Download Tema 1. La teoría de las Relaciones Internacionales

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 1.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La teoría de las Relaciones Internacionales (RR.II.) ................................. 6
1.1 Origen y desarrollo, surgimiento y evolución de las RR.II. El nacimiento de un
término moderno y su consolidación académica. ..............................................................6
1.2
El aprendizaje de las RR.II.: una aproximación crítica ............................................. 10
Tema 2.
2.1
Algunos conceptos básicos para comprender las RR.II. ......................... 14
Elementos estructurales de la Sociedad Internacional (SI) ..................................... 14
2.1.1
2.1.2
2.1.3
2.1.4
2.2
El individuo en la SI ......................................................................................................... 16
La realidad de los pueblos en la SI .................................................................................. 18
La relevancia de la nación en la SI .................................................................................. 19
El papel de los Estados en la SI ....................................................................................... 21
Algunos componentes reconfiguradores de la SI ................................................... 23
2.2.1
Fronteras y Geopolítica .................................................................................................. 23
2.2.2
Conceptos de la SI y su evolución: lo internacional; lo interestatal; lo
intergubernamental; lo supranacional; lo transnacional. .............................................................. 27
2.2.2.1.
Lo internacional .............................................................................................................. 27
2.2.2.2.
Lo interestatal ................................................................................................................. 28
2.2.2.3.
Lo intergubernamental ................................................................................................... 29
2.2.2.4.
Lo supranacional ............................................................................................................. 29
2.2.2.5.
Lo transnacional.............................................................................................................. 30
Tema 3.
3.1
La SI como concepto y realidad ............................................................ 31
Conceptos de la SI ................................................................................................ 31
3.1.1
3.1.2
3.1.3
3.2
Individualista (Estado y SI) .............................................................................................. 32
Holista (Comunidad Internacional) ................................................................................. 32
Dinámico (Sistema Internacional) ................................................................................... 32
La organización de la SI......................................................................................... 34
3.2.1
Una perspectiva "internacional" ..................................................................................... 34
3.2.2
Síntesis de una evolución histórica: el "Sistema europeo de Estados"; los "Proyectos de
Paz Perpetua"; el "Concierto de las Naciones" ............................................................................... 34
3.2.2.1.
El sistema europeo de Estados ....................................................................................... 35
3.2.2.2.
Los proyectos de paz perpetua ....................................................................................... 36
3.2.2.3.
El concierto de las naciones ............................................................................................ 37
Tema 4.
Los debates teóricos de las RR.II ........................................................... 39
4.1 Las tres tradiciones del pensamiento internacional: realismo, racionalismo y
revolucionarismo ........................................................................................................... 39
4.2
Los debates de la teoría de las RR.II. ..................................................................... 41
Tema 5.
5.1
Idealismo y realismo en la teoría de las RR.II. ....................................... 45
Idealismo ............................................................................................................. 45
5.1.1
5.1.2
5.1.3
5.2
Idealismo y pacifismo ..................................................................................................... 45
Qué es el idealismo en las RR.II. ..................................................................................... 45
Características del idealismo internacional .................................................................... 46
Realismo clásico ................................................................................................... 47
5.2.1
5.2.2
5.2.3
Tema 6.
El realismo clásico del siglo XX y los totalitarismos ........................................................ 47
Aportaciones principales del realismo internacional clásico .......................................... 48
Características del realismo internacional clásico .......................................................... 49
Sociología e Historia en las RR.II. .......................................................... 51
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 1 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
6.1
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Contexto histórico y político de una época ............................................................ 51
6.2
El cientifismo en las RR.II. ..................................................................................... 52
6.2.1
métodos
6.2.2
6.2.3
6.2.4
6.2.5
6.2.6
6.2.7
6.3
El behaviorismo (metodología del funcionalismo) o empirismo conservador y sus
........................................................................................................................................ 53
Teoría estratégica del conflicto ...................................................................................... 54
Teoría de juegos o teoría racional del conflicto ............................................................. 55
Teoría del "linkage" (vinculación) ................................................................................... 56
Funcionalismo ................................................................................................................. 57
Teorías de la integración ................................................................................................ 59
Aplicaciones de la "Teoría de sistemas” ......................................................................... 61
Las Humanidades en las RR.II. ............................................................................... 62
6.3.1
6.3.2
Enfoques desde la Sociología y la Historia ...................................................................... 62
Perspectivas desde la Sociología y la Filosofía de la Historia.......................................... 63
Tema 7.
Las concepciones críticas del imperialismo: marxismo y teorías de la
dependencia........................................................................................................... 65
7.1
Concepto e ideologías del imperialismo ................................................................ 66
7.1.1
7.1.2
7.2
Imperialismo y colonialismo ........................................................................................... 67
Visiones marxistas del imperialismo ............................................................................... 69
Posiciones críticas frente al imperialismo .............................................................. 70
7.2.1
7.2.2
7.2.2.1.
7.2.2.2.
7.2.3
7.2.4
Tercer Mundo y tercermundismo................................................................................... 71
Teorías estructurales de la dependencia ........................................................................ 74
Teorías del centro-periferia y el intercambio desigual ................................................... 75
Perspectivas críticas sobre teorías de la modernización: el desarrollo del subdesarrollo .
........................................................................................................................................ 77
Teorías críticas del conflicto e Investigación para la Paz ................................................ 78
Teorías sistémicas y neomarxismo ................................................................................. 79
Tema 8.
Las concepciones transnacionales de las RR.II.: neoliberalismo y
neorrealismo .......................................................................................................... 81
8.1
Surgimiento de la realidad transnacional .............................................................. 81
8.1.1
8.1.2
8.1.3
8.2
Teorías de la interdependencia ...................................................................................... 82
Evolución del transnacionalismo: "regímenes internacionales" .................................... 83
La Gobernanza internacional .......................................................................................... 84
El neorrealismo .................................................................................................... 85
8.2.1
8.2.2
Tema 9.
Contexto histórico y político ........................................................................................... 86
Neorrealismo y neoliberalismo....................................................................................... 87
Teoría de las RR.II. en el contexto de la evolución de la SI ..................... 89
9.1
Evolución del neorrealismo: el neorrealismo estructural ....................................... 89
9.2
Seguridad y conflicto internacionales .................................................................... 89
9.3
Turbulencia internacional y "fin de la Historia" ..................................................... 91
9.3.1.
9.3.2.
Turbulencia internacional ................................................................................................... 91
El fin de la Historia .............................................................................................................. 92
Tema 10. Reflexividad crítica sobre los modelos dominantes de la sociedad y la
teoría internacionales............................................................................................. 94
10.1
Visiones desde la geopolítica: el tablero mundial ............................................... 94
10.2
Derecho y Ética en las RR.II. .............................................................................. 96
10.3
La reflexividad crítica en las RR.II. ...................................................................... 98
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 2 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 11. Reconfiguración del orden mundial a comienzos del siglo XX -y durante
todo el s. XX- ........................................................................................................ 103
11.1
Introducción y presentación de la visión panorámica de las RR.II. en el periodo de
transición de la hegemonía europea a la mundialización ............................................... 107
11.2
El continente europeo: la progresiva pérdida de protagonismo ........................ 108
11.2.1
11.2.2
11.2.3
11.3
Las relaciones entre Estados......................................................................................... 108
El apogeo europeo en el mundo (1870-1880) .............................................................. 109
La creación de bloques ................................................................................................. 110
El declive de Europa tras las Primera Guerra Mundial ...................................... 111
11.4
Los E.U.A: la superación de la doctrina Monroe de 1823 .................................. 111
11.4.1
11.4.2
11.4.3
11.5
Las condiciones políticas y económicas ........................................................................ 112
El diseño intelectual de una gran política exterior ....................................................... 112
La consagración de la emergencia de los EE.UU. como un gran actor internacional ... 113
El despertar de Asia: China y Japón como nuevos actores ................................ 113
11.5.1
11.5.2
11.5.3
11.6
China, presa de los imperios coloniales ........................................................................ 114
Japón, fortalecimiento y apertura al mundo ................................................................ 115
Otros actores regionales ............................................................................................... 115
El mundo árabe como singularización del orbe islámico ................................... 115
11.6.1
11.6.2
11.6.3
11.6.4
Palestina
El nacionalismo árabe en el norte de África: Marruecos, Argelia, Túnez y Libia .......... 116
El caso específico de Egipto .......................................................................................... 116
Oriente Próximo y el declive del Imperio otomano ...................................................... 116
La aparición del sionismo y la creación progresiva de un “Hogar Nacional Judío” en
...................................................................................................................................... 119
11.7
El continente africano: del reparto de África (Berlín, 1884-1885) al despertar de
nacionalismos africanos ............................................................................................... 120
11.7.1 La Conferencia de Berlín (1884-1885): antecedentes y resultados .............................. 120
11.7.2 Las grandes políticas coloniales en el continente africano: Francia, Gran Bretaña,
Alemania y Portugal ..................................................................................................................... 121
11.7.3 Las potencias menores: España e Italia ........................................................................ 124
11.7.4 El caso específico de África del Sur ............................................................................... 125
11.7.5 África subsahariana y la Primera Guerra Mundial: las consecuencias ......................... 125
Tema 12.
Imperialismo y colonización ............................................................... 127
12.1
Tendencias y fuerzas dominantes de la época .................................................. 127
12.2
La sociedad del siglo XIX: estructura y problemas sociales ................................ 129
12.2.1
12.2.1.1.
12.2.1.2.
12.2.1.3.
12.2.2
12.3.2.1.
12.3.2.2.
12.3.2.3.
12.2.3
12.2.4
12.2.5
12.3
12.4
Proletariado y movimiento obrero ............................................................................... 130
La clase obrera en Gran Bretaña .................................................................................. 131
La clase obrera en Francia ............................................................................................ 132
La clase obrera en Alemania ......................................................................................... 133
Las burguesías............................................................................................................... 134
La burguesía inglesa ...................................................................................................... 134
La burguesía francesa ................................................................................................... 135
La burguesía alemana ................................................................................................... 135
La aristocracia europea................................................................................................. 135
El campesinado ............................................................................................................. 136
Estructuras sociales en otras áreas geográficas ........................................................... 137
El gran imperialismo o el delirio del imperialismo europeo .............................. 137
Europa y la política militar nacionalista: los sistemas bismarckianos................. 140
12.4.1
12.4.2
Primer sistema bismarckiano (1872-1878) ................................................................... 141
Segundo sistema bismarckiano (1879-1887) ................................................................ 142
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 3 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
12.4.3
12.4.4
Tema 13.
13.1
La Primera Guerra Mundial y los tratados de paz ............................... 145
La Primera Guerra Mundial ............................................................................. 145
Caracterización y etiología ............................................................................................ 145
La situación política prebélica ...................................................................................... 146
Estallido de la guerra .................................................................................................... 149
Rasgos distintivos de la Gran Guerra ............................................................................ 150
Las fases de la guerra .................................................................................................... 151
Guerra de movimientos (1914) .................................................................................... 151
Guerra de trincheras o de posiciones (1915-16) .......................................................... 151
La contraofensiva: 1917, el año clave ........................................................................... 153
El desenlace (1918) ....................................................................................................... 153
Consecuencias inmediatas de la Gran Guerra ................................................... 154
13.2.1
13.2.2
13.2.3
13.2.4
13.2.5
13.2.6
13.3
CURSO 2011 / 2012
Tercer sistema bismarckiano (1887-1890) ................................................................... 142
La política de Bismarck en el debate historiográfico .................................................... 143
13.1.1
13.1.2
13.1.3
13.1.4
13.1.5
13.1.5.1.
13.1.5.2.
13.1.5.3.
13.1.5.4.
13.2
1ª prueba presencial
Demográficas ................................................................................................................ 154
Económicas ................................................................................................................... 155
Políticas ......................................................................................................................... 155
Sociales ......................................................................................................................... 155
Ideológicas .................................................................................................................... 156
Las indemnizaciones de la Gran Guerra ....................................................................... 156
La Conferencia de París de 1919 y los Tratados de paz...................................... 156
13.3.1
13.3.2
de 1920)
13.3.3
13.3.4
13.3.5
Tratado de Versalles (28 de junio de 1919) .................................................................. 158
Tratado de Saint-Germain (10 de noviembre de 1919) y Tratado de Trianon (4 de junio
...................................................................................................................................... 160
Tratado de Sèvres (10 de agosto de 1920) ................................................................... 161
Tratado de Neuilly (27 de noviembre de 1919) ............................................................ 162
Tratado de Brest-Litovsk (3 de marzo de 1918)............................................................ 162
13.4
Significado de los Acuerdos de París ................................................................ 163
13.5
La revolución soviética .................................................................................... 164
13.5.1
13.5.2
13.5.3
13.5.3.1.
13.5.3.2.
13.5.3.3.
13.5.3.4.
Contexto sociopolítico de la Rusia zarista .................................................................... 164
El ensayo de 1905 ......................................................................................................... 167
Fases de la Revolución .................................................................................................. 171
Fase de la revolución liberal inicial (1906 - ene 1917) .................................................. 171
El interludio moderado socialista (feb 1917 - oct 1917) ............................................... 174
La revolución bolchevique (oct. 1917 - 1990)............................................................... 175
La guerra civil rusa (1818-1921) y el surgimiento de la URSS (1922) ........................... 181
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 4 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Bibliografía y webgrafía consultada
1.
GOMEZ PICAZO, Paloma: ¿Qué es esa cosa llamada Relaciones Internacionales.?: tres lecciones de
autodeterminación y algunas consideraciones indeterministas. Marcial Pons librero editor. Madrid, 2000. 244 p. ISBN:
9788472488076.
2.
GOMEZ PICAZO, Paloma: Teoría breve de Relaciones Internacionales. Editorial Tecnos. Madrid, 2009. 3ª edición.
272 p. ISBN: 9788430948369.
3.
GOMEZ PICAZO, Paloma: Las Relaciones Internacionales en el siglo XX: la contienda teórica. Editorial UNED.
Madrid, 2003. 364 p. ISBN: 9788436237139.
4.
GOMEZ PICAZO, Paloma et al.: La Sociedad Internacional en el cambio de siglo (1885-1919). Editorial UNED.
Madrid, 2003. 204 p. ISBN: 9788436247671.
5.
PEREIRA CASTAÑARES, Juan Carlos et al.: Historia de las relaciones internacionales contemporáneas. Editorial Ariel
Ciencia Política. Barcelona, 2009. 2º edición actualizada. ISBN: 9788434418356. 733 p.
6.
BARBÉ IZUEL, Esther: Relaciones Internacionales. Editorial Tecnos. Madrid, 2007. 3ª edición. 416 p. ISBN:
9788430945535.
7.
FIGES, Orlando: La revolución rusa (1881-1924): la tragedia de un pueblo. Edhasa Editorial, Barcelona, 2006. 2ª
reimpresión. 989 p. ISBN: 9788435026147.
8.
http://www.historiasiglo20.org/. Web de Juan Carlos Ocaña, Doctor en Historia Moderna y Contemporánea por la
Universidad Autónoma de Madrid
9.
http://www.claseshistoria.com/ Web de Jorge Juan Lozano Cámara, profesor de Historia en un IES de Granada
10. http://www.upf.edu/materials/fhuma/hcu/es/index.html. Web de la asignatura Historia Contemporánea del Grado en
Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona
Abreviaturas utilizadas:
RR.II.
Relaciones Internacionales
SI
Sociedad Internacional
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 5 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 1.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La teoría de las Relaciones Internacionales (RR.II.)
HAY QUE LEERLO PERO NO ES MATERIA DE EXAMEN
1.1
Origen y desarrollo, surgimiento y evolución de las RR.II. El nacimiento de un término
moderno y su consolidación académica.
El Estado y la sociedad bien pueden ilustrar la naturaleza dinámica de las RR.II. La realidad internacional es una
parcela de la realidad política que concierne a lo que denominamos Sociedad internacionaI (SI) o sistema
internacional o comunidad internacional, la cual es el escenario en el que las RR.II. se producen, como
interacciones estructurales y funcionales de los actores. La Primera Guerra Mundial evidenció que, recién estrenado
el s. XX, las RR.II. iban a tener un carácter nuevo, adaptado a los tiempos, a su “espíritu”. Las RR.II. como materia
académica impartida en la universidad surgieron a partir de esta guerra.
Las RR.II. existen desde el origen de la historia. Surgen en la lejana Mesopotamia, por ejemplo, cuando los viejos
reinos o imperios se relacionaban, contendían y negociaban entre sí, tanto la guerra como la paz, tanto los acuerdos
comerciales como las declaraciones bélicas.
El nacimiento de las RR.II. como disciplina va ligado a la preocupación por la existencia de conflictos bélicos entre
Estados, preocupación que en el siglo XX alcanza un nivel muy elevado tras la experiencia de las dos guerras
mundiales y la aparición del armamento nuclear. Un impacto especialmente duro fue el coste en vidas humanas de
la 2ª Guerra Mundial: 51 millones de personas fallecieron en la contienda.
Antes de 1914, el fenómeno de la guerra había sido tratado por filósofos, historiadores, juristas, estadistas y
diplomáticos (i.e. ROUSSEAU, HOBBES, BULL, BENTHAM, MORO, MAQUIAVELO, etc.). Sin embargo, la aportación de estos
pensadores no constituye un conjunto sistemático de conocimientos; no existe un planteamiento científico. Se puede
decir que la teoría de las RR.II. es nueva, en palabras del historiador estadounidense Bruce HOFFMANN (1954- ), la
podemos definir como:
“Estudio sistemático de fenómenos observables que intenta descubrir las variables principales, explicar el
comportamiento y revelar los tipos característicos de relaciones entre unidades internacionales”.
En el ámbito de las RR.II. es una estrategia recurrente tornar la mirada al pasado para alumbrar respuestas a los
desafíos del presente. Daniel COLARD hace hincapié en la génesis y semántica del término internacional. Éste, en su
sentido literal “entre las naciones”, fue una noción acuñada por el filósofo y jurista
británico Jeremy BENTHAM (1748-1832) a finales del s. XVIII. David HUME, en 1954,
había enfocado el camino hablando del concepto mecanicista de “equilibrio de
poder”. Ambos ejemplos nos sitúan en el curso de una realidad social y un patrón
de conocimientos occidentales.
En su naturaleza y en su génesis, las RR.II. –como realidad social y como
disciplina científica- corporeizan una parte muy significativa de la experiencia
histórica de la civilización occidental. En la medida en que Occidente ha
desempeñado un papel hegemónico en el mundo en la trayectoria de su
modernidad, su sistema o sistemas de relaciones sociales internacionales y sus
mecanismos intelectuales para hacerlo inteligible y legitimario, traducen esa
posición privilegiada. Sin embargo, la matriz occidental desde la que se ha ido
Jeremy BENTHAM
configurando históricamente la SI, manifiesta en la universalización de alguna de
sus creaciones como el capitalismo o el Estado-Nación o el estatocentrismo dominante, debe ser prudentemente
relativizada. Según la profesora de RR.II. Esther BARBÉ (1955- ) la SI de nuestros días, caracterizada por su
interdependencia, heterogeneidad y complejidad es aceptada de manera general en tanto que organizadora, pero
no en tanto que transmisora de valores dentro de un marco cultural dominante.
Para Alfred ZIMMERN, la configuración de la SI actual, mediando un trágico ciclo de guerras mundiales, fue el
resultado del tránsito desde un mundo determinado por las relaciones entre Estados hacia un mundo basado en las
relaciones entre los pueblos. Surge así la idea de “relaciones transnacionales”, que se establecen a través de
las fronteras y que están determinadas por colectivos, por organizaciones no explícitamente vinculadas a una
entidad política. Hay dos argumentos esenciales en la noción de las RR.II. contemporáneas:
a) La pluralidad de actores: desde grupos de individuos, fuerzas transnacionales hasta Estados
b) La superación del cliché espacial de las relaciones interestáticas
En tanto que disciplina científica, la aproximación intelectual a una realidad social tan multidimensional y compleja
ha dado lugar a una extraordinaria heterogeneidad terminológica y conceptual en virtud de los diferentes contextos
históricos, la pluralidad en las tradiciones culturales o las distintas estrategias en la configuración en el campo de
estudio. Las RR.II., lejos de ser un término aceptado unánimemente por la comunidad académica ha convivido y
competido a lo largo del s. XX con otros conceptos y términos como “estudios internacionales”, “política
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 6 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
internacional” y “política mundial”, entre otros. La confusión y heterogeneidad es mayúscula a la hora de consensuar
la terminología entre diferentes comunidades científicas, y no sólo por barreras idiomáticas.
Como conjunto sistemático de conocimientos, la consideración de las RR.II. se inicia en los Estados Unidos y Gran
Bretaña, a partir de la Primera Guerra Mundial y con la creación de la Sociedad de Naciones. La necesidad de
individualizar el estudio de las RR.II., de interpretar científicamente los fenómenos de la vida internacional y de
elaborar una teoría de la SI, será debida a factores como:
a) Los cambios estructurales en la SI a consecuencia del desarrollo tecnológico e industrial
b) La influencia creciente que ejercen los movimientos sociales y políticos en las RR.II.
c) La heterogeneidad de la SI a partir de la revolución bolchevique
d) Los horrores de la guerra y el deseo de instaurar un orden de paz y seguridad
e) La responsabilidad que asumen las grandes potencias sobre este nuevo mundo complejo y cambiante
f) La preocupación científica, de la mano del positivismo y del marxismo, por la elaboración de una teoría
científica de relaciones sociales en el marco de las ciencias sociales (Steve SMITH).
El término world politics (política mundial), vinculado desde los años 60 a la concepción globalista de las RR.II. en
el terreno de la teoría, ha adquirido con el paso del tiempo nuevos contenidos, análogos a lo que en el viejo
continente se considera historia de las RR.II. Otro ejemplo ilustrativo puede constatarse en el sistema de
catalogación por materias en las bibliotecas de ciencias sociales, emulando el modelo de la Biblioteca del Congreso
de Washington, a tenor de la cual se pueden distinguir diversos descriptores:
a) Word politics: se incluyen los estudios de Historia, política general y narraciones históricas de
relaciones entre Estados.
b) International relations (RR.II.): figuran los trabajos teóricos
c) Foreing policy (política exterior): destinado a las publicaciones sobre política exterior de un Estado
Siguiendo a Celestino DEL ARENAL, con la denominación de RR.II. como disciplina-marco se abarca:
“El conjunto de relaciones sociales que configuran la SI, tanto las de carácter político como las no políticas,
sean económicas, culturales, humanitarias, religiosas, etc., tanto las que se producen entre los Estados
como las que tienen lugar entre otros actores de la SI y entre estos y los Estados. De esta forma puede
decirse que las RR.II. son la ciencia que se ocupa de la SI”.
Una disciplina matriz que ha ido adquiriendo autonomía científica respecto a otras ciencias sociales y una de cuyas
señas de identidad es su carácter transdisciplinar, hasta el punto de convertirse en un elemento central de su
definición si atendemos a las palabras de Quincy WRIGHT, al estimarla “al mismo tiempo una historia, una ciencia,
una filosofía y un arte”.
Siendo la Historia una vía de conocimiento indispensable en una disciplina joven y autónoma en el panorama
académico de la última mitad de siglo, la valoración del papel y el lugar de la historia difícilmente se puede realizar
con rigor sin contemplar en su conjunto el decurso histórico de los saberes sobre la realidad internacional. Entendida
“la ciencia de la SI” como marco general del conocimiento en el que se insertan las disciplinas científicas que
históricamente se han ocupado de forma explícita de las RR.II., Celestino DE ARENAL argumenta que:
“El Derecho Internacional es históricamente la primera disciplina que merece el calificativo de ciencia de la
SI, seguida posteriormente de la Historia diplomática y de la diplomacia, si bien el s. XX perderán tal
sentido y alcance ante el desarrollo de una nueva disciplina, las RR.II., que se presenta como la ciencia de la
SI de nuestros días”.
Así pues es pertinente la advertencia de Fred HALLADAY en torno al desarrollo de las RR.II. como disciplina a partir
de tres círculos concéntricos:
a) La discusión dentro de la propia disciplina
b) El impacto de los acontecimientos en el mundo
c) La influencia de las nuevas ideas provenientes de otras ciencias sociales
El privilegiado punto de mira desde el que la Historia diplomática y el Derecho Internacional observaban y
conformaban una determinada visión de la realidad internacional hasta bien avanzado el s. XX fue dejando paso a
un nuevo orden intelectual. Un nuevo orden en el conocimiento del medio internacional, propugnado ya en 1919 por
David Playfair HEATLEY (1868-1944) en su obra Diplomacy and the Study of International Relations, que traducía la
inquietud en círculos académicos y políticos por comprender y actuar sobre una realidad internacional en
transformación. La emergencia de nuevos fenómenos había de conllevar necesariamente la creación de inéditos
instrumentos y métodos de análisis. Efectivamente, el ciclo de guerras mundiales en el trascurso del cual se fue
cimentando y configurando la SI actual, deparó una revolución de similar magnitud en el orden intelectual en su
comprensión y su construcción. A su vez, la emergencia de las RR.II. como disciplina científica autónoma no es sino
el reflejo de un proceso más amplio en el marco del conocimiento en torno al hombre como sujeto social, el tránsito
del siglo de la historia al siglo de las ciencias sociales.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 7 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El ascendiente anglosajón en la concepción y el desarrollo de la SI en aquel momento histórico se dejaría sentir en
el origen y consolidación de las RR.II. como nueva disciplina
científica. El inédito panorama académico fue, en palabras del
profesor de ciencias políticas noruego Torbjørn Lindstrøm
KNUTSEN (1952- ), un fenómeno atlántico incubado en el seno de
los ideales ilustrados de la tradición atlántica e impulsado por el
espíritu wilsoniano a la luz del cual se emprendió la construcción
de la paz tras la Primera Guerra Mundial. La nueva disciplina
canalizaba desde el ámbito académico el compromiso por evitar
el drama de una nueva contienda y la construcción de un marco
de convivencia internacional que garantizase la paz a partir de los
cimientos ideológicos del liberalismo.
Las raíces anglosajonas, y más explícitamente americanas, de la
nueva disciplina se explican a su vez por el menor arraigo de la
Historia y del Derecho en el estudio de la realidad internacional y
Torbjørn Lindstrøm KNUTSEN
la emergencia de la ciencia política que ya había alcanzado cierta
autonomía universitaria y que estaría estrechamente vinculada al
mundo de la política. El papel hegemónico que la ciencia política asumió en las universidades norteamericanas
determinará no sólo la forma en que los especialistas norteamericanos orientarán las RR.II. sino también la propia
evolución de la disciplina. Un liderazgo cultural estimulado el impulsado por el lugar central que habrían de ocupar
los EE.UU. en las RR.II. en el curso del siglo XX.
El liderazgo internacional de Gran Bretaña, en claro declive en el ciclo de guerras mundiales, no sólo fructificó en la
construcción de la paz, especialmente tras la Primera Guerra Mundial, sino en sus iniciativas culturales para
comprender y actuar sobre la realidad internacional. Si bien la conformación de las RR.II. como ciencia política
emergía con cierto retraso respecto a EE.UU. en los estudios internacionales –a raíz de su propia tradición científica
y académica y ante el protagonismo de la Historia, la Sociología y el Derecho-, los medios intelectuales británicos
participaron muy activamente en la consolidación de la nueva ciencia y en el primer gran debate –idealismo versus
realismo- que transitó al socaire de la propia evolución del sistema internacional de Versalles y que determinaría los
itinerarios de la nueve disciplina tras la 2ª Guerra Mundial por la senda del realismo.
Fue en esta atmósfera en la que surgieron las primeras iniciativas académicas para promover una educación, unas
corrientes de opinión y rigurosos estudios para promover la paz y analizar en su globalidad las RR.II. New York y
Londres serían los escenarios de los primeros centros de investigación en RR.II., creados en 1919 y de los que
emanarían prestigiosas revistas. En los campus universitarios aflorarían las primeras cátedras.
En el continente, donde también había arraigado la literatura y el pensamiento pacifista tanto de cuño liberal como
de marxista, el creciente interés por los asuntos internacionales transitó dentro de los confines tradicionales del
Derecho, la Sociología, la Historia y la Geografía. En consecuencia, el predominio académico del Derecho
Internacional y de la Historia Diplomática determinó la mayor parte de los análisis e interpretaciones de la realidad
internacional, obstaculizando y aplazando la consolidación de las RR.II. como disciplina autónoma, cimentada en la
ciencia política. Aún con diferencias notables en cada comunidad nacional, el resultado ha sido, en opinión de
Celestino del arenal, de “escaso desarrollo de las RR.II. como disciplina científica” en un panorama académico en el
que concurren y compiten no sólo los saberes tradicionales –el Derecho y la Historia- sino también la Sociología.
Tras la consolidación de las RR.II. como disciplina científica tras la 2ª Guerra Mundial, expresión a su vez de la
eclosión de las ciencias sociales en el mundo occidental, los sucesivos debates y paradigmas ilustran los esfuerzos
de adaptación y de comprensión de la cambiante realidad social internacional. Los grandes debates desde el
idealismo-realismo, del período de entreguerras, a la controversia tradicionalismo-cientifismo de las décadas de los
50 y 60 y, por último, el debate interparadigmático de los años 80, transcurren, en opinión de Gustavo PALOMARES, al
hilo de las siguientes premisas:
“Si en anteriores momentos de la todavía corta Historia de las RR.II. como ciencia el objeto de debate
estuvo centrado en el campo de estudio, en el concepto o la metodología más adecuada para el análisis de
los fenómenos internacionales, desde finales de los años 70 es la cuestión relativa al modelo o diferentes
modelos de las RR.II. la que está en el centro del debate teórico que caracteriza esta ciencia”.
El modelo de aproximación a las RR.II., como centro de gravedad del debate interparadigmático, ha sido objeto de
una amplia y renovada literatura especializada. Atentas a la noción de paradigma, han fructificado numerosas
interpretaciones y conceptualizaciones sobre la naturaleza, los rasgos y las coordenadas temporales en que han
surgido y se han desenvuelto. Atendiendo a criterios esenciales como la visión del mundo propia de un enfoque,
desde los años 80 los actores básicos y la delimitación del objeto de estudio se han cimentado en un cierto
consenso al diferenciar los paradigmas concurrentes en la disciplina, que según el profesor de RR.II. de la
Universidad del País Vasco Kepa SODUPE COURCUERA son:
a) El estatocéntrico
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 8 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
b) El globalista
c) El estructuralista
El debate interparadigmático lejos de ilustrar una fase precientífica en la disciplina expresa la existencia de un
paradigma, en su momento respaldado abrumadoramente por la comunidad académica, que ha comenzado a ser
cuestionado por visiones alternativas del mundo.
a) El paradigma estatocéntrico ha sido el modelo hegemónico en
el estudio de las RR.II. y se ha erigido en el patrón dominante en la
nueva disciplina. En opinión de algunos autores, inherente al
surgimiento del sistema internacional de Estados, fue la aparición de
una tradición de reflexión innovadora desde Europa sobre el
comportamiento de los Estados y las RR.II. En el seno de la
tradición de pensamiento hobbesiano, el realismo fue sin duda el
enfoque más ortodoxo, imprimiendo su sello y su visión del mundo
tras la 2ª Guerra Mundial. Portador de una visión eminentemente
conflictiva de las RR.II., asociada al fracaso del sistema
internacional de Versalles1 y el mundo de la Guerra Fría,
depositan en el Estado el protagonismo en las RR.II. en el mundo en
el que prevalece el “estado de la naturaleza”. El estatocentrismo fue
Kepa SODUPE COURCUERA
el patrón en el que se fraguaron tanto el idealismo como el
behaviorismo. El primero de ellos, en los balbuceos iniciales de la disciplina, pretendía construir la paz
acabando con la anarquía del sistema internacional, vertebrándolo a partir de la analogía nacional. Cuanto
mayor fuera la semejanza de la realidad internacional con las realidades nacionales, cimentadas en este
caso sobre valores liberales, tanto mayor sería el orden y la armonía en las RR.II.
Por su lado, la revolución behaviorista no alteró el estatocentrismo dominante. Ésta supuso un desafío no
tanto a la visión del mundo predominante hasta entonces como a la concepción realista de lo que
constituía una verdadera teoría científica. La esencia del behaviorismo radicó en la aplicación de
procedimientos científicos al desarrollo del paradigma estatocéntrico.
b) El paradigma globalista aboga, desde una perspectiva occidental y liberal, por una visión sistémica del
mundo que desborda el estrecho marco de los Estados para desplazar su eje de gravedad a la SI. Desde
los años 70 se modelaron aproximaciones globales alternativas al estatocentrismo, desde las cuales se
pretendía afrontar la comprensión y el análisis de nuevos fenómenos e inéditos problemas internacionales
como la distensión, la proliferación de nuevos actores internacionales, los cambios económicos y
tecnológicos o la descolonización, a los cuales el realismo no ofrecía una interpretación adecuada. Desde
esta perspectiva, sin negar la validez del esquema estatocéntrico, la visión sistémica del
transnacionalismo considera inadecuada la reducción del sistema internacional a un sistema de Estados,
en el que actúan un heterogéneo elenco de actores y en el que se precisa estudiar un complejo haz de
interacciones.
c) El paradigma estructuralista es más crítico y antisistema en sus formulaciones. Se presenta como
heredero de los teóricos del imperialismo, en su mayoría marxistas. Una tradición del pensamiento que
desde el s. XIX ha suscitado una visión del pasado y del mundo alternativa al estatocentrismo. Si bien es
cierto que el estructuralismo surgió, en primera instancia, como una crítica a la teoría del desarrollo
vigente en Occidente, ha ido asumiendo desde sus múltiples formulaciones –la teoría de la dependencia,
el análisis centro-periferia o la teoría del sistema mundial- el carácter de un verdadero paradigma
alternativo. En su visión holística del mundo, la unidad de análisis es el sistema capitalista mundial,
reformulado por algunos de sus teóricos –como WALLERSTEIN- en términos de civilización capitalista, y su
objeto de estudio son: el conocimiento de la naturaleza y la evolución y las disfuncionalidades del sistema
capitalista mundial, en aras de la promoción de un sistema alternativo de convivencia internacional.
1
El Tratado de Versalles fue un tratado de paz firmado al final de la 1ª Guerra Mundial que oficialmente puso fin al estado de
guerra entre Alemania y los Países Aliados. Fue firmado el 28 de junio de 1919 en el Salón de los Espejos del Palacio de
Versalles, exactamente 5 años después del asesinato del archiduque Francisco Fernando, uno de los principales
acontecimientos que habían desencadenado la guerra. A pesar de que el armisticio fue firmado meses antes (11 de noviembre
de 1918) para poner fin a los combates en el campo de batalla, se necesitaron 6 meses de negociaciones en la Conferencia de
Paz de París para concluir el tratado de paz. El Tratado de Versalles entró en vigor el 10 de enero de 1920. Los países
participantes fueron los siguientes:
“Tratado de Versalles: Preámbulo
LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, EL IMPERIO BRITÁNICO, FRANCIA, ITALIA Y JAPON, estas naciones son consideradas en el
presente tratado como las Fuerzas Aliadas.
BÉLGICA, BOLIVIA, BRASIL, CHINA, CUBA, ECUADOR, GRECIA, GUATEMALA, HAITÍ, HONDURAS, LIBERIA, NICARAGUA, PANAMÁ,
PERÚ, POLONIA, PORTUGAL, RUMANIA, EL ESTADO SERBIO-CROATA, SIAM, CHECOSLOVAQUIA Y URUGUAY, son considerados como
estados asociados de las fuerzas aliadas.
ALEMANIA es considerada como la otra parte”.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 9 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El profesor Kalevi J. HOLSTI (1935- ) sostiene que las RR.II. se han desarrollado desde el s XVII hasta la década de
los 70 del siglo pasado en el marco de un único paradigma, el estatocéntrico. Éste abarcaba tanto las aportaciones
de la filosofía política anteriores al s. XX como las de las corrientes idealista, realista y behaviorista. El panorama
hasta los años 90 proyecta una imagen multiparadigmática en la que el predominio del estatocentrismo es
cuestionado por enfoques alternativos que abundan en una visión holística y sociocéntrica. Algunos autores, como
Gustavo PALOMARES, abogan por una auténtica revolución en el acercamiento de los investigadores a la realidad
internacional, basándose en el fin de la Guerra Fría y la construcción de un nuevo orden mundial.
La crisis del paradigma estatocéntrico revela la propia transformación de la SI y de la disciplina en la translación del
eje de gravedad en las RR.II. desde el Estado a la sociedad. Desde los años 90, el debate interparadigmático irá
dejando definitivamente paso al cuarto debate relacionado con la crisis de la modernidad. Debate que se vería
definitivamente impulsado por los radicales cambios de la SI al hilo del desmoronamiento del sistema internacional
de la Guerra Fría y la incertidumbre abierta en torno al nuevo orden de cosas en el medio internacional hasta
nuestros días, jalonado al socaire de acontecimientos como el ciclo de Guerras del Golfo, el 11-S o la crisis del
capitalismo neoliberal de 2007-2008.
En este contexto histórico y en esta encrucijada en el orden internacional transcurriría el cuarto debate de la
disciplina. Un debate escenificado, según Kepa SODUPE, entre racionalistas y reflectivistas. Los primeros,
herederos de la tradición de la Ilustración, se moverían entre los planteamientos del neorrealismo y del
neoliberalismo. Frente a ellos los enfoques reflectivistas plantearían una actitud crítica ante la filosofía positivista
dominante en la disciplina. La elaboración de alternativas ontológicas (del ser en general y de sus propiedades
trascendentales) y epistemológicas (de los fundamentos y métodos del conocimiento científico) se escenificarían en torno a
dos líneas de acción: el constructivismo y los enfoques reflectivistas más radicales. El primero, que de
algún modo asume un reflectivismo moderado, se convertiría en el enfoque reflectivista más influyente. Los
enfoques reflectivistas más radicales –caso de la teoría crítica, el feminismo o el posmodernismo- pondrían mayor
énfasis en la denuncia del orden establecido y las posibilidades de transformación del orden social.
1.2 El aprendizaje de las RR.II.: una aproximación crítica
Edward Hallett CARR (1946) señaló que la agitación contra los tratados secretos, considerados una de las causas de
la guerra, fue lo que popularizó el interés por las RR.II.
Según Steve SMITH (1985), entre los factores que abonaron el desarrollo de las RR.II. destacan:
a) Los cambios estructurales en la SI debidos al desarrollo tecnológico e industrial
b) La creciente influencia de los movimientos sociales y políticos en las RR.II.
c) La heterogeneidad de la SI a partir de la revolución bolchevique
d) Los horrores de la Gran Guerra y los deseos de instaurar un orden de paz y seguridad
e) La responsabilidad que recae sobre las grandes potencias
f) La preocupación por elaborar una teoría científica de las relaciones sociales
Para Celestino DEL ARENAL (1987), el desarrollo tardío de las RR.II. como disciplina científica se explica por varias
razones:
a) La concepción del Estado como referencia de todo análisis de la realidad internacional, cuyo estudio hasta
los años 30 estaba dominado por otras disciplinas
b) El histórico protagonismo académico de la Historia Diplomática y del Derecho Internacional
c) El escaso interés de la opinión pública antes de 1914 por los asuntos internacionales, debido al tradicional
secreto y elitismo con que se habían tratado desde antiguo
d) Sólo tras el conflicto se tomó conciencia del fracaso de la diplomacia tradicional y la necesidad de una
nueva visión de los asuntos internacionales
En España, salvo algunos trabajos y estudios principalmente desde la perspectiva jurídica, la consideración y el
desarrollo científico de los estudios de RR.II. sólo tiene lugar a partir de 1957, lo que explica su escaso desarrollo e
implantación actual, caracterizados por:
a) Un reducido número de centros en los que se estudian
b) Un mínimo número de profesionales dedicados a su estudio científico
c) Una notable escasez de recursos
Entre los factores que explican el retraso de la implantación del estudio de las RR.II. en España destacan dos:
a) El predominio del enfoque jurídico y en menor medida el histórico
b) La tardía y escasa recepción en España de los nuevos desarrollos de las ciencias sociales, sobre todo en
el campo de la Ciencia Política y la Sociología.
En definitiva, en España tanto los iusinternacionalistas como los historiadores han vivido ajenos al desarrollo de las
RR.II. que desde enfoques socio-políticos se realizaban en otros países. La precaria situación de las RR.II. en
España se debe básicamente a dos factores:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 10 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
CURSO 2011 / 2012
1ª prueba presencial
a)
b)
Factores histórico-científicos, que han estado presentes en los medios académicos e investigadores
Factores socio-políticos, propios de la sociedad española, como la separación entre gobierno y
universidad, que ha producido que las cuestiones de política exterior se circunscriba a la competencia
exclusiva de los ámbitos diplomáticos.
La historia de las RR.II. en España se inicia con la creación en 1944 de la Facultad de Ciencias Políticas y
Económicas de la Universidad Complutense (Madrid) y la inclusión en su programa de asignaturas sobre materias
internacionales. Habrá que esperar hasta 1953 para ver la aparición de una asignatura llamada Derecho y RR.II.,
pero no será hasta 1957 con la llegada de Antonio TRUYOL (1913-2003) a dicha
cátedra cuando se empiece a considerar en España a las RR.II. como disciplina
científica y académica.
A lo largo de la historia se han postulado muchos apelativos para definir a la especie
humana, entre ellos el de animal ridens (animal que ríe) de ARISTÓTELES (384-322
a. C.), el homo sapiens (hombre sabio) de LINNEO (1707-1778), el de homo faber
(hombre trabajador) durante la industrialización (s. XIX) o el de homo ludens
(hombre jugador) de Johann HUIZINGA (1872-1945), cada uno de ellos resaltando un
aspecto concreto del ser humano.
El holandés HUIZINGA no duda en afirmar que “La cultura humana brota del juego”,
opinión compartida por GARCÍA PICAZO (2000) al señalar que:
“Allí donde la biología y la psicología acaban su tarea, comienza la cultura y,
con ella, el concepto de juego”.
Johann HUIZINGA
En su opinión, “Las grandes ocupaciones de la vida humana están impregnadas de juego”, desde el carácter creador
del lenguaje hasta los mitos y el culto, con los que se originan las grandes fuerzas impulsivas de la vida cultural.
Pero, ¿qué es el juego? Según HUIZINGA:
“El juego es una acción libre ejecutada como-si y sentida como ejecutada fuera de la vida corriente, pero
que, a pesar de todo, puede absorber por completo al jugador, sin que haya en ella ningún interés material
ni se obtenga de ella provecho alguno”.
Fue el filósofo alemán Hans VAIHINGER (1852-1933) quien formuló una “teoría de las
ficciones”, fundamento de su filosofía del como-si, basada en que si “las cosas que
son como son” resultan bastante horribles, y la única salida posible es la de figurarse las
cosas “como deberían ser”. En base a ello, si una sociedad se impone reglas cada vez
mejores (figuradas, ficticias) y consigue que sus miembros “se las crean” y actúen “como si”
(fuesen reales, obligatorias, inevitables), evidentemente no se estará en el paraíso, pero
conseguirá que el mundo sea habitable. Por tanto, se trata de conseguir que una cosa
figurada (res ficta) se convierta en una cosa hecha (res facta).
Hans VAIHINGER
Todas las sociedades aplican la filosofía del como-si en la confección de su modelo
normativo. Sin embargo, mientras que las sociedades cerradas tienden a presentar sus “como-si” como verdades
absolutas, axiomas o dogmas, sin permitir que nadie se pregunte por su cualidad ficticia y obligando a todos a
aceptar su realidad fáctica, las sociedades abiertas los presenta como verdades perfectibles en continua evolución
en búsqueda de la mejora progresiva de las condiciones sociales de la mayoría. La constatación de esta ficción
tiene un gran valor para la ciencia porque permite aproximarse a la realidad de un modo creativo e imaginativo,
relativista y genuinamente científico, en tanto que todo está sujeto a comprobación. Según Karl Ludwing VON
BERTALANFFY (1901-1972) toda interpretación de la realidad es una “osada aventura de la razón”. Nadie se instituye
en autoridad suprema que posee la verdad última de las cosas y del mundo, sino que el conocimiento avanza
mediante tanteos, aventurando muchos “como-si” sobre una realidad huidiza y compleja, a partir de los cuales
confía averiguar cada vez más sobre “cómo son las cosas”.
HUIZINGA, VON BERTALANFFY y VAIHINGER conceden extraordinaria importancia al mito. La función simbólica o
analógica desempeña una función capital en diversos campos del saber al igual que la experiencia. Algunos son
conocimientos tan especiales como el de los conceptos morales: libertad, dignidad humana, inmortalidad, los cuales
son ficciones basadas en la experiencia mítica y poseen la enorme importancia de obligar al hombre a actuar como
si fueran reales.
La aplicación de lo anterior a la Ciencia Política supone afirmar que la libertad o la dignidad humana son ficciones
(como-si) que, basadas en la experiencia mítica, poseen la importancia de obligar al hombre a actuar “como-si
fueran reales”. Un realista (MAQUIAVELO, HOBBES) no dudaría en afirmar que el “equilibrio de poder” es una ficción
(res ficta) que encubre la realidad (res facta) de la “lucha de todos contra todos”. Sin embargo, un racionalista
apostará por un mundo en el que el Derecho y la Ética internacionales desempeñen un papel de “cosa fingida” (res
ficta) que obligue a los hombres a regular sus RR.II. de un modo más justo, tolerante y pacífico, y a partir de ahí
esperar que ese Derecho Internacional pase de ser una “cosa figurada” (res ficta) a una “cosa hecha” (res facta).
La “cosa hecha” de mayor trascendencia en la realidad internacional es la guerra , aunque en
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 11 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
ocasiones las epopeyas que nos llegan de ella la narren de un modo tan embellecido y agonal (según DRAE:
perteneciente o relativo al combate; que implica lucha) que ocultan su espantosa realidad, convirtiéndola en una “cosa
figurada”. En realidad, las guerras modernas no tienen nada de agonales ni de sacras, y la limitación impuesta por
las reglas del “sentimiento de honor” sólo se mantiene cuando los contendientes se reconocen como iguales; en
cuanto se dirige la lucha contra los que son tenidos como inferiores, ya no hay límites a la violencia. Las
posibilidades técnicas y políticas han ido en paralelo con un profundo desarraigo moral, invalidando el derecho de
guerra, que, aunque pueda parecer una incongruencia, en su marco histórico significó un gran avance al considerar
al enemigo como “parte digna” y “merecedora de un trato honroso”. En su versión moderna, el derecho de guerra se
refleja en los Convenios de Ginebra (1864, 1929, 1949) y Convenios de la Haya (1899, 1907), y su
importancia no es anecdótica o baladí: Como afirma Araceli MANGAS (1992), “el derecho de los conflictos armados
indica el nivel mínimo de civilización existente”.
Los conflictos armados se han multiplicado pero ya no tienen la forma clásica y habitual de la guerra entre Estados,
habiendo sido sustituidos por conflictos internos. Los Convenios de Ginebra de 1949 y el II Protocolo
Adicional constituyen la primera norma humanitaria sobre conflictos internos. Toda norma humanitaria en ese
campo posee una obligatoriedad extraconvencional –es derecho imperativo o erga omnes–. En tiempos de paz, la
función de este sector del Derecho Internacional es la de “ser el sistema de referencia de la civilización”.
Los primitivos ideales de honor y nobleza, característicos de sociedades arcaicas, se presentan ahora como ideales
de justicia lo cual es parte del progreso. El término “agón” es, en palabras de TRUYOL Y SERRA, la “emulación
entre iguales”. Para un realista la guerra y el poder son realidades absolutas –res facta-. El Derecho Internacional
es, por el contrario, una realidad que benevolentemente se contempla como relativa en el mejor de los casos – res
ficta – y solo interesa si refleja las situaciones de poder.
Para un racionalista con vena utópico revolucionaria, la paz es la norma y la guerra es la excepción. El racionalista
convencional considera la guerra como un mal a veces necesario que debe limitarse cuanto sea posible. Es el caso
de Hugo GROCIO (en su obra De iure belli ad pacis (1625)), quien considera que la guerra llevada con moderación
puede ser necesaria para fundar la paz y la amistad, y que existe un derecho común para hacer la guerra y para
conducirse en ella.
La guerra y la paz son los dos extremos principales de la reflexión internacional. Entre ambas no es posible el
equilibrio, salvo que se acepte como buena la situación intermedia.
Un realista sostendrá que la guerra es la partera de la historia y aceptará sus riesgos como algo natural y
necesario. Para un racionalista lo normal es una paz que favorezca el tráfico, los negocios y los
intercambios. Un revolucionario estará unas veces del lado del realista y otras del racionalista, en la medida
que una u otra sirvan para fundar un orden internacional justo. Son tres versiones posibles de una misma
realidad, la del estado del mundo que Philip ALLOTT resume en el cuento El País de Ninguna Parte.
Para ALLOTT los “Bien Conocidos Países Desconocidos”:
a) No son demasiado independientes. Su independencia es nominal, puede ser política pero no económica.
b) Sus identidades nacionales no coinciden con las identidades políticas. Esta razón es la que provoca
mayores conflictos en la actualidad.
c) Su población está constituida por seres humanos que sienten y padecen.
Como ideas que han marcado la trayectoria de las RR.II. tenemos las siguientes:
a) Emer DE VATEL (1714–1767)
La humanidad que, una vez estuviera tentada de verse a sí misma como sociedad, llegara a concebirse
como un conjunto de Estados. No hay ninguna posibilidad de una sociedad natural entre los Estados: es
literalmente una “ficción” que no tiene siquiera posibilidad de un “como si”. Sin embargo, las ficciones
pueden ser creativas y fructíferas.
b) Francisco DE VITORIA (1492–1546) y Francisco SUÁREZ (1548–1617)
Concibieron la unidad moral y política de la especie humana, reunida en una sociedad universal. Un
Derecho regiría a toda la humanidad.
c) Hugo GROCIO (1583–1645)
Inició el proceso de separación entre el Derecho natural y el Derecho Internacional, pero lo hizo a fin de
que los soberanos no pudieran considerar que su voluntad era el único criterio para discernir entre el bien
y el mal.
d) Christian VON WOLF (1679–1754)
Propuso que la sociedad de todo el género humano persistiría aun a pesar de su fragmentación en
Estados, no siendo contradictoria la pertenencia a uno u otro.
A lo largo del siglo XIX se abandona progresivamente el Derecho natural: el utilitarismo, el positivismo y el marxismo
lo entierran.
La nueva visión que propone Philip ALLOTT se resume así:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 12 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a)
b)
La SI comprende a todo el género humano y es la sociedad de todas las sociedades.
La SI posee una constitución análoga a la de cualquier otra sociedad, que determina su estructura y la
forma en que se crea el poder social y se distribuye por todo el mundo.
c) Las sociedades estatales y las organizaciones intergubernamentales son órganos constitucionales de la
SI.
d) El Derecho Internacional es el Derecho de la SI, un auténtico Derecho de una sociedad auténtica. Refleja
un proceso legislativo mundial.
e) La constitución de la SI no está fijada para siempre: está en proceso de cambio y evolución.
f) La responsabilidad de las sociedades estatales es como órganos de la SI. Concierne sobre todo al abuso
de poder.
g) El Derecho Internacional, como todos los demás, es intrínsecamente dinámico. Su misión es controlar el
uso y el abuso del poder público.
h) La SI y del Derecho Internacional comprenden todos los objetivos sociales de la humanidad.
Por último, GARCÍA PICAZO (2000) describe el “juego del tablero mundial”. En su opinión, ser parte de la SI
implica conocerla, ver sus juegos y adivinar sus reglas, que son obligatorias y no admiten dudas: si se traspasan las
reglas, se acaba el juego. Según GARCÍA PICAZO, en el juego del tablero mundial hay tres personajes característicos:
a) Jugadores legales, que siguen el juego sin salir de sus márgenes, o al menos atienden a sus formas
(ONU, ONG, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, las democracias occidentales…)
b) Jugadores tramposos, que hacen como que juegan pero se guardan ases en la manga y marcan las
cartas, mantiene las apariencias, pero busca hacer saltar la banca
c) Jugadores aguafiestas, el más peligroso de los tres, al que se rechaza y castiga porque amenaza la
existencia del equipo; son los apóstatas, los herejes, los innovadores, los cargados con escrúpulos de
conciencia: Mohandas GANDHI, Martin Luther KING, Ignacio ELLACURÍA, etc.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 13 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 2.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Algunos conceptos básicos para comprender las RR.II.
HAY QUE LEERLO PERO NO ES MATERIA DE EXAMEN
2.1 Elementos estructurales de la Sociedad Internacional (SI)
Todos sabemos que a lo largo de la historia se han desarrollado un gran número de hechos o eventos que
denominamos como internacionales, es decir hechos que han trascendido los límites fronterizos de los Estados y
que han relacionado entre sí, de forma pacífica o bélica, a las naciones y pueblos. Según TRUYOL, fue uno de los
más afanados filósofos del progreso, del positivismo y padre del utilitarismo, Jeremy BENTHAM, el que en su obra de
1780 “An Introduction to the Principles of Morals and Legislation” (Principios de moral y legislación) utilizó por
primera vez el término “internacional”.
Desde el triunfo de la Revolución francesa de 1789 este término adquiere un nuevo valor. En ese momento, en
Francia y en Europa el concepto de “nación” supera lo simbólico y en la Declaración de Derechos del Hombre
y del Ciudadano (aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789) se convierte en
símbolo de soberanía del Estado, relegándole progresivamente la práctica de las relaciones políticas a través de los
monarcas y las dinastías. Posteriormente el término se generalizó, especialmente a través de “El Manifiesto del
Partido Comunista”2, y de las Internacionales Obreras3. Hubo que esperar al s. XX para que el término se admitiera
en círculos académicos e ilustrados y hoy está plenamente asentado identificándolo con una disciplina y una
manifestación de la vida internacional: RR.II.
Al hablar de RR.II. damos por hecho que éstas se centran en las relaciones entre naciones, pero las naciones y los
Estados pueden o no coincidir y, además, las naciones y los Estados no son los únicos actores de la vida
internacional. Esto ha hecho que en algunos países y corrientes interpretativas se sustituya esta denominación por
el de mundialización, que pone más el acento en el ámbito donde se desarrollan las relaciones entre los
diferentes actores sin tener en cuenta las fronteras. Posteriormente cobrará fuerza el término globalización, hoy
su definición puesta a debate desde diferentes ámbitos académicos.
Estos hechos internacionales y los actores internacionales se producen o actúan en un ámbito o marco espacial
concreto que denominamos SI. Para COLLIARD la SI es:
“El conjunto de seres humanos que viven en la Tierra”.
Para BULL es:
“Un grupo de comunidades políticas independientes que no forman un simple sistema”
Para SCHWARZENBERGER es el objetivo central de la ciencia de las RR.II. pues estudia:
“Las relaciones entre los individuos y grupos que se hallan activa o pasivamente implicados en ese
complejo social; los tipos de conducta en el medio internacional; la fuerzas que dirigen la acción en la
esfera internacional y las pautas de las cosas que hayan de ocurrir en el ámbito internacional” .
Para Juan Carlos PEREIRA es:
“Un ámbito espacial global en el que se desarrollan un amplio conjunto de relaciones entre grupos
humanos diferenciados, política, territorial o geográficamente organizados y con poder de decisión” .
Los rasgos que definen la SI contemporánea son:
a) Universalización: la sociedad se ha mundializado desde el punto de vista de los límites geográficos
hasta convertirse en una sociedad cerrada, finita, que coincide con los límites del planeta que debe asumir
la posibilidad de su destrucción global, haciéndose más interdependiente en los problemas y en las
soluciones.
b) Aumento de la población: tenemos un crecimiento poblacional acelerado desde 1945. Hoy superamos
los 7.000 millones de personas. La población crece de forma desigual y contradictoria creando tensiones
en el seno de los Estados y en la propia SI.
c) Aumento del nº de actores: se añaden más protagonistas en la escena de las RR.II. que compite con
el principal actor que es el Estado. Este actor central goza del doble privilegio de ser a su vez sujeto y
órgano de la sociedad. Ha aumentado el nº de Estados hasta llegar a 214 (incluidos territorios autónomos)
que hoy existen sobre los 135,4 millones de km2 de tierras emergidas.
d) Poder descentralizado: no existe un poder central o supremo. Éste se encuentra distribuido entre
grupos que lo monopolizan en sus respectivos territorios o áreas geoestratégicas de influencia. No
2
Escrito por MARX y ENGELS por encargo de la Liga Comunista y publicada por primera vez en Londres en 1848.
Existieron un total de 4. La Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT), o Primera Internacional, fue la primera gran
organización que trató de unir a los trabajadores de los diferentes países. Fundada en Londres en 1864, agrupó inicialmente a los
sindicalistas ingleses, anarquistas y socialistas franceses e italianos republicanos. La IV se fundó en 1938.
3
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 14 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
obstante, por la propia necesidad de convivencia las comunidades políticas han establecido a través del
diálogo y el consentimiento reglas e instrucciones comunes para mantener acuerdos. Por otro lado,
utilizan la diplomacia como medio de resolución de los conflictos y aceptan convenciones que condicionan
su actuación. El Derecho Internacional se ha ido imponiendo en el comportamiento y en la actuación de
los Estados.
e) Sociedad desigual: aumento progresivo de las diferencias en los niveles de desarrollo y bienestar de
las diferentes sociedades, en el uso de los recursos de todo tipo, desigual crecimiento de la población,
desigual reparto del poder.
f) No hay identidad común: la heterogeneidad es ampliamente conocida y aceptada y se puede
manifestar bien a través de la existencia de ocho grandes civilizaciones:
1. Occidental
2. Confuciana
3. Japonesa
4. Islámica
5. Hindú
6. Eslavo-ortodoxa
7. Iberoamericana
8. Africana
Hablamos cerca de 6.000 lenguas diferentes y existen 330 religiones o grupos de culto.
g) Tendencias centrífugas y centrípetas de las sociedades : la primera impulsa a los actores a
reforzar sus vínculos internos, a hacerse autosuficiente, a ser muy celosos de su soberanía e
independencia. La segunda impulsa hacia la cooperación, a la integración, al intercambio, al desarrollo de
las RR.II.
h) Proceso dual contradictorio mundialización/fragmentación: de la mundialización ya hemos
hablado y en cuanto a la fragmentación hace referencia a la creación de bloques y/o organizaciones
regionales, que buscan una mejor solución a sus problemas y una defensa de sus valores e identidades
comunes.
Estudiando la Historia de la SI se observa que ha habido una evolución discontinua de la misma. Son varias las
sociedades que basándose en una civilización o cultura común, y en fundamentos comunes como la lengua, la
religión y las costumbres, se han extendido por el mundo bien para intercambiar productos o comerciar bien para
imponer su orden y su civilización. Esa SI tiene un carácter anárquico y heterogéneo hasta el s. XVII.
El 24 de octubre de 1648, tras la Guerra de los 30 años en Europa (en la que murieron unos 10 millones de
personas) se firman en la región de Westfalia la llamada Paz de Westfalia. Tras casi 4 años de negociaciones,
casi todos los países europeos de la época menos Inglaterra, Polonia, Rusia y Turquía, pudieron firmar este
importante tratado. Con esa paz no sólo se debilitaba la idea imperial que desde España y la dinastía de los
Habsburgo se había querido imponer en Europa sino que además se aceptaba la igualdad y tolerancia religiosa
entre católicos, protestantes y luteranos. Las potencias vencedoras, Francia y Suecia, aprovecharon ese momento
para formular lo que después denominaríamos como un orden internacional, que daría lugar a la creación del
primer sistema internacional de la era moderna. Un orden que, en algunos de sus postulados, se ha
mantenido hasta los acontecimientos de 2001 en EE.UU.
Principios básicos del primer sistema internacional
a)
b)
c)
d)
El respeto a los límites territoriales de los Estados
La igualdad soberana de los Estados
La no intervención en los asuntos internos de los demás
Los tratados debían ser observados y cumplidos por los Estados (la aplicación del principio pacta sunt
servanda)
e) Los conflictos relativos al orden de paz debían ser resueltos por medios pacíficos, especialmente a través
de la negociación político-diplomática
f) El Estado víctima de una violación del orden establecido podía recurrir a la guerra contra el transgresor y
debía contar con el apoyo de otros Estados (principio de seguridad colectiva)
g) Una guerra iniciada sin causa justa sería contraria a Derecho por lo que los Estados partes en los tratados
de paz deberían hacer frente conjuntamente contra el perturbador del orden establecido
Por la evolución de la SI surge un nuevo concepto a tener en cuenta: la noción de sistema internacional. Para el
politólogo francés Marcel MERLE (1923-2003) un sistema internacional es:
“El conjunto de las relaciones entre los principales actores que son los Estados, las organizaciones
internacionales y las fuerzas transnacionales: su entorno estará constituido por el conjunto de factores
(natural, económico, tecnológico, demográfico, ideológico) cuya combinación influye en la estructura y el
funcionamiento del sistema”.
Para el filósofo y sociólogo francés Raymond ARON es:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 15 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
“El conjunto constituido por una serie de unidades políticas, que mantienen entre sí relaciones regulares y
que son todas susceptibles de verse implicadas en una guerra general”.
Para la profesora BARBÉ un sistema internacional está constituido por un conjunto de actores cuyas relaciones
generan una configuración de poder (estructura) dentro de la cual se produce una red compleja de interacciones
(procesos) de acuerdo a determinadas reglas. En resumen, es una forma de organización de la SI en un
periodo de tiempo determinado que atiende a cuatro componentes centrales: actores, estructura,
factores condicionantes y procesos de relación.
Elaboración propia a partir de Juan Carlos PEREIRA, 2009
2.1.1
El individuo en la SI
Con mucha fuerza los historiadores han reivindicado el papel del individuo, de los líderes, de las personalidades
relevantes con capacidad de influencia y que deciden las acciones en el contexto de la SI. Un ejemplo no muy lejano
nos lo ofreció la revista Time en el año 2000 cuando presentó a los grandes protagonistas del s. XX: ROOSVELT,
LENIN, HITLER, MONNET4, CHURCHILL, Eleonor ROOSVELT, GANDHI, Mao ZEDONG, Martin LUTER KING, TATCHER,
REAGAN, WALESA, GORBACHOV, MANDELA, JOMEINI, Juan Pablo II, BEN-GURION5, Margaret SANGER6 y el rebelde
desconocido de la Pza Tiananmen de Pekin en 1989.
En la escena internacional todo ser humano es, en principio, un individuo, es decir alguien indivisible. Existen
organizaciones de diverso tipo – religiosas, ideológicas, sociales y culturales – que apoyan y defienden la dignidad
humana. La dignidad humana se ve puesta en cuestión, lo que significa que no es algo evidente para todos los
seres humanos. Las graves amenazas a la dignidad humana indican que el supuesto de la universalidad es negado
por la vía de los hechos.
El individuo parece estar provisto de una titularidad absoluta, inalienable y universal de los derechos que garantizan
su dignidad como persona. El individuo es el protagonista casi absoluto de las actuaciones que tienen lugar en la
escena internacional.
TRUYOL Y SERRA señala que “serán sujetos del Derecho Internacional ante todo cada Estado y los individuos que
tengan a su cargo las relaciones exteriores y, asimismo, cuantos pertenecientes a Estados diferentes estén en
4
Jean Omer Marie Gabriel Monnet (Cognac, 9 de noviembre de 1888 - Yvelines, 16 de marzo de 1979) fue un hombre de
negocios y banquero de inversiones francés que junto con Konrad Adenauer, Robert Schuman y Alcide De Gasperi es
considerado "Padre de Europa", en referencia a su papel fundador en los inicios de la Unión Europea (UE) por haber sido el
primer jefe de la alta autoridad de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en el marco del Plan Schuman. Posteriormente
continuó jugando un papel importante en la integración europea durante toda su vida, tras bambalinas.
5 David Ben-Gurión (Polonia, 16 de octubre de 1886 - Sedé Boker, Israel, 1 de diciembre de 1973) fue un líder sionista,
sindicalista, periodista, político y estadista israelí, Primer Ministro de Israel entre 1948 y 1954 y nuevamente entre 1955 y 1963.
Fue uno de los principales mentores del Estado judío y quien proclamó oficialmente la independencia del Estado de Israel, el 14
de mayo de 1948.
6 Margaret Sanger (Corning, 1879 - Tucson, 1966) fue una precursora estadounidense de movimientos feministas en favor de la
planificación familiar y fundadora de la Liga Americana para el Control de la Natalidad (American Birth Control League) en 1921.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 16 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
relaciones recíprocas”. En esta definición del Derecho Internacional el sujeto es siempre el individuo, quedando
reducidas las personas morales a meras ficciones.
En términos filosóficos, jurídicos y morales todos los individuos del planeta son idénticos en cuanto a dignidad plena
y son, sin excepción, titulares de derechos universales e inalienables, conocidos como Derechos Humanos. La
Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General de las
Naciones Unidas (10 de diciembre 1949) recoge:
“Reconocer los derechos fundamentales de la persona, universales e indivisibles, como uno de sus
intereses fundamentales, y como uno de los principios constitutivos del orden internacional”.
No existe posibilidad alguna de derogación del derecho a la vida. Tampoco del derecho a no ser sometido a tortura
o a tratamientos inhumanos o degradantes. Los Estados partes del Convenio Europeo de Derechos Humanos tienen
obligaciones positivas de hacer, y no solo obligaciones negativas de no hacer. En Europa existe la posibilidad del
recurso individual, lo que constituye el sistema de protección de los derechos humanos más avanzado del planeta.
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos es el órgano jurídico de protección de los derechos humanos en
Europa.
El individuo es el principio y fin de la SI, que es una creación humana. Mediatizado por las instancias estatales, el
individuo como tal no tiene existencia propia en la SI, formada por otros sujetos jurídicos. Sin embargo, hay
individuos con presencia tangible en la SI.
En principio, todo ser humano es un individuo, es decir, alguien singular, irrepetible e irreemplazable, provisto de
conciencia de sí mismo, personalidad propia y titular de los derechos universales e inalienables denominados
Derechos humanos, sean cuales sean sus características físicas, sexuales, raciales, intelectuales, económicas,
culturales, étnicas o nacionales. Estos derechos pueden ser:
a) Derechos universales, porque afectan a la totalidad de la especie humana
b) Derechos inalienables, porque su titular no puede ser despojado de ellos. Esta creencia se sustenta en
la convicción de que existe la dignidad humana, cuya existencia se encargan de defender numerosas
organizaciones, asociaciones y movimientos sociales; sin embargo, esta necesidad de defensa nos lleva a
dos conclusiones:
1. La dignidad humana no es algo evidente para todos los seres humanos
2. Su universalidad se ve negada por la vía de los hechos
Por tanto, si bien los derechos universales protegen al individuo en abstracto, en la
vida real el individuo concreto sufre numerosos “dependes” que se encargan de
limitárselos. Es lo que el sociólogo español Jesús IBÁÑEZ ALONSO (1928-1992)
denomina “términos marcados”, en el sentido de que si ese individuo es adulto,
varón, blanco, rico y heterosexual sin duda sus condiciones y expectativas de vida
serán bastante más favorables que las de quien no posea alguna de dichas
categorías. En ese sentido, tal y como señala Antonio TRUYOL (1913-2003), ciertos
juristas internacionales afirman que “serán sujetos del Derecho Internacional ante
todo aquellos individuos que en cada Estado tengan a su cargo las relaciones
exteriores”; por tanto, es evidente que en la esfera internacional ciertos individuos
poseen mayor visibilidad que otros, quedando reducidas las personas morales a
meras ficciones.
Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU, 1948), todos los
individuos del planeta son idénticos en cuanto a dignidad humana y son, sin
excepción, titulares de los derechos humanos (universales e inalienables). Sin
Jesús IBÁÑEZ
embargo, ¿esa dignidad humana es una condición actual de las personas o
representa más bien una meta? Según el jurista y politólogo italiano Norberto BOBBIO (1909-2004), una cosa es
declarar y otra realizar en plenitud mediante ordenamientos jurídicos efectivos; por ello, en su opinión la Declaración
representa “el momento inicial de la fase final de positivación universal de los derechos del hombre” .
En la situación actual, en la que los derechos humanos son violados de forma sistemática , no se trata
tanto de justificarlos como de protegerlos, lo que no es un problema filosófico, sino político y jurídico. Además, el
consenso general sobre ellos no debe hacernos olvidar que:
a) No poseen un valor absoluto (existen derechos fundamentales que se enfrentan, como el derecho a la
objeción de conciencia de la persona y el derecho a la defensa de una colectividad frente a una agresión
externa)
b) No configuran una categoría homogénea (existen derechos fundamentales que entran en contradicción,
como el derecho a la educación y el derecho a elegir el tipo de enseñanza).
c) Todo ello evidencia la necesidad de establecer un criterio de prioridad entre las libertades individuales y
los derechos colectivos, así como nos ilustra de que la realización de los derechos humanos supone un
desafío para la construcción de cualquier constitución estatal.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 17 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
En resumen, BOBBIO nos indica que los derechos humanos:
a) No pueden tener un valor absoluto porque en la práctica pueden enfrentarse dos valores.
b) No es posible, en la práctica, proteger un derecho sin convertir en inoperante otro.
c) A veces es necesario establecer un criterio de prioridad entre las libertades y los derechos fundamentales
Los individuos son siempre ciudadanos nacionales de un Estado y no sujetos inmediatos del Derecho Internacional,
por lo que no suelen poder hacer valer sus derechos ante un órgano internacional. Sin embargo, la Unión Europea
(UE) supone una situación excepcional, pues su Estatuto de 1949 establece el principio de que “cualquier persona
que se halle bajo su jurisdicción ha de gozar de los derechos humanos y de las libertades fundamentales” (art. 5).
Ello se concretó aún más en el Convenio Europeo de Derechos Humanos (1950), según el cual los derechos
no son sólo teóricos o ilusorios, sino concretos y efectivos; pero especialmente en el Tribunal Europeo de
Derechos Humanos (1998), ubicado en Estrasburgo y con jueces que realizan su función a tiempo completo, al
cual pueden acudir no sólo los Estados, sino también cualquier persona física, grupo u organización que se
consideren víctimas de una violación, previo agotamiento de la vía legal interna o nacional.
¿Puede el individuo por sí mismo hacer valer sus derechos ante un órgano internacional?
No. En principio los individuos son siempre ciudadanos nacionales de un Estado y no sujetos inmediatos del
Derecho Internacional.
A pesar de que el individuo es el principio y el fin de la SI, que es una creación humana, en general el individuo no
tiene existencia propia en la SI, formada por otros sujetos jurídicos, actores y factores. Sin embargo, hay individuos
particulares que sí disfrutan de una presencia tangible en la escena internacional: GANDHI, HITLER, STALIN,
GORBACHOV, PINOCHET, Juan Pablo II, Mao… Para la SI, el individuo no es un sujeto, pensante y sensible,
sino un objeto sobre el que actuar, muchas veces de modo irrespetuoso e irresponsable; por ello, la acción de
los individuos excepcionales y de los movimientos sociales debe ir en el sentido de limitar la actividad opresora e
impulsar la libertad y la justicia, así como los valores e ideales.
2.1.2
La realidad de los pueblos en la SI
Aunque supuestamente el individuo sea alguien con una identidad personal, inalienable, indivisible e irrenunciable,
la aniquilación o anulación de la persona ha sido una práctica corriente a lo largo de la historia: cárceles,
manicomios, sistemas sociales, educativos, eclesiásticos o militares… En el s. XXI disponemos de textos legales
internacionales y diversas instancias judiciales a las que apelar para protegernos. Sin embargo, la experiencia diaria
refleja que la condena moral no va seguida de la penal: PINOCHET, VIDELA, Idi Amin DADA, Jemeres rojos, defensores
del apartheid y del nazismo, los autores de la limpieza étnica en los Balcanes o en Chechenia, las empresas
madereras del Amazonas…
En la realidad cotidiana, el que es perseguido, castigado y exterminado no es el opresor sino el individuo que sufre
el etnocentrismo, el racismo o el machismo en sus carnes. Son los términos marcados de IBÁÑEZ: ser niño o mujer,
no ser blanco, ser pobre, ser homosexual… categorías o grupos humanos que están excluidos de una existencia
plena como la de quienes responden a los términos contrarios: hombre, blanco, rico y heterosexual. Una categoría
decisiva que afecta claramente a la identidad del individuo es su pertenencia a un pueblo determinado: judíos,
kurdos, gitanos, palestinos…
Gracias a la difusión del pensamiento de Georg Wilhelm Friedrich HEGEL (1770-1831), en la actualidad los pueblos
representan bastante poco en la esfera internacional, debido a su arraigada idea de que todo pueblo debe consagrar
su existencia histórica, política y jurídica en la forma de un Estado; por ello, los “pueblos sin Estado” se han
convertido en “pueblos sin historia” y en los grandes desheredados de la SI actual. Sin embargo, la
confusión y complejidad que envuelven al término pueblo viene de antiguo.
Etimológicamente, en Grecia se empleaba el término etnos para definir a las comunidades consanguíneas,
mientras que el de demos implicaba un componente político y constitucional.
En Roma la cosa se complica:
a) Gens describía a una comunidad de parentesco, ligada por un origen étnico común y marcada por un
sentimiento de pertenencia ancestral; por tanto, a una gens sólo se pertenecía por nacimiento, y podía
comprender varios pueblos con un origen consanguíneo común.
b) Natio describía a una comunidad territorial vinculada a una descendencia común, a la que se pertenecía
por nacimiento en dicho territorio; por tanto, en natio prima el concepto geográfico sobre el étnico, por lo
que lo habitual es que una natio comprenda sólo un pueblo.
c) Civitas describe al conjunto de derechos e instituciones que unen a un pueblo, formado por un conjunto
de ciudadanos (cives) que en la civitas organizan una comunidad política; el ejercicio de la civitas por
parte de los cives lleva a identificarla con el territorio en que viven (≈ ciudad-Estado).
d) Populus describe a los miembros de un grupo ligado por leyes e instituciones propias, definidas por la
civitas, que es la que les confiere sus derechos y obligaciones. Por tanto, una gens puede comprender en
su seno varias civitates, constituyendo diferentes populi; pero una civitas (Roma) también puede estar
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 18 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
constituida por diferentes gens que unidas entre sí por lazos políticos permitieron consolidar el populus
romano.
En la actualidad existen pueblos encuadrables en cualquiera de las categorías anteriores, e incluso en las cuatro a
la vez. Fue la superstición nacionalista hegeliana la que estableció que cada pueblo debía constituirse
necesariamente en nación y ésta en Estado, a ser posible monolítico, homogéneo y unitario. El fenómeno del
nacionalismo estaba servido, afectando tanto a las mayorías como a las minorías étnicas, cuya única
preocupación parece ser la de afirmarse con el simple recurso de negar a los demás: exclusión política, aniquilación
cultural, asimilación biogenética, proselitismo ideológico y religioso…
Es especialmente llamativo el caso de los pueblos dispersos en varios Estados, a menudo en condiciones que no
traducen su importancia y evolución histórica ni sus tradiciones culturales; aunque su existencia está reconocida a
nivel internacional, siendo visibles y audibles, apenas cuentan para nada: kurdos, saharahuis…
Por otro lado, en muchas culturas tradicionales el individuo simplemente no existe, pues la identidad de la persona
se adquiere mediante la pertenencia a un grupo (tribu, pueblo, etnia). Existen zonas en las que una persona sin tribu
o pueblo no son considerados seres humanos con derechos. En ese sentido, en términos de RR.II. los pueblos
son considerados los actores, dotados de una subjetividad jurídica internacional que les permite ejercer
derechos y asumir obligaciones. Fue el presidente norteamericano Thomas Woodrow WILSON (1856-1924) quien
introdujo el concepto de autodeterminación en 1918, tras la I Guerra Mundial, buscando tanto satisfacer las
aspiraciones de las minorías nacionales europeas, como rechazar la anexión territorial como premio a la conquista.
Aunque su aplicación en Europa fue muy limitada (como ilustran las problemáticas de Danzig, Tirol, Silesia,
Besarabia, Eslovaquia, Transilvania, Macedonia, Albania, Sarre…), sí afectó a muchos pueblos sometidos a
régimen colonial del Imperio alemán y otomano, que pasaron al “Régimen de Mandatos” en manos de las
potencias aliadas: Francia (Siria, Líbano), Gran Bretaña (Palestina, Irak, Tanganika, Camerún, Togo), Bélgica
(Ruanda, Burundi), Japón (Islas Marshall, Carolinas, Marianas)… Tras la II Guerra Mundial el proceso de
autodeterminación del Tercer Mundo fue ya imparable con la aparición de numerosos Movimientos de Liberación
Nacional, aunque la Guerra fría (1949-1989) EEUU-URSS instrumentalizó en gran medida estos conflictos en
beneficio de la política de bloques.
El principio de autodeterminación de los pueblos figura como uno de los Propósitos de la Carta de Naciones
Unidas (1945), y las Resoluciones 1514 (1960) y 2625 (1970) lo consagran como parte del Derecho
Internacional. Sin embargo, todo ello es reflejo de la situación política del momento, refiriéndose primordialmente a
los pueblos sometidos a dominación colonial. Además, como derecho subjetivo de los pueblos, se acepta que la
autodeterminación puede ejercerse en forma de resistencia armada, e incluso que los grupos rebeldes pueden llegar
a obtener el estatuto de beligerantes, lo que les confiere ciertos derechos y obligaciones, pudiendo participar en
organizaciones internacionales con personalidad jurídica propia. Pero, una vez liquidado el colonialismo, y
aunque el Derecho Internacional señala que ningún pueblo está excluido del derecho de
autodeterminación, éste no avala a colectividades que formen parte de Estados consolidados .
Es singularmente lamentable la situación de los denominados pueblos indígenas, en muchos casos repartidos
entre varios Estados o continentes, cuyas culturas están sometidas a un proceso de acoso y destrucción que
responde a múltiples intereses. En general, no convienen a los Estados, cuyo proyecto nacional no los contempla ni
necesita:
a) Económicamente suelen ser un obstáculo para la explotación de los recursos de la zona
b) Socialmente, suelen ser tan pobres y de organización social tan ajena a la imperante que carecen de todo
apoyo institucional
c) Culturalmente, su lengua, costumbres y concepción del mundo son inasimilables.
Por todo ello, no extraña que, en el mejor de los casos, sean confinados a una especie de “Museo Natural del
Hombre”.
Así las cosas, algunos pueblos indígenas han desarrollado conciencia de su valor e identidad y se resisten a
desaparecer, pero su posición es de extrema debilidad: indígenas mayas del Frente Zapatista, indios americanos en
las reservas, bosquimanos en el África austral, aborígenes australianos… A veces utilizados, a veces ignorados o
arrinconados, sus posibilidades de sobrevivir se limitan a su capacidad de integración (aculturación), lo que es, en
buena medida, una negación de su identidad.
2.1.3
La relevancia de la nación en la SI
El Estado es un concepto político que se refiere a una forma de organización social, política soberana y coercitiva,
formada por un conjunto de instituciones involuntarias, que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio
determinado. Usualmente, suele adherirse a la definición del Estado, el reconocimiento por parte de la comunidad
internacional.
Nación, en sentido estricto, tiene dos acepciones:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 19 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a)
La nación política, en el ámbito jurídico-político, es un sujeto político en el que reside la soberanía
constituyente de un Estado
b) La nación cultural, concepto socio-ideológico más subjetivo y ambiguo que el anterior, se puede definir
a grandes rasgos, como una comunidad humana con ciertas características culturales comunes, a las que
dota de un sentido ético-político.
c) Nación en sentido lato: se emplea con variados significados: Estado, país, territorio o habitantes de ellos,
etnia, pueblo y otros.
Las naciones sin Estado son comunidades humanas que, aun teniendo las características culturales o
identitarias asociadas habitualmente con una nación, no disponen de un Estado propio, y, en muchos casos, no
están reconocidas oficialmente como comunidades diferenciadas. Las naciones sin Estado, por lo tanto, están
incluidas en Estados donde la nación predominante es otra, o repartidas entre diversos Estados.
El reconocimiento oficial de las naciones sin Estado es muy variable. En algunos estados, se habla abiertamente de
naciones, o nacionalidades, y en algunos casos éstas han conseguido estructuras administrativas o de gobierno
propias. En otros, la diversidad nacional no es bien vista, y desde el estado se propugna una uniformidad nacional.
La definición de qué es o no una nación sin Estado es subjetiva. Además, a menudo conviven en un mismo territorio
personas con sentimientos nacionales muy diferentes. En otros, determinar cuál es el territorio exacto que
corresponde a una nación puede ser difícil. En general, las naciones sin Estado cumplen, al menos, alguno de los
tres criterios siguientes:
a) Reconocimiento oficial por parte del estado como comunidad nacional, nacionalidad o semejante.
b) Presencia de rasgos culturales o lingüísticos bien definidos y diferenciados de los mayoritarios en el
estado.
c) Existencia de un movimiento cultural o político que reivindique la existencia.
Siendo la nación un término tan controvertido, destaca el habitual paralelismo entre la nación y una madre, pues “la
nación, tierra en la que uno nace, es la madre nutricia de la que, idealmente, un conjunto de ciudadanos se siente
hijo” (GARCÍA PICAZO).
Benedict ANDERSON
Según el politólogo irlandés Benedict ANDERSON (1936- ),
“las naciones inspiran amor”, un amor peculiar y
abnegado: un amor político, lo que explica que también
se las denomine patria (Motherland) u hogar (Home), y
que se la considere como una encarnación de la esencia
femenina que proporciona: calidez, sustento, abnegación,
sentimiento… todo ello contrapuesto a la frialdad
mecánica, interesada, dominante y racionalista del
masculino Estado. Desde esa perspectiva, la nación,
proyección política natural de una especie de familia
extensa, no es vista como una estructura de poder o
dominación sino como un ámbito de realización personal
y colectiva.
En base a lo anterior, ANDERSON define la nación como
una “comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana”
a) Imaginada, porque ningún miembro de la nación llegará a conocer a todos los demás miembros, pero
vivirá una especie de comunión cada vez que piense en ellos
b) Limitada, porque toda nación tiene límites, por muy amplios o elásticos que sean
c) Soberana, porque todas sueñan con ser libres, responsables sólo ante Dios o ante la Historia
d) Comunidad, porque toda la nación se siente imbuida de un compañerismo profundo.
Aunque las cualidades de una nación estén a debate, lo indiscutible es que la nación está presente como idea y
como realidad de forma incuestionable en el mundo contemporáneo, en el que resulta
inconcebible concebir a un hombre sin nación, sea de modo cultural (por nacimiento o
por pertenencia a una cultura) o voluntarista (por decisión propia de pertenecer a una
nación).
Según la francesa, Doctora en Letras y experta en Historia de la cultura europea, AnneMarie THIESSE (1999), la nación se concibe como una comunidad extensa, unida por
lazos que no dependen de la sujeción al mismo soberano, ni de la pertenencia a una
misma confesión religiosa, ni a un mismo Estado, por lo que no está sujeta a vicisitudes
dinásticas o militares. En su opinión, los orígenes de una nación no están en los albores
de la humanidad, ni en la configuración de territorios, ni en las conquistas y alianzas a lo
largo de la historia. Al menos en su sentido moderno, una nación surge en el Anne-Marie THIESSE
momento en que unos cuantos individuos declaran que existe y se
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 20 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
empeñan en probarlo. En ese sentido, el término nación está estrechamente unido al de pueblo; sin embargo,
mientras que el pueblo es una abstracción filosófica, la nación está viva, pues existe a través de una adhesión
colectiva resultante de un sentimiento nacional, espontáneo en tanto que se interioriza por completo. Como ejemplo,
en la Francia de los s. XVII-XVIII la nation indicaba a la parte consciente y activa de la población, y se oponía al
peuple, entendida como la masa política y socialmente inerte. Por ello, la Revolución Francesa otorgó a la
nación una soberanía absoluta, haciendo de la República su expresión política.
Sea República o Monarquía, la terminología política occidental identifica nación y Estado, aunque sean términos
distintos. La confusión se origina en BENTHAM, quien convirtió el Derecho de gentes (o de naciones, Law of nations)
en Derecho Internacional, término que en la actualidad más bien se refiere a lo interestatal, dado que muchos
Estados están formados por varias naciones y muchas naciones no tienen forma de Estados.
Para complicarlo aún más, el filósofo y sociólogo alemán Jürgen HABERMAS (1929) nos anima a debatir sobre las
“identidades
nacionales
y
postnacionales”, así como a revisar el
concepto del patriotismo desde varias ópticas
(noble y extrema). Obviamente, el debate
sobre todos los términos apuntados (nación,
pueblo, patria, Estado) dista de estar cerrado.
El concepto de nacionalidad nos remite
a la identidad nacional del individuo
concretada en términos jurídicos, lo que le
permite relacionarse con la organización y
competencias del Estado y a través de éste,
que es su mediador, con la esfera
internacional. Muy similar al concepto de
ciudadanía, la diferencia entre ambos
radica en que la nacionalidad es un término
jurídico-internacional, mientras que el de
ciudadanía es jurídico-interno. Pero, sea cual
sea el término que se emplee, para el
Derecho Internacional la clave es la
permanencia permanente y pasiva de
una persona a un determinado Estado.
Además, corresponde a cada Estado
determinar quiénes son sus nacionales, así
como establecer las condiciones de su
adquisición y de su pérdida. En ese sentido,
la privación arbitraria de la nacionalidad
Jürgen HABERMAS
vulnera el art. 15 de la Declaración Universal
de los Derechos Humanos (1948). Aunque hay que tener en cuenta que nacer en algunos países es problemático tal
y como pone de manifiesto la situación de los apátridas y refugiados, repartidos por todo el mundo, los cuales son
un ejemplo visible de la situación de indefensión en la que a nivel internacional se encuentran los individuos sin
nacionalidad.
2.1.4
El papel de los Estados en la SI
Desde el punto de vista del Derecho Internacional, los Estados cuentan con 4 elementos constitutivos:
a) Territorio delimitado por fronteras
b) Población estable
c) Gobierno con plena autoridad
d) Soberanía nacional e independencia frente al exterior
Para ser admitido en la SI se exige un último requisito: el reconocimiento por los otros Estados, por la comunidad
internacional. El crecimiento del nº de Estados en el mundo es uno de los hechos más representativos del sistema
internacional: a finales del s. XIX se reconocían 42 Estados; en el periodo de entreguerras la cifra se elevó a 64. En
1960 existían 131 Estados que se convirtieron en 190 en 1990 y en la actualidad hay 214 Estados y territorios
autónomos, de los que 192 están integrados en la ONU.
Los Estados así constituidos se han visto sometidos, desde los años 20 del s. pasado pero especialmente desde
1945, a 6 condicionantes:
a) El desigual reparto del poder que dará lugar a una determinada jerarquización internacional
b) Doble tendencia contradictoria que por un lado les impulsa a reforzar su nacionalismo, a protegerse del
exterior, y por otro les obliga a participar en estructuras multilaterales de cooperación internacional
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 21 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
c)
d)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Cuestionamiento cada vez mayor de un fundamente de la realidad estatal, dando lugar a las
“soberanías perforadas”
Los Estados pierden poder en función de la creciente cesión de poder vertical (hacia organismos
supranacionales) y horizontal (hacia entes de gobierno local o autonómico)
e) Creciente participación de organismos internacionales en asuntos internos de los Estados (Corte Penal
Internacional; intervención de la OTAN en Serbia y Kosovo sin mandato de la ONU; detención del general
Pinochet en Gran Bretaña ante la demanda de un juez español)
f) Pérdida de poder y control económico como consecuencia del proceso de globalización de los mercados
y de las economías así como del peso de las grandes empresas multinacionales y entidades financieras
Aunque el Estado ya fue analizado por muchos filósofos desde antiguo (ARISTÓTELES, TUCÍDIDES) y especialmente
desde el s. XV (MAQUIAVELO, BODIN, HOBBES, SPINOZA, VATTEL, HEGEL), fue a raíz de la Revolución Francesa (17891799) que los individuos pasaron a ejercer su autodeterminación personal, dejando de ser súbditos pasivos para
ejercer de ciudadanos conscientes de sus libertades, derechos y obligaciones, y empeñados en construir una
sociedad política que responda a sus ideales políticos, a sus intereses económicos y sociales y a su creatividad
cultural.
Sin embargo, en lengua alemana el término nacionalidad significa literalmente “pertenencia al Estado”
(staatsangehörigkeit), lo que incluye en la nación el “poder de llamar” (ius evocandi) a sus súbditos para
ejercer sobre ellos sus competencias. A través de su desarrollo histórico, el Estado se ha ido configurando como el
eje sobre el que se estructura la SI y, por tanto, de las RR.II., en lo que se ha dado en llamar estatocentrismo.
Aunque se suele catalogar de Estado a la polis griega y a la civitas romana, lo cierto es que la cristalización del
Estado en torno a un monarca es un fenómeno europeo occidental. Surge en la Francia de Felipe IV el Hermoso
(1268-1314), apoyado por su pueblo y arropado por las teorías del reino nacional (Juan QUIDORT, Pedro DU BOIS,
Escuela de Legistas), siguiéndole otras naciones como España y Gran Bretaña, toda las cuales adquirieron cierta
conciencia nacional ligada a un Estado visto como aparato administrativo del monarca. Aunque se trataba de un
mundo presidido por la codicia, la venganza y la guerra (Eneas Silvio Piccolomini, Pío II, 1405-1458, “La Europa de
mi tiempo”), con la Paz de Westfalia (1648) se inicia la construcción de la Europa moderna, entendida como una
pluralidad de Estados soberanos celosos de su independencia unos respecto a otros.
Según el jurista e internacionalista español Antonio TRUYOL Y SERRA (1913-2003), en
la actualidad el Estado es esencialmente “una organización de poder independiente
sobre una base territorial”, de lo que se deducen sus tres elementos básicos:
población, territorio y gobierno. La SI gira sobre dicha concepción, en la que el
Estado se presenta como una maquinaria impersonal, recaudatoria de impuestos,
gestora de las finanzas, depositaria absoluta de la soberanía nacional y enfrentada a
otras maquinarias exteriores; en términos hobbesianos, los Estados son “sociedades
políticas perfectas”, con un control cerrado de su ámbito interno y una actitud
vigilante y predatoria de su dimensión exterior, donde prima el principio político del
“equilibrio del poder” con el objetivo de conseguir los máximos beneficios al menor
coste.
Antonio TRUYOL Y SERRA
Frente a una SI que gira en torno a los Estados como actores principales, el realismo
político clásico subraya que, en ausencia de una instancia política y judicial superior, sigue siendo válida la
metáfora del estado de naturaleza y de la guerra de todos contra todos , lo que explica que las relaciones
entre Estados sean primordialmente de desconfianza, vigilancia y competencia mutua.
A priori, el Estado no es una organización política buena ni mala, pues se limita a traducir en su estructura y
funciones lo que la sociedad proyecta sobre él como realización política de su sistema jurídico, legal, económico,
social y cultural; además, en última instancia, están siempre los individuos particulares que ocupan sus estructuras,
así como el sistema de valores que rige la convivencia. Por ello, para un análisis adecuado de un Estado concreto
es fundamental conocer la evolución de los regímenes políticos que han regido dicha sociedad (monarquía,
aristocracia, oligarquía, república, democracia…) y su plasmación en forma de “Estado”.
Al igual que la agresividad y el altruismo, la sociabilidad responde a una condición natural del hombre. En base a
ello, el Estado se configura como “el producto más complejo de la sociabilidad humana”, pues permite la satisfacción
de las necesidades materiales y el desarrollo de las capacidades de los individuos, en tanto que brinda un marco
político y jurídico estable para realizarlos. A su vez, a nivel internacional, los Estados también presentan síntomas
de sociabilidad, pues la experiencia muestra que no existe un Estado tan perfecto que no pueda beneficiarse del
contacto con los demás Estados. Por ello, los Estados se suelen integrar en redes de relaciones mutuas
sancionadas por un Derecho Internacional que se identifica mejor como Derecho interestatal; de hecho, KANT
propuso la denominación de Derecho de Estados y N. SPYKMAN la de Relaciones interestatales.
En la actualidad, el protagonismo del Estado a nivel internacional es absoluto. Sin embargo, la globalización o
mundialización, con su intensa aceleración económica y aguda transformación tecnológica, ha penetrado en las
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 22 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
estructuras del Estado, modificando muchos de sus supuestos y modos de actuación, propiciando una pérdida
relativa del protagonismo de muchas de las instancias estatales, especialmente de sus mecanismos tradicionales de
control internacional. En sí, la globalización no es un fenómeno necesariamente perverso: combina efectos
positivos (modernización económica, progreso científico y tecnológico, mejoras en las condiciones de vida, tutela
universal de los derechos humanos y del medio ambiente) con efectos negativos (exclusión de muchos millones de
personas de su disfrute, globalización de la criminalidad). Frente a ella, los Estados deberían asumir un nuevo
papel, en base a sus competencias legítimas, que les lleve a recuperar su protagonismo como instancia legítima del
poder internacional. Nos guste o no, los Estados democráticos siguen siendo la mejor garantía de una SI más libre,
justa y humana.
En general, los textos jurídicos parten del Estado como un supuesto básico, pero sin entrar en su definición; por ello,
suele ser habitual definirlo por sus componentes básicos, existiendo cierto consenso en que son la población, un
territorio, una organización política y soberanía. El principio de soberanía de los Estados se mantiene, pues,
como principio constitucional del Derecho Internacional, garantizando un plano de independencia e igualdad, sobre
la base de la coordinación entre Estados y no de subordinación mutua. Así las cosas, en principio la SI está
formada por Estados libres, iguales y soberanos (Carta de las Naciones Unidas, 1945, Artículo 2.1); sin
embargo, a nadie escapa que el principio de igualdad entre los Estados es un principio jurídico que la desigualdad
material y de poder entre ellos no contradice ni desmiente, pero que sí altera de forma sustancial.
Otra consecuencia de la noción de soberanía recogida en la Carta de las Naciones Unidas es el principio de no
intervención en asuntos internos de otros Estados (Artículo 2.7). Dicho principio asegura a los Estados
más débiles el derecho a gestionar de forma autónoma sus asuntos internos, impidiendo que las potencias se
inmiscuyan en su funcionamiento; sin embargo, también permite que muchos Estados violen impunemente los
derechos humanos, practiquen el genocidio, toleren la corrupción política y ejerzan la persecución política o
religiosa. Frente a ello, el principio de injerencia por razones humanitarias sólo se ha abierto paso muy
trabajosamente y con éxitos desiguales.
Por último, otro precepto que conviene señalar es el principio de abstención de recurrir a la amenazo o al
uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado (Artículo 2.4), algo
que fue ampliamente practicado por los EEUU y la URSS durante la Guerra fría (1949-1989), así como por otras
potencias en su área de influencia (China, India, Egipto). En 1990, la Guerra del Golfo capitaneada por EEUU
contra Irak para defender la integridad territorial de Kuwait situó a la comunidad internacional ante el dilema de
justificar una intervención armada internacional para salvaguardar un nuevo orden internacional que aún está por
definir; los argumentos en pro y en contra son de índole política y jurídica, pero, y sobre todo, de índole moral,
puesto que la bondad de los fines sirve para justificar la contundencia de los medios para establecer ¿qué clase de
principios?
2.2
Algunos componentes reconfiguradores de la SI
2.2.1
Fronteras y Geopolítica
El factor geográfico puede ser determinante para un Estado y por ello debemos atender a
factores como la situación geoestratégica, el relieve, los ríos, la incidencia del mar, los recursos
naturales, el control sobre las vías importantes de comunicación. La relación entre territorio y
política internacional es objeto de atención de la Geopolítica, disciplina surgida en Alemania a
partir de los trabajos de Friederich RATZEL (1844-1904). La Geopolítica es la ciencia que, a
través de la Geografía política, la Geografía descriptiva y la Historia, estudia la
causalidad espacial de los sucesos políticos y sus futuros efectos. El neologismo
Friederich RATZEL
Geopolítica fue obra del jurista sueco Rudolf KJELLÉN (1864-1922).
Si tenemos ocasión de examinar un mapa posterior a la I Guerra Mundial nos sorprenderemos de los cambios
producidos desde entonces, no sólo en Europa sino especialmente en la gran parte del mundo que por entonces
eran colonias e incluso algunas zonas desérticas africanas aún estaban en blanco. En efecto, los mapas antiguos
narran la historia política del mundo: cambios de denominaciones, de fronteras, de soberanías… como si se
tratase de un rompecabezas mundial.
Pero, ¿es el rompecabezas mundial un juego? Según HUIZINGA,
“El juego es una acción u ocupación libre, que se desarrolla dentro de unos límites temporales y espaciales
determinados, según reglas absolutamente obligatorias, aunque libremente aceptadas, acción que tiene su fin en sí
misma y va acompañada de un sentimiento de tensión y alegría y de la conciencia de ‘ser de otro modo’ que en la
vida corriente”.
Por tanto, el juego nunca es trivial, especialmente por su tendencia a la porfía (disputa o altercado obstinado y tenaz)
que lo convierte en agón, es decir, en lucha y competición, en la que ganar significa mostrarse superior al
adversario. En dichos términos, el rompecabezas de la política internacional constituye un juego agonal
de valor, destreza, habilidad e inteligencia en el que, obviamente, algo está en juego.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 23 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Pero, además de ser una “lucha por algo”, el juego también es una “representación de algo”. La política mundial ¿es
o representa una lucha por algo? A continuación vamos a atender a sus formas de representación.
Las formas de representación pueden constituir:
a) referencias objetivas (fechas, lugares, nombres)
b) referencias subjetivas (formales, ideales, sentimientos)
En cualquier caso, ambas referencias son reales, pues tan real es la representación del Estado para un europeo
como la de la tribu para un yanomami. Pero, ¿tiene un europeo una idea clara del Estado?
