadellas
Óscar Cortadellas y Miquel Vilafranca
Introduction
Introduction
Anatomy and function
Indications
Pathogenesis of glomerular disorders
Previous considerations and contraindications
Clinic-pathological signs
Obtaining of samples for biopsy
Diagnosis
Processing of samples
Treatment
Applications of biopsy
Monitoring
Bibliography
Prognosis
10. Assessment of the systemic arterial
pressure. Mª Josefa Fernández del Palacio
Bibliography
14. Acute renal failure. Jordi Giné
Introduction
Introduction
Methods of AP measurement
Etiology
Protocol of AP measurement with indirect
systems
Physiopathology of ARF
Reading of results
Candidate patients for AP measurement
Bibliography
11. Endoscopy of the urinary tract.
José Manuel Martínez
y Juan Ramón Granados
Introduction
Clinical and analytical consequences of ARF
Diagnosis
Treatment and prevention
Prognosis
Bibliography
15. Staging and handling of chronic renal
failure. Óscar Cortadellas
Indications
Introduction
Equipment
Diagnosis and staging of the CRF
Patient preparation
Treatment
Techniques
Patient monitoring
Bibliography
Bibliography
12. Hereditary nephropaties.
16. Handling of disorders of micturition.
María L. Suárez y Germán Santamarina
Jesús Talavera
Introduction
Introduction
Clinical symptoms
Functional classification of disorders
of micturition
Specific disorders
Bibliography
Treatment of urinary incontinence
Treatment of urinary retention
Bibliography
Start
Previous
Next
Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I - Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1 • 50002 Zaragoza - España
Tel.: 976 461 480 • Fax: 976 423 000 • [email protected] • Grupo Asís Biomedia, S.L.
T H E V E T E R I N A RY P U B L I S H I N G C O M PA N Y
17. Systemic arterial hypertension
secondary to renal disease.
20. Feline lower urinary tract diseases.
Mª Dolores Tabar y Marta Planellas
Mª Josefa Fernández del Palacio
Introduction
Introduction
Epidemiology
SAH secondary to renal disease
Causes of FLUTD
Consequences of SAH
Diagnosis
Diagnosis, classification and interpretation
of SAH
Treatment of the patient with FLUTD
Bibliography
Standard treatments for the SAH patient
Bibliography
21. Treatment of urinary tract infections.
Óscar Cortadellas
18. Canine prostatic disease.
Introduction
Jordi Giné
Etiopathogenesis
Introduction
Clinical symptoms
Anatomy and physiology of the prostate
Diagnosis
Symptoms and diagnosis of prostatic disease
Treatment
Canine prostatic diseases
Relapse and reinfection
Bibliography
Bibliography
19. Treatment of urolithiasis in the dog.
María L. Suárez y Germán Santamarina
Introduction
Types of uroliths and risk factors
Prevalence
Clinical symptoms
Diagnosis and anatomical location
Treatment
Prevention of recurrence
Bibliography
Start
Previous
Next
Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I - Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1 • 50002 Zaragoza - España
Tel.: 976 461 480 • Fax: 976 423 000 • [email protected] • Grupo Asís Biomedia, S.L.
2
ENFERMEDADES RENALES
ETIOPATOGÉNESIS
TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO
Tabla 1
Tabla 3
MECANISMOS DEFENSIVOS DEL TRACTO
URINARIO FRENTE A UROPATÓGENOS
CAUSAS DEALTERACIÓN DE LOS MECANISMOS
DEFENSIVOS FRENTEA INFECCIONES URINARIAS
El aparato urinario presenta una resistencia natural al
desarrollo de infecciones (tabla 1) [6, 7]. Las ITU generalmente se producen como consecuencia de la migración de bacterias de la flora residente del tracto genitourinario distal (tabla 2) a regiones que normalmente son
estériles [8]. Esta migración y posterior colonización
bacteriana se produce como consecuencia de una alteración en los mecanismos defensivos del hospedador,
que puede estar causada por diversos procesos (tabla
3). Aproximadamente el 75% de las ITU están provocadas por un único patógeno, el 20% por 2 y el 5%
por 3 especies distintas [9]. La bacteria que con mayor
frecuencia causa ITU es E. coli, que es responsable de
entre el 37% y el 45% de los casos. Entre un 25-33%
de los casos se producen por Staphilococcus, Streptococcus
y Enterococcus spp. Otros patógenos menos frecuentes
incluyen Proteus, Klebsiella, Pasterella, Pseudomonas, Corynebacterium y Mycoplasma spp. [8].