Una de las representaciones simbólicas de los Estados es la cartografía, que floreció a partir del Renacimiento en
base a cuatro hechos básicos:
a) La consolidación de las naciones
b) La progresiva cristalización del aparato político del Estado
c) El progreso de las ciencias naturales
d) El auge de los viajes de exploración
Los mapas constituyen registros de información codificada en símbolos de valor general, ejerciendo a modo de
actas notariales que dan fe de situaciones políticas y territoriales. Y no sólo eso: los mapas medievales reflejan
tanto el estado de los conocimientos científicos de la época (latitud de la Tierra), como los dogmas
teológicos que indican el orden de aquella sociedad (teocrático, aristocrático). En la actualidad, el mapa físico se
confecciona a partir de imágenes tomadas desde satélites, lo que permite observar con detalle milimétrico los
accidentes geográficos de nuestro pequeño planeta azul. Sin embargo, el mapa político, delimitado en forma de
fronteras políticas, se ha ido configurando a lo largo de los siglos con enorme esfuerzo y dolor, violencia y
muerte, siendo un testimonio privilegiado de la accidentada existencia humana sobre la Tierra. En todo caso, y
aunque nadie duda que la fuerza ha sido uno de los factores clave en la configuración de las fronteras actuales,
también la racionalidad ha jugado su papel, pues, como oportunamente señala el sociólogo e historiador Lewis
MUMFORD (1895-1990):
“El poder físico es un burdo sustituto de la paciencia y la inteligencia y el esfuerzo cooperativo en el
gobierno de los hombres”.
Desde los estudios del zoólogo y etólogo austríaco
Konrad LORENZ (1903-1989), sabemos que el
hombre es un animal territorial, que se vuelve
agresivo cuando ve afectado su “espacio vital”,
entendido como el espacio que un individuo o grupo
precisan para asegurarse el sustento y asegurarse la
supervivencia. Esta “agresividad territorial” del ser
humano se plasma cartográficamente en una rama
de la geografía denominada Geopolítica.
El “organicismo estatal” suponía considerar al
Estado como un organismo o “ser vital
supraindividual” que nace, crece y muere entre
luchas y conflictos biológicos con otros Estados.
Konrad LORENZ
Estas tesis fueron empleadas por el general alemán
Karl HAUSHOFER (1869-1946) para justificar la necesidad de expansión de una Alemania supuestamente necesitada
de “espacio vital” (lebensraum), entendido como el territorio que un país alega necesitar para lograr su
autosuficiencia, lo que serviría de justificación pseudocientífica a Hitler para emprender la II Guerra Mundial. Pero,
a pesar de sus connotaciones iniciales totalitarias, pronto la Geopolítica arraigó en el mundo anglosajón y francés,
siendo desde entonces cultivada con esmero en las principales universidades.
Existen ejemplos en que las fronteras de un Estado no están fijadas con total precisión e incluso lugares donde son
manifiestamente absurdas, especialmente en países que fueron colonias europeas, donde fueron trazadas sobre un
mapa sin el menor respeto por la historia ni la cultura, o en aplicación del principio del “uti possidetis iuris”
(“como poseías, poseerás” lo cual implica transformar los límites administrativos de una antigua colonia en una
frontera internacional). Ejemplos de fronteras trazadas caprichosamente son la que separa Corea del Norte y Corea
del Sur, en el paralelo 38 (Armisticio de Panmunjom, 1953); o la que separa Vietnam del Norte y Vietnam del
Sur, en el paralelo 17 (Conferencia de Ginebra, 1954). Sin embargo, los pueblos y naciones son anteriores a los
Estados, y ahí radican gran parte de los problemas fronterizos actuales. Además, para ser aceptable y legítimo un
Estado debe responder a un proceso de autodeterminación auténticamente libre, reflejo de la evolución cultural e
histórica del pueblo o la nación. Una vez establecida, una frontera debe responder a los principios de
estabilidad y permanencia, y así fue aprobado en la Conferencia de Helsinki (1975), donde se sancionó la
inmovilidad de las fronteras europeas establecidas en las Conferencias de Yalta y Postdam (1945). Sin
embargo, en 1989 se inició una danza de fronteras que aún no ha concluido, especialmente tras la disolución de la
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 24 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
URSS en diciembre de 1991.
Se supone que las fronteras dividen y separan
territorios y personas. Sin embargo, su paso
tiene siempre algo de artificial, pues una
persona que viaje cruzando Estados sólo
percibirá un suave fluir de paisajes,
semblanzas y dialectos. De hecho, los
pueblos
fronterizos
suelen
producir
personajes especiales, hombres de
frontera (frontaliers), acostumbrados a
negociar, a comprender y a relacionarse.
Ejemplos de ello son cuatro grandes hombres
que han configurado la historia de la Europa
moderna, gracias a los Tratados que
impulsaron:
SCHUMANN, DE GASPERI Y ADENAUER
a) el franco-alemán Robert SCHUMAN
(1886-1963)
b) el alemán Konrad ADENAUER (1876-1967)
c) el francés Jean MONNET (1888-1979)
d) el italo-triestino Alcide de GASPERI (1881-1954)
Tres de los cuatro padres de la actual Europa unida eran profundamente católicos, el cuarto era laico.
Fue el historiador catalán Jaume VICENS VIVES (1910-1960) quien denominó “obsesión fronteriza” a la escena
internacional europea vigente desde mediados del s. XIX. El origen de dicha situación se remonta el principio
“cuius regio, eius religio” (concordancia entre la religión del príncipe y sus súbditos), aplicado desde la Paz de
Westfalia (1648), el cual propició un complejo y peligroso rompecabezas europeo que no invitaba precisamente a
viajar. En cualquier caso, se trataba de fronteras negociadas y las personas, bienes y servicios circulaban, pese a
todo, y con ellos las ideas, los conocimientos y las noticias.
Sin embargo, con el s. XX llegó la Escuela de RATZEL y su consideración de las fronteras como “inseparables de la
existencia de los Estados” y una consecuencia de “la dinámica histórica aplicada a unos marcos naturales”. Para
RATZEL una frontera es:
“El órgano periférico del Estado el cual refleja su crecimiento y poder; por ende, la frontera no es
permanente”.
Desde esa premisa, las fronteras ya no se negocian sino que responden a “la esencia de las cosas”, pues a cada
grado de “desarrollo estatal” corresponde un tipo de frontera:
a) Colonial
b) De tensión
c) Muerta
En palabras del geógrafo italiano Jacques ANCEL (1882-1943), la frontera suponía el “límite a las actividades de una
sociedad”, destacando más los contenidos que el continente. Posteriormente, durante la Guerra fría, la frontera
adquirió un carácter más bien estratégico, y más que línea divisoria y rígida pasó a adquirir el sentido de franja
protectora o de seguridad, en función de la capacidad de los dispositivos bélicos. Sin embargo, pronto los avances
tecnológicos evidenciaron que las fronteras eran lábiles, inestables y sutiles.
Y es que, como comenta VICENS VIVES, durante medio millón de años, desde la Prehistoria hasta Egipto y
Mesopotamia, las sociedades humanas han desconocido el concepto de frontera, el cual fue fruto de las culturas
que contemplaban la noción de propiedad de la tierra (Egipto, Mesopotamia). Incluso, como afirma el jurista
alemán Carl SCHMITT (1888-1985), el fundamento positivo de la ley es la Landnahme o “toma de tierra”,
entendiendo como tal el “acto constitutivo del derecho de gentes”. En aquellas sucesivas “tomas de tierras” se
origina la historia de la distribución del poder mundial. En cualquier caso, en la Antigüedad la población era escasa,
el mundo conocido amplio y la actividad guerrera elevada por lo que las fronteras eran siempre límites territoriales
variables y precarios. El resultado de todo ello es que, como afirma GARCÍA PICAZO (2000), en la actualidad “las
fronteras son antediluvianas y postgalácticas” y, por poner un ejemplo, “las fronteras de la antigua Yugoslavia son
pleistocénicas y postmodernas, antiguas y medievales, barrocas y románticas, todo a la vez”.
En general, la tipología de fronteras distingue entre:
a) Fronteras naturales, delimitadas por accidentes del terreno (ríos, mares, desiertos, cordilleras, lagos),
de carácter permanente
b) Fronteras artificiales, delimitadas por circunstancias sociales o políticas, mucho más fluctuantes,
ambiguas e inestables. De éstas últimas, las fronteras artificiales fijas y fortificadas surgen cuando
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 25 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
más que invadir y adquirir propiedades se trata de proteger y defender lo ya conseguido (la Gran Muralla
en China, el limes del Imperio Romano).
Durante la Edad Media también predominó la frontera como “tierra de nadie”, potenciales campos de batalla
habitados por una población flotante que tampoco era de nadie: tropas, mercaderes, proscritos, vagabundos… En la
Europa moderna se desarrolló la frontera de “crestas divisorias”, aplicada en la Paz de los Pirineos (1659); y
la frontera militar, basada en los “nudos defensivos”, aplicada en la Paz de Utrecht (1713). Posteriormente, la
época colonial nos dejó la frontera sobre líneas cartográficas puras, muy conveniente para Estados
expansivos (EEUU, Australia, Argentina); y la frontera científica, también conocida como la “óptima frontera
militar”, cuyo máximo exponente fue la frontera que impuso Gran Bretaña entre la Unión India y Pakistán en 1947,
dando como resultado 2 millones de muertos.
A nivel fronterizo, el rompecabezas mundial de Estados se compone, descompone y recompone continuamente en
muchos lugares, con el trasfondo de una inmensa violencia (explotación, hambre, matanzas, corrupción, miseria,
enfermedades, fanatismo). Así las cosas, las fronteras se alzan frente a personas a las que se priva de horizontes,
pues el Occidente rico (The West) blinda sus defensas frente al Resto del Mundo pobre (The Rest); pero, ¿quién
puede pretender sostener un desarrollo manifiestamente insostenible? Aún más: ¿quién puede creer que el medio
ambiente mundial podría soportar la extensión global del insolidario e inmoral “American Way of Life”? Falta
reflexión y sobra demagogia, pues no se trata sólo de repartir la riqueza sino de pensar en el propio concepto de
riqueza y en los fines de ese reparto. En ese sentido, los países del Tercer Mundo hace tiempo que perdieron la
esperanza de salir por sí mismos de su situación porque:
a) No confían en sus dirigentes
b) Carecen de guía
c) No confían en los países occidentales, que limitan su ayuda a periódicos envíos de beneficencia
d) Comprueban la patente dejación de deberes por parte de quienes tienen capacidad real de decisión y
actuación.
e) No pueden ya recurrir a las instancias tradicionales, ancladas en un pasado repleto de viejos problemas
sin resolver, y sólo abaladas por un fundamentalismo o integrismo a los que ni la economía ni la
tecnología permitirán durar mucho tiempo.
Por otra parte, los seres humanos han actuado con sentido común desde que están sobre la faz de la Tierra. Sin
embargo, las circunstancias actuales impiden un ejercicio regular del sentido común, especialmente desde que el
mecanicismo ha enseñado a la gente a no pensar por sí misma y a trasladar sus decisiones vitales a otros. Un
ejemplo de ello son las organizaciones criminales que trafican con personas, armas, drogas y capitales,
beneficiándose de un mercado flotante de la ilegalidad, nacional e internacional: se trata de un mundo ilegal,
porque es una selva impenetrable en la que existen organizaciones con gran poder. También es un mercado
flotante porque es el reino del azar, la arbitrariedad y el oportunismo. El “mundo legal” tampoco se escapa de la
quema, pues engendra situaciones humanas sin precedentes: explotación laboral, anomia, marginación, racismo,
discriminación…
Es importante el concepto de La Frontera: en el momento en que se somete a un ser humano a la ilegalidad, se le
margina y aparta y se le despoja de identidad, se llega a La Frontera. Ejemplo de ello fue Polonia tras el acuerdo
Molotov-Ribbentropp (1939), dividida entre Rusia y Alemania, cuya población fue despojada de derechos,
propiedades y nacionalidad y finalmente deportada, convirtiéndose en un montón de individuos a los que ninguna
nación iba a reclamar: estaban en La Frontera. Poco después llegó el holocausto judío, con 6 millones de muertos
(1939-1945). Y es que cualquier persona sometida a un largo viaje en un vagón hacinado y pestilente, hambrienta,
sedienta y quizás enferma, separada de su familia y aturdida por los focos y los perros, despojada de sus ropas,
rapada y tatuada, no es casi nada: está en La Frontera. Esa era la misión de los guardianes de los campos de la
muerte: fabricar una naturaleza humana que se niega a sí misma para poder aniquilarla con mayor facilidad. Los
que hoy trafican con la mano negra son los herederos de aquellos que idearon La Frontera.
Podemos concluir que el origen de las fronteras está en la necesidad de protegerse ante lo extraño, lo desconocido,
lo peligroso, lo que queda fuera del control del Estado. El término frontera puede referirse al límite físico (descriptivo)
o al límite cultural, social o ideológico (separa ámbitos abstractos) en cuyo caso sirve para marcar las diferencias
entre “unos” y “otros”.
Desde el punto de vista político, parece haber un interés en remarcar con el término frontera la separación, la
diferencia y en definitiva el peligro potencial que representa lo que está más allá de su control. En cambio, cuando el
enfoque es cultural o social este peligro desaparece. Podemos constatar que el término frontera cambia o matiza su
significado en función del contexto espacio-temporal que se trate y de quién lo trate y que aunque su primera
acepción es siempre descriptiva tiene numerosos usos.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 26 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
2.2.2
Conceptos de la SI y su evolución: lo internacional; lo interestatal; lo
intergubernamental; lo supranacional; lo transnacional.
La llamada “Escuela de Salamanca” de derecho de gentes – Francisco DE VITORIA, Luís DE MOLINA, Francisco
SUÁREZ o Bartolomé DE LAS CASAS – plantea como parte del Derecho natural el denominado “ius
comunicationis” o derecho de comunicación de los pueblos dentro del orbe. Para esos autores, el derecho a la
inmigración es natural.
La época de los descubridores fue de notables movimientos de población. Además de la predicación del Evangelio,
se preocupaban de otros asuntos: el hallazgo de
nuevos territorios y recursos naturales,
descubriendo nuevas rutas comerciales. La primera
SI en sentido moderno propiamente dicha se
fragua en ese mismo período. Hubo pues una
indiscutible hegemonía europea que pereció en
1917 con la entrada de los EE.UU. en la I Guerra
Mundial y con el triunfo de la Revolución
bolchevique. En esa época había profesiones
asociadas al viaje. Todos iban a tierras o lugares
extraños donde uno era, como en la vieja Roma, un
peregrino, es decir, el titular del viejo ius gentium,
el que formalmente ampara al ser humano
desamparado en su patria de origen.
Desde el s. XV había naciones europeas que eran
Estados. También había Estados europeos que
James DER DERIAN
comprendían a múltiples naciones, como en el
caso de los imperios, con sus naciones y nacionalidades. Según el profesor británico James DER DERIAN, tanto la
Revolución Francesa de 1789 como la Declaración de los Derechos del Hombre afirman que el principio de
soberanía reside en la nación.
2.2.2.1.
Lo internacional
A nivel político, en el s. XV ya había naciones europeas que eran Estados, principalmente en Europa occidental
(Francia, España, Inglaterra), pero también había Estados que comprendían múltiples naciones, especialmente en
Europa central y oriental (Imperio Germánico, Imperio otomano, Austria).
A nivel jurídico, surgen dos dudas: ¿cuándo se convierte una nación en titular del Derecho Internacional?, y ¿por
qué la titularidad del Derecho Internacional público corresponde al Estado en vez de a la nación? La respuesta a la
primera cuestión es la Declaración de los Derechos del Hombre (1789), surgida de la Revolución Francesa (17891799), cuyo artículo 3 afirma que “el principio de soberanía reside esencialmente en la nación” . Así
mismo, en 1780 BENTHAM introdujo el neologismo “Derecho Internacional” (en una nota a pie de página de una de
sus obras) como un término que venía a remplazar el conocido como Derecho de gentes o de las naciones. Por
tanto, de ambos hechos se deducía que el Derecho Internacional coincidía con el Derecho entre naciones, lo
que respondía a la tradición europea occidental de asimilar el Estado con la nación. Sin embargo, y en respuesta a
la segunda cuestión, fue el jurista británico de origen alemán Lassa Francis Lawrence OPPENHEIM (1858-1919) quien
en 1905 afirmó el carácter interestatal del Derecho Internacional, siguiendo la tradición europea oriental y
central en la que predominaban Estados multinacionales. Por ello, desde principios del s. XX el Derecho
Internacional responde al Derecho entre Estados, los cuales pueden contener una o varias naciones.
En términos históricos, en los ámbitos francés y anglosajón los términos nación y Estado son prácticamente
equivalentes, pues ambos responden a procesos revolucionarios que lograron una temprana identificación del
pueblo con su respectiva nación y con el Estado que constituía su aparato gubernamental. En Gran Bretaña fue la
Revolución Gloriosa (1688) la que trasladó la soberanía al pueblo, el cual eligió a su soberano (Guillermo III de
Orange) y en un Parlamento libre redactó su Constitución (1689, “Declaration of Rights”). En los Países Bajos, el
proceso se inicia con la Unión de Utrecht (1579) y la posterior Declaración de independencia (1581), hasta que
finalmente España reconoció la República en la Paz de Westfalia (1648). En Francia fue la Revolución Francesa
(1789-1799) la que entregó la soberanía a la nación, con independencia del régimen político. En EEUU, la
Declaración de Independencia (1776) y su Revolución sirvió principalmente para que nunca se pusiera en
cuestión su identidad como nación y su proyección como Estado. En estos casos, el término nación se correspondió
con el de Estado y, por tanto, el Derecho Internacional coincidía con el interestatal; sin embargo, eso no fue así en
gran parte del resto del mundo, por lo que Fred HALLIDAY (1994) no duda en afirmar que, en realidad, BENTHAM
inventó el término Derecho Internacional para describir realmente los “vínculos legales entre los Estados”, al margen
del número de naciones que los compongan.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 27 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
2.2.2.2.
Lo interestatal
Del Estado conviene señalar:
a) Que existe
b) Que ostenta el nada despreciable título de “sujeto de Derecho Internacional público” por excelencia
c) Que se relaciona con bastante intensidad
TRUYOL Y SERRA describe la situación como la siguiente:
a) Todos los Estados mantienen relaciones exteriores, aunque no todos se reconocen entre sí
b) Existen otras relaciones entre individuos y colectividades no estatales, cada vez más frecuentes e intensas
c) En su forma actual la SI se presenta esencialmente como sociedad de Estados, entes jurídicos soberanos.
d) El panorama anterior se completa con las siguientes notas:
1. El número de miembros de la SI en cuanto a sociedad de Estados es limitado y relativamente estable
2. Los sujetos de la SI son de gran diversidad
3. Los Estados, al no disponer la SI de órganos plenamente desarrollados, ejercen en ella una doble
función, llamada “desdoblamiento funcional”: son sujetos y órganos de la misma.
En general las RR.II. no refieren a las relaciones entre poblaciones nacionales, sino más bien a las relaciones entre
Gobiernos. Fue el sociólogo e historiador estadounidense Immanuel WALLERSTEIN (1930- ) quien delimitó la
interestatalidad clásica en el periodo comprendido entre la Paz de Cateau-Cambresis (1559) y el fin de la
Guerra de los Siete Años (1763), y puso en relación el ascenso a potencias
de ciertos países con las particularidades de su situación político-social interna
(“El moderno sistema mundial”, 1984). Así, mientras que en el periodo
ascendente prima la política interna y la eliminación de restricciones
internas de épocas anteriores, así como la consolidación interna para hacer
frente al escenario internacional, en el periodo descendente prima la
política interestatal y las alianzas interestatales, buscando poner fin a las
restricciones interestatales que son herencia del pasado.
Según WALLERSTEIN, al igual que en el interior de los Estados existen clases
sociales que compiten entre sí, en el ámbito interestatal existen clases de
Estados que también compiten entre sí por alcanzar la supremacía y disfrutar
de una posición dominante; pero competir no significa exclusivamente luchar,
sino también cooperar y apoyarse mutuamente para alcanzar ciertos
fines: eso son las relaciones interestatales. En base a ello, en término
definitorios podemos señalar que las relaciones interestatales se limitan a las
relaciones entre Estados, mientras que las RR.II. van más allá, pues
Immanuel WALLERSTEIN
comprenden también a otros sujetos y actores de la SI. En síntesis, el panorama
anterior se resume así:
a) Los Estados no sólo existen, sino que además son los sujetos principales del Derecho Internacional
público, al punto que la SI se presenta esencialmente como una sociedad de Estados.
b) Todos los Estados mantienen relaciones exteriores con otros Estados, aunque no todos se reconozcan
entre sí. Además, también existen otras relaciones entre individuos y colectividades no estatales que
trascienden las fronteras estatales.
c) La SI, en tanto sociedad de Estados, posee un número de miembros limitado y relativamente estable; sin
embargo, al no contar con órganos plenamente desarrollados, los Estados deben ejercer un
desdoblamiento funcional: como sujetos y como órganos de la misma.
Obviamente, frente a lo anterior no han faltado quienes han visto en el Estado una simple máquina represora
(≈ Leviatán), sede superestructural de funcionarios cooptados por los propietarios del capital que funciona como un
complejo mecanismo de dominación: Thomas HOBBES, Karl MARX, Friedrich ENGELS, Jacques LACAN, Louis
ALTHUSSER, Michel FOUCAULT, Herbert MARCUSE… También existe quien ha defendido una visión del Estado como
una hipóstasis del padre, como la investigadora Jean Bethke ELSHTAIN (1995), tanto por el histórico paternalismo
dominante, como por su notable afán de omnipotencia, omnisciencia y autoridad.
Respecto a la SI, no han faltado quienes, como Michael HOWARD, han señalado el peligro de una libanización (en
referencia a la situación del Líbano) universal, es decir, de una situación de total anarquía entre Estados enfrentados.
Frente a ello, los internacionalistas suelen abogar por una futura SI que supere la interestatalidad, en beneficio de
una comunidad humana más integrada y armónica. Entre ellos destaca Immanuel KANT (1724-1804), quien ya en
pleno s. XVIII propuso denominar Derecho de Estados al Derecho Internacional. Basado en una
autodeterminación verdadera, individual primero y colectiva después, su modelo de Estado era una república, en
la que la soberanía residía en el pueblo, suma de individuos libres, racionales y responsables, y su modelo de SI
era una auténtica Sociedad de Naciones, bajo la forma de una federación universal de Estados libres
caracterizados por la homogeneidad democrática de base.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 28 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
2.2.2.3.
Lo intergubernamental
Lo internacional interesa en la medida en que repercute sobre la vida cotidiana. Un tópico corriente es echarle la
culpa de todo a los EE.UU., cosa que no tiene nada de extraño ya que son la primera superpotencia y pretenden
seguir siéndolo (pax americana). Las competencias internacionales son el núcleo duro del Estado, junto con la
Hacienda, la Justicia y la defensa.
Lo intergubernamental se usa para aspectos concretos de las RR.II.:
a) Las organizaciones intergubernamentales (OIG) que son organizaciones internacionales fundadas
y constituidas por los Estados. En ellas participan representantes de los gobiernos y, en algunos casos, de
los Parlamentos – Consejo de Europa, Parlamento Europeo – u otras de intereses (OIT). La norma
general es que el poder de decisión reside en los delegados con el mandato de sus respectivos gobiernos.
Sus órganos carecen de una auténtica delegación o transferencia de poder por parte de los miembros, y
carecen de poder para imponerse sobre ellos.
b) La institución intergubernamental como lo es el Consejo Europeo: Éste está compuesto por los
representantes de los Estados miembros. En la práctica quienes se reúnen mensualmente en el Consejo
son los Ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros, acompañados por algún otro ministro
(según el tema de que se trate). El Consejo es un órgano decisivo con una iniciativa de tipo ejecutivo. En
propiedad es un órgano de los Estados.
2.2.2.4.
Lo supranacional
La Unión Europea ha tenido varias denominaciones:
a) Comunidad Europea para el Carbón y el Acero (CECA, 1951)
b) Comunidad Económica Europea (CEE, 1957)
c) Mercado Común, Comunidades Europeas
d) Desde el Tratado de Maastricht (1992), Unión Europea (UE)
Todo ello siempre con un marcado énfasis en la idea de comunidad. La actual Unión Europea es heredera de un
énfasis en lo común, afín al espíritu de los fundadores católicos, pertenecientes a la Democracia Cristina y
seguidores de la Doctrina Social de la Iglesia. Idea de la comunidad ligada al espíritu cristiano de sus orígenes. En
una comunidad el principio rector es la integración , en la que prima el todo sobre las partes, aunque éstas
se reconozcan y valoren en su diversidad. Por ello, el vínculo que une a sus miembros es mucho más estrecho,
sólido y cohesionado que el de una sociedad o una unión. Así las cosas, el término que mejor cuadra con una
comunidad de Estados es el de supranacionalidad.
La idea de una Europa cristiana unida bajo el liderazgo de un único jefe ya fue poéticamente plasmada por el
romántico alemán NOVALIS (1778-1801, Friedrich L. VON HARDENBERG) en su obra “La cristiandad o Europa” (1799).
Sin embargo, su idealismo se contrapone a la realidad actual en varios postulados importantes:
a) Identidad europea. Hoy nadie se plantea asimilar Europa a la cristiandad, cuyos Estados son
constitucionalmente no confesionales; por el contrario, es necesario sustituir la idea religiosa por los
conceptos de democracia, derechos humanos, libertad y economía social de mercado, que son la
ideología que subyace en el proceso de Unión Europea. Sólo con una identificación personal de los
individuos europeos a esta ideología se alcanzará una auténtica identidad europea que no sea un ropaje
formal. Sin identidad, la globalización sumergirá a Europa en su marea.
b) Liderazgo. Hoy nadie se plantea la necesidad de un jefe (fuhrer, duce), algunas de cuyas experiencias
europeas han sido terroríficas. Es necesaria una cabeza política que hable con una sola voz ante el
mundo en nombre de Europa, y también ante los propios europeos. Para ello, es necesario superar la
bicefalia (Consejo-Comisión) y la multicefalia (Estados) actuales.
c) Organización comunitaria. Superada hace tiempo la idea de un gremio numeroso, también es necesario
superar la comitocracia corporativa actual, cuyo funcionamiento sólo beneficia a intereses que
operan en forma de redes transversales de carácter opaco. Por el contrario, es necesario impulsar la
organización comunitaria, basada en el mérito, la destreza y la transparencia.
d) Principio de subsidiariedad. Los miembros de la UE se desdoblan en tres planos:
1. El individuo y su comunidad inmediata (CC.AA., Länder, Regiones)
2. Los Estados
3. La Comunidad Europea
Entre ellos se teje el principio de la subsidiariedad como la articulación funcional comunitaria, basado en
que las instancias superiores no asumen competencias que las inferiores puedan realizar sino tan sólo las
que éstas no pueden asumir.
La Comisión Europea es el órgano de la UE que ostenta un carácter supranacional. Su diferencia respecto a los
órganos de otras organizaciones internacionales es que posee competencias legislativas y ejecutivas
considerables. Se trata de un órgano colegiado, a cuyo frente se encuentra un presidente, y cuyos miembros no
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 29 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
son elegidos sino nombrados para un periodo de cinco años renovables. Lo que le confiere el carácter de
supranacionalidad es el supuesto de que “defiende el interés general de la Comunidad”. Ello se pretende conseguir
en base a:
a) El compromiso de los Estados de no influir en sus miembros (aunque han sido elegidos por ellos)
b) El compromiso de sus miembros de no solicitar ni aceptar instrucciones de ningún gobierno
El sociólogo y politólogo francés Maurice DUVERGER (1917- ) se muestra crítico respecto a la Comisión Europea,
principalmente porque, al ser los Estados los que eligen los Comisarios (pudiendo revocar su nombramiento o negar
su renovación), el Presidente no puede ejercer de Jefe de Gobierno, como sería de desear. Además, si la Comisión
no es unánime en algún punto, la decisión se adopta por mayoría, momento en el que surgen y se imponen los
intereses de los Estados. Sin embargo, DUVERGER también se muestra constructivo: en su opinión, tras el
predominio de las ciudades (s. V a. C.) y los Estados (s. XIV-XX), quizás el s. XXI sea el siglo de las Comunidades.
En ese sentido, la Unión Europea es una “utopía voluntariamente aplicada” que va evolucionando desde la
cooperación hacia objetivos y mecanismos comunitarios, pues el paso de lo interestatal-intergubernamental
hacia lo supranacional es lento y difícil. Ejemplo de ello es el número de comunidades que se están poniendo
en marcha: la Unión Europea (UE), la Comunidad de Estados Independientes (CEI), el Tratado de Libre Comercio
Norteamericano (NAFTA), la Unión del Magreb Árabe (UMA)…
2.2.2.5.
Lo transnacional
Lo transnacional surge en el momento en que en el sistema internacional se establecen corrientes dinámicas de
intercambio (personas, bienes, servicios, capitales, noticias, ideas) que se articulan sobre redes que estructuran su
fluir. En su determinación se prescinde de algún modo tanto de gobiernos e instancias estatales como de fronteras,
asomando fenómenos de carácter sociológico (migraciones, movimientos sociales, opinión pública, influencias
culturales, penetración religiosa). Por tanto, lo transnacional se configura como el resultado de una
actividad social espontánea que contempla una realidad mucho más amplia que la realidad de los Estados y de
las organizaciones internacionales gubernamentales pero que no prescinde de ésta sino que convive en simbiosis
con ella, entretejida con ella y atravesándola. Recoge lo que TRUYOL Y SERRA llama “el pueblo internacional” o el
“elemento democrático de la SI”
Según MERLE (1986), las fuerzas transnacionales consisten en:
“Los movimientos y las corrientes de solidaridad de origen privado que tratan de establecerse a través de
las fronteras y que tienden a hacer valer o a imponer su punto de vista en el sistema internacional”.
Sus dos grandes formuladores han sido Robert O. KEOHANE y Joseph S. NYE (1988), quienes frente al realismo y el
estatocentrismo han propuesto la “interdependencia compleja” basada en el equilibrio entre todos los actores.
Los Estados continúan como actores principales, pero otros actores y factores (públicos y privados) deben entrar en
su cálculo para conseguir el éxito: la parte principal de esos actores privados son las fuerzas transnacionales.
Tipología de las fuerzas transnacionales:
a) Según MERLE:
1. ONG
2. Firmas multinacionales
3. Opinión pública internacional
b) Según BARBÉ:
1. organizaciones no gubernamentales
2. empresas transnacionales
c) Según TRUYOL Y SERRA:
1. fuerzas que canalizan actividades de grupos y colectividades
(grupos de presión, asociaciones internacionales, grupos de
intereses)
2. fuerzas que representan afanes, estímulos y libertades individuales
Esther BARBÉ
(religiosas y espirituales, ideológicas, políticas y sindicales,
intelectuales y culturales, económicas, y el individuo y la opinión pública)
Las fuerzas transnacionales circulan por canales, cuya existencia diluye la distinción entre política interna y política
internacional: esa es la verdadera dimensión de lo transnacional, que bajo un principio general de
reciprocidad se relacionen actores gubernamentales y no gubernamentales, individuales y colectivos, interesados
y altruistas.
Sin duda, es en este extremo, en el del individuo y la opinión pública, donde se ha fraguado la gigantesca revolución
transnacional: la de la red global de comunicaciones, que atrapa en cualquier ordenador personal la actividad
completa del planeta. En ese sentido, quizás sea interesante recordar al científico británico James LOVELOCK (1919) y su Hipótesis Gaia (1969), según la cual es necesario adoptar una perspectiva planetaria para la
comprensión de un planeta que actúa como un sistema autorregulado.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 30 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 3.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La SI como concepto y realidad
HAY QUE LEERLO PERO NO ES MATERIA DE EXAMEN
3.1 Conceptos de la SI
Sin llegar al modelo inspirado de M. WIGHT (1994), que ejemplifica con una comunidad de cuáqueros, lo cierto es
que siempre ha existido la idea de un mundo ordenado, basado en la existencia de procedimientos armónicos y
cooperativos presididos por la buena fe, donde todos sus miembros ceden en beneficio del bien común; sin
embargo, se trata de una visión por completo alejada de la realidad. La literatura utópica abunda, e incluso algunos
proyectos utópicos se han llevado a la práctica (la Jerusalén Celeste de Thomas MUNTZER; la Ginebra de CALVINO),
pero lo más frecuente es que los dirigentes confundan su visión del mundo ordenado con la supresión de toda
discrepancia.
La noción de orden parte del concepto griego de kósmos, contrapuesto al cháos, cuyo funcionamiento perfecto
e inmutable está regido por una recta razón universal (lógos) de la que los hombres participan y que deben
conocer, comprender y aplicar, tanto en su comportamiento individual como en su organización política social; de
ello se derivaría una sociedad gobernada por sabios coronados, filósofos sin afán de poder servidores del
bienestar de la sociedad. Este fue el planteamiento general de los estoicos (IV a. C. al II d. C.), del que bebió el
cristianismo y del que se nutren muchos pensadores actuales afines al pacifismo, la tolerancia y el racionalismo.
Utopías a parte, lo indiscutible es que dejada a sí misma la vida humana individual es bastante insegura y frágil, y
que, pese a que gran parte de los órdenes sociales no benefician a todos los individuos por igual, es en sociedad
donde el hombre encuentra mayores posibilidades de desarrollo personal.
Existen tres términos relacionados con el orden de la SI que conviene diferenciar:
a) Leyes. En términos científicos, las leyes son propiedades permanentes de las cosas que las poseen,
debiendo ser:
1. Generales en algún aspecto
2. Encuadradas en alguna teoría o sistema hipotético-deductivo
3. Confirmadas de forma satisfactoria en algún ámbito.
En términos sociales, las leyes son generalizaciones que sirven para hacer predicciones verosímiles,
basadas en la probabilidad de que “si se cumplen tales condiciones se producirá tal cosa”.
En términos políticos, las leyes también se cumplen, pero a menudo su lógica está dictada por el
poder; en el mejor de los casos, el sistema democrático, cabe esperar que las leyes beneficien a la
mayoría, pero incluso en ese caso es necesario que los individuos, grupos y movimientos sociales más
conscientes luchen continuamente para que respondan a un orden social más libre y justo; además,
históricamente muchos sistemas sociales han presentado como leyes naturales (innatas, inmutables,
expresión del orden natural) muchas leyes que no lo son, sino que responden a mecanismos de
conservación del poder y los privilegios por parte de una minoría.
b) Tendencias. Las tendencias suponen la evolución general a lo largo del tiempo en términos de
variación del valor de alguna propiedad; por tanto, se trata de fenómenos transitorios de procesos y
“tienen la mala costumbre de desaparecer”, pudiendo controlarse e incluso invertirse mediante la adopción
de las políticas oportunas (BUNGE, 1985). Ejemplos de tendencias son el progresivo incremento de la
población o la reducción de la tasa de desempleo.
c) Reglas. Las reglas son “normas de conducta adoptadas por
las personas que creen que ayudan a conseguir ciertos
objetivos”. Al ser elaboradas por personas, éstas pueden
renunciar a cumplirlas; sin embargo, es necesario señalar tres
observaciones: (i) no todas las reglas son arbitrarias, pues en
general suelen beneficiar a alguien; (ii) deben ser
necesariamente compatibles con las leyes; y (iii), unas reglas
son más eficaces que otras, especialmente las que están
fundadas sobre leyes. En conclusión: una regla obedecida da
lugar a regularidades de comportamiento que se parecen
mucho a leyes.
Según el físico y filósofo argentino Mario BUNGE (1919- ), en el ámbito
internacional existen leyes, tendencias y reglas; obviamente, lo más difícil
es establecer sus leyes (objetivo de la Sociología clásica), siendo menos
complejo fijar sus reglas y tendencias. Además, si algo caracteriza al
ámbito internacional es su propensión a la ambigüedad, la indefinición y
la volatilidad, lo que explica que a ningún ejecutor de la política mundial le
interese una formulación objetiva de la realidad; en consecuencia, si bien
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Mario BUNGE
Página 31 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
es posible teorizar sobre la sociedad para un aumento del conocimiento, ello no resulta demasiado prometedor en
términos de reconocimiento. Así las cosas, no se trata tanto de averiguar qué leyes son las más acertadas o
fidedignas para explicar el funcionamiento objetivo de la sociedad, sino de describir sus rasgos o características
visibles.
Siguiendo a BUNGE, podemos distinguir tres concepciones básicas de la sociedad a nivel epistemológico,
que son las siguientes:
3.1.1
Individualista (Estado y SI)
La concepción individualista postula que la sociedad es un conjunto de individuos: las partes priman sobre el
todo; la sociedad no tiene entidad real, sino que es una abstracción resultado de la suma de sus miembros
individuales, que sí tienen existencia real. Por tanto, la sociedad posee propiedades resultantes de la agregación
de las propiedades de los individuos que la forman, no puede actuar sobre sus miembros, la presión del grupo es la
suma de la presión de sus miembros individuales, el cambio social es la suma de los cambios individuales y la
interacción entre dos sociedades se traduce en la interacción entre sus miembros particulares.
La concepción individualista aplicada a la SI coincide con una visión realista de las RR.II., y refiere a una
concepción política liberal, es decir, a una asociación de Estados formalmente iguales, libres y soberanos (LOCKE,
BENTHAM, HOBBES, BURKE). Por tanto, dicha sociedad es una abstracción, en la que las partes (los Estados) priman
sobre el todo (la SI), dando lugar a un Derecho Internacional imperfecto que es una mera expresión legalizada de la
voluntad de los Estados. La sociedad nunca se impone sobre los Estados, sino que son éstos los que determinan el
comportamiento, funciones y normas de la sociedad; la presión que la sociedad pueda ejercer sobre un Estado es la
resultante de la presión que ejerza el resto de Estados, o de aquel grupo de Estados con mayor capacidad de
acción. El cambio social expresa el cambio del papel de los Estados en la escena internacional. En realidad, más
que de una SI global es más adecuado hablar de varias sociedades internacionales particulares, basadas en
integraciones regionales en función de ciertos intereses (estratégicos, económicos, comerciales) o valores (éticos,
religiosos); la interacción entre ellas no se realiza sociedad a sociedad, sino a través de miembros cualificados:
Ronald Reagan en nombre de Occidente, Muammar al-Gaddafi en nombre del Mundo Árabe, Fidel CASTRO en
nombre del Tercer Mundo…
3.1.2
Holista (Comunidad Internacional)
La concepción globalista postula que la sociedad es una totalidad que trasciende a sus miembros: el todo prima
sobre las partes; la sociedad es una entidad real, pues posee propiedades emergentes que le confieren entidad
propia, pues emanan de la propia sociedad y no se reducen a las propiedades de los individuos. La sociedad actúa
sobre sus miembros en mayor medida que éstos sobre ella, y el cambio social es el de la sociedad, que luego
traslada a sus miembros individuales. La interacción entre dos sociedades es de totalidad a totalidad.
La concepción holista aplicada a la SI postula que el todo (SI) prima sobre las partes (Estados), es decir, que
la comunidad mundial está por encima de sus miembros reales y potenciales, idea que lleva implícita la creación de
un Estado Mundial; más que internacional, que refiere a partes y divisiones, se prefiere hablar de mundial, global o
universal. La comunidad se impone siempre sobre sus miembros como una totalidad que engloba y sustenta; las
normas que la rigen ostentan la categoría de leyes universales y de valores supremos, con una fundamentación
cuasi-metafísica, por lo que el Derecho Internacional es expresión del orden supremo de la comunidad, y a él se
atienen todos los Estados. Por definición, la comunidad global es única; sin embargo, no es única en el tiempo, y su
dimensión utópica-perfectible lleva a una gestación constante de nuevas comunidades de futuro en su interior. En
cualquier caso, de existir dos o más comunidades de este género con aspiraciones de globalidad las relaciones
siempre son de totalidad a totalidad, como sucede con las comunidades confesionales (la cristiandad, el Islam,
el judaísmo) o las comunidades seculares ideológicas o políticas (el comunismo, el capitalismo, el fascismo); en
ambos casos, los portavoces no lo son tanto por su propia personalidad como por su cargo o función: Dalai Lama,
Papa, Ayatolá, Patriarca, Gran Rabino, Fuhrer, Duce, Generalísimo… El cambio social es el de la propia comunidad
en evolución, la cual lo impone holísticamente sobre sus miembros. Aunque esta fórmula de comunidad mundial es
la preferida de los movimientos y corrientes revolucionarios, así como de los defensores de los derechos humanos,
en realidad nunca ha existido más que como proyecto, y su empleo por los medios de difusión no deja de ser un
recurso retórico por completo alejado de la realidad.
3.1.3
Dinámico (Sistema Internacional)
Los conceptos “sistema de RR.II.” o “RR.II.” y “comunidad internacional” están muy cerca uno del otro. El primero
hace énfasis en el término “relaciones”, aunque por supuesto incluye a los sujetos de tales relaciones. En el
segundo se hace más énfasis en la totalidad de Estados como sujetos de las RR.II.
Siguiendo a BULL se puede establecer una distinción entre sistema internacional y SI en base a la naturaleza de las
relaciones entre las unidades que los integran. La SI es el conjunto de relaciones humanas en el que un grupo de
Estados conscientes de que comparten intereses y valores se perciben vinculados por un sistema de reglas
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 32 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
comunes que articulan sus relaciones e inspiran sus instituciones. BULL, como autor representativo de la escuela
inglesa, se refiere siempre a una SI interestatal. La sociedad se hace coincidir con el sistema de Estados. Aun
reconociendo que en la actualidad esto es un obstáculo para la correcta explicación de las RR.II., debido a la
existencia de otros actores no estatales.
De la misma manera POCH concluye que en las RR.II. existe una SI interestatal. Esta idea se encuentra también
presente en la doctrina española, que tradicionalmente ha seguido la distinción realizada por Antonio POCH entre SI
y comunidad internacional. Para POCH, cuya concepción está basada en F. TÖNNIES y Max SCHELER, la comunidad
es siempre una unidad natural y espontánea, mientras que la sociedad es en cierta manera artificial; la pertenencia
a la comunidad es una forma espontánea de ser sobre la que no se puede decidir, mientras que la participación en
una sociedad es una manera reflexiva de estar y participar en un grupo social.
La concepción sistémica postula que la sociedad no es ni una mera agregación de individuos ni un ente
supraindividual, sino un sistema de individuos interconectados. La sociedad posee propiedades sistémicas
que son tanto resultantes (provienen de los individuos y sus interacciones) como emergentes (trascienden al
individuo en tanto son propiedades del sistema). La sociedad como tal no puede actuar sobre los individuos, pero
los miembros de un grupo sí pueden actuar particularmente sobre un individuo. El comportamiento de un individuo
se deriva de su bagaje genético, pero también de la función que desempeña en la sociedad. La interacción entre
dos sociedades puede reducirse a la interacción interpersonal entre sus miembros, pero éstos suelen actuar más
como miembros de la sociedad a la que pertenecen (según el papel que desempeñan en ella) que a título individual.
El cambio social es un cambio de estructura social, por lo que representa tanto un cambio individual como global.
La concepción sistémica aplicada a la SI postula que ésta es un sistema de individuos interconectados (Estados,
organizaciones, corporaciones, actores internacionales), integrando dos visiones que no considera excluyentes: la
individualista (el sistema traduce las interacciones de sus miembros) y la globalista (el sistema no es un simple
agregado de individuos). Este sistema no se concibe como un simple agregado de actores individuales guiados por
su propio interés, ni como una globalidad totalizadora que borre la identidad de sus miembros; se concibe como un
marco estable y dinámico, configurado por las interacciones de sus miembros individuales que, en tanto son
continuas y regulares, se plasman en regularidades y tendencias que se traducen en reglas, generando un
Derecho Internacional progresivamente codificado y universalmente vigente. Puesto que las relaciones son
dinámicas y en evolución, están sometidas al cambio sistémico, que no es resultado de un agregado de cambios
individuales, sino un cambio de orden estructural. El sistema internacional tiene tanto propiedades resultantes
(resultantes de las interacciones entre sus miembros) como propiedades emergentes (generadas por la propia SI),
lo que le permite contar con propiedades o características propias. Como sistema, la SI no puede actuar de forma
omnímoda sobre sus miembros, aceptados como Estados soberanos, pero un grupo de ellos sí tiene el derecho y el
deber de intervenir cuando el orden internacional está gravemente amenazado. El comportamiento de los actores
dentro del sistema mundial obedece a sus propias determinaciones, aunque también a la función que ostentan en la
escena internacional (constreñimientos sistémicos). El sistema internacional crece o disminuye por integración
sistémica, que no equivale a absorción, sino a integración dinámica y abierta de nuevos elementos (Estados,
organizaciones, alianzas) que, una vez integrados, pueden llegar a ostentar un carácter estructural y acabar siendo
elementos decisivos; sin embargo, dicha consolidación nunca es a perpetuidad, sino de una solidez momentánea en
tanto el sistema no modifique nuevamente sus determinaciones estructurales básicas. Aunque a nivel teórico
podamos concebir un sistema internacional, a efectos prácticos hemos de limitar a realidades empíricas
observables, y ahí lo que asoman son diversos subsistemas internacionales (ONU, OTAN, UEO, UE, Liga
Árabe...), de los cuales la ONU es el máximo representante y de mayor implantación. Existe una interacción entre
subsistemas a nivel individual, aunque ese individualismo está sometido a las determinaciones del sistema
general (Derecho Internacional). Además, en principio los subsistemas actúan como tales, es decir, como
organizaciones dirigidas a un fin, y no como órganos que ejecutan la voluntad de sus miembros más influyentes. El
cambio social del sistema internacional es tanto estructural como funcional, afectando al plano general y al
individual; por un lado, cambian los subsistemas individuales (ONU, OTAN, UE); por otro, cambia el propio sistema
internacional (en 1945 había 50 Estados; en 2005 hay casi 200, además de multitud de nuevos actores y factores
internacionales); por tanto, el cambio del sistema no es una mera suma de los cambios individuales, sino que
también el sistema global genera cambios que afectan a los subsistemas.
Por tanto, la visión sistémica concilia el enfoque individualista (no es posible comprender el todo sin las partes) y
el enfoque globalista (no es posible comprender a las partes sin el todo); todo y partes forman una “unidad en la
diversidad”, en la que todo y partes no son excluyentes, sino complementarios y conviven e interactúan con pautas
abiertas y no deterministas. Por ello, esta visión resulta aceptable tanto para el realismo (contempla mecanismos de
autorregulación y control que aseguran un orden internacional efectivo), como para el racionalismo (es lo
suficientemente equilibrada como para garantizar un mínimo de consenso y predictibilidad en las RR.II.) y para el
revolucionarismo (es lo suficientemente abierta y dinámica como para hacer posibles cambios, incluso radicales).
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 33 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
3.2 La organización de la SI
Obviamente, no existe una única imagen o percepción del mundo (weltanschauung),
pues cada individuo confecciona la suya particular a lo largo de su vida. Pero, ¿en qué
medida esa concepción personal es fruto de la conciencia individual? Como sabemos, la
mayoría de las personas elaboran la mayor parte de sus conocimientos a partir de sus
interacciones con el medio (natural y social), que según CICERÓN (106-43 a. C.)
comprende hasta seis círculos concéntricos alrededor del sujeto individual:
1. la familia (domus)
2. la comunidad (civitas)
3. el pueblo o etnia (gens)
4. el género humano (humanitas)
5. el orden natural de los seres vivos (natura)
6. el orden cósmico (mundus).
CURSO 2011 / 2012
CICERÓN
3.2.1
Una perspectiva "internacional"
Como sabemos, la sociedad o el sistema internacionales son el recinto en el que se producen las interacciones
sociales internacionales. Sin embargo, la internacionalidad no es tanto un lugar al que ir, como una perspectiva
de estudio, cuyas características se explican con claridad a través de la metáfora del vuelo en globo aerostático.
Para captar adecuadamente las características del terreno, debemos mantener nuestro globo con suficiente
cercanía para poder captar los detalles relevantes (ríos, sembrados, caminos, poblaciones) pero a suficiente
distancia para no perder una visión del conjunto (valle, meseta); gracias a ello, podremos apreciar la disposición
estructural permanente del terreno (bosques, campos, fronteras, pueblos, Estados), que es bastante estable, pero
también las variaciones significativas (muchedumbres, vías de ferrocarril, inundaciones, incendios, revoluciones).
La perspectiva internacional es similar a la metáfora del globo anterior. Requiere mantener una cercanía y
distancia adecuadas que permitan apreciar una imagen de conjunto del mundo; si nos fijamos sólo en las partes,
tendremos una imagen desestructurada, inconexa, inarticulada y pobre, que en general pecará de inmovilidad y
estatismo; si sólo reparamos en el todo, nuestra imagen será tan genérica, confusa e indefinida que apenas
podremos describirla. Además, el sistema internacional posee invariancias y estructuras que le prestan
coherencia, estabilidad y solidez, dado que, en general, los elementos variables (pueblos, Estados, naciones)
tienden a perdurar.
En la actualidad, el Ciberespacio se configura como una puerta de acceso a la red global de comunicaciones
(Internet), que es, de algún modo, un ámbito internacional. Sin embargo, no todos quienes simplemente se conectan
a través de su ordenador se pueden considerar inmersos en la internacionalidad; para ello, es necesario desarrollar
la suficiente perspectiva sistémica como para poder visualizar mentalmente a la red interconectada con todos los
elementos, actores, factores y componentes que forman dicho sistema internacional.
3.2.2
Síntesis de una evolución histórica: el "Sistema europeo de Estados"; los "Proyectos
de Paz Perpetua"; el "Concierto de las Naciones"
En general, a los seres humanos nos preocupa el estado del mundo, pues estamos conectados en todo momento a
todo tipo de aparatos audiovisuales que nos informan constantemente (televisión, radio, Internet). Sin embargo, en
dicha información se observa la emisión sistemática de perversos mensajes contradictorios, simultaneando
imágenes de una violencia y destrucción indescriptibles con imágenes de una satisfacción y placer absolutos, y todo
psicólogo sabe que dos estímulos simultáneos y permanentes de efecto contrario generan disfunciones graves en el
ser humano que pueden llegar a patologías mentales.
El etólogo Konrad LORENZ descubrió que un perro puede mostrar expresión de enfado (enseñar los dientes) o de
miedo (agachar las orejas), pero no ambas a la vez, pues se trata de impulsos contradictorios; por tanto, si siente
enfado atacará y si siente miedo huirá, pero no puede atacar y huir a la vez.
Basándose en la Teoría de catástrofes (1968), del matemático francés René THOM
(1923-2004), el matemático británico Erik Christopher ZEEMAN (1925- ) demostró, en el
conocido como experimento de ZEEMAN (1977), que el comportamiento de un perro
sometido simultánea y progresivamente a ambos estímulos es impredecible, y que de forma
súbita se producirá una catástrofe o ruptura, bien hacia el ataque, bien hacia la huida.
De un modo similar, los seres humanos actuales están siendo sometidos por los medios
de comunicación mundial a un proceso de cultivación, es decir, a un tratamiento
simultáneo de violencia y miedo que altera y condiciona los mecanismos psicológicos
básicos de las personas, interviniendo así en sus decisiones, actuaciones y omisiones. Así
las cosas, la catástrofe psicológica internacional está servida, pero ¿a quién beneficia?
Erik Christopher ZEEMAN
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 34 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Hasta ahora hemos hablado de orden y de estructura internacionales, de leyes, tendencias y reglas, de sociedad,
comunidad y sistema, y también de los círculos concéntricos que rodean al individuo: pueblos, naciones, Estados…
Ha llegado el momento de hablar de cómo se organiza todo eso, es decir, de la organización internacional.
Si la idea de orden tiene una connotación estática, de permanencia y regularidad, la idea de organización posee una
connotación dinámica, de actividad, en tanto productora de orden; por ello, organización y sistema tienen
muchas cosas en común, una de las cuales es su capacidad para integrar y procesar el desorden, es decir,
los fenómenos y eventos singulares, aleatorios e imprevisibles. Sin embargo, lo que se observa en la escena
internacional es un desorden en grado sumo, lo que nos lleva a preguntarnos si el desorden internacional no será
mucho más decisivo que el orden.
3.2.2.1.
El sistema europeo de Estados
Para los teóricos realistas, el desorden internacional llega a ser anarquía internacional, como si entre los Estados
existiese un estado de naturaleza (HOBBES) o una situación precontractual (ROUSSEAU), por no hablar de una guerra
de todos contra todos. Si los Estados son soberanos, ¿qué instancia suprema dirimirá los conflictos internacionales,
sancionará el Derecho Internacional e impondrá sus sanciones?
Durante la Edad Media, el Papado y el Imperio ejercieron una función potencialmente arbitral en los conflictos,
sirviendo de freno y contrapeso a muchas ambiciones. Desaparecidos con la Edad Moderna, los Estados se
entregaron a la guerra, pues aunque el Estado moderno se reservó el monopolio del uso legítimo de la fuerza, lo
que aseguró la paz pública dentro de sus fronteras, ello provocó una intensificación de la guerra en sus relaciones
con otros Estados.
Por otra parte, la progresiva institucionalización del Derecho Internacional clásico lo configura como una codificación
minuciosa de los procedimientos habituales de relación entre Estados soberanos, y ya en el s. XVII empezaron a
proliferar grandes colecciones de tratados internacionales. Sin embargo, el Derecho Internacional clásico es a todas
luces bastante decepcionante, siendo llamativa la importancia relativa concedida a la cortesía internacional, en
tercer lugar tras el Derecho y la moral, si se considera que se la hace convivir junto al ejercicio de una guerra llevada
a cabo sin paliativos.
Hubo que esperar hasta la Paz de Westfalia (1648) para que llegase a tomar cuerpo un nuevo orden
internacional. El nuevo Sistema europeo de Estados, surgido entonces, se basaba en la interacción de Estados
soberanos que persiguen su interés nacional de un modo racional dentro de un sistema formado por ellos mismos
para regular sus relaciones mutuas. Dicho sistema se sostenía sobre tres elementos esenciales:
a) Un vínculo normativo del conjunto, constituido por un Derecho público común o un Derecho de
gentes europeo.
b) Un principio de funcionamiento, basado en el principio de equilibrio de fuerzas o de poder (no un
principio de organización, sino de funcionamiento).
c) Un instrumento de cooperación en la competición, como es la institución de una diplomacia
permanente.
Especialmente relevante fue el principio del “equilibrio de fuerzas” (1648-1914), una “disposición de las
cosas, por cuyo medio ninguna potencia se encuentra en estado de predominar abiertamente, y de imponer la ley a
los demás”, y cuyas “negociaciones perpetuas hacen de la Europa moderna una especie de
república” (Emer DE VATTEL, 1758, foto).
En cualquier caso, frente a esa visión idílica el profesor A. TRUYOL (1974) nos recuerda que en
aquella “Europa dinástica” eran los soberanos y sus diplomáticos quienes dirigían las RR.II.,
mientras que los pueblos y las naciones (los súbditos y los vasallos) quedaban al margen, siendo
incluso objeto de venta y transacción. No obstante, en la “Europa moderna” el interés del Estado
no dejaba de ser también un interés dinástico elevado a razón de Estado, pretexto que justificaba
igualmente prácticas políticas inmorales si eran útiles para salvaguardar el orden establecido.
Este principio de equilibrio de poder mantiene tres ópticas distintas:
a) Los realistas (MAQUIAVELO, GUICCIARDINI, BOCCALINI) consideran que sanciona el statu quo de los Estados
poderosos, que los Estados pequeños son meras comparsas, y que en él prima el poder sobre el Derecho
b) Los racionalistas (GROCIO, HUME, BENTHAM, VATTEL) consideran que garantiza la viabilidad de las
negociaciones, que sanciona la interdependencia entre los Estados, y que en él el peso de las potencias
queda compensado por la suma de Estados menores
c) Los revolucionarios consideran que es el símbolo de la dominación, la opresión y la explotación, revestido
de formas más o menos hipócritas, aunque la experiencia demuestra que históricamente los sistemas
revolucionarios han propendido siempre a establecer equilibrios del terror.
Un concepto que conviene desterrar es el de enemistad hereditaria, que refiere a la tendencia a creer que el
pasado europeo fue de enfrentamiento entre naciones (Alemania-Francia, Francia-España, Francia-Inglaterra). Para
empezar, muchas naciones actuales no existían a comienzos de la Edad Moderna (Alemania, Italia, Austria,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 35 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Chequia, Hungría, Croacia, Polonia), y las que existían han sufrido tantos cambios desde entonces que apenas
coinciden con sus antecesoras (Inglaterra, España, Francia). Además, la existencia de frentes de confesiones
religiosas es irreal (cristianismo contra el infiel, católico contra protestante), pues proliferaron aún más los
enfrentamientos entre hermanos de fe. Por tanto, en palabras de García Picazo:
“Todo esto no es más que una versión falsificada de una historia que, en realidad, dictaron las
conveniencias de las casas reinantes, con desprecio absoluto de cualquier concepto humano, religioso,
moral y racional”.
En todo caso, aunque el móvil de los enfrentamientos siempre fue la ambición de unos soberanos ineptos, es
preciso añadir que, como enseña la Historia reciente, el plebeyo convertido en Führer o en Secretario General del
Partido puede llegar a ser incluso peor.
3.2.2.2.
Los proyectos de paz perpetua
En líneas generales, los proyectos de paz perpetua se diferencian del Sistema de Estados clásico en tres
puntos básicos:
a) Organización: siempre conllevan un componente de organización internacional, algo de lo que el
Sistema de Estados carecía por completo.
b) Optimismo e idealismo. Se constata lo problemática, desordenada y violenta que es la SI, pero
ninguno de sus autores acepta que “las cosas son como son”, y mucho menos que “las cosas serán como
fueron”: el ser humano puede corregir y transformar su futuro.
c) Derecho natural. Su adscripción doctrinal es el Derecho natural, basado en los principios de la recta
razón universal y la innata sociabilidad del ser humano; ello lleva a considerar la guerra como algo
contrario a la naturaleza y una violación flagrante de ambos principios.
Los proyectos de paz perpetua más notables, entre los s. XIV-XVIII, fueron los siguientes:
a) Ramón LLULL (1235-1315). Religioso y místico mallorquín, propuso la posibilidad de entendimiento entre
comunidades religiosas (cristiandad, judaísmo, Islam).
b) Pierre DUBOIS (1250-1312). Diplomático francés, propuso una República Cristiana confederada de
príncipes europeos para la recuperación de Tierra Santa; dotada de una asamblea permanente de
representantes y de un tribunal de arbitraje para dirimir conflictos y aplicar sanciones, su propósito último
era asumir las funciones del Papa y del Emperador como árbitros europeos.
c) Dante ALIGHIERI (1265-1321). Filósofo y escritor italiano, propuso un ideal unitario de exaltación imperial,
en el que el monarca adquiere los rasgos del sabio coronado (juez, pacificador y salvador) de tradición
estoica (“De Monarchia”, 1313).
d) Antoine MARINI (1462). Diplomático del rey de Bohemia, propuso una confederación de Estados cristianos
europeos para hacer frente a la amenaza turca, aunque también con la intención de desplazar la figura
imperial como árbitro europeo.
e) Maximiliano DE BÉTHUNE (1560-1641). Duque de Sully y ministro de Enrique IV, propuso una federación de
grupos regionales, dirigida por un Consejo general formado por ministros del Papa, el Emperador y los
reyes de Francia, Inglaterra y España.
f) Eméric CRUCÉ (1590-1648). Monje francés, propuso una organización internacional de inspiración
pacifista, en la que entrarían también potencias no cristianas como Turquía, dotada de un consejo
permanente en Venecia y destinada a favorecer los intercambios comerciales con la homologación de
pesos y medidas.
g) Jan KOMENSKY (1592-1670, Juan Amos Comenius). Religioso y pedagogo moravo, postuló un “Despertar
universal” basado en la reunificación del saber, la reconciliación de las iglesias y la coordinación política
de los Estados, todo ello bajo el cobijo de instituciones internacionales de extensión europea.
h) William PENN (1644-1718). Cuáquero norteamericano, propuso un pacto social europeo de vocación
pacifista que incluyese Rusia y Turquía, por el cual se estableciese un parlamento de representación
ponderada dotado de poder coercitivo.
i) Gottfried Wilhelm LEIBNIZ (1646-1716). Filósofo, matemático y estadista alemán, propuso una federación
europea dirigida por un emperador y el Papa, basada en la reconciliación religiosa y el despertar
intelectual iluminado por la razón.
j) Charles Irene CHASTEL (1658-1743). Religioso francés, abad de Saint-Pierre, defendió en un tratado de
talante conservador la necesidad de publicidad en las RR.II., algo revolucionario que no se volvió a
reivindicar hasta 1918. Fue J. J. ROUSSEAU (1712-1778) quien resumió e hizo legible el tratado del abad,
aunque no creía que ningún monarca europeo abdicaría voluntariamente de sus privilegios.
k) Jeremy BENTHAM (1748-1832). Filósofo, jurista y economista británico, postuló un liberalismo basado en la
desaparición de la diplomacia secreta, la libertad de prensa e información, la codificación sistemática del
Derecho Internacional, el desarme efectivo, la prohibición de las alianzas ofensivas, la creación de un
tribunal de arbitraje, la libertad de comercio y el progresivo abandono de las colonias.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 36 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
l)
Emmanuel KANT (1724-1804). Filósofo alemán, propuso un Estado federal mundial regido por un Derecho
cosmopolita (“La paz perpetua”, 1795).
m) Joseph DE MAISTRE (1753-1821). Teórico político francés, máximo representante del pensamiento
conservador y reaccionario, propuso la restauración del sistema medieval teocrático, con el Papado a la
cabeza.
n) SAINT-SIMON (1760-1825, Claude-Henri de Rouvroy). Socialista francés, propuso un Estado federal
europeo, similar a los modelos medievales pero sustituyendo la fe religiosa por la fe en la ciencia, dejando
un lugar principal a la economía; para ello, propuso una unión inicial entre Francia e Inglaterra, que
arrastraría posteriormente a las demás naciones. Auguste COMTE (1798-1857) compartió esta visión,
aunque con un carácter mesiánico y rígidamente conservador.
o) NOVALIS (1772-1801, Friedrich L. von Hardenberg). Poeta romántico alemán, en plena Revolución
Industrial postuló el regreso al ideal de una Europa cristiana unida siguiendo el antiguo modelo medieval.
En cierta forma, los proyectos de paz perpetua finalizaron con el s. XIX, pues a partir de 1789 el mundo se
transformó radicalmente: Revoluciones Francesa y americana, Revolución Industrial, consolidación del capitalismo,
expansión del nacionalismo… Todo ello influenció en las nociones tradicionales de la paz y la guerra, el orden de los
Estados y la posibilidad de una organización internacional.
3.2.2.3.
El concierto de las naciones
La idea del concierto de las naciones responde en realidad al Concierto Europeo (1814-1914), vigente entre el
Tratado de Chaumont (Francia, 1814) y el inicio de la I Guerra Mundial (1914), y que tuvo como epílogo la
Sociedad de Naciones (1920-1946). Dicho Concierto supuso una versión mejorada del Sistema de Estados, a
través de una limitación recíproca de las potencias en la persecución de sus respectivos intereses nacionales; por
tanto, se basaba en un compromiso tácito entre las potencias para mantener un grado mínimo de moderación y
buena fe.
El objetivo latente en el Concierto era la restauración del equilibrio de poder perdido o amenazado por el triunfo
revolucionario, desde 1776 en América y desde 1789 en Francia. Por tanto, las claves del Concierto son
conservadoras, retrógradas, legitimistas, intervencionistas y autoritarias : es el Antiguo Régimen a la
defensiva, armado con una inmensa panoplia de recursos políticos, militares, jurídicos y religiosos. El romanticismo
reaccionario fue su aliado estético y el romanticismo liberal su víctima.
Obviamente, los solistas del Concierto fueron las grandes potencias, especialmente a partir del Congreso de Viena
(1815), asumiendo la representación de la SI a modo de un directorio de potencias rector de la política internacional.
Su hegemonía se llevó a cabo a través del denominado sistema de los Congresos:
a) Chaumont (1814)
b) Viena (1815)
c) Aquisgrán (1818)
d) Berlín (1884)
e) La Haya (1899), etc.
El argumento legal más notable fue el principio de legitimidad, dotado del derecho de intervención,
destacando especialmente los Congresos de La Haya (1899 y 1907), en los que se adoptaron medidas para el
arreglo pacífico de controversias internacionales, la regulación del derecho de la guerra (aún vigente) y se sentaron
las bases de una ampliación de la SI tendente a la universalización.
Sin embargo, durante dicho periodo las guerras fueron igual de crueles que siempre: por un lado, se agravaron con
las nuevas tecnologías, que proporcionaron armas aún más mortíferas; por otro lado, se vieron aún más justificadas
con la ampliación de sus supuestos ideológicos: intereses dinásticos, nacionalistas, religiosos, étnicos, lingüísticos,
raciales... Así las cosas, finalmente un incidente en Sarajevo (Bosnia) el 28 de julio de 1914, el asesinato del
archiduque Francisco Fernando de Habsburgo, heredero del trono austro-húngaro, sólo hizo estallar una guerra que
ya llevaba mucho tiempo gestándose.
Aunque los individuos jugaron un papel importante en las RR.II. durante el siglo XIX, con gente como KLEMENS VON
METTERNICH, Otto VON BISMARCK, Benjamín DISRAELI, y Napoleón III controlando la agenda, sus decisiones eran
determinadas por los problemas creados por la competencia de los Estados por influencia, una competencia que
databa desde el siglo XV. Así, el estallido de la Primera Guerra Mundial en el verano de 1914 pudo deberse en parte
a confusiones diplomáticas, pero que la conflagración resultante fue tan larga y durara tanto fue el producto de una
batalla viciosa y que ya llevaba largo tiempo entre los estados europeos por la preeminencia terrestre.
Algunos escritores opinan que el interés de los seres humanos por proyectos relativos a una paz perpetua es tan
viejo como su participación en la guerra. No estamos seguros de que Europa pueda considerarse como la cuna de
tales proyectos relativos a la paz, aunque las ciudades-Estado griegas elaborasen al respecto un complejo sistema
de relaciones convencionales entre sí. Europa no había de conocer una red semejante de complicadas relaciones
convencionales hasta el s. XIX. Ese complejo sistema griego de relaciones convencionales se apoyaba en una base
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 37 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
común religiosa, jurídica y lingüística que atenuaba las asperezas de las agudas rivalidades y enemistades entre las
ciudades. Así, como en muchos otros ámbitos del pensamiento, los griegos fueron los arquitectos de la clasificación
moderna de los diferentes tipos de tratados políticos (alianza, confederación, federación y, desde el siglo IV a. C,
tratados de paz de duración ilimitada).
El Presidente norteamericano WILSON, hizo que la Conferencia de París, que había iniciado sus sesiones el 18 de
enero de 1919, aprobara una Resolución sobre la creación de una Sociedad de Naciones el día 25. En abril, la
Conferencia aprobó el Pacto de la Sociedad de Naciones, que fue anexado a los diversos Tratados de paz. Entró en
vigor en junio de 1919, cuando se firmó el Tratado de Versalles.
La nueva Sociedad fijó su sede en Ginebra (Suiza). Sus principales instituciones eran una Asamblea General, un
Consejo, del que eran miembros permanentes las grandes potencias, y un Secretario General, encargado de dirigir
los más de 600 funcionarios que trabajaban para la Sociedad.
Teniendo como como objetivo esencial el mantenimiento de la paz, la Sociedad buscó garantizar la protección de
los pequeños países ante las grandes potencias. Se trataba de crear un nuevo orden internacional basado en el
principio de la seguridad colectiva.
La Sociedad de Naciones consiguió algunos éxitos en su labor, ayudó a solventar pacíficamente algunos conflictos
en el período inmediato de posguerra y tuvo su apogeo en el período 1924-1929 (Tratado de Locarno, 1925, Ingreso
de Alemania en la Sociedad, 1926, Pacto Briand-Kellogg, 1928). Sin embargo, cuando la situación internacional se
enturbió tras la depresión de 1929, la Sociedad de Naciones se mostró totalmente incapaz de mantener la paz.
¿Cuáles son las razones del fracaso de la Sociedad de Naciones? Todos los historiadores coinciden en dos:
a) Ausencia de potencias clave en el concierto mundial:
a. EE.UU. se negó a entrar en 1920 y nunca participó.
b. A Alemania se le negó el ingreso en principio. Tras el Tratado de Locarno, se adhirió en
1926, para salir de nuevo inmediatamente después del ascenso de Hitler en el poder en 1933.
c. A la URSS también se le negó el ingreso, accedió en 1934 y fue de nuevo expulsada en 1939.
d. Japón se marchó en 1933 e Italia en 1936.
b) Falta de medios económicos o militares para imponer sus resoluciones .
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 38 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 4.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Los debates teóricos de las RR.II
4.1
Las tres tradiciones del pensamiento internacional: realismo, racionalismo y
revolucionarismo
La Teoría Internacional tiene por finalidad el estudio, análisis e investigación del objeto que denominamos realidad
internacional. Ésta es esa parcela de la realidad política que concierne a lo que sucede en lo que denominamos SI o
sistema internacional o comunidad internacional, esto es, el escenario donde las RR.II se producen como
interacciones estructurales y funcionales de los actores.
La Primera Guerra Mundial evidenció que a partir de ese momento las guerras iban a tener un carácter nuevo
adaptado a los tiempos. Las RR.II como materia académica impartida en el transcurso de unos estudios
universitarios surgieron a partir de esa guerra.
Como actividad política entre sus diversos sujetos y actores las RR.II. existen desde el origen de la historia.
La noción de tradiciones de pensamiento en la teoría internacional fue
introducida por el profesor británico Martin WIGHT (1913-1972). Sus
lecciones de los años 50 del siglo pasado pusieron las bases de lo que se
ha dado en llamar las tres grandes tradiciones de pensamiento en las
RR.II.
Dentro del pensamiento internacional encontramos tres tradiciones de
estudio en la materia:
a) El Realismo político: son exponentes ARISTÓTELES,
TUCÍDICES, MAQUIAVELO, BODINO, HOBBES, SPINOZA,
VATTEL, HEGEL, considera que la naturaleza humana es
intrínsecamente egoísta, calculadora, interesada y belicosa. En
esta línea, la guerra es algo inevitable, inherente a la condición
humana, una necesidad e incluso un factor de progreso de las
sociedades humanas particulares y de la especie humana en su
conjunto: con la guerra se eliminan los más débiles y los menos
capaces.
La política internacional se entiende como una “política de
fuerza”, siendo el Derecho expresión y sanción del poder que
Martin WIGHT
ejercen los más fuertes en la escena internacional sobre los
más desfavorecidos, que jugarán la carta de las alianzas oportunistas para sacar cortas ventajas de su
relación subordinada con las potencias. La idea subyacente es la de que el fin justifica los medios y
este fin suele ser el de consolidar posiciones dominantes o de fuerza en la escena internacional,
persiguiendo su interés particular. El ámbito de las RR.II. es un teatro bélico de operaciones
permanente en el que todos luchan contra todos, siendo los Estados los actores principales,
siempre a la defensiva, sin reconocer ninguna instancia superior a ellos mismos.
La diplomacia se concibe como un ejercicio de astucia y habilidad, con amplias reservas
respecto de un secretismo tolerado y aún impuesto. Su ámbito de actuación se limita casi en exclusiva a la
representación formal de los Estados y al ejercicio de labores de observación que no excluyen el
espionaje, sobre la base de una actitud en permanente defensiva. Los tratados internacionales tienen una
validez y un valor limitados, ciñéndose en exclusiva a establecer las condiciones contingentes de una
situación dada; suelen estar repletos de reservas y cláusulas del tipo “rebus sic stantibus” (es una
expresión latina, que puede traducirse como "estando así las cosas", que hace referencia a un principio de Derecho,
en virtud del cual se entiende que las estipulaciones establecidas en los contratos lo son habida cuenta de las
circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, esto es, que cualquier alteración sustancial de las
mismas puede dar lugar a la modificación de aquellas estipulaciones). En el realismo internacional la justicia
tiene un cierto carácter de venganza, de sanción impartida por el vencedor sobre el
vencido.
Describe las RR.II. como un estado de guerra de todos contra todos. Es un juego de suma cero, de tal
modo que los intereses de un Estado son excluyentes respecto de los de cualquier otro Estado. La
actividad internacional más característica es la guerra. La paz no es más que un período de
recuperación entre guerras. Las ideas de moralidad o de legalidad son ajenas al ámbito internacional.
El único principio que rige la conducta internacional del mundo es la prudencia, el cálculo a la hora de
emprender acciones.
b)
El Racionalismo político general, que encontramos en autores como PLATÓN, CICERÓN, DANTE,
VITORIA, SUÁREZ, GROCIO, PUHENDORF, WOLFF, KANT, WILSON, se inclinan hacia una visión del
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 39 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
hombre que, sin ser del todo optimista en cuanto a sus raíces, sí entiende que las situaciones de violencia
y necesidad inherentes a la vida pueden mejorarse mediante el ejercicio de la razón, la templanza,
la sociabilidad y la cultura. La guerra puede o bien paliarse con mecanismos que atemperen su
crueldad o bien evitarse con dispositivos diplomáticos, económicos, sociales o culturales que desmantelen
sus causas en origen.
Junto a la agresividad y la belicosidad los racionalistas sitúan una cualidad humana que atempera:
la sociabilidad. En las sociedades humanas –siendo la internacional la más amplia de todas, formada
por individuos que son principalmente Estados- existen dispositivos de consenso y mecanismos de
conciliación, sobre la base de una mutua fe contractual, siendo la premisa fundamental la cláusula “pacta
sunt servanda”, es decir que los pactos –tratados, acuerdos y convenios- deben ser cumplidos puesto
que ambas partes se obligan entre sí por fidelidad recíproca. (Tratado, Pacto, Convenio, Convención, entre
otros, son términos que hacen referencia a los acuerdos celebrados entre los Estados y regidos por el Derecho
Internacional. Por medio de estos instrumentos jurídicos aceptan una serie de derechos y obligaciones que son de
obligado cumplimiento. Su figura es equivalente a los contratos entre particulares). La política internacional
está presidida por el Derecho en mayor medida que por la fuerza. La unión de los débiles o
pequeños de la escena internacional puede alterar a los fuertes o hegemónicos y modificar el curso de los
acontecimientos.
La política internacional de los racionalistas implica el ejercicio consecuente de la razón y trae
consigo un análisis de los intereses, expectativas, ventajas, condiciones y valores de una multiplicidad
de sujetos. La negociación entre estos sujetos sirve para lograr acuerdos duraderos y estables
que calman la competencia y concurrencia internacionales. Esta situación favorece un clima de
confianza mutua que resulta beneficiosa para las relaciones pacíficas y de cooperación . La
economía, las transacciones, las comunicaciones, etc., se ven favorecidas lo que genera infraestructuras
más sólidas cada vez, situación que aumenta la dificultad de estallidos de violencia abierta.
Los conflictos, inevitables, se negocian. Se pactan arreglos que satisfacen las aspiraciones legítimas de
todas las partes. En sintonía con ello, los Estados reconocen instancias internacionales
(organizaciones internacionales) que, si bien no llegan a ser políticamente superiores a ellos por falta de
unas competencias ejecutivas más claras, sí ostentan una autoridad jurídica y moral explícita.
Prudencia, moralidad y Derecho conforman la lógica del comportamiento del Estado, dispuesto a
defender la existencia de dicha sociedad.
c)
El Revolucionarismo político, presentado por autores como Agustín DE HIPONA, CALVINO, DE LAS
CASAS, ROUSSEAU, MARX, CHOMSKY, EL SUBCOMANDANTE MARCOS, ve en el hombre una
criatura situada en un mundo que le trasciende, bien en sentido espiritual o bien en sentido material. Esta
tendencia, la más compleja de todas, se escindió en dos vocaciones definidas:
1. El revolucionarismo violento
2. El revolucionarismo pacífico
Los revolucionarios comparten con los realistas un pesimismo básico existencial, antropológico y
cultural. Normalmente denuncian las miserias de la condición humana: unos las atribuyen a la naturaleza
perversa del hombre (CALVINO) y otros a la naturaleza perversa de la sociedad (ROUSSEAU). La cualidad
que los distingue del realismo es que los revolucionarios son idealistas en cierta forma , utópicos
muchos de ellos, y optimistas respecto de sus propias posibilidades de transformar ambas cosas, con
métodos drásticos, radicales, que excluyen toda tibieza. La realidad se describe en términos dicotómicos,
con nítidas definiciones dogmáticas entre el bien y el mal. Sus adeptos suelen responder al tipo de los
“conversos”, sea a una ideología, a una religión, a un cuerpo de creencias, a una filosofía. Su horizonte
de acción es siempre el genérico futuro, sede de la comunidad utópica que realizará sus
ideales. En ella reinan la paz, la concordia, la solución de todos los conflictos, la armonía. Todos los
seres humanos se entienden entre sí, pero no según las normas del racionalismo (que implican ceder y
negociar mediante el consenso) sino porque se han eliminado los disensos, a veces con la
eliminación física de los mismos. La máxima es la frase “extra ecclesiam nulla salus” (fuera de la
Iglesia no hay salvación), representando la Iglesia la comunidad revolucionaria de que se trate: iglesia, secta,
partido, comuna.
Para ellos, como para los realistas, el fin justifica los medios. Su lema más exigente suena a “grandes
males, grandes remedios”. Por eso, en su tendencia belicosa, el revolucionarismo justifica la guerra y el
conflicto abierto. El mayor peligro político del revolucionarismo violento y dogmático es su propensión al
totalitarismo. Su manifestación actual más visible se conoce como “fundamentalismo”. Sin embargo,
hay también un revolucionarismo pacífico (que Martin WIGHT denomina revolucionarismo invertido).
Su radicalidad a favor de sus ideales (paz, solidaridad, humanidad) es también extrema si bien heroica y
benéfica, llegando muchos de sus defensores al martirio y la inmolación en aras de sus ideales.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 40 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tanto los pacíficos como los violentos no aprecian demasiado los pactos o tratados internacionales, pues
lo tienen por expresión de una situación de compromiso o componenda, dictada por el interés, la codicia o
la tibieza, marcada por su ambigüedad o incluso por su falsedad manifiesta. Tampoco valoran mucho el
papel de la diplomacia. Su simbolismo de la justicia tiende a preferir las cualidades de la espada. Es una
justicia trascendental, situada más allá de todas sus determinaciones humanas o históricas. Los
milenarismos escatológicos (doctrinas según las cuales Cristo reinará sobre la Tierra al final de los tiempos) están
presentes, de diversa forma.
Las relaciones internacionales se definen a partir de los lazos sociales transnacionales que unen a los
individuos de nacionalidades diferentes: son de carácter cooperativo puro. El Estado pierde
relevancia en favor del individuo. Se parte de la idea de que en la comunidad humana los intereses
de todos los hombres son idénticos. La conducta internacional está dictada por imperativos morales cuyo
fin último es la sustitución de los Estados por una sociedad cosmopolita.
WIGHT habló de entrada de realismo, racionalismo y revolucionarismo para sustituirlos más adelante por
maquiavelismo, grocianismo y kantianismo, en referencia a los tres autores que dan nombre a las respectivas
corrientes de pensamiento. WIGHT construye, a partir de la teoría política y de la Historia las tres tradiciones de
pensamiento mencionadas. Sin embargo él mismo las presentó como tipos ideales. De ahí que ni los propios
MAQUIAVELO, GROCIO o KANT respondiesen al modelo diseñado. Posteriormente Hedley BULL (1932-1985),
historiador y filósofo político australiano muy unido con Gran Bretaña, sustituyó a MAQUIAVELO por HOBBES cuando
se habla de los pensadores realistas y ésta es la tendencia de denominación mayoritaria hoy entre los estudiosos de
las RR.II.
Cada una de las tradiciones reúne una gran variedad de doctrinas sobre RR.II. La referencia a personalidades
concretas para aludir a una u otra tradición es puramente indicativa pues ninguna de las tres tradiciones constituye
un compartimento estanco. De hecho, Michael D. DONELAN, profesor emérito de la London School of Economics,
presenta cinco caminos de pensamiento:
a) Realismo
b) Fideísmo
c) Racionalismo
d) Historicismo
e) Derecho natural
El sustrato filosófico-normativo desarrollado por WIGHT, BULL y DONELAN constituye el punto de partida en términos
de debate de la moderna disciplina de las RR.II.
4.2 Los debates de la teoría de las RR.II.
Dentro de las muchas sistematizaciones posibles de las corrientes teóricas que estudias las RR.II. una de ellas es la
opción por la clasificación de las diversas posturas en forma de lo que se llama debates, entendidos como una
definición de características y tópicos fundamentales acompañados de una cronología específica. La elección de
términos como paradigmas, modelos teóricos, escuelas, etc. es también válida y legítima.
a) Primer debate: realismo versus idealismo (1919-1949)
Los realistas y los idealistas se asemejan en que parten de las humanidades tradicionales como
fundamento teórico y metodológico de sus investigaciones. Utilizan la Filosofía, el Derecho, la Historia, la
Ciencia Política, la Geopolítica, la Diplomacia. Se diferencian en lo que sigue:
1. Los realistas son partidarios de:
I.
El estatocentrismo de las RR.II.
II.
Las doctrinas de interés nacional
III.
La política de fuerza
IV.
La ausencia de una instancia superior al Estado en la escena internacional
V.
Ve a la SI como una estructura jerarquizada del poder
2. Los idealistas se preocupan por:
I.
Un orden internacional al arbitrio de las organizaciones internacionales
II.
La primacía del Derecho Internacional Público
III.
Una política internacional de compromiso, negociación y resolución pacífica de conflictos
IV.
Ve a la SI como una organización cosmopolita de equilibrio del poder
En EE.UU. este debate trasciende habitualmente los círculos académicos para instalarse en los medios
políticos y convertirse en materia de opinión pública. Este debate constituye un sustrato intelectual permanente
en el proceso de elaboración de la política exterior estadounidense.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 41 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
b)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
7
Segundo debate: ciencias versus humanidades (1949-1979)
Este segundo debate opone a los universitarios y académicos, primordialmente anglófonos. En
Norteamérica son partidarios del positivismo científico y en Gran Bretaña de mantenerse fiel a los métodos
tradicionales de las humanidades. La clave del debate se sitúa en el papel que desempeña la Historia. Los
positivistas aplican métodos cuantitativos para hacer el discurso exacto, que pretende predecir
comportamientos y sucesos sobre la base de que nada se repite. Recurren a tecnologías nuevas y a la
interdisciplinariedad. Los partidarios de uno u otro método son indistintamente idealistas y realistas.
La noción que define a la SI es su concepción en forma de sistema, alejándose del tradicional concepto de
estructura internacional (estructura anarquizada interactiva e interdependiente). En ella, el poder se mide
con arreglo a parámetros como la economía, el progreso científico y tecnológico. El Estado sigue
ocupando el centro de la indagación pero comparte con otros actores y unidades la regulación del sistema
internacional: organizaciones, corporaciones, subsistemas, grupos… El sistema internacional es cerrado,
en equilibrio y conservador, siente interés por las corrientes behavioristas y se adapta al modelo
político de David EASTON (“Un sistema político es un conjunto de interacciones políticas. Lo que
distingue las interacciones políticas del resto de interacciones sociales es que se orientan hacia la
asignación autoritaria de valores a una sociedad”. Lo que define a un sistema político es su función de distribuir
valores que la sociedad considera útiles como el dinero, la educación, el poder, etc.).
c)
Tercer debate: globalidad versus estatocentrismo (1979-1989)
Surge el término globalización, que en Francia se propone como mundialización. Los teóricos de la
globalización se convierten en los defensores del sistema económico dominante o en sus detractores más
conspicuos. El rearme ideológico de las dos potencias del momento (EE.UU. y la URSS) es un hecho
indiscutible, unido a las fracturas que se van abriendo en los márgenes del sistema, de las que dan cuenta
conflictos tan significativos como:
1. El incidente de los rehenes de Teherán, con el ascenso al poder de JOMEINI (El 4 de noviembre de
2.
3.
4.
1979, un grupo de estudiantes islamistas radicales irrumpió en la embajada estadounidense de Teherán.
Espoleados por el dirigente iraní revolucionario el ayatolá Jomeini, aspiraban a tomar el complejo durante tres
días como protesta ante la decisión norteamericana de permitir que el dirigente en el exilio Mohammed Reza
entrara en Estados Unidos para seguir un tratamiento médico. Sin embargo, tal propósito moderado y pacífico se
convirtió en algo mucho más grave y peligroso. Los estudiantes tomaron sesenta y seis rehenes
estadounidenses y retuvieron a la mayoría durante 444 días en lo que fue un prolongado conflicto que acaparó la
atención mundial).
La invasión soviética de Afganistán en las vísperas de las navidades de 1979
La crisis del despliegue de los misiles en Europa (la OTAN adoptó en diciembre de 1979 lo que
se denominó la "doble decisión": si no se alcanzaba un acuerdo con la URSS sobre la retirada de los SS-20 misiles nucleares de alcance intermedio (inferior a 5500 kilómetros)-, la OTAN desplegaría en diciembre de 1983
572 misiles norteamericanos de alcance intermedio (Pershing y Cruise) en Gran Bretaña, Bélgica, Holanda, Italia
y la RFA. REAGAN propuso la "opción cero", es decir, la retirada de las SS-20 a cambio del no despliegue de los
Pershing y Cruise norteamericanos).
Las huelgas y la represión de los sindicatos en Polonia (El gobierno comunista de Polonia
intentó destruir el sindicato no gubernamental Solidarnosc por medio del establecimiento de la ley marcial en
1981, seguida de varios años de represión política; aunque, al final, fue forzado a empezar a negociar con el
sindicato).
El eje principal del análisis se sitúa en determinar la colisión entre las estructuras tradicionales de la SI,
formadas por el sistema de Estados, y las estructuras emergentes, más dinámicas y sometidas a la
presión de factores que aceleran los procesos internacionales: la economía, el progreso científico y
tecnológico, la relevancia de los problemas medioambientales, la opinión pública internacional (con
creciente interés en cuestiones humanitarias, sanitarias, educativas y ecológicas), los movimientos
religiosos revivificados de espiritualidad general, los movimientos sociales, etc.
En este contexto, en el que además se institucionaliza la denominada “sociedad de la información”,
merced a la universalidad del empleo de recursos informáticos, los teóricos de las RR.II. renuevan su
aparato conceptual y su utillaje metodológico y asoman:
1. Las teorías de la interdependencia, que subrayan el declive del papel de los Estados en la
escena internacional y el surgimiento de la transnacionalidad.
2. Emergencia de las teorías sobre “regímenes internacionales”, que definen el funcionamiento
de nuevos subsistemas referidos a la economía, el medio ambiente, los derechos humanos, la
comunicación, las nuevas tecnologías, etc. y su interrelación tanto mutua como con los otros actores
internacionales.
3. Interés nuevo por las formas de gobierno auto-reguladas, del tipo gobernanza, así como por los
fenómenos de integración supranacional.
7
Esther BARBÉ lo denomina ciencismo versus tradicionalismo
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 42 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
4.
5.
6.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Teorización epistémica (exacta) mucho más fuerte para definir el cuestionado papel del Estado.
Se asiste a la aparición de la postmodernidad, revisora de teorías y métodos, de sistemas y
lenguajes que utiliza la Lingüística, la Filosofía, la Semiótica para desconstruir el discurso de las
ciencias y el saber, derivando en algunos casos hacia un conservadurismo conspicuo (sobresaliente).
Revisiones drásticas desde la izquierda intelectual del papel del Estado - tesis de la EconomíaMundo (desarrollo de la crítica post-marxista junto con la tradición de la Escuela de los Annales francesa,
especialmente Fernand BRAUDEL, que intenta explicar el funcionamiento de las relaciones sociales, políticas y
económicas a lo largo de la historia en el planeta Tierra)-, el poder y el dominio mundial, la tensión centro-
periferia, la hegemonía cultural, el imperialismo.
La mayor parte de estas tendencias siguen aún vigentes a pesar de la fractura radical que supuso la caída
del muro de Berlín.
d)
Cuarto debate: anarquía-caos, homogeneidad-heterogeneidad, inclusión-exclusión (1989actualidad)
Aquí no se admite la vigencia de una racionalidad única ni tampoco la existencia de una narrativa histórica
universal. Se recurre a una multi y transdisciplinariedad máximas. Se subraya la contextualización de
todos los predicados realizados sobre la realidad estudiada, con un marcado interés por consideraciones
sobre la falsabilidad de las teorías, en seguimiento de Karl POPPER. Existe una renuncia explícita al
dogmatismo y saludables ejercicios de verificación crítica de los postulados. Supone un avance indudable
en la teorización de las RR.II. que logra emanciparse de su vieja supeditación doctrinal a bloques y
corrientes ideológicas. De unos años a esta parte, en efecto, la disciplina está viviendo un período de
máxima autoconciencia y autocuestionamiento, en el que todo se analiza y se replantea con particular
intensidad: la teoría, los métodos, el objeto, las funciones y hasta la propia historiografía de las RR.II.
Diálogo, disidencia y aproximaciones son las dinámicas más relevantes en el momento
actual que vive la disciplina.
1.
2.
3.
Anarquía-caos: el concepto de anarquía internacional se plasma a partir de los enfoques
sistémicos neo-realistas y post-estructuralistas iniciados desde el comienzo de 1980. Se trata de una
noción clásica de las RR.II. en perspectiva realista, es decir, aquella que contempla la política
internacional como un estado de anarquía en sentido hobbesiano (el Estado es un Dios mortal),
donde los Estados –y otros actores- compiten entre sí y no reconocen instancias superiores a ellos
mismos, regulándose sus relaciones mediante sistemas de equilibrio dictados por la preeminencia de
la fuerza y el ejercicio del poder.
Los autores que abogan por este enfoque defienden un orden internacional en el que prima la noción
de seguridad. En consecuencia, buscan la implantación de mecanismos e instituciones estables que
garanticen arreglos y acuerdos institucionales que permitan regular la política mundial, regida por la
noción del caos. Emplean métodos tanto de las Humanidades como de las ciencias sociales, y
también de las ciencias positivas sin rehuir ninguna de las novedades metodológicas.
Homogeneidad-heterogeneidad: esta línea se preocupa por observar qué rasgos definen la
realidad internacional del presente, primordialmente a través de estudios en los que la cultura y la
Historia desempeñan un papel fundamental. El factor religioso es también importante así como el
identitario. En cierta forma, esta línea prosigue los estudios iniciados en los años 1950-1960 referidos
a la denominada Sociología histórica, pero incorpora elementos más audaces. En este sentido, la
Geopolítica ocupa un lugar destacado en estos análisis, así como la Economía. Dada la riqueza y
amplitud de esta línea puede decirse que ninguna rama del saber está excluida de sus intereses
metodológicos y epistémicos. Interesan los factores de homogeneidad del mundo contemporáneo
relacionándolos con los que influyen en su heterogeneidad.
Inclusión-exclusión: es la línea que muestra un carácter más incisivo y revolucionario, que intenta
desentrañar los fundamentos más profundos del discurso oficial de las RR.II. como disciplina
académica. Los estudios de esta línea se interesan no sólo por lo dicho sino también por lo no dicho,
por la trama invisible del discurso que afecta a sujetos no siempre mencionados. Estos sujetos (los
incluidos y los excluidos) se relacionan con:
I.
Los estudios vinculados al género
II.
La pertenencia o no al ámbito occidental
III.
Las nuevas formas de imperialismo
IV.
La crítica a la globalización
V.
Las denominadas culturas periféricas
VI.
Las minorías de todo tipo
VII.
La relevancia de los movimientos sociales alternativos
VIII.
La determinación de los supuestos más básicos de violencia
IX.
La dominación de cualquier naturaleza en la escena internacional
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 43 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
X.
La formulación de nuevas hipótesis de convivencia planetaria
Su énfasis es textual y contextual, con preeminencia de las técnicas de análisis del discurso, y su
recurso a la trans y a la multidisciplinariedad es fundamental. Existe una línea de preocupación ética y
filosófica que lleva a la composición de textos de corte humanista, unido a un descenso radical a la
llaneza de la vida cotidiana. Interesan los excluidos del discurso oficial y, en consecuencia, el tono de
sus discursos puede sonar a radical para según qué oídos.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 44 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 5.
5.1
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Idealismo y realismo en la teoría de las RR.II.
Idealismo
5.1.1
Idealismo y pacifismo
En la vida corriente, por idealistas pasan aquellas personas un tanto soñadoras, con aparente escaso sentido
práctico y de la realidad. Literalmente, son aquellos que se piensa que están en las nubes. Algunos los verán como
a seres de un tipo de ética y moral superiores, aunque también con escasas calificaciones para poner en práctica
sus ideales y, si se empeñan en lograrlo a pesar de todo, bastante peligrosos en su conjunto. Otros sencillamente
dirán que son unos completos imbéciles.
Desde esta premisa, un idealista que se ocupe de las RR.II. será, en principio, un utópico dispuesto a luchar y a
sacrificarse por las causas perdidas. A veces conviene mantenerle porque queda muy presentable en ciertos
debates ideológicos. Por eso cada partido se cuida de conservar a su idealista particular, el único al que se le
toleran todas las estupideces y extravagancias que se le ocurran, incluida la de discrepar abiertamente con el
dirigente máximo. Su presencia tranquiliza la conciencia de los votantes, que así llegan a convencerse de que su
opción electoral será moralmente aceptable.
En principio, los idealistas se adscribían, según su talante más o menos ponderado o mesiánico, a las rúbricas del
racionalismo y del revolucionarismo. Los idealistas racionalistas serían los partidarios del Derecho Internacional,
de la idea de SI, de la regulación de la vida internacional mediante los principios de buena fe y arreglo pacífico de
controversias internacionales. Los idealistas revolucionarios serían los empeñados en lograr cosas parecidas
pero de un modo más decidido y rápido y, sobre todo, en ir
al fondo de las estructuras. Si se trata de idealistas
revolucionarios benéficos promoverán la abolición de
cualquier condición y manifestación de la violencia
institucionalizada, suprimiendo cualquier forma de dominio
y hegemonía. Si no son benéficos tratarán de parecerlo.
Entre idealistas racionalistas y revolucionarios hay un
grado de diferencia en virtud de la radicalidad de sus
postulados y métodos para lograr sus fines. Los
idealistas suelen pasar por ser grandes benefactores y
filántropos de la política internacional.
Esto debe matizarse un poco indicando que no todos los
realistas son perversos dominadores y explotadores de sus
congéneres. En muchos de ellos alienta un profundo y
sincero sentimiento de preocupación por el bienestar de la
humanidad. Hans MORGENTHAU (1904–1980), uno de los
principales autores del realismo internacional,
defendía la política de fuerza por parte de los EE.UU.
como potencia mundial. Sus principios estaban extraídos
de la amarga experiencia personal (era judío alemán) de
un mundo sometido al totalitarismo de HITLER o el de
STALIN. Él consideraba que las políticas de apaciguamiento
y compromiso con regímenes y dirigentes totalitarios eran
erróneas e ineficaces. Por eso recomendaba ser realista y
luchar con las mismas armas, oponiendo violencia a la
violencia, fuerza a la fuerza y astucia a la astucia.
Hans MORGENTHAU
5.1.2
Qué es el idealismo en las RR.II.
Los denominados idealistas nunca formaron un movimiento o corriente definidos como tal sino que fueron llamados
de esa forma por los realistas que les relevaron en el análisis de la política internacional, a partir del final de la
década de 1930. La corriente surge con el fin de la Primera Guerra Mundial.
De esta gran guerra hay que destacar su carácter novedoso en cuanto a contienda fratricida entre humanos. Parte
de esta novedad radicó en los métodos estratégicos, tácticos y tecnológicos que se aplicaron por parte de las
potencias implicadas en su desarrollo. Corresponde a esta guerra el horror de ser un laboratorio en el que explorar
nuevas formas de producir bajas masivas que alcanzaron a unos 10 millones de muertos junto con otros 10 millones
de afectados. Comenzaron entonces a emplearse la aviación de guerra y el uso de submarinos, los carros de
combate y las armas automáticas, la utilización de gases letales de diverso tipo.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 45 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La magnitud de los desastres de la guerra fue inmensa. Durante los 4 años que duró, la voz de algunos intelectuales
logró imponerse en medio del fragor de las hostilidades, si bien con dificultades. Con anterioridad a la guerra,
durante el período de “paz armada”8, pacifistas como el novelista ruso TOLSTOI habían influido en las
conciencias de algunos dirigentes mundiales, como el zar Nicolás II. Las Conferencias de Paz de La Haya
(1899 y 1907) marcaron un hito en el panorama jurídico internacional. En Gran Bretaña, el denominado “grupo
de Bloomsbury”9, entre cuyos miembros estaba el economista John Maynard KEYNES, destacó de un modo
particular.
La nueva asociación entre idealismo y pacifismo se hizo evidente en el ámbito de la cultura, con personajes
comprometidos tan notables como Sigmund FREUD (1856-1939), Bertarand RUSSELL (1872-1970), Herman HESS
(1877-1962), Albert EINSTEIN (1879-1955), Ricarda HUCH (1864-1945), Marie CURIE (1867-1934), etc. Algunos de
ellos formaron parte de la Comisión Internacional de Cooperación Intelectual (CICI), Ginebra, 1922-1946,
cristalizado en el seno de la Sociedad de Naciones.
La paz posterior fue precaria e imperfecta y es en este contexto traumatizado donde surge esta primera corriente
teórica de las RR.II. llamada idealismo. En sí, no nació ni como corriente ni como escuela. Fue un movimiento que
no se preocupó de un modo particular por los aspectos morales de las RR.II. aunque sí se esforzó en
interpretarlos. Las primeras cátedras de las RR.II. se crearon en Gran Bretaña: Gales, Oxford y la London School
of Economics. Durante la guerra se habían publicado algunas obras representativas como las siguientes:
a) Democracy and diplomacy (1915) de Arthur PONSONBY (1871-1946, fue un político británico, pacifista, escritor y
b)
c)
d)
activista social. Fue el tercer hijo de Sir Henry Ponsonby, Secretario Particular de la Reina Victoria de Inglaterra. Suya
es la frase “Cuando se declara la guerra, la verdad es la primera víctima”).
The war of steel and gold (1915) de Henry Noel BAILSFORD (1873 – 1958, periodista británico de izquierdas)
International Government (1916) de Leonard Sidney WOOLF (1880-1969, teórico político, escritor, editor y
antiguo funcionario público británico, mejor conocido por ser el marido de la escritora Virginia WOOLF).
The League of Nations – A practical suggestion (1918) de Jan SMUTS (1870-1950, líder militar, político,
naturalista y filósofo sudafricano).
La obra principal del idealismo fue “The Ligue of Nations and the rule of
Law, 1918-1935” de Alfred Eckhard ZIMMERN (1879-1957, humanista británico,
historiador y político científico de RR.II.), en la que analiza el sistema del periodo prebélico
para compararlo después con los mecanismos previstos en el Pacto de la Sociedad de
Naciones.
Otros idealistas, esta vez norteamericanos, fueron el Presidente WILSON, auspiciador de
la Sociedad de Naciones y Catedrático de Derecho Internacional Público, James
Thomson SHOWELL (1874 – 1965) profesor de Historia de origen canadiense, Pitman
Benjamin POTTER (1892-1981) profesor de RR.II. y Parker Thomas MOON (1892–1936)
profesor de Historia y político científico.
5.1.3 Características del idealismo internacional
Las voluminosas obras de los autores del idealismo no son profundas, pero su mérito
estriba en que definieron principios teóricos básicos de las RR.II. como futura materia de indagación en instancias
ya académicas y universitarias. Su aportación principal es que abordaron la discusión abierta del fundamento de las
instituciones rectoras del orden internacional vigente hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. Ponían en
cuestión temas como:
a) La soberanía del Estado
b) El principio político del equilibrio del poder (balance of power), criterio decisivo de la política
internacional
c) La diplomacia tradicional
d) La masiva fabricación de armamento
e) La desligitimación de la guerra (tema tratado por James Thomson SHOWELL)
f) La creación de una fuerza policial internacional (tema propuesto por David DAVIES)
Su preocupación por estos temas llevó a los idealistas a intensos debates sobre la moralidad internacional, cuyos
supuestos se confundían a veces con postulados jurídicos. Su objetivo era conseguir la pacificación del
Alfred Eckhard ZIMMERN
8
1870-1914: periodo de persistencia de las tensiones entre los Estados, debido a conflictos internos y ambiciones imperiales.
Esto llevó a muchos Estados a designar gran parte de sus recursos en la inversión de la industria de armamentos y el fomento
del Ejército, lo que dio lugar a un complejo sistema de alianzas en que las naciones estaban en conflicto, sin estar en guerra.
9 Con este nombre se suele designar a una serie de intelectuales británicos que durante el primer tercio del s. XX destacaron en
el terreno literario, artístico o social. Se les llamó así tomando el nombre del barrio de Londres que rodea al Museo Británico y
donde habitaba la mayor parte de sus integrantes, que comenzó a reunirse en torno a 1907 en casa de la escritora Virginia
WOOLF.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 46 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
mundo. A partir de ahí, iniciaron la revisión de los principios generales de la Filosofía política y del Derecho.
Tendían a perderse en generalidades, tanto en las cuestiones que suscitaban como en las respuestas que
brindaban después. En consecuencia, uno de sus excesos fue la abstracción. En cierta forma, puede decirse que se
apartaban de la realidad, en tanto que tomaban sus especulaciones, deseos, aspiraciones y misticismos por
predicados positivos de lo real. Ésta es la raíz, quizás, de su descalificación posterior como idealistas.
Su valor principal radica en el entusiasmo, la devoción con la que se dedicaban a sus investigaciones. Poseían una
rectitud bienintencionada, aunque era acrítica respecto a los fundamentos más profundos de las instituciones que
analizaban. Supeditaban el interés de los Estados al interés internacional, es decir, el de unas organizaciones
internacionales que aún estaban en fase de consolidación incipiente. Pecaron de falta de audacia. Su concepción
del hombre era tan abstracta e ideal como lo de los filósofos de la Ilustración.
5.2
Realismo clásico
5.2.1
El realismo clásico del siglo XX y los totalitarismos
En 1939 tuvo lugar una inflexión radical en la política mundial. La Primera Guerra Mundial había descompuesto la
realidad política internacional en un grado inimaginable. Europa había perdido el protagonismo y la hegemonía de la
escena internacional. Sus grandes potencias e imperios aún poseían ingentes poderes y el dominio territorial de
gran parte del mundo, pero la contienda había desvelado su debilidad inherente, su incapacidad de adaptarse a los
tiempos, su ceguera.
El proyecto de MARX y ENGELS había cristalizado en un lugar imprevisto: la Rusia zarista, convulsa en medio de una
crisis política, social y económica sin precedentes. La aparición de la URSS en la escena mundial determinaría el
funcionamiento de la política internacional con un alcance universal. Los rasgos totalitarios que pronto adoptó el
régimen comunista mediante la implantación de la “dictadura del proletariado”, unida a un nacionalismo férreo
obra de STALIN, constituían una señal de alerta sobre el devenir del s. XX, que sólo algunas mentes lúcidas lo
detectaron a tiempo aunque sin resultado.
EE.UU. había intervenido con éxito en la política europea de entreguerras. Superada la crisis económica de 19291930, el panorama de su economía distaba mucho de ser saneado y estable. Pero era mejor que el de las naciones
europeas, empobrecidas y torturadas por una inflación sin precedentes, que descapitalizó y desvalorizó a todo el
sistema, afectando a millones de personas que vieron cómo sus circunstancias personales y vitales sufrían un giro
dramático. Los gobiernos estadounidenses implantaron medidas sociales de bienestar junto con su tradicional
ejercicio de un liberalismo económico congruente.
En Asia, la situación política general también mostraba signos de transformación radical. Los nacionalismos habían
prendido con fuerza como respuesta al dominio colonial de muchas de ellas. China, Japón, India, Indochina e
Indonesia vieron, en el nacionalismo, la posibilidad de abordar su modernización política, económica y social, ligada
a la creación de estructuras estatales de corte moderno. Los procesos revolucionarios implicaron a menudo cambios
de régimen político, entremezclados con revueltas
en contra del poder imperialista o colonial. Las
ideologías nacionalistas de estos países asiáticos
eran a menudo una síntesis de las viejas tradiciones
de pensamiento ancestral y de los nuevos
postulados radicales occidentales (comunistas y
fascistas).
África, con la excepción de Etiopía (que mantuvo su
independencia) y Liberia (que era de facto un Estado
norteamericano en suelo africano), carecía de Estados
soberanos, siendo escenario de los últimos
estertores de la fiebre imperialista desatada en el s.
XIX y que culminó con su reparto en la
Conferencia de Berlín de 1885 (en donde 14
países de Europa, EE.UU., Imperio otomano e Imperio
ruso se repartieron el suelo africano, ninguno de ellos un
país africano).
Las Américas –Central y del Sur- constituían en
aquella época un inmenso escenario de
redefiniciones políticas, sociales y económicas de lo
que había sido territorio español y portugués. Las
naciones que cuajaron a lo largo del s. XIX poseían
unos regímenes políticos precarios, sometidos a la
agitación perenne del golpismo, la conspiración y la
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 47 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
revolución, en sociedades divididas entre criollos e indígenas, con agudos desequilibrios. Su condición de tierra de
promisión para grandes contingentes de emigrados europeos supuso un muelle que amortiguó la dureza de la
realidad de su condición. Formalmente, las naciones iberoamericanas poseían una estructura estatal y jurídica
equiparable a las europeas. Esto las convertía en unos sujetos sui generis de la escena internacional; casi todas
pertenecían al sistema de la Sociedad de Naciones.
Un núcleo fundamental de la política internacional de la época estaba en la Alemania surgida del Tratado de
Versalles, vista como víctima por los propios alemanes y como enemiga por buena parte de los Aliados. Su crisis
política, social y económica era la más radical de Europa. El empobrecimiento y el desaliento generalizados de la
población sirvieron de abono al arraigo de manifestaciones particulares de los totalitarismos de mayor alcance del
momento. El comunismo contaba en Alemania con un gran número de adeptos, siendo cualitativamente muy
superior al soviético en cuanto a sus programas y formulaciones, con un componente ético y cultural indiscutible y
un dogmatismo mucho más fino. El nazismo se vio alentado por algunos magnates de la industria y por ideólogos
adscritos al “pesimismo cultural” vigente entonces (el fenómeno es conocido desde la Antigüedad, pero es en la
Europa del s. XIX tardío donde se consolidó el término, como contraposición a la apología al progreso y al optimismo cultural.
Desde ese momento el término se usa también para describir posiciones ideológicas con concepciones pesimistas respecto a la
cultura política).
El nazismo logró alcanzar el poder por métodos democráticos en 1933. No era una doctrina unívoca. Su cualidad
más notable fue la de ostentar una indudable capacidad de conexión con la desesperación generalizada de millones
de personas desorientadas, a las que consiguió convencer recurriendo a la manipulación psicológica y al
adoctrinamiento de masas. Lo más grave del nazismo fue el exterminio de las personas que consideraba
indeseables (junto con los judíos, otros grupos humanos como gitanos, soviéticos (especialmente, los prisioneros de guerra),
comunistas, Testigos de Jehová, polacos étnicos, otros pueblos eslavos, los discapacitados, los hombres homosexuales y
disidentes políticos y religiosos, fueron también objeto de persecución y asesinato durante el nazismo. La cifra ronda los 12
millones de personas de los cuales la mitad eran judíos).
El totalitarismo comunista practicaba cosas similares al nazismo si bien sus víctimas eran los “enemigos de
clase”.
Con anterioridad al estallido de la 2ª Guerra Mundial (sep. 1939), las potencias europeas habían practicado una
“política de apaciguamiento” respecto a los dirigentes totalitarios europeos (HITLER, MUSSOLINI, STALIN). Se
creía con ello que así iban a desistir de ambiciones mayores, conformándose con la implantación de sus sueños
megalomaníacos en espacios geopolíticos definidos. Pero las connotaciones destructivas de esos regímenes pronto
se descubrieron gigantescas.
La Europa de entreguerras era ideada para impedir la anexión territorial por parte de los vencedores (a la sazón un
conglomerado de nuevos Estados imbuidos de un nacionalismo virulento), merced a la filosofía política del
Presidente WILSON y a su concepción de la “autodeterminación de los pueblos” (Es un principio fundamental del
Derecho Internacional público y un derecho de los pueblos, que tiene carácter inalienable y genera obligaciones erga omnes –
frente a todos- para los Estados). Estos nuevos Estados constituían una codiciada presa para los totalitarismos de
cualquier tendencia. El sistema de la Sociedad de Naciones, buscaba limitar los efectos de las guerras sin
proscribirlas, favorecía posturas tibias, ambiguas y vacilantes. El temor a la expansión del comunismo por todo el
mundo moderó mucho las posiciones frente al totalitarismo nazi y fascista.
Los totalitarismos predicaban la aparición de un orden nuevo, de un mundo nuevo. Denunciaban a los regímenes
liberales como decadentes, corruptos y burgueses. De ese modo lograban la adhesión de sectores heterogéneos de
la sociedad, tanto de las clases más pobres como de la pequeña burguesía y muchos intelectuales, sobrecogidos
todos por la inmensidad de los males generales de la vida corriente.
En este contexto surge el realismo clásico de las RR.II. Indica Hedley BULL10 que los realistas planteaban
abiertamente que su postura era una reacción frente a las ensoñaciones de los idealistas que fueron los teóricos
que sustentaron el sistema de la Sociedad de Naciones. El ideal de cooperación y armonía internacionales no
encajaba en un mundo regido por el conflicto y la anarquía.
5.2.2
Aportaciones principales del realismo internacional clásico
Este realismo surge a finales de la década de 1930, pero su afianzamiento se logra en la década de
1940. Desencantados por las políticas de apaciguamiento, los teóricos realistas habían constatado su inoperancia
en lugares tan dispersos como Manchuria (región del noreste de China que cuenta con una superficie de 801.600 km²),
Abisinia (actual Etiopía, es el 2º país más poblado de África, en el puesto 87 en el ranking mundial de PIB PPA según el Banco
Mundial 2010) o Albania. El s. XX se presentaba como un “siglo de masas”, agitadas por perturbaciones nunca
previstas con anterioridad, sometidas a una violencia de caracteres nuevos, ejercidas mediante atroces sistemas
bélicos y represivos.
10
Ver página 87, donde se habla más de este autor.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 48 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Frente a tal situación, el realismo adopta una postura que pretende ser racional y fría, objetiva y
desapasionada. Atribuye estas cosas abominables a la naturaleza humana. La paz no expresa una condición
natural de la vida humana. Se sustituye con la noción de orden que garantiza la solución reglada de los conflictos.
En consecuencia, el realismo propugna el establecimiento de un sistema coercitivo lo más
contundente posible para disuadir de todo intento de perturbar ese orden representativo de la paz.
La primera corriente de teoría realista de las RR.II. surge en Gran Bretaña y se conoce como “Escuela Inglesa”.
En ella destacan Edward Hallet CARR (1892-1982), Frederick Augustus VOIGT (1892-1957), Georg
SCHWARZENBERGER (1908-1991), Martin WIGHT (1913-1972), Herbert BUTTERFIELD (1900–1979), Charles MANNING
(1894-1978), Hedley BULL (1932–1985), Frederick Samuel NORTHEDGE (1918–1985), Alan JAMES, etc. De muchos de
estos nombres se sigue una trayectoria posterior en el “Segundo Debate” del realismo, partidario este último
del método tradicional de las Humanidades frente a los realistas que emplean métodos cuantitativos, con especial
relevancia los norteamericanos. A esta primera oleada de realistas, ya en América como padres peregrinos, se
suman autores como Nicolas SPYKMAN, Reinhold NIEBUHR, Hans MORGENTHAU, George F. KENNAN, Arnold WOLFERS,
John H. HERZ.
5.2.3
Características del realismo internacional clásico
En el realismo inicial, además de las características básicas ya citadas, podemos señalar que EE.UU. encontraron
en éste una guía de conducta y un faro intelectual, en momentos de ideologización aguda de la política internacional
con una Guerra Fría en ciernes. Al tiempo, se despojaron de su inocencia virginal en materia diplomática. Su
aislacionismo era proverbial y consustancial con su inexperiencia en estos asuntos, por los que sentían un desprecio
evidente, pareciéndoles propios de un oficio solo adecuado a los corruptos usos de la vieja y degradada Europa.
Este acceso a las sutilidades del realismo a la vieja usanza, importado de Europa, permitió a Norteamérica erigirse
en rectora de la conducta internacional ya como superpotencia.
Desde aquel momento, EE.UU. se contempló a sí mismo como valedor del hemisferio occidental. Este hemisferio
era el del mundo libre, en pugna con la opresión comunista internacional. La creación de la OTAN es su plasmación
visible en la práctica. Los maestros del pensamiento internacional del momento eran en gran parte profesores
germanoparlantes. Muchos eran de origen judío y muchos otros protestantes. Impregnaron de acento alemán los
departamentos respectivos de universidades y Administraciones Públicas estadounidenses.
Estos realistas partieron en sus estudios de materias tan tradicionales como la Historia, la Geografía, el Derecho
internacional público, la Teología o la Diplomacia. Liberales desde un punto de vista político (DRAE liberal = partidario
de la libertad individual y social en lo político y de la iniciativa privada en lo económico) fueron seguidores de un utilitarismo
generalizado para enfocar los asuntos económicos, regidos por el principio de la libre empresa.
Sobre esta trama, los Estados tejen la urdimbre de sus relaciones mutuas, marcadas por la desconfianza y la
rivalidad, la competencia y la lucha. Es admitido el uso de la fuerza como medio para zanjar diferencias,
obtener o consolidar ventajas, imponer situaciones de hecho, satisfacer los propios intereses. El Estado es
concebido como actor racional que no reconoce a ninguna autoridad superior a él mismo . Desde la
óptica realista la sociedad o sistema de los Estados están gobernados por un principio de solidaridad
mecánica, dictada por el interés, el cálculo y una previsión racional de las acciones y movimientos.
Se admite el principio político del equilibrio del poder (balance of power), visto como mecanismo de
pesos y contrapesos que de forma contingente limitan la capacidad de actuación de determinados Estados; el
Estado que sostiene el fiel de la balanza es el que marca la tónica de este equilibrio, que es sólo sanción del
status quo, y en el que las nociones de justicia y equidad internacionales no representan nada en absoluto.
El Derecho expresa esas relaciones de poder y las sanciona. El orden internacional está jerarquizado según esas
posiciones relativas, siendo por naturaleza muy inestable y precario. Se prefiere la visión del mundo hobbesiana y
se desprecia la noción de RR.II., prefiriéndose términos como “política mundial” o “política internacional”. Lo
político está siempre supeditado a lo militar y estratégico , función primordial del Estado en ese orden
internacional convulso y sombrío. Las enseñanzas de HEGEL, que consideraba a la guerra como “partera de la
Historia”, y de Carl Philipp Gottlieb VON CLAUSEWITZ (1780-1831), autor del célebre tópico: “La guerra es la
continuación de la política por otros medios”, impregnan todo el discurso realista, teñido de pesimismo existencial
de raíces filosóficas, teológicas y antropológicas.
En la concepción de MORGENTHAU –la figura más visible de este realismo clásico- el Estado actúa como un ente
soberano, garante del orden en el interior de su demarcación, siendo su objetivo declarado la consecución de cuotas
de poder cada vez mayores en la escena internacional, cuotas que son la garantía y salvaguarda eficaces para su
autonomía e independencia. Este poder es tanto un fin como un medio de ejercer la política
internacional. El equilibrio entre Estados se logra a través de ajustes constantes en los que el desafío y la
amenaza son parte del juego. MORGENTHAU propone cuatro mecanismos de equilibrio:
a) Divide y vencerás
b) La supervivencia de los Estados se cifra en su capacidad de defenderse mediante su poder de disuasión
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 49 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
c) Principio de compensación, cuyo mejor ejemplo fue el Concierto europeo vigente a lo largo del s. XIX
d) Las alianzas, concebidas como instrumento de un equilibrio de fuerzas
En este contexto, el Estado como actor racional es un sujeto que, en el medio internacional, se comporta como un
optimizador de su situación relativa: se comporta como un maximizador de beneficios sobre la base de minimizar
riesgos. Es una noción de racionalidad en la que el cálculo de probabilidades desempeña un papel
principal.
A grandes rasgos, y siguiendo a BARBÉ, el paradigma realista se caracteriza por:
a) La unidad de análisis es el Estado (estatocentrismo), que es el actor racional y unitario.
La racionalidad se debe a su actuación maximizadora del poder y el carácter unitario lo
acerca a la visión hegeliana del Estado.
b) La problemática del estudio está centrada en la seguridad nacional. El Estado sobrevive
en un medio hostil en el que la amenaza es constante y militar.
c) La imagen del mundo que sustenta este paradigma ha sido gráficamente definida como la
imagen de las bolas de billar, en referencia a Estados unitarios en choque constante en un
escenario de anarquía.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 50 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 6.
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Sociología e Historia en las RR.II.
Tanto la Sociología como la Historia son muy anteriores en el tiempo a las RR.II. La primera data de mediados del s.
XIX, siendo su fundador Augusto COMTE. A la segunda se le atribuye su invención a Heródoto DE HALICARNASO (480420 a.C.).
6.1 Contexto histórico y político de una época
Los realistas previeron las funestas consecuencias de la “política de apaciguamiento” seguida por las
potencias aliadas respecto a los dirigentes totalitarios. El totalitarismo campaba a sus anchas en la URSS de STALIN
pero, tras la invasión de ésta por el régimen nazi en 1941, este país se unió a los que en 1945 fueron potencias
vencedoras de la 2ª Guerra Mundial. Las bajas fueron tan monstruosas que algunos creyeron que cosas semejantes
no volverían a repetirse jamás. Demostraron ser ingenuos, pero su influencia valió para algunas cosas tan positivas
como la “Declaración Universal de los Derechos del Hombre” (1948) que sirve para que las generaciones
posteriores tengamos alguna referencia moral para enjuiciar las barbaridades que a diario se cometen en el planeta.
Esta 2ª Guerra Mundial –que algunos consideran una prolongación de la 1ª- deshizo por completo fundamentales
referencias anteriores del orden internacional. La efectiva redistribución del poder mundial fue un hecho, así como la
creación de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) (es la mayor organización internacional existente. Se
define como una asociación de gobierno global que facilita la cooperación en asuntos como el Derecho Internacional, la paz y
seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos. Fue fundada el 24
de octubre de 1945 en San Francisco (California), por 51 países, al finalizar la 2ª Guerra Mundial) que nació como una
organización internacional de carácter universal, sustituyendo a la Sociedad de Naciones (1919-1946).
En este orden de la inmediata postguerra dos naciones se elevaron al rango de potencias máximas, en un grado
superior al que ostentaron las del s. XIX europeo. Por eso se llamaron superpotencias. Fueron EE.UU,
representando al “mundo libre” (economía de mercado y democracia liberal), y la URSS, representando al
“socialismo real” (economía planificada y dictadura del proletariado). La bipolarización del mundo fue un hecho
incontestable hasta la década de 1990. Dos sistemas políticos, económicos y sociales se oponían entre sí con
encarnizamiento, empleando todos los medios para destruirse mutuamente. Que en medio de sus disputas
estuvieran las vidas y destinos de millones de personas es algo que no pareció importar demasiado a ninguno de los
dos bloques.
Al finalizar la 2ª Guerra Mundial, bajo la égida de un idealista moderado como fue el Presidente demócrata
estadounidense Francis Delano ROOSEVELT, fraguó el ideal de “un solo mundo”. Con el mandato de Harry F.
TRUMAN esta actitud se transformó en otra más pesimista y negativa cuya manifestación política interna fue la “caza
de brujas” conocida como macarthysmo. El detonante de ese cambio puede resumirse en la pérdida de la
absoluta hegemonía nuclear por parte de los EE.UU, a partir de 1949, cuando la URSS realiza con éxito sus
primeras pruebas Comienza en ese instante la “Guerra Fría” y se instaura la visión de un mundo bipolar. Ligada a
la posibilidad de inminentes ataques nucleares de destructividad se generaron nuevas percepciones psicológicas
asociadas a un comprensible terror nuclear, situación a la que contribuyó de forma importante los distintos
experimentos nucleares que uno y otro bloque llevaron a cabo en distintas zonas del planeta.
En estas circunstancias, el diplomático norteamericano
George Frost KENNAN (1904-2005) predica en 1946 la
“política de contención paciente pero firme y
vigilante” en su famoso artículo “Las fuentes de la
conducta soviética”. Ese mismo año CHURCHILL dictó la
famosa conferencia en la que habló del “telón de acero”.
La “doctrina TRUMAN”, cuyo objetivo principal era prestar
apoyo a todas las naciones bajo amenaza comunista, cuajó
en 1947.
Son perceptibles, pues, dos mundos enfrentados: El llamado
“Primer Mundo”, adscrito un liberalismo cuanto menos sui
generis, coexistía con el denominado “Segundo Mundo”,
defensor de un socialismo peculiar. En ambos bloques
George Frost KENNAN
existían
dictaduras
autárquicas,
corruptas
e
intervencionistas. El “Plan Marshall” (1947) inspirado en
la doctrina TRUMAN (y obra del Secretario de Estado George C. MARSHALL) fue creado para financiar y organizar la
reconstrucción de Europa y frenar el avance del comunismo. Así se definieron las líneas de lo que se entendió que
eran dos modelos de sociedad y dos sistemas distintos de desarrollo. A partir de la década de 1950 empezó a
configurarse la noción de “Tercer Mundo”.
La pérdida de China en 1949, donde el triunfo del Ejército comunista proclamó la República Popular China,
incrementó la sensación de inseguridad de EE.UU. Esto sucedía en un panorama mundial sometido a fortísimas
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 51 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
tensiones que no habían concluido con el final de la 2ª Guerra Mundial. Pueblos, naciones, antiguos imperios y
reinos, sometidos a dominación colonial, habían asimilado el discurso nacionalista. En estas zonas se produjo una
creciente alfabetización del sector de población que ayudaba, como auxiliar subalterno, en la administración colonial
de los territorios. Además, algunos individuos de las clases pudientes acudían a formarse en las metrópolis. Así se
habían constituido elites instruidas en ciencias, técnicas y modos de vida occidentales, que empleaban la lengua de
los colonizadores para predicar la liberación de los dominados desde diversas ideologías, ya desde principios del s.
XX. Su conciencia y organización habían fraguado, a veces de forma muy consistente, buscando una síntesis entre
tradición y modernidad.
Las potencias aliadas vencedoras de la guerra poseían muchas de ellas un imperio colonial cuyos dominios y
explotación se habían vuelto socialmente condenables. La ONU estableció en 1945 el “Consejo de
Administración Fiduciaria” para muchos territorios y poblaciones, con las vistas puestas en la futura
emancipación política. En total fueron 11 los territorios puestos bajo fideicomiso. El espíritu rector era claramente
paternalista. Pero muchos de aquellos pueblos y naciones no estaban dispuestos a esperar ni soportar por más
tiempo tutelas de semejante aspecto, aunque fueran bienintencionadas. Se inicia desde ese momento un proceso
gigantesco decisivo de las historia de la humanidad: la descolonización11. El papel simbólico de la India, guiada
por Mohandas Karamchand GANDHI (1869-1948) y que consiguió su independencia de Gran Bretaña en 1947, fue
esencial.
En ese clima de efervescencia política y de agitación de masas a
escala planetaria, el comunismo de la URSS comenzó a ser
considerado por la Administración Pública estadounidense como algo
más peligroso que el nazismo, encarnación del mal supremo hasta ese
momento. La clara referencia eran los millones de personas pobres,
analfabetas, explotadas, que podían sentir la tentación de entregarse a
un revanchismo irreprimible, tomando a la URSS y a China como
referente.
La hoy obsoleta noción de “Tercer Mundo” designa, en el marco
ideológico de la Guerra Fría, a aquella porción de la humanidad que no
podía ser incluida ni en el primer ni en el segundo mundo. En general,
el “Tercer Mundo” comprende a las poblaciones y territorios que un día
fueron objeto de dominación colonial, a pesar de tener grados de
desarrollo cultural, social y político muy diferentes ya de origen.
Ideológicamente, “Tercer Mundo” fue un término útil porque permitía
Johan GALTUNG
simplificar las cosas y meter en un mismo saco a realidades distintas y
heterogéneas. Qué duda cabe que es un término en origen paternalista e insultante. Los países del “Tercer Mundo”
hoy sólo comparten una importante pobreza generalizada, atraso tecnológico, corrupción política, desigualdad social
y elevada mortalidad, entre otras circunstancias. Comparten lo que el politólogo noruego Johan GALTUNG (1930- ) ha
llamado “violencia estructural” y suponen los 2/3 de la humanidad.
En este siniestro panorama del “Tercer Mundo” pueden identificarse distintos grados y además existen intentos
logrados para salir de su terrible situación. Una parte de la izquierda intelectual occidental se movilizó para fabricar
una ética secular de solidaridad inespecífica, a veces impregnada de un mesianismo nada inocente.
Las consecuencias políticas internacionales de la descolonización se vieron muy pronto en la composición de la
Asamblea General de la ONU que, en pocas décadas, triplicó y casi cuadriplicó el nº de sus Estados miembros. Las
sucesivas incorporaciones de Estados a la ONU su hicieron también al socaire de la Guerra Fría, pues las dos
superpotencias procuraban asegurarse que los nuevos miembros fuesen a engrosar las filas de sus aliados. Hubo
así Estados aliados del “mundo libre”, como Costa de Marfil, y otros aliados de la URSS como la India y Vietnam.
Durante los años de la Guerra Fría el pensamiento de los realistas clásicos logra su apogeo doctrinal. Sin embargo,
el alcance de sus percepciones, teorías y métodos iba a ser superado muy pronto por una realidad internacional
avasalladora y desafiante. De este modo, el realismo clásico dio paso a nuevas cuestiones, formulaciones, hipótesis
y métodos.
6.2 El cientifismo en las RR.II.
Una clave de análisis residía en la imposibilidad de mantener las viejas nociones, de raíz medieval, acerca de la
soberanía del Estado en un mundo en el que las fronteras de todo tipo iban a verse transformadas de modo radical.
11
En los siglos XX y XXI, la descolonización se refiere, habitualmente, a los logros independentistas de varias colonias y
protectorados europeos en Asia y África tras la 2ª Guerra Mundial. Este proceso ha dado lugar, además, a un movimiento
intelectual denominado poscolonialismo. Un período especialmente activo de descolonización que tuvo lugar entre 1945 y 1975,
empezando con la independencia de Pakistán e India del Reino Unido en 1947, y que se culminó con la autodeterminación de las
colonias portuguesas en África en el transcurrir de los años 70.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 52 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Basada en la territorialidad, la concepción clásica de la soberanía se traslada a una visión más sutil del espacio ya
que se modifican las percepciones geopolíticas, geoestratégicas y estructurales de las RR.II. El avance científico
y tecnológico asomaba como un factor de magnitud inconmensurable en la escena internacional. El sistema de
equilibrio entre Estados soberanos, vigente desde el s. XVII y consagrado en el s. XIX, se transforma en el
denominado “equilibrio del terror”12, que instaura un tipo de paz sostenida estructuralmente por los contrapesos
de las coaliciones entre los países grandes y los pequeños. Se pensó entonces que esta “pax americana” sustituía a
la vieja “pax britannica”.
6.2.1
El behaviorismo (metodología del funcionalismo) o empirismo conservador y
sus métodos
La difícil aprehensión de esta realidad internacional sometida a una radical innovación tecnológica lleva, en
determinados círculos científicos y políticos de EE.UU., a negarse a admitir la validez de los supuestos de la Historia
y el Derecho Internacional como disciplinas eficaces para el gobierno del mundo. Los análisis económicos y
sociológicos, impregnados de funcionalismo, se conjugan con una matematización que busca exactificar el discurso
de la Teoría Internacional, sometida a los dictados del positivismo científico. Este enfrentamiento doctrinal es el que
se conoce como segundo debate de las RR.II. y se inicia en la década de 1950.
Usualmente, se suele agrupar a estos dos bandos contendientes bajo las rúbricas de tradicionalistas y
behavioristas. Estos últimos aparecen como los innovadores. Su objetivo fue el de conseguir un cuerpo de
doctrina que fundamentase a la Teoría Internacional sobre los postulados del positivismo científico aplicado a las
ciencias sociales. La denominación de behaviorista, relacionada con esta corriente, es errónea pues toma a la parte
para designar el todo. El behaviorismo (o conductismo) designa sólo a una rama de la Psicología, inscrita en el viejo
utilitarismo del s. XIX.
Los behavioristas de las RR.II. se autodefinen como sigue: “teóricos de las RR.II. que emplean rigurosos métodos
de las ciencias sociales, tales como la obtención y el análisis de datos, para desarrollar y poner a prueba teorías que
expliquen el comportamiento de los actores en las RR.II.”. Según las premisas behavioristas los datos son hechos y
estos hablan por sí mismos; son evidentes y no precisan más comprobación que la fáctica. Mezclados en la
memoria de un ordenador se supone que darán una visión desapasionada de la realidad, lo que permitirá a los
científicos aconsejar a los políticos sobre las decisiones que habrán de tomar. Esto eximirá a los políticos de tener
que dar demasiadas explicaciones sobre aquello que deciden porque están guiados por la ciencia, sustitutoria
de Dios o de la Historia.
Los datos que el investigador selecciona deben ser relevantes, en primer lugar. Por tanto, para él son significativos.
Desde esta premisa los datos son en realidad captados. El criterio que guíe la investigación debe ser científico: se
le exige rigor teórico previo y verificación empírica posterior . Todo ello parece normal y razonable
aplicado a las ciencias naturales pero es altamente ajeno cuando se habla de política internacional y hay intereses
de todo tipo en juego. En RR.II. los pretendidamente sólidos
conocimientos de cuño behaviorista son interesados.
Los datos no hablan por sí mismos: se les hace hablar. Si la
veracidad la determina un ordenador se suprime la reflexión
crítica. La realidad social será siempre compleja y estará repleta
de fenómenos y sucesos aleatorios que modifican el curso de los
acontecimientos. No es de extrañar que las predicciones y
análisis behavioristas fallen tanto. Su alcance solo llega, en el
mejor de los casos, al corto plazo. El behaviorismo busca
sustituir el cuerpo de la doctrina tradicional realista clásica por
una construcción formalmente matematizada de proposiciones
empíricas, impregnadas de un voluntarismo utilitario y
conservador. Dos de los autores representativos de esta
tendencia son Richard N. ROSECRANCE (1930- ) y Morton A.
KAPLAN (1921- ).
Richard N. ROSECRANCE
Existe un nexo entre los planteamientos generales del
behaviorismo y las crisis y conflictos internacionales .
Por su propia naturaleza, estos últimos ostentan un carácter colectivo, como expresión de una rivalidad o
enfrentamiento entre grupos humanos que persiguen intereses y objetivos incompatibles o contrapuestos. Su grado
de violencia es variable. Una crisis internacional puede revelar la existencia de un conflicto o dar lugar de él. La
12
El equilibrio del terror es una teoría elaborada en la época de la llamada Guerra Fría, cuando la URSS y sus aliados del Pacto
de Varsovia por un lado y EE.UU. y sus aliados de la OTAN por otro libraban una carrera armamentista, volviendo el
enfrentamiento tan peligroso que ninguna de las eventuales partes beligerantes podría esperar obtener ventaja de un conflicto
armado (principio de destrucción mutua asegurada o MAD -sus siglas en inglés significan "loco").
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 53 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
aplicación del behaviorismo al estudio de la crisis y conflictos internacionales se vuelca en analizar el
comportamiento de actores implicados, individuales y colectivos . La rama conductista de la Psicología
desempeña un papel fundamental en esta vertiente. Es fundamental desde este análisis la determinación de la
normalidad o de la conducta normal, en circunstancias que, en muchos casos, exceden los parámetros
habituales de la vida cotidiana.
El supuesto de la racionalidad del comportamiento humano es un postulado voluntarista, implícito en ciertas
versiones ilustradas del behaviorismo. Además, los behavioristas ofrecen en general unos análisis impregnados de
psicologicismo presentándolos como factores determinantes de la actuación de los sujetos en las RR.II. La
patología psicológica de los dirigentes de la política mundial –con ser notoria en algunos casosconstituye un argumento bastante peligroso, además de ser un terreno prácticamente prohibido.
6.2.2
Teoría estratégica del conflicto
Antes de entrar de lleno en la explicación de esta teoría conviene recordar el marco histórico en donde la misma
surge y se desarrolla, como una respuesta posible a la situación que se vivía en aquellos tiempos.
Tras las barbaries de Hiroshima y Nagasaki de 1945 y la adquisición de tecnología nuclear necesaria por parte de la
URSS en 1949 se produjeron los primeros ensayos de lo que luego fue la carrera espacial (la concurrencia de las
dos potencias para lograr el dominio de la exploración del espacio extraterrestre). Ciencia y tecnología iban de la
mano con la economía y los sistemas sociales para ofrecer a la atónita humanidad la imagen nueva de un mundo
transformado en sus fundamentos más profundos. Se desarrollaron fuertes aparatos, corporaciones y
organizaciones gubernamentales, estatales y privadas, destinados a servir de cauce a estas gigantescas iniciativas.
En 1945, numerosos científicos con Albert EINSTEIN a la cabeza, realizaron propuestas en favor del ideal de “Un
solo Mundo” (One World), sintetizada en la obra The Anatomy of Peace (1947) del publicista, escritor y
abogado de origen húngaro Emery REVES (1904-1981), formado en París y Berlín. Otros, entre quienes estaba el
sociólogo Edward SHILS (1911-1995), de la Escuela de Chicago, sostuvieron que el arma nuclear podría convertirse
en la gran pacificadora del mundo, precisamente por su mortífera capacidad disuasoria. En las norteamericanas
Universidad de Yale, primero, y Princeton, después, se formaron grupos de estudio e investigación en este sentido,
dando como fruto la obra conjunta The Absolute Weapon
(1946) (El arma absoluta).
Sin embargo, la función más importante la realizó la
coorporación RAND13, fundada en EE.UU. y dedicada a
la investigación y desarrollo de armamento innovador para
las fuerzas aéreas estadounidenses. Esta organización
recibió importantísimas contribuciones económicas por parte
de un poderoso y vasto sector industrial y financiero. La
pérdida del monopolio nuclear por parte de EE.UU. llevó a
desarrollar nuevas estrategias y armamentos como la
bomba de hidrógeno, desarrollada durante el
mandato del presidente TRUMAN. La RAND se convirtió
en la principal instancia asesora del Gobierno
estadounidense en casi todas las materias clave y en 1947
Albert WOHLSTETTER
creó una división dedicada a las Ciencias Sociales y otra a la
Economía. Junto con destacadas aportaciones en diversos campos del saber, surgen decisivos enfoques aplicados
a las RR.II., resumidos en lo que se conoce como teoría estratégica del conflicto. Sus exponentes principales
fueron Bernard BRODIE (1910-1978) en 1948 y Albert WOHLSTETTER (1913-1997) en 1959.
La clave conceptual y psicológica de la teoría estratégica del conflicto radica en dos premisas conexas:
a) La impredictibilidad de un ataque sorpresa
b) La capacidad de represalia o respuesta inmediata masiva (massive retaliation)
Por eso, lo principal era estacionar una red de puntos estratégicos que circundase la URSS, capaces de realizar
operaciones preventivas. Esta noción era decisiva en tanto que se derivaba de la hipótesis –elevada a axioma- de
que fuesen las fuerzas soviéticas las que iniciasen un ataque preventivo con armas nucleares de máxima
destructividad. Esta situación, conocida como “equilibrio del terror”, trasladó el análisis más allá de cualquier
concepción implícita tradicional. Abstrajeron su esquema hasta reducirlo a un cálculo de costes beneficios, en el que
13
La Corporación RAND (Research ANd Development) es un laboratorio de ideas (think tank) estadounidense formado en 1945,
en un primer momento, para ofrecer investigación y análisis a las fuerzas armadas norteamericanas. Actualmente también trabaja
en la organización comercial y gubernamental de los EE.UU. RAND tiene alrededor de 1.700 empleados distribuidos por 50
países de todo el mundo.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 54 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
el análisis cruzado de la cuantificación de determinadas magnitudes concretas se convirtió en un criterio principal en
la toma de decisiones. Se partía de la base de la impredictibilidad absoluta del temible ataque nuclear por sorpresa,
recomendándose una acomodación psicológica a la tensión permanente, en un clima de confrontación perpetúa del
enemigo absoluto. Fue una era que unos vieron como de estabilidad internacional a pesar de que su carácter más
visible era la inestabilidad radical de todo. No en vano, en su seno, surgió el Existencialismo como corriente
filosófica principal apuntalado por pensadores como Albert CAMUS (1913-1960) o Jean-Paul SARTRE (1905-1980),
cuyo núcleo de reflexión era el concepto de náusea o angustia existencial.
Sobre la trama conceptual el dilema de pasividad total y guerra total se teje en la virtualidad de la doctrina de
represalia masiva -impulsada por el Secretario de Estado norteameriacano Foster DULLES en 1953-, conducente
a un exterminio de la humanidad ejecutado por la “doomsday machine” (máquina del día del juicio final),
pesadilla inventada por el físico y militar Herman KAHN (1922-1983). KAHN desarrolló la doctrina de la
escalada nuclear, según la cual una guerra constituye una operación orientada a unos ciertos fines y susceptible
de un manejo o gobierno racional. La escalada de la guerra nuclear se establecía en 44 grados, cuyo curso podía
seguirse y reconducirse mediante una gradación de medidas de disuasión, dosificadas según criterios de
destrucción y mortalidad.
Además de la estrategia de la escalada, se crearon otras estrategias de respuesta:
a) La Counterforce Strategy (=estrategia de los objetivos de contrafuerza): en la estrategia nuclear, un
objetivo de contrafuerza es el que tiene un valor militar, como un silo de lanzamiento para misiles, un base
aérea de bombarderos nucleares, un puerto para submarinos o una instalación de mando y control.
b) Recursos disuasorios de carácter compulsivo como medio político de utilización de la fuerza
nuclear. Las amenazas irán unidas a ofertas de negociación. Esta estrategia comportaba un despliegue
informativo contundente pensado para impresionar al enemigo. Se trataba de exhibir las fuerzas en vez de
ocultarlas y se realizaba una exposición sistemática de las intenciones y contraofensivas previstas en caso
de ataque.
A partir de ahí se avanzó en el desarrollo de armamentos de creciente capacidad mortífera y destructiva, lo que se
realizó a costa de unos presupuestos estatales en defensa en constante crecimiento. Se inició así la carrera
armamentística, con un exponente máximo de la misma que fue el presidente Ronald REAGAN con su proyecto de la
“Guerra de las galaxias”.
La teoría del conflicto estratégico tenía por principal cometido
el diseño de escenarios bélicos, diseño que benefició
enormemente a la industria armamentística estadounidense y
que tuvo su vertiente intelectual en académicos consagrados
a estudios estratégicos. Los vínculos entre los altos mandos
militares y la industria armamentística poseían connotaciones
estatalistas y monopolísticas, que contradecían principios
fundamentales tanto del capitalismo como del socialismo. El
núcleo funcional de la teoría del conflicto
estratégico es ganar la guerra, algo elemental que todos
los pueblos han practicado desde el inicio de los tiempos. En
términos abstractos, los conflictos en general tienen mucho
de juego, como definió el historiador holandés Johan
Johan HUIZINGA
HUIZINGA (1872-1945) en su estudio Homo Ludens (1938).
Las críticas al imperialismo nuclear se realizaron desde todos los campos ideológicos.
6.2.3
Teoría de juegos o teoría racional del conflicto
Las situaciones e interacciones de la política internacional pueden estudiarse desde enfoques abstractos que
reducen sus elementos y actores a un sistema matematizable, cuya exactitud formal pareciera corregir la
complejidad y las paradojas de la realidad. Se supone además que este tipo de análisis están exentos de
subjetividad y pasión, lo que les sitúa a priori por encima del resto de corrientes teóricas. En el contexto histórico y
social en que se inició y desarrolló esta tentativa de racionalizar el estudio de las RR.II. es obvio que las pasiones,
los intereses, la ideología, el afán de poder y dominio estaban no sólo presentes sino que eran promotores de ella.
Volviendo al Homo Ludens de HUIZINGA, es una obra esencial para entender la teoría de juegos. En ella el autor
explora el juego como un fenómeno de cultura, como una función humana tan importante como la reflexión (Homo
sapiens).y el trabajo (Hombo faber). HUIZINGA considera que las grandes ocupaciones de la convivencia humana
están impregnadas de juego. El juego comienza desde el lenguaje. El juego es libre, es un “como sí” y es
desinteresado. Gracias a ese desinterés el juego posee autonomía y pureza propias. El juego es un presente
lleno de sentido en donde el tiempo se ha suspendido y alivia al hombre de su necesidad de futuro. Además
el juego es un intermezzo de la vida cotidiana que se convierte en complemento de la vida misma. El juego se
agota dentro de determinados límites de tiempo y espacio. Existe un momento en el que el juego ha terminado y es
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 55 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a partir de entonces cuando permanece el recuerdo como creación o como tesoro espiritual y puede ser repetido
en cualquier momento. La posibilidad de repetición constituye una de las características esenciales del juego.
El planteamiento de la teoría de juegos constituye un hábil ejercicio de virtuosismo racionalista que como método
puede ser muy útil para descomponer facetas de la realidad previamente acotadas. Pero un método es siempre un
instrumento auxiliar de la teoría sin alcanzar su rango. Aquí es donde encaja el arranque de la teoría de juegos
aplicada a las RR.II.
En 1953, Edward TELLER (1908-2003), físico de origen húngaro naturalizado estadounidense, otro padre de la
bomba de hidrógeno, planteó la posibilidad de un sistema estratégico de cohetes dirigidos y provistos de cabezas
nucleares. Su oponente dialéctico fue el matemático norteamericano de origen húngaro John Von NEUMANN
(1903-1957), fundador de la teoría de juegos. Éste no tenía especiales prevenciones morales en contra de la
guerra nuclear, aun convencido de que llevaría a una conflagración exterminadora de amplios sectores de la
humanidad. Su objetivo era diseñar una estrategia óptima para ver las diversas posibilidades de actuación y, tras
una valoración racional, acceder así a decisiones acertadas.
Cada variable y cada variante de las diversas situaciones de
juego podían ser analizadas con arreglo a una lógica estricta.
Esto facilitaba la solución de cualquier tipo de conflicto. Junto con
los matemáticos Oskar MORGESTERN (1902-1977), John D.
WILLIAMS y Anatol RAPOPORT (1911-2007). VON NEUMANN creó
una auténtica escuela de doctrina que, en el caso de las
RR.II., bien podría denominarse teoría racional del conflicto.
Es necesario contextualizar el desarrollo de esta perspectiva en
sus coordenadas históricas atendiendo al hecho fundamental de
que estos enfoques siguen vigentes en buena parte de los
estamentos académicos oficiales y con repercusiones en distintos
sectores sociales. Por otro lado, si bien las coordenadas
históricas han variado de forma sustancial las actitudes
psicológicas y axiológicas de muchos políticos internacionales de
John VON NEUMANN
hoy siguen siendo las mismas que la de antiguos reyes
mesopotámicos que destacaron por su ferocidad.
La teoría racional del conflicto se sustenta sobre la cuestión siguiente : implícita la situación de conflicto
permanente y basándose en su inmensa capacidad devastadora, ¿es posible conducir la guerra nuclear de
un modo racional? Aquí deben considerarse el elemento doctrinal central del realismo político: la política de
fuerza. Es RAPOPORT quien acomete esta síntesis de realismo y cientifismo . Utiliza el método histórico
comparativo y analiza situaciones en las que la humanidad, merced a avances tecnológicos o revoluciones políticas
y sociales, ha debido hacer frente a conflictos transformadores de la realidad bélica.
La teoría de juegos es una valiosa estratagema pragmática dentro del realismo . Los contendientes
internacionales son vistos como jugadores. Por principio, ninguno puede ni debe fiarse del otro. Pueden evadirse de
la situación de juego o decidir estratégicamente no jugar todas sus bazas y retrasar el desenlace de la partida. La
paz sólo es posible como margen residual. En su aspecto formal, la teoría de juegos se presenta como un
modelo matemático en donde la posición de cada jugador recibe un valor numérico . Sobre este tablero
cruzado se establece la estrategia óptima de cada contendiente. Los dos modelos más comunes del análisis
de casos de política internacional son el dilema del prisionero y el juego de la gallina, que se aplican sobre
situaciones de toma de decisión estratégica o en la valoración racional de riesgos. La conjunción de múltiples
intereses en distintos ámbitos produjo un ambicioso auge de este tipo de programas y proyectos, sostenidos por una
gran cantidad de recursos. Cuajaron en el MIT14 y en el modelo computacional de la Guerra Fría llamado TEMPER,
auspiciado por el Pentágono.
6.2.4
Teoría del "linkage" (vinculación)
Esta teoría supone una evolución de compromiso dentro de las coordenadas anteriores. Abre la vía a
planteamientos de tipo más cooperativo en la política internacional. Implícita está la política de la fuerza del
realismo aunque se combina con una teoría de sistemas rudimentaria . Proporcionó renovados
instrumentos conceptuales y operativos a la diplomacia tradicional.
La “teoría del linkage” establece la existencia de un nexo o vínculo entre la política internacional y la
interna, que hace que ambas interactúen y se influyan mutuamente. Dio sus primeros pasos dentro de la
Administración de Richard NIXON. Una de sus formas de actuación más frecuente se aplica a aquellos casos de
conflicto enquistado en los que se nombra a un grupo de actores relevantes para efectuar labores de mediación y
contacto. La idea es intervenir desde fuera para intentar influir en lo que sucede dentro . Las presiones
14
MIT: Instituto Tecnológico de Massaschusetts
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 56 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
de los grandes y poderosos obligan a los menores a arreglar, por sus propios intereses, sus controversias civiles
internas o las luchas de vecindad. De esta forma se intervino en Sudáfrica, Mozambique, Bosnia, Kosovo, por
ejemplo. La política de fuerza ejerce un papel de policía internacional. Siguiendo el mismo modelo aunque fallido es
la negociación que se mantiene en Oriente Próximo ya desde 1973. Henry KISSINGER (1923- ) es el político más
representativo de esta corriente.
Su teórico más conspicuo es James N. ROSENAU (1924-2011), creador de toda una serie de estudios que analizan
y descomponen los procesos internacionales. Los articula sobre dos líneas estructurales:
a) La horizontal: se da entre dos Estados
b) La vertical: se da entre ciertos niveles superiores de la política internacional y los Estados
Sobre este eje se entrecruzan dos posibles nexos o links:
a) El de penetración: implica una implantación política, militar y económica de una unidad política a otra
b) El de emulación: comporta una reacción que imita dentro de una o varias unidades políticas los
acontecimientos producidos en otra
c) El de reacción: supone una consecuencia en el seno de una determinada unidad política ante los
acontecimientos que se producen en otra, aun sin participación directa en ellos
Como behaviorista, ROSENAU se fija en las secuencias regulares del
comportamiento internacional de los actores seleccionando para su
análisis los casos interconectados, nunca los que se producen
aisladamente. Desde esta premisa, la conducta política exterior
de los Estados puede ser adaptativa o no adaptativa .
Adaptativa es aquella política exterior que se acomoda a los límites
establecidos por el entorno internacional; no adaptativa es la que los
rebasa o desborda creando inestabilidad.
Una síntesis de la noción general de conflicto estratégico, con la
teoría de juegos y la “teoría del linkage” encontramos en la
denominada teoría de la negociación de corte behaviorista y
concebida por Thomas C. SCHELLING (1921- ), premio Nobel de
Economía 2005. En ella, en medio de una grave situación de
conflicto es posible armar otro juego estratégico: el de la
negociación, que amortigua los riesgos de una confrontación radical
y está simbolizada por los “juegos de suma cero”. La
negociación amplía los márgenes de actuación y aumenta las bazas.
6.2.5 Funcionalismo
El origen del mismo lo encontramos en la obra del sociólogo Talcott
PARSONS (1902-1979), que en la década de 1930 concibió su teoría del funcionalismo estructural, centrada en el
estudio de las instituciones y los procesos normativos como elementos de integración y de adaptación social. Por
otro lado, hay que mencionar a David EASTON (1917- ), autor de The Political System. An Inquiry into the State of
Political Science (1953), que traslada algunos principios fundamentales de la teoría general de sistemas a una visión
integradora, conservadora y positivista de la sociedad. A él se deben las famosas nociones de inputs
(exigencias) y outputs (decisiones) aplicadas a un sistema político homeostático.
Una base primaria de las concepciones funcionalistas de la SI se sitúa en un organicismo inespecífico, de muy
antiguas raíces intelectuales que van de Marco Tulio CICERÓN (106 a.C - 43 a.C) a Herbert SPENCER (1820-1903)
pasando por Pablo DE TARSO (0005-0067). La sociedad es vista como un cuerpo vivo, formado por órganos en
mutua relación e interacción, siendo algunos de ellos vitales y otros secundarios aunque conjugados en un todo
armónico. Cada órgano cumple su función, a veces de un modo imperceptible pero siempre eficaz. En el proceso
evolutivo se advierte que son las funciones las que desarrollan los órganos y que estos se atrofian y desaparecen
por falta de uso.
Los funcionalistas consideran que es posible regular el funcionamiento de la sociedad y optimizar sus condiciones
potenciando aquellas funciones que son deseables y amortiguando o disolviendo lo que resulta disfuncional o
incorrecto. Los sistemas sociales evolucionan y los funcionalistas no establecen a priori juicios de valor sobre
cualidades o valores. Fomentan el concepto de integración, en todos los sentidos, aunque principalmente
social y psicológico. La mayoría de los teóricos funcionalistas desarrollaron sus estudios en las décadas de 1950,
1960 y 1970, momentos de sociedades desintegradas por graves conflictos históricos, como la Europa postbélica.
EE.UU. vivía una crisis de bonanza económica y optimismo que hacía de imán para emigrantes de todas
condiciones; los emigrantes no adaptados al “American Way of Life”, los intelectuales y artistas
“underground” que cuestionaban el “Amercian Dream” y los movimientos a favor de los afroamericanos eran
focos potencialmente peligrosos para la estabilidad y la potencia de la nación. Esto llevó a los científicos sociales a
Thomas C. SCHELLING
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 57 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
formular hipótesis como el mito del “American Melting Pot”15 o crisol americano, que formulaba una visión de la
sociedad integrada, sólidamente institucionalizada y provista de un cuerpo de valores firme con el que los
ciudadanos pudieran identificarse de inmediato.
En el ámbito de la política internacional el funcionalismo ejerce un gran influencia desde de la década de 1950. Ha
evolucionado mucho desde sus primeras formulaciones y hoy, vinculado a los liberalismos de diverso corte y
tendencia, impregna las visiones dominantes del discurso de la globalización. Concibe a la SI de un modo sistémico,
según el esquema de David EASTON.
El funcionalismo considera la SI con las siguientes características:
a) Una totalidad cuya estructura está compuesta por diferentes miembros o actores (estatales y no
estatales)
b) En ella se producen ciertas dinámicas
c) Éstas responden al impulso de factores (demografía, economía, cultura, tecnología, etc.)
d) También obedecen a la influencia de fuerzas (movimientos sociales, ideológicos, religiosos, opinión
pública)
e) Todos ellos, factores y fuerzas, evolucionan en el tiempo y modifican sus características
f) En conjunto, la SI representa a la humanidad políticamente organizada o en vías de ello
g) Búsqueda de integración de esta SI fracturada y heterogénea
h) Deseo de unión de la SI, siquiera parcialmente, en regiones mundiales (o subsistemas) que operan
por afinidades varias
i) El procedimiento de unión es funcional, es decir, el más pragmático.
j) La realidad internacional es transnacional y supranacional. El Estado ya no es el único actor.
Ejemplo del pensamiento anterior lo dieron los padres fundadores de la
Unión Europea. Fueron cuatro grandes hombres que han configurado la
historia de la Europa moderna, gracias a los tratados que impulsaron:
a) el franco-alemán Robert SCHUMAN (1886-1963)
b) el alemán Konrad ADENAUER (1876-1967)
c) el francés Jean MONNET (1888-1979)
d) el italo-triestino Alcide de GASPERI (1881-1954)
Tres de los cuatro padres de la actual Europa unida eran profundamente
católicos, el cuarto era laico.
En aquel momento se relegó la unión política y se optó por la cooperación
económica –materializada en acuerdos sobre el carbón y acero-,
intuyéndose que ésta crearía las bases de una sociedad europea más
integrada.
El impulso expansivo de la economía y las transformaciones tecnológicas
junto con diversos factores que mejoraron el bienestar global de las
personas fueron hechos que conmocionaron en sus fundamentos a un
mundo que se encogía rápidamente, bautizándose el proceso como “The
Shrinking of the World” (la reducción del mundo).
David EASTON
El funcionalismo es optimista y aparece teñido de un filantropismo
economicista, utilitario y paternalista, un poco al estilo del Despotismo Ilustrado decimonónico. La noción
funcionalista de sistema es primaria, en tanto se concibe como sistema cerrado o en equilibrio, en el que las
entradas y salidas se compensan mutuamente para darle estabilidad. El sistema se autorregula
automáticamente y el desequilibrio es visto como disfuncional . En caso de que el sistema no se
autorregule los científicos sociales prestan su ayuda para requilibrarlo aplicando medidas funcionales. De ello se
deduce que, básicamente, el funcionalismo presenta características de un conservadurismo político, social, cultural
y económico que en la práctica exhibe diversos grados y calidades.
15
La teoría del “Melting Pot”, también conocida en español como “El Gran Caldero Mundial” se basa en la idea de que la
sociedad de un país se consolide como una sola cultura resultante de la fusión de las distintas culturas que lo integran. En el
caso de EE.UU., son las de los inmigrantes que lo fundaron y la de los que siguen llegando en busca de oportunidad y una mejor
vida para formar parte de la sociedad americana. Esto implica no solo el ser residentes de un mismo territorio pertenecientes a
distintos grupos étnicos, sino también el contribuir a la creación de “una sola raza de hombres” en la cual los grupos inferiores o
nuevos tengan influencia y participación de forma equitativa en los grupos dominantes y viceversa.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 58 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
6.2.6
Teorías de la integración
En la trama histórica común que se teje sobre las teorías de la integración aparecen varios puntos destacados que
conviene considerar:
a) La influencia de la compañía Ford y todo lo que conllevó el fordismo, que implica la
transnacionalización de los procesos económicos y productivos a escala mundial y también la concepción
de nuevos métodos de trabajo, incentivos y retribuciones.
b) El “New Deal”16 y el keynesianismo, políticas estatales concebidas en el Occidente capitalista a raíz
del crac de 1929 para paliar, corregir e impedir desastres sociales. La estabilidad de las sociedades,
ligada a un bienestar general y a una seguridad garantizada, era el mejor antídoto de los procesos
revolucionarios. Consecuencias de ello serían el “Plan Marshall” y el “European Recovery
Program” (ERC).
c) Despuntaba lo que sería conocido después como “sociedad de consumo de masas”, en la que una
demanda constante de bienes y servicios aseguraba el dinamismo de la economía, mediante tasas de
inflación controladas, políticas fiscales progresivas y redistributivas, notables coeficientes de inversión
pública y sistemas de ahorro e inversión seguros.
d) Aparecieron las multinacionales cuya influencia no cesaría de aumentar.
El Occidente capitalista emprendía un rearme material y moral para combatir al comunismo desde su base. La
creación de situaciones y expectativas objetivas de bienestar para sectores crecientes de la sociedad anulaba, como
un antídoto, el revolucionarismo. Varias organizaciones e instituciones se encargaron de realizarlo. En Europa el
ERC fue mucho más que un programa de ayuda económica. Significó el lanzamiento económico de una Europa que
debía imitar los modos de producción americanos, modernizando sus instalaciones y sistemas, a fin de incrementar
la productividad. Por otro lado, ello favorecería a los EE.UU. que aumentaron su prestigio e influencias
internacionales aun a costa de inversiones multimillonarias. La organización gestora de la ayuda americana fue la
OECE (Organización Europea de Cooperación
Económica)17. Logró imponer un sistema de
solidaridad entre los Estados europeos que
implicó un mecanismo de coordinación de
políticas económicas nacionales, un sistema
multilateral de pagos en una situación de
inconvertibilidad de las monedas nacionales.
En toda esta actividad subyacen macroconcepciones económicas y sociológicas, de
fuerte implicación tecnocrática. Así las cosas,
el gobierno de las cosas del mundo debe
dejarse en manos de expertos, provistos de
una visión general. Estas elites de funcionarios,
empresarios y técnicos forman un nuevo
cuerpo social, transnacional, provistos de una
sólida formación académica, con intereses y
valores semejantes, que van en busca de un
medio favorable para desenvolver sus
aptitudes y capacidades. Un método predilecto
es la cooperación, desde un plano que conjuga
lo público-estatal con lo privado y empresarial,
Ernst Bernard HAAS
sobre la densa red de interacciones y
comunicación.
Bastantes teóricos de las RR.II. encajan en este modelo. Entre ellos hay una notable presencia de
germanoparlantes en origen o por educación, vinculados al Imperio austro-húngaro. En una mayoría hay
16
New Deal (literalmente en castellano: «Nuevo trato») es el nombre dado por el presidente estadounidense FRANKLIN D.
ROOSEVELT a su política intervencionista puesta en marcha para luchar contra los efectos de la Gran Depresión en EE.UU. Este
programa se desarrolló entre 1933 y 1938 con el objetivo de sostener a las capas más pobres de la población, reformar los
mercados financieros y redinamizar una economía estadounidense herida desde el Crac de 1929 por el desempleo y las quiebras
en cadena.
17 La Organización Europea para la Cooperación Económica (OECE) fue un organismo internacional fundado el 11 de abril de
1948 por Portugal, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Austria, Dinamarca, Noruega,
Grecia, Suecia, Suiza, Turquía, Irlanda e Islandia, con el objetivo de administrar las ayudas del Plan Marshall. Su objetivo
consistió en facilitar el comercio, conceder créditos y fomentar la liberalización del capital. Se amplió cuando ingresó España en
1958 y, con el ingreso en 1961 de EE. UU. y Canadá, países no europeos, se convirtió en la Organización para la Cooperación y
el Desarrollo Económico (OCDE) fijando su sede en París.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 59 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
antecedentes judíos. Una interpretación posible de las preferencias teóricas por la integración se derivaría
precisamente de una cierta nostalgia de tipo funcional por el espacio integrado que ofrecían los antiguos imperios, lo
cual favorecía el desarrollo de la economía, las transacciones, las comunicaciones, el intercambio cultural, etc.
siempre que se hubieran acometido reformas administrativas de tipo ilustrado.
Teóricos célebres de la integración son:
a) el rumano emigrado a Gran Bretaña David MITRANY (1888–1975)
b) el alemán emigrado a EE.UU.
Ernst Bernard HAAS (1924-2003)
c) el checo emigrado a EE.UU.
Karl Wolfgang DEUTSCH (1912-1992)
David MITRANY
Fue un idealista señalado, muy influenciado por el “New Deal” y vinculado a la Fundación Carnegie. Su obra capital
es A Working Peace System (1943). Sus tesis integradoras son de tipo federalista e inspiración kantiana dentro de
una concepción organicista de la sociedad. Considera que la cooperación entre expertos cualificados puede disolver
las percepciones polemogénicas del Estado nacional. En consecuencia, su hipótesis principal consiste en plantear si
nexos funcionales pragmáticos –basados en la economía y en la técnica- llegarán a borrar las determinaciones
políticas territoriales de los Estados, centrados en la soberanía.
Ernst Bernad HAAS
Ligado a la Fundación Rockefeller, su estudio más célebre fue The Uniting of Europe (1958), donde analiza la
nueva comunidad surgida de la inspiración funcionalista preguntándose si dará lugar a una comunidad política.
Expone las ventajas y defectos de un proceso difícil, sujeto en aquellos años a enormes tensiones internacionales
consecuencia de la bipolaridad de la Guerra Fría y por la descolonización, principalmente. Cuestiones que también
analizó fueron la cooperación militar transatlántica (OTAN) y los intentos de creación de una defensa europea
conjunta. A HAAS le preocupan los aspectos políticos de todo proceso integrador, incluyendo las elites que los
dirigen.
Karl Wolfgang DEUTSCH
Autor capital en esta corriente, provisto de una
sólida formación académica, innovó las visiones
sistémicas corrientes con aportaciones de la
cibernética y de la teoría de las
comunicaciones, siendo el primer teórico
internacional en suscitar la noción de redes.
Una de sus ideas centrales es la de
transacción, que configura los hilos que tejen
esas redes que conectan de un modo cada vez
más denso, complejo y dinámico a las diversas
sociedades. Estas redes contribuyen a crear
nuevas comunidades provistas de sistemas y
valores asumidos, lo que las convierte en
ámbitos de convivencia más seguros y
predecibles.
DEUSTCH es muy incisivo al subrayar la
artificialidad de algunas formaciones
estatales, establecidas sobre perímetros
territoriales impuestos y en cuyo seno no se
articula ninguna comunicación eficaz puesto que
el proceso político no ha respondido
históricamente a una construcción identitaria
coherente. Su obra decisiva fue Nationalism and
Social Comunication (1953) cuyos supuestos
amplió a la escena internacional en Political
Community at the International Level (1954).
Propone procesos integradores que operan
como mínimo en dos planos:
a) El de la necesaria comunicación de la gente corriente que integra la ciudadanía de unos Estados
que constituyen el referente de su identidad real.
b) El de los vastos procesos generales, ligados a la economía, la ciencia, la tecnología, etc., que fuerzan
a integrar las unidades menores en otras más amplias.
Desde esta visión integradora participó en la cristalización de la OTAN, organización que evolucionó desde
una anglofonía hacia una comunidad ideológica alineada en la defensa del liberalismo económico y los valores
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 60 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
democráticos frente al comunismo. Éste es un ejemplo claro de integración regional en una organización
internacional efectiva.
6.2.7
Aplicaciones de la "Teoría de sistemas”
La teoría general de sistemas proviene de las investigaciones del biólogo y filósofo austríaco Karl Ludwing VON
BERTALANFFY (1901-1972), opuesto a las concepciones mecanicistas del mundo natural. Tras el advenimiento del
nazismo emigró a EE.UU. con una beca de 2 años de la Fundación ROCKEFELLER. Volvió a Austria en 1939 y
permaneció allí hasta 1948. En 1949 emigró a Canadá donde residió hasta 1954. En 1955 se traslada a EE.UU. por
3 años tras los cuales regresa a Canadá. Los últimos 3 años de su vida los pasó en EE.UU. donde falleció en 1972.
En 1954 fundó la "Society for the Advancement of General Systems Theory" (Sociedad para el avance de la Teoría
general de sistemas) junto con Anatol RAPOPORT, sociedad conocida como la “Society for General Systems
Research" y que fue renombrada en 1988 como “International Society for the Systems Sciences”. Contrario a la
simplificación y el reduccionismo, ideó la noción de sistemas abiertos, es decir totalidades dinámicas
susceptibles de evolucionar y adaptarse a la aleatoriedad de entornos variables. Entendía los sistemas como un
conjunto de elementos entre los que se producen interacciones. Estos sistemas se podían organizar con autonomía
y sin determinismo y eran concebidos dentro de una constatación básica de la complejidad del mundo real.
VON BERTALANFFY no es sólo autor de una teoría sino de un sistema de pensamiento extremadamente fértil
y de difícil catalogación ideológica. Fue rechazado por bastantes de sus coetáneos.
Esta teoría está basada en tres premisas básicas y en dos tipos de aportes. Las tres premisas básicas son
las siguientes:
a) Los sistemas existen dentro de sistemas
b) Los sistemas son abiertos
c) Las funciones de un sistema dependen de su estructura
Los dos aportes básicos son los siguientes:
a) Semánticos: esta teoría pretende introducir un lenguaje o una semántica científica universal
b) Metodológicos: en ellos se encuentran las jerarquizaciones de todos los sistemas del universo según la
perspectiva de Kenneth BOULDING (1910-1993)
De la teoría general de sistemas se extrajeron principios esenciales, como es el feedback de los procesos,
ampliamente aplicado en el campo de la cibernética. Por ese motivo, la teoría de sistemas cobró relevancia en
ciertas investigaciones asociadas a estudios estratégicos.
Una aplicación de esta teoría al mundo de las RR.II. la realizó Quincy WRIGHT (1890-1979) en su libro A Study of
War (1942), donde analiza las causas de seis grandes contiendas desde una concepción general en la que están
presentes las nociones de proceso y equilibrio, genuinamente sistémicas .
Una teorización más profunda la realizó Lewis Fray RICHARDSON
(1881-1953). Su tesis consiste en que los procesos de competencia
armamentística engendran entre los Estados una dinámica propia,
susceptible de estudiarse con métodos estadístico, a los que
RICHARDSON añade audaces hipótesis económicas y psicológicas que
rompen el determinismo. A finales de 1950 sus trabajos influyeron
muchísimo en los proyectos de la corporación RAND, preocupada por
situar a EE.UU. a la cabeza del mundo dentro de una amplia concepción
estratégica que cubría todos los terrenos de la actividad humana. En
econometría, los postulados sistémicos obtuvieron un enorme
predicamento y llevaron a formular hipótesis de una posible
convergencia entre el sistema capitalista y el comunista debido a su
paridad estructural, basada en último término en la vigencia de un
sistema tecnocrático.
Lewis Fray RICHARDSON
La teoría de sistemas se utilizó también para intentar definir la estructura
o núcleo profundo de la realidad internacional, concebible como sistema mundial. Iniciada la tarea por Charles A.
MCCLELLAND (1917- ), corresponde a Morton A. KAPLAN (1921- ) el ensayo más célebre: System and Process in
International Politics (1957). El autor toma a la Historia como escenario general y laboratorio para describir sus seis
modelos de sistema internacional, que trata de presentar mediante variables interrelacionadas y combinadas
entre sí. Su tipología se define sobre principios estructurales como son las normas de comportamiento dentro de los
propios sistemas y los modos en que estos se transforman y pasan de unos modelos a otros (una concepción
behaviorista y abstracta al mismo tiempo). Esta hipótesis suscitó desde el comienzo grandes críticas a su autor que
terminó por reducir sus pretensiones teóricas calificando su trabajo de enfoque o método. De ella ha quedado la
manía de hablar de bipolaridad o multipolaridad para realizar análisis superficiales de la política internacional.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 61 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Richard N. ROSECRANCE (1930- ) emprende una formulación sistémica más concreta. Utiliza el lenguaje sistémico
para hablar de inputs y outputs, variables, procesos, equilibrio y analiza situaciones de política internacional. Él
advierte que sus teorizaciones no sirven para predecir acontecimientos futuros. Su principal preocupación es la
determinación de la estabilidad de los sistemas, lo que encaja con la ideología dominante del período.
6.3
Las Humanidades en las RR.II.
6.3.1
Enfoques desde la Sociología y la Historia
En medio del rechazo generalizado a la Historia como matriz y escenario de los acontecimientos de las RR.II. por
parte del behaviorismo es evidente que sus teóricos no pudieron prescindir por completo de ella. Cada situación
internacional se inserta en un contexto, cuantificable y operativizable –como predican los behavioristas- pero
también posee una especie de naturaleza más profunda heredada del pasado, cuyo conocimiento y eventual
comprensión ayudan a entenderla y manejarla. Desde los EE.UU. los enfoques sistémicos de las RR.II. se
propagaron al resto del mundo. En Europa gozaron de un éxito considerable, sobre todo en Alemania y Francia.
En Francia destacan varias aportaciones sistémicas que marcan una especie de puente doctrinal entre la aplicación
de la Teoría de Sistemas al estilo americano: las formulaciones desde la Sociología de la Historia. Un sistémico
es Philippe BRAILLARD (1944-.) Se preocupa de definir para las RR.II. los conceptos implícitos en la teoría de
sistemas como son el subsistema, el entorno, la estructura, la función, el equilibrio, la estabilidad y la adaptación.
En continuidad con estas coordenadas, Marcel MERLE (1923-2003) concibe sus obras consagradas a una
Sociología de las RR.II. con varias ediciones sustancialmente modificadas. En ellas elabora y adapta los
principios metodológicos expuestos a una visión tradicional de raíz europea. MERLE ofrece una visión de conjunto en
la que los actores internacionales desempeñan sus respectivos papeles y los factores ejercen su influencia, dentro
de un sistema internacional carente de entorno exterior. Elaboró una clasificación de los estados según su posición
en el sistema internacional, que posteriormente fue retomada por una gran cantidad de autores. Sus estudios no
lograron un reconocimiento en al ámbito intelectual de habla inglesa.
En Francia, los estudios de Historia de las RR.II. constituyeron una de las más clásicas líneas de análisis, frente
a la “Escuela Inglesa” que consolidó el frente de batalla contra el behaviorismo vigente en EE.UU. La Historia de las
RR.II. estuvo asociada originalmente al Derecho Internacional y al Historia diplomática. Esta corriente tiene dos
autores principales: Jean-Baptiste DUROSELLE (1917-1994) y Pierre RENOUVIN (1893-1974). Ambos
consideran que la Historia es la gran suministradora de datos, elementos y experiencia para
abordar la teoría de las RR.II. Conciben esta teoría de RR.II. como un conjunto compuesto de una descripción,
una clasificación y una explicación general. El campo de la Historia es dividido en parcelas, en donde se seleccionan
determinadas regularidades, recetas y reglas, ordenadas según los datos sean fundamentales o accidentales. Es un
trabajo de nula implicación teórica, inundado de inductivismo y de datos factuales.
Posteriormente, RENOUVIN y DUROSELLE hablan de lo que bautizaron como las “fuerzas profundas” de la Historia
de las RR.II, un conjunto de elementos que comprende las condiciones geográficas, los movimientos demográficos,
los intereses económicos, el carácter de las mentalidades colectivas y las corrientes sentimentales, todo ello unido a
la personalidad y a las ideas de algunos estadistas. Sus obras, prolijas en datos, tienen un fuerte componente de
relato e interpretación históricos.
Adscrito a la rúbrica de la Sociología histórica suele aparecer un autor
singular como es Stanley HOFFMANN (1928- ). Nacido en Viena, emigró
a EE.UU. en 1955. Profesor de historia francesa y RR.II. en la
Universidad de Harvard y todavía en activo, su larga trayectoria
académica muestra una evolución desde un empirismo sistémico inicial
hacia posiciones reflexivas de mayor amplitud. Su aproximación al
sistema internacional trata de delimitar con claridad sus características
observables para, a partir de ahí, delimitar y aprehender el fondo de la
política. HOFFMANN sitúa la participación del investigador en el diseño de
proyectos que, como utopías realizables, mejoren las condiciones de lo
existente sin caer en la ingeniería social tan querida por el behaviorismo.
Su preocupación sustancial es lograr lo más cercano a una auténtica
teoría de las RR.II. que le asegure de un modo definitivo una autonomía
científica. Recomienda el recurso a la Historia y al estudio de las
mentalidades y percepciones, es decir el análisis del discurso implícito en
la política internacional. HOFFMANN aboga por un distanciamiento del
Stanley HOFFMANN
observador de la realidad internacional que le incluye a él mismo como
sujeto observante.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 62 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
6.3.2
Perspectivas desde la Sociología y la Filosofía de la Historia
Esta corriente adapta algunos supuestos de la Filosofía de la Historia –hegeliana- al estudio de la realidad
internacional.
El pensamiento del filósofo alemán Georg Wilhelm Friedrich HEGEL (1770-1831) es posible enjuiciarlo como
fuente de múltiples ideologías. Entre otras, es conocida la filiación de las tesis de FEUERBACH, MARX y ENGELS y el
resto de corrientes de determinismo historicista. También una parte del nacionalismo e imperialismo alemanes se
identificó con tesis hegelianas. HEGEL es un filósofo predilecto del realismo político, entre otras cosas por su
apología de la guerra, considerada “partera de la Historia”. Con métodos quirúrgicos, la guerra elimina lo
caduco y abona el terreno para nuevas simientes.
Después de HEGEL hay que mencionar al alemán Oswald SPENGLER (1880-1936), como inspirador relevante de la
perspectiva sociológica, filosófica e histórica de las RR.II. dentro de un realismo político imbuido de pesimismo
cultural. Importante es también la obra de Arnold J. TOYNBEE, realista moderado. Pero el teórico por excelencia de
esta corriente es el filósofo y sociólogo francés de origen judío Raymond ARON (1905-1983). Sus estudios de
RR.II. están empapados de hegelianismo y del racionalismo sociológico de WEBER.
El rasgo dominante de su pensamiento es el de su vínculo inequívoco con el realismo político, plasmado en su
intensa labor periodística. Fue asesor del General DEGAULLE durante la 2ª Guerra Mundial. En su trabajo se da una
preocupación constante por la guerra así como por la conciliación de sus preferencias personales por el
individualismo y la necesidad de adaptarse al holismo imperante en el clima intelectual político de su época. Su
pensamiento internacionalista aparece recogido extensamente en su obra titulada Paz y guerra entre las naciones,
publicada en francés en 1962 y traducida y publicada al castellano en 1963. Su visión del sistema internacional se
sustenta en la noción de potencia, que comprende tanto las fuerzas como los recursos de una nación. Para él, en
la escena internacional se conjuga la lucha por defender intereses racionales e intereses inmateriales junto con un
amplio margen de irracionalidad. Lo decisivo para el éxito de cualquier actuación internacional no es tanto medir
fuerzas sino calcular riesgos y obrar con prudencia. “Sobrevivir ya es vencer”. Todo ello se desenvuelve en un
sistema internacional cada vez más homogéneo, el único en el que los comportamientos de los actores
serán predecibles, tanto en la vertiente diplomática como en la estratégica,
lo que garantiza grados superiores de seguridad y estabilidad.
Para él las RR.II., o más exactamente las relaciones interestatales, se
configuran como una amalgama de relaciones cooperativas y conflictivas,
como unas relaciones que oscilan entre la negociación
diplomática y el conflicto bélico. Esta alternativa entre la diplomacia y
la guerra deriva del hecho de que los Estados son los únicos que reconocen
y legitiman para sí mismos el monopolio de la violencia. El núcleo
explicativo de los fenómenos internacionales se sitúa, precisamente, en las
relaciones entre los Estados. Son éstos los verdaderamente protagonistas
de la vida internacional, si bien su conducta se desenvuelve de forma
equívoca entre la paz y la guerra, entre la negociación y la lucha armada,
entre el conflicto y la cooperación, sin que pueda establecerse de antemano
el predominio de uno u otra, pero con la clara conciencia de que la
condicionante principal de la acción de los Estados, o más precisamente de
los estadistas, reside en el riesgo latente de guerra que en todo
momento histórico ha existido en las relaciones entre diferentes
comunidades políticas. Contemplada de esta forma la realidad internacional,
necesariamente política internacional y política nacional tienden a
Raymond ARON
confundirse en determinados ámbitos.
Por tanto, abordar la problemática internacional en toda su complejidad obliga, si se desea evitar simplificaciones
excesivas, a desarrollar un proceso de conceptualización de acuerdo con cuatro fases o etapas
sucesivas y complementarias:
a) Teoría
b) Sociología
c) Historia
d) Praxeología
La praxeología (ciencia que estudia la estructura lógica de la acción humana. Término acuñado en 1890 por el francés Alfred
Victor ESPINAS) es el último apartado de su obra. ARON aborda la investigación praxeológica desde las antinomias de
la acción diplomático-estratégica, que se puede determinar en la formulación y respuesta a dos cuestiones
básicas. Cuestiones que de algún modo son las dos cuestiones que durante siglos se han planteado y han tratado
de responder, con desigual fortuna, todos aquellos autores que se han dedicado a conocer los problemas
internacionales. Estas son:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 63 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a) El de los medios legítimos de actuación, calificado por ARON como el problema maquiavélico
b) El de la paz universal o como él llama el problema kantiano
Lo que interesa, frente a las concepciones liberales del equilibrio del poder como principio y mecanismo regulador
de la anarquía internacional, es determinar el posible papel regulador de la amenaza constante de guerra nuclear,
es decir, del conflicto total como nuevo factor pacificador de la escena internacional, sobre la base de la disuasión y
de la guerra psicológica. ARON refleja la visión de paz negativa,
entendida como un margen residual, lo que implica concebirla como
aquella situación en la que no existe un conflicto abierto.
Henry KISSINGER (1923- ) es otro realista de judaísmo emancipado.
Desde 1959 destacó por su crítica a la doctrina de la represalia masiva
desde un enfoque ideológico. Para él la consecución de la paz
internacional no es una norma rectora decisiva de la política exterior.
Aboga por el logro de una legitimidad derivada de un sistema
internacional organizado sobre ciertas premisas, dentro de las que se
entablan procesos negociadores y eventualmente intervencionistas,
pensados para restaurar un equilibrio de fuerzas siempre en precario. Su
idea de paz es muy relativa primando el concepto de orden. Sus tesis
son más defensivas que ofensivas. Partidario de la negociación
constante, incluso con los sistemas y regímenes políticos enfrentados, si
bien es preciso estar siempre dispuesto a la eventualidad del conflicto
armado. Se muestra partidario de la intervención atómica limitada. La
postura política de KISSINGER acerca del papel hegemónico de EE.UU. es
Henry KISSINGER
clara: sostiene que es la defensora visible de la legitimidad internacional
frente a cualquier otro sistema.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 64 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 7. Las concepciones críticas del imperialismo: marxismo
y teorías de la dependencia
Lo que estudiaremos en este capítulo se corresponde con las denominadas posiciones críticas de la teoría
internacional. Constituyen un conglomerado de corrientes teóricas e ideológicas que ponen en cuestión los
fundamentos del sistema internacional, que van desde el marxismo en sus variadas vertientes hasta significadas
corrientes de cristianos y otros grupos religiosos pasando por socialismos de variado corte. Estas ideologías
convergen en los fines que persiguen pero divergen profundamente en cuanto a los medios a utilizar para
transformar esa realidad. Sus análisis del sistema y de las RR.II. también son diferentes.
En algunos casos, las críticas se dirigen al “ser” del sistema, a su estructura y funcionamiento, a la trama del
poder real que lo gobierna. En otros, estas posiciones se dirigen al deber “ser”, destinado a solucionar los
problemas principales desde planteamientos ideológicos que no descartan la lucha revolucionaria. El curso de la
Historia ha demostrado que bastantes veces estas corrientes inicialmente revolucionarias se convierten en
reaccionarias una vez que alcanzan el poder real, y adoptan actitudes de política internacional que no se diferencian
en nada de las que propugna el realismo más conspicuo.
Las posiciones críticas se inscriben en una izquierda intelectual, a veces inespecífica, congregada
en torno a ciertos postulados como son:
a) La idea de humanidad, como unidad del género humano
b) El progreso, como camino de la perfectibilidad de la especie humana
c) La igualdad, como ausencia de discriminación hacia los diferentes
d) La justicia social, como rectificadora de arbitrariedades
La posición frente a la libertad suele ser más ambigua, en tanto que es algo que se persigue como fin hasta que se
logra el poder político y luego es desechada en la práctica.
El tópico que articula el debate de estas posiciones críticas es el imperialismo, término ambiguo que ha servido
para acusar a todas las potencias, mundiales o regionales (EE.UU. a España, Cuba a EE.UU., el Che Guevara a
URSS, Vietnam a China, China a URSS). El término imperialismo se presta a usos ambiguos y equívocos, en tanto
que se emplea a veces como calificativo de actitudes y actuaciones
reales que muestran el espíritu de dominio que una determinada
comunidad política ejerce sobre otra a la que a menudo ni siguiera
reconoce como tal. El intelectual palestino, Premio Príncipe de
Asturias de la Concordia 2002, Edward Wadie SAID (1935-2003) lo
definió como:
“La práctica, la teoría y las actitudes de un centro
metropolitano dominante que rige un territorio
distante”.
El politólogo estadounidense Michael DOYLE (1948- ) lo definió
como:
“El imperialismo es, sencillamente, el proceso o política
de mantener o establecer un imperio. Esto último puede
lograrse por la fuerza, por la colaboración política, por la
dependencia económica, social o cultural.”
Edward Wadie SAID
Para SAID, en todas las culturas que se definen desde parámetros
nacionales existe una “aspiración a la soberanía, a la absorción, a la dominación”. Se trata de una especie de
hipertrofia o desarrollo exagerado de una determinada conciencia nacional. En general, el imperialismo se define
como la expansión de una comunidad política que, mediante la imposición de un dominio efectivo, somete a
otras poblaciones y territorios a su soberanía, empleando para ello desde medios militares, políticos,
económicos y sociales, hasta procedimientos ideológicos y culturales. El hecho de trascender las fronteras
nacionales originarias y el de imponerse a poblaciones que no aceptan voluntariamente tal soberanía son típicos de
cualquier política imperialista. Una consecuencia de ello es la necesidad del uso de la fuerza por parte de la
potencia imperialista. Sus partidarios lo defienden con diversos argumentos, envueltos en propaganda que justifica
la dominación sobre principios variopintos, de los que el más repetido es su fuerza o capacidad política unificadora.
El imperialismo es casi tan viejo como la humanidad y apenas ninguna comunidad política constituida con una cierta
solidez está exenta de caer en la tentación imperialista. A lo largo de la historia, varios imperios y sus imperialismos
se han sucedido e implantado en todo el planeta: China, Mesopotamia, el Mediterráneo oriental, el Imperio romano.
Los imperios europeos occidentales, reformulados tras el Renacimiento, compitieron en la escena internacional con
los Imperios mongol, chino, japonés, otomano. A finales del s. XIX aparecieron nuevas potencias aspirantes a un
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 65 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
estatuto imperialista (Gran Bretaña, Alemania, Francia, EE.UU18.). Los totalitarismos florecientes a partir de 1930,
fueron todos imperialistas. Por su parte, ya finalizada la 2ª Guerra Mundial, tanto EE.UU. como URSS ejercieron
cada uno nuevas formas de imperialismo.
7.1
Concepto e ideologías del imperialismo
Las corrientes de análisis sobre el fenómeno imperialista pueden agruparse en torno a tres focos:
a) Aspectos económicos
b) Complejo ideológico de valores éticos, normas estéticas, superioridad racial y cultura con tintes mesiánicos
c) Consideraciones militares y estratégicas
El término imperialismo se ve ampliado, a mediados del s. XIX, con nuevas dimensiones. Su primera asociación
terminológica se da en Francia con los partidarios del bonapartismo (Napoleón I y su dinastía). Posteriormente Gran
Bretaña, hacia 1850, señala las bondades del bonapartismo y 20 años después lo pone en práctica con Benjamin
DISRAELI a la cabeza. El significado del término imperialismo evoluciona entre los propios liberales británicos y
adquiere connotaciones más complejas. Empieza a ser considerado como un marco de difusión de valores
superiores, como el orden democrático y la sagrada misión civilizadora, ligado a un humanismo genérico. En
1898 en Gran Bretaña, imperialismo era un término popular y respetable en amplios sectores sociales.
La obra de John Atkinson HOBSON (1858-1940), Imperialism, a study (1902),
economista inglés desplazado al escenario de la 2ª guerra anglo-bóer como periodista,
determinó la primera inflexión crítica hacia esta nueva perspectiva de imperialismo. En su
búsqueda de fundamentos que expliquen el imperialismo, HOBSON adopta una perspectiva
que asocia elementos ideológicos con otros de índole económica. Cristaliza así la
denominada teoría económica del imperialismo, regida por la idea de que el
desarrollo del capitalismo alcanzaría, más tarde o más temprano, una especie de barrera
natural insuperable al agotarse su capacidad de absorber los mercados existentes. Para
HOBSON la empresa del nacionalismo, con sus connotaciones de prestigio nacional y
militar a ultranza, es económicamente ruinosa y políticamente peligrosa.
Entre 1885 y 1914 surge en Europa un nacionalismo agresivo , consolidado en
John Atkinson HOBSON
la creación de Estados nacionales de corte hegeliano, imbuidos de una creencia en la
nación como comunidad política activa y homogénea, en la que toman parte todos los ciudadanos políticamente
maduros y unidos por una lengua común. Esa nación ambiciona un poder cada vez mayor para no verse limitada en
la realización de lo que concibe como su proyecto histórico universal. Busca ser una unidad grande, sin los
constreñimientos de un Estado exiguo, proyectando hacia el exterior una voluntad poderosa de acrecentamiento y
dominio que asegure su consolidación en el sistema internacional.
La adquisición de territorios está cargada de simbolismo: expresa el deseo de pasar de ser solo una potencia
europea a convertirse en gran potencia mundial (Weltmacht). Se busca tanto la rentabilidad de las colonias como
la obtención de posiciones estratégicas y la movilización de material humano. Todo esto sirve para fortalecer la
posición de la potencia imperialista que proyecta sobre sí misma una adaptación espuria del darwinismo, a
través de la ideología de la supervivencia de los más aptos dentro de la lucha por la vida. De ese modo el
imperialismo adquiere resonancias filosóficas. Según el premio Nobel de Literatura de 1907, el escritor y poeta
británico nacido en la India, Rudyard KIPLING (1865-1936),
“El imperialismo es la pesada, heroica y gloriosa carga del hombre blanco, marcado por el destino natural
de difundir entre las razas inferiores su cultura superior, aun a costa de grandes sacrificios”.
No muy lejos de esta concepción son las ideas de Friedrich NIETZSCHE (1844-1900) sobre el superhombre, basada
en la consideración de algunos individuos y pueblos como naturalmente esclavos o señores. Los escritos, discursos
y panfletos de la época están impregnados de este espíritu, que todo el mundo consideraba inocuo y legítimo y que,
además, eran exigencias reales de un crecimiento capitalista.
El imperialismo militante adoptó un lenguaje halagador de las más bajas tendencias políticas, difundido por medio
de una prensa accesible a millones de personas recién alfabetizadas a quienes el socialdarwinismo les sonaba a
panacea de todos los males sociales. La estructura de la conciencia política europea se transformó por completo. En
Gran Bretaña, el imperialismo liberal, cuyo artífice fue el Primer Ministro británico Archibald Philip PRIMROSE,
Lord ROSEBERY, (1847-1929), nutría los componentes emocionales de la pretendida superioridad británica,
cohesionada como una nación fuerte y unida, providencial para el destino del mundo en unos momentos en que las
teorías raciales estaban en pleno auge.
18
Amparados en la Doctrina del Presidente James MONROE (1823), “América para los americanos”.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 66 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
En Alemania, el historiador y politólogo Heinrich VON TREITSCHKE (1834-1896) imprimió el giro imperialista al
peculiar liberalismo alemán, proclamando la necesidad de que el Reich asumiera una política mundial. Friedrich VON
NAUMANN (1860-1919), político liberal y pastor protestante, y Theodor BARTH (1849-1909), político y publicista,
establecieron los cimientos de un imperialismo nacional sustentado en bases democráticas de izquierda.
En Francia, la idea de la “grande nation française” cuajó en el amplio movimiento autoritario y corporatista que
Charles MAURRAS (1868-1952), político y escritor, congregó en torno a la revista mensual “Action Francaise”. Esta
revista fue el núcleo de un nacionalismo expansionista y racista con amplias repercusiones populares, aunque
también intelectuales.
En Italia, teóricos de las elites como Gaetano MOSCA y Vilfredo PARETO transformaron el pensamiento político y
sociológico al plantear como centro de sus análisis la cuestión de la lucha, de índole casi biológica, que enfrenta a
los grupos dominantes en su lucha por el poder.
Este clima general, presente en buena parte del pensamiento político europeo, suscitó fuertes tendencias hacia el
irracionalismo, el biologicismo y el autoritarismo lo que abonó el terreno de la evolución totalitaria posterior.
Concluida la Primera Guerra Mundial, en pleno debate entre el discurso imperialista nacionalista y su contestación
desde el marxismo, surge la obra del economista austríaco-estadounidense Joseph Alois SCHUMPETER (18831950) que emprende una Sociología del imperialismo, desvinculando por primera vez a éste del capitalismo.
Su estudio rastrea en la evolución histórica del fenómeno, desde Egipto y Asiria hasta la actualidad. Las fuerzas
motoras del imperialismo corren a la par con los valores e intereses de la sociedad que lo sustenta. Si en ésta prima
un gusto irracional por la lucha, las condiciones serán favorables a su
desarrollo, con independencia de que existan objetivos concretos.
SCHUMPETER lo define así:
“Propensión, sin objetivo, por parte de un Estado a la expansión militar
violenta ilimitada”.
En el imperialismo alientan impulsos que no se corresponden con el
espíritu de cálculo racional propio del capitalismo; subyacen en él
componentes tan atávicos como el deseo de dominio, el afán de
lucha victoriosa, el instinto bélico, la agresividad consagrada por
una política expansionista y militarista. Sus análisis fueron condenados
por la ortodoxia marxista. Sus tesis permitían avizorar las tendencias
imperialistas en cualquier pueblo, sociedad y cultura, fuesen éstos
occidentales o no. Su planteamiento no eximía de responsabilidad
histórica a la hipotética misión liberadora de los asiáticos por parte de la
URSS, heredera del viejo Imperio ruso zarista.
SCHUMPETER consideraba al capitalismo el mejor sistema para el
progreso económico, pero no encontró ni propuso la manera de evitar su
colapso, inevitable en su opinión. Auguró la decadencia del capitalismo
—por razones muy diferentes a las de MARX— víctima de su
Joseph Alois SCHUMPETER
esclerosamiento interno, del creciente rechazo de los intelectuales y de la creciente injerencia del Estado en la
planificación económica.
7.1.1
Imperialismo y colonialismo
Una síntesis entre ambos conceptos es el conocido como “imperio colonial”. A principios del s. XVI el imperio
colonial europeo nace con la conquista de América y el establecimiento de las primeras sucursales en Asia y África.
La toma de Constantinopla por los turcos (1453) determinó un cierre efectivo de las rutas comerciales orientales a la
población europea y, en buena medida, esto impulsó el hallazgo de nuevas vías marítimas que encauzaran la
economía del viejo continente. Junto con el extraordinario auge del espíritu del Renacimiento, los recién constituidos
Estados nacionales de Occidente desplegaron una ingente actividad que culminó con la conquista y colonización de
nuevos territorios. La cristalización del capitalismo –comenzado en las ciudades de los Países Bajos en el otoño de
la Edad Media, según HUIZINGA-, la formación de la clase social burguesa y una creciente secularización del
pensamiento son factores inextricables que configuran una nueva era en la política mundial. Occidente, como
civilización, cultura, realidad política y social surge para la Historia como un motor decisivo de transformación,
aceleración de procesos y cambios estructurales.
Este proceso, revolucionario desde todos los puntos de vista, fue inicialmente precario en cuanto a desplazamiento
de poblaciones europeas a los nuevos asentamientos. Antes de 1700 Europa no poseía aún el monopolio del
comercio o de los imperios de ultramar. El Imperio turco se extendía desde el Mediterráneo hasta el Océano Índico.
Los indios dominaban, desde hacía varios siglos, amplias áreas de Asia suroriental. Por su parte, colonizadores
musulmanes ejercían el dominio en la India y en decisivas zonas de Asia meridional desde el s. XVII. El Imperio
chino también ejercía el dominio en Asia suroriental con relaciones de vasallaje hacia los reinos conquistados. En
este contexto, la primera expansión europea (s. XV-XVIII) es relativa en cuanto a su efectivo dominio del orbe,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 67 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
principalmente a causa de la irregularidad de la distribución geográfica de sus posesiones. Ésta se salvaba merced
a la superioridad de las artes de navegación europeas, fruto de una aplicación sistemática de los descubrimientos
científicos a cuestiones de orden práctico.
España sí creó grandes colonias de asentamiento al otro lado del Atlántico. Allí inauguró una nueva era de la
historia mundial, al instituir procedimientos sobre cómo gobernarlas, administrarlas y obtener rendimientos
económicos y fiscales de ellas. Por espacio de tres siglos, la América colonial española tuvo unas leyes comunes,
una administración central, una única religión y una cultura homogénea. El sistema económico fue el del
mercantilismo iniciado en la Europa de la Baja Edad Media, que implicó reserva y aprovechamiento exclusivo de
recursos por parte de la metrópoli. La recaudación fiscal se hacía directamente desde Madrid, sede depositaria de
todos los excedentes coloniales. Otras potencias europeas -como Gran Bretaña, Francia, Holanda- consolidaron
asentamientos coloniales, enclaves comerciales y rutas marítimas a lo largo de los siglos siguientes, en zonas del
mundo aun relativamente exentas de presencia europea. Lo hicieron bien a través de una durísima concurrencia con
los imperios ya instalados o bien por medio de viajes de exploración y conquista, precedidos o seguidos de
establecimiento de misiones de todo tipo.
En lo concerniente a imperios coloniales, la supremacía real de Europa se consolida en el s. XIX mediante lo que se
conoce como segunda expansión europea (1800-1950), coincidiendo con la emancipación de la mayor parte
de los territorios bajo dominio español que pasan a convertirse en zonas bajo influencia de otras potencias rivales.
El monopolio comercial, fundamento fáctico del viejo imperialismo colonial de base mercantilista, quedó abolido
progresivamente. Un gran número de tratados comerciales internacionales, suscritos a iniciativa británica,
liberalizaron las transacciones y recondujeron la trayectoria imperialista por diferentes derroteros: sucesivas
revoluciones industriales y movimientos migratorios internacionales desempeñarían un nuevo papel. En 1800
Europa y sus posesiones coloniales comprendían un 55% de la superficie terrestre. En 1914 su extensión abarcaba
más de un 80%.
Desde la perspectiva geopolítica, a cada nación convertida en potencia colonial le correspondía una determinada
área de influencia. Al socaire de esta nueva percepción del dominio del mundo asomaron potencias coloniales
emergentes como Italia, Bélgica, EE.UU, Rusia. Países como Gran Bretaña, Holanda, Francia e Italia empezaron a
desplazar contingentes considerables de población a los territorios coloniales.
Antes de 1800 ninguna nación europea planteó el colonialismo como exigencia. Pero los desarrollos de la ciencia,
de la industria, del comercio, de la técnica, llevaron a Europa a desempeñar un nuevo papel en la escena
internacional. Ningún viejo imperio tradicional podía resistirse a semejante empuje. Una clasificación habitual entre
unos pueblos y otros comenzó a ser la de “atrasados” o “avanzados”, fundándose en una idea genérica de
progreso acumulativo e imparable. Algunas naciones, como Japón o Turquía, lograron dar pasos notables hacia su
modernización en un período de tiempo relativamente breve. Ello les supuso el primer e imprescindible grado para
ser incluidos en lo que se conocía desde 1815 como el “concierto de las potencias”.
El movimiento colonialista, desarrollado desde el s. XVI de manera discontinua, comienza en América, sigue en
África y Asia, creándose los Imperios Español y Portugués. A partir de 1850, la posesión de colonias empezó a ser
considerada una exigencia, acorde con la autopercepción glorificada de la propia nación, lo que se evidencia en la
persistencia de la cuestión colonial en la prensa y en los debates políticos. Así, a lo largo del s. XIX grandes zonas
de América, África, Asia y Oceanía fueron cayendo bajo dominio occidental, hasta que, finalmente, la Conferencia
de Berlín (1884-1885) sancionó el reparto del continente africano entre las potencias europeas y la sustitución
fáctica del viejo colonialismo de base geográfica o económica por un
imperialismo de base militar y estratégica.
Las rivalidades entre potencias crecen y estallan en crisis como la de
Fashoda, que enfrenta británicos y franceses (1898) y de Marruecos, que
enemista a francesas y alemanes (1911). La competencia máxima se da
entre las marinas respectivas de Gran Bretaña y Alemania. El
imperialismo de EE.UU. se evidencia en las Antillas (Cuba y Puerto Rico)
y en las Filipinas y otras islas del Pacífico. Japón y China se convierten
en piezas muy codiciadas por el imperialismo europeo. Y muchos otros
movimientos geopolíticos expansionistas en todo el planeta.
En aquel periodo la situación general del mundo era de permanente
aceleración, algo insólito hasta entonces. Una clave de este fenómeno
fue el ingente crecimiento demográfico que se produjo en la población
europea entre 1850 y 1900, con una tasa de crecimiento del 51% (de 284
millones se pasó a 430 millones de personas). Las aventuras sin
precedentes crearon un espíritu optimista en las poblaciones, que
consideraban las empresas coloniales-imperialistas como una expresión
Hannah ARENDT
de su innata superioridad. Esta cuestión está muy bien explica por la
filósofa política judía-alemana Hannah ARENDT (1906-1975) en su obra The Origins of Totalitarism (1951) donde
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 68 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
aborda la ideología imperialista que abonó el patrioterismo y el chauvinismo que dominaron las masas europeas
durante todo ese periodo. Hasta tal punto que el más modesto empleado europeo en un destino colonial llegó a
sentirse como un noble de la más pura casta frente a los colonizados (esnobismo, de snob, acrónimo de sine
nobilitate).