CUADRO CLÍNICO
Los animales con ITU pueden presentar signos clínicos
de enfermedad del tracto urinario inferior (disuria, polaquiuria o estranguria, dolor a la palpación de la vejiga),
superior (dolor a la palpación renal, fallo renal o sepsis)
o bien ser asintomáticos. Sin embargo, hay que tener en
cuenta que en muchas ocasiones las ITU se presentan
Micción normal
• Flujo de orina adecuado
• Vaciado frecuente
• Vaciado completo
Estructuras anatómicas
• Zona de alta presión uretral
• Características del epitelio uretral
• Peristaltismo uretral
• Fracción prostática antibacteriana
• Longitud de la uretra
• Válvulas ureterovesicales
• Peristaltismo ureteral
Barrera mucosa defensiva
• Producción de anticuerpos
• Capa superficial de glucosaminoglucanos
• Propiedades antibacterianas de la mucosa
• Exfoliación de células
Propiedades antibacterianas de la orina
• pH extremos
• Hiperosmolalidad
• Elevada concentración de urea
• Ácidos orgánicos
Mecanismos defensivos renales
• Células mesangiales
• Elevado flujo sanguíneo renal
Alteraciones en el vaciado de la vejiga
Endocrinopatías
• Hiperadrenocorticismo
• Diabetes mellitus
Prostatitis crónicas
Sondaje uretral
Alteraciones anatómicas
• Uréter ectópico
• Vulva infantil
• Estenosis vestíbulo-vaginal
Enfermedad renal crónica
Fármacos inmunosupresores
• Corticoesteroides (incluso a dosis moderadas)
• Azatioprina
• Ciclosporina
Quimioterápicos
Urolitiasis
Neoplasias del tracto urinario
Cirugía del tracto urinario
Obstrucción uretral
Incontinencia urinaria
Enfermedad discal
asociadas a enfermedades sistémicas (tabla 3) y en muchos de estos casos los signos de la enfermedad primaria
prevalecen sobre los de la enfermedad urinaria. En este
sentido, un estudio demostró que el 46% de los perros
con hiperadrenocorticismo, el 37% con diabetes mellitus y el 50% de los que padecían ambas enfermedades
presentaban ITU. Sin embargo, sólo el 2% de ellos presentaban signos como estranguria o polaquiuria [10].
Otro estudio en gatos diabéticos con ITU mostró que
el 44% de ellos no presentaban signos de enfermedad
urinaria [11]. Un estudio que evaluaba la prevalencia de
ITU secundaria a corticoterapia demostró que el 18%
de los casos presentaban una infección urinaria sin que
en ninguno de los casos existieran signos clínicos asociados [12]. Por ello, resulta fundamental que en animales
con patologías que predispongan al desarrollo de ITU
se realicen las pruebas diagnósticas correspondientes,
aún en ausencia de síntomas compatibles.
Tabla 2
FLORA BACTERIANA PRESENTE EN ELTRACTO UROGENITAL DEL PERRO (P) Y EL GATO (G)
GÉNERO
Acinetobacter
Bacteroides
Bacillus
Citrobacter
Corynebacterium
Enterococcus
Enterobacter
Escherichia
Flavobacterium
Fusobacterium
Haemophilus
Klebsiella
Macho
URETRA
P
P
P
P
P
PREPUCIO
P
G
P
P, G
P, G
P
G
P
P
Hembra
VAGINA
P
P, G
P
P
P, G
P
P
P, G
P
P, G
P
GÉNERO
Lactobacillus
Micrococcus
Moraxella
Mycoplasma
Neisseria
Pasteurella
Proteus
Pseudomonas
Simonsella
Staphylococcus
Streptococcus
Ureaplasma
Macho
URETRA
PREPUCIO
P
P, G
P
P, G
P
P
P
P
G
P, G
P, G
P
Hembra
VAGINA
G
P
P
P
P
P, G
P
P
P, G
P, G
P
Start
Previous
Next
3
DIAGNÓSTICO
El diagnóstico de una ITU no debe hacerse sólo por el
cuadro clínico y la existencia de hematuria y/o inflamación del tracto urinario, sino que debe basarse en los resultados de un urianálisis completo y posterior urocultivo. Además, en determinadas situaciones resulta útil
la realización de pruebas de laboratorio adicionales (hematología, bioquímica, serologías), así como el empleo
de técnicas de imagen (rayos X, ecografía, endoscopia)
que faciliten el diagnóstico de enfermedades asociadas
(figuras 1 y 2).