La posesión de colonias empezó a ser considerada una exigencia, acorde con la autopercepción glorificada de la
nación concernida y también casi como una obligación y una necesidad irrenunciables y vitales. Desde mediados
del s. XIX, y en especial durante su último cuarto, se desató en Europa una hambre colonial, acompañada de
vivísimos debates políticos de los que la prensa se hacía eco. Éste es el contexto en el que Karl MARX planteó su
postura frente al colonialismo, que los marxistas posteriores proyectaron sobre el imperialismo. El inicial
anticolonialismo de inspiración socialista del s. XIX –SAINT-SIMON, PROUDHON, FOURNIER- es, en palabras de MERLE,
un conglomerado confuso de juicios preconcebidos y contradictorios así como de predicciones gratuitas,
amalgamados con un cierto espíritu visionario que magnificaba la Historia sin analizar con rigor las fuerzas que
operaban en el mundo de su tiempo. La cuestión colonial es central en el pensamiento de MARX.
MERLE y MESA, en El anticolonialismo europeo. Desde Las Casas a Marx, escriben:
"En conjunto, Marx criticó severamente el sistema colonial, en el que ve un ejemplo característico de la
explotación capitalista. Cierto que denuncia, cada vez que se le presenta la ocasión, los abusos del régimen
colonial de acuerdo con la tradición humanista que le impregna; pero concentra sus observaciones en la
explotación económica, es decir, en el beneficio injustificado que los países europeos sacan de sus colonias
[...] Para Marx, el hecho decisivo no es el reparto del espacio mundial en zonas de influencias políticas
dominadas por los europeos, sino más bien la expansión del sistema capitalistas y de sus métodos, por
medio de las empresas coloniales. [...] "
"El capitalismo, al introducir nuevos modos de producción, pulveriza las estructuras sociales arcaicas de
las sociedades colonizadas; preparando de esta forma el advenimiento de un sistema económico basado
en la explotación del hombre por el hombre y que, por este mismo hecho, contribuye a abrir el camino
para la revolución universal".
En el sentido dialéctico del materialismo histórico tanto el colonialismo como su secuela el capitalismo impulsor del
imperialismo fueron vistos como beneficiosos a largo plazo para las poblaciones que lo padecían. Se suponía que
los pueblos colonizados accedían a la amplia marea histórica que les permitía avanzar de golpe desde los arcaicos
modos de producción hacia formas económicas más progresistas como eran los modos de producción capitalistas.
Todo ello aceleraría su ingreso en la futura revolución del proletariado mundial, culminada en la utópica sociedad
socialista del futuro. A través de este gigantesco proceso histórico ciertos pueblos podrían saltarse las etapas
evolutivas de la vieja Europa.´
7.1.2
Visiones marxistas del imperialismo
La política expansionista del imperialismo británico es vista como una dimensión arrogante y
agresiva del nacionalismo. En tal sentido es criticada por los socialistas de la época. A comienzos del s. XX es
la extrema derecha la que asocia el imperialismo con el capitalismo.
La II Internacional obrera (1889) debatió ampliamente sobre el imperialismo, lo que dio lugar a una teorización
abundante al respecto, sobre la línea general que vinculaba el ansia de expansión colonial con las condiciones
globales del capitalismo rampante. Para el marxismo, el imperialismo es consecuencia directa del funcionamiento y
la evolución del capitalismo. Desde el marxismo se analizarán las causas y las consecuencias del imperialismo.
Los autores más señalados de esta etapa son:
a) Otto BAUER (1881-1938), fundador del austromarxismo,
defensor de las nacionalidades y del principio de
autodeterminación. Fue Ministro de Asuntos Exteriores de su
país.
b) Karl KAUTSKY (1854-1938), austríaco afincado en Berlín,
redactor del Programa de Erfurt (1890), texto fundamental
del partido socialista alemán.
c) Rudolf HILFERDING (1877-1941), economista austríaco,
Ministro de Hacienda durante la República de Weimar, líder
del partido socialista alemán. Murió asesinado por la Gestapo.
d) Rosa LUXEMBURG (1871-1919), periodista, economista,
abogada y pensadora polaca de origen judío, nacionalizada
alemana, fue una de las fundadoras del partido comunista
alemán. Se entregó en cuerpo y alma al movimiento obrero en
Alemania. Tuvo una firme creencia en la idea del socialismo,
el feminismo, el antimilitarismo y la oposición a la guerra. Fue
defensora de la acción de masas y participante activa en los
Rosa LUXEMBURG
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 69 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
sucesos que desembocaron en la revolución rusa de 1905. Murió asesinada en Alemania un 15 de enero junto con LIEBKNECHT- por las tropas de asalto que habían recibido órdenes y dinero de los gobernantes
socialdemócratas.
e) Karl LIEBKNECHT (1871-1919), alemán de origen judío, economista y abogado, cofundador del partido
socialista alemán. Conoció a Rosa LUXEMBURG y a Clara ZETKIN, con las que fundó una facción radical del
SPD, los espartaquistas, que se opusieron a la política bélica del país.
f) Nicolai BUJARIN (1888-1938), político, economista y filósofo ruso. Ingresó al Partido Obrero
Socialdemócrata de Rusia en 1906, integrando la fracción bolchevique. Se opuso a la colectivización
agrícola forzada. Fue ejecutado por orden de STALIN durante la Gran Purga.
g) Vladimir Ilich Ulianov, LENIN, (1870-1924), abogado y revolucionario ruso, líder bolchevique, político
comunista, principal dirigente de la Revolución de Octubre y primer dirigente de la Unión Soviética.
h) Jean JAURÉS (1858-1914), cuya obra como político y escritor se orientó especialmente a resaltar el
carácter humanista y pacífico del socialismo. Combatía el peligro de la guerra europea con pasión.
Fundador del periódico L’Humanité en 1904, muere asesinado en París por Raoul VILLAN; éste es
ejecutado en 1936 por el ejército republicano español.
Para un sector del marxismo la causa corriente del imperialismo se basa en el concepto de capital financiero. La
formación de capital financiero define una etapa esencial del capitalismo que pasa de ser un sistema de
competencia a ser uno de monopolio, favorecido por la fusión entre capitales bancarios e industriales. De ese
modo, la industria es controlada por las altas instancias financieras. Ello genera una imparable tendencia hacia la
concentración por destrucción de la competencia. La organización del capital sometida a los intereses
financieros conduce a la creación de cárteles, consorcios, etc. formándose una trama que atraviesa todas
las estructuras del Estado. La política del libre cambio es sustituida por políticas altamente proteccionistas,
revestidas de nacionalismo, que impulsan políticas expansionistas y agresivas.
A fin de asegurarse mercados protegidos, los monopolios amplían mediante el imperialismo sus fronteras
económicas.
Los monopolios obtienen sus ganancias:
a) Con la exportación de la sobreproducción
b) Con la de los excedentes de capital, en busca de inversiones seguras
c) A costa del factor trabajo, con una organización laboral precaria, en el que se incorpora
constantemente mano de obra barata, dócil y no excesivamente cualificada.
d) Mediante la obtención de materias primas seguras y a precios ajustados
Las tesis de Rosa LUXEMBURG difieren algo. Para ella la clave reside en la necesidad de obtención de plusvalías por
parte de los monopolios dentro de la esfera internacional. Su diagnóstico establece que, a finales del s. XIX, el
capital y su acumulación dependen por completo de la expansión imperialista. Sin embargo el proceso tiene un
límite, ¿qué sucederá cuando no queden en el mundo zonas vírgenes en las que el capitalismo pueda extender sus
redes?
Este panorama muestra una escena internacional cada vez más polémica y compleja, vista como un escenario en el
que depredadores varios compiten entre sí en una lucha feroz por conseguir sus fines, al precio de una explotación
sin límites del planeta, de sus pobladores y de sus recursos. Los análisis marxistas (desde la II Internacional obrera
hasta 1914) se centran en el colapso final del capitalismo previsto por MARX como inexorable. Esta tesis está clara
en LUXEMBURG y no tanto en HILFERDING, BUJARIN o LENIN que no adivinan un final tan cercano. LENIN señala el
peligro de aburguesamiento de una parte del proletariado.
No existe unanimidad entre los autores marxistas del momento respecto del inevitable aumento de conflictividad
entre los distintos imperialismos por el reparto del mundo. HILFERDING y KAUTSKY plantean la posibilidad de una
entente interesada entre potencias imperialistas para prolongar la vida de un sistema beneficioso para todas. La
globalización, término desconocido entonces, queda anticipada en cierta forma. Los colonizados transforman
radicalmente sus condiciones de vida y son incluidos en la Historia de los colonizadores, dejando de ser “pueblos sin
Historia”. LUXEMBURG defendió la “economía natural” de los pueblos colonizados, a los que consideraba insertos
en comunidades aldeanas comunistas.
Estos autores marxistas son considerados idealistas. Existía en ellos una genuina y valiosa preocupación
humanitaria por el destino de unas gentes a las que miraban con ojos europeos, en no pocas ocasiones con un
talante paternalista hoy repudiado.
7.2 Posiciones críticas frente al imperialismo
La visión del mundo durante los últimos años del s. XIX y la primera mitad del s. XX muestra un proceso de
acumulación de capital en el centro del sistema (el núcleo político, ideológico, económico y cultural) en
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 70 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
torno al que gira, en situación dependiente, la periferia del sistema . Ese núcleo está representado por
las potencias europeas, con su cúspide visible en el Imperio británico. Las líneas estructurales que definen esta
situación son difícilmente amovibles: es un claro sistema provisto de mecanismos retroalimentarios.
Desde esa determinación estructural, las sociedades se desarrollan mediante procesos acumulativos en los que
intervienen el comercio y la rapiña, mecanismos que acrecientan la riqueza capitalizada depositada en
manos de unos pocos. Estos individuos son los que crean los mecanismos superestructurales que coartan y
anulan cualquier posibilidad de cambiar la situación.
A lo largo de esos procesos surge, junto a la clase de los poderosos tradicionales, un estrato burgués colonial
denominada la clase de los compradores, estrechamente vinculado con los intereses y objetivos de las
políticas de expansión comercial imperialista. Estas clases sociales burguesas se inclinan hacia visiones
interdependientes de la sociedad mundial. Viven a remolque del viejo esquema del poder. Esta periferia capitalista
es incapaz de librarse de su propia dependencia.
A partir de este análisis, la única salida posible para los que padecen tal dependencia es acometer procesos
revolucionarios que rompan los nexos estructurales, procesos radicales o procesos de transformación intelectual. El
revolucionarismo internacional cuenta con una larga tradición.
7.2.1
Tercer Mundo y tercermundismo
El término “Tercer Mundo” fue inventado en los años 50 del s. XX para señalar las zonas del mundo sometidas a
colonialismo e imperialismo que iniciaban su proceso de descolonización. Se trataba de que aquellos pueblos
sometidos a un modo de explotación ajeno por completo a sus intereses salieran de unas condiciones pésimas para
acceder a otras nuevas desconocidas. En este proceso hubo una buena voluntad manifiesta mezclada con mucha
política de intereses sucia, violenta y bastarda.
El concepto Tercer Mundo es totalmente desafortunado porque, aparte de que en su acepción también incluye
connotaciones despectivas equivalentes a “atraso”, “ineficaz” o “miserable”, se convierte en un cajón de sastre de
comunidades que eran realmente muy dispares entre sí, visionadas desde una óptica paternalista no demasiado
diferente de la sagrada misión civilizadora.
En 1945, año en que finalizó la 2ª Guerra Mundial y al socaire de la fundación de la ONU, el Presidente
estadounidense Franklin Delano ROOSVELT (1882- abril 1945) concibió la posibilidad de pensar en “Un Solo
Mundo” (One World). Desde los
ideales liberales estadounidenses se
pensaba que el modelo de
reconstrucción de la posguerra sería
más o menos uniforme, sancionado
por la supremacía de EE.UU. a nivel
militar y atómico. Pero desde la
Conferencia de Yalta19 (1945) ya
se advirtió que la URSS iba a ejercer
un papel decisivo en la escena
STALIN, ROOSEVELT y CHURCHILL en la Conferencia de Yalta, de izq. a der
mundial. Frente al Plan Marshall
(1947) y la OTAN (1949, Organización de Tratado del Atlántico Norte), la URSS implantó en su área de influencia el
COMECON (1949, Consejo de Mutua Ayuda Económica) y el Pacto de Varsovia (1955).
La bipolaridad del mundo durante la Guerra Fría halló su correlato semántico en la expresión “Primer Mundo”,
correspondiente al bloque demócrata-liberal, y el “Segundo Mundo”, correspondiente al bloque comunista. En
este contexto, el “Tercer Mundo” fue aquel no comprendido entre ambos mundos, en su mayoría sujeto al
20
“Régimen de Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas”, un sistema pensado para que los que
entonces eran pueblos subdesarrollados iniciaran un acercamiento progresivo a los beneficios de la civilización,
siempre desde una mentalidad occidental.
Tal y como analiza Marcel MERLE, los miembros del Tercer Mundo pasaron a representar una especie de “Tercer
Estado”, análogo al que surgió en la Revolución francesa. En la década de 1950, el Tercer Mundo se empezó a
perfilar como una tercera vía alternativa entre las dos opciones enfrentadas, instituyendo un socialismo nacionalista
que pareció ayudar a resolver las aspiraciones de independencia política y las necesidades de gestión económica
planificada. Pareció una opción razonable puesto que garantizaba transformaciones imprescindibles sin renunciar a
la propia idiosincrasia, siempre sin salir del sistema capitalista imperante y evitando la colectivización total. La
19
En Yalta (Ucrania), CHURCHILL, ROOSEVELT y STALIN intentaron llegar a un acuerdo lo más amplio posible sobre los puntos de
fricción que les separaban en lo referente al futuro de una Europa que se adivinaba prontamente liberada de la dictadura
hitleriana. Los acuerdos adoptados definieron el nuevo orden internacional y estuvo vigente hasta 1991.
20 Fideicomiso: Disposición por la cual el testador deja su hacienda o parte de ella encomendada a la buena fe de alguien para
que, en caso y tiempo determinados, la transmita a otra persona o la invierta del modo que se le señala.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 71 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
realidad histórica nos ha dejado en muchos territorios elites en el poder, con fuertes implicaciones militares y
oligárquicas, que se han apoderado de las estructuras del Estado convirtiéndolas en dominio propio en un sistema
de corrupción generalizado. A menudo los regímenes implantados, bajo una fachada de democracia y libertad
siempre aplazadas para un futuro incierto, lo que instauraron de verdad fueron dictaduras personalistas represoras y
extremadamente violentas.
A raíz de la Conferencia de
21
Bandung
(1955),
que
reunió a dirigentes que
pretendían evadirse de la
rivalidad entre las dos
superpotencias,
nace
el
denominado “Movimiento de
los
No-Alineados”.
Decisivas en esta etapa fueron
las figuras del general egipcio
NASSER, del Presidente del
Gobierno indonesio SUKARNO,
del Primer Ministro hindú
NEHRU y del mariscal TITO. La
práctica de todos ellos fue la de
ocupar sus cargos de modo
vitalicio,
solicitando
y
obteniendo del primer y
segundo mundo toda clase de
ayudas para sus proyectos
Conferencia de Bandung. Toma la palabra el primer ministro chino.
políticos y económicos. Todos
impusieron políticas formalmente secularizadas. La tutela efectiva de los derechos humanos dejaba mucho que
desear en estos regímenes, donde se institucionalizó la distinción entre derechos sociales, económicos y culturales
frente a los derechos civiles y políticos. Todos fueron hombres de gran temple, obligados a desenvolverse en
circunstancias dificilísimas, tanto internas como exteriores. La herencia que dejaron tras de sí fue pésima. La
inestabilidad, las contradicciones y la violencia estructurales aún presentes han dado paso a conflictos abiertos
irresueltos, civiles e internacionales.
Pero el concepto Tercer Mundo admite aún otra versión. En 1974, DENG XiaoPing (1904-1997) formuló la teoría de
los Tres Mundos. Estableció que su Tercer Mundo era el de los proletarios auténticos de la escena
internacional, a los que la China comunista se proponía salvar del yugo tanto americano como soviético. Esto
respondía a iniciativas intervencionistas en política exterior, incluido el apoyo a lo que entonces se conoció como
“conflictos de delegación”. Estos eran guerras abiertas entre facciones rivales de países del Tercer Mundo,
alineadas con las respectivas potencias y que dirimían sus conflictos con armamento solo de tipo B y C (biológico y
químico).
Por su parte, desde 1973 hasta 1979, los cárteles del petróleo comenzaron también a ejercer un papel
intervencionista en los conflictos internacionales, en defensa de las causas árabes muchas veces, latinoamericanas
o africanistas en ocasiones.
Así, el tercermundismo es concebible como un conjunto de teorías, posturas intelectuales y propuestas, a
menudo de orígenes heterogéneos, que elevan a bandera ideológica el término desfavorecidos. En el
tercermundismo hay socialismo y comunismo, nacionalismo, integrismo, totalitarismo, fundamentalismo, idealismo,
etc. Algunas figuras representativas son las siguientes:
a) Frantz Omar FANON (1925-1961): fue un revolucionario psiquiatra, filósofo y escritor francés, nacido en
la isla Martinica, cuya obra es muy influyente en los campos de los estudios poscoloniales, la teoría crítica
y el marxismo. FANON es conocido como un pensador humanista existencial, radical en la cuestión de la
descolonización y la psicopatología de la colonización. Su obra clave es Les damnés de la Terre
(1961) (Los condenados de la tierra). Esos condenados de la tierra no son el proletariado de MARX
sino más bien el lumpenproletariado. Vivió en las Antillas francesas, donde acumuló experiencia clínica
sobre los problemas psicológicos de las sociedades mestizas y su vivencia del racismo. Ejerció en un
hospital durante la revolución independentista de Argelia (1954-1962). Fue representante de Argelia en
diversas cumbres africanas. Su diagnóstico es que el colonialismo expresa el odio racial y sanciona
21
La Conferencia de Bandung fue una reunión de Estados asiáticos y africanos, la mayoría de los cuales acababan de acceder a
la independencia. Fue organizada por los grandes líderes independentistas: NEHRU de la India y SUKARNO de Indonesia, además
de los líderes de Pakistán, Birmania y Sri Lanka. Estos cinco países asiáticos invitaron a otros 25 a participar en la conferencia.
En total acudieron 29 países. Se celebró entre el 18 y el 24 de abril de 1955 en Bandung, Indonesia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 72 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
c)
d)
e)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
el despotismo, interiorizándose en la conciencia de los colonizadores y colonizados como un
criterio asumido que coarta cualquier transformación. Considera al colonialismo un fenómeno social
de naturaleza cultural que trae inserto el problema del racismo. Su visión trasciende al marxismo, pues
considera que no resuelve la violencia estructural de las sociedades humanas. El objetivo de su
pensamiento es que la humanidad consiga un reparto
del bienestar y la riqueza, es decir, igualar a la mayoría
hacia arriba. Propugna una reorganización de la
economía internacional. Cree que la violencia
revolucionaria produce efectos purificadores y
catárticos y la defiende en tanto que virtual escenario
de cambio. Condenó el aburguesamiento de la
revolución argelina, no así el castrismo cubano. Tuvo
notable influencia en: Ernesto "Che" GUEVARA, Steve
BIKO en Sudáfrica y Ali SHARIATI en Irán.
b) URSS: la tesis principal de este país fue la
del “socialismo de un solo país”, lo que le hizo
esforzarse más en su propio proceso de consolidación
interna que en involucrarse por completo en la causa
de los pueblos oprimidos. Fue intervencionista en los
territorios de su área de influencia geopolítica y
geoestratégica (Euroasia) y se contuvo en otros
ámbitos donde su influjo fue más ideológico y retórico.
Esto se hizo evidente en su actitud hacia la guerra civil
española y la guerra civil china. El factor decisivo de la
revolución china se sustentó en la clase campesina,
cosa que advirtió MAO Zedong ya en su juventud, y que
dejó patente en su legado intelectual a través de la
significación marxista (su adaptación creativa de las teorías de MARX).
China: la Larga Marcha fue el viaje a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército
Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935,
huyendo del Ejército de la República de China. El Ejército Rojo estaba liderado por MAO Zedong (o MAO
Tse-Tung) y ZHOU Enlai. Desde el sur, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo
alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días. La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo
completaría alrededor de una décima parte de las tropas que salieron de Jiangxi, haría de éste uno de los
episodios más significativos y determinantes en la historia del PCCh, que sellaría el prestigio personal de
los nuevos dirigentes del partido en las décadas siguientes. Supuso la subida al poder de MAO Zedong
(1893-1976). En su pensamiento estuvo presente el planteamiento y resolución de las contradicciones
inherentes a todo proceso de cambio social, cultural y político. Sin escrúpulos ni cortapisas a la hora de
ejercer un poder omnímodo, utilizó las viejas estructuras comunitarias de la China rural para implantar
gigantescos planes de industrialización y urbanismo, acompañado de un férreo control del pensamiento. El
denominado “Gran Salto hacia adelante” fue su mayor acción de colectivización económica en un
país de abrumadora demografía. Su éxito, aun a pesar de ingentes costes humanos, llevó a que el
maoísmo fuese considerado una vía de emancipación de zonas del mundo sometidas a los dos
imperialismos. Su creciente activismo internacional fue palpable a partir de 1965 cuando LIN Piao (19071971) diseñó su “Teoría general de la lucha popular y revolucionaria” que se insertó en la
Revolución Cultural de 1966-1969. Su visión internacional concebía Norteamérica y Europa como
urbes mundiales rodeadas de una vasta extensión de universo rural formado por Asia, África y América
Latina, agentes futuros de la “Revolución Mundial”. China ejerció una política exterior centrada en su
interés nacional, aun a pesar de acciones como las de Tanzania, Camboya, su toma y daca con la India y
su entendimiento con EE.UU. Todo es entendible dentro del pragmatismo chino.
Corea del Norte: dirigida por KIM Il-Sung (1912-1994) a partir de 1945 mediante un nacionalismo
socialista, celoso de su independencia nacional. Gobernada con mano de hierro desde un régimen que se
declara formalmente combatiente del imperialismo cultural. Sucedido por su hijo KIM Jon-Il (1942-2011), el
cual ha desarrollado la teoría juche, una doctrina colectivista y nacionalista. Corea del Norte no ha
renunciado al elevado gasto militar, por considerarlo la única manera de garantizar la independencia del
país y la ausencia de ataques extranjeros. KIM Jong-Un (1982- ) el tercero de la dinastía KIM, asume la
dirección del país tras la muerte de su padre en diciembre de 2011, poder que de momento compartirá con
la octogenaria cúpula de generales para asegurarse el apoyo del Ejército, pieza clave en la política del
país.
Vietnam del Norte: liderado por Ho-Chi-Minh (1890-1969) desde 1954 hasta su muerte. Éste fue un
hombre de acción y estadista a la par que estratego e ideólogo fundamental del nacionalismo vietnamita,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 73 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
revolucionario y comunista. En su pensamiento, que saludó la desestalinización con alivio, se combina una
aguda conciencia de los padecimientos de los colonizados con intensas reflexiones sobre el racismo, la
explotación de todo tipo y la impotencia de los sometidos a un orden injusto. Proyecta sus críticas sobre
las potencias coloniales occidentales –Francia en particular- y sobre el imperialismo chino tradicional y
coetáneo. Sostiene que el imperialismo corrompe a las clases trabajadoras que se benefician de él, aun
en posición subordinada, desactivando en todo el mundo cualquier proceso revolucionario mediante la
insolidaridad internacional. Pidió ayuda internacional contra EE.UU. que le invadió durante una guerra de
15 años que se saldó con 2 millones de muertos vietnamitas frente a 70.000 estadounidenses. En 1975
EE.UU. se retiró de Vietnam llevándose el “síndrome del Vietnam” en su política exterior (sentimiento
de derrota e impotencia sufrido por la sociedad estadounidenses en los años 70 y principios de los 80 del s. XX tras la
derrota en la guerra del Vietnam). Vietnam del Norte se fusionó con Vietnam del Sur el 2 de julio de 1976, y
f)
g)
formaron una sola nación denominada la República Socialista de Vietnam, gobernada a través de un
sistema altamente centralizado dominado por el Partido Comunista de Vietnam. Su Presidente del
Gobierno, desde julio de 2011, es Truong Tan Sang.
Cuba: dirigida por Ernesto Che GUEVARA (1928-1967) y Fidel CASTRO (1926- ). GUEVARA fue uno de
los ideólogos y comandantes que lideraron la Revolución cubana
(1953–1959) que desembocó en un nuevo régimen político en ese
país. Participó desde entonces y hasta 1965 en la organización del
Estado cubano desempeñando varios altos cargos de su
Administración Pública y de su Gobierno, principalmente en el área
económica, siendo presidente del Banco Nacional y Ministro de
Industria, y también en el área diplomática como responsable de
varias misiones internacionales. Convencido de la necesidad de
extender la lucha armada en todo el Tercer Mundo, GUEVARA
impulsó la instalación de focos guerrilleros en varios países de
América Latina. Entre 1965 y 1967, él mismo combatió en el Congo
y en Bolivia. En este último país fue capturado y ejecutado de
manera clandestina y sumaria por el Ejército boliviano en
colaboración con la CIA el 9 de octubre de 1967. GUEVARA, con una
sólida formación académica en Economía, conjugó un activismo
político internacional con un mesianismo revolucionario capaz de
socavar al capitalismo desde su propia base. Partidario de la lucha
Ernesto Che GUEVARA
de guerrillas ampliada a dimensiones continentales americanas,
pero también planetarias, propugnaba una política radical que conmoviera a las masas mediante el
ejemplo de sus dirigentes, en una combinación de ardor revolucionario y ascesis personal. Para él la
revolución es un símbolo de un movimiento continuo hacia un futuro mejor, con un estado de ánimo
siempre vigilante y en acecho de los progresos que tal movimiento engendra. Su imagen inspira los
movimientos contraculturales y revolucionarios de todo el mundo como icono comercializado de un sueño.
Por su parte, las tesis de la “Revolución Permanente” de TROTSKY hallaron en CASTRO una
reformulación propia, que eliminaba a las burguesías nacionales como potenciales agentes históricos de la
lucha general contra el imperialismo.
América Latina: Las décadas transcurridas desde la muerte de GUEVARA muestran que la revolución no
fue derrotada por completo en América Latina, si bien sus connotaciones y envergadura han variado
mucho. La revolución latinoamericana ostenta con demasiada frecuencia una vocación golpista, terrorista
y militarista que anula sus pretensiones de legitimidad democrática y su valor emancipador real para los
pueblos a los cuales dominan. Estos pueblos se han visto terriblemente destrozados por feroces
campañas represoras ejercidas por dictaduras de uno y otro lado del espectro político. En muchos de ellos
(i.e. Chile de Pinochet y Argentina de Videla) se ha impuesto un neoliberalismo sin cortapisas dictado por
instituciones internacionales al servicio de un sistema económico de explotación. Se ha extendido
peligrosamente la corrupción inducida por grupos de poder, corporaciones y redes de delincuencia
transnacionales. Y con frecuencia hemos asistido al expolio emprendido por las propias clases dirigentes
en su exclusivo beneficio. Todo ello ante la indiferencia de la comunidad internacional.
7.2.2
Teorías estructurales de la dependencia
En este epígrafe se recogen teorías y modelos analíticos que se articulan en torno a una revisión del viejo esquema
marxista del imperialismo. La base teórica parte de la premisa de lo que se conoce como el “modelo
latinoamericano”, que expone la situación de unas naciones emancipadas del poder colonial español y portugués
a comienzos del s. XIX, cuyos agentes modernizadores fueron burguesías locales, criollas, compradoras,
conniventes con nuevas potencias imperialistas como EE.UU. y Gran Bretaña junto con militares oportunistas,
grandes propietarios y la jerarquía del clero. Estos países vivieron en ocasiones diversos procesos revolucionarios
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 74 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
dirigidos desde las altas instancias sin que en ningún caso se lograran cambios sustanciales en la situación general
de la mayoría de la población. La economía, a menudo supeditada a los intereses corporativos del capitalismo
internacional, desarrolló monocultivos y extracción de materias primas destinados a la exportación, con mano de
obra en condiciones rayanas a la esclavitud.
Las sociedades nacionales, divididas entre un campesinado indígena y una burguesía criolla, carecían de otra
articulación ideológica que no fuese un populismo inespecífico, paternalista, empapado de retórica y megalomanía,
sometidos a los dictados de un partido único o a los de una alternancia política ficticia impregnada de caciquismo.
Una medida económica frecuente de estos regímenes consistió en implantar una suerte de autarquía con una
mínima industria local, que fácilmente sorteaban los compradores. La disociación entre los valores e intereses de la
minoría oligárquica y la mayoría explotada era y es un hecho incuestionable de la realidad política, social,
económica y cultural de gran parte de la América Central y del Sur.
En la primera mitad del s. XX se produjeron algunos destacados logros modernizadores, lo que permitió augurar un
futuro menos sombrío para algunas partes de América Latina. Siempre dentro de parámetros corporatistas,
autoritarios y populistas se realizaron algunos avances notables que sin embargo no supusieron cambios
estructurales. La influencia de EE.UU., preocupado sobre todo por la expansión revolucionaria en su área prioritaria
de influencia geopolítica, ha sido fundamentalmente de control sobre las estructuras políticas y económicas,
haciendo válido el principio de que el fin justifica los medios. Su intervencionismo declarado y tácito ha supeditado
siempre el desarrollo de las sociedades latinoamericanas a los intereses de la política exterior de EE.UU. Por su
parte, las naciones europeas con intereses en Latinoamérica han tenido dificultades para lograr otros objetivos más
amplios que las raíces familiares, ligados al fenómeno de la emigración, con el viejo continente.
En este contexto cristaliza, desde finales de la década de 1959, una amplia corriente de analistas marxistas de
las relaciones sociales. Ésta se interroga sobre las mutaciones de un sistema internacional en el que pervive el
imperialismo como nexo estructural. Sus autores conciben el subdesarrollo como condición inherente del sistema
capitalista internacional y como consecuencia de su reproducción a escala planetaria. Autores como el egipcio
Samir AMIN (1931- ), el economista estadounidense de origen ucraniano Paul Alexander BARAN (1909-1964), el
político y sociólogo brasileño Fernando Henrique CARDOSO (1931- ), el economista chileno Osvaldo SUNKEL (1929- ),
el economista brasileño Celso FURTADO (1920-2004) y muchos más diseñaron múltiples teorías con amplia
repercusión intelectual en la segunda mitad del s. XX.
7.2.2.1.
Teorías del centro-periferia y el intercambio desigual
Dentro del enfoque teórico del imperialismo propio de la 2ª mitad del s. XX existen dos conceptos clave:
a) Centro: también denominado metrópoli
b) Periferia: designa al conjunto de países dominados
Este esquema simplificado se subdivide cuando, en el interior del centro, se señalan otro centro y otra periferia, en
tanto que existen unas élites que ejercen el poder mediante la dominación de todos los mecanismos a su alcance, Y
esa misma distinción se advierte en la periferia.
El argumento principal de este análisis se desglosa en palabras de Philippe BRAILLARD (1944- ) y Pierre DE
SENARCLENS (1942- ):
“La creación, la reproducción y el desarrollo de una relación estructural de interdependencia asimétrica en
el centro y en la periferia, en el marco de un sistema capitalista mundial, tienen como consecuencia el
subdesarrollo y la explotación de la periferia por el centro.”
De este modo, el desarrollo del centro y el subdesarrollo de la periferia son dos aspectos indisolubles de una misma
realidad, que es el fiel reflejo de la estructura profunda que rige los procesos del sistema capitalista mundial. Esta
relación estructural es además perversa, cerrada y retroalimentaria, puesto que no hace sino que reforzar el
desarrollo del centro a costa del subdesarrollo de la periferia.
Las teorías del centro-periferia y del intercambio desigual intentan mostrar los medios de los que se sirve el
imperialismo para asegurarse la permanencia de una estructura del sistema favorable a sus intereses. El
intercambio desigual es uno de esos medios utilizados por el centro para controlar la periferia , al
impedir que ésta produzca y exporte otra cosa que no sean materias primas o productos semielaborados, con bajo
valor añadido y supeditados a redes de distribución y comercialización no controlados por la periferia. Hay una
agravación constante e inquietante de los términos de intercambio en perjuicio de los países de la periferia. Esto
genera una verticalidad intrínseca dentro de lo que ya es una división internacional del trabajo y de la producción.
Junto a este argumento, el economista griego Arghiri EMMANUEL (1911-2001) subraya del papel de los salarios y
retribuciones, notablemente variables a escala internacional, lo que permite a las potencias del centro una tasa
apreciable de beneficio a costa de la explotación del factor trabajo en la periferia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 75 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Desde este enfoque, otros factores inciden además en la perpetuación de la dependencia
estructural de la periferia respecto del centro. Son:
a) Una inversión selectiva de capitales y sectores que afianzan las circunstancias favorables al centro
b) Una ayuda y cooperación selectivas que también desempeñan una función utilitaria (el centro
necesita la periferia y trata de paliar las crisis de ésta)
c) La acción de determinados organismos internacionales (FMI, BM, OMC) que son vistos como
órganos al servicio de los grandes intereses económicos del centro
d) La actuación de las multinacionales que buscan en la periferia materias primas y mano de obra
barata a fin de garantizarse la exclusividad en su ámbito de actuación
e)
penetración
valores ideológicos,
a través
de la culturay ylaeducación,
que buscan
perpetuarpor
el el
Todo ello seLareúne
en dosdeestrategias
básicas:
la penetración
fragmentación
, acometidas
sistema
de
explotación
vigente
centro respecto de la periferia:
a)
b)
Penetración: se refiere a la colusión de intereses y complicidad entre las elites del centro y la periferia,
que mantienen entre sí relaciones privilegiadas a costa de las clases subordinadas. En esas relaciones
son esenciales las “cabezas de puente” (colocación de un producto en un nuevo segmento de mercado,
como primer paso hacia su extensión a franjas de consumo más amplias)
Fragmentación: se logra aplicando el principio de divide y vencerás, que desarticula la precaria
solidaridad transversal entre los desfavorecidos, cooptándoles mediante simulacros de alianzas con las
metrópolis coloniales
Las consecuencias principales que es posible extraer del análisis derivado de estas perspectivas teóricas
son:
a) Permanencia y reforzamiento de la dependencia estructural: se establecen círculos
viciosos de los que es imposible salir sin recurrir a la violencia
b) Explotación y saqueo de la periferia: el centro solo se asegura un beneficio máximo a un coste
mínimo, sin plantearse revertir parte de sus beneficios a la periferia
c) Mantenimiento y desarrollo del subdesarrollo: gobernar sobre la pobreza endémica es
mucho más fácil pues estas poblaciones, desnutridas, enfermas y depauperadas, son
frecuentemente incapaces de rebelarse o intentar un cambio de situación.
d) Heterogeneización y fragmentación de las formaciones sociales: se borra la estructura social
tradicional periférica (lazos familiares, formas de asentamiento y producción, redes de solidaridad)
para favorecer los procesos capitalistas de explotación.
e) Alienación-enajenación cultural y autocolonización: consecuencias de todo lo anterior,
provocan procesos de despersonalización, aculturación y mimetismo cultural
f) Incremento de los conflictos, internos e internacionales: la explotación, la desigualdad, la
injusticia y la corrupción llevan a situaciones de violencia que pueden estallar en forma de conflictos
internos (reprimidos con total brutalidad) o en forma de conflictos internacionales que se eternizan.
Fácilmente se suceden las revoluciones y golpes de Estado, así como los desplazamientos de
población y los genocidios.
Un formulador teórico muy destacado de esta corriente es Raúl PREBISCH (1901-1986), economista y Ministro de
Trabajo argentino tras el derrocamiento del general PERÓN. Su bagaje proviene de una gran experiencia
internacional (en la UNCTAD y en la CEPAL) y de un gran compromiso personal. Sus análisis, fundamentados en la
práctica, realizan una crítica contundente a algunos de los
postulados clásicos de la teoría económica internacional
capitalista. La situación que se produce cuando las
economías nacionales se especializan solo en aquellos
productos que requieren un menor coste de producción
(como aconseja el capitalismo) es convertir a los
productores de materias primas en eternos subordinados
del sistema económico, relegándolos a una perpetua
periferia. La relación de intercambio entre la producción
primaria de la periferia y la de las manufacturas del centro
es asimétrica y desventajosa para la primera, pues los
precios de las materias primas tienden a la baja.
Ello produce lo que se conoce como intercambio desigual.
La situación no admite mejoras pues su determinación es
Celso FURTADO
estructural. Aumentan las fisuras e injusticias sociales que
padecen los desfavorecidos. Al mismo tiempo, la reducida clase compradora de la periferia elude invertir en el
desarrollo de su propia nación y exporta los capitales en paraísos de inversión. Cualquier intento de cambio será
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 76 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
condenado por subversivo y reprimido con violencia mediante unas fuerzas armadas subordinadas a tal propósito.
Estos últimos aspectos, que subrayan otros de carácter más sociopolíticos, quedan marginados en el análisis de
PREBISCH pero no así en el del brasileño Celso FURTADO (1920-2004).
Éste último trabajó para varios gobiernos brasileños e influyó en la formulación de numerosas políticas públicas
durante el s. XX; pero solo ejerció la función pública en períodos en los que en Brasil gobernaban presidentes
electos democráticamente. Participó en el gobierno del presidente Juscelino KUBITSCHEK y en la creación de
SUDENE -"Superintendência do Desenvolvimento do Nordeste"-, una agencia que trabajó para estimular el
desarrollo de la región pobre del nordeste de Brasil. Según FURTADO, los mercados sólo generan decisiones
globalmente coherentes en países con un avanzado grado de homogeneidad social. Así, cuanto mayor sea la
heterogeneidad social, mayor será la necesidad de una política nacional de desarrollo que priorice el bienestar
social de toda la población y el crecimiento.
Los estudios de FURTADO subrayan el dualismo cultural imperante en la clase compradora, subyugada por los
hábitos de consumo europeos y norteamericanos, lo que impone a sus economías la creación de industrias poco
productivas. Las estrategias económicas de desarrollo emprendidas por estas capas de población, formadas por
grandes propietarios de tierras, se limitan a satisfacer sus necesidades suntuarias.
Todos estos procesos se producen alrededor del dogma de la modernización, implícito en las políticas de desarrollo
de la década de 1960, concepto que será revisado en la siguiente década por pensadores como P. SWEEZY, H.
MAGDOFF y P. JALÉE.
7.2.2.2.
Perspectivas críticas sobre teorías de la modernización: el desarrollo del
subdesarrollo
El autor más relevante es el economista y sociólogo alemán Andre Gunder FRANK (1929-2005), uno de los
creadores de la teoría de la dependencia en la década de 1960, considerándose él mismo como un neomarxista
y economista radical. Llegó a una tesis opuesta a la de Walt Whitman ROSTOW (1916-2003): el desarrollo y el
subdesarrollo son las dos caras
opuestas de la misma moneda,
esto es, los países desarrollados
lograron su crecimiento a costa del
subdesarrollo de otras naciones.
Nació en Alemania, pero su familia
emigró del país a Suiza cuando
Hitler fue nombrado canciller, para
posteriormente en 1941 emigrar
definitivamente a EE.UU. Estudió
en la Universidad de Chicago
donde obtuvo su doctorado en
Economía en 1957.
Vivió algunos años en varios países
de Latinoamérica y África, como
Brasil, México, Chile, Ghana,
Guinea, con los cuales adoptó un
compromiso académico-político que
fue definitivo para su obra. Escribió
varios libros sobre el tema en los
Andre Gunder FRANK
que expuso su crítica al enfoque
desarrollista, el más famoso de sus textos se titula Capitalismo y subdesarrollo en América Latina (1967). Sus
tesis lo convierten en precursor de las teorías de Immanuel WALLERSTEIN
Estableció que los programas de desarrollo norteamericanos no solo no eran capaces de solucionar los problemas
del subdesarrollo sino que, en cierta medida, contribuían a mantenerlos. Adoptó del sociólogo y politólogo peruano
Aníbal QUIJANO (1928- ) las tesis sobre la marginalización de las economías locales en beneficio de las
hegemónicas. Participó en las discusiones sobre las estrategias de la CEPAL. Se alineó con Pekín frente a Moscú.
Fue crítico con FURTADO y denunció las pretendidas virtudes de la ayuda estadounidense al desarrollo, al destapar
su cara oculta.
Como crítico de la modernización su principal aportación es el desmantelamiento de las tesis de los
estadios o etapas evolutivos del desarrollo . Razonó que si los países pobres tuvieran que recorrerlas para
alcanzar el bienestar de los ricos esto supondría que deberían acometer la expoliación y el saqueo
correspondientes, en clara imitación de un modelo histórico y explotador, cosa nada aceptable en términos
intelectuales y éticos.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 77 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Su exhaustivo estudio de las estadísticas gubernamentales oficiales estadounidenses le permitió establecer que el
proceso de flujo generoso de capitales de los países ricos hacia los pobres es pequeñísimo comparado con el flujo
en sentido inverso. Entre 1950 y 1966 la cifra de capital neto aportada por la periferia a los EE.UU. fue de 16,6 miles
de millones de $. Desde estos planteamientos se define uno de sus estudios fundamentales One Capitalist
Underdevelopement (1963) (“Sobre el subdesarrollo capitalista”). En él explica que subdesarrollo y desarrollo
no son estadios de un proceso lineal y acumulativo sino situaciones de un par simbiótico.
El subdesarrollo carece de esperanza pues no representa ninguna especie de estadio primitivo del
desarrollo sino su lado oscuro, intrínseco, inamovible. Los denominados países subdesarrollados están
situados en una posición de dependencia y sometimiento estructurales de los que, mientras permanezca vigente el
moderno sistema capitalista mundial, es imposible que salgan. Utiliza el término lumpen (andrajo) para señalar
las características de la burguesía y el desarrollo de las naciones pobres: lumpenburguesía y
lumpendesarrollo, agentes y factores que operan en los márgenes de un sistema determinado por premisas
ajenas por completo a cualquier valor de humanidad. Para FRANK, lumpenburguesía hace referencia al sector social
de emprendedores cuya actividad económica carece por completo de toda autonomía para establecer una vía de
desarrollo local eficaz. El resultado es un lumpendesarrollo, cosa bien visible en las cuadrillas de indigentes que
rebuscan su sustento entre montañas de basura en las megalópolis del Tercer Mundo (como los 75.000 zaballen,
cristianos coptos de El Cairo).
Dejando ya los estudios de FRANK, las condiciones de subdesarrollo en las que hoy viven 5.000 millones de
personas en nuestro planeta Tierra cabe calificarlas de conflicto. El marxismo aplicado no ha resuelto este
problema, problema que sí estuvo en el origen de esta corriente de pensamiento prolífica en tantos ámbitos.
Determinados analistas no adscriben el vocablo conflicto a estas situaciones. Unos conciben la vida del hombre
como solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta y éstas son sus condiciones naturales. Otros consideran que la
palabra conflicto solo debe ser aplicable a situaciones casi bélicas y utilizan eufemismos para referirse a esta
situación que padecen más de 2/3 partes de la humanidad.
7.2.3
Teorías críticas del conflicto e Investigación para la Paz
En 1945, el psicólogo estadounidense Theodore F. LENTZ (1888-1976) fundó en la ciudad de Sant Louis (EE.UU.)
el Peace Research Laboratory. Previamente había emprendido trabajos sobre el estudio del carácter y sobre la
democracia. Y en 1967 dirige sus investigaciones sobre la Ética. Nace así el compendio de ciencias cuyo haz
compone el cuerpo de doctrina conocido como Investigación para la Paz.
Su institucionalización se plasma desde mediados de los años 60 del s. XX en instancias como el PRIO de Oslo
(International Peace Research Institute), seguido de su correlato sueco el SIPRI y el IPRA londinense. La
publicación del Journal of Peace Research (Oslo, 1959), a iniciativa del politólogo noruego Johan GALTUNG,
constituye aún hoy una principal referencia periódica editorial de estos estudios.
Pragmático, empírico y positivista en cuanto al postulado inicial de sus investigaciones y sus métodos, GALTUNG
corona su obra con principios de elevado valor moral y compromiso ético. Podríamos situarlo en el tercer debate de
las RR.II. o incluso en el cuarto, ya que es un autor en constante revisión autocrítica. El eje central de su
preocupación teórica es la noción de violencia y de paz:
a) El triángulo de la violencia: Aparte de la violencia directa, física o verbal y visible para todos,
existen también la violencia estructural y la violencia cultural, fuerzas y estructuras invisibles, pero
no menos destructoras. Ellas son las raíces de la violencia directa y comprenden ciertas formas
sociopolíticas y culturales de una sociedad: las estructuras que permiten la represión, explotación,
marginación o también la distancia no adecuada así como la legitimación de la violencia en el
patriarquismo, racismo o sexismo.
b) Paz negativa versus paz positiva: La paz debe ser más que la mera ausencia de un conflicto violento
(ésta es designada como paz negativa); los Estados (o cualquier grupo dentro de un conflicto) deben
buscar relaciones de colaboración y apoyo mutuo para lograr una paz positiva. En el momento del alto el
fuego el trabajo para construir la paz está a punto de comenzar, para lograr así una paz que dure más allá
del alto al fuego.
La violencia es hoy consustancial a muchas situaciones a los que los seres humanos deben hacer frente por
exigencias biológicas. Pero deberíamos retirarla de su hegemonía como principio rector del comportamiento
individual y de los procesos sociales, y expulsarla de las vías culturales legitimadoras. Su tesis sobre violencia
estructural desvelan los ocultos resortes que convierten la existencia de muchas personas y grupos sociales en
auténticos infiernos terrenales. Sus análisis no se limitan a señalar los factores económicos de los procesos, como
hacen otros autores marxistas, sino que subrayan otros mecanismos más sutiles de índole psicológica y cultural que
arropan situaciones de violencia con disfraces engañosos. La aplicación de remedios economicistas no sirve para
eliminar la violencia de una sociedad concreta si ésta está impregnada de ideologías, creencias y actitudes básicas
que las legitiman.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 78 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Su noción de paz es de índole positiva, es decir que constituye una afirmación sobre el elenco de condiciones
necesarias para que el bienestar humano se realice de forma plena, no como una mera situación de ausencia de
conflicto o término de una guerra. Su proposición al respecto es una paz activa y dinámica, además de positiva.
Dado que el conflicto y la violencia son parte indisoluble de la existencia humana, de lo que se trata es de saber
manejarlos y transformarlos, de convertirlos en situaciones creativas que impliquen un progreso auténtico en la
condición general de la especie humana.
GALTUNG se compromete también en una democratización de las Naciones Unidas. Se ha pronunciado
reiteradamente en favor del establecimiento de un Parlamento mundial. Es miembro del comité para una ONU
democrática que se fundó en 2004.
7.2.4
Teorías sistémicas y neomarxismo
GALTUNG es autor de un modelo de relaciones centro-periferia que establece que se trata de una relación estructural
y sistémica. Esto último implica que es interactiva, dinámica y retroalimentaria, articulada sobre las “cabezas de
puentes” creadas por la connivencia entre elites:
Dimensiones de la relación asimétrica centro-periferia según GALTUNG
a) Económica
b) Política
c) Militar
d) Comunicativa
e) Cultural
La obra del sociólogo estadounidense Inmanuel WALLERSTEIN (1930- ) es un estudio intelectualmente valioso sobre
los procesos de modernización. WALLERSTEIN se inició como un experto en asuntos postcoloniales africanos, a lo
que dedicó casi todas sus publicaciones hasta principios de los 70, cuando empezó a distinguirse como un
historiador y teórico a nivel macroeconómico de la economía capitalista global. Su reciente crítica al capitalismo
global y su influencia en los movimientos antisistémicos lo han convertido en una eminencia en el movimiento
antiglobalización junto con Noam CHOMSKY y Pierre BOURDIEU.
La historia mundial muestra que el destino de los Estados está estrechamente vinculado con la determinación de su
papel rector (central o periférico) en la economía mundial. Este estudio solo es posible a través de la consideración
de largos ciclos. Para WALLERSTEIN el sistema auténticamente mundial es la economía-mundo –término que toma
del historiador Fernand BRAUDIEL- configurada por el sistema económico capitalista. Entre sus características está
su imparable expansión por todo el globo, lo que predetermina el fenómeno que hoy conocemos como
globalización. En esta economía-mundo sistémica, los Estados ostentan un papel funcional; son
consecuentemente subsistemas de la economía-mundo. Si en la Antigüedad los Imperios-mundo habían
aspirado a controlar la totalidad del espacio de sus economías-mundo, la Modernidad implicó la creación de
múltiples Estados que no precisaron de centralización política para lograr el dominio económico mundial. Los
Estados de hoy son políticamente heterogéneos pero están inmersos dentro de la homogeneidad del
sistema económico mundial.
Desde esta perspectiva, la economía-mundo capitalista se convierte en un sistema autónomo, articulado en forma
de centro, semiperiferia y periferia, según las relaciones de mutua dependencia y explotación. Los Estados
compiten entre sí por ocupar el centro del sistema y van evolucionando desde sus posiciones de partida a
comienzos del s. XVI. Un Estado del centro en el s. XVII como Holanda se convierte en una potencia media en la
actualidad, si bien su posición en el sistema económico mundial sigue siendo muy fuerte por sus sólidas conexiones
comerciales, financieras y transnacionales.
Así se ve también cómo decaen grandes imperios coloniales como España y Portugal, incapaces de adaptarse a las
exigencias del moderno capitalismo y subirse a los avances científicos y tecnológicos, cosas que sí logran imperios
como Francia y Gran Bretaña. Por otra parte, nuevas potencias vienen a desbancarlos tras las dos contiendas
bélicas mundiales: EE.UU., Japón, los “Dragones asiáticos” (Taiwán, Hong-Kong, Singapur) y las economías
emergentes de China e India.
Para WALLERSTEIN la jerarquía entre Estados se establece según su capacidad real de ocupar el
centro del sistema económico mundial. Existen Estados que logran ventajas comparativas en la semiperiferia
y en la periferia aunque siempre como subordinados. Dado que las condiciones son estructurales y sistémicas solo
un cambio de sistema daría lugar a variaciones fundamentales . Los procesos económicos actuales,
transnacionales en su mayoría, refuerzan la determinación sistémica de todo ello, donde es determinante el papel
de instancias de carácter privado y semipúblico (organizaciones, cárteles, corporaciones, grupos de presión, etc.).
El marxismo de WALLERSTEIN es una auténtica elección epistémica y metodológica. Constituye una obra teórica
valiosa, exenta de determinismo economicista, de gran vastedad de horizonte y probidad histórica. A su lado,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 79 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
planteamientos análogos que pretenden revisar a MARX quedan en una inmensa distancia de lo logrado por este
autor.
Cita de El moderno sistema mundial I:
“A finales del siglo XV y principios del XVI, nació lo que podríamos llamar una economía-mundo europea. No
era un imperio, pero no obstante era espaciosa como un gran imperio y compartía con él algunas
características. Pero era algo diferente y nuevo. Era un tipo de sistema social que el mundo en realidad no
había conocido anteriormente, y que constituye el carácter distintivo del moderno sistema mundial. Es una
entidad económica pero no política, al contrario de los imperios, las ciudades-Estado y las naciones-Estado. De
hecho, precisamente comprende dentro de sus límites (es difícil hablar de fronteras) imperios, ciudadesEstado, y las emergentes "naciones-Estado". Es un sistema "mundial", no porque incluya la totalidad del
mundo, sino porque es mayor que cualquier unidad política jurídicamente definida. Y es una "economíamundo" debido a que el vínculo básico entre las partes del sistema es económico.”
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 80 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
CURSO 2011 / 2012
1ª prueba presencial
Tema 8. Las concepciones transnacionales
neoliberalismo y neorrealismo
de
las
RR.II.:
Podemos abordar las RR.II. desde el punto de partida que significa la obra de John LOCKE (1632-1704). Esto
significa considerar que el liberalismo lockiano, con sus postulados acerca del pacto social, la constitución de la
sociedad civil, la institución de la mutua y buena fe contractual como base de las relaciones humanas, la
cooperación para limitar los excesos de la guerra, la soberanía nacional residente en el pueblo, etc., pudiera ser una
matriz ideológica imperecedera. Podríamos denominar “Universo de LOCKE” al sistema internacional
derivado de las concepciones transnacionalistas de las RR.II. LOCKE se ha convertido en una especie de
comodín ideológico al que citar en cualquier análisis de la sociedad y de las RR.II., se trate de una visión marxista,
reaccionaria o conformista.
8.1 Surgimiento de la realidad transnacional
Durante el último tercio del s. XX se han ido desarrollando las teorías de la interdependencia, cuya diferencia
con las ya estudiadas teorías de la dependencia del tema anterior es que estas últimas subrayan la indiscutible
asimetría de las relaciones entre el centro y la periferia, mientras que las primeras subrayan la creciente
dependencia mutua entre sociedades y el aumento de la interconexión transnacional .
En 1971, la crisis monetaria del dólar produjo un giro académico crítico hacia las posiciones de Henry
KISSINGER (1923- ), Secretario de Estado de la Administración NIXON. En concreto, el asalto partió de Susan
STRANGE (1923-1998), profesora de la London School of Economics, quien señaló en un artículo publicado en 1972
que la característica principal que determinaría a partir de ese momento las relaciones diplomáticas entre Estados
económicamente poderosos era su absoluta necesidad de lograr acuerdos entre sí, a fin de evitar desgarros y crisis
irreparables que perjudicasen su apetecida bonanza general. Se llamó a esto la “alianza del bienestar” y
contribuyó a desbaratar cualquier percepción de amenaza real proveniente del Tercer Mundo. El peligro se
presentaba en otra parte: en la visible incapacidad de gestionar de forma adecuada las crisis económicas
internacionales, cuyos agentes principales eran los Estados más poderosos de la Tierra aunque no eran los únicos.
En el entramado internacional habían surgido actores de destacada presencia cambiante. Se trataba de empresas y
corporaciones transnacionales de diversa índole que se añadían a los factores (político y estratégico) y actores
(Estados, organizaciones gubernamentales) que ya existían en escena, haciendo más impredecible y confuso en
apariencia la trama.
Diversos acontecimientos históricos y económicos contribuyeron al nuevo escenario:
a) Las graves crisis del petróleo (1973, 1979)
b) Importancia creciente de los países de la OPEP
c) Surgimiento del eurodólar y el petrodólar
d) Evolución del conflicto de Oriente Medio y las inquietantes relaciones KISSINGER-EL SADAT
e) Evolución de la construcción económica y política europea
f) Retirada estadounidense de Vietnam con todas sus consecuencias en la zona y en la política exterior
de EE.UU.
g) Transiciones políticas desde dictaduras a democracias en diversos países del sur de Europa
h) La nueva política con las naciones de la Europa del Este (Ostpolitik) llevada a cabo por el canciller
alemán Willy BRANDT, desde 1969 a 1974, y que culminó con el Acta de Helsinki en 1975.
Los comienzos de la innovación teórica transnacionalista (que debe incluirse en
el “Tercer Debate”) arrancan a comienzos de la década de 1970 y se derivan del
funcionalismo, el behaviorismo y las teorías de la integración internacional. El
autor de mayor peso es el académico de RR.II. estadounidense Robert O.
KEOHANE (1941- ). El valor principal de este autor fue que consiguió establecer
una sintonía de sus postulados con el ambiente político internacional del
momento. Éste estaba marcado por:
a) Las crisis energéticas
b) La concesión de un cierto papel más relevante a algunas
organizaciones internacionales
c) El ascenso imparable de la economía como factor decisivo en las
RR.II.
d) La concurrencia de EE.UU. y otras potencias competitivas (Japón,
Alemania) por el control de la economía mundial
e) Sensación generalizada de vivir en la incertidumbre
Otro autor significativo es el académico de RR.II. estadounidense Joseph
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Robert O. KEOHANE
Página 81 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Samuel NYE (1937- ) al que se considera co-fundador de esta teoría junto con KEOHANE (teoría que también es
reconocida como neoliberalista).
Autores de esta corriente son también Robert GILPIN, Robert COS y Karl KAISSER.
8.1.1
Teorías de la interdependencia
Estas teorías pueden definirse como el intento del realismo de los años 70 del s. XX por integrar en su modelo
tanto fenómenos empíricos como actuaciones políticas con capacidad de influir en las estructuras. Desde la óptica
liberal idealista, estas estructuras provenían de la creciente dependencia mutua entre sociedades, al estrecharse
sus lazos de cooperación internacional. Desde la postura del materialismo histórico, estas estructuras se derivaban
del considerable incremento de la interconexión transnacional como parte del proceso general de
internacionalización del capital. Por su parte el realismo se interroga desde siempre acerca del problema
del poder en la esfera internacional y busca determinar las relaciones de fuerza existentes en ese
marco.
La noción de interdependencia debe entenderse como una oscilante y multiforme dependencia recíproca entre
sociedades, que sirve para definir la entidad o cualidad real de sus relaciones mutuas.
El realismo evolucionado trata de definir qué parte de poder es susceptible de repartirse en el mundo de
transacciones incesantes entre instancias, agencias e instituciones que no siempre son visibles, estatales u
oficiales. El modelo transnacional no cuestiona ni contradice los postulados realistas, sólo los rectifica para
adecuarlos a la evolución de los parámetros históricos. Su aportación teórica principal es enriquecer la teoría de las
RR.II. al poner el acento en otros actores sociales y sus nexos societarios. Así, las RR.II. adquieren un carácter
transnacional, intersocietario y transgubernamental. Su
defecto teórico más grave es que no presenta avances epistemológicos
ni metodológicos. Sus postulados son descriptivos y fenoménicos, sin
determinar causas ni estructuras profundas de los comportamientos del
sistema internacional.
El auge de esta corriente fue especialmente significativo en EE.UU,
Europa (sobre todo Alemania) y el ámbito de habla hispana desde el
epicentro de Argentina. Su mayor resonancia editorial se refiere al
circuito de la revista International Organization, su soporte institucional.
Las tesis de NYE y KEOHANE ofrecen una visión de la SI en la que los
Estados, privilegiados en el modelo realista, pierden importancia
relativa. Revelan un complejo de relaciones entre múltiples actores que
efectúan constantes transacciones de objetos materiales e inmateriales,
acciones que atraviesan las fronteras interestatales sin necesidad de
adscripción gubernamental concreta. Este postulado dio lugar, a
principios de la década de 1970, a la cuestión de si esto representaba
alguna pérdida de soberanía para los Estados. Se determinó entonces
que no existía un detrimento formal de competencias y atribuciones
Joseph Samuel NYE
estatales, aunque sí se advertía una limitación de las facultades
autónomas de actuación.
Corresponde a James N. ROSENAU el concepto de penetrabilidad de determinados sistemas, que indica
que en múltiples sociedades nacionales el poder no es ejercido solo por el propio Estado sino por instancias o
agentes exteriores que ostentan una gran capacidad de influencia. ROSENAU ya planteó su tesis en 1969 en la obra
Linkage Politics, derivada de las tesis funcionalistas de la década de 1960. La noción de “linkage”, aplicada
generalmente a los conflictos internacionales, ponía de relieve el nexo (link) entre política interna y política exterior.
Ahí enlaza con las ideas de transnacionalismo e interdependencia compleja, proyecciones suyas.
En un mundo en el que aumenta el valor de la información, el comercio, los flujos financieros y la libre circulación de
personas e ideas, se asiste a transformaciones básicas de su funcionamiento aun manteniéndose las estructuras
que lo sostienen. La interdependencia compleja modifica los supuestos del concepto tradicional de
potencia, toda vez que ésta no es autónoma por completo y se encuentra inmersa en un entorno que es el sistema
internacional. La potencia utiliza dos instrumentos:
a) Sensivity (receptividad): sensibilidad que cierto Estado demuestra ante determinados cambios
inducidos en otro con el que interactúa.
b) Vulnerability (vulnerabilidad): capacidad de cierto Estado de resistirse de forma efectiva al cambio
producido en otro Estado o de sucumbir ante él.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 82 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El margen de potencia se determina como la capacidad de controlar los resultados de esa presión. La noción de
potencia no se limita al tradicional ámbito del Estado sino que amplía sus connotaciones en un medio internacional
fluctuante donde todo está interrelacionado.
El debate, inicialmente centrado en el papel de las corporaciones transnacionales estadounidenses y su proyección
mundial, evolucionó hacia planteamientos que comprendían una reflexión sobre las iglesias y confesiones religiosas,
los diversos movimientos sociopolíticos o las organizaciones laborales y sindicales. En este punto, la idea de actor
en la escena internacional se revela como algo crucial pues los sujetos participantes son muchos y variados y se
vuelve mucho más problemática la determinación de la influencia real de una potencia dada en los asuntos
mundiales. KEOHANE y NYE se mostraban preocupados por la hegemonía del American Way of Life y la pérdida de
influencia de EE.UU. en el planeta.
KEOHANE y NYE publicaron las dos obras más significativas de la corriente transnacionalista: Transnational Relations
and World Politics (1971, 1972) y Power and Interdependence: World Politic in Transition22 (1977). En estas obras
KEOHANE y NYE no crearon una nueva perspectiva en RR.II. sino que articularon una serie de ideas presentes en
enfoques prexistentes. Sostuvieron que no pretendían construir un nuevo paradigma sino completar el realismo -a
su entender un enfoque válido para conceptualizar ciertos aspectos de la realidad internacional- con el enfoque de la
interdependencia, dedicado al análisis de las relaciones transnacionales. Entre las obras publicadas con anterioridad
a las obras de KEOHANE y NYE y que influyeron también en la construcción de la perspectiva transnacionalista cabe
estacar las de SCOTT (1967), ROSENAU (1969) y DEUTSCH (1968).
A día de hoy (2011) NYE (ex asistente del secretario de Defensa de EE.UU. con la Administración CLINTON) es
profesor de la Universidad de Harvard y escribe cosas como las que sigue:
“Una lección clave del 11 de septiembre es que el poder militar duro es esencial para luchar contra el
terrorismo de individuos como Bin Laden, pero que el poder suave de las ideas y la legitimidad es
fundamental para ganar los corazones y mentes de las principales poblaciones musulmanas que Al Qaeda
le gustaría reclutar. Una estrategia de “poder inteligente” no ignora las herramientas del poder suave.”
8.1.2
Evolución del transnacionalismo: "regímenes internacionales"
En 1977 KEOHANE y NYE avanzaron un poco más en contra de la tesis estatocéntrica del realismo clásico.
Subrayaban la creciente importancia de las redes de intereses transnacionales que sustraían al Estado el monopolio
del poder en la esfera internacional. Estos intereses se organizaban en forma de redes complejas de normas,
reglas y procedimientos que regulaban los comportamientos de los actores, redes a las que denominaron
regímenes. En un primer momento, los ámbitos de estudio de estos regímenes fueron, entre otros, la ayuda a los
países pobres, la protección del medio ambiente, la coordinación meteorológica, la regulación de políticas de
telecomunicaciones.
La “Teoría de los regímenes internacionales” es una evolución del
funcionalismo y el behaviorismo, por un lado, y una adaptación innovadora del
realismo. Dio paso así al neorrealismo. En un contexto en el que EE.UU.
había perdido prestigio internacional los regímenes internacionales significaron
un intento de limitar el alcance de los daños sobrevenidos a los EE.UU. y su red
de intereses. Se proponía una restauración o reforma de los
mecanismos de gestión multilateral de los asuntos internacionales .
Esto es lo que son los regímenes. Su figura europea más significativa es el
politólogo alemán Völker RITTBERGER (1941-2011).
Pronto el análisis de regímenes se deslizó hacia derroteros más conservadores
perdiendo las referencias del paradigma transnacional. Los regímenes traducían
el esquema hegemónico de un Estado que había perdido prerrogativas de poder
explícito (i.e. exhibiciones de poderío militar) en favor de otras no tan explícitas
pero no por ello menos efectivas (i.e. influencia en gestión económica y
financiera). En su vertiente evolucionada las dimensiones y proyección de esta
teoría se amplían con el auge del neorrealismo en la década de 1980.
Völker RITTBERGER
Concepto de regímenes internacionales: mecanismos especializados de gestión multilateral de
asuntos internacionales
22
Esta obra ha dado lugar al surgimiento de una línea de análisis de las RR.II. denominada “Teoría de los regímenes
internacionales”.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 83 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
8.1.3
La Gobernanza internacional
La teoría de los regímenes internacionales no puede desvincularse de otros estudios de mayor alcance
desarrollados bajo el lema de “governance without government” (gobernanza sin gobierno). Su objetivo inicial
está centrado en el estudio de la regulación de procesos políticos y sociales. Se preocupa en especial por la
manera de obligar a actores egoístas y calculadores a que cooperen entre sí, en ausencia de una
autoridad central o superior.
Esta tesis es típica del realismo y proviene de la filosofía política de HOBBES que considera al Estado nacional la
comunidad política perfecta y soberana, siendo el sistema interestatal un ámbito de anarquía carente de un órgano
rector con capacidad para dirimir las diferencias, imponer sanciones y ejercer la violencia. La gobernanza es
presentada como un modo de gobierno institucionalizado mediante acuerdos en asuntos y sectores
parciales. Éstos permiten lograr una estabilidad relativa en el sistema internacional regulando procesos
potencialmente conflictivos por concurrencia de intereses enfrentados. El espíritu rector es el del cálculo,
tanto de probabilidades como de riesgos y ventajas . La racionalidad es weberiana, en el sentido de
ajustes constantes entre los medios y los fines, en un ambiente de desconfianza mutua atemperada por un respeto
a mecanismos políticos, legales, jurídicos y procedimentales que garanticen el buen fin de los acuerdos.
Los regímenes son mecanismos especializados que permiten abordar la gobernanza internacional desde,
al menos, tres perspectivas:
a) Transnacionalista: los regímenes son acuerdos de gestión de gobierno entre actores egoístas y
calculadores, conscientes de que la falta de coordinación de sus políticas respectivas solo les conduce a
maximizar los riesgos y minimizar los beneficios. Estos regímenes brindan los criterios y el marco de una
actuación legítima para facilitar el comportamiento de los actores.
b) Institucionalista: los regímenes forman un conjunto de principios imperativos que se imponen a
ciertas categorías de personas o grupos para que se comporten según unas reglas determinadas. Ello
permite definir las reglas de juego internacionales, prever las consecuencias de este juego y atenerse a
los resultados, incluidas las medidas de exclusión o castigo de los contraventores.
c) Sistémica: los regímenes representan ciertas características repartidas por el sistema
internacional que influyen directamente sobre el comportamiento de los actores. Estos procuran
preservar su independencia a partir de los beneficios que obtienen de una cooperación internacional
creciente. Los regímenes también señalan posiciones de partida en un juego de intereses que aseguran
por un tiempo el dominio sobre determinado sector (i.e. la navegación aérea, las redes de comunicación
globales, etc.).
La interacción entre regímenes y gobernanza es estrecha siendo los primeros los que instauran, propician
y favorecen la segunda.
Los regímenes funcionan con arreglo a seis criterios, los dos últimos enunciados por RITTBERGER:
a) Principios: conjunto de creencias y valores comunes compartidos. Son de dominio público
entre todas las partes que juegan (i.e. la noción de soberanía o la de reciprocidad).
b) Normas: esquemas de comportamiento definidos en términos de derechos u obligaciones. Se
establece la convención de que los actores en el juego conocen y respetan un comportamiento
preestablecido, ateniéndose a las consecuencias en caso contrario (i.e. no ingerencia, respeto a la
integridad territorial).
c) Reglas: prescripciones particulares respecto de la actuación de casos específicos (i.e. abstención
de uso de armas químicas en caso de conflicto armado).
d) Procedimientos: prácticas vigentes, habituales y convencionales que conciernen a la elaboración
de procesos de decisión colectiva (i.e. reglas de votación unánime o mayoritaria en el ámbito de
organizaciones internacionales).
e) Efectividad: el comportamiento de los actores se atiene coherentemente al régimen que le
concierne pues no existe otra posibilidad.
f) Duración: los regímenes instituyen una auténtica costumbre o uso consuetudinario.
Marie-Claude SMOUTS
RNF_RR.II._1pp_rev.02
En Europa, además de RITTBERGER, se articulan los estudios de la politóloga francesa
Marie-Claude SMOUTS (1941- ), crítica con la teoría de los regímenes internacionales y
orientada hacia la “Teoría de la regulación conjunta”.
El punto de partida de SMOUTS es su relativo escepticismo ante el supuesto de
comportamiento racional de los actores, cuyo proceso de toma de decisiones está sujeto a
una perpetua inestabilidad a causa de la aceleración de los cambios sociales y
tecnológicos que alteran el mundo contemporáneo. Su teoría de la regulación conjunta,
oriunda de los estudios de Sociología Industrial, implica introducir en los procesos
de negociación internacional la importancia del factor cambio en los
Página 84 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
procesos de toma de decisiones. En este proceso las reglas no están fijadas de antemano. Las situaciones se
configuran de forma abierta y elástica, adaptable a los cambios de circunstancias, sobre las que se elaboran y
reelaboran las propias reglas. Lo interesante de esta perspectiva es que no predetermina un comportamiento
rígido y admite que en los procesos de negociación y acuerdo existen muchos elementos de irracionalidad,
improvisación y conflicto.
SMOUTS distingue entre dos fuentes de regulación:
a) De control externo: ejercida por aquellos que intentan dominar el sistema mediante la imposición de
reglas
b) Autónoma: pone el acento en las estrategias de agentes que mediante negociaciones, evasiones y
rodeos limitan a los poderosos o reequilibran las fuerzas dentro del sistema.
La teoría de regulación conjunta señala la vigencia en el sistema internacional de una serie de reglas mal definidas,
eclécticas y oportunistas, fundadas en compromisos frágiles que son puestos en duda constantemente. El
compromiso recíproco puede plasmarse en instituciones y acuerdos o no hacerlo, lo que revela la perenne
necesidad de un tercer garante o arbitraje de un tercero. El mismo KEOHANE llamó a esta situación
“reciprocidad difusa” (término utilizado para designar cierto sentido de obligación social que motiva las acciones de
cooperación y cuyas recompensas no son directas).
El ambiente general que rodea a estas posiciones y planteamientos es el de la gestión de gobierno de un mundo
globalizado. La globalización es el comodín semántico de las reflexiones de las RR.II. en la década
de 1980.
8.2 El neorrealismo
El denominado realismo es la corriente teórica dominante en la Teoría Internacional desde la propia cristalización
académica de la materia a finales de la Primera Guerra Mundial. Incluso los llamados idealistas poseían una fuerte
base de realismo, en su vertiente filosófica de pesimismo antropológico. Estos idealistas no creían vivir en el mejor
de los mundos posibles ni esperaban demasiado de la naturaleza humana. Simplemente consideraban que el
ejercicio de la fuerza no era el modo más adecuado ni inteligente de llevar los asuntos internacionales. El uso de la
fuerza se podía sustituir o atemperar con la aplicación de un Derecho Internacional que expresaba también una
relación de fuerzas en la escena internacional.
El realismo clásico –vigente a partir de la década de 1930- constituye una adaptación del realismo político
de siempre, elaborado por la Filosofía política a lo largo de siglos de historia del pensamiento (ARISTÓTELES,
HOBBES, MAQUIAVELO, HEGEL...). Durante los totalitarismos del
periodo de entreguerras y después durante la Guerra Fría, el
realismo impregnó una buena parte de las tesis y posiciones
relacionadas con el análisis del conflicto.
En el periodo de 1960, el realismo sufrió una profunda crítica
externa realizada por el matemático y psicólogo judío-rusoamericano Anatol RAPOPORT (1911-2007) quien demostró que el
supuesto de actuación racional en casos de crisis
internacionales
podía
conducir
a
consecuencias
irracionales. Esta crítica fue asumida y desarrollada por los propios
autores realistas, lo cual reforzó su posición teórica. El realismo
emprendió entonces una labor de autocrítica, precisando y
completando cuanto estimó necesario. La crítica fue ejercida con
gran lucidez por KENNAN y MORGENTHAU en EE.UU. y ARON en
Europa, y les permitió desvelar la insensatez de la participación de
los EE.UU. en la guerra de Indochina.
A partir del comienzo de la década de 1980 cuajan posiciones
teóricas decisivas cuya génesis proviene de los programas de
política internacional contenidos en el “Proyecto de 1980”. Éste
fue un proyecto de investigación auspiciado por grandes fundaciones
privadas estadounidenses, el cual fijaría las líneas rectoras de la
Anatol RAPOPORT
política exterior estadounidense. Su fundamento estaba en las
investigaciones de la economista Miriam CAMPS (1916-1995), que fue su directora, acompañada por autores como
NYE y HOFFMANN. CAMPS argumenta que "el nuevo sistema requiere un “Liderazgo Compartido” entre los países
ricos industrializados, EE.UU., Europa Occidental y Japón, los cuales son los llamados a dirigir el mundo”. Esta nueva
forma de dominio global es el "Collective Management" (Dirección Colectiva). Según ella, el nuevo capitalismo
necesita de muchos países poderosos que unidos logren imponer su hegemonía al resto del mundo. Para realizar
este viaje hacia el Imperialismo Transnacional de sello Global, será necesario -y los ideólogos del nuevo
sistema lo tienen muy claro- reducir los límites de la democracia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 85 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El gobierno de un mundo “triletarizado” debía ser capaz de:
a) Anticiparse a los problemas
b) Señalar de inmediato las evoluciones alarmantes
c) Interrelacionar las diversas cuestiones
d) Decidir qué instituciones (media docena) estarían llamadas a actuar
e) Promover la introducción de nuevas y necesarias reglas y ordenamientos, incluidas reformas
institucionales
Se trataba de establecer tanto estructuras rectoras como mecanismos de gestión, que incluían prácticas de
raigambre británica. Implícita estaba una revalorización del Occidente mundial, visto como depósito de acervo
axiológico extensible a la totalidad del planeta y elevado a modelo que el resto del mundo, debía seguir a fin de
poder ser incluido en el núcleo. El papel de HOFFMANN en este proyecto se aparta del realismo puro pues predicaba
una primacía occidental casi en exclusiva, desde posiciones de autoridad moral. No defendió que ese orden mundial
fuera exclusivamente americano.
Los antecedentes de todo esto residen en otra gran alianza internacional público-privada llamada Comisión
Trilateral23, Ésta fue dirigida por el politólogo estadounidense de origen polaco Zbigniew K. BRZEZINSKI (1928- )
desde sus inicios hasta 1976. Éste es un personaje fundamental que actualmente es uno de los consejeros "senior"
del Presidente OBAMA y tiene un importantísimo papel en la realización de los documentos claves para la
diagramación del "Nuevo Orden Mundial", tal como es concebido por el CFR (Council of Foreign Relations). Una de
sus fórmulas de mayor éxito fue aplicar el adjetivo de tecnotrónica a la época coetánea. Es autor de múltiples
estudios sobre totalitarismo y el denominado “Bloque del Este”. Como intelectual defiende la figura de un generalista
integrador que obre a modo de ideólogo consejero de aquellos que ejercen el poder, figura que ha desempeñado él
mismo en los Gobiernos de la Administración CARTER. Igualmente es consejero privado de la familia ROCKEFELLER.
8.2.1
Contexto histórico y político
La situación de crisis y fragmentación paradigmática en que entran las RR.II. a lo largo de la década de 1970, unido
a un nuevo contexto internacional que se produce desde finales de esa década, es lo que provoca que se ponga de
nueva actualidad el paradigma realista del Estado y del poder.
Desde finales de la década de 1970 se produjeron los siguientes cambios:
a) Superación del síndrome del Vietnam en la vida social y política de EE.UU.
b) Política exterior norteamericana a la ofensiva
c) Agudización de los enfrentamientos entre EE.UU. y la URSS
En las elecciones presidenciales de EE.UU. en 1980 el triunfo fue para el candidato republicano Ronald REAGAN.
Su vicepresidente, durante los dos mandatos que estuvo en el poder (1981-1988), fue George H.W. BUSH. Su
programa político era sencillo. Se presentó a sí mismo como un hombre que restauraría los valores históricos
americanos dentro y fuera de EE.UU. Apelando a los viejos valores de la religión, del patriotismo y de la familia, el
primer presidente divorciado de la historia de los EE.UU. atrajo hacia sí todos los votos de la “Nueva Derecha” y de
otros conservadores norteamericanos. Según su discurso, los valores americanos se habían visto amenazados por
una permisividad extrema. Además, consideraba esencial la defensa de las leyes del libre mercado. La competencia
era necesaria y el Estado debía retraerse para no estorbarla. La falta de fortaleza moral de la que había pecado
EE.UU. la trasladó REAGAN al marco de las RR.II. La fuerza, la dureza eran necesarias en política internacional para
lograr el respeto de la comunidad internacional. Y había que restaurarla. Con su discurso revivió el temor al
comunismo de los primeros años de la Guerra Fría e insistió en intervenir miliarmente allí donde la democracia
peligrara.
Para materializar su programa en política exterior aumentó el presupuesto militar de los EE.UU. e insistió en la
necesidad de instalar armas nucleares en Europa. Uno de sus programas más queridos fue el popularmente
conocido como “Guerra de las Galaxias”, una especie de carrera de armamentos entre las superpotencias.
También retomó la idea del apoyo a los anticomunistas en cualquier lugar del planeta. La Doctrina REAGAN
supuso un nuevo activismo norteamericano en América Latina . Ordenó la invasión y derrocó el gobierno
23
Comisión fundada en 1973 por iniciativa de David ROCKEFELLER, concebida como un grupo de planificación informal entre
EE.UU., Europa Occidental y Japón. Se congrega periódicamente manteniendo en sus encuentros reuniones en las que se unen
proporcionalmente miembros de las tres áreas geográficas combinando políticos, empresarios y personalidades académicas. La
importancia de sus miembros le genera numerosas críticas que alimentan la conocida como teoría de la conspiración. Con la
iniciativa, los ROCKEFELLER querían asegurarse un imperio financiero sin precedentes. Todo el esfuerzo de la Comisión Trilateral
se orienta en dirección a la creación de un nuevo sistema mundial o mejor dicho mundialista, “abandonando lo accesorio para
resistir en lo esencial” según frase de BRZEZINSKI.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 86 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
de Granada en 1983. Financió a la Contra24 en su oposición al Gobierno de Nicaragua, con dinero procedente de la
venta secreta de armas a Irán, como se demostró en el escándalo “Irangate”. Permitió la actuación de los
“Escuadrones de la Muerte”25 en El Salvador. Ordenó el ataque aéreo a Libia, en donde murió la hija adoptiva de
GADDAFI. En Afganistán, armó y ayudó a las guerrillas islámicas que luchaban contra el poder soviético.
Estas actuaciones de fuerza, desnudas de toda cobertura ética, eran para REAGAN necesarias para restaurar el
poder de EE.UU. “La paz a través de la fuerza” era una de sus premisas. La llegada al poder de Mijail GORVACHOV
en la URSS en 1985 le ayudó en sus planes internacionales. La relación entre ambos fue buena. Mientras REAGAN
estaba interesado en conflictos concretos en diferentes regiones: Afganistán, Centroamérica y sur de África, sabía
que GORBACHOV quería negociar la reducción armamentística y la detención del programa de la “Guerra de las
Galaxias”. En 1988 y 1989 se llegaron a acuerdos muy importantes que supusieron la retirada de 2.611 misiles de
corto y medio alcance.
Pero este resultado visible de la política de fuerza tuvo su contrapartida. El incremento en gastos militares y la
reducción de impuestos, siguiendo una política neoliberal, ocasionaron un déficit presupuestario como nunca antes
había vivido EE.UU. La falta de inversiones dentro del país llevó a carencias educativas, tecnológicas y también de
infraestructuras lo que constató un distanciamiento de los grupos sociales. REAGAN contribuyó al fin de la Guerra
Fría mediante la confianza que inspiró al dejar de ser un oponente para la seguridad soviética. Esta confianza fue
esencial para llevar a cabo las reformas que consideraron necesarias
8.2.2
Neorrealismo y neoliberalismo
El lazo entre el neoliberalismo y neorrealismo es estrecho y pasa por el auge de la ideología
neoconservadora. No obstante, esto no significa que su alianza discurra lisamente. A partir de 1979 se presencia
un giro transformador de algunos de los planteamientos, probablemente coincidiendo con el clima de mayor
confrontación internacional que imprimió el Gobierno de REAGAN.
En aquellos momentos la clave del análisis indica una reviviscencia de la Guerra Fría, acompañada de tendencias
de creciente unilateralismo. Se impuso un concepto neoliberal de dominio, orientado hacia la creación de un
sistema productivo mundial sin restricciones de los mercados nacionales y auspiciado por una
ofensiva del sistema financiero que quería un terreno de juego desregulado y libre. La base teórica de
todo esto se plasma en las recomendaciones y dictados de la denominada Escuela de Chicago, con el
economista e intelectual estadounidense, Premio Nobel de Economía 1976, Milton FRIEDMAN (1912-2006) a la
cabeza. Ahí está el origen de las tesis monetaristas de gestión de la política económica: la instauración del libre
mercado como auténtico axioma que lanza la privatización y la desregulación de las economías como credo
genuino. Todo ello iba en contra de los postulados keynesianos aún subsistentes, aplicados con éxito en Occidente
para gestionar y amortiguar las crisis económicas de los años 1930 del s. XX y también durante las sucesivas
reconstrucciones de postguerra.
El modelo keynesiano parecía agotado alrededor de 1980 porque se percibía:
a) Estancamiento económico acompañado de inflación
b) Crisis energética mundial
c) Incremento del revolucionarismo del Tercer Mundo
d) Radicalización fundamentalista en amplias zonas
e) Consolidación del comunismo chino y soviético
f) Debilidad generalizada de los sistemas de valores occidentales
Los neoconservadores se presentaron ante la opinión pública como los impulsores de nuevas cruzadas destinadas
a poner orden en la política mundial. El keynesianismo aparecía ahora anticuado y gris, poco competitivo en las
gigantescas economías de escala que advenían al ritmo de las nuevas tecnologías. Se hicieron presentes en el
escenario político entidades como la Mont Pélery Society, la Open Society, la Heritage Foundation, el Comittee on
the Present Danger que contribuyeron a reafirmar y distribuir el nuevo mensaje, auspiciadas por personajes de
indudable talento al margen de su ideología. Todas tuvieron un éxito inmediato en la Administración REAGAN. Desde
estas instancias se generalizó la percepción social de un pánico nuclear, orquestado por los medios de
comunicación y difundido en la cultura popular; se pretendía justificar así las inmensas inversiones en la “Guerra de
las Galaxias”, carrera que perdió la URSS al no poder hacer frente económicamente a tales retos. EE.UU. se
benefició de este circo gracias al impulso económico que todo ello supuso para sus empresas militares, que
24
Contra: acortamiento de contrarrevolucionarios o contrarrevolución es el nombre dado a los diferentes grupos insurgentes
opuestos al Gobierno de Nicaragua.
25 Grupos paramilitares de extrema derecha, conformados por militares, policías sin uniforme y civiles, que, ejecutaron acciones
en contra de opositores políticos o sospechosos de ser opositores al Gobierno y al sistema político vigente en El Salvador
durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992).
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 87 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
disfrutaron de inversiones estatales que les permitió invertir en desarrollo tecnológico. La sensación de poder se
apoderó de los mercados y la euforia sostenía el dólar en los mercados internacionales.
El fin de la era del Presidente estadounidense demócrata J. CARTER (1977-1981), que fue justo el anterior al
Presidente republicano REAGAN, supuso la desaparición de las esferas
de poder de los teorías transnacionalistas y las de la interdependencia. Se
desechó el “Proyecto de 1980” y fue sustituido por la contraofensiva
neoliberal del politólogo alemán Kees VAN DER PIJL (1947- ).
Esta contraofensiva neoliberal llevaba implícita puntos como los
siguientes:
a) Dura carrera contrarrevolucionaria en el Tercer Mundo
b) Estrategia de conflictos de baja intensidad
c) Elevación de los tipos de interés, lo cual desencadenó
sucesivos periodos de crisis de deuda externa con
situaciones de imposibilidad material de pago de intereses
de préstamos internacionales por los países endeudados
d) La carrera de armamentos marcada por la Doble Resolución
de la OTAN de 1979 y la “Guerra de las Galaxias” de 1983
Kees VAN DER PIJL
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 88 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
Tema 9.
SI
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Teoría de las RR.II. en el contexto de la evolución de la
9.1 Evolución del neorrealismo: el neorrealismo estructural
En el contexto político de la década de 1980 se produce una evolución
pragmática con los trabajos del politólogo estadounidense Kenneth Neal WALTZ
(1925- ), especialmente con su obra “Theory of Internacional Politics” (1979), un hito
editorial convertido luego en seña de identidad teórica bajo el acrónimo de TIP,
cuya vigencia epistemológica fue de diez años (1979-1989). En ella, WALTZ señala
el temor de que un poder mundial omnímodo con competencias universales
devenga en despótico (idea recogida de I. KANT), y defiende el equilibrio de fuerzas
como la mejor forma de gobierno en la escena internacional (idea proveniente de
Reinhold NIEBUHR).
WALTZ pensaba en Naciones Unidas como ejecutora improbable de esa condición
indeseada, según un rancio debate entre la concepción ptolemaica o copernicana
Kenneth Neal WALTZ
de las RR.II. La ptolemaica sitúa al Estado como individuo singular, sujeto
observador principal de un sistema internacional cuya base es la Tierra plana que ve girar los planetas por el cielo
desde su posición estática. La copernicana contempla al sistema en perspectiva dinámica, con un Sol en el centro –
la ONU- y el conjunto de planetas –los Estados- atrapados en sus órbitas en torno a él. La visión ptolemaica prioriza
al Estado estatocéntrico y es llamada individualista; la visión copernicana destaca a la organización sistémica y es
denominada holista.
Pero la raíz teórica de WALTZ se encuentra en “Man, the State and War” (1959), obra de la más plena filosofía
política realista. Su realismo es duro y sin mixtificaciones, con una clara inclinación a establecer y precisar el papel
estructurante de los Estados en la escena internacional, a los que considera la base de todo el edificio de la
anarquía internacional. En su opinión, no puede hablarse de sociedad o de comunidad en un teatro de
operaciones que enfrenta a contendientes perpetuos. Se trata de un individualismo extremo, en el que los
Estados son actores racionales y egoístas en busca de su interés nacional. Obviamente, el Derecho está
supeditado al poder, del que es expresión jurídica (“Right is Might”).
Lo que marca la singularidad de su trabajo es que se propuso demostrar con argumentos de fundamentación
epistemológica sólida, de raíz neopositivista, que la visión que él ofrecía del sistema internacional era más
coherente, verdadera y efectiva que cualquier otra. Su visión era superar el positivismo ingenuo de los años 195060. En su TIP, WALTZ se centra en la estructura del sistema internacional, en los elementos permanentes que
definen su perdurabilidad en el tiempo. Lo que capta su atención es la disposición de las partes del sistema. Esas
únicas partes claramente diferenciadas son los Estados, que poseen una evolución propia que condiciona la
estructura del medio en el que se asientan. Ese medio es desordenado y anárquico, lo cual no significa que el crudo
recurso a la violencia irracional sea el idóneo para dirimir las cuestiones internacionales.
Emerge la noción de fuerza, asociada a la de potencia, ideas que sirven al fin de organizar la violencia por
canales de racionalidad política. La mera posibilidad de un recurso permanente al uso de la fuerza constituye
un elemento moderador y regulador del sistema internacional pues contribuye a que las unidades del sistema se
autolimiten. Por tanto, la interacción entre las partes obedece a un método racional de cálculo de probabilidades de
éxito. Se realiza en una trama en la que el sistema político y el mercado económico se entrelazan, regulando sus
relaciones mutuas mediante sistemas de coacción aceptados por unidades autointeresadas (“self
help”).
En el esquema de WALTZ los actores principales son los Estados, definido no tanto en términos de soberanía
como de independencia y autonomía reales. La posición relativa de éstos en el sistema está vinculada al principio
de distribución, que sirve para establecer los medios de que dispone cada actor en el sistema. Admite la
existencia de otros actores en el escenario internacional además de los Estados pero les otorga un valor de variable
dependiente pues entiende que, en momentos de crisis del sistema, son siempre los Estados los que hacen o
rehacen las reglas del juego internacional.
9.2 Seguridad y conflicto internacionales
La teoría de la política internacional (TIP) de WALTZ fue la respuesta a un contexto histórico dominado por un
sistema político y estratégico basado en una resurrección inducida de la Guerra Fría, de máxima confrontación con
el bloque comunista, en conjunción con un sistema económico regido por el monetarismo y la asunción del valor del
libre mercado como principio axiomático general. Estuvo en vigor 10 años.
A partir de la caída del muro de Berlín en 1989 se abrió un nuevo horizonte teórico para las RR.II .
Hubo movimientos y deslizamientos en un contexto de bastante desconcierto pues las viejas referencias de
derechas e izquierdas dejaban de tener un sentido operativo real. Hubo autores que se propusieron loables
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 89 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
ejercicios de madurez intelectual dentro del neorrealismo. Entre ellos, Hedley BULL, Barry BUZAN, Charles JONES y
Richard LITTLE, formuladores de la tesis sobre la anarquía madura y lógica (Logic of Anarchy).
Hedley BULL (1932-1985), historiador y filósofo político australiano muy
unido con Gran Bretaña, valedor contemporáneo de Hugo GROCIO, es el
representante más conocido de la llamada “Escuela Inglesa” de
RR.II., vinculada al realismo tradicional. Su trabajo lo llevó a cabo
durante los últimos 20 años de su vida.
Reflexiona sobre la virtualidad de una SI formada por Estados, definida
por su anarquía, en el sentido de adolecer de un poder rector, central y
superior a los propios Estados. Como entes soberanos, los Estados
conforman en sus relaciones mutuas una situación precontractual. Pero
anárquica no significa caótica o desordenada; existe en ella un orden
que ha sido impuesto por las potencias en su posición y peso relativos.
Le sigue otro orden, derivado del necesario equilibrio de fuerzas entre
ellas que se amplía luego a criterios de cooperación mutua, necesaria e
interesada. Subyace a este esquema la tesis realista del Derecho
Internacional, concebido como expresión de la voluntad omnímoda de
los Estados. Esto lleva a un positivismo jurídico que traduce en gran
medida la cristalización del status quo que presiden determinadas
constelaciones políticas mundiales. Por tal motivo, el principio de
equilibrio de fuerzas (balance of power) es elevado a
mecanismo de regulación casi supremo. La formación resultante
Hedley BULL
tiene mucho de círculo cerrado en el que un consistorio de potencias se
otorgan un cuerpo de normas y reglas que ayudan al buen funcionamiento de esa SI imperfecta.
El análisis de este autor tiene un carácter claramente estatocéntrico, pero moderado al mismo tiempo por la
prioridad que otorga al ser humano, a la persona: el orden mundial de la humanidad se convierte así en el fin
último al servicio del cual está el orden internacional de los Estados. Muy interesado por la Historia, BULL se plantea
la virtualidad de diversas y contingentes formas de organización de la SI. Lo propone sobre la base de modelos ya
experimentados, sujetos además a procesos evolutivos, lo que convierte su análisis en una propuesta teórica
atractiva, plausible y sólida.
Un paso siguiente dentro del concepto de una anarquía internacional en la que persiste siempre la noción
de conflicto –sempiterno y potencial desencadenante de la guerra- estriba en tratar de avanzar en los
procedimientos de su regulación. El realismo no admite la idea de paz por ser una entelequia. Sus tesis
parten del hecho cierto que es la naturaleza agresiva y violenta del animal humano; por eso no le resulta posible
formular un concepto de paz realmente efectivo. Sin embargo, el concepto de seguridad sí es factible.
Implícito en él está una minimación de los daños y riesgos potenciales que acechan a cada individuo, grupo o
sociedad humanos. Es un concepto que sirve para discernir y establecer muchos de los nexos relacionales básicos
del sistema internacional. Si la seguridad es uno de los prerrequisitos fundamentales y constitutivos del Estado, los
Estados se ven obligados a aparecer y funcionar como “unidades fuertes” o “unidades débiles”. Esta
disposición aumenta la incertidumbre y peligrosidad del ámbito interestatal.
Tal cosa ya fue estudiada admirablemente por el jurista, escritor y poeta holandés Hugo GROCIO26 (1583-1645) en el
s. XVII. En la actualidad, un inteligente teórico ocupado de estas cuestiones es el politólogo británico de origen
canadiense Barry Gordon BUZAN (1946- ). Para este autor WALTZ es su referencia del pasado y Ole WÆVER, a
quien conoce en 1988, es su conexión con el futuro, con las nuevas generaciones.
Su trabajo se centra básicamente en dos líneas:
a) Los estudios de seguridad desarrollados en la Escuela de Copenhague (Copenhague Peace Research
Institute [COPRI])
b) El desarrollo de una teoría del sistema internacional y el orden mundial a través de la convocatoria de la
Escuela Inglesa.
No desdeña la Historia, que estudia con detenimiento, en particular a fin de establecer la influencia de factores
evolutivos en las RR.II. Crítico con una mera noción de anarquía, matiza sus determinaciones adjetivándola como
inmadura y madura:
26
Su libro De iure belli ac pacis (1625) fue el primer tratado sistemático sobre el Derecho internacional, cuyas bases ya habían
sido sentadas por Francisco DE VITORIA, al que cita abundantemente. Transmitió y difundió por Europa las ideas de la Escuela de
Salamanca. Al igual que Francisco SUÁREZ, afirma que el Derecho internacional proviene del Derecho natural y del Derecho de
gentes. El Derecho internacional es independiente de la teología o de la existencia de Dios, lo que implica que en las RR.II. no se
puede diferenciar entre naciones cristianas e infieles.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 90 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a)
La anarquía inmadura: es caótica y peligrosa. En ella, las unidades del sistema internacional se reúnen
bajo el imperio de una hegemonía ejercida por la fuerza, sin ninguna otra clase de autoridad. Esta
condición de simple sometimiento priva al sistema de cohesión real y perdurable. En tal situación, los
Estados compiten entre sí enzarzados en luchas constantes para ocupar su particular “lugar bajo el sol”. El
orden resultante es muy precario ya que requiere de continuas manifestaciones de fuerza entre sometidos
y rivales.
b) La anarquía madura: representa un avance notable en lo formación de un sistema internacional más
estable y seguro. En ella los Estados tienen en cuanta a los demás Estados. Esto les lleva a firmar
acuerdos, a establecer pactos y a fijar normas de comportamiento. Pueden existir posiciones de fuerza
pero éstas se afianzan sobre nociones suplementarias derivadas de la capacidad de convencer de algo,
más que de la de vencer momentáneamente.
Sobre este esquema se trenza la influencia del factor esencial
representado por la noción de cambio. Su oportunidad se revela como
algo decisivo en los análisis estratégicos. La incapacidad de advertir las
transformaciones del sistema internacional conduce a la peor de las
situaciones. Es imprescindible estimar series o repertorios de
acontecimientos relevantes que permita reelaborarlos para, dentro de la
noción de orden complejo, definir después la propia seguridad. Su análisis
es penetrante y encarece la necesidad de someter a continua crítica la
propia noción de cambio. Tan peligroso es no advertir los cambios que se
producen como estar siempre descubriendo el Mediterráneo. Todo está
cambiando continuamente.
Dentro de un orden complejo los Estados pueden conseguir mayores
ventajas relativas. De ese modo se aseguran, a través del juego de la
interdependencia de sus intereses, sus respectivas soberanías y
legitimidad actuando dentro de un sistema de alianzas que reduce tanto
los riesgos como los costes de mantenerlas. Este sistema se denomina
“security complex” (complejo de seguridad).
BUZAN, junto con Charles JONES y Richard LITTLE, hacen progresar los
postulados realistas integrando en sus análisis perspectivas más
Barry Gordon BUZAN
variadas. Además de la económica, incorporan la sociológica, la histórica,
la psicológica, la biológica y la lingüística. El criterio rector de este
enfoque es que emprende una búsqueda de auténticas realidades conceptuales como elementos estructurales del
sistema internacional. Estos autores neorrealistas intentan ahondar en la determinación de estructuras reales, que
trasciendan la semántica y el lenguaje habituales de las RR.II. No basta con hablar de Estado, soberanía,
legitimidad, seguridad, etc. sino que es necesario precisar con la máxima exactitud qué cosas hacen referencia a
esas palabras y atender a su evolución en el tiempo y a su diversa implantación en ámbitos tanto occidentales como
no occidentales.
La lógica de la anarquía representa una progresión de la TIP . Esta última fue concebida en y por un
mundo en el que la anarquía inmadura ejercía fuertes presiones bajo el dictado hegemónico de las dos
superpotencias durante la Guerra Fría. La lógica de la anarquía nació para hacer frente a una realidad política
mundial transformada, en la que asoman aspectos diferentes que auguraban posibilidades de innovación
teórica.
9.3 Turbulencia internacional y "fin de la Historia"
Según GARCÍA PICAZO, el s. XXI empezó en 1989. Aquel “annus horribilis” estuvo repleto de acontecimientos. Solo
un adecuado horizonte, temporal y de acontecimientos, permite establecer la relevancia histórica de algo. Desde la
perspectiva realista, la Historia tiene un valor intelectual ambiguo. Por un lado, es apreciada como fuente de
conocimientos legitimadores de determinadas posturas y creencias, en especial en el realismo clásico, el del Primer
Debate. Pero por otro, es denostada porque se considera acientífica en tanto que, como no se repite, no sirve para
construir teorías científicas que permitan predecir comportamientos observables sometidos a pruebas empíricas
verificables.
9.3.1.
Turbulencia internacional
Con esa ambigüedad asoma, a la Teoría Internacional surgida a partir de 1989, la noción de turbulencia.
Implica un intento de aproximación a las teorías científicas positivas. Se trata de estudiar la Fenomenología
internacional sometiéndola a renovados criterios de objetividad que consigan determinar sus rasgos
estructurales, fijar sus regularidades observables, establecer sus pautas de comportamiento, etc. para de ese modo
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 91 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
poder formular los enunciados proposicionales previos a la construcción de teorías en el más estricto sentido
positivista del término.
El vértigo de los acontecimientos sobrevenidos en 1989 dio pie a que se entendiera que el proceso social de las
RR.II. obedecía a algo semejante a las leyes físicas que rigen las turbulencias de los gases o fluidos. El mundo en
su conjunto es visto como un inmenso laboratorio que por un lado suministra los materiales que sirven para la
investigación y por otro es el campo de prueba para verificar las teorías. Un problema capital para el investigador
que sigue esta línea de análisis es determinar qué acontecimientos son los verdaderamente relevantes así como
cuál es su propio proceso de recepción y selección. Ningún científico social es ajeno al mundo en el que vive que
eventualmente puede suponer un estorbo a su propia capacidad de discernimiento. Y esto ocurre sin necesidad de
pensar que se está en un acto deliberado de desinformación. ¿De quién fiarse?
Los cambios turbulentos se reflejan en las revoluciones tecnológicas, en la crisis de autoridad, en los
levantamientos revolucionarios, en los conflictos generacionales, del mismo modo que la turbulencia en lo
meteorológico se expresa en huracanes, tornados e inundaciones.
Estos cambios caracterizan la política turbulenta con el signo de la incertidumbre; cualquier cosa puede suceder
ante resultados cada vez menos ciertos, originados en la complejidad de los actores interrelacionados gracias a las
tecnologías de la información que producen respuestas rápidas, cambios rápidos en el curso de los
acontecimientos. Los vientos de la turbulencia pueden impulsar la política postinternacional en diferentes
direcciones, que conducirán a acuerdos o a conflictos.
ROSENAU identifica el concepto de turbulencia como:
“Tensiones y cambios que suceden cuando las estructuras y procesos que sostienen normalmente
la política mundial están conmocionados y parecen estar sometidos a reajustes. La turbulencia es
el resultado de un proceso multidimensional de cambio”.
La obra de ROSENAU, “Turbulence in World Politics. A Theory of Change in Word Politics” (1990)
supone un hito en la trayectoria de esta autor, conocido por sus aportaciones a la teoría del
linkage y a la teoría de la interdependencia compleja . Su título marca el ascenso del término turbulencia
aplicado a las RR.II. ROSENAU, positivista negador de la Historia y realista estructural, no considera a los EE.UU. los
únicos actores relevantes en la gestión de la política mundial. Sostiene que el sistema internacional responde a una
estructura bifurcada entre el sistema interestatal tradicional y un sistema multicéntrico en el que intervienen otros
muchos actores.
Su ambicioso intento teórico comporta el manejo de una cantidad ingente de datos que ROSENAU ordena y clasifica
para mostrar cómo la política mundial se articula según diversos parámetros de organización y funcionamiento.
Cuando en el panorama internacional se produce una turbulencia el cambio sobrevenido será
siempre estructural, es decir, profundo y definitivo. No son turbulencias cambios que solo sean
coyunturales y accesorios. El sistema internacional es incapaz de contener y encauzar una política mundial
turbulenta. Cuando las estructuras y relaciones que sostienen la política mundial comienzan a desmoronarse por ser
incapaces de resistir los embates producto de fluctuaciones demasiado intensas, la turbulencia se instala en el
sistema.
A juicio de ROSENAU, cinco fuerzas intervienen en una turbulencia internacional:
a) Una modernización acelerada y sus consiguientes repercusiones en todos los ámbitos
b) Ciertas consecuencias imprevistas de esa modernización acelerada, de carácter negativo
(narcotráfico, criminalidad, pandemias, etc.)
c) Una manifiesta incapacidad de los Estados y Gobiernos para responder de modo efectivo a
estos problemas, en ocasiones debido al socavamiento de su autoridad y legitimidad
d) Una descentralización de los sistemas reguladores de la política internacional a causa de su
debilitamiento creciente
e) El papel que adopten los individuos frente a los problemas (opinión pública)
ROSENAU consigue ofrecer la visión de un mundo complejo. Procura una teorización panóptica, capaz de abarcar los
fenómenos en todas sus facetas. Sin embargo, no cuestiona en ningún momento la validez del propio sistema que
estudia cuyas determinaciones acepta de antemano; ello limita los resultados de su investigación.
9.3.2.
El fin de la Historia
Yoshihiro Francis FUKUYAMA (1952- ) es un politólogo estadounidense que sostiene que la Historia ha
terminado, no tanto por una convergencia gradual de los sistemas políticos y económicos en una única síntesis
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 92 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
liberal sino por la victoria incontrovertible liberal. Su logro se basa en el binomio democracia-mercado,
síntesis perfecta de una evolución histórica lineal hacia un fin, hacia una determinación teleológica e historicista.
Es conocido sobre todo por haber escrito el controvertido libro The End of History and the Last Man (1989) (El fin de
la Historia y el último hombre, 1992), en el que defiende la teoría de que la historia humana como lucha entre
ideologías ha concluido, ha dado inicio a un mundo basado en la política y economía neoliberal que se ha impuesto
a las utopías tras el fin de la Guerra Fría. Inspirándose en HEGEL, afirma que el motor de la Historia, que es el deseo
de reconocimiento, se ha paralizado en la actualidad con el fracaso del régimen comunista, que demuestra que la
única opción viable es el liberalismo democrático, que se constituye así en el llamado pensamiento
único. Las ideologías ya no son necesarias y han sido sustituidas por la Economía. EE.UU. sería así la única
realización posible del sueño marxista de una sociedad sin clases.
FUKUYAMA fue el impulsor del llamado Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, expuesto durante la
presidencia de CLINTON y considerado como uno de los núcleos de pensamiento de los neoconservadores,
especialmente en política exterior. Fue uno de los firmantes fundacionales junto con CHENEY, WOLFOWITZ, RUMSFELD
o Lewis Scooter LIBBY, muchos de ellos de una importancia vital durante el gobierno del Presidente estadounidense
republicano George W. BUSH.
En 1998, FUKUYAMA firmó, junto a algunos de los anteriores y a otros como Robert KAGAN, Richard PERLE, William
KRISTOL o John BOLTON, una carta al Presidente demócrata CLINTON a favor de una segunda guerra contra Irak, que
después fructificaría en la guerra del Golfo pérsico (1990-1991)
por parte del nuevo Gobierno republicano.
En uno de sus últimos libros, State-Building: Governance and
World Order in the 21st Century (2004) (La construcción del
Estado. Hacia un nuevo orden mundial en el siglo XXI, 2004),
describe cómo la mayoría de los países se están adaptando a la
democracia liberal, fusionándola con algunas de las costumbres
foráneas. Examina algunas posibles fórmulas para que la
evolución de esta nueva política y economía no sea un fracaso.
Defiende, pues, el fortalecimiento de las instituciones estatales
en los países pobres como principal reto estratégico de las
democracias en el s. XXI.
Su labor intelectual fue sostenida por la neoconservadora
Fundación John M. OLIN. Esta fundación funciona bajo el
lema de considerar mucho más idóneo y práctico que ciertas
ideas se propaguen entre ciertos intelectuales influyentes –de los
que se consigue que presionen aún más prestándoles apoyo
institucional, editorial y mediático- que actuar directamente sobre
las masas. Uno de los directivos de esta empresa afirmó en una
entrevista:
Yoshihiro Francis FUKUYAMA
“Las ideas y los intelectuales son muy importantes. Las cosas que
actualmente realiza el Gobierno REAGAN fueron ideadas antes en pequeños círculos intelectuales”.
El fin de la Historia dictamina la llegada a un punto y final en la evolución de las formas de Gobierno.
Considera que se ha alcanzado su grado más perfecto con el modelo de democracia liberal occidental, frente al que
el resto del mundo es incapaz de ofrecer alternativas viables. Como pretendido heredero intelectual de un HEGEL
pasado por el filtro del filósofo francés Alexandre KOJÈVE (1902-1968), FUKUYAMA sostiene que el modelo político
occidental ostenta una validez universal. Esa preeminencia llevará a que los hombres del futuro se consagren casi
exclusivamente a actividades económicas, definidos por procesos de creciente integración regional. Los únicos
enemigos ideológicos del sistema pueden ser el nacionalismo y el fundamentalismo . El Tercer
Mundo está condenado a permanecer al margen de la Historia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 93 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 10. Reflexividad crítica sobre los modelos dominantes de
la sociedad y la teoría internacionales
HAY QUE LEERLO PERO NO ES MATERIA DE EXAMEN
10.1 Visiones desde la geopolítica: el tablero mundial
Como recuerda el refranero, del dicho al hecho hay un trecho, y buen ejemplo de ello es la política internacional, un
caudal de frases y discursos con gran altisonancia y difusión que luego no se materializan, o lo hacen con tanto
retraso y limitaciones que a menudo no son reconocibles respecto a lo anunciado. Y es que el lenguaje, más que
revelar, a menudo parece que vela la naturaleza de las cosas. Como sabemos, la realidad que nombramos debe
responder a ese nombre: una piedra a una piedra, un camello a un camello… Pero, cuando se invocan el Derecho,
la justicia, la democracia o la libertad, ¿a qué clase de cosas se está aludiendo?
Como señala el sociólogo Luis MARTÍN SANTOS (1921-1998) en “Diez lecciones de epistemología” (1991), las
personas pueden adoptar diferentes vías para interpretar la realidad:
a) la de la imaginación
b) la existencial
c) la perceptiva
d) la de la solidaridad…
Pero la pregunta filosófica es ¿cuál es la realidad real? En su opinión, la vía de la imaginación es útil para pensar y
crear, para figurarse cómo es la realidad real, pues la ciencia precisa continuidades frente a una realidad que se
presenta a intervalos, y ese espacio puede ser llenado o enlazado por la imaginación. En base a ello, afirma que la
producción de conocimientos sobre la realidad necesita de un taller provisto de instrumental, es decir, de
preconceptos, aproximaciones, categorías y modelos imaginarios. MARTIN SANTOS propone tres posibles Talleres
epistémicos, aplicables a las RR.II.: el newtoniano (NEWTON), el relativista (EINSTEIN) y el cuántico (PLANCK).
a) Taller newtoniano. Responde a la visión del mundo de Isaac NEWTON (1643-1727), basada
en comprender la realidad mediante interpretaciones mecánicas (distinto del
newtonianismo, que identifica el universo con una máquina). Su aplicación a las RR.II.
coincide con la concepción individualista de la SI como sociedad interestatal, e identifica
en ella los siguientes elementos: (i) un protagonista, con vida propia: el Estado; (ii) un
antagonista, o elemento perturbador: el medio internacional; y (iii) un escenario, lleno de
barreras más o menos permeables: el sistema internacional, formado por Estados celosos
de su soberanía territorial.
b) Taller relativista. Responde a la visión del mundo de Albert EINSTEIN (1879-1955), basada
en elegir el tipo de mundo, en función de tres parámetros: continuidad, simetría y
solidaridad. Su aplicación a las RR.II. coincide con la concepción holista de la SI como
comunidad internacional. (i) Respecto a la continuidad, el mundo es geométrico, con una
geometría euclídea que describe y estructura; el movimiento no es sólo fuerza gravitatoria
sino movimientos de encaje, como si la realidad fuera un gran puzzle cuyas piezas se fueran
colocando por sí mismas: la comunidad internacional. (ii) Respecto a la simetría, la
comunidad internacional rechaza la insoportable disimetría de muchos fenómenos y aboga por la simetría de
la igualdad y el consenso. (iii) Respecto a la solidaridad, en el universo de EINSTEIN no existe el vacío; por
ello, la comunidad internacional está formada solidariamente por sus miembros, y éstos no tienen entidad sin
la comunidad.
c) Taller cuántico. Responde a la visión del mundo de Max PLANCK (1858-1947), A.
EDDINGTON, N. BOHR, E. SCHRÖDINGER, W. PAULI y W. HEISENBERG, basada en un universo
dual y ambiguo, que obliga a saltar de una perspectiva a otra hasta encontrar la
ajustada (saltos de un quantum a otro). Su aplicación a las RR.II. coincide con la
concepción sistémica de la SI como sistema internacional, considerando tres aspectos:
1. Existe un protagonista (la partícula), pero de carácter indeterminado y
nunca aislado, sino inserto en un acontecer; aplicado a las RR.II., supone la
figura del actor internacional variable (Estados, organizaciones, corporaciones…), y el estudio
de la realidad internacional como proceso.
2. Las partículas presentan un comportamiento impredecible (las electrones saltan o no de
órbita, y lo pueden hacer de varias formas); aplicado a las RR.II., el comportamiento imprevisible
de los actores obliga a valorar las nociones de incertidumbre y de turbulencia.
3. Se manifiesta un realismo extraño, pues el proceso de observación afecta a la realidad
observada (principio de indeterminación); ello lleva a la aparición de un pluralismo
metodológico y de una revisión epistemológica en la que todo es puesto en cuestión, con
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 94 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
una revisión de los postulados clásicos, teóricos e ideológicos.
El concepto del tablero mundial proviene del polaco Zbigniew K. BRZEZINSKI (n. 1928), asesor de la presidencia
de los EEUU con Jimmy CARTER (1977-1981), y su obra “El gran tablero mundial. La supremacía
estadounidense y sus imperativos geoestratégicos” (1998). Su supuesto implícito es que “lo que es
bueno para los EEUU es bueno para el mundo”, y su objetivo último es dar forma a una comunidad
global verdaderamente cooperativa gestionada de acuerdo a los intereses globales de la
humanidad. Todo ello suena muy bien pero se trata de una visión geopolítica bajo imperativos
geoestratégicos, pues también señala que:
“Mientras tanto, es esencial que no se produzca el surgimiento de ningún aspirante al
poder euroasiático capaz de dominar Euroasia y, por lo tanto, también de desafiar a los EEUU. La
supremacía global de los EEUU recuerda, en cierto modo, a la de los viejos imperios. El ejercicio del poder
‘imperial’ estadounidense se deriva en gran medida de la organización superior”,
Entra todas estas virtudes del “American Way of Life” ¿dónde queda la humanidad?
En definitiva, BRZEZINSKI aúna la Geopolítica básica y la especulación ideológica, siempre bajo los parámetros del
supuesto implícito inicial. La meta política de EEUU que defiende se resume en 3 puntos y 5 corolarios:
i. Perpetuar la posición dominante de los EE.UU.
ii. Crear un marco geopolítico capaz de absorber los choques y presiones del cambio sociopolítico
iii. Constituir de un núcleo geopolítico de responsabilidad compartida encargado de la gestión del planeta
i. Cooperación creciente con socios euroasiáticos clave, sometidos al arbitraje de EE.UU., a fin de renovar
las estructuras cada vez más caducas de la ONU
ii. Impulsar la redistribución de responsabilidades y privilegios de acuerdo al nuevo orden mundial
iii. Aprovechar la nueva red de vínculos globales (multinacionales, ONG, comunidades científicas), tejida al
margen del sistema de Estados-naciones tradicional.
iv. Dicha red de vínculos globales será la base de un sistema global informal, compatible con la cooperación
institucional convencional.
v. Como objetivo final, construir una estructura efectiva de cooperación global basada en la realidad
geopolítica, a la que llegado el momento EE.UU. traspasaría sus poderes hegemónicos como primera,
única y verdadera superpotencia global.
Si bien los dos primeros puntos de BRZEZINSKI son explícitos y claros, el tercero es genérico y retrógrado pues ese
núcleo geopolítico de responsabilidad compartida no es más que un vulgar directorio de potencias que se empeña
en retornar una y otra vez a la escena política, a modo de un Tyrannosaurus Rex elevado a la máxima instancia
mundial, e incapaz de alcanzar la supuesta gestión pacífica del planeta. Con todo ello, lo que BRZEZINSKI plantea es
el desmantelamiento del orden mundial actual, sacrificando el Derecho, la organización y la moral internacionales
en aras del poder, el orden y el interés de una sola nación: EEUU. En definitiva, el retorno al sistema de imperio y
vasallos a nivel global. Se trata de una visión esencialmente realista, estratégica y geopolítica, en la que
predomina la razón instrumental y el repudio a cualquier proyecto de paz o de organización internacional. Se trata
de un realismo desbordado por un sueño de omnipotencia y omnisciencia llevado a dimensiones planetarias que no
omite cierto mesianismo al afirmar la misión salvadora universal por parte de EE.UU.
Los talleres epistémicos tienen un objetivo constructivo y liberador, basado en la elaboración de teorías
internacionales bajo la ecuación de saber = libertad. Su pretensión es descubrir la realidad real, buscando leyes,
reglas y tendencias que respondan a las propiedades permanentes de las cosas y no a los deseos de un ideólogo
cualquiera. Aplicados a las RR.II., su objetivo es investigar la realidad real de la realidad internacional, vista como un
campo de interacciones sociales de alcance planetario.
Como afirma Esther BARBÉ, “la SI es el complejo de relaciones sociales que distribuyen el poder a nivel mundial”,
distribución que se lleva a cabo en planos diversos que trascienden la interestatalidad inicial del sistema. Por tanto,
de la cartografía de los Estados se ha pasado a los organigramas de redes que atraviesan el escenario mundial.
Por el contrario, el propósito del tablero mundial no es liberar sino someter y vencer con el pretexto
de ordenar y salvar. Como una fábrica ideológica, su función es la de imponer una realidad ideológica sobre la
realidad real existente. Se asemeja a una mesa de juego donde se compite por la supremacía mundial, y en la que
no importa la verdad, sino el poder, basado en la eliminación del contrario. La ecuación es saber = poder, esa
clase de saber que crece a costa de la ignorancia ajena, que se multiplica a costa de la explotación y el desprecio
de los que saben menos, y cuya autoridad y legitimidad se sostienen por la fuerza y la razón instrumental. Por ello,
sus postulados no incrementan el conocimiento sino el poder de unos cuantos sobre la sumisión de otros. Sus
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 95 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
magnitudes no son Estados, sino continentes, pasando de la cartografía de Estados a una cartografía de
bloques o de continentes, mucho más simple. La única novedad de este modelo es su apuesta por una red de
vínculos globales, que es la base de un sistema global informal compatible con la cooperación global
institucionalizada convencional, y que lo convierte en un modelo transnacional y sistémico.
En la actualidad, en el sistema internacional coexisten los viejos sujetos del Derecho Internacional (pueblos,
naciones, Estados) con nuevas unidades (ONG, multinacionales, organismos), y todos ellos se configuran como sus
actores, comportándose de acuerdo a ciertas reglas y regularidades. Por otra parte, existen factores
internacionales que configuran los márgenes de actuación de los actores (ciencia, tecnología,
ideologías, economía). Ambos, actores y factores, deben ser ubicados en el nuevo marco o escenario, en el que no
son extrañas las situaciones sin precedentes (H. JONAS).
10.2 Derecho y Ética en las RR.II.
Según GARCÍA PICAZO, teorizar no es otra cosa que mirar el horizonte del mundo y de los acontecimientos con una
disposición especial de la mente, intentando descubrir y sintetizar la esencia de las cosas, en nuestro caso la
esencia de la realidad internacional.
Ya MAQUIAVELO (1469-1527) señaló como cualidades óptimas de un buen gobierno a la fortuna y a la virtud (lo que
demuestra que su pensamiento era la antítesis de lo maquiavélico). Más recientemente, tanto realistas como
idealistas señalan a la prudencia como una virtud principal, cuyo origen etimológico apunta a la pro-videntia, es
decir, a la capacidad de ver de antemano lo por-venir. No en vano, una obsesión del pensamiento político realista es
la capacidad de predecir con acierto los acontecimientos por venir. Si la templanza es tan opuesta a la desmesura
como a la indiferencia, la prudencia es tan contraria a la temeridad como a la indiferencia; sin embargo, un paso
más en la positividad de toda virtud es trascender a su condición de punto medio para acceder a su cualidad
superlativa, de afirmación en su propia determinación.
Y es del cultivo de la prudencia que GARCÍA PICAZO propone una lección del futuro: considerar la Historia
como maestra de la vida, en el más puro sentido de Cicerón (Historia magistra vitae). Junto a la Historia, la
autora reivindica el papel de la memoria, como saber iluminado por el entendimiento de las cosas, sin
desdeñar otras facultades del alma como la intuición. Tanto la Historia como la memoria enseñan cosas muy
valiosas, en especial ayudan a conocer los aciertos y errores del pasado para aplicar dicho conocimiento en la
gestión del presente. Así lo hacen las gentes rústicas, muchas veces iletradas pero siempre cultas, en tanto
poseedoras de una cultura milenaria, a menudo ágrafa (ciclos biológicos, meteorología, estaciones propicias para
cada cosa, alimentación). Dichas personas saben por experiencia, pues en su memoria residen las estadísticas
transmitidas por la tradición, sustentada en la lógica de los hechos comprobables empíricamente. La ciencia y la
tecnología modernas deben tener en cuenta esta sabiduría acumulada para enriquecer sus postulados y
actuaciones.
En definitiva, la lección del futuro consiste en aprender de los errores del pasado para prever los desastres del
futuro a partir de considerar los desastres del presente. Algunos pueblos sí han sabido asociar sus saberes
ancestrales con la tecnología moderna, como los japoneses en la construcción de edificios resistentes a los
terremotos (ubicaciones, materiales, diseño). Sin embargo, otros pueblos, como los peruanos y mexicanos, han
olvidado casi todo de las viejas civilizaciones inca o azteca. Lamentablemente, en la actualidad la ciencia y el saber
están supeditados a los intereses económicos, lo que no conduce a nada de valor perdurable para la humanidad en
su conjunto. Pese a quien pese, según BENTHAM:
“Un economista en sentido verdadero, debe ser alguien con conciencia ética y moral, preocupado por
conseguir la mayor felicidad para el mayor número”
GARCÍA PICAZO defiende el optimismo y la búsqueda de la felicidad como postulados legítimos, y los equipara al
motor que impulsa a que las sociedades humanas progresen y no se resignen a aguardar a un futuro
transmundano del que nadie ha dado noticias empíricas. A ello se dedica la ideología del progreso, basada en
la confianza en la capacidad humana de emanciparse de los constreñimientos impuestos por la naturaleza. En el
fondo, el progreso no es más que conseguir que las energías y facultades potenciales de cada individuo no se
dediquen en su totalidad al mero hecho de sobrevivir; en la actualidad, 5/6 partes de la humanidad aún viven de un
modo que supera en poco los niveles básicos de supervivencia (ya somos 7.000 millones de personas en el planeta
Tierra). Esas personas, los pobres, en muchos casos viviendo a la intemperie o en casuchas infectas, con los
estómagos vacíos, enfermos y sometidos al terror de cuerpos policiales y militares que los acosas y exterminan,
viven una historia que no les pertenece, porque no pueden salir de su condición. Para ellos no hay progreso ni
justicia ni presente, ¿cómo va a haber futuro? Y aún hay sabios que les acusan de ser los responsables de su
situación, cuando la mera constatación de todo ello permite afirmar que los poderosos, es decir, aquellas personas
con capacidad real de decisión para aliviar los sufrimientos y mejorar las condiciones de vida de la gente, en general
ejercen el poder haciendo gala de estupidez y maldad.
Si por expresar lo anterior hay quien acusaría a GARCÍA PICAZO de imprudente, ella no duda en afirmar que:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 96 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a)
b)
c)
d)
Sólo los imprudentes callan y aplauden la injusticia
Sólo los imprudentes abogan por una explotación de la naturaleza que la agote
Sólo los imprudentes son favorables a las guerras para dirimir los conflictos
Sólo los imprudentes propagan una cultura alienante y de masas, ofuscadora de la inteligencia y negadora
de los valores humanos
e) Sólo los imprudentes confían en la inestable fortuna de los negocios fáciles y desdeñan la virtud del
trabajo, el esfuerzo y el mérito…
El economista Thomas R. MALTHUS (1766-1834) propuso, en su “Ensayo sobre el principio de la población” (1798),
una lección del futuro: que los males del mundo se encuentran en el exceso de población respecto a la
disponibilidad de alimentos, dado que el crecimiento de la población es geométrico mientras que el de la
producción es aritmético. Hoy sabemos que existen recursos suficientes para cubrir las necesidades de la
humanidad y que la catástrofe del hambre proviene tanto de una pésima distribución como de la ausencia de una
verdadera educación, en el sentido más integral de la palabra: ciencia, tecnología, sexualidad, higiene, derechos
humanos… Por fortuna, en el mundo son muchas las organizaciones que colaboran en mejorar las condiciones de
los más desfavorecidos (ONG y organizaciones sin fronteras de todo género). Sin embargo, eso no es nada si uno
no va más lejos y hunde el dedo en la llaga de los males de este mundo.
Uno de los que se atrevió a ello fue el físico Erwin SCHRÖDINGER (1887-1961), cuyo
discurso no halaga a mentalidades confusas y conformistas, que creen que el ser humano
sólo necesita un estómago lleno para ser feliz y realizarse existencialmente. Un niño
hambriento y sucio del Tercer Mundo será unos años después un soldado adolescente
con un fusil o un machete en la mano. Lo que nos conmueve en un momento nos
repugna en el siguiente. El intervalo es lo que cuenta: no basta con alimentar, es
necesario educar, pues sólo la educación transforma de verdad las condiciones de vida.
En Europa han hecho falta muchos siglos, revoluciones y sangre para que los
europeos hayan llegado a ser más o menos humanitarios, y aun así de modo muy
reciente: la esclavitud se abolió en 1815, la proscripción de la guerra se firmó en 1945 y la
Declaración de Derechos Humanos data de 1948. Y es que, en el fondo, para satisfacer
Erwin SCHRÖDINGER
las necesidades del bienestar material sólo hacen falta medios económicos y la voluntad
de imponerlo. Es, por así decirlo, un acto de consecución inmediata: víveres, medicamentos, ropa, materiales de
construcción, instalaciones… En la actualidad, sobran de todas estas cosas: lo que faltan son educadores y la
aplicación efectiva de proyectos de desarrollo humano que vayan más allá de la consecución de la mera
supervivencia.
Desde la caída del Muro de Berlín (1989) quedaron obsoletos todos los esquemas internacionales (bloques
capitalista-socialista, Primer-Segundo-Tercer Mundo), y sólo quedó la distinción entre The West y The Rest
(Occidente y el Resto), lo que equivale a afirmar la hegemonía de un único modelo de sociedad: el modelo de la
civilización occidental, basado en un sistema político democrático, un Derecho común basado en los Derechos
Humanos, generalización del bienestar material, moderación y homogeneización de costumbres… Frente a él, sólo
existen débiles esquemas sociales, de los que el más definido es el fundamentalismo islámico, que pretende
aunar los valores religiosos tradicionales con los beneficios de la civilización occidental, a la que pretende suplantar
y eliminar con escaso éxito. Y es que ninguna civilización actual es capaz de resistir el empuje de la ciencia y la
tecnología avanzadas, de raíz occidental, una vez que éste se produce. Muchas civilizaciones antiguas han sabido
conciliar con acierto sus valores milenarios y el pensamiento científico: japonesa, china, coreana, india…
En cuanto al género, GARCÍA PICAZO afirma que “Las mujeres occidentales no llevamos velo, pero seguimos
comportándonos como imbéciles en nuestra vida cotidiana”, sometidas a la moda, asociadas a los afectos,
dedicando demasiado tiempo al aspecto físico… Se pregunta si la mujer occidental está realmente emancipada, o
en el fondo está tan estupidificada como las musulmanas llevando burka. En su opinión, “ni el pasado ni el
presente pertenecen a las mujeres, secuestradas por sistemas religiosos, políticos, sociales y culturales que no les
favorecen y que ellas mismas contribuyen a eternizar”. Así, cabe preguntarse que si la ciencia y la técnica van a
favor de las mujeres, pues las ayudan a liberarse de sus ataduras físicas, ¿por qué son tan pocas las que se
dedican a ellas?
Las estructuras caducas pueden tardar más o menos en desaparecer, pues los procesos de cambio cultural son
lentísimos, pero terminarán al fin. Además, existen cada vez más sectores de la población mundial que, no sólo
creen en el concepto de humanidad, sino que están dispuestos a defenderlo. Estas personas se adhieren a dos
principios:
a) El Principio Esperanza, acuñado por el filósofo judío-alemán Ernst BLOCH (1905-1977)
b) El Principio Responsabilidad, enunciado por Hans JONAS.
Ambos principios están ligados a la noción de tiempo histórico, y éste a la noción de caducidad.
Las concepciones del mundo (Weltanschauungen) suponen una síntesis de las ideas, conceptos, teorías,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 97 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
creencias o valores que un individuo o una sociedad proyectan sobre el mundo en el que viven, constituyendo su
marco cognitivo general de referencias, tanto para interpretarlo como para conocerlo y actuar sobre él. Las
concepciones del mundo configuran el propio mundo, de modo que un mundo natural evoluciona distinto a otro
culturalmente determinado; de hecho, el hombre lo es en tanto que da el paso de la natura a la cultura. Las
concepciones varían de una época a otra, en función del grado de conocimientos sobre el mundo, existiendo
concepciones construidas por individuos (grandes científicos, filósofos o ideólogos) o gestadas por sistemas
culturales generales. También existen concepciones con un marcado carácter religioso, científico, artístico,
ideológico o político; por ello, a menudo también se las define como visiones generales y de síntesis que las
religiones, las ciencias, la estética, la política o la ideología proyectan de forma sistemática como conjunto de
predicados realizables sobre el mundo.
Aunque hablar de las concepciones del mundo nunca ha estado de moda entre los teóricos de las RR.II. (salvo R.
ARON y A. J. TOYNBEE), en realidad la mayor parte de ellos se dedican a eso: a aportar concepciones del mundo
en el que viven, en general con escasas cualificaciones filosóficas para ello, y en términos más históricos que
teóricos, basando su empiricidad en datos seleccionados mediante criterios ideológicos debido a su tradicional
vinculación con determinados sistemas políticos o aparatos administrativos que eran los que financiaban sus
investigaciones. Por ello, sus concepciones respondían a consignas políticas destinadas a defender las construidas
por los ideólogos, en su momento de la Guerra Fría y en la actualidad de la polaridad West-Rest.
Por fortuna, en la actualidad existen excelentes teóricos de las RR.II., cuya revolución teórica se origina en los
esfuerzos de Kenneth N. WALTZ (que ya hemos visto en la página 87) por determinar lo que era en realidad una
teoría y su aplicación a una formulación consistente de las RR.II. Aunque sus logros fueron limitados, gracias a él
términos como estructura, revolución, sistémico, semántica o complejidad empezaron a ser empleadas como
herramientas teóricas entre los investigadores de las RR.II. En realidad, la TIP de WALTZ sólo estuvo vigente una
década, hasta la caída de un Muro de Berlín (1989) que marcó el fin de una época y la aparición de distintas
concepciones del mundo (lo que no significa necesariamente nuevas); pero, sin duda, su obra sirvió de punto de
partida para nuevas empresas teóricas.
Pese a que las teorías sociales aún están lejos de encajar en la definición de una teoría positivista, lo cierto es que
se observa una mejora sustancial en la teorización de la realidad internacional, con notables avances tanto en la
formulación de tesis como en la acuñación de conceptos más precisos, y una mayor indagación histórica, filosófica y
crítica. En este punto, GARCÍA PICAZO postula entre los teóricos de las RR.II. el concepto de desaprender, no en
el sentido de olvidar, no en el sentido destructivo o negador, sino en el sentido constructivo y afirmativo de saber
detectar las obras obsoletas y de notable inclinación ideológica redactadas durante el s. XX; y en el de releer los
clásicos, como Agustín DE HIPONA o Tomás DE AQUINO, sin olvidar a los españoles VITORIA, SUÁREZ, DE SOTO,
SEPÚLVEDA o LAS CASAS. Y es que filósofos, teólogos y juristas, antiguos y medievales, renacentistas y barrocos,
ilustrados y románticos, deben volver a figurar en las teorías de RR.II., pues, como estamos redescubriendo, los
anaqueles de la Filosofía Moral y Política estaban repletos de teóricos internacionales y sólo algunos se daban
cuenta.
10.3 La reflexividad crítica en las RR.II.
Se considera que los griegos Heródoto DE HALICARNASO (485-425 a.C.) y TUCÍDIDES (460-396 a.C.) son los padres
fundadores de la Historia, pues aunque uno es racionalista y el otro realista, ambos ejercitan sus dos funciones
básicas:
a) La recopilación, ordenación cronológica y registro de los acontecimientos
b) La narración de los hechos, aportando la determinación de sus causas y efectos
Según el historiador francés Marc Léopold Benjamin BLOCH (1886-1944), la pregunta de para qué
sirve la Historia lleva a preguntarse por su legitimidad, lo que implica considerarla de forma crítica y
reflexiva. Dicha legitimidad se encuentra en su objetivo básico: que hechos relevantes no se
pierdan y sean transmitidos a la posteridad, bajo la guía de un espíritu de verdad que coincide
con los criterios de objetividad científica. Sin embargo, el tópico de que la Historia la escriben los
vencedores ya alude a que, en general, los textos históricos responden a las ideas de unos
vencedores ligados a un poder genérico, casi siempre distante de los derechos humanos y cosas
similares, quienes se suelen atribuir criterios de legitimidad para avalar sus propósitos. Mientras que en los sistemas
totalitarios, la manipulación y el falseamiento de la Historia son práctica común, en la actualidad existe un amplio
conjunto de instituciones, normas, principios y reglas que velan por la legitimidad de los estudios históricos. En
cualquier caso, la pregunta de para qué sirve la Historia también apunta a la de a quién sirve y a las condiciones
que establecen esa servidumbre.
La postmodernidad ha supuesto un análisis crítico de los postulados generales de la racionalidad y el
conocimiento, especialmente del metalenguaje, es decir, de aquellas proposiciones enunciadas como científicas
sólo sobre la base del empleo de una terminología y de una metodología determinadas. Sin embargo, sus
detractores acusan a la postmodernidad de haber sembrado de irracionalismo, eclecticismo y relativismo el
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 98 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
discurso general de las ciencias. En efecto, al socaire de las corrientes postmodernas, se asiste a un relajamiento
considerable de ciertos discursos teóricos, bajo el tópico de que todo vale. Ejemplo de ello es que los discursos
oficiales del poder sistemáticamente excluyan de su Historia a aquellos sujetos que no le sirven de agentes
simbólicos en su estrategia de legitimación: mujeres, niños, ancianos, pobres, salvajes, heterodoxos. Se trata de los
excluidos, los sin historia, los vencidos y sojuzgados, los sin voz que, no obstante, llevan una existencia real y
soportan el peso de la Historia oficial de los vencedores. Por fortuna, la crítica y el análisis históricos han
puesto en evidencia el carácter ideológico de muchas representaciones y símbolos. Por ello, GARCÍA PICAZO destaca
el carácter benéfico del pluralismo como postura de síntesis entre tendencias pendulares , rechazando
tanto el discurso duro del modernismo (hegemonista, colonial, dogmático), como el victimismo y el revanchismo del
postmodernismo (banal, oportunista, acrítico).
Según GARCÍA PICAZO, más que aprender de la Historia, se aprende de los historiadores, de su compromiso
personal e intelectual con la veracidad y la objetividad. Lamentablemente, existen multitud de ejemplos de
vocación ideológica, basada en el afán de presentar decentemente acontecimientos poco favorables para los
protagonistas, así como de selección intencionada de los datos, de interpretaciones forzadas de los hechos o
incluso del falseamiento de todo. Como afirma BLOCH, “una afirmación no tiene derecho a producirse sino a
condición de poder ser comprobada”. Sin embargo, siempre existen historiadores conspiradores (MAURRAS,
BAINVILLE, PLEJÁNOV) capaces de afirmar allí donde otros historiadores más comprometidos con la verdad hubiesen
dudado. Respecto a las RR.II., los estudios de F. FUKUYAMA, Z. BRZEZINSKI y H. KISSINGER son un buen ejemplo de
cómo la historia puede desempeñar un oficio servil, supeditado a los intereses políticos y a la ideología.
Según Fernand BRAUDEL (1902-1985), se debe aspirar a una síntesis armónica entre la crítica y la
elucidación histórica. En ese sentido, postula que la Historia trabaja en diferentes niveles:
a) Historia episódica o microhistoria (nivel de superficie), referida a sucesos en el corto
plazo
b) Historia coyuntural (nivel intermedio), de pautas más amplias y sosegadas, como los
ciclos de la historia económica
c) Historia estructural (nivel superior) o de larga duración, “que encausa siglos enteros”, de carácter
invariante y eje sobre el que pivotan las otras dos historias.
Si el Primer Debate (1919-1949) de las RR.II. enfrentó a los realistas con los idealistas, el Segundo Debate
(1949-1979) enfrentó a los cientificistas (Escuela Americana, positivismo, funcionalismo, enfoques cuantitativos,
ahistóricos; J. N. ROSENAU, M. A. KAPLAN) con los tradicionalistas (Escuela Inglesa, realistas o idealistas, enfoques
cualitativos, uso de la historia; H. BULL, F. NORTHEDGE). La disputa surge de la consideración por los positivistas de
la predictibilidad como una de las condiciones básicas de una ciencia; dado que la Historia no se repite, y que es
esencialmente cualitativa, no cuantificable, hermenéutica y opinable, los positivistas repudian cualquier aportación
de la historia al campo científico. Por fortuna, con el transcurso de los años ambas perspectivas han evolucionado:
por un lado, la Escuela Americana ha ido aunando sus métodos de análisis tradicionales con otros más
heterodoxos, como los de la semántica y la Física (estructuras disipativas, turbulencias) y por otro, la Escuela
Inglesa ha ido aunando su enfoque histórico clásico con otras perspectivas, abonando con ello el respeto hacia el
pluralismo ideológico y doctrinal.
Al margen del mundo de habla inglesa, en el resto de Europa el debate se centraba en la espinosa cuestión de la
autonomía de las RR.II., basada en su relación respecto a otras disciplinas tradicionales, como la Historia
Diplomática o el Derecho Internacional, de las que supuestamente se habría emancipado tras su nacimiento como
disciplina autónoma en la Universidad de Aberystwyth (Gales) en 1919. En España, todos los autores señalan la
deuda de las RR.II. respecto a estas disciplinas (Antonio TRUYOL, Roberto MESA, Celestino DEL ARENAL, Esther
BARBÉ), así como la influencia en España de la Escuela francesa de los Annales (M. BLOCH, L. FEBVRE), con un
menor pero también significativo influjo de la Escuela Inglesa.
El heredero intelectual más notable de la corriente historiográfica iniciada en los Annales fue WALLERSTEIN, cuya
obra “El Moderno Sistema Mundial” (3 tomos: 1974-1980) constituye una auténtica historia de las RR.II. En ella
expone su tesis de la economía-mundo, cuyos puntos más relevantes son los siguientes:
i.
Describir el sistema mundial al nivel estructural de la totalidad del sistema.
ii.
Ese proyecto requiere contar con una gran cantidad de material empírico.
iii. Se constata que las descripciones narrativas de la mayor parte de la investigación histórica no se
prestan a cuantificación, lo que oculta su grado de fiabilidad.
iv. Muchos investigadores eligen sus investigaciones en función de la disponibilidad de datos cuantificables, lo
que supone una inversión del proceso científico. Los análisis deben emplear los datos disponibles con el
grado de cuantificación logrado hasta ese momento (“Hacemos lo que podemos y seguimos adelante a partir
de ahí”).
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 99 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
v. La ciencia social siempre es una ciencia comprometida, lo que no niega su compromiso de objetividad.
Pese al ideal de contar la historia como ocurrió realmente, en realidad sólo se puede narrar el pasado como
es, no como era, pues rememorar el pasado es un acto social del presente hecho por hombres del
presente.
vi. La verdad cambia por que la sociedad cambia. Todos somos producto de nuestro medio, nuestra
educación, nuestra personalidad y nuestro papel social.
vii. La objetividad es una función de la totalidad del sistema social. En un sistema social asimétrico se
concentrarán cierto tipo de actividades de investigación en manos de grupos particulares, lo que hará que los
resultados se inclinen a favor de estos grupos. En base a ello, “hoy en día no gozamos de unas ciencias
sociales objetivas”.
viii. El estudio de los sistemas internacionales es especialmente difícil debido a la imposibilidad de localizar
ejemplos comparables, a que sus afirmaciones redundan en un importante impacto social y al control social
sobre los investigadores sociales.
ix. La importancia de estos estudios sobre el sistema internacional radica en que la capacidad del hombre para
participar en la evolución de su propio sistema depende de su capacidad para percibirlo en su totalidad.
x. Cuanto más difícil admitamos que resulta el trabajo, tanto más urgente es que abordemos el problema, pues
en la medida en que deseemos un mundo más igualitario y libertario, hemos de comprender las condiciones
bajo las cuales estos estados del ser son realizables.
xi. Emprender dicha tarea requiere en primer lugar una clara exposición de la naturaleza y evolución del
sistema mundial moderno hasta hoy.
Otro autor relevante es el sociólogo francés Raymond ARON. Como realista político, el principal objeto de su interés
es el Estado, al que considera la cristalización política y jurídica más lograda de la nación, centrando la atención de
su praxeología en el binomio estrategia-diplomacia. Preocupado por los largos ciclos de la Historia, muestra un
enorme interés por el devenir de las civilizaciones, con la pretensión de definir los límites de la objetividad histórica.
En su opinión, la Historia se articula en tres planos:
a) Una base de mitos y leyendas
b) La Historia como disciplina científica
c) El análisis crítico de la ciencia histórica.
Por tanto, para ARON la Historia es en gran medida Historia estructural, la cual requiere un esfuerzo teórico
mucho mayor, en tanto que obliga a arriesgarse a formular hipótesis y a llevar más lejos el análisis, comprensión,
explicación y crítica de la realidad histórica; la posibilidad de predecir no parece posible ni siquiera mencionarse.
Por su parte, la Historia episódica es expresión de la Historia diplomática, basada en la recolección de
documentos de índole política y gubernamental, debidamente sistematizados, ordenados cronológicamente,
narrados y explicados. Por tanto, constituye el armazón material sobre el que las historias coyuntural y estructural
construyen sus modelos.
La realidad internacional constituye un objeto complejo, relativo y mudable, que comprende a la sociedad humana
más extensa, denominable SI; estudiarla implica la necesidad de combinar múltiples enfoques, métodos y prácticas,
entre los que la historia ocupa un lugar destacado, aunque en modo alguno el único. El objetivo de un teórico de las
RR.II. no es ejercer de historiador, sino extraer de una masa de datos de raíz histórica hipótesis y modelos teóricos
que contribuyan a construir un corpus de conocimientos sobre las RR.II.; para ello, es imprescindible que conozca el
conjunto de aportaciones teóricas específicas (al menos desde 1919) y las corrientes epistemológicas y
metodológicas imperantes, así como sus relaciones y vínculos. Por tanto, el teórico de las RR.II. se ocupa, al igual
que los historiadores, diplomáticos, periodistas, juristas, politólogos y sociólogos, de la realidad internacional, pero
su mirada es diferente.
Uno de los mejores ejemplos de ello es Martin WIGHT (1939-1972), quien en su obra “International Theory. The
Three Traditions” (1991) elabora un brillante modelo teórico de la realidad internacional sobre la base de la Historia.
Su originalidad radica en aplicar la tipología de las tres tradiciones del pensamiento político internacional (realismo,
racionalismo y revolucionarismo) a 11 momentos históricos, desarrollando un valioso análisis cruzado entre el
mundo de las ideas políticas, la práctica política de los pueblos y naciones, el Derecho Internacional, el reflejo
político en la prensa, la opinión pública…
Otro ejemplo notable es Adam WATSON, quien en su obra “The Evolution of International Society” (1992) realiza un
ambicioso análisis histórico comparativo que relaciona los respectivos sistemas de Estados, desde los sistemas
antiguos (Sumerio, Asiria, Persia, India, China, Roma, Islam), hasta los contemporáneos (Medievo, Renacimiento,
Westfalia, Habsburgo). Así mismo, lleva a cabo un estudio de síntesis de la actual SI, vinculando la extensión del
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 100 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
sistema político europeo al resto del mundo con su colapso tras la I Guerra Mundial, la aparición de nuevas
potencias, la descolonización, el enfrentamiento ideológico, la competencia económica y la heterogeneidad cultural.
En sus conclusiones destaca el carácter de la condición humana en cuanto sociabilidad organizada
(sociabilizas), así como la idea de herencia del pasado, referida a la necesidad de reconsiderar, conocer y
comprender la completa trayectoria de la humanidad para poder realizar esta misma empresa en el presente. Entre
sus propuestas para el porvenir, de carácter realista, WATSON postula la necesidad de tener presente la gran lección
de la historia internacional: lo único que hace ceder al hombre en su independencia de actuación no es la razón,
sino el miedo. Por ello, su modelo de futuro se basa en una hegemonía de carácter “Occidental”, acompasada con
criterios de legitimidad cuya garantía provenga de los principios del Derecho Internacional.
Por su parte, el francés MERLE ha definido la aportación histórica en el estudio de las RR.II. como un punto de vista,
una perspectiva u óptica, denunciando tanto a los meros compiladores de Historia diplomática, por completo ajena al
análisis, como a los representantes de la Historia de las RR.II., supuestamente objetiva pero acrítica y acientífica al
rechazar todo compromiso teórico con la elaboración de modelos o hipótesis.
Desde la ideología marxista, el alemán Ekkehart KRIPPENDORFF (1934- ) concede
un valor extraordinario tanto a la Filosofía como a la Historia, partiendo del
supuesto de que la Historia determina en gran medida el presente
debido al acúmulo, depósito y sedimentación de las estructuras
históricas. Empleando la Historia como medio para desarrollar sus argumentos,
KRIPPENDORFF subraya la noción de temporalidad, vivencia o experiencia del
tiempo por parte de las diversas sociedades y culturas, entendida como categoría
filosófica de la existencia humana. También destaca la diacronía entre la
civilización occidental y el resto del mundo. En su opinión, la Historia
universal es feudataria de la expansión del capitalismo a raíz de la Revolución
Industrial, momento a partir del cual la historia mundial pasa a definirse como
experiencia común de una sociedad mundial. Sin embargo, esa experiencia
común difiere en tal medida que unos la viven como vencedores o superiores y
otros como vencidos o inferiores. De ese modo, la sociedad mundial resultante es
Ekkehart KRIPPENDORFF
diacrónica (por falta de sincronización en el proceso histórico) y asimétrica (al
estar marcada por la dependencia mutua). El encuentro entre los dos mundos (vencedores y vencidos) es ya
imposible, sobre la base de una cada vez más extrema desigualdad de oportunidades. Su tesis principal es que “La
historia universal vuelve a ser el relato de la imposición sucesiva del capitalismo en un nivel mundial” , diagnóstico
que coincide en gran medida con el de WITTGENSTEIN (aunque difiera con él en sus objetivos y métodos).
En la teoría internacional es esencial establecer el vínculo entre poder y Derecho, pues sólo un poder asentado
en el Derecho será legítimo, además de legal. Por tanto, se trata de averiguar qué especie de Derecho es el que
sanciona la legitimidad del poder, lo que, en perspectiva histórica, explica la importancia del estudio del Derecho
Internacional para cualquier teórico de las RR.II. En ese sentido, destaca la aportación del TRUYOL Y SERRA (19132003) en su “Historia del Derecho Internacional público” (1995), en cuya dedicatoria ya refleja toda una filosofía de la
Historia y del Derecho: la necesidad de “mirar hacia el porvenir sin por ello deber ignorar el pasado, que lo
condiciona, pero no lo determina”. En dicha obra, TRUYOL despliega toda una síntesis sobre la regulación normativa
de las relaciones entre las diversas sociedades políticas a lo largo de cinco mil años de Historia, haciendo hincapié
en las modalidades históricas e institucionalizadas de las normas que ordenan la relación recíproca entre los
diversos grupos humanos. Pese a la virulencia de los choques sangrientos por el dominio o la supervivencia, no
duda en afirmar que el Derecho Internacional es el garante de un mínimo de civilización y cultura en la
descarnada política internacional.
También destaca la aportación del jurista español Juan Antonio CARRILLO SALCEDO (1934- ), quien interpreta el
Derecho Internacional desde una pluralidad de planos, entrelazando sobre el saber histórico los hechos,
las normas, los valores y la reflexión doctrinal. Así, en “El Derecho Internacional en perspectiva histórica” (1991)
realiza un valioso análisis del Derecho Internacional actual desde una perspectiva histórica, buscando, por un lado,
establecer sus funciones y límites a través de su proceso de formación, desarrollo y consolidación y, por otro,
determinar cómo se encarna en las instituciones contemporáneas. Dicha perspectiva le permite realizar dos
afirmaciones:
a) Que el Derecho Internacional evoluciona al compás del devenir de la humanidad , casi
siempre convulsa y atormentada por la injusticia y la violencia, pero sin perder la esperanza de mejorar el
orden internacional
b) Que su valor principal es la universalización, pues tras surgir en Europa en el s. XVI ha ido
difundiéndose a nivel mundial (conquistas, anexiones, colonialismo, imperialismo, descolonización),
cristalizando a lo largo del s. XX en un ordenamiento jurídico que refleja la situación presente.
En definitiva, CARRILLO conecta las abstracciones del mundo jurídico con el acontecer político y social, obligando a
un análisis crítico del propio Derecho en sentido histórico.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 101 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La memoria es el depósito del saber acumulado; gracias a ello, a través de la reminiscencia es posible el acceso a
una forma pura del conocer, al beber de la fuente misma de las ideas. Puesto que la memoria es la encargada de
conservar y esclarecer el pasado, la relación entre memoria e Historia es estrecha y casi connatural. Como dijo
CICERÓN (106-43 a. C.), “la historia es la maestra de la vida (Historia magistra vitae)”, y gran parte de ella se guarda
en la memoria.
Pero ello nos lleva a considerar dos grandes diferenciaciones:
a) Entre la Historia, que se inicia con la aparición del primer documento escrito, y la Prehistoria, que
definiría a todo el periodo anterior
b) La diferenciación entre la Historia, basada en documentos escritos, y la mitología , basada
en tradiciones orales o no escritas guardadas en la memoria y transferidas de generación en generación.
Pese al lamentable historicismo que aqueja a gran parte de los defensores de un tercermundismo de vía estrecha,
los mitos no son historia, lo que no equivale a decir que sean fantásticos o irreales, o que tengan menos valor. En el
fondo, tanta subjetividad puede contener un relato mítico como un texto escrito. Así mismo, la Historia no es un mito,
y aunque su horizonte es amplio, es limitado, por lo que el mayor peligro es mitificarla, en el sentido de considerarla
absolutamente objetiva o infalible.
En ese mismo sentido, es relevante lo apuntado por HUIZINGA, cuando afirma que:
“No hablo del pasado, que es un término temporal, sino de la Historia, que es un producto intelectual.”
En su opinión, la virtualidad del presente se revela desde el momento en que se intenta responder a dos
preguntas: ¿cómo determina la Historia el presente? y ¿cómo es determinada la Historia?, pregunta
ésta que nos lleva también a preguntarnos por qué o quién determina la Historia. Sin embargo, HUIZINGA sitúa a ese
quién más allá de la Historia, en un plano trascendente: Dios.
A principios del tercer milenio, GARCÍA PICAZO
(2002) nos llama a reflexionar sobre un mundo
en el que no cesan de estallar y concluir guerras,
cuyo fundamento es la injusticia y la violencia
ejercidas por una minoría sobre una mayoría,
dentro de un sistema basado en la explotación. A
esa injusticia y a esa violencia algunos lo llaman
orden internacional u orden de las cosas, y lo
justifican sobre la base de una ciencia y de un
derecho que no buscan ni pretenden la
emancipación del hombre ni su convivencia en
un orden natural, sino su opresión,
sojuzgamiento y destrucción, como ejemplifican
los 300 millones de niños esclavos en el mundo,
sin vivienda, sin escuela, sin medicamentos, que
Paloma GARCÍA PICAZO
trabajan doce horas diarias sin derecho a un
contrato para cobrar 20 euros al mes fabricando artículos para el mundo civilizado.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 102 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 11. Reconfiguración del orden mundial a comienzos del
siglo XX -y durante todo el s. XX27Hasta hace relativamente poco tiempo hemos vivido en una SI que tiene sus orígenes más inmediatos en el
Renacimiento europeo, cuando la Cristiandad Occidental da paso a un sistema de Estados europeo, que formaliza
su existencia en la Paz de Westfalia de 1648 y que, a través de un proceso de colonización y posterior
descolonización, nos llevará hasta la constitución de una sociedad mundial en la primera mitad del siglo XX.
En esa SI el Estado, en cuanto forma de organización política, económica y social suprema, de base territorial, será
el actor casi exclusivo de la misma.
El reconocimiento de la existencia del Estado como elemento clave en la conformación y funcionamiento de esa SI y
de un sistema de Estados, que acabará transformándose en universal, como ejes centrales no supone ignorar otras
dimensiones no estatales de las RR.II., que son parte y contribuyen a conformar la estructura y funcionamiento de
esa SI, desvaneciendo o debilitando, según diferentes momentos históricos, el carácter predominantemente
interestatal de la misma.
Lo que sucede es que en su devenir histórico, desde Westfalia hasta fechas relativamente recientes, ha sido la
dimensión interestatal la que ha marcado y definido la naturaleza esencial de esa SI, configurando las estructuras y
dinámicas más significativas, aunque no siempre más importantes de la misma. En ello ha influido decisivamente la
propia imagen e interpretación, predominantemente interestal, que en torno a ese sistema se ha venido imponiendo
a nivel teórico y de política práctica, como consecuencia de la hegemonía absoluta que hasta la década de 1970
tuvo el paradigma realista.
Esta SI, que hoy casi podemos calificar ya de «vieja», a la vista de las profundas transformaciones que ha
experimentado, se caracterizaba, entre otros, por los siguientes rasgos:
a) El papel central y exclusivo que los Estados desempeñaban, o pretendían desempeñar dentro de
la misma, en cuanto únicos actores soberanos, independientes, únicas entidades políticas con base
territorial propia y exclusiva, máximos poderes del sistema, que sólo admiten el interés nacional como guía
de su comportamiento, detentadores del monopolio legítimo de la fuerza, creadores del Derecho
internacional y sujetos jurídico-internacionales privilegiados.
b) El carácter anárquico que en principio se atribuía al sistema en sí mismo, solo mitigado, por un lado,
por el principio de equilibrio de poder, que determinaba que cada Estado había de velar por su propia
seguridad e intereses, lo que suponía que
era un sistema de autoayuda, y, por otro, por
un cierto consenso existente entre los
Estados en cuanto a la necesidad relativa de
ciertas normas e instituciones comunes, que
introdujesen un cierto orden.
c) Su funcionamiento no democrático,
dado el papel directorio que siempre han
ejercido las Grandes Potencias en función
de sus exclusivos intereses, como por la
ausencia en el seno de la misma de la
democracia y los derechos humanos como
valores, lo que explica su deshumanización.
Como ha señalado el sociólogo británico
David HELD (1951- ), la historia del sistema
interestatal moderno, y de las RR.II. en
general, ha guardado poca relación con los
principios democráticos de organización
política y social. La explicación a este hecho
la podemos encontrar, de acuerdo con el
politólogo estadounidense Charles R. BEITZ
Charles R. BEITZ
(1949- ), en el hecho de que los Estados
27
Nota de la autora de los apuntes: A raíz de una pregunta de examen de un curso anterior (“La configuración de la SI en el s. XX.
Ámbitos no europeos de la política internacional. Visión de síntesis”) he añadido este apartado entero siguiendo a Celestino DEL
ARENAL: La nueva sociedad mundial y las nuevas realidades internacionales. A mi juicio, para que el enunciado de la pregunta
de examen citada entrara en el temario, ésta debería concretar que se refiere a principios del s. XX no a todo el s. XX como viene
implícito en el redactado. El trabajo del profesor DEL ARENAL me parece tan esclarecedor que, aunque excede nuestro temario, es
en mi opinión un placer poder leerlo.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 103 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
no están sujetos a imperativos morales internacionales, defendiendo simplemente su interés
d)
nacional, porque representan órdenes políticos separados y distintos, sin ninguna autoridad común sobre
los mismos.
La ausencia de conciencia, más allá de planteamientos coyunturales, en cuanto a la existencia
de unos intereses y problemas comunes y globales a todo el sistema y a los propios
Estados, que sólo mediante la cooperación, la concertación y la integración pueden ser adecuadamente
atendidos.
El sistema de Estados se estructuraba fundamentalmente en torno a la realidad y la distribución del poder,
interpretado en términos puramente relacionales y entendido sobre todo en términos político-militares, y funcionaba
en base al papel que desempeñaban las Grandes Potencias, que actuaban como un directorio en relación al mismo.
Este papel director de las Grandes Potencias quedará formalmente reconocido a partir del Congreso de Viena de
1815, que pone fin al intento de Napoleón de instaurar un nuevo orden europeo y restaura el orden internacional
basado en la legitimidad dinástica, estableciendo por primera vez un gobierno internacional de las Grandes
Potencias, a través de la Santa Alianza y el Concierto Europeo.
Este sistema de gobierno internacional jerárquico, a cargo de las
Grandes Potencias, tendrá su continuidad con variaciones, en la
Sociedad de las Naciones, que se constituye en 1919, al final de la
Primera Guerra Mundial, y en las Naciones Unidas, que se crean en
1945, con el fin de la 2ª Guerra Mundial. Como señala el politólogo
australiano Ian CLARK, ningún sistema internacional, a pesar de los
conflictos armados que tienen lugar en su seno, ha mostrado mayor
estabilidad en los últimos dos siglos, que este modelo jerárquico
internacional que se adopta en 1815.
En este sistema, el principio de orden, de seguridad relativa,
que el directorio de Grandes Potencias trata de imponer en función de
sus exclusivos e individuales intereses, prima absolutamente sobre
el principio de justicia, dada la centralidad y exclusividad que se
atribuye al Estado y al poder y la deshumanización con que se
Ian CLARK
interpretan las RR.II. Se trataba, en consecuencia, de una SI
profundamente deshumanizada, pues los individuos sólo se tomaban en consideración por su pertenencia a un
Estado.
La evolución de esa SI, a partir del siglo XIX y sobre todo a partir de la 2ª Guerra Mundial, aunque se tradujo en la
introducción de nuevas interacciones, dinámicas, actores y problemas, que complejizaban las relaciones, elevaban
los niveles de interdependencia y erosionaban la centralidad de los Estados, socavando las bases iniciales y la
naturaleza predominantemente interestatal y política-diplomática del sistema nacido en Westfalia. Sin embargo, no
supuso un cambio de actitud en el comportamiento de los principales actores, es decir, de los Estados, que
continuaban aferrados a la imagen de un sistema pretendidamentemente interestal, dominado por un pequeño
grupo de Grandes Potencias.
Las Conferencias de Yalta y Potsdam al final de la 2ª Guerra Mundial consagrarían el reparto de una parte
importante del mundo entre las Grandes Potencias, especialmente entre los EU.UU. y la URSS, así como el
establecimiento de un nuevo directorio de las mismas, de naturaleza bipolar, reiterándose, una vez más, en la
práctica un comportamiento que venía desde Westfalia.
La Conferencia de San Francisco, en 1945, y las Naciones Unidas, que nacieron en la misma, no
harían sino formalizar e institucionalizar ese esquema de funcionamiento interestatal, reconociendo
nuevamente el papel directorio de las Grandes Potencias. En este sentido, la Carta de las Naciones Unidas
instituía un gobierno internacional jerárquico y autocrático, similar al de la Santa Alianza, que consagró el Congreso
de Viena de 1815. Como señalará Hans MORGENTHAU, las Naciones Unidas son un gobierno internacional
de las Grandes Potencias, que recuerda a la Santa Alianza en su proceso constitutivo y a la Sociedad de las
Naciones en sus pretensiones. En ese contexto, el surgimiento de dos superpotencias, la Guerra Fría y el
enfrentamiento entre bloques, que se imponen a partir de 1947, unido a la teoría y la realidad de la
disuasión basada en el arma nuclear, que determinaron un esencial cambio en la estructura de poder del
sistema al transformarlo de multipolar en bipolar, actuaron como importantes factores controladores de las
manifestaciones centrífugas y de las veleidades de los actores secundarios, encubridores de las nuevas realidades
internacionales no estatales que se iban imponiendo y congeladores de numerosos problemas y conflictos
subyacentes, hasta el punto de dar al sistema una estabilidad desconocida desde hacia tiempo.
La aparición de una fractura absolutamente dominante en el sistema de Estados, como era la división en dos
bloques antagónicos, hegemonizados cada uno de ellos por una superpotencia, apoyada en el arma nuclear,
jerarquizó e hizo rígido el sistema político-diplomático, dando lugar a que todas las demás fracturas y
problemas quedaran obscurecidos o congelados, dejando sólo la periferia del sistema como
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 104 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
campo abierto al conflicto y a la inestabilidad. Las profundas transformaciones que iba experimentando la SI
desde el punto de vista científico-técnico, económico, social y cultural, que socavaban progresivamente sus mismas
bases, eran absorbidas por el sistema político-diplomático, sin necesidad de cambios significativos de conducta por
parte de los actores estatales y sin que aparentemente afectasen a las estructuras y dinámicas básicas del sistema
de Estados, basado en la bipolaridad y sustentado en la hegemonía de las superpotencias.
La rigidez y jerarquización política del sistema político-diplomático, unido a la estabilidad y predictibilidad que
paradójicamente nacían de su simpleza estructural a nivel de distribución del poder político y militar, hacían a esa SI
enormemente resistente al reconocimiento del cambio y al propio cambio, a menos que desapareciese la
bipolaridad, se alterase substancialmente alguno de los dos bloques contendientes, se debilitase o desapareciese la
fractura dominante, es decir, a menos cambiase la naturaleza misma del sistema político-diplomático imperante.
Y es precisamente eso lo que sucede a finales de los años 80 y principios de los 90, con el derrumbamiento de la
URSS y del bloque comunista y el fin de la Guerra Fría y la bipolaridad, y lo que ha permitido que emerjan a la luz
con toda su fuerza toda una serie de fenómenos, dimensiones, estructuras, dinámicas y problemas que se habían
ido fraguando desde hacía tiempo, y que conformaban una sociedad mundial muy diferente a la SI de naturaleza
interestatal hasta entonces aparentemente dominante.
Con todo, al igual que sucedió, en 1815, en 1919 y en 1945, al final de los tres últimos grandes
conflictos armados, en los que las grandes potencias vencedoras trataron de establecer un
gobierno internacional jerárquico, también ahora con el final de la Guerra Fría y la apertura de un nuevo
momento constitutivo a nivel del sistema político-diplomático, la única superpotencia que subsiste, EE.UU.,
ha intentado repetir la experiencia, mediante la idea de un «Nuevo Orden Internacional» . Este Nuevo
Orden Internacional supondría la configuración de un nuevo sistema político-diplomático, basado en el protagonismo
hegemónico de EE.UU. y en el imperio del Derecho Internacional y de la paz, tal como son entendidos
por ese país.
Sin embargo, en esta ocasión el propósito de instauración de un “Nuevo Orden Internacional” de una única
superpotencia hegemónica, caso único desde la Paz de Westfalia de 1648, pronto se desvaneció, ante la
complejidad y heterogeneidad de la sociedad mundial y el carácter multidimensional de los retos y problemas de la
misma. A partir de 1991 se empezó a hacer cada vez más evidente que el «Nuevo Orden Mundial»
no existía o que, como mucho, tenía muy poco de paz, seguridad y justicia, que se multiplicaban los focos de
nuevos conflictos, derivados de la desmembración de la URSS y del derrumbamiento del bloque comunista, y que
las Naciones Unidas fracasaban o se estancaban en muchas de sus operaciones de paz.
En todo caso, el fracaso del «Nuevo Orden Internacional» preconizado por EE.UU. vino a poner de manifiesto el
profundo cambio experimentado por la sociedad mundial, tanto en su dimensión interestatal como sobre todo en sus
dimensiones transnacional y humana, y las crecientes dificultades de todo orden que una gobernación internacional
entendida en términos clásicos tenía para imponerse en un mundo en cambio, en el que están modificándose los
parámetros y criterios que hasta ahora han regido las RR.II. y la política internacional.
Con todo, más allá de ese fracaso, que testificaba con claridad no sólo las crecientes dificultades para establecer un
orden jerárquico de cualquier tipo, y muy especialmente de naturaleza unipolar, a nivel del sistema políticodiplomático, sino también las dificultades para instaurar un sistema de gobernación a nivel de los sistemas
transnacional y humano, lo más importante fue el efecto que el cambio en la naturaleza del sistema políticodiplomático tuvo en cuanto a la percepción de los cambios experimentados por la sociedad mundial. Lo
verdaderamente significativo y decisivo fue que, aunque la realidad internacional era ya diferente desde
hacía tiempo, a partir de ese momento la realidad se empezó a ver y a interpretar cada vez con
mayor frecuencia también como distinta. El derrumbamiento de la URSS, la desaparición del
bloque comunista y el triunfo de la democracia y la economía de mercado eliminó la fractura
dominante y el enfrentamiento Este-Oeste, siendo sustituida por fracturas hasta ahora
consideradas como menores o secundarias. Paralelamente a ello, desapareció el férreo control que las
superpotencias ejercían antes sobre los actores secundarios, multiplicándose sus márgenes de autonomía y con ello
las posibilidades de conflicto.
Con ello, al mismo tiempo que la sociedad mundial ha experimentado significativos cambios en su estructura y
dinámicas político-diplomáticas, pasando de la bipolaridad a la unipolaridad militar y la multipolaridad
política y económica, han salido plenamente a la luz los profundos cambios experimentados por la sociedad
desde hacia tiempo, apareciendo nuevos problemas y descongelándose problemas y conflictos que la Guerra Fría y
el sistema bipolar habían hibernado.
Hoy es ya evidente, a los ojos de todos, que la sociedad mundial no es ya un sistema exclusivamente interestatal y
estatocéntrico, sino una sociedad cada vez más multicéntrica, a nivel de actores y, consecuentemente, más
imprevisible y más inestable a nivel de estructuras y dinámicas, en el que el problema de la seguridad y la
distribución del poder no se circunscribe sólo a los Estados, ni se realiza exclusivamente en términos políticomilitares.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 105 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La actual sociedad mundial se caracteriza, así, principalmente por ser un sistema internacional en profunda
mutación, o en crisis, cargado de incertidumbres en cuanto a lo que sea el orden mundial futuro, que avanza, en
medio de contradicciones, singularidades y limitaciones, hacia un sistema cuyas características se mueven entre la
unipolaridad militar y la multipolaridad política, económica y cultural, entendidas en sentido clásico, pero también
entre el estatocentrismo y el multicentrismo, desde una perspectiva nueva.
La relativa «simplicidad» y estabilidad que presentaba el mundo estatocéntrico de los siglos anteriores y, más en
concreto, el mundo de la postguerra mundial, caracterizado por una bipolaridad manifiesta en el plano político-militar
y por una hegemonía económica de EE.UU., ha dado paso a un mundo de complejidad, movilidad e incertidumbres
crecientes, en el que los Estados ven crecientemente puesto entredicho su protagonismo y su lógica racional
tradicional como consecuencia del papel que desempeñan los actores trasnacionales e incluso los seres humanos,
tanto e nivel internacional como a nivel interno.
Se habla, así, por algunos especialistas, para marcar
claramente las diferencias con la SI del pasado, de una
sociedad mundial o de un orden internacional «postWestfalia» en palabras del canadiense experto en política
económica internacional Robert W. COX (1926- ), en la que los
Estados ya no son siempre los actores claves del sistema, ni
pueden aspirar a garantizar como antaño la seguridad y el
bienestar de sus ciudadanos. La lógica de esta sociedad postWestfalia implica, sobre todo, que el Estado ha perdido
mucha de
problemas
buscarse
globales o
su utilidad y que las soluciones a los
de la seguridad y el bienestar deben
en las estructuras transnacionales,
regionales (siguiendo al sueco Björn HETTNE,
1995). Una sociedad mundial post-Westfalia en la que, en
consecuencia, la soberanía, característica esencial del
anterior sistema internacional, se ha visto profundamente
puesta en entredicho.
Esta situación de la SI ha llevado a algunos especialistas a
considerar que nos encontramos ante una nueva Edad Media.
En concreto, el historiador y politólogo estadounidense Ron E.
HASSNER señala que las tendencias hacia la
desterritorialización transnacional y hacia la reterritorialización
Robert W. COX
étnica están poniendo en cuestión la gran realización del
Estado moderno, que consistía en una autoridad neutral, que hacía prevalecer la ciudadanía común sobre un
territorio por encima de los privilegios de sangre y las divisiones religiosas. Hoy, la multiplicidad contradictoria
de tipos de actor, de lealtades y de conflictos nos remontan de alguna forma al siglo XVI con el
poder de las ciudades comerciales o las guerras de religión, e incluso a la Edad Media con su
mezcla de desorden y de orden jerárquico.
Pero se trata, continúa HASSNER, de una Edad Media sin Papa y sin Emperador, a pesar de que la
Organización de las Naciones Unidas y EE.UU. tratan de manera ambivalente y contradictoria de jugar estos
papeles. Con otras palabras, el problema que se plantea es el de la ausencia de una legitimidad y una
autoridad espiritual comunmente respetada por todos y capaz de inspirar treguas y cruzadas y el de
una autoridad temporal capaz de poner la espada al servicio de esa inspiración o de amparar en su propio seno las
innumerables rivalidades de un mundo heterogéneo (HASSNER, 1995).
Sin embargo, el propio HASSNER reconoce que en los últimos años se han hecho progresos importantes en la
búsqueda de un Papa y de un Emperador, como consecuencia de los pasos dados en el ámbito de las Naciones
Unidas en el camino de la afirmación de la responsabilidad penal individual de la persona humana en el ámbito de la
justicia internacional por la comisión de crímenes internacionales especialmente odiosos, y como consecuencia del
papel jugado por EE.UU. en la Guerra de Kosovo (HASSNER, 1999).
Todo ello supone, en cualquier caso, una redefinición de la lógica racional que ha caracterizado la actuación del
Estado desde su consolidación como actor internacional en el siglo XVI, en la que el interés nacional, guía suprema
de su política exterior, se identificaba el interés del propio Estado, en cuanto entidad con vida e intereses propios,
encarnados en los estadistas, que se imponían a sus ciudadanos.
Sin embargo, debemos ser conscientes que, más allá de los cambios espectaculares que hemos vivido en los
últimos años, a raíz del fin de la Guerra Fría y del derrumbamiento de la URSS, la realidad es que la SI había ya
empezado a cambiar radicalmente mucho antes. Por debajo de los cambios más inmediatos, toda una serie de
factores profundos de cambio han venido actuando, en algunos casos desde el propio siglo XIX o desde la primera
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 106 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
mitad del siglo XX, siendo, en última instancia, los que al ir socavando y transformando la SI están en el origen de los
cambios político-diplomáticos más recientes.
En definitiva, la SI actual se encuentra en proceso de mutación o de cambio, como consecuencia de las tensiones
dialécticas que se producen entre lo viejo y lo nuevo, entre el futuro y el pasado, entre un mundo de Estado que
continúa anclado en el viejo dogma de la soberanía nacional y un mundo complejo, global,
transnacionalizado e interdependiente en el que no existen fronteras y en el que actúan actores de
todo tipo, entre las soluciones nacionales y egoístas que continúan ofreciendo los Estados y las
soluciones comunes y solidarias que demanda el carácter global y humano de sus problemas.
Estamos, por lo tanto, ante una sociedad mundial en profunda mutación, que busca, en medio de tensiones y
conflictos, un nuevo sistema de RR.II. y que exige, en consecuencia, nuevos conceptos, nuevas ideas, nuevos
modelos y representaciones, nuevas normas jurídico-internacionales y sobre todo nuevas políticas, a través de los
cuales poder interpretar y hacer frente adecuadamente a esas nuevas realidades emergentes (DEL ARENAL, 1993).
Lo único claro es que el sistema y el orden internacionales surgidos de Westfalia, concretados en una forma
específica a partir de la postguerra mundial, y las políticas que lo sustentaron, ya no sirven por si sólo para hacer
frente a una realidad y a unos problemas cuya solución desborda las estructuras y dinámicas internacionales
tradicionales.
Este proceso de cambio en el que está inmersa actualmente la SI nos remite en última instancia a un vasto y
complejo conjunto de transformaciones cuyo final es todavía incierto, pero que supondrán, o mejor, están
suponiendo ya, por un lado, una serie de reacomodos importantes en el reparto y ubicación del poder y de la
legitimidad, en el papel de los actores internacionales, tanto estatales como no estatales, y de sus políticas y modos
de actuación, y, por otro lado, una serie de transformaciones substanciales en la naturaleza del conflicto y en el
problema de la seguridad. Todo ello nos demanda nuevas teorías y nuevas políticas capaces de comprender
adecuadamente las nuevas realidades y de dar respuestas válidas a las mismas.
11.1 Introducción y presentación de la visión panorámica de las RR.II. en el periodo de
transición de la hegemonía europea a la mundialización
En los 40 años que anteceden al estallido de la Primera Guerra Mundial la Historia dio pasos decisivos en el
proceso de mundialización, como consecuencia de la formidable expansión de los poderes occidentales sobre el
conjunto del planeta a través del fenómeno imperialista.
Entre 1870 y 1914 el promedio de la producción industrial de Gran Bretaña, Francia, Alemania y Rusia representó
un 50% de la del mundo. La participación de estos tres primeros países en el comercio mundial fue de un 40%. Si
las grandes potencias europeas imponían con claridad meridiana su hegemonía económica y financiera al resto del
planeta su supremacía militar era más manifiesta. El esfuerzo armamentístico había sido muy importante.
La base económica del poder mundial británico, en gran medida sustentada por su rotunda delantera en el comienzo
y desarrollo de la primera Revolución industrial, fue reduciéndose de forma palmaria en el curso de la segunda fase
de la industrialización, cuando los nuevos cambios tecnológicos y las nuevas formas organizativas del capitalismo
se extendieron a otras regiones. La segunda revolución industrial situó en el ápice de su poder mundial a Europa
permitiendo que emergieran nuevas potencias.
Hacia 1900 nuevos actores no europeos, como los EE.UU. y Japón, comienzan a adquirir un protagonismo propio:
el primero se convierte en la potencia dominante en el continente americano y el segundo en Extremo Oriente. Por
otro lado, en el mundo árabe y en el continente africano comienzan a extenderse clamores emancipatorios.
Esa mundialización tiene también su reflejo en la definición misma de las RR.II. como objeto de estudio. Desde el
final de la Primera Guerra Mundial surgen centros de investigación y de enseñanza consagrados a las RR.II. así
como publicaciones especializadas. Aunque limitado en un principio sobre todo a los EE.UU. y al Reino Unido, este
fenómeno se extenderá pronto al conjunto de Europa Occidental, a la URSS e incluso a algunos países del Tercer
Mundo.
Todo este abanico de poderes, viejos y nuevos, se sustentaba más que nunca en el fuerte desarrollo de una
civilización material capitalista donde a la supremacía militar y naval se añadía el poder expansivo de los intereses y
fuerzas económicas y financieras. De forma concomitante, el impulso de irradiación de los valores culturales e
intelectuales del mundo occidental y la arrogancia civilizadora de los nacionalismos (sobre todo los que
correspondían a las grandes potencias) presionaban para identificar la supuesta superioridad de la cultura de estirpe
anglosajona y germánica.
Tal es el marco histórico, militar, político, económico y cultural que, desde el último cuarto del s. XIX impulsa la ola
de imperialismo colonizador, con las consiguientes rivalidades internacionales desencadenadas por las grandes
potencias. En una u otra medida, entre 1880 y 1914 ninguna parte del planeta se vio exenta de la presencia
impositiva, directa o indirecta, formal o informal, de los grandes poderes. Al mismo tiempo, las relaciones y las
tensiones internacionales estuvieron comprensiblemente marcadas por las rivalidades y los choques derivados de la
concurrencia de los Estados en el reparto del mundo.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 107 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
11.2 El continente europeo: la progresiva pérdida de protagonismo
Entre 1890 y 1907 la rivalidad entre las grandes potencias se desarrolla más en el plano mundial que en el
estrictamente europeo. En el viejo continente siguen tejiéndose acuerdos y alianzas. Cuestiones como el avispero
de los Balcanes28, Alsacia-Lorena29, etc. siguen pesando en las políticas de las potencias europeas al igual que el
crecimiento de los sentimientos nacionalistas. Después de 1907 estas cuestiones volverán a ser centrales en el
marco de las rivalidades imperiales pero hasta entonces, y en el periodo citado, es fuera de Europa donde tienen
lugar las rivalidades económicas y las pugnas por el poder y la influencia. Fuera de Europa también surgen nuevos
actores emergentes -EE.UU. y Japón- que imbuidos de un gran espíritu expansivo comienzan a adquirir
protagonismo en la SI. Las derrotas de España frente a los EE.UU. (1898) 30 y de Rusia frente a Japón (1905)31
marcan esta nueva tendencia.
11.2.1
Las relaciones entre Estados
El año 1871 consagra la preponderancia de la Alemania bismarckiana en Europa y el comienzo del apogeo europeo
en el mundo. A fines del s. XIX el viejo continente del Concierto Europeo32 había logrado crear, a pesar de sus
28
Que supuso la matanza de 250.000 armenios por los turcos entre 1894 y 1897 en las llamadas "Masacres hamidianas".
El 11 de noviembre de 1918 se declaró la República independiente de Alsacia y Lorena, territorio francés que fue
anexionado por el imperio alemán en 1871 tras la Guerra Franco-Prusiana. Pocos días después fue devuelta a Francia.
30 La Guerra Hispano-Estadounidense se desató en 1898 durante la regencia de la Reina María Cristina. En ella España
pierde Cuba, Puerto Rico, Isla de Guam, Filipinas y territorios de Oceanía.
31 La Guerra Ruso-Japonesa se desató en 1904. Con el Tratado de paz de Portsmouth de 1905, Rusia debe reconocer la
preeminencia de los intereses del Japón en Corea; cede al vencedor su arrendamiento de la península de Liaodong, su base de
Port Arthur, el ferrocarril meridional de Manchuria y la mitad sur de la isla de Sajalín. Ambos países, de común acuerdo, se
comprometen a restituir Manchuria a China.
32 Durante un siglo (1815-1914) el Concierto europeo mantuvo el equilibrio de poder consiguiendo evitar guerras a gran escala en
Europa, con dos significativas excepciones: las relativas a la denominada cuestión de Oriente (como la Guerra de Crimea), o las
vinculadas a las unificaciones nacionales (unificación alemana y unificación italiana). Tras la catastrófica experiencia de la Gran
Guerra (1914-1918), que liquidó los grandes imperios (Alemán, Austrohúngaro, Ruso y Turco), uno de los objetivos del Tratado
de Versalles fue la abolición del mismo concepto de equilibrio de poder y sustituirlo por el principio de seguridad colectiva que
29
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 108 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
continuas rivalidades y enfrentamientos, una red de
contactos llamados a consolidar un ambiente propicio al
desarrollo de intercambios comerciales cada vez más
tupidos. El Concierto había creado las primeras uniones
administrativas,
embriones
de
organizaciones
internacionales especializadas en el arreglo de
contenciosos de carácter internacional, siendo un buen
ejemplo de ellas el Estatuto del Danubio.33 En paralelo,
se producía también en Europa, en el terreno ideológico, la
expansión del movimiento defensor del derecho de los
pueblos a disponer de sí mismos, una corriente
necesariamente llamada a cuestionar el equilibrio
establecido.
El mundo europeo era proteccionista aun cuando, al
mismo tiempo, desarrollaba tupidas redes de
comunicaciones a escala continental. Más tarde, el
estallido de la Primera Guerra Mundial iba a demostrar la
necesidad de organizar mejor el mundo y de hacerlo
incluso más allá de las fronteras del continente europeo.
La Gran Guerra iba a marcar el comienzo del ocaso
Canciller Otto VON BISMARCK
europeo en el mundo.
La idea de equilibrio europeo que surge en el Congreso de Viena de 181534 perduró hasta la Primera Guerra
Mundial. Cuando el volumen de expansión de una potencia continental la llevaba a anexionarse o a amenazar a
pequeños Estados los otros grandes denunciaban tal violación del status quo y reclamaban compensaciones: tal era
la práctica habitual. Pero esta práctica diplomática, que era herencia de la Europa del Antiguo Régimen, era cada
vez peor tolerada por parte de los pueblos que entonces despertaban a la conciencia nacional. De hecho, las
grandes potencias continentales iban a ver frenada su expansión dentro del continente europeo por el crecimiento
de los nacionalismos y del deseo de los pueblos a disponer de sí mismos.
Así, en un momento en que la política internacional comienza a adquirir una dimensión mundial, las potencias
tendrán que ir trasladando fuera de Europa el principio de compensaciones y llevar a otros escenarios la idea
del equilibrio europeo. Será en el continente africano y en imperios o reinos de Asia donde esta pugna tendrá lugar
durante las últimas décadas del s. XIX y las primeras del XX.
11.2.2
El apogeo europeo en el mundo (1870-1880)
Europa llegaba al s. XX siendo aún la gran potencia tecnológica, demográfica,
económica y militar, lo que le permitía dominar el mundo, tal y como se había
reflejado en los repartos de las tierras africanas y asiáticas. Las potencias
europeas –Alemania, Francia, Gran Bretaña y Holanda- invertían sus capitales,
construían ferrocarriles o líneas marítimas o concedían préstamos a gobiernos
necesitados. Pero la entrada en el nuevo siglo iba a marcar el inicio de su
decadencia en un marco nuevo definido por ideologías enfrentadas, conflictos
mundiales, crisis coloniales y decadencias internas.
La rápida expansión europea en las últimas décadas del s. XIX se explica por la
superioridad técnica y militar de las grandes potencias sobre los pueblos que
sometían en su expansión colonial. Ningún país, ni siquiera los viejos imperios
como el chino o el otomano, pudieron entonces resistir el avance conquistador
europeo. Por otro lado, también a finales del s. XIX, ni los EE.UU. ni Japón
rivalizaban aún de forma seria con el viejo continente: el primero porque dedicaba
sus esfuerzos a su reorganización interna y el segundo porque continuaba su
proceso de modernización y equipamiento. Más tarde, cuando ambos finalizaron
Emperador Guillermo II de Alemania
animaba la Sociedad de Naciones y los demás principios expresados por el presidente norteamericano WILSON en sus catorce
puntos.
33 El Estatuto del Danubio daba al río el carácter de internacional y por esta circunstancia los países ribereños no tenían una
directa jurisdicción sobre él.
34 El Congreso de Viena fue un encuentro internacional celebrado en la ciudad austriaca de Viena, convocado con el objetivo de
restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón I y reorganizar la forma e ideologías políticas del Antiguo
Régimen. Así pues, su intención era volver a la situación anterior a la Revolución Francesa de 1789. La reunión se llevó a cabo
del 1 de octubre de 1814 al 9 de junio de 1815.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 109 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
sus procesos, sí procedieron a desafiar a Europa. El contexto del Imperio otomano como hombre enfermo, en lenta
pero imparable descomposición, y las luchas de influencia en África y Asia –en donde existía otro hombre enfermo,
el Imperio Chino- constituían las realidades del momento. Es importante destacar que la expansión de Europa tuvo
después importantes consecuencias para las distintas metrópolis.
En el Imperio otomano35, que ostentaba la representación del Califato en la Tierra –la máxima representación del
Islam-, el Sultán Abdul HAMID ejercía el poder desde 1876. Trataba, por un lado, de conservar el poder frente al
empuje occidental y, por otro, de llamar a la unión de todos los musulmanes en torno a su autoridad, llamamiento
que fomentó los conflictos interreligiosos en lugares como Armenia, Creta o Macedonia. De esta época datan las
primeras masacres de armenios a manos de turcos -1894, 1895 y 1896- que se saldaron con la muerte de 250.000
víctimas armenias.
Frente al desmoronamiento progresivo del Imperio otomano, Gran Bretaña comenzaba a aceptar la idea de división
y reparto mientras que Rusia soñaba con los beneficios de tal división.
11.2.3
La creación de bloques
En 1890, cuando se había avanzado ya mucho trecho en el reparto del mundo, Europa seguía siendo el escenario
principal de las RR.II. gracias a su dominio de la tecnología y su potencia militar. La elección por parte de Guillermo
II de la “Weltpolitik” (=política mundial) conllevaba el sacrificio de la política hasta entonces desarrollada
pacientemente por BISMARK que dejaba la Cancillería ese mismo año. Con él desaparecía también un periodo
marcado por la primacía de las cuestiones europeas en las RR.II. y por la preponderancia absoluta de Alemania en
el continente.
Tras la salida de BISMARK, el continente se dividió en dos bloques:
a) La Triple Alianza (Imperio alemán + Imperio austro-húngaro), alcanzado en 1882 → Imperios
centrales (cambio de nombre con la suma de Italia en 1887). En verde oliva en el mapa.
b) El Triple Entente (Francia + Gran Bretaña + Imperio ruso), conseguido en 1907 a resultas de la alianza
franco-rusa de 1893, la Entente Cordiale franco-británica de 1904 y el acuerdo anglo-ruso de 1907. En
verde hoja en el mapa.
Francia consiguió la promesa de neutralidad de Italia en caso de guerra franco-alemana a través de varios acuerdos
y convenciones llevados a cabo entre 1896 y 1902.
Guillermo II de Alemania empezó a cortejar al sultán Abdul HAMID del Imperio otomano y se construyó la vía férrea
que unía Berlín con Constantinopla y Bagdag. Gran Bretaña seguía ocupada en el arreglo de sus dificultades en
35
Imperio turco que duró aproximadamente desde 1300 hasta 1922, y durante su mayor extensión territorial abarcó tres
continentes. Su nombre deriva de su fundador, el guerrero musulmán turco Osmán (o Utmán I Gazi), que estableció la dinastía
que rigió el Imperio durante su historia (también llamada dinastía Osmanlí).
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 110 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
África mientras que Rusia hacía lo propio en Extremo Oriente. Francia y Gran Bretaña empezaban a arreglar
pacíficamente sus diferencias y firmaban el Tratado del Entente Cordiale36 en 1904.
Para Gran Bretaña el equilibrio europeo suponía el dominio de los mares por su flota y empezó a alarmarse cuando
la marina alemana empezó a crecer. Por otro lado el ejército austro-húngaro estaba preparado para enfrentarse con
los problemas de los Balcanes. En esta zona Serbia aspiraba a crear un Estado eslavo, una gran Serbia.
El 28 de junio de 1914 el heredero al trono austro-húngaro, el archiduque Francisco Fernando, junto con su esposa
eran asesinados en Sarajevo por Gavrilo PRINCIP, extremista serbobosnio de 19 años y uno de los varios asesinos
controlados por Mano Negra, grupo terrorista serbio. La chispa que daba comienzo a la Gran Guerra acababa de
encenderse y el 28 de julio de ese año el Imperio austro-húngaro bombardeaba Belgrado y comenzaba la guerra.
De hecho, el ambiente prebélico ya era una realidad desde años antes en toda Europa, caracterizado por tensiones
crecientes y por un rearme generalizado y fue precisamente en el convulso escenario balcánico donde finalmente
estalló el conflicto.
En resumen, la situación que enmarcaba y explicaba el comienzo de las hostilidades de la Gran Guerra
estaba conformada por diversas realidades:
a) La rivalidad continental entre Francia y Alemania
b) El expansionismo alemán y su competencia naval con Gran Bretaña
c) Las tensiones entre el Impero austro-húngaro y Rusia en los Balcanes
d) La creciente competencia colonial de las grandes potencias
e) La crisis general del Imperio otomano
f) La expansión económica imparable de EE.UU. y Japón
g) El doble rapto sufrido por la mayoría de Estados europeos, muchos de ellos plurinacionales, en
los que surgían nacionalismos disgregadores junto con corrientes arrolladoras y transfronterizas
de paneslavismo y pangermanismo.
11.3 El declive de Europa tras las Primera Guerra Mundial
El desarrollo y las consecuencias de la Primera Guerra Mundial marcaron el final de una época y el principio de otra
bien distinta. El predominio mundial de Europa –característico del s. XIX- dejó paso a un sistema de hegemonía
compartida con otros países como EE.UU y Japón, los cuales habían intervenido en la contienda. Por otro lado:
a) Se abrieron profundas crisis en el sistema colonial vigente
b) Surgieron en Europa nuevos tipos de organización estatal como el Estado bolchevique 37 de la URSS o los
Estados fascistas de Italia y Alemania, alejados todos ellos del modelo de Estado liberal decimonónico
c) Se aceleró el proceso de integración de las economías mundiales en beneficio de un sistema económico
de alcance mundial.
d) Surgió un nuevo orden internacional
La Gran Guerra se libró básicamente en territorio francés. Alrededor de 12 millones de personas perdieron la vida en
una guerra que sentó, con la paz humillante y vengativa de Versalles, las bases del nazismo y de la 2ª Guerra
Mundial. Ejemplo del declive europeo sería Alemania que, si tras la Primera Guerra Mundial perdía su imperio
colonial y parte de su territorio, tras la 2ª Guerra Mundial sería dividida en dos.
A la hora de poner en marcha el nuevo sistema resultante del final de la Gran Guerra, de los acuerdos de paz y de
la creación de la Sociedad de Naciones (SDN), el principal problema planteado fue la definición de las fronteras
rusas. En 1922 se pudo fijar los límites del Estado bolchevique que finalmente sería la URSS. La URSS se dibujaba
como un actor emergente de las RR.II., conseguía su unidad interna recuperando Ucrania, Georgia y Azerbaiyán y
algunos territorios secesionistas en Asia Central y comenzaba a ejercer como Estado revolucionario exportador de
su modelo bolchevique.
11.4 Los E.U.A: la superación de la doctrina Monroe38 de 1823
En la última década del s. XIX los EE.UU. marcaron de forma cada vez más clara su deseo de jugar un papel
protector-hegemónico en el continente americano y comenzaron a desarrollar un interés por la política internacional
36
Es la denominación de un Tratado de no agresión y regulación de la expansión colonial, ratificado mediante una serie de
acuerdos firmados entre el Reino Unido y Francia el 8 de abril de 1904.
37 Los bolcheviques eran un grupo político radicalizado dentro del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, dirigido por Vladímir
Ilich Uliánov, también conocido como LENIN, contrapuesto a los mencheviques, dirigidos por Julius MARTOV. Propugnaban el
establecimiento de una dictadura de obreros y campesinos y la nacionalización de la tierra y su entrega a los campesinos.
38 La doctrina Monroe, sintetizada en la frase “América para los americanos”, fue elaborada por John Quincy ADAMS y atribuida a
James MONROE (5º Presidente de EE.UU.) en el año 1823. Dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de
que EE.UU. no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 111 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
en términos de protagonismo. Dicho cambio corresponde a las presidencias de Theodore ROOSEVELT39 (1858-1919)
y de Thomas Woodrow WILSON40 (1856-1924).
11.4.1
Las condiciones políticas y económicas
El crecimiento económico y demográfico del país sirvió de soporte a tal deseo. En 1880 la población norteamericana
alcanzaba ya los 50 millones de habitantes y la inmigración, sobre todo de europeos, seguía aumentando. En lo
económico, el crecimiento se había disparado tras la Guerra de Secesión (1861-1865) y el posterior periodo de
la Reconstrucción. Era el primer productor
agrícola del mundo y una gran potencia
industrial, superando a Gran Bretaña en los
primeros años del s. XX.
La Unión disponía de:
a) Inmensos recursos agrícolas,
minerales y energéticos
b) Un enorme mercado interno capaz
de absorber la producción
c) Una demografía pujante por la
intensa corriente inmigratoria, que
estaba impulsando la colonización
del Oeste y proporcionaba mano de
obra a la industria del Norte y Este
sin llegar a generar nunca
presiones sociales o geográficas de
bloqueo
d) Disfrutaba de una gran afluencia de
capitales
extranjeros
y,
progresivamente,
de
origen
nacional
Thomas Woodrow WILSON
e) Avanzaba a pasos agigantados en
el desarrollo de transportes, tecnologías y formas monopolísticas de concentración capitalista
En 1914 la Unión era el primer productor mundial de petróleo. Sus minas de carbón, su producción de hierro, de
acero y el consumo de energía de fuentes modernas excedían con creces a la de cualquier potencia europea. Era la
primera potencia industrial y su renta per cápita era la mayor del planeta con diferencia.
Por grande que fuera el mercado interno este crecimiento del potencial económico tenía por fuerza que proyectarse
hacia el exterior. Entre 1907 y 1908 se detectaron síntomas de superproducción. Así, los mercados externos
jugaban cada vez más un importante papel en el desarrollo de la economía estadounidense. Sus exportaciones se
multiplicaron por 7 en el periodo 1870-1914. El fuerte desarrollo de los beneficios empresariales convirtió a EE.UU.
en una potencia exportadora de capitales que favorecieron la expansión comercial y abrieron zonas de influencia
política, particularmente en Iberoamérica.
EE.UU. había mantenido una posición internacional aislacionista en los asuntos extraños al continente americano.
En contrapartida, la Doctrina Monroe se oponía a la interferencia europea al otro lado del Atlántico. Ello implicaba
indirectamente que EE.UU. podía considerarse legitimado a intervenir en ese espacio.
11.4.2
El diseño intelectual de una gran política exterior
Pero el final de la expansión interna (la frontera interna) y el gran impulso económico finisecular relanzaron el
empeño expansivo, alimentado desde los 1880 por una nutrida publicística, creadora de doctrina y de mística
imperial, como el “Manifest Destiny”41 (Destino Manifiesto). En ella se reclamaba la expansión de la influencia
Fue Presidente de EE.UU. desde 1901 a 1909, por el Partido Republicano aunque considerado progresista. Fue el Presidente
más joven (41 años) y Premio Nobel de la Paz en 1906.
40 Fue Presidente de EE.UU. desde 1913 a 1921, por el Partido Demócrata. Fue Premio Nobel de la Paz en 1919.
41 El Destino Manifiesto se refiere a una corriente ideológico-política surgida durante la primera mitad del siglo XIX, y defendida
en cuerpo y alma por John O’SULLIVAN en el periódico demócrata The Democratic Review. Dicho rotativo procuró con todos los
medios a su alcance defender las ideas expansionistas de los demócratas, inspiradas con mucho en el Presidente JACKSON, y
propagar tales principios entre el mayor número de americanos posible. En una serie de artículos aparecidos desde 1839 en
adelante, O’SULLIVAN y otros defenderían la misión ética y cuasi divina, el destino inequívoco de EE.UU., de extenderse por toda
Norteamérica y de extender consigo el imperio de la libertad. Esta expansión era una revelación de la Providencia y debía ser en
lo posible anglosajona. Aunque el gran momento del Destino Manifiesto tiene lugar en las décadas de 1840 y 1850, su
proyección no acabó ahí. En cada nueva adquisición de terreno, bien por compra, bien por ocupación o incluso en la victoria del
Norte sobre el Sur en la Guerra de Secesión, vemos de nuevo manifestado este Destino. La idea de Destino Manifiesto cambió
39
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 112 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
económica y de los valores político-culturales de la civilización yankee por las regiones no sometidas a la presencia
del viejo continente. Igualmente significativa en este contexto fue la obra del almirante Alfred Tayer MAHAN42
(1840-1914), The Influence of Sea Power Upon History, 1660-1783 (La Influencia del Poder Naval a través de la
Historia) (1890) que demostraba la vital importancia en la historia de los pueblos del comercio y del poderío naval
para defender las rutas comerciales.
El Presidente WILSON encabezó una cruzada llamada a imponer una ley
internacional como primera lección sacada del terrible conflicto de la Gran Guerra.
El contrato social que propuso para los Estados cristalizó en la Sociedad de
Naciones pero su gran mentor no formó parte de ella al no autorizar el Senado
norteamericano la ratificación del Pacto.
11.4.3
La consagración de la emergencia de los EE.UU.
como un gran actor internacional
Tras ganar la Guerra Hispano-Estadounidense, anexionarse Hawái y controlar el
Canal de Panamá, EE.UU. podía permitirse diseñar una gran estrategia marítima
–basada en las teorías del almirante MAHAN- según la cual la potencia marítima se
impone sobre la potencia terrestre. Por otro lado, durante la presidencia de
ROOSEVELT se acentuaría la tendencia imperialista con la política del gran
garrote (“habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegaras lejos”).
Alfred Tayer MAHAN
11.5 El despertar de Asia: China y Japón como nuevos actores
A finales del s. XIX Extremo Oriente era escenario de una gran penetración extranjera. China rechazaba tal
penetración lo cual provocaba múltiples conflictos. Japón iniciaba una vasta política de reformas mediante la
Revolución Meiji (1868-1912) (Revolución gobierno de la luz) del emperador MUTSUHITO que se refleja en la
Constitución de 1889; pretendía modernizarse para así poder defenderse mejor del enemigo. Al mismo tiempo, la
rivalidad chino-japonesa iba a dirimirse en un contexto de penetración occidental: en 1894 ambos imperios se
enfrentaron por la soberanía de Corea.
La revolución Meiji, acometida como respuesta a la apertura económica forzada por las naciones occidentales
desde los años 1850, había transformado completamente las estructuras socioeconómicas y políticas del viejo
Japón feudal, equiparándolas en un tiempo récord a las de los Estados industriales que dominaban la escena
internacional. A partir de 1900 se consolida la alternancia de dos partidos. A pesar de las apariencias, el nuevo
Estado nipón distaba un abismo de ser verdaderamente representativo. La autoridad del emperador había salido
muy reforzada de la revolución Meiji, mientras que la política y la administración estaban en manos de una poderosa
oligarquía. El pragmatismo japonés mostraba de esta forma su formidable capacidad para utilizar los recursos
modernizadores de las instituciones occidentales sin restarles eficacia con la dispersión del poder.
Fue el Estado el motor de la vertiginosa transformación material del país, promoviendo la enseñanza, enviando
técnicos a formarse en Europa, atrayendo a especialistas extranjeros, construyendo un Ejército y una Marina
modernos con material y métodos importados sobre todo de Alemania y Gran Bretaña, acometiendo la creación de
infraestructuras de transporte y comunicaciones así como un importante tejido de industrias estratégicas
tecnológicamente modernas y empresarialmente concentradas según pautas capitalistas.