Figura 1. Radiografía abdominal lateral en un perro macho con un cuadro de hematuria y disuria intermitente de cuatro meses de duración y
que había sido tratado con antibióticos en tres ocasiones consiguiendo la
remisión parcial de los signos clínicos. Nótese la existencia de un cálculo
radiopaco proximal al hueso peneano. En estos pacientes es necesaria la
eliminación del cálculo para conseguir la curación.
Figura 2. Ecografía abdominal. Corte longitudinal de la vejiga de la orina en
un perro mestizo con hematuria y disuria secundarias a neoplasia de vejiga.
El perro había sido previamente diagnosticado y tratado de una ITU durante tres semanas sin que se produjeran cambios en los signos clínicos.
4
ENFERMEDADES RENALES
TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO
Urianálisis
El método de obtención de la orina es determinante
para evitar errores diagnósticos. La orina debe obtenerse por cistocentesis (figura 3) porque en la mayoría de
ocasiones las muestras obtenidas por sondaje o micción
natural se contaminan con células y bacterias residentes
en las porciones distales del tracto urinario. En aquellos casos en los que no sea posible obtener la muestra
por cistocentesis, el laboratorio debe ser conocedor del
método de obtención de la misma para que pueda hacer una interpretación adecuada de los resultados. Las
muestras de orina que no se procesen de modo inmediato deben refrigerase y remitirse al laboratorio en recipientes adecuados.
La densidad urinaria en animales con ITU es muy
variable y depende de si la infección afecta al tracto urinario inferior o al superior, así como de la existencia de
enfermedades asociadas.
En la mayoría de casos, los resultados de la tira de
orina muestran hematuria y proteinuria. Es aconsejable
determinar la severidad de la hematuria mediante el
examen del sedimento y cuantificar la proteinuria.
La existencia de piuria sugiere inflamación y si se
asocia a bacteriuria, es indicativo de la existencia de un
proceso inflamatorio activo asociado con una infección.
Sin embargo, en casos en los que la respuesta inmune
no sea la adecuada (hiperadrenocorticismo, leucemia
felina) puede existir una ITU sin inflamación asociada.
Además, en orinas diluidas o cuando la carga bacteriana
en la muestra es baja, la detección de bacterias durante el examen del sedimento puede resultar difícil. Por
ello, en estos casos es aconsejable realizar un urocultivo
aún cuando los hallazgos del sedimento no indiquen la
existencia de ITU.
Urocultivo
El urocultivo cuantitativo es el “gold standard” para el
diagnóstico de las ITU. En infecciones primarias no
complicadas es aconsejable realizar un urocultivo antes
de iniciar el tratamiento y a la finalización del mismo
para verificar su efectividad. Además, en casos recidivantes o complicados es importante realizar un cultivo a
los 5-7 días de iniciado el tratamiento [13]. Si la administración del antibiótico está siendo efectiva, el resultado
de dicho cultivo debe ser negativo. En la medida de lo
En casos recidivantes es importante la realización de
una analítica rutinaria para excluir la existencia de enfermedades asociadas. Además, en gatos con infecciones recurrentes deben realizarse pruebas de leucemia
felina e inmunodeficiencia.
Diagnóstico por imagen
Las técnicas de imagen no aportan una información
especialmente importante en cuanto al diagnóstico y
tratamiento de las ITU simples. Sin embargo, resultan
imprescindibles cuando la respuesta al tratamiento no
es la adecuada o en caso de recidivas.
TRATAMIENTO
Es evidente que el tratamiento de una ITU está basado en la administración de antibióticos. En casos no
complicados (aquellos casos en los que el paciente no
presenta anormalidades estructurales, neurológicas o
funcionales) el tratamiento se administra durante 10-14
días, debiéndose apreciar una mejoría tanto en el cuadro clínico como en el urianálisis en las primeras 48-72
horas. En casos complicados (aquéllos asociados a un
defecto en los mecanismos defensivos del hospedador)
el tratamiento se administra durante 4-6 semanas.
Aunque la selección del antibiótico debería estar
basada en los resultados del antibiograma, en casos no
Figura 3. Cistocentesis. Una vez localizada e inmovilizada la vejiga con una mano, con la otra se introduce una aguja fina (0,6x25 mm) conectada a una jeringuilla. Si no se identifica la vejiga mediante
palpación abdominal, puede recurrirse a la ecografía y realizar una punción ecoguiada.
posible es importante la cuantificación del resultado del
cultivo, ya que, aunque la presencia de bacterias en una
orina obtenida por cistocentesis se considera anormal,
las muestras obtenidas por sondaje o durante la micción
normalmente presentan contaminación por la flora residente. Se considera significativa la presencia de más de
1.000 ufc/ml en muestras obtenidas por cistocentesis,
de más de 10.000 ufc/ml si la muestra se ha obtenido
por sondaje o de más de 100.000 ufc/ml si la muestra
se obtiene durante la micción natural [7, 13-15].
Una vez identificado el patógeno es aconsejable la
realización de un antibiograma. Generalmente, se emplea una placa con agar Mueller-Hinton en la que se
inocula una suspensión del patógeno obtenido en el
cultivo. Se añade una serie de discos de papel impregnados con distintos antibióticos y se incuba durante 18-24
horas a 38 ºC, evaluándose posteriormente la inhibición
de crecimiento bacteriano que rodea cada disco.
5
complicados ni recidivantes, puede realizarse un tratamiento empírico basado en la sensibilidad a los distintos
antibióticos de las bacterias aisladas con mayor frecuencia en casos de ITU. La mayoría de cocos (Staphilococcus,
Enterococcus y Streptococcus) y bacilos en orina alcalina
(Proteus) son sensibles a la ampicilina, amoxicilina-clavulánico, cefalosporinas y sulfonamidas potenciadas.
Sin embargo, la sensibilidad de los bacilos en una orina de pH ácido o neutro (E. coli, Klebsiella, Enterobacter,
Pseudomonas) es mucho menos predecible [15]. Si se
desconoce cual es la bacteria causante de la ITU, el tratamiento puede basarse en los resultados de la tinción
de Gram: amoxicilina-ácido clavulánico para bacterias
gram positivas y una fluoroquinolona para gram negativas. Estos antibióticos, junto a las cefalosporinas de
primera o segunda generación son los más efectivos en
el manejo de las ITU.
En condiciones ideales, la selección del antibiótico
debe estar basada en la concentración inhibitoria mínima (CIM) (que es la concentración mínima de un
determinado antibiótico que inhibe el crecimiento
bacteriano) y en la CIM límite o “breakpoint” que es
un valor arbitrario establecido por distintos organismos
que indica la concentración de un antibiótico a la que se
inhibe el crecimiento de la mayoría de aislamientos de
un patógeno concreto. Cuanto mayor sea la diferencia
Tabla 4
DOSIS, CONCENTRACIÓN URINARIAY CIM LÍMITE DE ALGUNOS ANTIBIÓTICOS EMPLEADOS
EN ELTRATAMIENTO DE LAS ITU
Analítica sanguínea
Generalmente los animales con ITU inferior no presentan alteraciones en los parámetros hematológicos y
bioquímicos rutinarios. En individuos con afecciones
del tracto superior puede encontrarse leucocitosis con
desviación izquierda, así como azotemia si ambos riñones están afectados.