Su temprana voluntad de afirmación internacional se veía favorecida por bazas fundamentales:
a) La existencia de una cultura social de disciplina, moral de trabajo y obediencia al Estado
b) El fuerte crecimiento demográfico
c) La escasez de materias primas y la búsqueda de mercados de exportación
d) Su insularidad y la debilidad de sus vecinos
Las realizaciones expansionistas niponas fraguaron a través de dos guerras frente a sus poderosos vecinos China y
Rusia, que en la práctica mostraron ser gigantes con pies de barro. El Tratado de Shimonoseki (1895) y la Paz
de Portsmouth (1905) sellaron esos conflictos con Japón como claro ganador.
un tanto con el cambio de siglo, cuando EE.UU. podía extenderse ya poco continentalmente, a menos que fuese a costa de las
otras naciones americanas. Aunque la expansión territorial mediante anexión quedase “limitada”, la expansión cultural en
concordancia con la idea del Destino Manifiesto cobró vigor. El Presidente ROOSEVELT fue un auténtico defensor tanto de la gloria
y pureza de EE.UU. como de su derecho a expandirse. El Presidente WILSON, famoso por sus 14 puntos y por la Liga de
Naciones, estaba convencido del destino de EE.UU. como líder de un nuevo mundo, tras la 1ª Guerra Mundial.
42 Escribió 20 libros y 165 artículos. Sus temas giraban en torno a la necesidad de los EE.UU. de mejorar su política exterior a
través de la expansión de las líneas de comunicación marítimas, proyección del poderío naval y ampliación de los mercados a
nivel mundial. Una de sus recomendaciones fue la ocupación de las islas de Hawái, Filipinas, tomar el control del Caribe y
construir un canal que uniera los océanos Pacífico y Atlántico. Sus recomendaciones no sólo fueron aceptadas, sino también
materializadas posteriormente por los gobernantes de su país.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 113 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
11.5.1
China, presa de los imperios coloniales
China fue derrotada por Japón tanto en el mar como en Manchuria. El Japón emergente inquietaba a rusos,
franceses y alemanes que, presionándole consiguieron que devolviese a China la península de Liao Toung en 1895.
China tendría en común con Japón su animadversión a la dominación blanca, pero mientras la primera entró en una
fase de decadencia que la llevó a verse inmersa en un periodo revolucionario permanente desde 1911, Japón se
reforzaba en todos los ámbitos.
A finales del siglo XIX, la dinastía CHING (Manchú), se enfrentaba a su mayor crisis hasta el momento. La emperatriz
regente, o emperatriz viuda, CIXI (1835-1908) ejerció el poder efectivo sobre China (a la luz o entre sombras) desde
el año 1861 hasta su muerte. Su etapa en el poder coincidió con los años de declive de la dinastía CHING, la última
dinastía imperial china. China se encontraba en una situación de atraso tanto política como económica con respecto
al resto del mundo, había disputas internas y los intentos por modernizar el imperio habían fracasado. Las dos
guerras del opio frente a Gran Bretaña (1839 a 1842 y de 1856 a 1860), la ocupación británica de Hong
Kong por la fuerza y los tratados tremendamente desiguales e injustos que China se vio obligada a firmar,
provocaron un fuerte sentimiento revolucionario y xenofóbico. Esas derrotas implicaban además el pago de enormes
indemnizaciones a los vencedores y pérdidas de ingentes cantidades de territorios.
La propia Dinastía CHING había alimentado durante décadas la idea de la superioridad del Imperio Chino frente a los
foráneos, calificados despectivamente como bárbaros, pero las graves derrotas bélicas (que llegó a suponer la
invasión y saqueo de la propia Pekín) mostraban a muchos funcionarios que la ideología de la corte imperial estaba
muy alejada de la realidad, y que el atraso tecnológico y económico de China la convertía en presa fácil de las
ambiciones extranjeras. No obstante, esta situación también generó un silencioso pero firme rechazo de algunos
intelectuales a toda la cultura foránea y a la propia presencia de extranjeros en China, acusando a la corte imperial
de debilidad ante esta situación. Pronto comenzaron a cundir los rumores sobre crímenes realizados impunemente
por los extranjeros que no fueron investigados.
La masiva llegada de misioneros cristianos occidentales tras la derrota china también causó fricciones con la Iglesia
católica y con el protestantismo, en tanto los sectores más tradicionalistas los acusaban de trastornar la cultura
china y de atentar contra el carácter nacional del país, mientras los chinos que aceptaban tales influencias eran
condenados como traidores. Todas estas desconfianzas desembocaron en numerosos brotes de desobediencia civil
en gran parte del país a finales del siglo XIX, registrándose agresiones contra extranjeros y contra chinos
convertidos al cristianismo.
El levantamiento de los boxers (en referencia al ritual de artes marciales que practicaban) fue un movimiento
contra la influencia comercial, política, religiosa y tecnológica foránea en China durante los últimos años del s. XIX
hasta 1901. La sociedad de “Los puños de la justicia y la concordia”, más conocida como los
boxers, era un grupo que se opuso inicialmente a la dinastía de los CHING pero más tarde se reconcilió con ella y
se concentró en el norte del país, donde las potencias europeas habían comenzado a exigir concesiones
territoriales, ferroviarias y mineras.
Tras numerosos ataques puntuales se levantó en armas en mayo de 1900 y sitió las legaciones extranjeras y la
catedral católica en Pekín durante 55 días. El embajador de Alemania, el barón Klemens VON KETTELER fue hecho
prisionero y poco después fue ejecutado. La corona británica dispuso un tropa de 2000 soldados que
desembarcaron en las costas de China, pero los boxers ayudados por el Ejército imperial, lograron contenerles y
retrasarles. Ante la gravedad de la situación, las potencias declaran la guerra a China. El Ejército de rescate de los
aliados (Alemania, Rusia, Gran Bretaña, Francia, EE.UU., Japón e Italia) se componía de unos 54.000 hombres a
las órdenes del general británico Alfred GASELEE.
Tras asegurar la zona de Tianjin donde
desembarcaron, el Ejército de GASELEE partió
hacia Pekín (a 120 km de distancia) el 4 de
agosto. La marcha fue sorprendentemente fácil
a pesar de que en el recorrido se encontraban
estacionados unos 70.000 soldados imperiales
y un número indeterminado de rebeldes
armados, que prefirieron evitar los
enfrentamientos directos. Sólo se produjo un
combate de cierta importancia en Yangcun, a
unos 30 km de Tianjin.
El Ejército entró finalmente en Pekín el 14 de
agosto, donde levantó el asedio a las
embajadas y posteriormente procedió a
desplegarse por la ciudad con el fin de
ocuparla, registrándose numerosos combates
Tropas Aliadas en Pekín, 1901
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 114 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
callejeros. La familia imperial y su corte abandonaron entonces la Ciudad Prohibida y se refugiaron en Xi'an. Las
hostilidades terminaron finalmente el 7 de septiembre de 1901, cuando la dinastía CHING accedió a firmar el
Tratado de Xinchou o «Protocolo Bóxer».
La dinastía CHING quedó desacreditada una vez más a ojos de los funcionarios y el pueblo llano, aumentando entre
las élites los apoyos al establecimiento de una república. CIXI trató de frenar esto abandonando la política
conservadora que había defendido hasta entonces y realizando múltiples reformas en sus últimos años, llegando a
prometer que se realizaría el establecimiento de un nuevo régimen constitucional en 1916. En 1908 la emperatriz
CIXI dispuso su sucesión en la persona de PUYI (1906-1967), su nieto, hecho que aseguraría la regencia. El 15 de
noviembre del mismo año murió CIXI. Y PUYI falleció sin descendencia conocida después de 5 matrimonios y una
vida de exilio y continuos cambios de residencia para acabar siendo jardinero en el Pekín de Mao. La muerte de la
emperatriz en 1908 precipitó que China se convirtiera en una república tras la revolución de 1911.
En resumen el Imperio chino se desmoronó por:
a) Las intervenciones extranjeras
b) Las revueltas populares, la más significativa la rebelión de los bóxers de 1900-01
c) La sedición de provincias y de jefes militares (“señores de guerra”)
d) Los propios errores e ineficacia de la dinastía CHING
11.5.2
Japón, fortalecimiento y apertura al mundo
La guerra ruso-japonesa (1904) tuvo algunos efectos a largo plazo, destacándose el rencor antioccidental de los
japoneses que fueron testigos de cómo los europeos acordaban el reparto de concesiones ferroviarias y de otro tipo
en China. Por otro lado, los japoneses no aceptaban la presencia económica rusa en Manchuria cuando ellos
mismos estaban buscando salidas continentales a su producción y exigieron la evacuación de ésta. La destrucción
de la flota rusa estacionada en Port Arthur por parte de la flota japonesa, así como otros reveses militares, llevaron a
Rusia a aceptar firmar el Tratado de Portsmouth (1905).
A principios del s. XX la expansión japonesa estaba en su apogeo crecida por su victoria sobre Rusia: se establece
en Manchuria, se anexiona Corea (1910), invierte en China y llega a Hawái y Filipinas.
11.5.3
Otros actores regionales
Las rivalidades entre Rusia y Gran Bretaña tenían su reflejo en estas décadas en algunos escenarios asiáticos.
Rusia tenía interés por los Balcanes. Gran Bretaña por Asia central.
La India, con sus casi 5 millones de km2 era para Gran Bretaña la típica colonia de explotación, suministrándole
materias primas como algodón, trigo y té. Tras la revuelta de los cipayos (1859), levantamiento pionero debido
a unas hambres sufridas en la época, en 1885 nacía el Congreso Nacional Indio. Algunas concesiones de la
metrópoli permitieron el desarrollo de ciudades como Bombay o Calcuta.
La rivalidad anglorrusa en Asia era animada por BISMARCK. Las últimas décadas del s. XIX son las de la expansión
rusa en el Cáucaso y en el Turkestán. También es un periodo de rivalidad entre Francia y Gran Bretaña por
Indochina.
Años después, ya entrado el s. XX, Gran Bretaña aún tímida en su política colonial sobre todo en la India, introduce
medidas innovadoras en sus relaciones con sus dominios creando la Commonwealth, una comunidad de Estados
asociados a la Corona Británica, que quedará precisada en sus términos políticos y económicos en el Estatuto de
Westminster (1931) y los Acuerdos de Ottawa (1932).
Al margen del Imperio Persa -uno de los contadísimos Estados sobrevivientes de la era precolonial que logró
preservar su independencia de la formidable ofensiva del colonialismo- todo el frente meridional y suroriental del
continente asiático cayó bajo control europeo.
Afganistán también logró mantener su independencia haciendo de Estado tapón entre el Imperio ruso y el británico.
Persia, regida por una dinastía autóctona, fue divida en sendas zonas de influencia británica y rusa, separadas por
otra zona neutral.
España retenía el importante y estratégico archipiélago de Filipinas anexionado en el s. XVI, si bien la presencia
española era escasa, al margen del despliegue de las órdenes religiosas que cristianizaron todas las islas con la
excepción de Mindanao.
Francia ocupó Tonkín y Annam (1883) y posteriormente Laos (1893), buscando una forma de introducir sus
mercancías hacia China por vía terrestre.
11.6 El mundo árabe como singularización del orbe islámico
En líneas generales, el despertar del mundo árabe (1850-1900), reflejado en el renacimiento cultural y político
denominado Nahdah, se produce en torno a tres factores fundamentales:
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 115 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
a)
b)
c)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El rechazo al colonialismo europeo
La desaparición del Imperio otomano
La aparición del movimiento sionista
11.6.1
El nacionalismo árabe en el norte de África: Marruecos, Argelia, Túnez y
Libia
Tras la Conferencia de Berlín (1885) se produce una vertiginosa competencia entre las potencias europeas por
controlar la ribera norte africana, habitual zona de expansión francesa:
a) Francia ocupó Argelia (1830), enfrentándose al carismático emir Abdel KADER hasta su derrota en 1847; y
Túnez (1881), donde el nacionalismo anticolonial se encontraba en los discursos de los ulemas o doctores
de la ley coránica
b) España ocupó Marruecos (1859), pero tuvo que repartir la zona con Francia (1904)
c) Gran Bretaña ocupó Egipto (1882), tras la solicitud de ayuda del sultán ante una rebelión militar.
d) Italia ocupó Libia (1911), donde tuvo que hacer frente a la cofradía religiosa de los Senussi.
11.6.2
El caso específico de Egipto
Egipto era una dependencia del Imperio otomano desde el s. XVI. A
comienzos del s. XIX se convirtió en un Estado independiente de
hecho bajo la dirección de Mehmet ALÍ, soldado de fortuna de origen
albanés y genio político-militar, que transformó al país en la primera
potencia del Mediterráneo oriental, anexionándose Palestina, Siria y
regiones inmediatas. Tras la muerte de Mehmet ALÍ en 1849 sus
sucesores cayeron bajo una creciente mediatización europea que
restableció el estado anterior de las cosas y Egipto volvió a ser
provincia del Imperio otomano. Tras la apertura del Canal de
Suez (1869), construido por una compañía privada francesa con
capital británico-egipcio, se imprimió un formidable impulso a la
navegación, al posibilitar una comunicación marítima directa de
Europa con la India y Extremo Oriente. Esto se tradujo en
importantes ingresos para el erario egipcio que debían posibilitar su
saneamiento hacendístico y la liquidación de su deuda con el
extranjero. No sucedió así por la mala gestión del jedive egipcio, que
vendió además sus acciones en el Canal al Gobierno británico en
1875, que en adelante pasó a controlar en exclusiva esa empresa,
las finanzas egipcias y al propio país.
En 1882, so pretexto de sofocar unos disturbios contra los
extranjeros, Gran Bretaña ocupó Egipto que fue sometido a
Mehmet ALÍ
régimen de protectorado. Seguidamente corrió igual suerte Sudán,
convertido en condominio angloegipcio en 1899 -y hasta 1956- tras una cruenta y prolongada guerra para sofocar el
movimiento insurreccional, acaudillado por Muhammad AHMED EL MAHDI (“EL GUIADO”) (1844-1885). La región del
Nilo y gran parte del noreste africano quedaron bajo el exclusivo control de Gran Bretaña, situación aceptada por
Francia a cambio de que los británicos dejasen las manos libres a los franceses en Marruecos.
El control británico de África permitía mantener una franja de influencia entre El Cairo (Egipto) y El Cabo (Sudáfrica),
sólo interrumpida por el África Oriental alemana. Finalmente, tras la I Guerra Mundial Gran Bretaña concedería la
independencia nominal a Egipto (1923), aunque sus tropas no abandonarían el país hasta 1954.
11.6.3
Oriente Próximo y el declive del Imperio otomano
El Imperio otomano se forjó entre 1350 y 1550 por los turcos otomanos. A mediados del s. XVI había alcanzado sus
límites máximos. Tal como vemos en el mapa siguiente, se extendía por tres continentes, centrado en el
Mediterráneo oriental. Dominaba el sudeste europeo; en Asia ocupaba la península de Anatolia, Siria, Líbano,
Palestina, Mesopotamia, norte de Arabia y Golfo pérsico. En África, Egipto y Sudán septentrional y todo el norte de
África hasta la raya de Marruecos. Sobre tan vasto territorio (casi 10 millones de km2) surgirían, entre los s. XIX y
XX, 27 Estados.
En el marco oriental europeo del s. XIX, junto al Imperio ruso y el austro-húngaro existía un tercer imperio, el turco u
otomano. Su declive lento pero imparable es lo que se ha dado en llamar la “Cuestión de Oriente”, expresión
que resume todo un proceso de desmembramiento turco centrado en los Balcanes (el resto del Imperio aguantó
mejor) muy complejo en su doble vertiente interna e internacional. En lo interior son de señalar los esfuerzos
reformistas abordados por la administración otomana en pro de la modernización del Imperio, realizados con escasa
voluntad y pobres resultados. Por ello, no pudo evitarse la formación de nuevos Estados balcánicos (Grecia, Serbia,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 116 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Bulgaria, Rumanía, Montenegro y Albania) entre 1829 y 1913, así como la independencia fáctica de Egipto, país
perdido definitivamente en 1882 al convertirse en protectorado británico.
En lo internacional, la realidad turca estuvo dominada en todo momento por las apetencias territoriales de las
potencias vecinas, traducidas en la pérdida de territorios a favor de Rusia (Besarabia y el Cáucaso) y Austria
(rectificaciones fronterizas en Croacia y Dalmacia, y tardía anexión de Bosnia-Herzegovina). Pero también en
cesiones no menos notorias en favor de las otras potencias europeas (Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia) a
cambio de garantías de supervivencia y apoyo frente a Rusia, principal amenaza para Turquía. Concesiones
consistentes en exorbitantes privilegios marítimos, mercantiles, económicos (minas, ferrocarriles), financieros y
políticos (numerosos súbditos del sultán escapaban a la jurisdicción ordinaria y al pago de impuestos). Todo ello
coadyuvó a socavar más los ya débiles cimientos del Estado y a comprometer su futuro; a lo que hay que añadir las
cesiones territoriales de Chipre y Egipto a Gran Bretaña en 1878 y en 1882, Argelia y Túnez a Francia en 1830 y
1881 y la actual Libia a Italia en 1911.
La historiografía occidental ha presentado invariablemente a Turquía como el “enfermo” por definición del
marco europeo y mediterráneo anterior a la Primera Guerra Mundial. Un enfermo minado por insalvables
contradicciones internas y por su incapacidad de autorreforma, y cuya supervivencia era un milagro diario, sin otra
explicación lógica que el desacuerdo de las grandes potencias para proceder a su reparto. Esa tesis contiene un
fondo de verdad pero por sí sola no puede explicar la insólita decadencia iniciada ya en el s. XVI.
Las razones de esta dilatada e insólita supervivencia de un Estado netamente medieval son las siguientes:
a) Existía una tolerancia de las minorías religiosas y culturales sobre la base de un pacto económico
satisfactoria para ambas partes (dominantes y dominados)
b) A ello se añadía un aparato militar eficiente, capaz de mantener el orden interno y de tener a raya
cualquier amenaza exterior
c) Se ejercía una hábil política del divide y vencerás tanto para enfrentar y neutralizar las minorías
interiores como a los enemigos externos
d) Se aplicaron reformas parciales para adaptarse a cada coyuntura
Nada más alejado del modelo de Estado europeo y occidental que el Imperio otomano, confuso conglomerado de
pueblos, lenguas y religiones. Los turcos estaban fuertemente asentados en Anatolia y con colonias establecidas
por tres continentes. Estambul era la capital y Turquía el pueblo dominador del que procedía la dinastía
reinante. Pero no pasaban de ser el 20% de la población y solo en Anatolia eran mayoritarios (55%) siendo
la restante población de esta península cristianos armenios (22%) y cristianos griegos (15%). El restante 18% eran
kurdos y árabes musulmanes. En el resto de la Europa otomana la situación étnica-cultural todavía resultaba más
confusa y revuelta. En los Balcanes prevalecía el cristianismo ortodoxo, las minorías eran musulmanas y
más raramente católicos. El albanés era el único pueblo enteramente islamizado. Macedonia era una
región modelo de crisol de etnias, religiones y culturas.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 117 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
A todos estos pueblos asentados en un territorio concreto se superponían otros que carecían de un espacio propio,
viviendo entre los demás. Entre ellos, no por razón de su número sino por su influencia, estaban los judíos.
Sefardíes en su mayoría, descendían de los expulsados de la península ibérica en 1492 y 1496. Era una minoría
colaboradora de la autoridad otomana y mal vista por los otros grupos nacionales .
En suma, los turcos eran el pueblo dominante y el Islam la religión del Estado. La ley islámica regulaba
las relaciones sociales y el funcionamiento de las instituciones, y permitía el respeto a los seguidores de las otras
dos grandes religiones monoteístas (judíos y cristianos). Podían practicar libremente sus creencias y conservar sus
tradiciones, cultura y una organización jurídico-administrativa propia, a cambio de la correspondiente
contraprestación económica. Un sistema por tanto mucho más tolerante que el del Occidente europeo anterior a la
revolución liberal, donde la situación de los judíos en general fue más precaria (expulsados de la península ibérica y
perseguidos en casi todas partes) y en donde la minoría musulmana no existía por haber sido deportados
masivamente o simplemente exterminados. Las ocasionales matanzas de griegos, serbios, búlgaros y armenios en
ningún caso obedecieron a motivaciones religiosas sino a causas políticas, al romper estas minorías el pacto que las
colocaba bajo la protección del sultán, para alzarse en armas contra éste o aliarse con los enemigos.
Cristianos y judíos soportaban el peso principal de los tributos pero se hallaban exentos del
servicio de armas, carga que recaía exclusivamente sobre los musulmanes . Es así que la tolerancia
religiosa-cultural, piedra angular sobre la que descansaba el Imperio turco, da la clave de su
sorprendente perdurabilidad no obstante su anquilosamiento en tantos aspectos .
Por otra parte, los otomanos impidieron la formación de grandes circunscripciones eclesiásticas, conscientes de ser
la religión un referente tanto o más poderoso que el étnico o cultural. Los europeos extranjeros establecidos en el
Imperio turco gozaban del derecho de protección de sus respectivos cónsules. Además disfrutaban de exención total
o parcial de cargas fiscales.
Fueron las políticas de las potencias europeas las que, de forma interesada en el contexto de la Primera Guerra
Mundial, alimentaron en gran medida el aún incipiente nacionalismo árabe a partir de la Declaración de BALFOUR
de 191743.
Declaración de Balfour y su autor
43
La Declaración BALFOUR fue una manifestación formal del Gobierno británico publicada el 2 de noviembre de 1917 en la que
el Reino Unido se declaraba favorable a la creación de un hogar nacional judío en el Mandato Británico de Palestina. El formato
del documento es una carta firmada por el Secretario de Relaciones Exteriores británico (Foreign Office), Arthur James BALFOUR
y dirigida al barón Lionel Walter ROTHSCHILD, un líder de la comunidad judía en Gran Bretaña, para su transmisión a la Federación
Sionista de Gran Bretaña e Irlanda. La Declaración, donde el Gobierno británico decidió apoyar la creación de un hogar judío en
su mandato, es considerada como el primer reconocimiento de una potencia mundial de los derechos del pueblo judío sobre la
Tierra de Israel.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 118 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La disolución del Imperio otomano es uno de los casos más interesantes de analizar en el estudio de la transición de
las sociedades imperiales islámicas a los modernos Estados nacionales. El sistema otomano ordenó un vasto
territorio que incluía los Balcanes, la actual Turquía, el Medio Oriente, Egipto y el norte de África. Su influencia llegó
a Asia central, el Mar Rojo y el Sahara. A lo largo de los s. XVII y XVIII conoció un profundo proceso de
descentralización administrativa pero mantuvo casi intacta su capacidad de competir política y comercialmente con
la Europa cristina. En el s. XIX el Imperio otomano no solo pervivió sino que fue capaz de restablecer el poder de su
Estado central, consolidarse y ejercer el control de las provincias. Y lo más importante y significativo: emprender un
conjunto de reformas económicas, sociales y culturales que le permitieron seguir rivalizando con las potencias
cristianas occidentales.
Cuando los otomanos iniciaron su proceso de reformas, el Imperio había comenzado lentamente a desmembrarse.
Las potencias europeas rivales, al contrario, se habían consolidado y eran mucho más poderosas al haber sabido
aprovechar los avances tecnológicos y científicos en su propio y único beneficio. Para poder sobrevivir los
otomanos, a lo largo del s. XIX, tuvieron que depender de su inteligencia política para gestionar en su favor el
siempre difícil equilibrio de poder de las potencias europeas. Hasta 1878, las expansiones rusa y británica se
neutralizaban una a otra, lo que evitó al Imperio otomano sufrir una embestida frontal directa por parte de ambas.
Pero entre 1878 y 1914 la mayor parte de los Balcanes llegó a la independencia y Rusia, el Imperio británico y el
austro-húngaro jugaron sus cartas
Todos y cada uno de ellos ejercieron algún tipo de control directo sobre los territorios otomanos. El
desmembramiento del Imperio se llevó a cabo después del final de la Primera Guerra Mundial con la creación de
una plétora de Estados en la antigua Turquía y los territorios del medio oriente árabes, por la intervención decidida e
interesada de esas mismas potencias europeas. Esas potencias alentaron los nacionalismos y las diferencias
étnicas y religiosas con el único propósito de socavar el poder y el ascendiente de su firme competidor, el Imperio
otomano. Las tensiones y los conflictos actuales tienen su origen en el reparto interesado que las potencias
cristianas decidieron sobre los territorios del extinto Imperio.
Por el Tratado de San
Estéfano
de
1877
los
otomanos se vieron obligados a
otorgar la independencia a
Bulgaria, Serbia, Rumanía y
Montenegro. Por el Congreso
de Berlín de 1878 tuvieron
que ceder a los rusos Besarabia
y una parte de Armenia. Y en
esa misma fecha cedieron
Chipre a los ingleses. En 1882
los ingleses ocuparon Egipto.
Por su parte, Serbia, Grecia y
Bulgaria lucharon por el control
de Macedonia. En 1912, Serbia,
Bulgaria, Grecia y Montenegro
se alían contra el Imperio
otomano. Al estallar la Primera
Guerra Mundial y posicionarse el
Imperio otomano a favor de
Alemania y Austria estaba
firmando ya su sentencia de
Alfred DREYFUS
muerte.
11.6.4
La aparición del sionismo y la creación progresiva de un “Hogar Nacional
Judío” en Palestina
La aparición del movimiento sionista moderno, fundado por el periodista austro-húngaro Theodor HERLZ (1860-1904)
en el Primer Congreso Judío Mundial (Basilea, 1897), surgió como respuesta al antisemitismo europeo materializado
en el Caso DREYFUS 44(1894-1907) y el auge de partidos, prensa y ligas antisemitas de la época. Dicho
movimiento, con sede en Viena, comenzó a diseñar el proyecto de un Hogar Nacional Judío en Palestina.
44
El caso DREYFUS tuvo como origen un error judicial, sobre un trasfondo de espionaje y antisemitismo, en el que la víctima fue
el capitán Alfred DREYFUS (1859-1935), de origen judío-alsaciano, y que durante 12 años, de 1894 a 1906, conmocionó a la
sociedad francesa de la época, marcando un hito en la historia del antisemitismo. La revelación del escándalo en “Yo acuso”
(J'accuse), un artículo de Émile ZOLA en 1898, provocó una sucesión de crisis políticas y sociales inéditas en Francia que, en el
momento de su apogeo en 1899, revelaron las fracturas profundas que subyacían en la Tercera República Francesa.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 119 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Sin embargo, la idea de un Estado judío era imprecisa, y aunque Gran Bretaña la apoyó con la Declaración de
Balfour (1917), que fue incorporada al mandato de la Sociedad de Naciones para Palestina (1922), la emigración de
judíos hacia la zona siempre fue escasa. Finalmente, en 1948 se produjo la proclamación de Israel como
Estado independiente en la zona de Palestina bajo supervisión británica, aunque apenas contaba con 650.000
personas.
El proyecto de un nuevo Israel en Palestina fructificó por varios factores:
a) A pesar del paso de los siglos, los judíos nunca dejaron de añorar la vuelta a Jerusalén, anhelo reflejado
en el deseo expresado en muchas festividades judías. La idea recobró cierta popularidad a finales del s.
XIX, siendo el componente emocional del naciente sionismo. Se necesitaba mano de obra y gran cantidad
de dinero, los proyectos de Uganda o Argentina no resultaban tan atractivos. Los terrenos comprados a
los terratenientes turcos eran pedregales, lodazales, pantanos y se requería una gran transformación.
Para principios del s. XX, el 6% de las tierras de Israel (Eretz Yisrael, en hebreo) eran de los judíos.
b) Pequeñas comunidades de judíos llevaban siglos habitando la zona. Como por ejemplo en Safed, la
comunidad cabalística de donde surgió Isaac LURIA, formada principalmente por sefardíes expulsados en
1492 que fueron acogidos por el Imperio otomano; pero ya antes SALADINO (1138-1193) reclamó la entrada
de judíos cuando decidió reconstruir Jerusalén y se habla de una familia que jamás abandonó la ciudad.
c) El Caso DREYFUS, que afectó negativamente a las esperanzas de igualdad de derechos y oportunidades
que el Iluminismo había despertado en la comunidad judía europea.
d) La simpatía de los terratenientes turcos, que encontraron en el dinero y empuje judío una forma de
levantar una zona que consideraban yerma; opinión que duró hasta principios de los años 1930 en los que
Muhammad Amin AL-HUSAYNI (1895-1974), el gran Mufti de Jerusalén, empezó a expresar su talante
filonazi hasta convertirse en principal aliado islámico del 3er Reich.
e) La situación de los judíos en la Europa Oriental. En la Rusia zarista pasaban a un zar fanáticamente
antisemita, lo que acarreaba una legislación fuertemente restrictiva. Se llegó al secuestro de los niños
judíos antes de que cumplieran los 13 años para su entrada en un programa de rusificación, niños de
hasta 8 años que no volvían a ver a sus padres hasta cumplir los 40, cuando acababa su servicio militar
obligatorio. O los ataques continuos a las aldeas rusas, las prohibiciones de entrada en ciertas ciudades
principales, la falta de libertad de movimiento... Eso hizo que el sionismo calara hondo en la sociedad judía
de la época.
f) El progresivo avance de los fascismos, que fue acompañado con un recorte de ciertas libertades recién
logradas y la reaparición de viejas restricciones.
11.7 El continente africano: del reparto de África (Berlín, 1884-1885) al despertar de
nacionalismos africanos
África en el s. XIX es el continente en el que confluyen las apetencias de todas las potencias colonizadoras, desde
las grandes como Francia y Gran Bretaña hasta otras como Alemania, Bélgica, España, Italia o Portugal. En 1880,
antes de la famosa Conferencia de Berlín (1884-1885), los europeos se limitaban a controlar algunas
posiciones costeras a lo largo de todo el continente. Décadas después, en el momento en que comienza la Primera
Guerra Mundial, toda África estaba ya repartida entre las potencias europeas salvo dos Estados: Etiopía y Liberia.
11.7.1
La Conferencia de Berlín (1884-1885): antecedentes y resultados
En 1884, Otto VON BISMARCK convocó a la Conferencia de Berlín para discutir el problema de África. Los
diplomáticos se enmascararon con una fachada humanitaria condenando el tráfico de esclavos, prohibiendo la venta
de bebidas alcohólicas y armas de fuego en ciertas regiones, y expresando su preocupación por las actividades
misioneras. Frente a algunas corrientes que utilizaron la defensa de una misión civilizadora y evangelizadora, la
acción colonizadora tanto de Francia como de Gran Bretaña utilizó principalmente el argumento del interés científico
para hacer avanzar su presencia. Esta postura fue defendida por España.
La Conferencia de Berlín constituyó la gran reunión colonial que fijó las normas para el reparto de África. El Acta
General de la Conferencia fija el destino del continente en la historia contemporánea y su aplicación se extenderá a
las décadas posteriores.
Más importante aún fue que los diplomáticos en Berlín establecieron las reglas de competencia por las que
las grandes potencias debían guiarse en su búsqueda de colonias:
a) Ninguna nación reclamaría ningún territorio africano sin notificar sus intenciones a los demás países
involucrados
b) Ningún territorio podría ser formalmente reclamado antes de ser eficazmente ocupado
No obstante, los competidores ignoraron las reglas cuando les era conveniente y en varias ocasiones la guerra era
evitada por muy poco. Estos principios iban a acelerar el ritmo de la colonización. Por otro lado se extiende también
la idea de alcanzar la costa opuesta desde el asentamiento inicial, con la finalidad de formar un imperio continuo,
ambición que solo estuvo a punto de conseguir Gran Bretaña.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 120 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Leopoldo II de Bélgica consiguió la soberanía sobre una superficie 36 veces
mayor que toda Bélgica, en un territorio que se extendía por todo el curso del
río Congo. Ello se debe a que supo jugar bien sus cartas.
Las exploraciones africanas del médico, explorador y misionero inglés David
LIVINGSTONE (1813-1873), continuadas por el británico nacionalizado
estadounidense Henry Morton STANLEY (1841-1904), excitaron la imaginación
de los europeos. Pero al principio, las ostentosas ideas de colonización de
STANLEY encontraron poco apoyo debido a los problemas y a la escala de
acción requerida, excepto por Leopoldo II de Bélgica, quien en 1876 había
organizado la Asociación Internacional Africana. De 1879 a 1884, STANLEY era
enviado en secreto por Leopoldo II a la región del Congo, donde hizo acuerdos
con varios jefes africanos a lo largo del Río Congo y para 1882 tenía suficiente
territorio para formar las bases del Estado Libre del Congo. Leopoldo II fue
dueño oficial de la colonia desde 1885 y la explotó por su marfil y su caucho.
Henry Morton STANLEY
Tras unos trámites políticos consecuencia de la Conferencia de Berlín, el
territorio adquirió el estatus de colonia belga en 1908. Leopoldo II conjugó su papel de rey constitucional de los
belgas con el de emperador del Estado independiente del Congo, una auténtica propiedad privada que controlaba
con la altruista excusa de civilizar a sus súbditos y suprimir la trata de esclavos. Algunos demógrafos sostienen que
entre 1880 y 1920 la población del Congo se vio reducida a la mitad, de 20 a 10 millones de personas.
Entre 1885 y 1914 el Reino Unido tomó cerca del 30% de la población de África bajo su control, 15% fue de Francia,
9% de Alemania, 7% de Bélgica y sólo 1% para Italia. Tan sólo Nigeria aportó 15 millones de individuos, más que en
toda el África occidental francesa o el Imperio colonial alemán entero. Fue paradójico que el Reino Unido, el
incondicional defensor del libre comercio, emergió en 1914 no sólo con el imperio de ultramar más extenso gracias a
su prolongada presencia en la India, sino también con las mayores ganancias en el reparto de África, reflejando su
ventajosa posición desde un principio. En términos de superficie ocupada, los franceses fueron los marginales
vencedores porque mucho de su territorio consistía en el escasamente poblado Sahara.
11.7.2
Las grandes políticas coloniales en el continente africano: Francia, Gran
Bretaña, Alemania y Portugal
La presencia europea en África resulta poco relevante con anterioridad al s. XIX. Aunque las costas africanas eran
en gran parte conocidas desde el s. XV, y se hallaban correctamente representadas en la cartografía europea, la
penetración en el interior apenas se había iniciado por diversas dificultades.
La represión de la trata de esclavos que desde el s. XVI los europeos venían realizando en el litoral atlántico para
proveer de mano de obra sus plantaciones americanas, y los árabes en la costa índica, fue el factor que inicialmente
impulsó la ocupación del frente marítimo continental y la penetración en el interior. La abolición y persecución de la
trata negrera por Gran Bretaña y Francia desde finales del s. XVIII, adoptado posteriormente por los restantes
Estados, y luego la gradual supresión de la esclavitud (1833, Reino Unido; los últimos, Cuba, España y Brasil en
1890) posibilitó la definitiva erradicación de tan abominable práctica.
Para entonces, casi toda África había sido recorrida y explorada por abnegados viajeros, impulsados algunas veces
por sus gobiernos y otras muchas por distintas asociaciones mercantiles, sociedades científicas o instituciones
religiosas. Cabe recordar la figura del doctor David LIVINGSTONE, misionero escocés, que a partir de 1840 y por
espacio de 20 años ininterrumpidos recorrió y dio a conocer las extensas y recónditas regiones africanas. La primera
acometida general del nuevo colonialismo imperialista europeo se dio en el África de la cornisa mediterránea.
Egipto, el país de mejor perfilada personalidad histórica y también el más conocido en Europa, fue el primer
objetivo. En 1899 la región del Nilo y gran parte del noroeste africano quedaron bajo el exclusivo control de Gran
Bretaña.
La otra gran plataforma de la presencia británica en África fue la Colonia de El Cabo, en el extremo meridional del
continente, holandesa desde 1652 y anexionada a la corona británica desde 1814. Las relaciones entre los antiguos
y los nuevos colonos fueron especialmente tensas, culminando cuando al ser abolida la esclavitud en todo el
Imperio británico en 1834 los cultivadores neerlandeses (bóers) se sintieron despojados y arruinados al no ser
adecuadamente compensados por la pérdida de la que era la mano de obra básica en sus plantaciones. Su
respuesta fue el Gran Trek de 1835-37 (la Gran Migración), en que unos 10.000 granjeros bóers cruzaron los
límites septentrionales de la colonia para establecerse en la región del río Orange. Otros tantos marcharon al este, a
Natal, junto al Índico, para después cruzar el río Vaal y colonizar el territorio que denominarían Transvaal.
Tras el doble éxodo no mejoraron las relaciones de los colectivos neerlandeses que permanecieron en El Cabo y
Natal con los dominadores británicos, siendo frecuentes los contenciosos entre unos y otros. La región del río
Orange y el Transvaal se organizaron como Estados independientes, siendo tensas sus relaciones tanto con las
autoridades británicas como con las tribus bantúes de la zona. La penetración inglesa, que se anexionaba la zona de
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 121 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Basutolandia (hoy Lesotho) y Swazilandia45, conduce a la 1ª Guerra de los Bóers en 1880-81, que se salda con
el abandono británico de los territorios anexionados. Esta guerra culmina con la Paz de Pretoria de 1881. Con
este acuerdo la República de Sudáfrica conseguía el autogobierno bajo la supervisión británica
El descubrimiento de minas de diamantes (1867) y de yacimientos auríferos (1886) determinaría a Gran Bretaña, al
filo del cambio de siglo, a anexionarse ambos territorios, no sin antes vencer la épica resistencia de sus habitantes
blancos en el curso de cruentas contiendas conocida como 2ª Guerra de los Bóers, 1899-1902 que tuvieron
amplia resonancia internacional. La guerra finalizó con el Tratado de Vereeniging firmado el mes de mayo de
1902. Con este tratado los bóers pierden su independencia pero conservan su lengua y obtienen promesas de futura
autonomía dentro del Imperio británico.
Para entonces el diseño del Imperio británico en África se hallaba casi ultimado. Los dominios del sur y del norte
quedaron unidos por nuevas adquisiciones tales como ambas Rhodesias, Uganda y Kenia. Pudo establecerse así el
ferrocarril El Cabo-El Cairo, inspirado e impulsado por la figura del rico hombre de negocios y político Cecil
RHODES46 (1853-1902); este ferrocarril recorrería el continente de Sur a Norte discurriendo siempre por territorios
británicos. En el resto del continente los ingleses también se hallaban presentes en el frente atlántico (Gambia,
Sierra Leona) siendo la más importante en extensión Nigeria. Estos dominios se verían luego redondeados al
término de la Primera Guerra Mundial con la adquisición en régimen de fideicomiso de casi todas las posesiones
germanas en el continente africano.
En cuanto a Francia, su sistemática penetración en el continente africano en la nueva era colonial se inició también
en el marco mediterráneo, concretamente en la llamada Regencia de Argel, dependencia nominal del Imperio turco.
Un incidente diplomático dio lugar a la ruptura de unas relaciones precarias. Francia envió una expedición punitiva
que dio lugar a la toma de Argel (1830) y la ocupación sistemática del país. Vencida la tenaz resistencia de los
argelinos la conquista fue completada en 1847 para penetrar después por las extensas regiones predesérticas que
45
El Reino de Swazilandia es un pequeño país sin salida al mar en el sur de África (uno de los más pequeños del continente),
situado en las estribaciones orientales de los Montes Drakensberg, entre Sudáfrica (al oeste) y Mozambique (al este). Recibe su
nombre de la tribu suazi, una etnia bantú. En un principio el país estuvo bajo el protectorado de Transvaal y, tras la guerra de los
bóers en 1906, estuvo bajo el protectorado de Gran Bretaña. En 1968 alcanzó la independencia. El sistema de Gobierno de
Swazilandia hoy consiste en una monarquía absoluta. El Rey (Mswati III desde 1986) es el Jefe de Estado y quien nombra a los
ministros (incluyendo al Primer Ministro —Jefe de Gobierno—). Ejerce simultáneamente tanto el poder ejecutivo como el
legislativo.
46 Fundó la compañía De Beers, que en la actualidad controla el 60% del mercado de diamantes en bruto del mundo, y que en un
tiempo llegó a comercializar el 90%. Gran defensor del imperialismo británico, fundó el país que a su muerte llevaría su nombre:
Rodesia, cuyo territorio está actualmente dividido entre Zambia y Zimbabwe.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 122 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
quedaron incorporadas a la Argelia francesa. Estas campañas no concluyeron hasta 1882 bien entrada la III
República.
Entre tanto, la administración militar del territorio dio paso a otra civil, se aceleró el proceso colonizador con la
introducción de infraestructuras adecuadas y con la explotación agrícola de vid, olivo y otros cultivos mediterráneos
de exportación. El grave inconveniente de la reticencia de la población autóctona a colaborar con los ocupantes,
sobre todo durante la prolongada fase de conquista, fue resuelto con la introducción de colonos procedentes de la
Europa mediterránea (españoles, italianos y malteses). El colectivo europeo predominante en la Argelia occidental
era el español. Cuando Argelia fue integrada políticamente en la metrópoli como tres departamentos más, la
ciudadanía solo fue otorgada sin restricciones a la población de origen europeo y a los judíos pero no a los argelinos
musulmanes, que en gran parte continuaron privados de derechos civiles.
Túnez, por el contrario, gravitaba hacia la Italia reunificada, de la que viene a ser prolongación geográfica, por lo que
cabía esperar que se convirtiera en dependencia colonial de ésta, tanto más cuanto la población europea residente
era casi exclusivamente italiana. Pero Francia tomó la delantera y, contando con la aquiescencia del Reino Unido,
procedió a la ocupación de Túnez, teórica dependencia otomana, convirtiéndola en protectorado francés en virtud de
los Tratados de El Bardo y Marsa (1881, 1882).
Marruecos tuvo un proceso más lento y complejo. Era un sultanato independiente que por razones geográficas e
históricas fue considerado en Europa como asunto preferentemente español hasta bien entrado el s. XIX. La
“Guerra de África” (crisis bélica hispano-marroquí de 1859-60) concluyó con la victoria de España
(Tratado de Wad-Ras de 1860) y reafirmó esa prioridad. Pero el objetivo preferente de España en materia de
política internacional era retener los restos de su antiguo imperio colonial, Cuba sobre todo. Por ello se abstuvo de
intervenir más activamente en Marruecos. En 1898, cuando España se replanteó la cuestión marroquí, la
penetración política y económica de Francia era más que evidente. La cuestión marroquí quedó zanjada mediante
los sucesivos Convenios hispano-franceses de 1902, 1904 y 1912 que, respetando la integridad territorial de
Marruecos y su dinastía, redujo el país a régimen de Protectorado sujeto a la administración de ambas potencias,
aunque primando sensiblemente la zona de influencia francesa, bastante más extensa, rica y poblada que la
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 123 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
española y en la que quedó además la capital, Rabat. Por presiones de Gran Bretaña, el puerto de Tánger y su
comarca –enclave inglés en otro tiempo- quedó bajo administración internacional.
En el África subsahariana, aparte de la antigua colonia de Senegal, Francia logró imponer su dominación en los
extensos territorios comprendidos entre la región del lago Chad y el litoral atlántico con solución de continuidad
respecto a Argelia y el Sáhara centro-occidental, abriéndose camino hacia el Golfo de Guinea y llegando hasta
Gabón. Aunque su avance hacia el este fue frenado por los británicos en Sudán ( Fashoda, 1898), Francia contaba
en el Índico con la Somalia francesa, la isla de Reunión y el dominio insular de Madagascar, reino autóctono
sometido primero a protectorado y luego territorio de plena soberanía tras ser derrocada su dinastía por las armas.
Con ello el Imperio francés en África alcanzó los casi 10 millones de km2 , algo más extenso que el
británico en el mismo continente, aunque de inferior interés estratégico y económico. La totalidad de esos dominios
fueron reducidos a régimen colonial, exceptuado los tres Estados magrebíes: Argelia, Túnez y Marruecos.
El ejemplo de Gran Bretaña y Francia no tardó en ser imitado por otros Estados, afanosos en participar en el reparto
de África y de sus presumibles riquezas. Pero a diferencia de los casos británico y francés, donde por lo general las
empresas coloniales fueron preferentemente estatales, en los otros países solían ser iniciativas privadas, las cuales
una vez establecidas obtenían la protección de sus respectivos gobiernos para consolidar y expandir sus
establecimientos, según sucedió con Bélgica y Alemania. O bien se daban ambos factores (Italia) o las sociedades
privadas científicas y mercantiles incentivaban a sus respectivos Estados a hacer efectivos derechos históricos
considerados incuestionables, según aconteció en España y Portugal.
Alemania emprendió una andadura colonialista semejante a la de Bélgica en los territorios de Camerún, Tanganika
y Zanzíbar, territorios de alto interés económico y mercantil, y que proyectaron unir mediante un ferrocarril entre el
Atlántico y el Índico, ejemplo similar al británico El Cabo-El Cairo. A estas colonias se sumaron en el frente atlántico
las de Togo y África del suroeste, de inferior relevancia. En total casi 2,5 millones de km2, todas las cuales fueron
distribuidas en régimen de fideicomiso entre el Reino Unido y Francia (con una pequeña participación de Bélgica) al
término de la Primera Guerra Mundial.
A la altura del colonialismo europeo en el siglo XIX, Portugal había perdido su territorio en Sudamérica y unas
cuantas bases en Asia.
Durante
esta
fase,
el
colonialismo portugués se
enfocó en expandir sus
puestos en África en territorios
del tamaño de una nación para
competir con otras potencias
europeas en esa zona.
Portugal, tras la expedición del
portugués Serpa PINTO (18461900), que atravesó África de
Angola hasta Mozambique,
permitió la ocupación de un
territorio colonial continuo
diseñando su famoso mapa color de rosa47, del cual sólo fueron reconocidos los actuales territorios de Angola y
Mozambique debido a la presión británica (ultimátum) en Rodesia. Los territorios portugueses eventualmente
incluían las modernas naciones de Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Guinea-Bissau, Angola, y Mozambique.
Durante la Primera Guerra Mundial, Portugal entró en guerra con Alemania, y ocupó y anexionó tras el Tratado de
Versalles el triángulo de Kionga, redefiniendo así la frontera mozambiqueña.
11.7.3
Las potencias menores: España e Italia
Italia, más atenta a sus asuntos internos que a los internacionales, en cierto modo llegó tarde al reparto. En
sustitución de Túnez, su área natural de proyección e influencia, tuvieron que conformarse con la actual Libia, cuya
ocupación se haría en 1911. También invadieron Eritrea y parte de Somalia. Esto último privó a la actual Etiopía de
sus accesos marítimos por lo que dicho territorio se convirtió en objetivo colonialista de los italianos. Pero la actual
Etiopía (denominada antes Abisinia) y la República de Liberia eran enclaves de esclavos norteamericanos
manumitidos (liberados), establecidos por EE.UU. Fue por eso que se libraron de ser botín del reparto colonial
europeo.
África Española es la denominación que se daba a los territorios africanos bajo soberanía o protectorado español,
especialmente aplicada a:
47
El Mapa de color de rosa (o Mapa cor-de-rosa en portugués) fue un documento de 1890 que representaba las ambiciones
territoriales de Portugal entre sus ex-colonias de Angola y Mozambique, donde hoy se sitúan los estados independientes de
Zambia, Zimbabwe y Malawi.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 124 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
a) El norte de Marruecos y la región del Ifni
b) Guinea Ecuatorial
c) Sahara Occidental
En el caso del norte de Marruecos, la descolonización se produjo a partir de 1956. La región de Ifni fue entregada a
Marruecos en 1969. Guinea Ecuatorial logró su independencia en 1968. Finalmente, España se desprendía del
Sahara Occidental, que se repartía entre Marruecos y Mauritania, en 1975. La situación en la que quedó el Sahara
provocó que el Frente Polisario abriera un nuevo frente de lucha: Rabat. La lucha por la autodeterminación y la
independencia se viene desarrollando desde entonces, a la espera de una resolución favorable por parte de
Naciones Unidas que todavía no ha llegado.
11.7.4
El caso específico de África del Sur
La Unión Sudafricana es la predecesora histórica de la República de Sudáfrica. Comenzó a existir el 31 de mayo de
1910, como resultado de la consolidación de las colonias británicas en la región austral de África bajo un solo
sistema de gobierno. Las colonias previamente separadas se convirtieron en provincias de la Unión Sudafricana:
a) Colonia de El Cabo
b) Colonia de Natal
c) Transvaal
d) Colonia del Río Orange
e) África del Sudoeste alemana (actual Namibia) en 1915
En 1961 este territorio se convirtió en una república, en la cual hasta 1994 estuvo vigente el sistema de apartheid.
El inglés y el holandés se establecieron como idiomas oficiales. El idioma afrikáans no fue reconocido como oficial
hasta 1925. Los coloureds, o mestizos, contaron con influencia y derechos políticos que se fueron restringiendo
según avanzaba el poder de los afrikáner y se reducía el de los anglosajones. En 1912 los zulúes crearon el
Congreso Nacional Africano, veterana organización que subsistirá durante largas décadas combatiendo el
segregacionismo hasta su eliminación.
El primer Gobierno del nuevo Estado fue presidido por el general Louis BOTHA, y como vicepresidente el general JAN
SMUTS. Ambos pertenecían al Partido Nacional de Sudáfrica y seguían una línea política que favorecía a los
británicos y a la segregación racial. Otros bóers más radicales desertaron del partido para formar otro nuevo llamado
Partido Nacionalista. Estos últimos abogaban por los intereses de los afrikáneres, el desarrollo paralelo de los dos
grupos de blancos y la independencia de la Gran Bretaña.
En 1924 el Partido Nacionalista dirigido por HERZOG llegó al poder y el nacionalismo afrikáner comenzó a tomar
mayor fuerza. El idioma holandés fue sustituido oficialmente por el afrikáans. A mediados de 1930 el Partido
Nacionalista de HETZOG se unió al más moderado Partido de Sudáfrica de SMUTS para formar el Partido Unido. Esta
coalición se derrumbó cuando SMUTS tomó las riendas del partido y entre mucha controversia, entró a Sudáfrica del
lado de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. El ala más conservadora del partido nacional simpatizaba con la
Alemania nazi durante la guerra y buscó una segregación racial o apartheid mayor después de la guerra.
El nacionalismo afrikáner, lejos de extinguirse, se intensificó cuando Daniel Francois MALAN creó el Partido Nacional
Purificado, el cual se colocó en el centro de la vida política del país. Por otra parte, una agrupación secreta llamada
"Afrikaaner Broederbond" formada en 1918 para proteger la cultura de los afrikáneres, comenzó a tomar auge
convirtiéndose en una fuerza con gran influencia en el Partido Nacionalista.
En 1961, tras un referéndum, Sudáfrica se convirtió en República, renunciando voluntariamente a la
Mancomunidad británica de naciones, tras las presiones internacionales por su política de apartheid.
11.7.5
África subsahariana y la Primera Guerra Mundial: las consecuencias
Entre 1875 y 1914 la expansión colonialista había dado lugar a un verdadero reparto del mundo entre los grandes
poderes: si en aquel primer año la superficie colonial ocupada era de 40 millones de km 2, con una población de 274
millones de personas, en vísperas de la Gran Guerra las cifras eran de 65 y 524 respectivamente. En todo el
planeta, el predominio inglés era abrumador, con cerca de 400 millones de personas sometidas al poder de Londres;
seguían Francia con 55,5, Rusia con 33,2, Japón con 19,2, Alemania con 12,3 y EE.UU. con 9,7.
La hegemonía europea resultaba indiscutible. El periodo previo a la Primera Guerra Mundial viene marcado por el
tránsito de un sistema internacional de hegemonía británica a otra caracterizado por la multipolaridad de centros de
poder: a Gran Bretaña se le añade Francia, Alemania, Rusia, EE.UU. y Japón. La emergencia de estos dos últimos
anuncia por su parte la aparición de poderosas fuerzas extraeuropeas que apuntan ya a un futuro desplazamiento
del centro histórico de poder fuera del viejo continente, cuyo declive será un hecho después de 1918.
Las tensiones nacionalistas específicamente continentales, ligadas al antagonismo franco-alemán y a la recurrente
crisis balcánica, que enfrentaba a Rusia y Austria-Hungría, tuvieron una responsabilidad decisiva en el
desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial. Hay pocas dudas de que esa atmósfera de tensión, que había
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 125 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
ido fraguándose a lo largo de décadas, y el perverso mecanismo de los bloques recientemente cristalizado eran
ampliamente deudores de antagonismos y conflictos de naturaleza colonialista.
En lo económico, si hasta 1920 se había concretizado la ocupación de territorios, a partir de entonces comenzará el
proceso de explotación sistemática de los productos naturales.
Entre 1920 y 1945 se asiste a la creación en las diversas regiones
de una infraestructura colonial más o menos desarrollada así como
el crecimiento de los centros urbanos. Alemania, como potencia
perdedora, había dejado unos territorios hasta entonces
administrados por compañías estatutarias.
En la África británica, durante el periodo de entreguerras, se
formaron las primeras organizaciones nacionales políticas como el
National Congress o el British West Africa en Costa de Oro hacia
1920, con la acción de J.C. HAYFORD.
Otro factor de concienciación e impulso hacia la independencia
entre los dirigentes y los pueblos africanos estuvo representado por
el Panafricanismo48, cuyos orígenes se sitúan a final del s. XIX.
Con antecedentes teóricos en pensadores tanto de África como de
los negros de América, es entre 1919 y 1937 cuando se sitúa la
fundación del Panafricanismo en torno a la figura del profesor de
Sociología estadounidense W.E.B. DU BOIS (1868-1963),
afroamericano que fundó la Asociación Nacional para la Promoción
de la Gente de Color. Tras celebrar varias reuniones durante los
años 1920, el Panafricanismo entra en los años 1930 en una nueva
fase de auge gracias al sentido de solidaridad negro-africana
desarrollada tras el ataque de la Italia fascista a Etiopía en 1935.
William Edward Burghardt DU BOIS
En los años 1950 el movimiento se revitaliza y en él adquieren ya peso específico los africanos, de la mano del
Presidente de la Ghana independiente Kwane NKRUMAH (1910-1972), que lo conducirá hasta la creación de la
Organización para la Unidad Africana (OUA) en 1963.
48
El panafricanismo es un movimiento político, filosófico y social que promueve el hermanamiento africano, la defensa de los
derechos de las personas africanas y la unidad de África bajo un único Estado soberano, para todos los africanos, tanto de África
como de las diásporas africanas. La teoría panafricanista ha sido elaborada principalmente por africanos de la diáspora
americana descendientes de personas esclavizadas y africanos nacidos en África a partir de mediados del s. XX, como William
Edward Burghardt DU BOIS (primera afroamericano que obtuvo un doctorado en Harvard) o MARCUS GARVEY entre otros, y
posteriormente llevada a la arena política por africanos nacidos en suelo africano como Kwame NKRUMAH, que fue Presidente de
Ghana entre 1960 y 1966.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 126 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 12. Imperialismo y colonización
12.1 Tendencias y fuerzas dominantes de la época
Entre 1885 y 1914 se produce en las RR.II. un traspaso sistemático de poder de origen europeo a otro de carácter
mundial, en el que las viejas potencias tradicionales se ven obligadas a aceptar en el contexto internacional a dos
nuevas potencias extraeuropeas: EE.UU. y Japón. A ello se suman crisis gravísimas como:
a) La carrera por el reparto de África
b) La revuelta bóxer en China
c) Las dos Guerras de los bóers en Sudáfrica
d) La ocupación japonesa en Corea
e) La guerra ruso-japonesa
f) El freno norteamericano al avance inglés en las Guayanas
g) El enfrentamiento anglofrancés en Fashoda
h) Las diversas explosiones del polvorín de los Balcanes
El advenimiento de todos estos hechos está predecido por importantes cambios en la conceptualización política,
social y económica de la sociedad occidental. El nuevo siglo XX será el del “Gran Imperialismo” .
Estudiosos como HAERDER o KRIPPENDORF afirman que la revolución industrial está en el fondo de todo el proceso
de cambio experimentado en las RR.II. Algunos como FÖHN o HOBSBAWN han demostrado que la revolución
industrial fue el fenómeno socioeconómico más importante de la humanidad desde la revolución neolítica. En efecto,
el cambio que provocó en las estructuras sociales y económicas de producción en Europa fue tan profundo que
desbordó las fronteras europeas y sus consecuencias adquirieron carácter de universalidad. Esta es una premisa
prioritaria en la teoría de las RR.II.
Si el motor de los nuevos planteamientos fue la revolución industrial sus agentes impulsores fueron los hombres de
Estado y las políticas nacionales. Las coordenadas internacionales decimonónicas se perfilan como directamente
relacionadas con la política interna, en especial con lo que GODECHOT llama el “ciclo revolucionario atlántico”, que
acabó por instalar en el poder a la burguesía capitalista comercial mientras desplazaba a la antigua aristocracia
terrateniente. Fenómeno social éste de gran trascendencia y que hunde sus raíces en la Ilustración dieciochesca;
fenómeno, por otra parte, conducente de manera indirecta a nuevos postulados políticos los cuales estallaron con la
independencia de las Trece colonias (EE.UU.) y la Revolución francesa, procesos históricos producidos
a ambos lados del Atlántico en un margen de tiempo relativamente próximo y corto.
Este ciclo revolucionario adquiriría un carácter europeo con el sistema napoleónico. La luz de alarma provocada por
el Terror, las desamortizaciones y los ataques a las capas privilegiadas tradicionales provocaron un bloque frontal
opuesto al proceso. De este modo nacerá una línea política de choque o contención, sustentada por los Estados de
régimen monárquico, lo que llevó a un sistema de coaliciones antifrancesas en las RR.II. del momento. Idea ésta
que se mantuvo en la fase descendente de la revolución.
A estos cambios operados por el proceso político revolucionario se añade un nuevo factor ideológico: la
introducción del principio de las nacionalidades como fuerza de acción operativa, lo que obliga a las naciones
europeas liberales a plantearse de manera algo más coherente las RR.II.
En resumen, las fuerzas de cambio son:
a) Políticas: las nuevas fuerzas ideológicas del liberalismo y nacionalismo, contrapuestas a la ideología
reaccionaria de la Restauración
b) Económicas: revolución agrícola, demográfica e industrial. Desarrollo del capitalismo industrial y
financiero
c) Sociales: ascenso al poder de las clases medias e insatisfacción de las clases obreras y campesinas
Desde el punto de vista estrictamente político, el devenir histórico de la Europa del s. XIX se
estructura en tres fases:
a) La Europa de la Restauración (1815-1830)
b) La época de la burguesía liberal (1830-1870)
c) La Europa de Bismarck y la era del Gran Imperialismo (1870-1914)
En la primera y segunda fase se afirma lo que KRIPPEDNDORF denomina la institucionalización de la
inestabilidad, con las siguientes consecuencias:
a) Crecimiento económico
b) Inestabilidad laboral
c) Pujanza de la burguesía
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 127 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
d) Aparición de nuevas fuerzas sociales como el movimiento obrero
e) Tendencia a la disminución de beneficios en el momento expansivo de la revolución industrial
f) Incremento general de la demanda
g) Aumento de los mercados de trabajo y las ventas
El proceso envuelve a toda Europa y a los países que viven a su sombra. La acción política se ve claramente
influenciada por ello y marcará cambios. La conexión entre unos Estados y otros es tan intensa que, por primera
vez, lo que podía provocar una crisis en un país es capaz de arrastrar a otros.
La Restauración, como sistema político, supuso un movimiento ideológico involucionista en el que Francia
renunciaba a parte de sus conquistas ideológicas a cambio de legitimidad internacional. El sistema político
unificador de Europa quedó abortado por un nuevo instrumento de orden: el sistema de los Congresos,
entendido como reuniones periódicas de plenipotenciarios de las cancillerías europeas en las que se buscaría el
mantenimiento de la paz y la estabilidad internacionales aun en detrimento de la política interna. Ésta fue muy
represiva en cuanto a libertades se refiere. Y el s. XIX tardó en recuperar los derechos y libertades de la Revolución
francesa.
La política exterior del sistema correspondería a la política de la fuerza militar: un Ejército será el encargado de
mantener la estabilidad. Se crea un nuevo concepto: el principio de intervención que da derecho a la
injerencia externa en asuntos internos si el equilibrio europeo o el orden internacional se ven o
pueden verse comprometidos. Esto se había hecho anteriormente, y las coaliciones antifrancesas lo
demostraban, pero ahora se legitima y entra en juego el Derecho Internacional. Su misión es vigilante y policial y
actúa bajo el nombre de la Santa Alianza. Este sistema implica algo nuevo en las RR.II.: cierta coordinación y
cooperación permanentes entre las naciones que las integran que va más allá de las meras relaciones comerciales
o bélicas, al margen de la ética de su finalidad real. Gran Bretaña dudó de su legitimidad y se negó a participar.
La realidad económica europea aconsejaba la paz a toda costa y Gran Bretaña, cuna de la revolución industrial, era
su principal defensora. Hacia 1815 la revolución industrial está claramente asentada en Gran Bretaña y ésta es
consciente que la dimensión internacional es una condición previa al crecimiento del capitalismo inglés. Pero una
Europa unida es una firme competidora; interesa una Europa desunida mediante un “balance of power”, término
acuñado por los parlamentarios británicos de la época. Gran Bretaña pretendía controlar la competencia de los
mercados de la periferia, sobre todo de América Latina. Aprovechando la debilidad diplomática de España y
Portugal, estos países son relegados en los principales acuerdos del Congreso de Viena y de la Cuádruple Alianza.
La garantía de estabilidad la proporciona el Sistema METTERNICH de Congresos (sistema de RR.II. europeo,
inspirado a partir de los intereses austríacos, contrarios al liberalismo y a la implantación de regímenes constitucionales),
auspiciado por Austria. Si bien su efectividad fue rápida durante los primeros años se ahogó en sí misma a partir de
las jornadas francesas que demostraron que el sistema no era efectivo. Así es como Gran Bretaña retomó la pauta
de la política internacional.
Tal y como sostiene KRIPPENDORF, de Gran Bretaña nos interesan dos puntos en relación a su papel
prioritario:
a) La directriz de la política exterior británica siempre fue impedir verse excluida del continente. Sus
intervenciones esconden una defensa solapada de su modo de entender el Antiguo Régimen, contrario
por otro lado al talante liberal parlamentario británico.
b) Insistencia en mantener abierto, de modo directo o indirecto, el resto del mundo como mercado. Solo
cuando la expansión de la segunda revolución industrial (1860-1914) alcanzó al resto de los Estados
europeos amplió sus dominios mediante el colonialismo de ocupación directa dando paso al imperialismo.
Sin olvidar a Francia, cuna histórica de ideologías revolucionarias. En esos tiempos supo imponerse como
primera potencia en términos de igualdad al resto de los Estados. En Francia se configuró con más fuerza que en
ningún otro país la contraposición reacción-liberalismo.
Como ejemplo de las contradicciones que se dan en la mayor parte de los países europeos, Alemania e Italia
defienden la unificación pero dudan acerca de los sistemas políticos posteriores aún por establecer.
España tarda en impulsar el liberalismo y le cuesta una guerra civil de siete años (Primera Guerra Carlista,
1833-1840, por la sucesión de Fernando VII). La monarquía absolutista sigue su curso en la figura de la Regente
María Cristina DE BORBÓN-DOS SICILIAS. El proceso político decimonónico está salpicado de pronunciamientos
militares, algaradas populares y brotes revolucionarios. No se consigue cierta estabilidad política hasta el
último tercio de siglo. De igual modo, España participará en acciones exteriores a veces contradictorias con los
postulados políticos que defiende.
Estos vaivenes en la política exterior de los Estados europeos, aparentemente contradictorios en relación a la
ideología política gobernante en su momento, son el resultado de la propia concepción de la sociedad burguesa
europea inducida desde la Revolución francesa así como de la necesidad de acceder a las esferas del poder. Y para
acceder de manera estable a ese poder político ansiado, la burguesía necesitaba más poder económico que la
nobleza, mermada en Francia, no así en el resto de Europa. La burguesía liberal europea se miraba en la
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 128 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
británica cuando conseguía ascender en la escala del poder . Las revoluciones liberales de 1830 y 1848
procuraron el restablecimiento progresivo de derechos y libertades, más nunca se plantearon alterar el sistema de
las RR.II. En tal sentido, el sistema británico garantizaba vías comerciales seguras, nuevos mercados y hinterlands
(territorio o área de influencia. Este concepto se aplica específicamente a la región o distrito interno situada tras un puerto o río,
donde se recogen las exportaciones y a través de la cual se distribuyen las importaciones) así como desarrollo tecnológico
transferible. Esta situación se mantuvo hasta la década de 1870 en que el propio desarrollo interno del capitalismo
llevó a la senda del gran imperialismo.
La preponderancia de Gran Bretaña dentro de las RR.II. europeas del s. XIX no significa en ningún modo que
existiese un sistema jerarquizado. El sistema estaba planteado en planos de igualdad (principio básico de la
Revolución francesa) pero también la competencia entre sociedades industrializadas que se organizaban política,
militar e ideológicamente para la expansión mundial del capitalismo, como base económica de su desarrollo.
La revolución industrial británica, en su primera y segunda fase, fue siempre obra de la iniciativa
privada aunque con la anuencia del Gobierno. En el continente europeo fueron sus gobiernos los
que la impulsaron y expandieron, basándose en sus propios mercados y con medidas proteccionistas. Se
pretendía crear un capital propio que procediera de la industria y no de capitales exteriores, para evitar efectos
perversos de una hipotética crisis; esto fue especialmente significativo en los Junkers49 prusianos. Solo en Gran
Bretaña y EE.UU. se implantó plenamente el laissez faire, aunque en algún momento hubiese ciertos obstáculos
parlamentarios.
Las unificaciones de Italia y Alemania (1848-1870) son claros ejemplos de la dinámica del
capitalismo industrial en Europa en las que se instrumentalizan otros factores como el
nacionalismo y el liberalismo. Por otra parte, su impacto fue tan fuerte que incluso en Extremo
Oriente, con Japón y China a la cabeza, se decidió implantar una revolución burguesa desde arriba
antes de que la competencia europea le arrebatase sus mercados tradicionales . La revolución Meiji
(1868) trajo la revolución industrial y colocó en el poder a la burguesía nipona que eligió como área de mercado el
Pacífico Norte.
Dentro de este proceso de crecimiento económico mundial se produjo también el desarrollo de una nación: los
EE.UU., un Estado que nació en 1776 en la costa este de Norteamérica y al que en 1820 el Presidente
MONROE daba una proyección internacional específica: “América para los americanos”, confirmada más tarde
con el “Destino Manifiesto”. El carácter anglosajón de su sustrato demográfico mayoritario inicial marca su
parlamentarismo liberal burgués. Al mismo tiempo, la conquista del Oeste se convierte en la forja de su nacionalidad
en un país sin historia mayoritaria, donde la revolución industrial supone el impulso de progreso y desarrollo que el
mismo necesita. Cuando en 1860 estalla la Guerra de Secesión , a causa de un triple problema ético, político y
económico, también se están planteando las contradicciones ideológicas del siglo entre la reacción, el liberalismo y
el nacionalismo.
Mientras Europa abre los ojos al imperialismo, EE.UU. está saliendo de la guerra con un claro objetivo:
aislacionismo respecto a Europa pero no respecto del resto del mundo. Así, su política exterior se proyecta
hacia el continente americano y el área del Pacífico, en términos diferentes a los de Europa. El fenómeno
imperialista del s. XIX es preciso entenderlo como un fenómeno diferente al de épocas anteriores: fue la
desvirtualización y el descontrol del sistema económico liberal y de sus RR.II. Fenómeno no muy lejano al del
imperialismo soviético que veríamos años después.
12.2 La sociedad del siglo XIX: estructura y problemas sociales
Desde la aparición del marxismo la Sociología ha intentado analizar la estructura de la nueva sociedad europea a lo
largo de la segunda mitad del s. XIX. Para MARX la división del trabajo entre el campo y la ciudad es la premisa
fundamental que marcó desde la Antigüedad unas relaciones de dominio entre unos grupos y otros dentro de una
misma sociedad. Aspecto éste que varió con la llegada del mercantilismo.
ENGELS y MARX, en 1848, recuperaron el término proletariado de la época romana para referirse a la población de
las fábricas de su época. Usaron el término latino que procede de la palabra proles que significa linaje o
descendencia, que parecía tener más fuerza que el de obrero pues proletariado ampliaba el horizonte a todo aquel
que formaba parte de la clase social más baja, carece de propiedades y medios de producción y solo
puede aportar hijos.
El economista y sociólogo austríaco Joseph Alois SCHUMPETER (1883-1950) ya planteaba la necesidad de esclarecer
la teoría de las clases sociales. No se utiliza este concepto hasta la aparición del marxismo y durante la primera
mitad del s. XIX se sigue hablando de estados sociales, aunque en un sentido diferente al anterior a la Revolución
francesa.
49
Miembro de la nobleza terrateniente de Prusia y del este de Alemania que dominó Alemania a lo largo del s. XIX y principios
del s. XX.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 129 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Una de las primeras consecuencias de la Revolución Industrial fue el desarraigo del campo de enormes cantidades
de población que acudieron a la ciudad para trabajar en la industria. Las primeras generaciones que protagonizaron
este éxodo rural se seguían considerando campesinos y tardaron en considerarse a sí mismos obreros. Sus
tipologías, tal y como se conocían durante el Antiguo Régimen, se establecían por oficios: cantero, minero, artesano,
hilador. Incluso en la burguesía solo se reconocía entre respetables y no respetables, entre ricos y pobres.
Para la escuela francesa neomarxista, la sociedad del s. XIX fue una sociedad clasista, de clara oposición entre el
proletariado y la burguesía. Pero no eran grupos homogéneos, antes al contrario, eran muy variados en su
composición interna. A ello se yuxtaponen otras dos fuerzas agonizantes pero aún con relativo poder: los
campesinos y la aristocracia. La mezcla de todos ellos en los diferentes contextos geográficos da lugar a
modelos sociales sui generis que veremos a continuación.
12.2.1
Proletariado y movimiento obrero
Miseria, desarraigo y hacinamiento constituyen la primera consecuencia de la revolución industrial 50. El movimiento
migratorio que se produce del campo a la ciudad es cuatro veces mayor que el de la época de los descubrimientos
en el s. XV. La revolución industrial vino propiciada por una revolución demográfica que aún la estimuló más. Las
ciudades no estaban preparadas para este crecimiento demográfico. No había viviendas ni infraestructuras para
toda esa nueva población y ello provocó la extensión de la miseria y un abuso de la burguesía. Al cobijo de esta
situación se propiciaron situaciones laborales injustas como la ley de hierro de los salarios51 y la contratación
abusiva de niños y mujeres. Todo ello generó condiciones de vida penosas para los obreros que no tardaron en
tomar conciencia de clase y poner en marcha el llamado
movimiento obrero.
Las originarias formulaciones teóricas de este movimiento
son dos:
a) Socialismo utópico: limitadas al plano de las
teorías o las buenas intenciones. Sus principales
impulsores fueron SAINT-SIMON, Charles FOURIER,
Robert OWEN, BLANC, etc. aunque su formulación
científica vino de la mano de ENGELS Y MARX.
Estos dos publican obras como:
1. La situación de la clase trabajadora
(1844)
2. El manifiesto comunista (1848)
3. El capital (1868)
Las dos últimas obras son fundamentales para el
movimiento obrero pues marcan una concepción
del sistema social que abarca también a la SI. Su
base filosófica es el materialismo histórico
Mijaíl Alexándrovich BAKUNIN
definido en términos de lucha de clases. La
reivindicación obrera será la conquista del poder para establecer una dictadura del proletariado, en la que
no habrá propiedad privada. En ese nuevo escenario se acabaría la lucha de clases y las tensiones entre
los seres humanos. Es un planteamiento de carácter internacional en el que se solicita que todos los
obreros de Europa se unan contra la burguesía.
En 1864 Marx fundó la Internacional Obrera, organización en la que también participaban
sindicalistas ingleses, anarquistas y socialistas franceses e italianos republicanos. Con ella se consiguió
poner de acuerdo a los obreros de Francia, Alemania y Gran Bretaña. Su vehículo de expresión y
reivindicación fueron los sindicatos, los partidos políticos y la huelga. El movimiento se fue cohesionando a
través de los diferentes congresos de la Internacional obrera. Un pensador peculiar dentro de este
movimiento fue el filósofo anarquista ruso Mijaíl Alexándrovich BAKUNIN (1814-1876) que planteaba
aspectos más revolucionarios en el terreno internacional al reclamar la ausencia de Estados, Ejército o
50
La Revolución industrial estuvo dividida en dos etapas: la primera del año 1750 hasta 1840, y la segunda de 1880
hasta 1914. La Primera Revolución Industrial comenzó en Gran Bretaña. Las causas de que fuese el país pionero en la
industrialización fueron tener una nueva mentalidad liberal económica en la cual se difundió el liberalismo económico y permitió
desarrollar un mercado más amplio. Otro factor fue poseer numerosos yacimientos de hierro, usado para construir la maquinaria
y las herramientas, la red de ferrocarriles y contar con abundantes cuencas carboníferas que producían carbón mineral, alimento
para la maquinaria. A mediados del s. XIX empezaron a cobrar importancia países como Alemania, EE.UU., Francia, Bélgica y
Rusia, centros industriales de la Segunda Revolución Industrial.
51
Término inventado por el socialista alemán Ferdinand LASSALLE (1862) para referirse a la inexorable tendencia de los salarios,
bajo el régimen capitalista imperante en aquella época, de fluctuar alrededor del salario de subsistencia (el salario que les
permite a los trabajadores cubrir sus necesidades más elementales o primarias y asegurar su reproducción).
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 130 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
b)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
instituciones. La sociedad se organizaría mediante comunas autónomas que voluntariamente podrían
federarse. Los anarquistas tuvieron preferencia por el sector agrario, poco considerado por MARX. Se
separaron de la I Internacional obrera en 1872.
La II Internacional obrera se consolidó tras la muerte de MARX y la introducción del reformismo socialista
de LASALLE y BERNSTEIN que proponían la conquista del poder mediante la vía parlamentaria.
Anarquismo: movimiento con sede en Ginebra,
responde a una filosofía política y social que llama a
la oposición y abolición del Estado entendido como
gobierno, y por extensión, de toda autoridad,
jerarquía o control social que se imponga al
individuo,
por
considerarlas
indeseables,
innecesarias y nocivas. Elige el terrorismo como
medio de desestabilizar el poder establecido. El
punto de partida del debate doctrinal sobre un
pensamiento anarquista moderno se remonta a
finales del s. XVIII, en la obra del político y escritor
británico William GODWIN (1756-1836), aunque el
anarquismo se desarrolla en el s. XIX a través de
distintas corrientes.
En la década de 1840, el filósofo político PierreJoseph PROUDHON (1809-1865) en Francia y
Josiah WARREN (1798-1874) en EE.UU. alcanzaron
el anarquismo independientemente a partir de la
crítica de las doctrinas utópicas socialistas,
particularmente las de Charles FOURIER y Robert
OWEN respectivamente. Para ambos, el ideal de
generosidad colectiva del comunismo era un máximo
utópico, y abogaban por comenzar con una más
inmediata y accesible reciprocidad, el camino
Pierre-Joseph PROUDHON
equitativo de WARREN y el mutualismo de
PROUDHON. Por su lado, en Alemania, el filósofo Max STIRNER (1806-1856) alcanzó la inversión completa
del hegelianismo en El único y su propiedad (1844), negando todos los absolutos e instituciones, en un
individualismo extremo que ha sido denominado como Egoísmo.
PROUDHON fue el primer individuo en denominarse a sí mismo “anarquista” motivo por el cual es
considerado por algunos como el fundador de las teorías anarquistas modernas.
12.2.1.1. La clase obrera en Gran Bretaña
La población obrera en Gran Bretaña está claramente definida ya hacia 1840. Para entonces constituye la cuarta
parte de la población. Sus condiciones de vida fueron brillantemente descritas por ENGELS en La situación de la
clase obrera en Inglaterra y también en las descripciones que realizaba Charles DICKENS en sus novelas. Ahora
bien, para esas fechas hay ya mejoras económicas y sociales: libertad de mano de obra, concentración en grandes
centros industriales, remuneración por pieza acabada. Se trata de obreros nacidos ya en la ciudad que no conocen
otro tipo de vida: sus hijos son obreros que trabajan desde la infancia.
En esta clase obrera existe cierta estratificación social:
a) En lo más alto se sitúan los obreros especializados que fabrican y reparan máquinas. Su situación es
cada vez más aceptable conforme avanza el siglo. A finales de siglo, aspiran a asimilarse a la burguesía y
adopta sus formas de vida.
b) Obreros semiespecializados, que también van en aumento a lo largo del siglo. Sus condiciones
laborales son mejores que las de la mayoría.
c) Obreros sin formación: abundan mujeres y niños, con la mitad del salario.
d) Trabajadores domésticos: mal pagados, excepto la servidumbre a la que se le proporciona casa y
alimento.
e) Peones: trabajadores sin lugar fijo de asentamiento, trabajan en lo más duro.
f) Inadaptados y parados: van de una ciudad a otra y solo trabajan eventualmente.
En el caso británico, la mayoría de obreros son escoceses e irlandeses. Hacia 1850 las condiciones de vida de
estas personas eran de las peores de Europa. Sin embargo a partir de esta fecha la situación empezó a mejorar en
tres direcciones:
a) Disminución de la jornada de trabajo (entre 10 y 12 horas diarias)
b) Mejora general de los salarios, sobre todo para los que tenían algo de formación
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 131 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
c) Mejora en la vivienda y en la higiene
Todo ello es consecuencia de medidas políticas promovidas desde el parlamentarismo británico que se da cuenta
que la productividad de los obreros aumenta si se mejora su calidad de vida (bien alimentados, con mejor salud y
cierta formación). Y la mejora de la productividad era necesaria para competir en precio y calidad con los productos
europeos y continentales, una vez el capitalismo inglés empezó a extender su industria y mercados. Al mismo
tiempo, la necesidad de expansión del capitalismo hizo que considerara a la clase obrera como un mercado
potencial de compradores; pero necesitaba dotarles de cierto poder adquisitivo para que pudieran ser compradores.
El movimiento obrero nació en Gran Bretaña por ser este país el pionero en la revolución
industrial. Las primeras manifestaciones de este movimiento fueron violentas (dirigidas por Ned LUDD52:
luddismo) pero pronto se pasó a la vía pacífica del asociacionismo, creándose una mutualidad de obreros
especializados en un sector, llamadas las Trades (comercio). En 1821 se unen las diferentes trades de hilanderos
de Escocia, Gales e Irlanda en las Trade Unions (sindicato) e inician una serie de reivindicaciones a nivel
parlamentario.
En 1830 se inicia el cartismo, (chartism en inglés). Fue un movimiento de reforma social que surgió en Gran
Bretaña y que expresaba la agitación de la clase obrera debido a los cambios derivados de la Revolución Industrial,
la coyuntura económica y a leyes promulgadas por el Parlamento. Al igual que el luddismo, el cartismo fue un
movimiento propio de la primera etapa del movimiento obrero pero, a diferencia de aquel, tuvo una índole
esencialmente política. Los defensores del cartismo pensaban que cuando los trabajadores alcanzasen el poder
político, podrían adecuar las leyes a sus intereses de clase. La duración de este movimiento abarcó una década,
entre 1838 y 1848, aunque las reuniones del movimiento continuaron hasta 1852. El movimiento fracasó por las
disensiones internas entre las tendencias moderada y radical, por la falta de contacto con las clases medias y el
resurgimiento económico que se produjo durante la década 1850-1860, que declinó la actuación política y
radicalizada de los movimientos obreros y motivó el renacimiento de los sindicatos. La represión del Gobierno
británico, que militarizó las zonas en donde la agitación se hizo más activa, abortó el movimiento.
El movimiento obrero en su conjunto decide en 1842 dar libertad de voto a los obreros y negociar directamente con
el partido político en el poder, sin intervenir directamente en la política. A cambio, los burgueses se comprometen a
practicar una política laboral eficaz, justa y equitativa, como efectivamente ocurrió. Es una de las explicaciones de
por qué en Gran Bretaña no tuvo éxito el modelo del socialismo científico promulgado por MARX.
12.2.1.2. La clase obrera en Francia
En Francia, después del fallido intento de los Talleres Nacionales de 184853, se pueden distinguir cuatro áreas
de implantación obrera:
a) La región parisina: centrada en el artesanado artístico, la alimentación, la confección y la metalurgia
b) En el norte de las Ardenas (zona fronteriza con Bélgica, de la región Champagne-Ardennes): industrias
textiles y pequeña metalurgia
c) En Normandía, industrias textiles
d) En la región de Lyon (zona norte de Rhône-Alpes), industrias textiles y metalurgia
A pesar de que la mayoría de la población sigue siendo agrícola, por todos los departamentos franceses hay una
gran dispersión de obreros y una red de actividades industriales relacionadas con la agricultura. El número de
mujeres y niños es menor y se dedican a actividades concretas: las mujeres estaban en la industria textil y en la
imprenta y los niños en los trabajos artesanos (representaban apenas el 5%).
En la escala jerárquica tenemos:
a) En la cúspide, el trabajador artesano, que se considera un oficio noble: joyería, tipografía, alfarería,
estucadores, constructores.
b) El oficio se aprende (aprendiz) en el taller pequeño, entre los 12 y los 18 años. Después se viaja por toda
Francia realizando trabajos por encargo. El salario es superior al de sus colegas ingleses, el cual se recibe
parcialmente en especies.
Existe una gran disparidad de salarios. Por un lado encontramos la diferencia entre trabajo artesanal y el de la gran
industria. Por otro, existe una baja mecanización. La concentración industrial era limitada a algunas zonas del Norte
(con la excepción de Lyon) y el éxodo rural no produjo un desarraigo marcado de sus lazos rurales.
52
Trabajador británico del condado de Leicestershire, cuya vida se sitúa en torno al s. XVIII o XIX, de existencia legendaria y
dudosa; pudo ser un pseudónimo para protegerse de posibles represalias. Se cuenta que, hacia 1779, rompió por accidente (hay
quienes sostienen que de manera intencionada) varias máquinas textiles. Su acción constituiría la base del movimiento luddita,
de oposición al maquinismo y a toda forma de tecnología en la revolución industrial y en el mundo moderno.
53 Creados por Louis BLANC, los Talleres Nacionales fueron una forma de fábricas públicas para dar trabajo a la gran masa de
parados de la crisis capitalista de 1847.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 132 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Las mejoras parciales son evidentes a lo largo del siglo pero la clase obrera es víctima de la inseguridad. El
desempleo es una amenaza y el obrero se siente disminuido respecto de la libertad que gozaba con los trabajos
artesanos o en el campo. En las grandes ciudades las infraestructuras colectivas son malas y los obreros
abandonan el centro urbano para instalarse en la periferia.
Las circunstancias políticas en la Francia de la época ayudan a entender los acontecimientos que enmarcaron los
avances del movimiento obrero en ese país. Lo que destruyó a Napoleón III (elegido democráticamente y luego
autoproclamado emperador) fue la guerra contra Prusia. Desde 1851 hasta 1870 Francia entró en guerra varias
veces (Rusia, Austria, Italia, México....) por su afán de demostrar el nuevo poderío de Francia. Sin embargo en 1870
declaró la guerra a la Prusia de Guillermo I y BISMARCK, ante las intenciones de crear un Imperio Alemán y por la
posible subida al trono de España de un Rey germano, lo que dejaría a Francia rodeada de enemigos.
La guerra fue un desastre para los franceses. En la Batalla de Sedán (1870)54, prácticamente todo el ejército
francés cayó prisionero de los prusianos, incluido el Emperador. Francia estaba ocupada en parte por los prusianos
que se quedaron a las puertas de París, declarando la creación del Imperio alemán en el propio Versalles. Francia
se quedó sin Gobierno, lo que provocó los acontecimientos de la Comuna de París.
La Comuna de París de 1871 fue uno de los mayores acontecimientos revolucionarios de la Historia. Por primera
vez el proletariado fue capaz de derrocar el poder establecido, formar sus propios órganos de gobierno y reemplazar
al Estado monárquico-burgués
capitalista.
Esto
nunca
lo
perdonaron
los
asustados
burgueses-capitalistas, que vieron
en la Comuna la posibilidad de
perder todos sus privilegios
económicos y sociales. También
explica la fuerte represión sufrida
por
los
comuneros
(“communards”) -ordenada por
Louis Adolphe THIERS, a la sazón
presidente provisional de la III
República- y que gran parte del
mundo lo viera como una simple
revuelta de “vagos” proletarios. La
represión fue tan grande55 que
incluso este acontecimiento tan
importante fue olvidado por los libros
de Historia, nombrándose casi como
una anécdota de la guerra francoprusiana que derrocó a Luis Napoleón III, que trajo la III República a Francia y la unión de Alemania.
En adelante, el movimiento obrero se integró en la Internacional obrera, usando la huelga y el sindicalismo como
medio de actuación.
12.2.1.3. La clase obrera en Alemania
En Alemania la clase obrera nació con posterioridad a la de Inglaterra y Francia pero se desarrolló a un ritmo más
rápido. La industrialización alemana comenzó a desarrollarse bajo la influencia directa de los dos países europeos
que más habían avanzado en sus respectivas revoluciones industriales: Gran Bretaña y Francia. La influencia
inglesa en la industrialización alemana es muy evidente: importación de máquinas, empleo de técnicos británicos,
etc. También Francia jugó un importante papel, sobre todo en la difusión hacia la Europa continental de las técnicas
llegadas de Gran Bretaña; igualmente, la legislación napoleónica fue favorable a los intercambios y a la actividad
económica al romper las estructuras feudales.
A partir de 1830, los franceses invirtieron, junto a los belgas, importantes cantidades en las minas alemanas. Así
pues, Alemania recibió del exterior mano de obra cualificada y capitales que le ayudarán a iniciar su
industrialización. Pero este retraso frente a sus vecinos suscitó en la clase dirigente y empresarial el deseo de
54
La Batalla de Sedán se libró el 1 de septiembre de 1870, durante la guerra francoprusiana. El resultado fue la captura del
emperador Napoleón III junto con su Ejército y decidió en la práctica la guerra en favor de Prusia y sus aliados, si bien la lucha
continuó bajo un nuevo Gobierno francés.
55 En mayo de 1871, THIERS envió soldados franceses, con el apoyo de los alemanes, a París para aplastar la Comuna
parisiense. Entre 30.000 y 100.000 trabajadores murieron en las calles de París. Miles más fueron detenidos y 7.000 fueron
exiliados de por vida de Francia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 133 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
enfrentarse a la competencia extranjera. País bien dotado de recursos naturales, Alemania iba a convertirse, en la
segunda mitad del s. XIX en el primer país industrial del continente y en un peligroso rival de Gran Bretaña.
La historia económica alemana del s. XIX está estrechamente ligada a la de la unificación que se llevaría a cabo
bajo el impulso de Prusia. Los 39 estados alemanes no iban a unirse en el Imperio alemán hasta 1871. Sin
embargo, en 1834, se crearía una unión aduanera, el Zollverein, que permitía la libre circulación de hombres y
capitales por todos los Estados alemanes.
Hacia 1860 la cuarta parte de la población integrada en el mercado aduanero de Zollverein vive de la industria y la
mitad reside en Prusia. De manera paralela a la unificación política se reglamentó el trabajo, de modo que no hubo
anarquía ni vicios creados por parte de los empresarios. En 1880 la legislación ya establecía la jornada máxima de
10 horas diarias. La primera característica de la clase obrera alemana fue su fuerte concentración regional así como
el desarrollo jurídico apropiado. El corporativismo artesanal había desaparecido entre 1860 y 1870. Y en la década
siguiente se organiza un sistema de mutualidades contra enfermedad, invalidez, accidente y vejez que colocan al
obrero alemán en una situación ventajosa. También hubo cierto impulso, por parte del empresariado alemán, a las
viviendas obreras en condiciones mínimamente dignas, con la excepción de Berlín.
Con el aumento de la productividad aumentaron los salarios, sobre todo los de los obreros especializados. El trabajo
es duro, se exige una estricta disciplina y no siempre se cumple la legislación vigente por falta de inspectores. Esta
situación es lo que permitió a Eduard BERNSTEIN afirmar en su Historia del socialismo alemán que:
“El movimiento obrero ha de incitar al obrero, que viven aún en la condición de proletario, a pasar a la de
burgués y, por consiguiente, a generalizar la condición burguesa”.
Proletario debe entenderse, en este contexto histórico, como clase asalariada de bajos ingresos.
Karl MARX fundó la Internacional Obrera en Londres, a donde se fue a vivir a partir de 1849, expulsado de Alemania
y Francia. El carácter benefactor y nacionalista de los empresarios alemanes hizo que las condiciones laborales de
los obreros no fueran tan malas como las de sus homónimos ingleses y franceses. Tras el fallecimiento de MARX en
1883 surgió la idea de un socialismo reformado, admitiéndose la vía democrática electoral como medio de ascenso
al poder.
12.2.2
Las burguesías
La burguesía en el s. XIX es la clase con futuro pues demuestra lo que puede conseguir la actividad humana. Según
la Escuela francesa de Guy PALMADE (1920-2006) es preferible hablar de varias burguesías, antes que de una
burguesía unida y coherente:
a) Burguesía capitalista: es el verdadero motor del capitalismo
b) Burguesía dirigente: ocupa esferas influyentes de la sociedad
c) Burguesía provinciana: vive de las rentas y se mantiene en contacto con el mundo rural
12.3.2.1. La burguesía inglesa
En la Inglaterra victoriana la burguesía se llama a sí misma Middle Class. Ésta engloba al rico industrial, al
negociante, al fabricante próspero, al médico, al obispo pero también al campesino rico o al encargado de comercio.
Sus límites, tanto hacia arriba como hacia abajo, son imprecisos. Pero en la psicología colectiva, en las costumbres
y en la vida social, existía una barrera que la separaba de la aristocracia tradicional y otra que la apartaba de todos
aquellos que no eran considerados respetables.
La primera característica es su exiguo número: apenas el 5% de la población hacia 1840, con un proceso de
integración progresiva de la aristocracia en esa nueva moral victoriana. Tiene sus propias características:
a) Procede de la nada material y con ahorro y sacrificio crea su empresa
b) Ha realizado estudios secundarios en centros públicos
c) Trabaja tantas horas como sus asalariados, sin fines de semana libres
d) Viste levita oscura y come igual que el obrero: un fuerte desayuno y una fuerte cena a las 17:00 h
A este sector más encumbrado se le suma un 20% de la población que puede encuadrarse en la pequeña
burguesía. Encontramos tres tipos:
a) Los landlords (señores agrícolas), localizados en los condados
b) Los granjeros capitalistas acomodados, a los que el campo mecanizado les rinde grandes beneficios
c) Los gestores de las sociedades
d) Los comerciantes y empleados acomodados
e) Los funcionarios
Representando al 30% de la población tenemos a la población asalariada obrera que intenta seguir un
modo de vida burgués y que se considera a sí misma gente respetable de clase media.
Aunque exista una gran diferencia de ingresos, el modo de vida es muy uniforme y cada cual mira al otro con
respeto tratando de mantener su propio estatus.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 134 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
12.3.2.2. La burguesía francesa
Su nivel de vida burgués lo debe más a su participación en la política y su influencia en la Administración Pública.
Se trata de una mediana burguesía formada por rentistas, latifundistas y funcionarios. Proporcionalmente era más
numerosa que en otros países pero menos adinerada. El burgués francés no pretende acumular dinero sino vivir al
día con ligero desahogo y conseguir ahorros para la vejez. Esa noción del ahorro es esencial para definir el modelo
burgués francés.
Se distinguen varios grupos:
a) La alta clase parisina: están en la cumbre y constituyen un grupo cerrado que vive en estrecho
contacto con el poder. Son directores de banco, compañías marítimas y ferrocarriles, médicos y abogados
eminentes, políticos y propietarios de fincas.
b) Los empresarios industriales: son inversores que colocan sus ahorros en las fábricas. Son modestos,
poco combativos, apenas utilizan préstamos.
c) Los grandes rentistas: invierten en tierras.
d) La pequeña burguesía: tenderos, comerciantes, oficinistas, estudiantes. También ahorran y no gastan
en exceso. Sus valores vitales triunfan en toda la sociedad aunque están alejados de los centros de
decisión.
12.3.2.3. La burguesía alemana
No fue hasta la creación del Imperio cuando la burguesía alemana cobró fuerza. Su enriquecimiento general fue
paralelo al de la clase obrera. Representan el 25% de la población. Hay diferentes burguesías:
a) La burguesía liberal tradicional: es urbana. Controla la vida urbana.
b) La burguesía comercial:
c) La burguesía capitalista: motor de la revolución industrial y financiera. Conscientes del bienestar
obrero para mejorar la productividad realizan una vida ejemplar ante los operarios: son austeros,
disciplinados, trabajadores y con dominio de la técnica de su empresa.
d) El alto empresariado: se les conoce como barones de la industria. Imitan a la nobleza en sus pautas de
vida sin ser aceptados por ésta. Dentro de este grupo está la alta administración y Ejército, subgrupo
que sí consigue mezclarse con la aristocracia.
12.2.3
La aristocracia europea
Francia es el primer país donde la aristocracia pierde parte de sus privilegios legales. Lo que sucede es que la
burguesía recibe parte del poder político y administrativo que la aristocracia ostentaba. En el resto de países la
aristocracia sigue constituyendo un grupo dominante. Su base económica sigue siendo la tierra. Además, en el
ámbito rural, la aristocracia ejerce un fuerte poder político; también impone sus valores en ciudades como París,
Londres, Berlín o Viena.
La más poderosa económicamente es la aristocracia inglesa. Las mayores fortunas son las de los Pares de
Inglaterra, que ocupan en exclusiva la Cámara de los Lores. Los primogénitos tienen previamente derecho a heredar
su título nobiliario, derecho a un escaño en la Cámara de los Comunes y luego pasan a la de los Lores. A la nobleza
se accede por nacimiento, matrimonio, honor militar o político.
Las tierras orientadas a la ganadería permiten elevadas rentas. De ellas viven los landlords. De igual modo ocurre
con el producto del subsuelo, sobre todo el carbón. La mayoría de las minas pertenecían a la nobleza.
Por otra parte, la aristocracia inglesa se obliga a educación elitista: las Universidades de Oxford y Cambridge son
sus feudos. Poco a poco se mezclan con la alta burguesía, en especial con aquella persona que se demuestre bien
educada, anglicano firme y capaz de desarrollar un capitalismo individual que proporcione riqueza al Imperio. La
aristocracia se hace capitalista por ósmosis e imitación de la burguesía, manteniendo sus rasgos nobiliarios.
La aristocracia alemana es menos adinerada. En su mayor parte proceden de filas militares y un grupo especial son
los junkers prusianos. Estos cultivaban la tierra a través de un administrador y de obreros agrícolas; además, las
tierras marginales las confían a aparceros medianeros. El junker concibe sus tierras como una empresa agrícola. A
partir de 1870 transforma sus dominios en destilerías de cerveza y empresas azucareras y transformadoras de
cereales. Es un grupo social con fuerte espíritu de casta, conservadores en materia política y religiosa, y
despectivos respecto a la burguesía. Hacia 1880 tienen que ceder poder ante los barones del acero por la propia
evolución de la revolución industrial.
En Francia la nobleza es más nueva; queda poco de la tradicional y la mayor parte ha se ha creado durante el II
Imperio. Por lo general es una nobleza pobre, poseedora de tierras y castillos; solo aquella que reinvierte en la
transformación de sus productos consigue una posición desahogada. En las zonas de Lyon y Normandía poseen
una situación más acomodada pero poca influencia en la vida política local. Sí participan, sin embargo, en la política
central como diputados en el Parlamento, aunque solo son una cuarta parte. Otras ocupaciones claramente
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 135 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
aristocráticas son el Ejército y el cuerpo diplomático. Y encontramos también los nobles anacrónicos que viven fuera
de su tiempo.
12.2.4
El campesinado
Es el grupo social más numeroso. Es muy heterogéneo y existen fuertes diferencias entre unas áreas geográficas y
otras. Suelen intentar asemejarse a la clase media o a la obrera, en razón de sus posibilidades económicas o sus
esquemas ideológicos.
En Inglaterra se trata de un mundo marginado socialmente y minoritario (10%). En la cúspide hay algunos
campesinos ricos, antiguos colonos descendientes de los vencedores de la revolución de Cromwell56 o
beneficiados de las Enclosure Acts (actas de cercamiento)57 del s. XVIII. Algunos llegan a ser landlords. También
se encuentran en este grupo los cottagers58,
abundantes en Escocia e Irlanda. De ellos se nutre gran
parte de la emigración a América del s. XIX.
La situación es más compleja en Alemania. Allí coexisten
dos sectores:
a) El rural occidental
b) El rural oriental y central
En el Este del río Elba, hasta los años 1860 no se
produce la emancipación campesina respecto de las
servidumbres feudales. A pesar de ello los junkers
ostentarán hasta 1889 derechos legales sobre sus
campesinos. Estos pertenecen a tres categorías:
a) Pequeños propietarios de malas tierras
b) Colonos aparceros de los junkers
c) Obreros agrícolas
En la zona de Alemania occidental el campesinado es
independiente y algunos incluso algo acomodados
(explotan personalmente sus tierras o bien es arrendatario
Recorrido del río Elba a su paso por Alemania
de tierras buenas).
Entre 1870-80 comienzan a aparecer en Alemania cooperativas agrícolas lo cual supone una revolución en el
campo. En el Oeste es donde se produce mayormente el éxodo rural y en el este siguen los jornaleros campesinos
siendo contratados de forma estacional. Estos jornaleros van a la ciudad solo en invierno en busca de trabajo
temporal.
En Francia el campesinado es tan numeroso como en Alemania pero su evolución es más lenta. A finales de siglo
Francia es todavía un país de campesinos, amantes de la tierra, libres y algo hostiles a las innovaciones. Es el país
más rural de toda Europa occidental; representa la mitad de toda la población activa (1880). La mitad de los
campesinos son dueños de sus propias tierras, por pequeñas que sean las parcelas. La cuarta parte son colonos o
aparceros de tierras de burgueses o nobles; el resto son jornaleros.