Antibiótico
Dosis (mg/kg)
Amikacina
Amoxicilina
Ampicilina
Cefalexina
5 bid
11 tid
26 tid
20 bid
Vía de
administración
SC
PO
PO
PO
Cefovecina
8 mg
SC
Cloranfenicol
Enrofloxacina
Gentamicina
Tetraciclina
Trimetoprim-sulfadiazina
Tobramicina
30 tid
2,5-5 bid
6 sid
20 tid
10 bid
1-2 tid
PO
PO
SC
PO
PO
SC
Sid: una vez al día; bid: dos veces al día; tid: tres veces al día.
Start
Previous
Next
Concentración media
en orina ± DS (μg/ml)
342 ± 143
202 ± 93
309 ± 55
500
2,9 (14 días después en perro)
0,7 (14 días después en gato)
124 ± 40
40 ± 10
107 ± 33
138 ± 65
55 ± 19
66 ± 39
CIM límite (μg/ml)
85
50
77
125
31
10-12
27
35
62
6
ENFERMEDADES RENALES
TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO
7
Tabla 5
entre la CIM y el “breakpoint” mayor será la eficacia del
antibiótico (tabla 4). Se recomienda que el antibiótico
alcance una concentración en la zona de la infección
cuatro veces superior a su CIM [7, 16]. Es importante recordar que en los antibiogramas basados en el
método de difusión de discos, las concentraciones de
antibióticos en los discos están basadas en las concentraciones séricas de cada droga. Por lo tanto, es posible
que un antibiótico resistente o poco sensible según el
antibiograma sea efectivo en el tratamiento de una ITU
si se excreta en altas concentraciones en orina. Para
evitar el desarrollo de resistencias debe evitarse la administración indiscriminada de antibióticos si no se ha
demostrado la existencia de un proceso infeccioso. Por
otra parte, es importante que el clínico reduzca al máximo aquellas acciones que favorezcan el desarrollo de
ITU, como la realización de sondajes uretrales que no
sean estrictamente necesarios o la colocación de catéteres uretrales durante periodos de tiempo prolongado,
especialmente si emplean sistemas abiertos.
Las ITU causadas por Mycoplasmas spp. son poco frecuentes y se ha descrito que pueden responder al tratamiento con tilosina o tetraciclinas [15]. En cuanto a las
infecciones fúngicas, en ocasiones el tratamiento de la
causa subyacente conduce a la curación [17]. También
CAUSAS DE FRACASO EN EL MANEJO DE LAS
INFECCIONES URINARIAS
una tendencia a cambiar de antibiótico o a añadir otro
al tratamiento inicial. Sin embargo, hay que tener en
cuenta que existen múltiples factores que pueden ser
causa de una mala respuesta al tratamiento (tabla 5).
Por ello, el primer paso es confirmar la existencia de
un proceso infeccioso a través de un cultivo y establecer
un algoritmo diagnóstico adecuado según los resultados
(figura 4).
• Cultivo negativo. Este resultado indica que si
había una infección, ésta se ha erradicado. Por lo
tanto, si los signos clínicos persisten debe reconsiderarse el diagnóstico y buscar causas no infecciosas de
enfermedad del tracto urinario.
• Aislamiento del patógeno inicial sensible al
tratamiento administrado. Este resultado indica que el antibiótico no está alcanzando el lugar de
la infección. Por ello, hay que comprobar que se ha
prescrito el antibiótico adecuado, que la posología es
la correcta, que el propietario sigue la pauta de tratamiento y que el animal realmente ingiere el medicamento. Por otra parte, deben excluirse problemas
relacionados con una mala absorción intestinal del
fármaco o el uso de un antibiótico en malas condiciones.
• Aislamiento del patógeno inicial resistente
al tratamiento. En estos casos hay que seleccionar
un nuevo antibiótico en función de los resultados
del antibiograma y administrarlo a dosis altas dentro
del rango terapéutico y durante periodos de tiempo
prolongados. Algunos estudios han mostrado que el
desarrollo de resistencias a determinados antibióticos está relacionado con un aumento en la prescripción de dichos antibióticos. Por este motivo, se ha
sugerido que en casos de resistencias se suspenda
el antibiótico en cuestión, al objeto de evaluar si la
resistencia disminuye o las bacterias se hacen más
sensibles a otros antibióticos. Aunque este método
ha demostrado ser efectivo en algunos casos, es fundamental analizar adecuadamente los riesgos que
representa dejar a un animal con una infección sin
tratamiento [13].
• Aislamiento de una bacteria distinta a la del
cultivo inicial. Esta situación indica que el tratamiento administrado fue efectivo frente a la bacteria
inicial, pero que ha favorecido el desarrollo de una
Principales causas de falta de respuesta a la
administración de antibióticos
1. Administración de antibióticos en un proceso no
infeccioso pero con signos clínicos similares a los
de una ITU.
2. Administración incorrecta del medicamento.
• Falta de cumplimento por parte del propietario.
• El paciente no ingiere o vomita el antibiótico.
• El fármaco esta caducado o prescrito a dosis no adecuadas.
• Alteración del metabolismo normal del fármaco.
3. Resistencia bacteriana.
4. Sobreinfección.
• Falta de reconocimiento de la existencia de causas predisponentes .
puede intentarse alcalinizar la orina o el empleo de antifúngicos (fluconazol, clotrimazol, anfotericina B).
Fracaso en el tratamiento
La mayoría de casos en los que se diagnostican “infecciones resistentes”, en realidad son casos en los que existe
una enfermedad no infecciosa del tracto urinario, que
no ha sido diagnosticada [13]. En estas situaciones hay
Figura 4. Algoritmo diagnóstico.
Signos clínicos persistentes tras la administración de antibióticos
UROCULTIVO
NEGATIVO
POSITIVO
Reconsiderar el diagnóstico
PATÓGENO INICIAL
NUEVO PATÓGENO
SENSIBLE
RESISTENTE
Investigar problemas relacionados
con la administración del antibiótico
Nuevo antibiótico
Restaurar los mecanismos defensivos
Suspender el antibiótico
Restaurar los mecanismos defensivos
Start
Previous
infección con un nuevo patógeno resistente a ese antibiótico (sobreinfección). Estas situaciones se asocian
normalmente con la colocación de catéteres uretrales
durante periodos prolongados, uretrostomías antepúbicas o colocación de tubos de cistotomía. En estos
casos hay que suspender la administración de antibiótico, porque facilita la aparición de resistencias, y
se debe intentar eliminar la causa de la sobreinfección
y restaurar el sistema inmune del paciente. Además
pueden utilizarse antisépticos tópicos (Tris-EDTA)
o sistémicos (metenamina) [18]. Si existe riesgo de
infección sistémica se administran antibióticos de
acuerdo al resultado del antibiograma.
RECIDIVASY REINFECCIONES
Una recaída es una infección recurrente causada por el
mismo microorganismo responsable de la ITU inicial.
Aunque generalmente se presentan poco después de finalizado el tratamiento, en ocasiones pueden pasar varios
meses entre la infección inicial y la recaída [19]. Por otra
parte, se habla de reinfección cuando la nueva infección
está causada por un patógeno distinto al inicial. Diferenciar una recaída de una reinfección es muy difícil cuando los dos episodios de ITU están provocados por cepas
distintas de una misma bacteria como ocurre frecuentemente con E. coli. En estos casos ni siquiera los resultados
del antibiograma permiten clasificar con exactitud si se
trata de una recaída o de una reinfección [19].
Una recaída implica que la infección no se eliminó
completamente. Muchas veces esto es debido a que se
utilizó un antibiótico a una dosis inadecuada o a que el
medicamento no alcanzó concentraciones adecuadas en
el lugar de la infección debido a que la bacteria encontró
un nicho profundo que le permitió escapar a su acción,
como ocurre en las prostatitis crónicas en machos no
castrados (véase capítulo 18) o en casos de urolitos de
estruvita (véase capítulo 19). Las recaídas deben considerarse como infecciones complicadas y tratarse como
tales. Sin embargo, en ocasiones es muy difícil alcanzar
el nicho bacteriano (pielonefritis crónicas, nefrolitos) y
el pronóstico de estos casos es reservado [18].
En general, las reinfecciones se deben a la existencia
de causas predisponentes que no han sido eliminadas.
En estos casos el tratamiento debe basarse en los resultados del antibiograma y en la medida de lo posible