La cuenca parisina está dominada por los colonos capitalistas que emplean jornaleros asalariados. En general la
agricultura francesa es altamente productiva y ello fruto de un trabajo intensivo y dedicado. Pero la mayoría de los
campesinos tienen una renta inferior a la de los obreros de las ciudades aunque una mejor calidad de vida. El
mundo rural vivió bastante ajeno a los avances de la industria y el transporte.
56
El puritano Oliver CROMWELL (1599-1659) fue el hombre principalmente responsable de la decapitación del rey Carlos I de
Inglaterra. Fue un gran estadista inglés y un genio militar que, aunque carecía de adiestramiento militar formal, nunca fue
derrotado en batalla. Desde 1649 gobernó en Gran Bretaña instaurando la República de la Commonwealth y en 1654 se convirtió
en Lord Protector hasta su muerte. Fue sucedido por Carlos II, hijo del rey al que él hizo ejecutar.
57
Se refiere al cierre de los terrenos comunales a favor de los terratenientes, ocurrida en Inglaterra entre los siglos XVIII y XIX.
Perjudicaron principalmente a los campesinos, que no podían ya usar los beneficios de los terrenos, en favor de los grandes
propietarios o terratenientes. Las leyes inglesas de cerramiento se dictaron sobre todo entre 1760 y 1840. A finales del s. XVIII,
este sistema había llevado a la concentración de la propiedad de las tierras en manos de la aristocracia inglesa y, por otro lado,
había creado una masa de trabajadores desocupados, la mano de obra de bajo coste que será entonces empleada en el nuevo
ciclo productivo industrial.
58
Campesino que ocupa una casa de campo y tierra en los highlands escoceses, al igual que hacen los cottier irlandeses.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 136 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
12.2.5
Estructuras sociales en otras áreas geográficas
Las naciones del Este de Europa se asemejan al modelo prusiano. Austria, Italia, Grecia y Croacia al modelo
occidental alemán. Portugal sigue el modelo francés y España se aproxima más al modelo inglés; pero en España
las fortunas aristocráticas no alcanzaron nunca los niveles de las inglesas.
Los Grandes españoles eran los más ricos del país y tenían un claro dominio de las esferas políticas locales. En la
política nacional se asentó la burguesía. Los nobles se mezclaron con la burguesía instalada en la industria y el
comercio. Ambas se vieron favorecidas por las desamortizaciones eclesiásticas. Pero no especializaron sus
propiedades ni las mecanizaron y optaron por la caza y las fincas de recreo. El campo español sufrió así un claro
retroceso. El crecimiento económico vino de manos de la burguesía industrial catalana y levantina.
El proletariado español fue poco fuerte y poco numeroso. Vivía en mejores condiciones relativas que sus homólogos
europeos debido al bajo nivel de industrialización del país. Se organizó en sindicatos controlados por los caciques
locales. Existió una pequeña burguesía de funcionarios, militares, tenderos y sirvientes que acudían a la escuela
pública.
Los campesinos españoles eran la inmensa mayoría de la población pero su nivel de vida era inferior al de sus
homólogos europeos. La gran mayoría eran jornaleros en grandes latifundios, con trabajo solo estacional, que vivían
en unas condiciones ínfimas. Por ese motivo el anarquismo de final de siglo arraigó más que el marxismo.
12.3 El gran imperialismo o el delirio del imperialismo europeo
La palabra imperialismo empezó a utilizarse en 1840, en una fase del desarrollo económico europeo que le
impulsaba a una proyección mundial. El término designa conjuntos políticos caracterizados por una extensión
territorial multicontinental y una heterogeneidad nacional, étnica y cultural. El gran imperialismo consistía en una
gran empresa colonial que debía transformar a un tiempo colonia y metrópoli. Es una consecuencia directa de la
segunda revolución industrial (1850-1914), momento en el cual se empieza a observar el surgimiento de
nuevas y mejoradas técnicas de producción y una nueva clase de industrias, como la industria química, eléctrica o la
automovilística; además de empezar a darse la industrialización en nuevos países como el recién nacido Imperio
Alemán, Rusia, Japón, EE.UU. o Países Bajos. La diferencia esencial con los imperialismos anteriores radica en que
se rige por una totalidad de acciones políticas,
económicas, sociales y culturales que suponen el
completo dominio del territorio a conquistar y marcan
diferencias de poder con las otras metrópolis
europeas.
Se identifican con la política imperialista los nombres
de Jules FERRY de Francia, Leopoldo II de Bélgica,
CRISPI de Italia, Benjamín DISRAELI y Joseph
CHAMBERLAIN en Gran Bretaña y Theodor ROOSEVELT
en EE.UU. Es consecuencia de las transformaciones
y necesidades ocasionadas por la segunda
revolución industrial y favorecida por la fuerza de los
grupos europeos ya instalados en la periferia.
El materialismo histórico59 fue la primera teoría
explicativa del fenómeno. ENGELS aplicó este nombre
al canon de interpretación histórica propuesto por
MARX, que consiste en reconocer a los factores
económicos (técnicas y relaciones de trabajo junto
Karl MARX y Friednich ENGELS
con producción) un peso preponderante en la
determinación de los acontecimientos históricos. El supuesto de este canon es el punto de vista antropológico
defendido por MARX, según el cual la personalidad humana está constituida intrínsecamente (o sea en su misma
naturaleza) por las relaciones de trabajo y de producción que el hombre adquiere para hacer frente a sus
Según el trabajo de Marta HARNECKER de 1984, la tesis fundamental del materialismo histórico consiste en explicar el conjunto
de los procesos históricos que se producen en una sociedad a partir de su infraestructura económica y, por lo tanto, a partir de
una estructura económica compleja en la que se combinan diferentes relaciones de producción. Esta tesis no implica, sin
embargo, que el marxismo niegue la importancia de los otros niveles de la sociedad. La estructura económica determina, en
última instancia, el desarrollo social, pero no produce nada automáticamente. El materialismo histórico es una teoría
científica. En su calidad de teoría científica no nos da un conocimiento de realidades concretas sino el conocimiento de objetos
históricos abstractos. Pero nos da los medios (instrumentos de trabajo intelectual) que nos permiten lograr un conocimiento
científico de los objetos históricos concretos. Por lo tanto, si el materialismo histórico no es utilizado en el análisis de realidades
concretas, puede ser considerado como una teoría amputada ya que no cumple su objetivo. Actualmente se tiende a interpretar
el materialismo histórico como una posibilidad explicativa a la cual se debe recurrir en determinadas circunstancias.
59
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 137 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
necesidades. Este punto de vista fue defendido por MARX sobre todo en el escrito Ideología alemana (Deutsche
Ideologie, 1845-46).
Distintos autores han enriquecido esta teoría de MARX y ENGELS posteriormente. Así tenemos al economista inglés
John Atkinson HOBSON (1858-1940), al revolucionario ruso Vladímir Ilich LENIN (1870-1924), al economista vienés
Rudolf HILFERDING (1877-1941), a la escritora y periodista Rosa LUXEMBURG (1871-1919) o al economista y político
ruso Nikolái Ivánovich BUJARIN (1888-1939).
La idea de que el gran imperialismo surgiese del exceso de capital monopolista hoy no es considerada por la
ideología dominante. La obra del economista austríaco-estadounidense Joseph Alois SCHUMPETER (1883-1950)
Sociología del imperialismo (1919) sostiene que el imperialismo no se debe exclusivamente a factores económicos
sino que éstos se entremezclan con posturas agresivas, ideológicas y políticas. Su obra generó una corriente
interpretativa que distingue sensiblemente múltiples factores, con mayor o menor incidencia en unas potencias
europeas que en otras. Así SCHUMPETER considera que para los británicos no fue hasta que los conservadores se
quedaron sin discurso político cuando introdujeron la idea del Imperio. En el caso de Alemania, ésta mostró más
interés en su unificación eficaz que en expandirse al exterior. Francia, sin embargo, llegó a invertir más capital en el
extranjero que en sus propias colonias. Lo mismo hizo Rusia.
En el imperialismo los aspectos económicos siempre fueron importantes. En su primera fase los enclaves siempre
fueron colonias de explotación mercantil, bases comerciales en la costa sin penetración apenas en el interior.
También se crearon colonias de poblamiento (zonas de temperatura favorables y población indígena escasa que
reciben gran cantidad de europeos. Destinadas a crear nuevas ciudades de colonos europeos) en Canadá, Australia o
Sudáfrica y colonias de posición o Estados tapón (Túnez, Birmania, Afganistán) por simples razones de
equilibrio de poder extra europeo.
Una clasificación de los factores de expansión es la siguiente:
a) Factor demográfico: en 1870 la población europea alcanzó los 300 millones y en 1914 llegó a 400.
Representaba un 27% de la población mundial que vivía en apenas el 9% de su superficie. Europa era
incapaz de asimilar tal exceso de población y ello provocó un aumento del movimiento migratorio,
acompañado de un fenómeno psicológico de emulación.
b) Factor económico: a partir de 1873 se produce un cambio de tendencia en la economía europea. La
superproducción genera varios efectos:
1. Búsqueda de nuevos mercados sin barreras proteccionistas
2. Establecimiento de medidas proteccionistas en las economías mundiales
3. Caída de los precios
4. Aumento de los motivos migratorios
La búsqueda de nuevas materias primas desplaza a los europeos a nuevas colonizaciones. Por su parte,
el sistema crediticio mundial invierte mucho más en las colonias que en la metrópoli. Y la segunda
revolución industrial influyó en el progreso técnico dentro del campo del armamento y en los medios de
comunicación, lo que facilitó la expansión del sistema, constituyéndose a su vez en grupos de presión.
c) Factor político: las claves geopolíticas fueron la seguridad o la consecución de logros de posición
estratégica en un área determinada. El objetivo es mantener en el ámbito internacional el dominio
europeo. Junto a la idea de seguridad se
desarrolló la idea de grandeza y prestigio en todo
ámbito político y social. Al mismo tiempo, se
mantuvo el control sobre centros de
avituallamiento de las rutas oceánicas.
d) Factor ideológico: para algunos autores como
Max WEBER y el historiador francés Pierre
RENOUVIN (1893-1974),
el nacionalismo
constituyó una de las causas clave del
imperialismo, como en el caso de Italia, Alemania
o EE.UU. Nacionalismo que el algunos casos
acabó con la exaltación de la raza blanca. La
obra del Premio Nobel Joseph Rudyard KIPLING
(1865-1936), autor del famoso El libro de la selva,
fue fundamental para la mentalidad inglesa,
Joseph Rudyard KIPLING
donde se conocían sus relatos y poemas sobre
los soldados británicos en la India y la defensa
del imperialismo occidental. Aprovechando las teorías de DARWIN se implantó el darwinismo colonial
(la raza mejor dotada por la naturaleza es la que sobrevivirá en un mundo salvaje y la que tiene por misión
desbarbarizar el mundo). Paralelamente, surgieron sociedades filantrópicas que tratan de contrarrestar las
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 138 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
injusticias de este sistema. WEBER incluso consideró que el socialismo y el movimiento obrero
contribuyeron al fenómeno del imperialismo.
En la formación de una colonia cabe distinguir tres fases:
a) Conquista: va desde una demostración de fuerza hasta campañas largas y complicadas. Hubo imperios
pluricontinentales y otros se limitaron a una zona determinada.
b) Organización y dominación social:
1. Colonias: dependen por completo de la metrópoli
i.
De posición
ii.
De poblamiento
iii.
De arrendamiento
iv.
De explotación
2. Protectorado
3. Departamento
4. Dominio
5. Dominio asociado
6. Áreas de influencia
c) Explotación: desde las bases comerciales de la costa se penetra hacia el interior siguiendo las vías
fluviales y en paralelo al ferrocarril. Se construyen puertos y viviendas, hospitales y colegios. Se eliminan
los aranceles y se impone la moneda de la metrópoli.
Clásicamente se han opuesto dos grupos de metrópolis:
a) Francia, Bélgica, España y Portugal, partidarias de la administración directa, la asimilación y la
centralización. En el caso de España y Portugal se ha dado el mestizaje con la población local, muy
reducido en el caso de otras metrópolis.
b) Gran Bretaña, Holanda y Alemania, tendientes a la administración indirecta a través de la asociación,
fomentando las instituciones indígenas y la autonomía interna.
La dinámica geopolítica del gran imperialismo fue la siguiente:
a) Hasta 1870-80 siguió las líneas de las bases coloniales existentes con anterioridad.
b) A partir de 1880 se produjo una auténtica fiebre imperialista que determinó el reparto del mundo a lo largo
de los siguientes 20 años.
c) Gran Bretaña: su eje será la India. Desde el s. XVI se convirtió en colonia de explotación. A partir de 1858
fue transformada en dominio asociado. Crea los Estados tapón de Birmania, Pakistán y Afganistán. Se
extiende también a Australia, Península Arábiga y Próximo Oriente.
d) Francia: su eje será Argelia. Existen colonos franceses desde 1830 aunque Francia ocupa Argelia en
1870. Utiliza Túnez de Estado tapón. Se extiendo también a Egipto y Sudán donde pacta un Condominio
anglo-francés. En Asia domina Indochina.
e) Franceses y británicos ocupan posiciones contiguas en África y son frecuentes las tensiones. Se convoca
la Conferencia de Berlín en 1884, que dura un año. En ese periodo hay una auténtica carrera
imperialista entre todas las potencias europeas para reforzar ciertas zonas o conquistar nuevas. En torno
a esa conferencia, se produjeron serios enfrentamientos, como las guerras de los bóers en Sudáfrica
(1890-91; 1899-1902) o el encuentro trágico de Fashoda (1898).
f) En el caso de Asia, Gran Bretaña es la mayor potencia de la zona, sobre todo en la India. En esta área
también entraron en juego otras potencias como Francia, Holanda (en Insulindia o Indias Orientales),
Alemania, España, Japón, Rusia y EE.UU. Estos tres últimos competirán por el área del Pacífico.
g) Rusia se extiende por Siberia y llega hasta Alaska, que no le interesa y la vende a EE.UU. Llega hasta
Afganistán, Chechenia y Manchuria.
h) EE.UU. negociará con las potencias de la zona la “política de puertas abiertas” que le permitirá
comerciar libremente en el Pacífico.
i) El continente americano se verá resguardado de la influencia europea por el dominio de EE.UU., bajo el
crédito de la “Doctrina Monroe” y el “Destino Manifiesto”. Alemania, Francia y Gran Bretaña intentarán
ejercer un colonialismo económico. El establecimiento de sistemas políticos constitucionales en los nuevos
países independientes hizo de barrera para cualquier injerencia de dominio europea.
j) El final del s. XIX y principios del XX evidencia que existen naciones vivas y naciones moribundas,
tal y como pronunció el Primer Ministro británico -Lord Salisbury, Robert Arthur Talbot GASCOYNE-CECIL,
tercer marqués de Salisbury (1830-1903)- en Londres el 4 de mayo de 1898:
"Podemos dividir las naciones del mundo, grosso modo, en vivas y moribundas. Por un lado,
tenemos grandes países cuyo enorme poder aumenta de año en año, aumentando su riqueza,
aumentando su poder, aumentando la perfección de su organización. Los ferrocarriles les han
dado poder de concentrar en un solo punto la totalidad de la fuerza militar de su población y de
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 139 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
reunir ejércitos de un tamaño y poder nunca soñados por las generaciones que han existido. La
ciencia ha colocado en manos de esos ejércitos armamentos que aumentan cada vez más su
eficacia destructiva y que, por lo tanto, aumentan el poder, terrible poder, de aquellos que
tienen la oportunidad de usarlos. Junto a estas espléndidas organizaciones, cuya fuerza nada
parece capaz de disminuir ... existe un número de comunidades que sólo puedo describir como
moribundas... Son principalmente comunidades no cristianas,... y en esos Estados, la
desorganización y la decadencia avanzan casi con tanta rapidez como la concentración y
aumento de poder en las naciones vivas que se encuentran junto a ellos. Década tras década,
cada vez son más débiles, más pobres y poseen menos hombres destacados o instituciones en
que poder confiar... En ellas no sólo no se pone remedio a la mala administración, es un nido de
corrupción...
(...) Por una u otra razón, por necesidades políticas o bajo presiones filantrópicas, las naciones
vivas se irán apropiando gradualmente de los territorios de las moribundas y surgirán
rápidamente las semillas y las causas de conflicto entre las naciones civilizadas... estas
cuestiones pueden ocasionar diferencias fatales entre las grandes naciones cuyos poderosos
ejércitos se encuentran frente a frente amenazándose... indudablemente no vamos a permitir
que Inglaterra quede en situación desventajosa en cualquier reajuste que pueda tener lugar...
La España de entonces era claramente una nación moribunda, al igual que el Imperio otomano. España perdió
Cuba, Filipinas y Puerto Rico, lo que significó un mazazo a su soberanía, y EE.UU. desplegó en esas zonas un
neocolonialismo de vertiente económica, en consonancia con su doctrina Monroe. A partir de 1898 España da un
giro a su política exterior y busca apoyo en una nación más fuerte, en este caso Alemania. Al mismo tiempo decide
fortificar la defensa de sus archipiélagos y sus plazas africanas, así como la zona de Gibraltar. Renuncia a la
presencia española en el Pacífico vendiendo sus posesiones a Alemania (Islas Carolinas, Marianas y Palaos,
excepto isla de Guam) mediante el Tratado hispano-alemán de 1899.
Francia es consciente de estos movimientos de España y trata de negociar con ella, antes que con Alemania, el
reparto de algunas áreas menores de África, dando como resultados los Tratados hispano-franceses de 1900
y 1902 y la Conferencia de Algeciras de 1906. Con estos movimientos se frena la interferencia británica.
12.4 Europa y la política militar nacionalista: los sistemas bismarckianos
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 140 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
El nacionalismo se había manifestado de diversas maneras en el “Primer Mundo” de entonces:
a) La cuestión de Oriente
b) La cuestión de Irlanda
c) Los regionalismos ibéricos
d) La unificación de Italia
e) La unificación de Alemania
Estos Estados quisieron reforzar su posición en Europa mediante una política imperialista así como con un nuevo
sistema de alianzas militares, cuyo objetivo era precisamente preservar su unificación y ser reconocidos como
potencias en el orden internacional europeo.
Este nacionalismo se mezclará con el freno que potencias tradicionales como Rusia, Austria o Francia querrán
imponerles tanto por motivos de seguridad territorial como por el control de enclaves estratégicos. Sin embargo,
será la actividad diplomática la principal agente de las RR.II., sin olvidar a los grandes estadistas del momento como
Otto VON BISMARCK. Éste fue el creador de un sistema de alianzas internacionales que se fueron cohesionando en el
último tercio del s. XIX. Con el inicio del s. XX y el relevo de los impulsores de estas alianzas la SI dejó de nuevo de
ser flexible. Durante este periodo Gran Bretaña jugó el papel de espectadora y árbitro, si bien participó para
negociar sus bases coloniales.
Tanto para Gran Bretaña como para Francia, el Imperio otomano constituía un Estado en descomposición, una
nación moribunda. Sobre ésta se podía aplicar su concepción imperial, ampliamente trasladada a la población civil,
algo que no estaba tan claro en el resto de Europa.
En 1870 Francia fue derrotada por Prusia en la batalla de Sedan. Como consecuencia de ello desaparece en
Francia el II Imperio (1852-1870) y surge el II Reich en Alemania (1871-1918), tras la unión de Prusia con Alemania.
La principal pérdida territorial de Francia fueron los territorios de Alsacia y Lorena, muy ricos en hierro y carbón, con
un 70% de población alemana en la primera, que se había manifestado a favor de incorporarse a la nueva Alemania.
Sin embargo, para Francia esto representa una humillación y una gran pérdida económica y se convertirá en motivo
de disputa constante entre ambos países. BISMARCK intentará convertir a Alemania en una gran potencia y su
estrategia será aislar a Francia frente a posibles alianzas europeas. Para ello elabora un sistema nuevo de
RR.II. conocido en la historia como los sistemas bismarckianos60.Hasta 1871 la política exterior del canciller
prusiano ha sido ofensiva; es conocida su expresión “por el hierro y por la sangre”, para indicar que no se detendrá
en medios. Conseguida la unidad de Alemania pasa a ser defensiva, mantenedora del orden político y territorial del
continente, y sus esfuerzos se orientan a evitar cualquier cambio en Europa que pudiera afectar a la posición
ventajosa del joven Imperio.
12.4.1
Primer sistema bismarckiano (1872-1878)
A la primera construcción diplomática de BISMARCK se ha denominado también sistema de los Tres Emperadores,
porque el eje será la alianza Berlín-Viena-San Petersburgo. Alemania busca la alianza de Austria-Hungría y de
Rusia lo que es bastante difícil pues ambas potencias tienen ambiciones territoriales en los Balcanes. La agitación
socialista en sus Estados los reúne a todos en el Entente de los Tres Emperadores (1873)61.
Este sistema de alianzas dura poco pues en el verano de 1875 el conflicto sobreviene: Bosnia-Herzegovina se
subleva contra el Imperio otomano (éste ocupó la península balcánica en el s. XV y solo Grecia había conseguido su
independencia desde entonces) debido principalmente a la fuerte carga tributaria impuesta por la financieramente
incapaz Administración Pública otomana. Pese a una ligera reducción en los impuestos, el alzamiento continuó
hasta finales de 1875 y finalmente desembocó en el alzamiento búlgaro de abril de 1876. La tensión en Bosnia
y el apoyo ruso alentaron a los principados de Serbia y Montenegro a declararle la guerra al Imperio otomano
en 1876, al cual pertenecían nominalmente. Rusia declaró la guerra a Turquía el 24 de abril de 1877 . La
guerra despertó los intereses imperialistas de dos grandes potencias: Rusia y Austria-Hungría que firmaron el
Acuerdo secreto de Reichstadt el 8 de julio de 1876, por el que se dividía la península balcánica
dependiendo del resultado de la guerra.
En agosto de 1876, las tropas serbias fueron derrotadas por el Ejército otomano, lo cual era el peor de los
resultados para rusos y austríacos que de esta manera no podían reclamar ningún territorio otomano. No obstante,
las atrocidades cometidas contra la población civil eslava durante la guerra tuvieron un amplio eco por toda Europa.
Como resultado, la Conferencia de Constantinopla se llevó a cabo en diciembre de 1876 (hoy Estambul). En
esta conferencia, en la cual Turquía no estaba representada, las grandes potencias debatieron las fronteras de una
o más futuras provincias autónomas búlgaras dentro del Imperio otomano.
60
Los Sistemas Bismarckianos es el nombre con el que los historiadores denominan al sistema de alianzas internacionales que
Otto VON BISMARCK patrocinó después de la Guerra francoprusiana para aislar a Francia y evitar así su hipotética venganza tras la
derrota de 1871. Su duración por casi dos décadas evitó el conflicto directo entre las grandes potencias europeas hasta la 1ª
Guerra Mundial.
61 Conjunto de acuerdos firmados por Guillermo I de Alemania, Francisco José I de Austria-Hungría y Alejandro II de Rusia.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 141 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La Conferencia fue interrumpida cuando el canciller turco informó a los delegados que Turquía había aprobado una
nueva Constitución que garantizaba los derechos y libertades de todas las minorías étnicas y que los búlgaros
disfrutarían de iguales derechos que los otomanos. Pese a ello, Rusia siguió siendo hostil hacia el Imperio otomano,
postulando que la Constitución era sólo una solución parcial. A través de negociaciones diplomáticas, los rusos
aseguraron la inacción de Austria-Hungría en futuras operaciones militares. Las restantes potencias estaban
paralizadas por el fuerte apoyo de la opinión pública a la idea de la independencia búlgara, por su incredulidad en
las intenciones del Ejército ruso y por otros problemas internos.
El conflicto terminó con el Tratado de Santo Stefano, firmado el 3 de marzo de 1878. El Imperio otomano
fue la parte perdedora frente al Imperio ruso que fue la ganadora. Se reconocía la independencia de Rumanía,
Serbia y Montenegro del Imperio otomano, así como el Principado autónomo de Bulgaria dentro del Imperio
otomano. Alarmadas por la extensión del poder ruso en los Balcanes, las grandes potencias modificaron el tratado
en el Congreso de Berlín cuatro meses más tarde. Consecuencia del tumulto bélico de los Balcanes en esos
momentos, y merced a la Convención de Chipre de 1878, Gran Bretaña pasó a gobernar la isla de Chipre (isla
de población predominantemente griega), a pesar de que ésta mantuvo la soberanía otomana hasta 1914.
Por todos estos acontecimientos, el Entente de los tres emperadores queda herido ya que no puede superar las
diferencias existentes entre Rusia y Austria-Hungría en los Balcanes y dejó de ser efectivo. BisMARCK se ve
precisado a montar otro mecanismo diplomático.
12.4.2
Segundo sistema bismarckiano (1879-1887)
Cronológicamente, el nuevo sistema de alianzas se apoya en tres acuerdos principalmente, aunque en conjunto
abarca varios tratados y una serie de alianzas indirectas:
a) La Dúplice, Alianza defensiva austro-húngaro-alemana de 1879: ayuda mutua en caso de
agresión de Rusia y neutralidad si hay conflicto con otra potencia. Se renovaría sin cambio alguno hasta
1914.
b) Segundo Acuerdo de los Tres Emperadores de 1881: entre Austria-Hungría, Rusia y Alemania.
Neutralidad en caso de ataque de otra potencia. Reconoce Bosnia-Herzegovina como zona de influencia
austríaca, a cambio de Crimea.
c) Tratado de la Triple Alianza defensiva de 1882: entre Austria-Hungría, Alemania e Italia. Se
comprometen a ayuda mutua en caso de ataque francés o bien de dos potencias, así como de neutralidad
si es una de ellas la que ataca. Se renovaría sin cambio alguno hasta 1914.
d) Triple Alianza defensiva de 1883: entre Alemania, Austria-Hungría y Rumanía.
La estructura del sistema era de por sí inestable, ya que se apoyaba en tres pilares, cada uno de los cuales
resultaba imprescindible para el equilibrio del conjunto, de forma que la ruptura de uno de ellos bastaba para
provocar el derrumbamiento total. Estos tres pilares eran:
a) La Triple Alianza de 1882
b) El acercamiento de Gran Bretaña
c) La cooperación de Rusia
Por otra parte BISMARCK solo atendía al juego diplomático-político, pero en estos momentos de la historia
comenzaban a pesar demasiados aspectos de tipo económico, los sentimientos nacionales y la influencia de la
opinión pública. Por otra parte, el carácter “secreto” de todos los tratados, introdujo en la política internacional altas
dosis de desconfianza.
12.4.3
Tercer sistema bismarckiano (1887-1890)
Se incrementa todavía más la tensión franco-alemana. No resulta fácil discernir si el juego de alianzas alcanzado
por BISMARCK significaba el apogeo de su habilidad diplomática o la evidencia de la fragilidad de su sistema. En
1987 se producen:
a) Acuerdos Mediterráneos de 1887: entre Alemania, Austria-Hungría, Italia, Gran Bretaña y España,
destinados a frenar las pretensiones francesas en Egipto y rusas en Bulgaria, respetando el statu quo del
Mediterráneo.
b) Acuerdo ultrasecreto de reaseguro de 1887: entre Alemania y Rusia. Por 3 años, a cambio de la
neutralidad rusa en caso de ataque de Francia a Alemania, Alemania prometía apoyo a la política rusa en
los Balcanes. De esa forma se mitiga el miedo alemán a una guerra a dos frentes.
El Tratado de Reaseguro con Rusia contradecía a la Dúplice y a los Acuerdos Mediterráneos.
En esos meses, en Francia se producen nuevos acontecimientos políticos significativos. Con la subida al poder en
1886 en el Ministerio de Defensa del general nacionalista George Ernest Jean Marie BOULANGER (1837-1891) se
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 142 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
propició una agitación nacionalista en la frontera con Alemania ( boulangerismo62) y Gran Bretaña tuvo que
intervenir para evitar la guerra. En 1887, BOULANGER fue enviado a la reserva con la idea de neutralizar el conflicto,
lo cual no hizo sino avivarlo debido a sus fuertes bases populares. Expulsado del Ejército en mayo de 1888 se
presenta a las elecciones generales y en enero de 1889 es elegido diputado. Poco después el Gobierno francés
publicó una autorización para su detención por conspiración y traición. El 1 de abril él escapó de París antes de que
pudiera ser ejecutado, yendo primero a Bruselas y luego a Londres. Se suicidó en Bruselas en septiembre de 1891.
Al mismo tiempo que se produce el boulangerismo en Francia, se establece una tensión creciente entre Rusia y
Austria-Hungría al apoyar ésta como nuevo monarca de Bulgaria a Fernando DE SAJONIA COBURGO, el cual era
rechazado por los rusos.
En este escenario internacional la maraña de alianzas promovidas por BISMARCK, y las complicaciones que las
mismas desencadenaron, favorecieron la caída del canciller en 1890 promovida por el nuevo káiser Guillermo II. La
consecuencia inmediata fue la no renovación del Tratado de Reaseguro y el acercamiento de Rusia a Francia con la
que formará la Alianza franco-rusa63 en que entró en vigor en 1893.
En adelante, Gran Bretaña no se comprometió con ningún Estado pero inició una fase de aproximación a Francia.
De igual modo, la carrera armamentística se inició y el enfrentamiento imperialista centró toda la atención política
internacional. A partir de 1905 todos los dirigentes políticos europeos de la época de BISMARCK habían cambiado. A
partir de entonces los focos de conflicto fueron dos:
a) Norte de África: a través de la Weltpolitk, Alemania hace un giro en este terreno y defenderá los
derechos de España en Marruecos para perjudicar a Francia.
b) Península Balcánica: en esta zona priman los intereses nacionalistas y económicos de todas las partes
implicadas. Rusia necesita una salida al mar lo mismo que Austria. Francia y Gran Bretaña tienen
intereses económicos (ferrocarril y créditos). Y diversos pueblos de la zona sometidos al Imperio otomano
reclaman su libertad.
12.4.4
La política de Bismarck en el debate historiográfico
La mayor parte de los historiadores que se han ocupado de la diplomacia bismarckiana han reducido su política a la
famosa frase del político prusiano que aconsejaba intentar “ser uno de tres en un mundo gobernado por el inestable
equilibrio de cinco”. Se destaca su espíritu práctico, la libertad ante las exigencias morales y la movilidad de su
política exterior. Otros historiadores han afirmado que BISMARCK, más que querer ser uno de tres en un mundo de
cinco, lo que deseaba realmente era convertirse en el núcleo director de toda la política europea.
El historiador estadounidense William Leonard LANGER (1896-1977), en su European Alliances and Alignments.
1870-1890 (1931), afirma que BISMARCK fue un gran maestro de ajedrez que dominaba el tablero no para resultar
victorioso en una guerra futura sino para conservar la paz. Desde su punto de vista, sin la política realista de
BISMARCK la Historia de Europa no se hubiera beneficiado de los 20 años de relativa paz que siguieron a la
proclamación del Reich alemán.
BISMARCK empequeñeció pero no consiguió eliminar ni a sus aliados ni a sus rivales; unos y otros no siempre le
necesitaron y no siempre apreciaron sus consejos, sus amenazas o sus halagos. BISMARCK no era un pacifista ya
que nunca rechazó de entrada las ventajas de una guerra limitada entre dos potencias europeas.
Por otra parte, al evaluar la talla de BISMARCK como estadista no debemos olvidar la desgraciada influencia de sus
características personales: su naturaleza emotiva, su excitabilidad y su carácter vengativo; se encontraba siempre
mal de los nervios; solo le tranquilizaba el reto de las crisis extremas y tantos años en el ojo del huracán terminaron
por desgastar todavía más su sistema nervioso. Los historiadores han reconocido siempre los efectos adversos de
su carácter vengativo sobre la política interior pero se han mostrado poco dispuestos a tenerlo en cuenta en su
política exterior. Sin embargo, algunos casos bien conocidos como la inútil vendetta que desplegó contra
GORCHAKOV, canciller ruso desde 1867 y Ministro de Exteriores desde 1856 –una verdadera guerra fría personaldemuestran la importancia negativa que tuvo su personalidad en su política.
En el fondo, los límites de la diplomacia bismarckiana son evidentes. Según el historiador francés René GIRAULT
(1929-1999) fue un hombre de Estado muy hábil que supo construir sistemas políticos coherentes y eficaces al
hacerlos reposar sobre dos bases sólidas: la geopolítica y la ideología. Entendió que la geografía imponía a
Alemania la necesidad de evitar la guerra en dos frentes (Francia e Imperio ruso) y que el Mediterráneo era una
zona de perpetuo conflicto por la presencia permanente de franceses, italianos y británicos. Su mayor problema es
la colisión de intereses balcánicos entre Austria-Hungría y Rusia. Su ideología conservadora, garante del status quo
62
Movimiento de masas promovido por el general BOULANGER surgido en torno a un discurso demagógico de tipo populista que
incluía la manipulación del sentimiento de revancha frente a Alemania y que aglutinó a conservadores monárquicos,
bonapartistas, nacionalistas y militaristas de todo tipo.
63 Firmada por el zar Nicolás II y el Presidente POINCARÉ
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 143 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
territorial, ayudó a endemoniar a una Francia pretendidamente revolucionaria a ojos de casi todos los demás,
aunque en el fondo sus posturas se inspiraron siempre en intereses nacionales.
Estos dos polos, que le resultaron tremendamente oportunos y eficaces, fueron insuficientes en la última década del
s. XIX ante el impacto internacional de los movimientos nacionalistas y las grandes transformaciones económicas
que impulsaba el gran imperialismo, que sacaron a la palestra nuevos territorios de un apabullante crecimiento
económico. En su desdén a los nacionalismos y su menosprecio hacia las consideraciones económicas y
financieras encontramos los orígenes de su ocaso político.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 144 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Tema 13. La Primera Guerra Mundial y los tratados de paz
13.1 La Primera Guerra Mundial
13.1.1
Caracterización y etiología
La Primera Guerra Mundial se convirtió en un enfrentamiento global, pero tuvo su origen en Europa, rompiendo un
siglo de paz. Desde la derrota de Napoleón en 1815 ningún conflicto general había implicado seriamente a las
grandes potencias. La paz era un fenómeno moderno y Europa no había conocido nada comparable a la gran paz
que finalizó en 1914. Sin embargo, los gobiernos y los ciudadanos europeos estaban acostumbrados a hipotéticas
guerras imaginarias, en escenarios pensados por los Estados Mayores y por una literatura comercial futurista que
proliferó en las décadas anteriores a 1914. Además, las convenciones y rituales de la guerra eran familiares a los
europeos, y la memoria de conflictos previos estaba integrada en su cultura.
No obstante durante el s. XIX hubo cinco conflictos limitados en Europa:
a) La guerra de Crimea (1853-56)
b) La guerra de Italia (1859)
c) La guerra de las Siete Semanas austro-prusiana (1866)
d) La guerra franco-prusiana (1870-71)
e) La guerra ruso-turca (1877-78)
En el exterior de Europa sucedieron guerras más sangrientas que las anteriores:
a) La guerra de Secesión (1861-65) se cobró 600.000 vidas (frente a las 400.000 de Crimea)
b) La rebelión de los Taiping en China (1850-64), con al menos 20 millones de muertos.
c) Las dos guerras anglo-bóer (1880-81; 1899-1902)
d) La guerra ruso-japonesa (1904-1905)
e) La guerra italo-turca (1911-1912)
f) Las guerras balcánicas (1912-1913)
Las décadas de preguerra estuvieron salpicadas de crisis diplomáticas, cuando las potencias chocaban en temas
que juzgaban de su incumbencia, y los estadistas debatían sobre si alcanzar un compromiso o luchar. Una de estas
crisis acabó desencadenando la guerra, cuando el heredero al trono austro-húngaro fue asesinado por un activista
serbobosnio en Sarajevo. Pero, ¿basta el asesinato de Francisco Fernando para explicar el inicio de tan nefasta
contienda?
La eliminación de la escena internacional del canciller BISMARCK y la asunción por parte del káiser Guillermo II de la
política exterior alemana (Weltpolitik) dio un vuelco al papel de esta potencia en el mundo. Coincidente con este
hecho se evidenció otro asunto no menos importante: Rusia cambiaba de rumbo y roturaba su aproximación a
Francia.
Desde 1894 y hasta 1914 las grandes potencias se cuidaron de alterar el status quo en Europa, instalado en la
temeridad del complejo juego de alianzas, la disponibilidad de ejércitos de talla considerable y un escenario donde
todos juntos eran demasiados. Se creyó que un disuasivo de esa magnitud funcionaría con éxito siempre y el caso
es que lo logró durante 10 años. Tras ese lapso de tiempo inicial, cada vez fue más patente la necesidad de
presencia de alguna clase de autoridad central.
El concierto europeo surgido tras el Congreso de Viena de 1815, aunque mal definido como autoridad
internacional, había mantenido la paz en Europa, coincidiendo con la coyuntura de la modernización económica.
Más tarde, el sistema de alianzas bismarckianas, aunque con inevitables objetivos de paz, condujo al continente
hacia un periodo de violencia y temor y el equilibrio se tornó en equilibrismo. A partir de 1890, el Imperio alemán de
BISMARCK se disuelve. El nuevo káiser Guillermo II y sus consejeros estuvieron ansiosos por demostrar su
independencia respecto a las ideas del viejo canciller y tomaron otra dirección. Esto les llevó a tener que responder
a la emergencia de un sistema de contra-alianzas.
El primer paso lo dio la Convención militar franco-rusa de 1892, que se convirtió en una Alianza completa en
1894. Subsiguientes acuerdos, con Gran Bretaña como protagonista en casi todos, fueron:
a) La Alianza estratégica de Gran Bretaña con Japón en 1902
b) El Acuerdo secreto entre Francia e Italia en 1902
c) La Entente franco-británica de 1904
d) La Convención anglo-rusa de 1907
e) La Triple Entente de 1907 (Francia, Rusia, Gran Bretaña)
Alemania se sentía cercada por este sistema de alianzas en los que no participaba; al mismo tiempo, era
postergada en el reparto colonial, al que había llegado tarde. Francia mantenía viva la reivindicación de AlsaciaLorena.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 145 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Las rivalidades económicas fueron decisivas para crear antagonismos pues el desarrollo capitalista implicaba pugna
de intereses. No obstante, en los territorios coloniales la tónica fue llegar a acuerdos. Las tesis marxistas son las
que más han insistido en los factores económicos del proceso que generó en la Gran Guerra. Fueron muy
importantes en esta línea los estudios de LENIN. Estos demuestran cómo, una vez repartido el mundo, el sistema
capitalista de producción parece afirmarse con una rápida expansión de capitales y mercados. Esto dio fuerte
estabilidad política interna a los países pero también generó un exceso de capital y un celo individualista que les
llevó a la rivalidad económica. De ahí a la guerra quedaba solo un paso.
Según el investigador para la paz Ekkehart KRIPPENDORF (1934- ), el desarrollo del proceso económico capitalista no
fue uniforme y algunos países de la Europa central y oriental sufrieron tensiones internas derivadas del desequilibrio
de rentas. La lucha de clases se expresó mediante una efervescente descentralización política que constituyó un
fundamento añadido de los nacionalismos. Desde este punto de vista, la posibilidad de una guerra daría cohesión
interna a la lucha política y tal lucha de clases encubierta quedaría aparentemente oculta tras el carácter
internacional que casi de inmediato adquiriría el conflicto. Así, la Primera Guerra Mundial es considerada por esta
escuela como una consecuencia de las contradicciones del sistema capitalista.
También hay que tener en cuenta los intereses de la industria armamentística. La Paz Armada (1870-1914) –las
naciones se hallaban en conflicto sin estar en guerra- fue una de las causas más notorias de la Gran Guerra. Las
continuas tensiones entre Estados a causa de conflictos tanto nacionalistas como imperialistas dieron lugar a que
cada Estado destinara gran cantidad del capital estatal a la inversión en la industria de armamento y al fomento del
Ejército. Todo este excesivo gasto militar desembocaría a corto plazo en un complejo sistema de alianzas ya
mencionado y a la larga en quiebras nacionales o en una guerra. Paz armada es un notable oxímoron (términos
contradictorios).
La obra del historiador francés Jacques DROZ (1909-1998), Causas de la 1ª Guerra Mundial, Ensayo
histórico-gráfico, nos muestra la etiología multifactorial de este atroz y descomunal episodio. En resumen, sería
posible admitir una combinación de factores:
a) Crisis del sistema capitalista en lucha por el control de los mercados mundiales
b) Crisis de antiguos imperios: naciones emergentes versus naciones moribundas
c) El desarrollo de los nacionalismos
d) Anquilosamiento de los sistemas bismarckianos en las RR.II. al desaparecer su impulsor principal en
1890.
e) La carrera armamentística y el desarrollo tecnológico en una sola dirección, ante la desconfianza
mutua entre las naciones europeas
f) La entrada de nuevos actores en el concierto internacional: movimiento obrero, fuerzas de producción
transnacionales
g) La Weltpolitik alemana de Guillermo II, en referencia a su impulso de expansión económica
internacional y su gran idea de nación líder
Todo ello recuerda a la teoría de la decadencia de Occidente del filósofo y matemático alemán Oswald SPENGLER
(1880-1936), referida a la crisis mortal de la vieja Europa. El proceso del gran imperialismo le llevó a la
consideración global del planeta, visión que solo Gran Bretaña tuvo desde el s. XVII. Este proceso de cambio no fue
sosegado y progresivo sino violento y dramático y Europa perdió la batuta del concierto histórico mundial. Tal y
como nos muestra el historiador británico Arnold Joseph TOYNBEE (1889-1975), hasta la Primera Guerra Mundial la
Historia había sido la “Historia de Occidente”. Las otras civilizaciones y su propio devenir estaban aisladas en el
furgón de cola. A partir de la Gran Guerra nada volverá a ser como antes.
13.1.2
La situación política prebélica
Los sistemas bismarckianos habían acabado formando en Europa dos bloques militares con carácter defensivo:
a) La Triple Alianza de 1882 (Imperio alemán, Imperio austro-húngaro e Italia). Ésta última no cumplió sus
compromisos cuando estalló la Gran Guerra y en principio se mantuvo neutral hasta intervenir más tarde
como miembro del bando contrario. A lo largo del conflicto nuevas potencias se adhirieron a este bloque:
Turquía (octubre de 1914) y Bulgaria (octubre de 1915).
b) La Triple Entente de 1907 (Francia, Rusia y Gran Bretaña)64. Se conoce también con el nombre de los
“aliados”. Los precedentes de esta liga hay que buscarlos en la “Entente Cordiale” de Francia y Reino
Unido, instituida en 1904.
64
Durante el conflicto se incorporaron Bélgica (atacada por Alemania); Japón (agosto de 1914) aspirante a arrebatar a Alemania
sus colonias del Pacífico y sustituir su papel de potencia imperialista en China; Italia (mayo de 1915); Rumanía (junio de 1916),
Portugal (marzo de 1916); Estados Unidos (abril de 1917); Grecia (junio de 1917); también fue el caso de China y varios
estados latinoamericanos.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 146 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Eran sistemas rígidos y el dispositivo bélico estaba concebido para activarse ante cualquier contingencia, lo que
podía transformar un conflicto local en guerra general.
En 1906 las diferencias que se airean siguen siendo colonialistas. Estas se refieren sobre todo al norte de África y a
los Balcanes. En la primera priman cuestiones de expansión política hacia territorios próximos, bien porque eran
necesarios como bases de aprovisionamiento o bien como asentamiento humano y económico. Este aspecto fue
especialmente crucial para Estados que por razones de política interna –como Italia y Alemania- habían llegado
tarde al reparto colonial y ahora lo necesitaban para albergar sus excedentes de población y sus capitales,
encontrándose desplazados por las grandes potencias europeas. Las crisis de Marruecos y de los Balcanes
fueron el preludio de la Gran Guerra.
La cuestión de Marruecos constituía un resto del imperialismo del siglo anterior, en el que Alemania exigía
participación comercial frente a una Francia controladora de casi todo el Norte de África. A ello se suma la rivalidad
entre Francia y España, ambas con intereses tradicionales en la zona. Como indica el historiador español Julio
SALOM COSTA, España era un país en situación amistosa con Alemania desde los sistemas bismarckianos, mediante
tratados secretos militares y económicos. La defensa de los intereses españoles podría propiciar la presencia
indirecta alemana en la zona, especialmente en el puerto de Tánger, reclamado como base internacional de libre
comercio.
En medido de esta política de guerra fría entre una nación y otra, Alemania no calculaba hasta qué punto Gran
Bretaña podía apoyar a Francia en caso de conflicto. La política exterior británica mantenía su sistema de “balance
of power” y de fijación de objetivos selectivos limitados; por ello la Alemania del canciller príncipe Bernhard von
BÜLOW (1849-1929) y el káiser Guillermo II no previeron en su provocación la posible participación británica.
El llamado polvorín de los Balcanes es y ha sido un complejo fenómeno en el que lo más esencial arranca de la
pervivencia en la Europa del s. XX de una infraestructura medieval: su política, sociedad, economía están
completamente disociadas del resto de Europa. No hay burguesía, la tierra es la base de una economía de
subsistencia y se desconoce la revolución agrícola e industrial. Se trata de un territorio sometido al Imperio otomano
desde un poco antes del Renacimiento; pero los turcos no se mezclaron apenas con los pueblos nativos a causa de
barreras ideológicas y étnicas muy poderosas. La población autóctona acabó aceptando su dominio ya que se le
permitió mantener su religión, mayoritariamente ortodoxa, así como sus costumbres locales todo ello a cambio de
una fuerte presión fiscal. Tal circunstancia oprimía económicamente la zona e impedía su desarrollo político.
En un momento dado este equilibrismo precario se desajusta, fundamentalmente a partir de la independencia de
Grecia y la inoculación del liberalismo en la zona. Ello provocará una desestabilización de toda el área geográfica de
la Europa del Este y propicia una difícil situación política y social que se verá ahogada en sangre en numerosas
ocasiones.
Estos pueblos balcánicos conservaron sus lenguas, con diferencias dialectales, y su escritura (cirílica u occidental).
La configuración geográfica fraccionaba considerablemente el terreno, existiendo serias diferencias regionales; tal
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 147 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
vez la región de Sarajevo era la más desarrollada. Esta heterogeneidad y variedad geográfica determinarán que el
movimiento revolucionario sea centrífugo y no centrípeto, como había ocurrido en Alemania e Italia. Desde el logro
de la independencia de Grecia en 1830, el resto de la población sometida del área otomana desplegó un fuerte
nacionalismo en defensa de sus raíces históricas, aunque no lo desarrolló en torno al eslavismo que hubiera podido
unirlos sino de un modo más regionalista, múltiple y fraccionado.
Para el logro de sus fines, los más activistas –que en su mayoría eran descendientes de antiguos clanes nobiliarioshabían buscado en el s. XIX el apoyo de las naciones vecinas con ejército suficiente para enfrentarse al turco. A
Austria el interesaba la zona por motivos defensivos, Rusia los consideraba casi hermanos por su origen eslavo
además de que buscaba ansiosamente una salida al mar, Italia los tenía en frente y consideraba que debía vigilarlos
y Francia veía allí un buen lugar para instalar el negocio del ferrocarril.
Estos fenómenos independentistas generaron dentro del área grandes desplazamientos de población de diferentes
nacionalidades y religiones que luego se convirtieron en focos de conflictos étnicos marcados. La vigencia de una
concepción política cesaropapista65 de raíz bizantina medieval implicaba fuertes choques de convivencia que aún
hoy perviven.
A esta situación se superpuso el interés de las potencias europeas, por motivos económicos, para controlar la zona.
Para aquellos que lograsen la influencia sobre la zona les supondría también poseer el control del Mediterráneo
oriental.
Entre 1906 y 1914 se produjeron cuatro crisis prebélicas en las que las respectivas naciones se lanzaron
ultimátums y se amenazaron mutuamente con la guerra. Sin embargo, la moderación reinó en un principio
estallando el conflicto en la segunda década del siglo. Estas crisis prepararon un ambiente belicista entre la
población y los políticos que sucesivamente airearon también sus diferencias en las Parlamentos y a través de la
prensa. La última de estas crisis fue la que provocó la chispa que encendió la llama. Estas crisis se sucedieron de
manera alternativa en los espacios geográficos mencionados, norte de África y los Balcanes. Fueron las siguientes:
a) 1ª crisis: 1905. Primera crisis marroquí. Alemania defiende la independencia de Marruecos y la
condición de puerto libre de Tánger. Francia exige sus derechos sobre la zona y entra en conflicto de
Protectorado español en Marruecos (1912-1956)
intereses con España. Se convoca la Cumbre de Algeciras de 190666 en la que se reconoce la
supremacía de Francia en la cuestión de Marruecos, pero se admite un área de influencia para España.
65
Césaropapismo es un término político y religioso referido a las relaciones entre Iglesia y Estado, que identifica o supone la
unificación en una sola persona de los poderes político y religioso.
66 En ella participaron numerosas potencias y se logró aliviar transitoriamente el riesgo de conflicto. Se admitió la formal
independencia de Marruecos bajo la soberanía del sultán Muley HAFIZ, pero en realidad el territorio se mantuvo bajo la tutela
francesa. En correspondencia se permitió el libre comercio a todas las potencias. España consiguió mantener sus aspiraciones
sobre el norte de la cordillera del Rif y organizó formalmente el área como protectorado en 1912; Francia lo había hecho poco
antes con sus territorios.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 148 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
b)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
2ª crisis: 1905-1908. Austria-Hungría ocupa Bosnia-Herzegovina. Bosnia y Herzegovina eran
territorios con mayoría musulmana que habían permanecido bajo dominio turco hasta 1877. A partir de
entonces pasaron a depender administrativamente de Austria-Hungría que finalmente, en 1908, los
anexionó a su imperio, provocando
la frustración de Serbia que
aspiraba a integrarlos dentro de la
Gran Serbia (futura Yugoslavia).
Ésta pide ayuda a Rusia que
desplaza tropas a Rumanía. Austria
exige la retirada de estas tropas, la
cual se produce y provoca un
acercamiento entre Rusia y
Francia.
c)
d)
e)
3ª crisis: 1911. Segunda crisis
marroquí. Los franceses avanzan
por la zona del Protectorado
español de Fez y Mequinez y se
produce una protesta germanoespañola al entender que Francia
había transgredido los acuerdos de
Algeciras. Alemania envía un buque
de guerra (El Panther) al puerto de
Agadir como medida de presión
para hacer valer sus exigencias
territoriales. Francia, apoyada por
Gran Bretaña, se doblegó
finalmente a las pretensiones
germanas cediendo parte del
Congo a cambio de gozar de total libertad de acción en Marruecos. El resultado fue una exacerbación de
los ánimos nacionalistas franceses y alemanes.
4º crisis: 1912. Primera guerra balcánica. Esta contienda enfrentó al bloque compuesto por Serbia,
Bulgaria, Grecia y Montenegro67 (secundados por Rusia) contra Turquía y Austria para que Turquía se
retire de la zona. Derrotada Turquía, ésta se retira y cede a Bulgaria una salida al mar Egeo. Se firma el
Tratado de Londres de 30 de mayo de 1913, que determina los ajustes territoriales ocurridos en la
península de los Balcanes.
5ª crisis: 1913. Segunda guerra balcánica. Los que fueron aliados en la primera guerra balcánica se
enzarzaron en una lucha entre sí: Bulgaria atacó a Serbia, a Grecia y a Montenegro con el objetivo de
anexionarse los territorios abandonados por Turquía. Ésta última, junto a Rumanía se unió a Serbia y a
Grecia. Bulgaria fue derrotada y los territorios en disputa pasaron a Serbia. A partir de entonces el objetivo
de Serbia fue alcanzar el rango de gran potencia de la zona (Gran Serbia), aspiración que quedó
ensombrecida por el Tratado de Bucarest de 10 de agosto de 1913 que puso fin a esta guerra y que
reconoció a Albania como nuevo Estado. Austria-Hungría por su parte entorpeció en la medida de lo
posible los planes de Serbia de constituirse como Estado importante de la región. También hubo fricciones
entre Grecia y Albania originadas por las aspiraciones de los helenos sobre la región del Epiro (de lengua
griega) que había quedado bajo soberanía albanesa. Estas circunstancias convirtieron los Balcanes en un
auténtico polvorín que estallaría meses más tarde.
13.1.3
Estallido de la guerra
El 18 de junio de 1914 un joven serbobosnio revolucionario de 19 años, Gavrilo PRINCIP, perteneciente a la sociedad
secreta “La Mano Negra”68 asesinó al heredero al trono austro-húngaro, el archiduque Francisco Fernando, y a su
esposa Sofía CHOTEK en Sarajevo (Bosnia). El heredero era partidario de que el Imperio austro-húngaro recorriera el
camino hacia el federalismo. El extremista actuó con el consentimiento de algunos políticos de Serbia, contrarios a
la política descentralizadora del futuro nuevo Emperador.
La situación real significaba que se había atacado a un símbolo imperial y se sabía que parte de las autoridades
serbias estaban detrás del magnicidio. Austria-Hungría declaró responsable a Serbia y exigió una investigación a la
que Serbia se negó por considerarlo una injerencia en su política interna. El asesinato de Sarajevo no fue más que
67
Estos cuatro países formaron en 1912 la conocida como Liga Paneslava o Liga Balcánica. Estuvo en vigor 1 año.
Organización secreta fundada en 1811 de carácter terrorista serbio, de ideología nacionalista y que tenía conexiones con
algunos elementos paneslavos del Gobierno de Serbia.
68
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 149 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
el pretexto para un enfrentamiento planeado largamente por Alemania ( Plan Schlieffen) y por Francia (Plan
Francés XVII). La enemistad entre unos y otros había llevado tanto a alianzas como a intensos planes de guerra,
de modo que las campañas de 1914 estuvieron todas meditadas y no hubo ninguna improvisación.
Francia se consideraba superior pues contaba con un Ejército de 2.300.000 hombres y Alemania con 1.700.000.
Pero Francia desconocía el potencial armamentístico de Alemania y su sistema de reclutamiento de soldados.
El asesinato de Sarajevo puso en marcha los dispositivos de las alianzas que, si bien maximizaban la seguridad de
cada Estado, también multiplicaban el riesgo de verse involucrado en un conflicto aunque éste no le afectase de
forma directa. Si los conflictos no se liquidaban de manera rápida podían dar origen a una confrontación a escala
continental. De ello eran conscientes ambos bandos y por ello los movimientos de tropas obedecieron a planes ya
previstos.
13.1.4
Rasgos distintivos de la Gran Guerra
Varios son los rasgos distintivos de este conflicto respecto a los que le precedieron en el s. XIX:
a)
b)
c)
d)
e)
Su gran extensión: El elevado número de contendientes, la enorme extensión geográfica afectada y la
relevancia demográfica que alcanzó el conflicto, justifican el apelativo de "Gran Guerra" o "Primera
Guerra Mundial". Aunque se inició en el continente europeo, con la implicación de Austria-Hungría y
Serbia, el juego de las alianzas militares arrastró a la contienda a un creciente número de potencias.
Algunos países beligerantes (Reino Unido, Francia, etc.), poseedores de vastos imperios coloniales
pusieron en pie de guerra sus respectivos dominios, con lo que en la práctica participaron en las
hostilidades los cinco continentes. Aunque los combates más duros se desarrollaron en Europa (Bélgica y
Francia fundamentalmente), los frentes se prolongaron a lo largo de miles de kilómetros.
Su larga duración: Desde que Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914 hasta
que Alemania firmó el armisticio el 11 de noviembre de 1918, se desarrolló un conflicto bélico que superó
en duración a cuantos habían tenido lugar durante los siglos XVIII y XIX, si se exceptúan las guerras
napoleónicas. Tan sólo algunas pugnas coloniales o civiles lo sobrepasaron. La prolongación de la guerra
supuso un gran esfuerzo económico y social y ocasionó un enorme coste demográfico, psicológico y moral
que entorpecería significativamente la reconstrucción durante el largo período de posguerra.
El empleo de un sofisticado armamento : Las innovaciones tecnológicas de la segunda Revolución
industrial irrumpieron de lleno en la producción de armamentos. En poco tiempo se diseñaron y crearon
armas desconocidas hasta entonces y se perfeccionaron las empleadas en conflictos precedentes. Junto a
éstas pervivió la tradición, evidenciada en el manejo de medios de transporte antiguos (caballerías) o el
empleo de armas blancas como la bayoneta, útil en la lucha cuerpo a cuerpo en las trincheras. Tras una
primera fase de movimientos, el conflicto evolucionó hacia la estabilización de los frentes dispuestos a lo
largo de fosas excavadas en la tierra y túneles blindados de hormigón. Es la denominada "guerra de
trincheras" que dejó inmovilizados a millones de combatientes enfrascados durante meses en una lucha
de desgaste que aunaba un alto índice de bajas y una profunda desmoralización. El empleo de
alambradas con espinos, armas químicas, carros de combate, globos dirigibles, submarinos,
ametralladoras y artillería de grueso calibre dejaba desvalida a la infantería en los ataques a las líneas
enemigas. Con frecuencia cundió el desánimo entre los combatientes, hecho que se tradujo en
numerosos motines que los Estados Mayores abortaron empleando drásticas medidas represivas. Para
contrarrestar la desmoralización causada por este tipo de guerra se empleó de forma masiva y sistemática
la propaganda militar.
La masiva movilización militar y civil: la prensa y la imprenta se utilizaron para exaltar el
patriotismo y advertir sobre los peligros a los que se enfrentaba el país. Alemania desplegó una política de
exacerbado militarismo y amplios sectores de la población se dejaron arrastrar por un sentimiento de
patriótico fervor que inundó incluso las escuelas. La necesidad de efectivos para la lucha hizo que las
edades de reclutamiento forzoso fuesen ampliadas, dando lugar a la incorporación al combate de
adolescentes y hombres de edad madura. Ello repercutió en una dramática escasez de mano de obra en
la retaguardia, que se palió en parte recurriendo a la mano de obra femenina. Hasta entonces la mujer
había intervenido en actividades como la fabricación de textiles o la minería, sin embargo la inmensa
mayoría había permanecido en sus hogares, colaborando en las faenas agrícolas. La incorporación
femenina a la producción industrial sustituyendo en sus puestos de trabajo a los hombres supuso una
auténtica revolución social que se decantaría con posterioridad y revelaría su verdadero alcance con la
conquista de los derechos políticos y legales de la mujer.
El uso de la propaganda: El estallido de la guerra se vio favorecido por un ambiente de rivalidad
internacional materializado en actitudes chovinistas y en una confianza ciega en las propias posibilidades
de éxito militar. Los sectores belicistas estimularon la agresividad recurriendo al empleo de todos los
medios a su alcance, entre los que destacó la manipulación de la prensa. La duración, extensión y rigor
del conflicto debilitaron la moral, tanto de los combatientes como de la retaguardia, hecho que se intentó
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 150 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
contrarrestar mediante el despliegue de agresivas campañas de expresión patriótica en las que se
exaltaba las hazañas de las tropas al tiempo que se ridiculizaban las acciones del enemigo, calificadas por
la prensa humorística como torpes y blandas. Los medios de comunicación (prensa y radio)
pasaron a ser controlados y censurados por los Gobiernos. Éstos intentaban evitar la
desmoralización y el derrotismo, especialmente tras la crisis de 1917. Durante ese año hubo una oleada
de huelgas y revueltas fruto del malestar desencadenado por el endurecimiento de las hostilidades en el
frente occidental, como consecuencia de la retirada rusa del conflicto.
Canadá
Montenegro
Portugal
13.1.5
Las fases de la guerra
13.1.5.1. Guerra de movimientos (1914)
A partir de la chispa que supuso el asesinato de Sarajevo, y en medio de procesos diplomáticos más o menos
secretos de comunicación entre las diversas autoridades, los acontecimientos fueron los siguientes:
a) El 28 de julio Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia. Rusia, aliada de Serbia, hizo lo propio
con Austria al tiempo que puso en movimiento sus tropas hacia la frontera de Alemania, en el terreno
polaco que tenían en contencioso.
b) El 1 de agosto Alemania declaró la guerra a Rusia y dos días más tarde a Francia.
c) La invasión alemana de Bélgica y Luxemburgo, necesaria para invadir Francia, decidió a Gran Bretaña a
declarar la guerra a Alemania el 4 de agosto.
d) Por su parte Italia, alineada en el bloque de las potencias centrales, incumplió sus obligaciones con la
Triple Alianza y se mantuvo neutral (más tarde se incorporó a la guerra pero al lado de la Triple Entente).
En los dos meses siguientes, ambos bandos intentaron realizar ataques de flanqueo sobre el ala libre del enemigo
pero esto solo logró extender las líneas de ambos ejércitos hasta llegar al Canal de la Mancha y al Báltico. La guerra
pasa a convertirse en una guerra de posiciones y así nacen los frentes continuos. Lo que había empezado como un
enfrentamiento localizado se transforma en una guerra continental europea.
Esta fase de la guerra recibe el nombre de las operaciones que tuvieron lugar durante 1914, centradas en los
esfuerzos alemanes para derrotar a Francia y, una vez conseguido esto, aniquilar los ejércitos de Rusia. Durante
esta fase los alemanes emplearon una estrategia basada en rápidos movimientos con el objetivo de
sorprender a sus adversarios. Se desarrolló en dos frentes: el oriental y el occidental.
Japón decide intervenir del lado de la Triple Entente el 24 de agosto de 1914 y ocupa las posiciones alemanas en el
Pacífico con lo que corta sus comunicaciones navales.
Los ingleses y franceses declararon la guerra a Turquía para poder ayudar a Rusia. Se abre el frente turco que
termina siendo un fracaso para los otomanos y permite a los ingleses la toma de Damasco.
13.1.5.2. Guerra de trincheras o de posiciones (1915-16)
Aunque desde el punto de vista estrictamente militar existen diferencias entre ambos conceptos, seguiremos en este
punto la exposición del profesor ARTOLA que las unifica.
Esta fase de la guerra es conocida como “Guerra de trincheras” por la forma en que se desarrollaron las
operaciones militares. Fue consecuencia del fracaso de la guerra relámpago iniciada por los alemanes en 1914. En
la guerra de las trincheras apenas se avanza o retrocede y ambos bandos se hostigan continuamente. Esta
circunstancia impide concentrar el ejército en un punto e implica su dispersión y la larga duración del conflicto.
Supuso un cambio de estrategia respecto a la fase precedente y abrió paso a la guerra de frentes estables que
inmovilizó a los ejércitos en líneas de trincheras que se extendieron a lo largo cientos de kilómetros, desde el Mar
del Norte hasta Suiza.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 151 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Cabe destacar que la guerra de trincheras no obedeció a un plan premeditado. Tal estrategia nació como línea
defensiva para la separación de las fuerzas combatientes, abriéndose pequeñas zanjas en el suelo. Cuando llegó el
mal tiempo, fue necesario construir pequeñas garitas o refugios que permitieran protegerse del frío y la nieve; para
mantener el abastecimiento, se excavaron túneles que comunicaban unos sectores del frente con otros. Los
hombres del frente se conectaron con la retaguardia para facilitar su renovación y para favorecer los avances (a
veces de escasos metros). Se abrieron una, dos y hasta tres líneas de fuego. Para aumentar las dificultades, se
colocaron alambradas de espino, propias para ahuyentar al ganado, que permitían proteger de los enfrentamientos
cuerpo a cuerpo.
Los alemanes, una vez fracasada la ofensiva inicial, adoptaron una estrategia defensiva:
a) Se atrincheraron en el frente occidental tratando de proteger sus posiciones. Fueron los aliados quienes
tomaron la iniciativa durante el transcurso de 1915, lanzando ofensivas en Champaña y Artois que fueron
contenidas por los alemanes.
b) Concentraron la mayor fuerza ofensiva en el frente oriental. Según sus planes, una vez vencidos a los
rusos, llegaría el momento de derrotar a los aliados occidentales: Francia y Gran Bretaña.
c) En el frente ruso los alemanes habían alcanzado exitosas victorias.
En los Balcanes, Austria se alía con Bulgaria y ataca a Serbia por el Norte. Bulgaria ocupa Rumanía para cortar el
paso a los rusos.
En 1915, Italia cambia de bando y se une a las potencias del Triple Entente. Se abre el frente alpino. Los
italianos intervinieron frente a los austríacos por el río Isonzo cosechando grandes pérdidas. Sin embargo, ninguno
de los dos contendientes consiguió romper el frente, que permaneció casi invariable.
El nuevo escenario bélico abrió paso a una guerra de desgaste desarrollada esencialmente en territorio francés y
belga, que produjo un elevadísimo número de bajas y arruinó la moral de los soldados. Las tropas se vieron
obligadas a luchar durante meses en trincheras, en penosas condiciones, bajo la constante acción de la artillería,
rodeados de alambradas, enfangadas en terrenos infectados de roedores y sometidas a la machacona acción de las
armas automáticas y los nuevos ingenios bélicos. Se utilizaron gases asfixiantes. El cuerpo básico de la guerra fue
la infantería que precisó de máscaras de gas y granadas para hacer frente al enemigo. Estas técnicas de guerra
obligaron a luchar a los soldados en campo abierto y el frío y las enfermedades hicieron mella pronto en los
soldados.
En 1916 la guerra se intensifica destacando tres campañas:
a) Batalla de Verdún: En esta localidad francesa del nordeste de Francia se enfrentaron los ejércitos
francés y alemán entre el 21 de febrero y el 19 de diciembre de 1916. El resultado fue 250.000
muertos y 500.000 heridos entre ambos bandos. Se sucedieron violentos combates (“Infierno de
Verdún”). Los franceses resistieron al mando del general Philipe PETAIN Y Robert NIVELLE. Los
alemanes al mando del general FALKENHAYN que fue sustituido por HINDENBURG casi al final de la
contienda. El resultado es que el avance alemán falla y el territorio fue defendido por los
franceses. La batalla se popularizó por el famoso «¡No pasarán!» dicho por el comandante francés
Robert NIVELLE. En el terreno donde se llevaron a cabo los enfrentamientos se construyó un memorial
donde reposan mezclados los restos de miles de soldados de los dos países que no pudieron ser
identificados.
b) Batalla del Somme: en torno al norte y al sur del río Somme (al norte de Francia), por un frente de
40 km., se enfrentaron las fuerzas británicas y francesas contra las alemanas. Las bajas fueron de
nuevo descomunales, superiores a las de Verdún (1 millón de personas). Tan solo durante el primer
día de la batalla (1 de julio de 1916) los británicos perdieron cerca de 60.000 hombres. Duró hasta el
18 de noviembre de ese mismo año. Es difícil decidir si la Batalla del Somme fue una victoria de
un lado o del otro. Los aliados fueron contenidos con éxito y sólo lograron un avance máximo de 8
km, mucho menos de lo que tenían planeado originalmente. Sin embargo, examinando las
consecuencias de la batalla a largo plazo se puede decir que reportó más beneficios a los aliados que
a los alemanes. En palabras del historiador Gary SHEFFIELD: “La batalla del Somme no fue una victoria
en sí misma, pero sin ella la Triple Entente no habría emergido victoriosa en 1918”.
c) Batalla de Jutllandia: fue el mayor combate naval de la Primera Guerra Mundial, ocurrido en la
primavera de 1916 y llevada a cabo en alta mar frente a las costas de Dinamarca. Duró 2 días. Se
perdieron 8.500 vidas y 1.000 personas quedaron heridas. Se enfrentaron Alemania y Gran Bretaña.
La victoria táctica fue para el lado alemán pero la victoria estratégica fue para el lado británico.
De Jutlandia en adelante el grueso de la flota del káiser se mantuvo en puerto y Alemania cambió su
estrategia en favor de la guerra submarina.
En el frente oriental los rusos, tras las enormes pérdidas del año anterior, consiguieron obtener éxitos en Galitzia,
aunque los Imperios centrales reaccionaron en pocas semanas y comenzaron a apreciarse los primeros síntomas
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 152 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
de desplome en el ejército ruso que poco después sufrirá una deserción generalizada tras la cual se inicia la caída
del régimen zarista.
A finales de 1916 la guerra se ha estabilizado por completo. No hay grandes cambios territoriales respecto a
diciembre de 1914 pero sí enormes destrozos humanos y materiales. Ambos bandos están cansados y al límite de
sus fuerzas. Se decide incorporar a la población civil al llamamiento bélico para que operen en la economía de
guerra. Las mujeres sustituyen a los maridos en las fábricas (con unos salarios mucho menores) y se trabaja por y
para la guerra, reclutándose a gente cada vez más joven.
Para frenar la llegada de suministros a Alemania desde sus colonias, Francia y Gran Bretaña ocupan las colonias
africanas de Togo y Camerún, con lo cual la guerra se extiende a África.
Genocidio armenio: entre 300.000 y 1.500.000 son exterminados por las tropas turcas y la población kurda, entre
1915 y 1917.
Los submarinos alemanes recorren los océanos en misiones de espionaje o de aprovisionamiento y están en
contacto con países neutrales. Alemania toma la decisión, el 1 de febrero de 1917, de declarar adversario a todo
buque, mercante o no, que se dirija a un país enemigo. Dos días después EE.UU. rompe relaciones con Alemania.
13.1.5.3. La contraofensiva: 1917, el año clave
Durante 1917 la balanza de la guerra dejará de estar equilibrada debido a los siguientes factores:
a) Establecimiento de una economía de guerra:
1. Aumento general de los precios: crisis de alimentos que obliga a restricciones de los artículos de
primera necesidad y a la distribución de cartillas de racionamiento en ambos bandos
2. Falta de mano de obra en el campo y en las fábricas: se obliga al trabajo a mujeres y niños
3. Reclutamiento obligatorio para los hombres de 17 a 35 años
4. Recorte de libertades constitucionales
5. Se generalizan manifestaciones y huelgas
6. Inestabilidad política interna, más acusada en algunos países, con la prensa haciéndose eco de
la desolación en el frente de batalla
b) En Rusia triunfa en octubre la Revolución bolchevique: implica el cese de hostilidades en el
frente oriental y la firma del Tratado de Brest-Litovsk (marzo de 1918). El abandono ruso significó
un giro radical en el conflicto: el frente oriental quedaba libre de contiendas y ello permitió a las potencias
centrales concentrar la totalidad de sus ejércitos en el frente occidental.
c) Bloqueo submarino de Alemania a partir del 1 de febrero de 1917: provoca el caos económico
en muchos Estados aún neutrales y algunos de ellos entran en guerra de manera indirecta, bien aportando
capitales o bien mediante contratos comerciales (Latinoamérica).
d) Fin de la neutralidad de EE.UU. el 2 abril de 1917. El telegrama ZIMMERMANN69, convenientemente
aireado por la prensa, la importante caída de las exportaciones como consecuencia de la guerra
submarina y el hundimiento del carguero estadounidense Vigilantia en marzo de 1917 fueron los
detonantes para la participación estadounidense. Este país realizó envío de víveres y material bélico y
tardó seis meses en enviar unidades militares.
13.1.5.4. El desenlace (1918)
a) Unificación del mando aliado en manos del mariscal de campo Ferdinand FOLCH a partir de
julio de 1918: los aliados atacan por todos los frentes, cogiendo por sorpresa a alemanes y austríacos.
b) La alianza de las potencias centrales se rompe: Bulgaria pide el armisticio en septiembre de 1918,
al igual que Turquía en octubre y Austria en noviembre. Es el hundimiento de los Imperios centrales.
c) Estallido de revolución socialista en Alemania en noviembre de 1918. La guerra finaliza
oficialmente el 11 de noviembre de 1918.
69
El Telegrama ZIMMERMANN es un telegrama enviado por el ministro de Asuntos Exteriores del Imperio alemán, Arthur
ZIMMERMANN, el 16 de enero de 1917, al embajador alemán en México, Heinrich VON ECKARDT, durante la Primera Guerra Mundial.
En ese telegrama se instruía al embajador para que se acercara al Gobierno mexicano con una propuesta para formar una
alianza contra los EE.UU. Se trataba de persuadir al Gobierno mexicano de unirse a Alemania y atacar a EE.UU. Alemania se
comprometía a ofrecer asistencia económica y a devolverle a México los territorios de Texas, Nuevo México y Arizona, que
México había perdido en la Guerra México-EE.UU. debido a los Tratados de Guadalupe-Hidalgo en 1848.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 153 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
13.2 Consecuencias inmediatas de la Gran Guerra
13.2.1
Demográficas
Lucharon 65,8 millones de soldados, de los que murieron más de 1 de cada 8, un promedio de 6.046 hombres
muertos cada día de los 4 años que duró. Rusia fue el país más afectado con 4,7 millones de muertos y
desaparecidos entre civiles y militares (cifra que incluye la revolución bolchevique). El coste humano del conflicto,
excluyendo Rusia, rondó los 9 millones de muertos y el doble de heridos. Estas cifras superan a las de todas las
guerras habidas durante el s. XIX. Si tenemos en cuenta las pérdidas civiles, el déficit de nacimientos, la epidemia
conocida como “gripe española” y los genocidios, Europa excluida Rusia, perdió casi el 10% de los
aproximadamente 250 millones de habitantes con que contaba antes de la guerra.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 154 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
13.2.2
Económicas
La guerra supuso una destrucción material extrema. Francia y Bélgica fueron los países más afectados pues los
combates más violentos se desarrollaron en su territorio. Igualmente fueron duramente castigadas Rusia y la región
fronteriza entre Italia y Austria.
La riqueza de los Estados sufrió un dramático descenso:
a) Francia perdió más del 30%
b) Alemania cerca del 25%
c) Reino Unido el 32%
d) Italia el 26%
e) EE.UU. se vio menos afectado y su economía se colocaría a la cabeza del mundo
Al término de la guerra fue necesario reconvertir las industrias que habían estado destinadas durante años a la
producción de guerra. El proceso fue lento y se vio entorpecido por una crisis que se alargó hasta 1924. La
"economía de guerra" dislocó el sistema productivo y eliminó de la política económica los principios del liberalismo.
La tendencia se consolidó durante la posguerra fruto de las políticas de los gobiernos de izquierda,
especialmente los socialdemócratas. El intervencionismo económico del Estado fue la pauta seguida durante
el período de entreguerras salvo en el caso de EE.UU., hasta la llegada a la presidencia de F. D. ROOSEVELT.
El gasto bélico se financió en parte acudiendo a las reservas de oro y al endeudamiento mediante la emisión de
deuda pública, complementado con el recurso a créditos exteriores, especialmente de origen estadounidense. Se
recurrió a la fabricación del papel moneda, lo que provocó una fuerte inflación, agravada en la posguerra por
el desequilibrio entre demanda y producción.
Sin embargo hubo países a los que la guerra benefició económicamente . En primer lugar aquellos que
habían permanecido neutrales durante el conflicto y se habían convertido en proveedores de materias primas y
alimentos para los contendientes, casos de Brasil, Argentina y España.
Pero fundamentalmente la guerra consolidó el crecimiento de dos grandes potencias: EE.UU. y Japón, cuyo
comercio experimentó un aumento sin precedentes en detrimento de las potencias tradicionales de Europa, que
perdieron sus mercados exteriores y vieron cómo su espacio económico se fragmentaba. EE.UU. prestó importantes
cantidades de dinero a los aliados y les suministró abundante material bélico, bienes de equipo y víveres. Se
convirtió en el mayor acreedor (más de 250 mil millones de dólares) de los países europeos, que en adelante
entraron en una estrecha dependencia de los créditos norteamericanos para hacer frente a la reconstrucción
económica. El dólar se convirtió, junto a la libra esterlina, en el principal instrumento de cambio en las transacciones
internacionales y la Bolsa de Nueva York consiguió el liderazgo mundial.
13.2.3
Políticas
A consecuencia de esta guerra cayeron cuatro Imperios -el alemán, el austro-húngaro, el ruso y el otomano- y tres
grandes dinastías, los HOHENZOLLERN, los HABSBURGO y los ROMANOV. En su lugar nacieron repúblicas: se
confirmaba el final del Absolutismo Monárquico en Europa.
La revolución bolchevique, acaecida durante la guerra, marcaría un hito en la historia de la humanidad por ser la
primera que dio como resultado el nacimiento de un Estado comunista, que jugaría un papel determinante en la
historia del s. XX.
Los antiguos Imperios austro-húngaro, otomano y ruso sufrieron grandes pérdidas territoriales, de donde surgieron
nuevos Estados: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Yugoslavia, Checoslovaquia y Hungría. Alemania
perdió Alsacia y Lorena, que pasaron a manos francesas, así como todos sus territorios ultramarinos. El Imperio
otomano se desintegra y aparecen los países del Cercano Oriente, como Siria, Iraq, Líbano, Palestina y
Transjordania, que quedarán bajo mandato inglés o francés.
13.2.4
Sociales
La incorporación de la mujer al sistema productivo durante el conflicto rompió el monopolio que hasta entonces
habían ejercido en él los hombres, alterando con ello los esquemas tradicionales de desarrollo del capitalismo.
Durante la guerra, la mujer adquirió conciencia de su capacidad para desarrollar las habilidades de los hombres y
demandó un creciente protagonismo en el mercado laboral.
Las clases medias salieron empobrecidas del conflicto, en tanto que surgieron nuevas fortunas relacionadas con la
producción de armas y la especulación de víveres. Las masas obreras sufrieron una importante pérdida del poder
adquisitivo de sus salarios a causa de la inflación y fueron protagonistas de una intensa agitación laboral,
concretada en una oleada de huelgas que se hicieron eco de la revolución bolchevique rusa.
Un país especialmente sensible a la crisis y a la agitación social fue Alemania, obligada tras los tratados de paz a
indemnizar a los vencedores con ingentes sumas de dinero.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 155 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
13.2.5
Ideológicas
La sociedad de la posguerra fue presa de una profunda crisis de conciencia. Las secuelas del conflicto llevaron al
cuestionamiento de los modelos político, social y económico imperantes desde inicios del s. XX. El imperialismo que
partía de supuestos europeocentristas, significando a la civilización occidental como superior a las restantes, fue
puesto en tela de juicio por los pueblos colonizados que, valiéndose de un incipiente nacionalismo, comenzaron a
reivindicar su independencia.
Surgió un peculiar tipo social: el del inadaptado a la paz y nostálgico de la guerra, que constituyó el soporte de
movimientos nacionalistas revanchistas y radicales que progresaron durante el período de entreguerras. Muchos
excombatientes quedaron excluidos de la vida laboral y fueron presa de un profundo desánimo al considerar que la
sociedad los había excluido sin el reconocimiento de su esfuerzo y sacrificio. Hubo colectivos que no aceptaron el fin
de la guerra y denunciaron los tratados de paz, hecho especialmente significativo en Alemania donde HITLER
denunció lo que consideraba injusta supeditación de su país a los tratados de paz.
La pérdida de valores humanistas se reflejó en el arte, la literatura y la música y sirvió de empuje a movimientos
como el expresionismo y el surrealismo.
Las ideologías triunfantes en la guerra son el liberalismo democrático y el idionacionalismo (nacionalismos
románticos que identificarán nación y pueblo y mitificarán su historia, sus leyes y fueros, sus costumbres, su lengua ) que
obtiene unas bases territoriales en sus países, y se afianza ideológicamente.
Francia se erige como la gran potencia, cuyas instituciones serán imitadas por los nuevos países .
Se afianza la democracia liberal parlamentaria en todo el mundo. Los sindicatos tienen un auge importante y se
tiende a la reforma social y a la revolución.
13.2.6
Las indemnizaciones de la Gran Guerra
Los países vencedores declararon a Alemania responsable del conflicto; las condiciones de paz impuestas fueron
muy duras. Junto a las pérdidas territoriales, Alemania hubo de pagar grandes sumas de dinero (269.000 millones
de marcos-oro) en concepto de indemnización entre 1921 y 1925. Además hubo de ceder la mayor parte de su
marina mercante, junto con material industrial diverso (locomotoras, vagones, cables submarinos, etc.).
La cuestión de las indemnizaciones envenenó las relaciones franco-alemanas durante toda la posguerra y
representó un freno decisivo para la reconstrucción de la economía germana, lastrada -entre otros- por el problema
de la hiperinflacion. En 1923 Alemania suspendió unilateralmente sus pagos a Francia y ésta invadió la
cuenca del Ruhr70 como represalia, dando lugar a un gravísimo incidente internacional. Más tarde, ante la
imposibilidad alemana de pagar la deuda en los términos impuestos por el Tratado de Versalles, la cuantía fue
revisada y, finalmente, rebajada.
Gracias al Plan Dawes71 y a los Acuerdos de Locarno72, Alemania pudo salir de la crisis en que la habían
sumido las obligaciones con los aliados, pero eso ocurriría ya a partir de 1924.
13.3 La Conferencia de París de 1919 y los Tratados de paz
La Conferencia de Paz de París sería el foro en que se habilitaría un complejo mecanismo para diseñar el
nuevo sistema internacional, sancionando el reciente equilibrio resultante de la Primera Guerra Mundial. La
conferencia habría de resolver las necesidades inmediatas de Europa para su reconstrucción, establecer el naciente
mapa político de Europa y decidir el futuro de las posesiones territoriales. Participaron un total de 32 Estados y unos
mil delegados, de los que se excluyeron los países que componían los Imperios centrales: Alemania, Turquía,
Bulgaria, Austria y Hungría. La sesión inaugural fue el 18 de enero de 1919 bajo la dirección del Comité de los
Cuatro: WILSON, CLEMENCEAU, LLOYD GEORGE y ORLANDO, aunque los que realmente dirigieron las negociaciones
fueron los tres primeros. Los cuatro representaban a EE.UU., Francia, Gran Bretaña e Italia. A partir de junio de
1919 se presentan los tratados para su firma a los países derrotados.
70
La ocupación del Ruhr entre el 11 de enero de 1923 y 25 de agosto de 1925 por tropas francesas y belgas fue la respuesta al
fracaso de la República de Weimar presidida por Wilhelm CUNO en su obligación de asumir las indemnizaciones económicas a
los aliados tras la derrota del Imperio alemán en la 1ª Guerra Mundial. El objetivo era ocupar el centro alemán de producción de
carbón, hierro y acero situado en la Región del Ruhr. Así, Francia esperaba obtener el dinero que la República de Weimar le
adeudaba.
71 Se denomina Plan Dawes al programa establecido en 1924, bajo el auspicio de los EE.UU. para conseguir que los aliados
vencedores de la Primera Guerra Mundial (sobre todo Gran Bretaña, Francia, y EE.UU.) consiguieran sus reparaciones de guerra
establecidas en el Tratado de Versalles, mientras a la vez se buscaba estabilizar la economía de Alemania y evitarle mayores
perjuicios como resultado de dichos pagos.
72 Es el nombre que recibieron los ocho pactos destinados a mantener la paz en Europa después de la I Guerra Mundial
negociados por los representantes de Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Alemania, Reino Unido, Reino de Italia y Polonia en
octubre de 1925 en la ciudad suiza de Locarno. El acuerdo fue finalmente firmado en Londres el 1 de diciembre de 1925.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 156 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La paz fue firmada al modo decimonónico, mediante una serie de tratados bilaterales que establecían las
condiciones fijadas para los países derrotados. No hubo en ella el más mínimo sentido de consenso o de concordia.
Fueron duras condiciones de paz impuestas por países victoriosos sobre países derrotados, lo que deterioró
sensiblemente el sistema internacional de los siguientes 40 años. A lo largo de la conferencia se constataron las
dificultades para armonizar el diseño de un nuevo sistema basado en el respeto de los principios liberales y
democráticos y el derecho de autodeterminación de los pueblos, así como una vertebración de los asuntos
mundiales a partir de una nueva organización internacional en la que prevalecieran los objetivos e intereses de las
potencias vencedoras. Los cuatro políticos que finalmente llevaron la batuta de las negociaciones en la Conferencia
de París desviaron las pretensiones originales por su falta de visión diplomática.
Formalmente, Alemania solicitó la paz por boca del canciller liberal Alexander Friedrich Wilhelm VON BADEN (18671929). A esta petición se adhirió la del Presidente
WILSON en nombre de la coalición aliada. Pero
EE.UU. exigió elecciones generales en Alemania
según los principios democráticos antes de
negociar la paz. Ello ocasionó la abdicación del
káiser el 9 de noviembre de 1918 y una
revolución socialista. La República sustituyó al
Imperio porque el enemigo victorioso así lo
exigía. El pueblo quería la paz y se quería evitar
una revolución como la ocurrida en Rusia. La
delegación alemana, presidida por Mathias
ERZBERGER, firmó el Armisticio en Rethondes
(Francia) el 11 de noviembre de 1918. Se produjo
un alto el fuego pero el bloqueo económico
prosiguió hasta que se firmó la paz.
En tales circunstancias, Francia exigió a los
Los cuatro: de izquierda a derecha, GEORGE, ORLANDO, CLEAMENCEAU Y WILSON
vencidos que las negociaciones se firmaran en
París, en el mismo “Salón de los Espejos” donde 50 años antes BISMARCK humilló a Napoleón III y lo obligó a
abandonar Francia.
El interés de WILSON se centró en la creación de la Sociedad de Naciones e hizo todo tipo de concesiones para
que esta idea fuese adelante. Francia estaba obsesionada con que Alemania tuviese unas dimensiones territoriales
análogas o inferiores a las suyas, así como cercarla y aislarla. Esta obsesión tozuda le permitió conseguir un tratado
defensivo anglofrancoamericano para el caso de un nuevo ataque alemán.
Los alemanes se negaron a firmar ese acuerdo impuesto, conocido como Diktat por el pueblo alemán. Pero
finalmente lo firmaron enviando a dos representantes desconocidos por el gran público. Fue el 28 de junio de
1919 cuando se firmó el Tratado de Versalles. El pueblo alemán lo recibió como una tregua provisional. Algo
similar ocurrió con los demás tratados. En los Balcanes no se tomaron suficientes precauciones para afianzar las
fronteras lo cual ocasionó una mezcolanza de nacionalidades y nuevos extranjeros sin patria definida. Toda Europa
salvo España, Holanda, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza se vería afectada por un reajuste fronterizo
caracterizado por la balcanización del continente. Según Ricardo MIRALLES,
“A falta de fronteras justas, el esfuerzo se dirigió a realizar fronteras justificadas”.
Se tomaron precauciones para dos miedos latentes en la parte de los aliados:
a) El temor al revanchismo alemán
b) La hostilidad hacia la Rusia bolchevique
El sistema internacional de Versalles supuso un salto cualitativo en la configuración de la SI
contemporánea: se introdujo una novedad fundamental que fue la vertebración orgánica de la SI a partir de
una organización universal.
Por orden cronológico en el que fueron firmados, los tratados recibieron el nombre de los diferentes suburbios de París:
a) Versalles, el firmado con Alemania
b) Saint-Germain, el firmado con Austria
c) Neuilly, el firmado con Bulgaria
d) Trianon, el firmado con Hungría
e) Sèvres, el firmado con Turquía
En estas negociaciones se esperaba mucho del Presidente demócrata WILSON. Se conocían bien sus puntos de
vista, sus famosos “14 Puntos”, expresados ante el Senado norteamericano en el año 1917. Se creía en la
posibilidad de un concierto de paz de carácter superior, basado en la libertad y la democracia, que acabase con el
sistema de Viena (Congreso de 1815) e impusiera uno nuevo en Europa. Los alemanes y los austro-húngaros
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 157 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
también lo creían y por eso depusieron al káiser Guillermo II y al emperador Carlos I de Austria y IV de Hungría.
Pero, tal y como apunta Rosario DE LA TORRE:
“La diplomacia de guerra fue un factor condicionante de primer orden para percibir los límites a la
libertad de acción de las delegaciones de la Conferencia de París”.
Los Estados de la Triple Entente, afirma MIRALLES; llegaron a
“Construir sus proyectos de manera desordenada, sobre la base de un regateo general entre las
potencias”.
El principio de autodeterminación de los pueblos, que debía ser consagrado por la Sociedad de Naciones, era una
de las nociones prioritarias sobre la que debía organizarse la nueva vida internacional. La aversión hacia el
colonialismo y la reconstrucción del mapa europeo atendiendo al problema de las nacionalidades
fue una prioridad teórica. El principio de las nacionalidades había sido utilizado como un arma propagandística
por ambos bandos, dispensando un trato diferenciado a estas minorías en función de su mayor entidad y de su
utilidad político-estratégica.
Síntoma inequívoco de la mundialización de las RR.II., estimulada por la propia contienda, las grandes potencias
extraeuropeas desempeñarían un papel inédito en una conferencia de paz junto a los europeos. Tales fueron
EE.UU. y Japón.
Japón buscaba desplazar a las potencias europeas de los mercados del Extremo Oriente y acceder desde una
posición privilegiada a las posesiones alemanas en el Pacífico.
EE.UU. fue portador de una noción renovadora y revolucionaria de las RR.II., fundada en el liberalismo, la
democracia y el capitalismo. Su propuesta planteaba una global e inédita refundación de los cimientos de la
vida internacional. El idealismo y la escrupulosa moralidad de aquel proyecto, personificado en el Presidente
WILSON, no pretendía poner solo fin a la guerra y restaurar el orden internacional sino reformar todo el sistema de
RR.II. que se había practicado durante los últimos tres siglos. Aquel proyecto liberal de organización de la vida
internacional se cimentó en un marco académico-intelectual al hilo del cual se renovaría el estudio de las RR.II. y la
propia visión del mundo.
Gran Bretaña fue, entre las grandes potencias europeas vencedoras, la que mostró un mayor grado de afinidad y
sintonía con las renovadoras tesis norteamericanas, pese a que su postura era marcadamente pragmática.
Las tesis francesas sobre el orden de la posguerra se encontraban en las antípodas del idealismo wilsoniano; su
posición del sistema internacional de posguerra girarían en torno a la obsesión por su seguridad y su determinación
en evitar por todos los medios el revanchismo alemán, sin descuidar sus ambiciones ultramarinas.
Por último, Italia, la más débil de las grandes potencias aliadas, afrontó las conversaciones de paz con el ánimo de
coronar sus ambiciones territoriales en el Mediterráneo oriental y en África.
13.3.1
Tratado de Versalles (28 de junio de 1919)
Fue fundamental para que el II Reich dejara paso a la República de Weimar; favoreció el ascenso del
nacionalsocialismo en Alemania. Supuso la pérdida de 80.000 km2 de territorio alemán afectando a 8 millones de
personas que tuvieron que cambiar de nacionalidad o emigrar. Representó la pérdida de la séptima parte del
territorio alemán de entonces y la décima parte de su población. Sus puntos principales son los siguientes:
a) Declaración de responsabilidad unilateral de Alemania y sus aliados : esto indignó moralmente
a la población civil alemana, que no era partidaria de la guerra antes de su inicio. Muchos consideraron
que fueron los políticos y militares los responsables pero no el conjunto de la nación alemana. Esta
cláusula, llamada de Delito de guerra, se consideró prioritaria para poder establecer la cuestión de las
reparaciones con cierta base legal. Pero ofendía el honor del pueblo alemán y fue una de las banderas
ideológicas que los agitadores hitlerianos enarbolaron más tarde. Se declara al káiser criminal de guerra y
a Alemania no se le va a permitir participar en la futura Sociedad de Naciones hasta 1926.
b) Enajenación de todas las colonias: se realiza una redistribución de territorio alterando las premisas
de la Conferencia de Berlín. Camerún y Togo para Francia, África Oriental para Gran Bretaña, Suroeste
africano para Suráfrica, Ruanda para Bélgica, islas del Pacífico para Japón, islas Samoa para Nueva
Zelanda y Nueva Guinea73 para Australia. El Imperio británico sale claramente ganador en este reparto.
c) Apertura del canal de Kiel74 e internacionalización de las vías fluviales alemanas: esto
suponía no poder recaudar tasas por el uso de las mismas y la apertura libre de los puertos a buques de
otras nacionalidades.
Segunda mayor isla del mundo, situada al norte de Australia.
El canal de Kiel está compuesto por una vía artificial de agua de 98,6 km de longitud, con una anchura de 45 metros y una
profundidad de 14 metros. Situado al norte de la ciudad de Hamburgo, comunica el mar Báltico con el mar del Norte atravesando
el territorio del estado federado de Schleswig-Holstein (Alemania).
73
74
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 158 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
d)
e)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Cesión de todo buque mercante superior a las 1600 toneladas : ello suponía que Alemania no
podría transportar material pesado, lo que era básico para su economía industrial. Alemania se negó a tal
humillación y ella misma hundió muchos de los buques que reunían estas condiciones.
Reconocimiento de un nuevo mapa de Polonia, a costa de territorios alemanes y
austríacos: entre otras zonas, se le concedió el territorio alemán denominado Corredor de Dantzig,
f)
que tenía acceso al mar, cuestión que por entonces se consideraba imprescindible. Con esta concesión se
separó Prusia en dos mitades: la oriental y la occidental. La ciudad de Dantzig75 se constituyó como
ciudad libre bajo el control de la Sociedad de Naciones.
Pérdida de los Sudetes y de la región alemana de Bohemia : pasan a la nueva Checoslovaquia.
Eran territorios en los que existía un fuerte sentimiento germánico y que habían sido disputados por
Austria y Alemania durante el siglo anterior. Ahora se incorporaban a un Estado al que se quería dar
mayor carácter eslavo.
g)
El territorio alemán de Schleswing pasa a Dinamarca: se realizó un plebiscito en 1920 para
h)
i)
j)
k)
legitimar el cambio de soberanía que fue favorable a Dinamarca.
Alsacia y Lorena pasan de nuevo a Francia
Francia adquiere el derecho de exportación de las minas alemanas del Sarre durante 15
años: esto supone la paralización del desarrollo económico de la zona, existente antes de la guerra. La
zona en sí queda bajo la tutela de la Sociedad de Naciones. Aquí la población se subleva y se negará a
cumplir las cláusulas del Tratado, realizando huelgas de brazos caídos en los cinco años inmediatamente
posteriores a la guerra.
Reparaciones de guerra: se estipuló un pago de 20.000 millones de marcos antes del 1 de enero de
1920 y la creación de una Comisión de Reparaciones que establecería las indemnizaciones. Estas
negociaciones posteriores fijaron una indemnización de guerra de 220 millones de marcos a pagar a
Francia, Bélgica y Gran Bretaña. Estas cifras fueron modificadas más tardes a la baja.
Desarme de Alemania: se le permitía un Ejército solo de 100 mil hombres, de los cuales 4.000 serían
oficiales. El Ejército sería profesional y se abolió el servicio militar obligatorio. Se le obligaba a dejar
75
La Ciudad libre de Dántzig fue una ciudad-Estado autónoma establecida el 10 de junio de 1920 en la actual ciudad polaca de
Gdansk (de 1772 a 1920 parte de Prusia), de acuerdo con el Tratado de Versalles (1919). Dántzig dejaba de formar parte de
Alemania y quedaba bajo la tutela de la Sociedad de Naciones, concediendo a Polonia privilegios diplomáticos y económicos. La
ciudad perdió su condición de ciudad libre tras ser ocupada por el III Reich en 1939 y posteriormente transferida a Polonia, tras el
final de la 2ª Guerra Mundial.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 159 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
desguarnecida toda la frontera francesa. Se le prohíbe la compra de armamento durante 12 años. Se le
exige la entrega inmediata de toda su flota (74 navíos), pero ésta fue hundida en Scapa Flow (Escocia) el
21 de junio de 1919 siguiendo instrucciones del almirante Ludwig VON REUTER, oficial alemán al mando de
la flota. Se hundieron 51 naves y durante las maniobras perecieron nueve marineros.
13.3.2
Tratado de Saint-Germain (10 de noviembre de 1919) y Tratado de Trianon
(4 de junio de 1920)
Ambos tratados suponen el fin del Imperio austro-húngaro. De su ruptura nacen nuevos Estados con nuevas
fronteras. Son Austria, Hungría y Checoslovaquia, a lo que se une cesiones de territorio a Italia y a las recién
nacidas Polonia y Yugoslavia.
Con ambos Tratados, la mitad de los 12.000.000 de habitantes del Imperio austro-húngaro que eran de lengua
alemana quedaron fuera de la nueva República de Austria, como fueron los Sudetes en Checoslovaquia, la región
del Tirol del Sur que pasó a pertenecer a Italia y algunas comunidades en Hungría y Transilvania. Esto llevó a
problemas que precedieron a la Segunda Guerra Mundial.
A principios de 1914 el Imperio austro-húngaro tenía una población de 52.799.000 habitantes y una extensión de
675.936 km2. Tras la Gran Guerra:
a)
Austria quedó reducida a un territorio de 80.000 km² con una población de unos 6 millones de habitantes,
un tercio de los cuales vivían en Viena que se convirtió en una capital muy grande para un país tan
pequeño.
b) Hungría perdió 72% de su antiguo territorio y su población pasó de 20.8 millones a sólo 7 millones de
habitantes. Se desgaja del Imperio austro-húngaro haciéndose independiente. Las naciones que se
beneficiaron de las pérdidas húngaras fueron: Austria, Checoslovaquia, Rumania y Yugoslavia. Hungría
perdió su única salida al mar, el puerto de Fiume, en favor de Yugoslavia. La estructura económica que se
dejó dentro de las fronteras del nuevo Estado era eminentemente agrícola. Apenas había burguesía.
Quedó aislada.
Nuevas fronteras:
a) Checoslovaquia: Francia es la principal impulsora de la creación de este Estado, con la intención de
crear una franja de separación entre Alemania y Austria y evitar sueños de unión futuros. Destacamentos
franceses se encargaron de custodiar estas fronteras y se propició una repoblación checa de la zona.
b) Yugoslavia: los territorios balcánicos de Serbia, Montenegro, Croacia y Dalmacia formaron este nuevo
Estado que pretende ser eslavo y que aglutina griegos, austríacos, italianos, turcos y eslavos. La zona
siguió siendo fuertemente inestable.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 160 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
c) Polonia: resurge ampliada con la región de Galitzia.
d) Ampliación de territorio italiano: el Tirol e Istria pasan a ser italianos
Ambos Tratados implican además:
a) Pago de reparaciones
b) Limitaciones en el Ejército austríaco: éste queda reducido a un contingente de 30.000 hombres. El Ejército
húngaro a 35.000.
c) Prohibición del Anschluss (unión) con Alemania.
d) Importantes minorías húngaras (3 millones de personas, un tercio de la población total) quedan fuera del
Estado húngaro divididas entre Eslovaquia, Rumanía (Transilvania) y Yugoslavia.
13.3.3
Tratado de Sèvres (10 de agosto de 1920)
Por este tratado queda desmembrado el antiguo Imperio otomano que ve cómo se desplaza su área de influencia
hacia Oriente y se le confina a Asia Menor. Implica la pérdida de la zona balcánica excepto los Estrechos (Bósforo y
Dandanelos), que son internacionalizados en su gestión económica. El tratado logró la expulsión del Imperio
otomano de Europa. Esto había sido el sueño del cristianismo durante casi quinientos años; se le puso las
condiciones tan estrictas al Imperio otomano que nunca podría ser reactivado de nuevo en su antigua forma. El
sultán perdía casi 4/5 partes de los territorios que habían formado el Imperio otomano.
Nuevas fronteras:
a) Grecia: se anexionaba la Tracia oriental, las islas de Imbros, Tenedos y la región de Esmirna en Asia.
Esta última, unos años más tarde, decidió su soberanía por consulta popular. Con esta anexión Grecia
vuelve a recuperar sus límites originarios y le sirve para recuperar su patrimonio perdido. Este cambio vino
acompañado de un intensísimo movimiento migratorio negociado entre las autoridades griegas y las
turcas. Grecia renuncia a una futura reivindicación de Anatolia. Fue el único país que planteó la cuestión
de la homogenización cultural negociada como requisito de un Estado.
b) Francia: se anexiona Siria y Líbano
c) Gran Bretaña: se anexiona Palestina (donde cederá una parte para crear Israel), Chipre, Transjordania e
Irak. Ejercerá protectorado pleno sobre Egipto y Sudán.
d) Italia: se anexiona las islas del Dodecaneso
e) Independencia de Hiyaz, en Arabia, constituyéndose como Estado propio
f) Armenia: consigue su independencia
g) Kurdistán: territorio al que se le concede una amplia autonomía entro de Turquía. Tras el Tratado de
Laussane (1923) el Kurdistán sería dividido entre Turquía, Persia, Irak, Siria y la antigua URSS.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 161 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Además:
a) Se determinaba también la entrega de la flota turca, quedando en activo unas pocas unidades, el Ejército
quedaba reducido a un contingente de 50.000 hombres.
b) Turquía además estaba obligada a renunciar a sus derechos sobre el norte de África
c) Las finanzas del Imperio otomano quedaban sometidas a la supervisión de una comisión económica
aliada, declarándose al país zona de influencia de Francia, Inglaterra e Italia.
d) El pacto fue firmado por los representantes del sultán, pero no fue ratificado por la Asamblea Nacional
turca, cuyo jefe Kemal BAJÁ emprendió una victoriosa campaña contra Grecia y Armenia. La nueva
situación invalidó el Tratado de Sèvres, que fue reemplazado por uno más favorable a Turquía, firmado en
Laussane en 1923.
e) En la zona semidesértica de Israel se inicia una inmigración de judíos procedentes de los países vencidos.
Se les da facilidades para instalarse como colonos agrícolas. Así se inician los conflictos con las tribus
árabes del lugar, que no fueron tenidas en cuenta.
13.3.4
Tratado de Neuilly (27 de noviembre de 1919)
Bulgaria pierde de su territorio más de 11 mil km2 y genera una ola de 253.000 refugiados registrados oficialmente,
(cerca del 6% de la población antes de la guerra). Tendrá que ceder territorio a sus 3 vecinos.
Nuevas fronteras:
a) Yugoslavia: Bulgaria reconocía el nuevo Reino de Yugoslavia. Además, perdía parte de Macedonia en
su favor.
b) Grecia: se anexionaba Tracia occidental por lo que Bulgaria quedaba sin acceso al Mar Egeo.
c) Rumanía: la costa norte del mar Negro, Dobbrudja, queda anexionada a este país.
Además:
a) El tratado es conocido en Bulgaria como la "Segunda Catástrofe Nacional", siendo la primera su
derrota en la guerra balcánica de 1913
b) Pago de reparaciones: 400 millones de dólares en concepto de indemnización
c) Limitaciones en el Ejército: limitación a 20.000 efectivos
13.3.5
Tratado de Brest-Litovsk (3 de marzo de 1918)
Es un tratado establecido entre el Imperio alemán, Bulgaria, el Imperio austro-húngaro, el Imperio otomano y la
Rusia soviética. Lo firmó Adolf JOFFÉ, del partido bolchevique, en un momento en que la guerra no había terminado
y tampoco estaba aún definido el final de la misma. Por este tratado Rusia cede los territorios polacos a Alemania y
a Turquía.
En el tratado, Rusia renunciaba a Finlandia, Polonia, Estonia, Livonia, Curlandia, Lituania, Ucrania y Besarabia, que
a partir de entonces quedaron bajo el dominio y la explotación económica de los Imperios Centrales. Asimismo,
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 162 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
entregó Ardahan, Kars y Batumi al Imperio otomano. Con este tratado, Alemania reforzó el frente occidental con
efectivos orientales.
La derrota alemana en la Primera Guerra Mundial anuló el tratado, y todas las pérdidas rusas fueron recuperadas
alrededor de 1940. Solamente Finlandia y Turquía conservaron los territorios recibidos en Brest-Litovsk.
13.4 Significado de los Acuerdos de París
Las negociaciones de París se celebraron con el acaloramiento de la guerra, bajo la presión de la prensa y la
opinión pública e incluso bajo el juego político electoral desarrollado en casi todos los Estados firmantes.
La actitud de Francia fue desacertada por completo, ya que al querer poner fin a la amenaza alemana solo
incrementó su enemistad, convertida en el mito de la Alemania humillada, dando pie a la demagogia de los
extremistas y exaltados. Negoció con la República de Weimar, cuyos dirigentes no habían sido los responsables de
la guerra y sobre cuyas espaldas hizo caer un peso que no les correspondía y que perjudicó su devenir político. Al
rodearla militarmente con destacamentos franceses asentados en Polonia, Checoslovaquia y la propia frontera
francesa convirtió en realidad la profecía de la amenaza permanente que posteriormente perjudicó a toda Europa.
El resto de países fueron débiles al no hacer recapacitar a Francia. Todos parecían descontentos pero no hicieron
gran cosas para cambiar el rumbo de los acontecimientos. EE.UU. no firmó los tratados. Todos los Estados dudaban
de su eficacia y ello se arrastró en el nacimiento de la Sociedad de Naciones.
Sí quedó manifestado que la guerra supuso el éxito de los idionacionalismos. Se les consideró consustanciales
al liberalismo y a la democracia, aunque no se apreció la diferencia de la acepción norteamericana frente a la
europea; esta última tenía un matiz importante de dominación de un pueblo sobre otros, como fue el caso eslavo.
Nadie fue capaz de apreciar que de esa forma se volvía a similares situaciones anteriores pues se crearon nuevos
Estados-naciones bajo supuestos de homogeneidad que no siempre existían. De ahí que los problemas de las
minorías perviviesen tras la guerra.
Surgió, al mismo tiempo, un Estado diferente: la URSS. Los aliados negociaron con los comunistas no con los
zaristas y colocaron a Alemania como línea de contención del comunismo. Esto favoreció, por si ya fueran pocos los
motivos, la aparición de una fuerza de choque política como fue el nazismo.
El nuevo sistema internacional comenzó su andadura en una situación precaria. La precariedad de la paz sería
de inmediato denunciada tanto por observadores privilegiados del proceso como John M. KEYNES en su obra
Las consecuencias económicas de la paz, publicada en Londres en 1919, como por testigos y protagonistas directos
de aquellos acontecimientos, como el mariscal FOCH quien se refería al Tratado de Versalles en los siguientes
términos: “Esto no es una paz; es un armisticio de 20 años”. La construcción efectiva del nuevo sistema internacional
estaría sometida a fuertes tensiones, tanto en su centro como en su periferia, generadas por las consecuencias de
la guerra y la propia naturaleza de la paz.
Se hizo patente en la Conferencia de Paz de París las divergencias y el corto vuelo del consenso alcanzado en
París entre las grandes potencias de la coalición vencedora. El sistema de Versalles fue progresivamente
erosionado desde 1921 cuando los Estados vencedores, empezando por Gran Bretaña y seguido por Francia,
abandonan las abstracciones wilsonianas y proyectan reconstruir, sin mencionarlo, el concierto europeo
incorporando a Alemania e Italia.
En principio, la negativa norteamericana a asumir sus compromisos y su liderazgo en el sistema causó una profunda
frustración y tuvo consecuencias irreversibles en la viabilidad del mismo. El rechazo del Senado
estadounidense, en marzo de 1920, a ratificar el Tratado de Versalles sancionaba el retorno al
aislamiento y el rebote del internacionalismo wilsoniano, aunque en el plano económico y financiero nunca EE.UU.
había estado tan ligado al viejo continente como lo estaba en 1920.
La normalización de la política exterior británica retornó a los cauces de preguerra: la preeminencia de la doctrina
imperial y sus vínculos con su mundo de ultramar, del que luego emergería la Commonwealth. La evaporación de
la garantía política anglo-norteamericana a la seguridad francesa agudizó la percepción de la
fragilidad del nuevo sistema para preservar el status quo. Francia puso en marcha una línea política de
defensa a ultranza de sus intereses promoviendo vías para perfeccionar el sistema de Versalles, ya fuera desde las
instancias de la organización internacional o ya fuera desde los recursos a la diplomacia tradicional en los márgenes
del Pacto.
En el seno de la Sociedad de Naciones también se vivió tensión . Por una parte estaban los países
defensores del status quo; por otro los Estados revisionistas, inconformes con el Diktat de la paz, caso de los
alemanes, austríacos, húngaros y búlgaros; y en otro grupo se manifestaban los insatisfechos con el botín de la
victoria como Italia y Japón.
Las confrontaciones de orden ideológico ya comenzarían a estar presentes desde el momento mismo de la
construcción de la paz. El triunfo de la revolución marxista-lenilista y su vocación universalista forjaba unas nuevas
coordenadas en la confrontación contra el mundo capitalista.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 163 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
La fragilidad del sistema se manifestaría, igualmente, a través de la tensión y la difícil cohabitación entre las nuevas
fórmulas y valores introducidos en la vida internacional de la mano de la concepción idealista y la inercia de los
comportamientos realistas inherentes a la tradición internacional.
En el epicentro del nuevo sistema internacional, la Sociedad de Naciones que inició su andadura en 1920, estaba
llamada a constituirse en el foro esencial de la vida internacional y el principal baluarte para la salvaguarda de la
paz. Sin embargo, los valores y procedimientos de la Sociedad tuvieron que competir con la ambigüedad de sus
miembros, especialmente las grandes potencias, que no tuvieron escrúpulos en recurrir de forma permanente a las
prácticas diplomáticas tradicionales, condicionando la actividad y credibilidad de la Sociedad. Francia, ante la
disolución de la garantía anglo-americana, estableció alianzas con Bélgica, Polonia, Checoslovaquia, Rumanía y
Serbia.
Estas disfuncionalidades en el sistema no eran sino el síntoma de otra tensión manifiesta en el seno de la Sociedad:
la dialéctica entre la realidad supranacional y el marco estatal, lo que el diplomático e historiador español Salvador
DE MADARIAGA (1886-1978) llamó “old wine in new bottles”. La Sociedad fue en su génesis un club de vencedores.
El ostracismo de los vencidos, al que habría que añadir el de la Rusia bolchevique y la voluntaria ausencia
norteamericana, cuestionaba sus aspiraciones universalistas.
13.5 La revolución soviética
La catástrofe mundial de 1914-1918 tuvo dos claras consecuencias:
a) La supervivencia del sistema capitalista capitaneado por Gran Bretaña que progresivamente se
extendería a EE.UU
b) La fundación y afirmación de la primera sociedad política marxista-lenilista del planeta: la URSS
La Revolución bolchevique está entroncada con la Revolución francesa de
1789, con la cual se han establecidos múltiples paralelismos, en cuanto que
ambas se proclaman abiertamente en contra del Antiguo Régimen y
manifiestan cambios socioeconómicos infraestructurales de gran magnitud, así
como por la influencia que ejercieron en amplias regiones del mundo durante
mucho tiempo.
Las dos se conciben como revoluciones de liberación contra el feudalismo y el
despotismo (la francesa) y contra el capitalismo y el imperialismo (la
soviética). Las dos siguen un ciclo revolucionario similar y, al final del proceso,
sus propios dirigentes se vieron eliminados en parte, más no por ello fracasó
el nuevo sistema instaurado.
De igual modo, hay grandes diferencias entre la una y la otra: Francia estaba
a la cabeza del desarrollo social y Rusia a la cola. Las clases medias fueron
las protagonistas en Francia y el campesinado lo fue en Rusia. En Francia
todo fue improvisado y protagonizado por personas de las más diversas
profesiones y en Rusia fueron intelectuales y políticos provistos de un plan
seriamente estudiado y premeditado quienes dirigieron el proceso.
La revolución rusa fue mucho más severa, sin involución, aniquilando por
NICOLÁS II, último Zar de Rusia
completo toda oposición. Las repercusiones de esta revolución llegan hasta la
actualidad. Para determinadas zonas del Tercer Mundo, y tras la desaparición de la URSS, es considerada aún hoy
como un modo de rebelión a nivel mundial contra la supremacía de Occidente.
Como un modo de llegar a la modernidad, sin ser capitalista ni europeo, la propaganda del nuevo régimen bajo Iósif
STALIN (1878-1953) contribuyó mucho a su éxito. En Europa despertó la simpatía de amplios sectores, no solo en
los desheredados sino también en la izquierda intelectual abrumada por el capitalismo.
13.5.1
Contexto sociopolítico de la Rusia zarista
La dinastía ROMANOV comenzó a gobernar en Rusia en 1613 y llegó a un final brutal 304 años después con el
asesinato del zar Nicolás II por los bolcheviques. En 1881, muere asesinado el zar Alejandro II lo que va a provocar
el endurecimiento del régimen zarista por parte de Alejandro III y el aumento de la oposición. En 1894 sube al trono
Nicolás II y siguió la línea autocrática de sus antecesores, aunque suavizándola un poco.
La dinastía de los ROMANOV actuaba de manera despótica, aunque no del todo aislada del liberalismo y el
nacionalismo imperantes en Europa. El zar regía el país no mediante leyes, sino con úcases (edictos del zar), con la
acción orquestada de la Policía y el Ejército. El Imperio ruso era una máquina que se sobreponía al pueblo, sin
conexión orgánica (burocracia pura). Lo que caracteriza el régimen zarista ruso era el deseo de mantener a todo
trance el dominio personal y arbitrario del zar sobre todo el Imperio. De este dominio, y en la medida en que
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 164 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
éste lo autorizaba, emanaba la autoridad que recaía sobre los rusos, como sociedad y como individuos. La
arbitrariedad del zar se comunicaba a los grados inferiores de la jerarquía burocrática hasta llegar al último. A pesar
de la etapa de reformas, que se van a dar en algunos años, lo que predomina seguía siendo esta idea y eso explica
los retrocesos del sistema político que sufre Rusia en los años finales del s. XIX y principios del XX.
En los últimos años del s. XIX, había ciertos movimientos de oposición al zarismo:
a) Una corriente liberal moderada (profesiones liberales)
b) Una corriente revolucionaria (mundo rural)
Antes de la Primera Guerra Mundial, el Imperio ruso tenía 174 millones de habitantes y era el Estado más poblado
de Europa. A pesar de ello, dada su enorme extensión de 23 millones de km², la densidad era muy baja (7 hab/km2),
aunque desigualmente repartida. La mayor parte de la población se concentraba entre los ríos Volga y Dnepier.
Rusia seguía siendo predominantemente agrícola. Los campesinos constituían 4/5 partes de la población (100
millones de habitantes). Libres de sus antiguos señores desde 1861, vivían en sus comunas aldeanas o mirs.
La población campesina debía pagar impuestos al zar que los ahogaban. En la mayor parte de las comunas, la tierra
se dividía y subdividía entre las familias campesinas según acuerdo de la comunidad aldeana, y nadie podía
abandonarla sin autorización comunal. Dentro de las comunas las cosas no eran fáciles y a principios del s. XX
hasta un 30% de los campesinos se habían separado de las comunas, eran propietarios de sus parcelas y
producían para el mercado.
Los pequeños propietarios agrícolas o kulaks deseaban mecanizar sus tierras y para ello necesitaban créditos
agrarios; pero la casi inexistente burguesía rusa carecía de capitales suficientes para invertir y crear una banca
propia.
Aunque la base económica rusa fuese rural, las inversiones estatales y extranjeras de finales de siglo habían
propiciado una concentración obrera inmigrada en determinados lugares, como Moscú, Kiev o San Petersburgo,
donde existió una población obrera (3 millones de personas; un millón emigró entre 1908 y 1915) con una
excepcional conciencia de clase y un agudo sentido proletario que la convirtieron en una vanguardia revolucionaria
capaz de derribar el orden establecido, culminando con la revolución de 1905 y posteriormente la revolución de
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 165 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
1917. Los obreros habían creado unos cuadros organizativos llamados Sóviets76 (Consejo o Junta). En palabras
del maestro, periodista y político tarragonés Andreu NIN (1892-1937):
“Los Sóviets son creados únicamente por las clases revolucionarias (obreros, campesinos, empleados); se
constituyen, no de acuerdo con la ley sino por la vía revolucionaria, por la actividad directa de las masas
explotadas, y se transforman en instrumentos de la insurrección y en el embrión del futuro Poder
proletario. En realidad, son ya un Poder, la dictadura del proletariado en germen.”
En los medios intelectuales universitarios de Moscú y San Petersburgo también aparecieron las corrientes
marxistas, analizándose en las Facultades de Letras con profusión. Los estudiantes burgueses se hicieron solidarios
con los problemas del proletariado e iniciaron estudios de la sociedad rusa, analizando sus defectos y virtudes y
apoyando las manifestaciones de los obreros. Fueron confundidos con los trabajadores revolucionarios y reprimidos
igualmente. Tal circunstancia provocó su deportación progresiva a enclaves siberianos, donde a pesar de todo
gozaron de relativa libertad, sobre todo de estudio y de reunión.
En este ambiente represivo se vio envuelto Vladimir Ilich LENIN (18701924), estudiante de 1º de Derecho cuando fue expulsado de la
Universidad de Kazán porque su hermano había sido acusado de
conspiración (y fue ejecutado posteriormente en 1887). Tras un periplo
por varias Universidades, consiguió que la Universidad de San
Petersburgo le admitiera como alumno libre y en 1892 consigue finalizar
los estudios de Derecho. En San Petersburgo se instaló como abogado
en 1893. Sus actividades contra la autocracia zarista le llevaron a entrar
en contacto con el principal líder revolucionario ruso del momento,
Gueorgui Valentínovich PLEJÁNOV (1856-1918), en su exilio de Suiza
(1895). Fue él quien le convenció de la ideología marxista. Bajo su
influencia, contribuyó a fundar en San Petersburgo la Liga de
Combate por la Liberación de la Clase Obrera, embrión del
Partido Obrero Socialdemócrata Ruso presidido por PLEJÁNOV.
En 1897, LENIN fue detenido y deportado a Siberia, donde se dedicó al
estudio sistemático de las obras de MARX y ENGELS y elaboró su primer
Gueorgui Valentínovich PLEJÁNOV
trabajo sobre la aplicación del pensamiento marxista a un país atrasado
como Rusia (El desarrollo del capitalismo en Rusia). Tras su liberación en 1900 partió al exilio y fundó en Ginebra el
periódico Iskra («La Chispa»), en colaboración con PLEJÁNOV. Es muy posible que contactara por primera vez con
otros revolucionarios como TROTSKI y STALIN durante su estancia en Siberia.
En este medio social surgieron diferentes asociaciones políticas:
a) Partido Constitucional Demócrata: formado en 1903 por profesionales liberales, kulaks y pequeños
empresarios, en general, Intelligentsia profesional. Sus miembros eran conocidos como kadetes. De sus
100.000 miembros, el 60% pertenecía a la nobleza. Todos querían alcanzar una participación democrática
en la política del país con la vista puesta en un mayor desarrollo económico.
b) Partido obrero socialdemócrata ruso: fundado en 1898, en la misma línea marxista del alemán,
según directrices de la II Internacional obrera. En 1903 se escindió en dos secciones:
1. Mencheviques: minorías socialistas moderadas que consideraban que era posible acceder al
poder por la vía democrática. Una vez en el poder, se entraría en el juego burgués parlamentario
para conseguir eliminarlo. Defienden la separación Iglesia-Estado, aunque admiten la libertad
religiosa del pueblo. En este grupo participan muchos judíos.
2. Bolcheviques: minorías socialista extremista que considera que la toma del poder debe ser
fruto de la Intelligentsia, casta minoritaria de intelectuales capaces de imponer un hecho
revolucionario. En principio su máximo teórico fue León TROTSKY (1877-1940), que tenía un
concepto de la revolución con carácter internacional, bajo la idea de la revolución permanente.
Pero LENIN era amigo y le indicaba que era partidario de una fase previa burguesa capitalista,
que una vez deteriorada por su propia evolución daría paso a la dictadura del proletariado. Solo
se trataba de esperar el momento histórico adecuado y luego actuar. LENIN consideraba también
que el comunismo solo podía triunfar en los países con sociedades rurales puesto que eran más
débiles, ya que en los países donde había triunfado el capitalismo éste habría corrompido y
desvirtuado la conciencia de la clase obrera. Para su revolución era necesaria la
Intelligentsia y el apoyo del Ejército.
76
Agrupaciones o asambleas de obreros, soldados y campesinos rusos que surgieron por primera vez durante la revolución
de 1905 en oposición al zarismo, constituyendo una fuerza fundamental durante la de 1917, que logró derribarlo. En diciembre de
1922, se formó la URSS. Cada una de las 15 repúblicas que la integraron (luego se agregaron más), tenía su Sóviet Supremo.
Los sóviets estuvieron durante el período revolucionario controlados por los bolcheviques.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 166 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
c)
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Populistas o Eseristas o Partido socialista revolucionario: fundado en 1901, bajo la dirección de
Viktor CHERNOV (1873-1952) eran el grupo mayoritario de la nación por su fuerte base agraria. Muy
activos, practicaban el terrorismo y actuaban violentamente en las manifestaciones y huelgas de los
obreros. Exigían un reparto de las tierras sin explotar (“tierras de manos muertas”) y unos sistemas de
trabajo y organización comunal al modo de los mir. Anticlericales, son vigilados de cerca por las
autoridades zaristas y entre ellos y los judíos se reclutan a la mayor parte de los jóvenes que son enviados
al frente durante la Gran Guerra.
13.5.2
El ensayo de 1905
La primera situación propicia para la revolución se produjo en 1905. La expansión rusa por el Este de Asia enfrentó
a Rusia con Japón por el control de Manchuria. Este territorio era fundamental para Rusia pues el tendido del
ferrocarril por la zona siberiana era complejo, a causa de la difícil climatología. La línea que llegaba hasta
Vladivostok solía estar bloqueada por las nieves. Japón estaba también en fase de expansión y crecimiento
demográfico, realizando una política imperialista en esta zona. Se produjo un choque de intereses entre ambos
imperios y la guerra estalla en 1904. Rusia es derrotada. Esta circunstancia generó un fuerte descontento y
demostró el anquilosamiento del Ejército ruso, con un armamento atrasado y sin aprovisionamientos suficientes para
los soldados. Ello fue aprovechado por los socialistas revolucionarios que convocaron una huelga general del 3
al 8 de enero de 1905, secundada por 120.000 personas en todo San Petersburgo. Los campesinos
apoyaron la huelga y los socialrrevolucionarios provocaron incendios y otros actos violentos por todo el país.
Al día siguiente de la finalización de esta huelga se produce una manifestación trascendental. Fue una
manifestación de obreros, campesinos, mujeres y niños frente al palacio del zar en San Petersburgo tras salir de
misa, en el conocido como Domingo Sangriento del 9 de enero de 1905. Ese día 150.000 personas querían
pedirle al zar que mejorara sus condiciones de vida pues consideraban, desde su fe religiosa, que éste estaba
obligado ante Dios a satisfacer sus demandas. La respuesta del zar (por medio de su tío gran duque Vladimir, ya
que el zar estaba de fin de semana en la Villa de los Zares) fue un contingente armado de infantería que disparó
directamente a la multitud desarmada. Murieron 40 personas y hubo centenares de heridos en ese punto. Pero la
matanza continuó en diversas zonas de la ciudad. En total parece que la cifra de muertos fue de 200 y 800 heridos.
La revolución había nacido, y había nacido en el mismo corazón, en las mismas entrañas del pueblo. En ese
momento crítico el mito popular de un buen zar que había sostenido el régimen a lo largo de los siglos quedó
repentinamente destrozado.
En un estado de conmoción los trabajadores se entregaron al vandalismo por toda la ciudad. Se produjo una oleada
gigantesca de huelgas durante las semanas posteriores al Domingo Sangriento. Solo en enero, más de 400.000
trabajadores abandonaron sus herramientas de trabajo por todo el país. Fue la mayor protesta laboral que nunca se
había producido en la historia rusa. Las huelgas no estaban organizadas; eran más bien un espontaneo estallido de
cólera, y las demandas de los trabajadores a menudo ni siquiera fueron formuladas hasta después de haber
empezado la huelga. Los partidos socialistas eran todavía demasiado débiles para desempeñar un papel dirigente.
Sus principales dirigentes (LENIN, MARTOV, TROTSKY, PLEJÁNOV Y CHERNOV) estaban todos exiliados y, aunque
estaban indudablemente emocionados por lo que reconocían que era el inicio largamente esperado de la revolución,
muy pocos de ellos se apresuraron en abandonar el entorno cómodo de sus cafés en Ginebra o en París para
cambiarlo por la existencia peligrosa y dura que los esperaba en Rusia. Empezarían a regresar a lo largo de ese año
1905.
Los constitucionalistas burgueses aprovecharon también la situación y exigieron al zar que democratizara el país y
convocara elecciones. Por todo el imperio se sucedían revueltas y huelgas. Algunos ejemplos fueron la
sublevación de la tripulación del acorazado Potemkin el 14 de junio de 1905, en mar abierto cerca de la
Isla de Tendra.
El estado de ánimo favorable a la rebelión pronto se extendió a todo el país. Los campesinos aprovecharon su
oportunidad y organizaron huelgas para forzar a sus propietarios a incrementar los salarios de los trabajadores. A
principios de verano, cuando resultó obvio que la cosecha había tenido malos resultados una vez más, empezaron a
desencadenar grandes ataques contra sus posesiones, apoderándose de la propiedad y prendiendo fuego a las
mansiones, obligando a los terratenientes a huir. Hubo una considerable parte de vandalismo (“de destrozar una
cultura”) cuando los campesinos se dedicaron a destruir cualquier cosa que indicara una grandeza superflua. Casi
3.000 mansiones fueron destruidas, el 15% del total durante la rebelión campesina de 1905 y 1906.
La mayor parte de la violencia se concentró en la zona agrícola central, donde la pobreza campesina era más aguda
y donde estaban ubicadas las mayores haciendas. Una vez que las propiedades de los nobles locales fueron
quemadas, los campesinos se retiraron a su propio mundo comunal. Los funcionarios locales fueron remplazados
por campesinos, se expulsó a los sacerdotes conservadores y se ignoraron las leyes gubernamentales y las
exigencias de impuestos.
La nobleza local pidió ayuda contra los campesinos y el Gobierno envió tropas. Desde enero a
octubre se utilizó el Ejército en no menos de 2.700 veces para sofocar los levantamientos
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 167 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
campesinos. En ese periodo Rusia estaba en guerra con Japón y el zar estaba en el frente. Se evidenció que no
se podía ganar una guerra con semejante revolución en el interior del país, tal como volvería a pasar en 1917.
Con el Imperio ruso al borde del colapso, el régimen zarista respondió a la crisis con su habitual incompetencia y
obstinación. Nicolás II seguía siendo totalmente ignorante de lo extremo de la situación. Sus consejeros le
convencieron de que los agentes extranjeros habían sido los responsables de la manifestación del Domingo
Sangriento y él llenó las prisiones con sospechosos políticos adecuados.
Durante 1905 se produjo un notable incremento en el grado de organización y militancia de las huelgas y protestas
de trabajadores. Esto se debió en parte a que los socialistas habían conquistado el movimiento obrero. Pero se
debió también, y probablemente mucho más, al hecho de que habían ido adquiriendo una mayor conciencia de
clase y haciéndose más violentos a medida que sus conflictos con los empresarios y la Policía se hacían más
amargos e intensos.
Pero tres ingredientes más fueron importantísimos para alentar todo este ritmo de altercados y violencia:
a) La sociedad rusa se vio activada y politizada por las numerosas crisis de hambruna que pusieron en
evidencia la incompetencia del Gobierno zarista.
b) El marxismo como ciencia política había llegado a Rusia y se estaba convirtiendo en un credo nacional, ya
que solo éste parecía explicar las causas del hambre. Las universidades y las sociedades eruditas se
vieron invadidas por la nueva moda intelectual.
c) El número de estudiantes universitarios se multiplicó por 6 mientras que la población total se multiplicó por
2,3, en el periodo de tiempo de 1860 a 1914. El 45% de los estudiantes universitarios eran mujeres.
No toda la violencia en las ciudades fue resultado de la creciente militancia del movimiento obrero. Se produjo un
incremento notable en todas las formas de violencia, desde asaltos y asesinatos a revueltas de borrachos y
vandalismo, a medida que la ley y el orden se resquebrajaban. Todo el país parecía sumido en una espiral de
violencia y anarquía. La violencia revolucionaria de 1905-1917 se expresó exactamente en ese tipo de actos. Fue
provocada por los mismos sentimientos de odio hacia los ricos y hacia todas las figuras con autoridad ,
por el mismo deseo de los pobres y los impotentes de infundirse seguridad y reclamar para sí mismos las calles.
Desde la perspectiva de los que tenían alguna propiedad, había muy poco que distinguir entre el
comportamiento rudo y burdo de los gamberros y el comportamiento de la multitud revolucionaria .
Incluso las protestas laborales más organizadas podían, ante la más ligera provocación, convertirse en violencia y
saqueo. Esto iba a resultar un problema de relevancia para todos los partidos revolucionarios, en particular para los
bolcheviques, que intentaron utilizar la violencia de la multitud para sus propios fines políticos.
Si hubo alguna inspiración genuina para el mito soviético del trabajador de fábrica, pistola en mano, luchando a
favor de la revolución en las barricadas, ésa fue la huelga general que comenzó el 20 de septiembre de
1905 por parte de los empleados de imprenta de Moscú , porque fue el ejemplo clásico de un alzamiento
espontáneo pero disciplinado de la clase obrera. A principios de octubre los trabajadores de San Petersburgo y de
varias ciudades más se habían solidarizado con sus compañeros. Se añadieron poco después los trabajadores del
ferrocarril: el 10 de octubre de 1905 casi toda la red de ferrocarriles se hallaba paralizada . Y la huelga
se expandió a todos los sectores económicos. Las ciudades quedaron inmovilizadas y sin luz. Los alimentos
empezaron a escasear. Los robos y saqueos se sucedían descontrolados. La nobleza y la burguesía se
aterrorizaron ante el resquebrajamiento de la ley y el orden.
La petición política de los manifestantes era notablemente
uniforme: la convocatoria de una Asamblea constituyente elegida
por sufragio universal. Esta petición estaba muy relacionada con el
Sóviet de San Petersburgo. La palabra rusa “Sóviet” significa “Consejo”, y
el Sóviet de San Petersburgo realmente no era más que un consejo de
trabajadores ah hoc establecido para dirigir la huelga general. Debía sus
orígenes en parte al Sindicato de Sindicatos y en parte a los mencheviques. El
17 de octubre, 572 representantes de las fábricas se reunieron y eligieron una
ejecutiva de 50 miembros, que incluía a 7 delegados de cada uno de
los
tres principales partidos socialistas (bolcheviques,
mencheviques y eseristas o socialrrevolucionarios). Desde el
principio, como volvería a hacer en 1917, asumió el modo y la forma de un
gobierno de trabajadores y de una fuente alternativa de poder frente a las
autoridades zaristas. Organizó las huelgas, publicó su propio periódico,
Izvestia, estableció una milicia, se ocupó de la distribución de suministro de
alimentos y con su mismo ejemplo inspiró a los obreros de otras 50 ciudades
para que crearan sus propios Sóviets. Los mencheviques dominaron el
Sóviet de San Petersburgo. Lo consideraron como la consagración de su
ideología.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Sergei Yuliévich, conde de WITTE
Página 168 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Los bolcheviques desconfiaban de las iniciativas de la clase obrera y eran hostiles a la idea del Sóviet. Ni siquiera
LENIN, que regresó del exilio a principios de noviembre de 1905, habló en el Sóviet.
Los consejeros del zar se dirigieron a Sergei Yuliévich, conde de WITTE,77 (1849-1915) para que salvara el país del
desastre. Sin embargo, el mismo Nicolás II seguía permaneciendo bastante impasible. Pasó la mayoría de su
tiempo aquel otoño cazando. El 9 de octubre de 1905 WITTE fue finalmente recibido en el Palacio de Invierno del zar.
Le comunicó que solo había dos opciones:
a) Nombrar un dictador militar
b) Introducir importantes reformas que había traído escritas en un memorándum. Se trataba del programa
político del Movimiento de Liberación. Su meta era aislar a la izquierda pactando con los liberales.
El zar finalmente firmó el Manifiesto de Octubre el día 30 de octubre de 1905, el cual era del tenor literal
siguiente:
“La agitación, en las capitales y en numerosas regiones de nuestro Imperio, llenan nuestro corazón de una
gran pesada pena. El bienestar del soberano ruso es inseparable del bienestar de sus pueblos, y el dolor de
éstos es su dolor. El gran voto del juramento imperial Nos ordena esforzarnos con toda la potencia de
Nuestra razón, con toda la fuerza de Nuestra autoridad, para poner fin lo más pronto posible a esta
agitación tan peligrosa para el Estado (...). Nos, imponemos al gobierno la obligación de ejecutar Nuestra
voluntad inflexible:
1º Conceder a la población la libertad civil, establecida de una manera inquebrantable sobre la base de la
inviolabilidad personal, y las libertades de conciencia, de reunión y de asociación.
2ª No obstaculizar las elecciones a la Duma Imperial y admitir la participación en las elecciones de las clases
de población que han sido privadas hasta ahora del derecho de voto.
3º Establecer una regla inquebrantable que cualquier ley no será efectiva sin la sanción de la Duma Imperial
y que los representantes del pueblo tendrán los medios para participar realmente en el control de la
legalidad de los actos realizados por los miembros de Nuestra administración.”
Desde el principio fue extremadamente reticente a desempeñar el papel de monarca constitucional. La Corte
pretendía utilizar el Manifiesto como una concesión temporal y siempre tuvo la intención de regresar a sus antiguas
formas autocráticas una vez pasado el peligro. Al llegar la primavera de 1906 el zar ya se estaba apartando de las
promesas y estaba decidido a retener su poder autocrático. Justo antes de la creación de la Duma en mayo de
1906, el zar promulgó las leyes fundamentales que contradecían el Manifiesto de Octubre en varios aspectos
importantes. Se indicaba en parte que los ministros del zar no podían ser designados por la Duma y no tenían que
responder ante ella, negando así el gobierno representativo en cuanto al poder ejecutivo se refiere. Además, el zar
tenía el poder de disolver la Duma y anunciar nuevas elecciones cuando así lo desease.
El Manifiesto de Octubre contenía básicamente reformas políticas:
a) Un parlamento legislativo elegido por sufragio universal
b) Garantías de los derechos humanos
c) Democratización del gobierno local
d) Más autonomía para Polonia y Finlandia
Para afianzar esos sucesos, nació el Partido Octubrista. Recibió su nombre del Manifiesto de Octubre, que
contempló como la base para una era de compromiso y cooperación entre el Gobierno y las fuerzas públicas y para
la creación de un nuevo orden legal. Atrajo a unos 20.000 miembros, la mayoría terratenientes, hombres de
negocios y funcionarios que favorecían las reformas políticas moderadas pero que se oponían al sufragio universal
por considerarlo un desafío al zarismo y a sus propias posiciones. Eran liberales conservadores. Estaban
dispuestos a trabajar a favor de las reformas solo desde dentro del orden existente.
WITTE, que se vio encargado de la formación del primer gabinete gubernamental en octubre, ofreció varias carteras
a los liberales. Pero ninguno aceptó unirse al Gobierno de WITTE que al final se formó como burócratas zaristas y
personajes que carecían de la confianza pública. El motivo de esta negativa de los liberales se encuentra en la
Administrador de los ferrocarriles del sur de Rusia, procedía de una familia germánica de los Países Bálticos y sus ideas
económicas estaban influidas por el pensamiento nacionalista de LIST. Tuvo la ocasión de poner en marcha su plan de hacer de
Rusia una gran potencia económica mediante el impulso estatal, pues el zar Alejandro III le otorgó prácticamente el control de la
economía como ministro de Comunicaciones y de Hacienda (1892-1903). Fomentó la industrialización del país, a costa del
endeudamiento exterior. Fue un gran partidario de la penetración rusa en Asia, impulsando la construcción del ferrocarril
Transiberiano y de su continuación a través de Manchuria. El zar Nicolás II llamó de nuevo a WITTE en 1905 para que firmara la
paz con Japón, redactara una Constitución como pedían los rebeldes y encabezara el Gobierno. WITTE realizó su labor,
renunciando a Corea y a la mitad de la isla de Sajalín para preservar el resto de los territorios orientales de Rusia ( Paz de
Portsmouth). Tan pronto como el zar se vio libre de la presión interna y externa, destituyó a WITTE (1905), que nunca volvió al
poder.
77
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 169 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
persona de Pyotr Nikolayevich DURNOVO (1845-1915), un hombre de puntos de vista conocidamente derechistas y
pasado escandaloso al que se propuso como Ministro del Interior. Todo ello unido al secreto a voces en el que se
convirtió el conocido rechazo del zar a cumplir sus promesas de democratizar el país.
Pronto quedó claro que el “momento liberal” sería muy breve. Apenas horas después de la declaración del
Manifiesto de Octubre se produjo una lucha renovada en las calles en la que el país acabó polarizado entre la
izquierda y la derecha. Esta violencia fue en muchos sentidos un anticipo de los conflictos de 1917. Mostraban que
las divisiones sociales eran ya demasiado profundas para un arreglo meramente liberal.
Para los partidarios de la extrema derecha, éste iba a ser el inicio de una guerra callejera contra los revolucionarios.
El Partido Monárquico Ruso, fundado en febrero de 1905, fue uno de ellos. El otro fue la Unión del Pueblo
Ruso, fundado en octubre de ese mismo año, de claro corte fascista y que era financiado por el propio zar. A finales
de 1906 había mil sucursales de la Unión con un total de 300.000 miembros. El apoyo social a la Unión venía de
aquellos elementos amargados del lumpen que habían perdido o estaban a punto de perder su pequeño estatus en
la jerarquía social como resultado de la modernización y la reforma. Combatir la revolución en las calles era su
manera de vengarse, una forma de retrasar el reloj y restaurar la jerarquía social y racial. La peor parte se la
llevaron los judíos. Hubo 3.000 muertes registradas durante las semanas que siguieron a la declaración del
Manifiesto de Octubre, mediante progromos (linchamiento multitudinario, espontáneo o premeditado, de un grupo
particular, étnico, religioso u otro, acompañado de la destrucción o el expolio de sus bienes (casas, tiendas, centros religiosos,
etc.)). que complacían al zar. Lo que estaba surgiendo era el inicio de la contrarrevolución que podía culminar en una
guerra civil. Desde ese momento en adelante el antisemitismo se convirtió en una de las armas principales utilizadas
por la corte y sus partidarios para unir al “pueblo leal” a su lado en su lucha contra la revolución y el orden liberal
emergente.
El punto de inflexión se produjo el 3 de diciembre de 1905 con el arresto de los dirigentes del Sóviet de
San Petersburgo. La marea de respuesta social fue brutalmente reprimida con arrestos masivos y ejecuciones
sumarias. Las prisiones se llenaron, los militantes obreros perdieron sus trabajos y los partidos socialistas se vieron
reducidos a la clandestinidad. Las libertades recientemente obtenidas por los partidos socialistas se perdieron en
cuanto el antiguo régimen policial quedó restaurado. Entre 1906 y 1909 se desencadenó una guerra de
terror en la que más de 5.000 políticos fueron sentenciados a muerte y otros 38.000 fueron
encarcelados o enviados a realizar trabajos forzados. Para la población general este terror se concretó en la
ejecución de 15.000 personas desde octubre de 1905 hasta el inicio en abril de 1906 de la 1ª Duma,
así como el destierro de 45.000 personas y un saldo de 20.000 heridos. Difícilmente podía ser un inicio
prometedor para el nuevo orden parlamentario.
Muchos revolucionarios fueron detenidos y otros muchos huyeron, entre ellos LENIN, que vuelve a Suiza. Era preciso
esperar un tiempo y fraguar una mayor conciencia respecto a la idea de la lucha de clases y el proletariado (rural y
urbano).
Lecciones de la revolución rusa de 1905:
a)
b)
c)
d)
e)
f)
g)
h)
i)
El régimen zarista fue sacudido pero no derribado.
Los distintos movimientos de oposición al régimen zarista habían seguido todos sus propios ritmos
individuales y no habían llegado a unirse políticamente (la gente que vivía en las ciudades, los
obreros, la revolución campesina, los motines, las Fuerzas Armadas, los movimientos
independentistas).
Las Fuerzas Armadas, en su mayoría, permanecieron leales y ayudaron al régimen.
Después del Manifiesto de Octubre, se produjo una división fatal dentro del campo revolucionario
entre liberales, demócratas y socialistas. Nunca más las masas rusas apoyarían al movimiento
constitucional como lo hicieron en 1905.
Incluso las prisiones se veían afectadas del nuevo espíritu de libertades públicas. Los presos podían
estudiar a los nuevos pensadores revolucionarios.
Tras los graves incidentes y su desenlace, en la población general hubo una separación entre los
caminos de la revolución social y la revolución política.
La revolución de 1905 manifestó claramente el profundo odio que los campesinos sentían hacia la
nobleza.
La intelligentsia rusa se fragmentó en sus aspiraciones: muchos abandonaron la política
desilusionados e iniciaron diferentes caminos que los dispersarían. Se instaló un sentimiento general
de que la civilización rusa estaba condenada.
A largo plazo los bolcheviques fueron los vencedores auténticos de esta revolución pues quedó
palpable la bancarrota de la burguesía y los partidos liberales como fuerzas revolucionarias.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 170 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
13.5.3
Fases de la Revolución
La Revolución rusa se desarrolló en tres fases, claramente estructuradas por las fuerzas sociales que la
protagonizaron:
a) Fase de la revolución liberal inicial (1906 - ene 1917)
b) El interludio moderado socialista (febrero 1917 - octubre 1917)
c) La Revolución bolchevique (octubre 1917 – 1990)
13.5.3.1. Fase de la revolución liberal inicial (1906 - ene 1917)
Tras la revolución de 1905, la Duma se disolvió y convocó cuatro veces más posteriormente. El sistema era
parlamentario, pero las diferencias de opinión en materia de legislación económica frenaron la virtual solución del
problema socioeconómico más importante: la falta de estímulo para el trabajo en el medio agrícola y las dificultades
de mecanizar la agricultura y aumentar su productividad.
La elección de la Primera Duma, que empezó a funcionar en julio de 1906, trajo a un grupo significativo de
socialistas moderados y de los dos partidos liberales, que pedían reformas más amplias. Fue disuelta 10 semanas
después. Nicolás II exigió además la dimisión de su primer ministro, Sergéi WITTE.
La Segunda Duma, iniciada en febrero de 1907, fue igualmente efímera. Usando el poder de emergencia, el primer
ministro Piotr STOLYPIN cambió la ley electoral y dio un valor electoral mayor a los votos de la nobleza y de los
terratenientes. Esto aseguró que la Segunda Duma estuviera dominada por nobles, terratenientes y hombres de
negocios.
La Tercera Duma, dominada por los octubristas78, existió entre 1907 y 1912. Estando orientada hacia posiciones
más conservadoras, fue capaz de durar el periodo completo de cinco años. El asesinato de STOLYPIN y las políticas
cada vez más reaccionarias del zar y de su Consejo de Estado debilitaron aún más el peso de la Tercera Duma e
incrementaron el descontento de la población.
La Cuarta Duma, 1912–1917, estuvo también limitada por influencias políticas; sin embargo, desempeñó un papel
fundamental en los sucesos de 1917, cooperando parcialmente con el Gobierno provisional. Fue disuelta durante la
Revolución rusa.
Los presidentes de la Duma fueron los dos primeros del partido democrático constitucionalista y los dos segundos
del partido octubrista.
En 11 años de periplo de la Duma, Rusia no había experimentado avances. Seguía siendo deficitaria en productos
agrícolas, lo que provocaba hambre y carestía en la inmensa mayoría de la población. El intento más serio de
solucionar los problemas sociales del país fue llevado a cabo desde abril de 1906 por el ministro del Interior Piotr
Arkádievich STOLYPIN (1862-1911), sucesor de DURNOVO. Se convirtió en Primer Ministro en julio de ese año y
emprendió una desamortización civil y una reforma agraria. Suprimió el mir y liberalizó la compra-venta de
propiedades agrarias. Su intención era crear un grupo de
campesinos prósperos (kulaks) que suministraran apoyo social al
Gobierno del zar y frenar la lucha de la mayoría de los campesinos
por la tierra. Permitió una modernización agraria que sacó a
muchas zonas del autoconsumo hacia una agricultura comercial y
abastecer por consiguiente a las ciudades. Fue una reforma
limitada que no favoreció a los más pobres, pero dio alguna tierra a
los campesinos liberados por el zar Alejandro II, a quienes éste no
había dado nada para subsistir.
Pero la burocratización impedía que fuese un proceso rápido y los
campesinos se impacientaban por sus malas condiciones de vida
que les obligaban a emigrar a las ciudades industriales, donde la
situación de la vida obrera les sometía a una mayor explotación.
Las reformas estaban condenadas por su desmedida ambición.
Resultó ser mucho más difícil imponer las formas capitalistas
extranjeras en el atrasado campo ruso que hacer comprender a los
burócratas su necesidad.
La comuna del pueblo era una vieja institución, en muchas formas
bastante obsoleta, pero en otras todavía responsable de satisfacer
las necesidades básicas de los campesinos. Las comunas existían
porque los campesinos eran pobres; servía para distribuir la carga
Piotr Arkádievich STOLYPIN
de la pobreza, y mientras siguieran siendo pobres, carecían de
78
El Partido Octubrista, formalmente llamado "Unión del 17 de octubre", fue un partido político ruso, ubicado en el centroderecha del espectro político y de carácter no revolucionario.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 171 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
incentivos para abandonarla. Para lo bueno y para lo malo, las costumbres igualitarias de la comuna habían llegado
a encarnar para el campesinado las nociones básicas de justicia social y representaban unos ideales por los que
lucharían con toda su energía.
STOLYPIN persiguió siempre todo intento contrario al régimen zarista. Su primer objetivo era simplemente restaurar el
orden. Esa tarea la llevó a cabo gracias a medidas con las que se granjeó las críticas más negativas de los liberales.
Cientos de periódicos radicales y sindicatos fueron clausurados, mientras que cerca de 70.000 detenidos políticos
fueron ejecutados, sentenciados a cadena perpetua o desterrados sin juicio, todo ello durante sus primeros tres
años en el cargo. Miles de campesinos fueron juzgados por tribunales militares. Pero STOLYPIN sabía muy bien que
el pueblo podía aguantar esta represión si al mismo tiempo realizaba algunas reformas económicas y políticas
aperturistas. En cada una de estas reformas subyacía un claro motivo político: fortalecer el Gobierno zarista.
Por eso la actitud de STOLYPIN frente a la Duma fue siempre de instrumentalización: un organismo público destinado
a respaldar las políticas gubernamentales. Su modelo constitucional era más prusiano que inglés. Para él la
soberanía debería recaer en el zar y su Ejecutivo, nunca en la Duma. La 2ª Duma, que se convocó en febrero de
1907, fue tolerada mientras hiciera lo que él quisiera. Su Administración Pública había hecho todo lo posible para
influir en las elecciones y asegurar el retorno de sus aliados, los octubristas. Pero esa Duma salió de izquierdas.
Con pocas esperanzas de encontrar apoyo para sus reformas, STOLYPIN disolvió la 2ª Duma y modificó la ley
electoral. El peso electoral de los campesinos, trabajadores y las minorías nacionalistas fuer reducido drásticamente
mientras que la representación de la clase acomodada se amplió aun más. Cuando en noviembre de 1907 se reunió
la 3ª Duma, los partidos progubernamentales (octubristas, derechistas y nacionalistas) controlaban la mayoría de la
Cámara.
Pero las cosas no fueron tan fáciles. El decreto electoral del 3 de junio por el que modificó la ley electoral era
técnicamente una infracción de las Leyes Fundamentales y los liberales se apresuraron a denunciarlo como un
golpe de Estado. Los octubristas tenían ambiciones especiales para la Duma con relación al campo militar. Querían
la responsabilidad de los asuntos militares, reformar su mando militar dominado por la aristocracia. En 1909 exigió
que la Armada estuviera bajo control del ministro y no de la Corte. El zar estaba furioso porque STOLYPIN se puso de
lado de la Duma.
El programa político de STOLYPIN amenazaba con desplazar el equilibrio del poder de la Corte a las instituciones
estatales. Todo en la actitud del Primer Ministro estaba orientado a romper el antiguo sistema patrimonial. Los
anteriores presidentes del Gobierno habían sido para el zar como poco más que sirvientes; pero STOLYPIN evitaba
deliberadamente la Corte. Desde su punto de vista, el Estado estaba por encima de los intereses de la aristocracia
(incluso sobre la propia dinastía) lo que negaba la noción de un orden social basado en las antiguas categorías del
Estado. Todo el mundo, desde el campesino al príncipe, era un ciudadano siempre que poseyera una propiedad.
Este punto de vista esencialmente occidental del Estado era un reto directo a la ideología moscovita tan favorecida
por el zar y sus cortesanos, que imaginaban la autocracia como una escarpada pirámide, místicamente sancionada
por el poder patrimonial basado en una estricta jerarquía social encabezada por la nobleza. Si las reformas de
STOLYPIN llegaban a tener éxito, el Gobierno personal del zar se vería eclipsado por las instituciones de su Estado,
mientras que el tradicional orden social se vería socavado.
El sistema de la administración rural, con mucho el punto más débil del Estado zarista, controlado por unos 20.000
nobles, era un diminuto y anticuado grupo social que, gracias a sus defensores en las altas esferas, fue capaz de
rechazar todas las reformas defendiendo así sus propios intereses.
Con el declive de los octubristas y el giro hacia la derecha, STOLYPIN se vio obligado a pactar con el Partido
Nacionalista, fundado en 1909, gracias al fuerte apoyo de los propietarios rusos de las nueve provincias
polacas. Pero los enemigos le crecían a STOLYPIN dentro del propio Gobierno zarista, incluido Nicolás II. Diversas
maniobras políticas desde distintos frentes sirvieron para boicotear la práctica efectiva de sus reformas y su forma
autocrática de gobernar le hizo ganarse la enemistad de la mayoría de las organizaciones políticas rusas. El 14 de
septiembre de 1911, STOLYPIN fue asesinado de un disparo por el radical de origen judío Dmitri BOGROV
(1887-1911), estudiante revolucionario que se convirtió en informante de la policía por necesidades financieras. Este
último fue condenado a morir ahorcado una semana después por el propio zar Nicolás II, tras lo cual éste dio
expresas instrucciones de que no se continuara investigando el asesinato de STOLYPIN. Nadie realizó ninguna
pesquisa para averiguar para quién trabajaba BOGROV, si para la izquierda o para la derecha, y en cierto sentido ésa
era la verdadera cuestión porque STOLYPIN tenía muchos enemigos en ambos lados. Mucho tiempo antes de que la
bala de BOGROV le matara, ya estaba políticamente muerto. Provocó a las antiguas elites políticas al hacer caso
omiso de sus privilegios tradicionales y perdió el apoyo de los liberales al ahogar a la Duma por actuar siempre a su
antojo. Su inflexibilidad política fue consecuencia de sus estrechas miras burocráticas. Pensaba que podía lograr la
aprobación de sus reformas con la autorización administrativa y nunca se alejó de la burocracia para movilizar una
base de apoyo más amplia. Por eso, cuando STOLYPIN murió sus reformas murieron con él.
Durante su mandato hubo algunos progresos en libertades civiles, en libertad de prensa y en el hecho de que la
misma Duma continuara existiendo, aunque solo como un símbolo y una escuela de una nueva cultura de
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 172 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
constitucionalismo, entre 1906 y 1914. Pero esto apenas significada que la Rusia zarista se estuviera orientando
necesariamente hacia algún tipo de normalidad liberal occidental. La naturaleza del régimen zarista era la única
garantía de su propia imposibilidad de reforma política. La ideología moscovita de la autocracia patrimonial que
Nicolás II y los derechistas favorecían cada vez más era profundamente hostil a la visión constitucional de Occidente
supuesta por el programa de reformas de STOLYPIN. Y los poderes atrincherados de la Corte, junto con los intereses
creados de la Iglesia y de la nobleza de provincia, fueron lo suficientemente fuertes para evitar que ese programa se
llegara a realizar. Cuando la crisis revolucionaria de 1905-1907 hubo pasado, el zar dejó de necesitar la protección
de STOLYPIN y se separó progresivamente de su Gobierno, paralizando su programa, y comenzó a seguir su propia
agenda.
STOLYPIN fue sustituido por Vladimir KOKOVTSOV (1853-1943), ministro de Hacienda con anterioridad, que ejerció de
Primer Ministro desde el 18 de septiembre de 1911 hasta el 12 de febrero de 1914. Su sucesor fue el
ultraconservador Ivan GOREMIKYM, en el cargo hasta febrero de 1916. A éste le siguió Boris Vladimirovich STÜRMER
(1848-1917), quien ocupó el cargo hasta noviembre de 1916. Con posterioridad este puesto fue ocupado durante
dos meses por Alexander Fyodorovitch TREPOV (1862-1928), al que siguió durante dos meses más Nikolai
Dmitriyevitch GALITSYN (1850-1925). El zar cambiaba continuamente de Primer Ministro para que nada cambiara en
su imperio.
Hacia 1912 o incluso algo antes era ya evidente que ningún paquete de reformas políticas podía resolver la
profunda crisis social que había causado la primera grieta del sistema durante 1905. A partir de 1912 hubo un
aumento espectacular del número de huelgas, que culminó con una huelga general en San Petersburgo en
julio de 1914 en el transcurso de una visita de Estado del presidente francés.
Los trabajadores de las capitales se alejaron de todos los partidos democráticos (incluyendo los mencheviques) que
abogaban por la adopción de métodos constitucionales o graduales y se acercaron a los bolcheviques, que
defendían la acción directa de los trabajadores y una lucha violenta contra el régimen. A pesar de todos los
esfuerzos de reforma política, la Rusia urbana en vísperas de la Primera Guerra Mundial se encontró al borde de
una nueva y potencialmente más violenta revolución que el “ensayo general” de 1905.
En 1912 la situación social era todavía mucho peor. El avance de Rusia hacia Ucrania y Crimea en esos años se
consideraba prioritario por ser zonas ricas agrícolas y fuentes de aprovisionamiento de petróleo (que ya comenzaba
a ser fundamental para la industria bélica). El control de los Balcanes se consideraba necesario para dar salida a los
productos rusos por un mar cálido y además la entrada en la guerra parecía una válvula de escape para calmar la
tensión social interna.
En 1912 se funda el periódico Pravda, emisor de los socialistas rusos. LENIN analiza la situación y llega a la
conclusión de que es necesaria una fase intermedia burguesa, aún no lograda. La estrategia consistirá en reforzar a
los soviets, atraer a parte del Ejército subalterno y boicotear a los demócratas.
Los años 1913 y 1914 estuvieron centrados en la política exterior y así se entró en la Gran Guerra. Al principio la
suerte bélica parecía favorable a los rusos pero en 1916 comenzaron a escasear la leche, la leña y el carbón. Se
desconocía el paradero de 4 millones de soldados y las madres rusas protagonizaron una manifestación de protesta
ante la Duma. Fue disuelta represivamente. El zar se encontraba en el frente y los liberales empezaron a presionar
para que se renunciara a la guerra. La zarina actuaba como regente, asesorada por el místico de origen ruso
Gregori RASPUTÍN (1869-1916). Los socialistas también agitaron a las masas en contra del régimen y a favor de la
formación de un Gobierno provisional revolucionario.
RASPUTÍN es asesinado el 30 de diciembre de 1916 por parte de un complot palaciego formado por aristócratas y
familiares directos del zar que querían eliminar su influencia en el gobierno del país.
Después del asesinato de RASPUTÍN, el Gobierno zarista empezó a desintegrarse con abismal rapidez a partir de
enero de 1917. La situación interna estaba:
a) Acicateada por el curso desfavorable de la guerra con Alemania
b) Golpeada por las instigaciones revolucionarias en la sociedad rusa
c) Sucumbiendo ante las intervenciones políticas erráticas de la emperatriz
Durante estos 11 años que empezaron siendo moderadamente liberales, la política del Gobierno viró de reformista a
represivo. Los historiadores han especulado sobre si los proyectos de reforma valientes de WITTE y STOLYPIN
podrían haber "salvado" el Imperio ruso. Pero la política de la Corte zarista, juntos con el aislamiento continuado del
zar y su burocracia del resto de sociedad, obstaculizaron de facto todas las reformas. Las suspensiones de
libertades civiles y de las reformas legales obtenidas fue continua e inmediata en muchos sitios, y ni los trabajadores
ni la Iglesia Ortodoxa podían ejercer el derecho de organización.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 173 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
13.5.3.2. El interludio moderado socialista (feb 1917 - oct 1917)
Tras un Segundo Domingo Sangriento en San Petersburgo el 26 de febrero de 1917, la cuarta Duma
cedió a la presión de los socialrrevolucionarios y, durante la revolución de febrero de 191779, se formó un
Comité Provisional de la Duma Estatal dirigido por el aristócrata Georgi Yevgénievich LVOV (1840-1925),
progresista y respetado veterano del trabajo en los zemtsvos (forma de gobierno local instituido durante las grandes
reformas liberales realizadas en el Imperio ruso por el zar Alejandro II de Rusia). Recibe el encargo de remplazar al gabinete
zarista encabezado por GALITSYN. El 15 de marzo de 1917 el Comité Provisional
y el Sóviet de Petrogrado se pusieron de acuerdo en crear el Gobierno
Provisional. LVOV fue primer ministro del 23 de marzo al 8 de julio de 1917,
cuando presentó su dimisión y fue sucedido por Aleksandr KÉRENSKY (18811970) como primer ministro en funciones.
El Gobierno provisional de KÉRENSKY adopta las siguientes medidas:
a) Amnistía política
b) Concesión de libertades políticas fundamentales
c) Convocatoria de elecciones para Asamblea Constituyente
Nicolás II, incapaz de controlar la situación, abdicó sus derechos y los de su hijo
el 15 de marzo de 1917 en favor de su hermano, el Gran Duque Miguel, pero
Georgi Yevgénievich LVOV
éste rechazaría el ofrecimiento dos días después, dando así fin a la dinastía
ROMANOV. Rusia se convertiría a partir de ese día en una República. En pocas
horas, el Gobierno provisional puso a Nicolás II y a su familia bajo arresto domiciliario en la Villa de los Zares, cerca
de San Petersburgo. En agosto de 1917, el Gobierno trasladó a los ROMANOV a la casa de Tobolsk, en Siberia. En
octubre de 1917, los bolcheviques tomaron el poder, y las condiciones de su arresto domiciliario empeoraron. La
familia fue trasladada a Ekaterimburg y encarcelada. El 17 de julio de 1918, a las 2.30 horas, fueron fusilados.
Durante marzo de 1917, sóviets de soldados y sóviets de obreros se constituyen por toda Rusia y eligen sóviets
locales. Una primera asamblea de sóviets locales envía representantes al Sóviet de Petrogrado, cuya autoridad
central se reconoce. Solo en mayo de 1917 se sumarán representantes campesinos, acentuando la tendencia
menchevique. Más de medio millón de trabajadores se declararon en huelga entre mediados de abril y principios de
julio; y la variedad de trabajadores era mucho más amplia que en cualquier otra oleada anterior de huelgas. Incluso
las prostitutas fueron a la huelga. La mayoría de las demandas de los huelguistas eran económicas. Querían
salarios más altos para resistir a la inflación y mejores condiciones de trabajo. La lucha de los trabajadores para
conseguir controlar su propio ambiente laboral los llevó a exigir cada vez más que el Estado se encargara de la
dirección de las fábricas.
También se produjo un nuevo énfasis en el propio sentido de dignidad de los trabajadores. Ahora eran conscientes
de sí mismos como ciudadanos y del hecho de que estaban haciendo la revolución y ya no estaban dispuestos a ser
tratados sin respeto. Los sirvientes exigieron ser tratados de Ud. Y las mujeres igual salario que los hombres.
El Gobierno provisional rigió Rusia de manera formal, pero su poder estaba en realidad limitado por la creciente
autoridad del Sóviet de Petrogrado. Este poder dual provocó una grave inestabilidad política que llevó finalmente
a la Revolución de Octubre de 1917 que acabó con el Gobierno provisional y condujo a la posterior Guerra Civil
Rusa.
En abril de 1917, LENIN conseguía llegar a Petrogrado, aprovechando la amnistía otorgada por el Gobierno liberal;
se pone al frente de la revolución y coordina los diferentes sóviets ya formados en otras ciudades de Rusia. Expone
sus famosas “Tesis de abril”80. La primera fase ya estaba culminada. La caída del régimen zarista la habían
79
La violencia de la muchedumbre vivida en San Petersburgo en los Días de Febrero no fue dirigida por ningún partido
revolucionario o movimiento, Fue, en su mayor parte, una reacción espontánea a las represiones sangrientas del día 26, y fue
una expresión del odio que el pueblo había sentido durante largo tiempo hacia el Antiguo Régimen. Influyó la liberación de 8.000
reclusos el día 27. Los símbolos del poder estatal fueron destruidos. Las estatuas zaristas fueron destrozadas o decapitadas. Las
comisarías de policía, los edificios judiciales y las prisiones fueron atacados. La multitud exigió una venganza violenta contra los
oficiales del antiguo régimen. Los policías fueron perseguidos, linchados y asesinados brutalmente. A los dirigentes de todos los
partidos, la revolución de febrero les pilló dormidos: en el exilio, en prisión o en el extranjero.
80 LENIN
regresó a Petrogrado la noche del 3 de abril de 1917, justo al mes siguiente de que la Revolución de Febrero diera inicio,
la cual había traído consigo el establecimiento de un Gobierno provisional de carácter liberal. El 4 de abril, LENIN leyó sus
famosas tesis en una reunión de bolcheviques primero y luego en otra con delegados bolcheviques y mencheviques que asistían
a la Conferencia de los Sóviets de diputados obreros y soldados de toda Rusia. Posteriormente, las tesis se incluirían en el
artículo "Las tareas del proletariado en la presente revolución", publicado el 7 de abril de 1917 en el número 26 de Pravda.
Las medidas propuestas por LENIN incluían la no-cooperación con el Gobierno provisional (el cual tachó de "burgués"); oposición
a la guerra mundial librada por intereses burgueses entre Gobiernos burgueses; y la abolición de la Policía, Ejército y burocracia
estatal, instancias que privilegiaban los intereses y el dominio de la burguesía rusa. LENIN también argumentó en contra de las
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 174 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
llevado a cabo los burgueses y ahora era preciso derrocarlos. El Gobierno provisional convoca elecciones mediante
sufragio universal masculino para la Asamblea constituyente, encargada de legalizar todo el proceso y decidir
democráticamente si se continuaba con la guerra, ahora que EE.UU. tomaba parte en ella y la suerte podía cambiar.
Los socialistas aprovecharon la situación para favorecer, mediante la campaña electoral, la agitación campesina a
través de la promesa de un reparto gratuito de tierras caso de convertirse en piezas de apoyo a los bolcheviques de
LENIN.
Los mencheviques intentaron boicotear las elecciones y exigían el poder para los sóviets rurales.
En el frente de batalla se suceden las revueltas contra los oficiales pues los soldados de origen campesino que
están en la línea de fuego desertan masivamente y exigen marcharse a sus lugares de origen, a fin de acceder al
reparto de tierras que se les había inducido a creer que se realizaría de forma inminente.
Entre tanto, el fracaso del Gobierno provisional a la hora de convocar elecciones permitió que los bolcheviques
sembraran serias dudas en la mente del pueblo sobre sus intenciones de convocarlas; y dio peso a sus afirmaciones
propagandísticas de que el Gobierno había caído en manos de la contrarrevolución. Bajo crecientes presiones
públicas, los dirigentes del Gobierno anunciaron a mediados de junio que las elecciones se celebrarían el 17 de
septiembre. Pero todo el mundo sabía que, tal y como iban las cosas, era imposible porque no se había redactado
un censo de votantes y los organismos locales encargados de esta misión aún no estaban establecidos. Al llegar al
mes de agosto, la fecha se pospuso hasta el 12 de noviembre. Pero para entonces los bolcheviques ya habían
tomado el poder.
13.5.3.3. La revolución bolchevique (oct. 1917 - 1990)
El siguiente capítulo de esta revolución llegó el 26 de Octubre. La llamada “Revolución de Octubre” se produjo,
para nosotros, en Noviembre. En aquella fecha los bolcheviques derrocaron el Gobierno provisional de Alexander
KÉRENSKY y tomaron el Palacio de Invierno. Así comenzó uno de los acontecimientos más decisivos en la historia
del s. XX cuyas consecuencias aun se hacen notar. Vladimir LENIN y Leon TROTSKY rápidamente se hicieron con el
poder. Su eslogan: “Paz, tierra, pan y todo el poder para los Sóviets”.
Uno de los hechos notables acerca de la conquista del poder de los bolcheviques es que fuera esperada durante
tanto tiempo sin que nadie adoptara las medidas necesarias para evitarla: tal era la parálisis del Gobierno
provisional. La polarización social que se produjo durante el verano de 1917 proporcionó a los bolcheviques su
primer apoyo masivo como partido que basaba su principal reclamo en
el rechazo plebeyo de toda autoridad superior. En la Sexta
Conferencia del Partido Bolchevique celebrada a finales de julio
de 1917 había 250.000 personas, la inmensa mayoría trabajadores
manuales.
La causa bolchevique se fortaleció enormemente con la entrada de
TROTSKY en el partido producida en el mes de septiembre. Nadie más
en la dirección era tan buen orador público como él y durante gran parte
del periodo revolucionario fue esto lo que convirtió a TROTSKY en el
dirigente bolchevique mejor conocido de todo el país. Mientras LENIN
seguía siendo el estratega máximo del partido trabajando entre
bastidores, TROTSKY se convirtió en la principal fuente de inspiración
pública.
TROTSKY llevó a la Mezhraionka consigo al partido. Ésta era un grupo
interdistrito formado por una facción de socialdemócratas
internacionalistas con buenos contactos en la guarnición de Petrogrado.
Su importancia provenía menos del número de sus seguidores (menos
de 4.000) que de la importancia de sus dirigentes: eran una colección
de generales brillantes sin Ejército. Muchos de ellos estaban destinados
a representar un papel importante en la toma del poder y en el
desarrollo posterior del régimen soviético.
Alexandr KÉRENSKY
La fortuna creciente de los bolcheviques durante el verano y otoño se
debió esencialmente al hecho de que eran el único partido político de importancia que seguía comprometido sin
concesiones hacia el poder soviético. La insurrección de octubre fue un golpe de Estado, activamente apoyado por
una minoría de la población (y que ciertamente contaba con la oposición de ciertos dirigentes bolcheviques) pero
democracias parlamentarias y convocó al control del Estado por parte de los trabajadores a través de los soviets. LENIN tuvo éxito
en persuadir a los bolcheviques con sus argumentos presentados en las "Tesis de abril" logrando así dar los fundamentos
ideológicos para los eventos posteriores en el ascenso al poder durante la Revolución de Octubre.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 175 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
tuvo lugar en medio de una revolución social que se centró en la conciencia popular del poder soviético como la
negación del Estado, al mismo tiempo que ello implicaba el autogobierno directo del pueblo. El vacío político
provocado por la revolución social permitió a los bolcheviques hacerse con el poder en las ciudades y consolidar su
dictadura durante el otoño y el invierno. Más adelante, cuando se destapó la naturaleza de la dictadura bolchevique
el partido se enfrentó a la oposición creciente de aquellos grupos sociales que precisamente en 1917 se habían
agrupado en torno al lema soviético.
La exigencia popular de poder soviético nunca se había expresado como una preferencia por la dictadura en algún
partido particular. Su lenguaje político había permanecido básicamente inmutable desde 1905. El primer ministro
KÉRINSKY era descrito como un burgués, lo que sin duda reflejaba la creciente influencia de los agitadores marxistas
y de los bolcheviques en particular. Pero el concepto básico de estas resoluciones, que los agitadores simplemente
articularon en un lenguaje de clase, siguió siendo esencialmente una lucha popular entre “nosotros” y “ellos”, entre
la gente corriente y la elite privilegiada del Gobierno. Su sentimiento dominante era el de cólera y el de frustración
porque nada concreto habían obtenido: ni la paz, ni el pan, ni la tierra, seis meses después de la Revolución de
febrero de 1917 y, a menos que se produjera una ruptura decisiva con la burguesía de la coalición, solamente
habría otro invierno más de estancamiento.
En esta atmósfera acentuada de guerra de clases, la impaciencia estaba aumentando en relación con la dirección
del movimiento laboral por parte de los mencheviques: su política de mediar en las disputas laborales y de
conciliación con los empresarios había impedido que creciera la oleada de desempleo. Muchos obreros,
especialmente los que estaban bajo la influencia bolchevique, vieron la solución en la nacionalización de su fábrica
por un Estado obrero, denominado poder soviético, que establecería una junta de gestión formada por los obreros,
técnicos y funcionarios del sóviet para asegurar el funcionamiento de la fábrica. Era parte de la creciente conciencia
política de los trabajadores el darse cuenta de que sus exigencias solo podían conseguirse cambiando la naturaleza
del propio Estado.
Esta politización se hizo evidente con la dramática explosión de huelgas que paralizaron el país a partir
de septiembre de 1917. A causa de los efectos generales de la inflación, tuvieron mayor amplitud que las
anteriores oleadas de huelgas. Al mismo tiempo, como se comprobó que las huelgas eran inefectivas para combatir
la inflación se vieron acompañadas por demandas políticas más amplias para que toda la economía
fuera restructurada. Hubo también un agudo crecimiento de los saqueos y el crimen, de la
embriaguez y el vandalismo, de los conflictos étnicos y los pogromos antijudíos durante
septiembre y octubre de 1917. Para las clases urbanas adineradas, las semanas previas a la conquista del
poder de los bolcheviques dieron la impresión de ser un descenso hacia la anarquía.
Septiembre también presenció un violento giro en la guerra campesina contra las propiedades de los terratenientes.
Con la cercanía de la cosecha otoñal, parecía ser el momento adecuado para un enfrentamiento final con el antiguo
orden agrario. Los campesinos estaban hartos de esperar a que el Gobierno provisional cumpliera sus promesas
acerca de la tierra, y la mayoría de las aldeas tenía ahora su propia banda de soldados del Ejército dispuestos a
dirigirlos en el ataque contra las haciendas.
Los campesinos contemplaron los sóviets como la realización de su anhelo largo tiempo acariciado, el gobierno
autodirecto de sus aldeas, libre de la intervención de la nobleza o del Estado. Los sóviets de las aldeas no eran más
que comunas en una forma más revolucionaria.
La masa de obreros y campesinos se estaba desplazando inexorablemente hacia sus propias concepciones
localistas del Gobierno soviético. Solo un Gobierno soviético podía esperar tener alguna autoridad real sobre el
conjunto del país. Así había sido desde la revolución de febrero. Pero una y otra vez los dirigentes soviéticos habían
decidido ignorarlo (su fe dogmática en la necesidad de un estadio burgués de la revolución).
Los tres partidos soviéticos principales se estaban orientando hacia la idea de un Gobierno socialista, o al menos
hacia una ruptura decisiva con la burguesía, en las semanas que siguieron a la crisis de Lavr Gueórguievich
KORNILOV (1870-1918)81: los mencheviques, los socialrrevolucionarios y los bolcheviques. Hasta esa crisis, LENIN se
había opuesto radicalmente a la idea de cualquier compromiso con los dirigentes de los sóviets. La actitud de éste
hacia los sóviets, en cuyo nombre iba a fundarse su régimen, era que siempre que no llegaban a servir a los
intereses de su partido estaba dispuesto a acabar con ellos. LENIN no fue nunca un constitucionalista soviético, y
todas las acciones después de octubre dieron testimonio de ello. Los sóviets, según su esquema, siempre tenían
que estar subordinados al partido. Pero el movimiento hacia la izquierda de los sóviets se produjo en beneficio del
partido y abría la puerta a que los bolcheviques se convirtieran en la fuerza dominante en cualquier gobierno que se
basara en los sóviets, pudiendo utilizar para ello medios pacíficos y evitar un alzamiento armado.
81
General que, con la ayuda de KÉRINSKY, intentó un golpe de Estado fijado para el 27 de agosto. Pero ambos tenían pensado
traicionarse mutuamente y KÉRINSKY se adelantó con una maniobra que dejó al descubierto el complot con KORNILOV como único
responsable. Para salir de esta crisis, KÉRINSKY obtuvo ayuda de los bolcheviques, a los que facilitó armas. La revuelta de
KORNILOV fracasó pero las intenciones verdaderas de KÉRINSKY habían quedado al descubierto frente al pueblo.
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 176 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Pero los partidos socialistas fallaron a las expectativas que el pueblo depositó en ellos. A finales de septiembre
mencheviques y socialrrevolucionarios, tras la Conferencia Democrática, dieron nueva prórroga al Gobierno
provisional de KÉRINSKY y esto llevó consigo un repentino y agudo colapso en sus apoyos sociales. El fracaso de
ambos partidos fue un fracaso de sus respectivas direcciones. Desaprovecharon la opción de pactar con LENIN.
Brillantes intelectuales y teóricos de ambos partidos demostraron carecer de las cualidades necesarias para
convertirse en dirigentes revolucionarios.
Tras el desastre de esa deseada coalición socialista, LENIN regresó a su campaña en el partido más convencido que
nunca de la necesidad de una inmediata revuelta armada. BUJARIN todavía creía en la negociación socialista pero
los acontecimientos se precipitaban porque KÉRINSKY había ordenado detener a LENIN y éste había tenido que huir
nuevamente a Finlandia. Desde allí escribía cartas al Comité Central del partido que eran auténticas bombas
políticas. Incluso amenazó con dejar el partido para seguir la lucha con los verdaderos bolcheviques. LENIN no
quería dejar en manos del Congreso de Sóviets, que se
celebraría el 20 de octubre, la decisión de una toma del poder
político porque ello significaría un nuevo revés en sus planes. Sabía
que de ese Congreso solo saldría una nueva coalición socialista
demasiado lenta según sus planes, en la que él podría quedar
marginado. Pero si la toma del poder se producía antes del Congreso
de Sóviets él aparecería como el verdadero amo político, tendría su
dictadura del proletariado y la inevitable guerra civil como parte del
proceso revolucionario.
Llegó de incógnito a Petrogrado en octubre y el 10 de ese mes celebró
una reunión secreta con el Comité Central del partido bolchevique. La
decisión de preparar una insurrección armada se tomó en esa reunión.
Se trató de un golpe lenilista dentro del partido bolchevique. Pero el
cuándo y el cómo aún debían decidirse y en los días siguientes. LENIN
tuvo que luchar mucho dentro de su partido para convencer de la
necesidad inminente de la toma del poder por la fuerza. Desde el
Comité Central, Lev Borísovich KAMENEV (1883-1936) instó a que esta
toma de poder fuera posterior al 20 de octubre, para dar tiempo a que
se celebrara el Congreso de los Sóviets e informar a las bases.
Aunque había quien pensaba como él no se atrevieron a manifestarlo
abiertamente.
KAMENEV publicó el día 18 de octubre de 1917 un artículo en un
Lev Borísovich KAMENEV
periódico de GORKY:
“En el momento presente, la instigación a una sublevación armada antes e independientemente del
congreso de los sóviets sería un paso intolerable e incluso fatal para el proletariado y la revolución”.
Eso significó levantar la liebre y los rumores de un golpe bolchevique circularon rápidamente. LENIN encolerizó y
lanzó verdaderos dardos envenenados en forma de cartas a los que consideraba traidores. Con el conocimiento
público de la conspiración bolchevique, los dirigentes soviéticos decidieron retrasar el Congreso de Sóviets hasta el
25 de octubre.
La conducta del mismo KÉRENSKY fue igualmente miope. Durante las últimas semanas del Gobierno provisional su
comportamiento comenzó a asemejarse al del último zar: los dos se negaron a reconocer la amenaza revolucionaria
que se alzaba contra su propia autoridad. Ninguno de los dos conocía, o no quería conocer, la verdadera extensión
de su propia impopularidad. El asilamiento del primer ministro era casi completo. El héroe de la primavera se había
convertido en el antihéroe del otoño. KÉRENSKY no solo perdió su credibilidad en la calle. Los aliados occidentales
siempre habían sido sus partidarios más fieles y ahora también se volvieron contra él.
La burguesía y los grupos de derechas no tenían ya nada que ver con el Gobierno provisional, e incluso dieron la
bienvenida a su caída. Nadie quería defenderlo, sobre todo si se trataba de monárquicos. Preferían dejar que los
bolcheviques se hicieran con el poder, en la creencia de que no durarían mucho y de que conducirían al país a una
ruina tan profunda que todos los socialistas quedarían desacreditados, de tal manera que los derechistas podrían
imponer su propia dictadura.
KÉRENSKY no prestó atención a la decadencia de su suerte. Continuó confiando en el apoyo del pueblo y se negó a
tomar ninguna medida preventiva contra la amenaza bolchevique. Durante la primera mitad de octubre, no se llevó a
cabo ningún intento de arrestar a los dirigentes bolcheviques o de reforzar la defensa de la ciudad. Incluso empezó
a rezar para que los bolcheviques realizaran un movimiento de ese tipo, creyendo ingenuamente que esto le
proporcionaría la oportunidad de ocuparse de ellos de una vez por todas.
Esta actitud sirvió de acicate a los bolcheviques que pudieron dar credibilidad a las ideas de LENIN de que había una
conspiración contrarrevolucionaria en los círculos del propio Gobierno. Y en ese momento el Ejército, a través del
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 177 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Comité Revolucionario Militar (CRM) que se constituyó el día 20 de octubre, pasó por encima de la autoridad
del Gobierno provisional y tomó posición al lado de los bolcheviques y en defensa del Sóviet de Petrogrado. Tras el
CRM estaba TROSTKY. La mayor parte de los soldados de Petrogrado manifestaron su lealtad al CRM. El Gobierno
provisional había perdido el control del Ejército dos días antes de que empezara el levantamiento armado. Este fue
un hecho esencial de toda la insurrección: sin él no se puede explicar la facilidad de la victoria bolchevique.
El 24 de octubre KÉRESNKY había
ordenado el cierre de dos periódicos
bolcheviques. TROTSKY era quien
dirigía el partido ya que LENIN se
encontraba refugiado en Finlandia.
Esa misma noche, en el Sóviet de
Petrogrado, decía:
“Un conflicto armado hoy
o mañana, en víspera del
Congreso de Sóviets, no
figura entre nuestros
planes”.
Y, efectivamente, así lo creía puesto
que necesitaba la sanción del
Congreso de Sóviets para otorgar
legitimidad a la toma de poder: sin
ella podía poner en peligro el apoyo
incondicional de los soldados y los
Palacio de Mariinsky en San Petersburgo
obreros. Pero esa misma noche una
multitud armada de soldados y obreros se dirigió al centro de la ciudad y desde allí se dirigieron a los diferentes
puntos de control que tenía establecidos el Gobierno provisional. A primera hora de la mañana las fuerzas
bolcheviques se habían apoderado del control de todos los servicios estratégicos de la ciudad de Petrogrado y
controlaban toda la ciudad a excepción del Palacio de Invierno, donde se encontraba el presidente del Gobierno y
sus ministros.
Pocos acontecimientos históricos han sido más profundamente distorsionados por el mito que los que sucedieron el
25 de octubre de 1917. La imagen popular de la insurrección bolchevique, como una lucha sangrienta llevada a
cabo por decenas de miles de personas con varios millares de héroes caídos, debe más al cine que a la realidad
histórica. La Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 en realidad fue un acontecimiento a pequeña
escala que no pasó de ser un golpe militar y que resultó inadvertido para la mayoría de habitantes de Petrogrado.
Los teatros, los restaurantes y los tranvías seguían funcionando de manera normal cuando los bolcheviques se
hicieron con el poder. Toda la insurrección podía haber concluido en 6 horas, si no hubiera sido por la tremenda
incompetencia de los mismos insurgentes, que necesitaron otras 15 más. El legendario asalto contra el Palacio de
Invierno, donde el Gabinete de KÉRENSKY celebraba su sesión, fue más bien un arresto domiciliario de rutina puesto
que la mayoría de las fuerzas que defendían el palacio ya se habían marchado a casa antes de que comenzara el
asalto. El único daño real que se causó a la residencia imperial en todo el episodio fue una cornisa golpeada y una
ventana rota en el tercer piso.
Parecidas fueron las circunstancias en que se tomaron el Palacio de Mariinsky -donde estaban los parlamentariosla fortaleza de San Pedro y San Pablo y el crucero Aurora situado en el Báltico.
La noche de 25 de octubre se inauguró el Congreso de Sóviets. A esa hora el Palacio de Invierno estaba siendo
tomado. Cuando esa información llegó al Congreso los representantes mencheviques y socialrrevolucionarios
abandonaron el recinto en señal de protesta con lo que calificaron de “aventura criminal”. Con su abandono
socavaron todas las esperanzas de llegar a un compromiso entre partidos y formar un Gobierno de coalición. La
provocación planeada por LENIN haciendo una toma preventiva del poder había funcionado. Al abandonar el
congreso, los mencheviques y los socialrrevolucionarios habían demostrado que eran contrarrevolucionarios.
TROTSKY se hizo con la iniciativa y, en uno de los discursos más citados del s. XX, dejó patente que los bolcheviques
eran ahora los auténticos y únicos líderes de la revolución que el pueblo reclamaba. A las 2 de la madrugada se
aprobaba una resolución en la que todos los asistentes votaron a favor de condenar “los intentos traidores de los
mencheviques y los socialrrevolucionarios por socavar el poder soviético” .
El número de participantes en la insurrección fue de entre 25 y 30 mil personas, el 5% de todos los obreros y
soldados de la ciudad. Las inmediaciones del Palacio de Invierno fue la única parte de la ciudad seriamente
trastornada durante el 25 de octubre. En todos los demás sitios de Petrogrado la vida transcurrió con normalidad. La
insurrección bolchevique no fue tanto la culminación de una revolución social sino más bien el resultado de la
degeneración de la revolución urbana y, en particular, del movimiento obrero como una fuerza organizada y
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 178 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
constructiva, con el vandalismo, el crimen, la violencia generalizada y el saqueo como principales expresiones de
esta crisis.
Tras haberse asegurado la dictadura de su partido, LENIN se volcó a continuación en la tarea de asegurar su propia
dictadura sobre el partido mismo. Realizó diversas maniobras políticas coactivas que le permitieron obtener la
dimisión de todos los miembros del Comité Central del partido. El 4 de noviembre ya era el único dirigente del
partido.
Las primeras semanas del
nuevo régimen se vieron
frustradas por huelgas y
campañas de sabotaje en
todos los servicios públicos.
Aunque los empleados tenían
puntos de vista diversos, casi
todos estaban de acuerdo en
que el régimen bolchevique era
ilegal y que había que
oponerse a él. TROSTSKY fue
saludado con una carcajada
irónica cuando llegó al
Ministerio
de
Asuntos
Exteriores y se presentó en la
reunión de funcionarios como
LENIN, STALIN y TROTSKY
el nuevo ministro. Cuando les
ordenó que regresaran al trabajo, abandonaron el edificio en señal de protesta.
Para los oponentes, estos primeros esfuerzos dubitativos para dominar las instituciones básicas del Estado
simbolizaban la debilidad fundamental de los bolcheviques. Pocas personas pensaban que el nuevo régimen
pudiera durar. Y así lo recogía la prensa de la época: “Califas de unos días”. Maxim GORKY (1868-1936) les dio dos
semanas, Vladímir NABOKOV (1899-1977) esperó su pronta caída.
No solo era la oposición del funcionariado civil o la propia falta de pericia técnica para manejar la compleja
maquinaria del Estado que sufrían lo que parecía señalar su inminente caída. Los bolcheviques no tenían medio de
suministrar alimentos a las ciudades o de detener el hundimiento de la economía. Estaban aislados de los
campesinos, la inmensa mayoría de la población. Petrogrado parecía una diminuta isla roja en medio de un vasto
océano verde. La prensa no había sido censurada. El 7 de noviembre de 1917 GORKY escribía en su columna
habitual: “LENIN y TROTSKY no tienen la más ligera idea del significado de la libertad o de los derechos del hombre. Ya
están envenenados con la sucia ponzoña del poder”.
Pero se las arreglaron para consolidar su dictadura los tres meses siguientes. Convocaron elecciones generales que
comenzaron el 12 de noviembre de 1917 y se prolongaron a lo largo de dos semanas. El resultado fue un 38% de
votos para el Partido Social revolucionario y un 24% para el Partido Comunista bolchevique y porcentajes
minoritarios para varios partidos más. Pero LENIN volvió a demostrar sus dotes de estratega político y dictó una ley
que permitía a los electores retirar a sus diputados de todos los organismos representativos. Todos los partidos se
sintieron ofendidos por este acto de intimidación y llamaron a sus bases a movilizarse y esto abrió la puerta a la
ilegalización del Partido Democrático constitucional por ser “enemigo del pueblo”. Y los arrestos se extendieron a
filas socialrrevolucionarias y mencheviques. A finales de diciembre de 1917 las prisiones estaban tan llenas de
nuevos presos políticos que los bolcheviques pusieron en libertad a delincuentes comunes para tener más espacio.
Algunos presos políticos, los que eran ricos, fueron liberados a cambio de un rescate. De esta manera, lenta pero
segura, el perfil de la nueva policía estatal estaba comenzando a configurarse. Se creó la Cheka como resultado de
la disolución y transferencia de los efectivos del CMR. La Cheka fue el nuevo órgano que posteriormente se
convertiría en la KGB. Desde sus inicios la Cheka actuó fuera de la ley.
Cuando se produjo la convocatoria de la Asamblea Constituyente, el 5 de enero de 1918 (paso que LENIN
dejó dar porque era precisamente lo que criticaba que no hiciera el Gobierno provisional burgués de KÉRINSKY en su
andadura política), Petrogrado se encontraba en estado de sitio. Los bolcheviques habían declarado la ley marcial.
El Palacio Táuride, donde tenía que reunirse la Asamblea, estaba acordonado por barricadas defendidas por
piquetes bolcheviques. Hubo una manifestación de protesta que convocó a unas 50.000 personas. Fue la primera
vez que el Gobierno bolchevique disparaba contra una multitud pacífica y desarmada. Murieron 10 personas. Hubo
decenas de heridos y detenidos, entre ellos algunos diputados que no fueron puestos en libertad para acudir
posteriormente a la sesión de la Asamblea.
A las 16 h. comenzó la Asamblea constituyente. La sesión terminó a las 04:40 h del día 6 de enero de 1918
sin llegar a ningún acuerdo. Cuando los diputados regresaron al día siguiente se les impidió la entrada y se les
presentó el decreto por el que se disolvía la Asamblea. El 8 de enero se abrió el Tercer Congreso de los
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 179 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
Sóviets. El congreso aprobó a su debido tiempo todas las medidas que fueron presentadas por el Gobierno,
incluyendo la Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador, que sirvió de primera Constitución del Estado
soviético. Ésta era la única clase de “parlamento” con la que LENIN estaba dispuesto a trabajar: aquel que se limitara
simplemente a sellar todos sus decretos.
No se produjo ninguna maniobra militar para restaurar la Asamblea constituyente. Tampoco hubo una
reacción de masas. Después de casi un año de conflictos políticos, durante el que persistió la crisis económica, la
gente manifestaba ya cierta indiferencia hacia la política y los políticos. Preocupaciones de subsistencia más
acuciantes les alarmaban tanto en las ciudades como en el campo. Y los bolcheviques habían conseguido que la
mayoría de los sóviets estuvieran controlados por sus partidarios.
La oposición democrática había depositado todas sus esperanzas en la Asamblea constituyente pero las fuerzas
políticas habían olvidado organizarse para asegurar dominar la Asamblea; y el Ejército no estaba en contra de los
bolcheviques, salvo pequeños ejércitos de cosacos en las periferias del Imperio.
Pero el partido bolchevique sí trabajó para ganar esta importante cita. Puso en marcha un doble proceso de
construcción y de destrucción del Estado. Por un lado, en los niveles superiores, centralizaron todo el poder en
manos del partido y, mediante la utilización del terror, barrieron toda oposición política. En el nivel inferior,
estimularon la destrucción de las antiguas jerarquías estatales desplazando todo el poder hacia los sóviets locales,
las organizaciones de fábrica, los comités de soldados y otras formas descentralizadas de gobierno de clase. Este
vacío de poder que se creó socavó la democracia en su centro, mientras que en su propio entorno local las masas
quedaban neutralizadas por el ejercicio del poder sobre sus antiguos enemigos de clase o étnicos.
No existió un plan preconcebido de revolución. Todo fue improvisado. Pero LENIN tenía un gran instinto de
dirección general y esa era la esencia de su genio político. Cuatro fueron sus tácticas:
a) Establecer un Gobierno local en el campo le permitió socavar la necesidad de una Asamblea
constituyente en la mente de los campesinos y así destruyó la base política del partido socialista
revolucionario.
b) El ejercicio del control obrero a través de los comités de fábrica ayudó a desmantelar la antigua
infraestructura industrial al tiempo que desplazó la culpa de la crisis industrial hacia los propios
trabajadores.
c) La extensión del poder de los soldados y de las iniciativas locales de paz en el frente, que los
bolcheviques estimularon, mermaron los planes de los antiguos comandantes del Ejército para
movilizar tropas contra el nuevo régimen y reanudar la guerra.
d) La división de fronteras étnicas del Imperio ruso, también auspiciada por los bolcheviques, completó
la fragmentación del antiguo Estado imperial y aceleró la eliminación de las relaciones feudales.
LENIN contempló todos estos movimientos como un medio de destruir el antiguo sistema político y abrir así el camino
para el establecimiento de su propia dictadura de partido. La concepción lenilista del Estado revolucionario
siempre fue centralista en su esencia. Se limitó a utilizar las energías de los movimientos locales para destruir
el Ancien Régime, junto con la frágil democracia de 1917. A su vez, siempre pretendió destruir estos movimientos
como fuerzas políticas separadas.
Aunque apoyó el movimiento de los campesinos contra las posesiones de la nobleza, su fin último era remplazar el
sistema campesino de pequeñas propiedades por el de explotaciones agrarias colectivizadas con unos métodos de
gestión centralizados bajo el control del partido. En todo lo que hizo, el único propósito de LENIN era
conseguir el poder para él como un fin en sí mismo. No estableció una dictadura para salvaguardar la
revolución sino que llevó a cabo una revolución para establecer una dictadura: su propia dictadura.
La primera prioridad de los bolcheviques fue el establecimiento de un firme control ejecutivo .
Necesitaron varias semanas para quebrantar la resistencia del funcionariado civil. Los dirigentes de la huelga y
algunos funcionarios civiles veteranos fueron arrestados. Se nombraron comisarios políticos para supervisar la
burocracia y los funcionarios inferiores que deseaban servir a los gobernantes bolcheviques ascendieron a puestos
de mayor responsabilidad. Fue un matrimonio de conveniencia. El bajo nivel cultural de la burocracia soviética iba a
ser un legado permanente que más tarde llegaría a angustiar a los dirigentes bolcheviques.
El otro frente que tenía LENIN en mente fue salir de la Gran Guerra. Con maniobras propias de su mente
privilegiadamente paranoica, el tratado de Brest-Litovsk fue finalmente firmado el 3 de marzo de 1918.
Ninguno de los dirigentes bolcheviques deseaba ir a Brest-Litovsk y estampar su nombre en un
tratado que era visto en toda Rusia como una paz vergonzosa. TROTSKY dimitió como Comisario de
Asuntos Exteriores para evitarlo. Al final, la delegación tuvo que formarse con dirigentes de segunda fila del partido.
De acuerdo con los términos del tratado, Rusia se vio obligada a renunciar a la mayor parte de sus territorios en el
continente europeo. Polonia, Curlandia, Finlandia, Estonia y Lituania recibieron todas una independencia nominal
RNF_RR.II._1pp_rev.02
Página 180 de 183
RELACIONES INTERNACIONALES
1ª prueba presencial
CURSO 2011 / 2012
bajo protección alemana. Las tropas soviéticas tenían que ser evacuadas de Ucrania. En total, se ha calculado que
la República Soviética perdió el 34% de la población (55 millones de personas), el 32% de la tierra
de cultivo, el 54% de las empresas industriales y el 89% de las minas de carbón . Como potencia
europea, Rusia, en términos económicos y territoriales, había quedado reducida en un estatus similar al que tenía la
Moscovia del s. XVII.
Dentro de Rusia el tratado garantizó un estatus privilegiado para los intereses económicos
alemanes. Para los patriotas rusos, el Tratado de Brest-Litovsk fue una catástrofe nacional hasta dentro de los
partidos de izquierdas, incluso algunos bolcheviques. Esta paz marcó el fin de la revolución de LENIN: fue la
culminación de octubre. En su lucha por el tratado, como en su lucha por el poder, LENIN siempre se habría
mostrado inflexible. No existía ningún sacrificio que no estuviera dispuesto a hacer para consolidar la revolución
según sus condiciones. Como consecuencia de su intransigencia, los bolcheviques se habían quedado aislados del
resto de los partidos revolucionarios y divididos en la mayoría de cuestiones relevantes. La conquista del poder,
la clausura de la Asamblea constituyente y la firma del Tratado de Brest-Litovsk todo había
aumentado el poder de LENIN al tiempo que hundía al país cada vez más en la inminente guerra
civil.
Después del tratado no había ninguna perspectiva real de que la revolución se extendiera a Occidente. Durante
1919 y 1920, LENIN acarició la idea de exportar el comunismo pero no llegó muy lejos. A todos los efectos, la
revolución permanente había finalizado y la finalidad del régimen se limitaría a la consolidación del socialismo en un
solo país.
El traslado de la capital a Moscú simbolizó la creciente separación de Occidente . San Petersburgo
siempre había sido una capital europea; Moscú por el contrario era un recordatorio físico de sus tradiciones
asiáticas. LENIN y TROTSKY se trasladaron pronto a los antiguos cuarteles del zar en el Kremlin. Al principio, se
conservó a la mayoría de los antiguos sirvientes del zar. El edificio encajaba a la perfección porque los bolcheviques
se comportaban como los nuevos zares.
En julio de 1918, la noticia del asesinato en Ekaterimburg del zar y su familia estremeció a toda Europa. Todavía
corrían los tiempos en que muchos consideraban sacrosanta la persona del monarca. Asimismo, a diferencia del
regicidio inglés de 1649 y el francés de 1793, estas muertes, ordenadas por el propio LENIN, no tuvieron la menor
apariencia de sanción judicial. Ésta fue otra acción más a través de la cual los nuevos gobernantes de Rusia se
situaron utilizando el terror al margen de cualquier conducta aceptable.
13.5.3.4. La guerra civil rusa (1818-1921) y el surgimiento de la URSS (1922)
Entre mayo de 1818 y finales de 192182, Rusia soportó una cruenta guerra civil que impidió una estabilización más
rápida del régimen soviético. Las partes enfrentadas fueron el nuevo Gobierno bolchevique y su Ejército Rojo y
los militares del ex ejército zarista y diversos grupos de opositores al bolchevismo, agrupados en el denominado
Ejército Blanco, de ideología zarista y ortodoxa. Ambos bandos tuvieron aliados temporales, el Ejército Rojo a
menudo con izquierdistas y grupos revolucionarios, y las fuerzas del Ejército Blanco con muchos Ejércitos
extranjeros (EE.UU., Japón, Francia, Imperio británico). Otros nacionalistas y grupos políticos regionales también
participaron en la guerra, incluidos los nacionalistas ucranianos del Ejército Verde y los anarquistas ucranianos
del Ejército Negro.
El hecho mismo de la guerra era contemplado como una realidad inevitable por el propio LENIN. A continuación
leemos su idea al respecto manifestada por entonces:
“Por otra parte, no es difícil convencerse de que, en toda transición del capitalismo al socialismo, la
dictadura es imprescindible por dos razones esenciales. En primer término, es imposible vencer y
desarraigar el capitalismo sin aplastar de manera implacable la resistencia de los explotadores, que no
pueden ser privados de golpe de sus riquezas, de las ventajas que les proporcionan su organización y sus
conocimientos y que, en consecuencia, se esforzarán inevitablemente, durante un período bastante
prolongado, por derrocar el odiado poder de los pobres. En segundo término, toda gran revolución,
especialmente una revolución socialista, es inconcebible sin guerra interior. Y la guerra civil lleva implícita
una ruina mayor aún que la ocasionada por la guerra exterior...”
Las dimensiones de esta guerra se agrandaron después del otoño de 1918, al intervenir los Aliados. Éstos, en
especial Francia y Gran Bretaña, tenían poderosos motivos para tomar partido:
a) Temían la posibilidad de un contagio revolucionario en sus respectivos territorios que pudiera poner en
peligro la cohesión social e influir en el desarrollo de la Gran Guerra.
b) Con la firma del Tratado de Brest-Litovks, Rusia había contribuido de forma determinante a que las
autoridades alemanas concentraran su potencial mi